Funciones parentales en familias recompuestas - Universidad de ...

investigaciones.usbcali.edu.co

Funciones parentales en familias recompuestas - Universidad de ...

María Elena Díaz Ricodeterminants for the family reconstitutiondecision: women are forced to rebuildtheir family because of her children’s fatherabandonment, because on their own theycannot ensure their survival. This newbonds are formed without having a kinshiprelationship among the new members or afunction defined by the law on what to do.Key words: parental roles, blendedfamilies, low socioeconomic status women.IntroducciónAbordar el concepto de familia actualmenteimplica pensarlo socialmente yvolverlo a construir, pues la definición defamilia nuclear con papá, mamá e hijos noes precisamente la constante que encontramosactualmente en nuestra sociedad. Noobstante, y u aunque sigue siendo la másfrecuente, cada vez hay nuevas formas deorganización familiar que desafían las definicionestradicionales; formas con las cualesmuchos de los sujetos que actualmente estáncreciendo no se sienten identificados ya queen sus casas no hay un papá (madre y padre)pues este vive en otro país ya que debido ala difícil situación financiera se ha ido enbusca de nuevas oportunidades laborales;familias recompuestas (los tuyos, los míosy los nuestros) en las que los niños cambiande figuras parentales con mucha frecuencia,(hoy viven con su padre, mañana con sumadre y el nuevo compañero de ella); en fin,como podemos ver el panorama actual no essencillo pues desafía las definiciones tradicionalesA las cuales estamos acostumbrados.Las condiciones actuales, tanto económicascomo sociales, han incidido en lastransformaciones que vive la familia actualmente.No podemos desconocer la influenciadel contexto en el cual se desenvuelven lasfamilias y cómo este determina el tipo deorganizaciones y relaciones que se gestan enla actualidad.Con este panorama, y teniendo en cuentala importancia de conocer más acerca de ladinámica de las funciones parentales en lasfamilias recompuestas en mujeres de nuestromedio, se propuso una investigación queindague sobre las funciones de estos padresy las condiciones individuales y sociales queen un momento dado pueden apoyar y/uobstaculizar la distribución de las funciones,lo cual nos aportaría no sólo a la comprensiónde la dinámica de las familias recompuestas,sino que permitiría proponer formas deintervención dirigidas a las familias queviven la transición entre una organizaciónfamiliar antigua y una nueva que incluyenuevos miembros en la constelación familiar,a quienes veces no se sabe en qué lugargenealógico ubicarlos, ni cuáles derechos ydeberes conceder a cada uno.Este estudio es un acercamiento cualitativode tipo exploratorio-descriptivo orientadoa la búsqueda de las funciones parentales quese desempeñan en las familias recompuestasde un grupo de mujeres de estrato socioeconómicobajo de la ciudad de Cali, indagandopara ello, a través de su discurso, la formacomo distribuyen estas funciones y las desempeñan.Fundamentalmente la modalidadde análisis fue el análisis intracaso e intercaso.La decisión de realizar la investigación ensujetos de dicha clase social obedece a dosrazones: una es la escasa cantidad de investigacionesrealizadas con esta población; laotra, que las estadísticas muestran un índiceimportante de abandono de responsabilidadesparentales en dichas familias.En últimas, esta investigación pretendecontribuir a la comprensión de la mentalidadde las madres de sectores poco favorecidos yde manera indirecta a la generación de propuestasde intervención que no atropellen losdistintos modos de asumir la parentalidad,sino que, por el contrario, tomen en cuentalo que un grupo de mujeres nos dice acerca dela forma en que se desempeñan las funcionesparentales en sus familias recompuestas, losaspectos que generan confusiones y las dificultadesque deben enfrentar en este procesode recomposición familiar.Tomando en cuenta el marco de referenciaanterior se plantea el problema a describir,a saber: Cuáles funciones parentales ejercen106 Universidad de San Buenaventura, Cali - Colombia


y cómo las cumplen los padres 1 de familiasrecompuestas de estrato socioeconómicobajo 2 de la ciudad de Cali?Funciones parentales en familias recompuestas: nueve casos de mujeres... - pp. 105-119Referentes conceptualesTanto Baudouin Dubelly como IrèneThéry (1997) coinciden en pensar que unode los principales problemas que planteanlas organizaciones familiares contemporáneas(familias recompuestas producto deconcubinatos) es que las personas ya nose basan en los referentes institucionalizadossocialmente, sino que cada vez es másfrecuente que la voluntad individual y lossentimientos se conviertan en el marco dereferencia en el cual se organiza la familiay se distribuyen las funciones paternas ymaternas dentro de ella. Esta modificaciónen los referentes viene determinada por elcambio en la mentalidad y las costumbresque trajo consigo el individualismo, segúnel cual el principal referente en la vida de laspersonas sería su propio bienestar, que vienedeterminado por sus elecciones y la libertadque tienen para hacerlo, y se deja de ladoel cumplimiento de las reglas sociales quesatisfacían las necesidades del grupo social yque muchas veces van en contra de los deseosindividuales de las personas.Desde la perspectiva de Théry (1997) lafamilia en la actualidad tiene como referenteal individuo, sus necesidades e intereses, yen ella el amor se ha vuelto su principio defuncionamiento ya que en nombre de él setoman las decisiones en la familia y se formansolidaridades guiadas por el deseo de preservarel equilibrio familiar y no causarles dañoo dolor a los demás. Al convertirse las relacionesintersubjetivas en el principio constituyentede la familia y basar los vínculos quese establecen en ella en los sentimientos, se ladefiniría entonces como una comunidad dehecho que cambia su composición y funcionesde acuerdo con el capricho afectivo de susintegrantes; es decir, si hay peleas, discusionesy resentimientos hacia la pareja y padre de loshijos se lo puede borrar de la familia porqueya no se quiere que haga parte de la misma,debido a los sufrimientos que les puede haberhecho pasar. En este caso se deja de lado unainterrogación estatutaria que predefine loslugares que se ocupan dentro de la familia yque no se pueden cambiar por un simple capricho,ya que están predeterminados segúnunos referentes institucionales de la sociedad.Con el fin de avanzar en la ubicaciónde un lugar para los padres y padrastros esnecesario detenerse en la definición de padreque plantea Théry (1997). Este concepto estácompuesto por tres elementos, según ella:a. La parentalidad biológica, que es unacuestión de hecho, según la cual el padrede un niño es aquel que lo ha engendrado.b. La parentalidad doméstica, que tambiénes una cuestión de hecho, según la cualel padre es aquel que cría al niño en sucasa.c. La parentalidad genealógica, que no esuna cuestión de hecho, ya que es unaconstrucción cultural que permite inscri-• RembrandtAutorretratodel pintor con suesposa Saskia enla escena del hijopródigo enel prostíbulo.1635.1. Padres hace referencia a papá ymamá.2. Según el Dane, en Cali, Colombia,en un nivel socioeconómico bajo seubican los estratos uno y dos. El grupode madres entrevistadas pertenece ala comuna 18, que corresponde a unestrato dos.Revista Científica Guillermo de Ockham. Vol. 8, No. 1. Enero - junio de 2010 - ISSN: 1794-192X ‣ 107


Funciones parentales en familias recompuestas: nueve casos de mujeres... - pp. 105-119en un caso de los nueve se han tenido cincouniones de corta duración cada una. En uncaso la mujer sólo se ha casado una vez y nohubo relaciones de convivencia previas.Frente a estos resultados es importantetener en cuenta que la mayoría de las mujeresentrevistadas son jóvenes (entre los veintidósy treinta y siete años) y algunas todavía estánbuscando encontrar una pareja estable y duraderaque les permita brindarles una figurapaterna a sus hijos y estabilidad económica,lo cual hace posible que la cadena de nuevasuniones y separaciones siga creciendo. Unejemplo evidente de lo anterior es el caso deuna mujer de veintisiete años que ha tenidocinco uniones y actualmente se encuentrasola, pero busca hallar el hombre indicadoque desee asumir la responsabilidad de susdos hijas, la quiera sinceramente a ella y nointente abusar sexualmente de sus niñas.El testimonio siguiente da cuenta de estasituación:Ayer estuve con Alex (su tercer compañero)y hablamos, me besó como cuando éramosnovios. Yo le dije que yo no buscaba unaaventura, un pasatiempo, yo no quiero ser sumoza; lo que estoy buscando es un hombre.Yo sé que no lo voy a conseguir en usted. Yobusco una estabilidad para mí y para mishijas más que todo, porque ellas necesitanun papá que las haga sentir que ellas sonimportantes, que valen la pena, que él lasquiera y que tenga una responsabilidadeconómica (Caso 7).Es importante anotar que en el estratosocioeconómico bajo, al que pertenecen lasmujeres entrevistadas, el factor económicojuega un papel decisivo a la hora de estableceruniones de pareja o continuar la convivenciaal lado de hombres infieles y agresivos, yaque se busca la seguridad económica que lespermita satisfacer las necesidades básicas desus hijos. Un ejemplo de esto lo constituyeun caso en el que la mujer tiene cinco hijosy se siente desdichada al lado de su compañeroporque la humilla y agrede verbalmentetodos los días, la violenta al obligarla ahacer cosas que ella no desea, y tiene queinventar pretextos para no tener relacionessexuales con él porque ya dede quererlo.Sin embargo, no es capaz de abandonarloporque sabe que si lo hace su compañero sedesentendería de su responsabilidad paternay ella sola no podría garantizar la satisfacciónde las necesidades básicas de sus cinco hijos.Generalmente, la mujer tiene un hijoen su primera unión y al ver que el padreno responde económicamente se separa yvuelve a establecer una segunda unión conotro hombre que también le engendra nuevoshijos. De esta forma, después de cada separaciónla mujer tiene varios hijos (mínimodos) a los cuales debe mantener, porque alsepararse de su compañero pierde el pocoapoyo económico que le brindaba.Si tenemos en cuenta que la mayoría delas mujeres entrevistadas no tienen un nivelde estudios de secundaria completa y quesus posibilidades de emplearse se reducena trabajos no calificados, como oficios varios,cuidado de niños, ventas ambulantes,empleadas del servicio, que les aportan uningreso mensual inferior a un salario mínimo,sus posibilidades de autosostenersea ellas mismas y a sus hijos se ven muyreducidas. Por esta razón, algunas mujerescontinúan conviviendo al lado de hombresque les han sido infieles y las agreden físicay verbalmente, ya que saben que dependeneconómicamente de sus compañeros y queno es fácil encontrar en su medio social unhombre que se haga cargo económicamentede hijos que han sido engendrados por otroshombres.Yo al principio quería separarme, hubomuchos problemas, peleas. Ya después mimamá me dijo: ´Si usted se va, usted ahoritano está trabajando; mal que bien él ve porustedes. Si usted se va tiene que ponerse atrabajar y no les va a dedicar tanto tiempoa los niños, y ahora conseguir trabajo estámuy difícil (Caso 2).En este sentido se puede decir que unamujer de estrato socioeconómico bajo se vellevada a recomponer una familia en granmedida por razones de orden económico,es decir, al no encontrar un compañero queasuma su responsabilidad se separa y vaRevista Científica Guillermo de Ockham. Vol. 8, No. 1. Enero - junio de 2010 - ISSN: 1794-192X ‣ 109


María Elena Díaz Ricobuscando hasta encontrar uno que lo hagatemporal o definitivamente.Es necesario señalar que para todas lasmujeres entrevistadas es importante encontraruna pareja que asuma el sostenimientoeconómico de sus hijos de previas uniones,mientras que la búsqueda de un referente deautoridad no es prioritaria en todos los casos.Suplir la función económica por ausenciadel padre es algo que temporalmente hacensus compañeros a cambio de que ella seasexualmente su pareja; en tanto que lograrque el nuevo compañero asuma un papelde autoridad ante sus hijastros y le ayude adisciplinarlos es más difícil, ya que la mayoríade ellos evitan comprometerse en esta áreaque requiere una participación activa de suparte y asumir el papel de padre social. Además,hay unos casos en que las mujeres nobuscan un compañero que ocupe un lugarde autoridad frente a sus hijos y le prohíbendesde el comienzo de la convivencia queintervenga porque se considera que no tieneningún derecho a participar en la toma dedecisiones ni en la imposición de castigos.Veamos un caso sobre el particular.Yo siempre le dije: No me los va a castigar.De una vez le puse los puntos sobre las íes.Déjemelos que yo a mis hijos los voy a criarsola, usted no tiene nada; cuando yo tengahijos con usted ahí sí, con los míos no. EntoncesHernán siempre ha sido como quien dice¡mirando los toros desde la barrera! (Caso 9).Funciones parentales(realizadas por la madre,la madrastra, las abuelas,y por el padre y el padrastro)Una especificidad de las familias recompuestasconsiste en que varias personascumplen las funciones que en las familiasnucleares realiza un solo miembro. Es asícomo la función materna que inicialmentecumplía la madre biológica, luego puedehaber sido suplida por la abuela o una tía yposteriormente por la madrastra. Igualmentela función paterna puede haber sido cumplidaen un inicio por el abuelo materno –antela desaparición del genitor– y luego por padrastrossucesivos. En otros casos intervienenmenos personas; quizá el genitor reconoció alniño, se hizo cargo de él y estuvo un tiempoa su lado; posteriormente el hijo ha estado acargo del padrastro y visita ocasionalmentea su padre.Lo anterior indica que no está vigente enestas familias el patrón de la modernidadque aglutina en el padre biológico todas lasfunciones –crianza, afecto, recreación, formación,proveer y velar por la escolaridad,transmitir un legado social, de saberes obienes– ni existe un patrón cultural único,como los hay en comunidades agrícolas opastoriles, el cual establece qué miembros dela familias cumplen funciones parentales, enqué momento de su vida y de la de sus hijos,y cuáles de estas funciones.Es importante tener presente cómo laspersonas que reemplazan o complementanlas funciones del padre o de la madre ausentepueden variar a lo largo del tiempo. Con elprimer hijo generalmente son los abuelosmaternos quienes se encargan de criarlo,al menos por unos años; posteriormente,cuando la madre tiene un compañero queresponda por ella, es frecuente que retome totalo parcialmente a este hijo que ella no crió.Entonces se puede ver cómo en la recomposiciónfamiliar no sólo intervienenlos padrastros y madrastras sino tambiénabuelos/as, tíos/as y suegras, que asumentemporalmente funciones maternas o paternas.Su intervención se hace necesaria enalgunos casos debido a las precarias condicioneseconómicas en que viven algunas de lasmujeres entrevistadas, ya que se ven embarazadas,solas, sin el respaldo económico deun hombre y sin un empleo que les permitasobrevivir. Esta situación las lleva a buscar elapoyo económico de sus familias de origen,para ellas y para sus hijos mientras consiguenun empleo, y posteriormente les delegan elcuidado y educación de sus hijos cuando ellasestán trabajando.Como los niños han sido criados con lospatrones educativos de sus abuelos/as, y tías,110 Universidad de San Buenaventura, Cali - Colombia


se presentan desacuerdos y desaprobacionesentre ellos y la madre biológica cuandodesea volver a asumir su función materna eimponer unos patrones educativos diferentes.Funciones parentales en familias recompuestas: nueve casos de mujeres... - pp. 105-119En el caso (1) la tía paterna desapruebay descalifica la forma como la madrastradesempeña su función materna y conyugal.Es necesario recordar que esta tía se encargóde la crianza de su sobrina desde los tres alos nueve años. La tía tilda de irresponsablea la madrastra porque delega en la hijastrasus oficios y le impone demasiadas normasque son interpretadas por la tía como unacto discriminativo en su contra, es decir,considera que le exige demasiado a la hijastraporque precisamente no es su hija biológica.Esta situación genera continuas discusiones,ya que quien ejerce actualmente la funciónmaterna no tolera que una persona extrañaa su casa quiera intervenir en las decisionesdel hogar. En este caso la madrastra consideraque sólo tienen derecho a decidir las pautaseducativas empleadas con los niños quienesestán bajo su cuidado y conviven todos losdías con ellos, lo cual se ilustra en el siguientetestimonio.Yo le decía a Brenda: ‘Tiene que lavarme talcosa’, y ella iba donde la tía y le decía: ‘Tía,mire que Martha me pone a lavar la ropa’.Entonces la tía le decía a José: ‘Esa mujer nole sirve a Brenda ni para lavarle una ropa.¿Usted para qué se consiguió esa mujer?’Muchas veces José me dejaba dos mil pesospara la comida cuando no había suficientepresupuesto; y la hermana le decía: ‘Esamujer cómo no va a ser capaz de hacer unbuen almuerzo con dos mil pesos’. Siempretrataba de indisponerlo. Yo nunca habíatenido problemas con José en ese sentido. Siyo le tenía un pocillo de aguapanela, él se lotomaba (Caso 1).En el ejercicio de las funciones maternas ypaternas se encuentran variaciones entre unasy otras familias, es decir, no hay un modeloúnico que se aplique de igual forma en todoslos casos, ni tampoco estilos claramentediferenciables. En unas familias el padre seencarga del sostenimiento económico de loshijos, mientras en otras es el padrastro quienasume esta responsabilidad. Este mismopanorama se observa en el al ejercicio de lafunción materna, pues en ocasiones la madrebiológica no asume ninguna función y es lamadrastra quien se encarga de la educacióny corrección de sus hijastros.Función maternaLa función correctiva de las madres seejerce en la mayoría de los casos cuando elpadre no está presente en el hogar; él delegaen su compañera la función de corregirlos.Los padres por lo general suponen que sonlas madres quienes deben corregir las malasconductas de los hijos, y no se preocupanmucho por los problemas que esto puedaacarrearles. En estos casos las mujeres decidencómo corregir a sus hijos y se enfrentan solasa los problemas cotidianos; sólo exigen laintervención del hombre cuando los niñosno responden a sus métodos de corrección.Una situación diferente se presentacuando los hijos están a cargo de uno delos padres y ocasionalmente visitan al otroprogenitor. Aquí las rivalidades y relacionesconflictivas de los dos excompañeros llevan aque el padre o la madre con el que convivendesautorice al otro progenitor como modelo• RembrandtMuchachaapoyada en laventana1645.Revista Científica Guillermo de Ockham. Vol. 8, No. 1. Enero - junio de 2010 - ISSN: 1794-192X ‣ 111


María Elena Díaz Ricode buena conducta y por tanto como figurade autoridad.Esta situación revela una problemática enla que el manejo de la autoridad y los aspectosde la crianza en que se permite participar ala pareja están determinados por factoresde orden emocional subjetivos, tal comolo plantea Théry (1997), sin pensar en lasconsecuencias negativas que esta actitudpuede generar en los hijos, es decir, si uno delos miembros de la pareja está enojado estesentimiento será el que guiará las decisionesque tome frente a su participación en lacrianza de los hijos.Otra situación que se encuentra a menudoes el trato discriminativo que se da a hijos ehijastros en cuanto a lo económico y la corrección.Aquí se encuentran los padrastrosque complacen los caprichos de sus hijosinmediatamente, y dejan en segundo lugaru olvidan los de sus hijastros, en tres de losnueve casos (2, 5, 8). De igual forma, elpadrastro da prioridad a la satisfacción delas necesidades básicas de sus hijos y deja ensegundo plano las de sus hijastros. Lo anteriorno significa que las incumpla, pero sí lasposterga y es la madre quien debe recordarleconstantemente lo que les hace falta a loshijastros. Veamos un caso sobre el particular.Lo que no le permito a Alfredo es… él hasido así también con las dos hijas; él es muyencerrado en el niño, no es como a mí mecriaron que si a mi hermano le traían unacosa a mí también, era por igual; en cambioAlfredo no es por igual. Eso es lo que no lepermito a Alfredo, que se destaque más porGermán; siempre ha sido así. Una vez Yulime dijo: ‘Sane, ¿por qué mi papá es asíconmigo? Porque yo no soy la propia hijade él, yo soy una bastarda’. Yo le digo: ‘Yuli,eso no es así, porque Alfredo con Juan (hijode otra unión) tampoco comparte, él a Juantampoco le da nada, ni a las hijas mayores’(Caso 2).En cuanto al ejercicio de la autoridadtambién se encuentran discriminaciones respectoal tipo de exigencias y concesiones quese les hacen a los hijos e hijastros frente a lasnormas establecidas. En estas situaciones seencuentran involucrados tanto los padrastroscomo las madrastras, en cuatro de los nuevecasos. Generalmente los padres y madres noven la necesidad de corregir y castigar a sushijos porque ellos se comportan de acuerdocon lo que les han enseñado y responden alas expectativas de sus padres. En el caso delos hijastros, en cambio, se ve la necesidadrecurrente de corregirlos y castigarlos ya quesu comportamiento se sale de los patronesesperados por el padrastro y la madrastra yde lo que han tratado de enseñarles. El testimoniosiguiente da cuenta de esta situación:Cuando no hay hijos uno viene a jugar elpapel de madre con el hijo de ambos, perocuando ha habido hijos es diferente. Yo a losmíos los he criado a mi manera y me handado la respuesta que yo estoy esperando.Es muy duro entrar a un hogar nuevo conotras personas, que por más que uno tratede acoplar las formas de ellos son diferentes.Para mí lo más difícil es acoplarme a Brendao Brenda acoplarse a mí porque ella trae unmundo muy distinto al que yo les he brindandoa mis hijos. Cuando Brenda no haestado en la casa y yo estoy con mis dos hijosme siento en una armonía increíble. LlegaBrenda y algo como que se descompone,como que no encaja dentro del ambiente denosotros. (Caso 1).Los diferentes modelos educativos conlos hijos e hijastros generan frecuentes desacuerdosentre padres, madres, padrastros ymadrastras que los lleva a querer adaptar a losniños a sus pautas de crianza y desvalorizar lasotras que han recibido o siguen recibiendo.Generalmente su deseo es amoldar el comportamientode sus hijastros a los patronesde crianza que han utilizado con sus propioshijos para que se comporten de la mismaforma. En cuatro de los nueve casos ocurreesta situación.Es común que las prácticas educativasutilizadas por las diferentes figuras parentalesno sean las mismas; la madre y el padre, lamadre y la madrastra, el padre y el padrastropueden enseñarles valores diferentes y contradictoriosa sus hijos e hijastros. En estos casos,quien permanece la mayor parte del tiempo112 Universidad de San Buenaventura, Cali - Colombia


Funciones parentales en familias recompuestas: nueve casos de mujeres... - pp. 105-119con los niños y se encarga de su cuidado seopone a las permanencias esporádicas (finesde semana, vacaciones) de los hijos con su excónyuge porque en sus estadías fuera de lacasa ellos se amoldan a otros estilos familiares–por lo general muy laxos– y cuando regresana su hogar quieren seguir comportándose deigual forma. Para quien está bajo el cuidadocontinuo de los niños estos intercambiosse convierten en una situación desgastante,ya que constantemente se debe reanudarun proceso de adaptación de los niños a lasnormas que rigen este hogar, y este procesocomporta nuevas confrontaciones e implicadedicación de tiempo adicional.En las madres que tienen hijos de diferentespadres existe el temor de que lasenseñanzas recibidas en el hogar de su padrese conviertan en un referente para susmedio-hermanos quienes desean gozar de susmismos privilegios, ya que si unos los tienendebe ser igual para todos. Lo anterior ocurrecuando la madre trata de aceptar las reglas decomportamiento diferente de su hijo porquevive en otro contexto en el que son válidasesas prácticas. Aunque la madre respete loshábitos del hijo que se está criando con elpadre bajo otros patrones, se siente incómoday desautorizada como figura materna alver que su hijo no se adapta a sus exigenciascuando ya no está en su contexto cotidiano;lo anterior se puede observar en el siguientetestimonio:Mi hijo desayuna con donas y mis niñasquieren hacer lo mismo; yo les digo que esono les alimenta; entonces me dicen: ‘¿Porqué él sí desayuna eso?’ Yo les digo: ‘Lo quepasa es que él vive en otra parte’, y ellas medicen: ‘Pues hagamos de cuenta que nosotrastambién somos de allá y denos lo mismo’.Entonces yo trato de decirle a mi hijo queno coma eso, pero él me dice: ‘Mami, peroes que a mí me hace falta comer dulce, esque yo estoy enseñado a comer dulce en lamañana en Holanda, porque si no al mediodía estoy que me muero de frío’. (Caso 9).No hay claridad acerca de los referentesque se deben tener en cuenta cuando serecompone una familia que orienten a lasmujeres acerca de la forma como debentratar a los hijastros, qué se espera de ellas,qué límites demarcan su intervención. Estacarencia lleva a un relativismo en el que nadiedice la última palabra porque todo dependede las situaciones y estas varían de una familiaa otra, con lo cual se deja en manos de lasmujeres y hombres que recomponen susfamilias el elegir una forma de actuar segúnsus propios medios y necesidades particulares.La ausencia de delimitación de lasfunciones de los padres, madres, padrastrosy madrastras crea una confusión tan grandeque varias de las mujeres entrevistadas handebido acudir en busca de ayuda psicológicapara lograr hacerle frente a la recomposiciónde su familia, ya que enfrentan una mezclade sentimientos como egoísmo, odio, culpa,impotencia, tristeza, etc., que no saben cómomanejar y qué hacer para liberarse de ellos ypensar en el bienestar de sus hijos e hijastros.Función paternaEn la mayoría de los casos la función delpadre se limita a garantizar el sostenimientoeconómico de sus hijos, y delega en su compañerao excompañera el acompañamientoy supervisión de los deberes escolares y lacorrección. Generalmente el tiempo quecomparten con sus hijos es mínimo porque seencuentran trabajando la mayor parte del díay no están presentes en su hogar o viven enotro hogar; por lo tanto, se puede decir queestos padres llegan a ser únicamente genitoresy proveedores económicos, ya que algunos nisiquiera pueden ser calificados como padresdomésticos porque no viven bajo el mismotecho y no comparten la cotidianidad diariacon sus hijos con lo cual podrían ocuparsede su crianza todos los días, ejercer susresponsabilidades educativas y establezcanintercambios afectivos que ayuden a tejerel vínculo de filiación entre padres e hijos.Se encuentra que la responsabilidadeconómica de los hijos es asumida por sietehombres, mientras otros siete la incumplen. 3Los primeros se hacen cargo de satisfacer lasnecesidades básicas de sus hijos aunque yano convivan con ellos bajo el mismo techo.3. Aunque las mujeres entrevistadasson nueve, las diferentes relacionesde pareja establecidas permiten darcuenta superficialmente de la funciónpaterna que han cumplido los diferentespadres de sus hijos. Por esta razónel número de casos (13) señalados nocorresponde con el número de mujeresentrevistadas.Revista Científica Guillermo de Ockham. Vol. 8, No. 1. Enero - junio de 2010 - ISSN: 1794-192X ‣ 113


María Elena Díaz RicoEs necesario señalar que muchos de estospadres no cuentan con contratos laboralessino que trabajan independientementecomo mecánicos, electricistas, operarios demáquinas, cadies, y su sueldo depende de loque produzcan diariamente. A lo anteriortambién se le suma el número de hijos quetienen en las diferentes uniones de parejaque han establecido –algunos pueden llegara tener hasta seis hijos–, lo cual hace difícilel cumplimiento de sus obligaciones económicascon todos. Estas situaciones hacenque sus auxilios económicos sean exiguos oinexistentes.En la mayoría de los casos las mujereshan acudido a instancias legales en buscade ayuda para que el padre de sus hijos sehaga cargo de ellos y los proteja, pero nohan encontrado una verdadera solución asu problema, lo cual influye negativamentepara que en posteriores ocasiones busquenla orientación y apoyo en estos mismos lugares,ya que han perdido la confianza en suefectividad y piensan que los acuerdos a losque se llega no son equitativos. Esto generaen ellas la sensación de haber sido tratadasinjustamente al distribuir las funciones parentalesde una forma desigual o premiar alpadre irresponsable.Un ejemplo de lo anterior lo constituyenlas mujeres que prohíben las visitas del padreo madre que no vive en la casa debido a lairresponsabilidad paterna/materna que laexcompañera/o conoce debido a los comportamientosprevios durante el tiempo deconvivencia. En tres de los casos (2, 3, 5) nose confía en las capacidades de protección ycuidado que tiene el excompañero y se temepor el bienestar de los hijos si se los dejabajo su cuidado uno o varios días. En estasituación se considera injusto que ICBF lepermita a un padre o madre irresponsable elderecho a visitar y tener a su lado a sus hijoslos fines de semana, aunque los desatienday no se preocupe por la satisfacción de susnecesidades básicas exponiéndolos con elloa situaciones de riesgo.A mí me molestan las injusticias, me danrabia, porque mire: a Bienestar Familiarvan y demandan una madre porque maltrataa su hijo, porque es mala madre y aella le caen, le quitan los hijos, y ahí sí sepuede; pero cuando una va y demanda aun hombre, siempre quieren que uno loperdone. (Caso 3).Debido a lo señalado anteriormente esfrecuente que las madres se valgan de negociacionesprivadas o se guíen por sus propioslineamientos para lograr restablecer el equilibrioen la distribución de las funciones parentalesy el disfrute de sus privilegios. En estaúltima opción ellas se adjudican el derechode obstaculizar los acercamientos del padrehacia sus hijos si éste no ha cumplido con lasatisfacción de sus necesidades básicas, o lerestan importancia como figura de autoridaden las decisiones acerca de su educación.Estas mujeres, al no contar con un apoyolegal que estipule las funciones y obligacionesque deben cumplir la madre y el padrecon sus hijos después de una separación,se ven llevadas a inventar ellas mismos loslineamientos que deben regir sus relacionessegún su punto de vista. Como no se cuentacon estamentos legales que hagan cumplirlas responsabilidades parentales, se generaen las mujeres un sentimiento de rabia einsatisfacción hacia el excompañero.Cuando la satisfacción de las necesidadesbásicas de los hijos no está garantizada, lasmadres ejercen múltiples manipulacionessobre los padres con el fin de lograrlo. Deallí se deriva la prohibición de las visitas alos padres, los escándalos, las manipulacionesde la ley como amenazarlo con reportar suincumplimiento al ICBF para que le embarguensu sueldo o lo metan a la cárcel, con elfin de privarle de compartir tiempo con loshijos si no ha cumplido con su cuota económica.En estos casos se puede decir que lasmadres toman la justicia por su propia cuentay empiezan a aplicar una ley personal quesólo responde a su voluntad individual y noestá anclada en un andamiaje social. En estasituación es la madre y no el Estado quiense encarga de hacer cumplir esta ley. Veamosun caso sobre el particular.114 Universidad de San Buenaventura, Cali - Colombia


La niña menor llama a la casa del papácuando no ha aparecido en varios días y ledice a la abuela: ‘Haceme el favor y me lopasás, mamita’. ‘¿Qué hubo, papá; estás borracho,cierto? ¿Y por qué no viniste? Claro,ya no te preocupas por nosotras. Mirá, enla escuela necesitamos esto, mirá, y yo notengo plata. Cuando estaba más pequeñitale decía: Apliata no hay, mi mamá no tiene’.(Caso 4).Funciones parentales en familias recompuestas: nueve casos de mujeres... - pp. 105-119A continuación veremos algunas de lasprincipales razones en las que estas familiasse apoyan para obstaculizar que el padre omadre de sus hijos los visite. El incumplimientode la responsabilidad económica esuna primera razón por la cual se impide queel padre visite a sus hijos, bien sea porqueabandona a sus hijos desde que los concibe,o está cerca de ellos pero se desentiende desu obligación económica. En estos casoslas madres piensan que un padre que noresponde económicamente por sus hijos notiene derecho a visitarlos, ya que no les danada a cambio para que merezca disfrutarsu compañía.Es necesario señalar que una de las mujeresentrevistadas accedió a los chantajessexuales de su excompañero a cambio deque él respondiera económicamente por suhijo. En este caso el hombre sólo respondeeconómicamente por sus hijos si la mujer leconcede a cambio favores sexuales; si ella noaccede a sus peticiones sexuales, entonces élle retira el apoyo económico para sus hijos.Ante la inexistencia de un orden jurídicoque garantice el cumplimiento de la funcióneconómica del padre, una mujer pertenecienteal estrato socioeconómico bajo debeen ocasiones acceder a satisfacer los deseossexuales de su excompañero con el fin de garantizarla supervivencia de sus hijos. En estecaso se observa cómo el hombre pone unascondiciones de orden personal que buscansu satisfacción para aceptar cumplir con laobligación económica que le correspondecomo padre. Al parecer no se diferencia laconyugalidad de la filiación con los hijos,quizás porque al estar unidos como parejaesos dos registros iban juntos, pero cuando serompe la unión no se logra separar la relaciónde pareja del vínculo de filiación que se tienecon los hijos, y se exige que la existencia delúltimo esté supeditado al primero, es decir,al disfrute de su compañera. El testimoniosiguiente da cuenta de esta situación:Yo le decía al papá del niño: ‘Mirá, ve por elniño’, hasta que una vez dije: ‘¿Sabeés qué,no quiero saber más de vos, ya me cansaste,no me volvás a tocar’. Y él me dijo: ‘Si no medejás tocarte no te vuelvo a dar para el niño’.Yo le contesté: ‘Pues no me dé, yo respondopor el niño, pero no quiero saber nada de usted’.Porque si José le daba un tarro de lecheme lo quería sacar en mi cuerpo, entonces esome ofendía. O sea, José llegaba con la lechey él quería que yo hiciera el amor con él. Yole dije: ‘Ya no quiero tener nada con usted,ya le cogí rabia’. Entonces me dijo: ‘Si no meaceptás no te doy nada para el niño’. Yo lecontesté: ‘Pues no me dé, y yo soy la que veopor el niño. Eso no es así, usted tiene que vercon el niño y no conmigo’. (Caso 4).El estado de ánimo es otra de las razonesque incide a la hora de permitir o prohibirla visita del padre ausente a los hijos. En estecaso, las visitas dependen del estado de ánimode la madre y sus necesidades emocionales;por ejemplo, si ella está aburrida del encierrode su casa es probable que lleve a sus hijos• Renoir - Madame Monet leyendo "Le Figaro". 1872.Revista Científica Guillermo de Ockham. Vol. 8, No. 1. Enero - junio de 2010 - ISSN: 1794-192X ‣ 115


María Elena Díaz Ricode visita a casa de su padre sólo porque elladesea salir y distraerse. También se accedea las visitas porque se busca obtener unbeneficio a cambio, es decir, permitir quelos hijos se queden en la casa de su padrecuando ella no los puede cuidar debido a quetiene otras obligaciones que cumplir. Estassituaciones tienen en común la variabilidadde los argumentos en función de los cualesse permiten las visitas del padre, lo cualmuestra la ausencia de una regla soportadaen un referente social que se aplique en todoslos casos de la misma forma sin importarel estado de ánimo o la conveniencia de lamadre. Al no existir esta reglamentación esdifícil anticipar cuál será la respuesta de lamadre cada día, ya que la visita que un díapermite la prohibirá otro día porque no estáde ánimo o porque no necesita que alguiense haga cargo de sus hijos mientras ella sededica a otras actividades.Restricciones de visitas porque se consideraque la madre ejerce una infl uencia negativasobre sus hijos al enseñarles valores que entranen contradicción con los que recibe del padrey la madrastra. En estos casos, cuando sepermiten las visitas de los hijos llegan transformadosa sus hogares paternos despuésde una corta estadía con sus madres, y estogenera dificultades en el proceso de adaptaciónporque tras cada nueva visita hay quevolver a ubicar a los niños en las normas querigen la casa paterna y que están ausentes enel hogar materno. Veamos dos casos sobreel particular.Nosotros antes dejábamos ir al niño cadaocho días donde la mamá, pero poco a pocole hemos ido quitando eso, porque allá nohay sino dialecto de guabaloso. En ese barriohay mucho muchacho con droga, perdido.Siempre que él viene de allá, llega hablando‘¡qué hubo, parce!’ Eso a mí no me gusta. Yole digo: ‘¿Si ves que vas donde tu mamá yvenís con otro mundo?’ (Caso 6).A nivel espiritual, de madre a hija a ella nole importan los problemas que tenga Brenda(11 años). Digo yo que no le importan porqueya me pasó un problemita con Brenda,que a cualquier fiesta que iba se besaba conel uno y con el otro. Entonces eso a mí nome gustó y yo he tratado de quitarle eso. Yole conté a la mamá de Brenda para que mecolaborara en ese sentido, para que hablaracon la niña para saber qué pasaba; y laseñora me contestó: ‘Peor hubiera sido quese hubiera besado con una mujer. ¿Cuál esel problema?’ Yo pensé: ‘si eso es una madreque contesta eso de su propia hija, ¿qué sepuede esperar más adelante?’ Entonces a raízde eso yo preferí no volverle a contar nada ala mamá de Brenda. (Caso 1).Función paterna del padrastroLa corrección de los hijastros no es desempeñadapor los padrastros en cinco delos nueve casos, bien sea porque no deseancomprometerse aunque cuentan con la autorizaciónde sus compañeras para hacerlo, oporque están trabajando todo el día y esperanque sus compañeras asuman esta funciónen su ausencia. En dos casos el padrastro selimita a corregir con regaños y castigos nofísicos, ya que en este medio social se consideraque los padres biológicos son los únicosque tienen derecho a utilizar esta forma decastigo. Sólo hay un caso en el que la madrey el padrastro comparten el ejercicio de lafunción correctiva.Respecto a la forma de abordar la autoridadse encuentran variaciones. Por un lado,aparecen los padrastros que no desean asumiruna función correctiva con sus hijastros, apesar de que cuentan con el apoyo y respaldode sus compañeras. En estos casos (1. 7) elpadrastro no quiere comprometerse con laardua responsabilidad que implica disciplinara los hijos.A este respecto, Naouri (1995), pediatrafrancés, plantea que un hombre para ser reconocidocomo figura de autoridad frente a loshijos e hijastros debe cumplir con su funciónpaterna, de lo contrario no será ubicado eneste lugar aunque la madre les dé discursosy sermones.Veamos ahora cual es la situación dealgunas de las mujeres entrevistadas: Comoni el padre biológico ni el padrastro cumplen116 Universidad de San Buenaventura, Cali - Colombia


Funciones parentales en familias recompuestas: nueve casos de mujeres... - pp. 105-119totalmente con la función paterna, algunasde estas mujeres se esfuerzan por que sus hijosvean a su padre ausente como una figura deautoridad que les sirva de referente y tratande que el vínculo entre ellos no se pierda. Peroesto no alcanza el efecto esperado, ya queno basta con que la madre haga intervenirconstantemente al padre de sus hijos paraque perciban su palabra como ley, porqueellos sólo van a obedecerle si él cumple conla función de padre (convive con el hijo,se hace responsable de él y participa en sucrianza, comparte la cotidianidad, el ejerciciode las responsabilidades educativas, los intercambiosafectivos, y lo reconoce socialmentecomo hijo). Es decir, no le van a obedecer aun padre con el cual no han construido unestrecho vínculo basado en el tiempo y lasenseñanzas compartidas.Si se considera la función paterna queejercen el padre y el padrastro, ella generalmentese limita, en el mejor de los casos, acumplir con el sostenimiento económico; nocomparten tiempo juntos en salidas, juegoso tareas, aspectos que permitirían tejer unvínculo de filiación. Desde este punto de vistaes difícil lograr que un padre o padrastro seael referente de autoridad que la mujer buscapara sus hijos, ya que ninguno de los dos haasumido la función paterna en su totalidady mientras no lo haga será difícil que seareconocido por los hijos e hijastros comouna figura de autoridad.Por otro lado, se piensa que el derecho decorregir a los hijos por medio de castigos físicossólo les corresponde a los padres y madresque los engendraron. Aquellos que piensande esta forma permiten que el padrastro/madrastra intervenga en la corrección delos hijastros con órdenes o regaños, pero notoleran que usen el castigo físico.Esta manera de abordar la autoridadacarrea dificultades en cuanto a la funciónnormativa que cumple la madrastra o elpadrastro, pues al verse privada/o de laposibilidad de utilizar como estrategia decorrección el castigo físico 4 siente que sushijastros se aprovechan de esta situaciónpara no obedecerle y desafiar su autoridad,respaldados en la posición que han asumidosus padres o madres. Para quien está ubicadoen el lugar de madrastra o padrastro estasituación es motivo de frecuentes conflictosy rabias porque aunque reconocen que notienen derecho a pegarle a un hijo ajeno,tampoco están de acuerdo en tener quesoportar las desobediencias de sus hijastrosy esperar a que el padre o madre intervenga.La otra justificación que explica la participacióno ausencia del padrastro en la correcciónde los hijastros está ligada al aporteeconómico, es decir, un padrastro tiene derechoa castigar físicamente a su hijastro comoforma de corrección si está respondiendoeconómicamente por él. Aunque es necesarioseñalar que las mujeres que pertenecena este grupo son las que tienen compañerosque responden económicamente por sushijastros, mientras que los compañeros delas otras mujeres no asumen la obligacióneconómica de sus hijastros sino como unaayuda voluntaria y sólo se hacen cargo delsostenimiento económico de los hijos tenidosen esa unión y no de los concebidos por sumujer en uniones anteriores.Función materna de la madrastraFrente a la función que desempeña lamadrastra se puede decir lo siguiente: tresde los nueve casos (1, 2, 6) son las únicasmujeres entrevistadas que asumen el papelde madrastras, pues en los otros casos lasmujeres no se encargan de criar hijos ajenos,sino de los suyos con la compañía de unpadrastro. En los tres casos estas mujeresrecibieron a los niños ya crecidos y no sehicieron cargo de sus primeros cuidados. Lamayoría de estos niños tienen entre ocho ytrece años en el momento que llegan a vivircon sus madrastras.En estos tres casos las mujeres ocupanfrente a sus hijastros una posición de autoridaddado que realmente desempeñan conellos una función materna: los acompañanen la realización de sus oficios y deberes escolares,asisten a sus reuniones en el colegio,es decir, hay un proceso de acompañamiento4. El castigo físico tiene un uso bastantegeneralizado en el estrato socioeconómicobajo.Revista Científica Guillermo de Ockham. Vol. 8, No. 1. Enero - junio de 2010 - ISSN: 1794-192X ‣ 117


María Elena Díaz Ricoy supervisión constante que las ubica comouna figura materna presente.ConclusionesAl iniciar este trabajo partimos del supuestode que todas las familias se recomponíande la misma forma y que la distribución de lasfunciones parentales también era similar; sinembargo, esta investigación nos permitió verque en el ejercicio de las funciones maternasy paternas de las familias recompuestas seencontraban variaciones entre unas y otrasfamilias; por lo tanto, no se podía hablar deun modelo único que se aplica de igual formaen todos los casos, ni tampoco de estilosclaramente diferenciables.Igualmente, en un comienzo no habíamosdimensionado la complejidad de la nueva organizaciónfamiliar, ya que a mayor númerode uniones se forman nuevos vínculos sin quelos nuevos miembros tengan un término deparentesco que los designe, ni una funcióndefinida por la costumbre o por la ley sobrelo que se debe hacer. Inicialmente estos resultadosnos sorprendieron por cuanto teníamosdocumentado el aumento de separaciones,pero sólo se referían a matrimonios que sedisolvían, y luego cada uno de sus miembrosvolvía a conformar un hogar. Mientras ennuestro estudio, seis de las mujeres habíanreconstituido dos veces su familia despuésde una primera separación, y otra mujercuatro veces, sólo en dos casos había habidouna unión y dos uniones, respectivamente.A esto es necesario sumarle el hecho de quemuchos de sus compañeros también han recompuestosus familias una o dos veces antesde establecer su unión actual. Cada una de lasdiferentes figuras parentales se releva a nivelsocial y genealógicamente, y esto planteacomplicaciones, ya que los lugares que ocupanpadrastros y madrastras no son establesa través del tiempo porque continuamenteunos son relevados por otros; e incluso, enalgunos casos, se busca borrar del árbol genealógicoal padre o madre irresponsable queabandonó a sus hijos, modificándose de estaforma la historia genealógica de los niños.Frente al aumento de separaciones conyugales,Théry (1998) propone como principalexplicación que el amor se acaba, y como lasparejas se han unido orientadas por el deseode llenar una necesidad afectiva, cuandono se encuentra su satisfacción no tienesentido continuar juntos. En nuestro caso lasituación era diferente, ya que en el estratosocioeconómico bajo, al que pertenecen lasmujeres entrevistadas, el factor económicojuega un papel muy importante a la hora deestablecer o disolver una unión de pareja. Seencontró que algunas de las mujeres habíaniniciado de jóvenes una convivencia porqueveían en ésta la única alternativa para liberarsedel yugo paterno y los malos tratos recibidosen sus hogares. Ellas deseaban cortarcon esta situación y abandonar sus hogarespaternos, pero no contaban con los recursoseconómicos suficientes para sobrevivir solassin el apoyo de su familia; por esta razón laidea de irse a convivir con un hombre resultabamuy atractiva.Al igual que Théry, encontramos estrechamenteligado el vínculo conyugal existenteentre los padres y el tipo de vínculode paternidad y maternidad que sostienencon los hijos. Por esto, cuando la uniónlibre de un hombre y una mujer se termina,el cumplimiento de las funciones parentalesse ve afectado. Es en el ámbito restringidodel hogar producto de esta unión donde secumplen las funciones, y donde cada uno delos miembros de la familia tiene estipulado,al menos implícitamente, el lugar que debeocupar y lo que se espera que cumpla. Peroeste acuerdo se ve alterado cuando el cumplimientode las funciones ya no se limita a dospadres, sino también a otras figuras parentalestales como los padrastros y madrastras. Sesabe que existen unas funciones por cumplirpero no está definido quién las va a realizarni en qué momento.¿Qué propone la legislación y qué deja sinlegislar? Con respecto a la legislación existenteen nuestro país acerca del cumplimientode las funciones paternas y maternas no seencuentran muchas referencias que ayudena clarificar los deberes, derechos y prohibicionesde los padres, padrastros, madres118 Universidad de San Buenaventura, Cali - Colombia


Funciones parentales en familias recompuestas: nueve casos de mujeres... - pp. 105-119y madrastras en las familias recompuestas.La mayoría de las especificaciones legales serefieren a la normativización de funcionespaternas y maternas en las familias que nohan pasado por una separación o divorcio.Debido a lo anterior, encontramos que elprincipal punto que queda por fuera de lalegislación es la delimitación de funcionesparentales que les corresponden a los padrastrosy madrastras, los deberes, derechosy prohibiciones que delimitan su intervencióncon los hijos de uniones previas de suscompañeros/as. Pero como los términos deparentesco de estos nuevos compañeros ypadres o madres sociales no se han definido,tampoco se han reglamentado las responsabilidadesde cada uno.Varias situaciones no han sido definidastodavía. Por ejemplo, el caso de los hombresque responden económicamente y educana los hijos menores de la primera unión desus compañeras –debido a que el genitorno aparece y no responde–, pero que encaso de una emergencia de salud no puedenactuar o decidir porque no tienen la patriapotestad. De igual forma, algunos niñospierden privilegios como el subsidio escolary de salud que quisieran darles sus padrastros,porque no figuran legalmente como sus hijosy este derecho sólo se les concede a los hijoslegítimos. Ante esta situación es necesarioplantear un acercamiento de los abogados ala problemática que enfrentan estas familias,teniendo en cuenta las diferentes fi gurasparentales que participan de la crianza de losniños, para poner unos límites que estipulenhasta dónde pueden llegar y en qué puedeparticipar cada una de estas figuras que ejercela parentalidad.Bibliografía– DUBELLOY, Baudouin. El concubinato. Tomadode la Enciclopedia Francesa Universalis(versión digital). Traducido por María CristinaTenorio.– NAOURI, Aldo (1995). Recomposer unefamile. Des róles et des sentiments. “Un hommequi divorce de sa femme divorce toujours de sesenfants” (pp. 69-83) Sus la direction d´iréneThéry Ave Marie Desplechin, médiateur. París:Les éditions Textuel.– THÉRY, Irene (1995). Parent/beau-parent,refonder les places pour libérer les sentimentsEn: Recompose rune famile, des roles et dessentiments. Sus la direction d´Irene ThéryAve Mare Desplechin, médiateur. París: Leseditions textual.– ________. (1995). “Un home qui divorce desa femme divorce de ses enfants” En: Recomposerune famile, des roles et des sentiments. Sus ladirection d´Irene Théry Ave Mare Desplechin,médiateur. París: Les editions textual.– ________. (1997). Diferencia de sexos y diferenciade generaciones: la institución familiar sinherederos. En: Revista de Occidente. Barcelona:Editorial Alianza.Revista Científica Guillermo de Ockham. Vol. 8, No. 1. Enero - junio de 2010 - ISSN: 1794-192X ‣ 119

More magazines by this user
Similar magazines