Views
3 years ago

Clic Aquí [ 3,05Mb] - Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat

Clic Aquí [ 3,05Mb] - Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat

BOLETÍN 19 - ACADEMIA

BOLETÍN 19 - ACADEMIA NACIONAL DE LA INGENIERÍA Y EL HÁBITAT– Y la más meridional, la napa Villa de Cura, formada por rocasvolcánicas, de un origen semejante a aquellas que hoy constituyen elarco de islas de las Antillas Menores. Sus edades varían entre 130 a 60Ma.En este punto cabe preguntar: ¿Cómo pueden estar mezcladas tantasrocas disímiles, generadas en distintos ambientes de presión y temperaturay de tan diferente naturaleza y edad?Pues bien, sobre la base del conocimiento actual de la Cordillera,la distribución de las napas y en especial el significado de sus rocas encuanto a origen y edad, resumiré la evolución geológica de nuestra región,teniendo en cuenta que son ideas que sin duda irán afinándose enel futuro:– Las rocas más viejas conocidas de la Cordillera corresponden alaugengneis de Peña de Mora, una unidad que aflora en la carretera viejaCaracas-La Guaira. Esta tiene 1.560 Ma y es granito similar al granitode Los Pijiguaos en el estado Bolívar, pero aquí muy deformado porsucesivos procesos tectónicos.– También se encuentran rocas formadas en al menos cuatro ciclosorogénicos posteriores, con la consecuente generación de montañas yrocas nuevas. Uno de los mayores de estos ciclos orogénicos, es el Grenvilliano,que ocurrió hace unos 1.100 a 900 Ma y tenemos evidenciasrecientes de su existencia en la Cordillera. De otro ciclo, denominadoCaledoniano, entre unos 540 a 420 Ma tenemos el granito que apareceen la autopista de Valencia a Puerto Cabello. Sigue otra orogénesis denominadaHercínica de hace unos 340 a 260 Ma y de ella tenemos rocasen El Baúl y en el norte de Valencia.– Ya entrando en el popular Jurásico, se inicia la ruptura del supercontinentePangea, separándose Norte de Sur América, y en el mediose forma el espacio del futuro Caribe. Mientras que en el margen Sudamericano,se depositan los sedimentos que luego formarán las rocasque vemos al sur de Caracas.– Más adelante, a principios del cretácico, en el ámbito del Pacíficose forma un gran arco de islas (un símil podemos verlo en las Antillas22

Discurso de Incorporación del Geol. Dr. Franco Urbani PatatMenores). Este arco va avanzando hacia el Este, mientras que tantoNorte como Sur América lo van haciendo en dirección contraria, haciael Oeste, de manera que el Caribe podríamos decir que en formasimilar a una gaveta se va introduciendo entre las otras dos masascontinentales.– Así siguen las cosas, hasta cierto momento de los períodos Paleocenoy Eoceno (aproximadamente de 60 a 50 Ma), cuando la partedelantera de la placa Caribe la tenemos frente al actual occidente de Venezuela,y con el empuje actuante, se generan las napas que se muevenal Sureste. De manera que las rocas volcánicas del arco de islas, aquellasformadas a profundidad en la zona de subducción que precede al arco,las sedimentarias originadas al frente del arco, y las rocas que se encuentranen el borde norte de Suramérica, son entremezcladas, apilándoselas seis grandes napas de la Cordillera que antes les enumeré. Para estefenómeno, podemos usar el símil del tractor que se encuentra nivelandouna carretera, donde la pala mecánica que avanza recoge tierra y la vadejando a un lado de la vía, donde entonces tendremos un amontonamientoformado por una mezcla heterogénea tanto de la tierra de lacarretera que trajo la pala, con aquella tierra que ya estaba en sus orillas.Algo parecido pero a escala de cientos a miles de kilómetros.– Ya para el Mioceno (es decir hace unos 25 a 10 Ma) la Cordillerade la Costa adquiere una configuración bastante parecida a la actual, yahay tierras emergidas. Ahora los principales procesos de interacción deplacas, están ocurriendo en el oriente venezolano y Trinidad. De maneraque desde el Mioceno hasta hoy día, continúa el empuje de la placaCaribe pero creando un efecto compresivo oblicuo sobre la Cordillerade la Costa, que produce las extensas fallas generadoras de terremotosdel norte del país, como son las de San Sebastián, La Victoria y ElPilar.La geología regional y los flujos torrencialesEn diversos valles de la Cordillera de la Costa se ven notables acumulacionesde peñones que sobrepasan la marca de las mil toneladas de23

Clic Aquí [ 1,05Mb] - Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat
1,87Mb - Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat
8,1Mb - Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat
107,76Mb - Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat
INGENIERÍA - Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat
6.6Mb - Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat
10,84kb - Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat
4.4 Mb - Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat
975Kb - Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat
5,37Mb - Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat
BOLETÍN 21 - Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat
Hábitat - Universidad Nacional de Colombia
Descargar - Academia Nacional de Ingeniería
Descargar - Academia Nacional de Ingeniería
haz clic aquí - Facultad de Ingeniería
ACREDITACIÓN HÁBITAT - Universidad Nacional
AGUA, SANEAMIENTO, HIGIENE Y HÁBITAT EN LAS
Descargar - Academia Nacional de Ingeniería
preliminares - Academia Nacional de Ingeniería
Descargar - Academia Nacional de Ingeniería
Análisis del estado del hábitat disperso - laverdad.es
boletín informativo n° 10 biblioteca - Academia Nacional de Ingeniería
Ing. Jesús Gómez Medina - Academia Nacional de la Ingeniería y el ...
boletín informativo n° 14 biblioteca - Academia Nacional de Ingeniería
Descargar - Academia Nacional de Ingeniería
Ver cartilla - Red Mujer y Hábitat de América Latina
ESTADO DE LAS CIUDADES - ONU-Hábitat
Ciencia e Ingeniería de Materiales - Academia de Ingeniería