Carta: La forma vegetal: respuesta a Ethan Russo - ResearchGate

cannabis.med.org

Carta: La forma vegetal: respuesta a Ethan Russo - ResearchGate

Cannabinoids 2007;2(3):20-21 [Versión española]Carta al editorCarta: La forma vegetal: respuesta a Ethan RussoArno HazekampDepartamento de Farmacognosis, Universidad de Leiden, Países BajosDirección del autor: Arno Hazekamp, ahazekamp@rocketmail.comEn su reciente carta en CANNABINOIDS, Ethan Russoseñala la necesidad de que el desarrollo de medicamentoscannabinoides cumpla con el método científico,porque “los pacientes de todo el mundo buscan unamejoría sintomática de fármacos aprobados y que susmédicos les pueda recetar, con la confianza de que seaun producto estandarizado, seguro, eficaz y reembolsablepor el gobierno o alguna compañía de segurosprivada” [1]. Su conclusión es que el Sativex es en laactualidad la única medicina que cumple estos requisitosy, por tanto, el nuevo patrón de oro en terapia cannabinoide.Por consiguiente, la carta margina el papelque la forma vegetal puede desempeñar en otras formasde utilización del cannabis medicinal. Quisiera hablaren defensa del cannabis vegetal, comentando variospuntos de la referida carta.”El cannabis en bruto actualmente disponible parael paciente es un producto altamente variable conrespecto a su composición”Está claro que el cannabis medicinal debe estar “estandarizado,su eficacia y seguridad deben ser demostradasen ensayos clínicos aleatorios estadísticamentesignificativos, y seguir el método científico”. Peroaunque la composición puede ser muy variable entrecannabis de un tipo y de otro, seleccionando variedadesdeterminadas se puede llegar a una alta estandarización.Después de todo, la misma GW Pharmaceuticalsha sido capaz de cultivar plantas estandarizadas, basepara los extractos utilizados en el Sativex. Son “líneasclónicas cultivadas con métodos naturales bajo controlde las condiciones climáticas y conforme a las Prácticasde Buena Agricultura y Manufacturación”. Hasta larecolecta de la cosecha, no hay diferencia alguna entreel Sativex y el cannabis vegetal. Puede establecerse unaforma realista para poner la planta a disposición delpaciente. La experiencia holandesa ha demostrado quees posible proporcionar calidad altamente estandarizada;las plantas de cannabis suministradas por laOficina para el Cannabis Medicinal han venidoteniendo la misma composición durante los últimoscuatro años. Además, “en los EE.UU. existe un protocolopara la prescripción de productos botánicos estandarizados[2], proporcionando un modelo reguladorpara la aprobación de los fitofármacos (medicinas botánicas)”.”La vaporización ..... da lugar a una absorción deTHC tan ineficaz e imprevisible como cuando sefuma”El cannabis vegetal se suele fumar, y es verdad que “laanecdótica demanda de eficacia para el cannabis fumadorepresenta poco en el actual panorama regulador”.Sin embargo, ha sido la experiencia de los resultadosobtenidos por los consumidores por motivos médicos(principalmente fumándolo) lo que ha hecho que elcannabis haya vuelto a las agendas políticas y farmacéuticas,situándose en lugar destacado. Hoy día estáaceptado mayoritariamente que la inhalación de cannabinoideses una vía de administración excelente, aunqueresulte rara para otros medicamentos. Lo que“simplemente” necesitamos ahora es un sistema deadministración para el cannabis mediante inhalación yque no haya que fumarlo [3]. Con algunos de los vaporizadoresde alta calidad se ha conseguido, por fin, esteobjetivo. Según los resultados de mi propio estudio conel vaporizador Volcano [4], tiene las ventajas de fumar(rápida absorción, fácil de dosificar, inicio rápido deefectos), pero sin alta exposición a los compuestoscarcinógenos. En el seguimiento realizado en el estudioclínico [5], se demostró que los niveles en sangre deTHC son significativos y fácilmente reproducibles. Esverdad que algunos componentes dudosos siguenestando presentes en el vapor, pero el gran paso haciaadelante que representa vaporizar en lugar de fumardebe provocar optimismo, no escepticismo.”Los problemas que han tenido Holanda y Canadáen sus programas de cannabis en bruto han llevadoa sus autoridades a tener que tratar el materialcosechado con radiación gamma”El cannabis y sus derivados deben estar libres de microorganismospatógenos, y esto debe asegurarse tantodurante el cultivo como después, una vez empaquetadoel producto final. Aunque el elaborado en Canadá hatenido problemas en éste sentido, en concreto contaminaciónpor hongos (después de todo se cultiva a 400 m20 © International Association for Cannabis as Medicine


Hazekampbajo tierra), el cannabis medicinal holandés nunca lo hapadecido. La irradiación gamma se realiza sólo comomedida preventiva y es un procedimiento estándar paraotros fármacos, incluidos los herbales y losfitoquímicos. Dada la baja estabilidad de los componentesdel cannabis, no hay otra opción posible para suesterilización, como podría ser con óxido de etileno omediante tratamiento térmico. La contaminación microbiológicapuede ser un problema frecuente, pero noes inherente al cultivo del cannabis vegetal. Medianteuna combinación de medidas técnicas e higiénicas,Holanda es capaz de producir un cannabis que cumplecon estos requisitos sin tener que llegar a irradiarlo.“La mayoría de los médicos preferirían recetar unaforma farmacéutica aprobada por la FDA”No hay duda que es así. Pero el que la FDA no acepteuna determinada presentación (mediante cannabis vegetal,caso de los cannabinoides) de unos compuestosmedicinales, no significa que no tengan futuro. Tal vezlas reglas de la FDA son demasiado rígidas como parapermitir que el cannabis madure y llegue a convertirseen una nueva medicina. La aprobación por la FDAsignifica que cumple la normativa farmacéutica actual,y a un grupo creciente de profesionales esta normativales parece cada vez menos realistas y más anticuadas.Ya son doce estados norteamericanos, por tanto, quehan aprobado leyes sobre cannabis medicinal. El pleitoque actualmente lleva a cabo MAPS contra el NIDA enlos EE.UU. es otro ejemplo.Si el cannabis en bruto no puede ser considerado enserio como medicina, ¿cómo puede de pronto unextracto alcohólico de la misma planta ser un productofarmacéutico altamente estandardizado? En mi opinión,esto posiblemente tiene poco que ver con el rigor farmacéuticoy mucho con el miedo a la planta de cannabis.Es por tanto pertinente preguntarse porqué el cannabisvegetal es inaceptable, si es por motivos de seguridad(según la FDA) o por actitud.Grinspoon [6] ve una creciente división entre las fuentesdel cannabis medicinal, aprobado vs. ilegal. Esto escierto para muchos medicamentos populares, desde laViagra a las pastillas para adelgazar. Respecto al cannabis,actualmente la distinción más relevante estáentre su forma vegetal y la farmaceuticalizada. El Sativexha proporcionado la valiosa prueba clínica de queel cannabis puede ser presentado en una preparaciónmoderna, farmacéuticamente aceptable. Desde el puntode vista farmacéutico es el mejor de todos los productosbasados en el cannabis elaborados, porque cumplelo mejor posible con las reglas del juego. Por tanto aquíno discutimos los méritos del Sativex, sino el que setrate del “nuevo patrón de oro de los medicamentoscannabinoides”. Solo para los que pretenden cumplirlos requisitos farmacéuticos y se sienten pocodispuestos a incorporar nuevos conocimientos sobreplantas medicinales en general y sobre el cannabissativa en particular. Sin duda debe ser prioritario elacceso a un abastecimiento más seguro de cannabisvegetal, considerando los riesgos reales que existen.Russo destaca dichos riesgos, y pueden ser solventados.La realidad es que la mayoría de los consumidores decannabis medicinal aun siguen recurriendo al cannabisvegetal fumado. A pesar de los riesgos para la salud,sus positivas experiencias los mantienen presionando alas autoridades para que reconsideren la cuestión.Mientras estas abogan más por un productofarmacéutico, el cannabis vegetal sigue siendo elpatrón de oro en términos de número de consumidoressatisfechos.Ya es hora que algunos científicos se levanten a favordel cannabis vegetal y en contra de las poderosas industriasfarmacéuticas mundiales. Cuentan con la suficienteevidencia científica que los apoya. Los lectoresde la revista on-line CANNABINOIDS podrán seguiren primera fila este debate.Referencias1. Russo EB. Letter: Cannabinoid medicines andthe need for the scientific method. Cannabinoids2007;2(2):16-19.2. Food and Drug Administration. Guidance forindustry: botanical drug products. In: ServicesUdoHaH, editor: US Government; 2004. p.48.3. Institute of Medicine. Marijuana and medicine:assessing the scientific base. Washington DC:National Academy Press, 1999.4. Hazekamp A, Ruhaak R, Zuurman L, van GervenJ, Verpoorte R. Evaluation of a vaporizing device(Volcano) for the pulmonary administration oftetrahydrocannabinol. J Pharm Sci2006;95(6):1308-1307.5. Zuurman L, Roy C, Hazekamp A, Schoemaker R,den Hartigh J, Bender JCME, Pinquier JL, CohenAF, van Gerven JMA. Effect of THC administrationin humans: methodology study for furtherpharmacodynamic studies with cannabinoid agonistor antagonist. Br J Clin Pharmacol2004;59(5):625.6. Grinspoon L. On the future of cannabis as medicine.Cannabinoids 2007;2(2):13-15.Cannabinoids Vol 2, No 3 3 de septiembre de 2007 21

More magazines by this user
Similar magazines