Views
2 years ago

Los dueños de las casitas de El Puig inician su desalojo para el ...

Los dueños de las casitas de El Puig inician su desalojo para el ...

Los dueños de las casitas de El Puig inician su desalojo para el

ValenciaLos dueños de las casitas de El Puiginician su desalojo para el derriboUna banda de ladrones desvalija en dos horas partede las 49 edificaciones que desaparecerán la semanapróxima01.10.10 ‐ 00:42 ‐MARINA COSTA | VALENCIA.LA CLAVESin moratoria. Las casas de pescadores de El Puig se construyeron pero sin escriturar. Lapropiedad pasó de padres a hijos hasta que la ley de Costas sentenció su futuro. Los dueñospidieron retrasar el derribo sin éxito.Sacar toda una vida de casa requiere su tiempo. Por eso los propietarios de las casitas de El Puigtrabajan a destajo desde ayer para vaciar de recuerdos las 49 viviendas de pescadores que desdehace cien años divisan desde primera línea el mar.La próxima semana las máquinas excavadoras borrarán para siempre la huella de estasedificaciones que, por si fuera poco, sufrieron ayer un revés añadido: una banda de ladronesaprovechó la hora de comer para desvalijar en dos horas buena parte de las casitas.«No teníamos bastante y ahora esto. Yo me marchaba de sacar muebles a la una y cuando hevuelto he visto que habían arrancado puertas y ventanas. Se han llevado todo lo metálico quehan encontrado, un motor de agua y hasta las paellas que algunas personas iban a utilizar estedomingo para poder venir, por lo menos, a comer por última vez aquí», explicaba Ángel Durà,propietario y miembro de la Asociación de Vecinos la Torre de Pescadores.«Ya estamos bastante afectados para que encima vengan y nos roben en el último momento.Hemos estado generación tras generación, es nuestra casa. Mi mujer nació prácticamente aquí yla verdad es que estamos muy afectados por todo lo que está pasando», recalcaba Durà.Los robos en las casitas se produjeron el última día de plazo establecido por Costas para iniciarla cuenta atrás. «En cuanto ha llegado la Policía Local se han ido pero los vecinos estánindignados, como es lógico», explicaba el alcalde de El Puig, José Miguel Tolosa.Los vecinos continuarán hoy recogiendo sus pertenencias. El derribo es inminente después deque Costas negara la posibilidad de una moratoria. Así lo recalcó la jefa de Demarcación, LidiaPérez, al alcalde de El Puig, José Miguel Tolosa, durante su última visita al litoral hace escasassemanas.Los intentos para evitar que la ley de Costas de 1988 sentenciara estas viviendas no hanfuncionado. El primer edil medió junto a los vecinos para evitar la demolición inmediataalegando que el Ministerio de Medio Ambiente no tiene, por el momento, ningún proyecto paradesarrollar en la zona cuando desaparezcan las casitas.Cuatro generacionesA este salvavidas se aferraban los propietarios de estas instalaciones sin escriturar que fueronconstruidas entre finales del siglo XIX y principios del XX y que han pasado hasta por cuatrogeneraciones.También intentaron frenar el proceso en el Tribunal Supremo pero el derribo es inminente yestá a punto de ejecutarse sin remedio. «Estamos muy disgustados, claro. El proceso judicial