Revista este de madrid (1991-2012) - Archivo de Arganda del Rey ...

archivo.ayto.arganda.es

Revista este de madrid (1991-2012) - Archivo de Arganda del Rey ...

40

Firmas

Primero cayó el fascismo, más tarde el comunismo, y poco a

poco el marxismo pasó a ser arqueología. Luego, aquí, los

reflejos del llamado “mundo libre” (mejor capitalista) resultaron

demasiado arrebatadores como para no sucumbir a sus

encantos. América se convirtió en fábrica de sueños, y una cultura

inteligente bien planificada, con la batuta judía en la sombra,

se expandió a lo largo y ancho del planeta convirtiéndose en su

mejor ariete. La publicidad del experimento que comenzó a

surgir tras la Segunda Guerra Mundial, fue el mejor invento para

atraparnos en su pega moscas. Aquí en los 60 pataleábamos

sobre la tarima sucia de los cines de barrio como auténticos hooligans,

cuando el Séptimo de Caballería entraba a saco cepillándose

a los indios. También descubríamos los pañuelos blancos de

madres e hijas llorando a lágrima viva con aquellos dramones cinematográficos

bien argumentados, o con las sesiones radiofónicas

de Elena Francis, que luego resultó ser un tío. Sí, amigos,

todo un invento el de la cultura americana ¡hay que joderse lo

que la gozamos con nuestro primer vaquero imitando los andares

despreocupados de Gary Cooper, los pulgares de nuestras

manos anclados en los bolsillos imitando la sobriedad de los vaqueros

matones. Un leve soplo sobre el tiempo ha bastado para

que la ficción de todo aquello nos devuelva a la cruda realidad.

Del comunismo que pretendía venir de la escuela de Lenin, de

Stalin, o de las variantes de Mao, ni rastro. Todo se ha ido al garete.

Ya nadie quiere ser matón de western, ni abnegado comunista,

ni moverse como Fred Astaire, que las tabas ya no están

para trotes. Ahora sólo se anhela un trabajo fijo aunque sea de

jornada interminable; un sosiego merecido que nos ate al mesana

de esta puta nave de los tiempos, hasta llegar a puerto sorteando

tormentas y sargazos; o lo que es lo mismo, hasta que la

mano de Hamlet dé con nuestra calavera y ponga otra vez de

moda los sortilegios ¡Mundo quién te ha visto quién te ve!

América comienza a morir de éxito, y Europa se va al garete

con ella (eso nos pasa por ir juntitos de la mano. El experimento

no era una sardana). China que va por libre ha hecho otros bolillos,

y parece que le está yendo bien. Si nada se interpone a los

idus que vendrán, está destinada a relevar al Imperio de los

Telegrafías

masca-chicles, de los rascacielos y bussines a diestro y siniestro:

King Kong ya no se come a nadie. De las tres últimas guerras

(Vietnam, Iraq y Afganistán) el Imperio ha salido escaldado a

pesar de haber contemplado el asesinato de Bin Ladem en 3D

¿O era otra película? Han sido tan frustrantes estas guerritas

con nombres de película: “Paz duradera” “Tormenta del desierto”…

¡Manda güevos!

El caso es que a la mano que mece al mundo les ha dado por

tirar de plan B, y parece que han dado con la fórmula mágica:

exaltar los ánimos de la población en países incómodos, que

luego ya vendrán los bucaneros disfrazados de tecnócratas. Así

vienen de revueltas las aguas.

¿Cómo bautizaron al invento posfranquista? ¿Reconciliación

nacional? ¿Democracia? ¡Tendrán cara dura! Que no hombre,

que no, que ya todos peinamos canas. Aquí lo que ha habido es

una ficción. Los posfranquistas han estudiado en universidades

caras y se nos han hecho pragmáticos, especialistas en eso tan

pomposo como inútil que se ha dado en llamar “expertos”. Sólo

había que ponerles un despacho a los sindicatos, liberar a los

más incómodos, un buen sueldo a los parlamentarios, buenas indemnizaciones

a los mafiosos, y ya tenemos configurado el Partenón

de Playmobil; luego unas cuantas autonomías por aquí y

por allí, y que la peña vaya poniéndole tablas a sus cortijos.

Echen un vistazo a las sagas que dominan nuestras costas levantinas,

o a los apellidos que siguen inasequibles al desaliento llevándoselo

calentito como cuando vivía el “generalísimo” marino

ferrolano… ¿Transición? ¿Democracia? ¡Menudo camelo! ¡Qué

falaz resulta todo!, y sin embargo, a estas alturas de la vida, siento

que estoy abocado a reconciliarme con el mundo. En esa inexplicable

alquimia de los años me fundo y me confundo, viendo

cómo bajo el péndulo indolente de los días, la rutina dota de absurdo

sentido la senda gris de la carne inocente. Nos volvieron a

dar gato por liebre, amigo. La izquierda es una inconsistencia y

su desconcierto palmario, y cuando las ideologías perecen, la rebelión

suele ser su consecuencia más plausible.

ÁNGEL SOTILLO

Plaza Federico García Lorca nº 1 (Covibar)Rivas-Vaciamadrid Telf.: 91 666 31 54

More magazines by this user
Similar magazines