10.07.2015 Views

El Baremo y las leyes autonómicas reguladoras de las parejas ...

El Baremo y las leyes autonómicas reguladoras de las parejas ...

El Baremo y las leyes autonómicas reguladoras de las parejas ...

SHOW MORE
SHOW LESS

You also want an ePaper? Increase the reach of your titles

YUMPU automatically turns print PDFs into web optimized ePapers that Google loves.

<strong>El</strong> <strong>Baremo</strong> y <strong>las</strong> <strong>leyes</strong> autonómicas<strong>reguladoras</strong> <strong>de</strong> <strong>las</strong> <strong>parejas</strong> estables.Comunicación presentada en el 6º congreso<strong>de</strong> la Asociación española <strong>de</strong> abogadosespecializados en responsabilidad civil yseguro. Cáceres.Índice:1. Justificación y planteamiento <strong>de</strong>l tema.2. Muerte a consecuencia <strong>de</strong> acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> circulación y sucobertura aseguradora. Respuesta y su evolución en lajurispru<strong>de</strong>ncia española.3. La muerte causada por los acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> tráfico y suaseguramiento. Evolución legislativa.4. <strong>El</strong> sistema <strong>de</strong>l <strong>Baremo</strong> para la valoración <strong>de</strong> <strong>las</strong>in<strong>de</strong>mnizaciones por daños personales.5. Evolución <strong>de</strong>l sistema in<strong>de</strong>mnizatorio basado en el<strong>Baremo</strong> <strong>de</strong> 1995.6. <strong>El</strong> <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> los convivientes no casados en lalegislación española sobre <strong>parejas</strong> estables.7. Uniones conyugales <strong>de</strong> hecho consolidadas y legislaciónsobre <strong>parejas</strong> estables.8. Los homosexuales.9. Las <strong>parejas</strong> estables y <strong>las</strong> dificulta<strong>de</strong>s económicas <strong>de</strong> losjóvenes para acce<strong>de</strong>r a la vivienda.10. A modo <strong>de</strong> recapitulación y conclusiones.1


1. Justificación y planteamiento <strong>de</strong>l tema. Conposterioridad al establecimiento <strong>de</strong>l “Sistema para la valoración<strong>de</strong> los daños y perjuicios causados a <strong>las</strong> personas en acci<strong>de</strong>ntes<strong>de</strong> circulación” (ANEXO aprobado por la Disposición Adicional 8ª<strong>de</strong> la Ley 30/1995, <strong>de</strong> 8 <strong>de</strong> noviembre), los Parlamentos <strong>de</strong> onceComunida<strong>de</strong>s Autónomas <strong>de</strong>l Reino <strong>de</strong> España –<strong>de</strong>s<strong>de</strong> la pioneraLey 10/1998, <strong>de</strong> 15 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong>l Parlament <strong>de</strong> Catalunya- hanaprobado Leyes <strong>reguladoras</strong> <strong>de</strong> <strong>las</strong> <strong>parejas</strong> estables. La preguntaque motiva y justifica este trabajo es la siguiente: ¿Estas Leyesinci<strong>de</strong>n y afectan a la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguroen la circulación <strong>de</strong> vehículos a motor? O, formulando lacuestión <strong>de</strong> un modo más concreto: ¿el contenido <strong>de</strong> talesnormas autonómicas <strong>de</strong>be <strong>de</strong> ser tenido en cuenta a la hora <strong>de</strong>aplicar <strong>las</strong> Tab<strong>las</strong> <strong>de</strong>l <strong>Baremo</strong>? La duda es razonable.Conviene a<strong>de</strong>lantar varias consi<strong>de</strong>raciones o preguntasnada baladíes antes <strong>de</strong> afrontar el tema. 1º) No todas <strong>las</strong>Comunida<strong>de</strong>s han optado por normar <strong>las</strong> <strong>parejas</strong> <strong>de</strong> hecho 1 . Seis<strong>de</strong> el<strong>las</strong> no disponen <strong>de</strong> Ley. 2º) <strong>El</strong> régimen establecido en cadauna <strong>de</strong> el<strong>las</strong> es diverso. Síntoma inicial <strong>de</strong> estas diferencias –algunas sustanciales, como tendremos ocasión <strong>de</strong> observar- yalo <strong>de</strong>tectamos en la variopinta nomenclatura utilizada a la hora<strong>de</strong> titular <strong>las</strong> referidas Leyes: Uniones Estables <strong>de</strong> Pareja(Catalunya), Parejas Estables no casadas (Aragón), IgualdadJurídica <strong>de</strong> <strong>las</strong> Parejas Estables (Navarra), Uniones <strong>de</strong> Hecho(Valencia), Parejas Estables (Les Illes Balears), Uniones <strong>de</strong> Hecho(Madrid), Parejas Estables (Asturias), Parejas <strong>de</strong> Hecho(Andalucía), Parejas <strong>de</strong> Hecho (Canarias), Parejas <strong>de</strong> Hecho(Extremadura), y Ley reguladora <strong>de</strong> <strong>las</strong> Parejas <strong>de</strong> Hecho(Cantabria). <strong>El</strong>lo prueba la dificultad que existe para configurary <strong>de</strong>finir en dos o tres palabras una realidad aparentementesimple y natural, pero que los juristas la convertimos encompleja. Estamos ante el eterno problema que se hanplanteado muchos juristas al cuestionar que el Derecho regule elentorno más íntimo <strong>de</strong> <strong>las</strong> relaciones personales. 3º) <strong>El</strong> objeto omateria <strong>de</strong> regulación <strong>de</strong> todas estas Leyes autonómicas ¿escoinci<strong>de</strong>nte con el contenido y significado <strong>de</strong> la nota (2) <strong>de</strong>lGrupo I <strong>de</strong> la Tabla I? Nota <strong>de</strong> redacción tan <strong>de</strong>safortunada queha impulsado a la doctrina a efectuar observaciones críticas <strong>de</strong>grueso calado. Ahora bien; al margen <strong>de</strong> que la variada y erráticanomenclatura <strong>de</strong> <strong>las</strong> referenciadas Leyes anime a la chanza, suredundancia y perífrasis constituye un ejemplo paradigmático <strong>de</strong>circunlocución. Volveremos sobre ello.1 Los juristas nos percatamos ya en primer curso <strong>de</strong> la carrera que, para el Derecho romano, lo que <strong>de</strong>fineal matrimonio es el honor matrimonii, y se conforma con signos externos <strong>de</strong> que la unión es estable ypermanente. Lo sustantivo es la affectio, puesto que consensus facit nupcias. <strong>El</strong> matrimonio es unasituación <strong>de</strong> hecho, pero que produce consecuencias jurídicas. Vid. D´ORS, A., Derecho PrivadoRomano, págs. 218 a 221. Pamplona 1986. GARCÍA GARRIDO, M. J., Derecho Privado Romano, págs.87 a 89. Madrid 2001.2


2. Muerte a consecuencia <strong>de</strong> acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> circulación ysu cobertura aseguradora. Respuesta y su evolución en lajurispru<strong>de</strong>ncia española.La <strong>de</strong>terminación <strong>de</strong> los titulares <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho al cobro <strong>de</strong><strong>las</strong> in<strong>de</strong>mnizaciones por muerte <strong>de</strong> una persona a consecuencia<strong>de</strong> acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> circulación es una cuestión que competedilucidar al alimón al Derecho <strong>de</strong> daños y el Derecho <strong>de</strong> familia.Compete al Derecho <strong>de</strong> daños porque la doctrina y lajurispru<strong>de</strong>ncia dudaron sobre si el acreedor <strong>de</strong> la in<strong>de</strong>mnizaciónes la propia víctima o bien los perjudicados por su muerte;dando lugar a dos teorías contrapuestas. Parece que ahora esunánimemente asumida la tesis <strong>de</strong> que los únicos titulares <strong>de</strong>l<strong>de</strong>recho son los perjudicados por el fallecimiento. <strong>El</strong> <strong>de</strong>rechonace a consecuencia <strong>de</strong> la muerte, no antes; por lo que lain<strong>de</strong>mnización no pue<strong>de</strong> integrar el caudal hereditario. Lain<strong>de</strong>mnización trae causa y nace <strong>de</strong>spués <strong>de</strong>l fallecimiento. Laprimera tesis –<strong>de</strong> iure hereditatis- provocaba efectosperjudiciales e injustos para el cónyuge supérstite, pues leprivaba <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho a la in<strong>de</strong>mnización en los casos frecuentes<strong>de</strong> fallecimiento ab intestato, al no ostentar aquel la condiciónlegal <strong>de</strong> here<strong>de</strong>ro. Por ello la jurispru<strong>de</strong>ncia adoptó la segundasolución, conforme a la cual el <strong>de</strong>recho a la in<strong>de</strong>mnización seadquiere iure propio y con in<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la condición jurídica<strong>de</strong> here<strong>de</strong>ro 2 . <strong>El</strong> Tribunal Supremo se adscribe <strong>de</strong>finitivamente aesta tesis: SSTS <strong>de</strong> 20 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1995 (RJ 1995, 5728), 12 <strong>de</strong>mayo <strong>de</strong> 1990 (RJ 1990, 3916) y 15 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 1988 (RJ 1988,2777), entre otras.Pero esta tesis no resulta un obstáculo para que seaposible la admisión <strong>de</strong> la doble condición <strong>de</strong> perjudicado yhere<strong>de</strong>ro en un mismo sujeto. Así ocurre en los supuestosenjuiciados y resueltos por la SAP <strong>de</strong> Tenerife <strong>de</strong> 29 <strong>de</strong> octubre<strong>de</strong> 2004, y la SAP <strong>de</strong> Sevilla <strong>de</strong> 4 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1994 (Fundamento<strong>de</strong> Derecho 2º).Al abandonar la primera teoría -que señalaba comotitulares <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho a los here<strong>de</strong>ros- se favorece al cónyuge, queno es here<strong>de</strong>ro (pue<strong>de</strong> serlo en virtud <strong>de</strong> testamento <strong>de</strong>hermandad), pero sí el mas perjudicado.Ahora bien; con ello se incurre en una in<strong>de</strong>finición legal,con quiebra <strong>de</strong>l principio <strong>de</strong> seguridad jurídica, pues no siempreresulta fácil <strong>de</strong>terminar quienes son los perjudicados. Y, comoluego veremos, esta inseguridad va en contra <strong>de</strong> los legítimosintereses <strong>de</strong> <strong>las</strong> entida<strong>de</strong>s obligadas al pago <strong>de</strong> <strong>las</strong>in<strong>de</strong>mnizaciones. A<strong>de</strong>más, la <strong>de</strong>cisión <strong>de</strong> quienes sean los2 Respecto a esta dicotomía y su <strong>de</strong>cisiva evolución, <strong>de</strong>stacamos entre la doctrina: DIEZ-PICAZO, L., yGULLÓN BALLESTEROS, A., Sistema <strong>de</strong> Derecho Civil, Vol. II, segunda reimpresión <strong>de</strong> la novenaedición, Madrid 2002, págs. 547 ss.; LACRUZ BERDEJO, J. L., y otros, <strong>El</strong>ementos <strong>de</strong> Derecho Civil II,Volumen Segundo, Derecho <strong>de</strong> Obligaciones, edición revisada por RIVERO HERNANDEZ, F, pág. 486.Vid. También DE PAUL VELASCO, J. M., Resarcimiento <strong>de</strong>l cónyuge y pareja <strong>de</strong> hecho por causa <strong>de</strong>muerte, en Asociación española <strong>de</strong> abogados especializados en responsabilidad y seguro, Ponencias <strong>de</strong>l 4ºCongreso Nacional Pontevedra 2004, Granada 2004, págs. 94 y ss.3


perjudicados pue<strong>de</strong> provocar disputas entre varios aspirantes;pugnas familiares siempre in<strong>de</strong>seables, pero inevitables.La teoría que legitima al perjudicado para reclamar <strong>las</strong>in<strong>de</strong>mnizaciones suscita dudas y problemas acerca <strong>de</strong> <strong>las</strong>ituación jurídica <strong>de</strong>l conviviente <strong>de</strong> hecho, así como la posibleconcurrencia <strong>de</strong> este con otros allegados <strong>de</strong>l difunto(frecuentemente los padres y hermanos).3. La muerte causada por los acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> tráfico y suaseguramiento. Evolución legislativa.<strong>El</strong> elevado número <strong>de</strong> fallecimientos en acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong>circulación ha generado una abundante jurispru<strong>de</strong>ncia en tornoa <strong>las</strong> personas con <strong>de</strong>recho a cobrar la in<strong>de</strong>mnización <strong>de</strong>bida. <strong>El</strong>hecho <strong>de</strong> tratarse <strong>de</strong> uno <strong>de</strong> los riesgos cuyo aseguramiento esobligatorio, involucra los intereses <strong>de</strong> <strong>las</strong> aseguradoras <strong>de</strong>l ramo;con lo que, a <strong>las</strong> anteriores vacilaciones doctrinales yjurispru<strong>de</strong>nciales se aña<strong>de</strong> el ingrediente <strong>de</strong> la normativaespecífica sobre los seguros <strong>de</strong> responsabilidad civil por dañosprovenientes <strong>de</strong> los acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> tráfico.<strong>El</strong> or<strong>de</strong>namiento español ha evolucionado en los últimostiempos. Así, bajo el régimen <strong>de</strong> la Ley <strong>de</strong> Uso y Circulación <strong>de</strong>Vehículos <strong>de</strong> Motor 3 , se atribuía a los Tribunales <strong>de</strong> Justicia lafacultad y el <strong>de</strong>ber <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminar todos los aspectos relacionadoscon <strong>las</strong> in<strong>de</strong>mnizaciones, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> la proce<strong>de</strong>ncia o improce<strong>de</strong>ncia,hasta la selección <strong>de</strong> los beneficiarios, pasando por el siempredifícil momento <strong>de</strong> la fijación <strong>de</strong> <strong>las</strong> cuantías. Aquella situaciónno convenía a <strong>las</strong> aseguradoras; y se compren<strong>de</strong> su oposición,puesto que se avenía mal con los procedimientos <strong>de</strong> cálculo <strong>de</strong><strong>las</strong> primas, basadas en la siniestralidad y en el quantumin<strong>de</strong>mnizatorio basado en datos estadísticos. Trataron <strong>de</strong> influiren un cambio radical <strong>de</strong>l sistema legal. Y lo consiguieron.Resultado <strong>de</strong> aquella presión fue la Or<strong>de</strong>n <strong>de</strong>l Ministerio <strong>de</strong>Economía y Hacienda <strong>de</strong> 5 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 1991 4 , que establecióunas Tab<strong>las</strong> <strong>de</strong> in<strong>de</strong>mnizaciones indicativas <strong>de</strong> sus cuantías.Norma que tuvo un carácter orientativo, y, por ello, no solventóel problema. Los Tribunales tendieron a reforzar y reafirmar elprincipio pro victima que caracteriza e informa al contrato <strong>de</strong>seguro.Ya en esta etapa se añadió a la Tabla I (<strong>de</strong>in<strong>de</strong>mnizaciones por muerte) una nota aclaratoria <strong>de</strong>l siguiente3 Ley 122/1962, <strong>de</strong> 24 <strong>de</strong> diciembre, cuyo Texto Refundido fue aprobado por Decreto 632/1968, <strong>de</strong> 21 <strong>de</strong>marzo. Norma que ha experimentado numerosas modificaciones a través <strong>de</strong> sucesivos Decretos: así elRDL 1301/1986, <strong>de</strong> 28 <strong>de</strong> junio, modificó su texto con el fin <strong>de</strong> adaptarlo a diversas Directivas <strong>de</strong> laComunidad Económica Europea. Y la Ley 21/1990, <strong>de</strong> 19 <strong>de</strong> diciembre modificó nuevamente su textopara adaptarlo a <strong>las</strong> exigencias <strong>de</strong> la Directiva <strong>de</strong>l Consejo 88/357/CC, <strong>de</strong> actualización <strong>de</strong> la legislación<strong>de</strong> seguros privados.4 Esta Or<strong>de</strong>n obe<strong>de</strong>ce al <strong>de</strong>nominado Sistema SEAIDA 91, que propuso una serie <strong>de</strong> medidas paraaminorar los perjuicios económicos causados a <strong>las</strong> aseguradoras <strong>de</strong>l ramo <strong>de</strong> responsabilidad civil por laincertidumbre <strong>de</strong>l sistema <strong>de</strong> valoración judicial <strong>de</strong> los daños. Al respecto, vid. DE ÁNGEL YAGÜEZ,Ricardo, Algunas previsiones sobre el futuro <strong>de</strong> la responsabilidad civil (con especial atención a lareparación <strong>de</strong>l daño), Madrid 1995, págs. 128 y ss.4


tenor literal: Las relaciones <strong>de</strong> convivencia <strong>de</strong> hechoconsolidadas, se asimilarán a <strong>las</strong> situaciones <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho para laaplicación <strong>de</strong> esta tabla y <strong>de</strong> los factores <strong>de</strong> correccióncorrespondientes. Se daba entrada normativa a un supuestoin<strong>de</strong>mnizatorio <strong>de</strong> elaboración jurispru<strong>de</strong>ncial.Por fin sobrevino una importante y <strong>de</strong>finitiva reforma <strong>de</strong> lamano <strong>de</strong> la Ley 30/1995, <strong>de</strong> Or<strong>de</strong>nación y Supervisión <strong>de</strong> losSeguros Privados, en cuya Disposición Final Octava se incluye lamodificación íntegra <strong>de</strong> la Ley <strong>de</strong> Uso y Circulación <strong>de</strong> Vehículosa Motor, en la que se incluye –en un Anexo- un <strong>Baremo</strong>integrado por seis Tab<strong>las</strong> <strong>de</strong> in<strong>de</strong>mnizaciones. <strong>El</strong> cambio <strong>de</strong>criterio, respecto a la prece<strong>de</strong>nte Or<strong>de</strong>n <strong>de</strong> 1991, consistía en sucarácter tasado (tanto en la condición <strong>de</strong> perjudicado como en lacuantía <strong>de</strong> <strong>las</strong> in<strong>de</strong>mnizaciones) y vinculante para los Tribunales<strong>de</strong> Justicia. <strong>El</strong> sistema no contentó a los jueces ni a losperjudicados, por su carácter manifiestamente restrictivorespecto al estado <strong>de</strong> la cuestión en la jurispru<strong>de</strong>nciainmediatamente anterior, por lo que fue fuertemente criticado 5 ,dando lugar a diversas cuestiones <strong>de</strong> inconstitucionalidad 6 .Por Real Decreto Legislativo 8/2004, <strong>de</strong> 29 <strong>de</strong> octubre, seaprobó el texto refundido <strong>de</strong> la Ley sobre responsabilidad civil yseguro en la circulación <strong>de</strong> vehículos a motor; texto quesustituye al aprobado por Decreto 632/1968, <strong>de</strong> 21 <strong>de</strong> marzoantes citado. <strong>El</strong> Gobierno da cumplimiento al mandato conferidopor la Disposición Final primera <strong>de</strong> la Ley 34/2003, <strong>de</strong> 4 <strong>de</strong>noviembre, <strong>de</strong> modificación y adaptación a la normativacomunitaria <strong>de</strong> la legislación <strong>de</strong> seguros privados. Pero –y estohay que resaltarlo-, arguyendo que la <strong>de</strong>legación incluía lafacultad <strong>de</strong> regularizar, aclarar y armonizar los textos legales quehan <strong>de</strong> ser refundidos, aprovecha –opinamos queextralimitándose <strong>de</strong>l ámbito <strong>de</strong> la <strong>de</strong>legación- para introducircambios sustanciales que afectan sobre todo a <strong>las</strong> cuantíasin<strong>de</strong>mnizatorias, aminorándo<strong>las</strong> globalmente 7 .Hasta la prensa diaria reflejó alarmada estas mermas en<strong>las</strong> cuantías in<strong>de</strong>mnizatorias 8 .5 Proliferaron los comentarios críticos. Una visión resumida <strong>de</strong> los mismos en el momento inicial pue<strong>de</strong>consultarse en SABATER BAYLE, <strong>El</strong>sa, <strong>El</strong> baremo para la valoración <strong>de</strong> los Daños Personales,Pamplona 1998, págs. 25 a 36.6 STC 181/2000, <strong>de</strong> 29 <strong>de</strong> junio, cuyo confuso texto ha dado lugar a innumerables cometarios doctrinales.Vid, un buen resumen en BARCELÓ DOMÉNECH, Javier, Las uniones <strong>de</strong> hecho y la in<strong>de</strong>mnización pormuerte en acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> circulación, Valencia 2002, págs 3 y 31, nota (27).7 Al respecto, vid. HERNANDEZ-CARRILLO FUENTES, José María. Breves consi<strong>de</strong>raciones en tornoa los arts. 14 a 19 <strong>de</strong>l Texto Refundido <strong>de</strong> la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación<strong>de</strong> Vehículos a Motor (R.D.L. 8/2004 <strong>de</strong> 29 <strong>de</strong> octubre) en la revista <strong>de</strong> la Asociación española <strong>de</strong>abogados especializados en responsabilidad civil y seguro, nº 14, segundo trimestre. Año 2005, págs. 8-13; y <strong>de</strong>l mismo autor <strong>El</strong> nuevo “<strong>Baremo</strong>” nº 7. 2005 <strong>de</strong> la misma revista. Granada 2003.8 <strong>El</strong> Diario <strong>de</strong> Navarra, en edición <strong>de</strong>l día 11 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2004 titulaba en gran<strong>de</strong>s caracteres su página84: La Ley reduce <strong>las</strong> in<strong>de</strong>mnizaciones por <strong>las</strong> lesiones más comunes en acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> tráfico. Y traía acolación, apoyando la información, al magistrado FERNANDEZ ENTRALGO, Jesús, quien recalcaba lareducción sustancial introducida en el Capítulo especial “Perjuicio estético”.5


4. <strong>El</strong> sistema <strong>de</strong>l <strong>Baremo</strong> para la valoración <strong>de</strong> <strong>las</strong>in<strong>de</strong>mnizaciones por daños personales.En su redacción inicial (atemperada por la STC 181/2000,<strong>de</strong> 29 <strong>de</strong> junio 9 ) el sistema para la valoración <strong>de</strong> los daños yperjuicios causados a <strong>las</strong> personas en los acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong>circulación obe<strong>de</strong>cía a los siguientes Criterios:a) Sistema <strong>de</strong> valoración único: comprendía todos losdaños ocasionados a <strong>las</strong> personas en acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> circulación,exceptuándose únicamente los subsiguientes a <strong>de</strong>litos dolosos 10 .b) <strong>El</strong>enco tasado <strong>de</strong> perjudicados: tienen la consi<strong>de</strong>ración<strong>de</strong> perjudicados, en caso <strong>de</strong> fallecimiento <strong>de</strong> la víctima,<strong>las</strong>personas enumeradas en la Tabla I y, en los restantes supuestos,la víctima <strong>de</strong>l acci<strong>de</strong>nte 11 .c) Reducción <strong>de</strong> los perjuicios a tres únicos tipos: muerte,lesiones permanentes (invalidantes o no), e incapacida<strong>de</strong>stemporales 12 .A renglón seguido, <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> un confuso apartadosegundo <strong>de</strong>stinado a una explicación <strong>de</strong>l sistema (mal síntomacuando el legislador se ve obligado a razonar y explicar lanorma), el Anexo citado, en un Anejo, incorpora seis Tab<strong>las</strong> <strong>de</strong>valoración <strong>de</strong> daños <strong>de</strong>dicados a los tres supuestosin<strong>de</strong>mnizables: la muerte (Tab<strong>las</strong> I y II; <strong>las</strong> que nos interesanahora), <strong>las</strong> lesiones permanentes (Tab<strong>las</strong> III, IV y VI) y <strong>las</strong>incapacida<strong>de</strong>s temporales (Tabla V).Las dudas e incertidumbres acerca <strong>de</strong> quienes son los másallegados al difunto con <strong>de</strong>recho a la in<strong>de</strong>mnización aparecen en<strong>las</strong> Tab<strong>las</strong> I y II.Nos limitaremos a reflexionar sobre el primer supuesto: elfallecimiento <strong>de</strong> una persona que <strong>de</strong>ja viudo o viuda (víctima concónyuge). Dejaremos aparcados los múltiples problemas queplantean los supuestos previstos en la abigarrada nota (3) <strong>de</strong>lGrupo IV, Víctima sin cónyuge ni hijos y con ascendientes.En concreto nos vamos a centrar en el contenido <strong>de</strong> lanota (2) que se inserta al final <strong>de</strong>l párrafo Víctima con cónyuge,Grupo I, <strong>de</strong> la Tabla I <strong>de</strong>l Anejo incorporado al Anexo. Dice así:Las uniones conyugales <strong>de</strong> hecho consolidadas se asimilarán a<strong>las</strong> situaciones <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho.9 Vid. REGLERO CAMPOS, L. F., “Responsabilidad civil y Constitución, (A propósito <strong>de</strong> la Sentencia<strong>de</strong>l Tribunal Constitucional <strong>de</strong> 29 <strong>de</strong> junio 2000, sobre el sistema <strong>de</strong> valoración <strong>de</strong> daños corporales <strong>de</strong> laLRCSCVM)”, en Repertorio Aranzadi <strong>de</strong>l Tribunal Constitucional, núm. 12/2000, págs. 15-43(www.westlaw.es, BIB 2000\125). MEDINA CRESPO, Mariano, Pamplona 2000, “Resarcimiento <strong>de</strong>perjuicios por causa <strong>de</strong> muerte. Una rectificación benefactora <strong>de</strong>l Tribunal Constitucional: la pon<strong>de</strong>ración<strong>de</strong> circunstancias extratabulares…”, en Repertorio <strong>de</strong> Jurispru<strong>de</strong>ncia Aranzadi, nº 17/20001,(www.westlaw.es BIB 2001\862); PINTOS AGER, J., “¿Qué ha cambiado tras la STC 181/2000 <strong>de</strong> 20 <strong>de</strong>junio sobre el baremo?”, en Repertorio Aranzadi <strong>de</strong>l Tribunal Constitucional, nº 7/2001, www.westlaw.esBIB 2001\670.10 LRCSCVM, cit., Anexo. Primero 1.11 LRCSCVM, cit., Anexo. Primero 4.12 LRCSCVM, cit., Anexo. Primero 5.6


Múltiples han sido <strong>las</strong> críticas y consi<strong>de</strong>racionesefectuadas por la doctrina sobre su <strong>de</strong>sacertada redacción. Nosremitimos al contenido <strong>de</strong> la excelente ponencia <strong>de</strong>l magistradoJosé Manuel <strong>de</strong> Paul Ve<strong>las</strong>co, y a la que hacemos referencia enla nota 1 <strong>de</strong> este trabajo.Quisiéramos añadir unas observaciones y apostillar tansugerente nota:1) No nos parece acertado acudir al expedito recurso <strong>de</strong>unas simples notas para dilucidar (dudamos que acertadamente)una cuestión <strong>de</strong> tanta importancia social. Las uniones <strong>de</strong><strong>parejas</strong> (homosexuales o heterosexuales) que no acu<strong>de</strong>n a <strong>las</strong>formalida<strong>de</strong>s y régimen previstos por el CC para el matrimoniose está convirtiendo en el cauce habitual <strong>de</strong> <strong>las</strong> nuevasgeneraciones. Este comportamiento social, habitual <strong>de</strong>s<strong>de</strong> haceaños, bien merece –en la se<strong>de</strong> contemplada- una consi<strong>de</strong>raciónnormativa <strong>de</strong> más elevado rango que unas simples notas. Notasincorporadas, no olvi<strong>de</strong>mos, ¡a un Anejo <strong>de</strong> un Anexo!2) Los juristas y el pueblo siempre han entendido queunión conyugal hace referencia al matrimonio. Por ello que suempleo referido a <strong>las</strong> <strong>parejas</strong> no matrimoniales induce aconfusión.3) Luego, la <strong>de</strong>nominada unión conyugal <strong>de</strong> hecho no sesabe a qué institución se refiere ¿A los matrimoniosconsumados? ¿A los que conviven realmente y no se hallanseparados? ¿A los matrimonios que todavía no han regularizadosu situación? ¿A los matrimonios reales y contrarios a losaparentes o ficticios? 13 Porque ¿Cuál es el contrario <strong>de</strong> uniónconyugal <strong>de</strong> hecho? ¿Será el <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho?4) La cuestión se alambica al observar que el legislador <strong>de</strong>notas (!), muy cauto, aña<strong>de</strong> el adjetivo calificativo consolidadas.Y con este cosido <strong>de</strong>l redactor ya parece que la institución quedafijada en todos sus contornos. Por fin estamos ante un verda<strong>de</strong>romatrimonio: ¡unión conyugal <strong>de</strong> hecho consolidada! De nuevo nosentra la duda. Un jurista está habituado a dudar; también <strong>de</strong> lacapacidad y habilidad <strong>de</strong>l legislador; sobre todo cuando se trata<strong>de</strong> <strong>de</strong>finir conceptos sencillos. Consolidar significa en nuestralengua dar firmeza. Y se pue<strong>de</strong> calificar como firme lo dotado <strong>de</strong>estabilidad. De una persona se predica que es firme cuando novacila y muestra entereza. También es habitual <strong>de</strong>cir que unasituación o institución es firme cuando goza <strong>de</strong> vali<strong>de</strong>z <strong>de</strong>finitiva.¿Será este último el sentido en el que el legislador (<strong>de</strong> notas)estaba pensando? ¿No estaremos ante una situación similar a laque se produce cuando se reúne en un mismo sujeto <strong>de</strong> <strong>de</strong>rechoel usufructo y la propiedad?5) Ahora bien; si seguimos leyendo la nota diseccionada,todos los anteriores y perspicaces análisis se convierten en fuego13 ¿No será una errata y lo que <strong>de</strong>biera y quería <strong>de</strong>cir el legislador es unión conyugal <strong>de</strong> lecho; es <strong>de</strong>cir,matrimonio auténtico, y el copista <strong>de</strong>l BOE entendió, a su vez, que la palabra era otra errata y, puntilloso,la corrigió?7


originaria <strong>de</strong> la prístina norma que equipara <strong>las</strong> <strong>parejas</strong> nocasadas a <strong>las</strong> casadas. Ahora bien, aún cuando la literalidad <strong>de</strong>la frase sea la misma y también su consustancial ambigüedad,el contexto social y jurídico en que se va a <strong>de</strong>sarrollar havariado, <strong>de</strong>bido en parte al progresivo reconocimiento <strong>de</strong><strong>de</strong>rechos aislados a <strong>las</strong> uniones <strong>de</strong> hecho y, en particular, a <strong>las</strong>recientes modificaciones <strong>de</strong>l régimen <strong>de</strong> <strong>las</strong> <strong>parejas</strong> no casadasen el or<strong>de</strong>namiento español, así como también a <strong>las</strong> últimasreformas <strong>de</strong>l régimen <strong>de</strong>l matrimonio. <strong>El</strong>lo nos obliga aefectuarnos la pregunta que encabezaba nuestro trabajo: ¿espreciso acreditar la sujeción a <strong>las</strong> Leyes sobres <strong>parejas</strong> establespara alcanzar la condición <strong>de</strong> perjudicado a los efectos <strong>de</strong> laTabla <strong>de</strong> in<strong>de</strong>mnizaciones por muerte? Para dar respuesta a estapregunta será necesario efectuar una breve referencia a lalegislación vigente sobre la materia.6. <strong>El</strong> <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> los convivientes no casados en lalegislación española sobre <strong>parejas</strong> estables.a. <strong>El</strong> legislador estatal se ha visto obligado a promulgardisposiciones relativas a <strong>las</strong> <strong>parejas</strong> no casadas, también<strong>de</strong>nominadas uniones <strong>de</strong> hecho, convivientes more uxorio o enrelación análoga a la conyugal, etc. 17 , probablemente <strong>de</strong>bido a lainsatisfactoria regulación <strong>de</strong>l matrimonio en el CC español, quese caracterizaba por un régimen <strong>de</strong> divorcio y separación muyrestrictivo, o bien por vedar a los homosexuales el acceso a losestados civiles <strong>de</strong> casado o viudo, que comportan variados<strong>de</strong>rechos familiares y sucesorios, pero también sociales ytributarios.Entre <strong>las</strong> normas <strong>de</strong> naturaleza civil, cabe recordar losartículos 101 (pérdida <strong>de</strong> pensión por vivir maritalmente conotra persona) y 320 (pérdida <strong>de</strong> la patria potestad por convivirmaritalmente con persona distinta <strong>de</strong>l otro progenitor) <strong>de</strong>l CC. <strong>El</strong>Código penal <strong>de</strong> 1995 involucra a los convivientes more uxorio enlos tipos <strong>de</strong> los artículos 153, 424, 443 y 454, entre otros.b. Como ya relatamos con anterioridad, ante el sistemáticorechazo <strong>de</strong>l gobierno estatal, los parlamentos <strong>de</strong> onceComunida<strong>de</strong>s autónomas se <strong>de</strong>cidieron por abordar esta especialsituación jurídica.Esta legislación, aunque parecida, no es totalmentecoinci<strong>de</strong>nte en los extremos relativos al concepto <strong>de</strong> parejaestable 18 , la <strong>de</strong>nominación, y los requisitos para la acreditación17 En la pacata sociedad española, el término concubinato (no digamos la barraganía) ha tenidoconnotaciones peyorativas, por lo que el legislador lo ha eludido pudoroso; pero ello -en tal búsquedapusilánime <strong>de</strong> eufemismos- ha sido a costa <strong>de</strong> incurrir en una nueva in<strong>de</strong>finición que se suma a <strong>las</strong>anteriores. Nos remitimos a lo ya expuesto en párrafos anteriores. Como apunte jocoso, recordar que en lalengua castellana barragán es el mozo soltero; por el contrario, con el término barragana se <strong>de</strong>signaba a laconcubina.18 Todas <strong>las</strong> Leyes parten <strong>de</strong> un presupuesto básico y coinci<strong>de</strong>nte: solamente se prevé la relación <strong>de</strong> dospersonas (monogamia). Por cierto, este sustantivo aparece en el Diccionario <strong>de</strong> la Real Aca<strong>de</strong>mia <strong>de</strong> laLengua española referido exclusivamente al matrimonio compuesto por un varón y una hembra. LaInstitución académica se verá obligada, o bien a exten<strong>de</strong>r el sentido y significado <strong>de</strong>l sustantivo a todas10


<strong>de</strong> tal condición. Tampoco es igual en materias tales como laadopción <strong>de</strong> menores por <strong>parejas</strong> homosexuales. <strong>El</strong>lo suscitaproblemas y dudas <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el punto <strong>de</strong> vista <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho a laigualdad jurídica que predica nuestra Carta Magna. Pero losextremos que más importancia tienen a los efectos <strong>de</strong>l objeto <strong>de</strong>este trabajo –<strong>de</strong>terminación <strong>de</strong> la condición <strong>de</strong> perjudicadoconforme a la Tabla <strong>de</strong> in<strong>de</strong>mnizaciones por muerte contendidaen la LRCSCVM- son el concepto, la <strong>de</strong>nominación y laacreditación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> pareja estable.En lo que se refiere a la <strong>de</strong>nominación <strong>de</strong> los convivientes,<strong>las</strong> <strong>leyes</strong> autonómicas emplean distintas expresiones, como yaadvertimos.Se exigen distintos requisitos para constituirse en unarelación sometida al correspondiente régimen normativo: <strong>de</strong>s<strong>de</strong>el simple hecho fáctico <strong>de</strong> convivencia marital ininterrumpidapor uno (Navarra, Asturias, Valencia, Madrid, Extremadura yCanarias) o dos años (Cataluña y Aragón), al requisito formal, yalternativo a la convivencia, <strong>de</strong>l otorgamiento <strong>de</strong> escriturapública (Navarra), o (como exigen <strong>las</strong> <strong>de</strong> Valencia, Madrid yExtremadura) la inscripción en los registros municipales <strong>de</strong><strong>parejas</strong> estables, a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> la convivencia 19 . Requisitos fácticoso formales que, a su vez, son necesarios para obtener losdistintos beneficios jurídicos (por ejemplo, el <strong>de</strong>recho alusufructo <strong>de</strong> fi<strong>de</strong>lidad, la posibilidad <strong>de</strong> adopción conjunta, etc.),económicos (<strong>de</strong>sgravaciones fiscales) o sociales (por ejemplo, el<strong>de</strong>recho a inscribirse el compañero en la cartilla <strong>de</strong> la seguridadsocial <strong>de</strong>l compañero).Conviene a<strong>de</strong>más tener en cuenta, por último, que <strong>las</strong>ujeción a una u otra normativa autonómica, <strong>de</strong>terminante <strong>de</strong>diversos <strong>de</strong>rechos según cada una <strong>de</strong> el<strong>las</strong>, <strong>de</strong>biera habersesometido a <strong>las</strong> normas <strong>de</strong> Derecho internacional o interregionalprivado <strong>de</strong>l Título Preliminar <strong>de</strong>l CC (antesala <strong>de</strong>l propio Código,en expresión <strong>de</strong> DIEZ-PICAZO, y <strong>de</strong> naturaleza cuasiconstitucional en nuestra opinión; conviene recordar que en elBGB alemán, <strong>las</strong> normas incluidas en dicho Título Preliminar seincorporaron a la misma Constitución); y, sin embargo, algunas<strong>leyes</strong> autonómicas –singularmente la catalana y la navarra- hanintroducido en su articulado criterios <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminación <strong>de</strong> <strong>las</strong>ujeción al propio régimen que han provocado conflictos <strong>de</strong>Derecho interregional y ha sido cuestionada por dos vías ante el<strong>las</strong> <strong>parejas</strong>, al margen <strong>de</strong> su sexo o su inclinación u orientación –en expresión <strong>de</strong> la Ley navarra- sexual; obien i<strong>de</strong>ar un nuevo vocablo. Si no lo hace, el pueblo se le a<strong>de</strong>lantará, como ocurre siempre. A la sociedadactual todavía le repugnan <strong>las</strong> relaciones estables <strong>de</strong> varias personas. También esta misma sociedadrechazaba poco ha como ilícitas e inmorales <strong>las</strong> uniones extramatrimoniales heterosexuales; y comorepugnantes <strong>las</strong> homosexuales (nos remitimos a <strong>las</strong> resoluciones <strong>de</strong>l TS recordadas en la nota 15 <strong>de</strong> estetrabajo).19 Vid. Al respecto VILLAGRASA ALCALDE, C. , “Los Registros Municipales <strong>de</strong> Uniones civiles”, enMARTINELL, J. M./ARECES PIÑOL, M. T. (eds.), Uniones <strong>de</strong> hecho, Zaragoza 1998.11


Tribunal Constitucional 20 . La Ley navarra mientras tanto siguevigente –puesto que ni el recurso ni la cuestión <strong>de</strong>inconstitucionalidad la suspen<strong>de</strong>n- y ha posibilitadoresoluciones judiciales <strong>de</strong> gran calado jurídico y trascen<strong>de</strong>nciasocial 21 .Las reformas <strong>de</strong>l Código civil en materia <strong>de</strong> divorcio y<strong>de</strong> <strong>de</strong>recho a contraer matrimonio.La evolución reciente <strong>de</strong>l Derecho español <strong>de</strong> familiacreemos que tiene repercusiones en el tema que estamostratando. Nos referimos en concreto a la Ley 15/2005, <strong>de</strong> 8 <strong>de</strong>julio 22 , <strong>de</strong> agilización <strong>de</strong>l divorcio y a la Ley 13/2005, <strong>de</strong> 1 <strong>de</strong>julio, <strong>de</strong> modificación <strong>de</strong>l Código civil en materia <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho acontraer matrimonio 23 . La primera <strong>de</strong> el<strong>las</strong> suprimió <strong>las</strong> causas<strong>de</strong> divorcio y estableció el tiempo mínimo <strong>de</strong> duración previa <strong>de</strong>lmatrimonio en tres meses para presentar la <strong>de</strong>manda. Lasegunda eliminó el requisito <strong>de</strong> la heterosexualidad comoexigencia legal para acce<strong>de</strong>r al matrimonio. La influencia <strong>de</strong>estas reformas en el tema <strong>de</strong> que tratamos es indirecta –en elcaso <strong>de</strong> la agilización <strong>de</strong>l divorcio- y más directa en el supuesto<strong>de</strong> matrimonio <strong>de</strong> homosexuales. La razón es que, a partir <strong>de</strong> laLey 15/2004, <strong>de</strong>saparece uno <strong>de</strong> los inconvenientes queprobablemente impulsaron a <strong>las</strong> <strong>parejas</strong> estables a estableceruna relación no matrimonial pero estable, dura<strong>de</strong>ra y con ciertaen <strong>de</strong>rechos, como era el <strong>de</strong> la dificultad para obtener el divorcioen el sistema <strong>de</strong>l CC tras la reforma operada por la Ley <strong>de</strong> 7 <strong>de</strong>julio <strong>de</strong> 1981; hecho que quizás contribuirá en el futuro adisminuir el número <strong>de</strong> <strong>parejas</strong> estables. En cuanto a <strong>las</strong> <strong>parejas</strong><strong>de</strong> homosexuales, que siempre reivindicaron el <strong>de</strong>recho acontraer matrimonio, es <strong>de</strong> prever que <strong>de</strong>secharán en el futuro laopción <strong>de</strong> constituirse en pareja estable para optar porconvertirse en cónyuge y en viudo en su más pleno significado,<strong>de</strong>svaneciendo así <strong>las</strong> dudas suscitadas en torno a su posiblecondición <strong>de</strong> perjudicado por la expresión uniones conyugales <strong>de</strong>20 La Ley Foral navarra 6/2000 ha sido recurrida en la totalidad <strong>de</strong> su articulado mediante Recurso <strong>de</strong>inconstitucionalidad nº 5297/2000 <strong>de</strong> 7 <strong>de</strong> octubre planteado por ochenta parlamentarios <strong>de</strong>l PartidoPopular y UPN (partido este último asociado al PP); y el artículo 2., que contiene una regla <strong>de</strong> DerechoInternacional Privado, a través <strong>de</strong> una cuestión <strong>de</strong> inconstitucionalidad formulada mediante Auto <strong>de</strong>l TSJ<strong>de</strong> Navarra <strong>de</strong> 30 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2002, que fue admitida a trámite por el TC el 25 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2003. (Unnavarro que convivía en Ágreda con una mujer soriana, fallece en acci<strong>de</strong>nte; la castellana presenta<strong>de</strong>manda ante los Tribunales <strong>de</strong> Navarra con la pretensión <strong>de</strong> que se le aplique la Ley navarra y se<strong>de</strong>claren sus <strong>de</strong>rechos a la herencia <strong>de</strong>l fallecido con el que convivía). Vid. IRIARTE ÁNGEL, J. L.,“Parejas <strong>de</strong> hecho, Constitución y conflictos <strong>de</strong> <strong>leyes</strong> internos. Reflexiones acerca <strong>de</strong> la cuestión <strong>de</strong>inconstitucionalidad 228-2003”, en VV.AA. Soberanía <strong>de</strong>l Estado y Derecho Internacional. Homenaje alProfesor Juan Antonio Carrillo Salcedo, Sevilla 2005, págs. 717 a 731.21 Por Auto <strong>de</strong> 22 enero <strong>de</strong> 2004, dictado por el juzgado <strong>de</strong> primera instancia nº 3 (juzgado <strong>de</strong> familia) <strong>de</strong>los Pamplona, se <strong>de</strong>clara y reconoce el <strong>de</strong>recho a adoptar dos menores <strong>de</strong> edad, hijas naturales <strong>de</strong> lacompañera sentimental <strong>de</strong> la actora. <strong>El</strong> Auto <strong>de</strong>vino firme y <strong>de</strong>finitivo al no haber sido recurrido por elMinisterio fiscal.22 BOE nº 163 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2005.23 BOE nº 157, <strong>de</strong> 2 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2005.12


hecho consolidadas que contiene la Tabla I <strong>de</strong> in<strong>de</strong>mnizacionespor muerte.7. Uniones conyugales <strong>de</strong> hecho consolidadas ylegislación sobre <strong>parejas</strong> estables.Es evi<strong>de</strong>nte que la evolución <strong>de</strong> la noción legal <strong>de</strong> parejaestable (o expresiones equivalentes) ha discurrido en el tiempo<strong>de</strong> forma paralela a la producida en la legislación <strong>de</strong>l seguro <strong>de</strong>responsabilidad civil <strong>de</strong> los vehículos <strong>de</strong> motor, <strong>de</strong> forma que laesquiva expresión <strong>de</strong>l legislador que, en 1995, equiparó <strong>las</strong>llamadas uniones conyugales <strong>de</strong> hecho consolidadas a <strong>las</strong>situaciones <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho, es posible que haya podido adquirirdiversos significados en <strong>las</strong> sucesivas formulaciones <strong>de</strong> estasituación jurídica. Así, por poner un ejemplo, antes <strong>de</strong> lareforma <strong>de</strong> estos seguros por la Ley 30/1995, a la que hemosaludido anteriormente, cabía plantearse la tensión entre esposalegítima y concubina que se disputaban la in<strong>de</strong>mnización;mientras que, as partir <strong>de</strong>l año 1998, en el que el Parlamentocatalán aprobó la primera ley <strong>de</strong> uniones estables <strong>de</strong> <strong>parejas</strong>, laexpresión contenida en la Tabla <strong>de</strong> in<strong>de</strong>mnizaciones por muertepodría leerse en otra clave, pues <strong>de</strong> su carácter restrictivo sepodría <strong>de</strong>ducir que no cualquier tipo <strong>de</strong> convivencia marital<strong>de</strong>termina para el superviviente la condición <strong>de</strong> perjudicado porla muerte con <strong>de</strong>recho a in<strong>de</strong>mnización; y, tras el reconocimientolegal <strong>de</strong> <strong>las</strong> uniones <strong>de</strong> hecho, que contienen reg<strong>las</strong> para laconstitución y acreditación <strong>de</strong> la relación, cabría interpretar quela persona aludida en <strong>las</strong> Tab<strong>las</strong> ha pasado actualmente a serquien acredite su condición <strong>de</strong> pareja estable (lo que, <strong>de</strong> entrada,excluiría <strong>de</strong> raíz aquel<strong>las</strong> uniones no matrimoniales en <strong>las</strong> quealguno <strong>de</strong> los sujetos componentes estuviera casado, omantuviera una unión poligámica; y, por otra parte, negaría lacondición <strong>de</strong> perjudicado a quienes no acreditaran su condiciónlegal <strong>de</strong> pareja estable por otros motivos, como la falta <strong>de</strong>inscripción en el Registro municipal en caso <strong>de</strong> precisarse, nohaber completado el tiempo exigido <strong>de</strong> convivencia a los efectos<strong>de</strong> po<strong>de</strong>r predicarse la condición <strong>de</strong> pareja, etc.La cuestión que obliga a plantear la evolución <strong>de</strong> una yotra normativa (la <strong>de</strong>l seguro <strong>de</strong> responsabilidad civil <strong>de</strong>vehículos <strong>de</strong> motor y la <strong>de</strong> <strong>parejas</strong> estables) es la <strong>de</strong>terminación<strong>de</strong> si <strong>las</strong> uniones conyugales <strong>de</strong> hecho consolidadas <strong>de</strong> que tratala nota aclaratoria (?) <strong>de</strong> la Tabla I <strong>de</strong> in<strong>de</strong>mnizaciones pormuerte, contenida en la LRCSCVM, hay que enten<strong>de</strong>rla referidaúnicamente a <strong>las</strong> personas comprendidas en el ámbito <strong>de</strong>aplicación <strong>de</strong> alguna ley autonómica <strong>de</strong> <strong>parejas</strong> estables, o biensi pue<strong>de</strong>n también consi<strong>de</strong>rarse perjudicados, a efectos <strong>de</strong> lareferida Tabla, quienes no reúnan todos los requisitos legalespara ser consi<strong>de</strong>rados como tales.13


La jurispru<strong>de</strong>ncia es versátil. Así, por ejemplo, en la SAPBarcelona <strong>de</strong> 22 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 1999 24 , al cuestionarse elsignificado <strong>de</strong> la expresión unión conyugal <strong>de</strong> hecho consolidada,consi<strong>de</strong>ra que, a falta <strong>de</strong> una <strong>de</strong>finición legal, <strong>de</strong>beremos acudiral conjunto <strong>de</strong>l or<strong>de</strong>namiento jurídico para <strong>de</strong>terminarla; si bienen ella se razona que no es preciso haber completado el período<strong>de</strong> dos años (exigido por la Ley catalana 10/1998 sobre uniones<strong>de</strong> <strong>parejas</strong>) para quedar incluido en aquella expresión legal,<strong>de</strong>terminante <strong>de</strong> la condición <strong>de</strong> perjudicado, teniendo en cuentaque otras normas estatales (en concreto, la DA Tercera <strong>de</strong> la Ley21/1987, <strong>de</strong> 11 <strong>de</strong> noviembre, por la que se reformó el CC enmateria <strong>de</strong> adopción, y los artículos 12.3 y 16.1 <strong>de</strong> la Ley <strong>de</strong>Arrendamientos Urbanos <strong>de</strong> 1994) no fijan ni imponen plazoalguno <strong>de</strong> duración <strong>de</strong> la pareja para reconocerles otros<strong>de</strong>rechos 25 .¿Y qué dice la doctrina? Esta se ha pronunciado porconsi<strong>de</strong>rar necesario <strong>de</strong>slindar el Derecho <strong>de</strong> daños –subespecie<strong>de</strong>l <strong>de</strong> Obligaciones- <strong>de</strong>l <strong>de</strong> Familia. Y <strong>de</strong>duciendo en cambio quela consi<strong>de</strong>ración legal <strong>de</strong> pareja estable sujeta a una regulación –concepto jurídico introducido en el or<strong>de</strong>namiento español conposterioridad a la implantación <strong>de</strong>l sistema <strong>de</strong> in<strong>de</strong>mnizacionestasado <strong>de</strong> la Ley 30/1995- es ajena a la condición <strong>de</strong> perjudicadoa los efectos establecidos en la Tabla I <strong>de</strong> in<strong>de</strong>mnizaciones pormuerte contenida en el Anexo a la LRCSCVM. En este sentidoorienta su opinión DE PAUL VELASCO 26 cuando <strong>de</strong>fien<strong>de</strong> que, aefectos in<strong>de</strong>mnizatorios en los acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> circulación, sepue<strong>de</strong>n consi<strong>de</strong>rar dos tipos <strong>de</strong> <strong>parejas</strong> estables: <strong>las</strong> sujetas auna <strong>de</strong>terminada normativa (en la forma que hemos expuesto) y<strong>las</strong> <strong>parejas</strong> <strong>de</strong> hecho en sentido estricto; es <strong>de</strong>cir, <strong>las</strong> quecarecen <strong>de</strong> régimen legal; añadiendo que no por ello pue<strong>de</strong>nquedar privadas <strong>de</strong> todo tipo <strong>de</strong> <strong>de</strong>rechos al modo napoleónico 27 .Lo relevante, según este autor -unos <strong>de</strong> los pocos que se hanplanteado esta duda- es que la pareja reúna los requisitossustanciales para su reconocimiento 28 . Este autor va más lejosen su amplia conceptuación <strong>de</strong>l “perjudicado” según el texto <strong>de</strong>la nota aclaratoria (2) <strong>de</strong> la Tabla, pues afirma que tambiéntienen <strong>de</strong>recho a la in<strong>de</strong>mnización <strong>las</strong> uniones poligámicas (que24 Citada por BARCELÓ DOMENECH, J., op. cit., págs 142 y 143. Publicada por la RGD, 1999, págs.15423 y ss.25 Se impone una observación: por la fecha <strong>de</strong> la sentencia, se podría <strong>de</strong>ducir que la Ley catalana 10/1998no estaba en vigor cuando se produjeron los hechos enjuiciados; y que, por otra parte, esa norma –comoel resto <strong>de</strong> <strong>las</strong> <strong>leyes</strong> autonómicas sobre <strong>parejas</strong> estables- no es retroactiva. <strong>El</strong>lo no empece para que elcomentario mantenga su interés.26 Op. cit., pág. 147.27 En alusión a la célebre frase atribuida a Napoleón en relación con el Código civil <strong>de</strong> 1804: lesconcubins se passent <strong>de</strong> la loi, la loi se désintéresse d’eux.28 La STS <strong>de</strong> 18 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1992 (citada por DE PAUL VELASCO, op. cit., pág. 142) <strong>de</strong>clara en elFundamento <strong>de</strong> Derecho Cuarto lo siguiente: la convivencia ´more uxorio´ ha <strong>de</strong> <strong>de</strong>sarrollarse enrégimen vivencial <strong>de</strong> coexistencia diaria, estable, con permanencia temporal consolidada a lo largo <strong>de</strong>los años, practicada <strong>de</strong> forma externa y pública con acreditadas actuaciones conjuntas <strong>de</strong> losinteresados, creándose así una comunal vida amplia, intereses y fines, en el núcleo <strong>de</strong> un mismo hogar.14


no se encuentran reconocidas en el Derecho español <strong>de</strong>familia 29 ) y que, en el<strong>las</strong>, la in<strong>de</strong>mnización <strong>de</strong>bida en caso <strong>de</strong>fallecimiento <strong>de</strong>l conviviente común a todos los supervivientes seresuelve aplicando los criterios <strong>de</strong> concurrencia establecidos enla nota aclaratoria (3) (que se refiere al reparto <strong>de</strong> lain<strong>de</strong>mnización entre el cónyuge o conviviente actual y otros queanteriormente tuvo el fallecido). No es <strong>de</strong> extrañar, con estaóptica abierta y generosa, que prescinda <strong>de</strong>l requisito <strong>de</strong> laheterosexualidad –salvando así la alusión textual a la situación“conyugal”- para reconocer la condición <strong>de</strong> perjudicado 30 .Parece que, en la actualidad, la opinión mas extendida 31tien<strong>de</strong> a reconocer a <strong>las</strong> personas que conviven extramaritalmente la legitimación para reclamar in<strong>de</strong>mnizaciones pormuerte, tanto en acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> tráfico (precisamente por la notaaclaratoria (2) <strong>de</strong> la Tabla <strong>de</strong> in<strong>de</strong>mnizaciones por muerte <strong>de</strong> laLey 30/1995, e incluso con anterioridad, en la Tabla orientativaque contenía la Or<strong>de</strong>n Ministerial <strong>de</strong> 1991), como en otrossupuestos (ayudas a <strong>las</strong> víctimas <strong>de</strong> <strong>de</strong>litos violentos y contra lalibertad sexual 32 , y ayudas a <strong>las</strong> víctimas <strong>de</strong> <strong>de</strong>litos <strong>de</strong>terrorismo 33 ).Las anteriores consi<strong>de</strong>raciones conducen a la conclusión<strong>de</strong> que pue<strong>de</strong>n aspirar a la condición <strong>de</strong> perjudicados por elfallecimiento <strong>de</strong> una persona en acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> circulación, aefectos <strong>de</strong> la Tabla I <strong>de</strong> in<strong>de</strong>mnizaciones contenida en el Anexo<strong>de</strong> la LRCSCVM, los convivientes en relación propiamenteconyugal y los no matrimoniales con in<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> queacrediten tener la condición legal <strong>de</strong> pareja estable conforme a lalegislación autonómica.Hasta aquí, la conclusión es fácilmente admisible, pues <strong>de</strong>lo contrario quedarían excluidos los convivientes que, o bienestuvieran sujetos al <strong>de</strong>recho común –que carece <strong>de</strong> normativasobre <strong>parejas</strong> estables- o bien no reunieran los requisitosexigidos por la correspondiente normativa regional. Exclusiónque ni es razonable, ni se aviene con el principio constitucional<strong>de</strong> igualdad jurídica.Pero, en cambio, resulta más discutible la posibilidad <strong>de</strong>reconocer la condición <strong>de</strong> perjudicado, en concurrencia con elcónyuge, <strong>de</strong> quienes conviven en concubinato, al no estarplenamente reconocida en el or<strong>de</strong>namiento español esta especialsituación; si bien hay prece<strong>de</strong>ntes en el Derecho <strong>de</strong> dañoscuando le dan preferencia a la concubina sobre el cónyuge enatención a la convivencia con el fallecido. Es más: resulta muydifícil admitir sin más consi<strong>de</strong>raciones la posible concurrencia,29 ¿Cuál será la solución que darán los tribunales <strong>de</strong> justicia cuando se les plantee un supuesto <strong>de</strong>fallecimiento en España <strong>de</strong> un extranjero proce<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> un Estado cuya legislación permita la poligamia?30 DE PAUL VELASCO, J. M., cit., pág. 143.31 BARCELÓ DOMENECH, J., op. cit.,págs. 61 y 62.32 Lay 35/1995 <strong>de</strong> 11 <strong>de</strong> diciembre, art. 2.33 Ley 32/1999, <strong>de</strong> 8 <strong>de</strong> octubre, <strong>de</strong> solidaridad con <strong>las</strong> víctimas <strong>de</strong>l terrorismo, art. 3.15


para compartir la in<strong>de</strong>mnización, <strong>de</strong> los supervivientes <strong>de</strong> unaunión poligámica, por tratarse <strong>de</strong> una unión que no podría serasimilada al matrimonio, sin antes eliminar la prohibición <strong>de</strong> lapoligamia en España, que se halla tipificada penalmente como<strong>de</strong>lito 34 ; aunque naturalmente es preciso reconocer que el <strong>de</strong>lito<strong>de</strong> poligamia solo se da cuando hay matrimonio; y, si bien lalegislación autonómica <strong>de</strong> <strong>parejas</strong> estables exige en todas susversiones que sus miembros no se encuentren previamentevinculados matrimonial o extra matrimonialmente con otrapersona (subespecie civil <strong>de</strong> la prohibición <strong>de</strong> poligamia), nadaimpi<strong>de</strong> a <strong>las</strong> uniones <strong>de</strong> hecho en sentido estricto (<strong>las</strong> no sujetasa ninguna normativa) esta posibilidad.8. Los homosexuales.Escasas son <strong>las</strong> resoluciones judiciales dictadas sobre estamateria concreta 35 .Los colectivos <strong>de</strong> homosexuales han aspirado alreconociendo legal <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho a contraer matrimonio. Laposibilidad <strong>de</strong> <strong>las</strong> <strong>parejas</strong> <strong>de</strong> homosexuales <strong>de</strong> acce<strong>de</strong>r por fin almatrimonio, no solamente pue<strong>de</strong> disminuir el número <strong>de</strong> <strong>parejas</strong>estables entre ellos, sino también modificar el significado <strong>de</strong> laexpresión unión conyugal utilizada por el legislador en laredacción <strong>de</strong> la Tabla <strong>de</strong> in<strong>de</strong>mnizaciones por muerte, pues, trasla modificación <strong>de</strong>l CC operada por la Ley 13/2005, tambiénellos quedan incluidos en el término cónyuge y sus <strong>de</strong>rivados.Con anterioridad al año 2005, la jurispru<strong>de</strong>ncia entendióque los homosexuales quedaban excluidos <strong>de</strong>l conceptoperjudicados, aun cuando convivieran en relación <strong>de</strong> parejaestable (STS <strong>de</strong> 5 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1999, Sala Penal, que losmencionaba como ejemplo <strong>de</strong> personas excluidas <strong>de</strong> la Tabla I; sibien en pronunciamiento obiter dicta), Pero más recientemente,se ha visto obligado a variar <strong>de</strong> criterio. Así, la SAP Sevilla <strong>de</strong> 634 <strong>El</strong> art. 217 <strong>de</strong>l CP <strong>de</strong> 1995 establece: <strong>El</strong> que contrajera segundo o ulterior matrimonio, a sabiendas <strong>de</strong>que subsiste legalmente el anterior, será castigado con la pena <strong>de</strong> prisión <strong>de</strong> seis meses a un año.En nuestra opinión, este tipo penal tiene escasa justificación actual. <strong>El</strong> bien jurídico que se preten<strong>de</strong>proteger (matrimonio monogámico, como valor social <strong>de</strong> nuestro entorno cultural), precisamente se hallaen crisis. Creemos que esta materia <strong>de</strong>be <strong>de</strong> circunscribirse al ámbito puramente civil (<strong>de</strong>beres yresponsabilida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> la persona que mantiene una convivencia con varias personas, con in<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong>sus sexos. Responsabilida<strong>de</strong>s que variarán en función <strong>de</strong> que la situación sea conocida y consentida portodos ellos o no). Sorpren<strong>de</strong>nte fue aquella sentencia <strong>de</strong> un juez francés <strong>de</strong>l siglo XIX que absolvió a unciudadano <strong>de</strong> aquel país que convivía con dos mujeres, porque la <strong>de</strong>scripción <strong>de</strong>l tipo penal <strong>de</strong>l Códigopenal francés entonces vigente empleaba la expresión o sustantivo bigamia. Es un buen ejemploacadémico para hacer ver a los alumnos a qué absurdos pue<strong>de</strong> conducir la aplicación literal <strong>de</strong> <strong>las</strong> normasjurídicas. (Se <strong>de</strong>sconoce cual era la vida privada <strong>de</strong>l juez). ¿Quid <strong>de</strong> los extranjeros inmigrantes queresi<strong>de</strong>n en España y disponen <strong>de</strong> un harén porque la legislación <strong>de</strong> su país <strong>de</strong> origen lo permite? ¿Tendránque <strong>de</strong>clarar bajo juramento ante el encargado <strong>de</strong>l Registro civil cual es la favorita y, así, librarse <strong>de</strong> laaplicación <strong>de</strong>l Código Penal? ¿<strong>El</strong> matrimonio monogámico es <strong>de</strong> or<strong>de</strong>n público? Si la respuesta resultaafirmativa, el extranjero poligámico que inmigra a España, parece que <strong>de</strong>biera <strong>de</strong> respon<strong>de</strong>r ante lajusticia penal. <strong>El</strong> art. 9.2 <strong>de</strong>l CC se refiere a los efectos; pero el <strong>de</strong>lito <strong>de</strong> poligamia se comete en elmomento <strong>de</strong> su celebración (in fieri). Aunque siempre dispondrá el polígamo <strong>de</strong>l recurso a la teoría <strong>de</strong>lerror <strong>de</strong> prohibición <strong>de</strong>l que hablan los penalistas; quienes seguro que tendrán <strong>las</strong> i<strong>de</strong>as más claras que elfirmante.35 DE PAUL VELASCO, J. M., cit. Pág. 111, nota 34.16


<strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 2004, Fundamento <strong>de</strong> Derecho Duodécimo,aplica la Tabla I a un homosexual tras el fallecimiento enacci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> automóvil <strong>de</strong> su compañero, no por razón <strong>de</strong>analogía <strong>de</strong> estas uniones con el matrimonio, sino porque: lamisma nota aclaratoria (2), es equívoca cuando se refiere a <strong>las</strong>“uniones conyugales <strong>de</strong> hecho consolidadas”. Aunque “conyugal”acabamos <strong>de</strong> ver que es lo relativo o lo perteneciente a loscónyuges, dichas uniones no pue<strong>de</strong>n ser los matrimonios, porquela nota en cuestión consi<strong>de</strong>ra que son situaciones distintas, aunequiparándo<strong>las</strong> en cuanto a sus consecuencias jurídicas; y porotra parte hablar <strong>de</strong> una unión matrimonial <strong>de</strong> hecho implica unacontradicción in terminis, ya que el matrimonio es siempre unasituación jurídica formalizada” [De Paúl Ve<strong>las</strong>co “Aproximación ala problemática <strong>de</strong> los eventuales perjudicados extratabulares”,ponencia editada en disquete presentada en el quinto curso sobrevaloración <strong>de</strong> los daños personales <strong>de</strong> la Sección Española <strong>de</strong> laAsociación Internacional <strong>de</strong>l Derecho <strong>de</strong> Seguros (Seaida), Madrid2002]La SAP Valencia <strong>de</strong> 12 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2001, al enjuiciar unsupuesto <strong>de</strong> concurrencia a la in<strong>de</strong>mnización por muerte –elcompañero sentimental <strong>de</strong>l fallecido <strong>de</strong>manda a la madre <strong>de</strong> esteen reclamación <strong>de</strong> daños y perjuicios por haber ocultado larelación sentimental y, por ello, haberse enriquecidoinjustamente al conseguir ella la in<strong>de</strong>mnización por muerte-. <strong>El</strong>juez <strong>de</strong>sestimó la <strong>de</strong>manda por consi<strong>de</strong>rar que los homosexualesno gozaban <strong>de</strong> la consi<strong>de</strong>ración legal <strong>de</strong> unión conyugal a losefectos <strong>de</strong> la nota aclaratoria (2) <strong>de</strong> la Tabla I. La Audiencia,aunque confirma el fallo, no obstante, en su razonamientosostiene la siguiente doctrina: aquella interpretación restrictiva<strong>de</strong>l término “uniones conyugales <strong>de</strong> hecho” no parece que puedasostenerse a la vista <strong>de</strong>l actual estado legislativo. Y la Audienciarelaciona a continuación diversas normas en <strong>las</strong> que <strong>las</strong> unioneshomosexuales se equiparan a <strong>las</strong> heterosexuales.En idéntico sentido se manifiesta la doctrina. Así,BARCELÓ DOMENECH 36 mantiene que el legislador <strong>de</strong>bió <strong>de</strong>evitar en la Ley 30/1995 la expresión unión conyugal en sentidorestrictivo <strong>de</strong> la equiparación en <strong>de</strong>rechos, ya que ello no casabacon la realidad legislativa <strong>de</strong>l momento (así, entre otras, la Ley<strong>de</strong> Arrendamientos Urbanos <strong>de</strong> 1995 otorgaba a la pareja estableel <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> subrogación en el contrato con in<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong>su orientación sexual); y sugería al legislador no hacer referenciaalguna al género al que pertenecen los integrantes <strong>de</strong> la parejacuando se trata <strong>de</strong> regular el <strong>de</strong>recho al percibo <strong>de</strong> lain<strong>de</strong>mnización. DE PAUL VELASCO 37 es <strong>de</strong>l mismo parecer, y lorazona <strong>de</strong> este modo: ni la orientación sexual <strong>de</strong> la pareja ni laexclusión <strong>de</strong>l “bonum proles” <strong>de</strong>rivada <strong>de</strong> la misma tiene nada36 Op. cit., pág. 107.37 Op. cit., pág. 148.17


que ver con el daño moral resarcible por el fallecimiento <strong>de</strong> unos<strong>de</strong> sus miembros.9. Las <strong>parejas</strong> estables y <strong>las</strong> dificulta<strong>de</strong>s económicas <strong>de</strong>los jóvenes para acce<strong>de</strong>r a una vivienda.La doctrina (por todos LACRUZ-RAMS 38 ) hasta haceescasos años, mantenía que, para apreciar la existencia real yefectiva <strong>de</strong> <strong>las</strong> <strong>parejas</strong> estables no matrimoniales era precisa laconvivencia. Y esta únicamente se entendía existente si loscomponentes <strong>de</strong> la relación habitaban en una misma vivienda.Convivencia, vivienda y habitar era una trilogía indiscutible. Y sejustificaba este aserto afirmando que, como el matrimonio semantiene aun contra la voluntad <strong>de</strong> los casados gracias a laexistencia <strong>de</strong> un vínculo formal, al no existir tal vínculo en <strong>las</strong><strong>parejas</strong> estables, estas no se pue<strong>de</strong>n concebir sin convivencia.Hoy pue<strong>de</strong> consi<strong>de</strong>rarse esta postura como obsoleta.Lo que <strong>de</strong>fine la sustancia <strong>de</strong> una pareja es el proyecto ycompromiso <strong>de</strong> vida en común, con vocación <strong>de</strong> permanencia,compartiendo vida y bienes 39 . Y esta actitud y comportamientosupera y exce<strong>de</strong> una mera relación permanente circunscritaexclusivamente a la cohabitación sexual o por razones <strong>de</strong>conveniencia (compartir piso y gastos, por ejemplo 40 ).<strong>El</strong> elevado costo <strong>de</strong> la vivienda en la España actual (en 25años se ha producido un incremento <strong>de</strong> su costo superior al1.000%; sin que le acompasase la subida <strong>de</strong> los salarios en igualmedida) trae como corolario que <strong>las</strong> <strong>parejas</strong> <strong>de</strong> jóvenes se veanobligadas a unirse recurriendo a soluciones y modos que, en susentido literal, no pue<strong>de</strong>n calificarse como convivencia. Dadoque, por <strong>las</strong> razones citadas, vivir los dos en una misma viviendaresulta una utopía inalcanzable con <strong>de</strong>masiada frecuencia,habrá que acudir a <strong>las</strong> reg<strong>las</strong> interpretativas <strong>de</strong> <strong>las</strong> normas yatemperar el rigor <strong>de</strong> los conceptos o expresiones unión yconvivencia, acudiendo a la equidad, tal como obliga el art. 3.2<strong>de</strong>l CC. Observemos que el verbo que emplea es imperativo: laequidad habrá <strong>de</strong> pon<strong>de</strong>rarse en la aplicación <strong>de</strong> <strong>las</strong> normas 41 .Este mismo art. 3 <strong>de</strong>l CC nos ofrece otra pauta o criterio<strong>de</strong>cisivo para hallar el auténtico y real sentido <strong>de</strong> la convivencia:el <strong>de</strong> la realidad social <strong>de</strong>l tiempo en que han <strong>de</strong> ser aplicadas <strong>las</strong>normas. Y ¿Cuál es la triste realidad a la que hemos hechoreferencia? La imposibilidad, en infinidad <strong>de</strong> ocasiones, <strong>de</strong> que38 LACRUZ-RAMS, <strong>El</strong>ementos <strong>de</strong> Derecho civil. Pág. 1067. Zaragoza 1977.39 La STS <strong>de</strong> 17 junio <strong>de</strong> 2003, (RJ 2003\4605), traída a colación por la SAP Murcia <strong>de</strong> 7 febrero 2006,JUR 2006\141698, afirma que lo que <strong>de</strong>fine a <strong>las</strong> uniones “more uxorio”es la i<strong>de</strong>a <strong>de</strong> estabilidad yapariencia pública <strong>de</strong> convivencia.40 Tal es la previsión que motivó la Ley 5/2005, <strong>de</strong> 2 enero 2005, <strong>de</strong>l Parlament <strong>de</strong> Catalunya.41 La SAP Sevilla 2 <strong>de</strong> 26 diciembre <strong>de</strong> 1997, acudiendo a la equidad y a la analogía prevista en el art. 4<strong>de</strong>l CC., <strong>de</strong>ci<strong>de</strong> el reconocimiento <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho al cobro <strong>de</strong> la in<strong>de</strong>mnización por muerte a favor <strong>de</strong> unasobrina <strong>de</strong> la víctima, relegando a la hermana <strong>de</strong> esta. Esta sentencia – y varias más- ha sido analizada porLÓPEZ Y GARCÍA DE LA SERRANA, J., La condición <strong>de</strong> perjudicado en <strong>las</strong> in<strong>de</strong>mnizaciones pormuerte en acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> circulación, en Revista <strong>de</strong> la Asociación española <strong>de</strong> abogados especializados enresponsabilidad civil y seguro, nº 11. Granada 2004.18


los componentes <strong>de</strong> <strong>las</strong> <strong>parejas</strong> estables accedan a la compra <strong>de</strong>una vivienda.Estamos a la espera <strong>de</strong> que llegue el día en el que losTribunales mantengan que los componentes <strong>de</strong> una parejaestable conviven a pesar <strong>de</strong> que no duermen a diario en unamisma vivienda.Nos preguntamos ¿qué se <strong>de</strong>be <strong>de</strong> enten<strong>de</strong>r por vivienda?¿solamente lo es una casa aislada o un piso situado en unedificio configurado como propiedad horizontal? ¿Por qué nopue<strong>de</strong> calificarse como vivienda un vehículo automóvil (o“caravana”) mas o menos habilitado para satisfacer una <strong>de</strong> <strong>las</strong>necesida<strong>de</strong>s primarias <strong>de</strong> la vida, como es el dormir? (Porque <strong>las</strong>otras, como el comer, pue<strong>de</strong> alcanzarse sin precisar un espaciofísico propio) ¿Por qué no conceptuar como vivienda el camarote<strong>de</strong> un barco 42 ? Dormir cada uno <strong>de</strong> los componentes <strong>de</strong> unapareja en diferente domicilio no <strong>de</strong>biera <strong>de</strong> ser razón suficientepara <strong>de</strong>sposeerla <strong>de</strong>l carácter <strong>de</strong> pareja estable, con eficacialegal, si se probara que entre ellos existe una unión y relaciónhumana íntegra, tal como antes la <strong>de</strong>finimos.10. A modo <strong>de</strong> recapitulación y conclusiones.Primera. La condición legal <strong>de</strong> perjudicado por la muerte<strong>de</strong> un familiar en acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> circulación pue<strong>de</strong> concurrir encónyuge (tanto heterosexual como homosexual), la pareja estableheterosexual (con posibilidad <strong>de</strong> exten<strong>de</strong>r la condición <strong>de</strong>perjudicado a la pareja estable homosexual, aunque este fueraun olvido <strong>de</strong>l legislador), y los hijos <strong>de</strong>l fallecido (que pue<strong>de</strong>n ono ser comunes respecto a su cónyuge o pareja estable actual).Segunda. <strong>El</strong> conviviente actual con el fallecido se leconsi<strong>de</strong>ra perjudicado principal respecto a otras personas quepue<strong>de</strong>n concurrir en la posición <strong>de</strong> perjudicados <strong>de</strong> la Tabla I <strong>de</strong>in<strong>de</strong>mnizaciones por muerte. La in<strong>de</strong>mnización que lecorrespon<strong>de</strong> será superior a la <strong>de</strong> los hijos, ascendientes yhermanos <strong>de</strong>l fallecido, si estos concurren en la pretensiónin<strong>de</strong>mnizatoria como perjudicados secundarios.Tercera. Las uniones conyugales <strong>de</strong> hecho consolidadas<strong>de</strong>ben interpretarse conforme a parámetros actuales (creadospor la legislación central y autonómica, la jurispru<strong>de</strong>ncia mayory menor, y la doctrina); es <strong>de</strong>cir, comprendiendo y englobando<strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> tal expresión a los propiamente cónyuges (en susentido hasta ahora habitual), y asimilados. Estos podrán ser<strong>parejas</strong> estables heterosexuales u homosexuales, ya que no hayrazón que justifique una discriminación por razón <strong>de</strong> sexo en elámbito <strong>de</strong> la responsabilidad civil. Y ello tanto si <strong>las</strong> <strong>parejas</strong> sehallan sujetas a una normativa específica como <strong>las</strong> que no loestán. Porque lo esencial es que hubieran mantenido unos lazosafectivos con el fallecido.42 Un famoso cantante catalán manifestaba hace escasos días al periodista que le entrevistaba queconvivía con su pareja estable en un barco <strong>de</strong> su propiedad fon<strong>de</strong>ado en el puerto <strong>de</strong> Barcelona. ELMUNDO, Magazine nº 368. Domingo 15 octubre <strong>de</strong> 2006.19


Tercera. Las personas que, con anterioridad a la época <strong>de</strong>lfallecimiento, convivieron con el fallecido -generando hijoscomunes o no- en relación marital o <strong>de</strong> pareja estable <strong>de</strong> todotipo, pue<strong>de</strong>n concurrir, en primer lugar con el cónyuge actual, encuyo caso se aplica la regla <strong>de</strong> concurrencia tercera <strong>de</strong> <strong>las</strong>Tab<strong>las</strong>; la que, según la doctrina, reparte la in<strong>de</strong>mnización<strong>de</strong>bida a razón <strong>de</strong> dos tercios para el cónyuge (y asimilado)actual y un tercio para los anteriores convivientes.Cuarta. Si los ex convivientes con el fallecido estuvierancobrando pensión compensatoria por razón <strong>de</strong> un anteriordivorcio o separación matrimonial, y no concurrieran con unactual conviviente que sobreviviera también, tiene <strong>de</strong>recho –según la nota aclaratoria (3)- a la mitad <strong>de</strong> la in<strong>de</strong>mnización que,conforme al Grupo I (víctima con cónyuge), hubieracorrespondido al cónyuge, en caso <strong>de</strong> existir.Quinta. Los supuestos <strong>de</strong> colisión entre varios titulares, ellegislador los resuelve mediante el sistema <strong>de</strong> repartoproporcional <strong>de</strong> la in<strong>de</strong>mnización entre todos ellos.Sexta. En los supuestos <strong>de</strong> concurrencia <strong>de</strong>l miembroactualmente conviviente con el finado y el ex cónyuge(divorciado) o ex conviviente (separado) que anteriormentehubiera compartido la vida familiar, el legislador adopta para susolución un parámetro económico que distingue según dichoconviviente anterior estuviera actualmente cobrando o no lapensión compensatoria regulada por el art. 97 <strong>de</strong>l CC.Séptima. La convivencia (requisito impuesto por lanormativa autonómica reguladora <strong>de</strong> <strong>las</strong> <strong>parejas</strong> estables) es unconcepto jurídico in<strong>de</strong>terminado; y por ello, la convivencia nopue<strong>de</strong> enten<strong>de</strong>rse condicionada al hecho material <strong>de</strong> laexistencia <strong>de</strong> una misma vivienda compartida, ni ello pue<strong>de</strong>consi<strong>de</strong>rase como exigencia <strong>de</strong>terminante <strong>de</strong> la admisión oconsi<strong>de</strong>ración <strong>de</strong> la existencia <strong>de</strong> una pareja estable.Octava. La convivencia en una misma vivienda no se exigepor la norma aseguradora (notas (2) y (3) <strong>de</strong> la Tabla) parasubsumir una relación interpersonal en la <strong>de</strong>scripción <strong>de</strong>lconcepto integrante <strong>de</strong> perjudicado. La Tabla solamente exige laexistencia <strong>de</strong> una unión entre dos personas (sin importar elsexo). Unión es comunión <strong>de</strong> volunta<strong>de</strong>s, afecto y apoyo anímicoy económico recíproco. Luego, el tipo legal <strong>de</strong>scrito por la notaaclaratoria (2), es más amplio y generoso que el <strong>de</strong>finido por lanormativa específica autonómica, cuando trata <strong>de</strong> establecer elconcepto <strong>de</strong> pareja estable.La prueba <strong>de</strong> la unión <strong>de</strong>be <strong>de</strong> atemperarse con criteriosamplios, y el juez tiene que gozar <strong>de</strong> libre arbitrio para valorar elconjunto <strong>de</strong> pruebas aportadas, evitando que se convierta enimposible y diabólica 43 . Esta misma consi<strong>de</strong>ración se pue<strong>de</strong>trasladar cuando se está ante la carga <strong>de</strong> probar la convivencia43 BARCELÓ DOMENECH, J., op. cit. Págs. 145 y ss.20


<strong>de</strong> que hablan <strong>las</strong> <strong>leyes</strong> autonómicas. Lo que no obsta para que<strong>de</strong>ban evitarse <strong>las</strong> actuaciones fraudulentas 44Novena. Quizás todos estos problemas conceptuales sehubieran evitado, en parte al menos, si hubiera prosperado laproposición <strong>de</strong> una <strong>de</strong>finición <strong>de</strong>l concepto <strong>de</strong> seguro <strong>de</strong>responsabilidad civil bajo la i<strong>de</strong>a <strong>de</strong> que este seguro preten<strong>de</strong> noresarcir un daño, sino evitarlo (evitar que el asegurado sufra eldaño <strong>de</strong>rivado <strong>de</strong>l ejercicio, por parte <strong>de</strong> un tercero, <strong>de</strong>reclamaciones fundadas o infundadas, relativas a la específicaresponsabilidad prevista en el contrato y basadas en un hechoocurrido durante la vigencia <strong>de</strong>l mismo 45 ). La <strong>de</strong>scripción <strong>de</strong>lseguro <strong>de</strong> responsabilidad civil que construye el art. 73 <strong>de</strong> laLCS <strong>de</strong> 1980 lo convierte en un seguro <strong>de</strong> acci<strong>de</strong>ntes y, aconsecuencia <strong>de</strong> ello, lo <strong>de</strong>snaturaliza.Décima. Sería conveniente <strong>de</strong>limitar <strong>las</strong> relaciones <strong>de</strong>noviazgo y <strong>las</strong> <strong>de</strong>finidas como <strong>parejas</strong> estables o relacionesinterpersonales mantenidas con intención o vocación <strong>de</strong>permanencia. Las primeras se caracterizan por su transitoriedady carencia <strong>de</strong> seguridad en cuanto a su duración temporal. <strong>El</strong>futuro, para estas, está todavía por <strong>de</strong>finir, y, cuando se habla<strong>de</strong> proyectos <strong>de</strong> vida, se <strong>de</strong>ja para el mañana su concreción y<strong>de</strong>terminación. Viven entusiasmados el día a día, que no espoco.Undécima. <strong>El</strong> concepto que <strong>de</strong>be <strong>de</strong> servir como faroorientador en toda esta materia es el <strong>de</strong> perjudicado unidoafectivamente al fallecido.Pamplona/Iruña, octubre 2006.44 En un encomiable intento <strong>de</strong> evitarlos, queremos traer a colación la extensa y reiterativa instrucción <strong>de</strong>31 enero <strong>de</strong> 2006, <strong>de</strong> la Dirección General <strong>de</strong> los Registros y <strong>de</strong>l Notariado, sobre matrimonios <strong>de</strong>complacencia, aflorados al compás <strong>de</strong> la euforia inmigratoria. La enjundia <strong>de</strong> <strong>las</strong> reflexiones jurídicas yperspicacia <strong>de</strong> <strong>las</strong> recomendaciones prácticas constituyen un texto <strong>de</strong> obligada –soporífera- lectura.Desconocemos si <strong>las</strong> situaciones que contemplan la Instrucción han dado ya pié a reclamaciones <strong>de</strong>in<strong>de</strong>mnizaciones a causa <strong>de</strong> fallecimientos en acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> circulación.Al respecto, y por su interés, traemos a colación la SAP Navarra (Sección 1ª) <strong>de</strong> 27-5-2002, jurisdicciónpenal, JUR 2002\200109; sentencia que absuelve a la compañera <strong>de</strong> un fallecido en acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong>circulación <strong>de</strong> la comisión <strong>de</strong> un <strong>de</strong>lito <strong>de</strong> estafa <strong>de</strong> que era acusada por el cobro <strong>de</strong> una in<strong>de</strong>mnización <strong>de</strong><strong>de</strong>rivada <strong>de</strong>l fallecimiento <strong>de</strong> su compañero sentimental, por enten<strong>de</strong>r que en modo alguno quedaacreditado que ese cese <strong>de</strong> convivencia en el mismo domicilio conllevase la disolución <strong>de</strong> la pareja quetenían constituida <strong>de</strong> forma consolidada. En nuestra opinión, <strong>de</strong>l mismo modo que –según jurispru<strong>de</strong>nciareiterada- no pue<strong>de</strong> enten<strong>de</strong>rse separado un matrimonio por el simple hecho <strong>de</strong> que los cónyuges vivan enpoblaciones distintas por razones <strong>de</strong> trabajo, <strong>de</strong> igual modo no <strong>de</strong>be <strong>de</strong> ser obstáculo para calificar unarelación interpersonal como pareja estable por el solo hecho <strong>de</strong> que, por diversas razones, vivan endiferentes domicilios.45 SANCHEZ CALERO, F., Ley <strong>de</strong> Contrato <strong>de</strong> Seguro. Comentarios a la Ley 50/1980, <strong>de</strong> 8 octubre, y asus modificaciones. Pamplona, 1999, págs. 1120. CALZADA CONDE, <strong>El</strong> seguro <strong>de</strong> responsabilidadcivil, Madrid, 1983, Pág. 23 y ss.21

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!