Descargar original - Ediciona

ediciona.com

Descargar original - Ediciona

Febrero de 2010Agarrate Catalina surgió en el año 2001 enel Encuentro de Murga Joven, y a partir deese momento no ha dejado de cantar y suascenso ha sido imparable. Luego de dosaños en los escenarios de la “movida joven”,dio la prueba de admisión y participópor primera vez en el Concurso Oficial delCarnaval del año 2003. En esa ocasión yalogró pasar a la Liguilla y en 2005, 2006 y2008 obtuvo el primer lugar en el Concursode Carnaval.Agarrate Catalina. El libro, es la historia oficialde este equipo de primera que sorprendeaño a año con su espectáculo, consu poesía y humor. Valeria Tanco y YamandúCardozo dan a conocer, desde dentromismo de la agrupación, la vida de lamurga más popular y querida de los últimosaños. El libro de La Catalina describesu nacimiento y toda la intimidad como unabitácora, con anécdotas, historias de vida,recuerdos y fotos, que recorren estos casidiez años de existencia.La murga de la gente ya tiene su historiaregistrada.“Nos pasa muchas veces a los varones tímidoscuando nos enamoramos de nuestramejor amiga. Como mejores amigos, ocupamosun lugar privilegiado ante muchos otros,sabemos detalles, conocemos secretos,gozamos del beneficio de la cercanía. Perocuando te das cuenta de que estas enamoradoese lugar no te alcanza y el beneficio setransforma en el problema. No querés estarcerca de los detalles, querés ser los detalles,no querés saber quién es el novio, querés servos el novio. El lugar que tenía siendo utileroera buenísimo, era precioso, estaba cerca.Pero a partir de un punto, me di cuentade que era eso, era el lugar del amigo. Y yoquería cruzar la línea de los micrófonos, queríapararme en la media luna, me moría conesa mina, yo no quería ser amigo, yo quería ala murga para mí”. (Yamandú Cardozo)De la murga de botijas de Tabaré, pasandopor Falta y Resto, Contrafarsa, Curtidores deHongos y varias más, a Agarrate Catalina. Delas obras para Teatro Joven bajo la batuta deTabaré a espectáculos propios y ajenos encarnaval. Y siempre, la esencia permaneceinmutable. Y a veces, los tres parecen uno. Ysiempre, una murga vive en la cabeza, la plumay la voz de los tres.“El otro día hacía dos horas que estaba durmiendosúper profundo y Martín me vino adespertar diciéndome: ‘bo’, Yamandú preguntasi...’. Y yo no sabía, no entendía porquéme estaba diciendo eso, porque penséque yo era Yamandú y Tabaré era él. En esemomento en que me desperté de golpe nosabía quién de los tres era quién. Me costóun poco entender, hasta que pude razonar:“Martín sos vos, yo soy Tabaré y me estáshablando sobre Yamandú”. Y después mequedé pensando todo el día en eso. De algunamanera lo que me pasó grafica nuestrarelación”. (Tabaré Cardozo)2 www.santillana.com.uy


Febrero de 2010La Catalina suma y sigue, en 2004 vuelve aentrar en la liguilla, sube un puesto con respectoal primer año y queda penúltima entrelas murgas finalistas. Se repite la tranquilidadde no estar obligados a dar prueba de admisión,y en la primavera se comienza a prepararel 2005. Mientras, el Uruguay vive unaelección nacional y por primera vez gana la izquierda,poniendo fin al histórico relevo entrelos dos partidos tradicionales en el ejerciciodel Poder Ejecutivo. Fuerte coyuntura parauna murga de menores de 30, la mayoría hijosde militantes izquierdistas de la décadade 1970. Momento difícil y a la vez estimulantepara elegir qué decir y cómo hacerlo.Yamandú decide convocar a Carlos Tanco ydarle revancha a aquella amarga experienciadel albur del siglo con la Eterna Madrugada.El humor de Tanco agrega otro gustoa los cuplés de la Catalina, un ingredienteespeciado, fuerte, absurdo, pesimista. Eseaño se termina de conformar el equipo de letras:Yamandú y Tabaré en la poesía profunda,murguera y tanguera de las presentacionesy retiradas, y un medio a tres manos: loshermanos y Carlos. También colaboran ocasionalmenteRafael Cotelo y Martín Cardozo.El discurso “oficial” de las murgas jóvenes—ahí en donde la incorrección política, porrepetición y eficacia asegurada, termina siendopolíticamente correcta— es el “antidiscurso”al carnaval de febrero. La poética murgueratradicional está mal vista y para quienesla defienden se transforma en un camino polémicoy muchas veces objeto de escarnio,que los Cardozo eligen transitar asumiendolos riesgos. En presentación y retirada aparece,además, un recurso propio de la Catalina:se repite una estrofa en ambas, cambiandosolo verbos de bienvenida y llegada por otrosde despedida y adioses, abriendo y cerrandoun todo, guiño circular.La gente la vio. La gente agotó entradas paraverla. La gente la siguió por una necesidadfebril. La gente volvió al carnaval después demuchos años de ausencia. La gente se acercóal carnaval por primera vez en su vida. Lagente la aplaudió a rabiar. La gente se rió acarcajadas. La gente la abrazó. La gente lloró.La gente la hizo suya. ¿Por qué? Por puroazar. Por un efecto de contagio entre el público.Por su contundente espectáculo. Por sualegría. Por sus textos cuidados. Porque justoestaba ahí. Por su dominio del escenario.Por su buen humor contagioso. Por tener uncuplé popular que, además de gustar a carnavaleros,atrae también a no carnavaleros.Por su poesía, valiente en su vulnerabilidademotiva. Por representar y expresar su tiempoy su entorno. Porque el carnaval necesitabaun nuevo big bang. Porque el país necesitabarefrendar el resultado de las urnasen otros ámbitos. Por estos u otros motivos,o quizá, simplemente, porque así tocaba ser.3 www.santillana.com.uy


Febrero de 2010“Es muy peligroso trabajar en velocidadcomo veníamos haciendo desde 2005, porquea 300 kilómetros por hora no podés hacerotra cosa que ser congeladamente práctico.La velocidad extrema se puede soportarun tiempo, pero corrés el riesgo de fundir lacabeza y la maquinaria grupal. Por estas razones,al finalizar el carnaval 2008 algunosteníamos la percepción de que era necesarioparar. Después de hacerlo me di cuentade que era vital. Al no salir en 2009, ese veranopudimos afianzar una cantidad de cosasgrupales, cuestionarnos otras, recargarenergías (…) Nos hizo muy bien no concursar,entiendo que fue difícil para mucha genteque la Catalina no estuviera, pero pienso quees una de las mejores decisiones que ha tomadola murga. Nos encantó extrañar lo queamamos. Y nos generó unas ganas bárbarasde volver.” (Yamandú)Carlos escribe largo: la primera versión desus cuplés tiene a veces hasta quince minutos,y es el “ácido”: así lo define Tabaré,a sabiendas de que al definido le molesta eltérmino. Tabaré es el más conservador: “Elcamino seguro es el tronco y los cambiosson las ramas”, dice en metáfora vegetal; y“pasteurizador” paranoico: “Soy un trancabolas,vivo cuidando y pensando en si alguiense puede ofender con lo que decimos,o si se puede malinterpretar”. Yamandú esel mediador de discusiones antagónicas deotros: “Se le terminan aliando en su contralos que antes estaban enfrentados entre sí”,confiesa Carlos. También es la mujer del grupo:“Es porque tiene muy expuesto su ladoemocional, está bueno, era necesario teneruna mujer que aportara la sensibilidad femenina”,explica Tabaré. Y Cotelo es el “hijo deputa” y el “me chupa un huevo todo”, o asídescribe a su peor dolor de cabeza el “pasteurizador”Tabaré.“Hemos tenido la suerte enorme de que lagente haya recibido la cartita que mandamosadentro de la botella. Ojalá que no podamosparar de cantar, de hacer espectáculos, degirar por ahí, de conocer el mundo y toda lagalaxia, pero en realidad no sabemos cuándose va a terminar. Han sido quince minutoshermosos, y aunque esos quince minutos alfinal duren toda mi vida, cada minuto puedeser el último. Por eso intento concentrarmeen disfrutarlo. Además, la murga es hoy loque hago y lo que hacemos muchos de nosotrospara vivir, no solo para sustentarnoseconómicamente. Para vivir. Entonces todolo que nos pasa lo vivimos con una intensidady una felicidad que es difícil de explicaro transmitir sin que los demás piensen quesos un loquito de la guerra. Yo ya no podría irhacia otro lado, no concibo vivir sin la murga.Aunque soy otras cosas, la Catalina me define.Yo armé mi vida en torno y junto a la murga.El otro día alguien me preguntó ¿quién esYamandú? Soy el de la Catalina,le contesté”. (Yamandú)4 www.santillana.com.uy

More magazines by this user
Similar magazines