12.07.2015 Views

Medio Oriente, - Revista Pensamiento Libre

Medio Oriente, - Revista Pensamiento Libre

Medio Oriente, - Revista Pensamiento Libre

SHOW MORE
SHOW LESS
  • No tags were found...

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

Medio Oriente,el conflicto perpetuoEL AGUA: ¿arma políticao bien público?LOS ESTUDIANTES:la esencia de la educaciónAÑO 2 NÚM. 8 JULIO - AGOSTO 2011


“Vivir sin un ideal esvivir a medias”.- Johann Wolfgang Goethe -


DIRECTORIOM. en C. D. Guadalupe Yamin RochaDirectora y editoraLic. Patricia Yamin ChávezDirectora comercialLic. Nazario Pescador PeredaSubdirector editorialEnrique Montiel PiñaDistribuciónLínea ImagenDiseño y armado editorialLic. Luther Fabián Chávez EstebanCorrección de estiloConsejo editorialEdgar Tinoco González (México)EducaciónColaboracioneseditorial@revistapensamientolibre.comComentarioscartas@revistapensamientolibre.comVentas y publicidadventas@revistapensamientolibre.comPensamiento LibreMariano Matamoros Sur 202, colonia Centro,C. P. 50000, Toluca, Estado de México.Teléfono: +52 (722) 489 47 37www. revistapensamientolibre.comMtro. Alejandro Furlong Gálvez (Paris)Derechos humanos y cooperaciónLic. Luciano Quadri Barba (México)SustentabilidadColaboradoresDr. Emilio Zebadúa (México)Dr. Sergio Martínez Dunstan (México)Dr. Adolfo Mejía Ponce de León (México)Dr. Fedro Carlos Guillén (México)Mtro. Oriol Clemente Gallego (Barcelona)Mtro. Humberto Valverde (México)Mtra. Anna Torres Adell (Tarragona)Lic. Ellie Mevel (Francia)Lic. Nayeli Pérez (México)Rodolfo Bracho Pereda (México)Pensamiento Libre “Por la libre comunicación de las ideas”, año 2, número 8, julio-agosto de 2011, es una revista bimestral editada y publicada porAlbacara & Zahén S. A. de C. V. Domicilio de la publicación: Mariano Matamoros Sur 202, colonia Centro, C. P. 50000, Toluca, Estado de México.Editora responsable: Guadalupe Yamin Rocha. Número de Certificado de Reserva otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2010-030910465900-102. ISSN en trámite. Número de Certificado de Licitud de Título: 14812, número de Certificado de Licitud de Contenido: 14812, ambosotorgados por la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Imprenta: Grupo Imprimex, Avena 388,colonia Granjas México, C. P. 08400, delegación Iztacalco, Distrito Federal, México. Se terminó de imprimir el 1 de julio de 2011, con un tiraje de 4,200ejemplares. Distribución: Distribuidora INTERMEX S. A. de C. V., Lucio Blanco 435, colonia San Juan Tlihuaca, delegación Atzcapotzalco, C. P. 02400,Distrito Federal. Registro Postal autorizado por SEPOMEX número PP15-0010. Circulación certificada y auditada por el Despacho González Villanuevay Asociados S. C. Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida total o parcialmente sin citar la fuente. Elcontenido de los anuncios es responsabilidad de los anunciantes. Las opiniones plasmadas en esta publicación no son necesariamente las de la editora.


JULIO-AGOSTO201107Carta de la directoraPolítica nacional e internacional09El descontento en EspañaOriol Clemente GallegoEducación34Neve Shalom o Wahat As-Salam:Dos pueblos en un oasis de pazEllie Mevel1320Marco conceptual de la educación¿Podemos ser finlandeses?Emilio Zebadúa / Humberto ValverdeLa profesión y el grado de maestro.Una paradójica confusión entrelo socialmente aceptado y locientíficamente válidoSergio Martínez DunstanHistoria oral del docente mexicano374246Hablando de los problemas sinrostro: el aguaAnna Torres AdellEcologíaPanorama general del agua en elValle de MéxicoAdolfo Mejía Ponce de LeónConsumo y medio ambienteFedro Carlos Guillén2428Del aprender a formarNayeli PérezDerechos humanos y cooperaciónMedio oriente, el conflictoperpetuoAlejandro Furlong Gálvez4954CulturaPasajes e identidadRodolfo Bracho PeredaLa cultura por la culturaNazario Pescador Pereda


Estimad@s lector@s:Un futuro ambicioso nos exige acciones ambiciosas. Somos muchos los quepretendemos impulsar el desarrollo de nuestro país desde distintos ámbitos ytrincheras. Son muchos los esfuerzos, las iniciativas, las ideas. Y entonces ¿porqué no observamos resultados tangibles de un México más próspero? ¿Por quéparece que todas estas acciones se diluyen en nuestro entorno?Los artículos contenidos en esta octava edición comparten una idea central: paralograr un país más competitivo y con mejores condiciones de vida, la voluntad,tanto política como ciudadana, es esencial.Son numerosos los debates en torno al éxito o fracaso de las políticas públicasque se implementan desde el ámbito municipal hasta el estatal. Se presume, apartir de estos análisis, que un programa de gobierno no resulta exitoso cuandosus objetivos están mal planteados. Yo me atrevo a afirmar que si tomamos unamuestra y analizamos la forma en la que se elaboran las políticas públicas en México,nos sorprenderemos al observar que su metodología es poco cuestionable y quesus objetivos se encuentran bien fundamentados. Lo que difícilmente podremosencontrar es una correlación entre ellas, es decir, que busquen alcanzar objetivosconjuntos, aquellos que constituyen el ¨querer ser¨ de una sociedad.Podríamos pensar que resulta un tanto complicado lograr la comunicación directaentre el titular de la Secretaría de Economía del Gobierno de la República, y elDirector de Fomento Económico de cualquier municipio. Pero si estudiamos mása fondo esta cuestión, resultará evidente que ni siquiera tienen una comunicacióndirecta con sus pares.El conjunto de políticas y programas de gobierno deben compartir objetivoscomunes, con la finalidad de tener un alcance mayor en todos los sectores de lasociedad. El diseño de las mismas al inicio de las administraciones debe responderal siguiente cuestionamiento: ¿qué ciudad/estado/país quiero ver al término de migestión?Es tiempo de poner a México por encima de intereses personales o de grupo.Es tiempo de ver propuestas políticas serias, que verdaderamente logren unatransformación de las estructuras que durante años han impedido el desarrollode nuestro país. Tenemos todo a nuestro favor para convertirnos en una naciónpróspera, desarrollada y responsable. Es tiempo de que los ciudadanos exijamos lavoluntad política que tanto ha faltado.M. en C. D. Guadalupe Yamin Rocha


EL DESCONTENTOEN ESPAÑA// ORIOL CLEMENTE GALLEGOAnalista políticooriol.clemente@revistapensamientolibre.comEl movimiento ciudadano en España se harevitalizado con las concentraciones organizadasdesde el 15 de mayo. Éstas muestran undescontento que viene gestándose desde hacetiempo, pero que no había tenido una expresiónpopular tan masiva. A la concentración en laPlaza del Sol de Madrid le siguieron numerosasacampadas en el resto de las ciudadesespañolas. Este descontento tiene lugar en uncontexto de una grave crisis económica queasola al país desde el año 2008, pero tambiénconstituye una demanda por parte de la sociedadcivil de cambios orientados a la regeneracióndemocrática y a determinadas reformas políticas.La cuestión de fondo es entender cuáles sonlas demandas de los concentrados, el contextosocio-económico español, la representatividadde estos grupos y su plasmación política.9


El lema de las concentraciones ha sido “Democracia real, ¡ya! No somosmercancía en manos de políticos y banqueros”. A pesar de que enciertos medios se ha querido trazar un paralelismo entre los movimientosdemocratizadores del norte de África y Medio Oriente, hay que remarcarel abismo que existe entre estos países y España, un estado plenamenteintegrado en la Unión Europea con un sistema democrático bienconsolidado. Entonces, ¿por qué tienen lugar estas manifestaciones?,¿cuáles son las demandas de los participantes del movimiento 15-M?Las demandas a favor de una democracia real no niegan la existencia delsistema democrático en España, pero quieren señalar las contradiccionesdel sistema político y económico en un país donde la mayoría de losciudadanos se sienten indignados y, al mismo tiempo, confundidos ydesconfiados respecto a los partidos políticos, la clase empresarial y lossindicatos.El movimiento ciudadano demanda la necesidad de que se produzca unareforma de la ley electoral. En España se aplica la ley electoral de Hondt, unaley que está a medio camino entre los sistemas electorales proporcionalesy los mayoritarios, pues favorece a los partidos mayoritarios (PartidoSocialista y Partido Popular) y perjudica principalmente a los partidosminoritarios de implantación nacional, como es el caso de Izquierda Unida.A esto le debemos añadir el tamaño de las circunscripciones electorales,que en el caso español corresponden a la provincia. Así, hay provinciascomo Barcelona con más de 5 millones de habitantes y otras como Soriaque no llegan a los 100 mil. Se produce la paradoja de que un voto de unapersona de Soria vale cinco veces más que el de un elector de Madrid,Barcelona o Valencia. Los argumentos a favor de este sistema remarcanla necesidad de que exista una representatividad territorial, pero en miopinión debería ser el Senado el escenario de los intereses regionales yno el Congreso de los Diputados. El movimiento del 15-M ha denunciadoel bipartidismo del sistema y ha alentado la participación política en todoslos ámbitos más allá de la contienda electoral.Otra de las demandas con mayor aceptación popular es la de acabar conla corrupción de los partidos políticos, ya que partidos de signo contrarioalbergan en sus listas a imputados por casos de corrupción. El sistemade listas cerradas y bloqueadas impide a los electores elegir el orden yla preferencia por los candidatos que presenta un partido. Ésta es unademanda que viene exigiéndose desde amplios sectores, pero que a lahora de la verdad no ha existido ningún interés en llevarla a cabo porparte de los grandes partidos. Un sistema de listas abiertas apartaría a losimputados por corrupción, permitiría saber qué grado de apoyo consiguecada facción ideológica a nivel interno de partido y facilitaría la inclusiónde nuevos candidatos e ideas regeneradoras.Pero, ¿éstas son las razones por las cuales las movilizaciones han tenidoéxito? En mi opinión, estas propuestas que he mencionado también existíanaños atrás cuando el país crecía económicamente e incluso el presidenteZapatero decía en los medios que España iba a adelantar a Francia enPIB per cápita. Pero este optimismo “provindencialista” era compartido10


por mucha más gente, que no quería percatarse de la fragilidad de laestructura económica española centrada en la construcción y en serviciosde poco valor añadido como el turismo. En la actualidad más de 45% de losjóvenes españoles no encuentran trabajo, siendo una de las generacionesmejor formadas del país. Un sueño roto con expectativas frustradas es elque realmente motiva a la gente a salir a la calle. Los jóvenes no buscanser subsidiados, lo que realmente demandan son oportunidades laboralespara poderse formar como profesionales pero también como personas.Las cifras de desempleo llegan a 21% y se alejan de las cifras de paísesde nuestro entorno: Francia (9%), Alemania (7%), Reino Unido (8%). Porlo tanto, es la situación económica el factor desencadenante de estasmanifestaciones con las que se formulan algunas reflexiones interesantessobre el sistema político actual y que, sobretodo, tienen la función derecoger parte del descontento social causado por la crisis económica.Este descontento y descrédito de la clase política no sólo es compartidopor aquéllos que acudieron a las manifestaciones, sino que se trata de unadesafección política generalizada que afecta a personas con diferentesideologías y pertenecientes a distintos grupos sociales. La mayoría de losespañoles coincidiría al identificar algunos de los principales problemasante los que se enfrenta el país pero no llegarían a ningún acuerdo a lahora de proponer soluciones. Los resultados de las últimas eleccionesmunicipales indican que es el Partido Popular el partido que recoge másapoyos entre los electores, con más de 2,200,000 votos de diferenciarespecto al Partido Socialista. La visión de la crisis y las solucionespropuestas por los grupos que se movilizaron en las calles son muydiferentes a las del Partido Popular, hecho que indica que, si bien lasmanifestaciones han sido un ejercicio democrático y una expresión deldescontento, éstas o no tienen suficiente plasmación política a causade la abstención de la izquierda y el sistema electoral o realmente noson representativas de la voluntad de los ciudadanos. Probablemente laexplicación obedezca a distintas causas. La única forma eficaz de sabercuál es la voluntad de los ciudadanos es el voto expresado mediante lasurnas, pues el descontento en forma de abstención resulta difícilmenteinterpretable y no cambia la realidad que se pretende transformar.Por último, querría recordar a nuestros lectores las palabras de Calderónde la Barca en su obra de teatro La vida es sueño:¿Qué es la vida? Un frenesí.¿Qué es la vida? Una ilusión,una sombra, una ficción,y el mayor bien es pequeño;que toda la vida es sueño,y los sueños, sueños son.En una época en la que nada parece real ni duradero, en la que la confusiónreina en nuestras conciencias, no tenemos que perder la esperanza enque trabajando juntos el futuro está en nuestras manos y que si la vida essueño, al menos que nos dejen soñar.11


¿Podemos ser finlandeses?// EMILIO ZEBADÚA* / HUMBERTO VALVERDE*** Doctor en Ciencia Política, Universidad de Harvard y Director de la revista az.emilio.zebadua@hotmail.com** Maestro en Políticas Públicas, Instituto Tecnológico Autónomo de México; en Empresas Sociales y enDesarrollo Comunitario, Universidad de Cambridge.hvalverdep@gmail.comEn las principales instancias de estrategiay decisión de políticas públicas a nivel mundialse reconoce (a partir de apenas unos años) quela “educación y la capacitación” son esencialespara el crecimiento y el desarrollo económico(Organización para la Cooperación y el DesarrolloEconómico [OCDE], 2010a). Se trata de un nuevoparadigma, intelectual y político, aparejado conla era de la globalización, correspondiente alperiodo de fines del siglo XX y principios del actual(1990-2010). A partir de este planteamiento, laeducación ha sido incorporada como variable eindicador estratégico de los procesos capitalistasde inversión, crecimiento y, más ampliamente,de desarrollo. Se ha incrementado la presiónsobre los países y los mercados nacionalesdesde los organismos multilaterales, no sólo losdedicados a la educación y la cultura (como laOrganización de las Naciones Unidas para laEducación, la Ciencia y la Cultura [UNESCO]), sinode entidades financieras y económicas (BancoMundial, OCDE). Se busca que éstos cuenten conuna clase trabajadora y una clase profesionalmejor capacitada en las nuevas herramientas13


del conocimiento (computación, ciencia y matemáticas, lectura y escriturabásica, así como una segunda lengua, es decir, inglés), nuevos métodos deresolución de problemas intelectuales y prácticos, además de esquemasmás flexibles de trabajo en equipo ante problemas cambiantes.Múltiples investigaciones demuestran de manera concluyente que laeducación de buena calidad promueve el crecimiento y el desarrolloeconómico. En palabras de José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE,la educación es esencial para “la calidad de vida, para la competitividad, eldesarrollo del capital humano y el éxito de las sociedades en un entornocada vez más competitivo”. La educación ocupa un lugar central en laspreocupaciones (si bien, no necesariamente en la práctica) del diseño de laspolíticas públicas de los países desarrollados y en vías de desarrollo. Paramuchas de estas sociedades, la educación y la capacitación contribuyensignificativamente a generar mayor cohesión e integración social.Londoño (1996) argumenta que la “inadecuada educación” observada enAmérica Latina ha sido el factor que más frena el desarrollo económicode la región, y contribuye a mantener altos niveles de desigualdad socialy pobreza. Sin embargo, este investigador es optimista al señalar queuna “mejora educativa” puede traer grandes beneficios, relativamenterápidos, en la reducción de la pobreza. No obstante, los beneficios de una“mejor educación” no sólo pueden incidir en la reducción de la pobreza,también se pueden traducir en la conducta social (Wolfe & Haveman, 2002);particularmente, en el ámbito de la salud y en la seguridad pública.De todo ello se desprende la necesidad de fortalecer (“empoderar”) alsistema educativo y, centralmente, a las escuelas. Sin embargo, tal y comoha dicho la propia OCDE (2010a):Equipar nuestros sistemas educativos con mejores escuelas y mejoresmaestros requerirá políticas innovadoras y una clara autoridad(governance) pública, acompañados de una cultura de la responsabilidad.Continuos y amplios esfuerzos reformadores serán necesarios paramaximizar la capacidad de la educación hacia el impulso del capitalsocial y humano que se necesita hoy y se necesitará mañana.Es en este contexto que, durante la última década, las comparacionesentre los sistemas y niveles educativos de diversos países cobran unpeso desproporcionado, en apariencia irrebatible y, por ello, preocupante.En la “era de la globalización” donde todos competimos con todos,la estandarización que ofrecen los rankings internacionales mediantela simplificación extrema de procesos sociales complejos —como eleducativo— genera una comparación entre iguales y, particularmente,entre desiguales. Y, como su corolario, al descontextualizarla promueve eincentiva la adopción de aquellas “fórmulas exitosas” (best practices) delos lugares más privilegiados en los rankings en aquellos países menosfavorecidos de dichas listas. Se asume, en forma simplista, que los buenosresultados se deben a las referidas “fórmulas exitosas”.Sin duda, entre estos rankings del sector educativo, uno de los másinfluyentes en la actualidad es el del Programme for International Student14


Assessment (PISA) que se lleva a cabo cada tresaños por la OCDE entre alumnos de 15 años delos países más desarrollados del mundo. Y esprecisamente este ranking el que ha terminadopor lanzar a la fama y consolidar el sistemaeducativo de Finlandia como el camino a seguir(benchmark), mostrándolo sistemáticamente,junto con un pequeño y selecto grupo de países,como uno de los mejores del mundo.En 2006, Finlandia obtuvo un promedio de 563puntos en la escala de ciencia de la prueba PISA,el lugar más alto de dicho ranking entre 57 países(OCDE, 2007); y en el año 2009, con un promediode 536 puntos compartió el sitio número dosde esta clasificación con Corea (539 puntos),de entre aproximadamente 65 países, siendosuperado únicamente por Shanghai (556 puntos)(OCDE, 2010b).Frente a Finlandia, contrasta el desempeño deotros países que, como México, durante lasdos últimas ediciones de la prueba PISA hanaparecido en los últimos lugares de esta lista.México ocupó en ésta, con un promedio de 410puntos en la escala de ciencia, el lugar número49 de entre 57 países en 2006 (OCDE, 2007); yel sitio 48, de entre 65 países, con 425 puntos enpromedio en la prueba PISA 2009 (OCDE, 2010b).Es a partir de las clasificaciones anteriores queinvestigadores e instituciones alrededor delmundo se han dedicado a estudiar el sistemaeducativo de Finlandia. Sin embargo, comoproducto de la visión reduccionista, el objetivoprimario de muchas de estas investigacionesparecería responder simplemente a “descubrir”cuáles son las “fórmulas” (best practices) deFinlandia que pueden replicarse en otras partesdel mundo y conseguir un éxito similar. Con ello,se ignoran los complejos mecanismos sociales yeconómicos mediante los cuales se lleva a caboel proceso educativo y de aprendizaje en relacióncon un país específico.De este modo, es pertinente preguntar —enconcordancia con las comparaciones simplistasen el desempeño educativo entre un país yotro—: ¿podemos ser finlandeses?, ¿es válidodesprender de un comparativo (ranking) una seriede políticas públicas en el ámbito estricto de laeducación y trasladarlas de Finlandia a México?Para tratar de responder a lo anterior, cabeacudir a la reciente investigación del mexicano,especialista en educación, Eduardo Andere,la cual debe reconocerse por su profundidad yrigor metodológico, pues incluyó varias visitasa Finlandia y diversas entrevistas in situ con losactores y expertos educativos más reconocidosde aquel país. Sus conclusiones fueron publicadasen su más reciente libro, titulado: Finlandia. Eléxito en PISA y más allá comienza en primaria ymás atrás, donde, desde sus primeras páginas,Andere (2010) señala que “es una compleja red defactores que trabaja de manera interdependientey, a veces, misteriosa pero sinérgica... la mejorexplicación del alto desempeño finlandés y de lashistorias de éxito o fracaso de cualquier sistemaeducativo”.A lo largo de su investigación, Eduardo Anderepone en voz de las propias autoridades,maestros, expertos y alumnos finlandeses, elargumento de que sus logros educativos estánconstruidos con base en redes (formales einformales) de instituciones y actores públicos ysociales basadas en dos valores fundamentalesde su sociedad: la confianza y la cooperación,y conectadas con el quehacer educativo. Comoejemplo, es revelador encontrar que un cuarto dela población finlandesa participa cada año, poriniciativa propia, en los programas de educaciónpara adultos (Ministry for Foreign Affairs ofFinland).Vale enumerar algunas políticas públicas deFinlandia que trascienden el ámbito de lotécnico-pedagógico (generalmente epicentro dela búsqueda de best practices educativas) y seestructuran en el marco más amplio de la políticasocial. Entre ellas, la gratuidad de la educación(de 7 a 16 años), el almuerzo, la atención sanitariay dental, y el transporte escolar por parte de losmunicipios para los alumnos si la distancia a suescuela es mayor a cinco kilómetros (Ministryfor Foreign Affairs of Finland). Sobra decir queuna gran variedad de estudios ha demostradoque estas medidas contribuyen a elevar elaprovechamiento escolar de los alumnos(Aturupane, World Bank, 2007).Sin embargo, y adicionalmente, como parte delsistema de seguridad social de Finlandia, cadaestudiante de educación profesional básica y15


estudios superiores tiene derecho a un subsidioestatal para manutención y vivienda durante susestudios; así como las madres también puedenobtener licencias de maternidad hasta por tresaños y ayuda financiera cuando cuidan a sushijos (Ministry for Foreign Affairs of Finland).Mención aparte merece su sistema de deteccióntemprana, tutoría y atención especializada aniños con problemas de aprendizaje, que atiendea cerca de 10% de los estudiantes de educaciónbásica (Andere 2010).Es la disponibilidad de recursos en torno a laescuela la que condiciona todas las relacionesanteriores. Existe evidencia que muestra que paraobtener mayor calidad educativa se requiere noúnicamente mejorar el empleo de los recursos enlas escuelas, sino una mayor cantidad de éstos,especialmente en países en vías de desarrollo,donde los recursos son mucho más determinantespara los sistemas educativos que en los paísesricos o más desarrollados (UNESCO, 2005).Sencillamente, los alumnos que usan libros detexto y que estudian en escuelas con suficientespupitres presentan un mejor rendimiento escolar(Aturupane, 2007).De la misma forma, es importante incorporar aeste análisis, diversos datos socio-económicosdispuestos en las gráficas que acompañaneste ensayo y que se obtuvieron de las basesde datos del Banco Mundial (World Bank DataFinder 2.0). Ellas permiten comparar algunasvariables estructurales entre México y Finlandiaque inciden poderosamente sobre los procesoseducativos. Tan es así, que, prácticamente entodos los sistemas educativos, el contexto socioeconómicode los alumnos ha demostrado nosólo estar positivamente relacionado con elaprovechamiento escolar en todas las edades ypara todas las materias (UNESCO, 2005), sino serel factor aislado más importante para determinarlos resultados educativos (UNESCO, InternationalInstitute for Education Planning).16


A partir de todos estos argumentos, podríamos concluir que el estudio de losprocesos educativos debiera evolucionar de poner al maestro en el centrodel debate a un modelo centrado en los alumnos, su perfil y necesidades.Tal como propone la Unión Europea de Estudiantes (ESU) y la organizaciónEducación Internacional (EI) en el proyecto Time for a New paradigm: StudentCentered Education, auspiciado por la Unión Europea. La Fundación Bill yMelinda Gates también dedica recursos y patrocinios para analizar “quédetermina la efectividad del maestro en clase”, tratando de hacerlo sinprejuicios o marcos de referencia preconcebidos.El análisis comparativo de la educación de calidad apenas empieza y lascomparaciones con base exclusivamente en rankings resultan ineficacese incluso contraproducentes. Sin una visión integral del contexto en quese desarrolla la educación en cada caso particular, no es posible diseñary menos aún implementar políticas públicas necesarias y adecuadas paraelevar la calidad de la educación.Gasto por estudiante en educación primaria(% del Producto Interno Bruto per capita)Número de usuarios de internet por cada 100 personas


Porcentaje de los ingresos totales del pais que tiene el 10% de la población conmayores ingresosFuentes consultadasAndere, Eduardo (2010). El éxito en PISA y más allá comienzaen primaria y más atrás. México.Aturupane (2007). World Bank.Londoño (1996).Organización de las Naciones Unidas para la Educación, laCiencia y la Cultura (2005). Education for All.Organización de las Naciones Unidas para la Educación, laCiencia y la Cultura, International Institute for EducationPlanning.Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico(2007). Executive Summary PISA 2006: ScienceCompetencies for Tomorrow’s World. Recuperado el 30 dediciembre de 2010, de http://www.pisa.oecd.orgdataoecd/15/13/39725224.pdfOrganización para la Cooperación y el Desarrollo Económico(2010a, 4 y 5 de noviembre). Education Ministerial MeetingInvesting in Human and Social Capital: New Challenges,París.Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico(2010b). PISA 2009 Results: Executive Summary.Recuperado el 30 de diciembre de 2010,de http://www.pisa.oecd.org/dataoecd/34/60/46619703.pdf.Wolfe & Haveman (2002).18


La profesión y el grado de maestro.Una paradójica confusión entre lo socialmenteaceptado y lo científicamente válido// SERGIO MARTÍNEZ DUNSTANCandidato a Doctor en Educación,Universidad Anáhuac@SergioDunstan, sergiodunstan@gmail.comHasta 1983, la tarea de enseñar fue consideradasubprofesión. Al término de los estudios preparatoriosse obtenía la cédula de Profesor de EducaciónPrimaria o en Educación Preescolar. Para el caso dela secundaria se les otorgaba el título de Profesor deEducación Secundaria con Especialidad en algunas delas disciplinas propias de ese nivel. En algunos casos seanteponía el título de Maestro de Educación Secundaria.La diversidad curricular en la formación del profesoradotraería consigo una serie de confusiones en losgrados académicos. Se dieron casos tan raros comoel de entregar un título de Profesor como Maestrode Secundaria con especialidad en X. De un jalón seconvirtieron en profesores, especialistas y maestrossin ser licenciados y sin haber cursado estudios demaestría. Toda una paradoja.Maestros sin haber cursado una licenciatura, sin serlicenciados o sin que el estado les otorgara una licenciapara ejercer una profesión y mucho menos una maestríapropiamente dicha. A la escuela normal se ingresabasin cubrir el requisito obligatorio de haber concluidopreviamente los estudios de bachillerato como ocurríaen cualquier otra profesión.21


A quienes realizan estudios universitarios si seles consideraba licenciados. En Pedagogía, enEducación o Ciencias de la Educación según fuerael caso. A unos se les consideran educadores y alos otros educólogos.Las modalidades de titulación para ser profesoresy licenciados eran distintas. Los paradigmas deinvestigación también eran diferentes. Para elcaso de los profesores se privilegian los proyectosde intervención social, educativa, comunitaria,escolar o áulica y a los otros con una visiónmucho más ortodoxa. Desde esta perspectiva seentienden las distantes visiones educativas entrelos profesores y los licenciados en educación.Al elevarse el rango profesional a licenciadosse abrieron nuevos caminos en la formación delos docentes. En el posgrado, nivel educativomás allá de la licenciatura, se conciben losestudios cursados para especializarse en un áreadel conocimiento. En algunas profesiones sereconocen dos o quizá tres niveles: la maestría,el doctorado y el postdoctorado. En Educación,recientemente, la especialización se ha convertidoinformalmente en un grado precedente dela maestría sin llegar a ser necesariamenteobligatorio como sí lo es la maestría para eldoctorado. Es necesario contar con el título delicenciado para acceder a la especialización.He aquí otra contradicción: si la maestría es unaespecialización en el área licenciada entonces¿cuál es la diferencia entre una especializaciónespecializacióny una maestría especializada enalgo? Finalmente ambas son especialidades. O¿una es especialización y la otra especialidad?¿Cuál es la distinción entre ambas? ¿O la maestríaes un nivel de especialización más profundo?Algunos toman la Especialidad a manera depropedéutico para contar con elementos teóricometodológicosque les permitan un mejordesempeño en los estudios de maestría.Existen maestrías profesionalizantes paraactualizar los conocimientos de los docentes. Esdecir, desarrollar competencias docentes o hacermejores docentes a los docentes. Las hay tambiéncon énfasis en la investigación educativa. Existeuna discusión sobre la calidad de los programasdoctorales profesionalizantes.Los estudiantes de posgrado deben poner enjuego sus habilidades de indagación formal. Almenos, la clásica tesis para obtener el título delicenciado y el grado de maestro. Para el casode la especialización hay que considerar tambiénun símil para ser considerado especialista. Enalgunas instituciones dejan de lado esta formade obtener los grados académicos poniendoen práctica modalidades de investigación queno demandan un trabajo aunque sea mínimo eincipiente de investigación.Se ha mitificado la investigación y el trabajo delinvestigador. Hay una fobia a la investigacióneducativa. El acceso a los programas deposgrado de excelencia demanda también eldominio del idioma inglés. Algunos profesoresestablecen como criterio de búsqueda aquellosprogramas e instituciones que faciliten laobtención del grado o que se acerquen en lamedida de lo posible en aquellas habilidadesheurísticas que mejor domine. Lo importante eslegitimar, aparentemente, mayor conocimiento.Lo cual, también supuestamente, proporcionaríaun elevado estatus profesional y laboral. Lamovilidad social sigue estando asociada alestudio de programas de posgrado.Una paradoja más, la conclusión de posgradosprofesionalizantes (que forman a los maestros deprofesión como maestros de grado destacandosu función especializada de maestros) los alejade la profesión docente. Es decir, el maestro seespecializa como maestro para dejar de ejercer ladocencia. Y, por otra parte, si se cursan programasde posgrado con énfasis en investigación hay unacarencia de espacios de desarrollo profesional endicha área.En síntesis, es necesario fortalecer la formaciónde los profesionales de la educación básica enla docencia y en la investigación para respondera la necesidad social y científica. Estrechar laprofesión y el grado de maestro.22


Del aprender aformar// NAYELI PÉREZProfesora de preparatoriaileyanzerep@hotmail.comEn mis años de estudiante, el interés por elquehacer educativo comenzó a hacerse presente.Mientras me encontraba en clase constantementepensaba cómo sería mi desempeño comomaestra, en más de una ocasión fantaseé con laidea de estar frente a un grupo.El primer día de cada clase era fundamental,procuraba no perderme tal experiencia; en eseprimer encuentro con el nuevo curso tendría unaprimera impresión del profesor, además podríasaber cómo sería la dinámica de la materia. Biendicen que la primera impresión es la que cuenta,así que, tal como reza el dicho, en ese primerencuentro yo podía mirar el aspecto del profesordesde que entraba al salón: su modo de caminar,su postura, cada gesto, el timbre de su voz, sumanera de vestir, las expresiones que utilizaba,la forma en la que hacía contacto visual con el24


grupo y cualquier cantidad de elementos de carácter histriónico que mepudieran dar datos acerca de su persona. Había, sin embargo, algo que eralo más importante: las palabras de presentación; cada una de ellas eran elreferente más real que pudiera tener respecto a él y a su desempeño comomaestro, éstas marcarían la pauta sobre si me inspiraría o no durante elciclo escolar.Así fue como el primer día de clases se convirtió en todo un rito, en el quelas emociones se desbordaban y la curiosidad de conocer al nuevo maestrose hacía presente. Era el día en el que mis pensamientos construían elmomento en el que yo estaría del otro lado y decidiría conservar o cambiaralgunas de las prácticas que a través de la experiencia de mis maestroshabía observado.Los años pasaron, igual que los cursos, igual que las clases, igual quecualquier cantidad de profesores. Hoy, tras el tiempo transcurrido, eseprivilegio llegó a mí, hoy tengo la fortuna de escribir una historia del procesoeducativo desde el otro lado del aula: a partir de mi tarea como docente.Egresé de la Licenciatura en Sociología hace apenas unos meses, perojusto medio año antes de que lo hiciera, tras haber realizado una estanciaacadémica en la Universidad Nacional Autónoma de México, recibí lainvitación por parte de un profesor investigador de la misma institución paraincorporarme como profesora adjunta del curso denominado Seminario deTitulación I en el marco del Programa de Adjuntía Universitaria de la Facultadde Ciencias Políticas y Sociales de esta casa de estudios. Sin duda, ése seconvirtió en uno de los mejores momentos de mi experiencia académica ylaboral y segura estoy que de mi vida.Desde ese momento hasta el día de hoy me he desempeñado comodocente en el nivel superior y bajo el cobijo de la máxima casa de estudiosde nuestro país.Así bien, el primer día de clases como docente llegó, el profesor titular dela materia hizo mi presentación formal como la profesora adjunta. Todos losanhelos, todas las ganas y toda la emoción concentrados en ese momentome permitieron disfrutar mucho ese día. A partir de entonces asumí uncompromiso ético y moral, decidí profesarle a cada uno de los días frente agrupo el más grande y profundo de los respetos al aula y a quienes a ella ledamos vida, es decir, a alumnos y docentes, me prometí que todas y cadauna de las clases serían nutridas por mi pasión y mi convicción de aportarlealgo a nuestra sociedad a través del proceso enseñanza-aprendizaje.A lo largo de todo este tiempo he vivido un sin fin de experiencias que hanenriquecido mi faceta laboral, académica, mi visión acerca de la educaciónen México, la manera en la que emprendemos la aventura de la docencia yel reto que ella implica.Cuando mi primer curso como docente concluyó, las puertas de laeducación media superior se abrieron ante mí y emprendí un nuevo ejercicio,me incorporé a dar clases en una preparatoria particular. Una historiacompletamente distinta a la que había vivido.A lo largo detodo este tiempohe vividoun sin fin deexperiencias quehan enriquecidomi faceta laboral,académica, mivisión acerca dela educación enMéxico.25


Tratar deconcientizarlosrespecto alo valioso eimportante quees que todosbusquemos aportaralgo desde nuestrositio y condicióna la sociedad,empezandosiempre por cadauno.A partir de esto quisiera compartirles tan sólo algunos detalles de ambasvivencias. Cuando comencé a dar clases en la UNAM me enfrenté a muchosretos, entre los que se encontraban asumir un doble rol, el de estudiantedel décimo ciclo de la licenciatura y el de profesor adjunto frente a grupo.Ello implicó ser profesora de algunos chicos con los que meses antes habíacompartido el aula siendo compañera suya, ser además profesora invitadaforánea, no contar con experiencia en la docencia, ser incluso más jovenque algunos estudiantes de mi primer grupo de alumnos, creerme mi nuevatarea y, de ser necesario, imponerme frente al grupo, ganarme su respeto yaceptación por la vía del trabajo. Afortunadamente, el maestro titular tuvoa bien brindarme la confianza para incorporarme activamente en todas lasactividades académicas del seminario.Poco a poco comencé a involucrarme cada vez más en el quehacerdocente, asumí el reto que implicaba esa primera experiencia para mí ytrabajé exhaustivamente para poder compartirles todo aquello que deseabaofrecerles a mis alumnos. En ese primer grupo conformado por 16 jóvenes deentre 22 y 27 años, el trabajo más arduo fue ayudarles a construir proyectosde investigación para su titulación, lo que implicó revisar y comentaravances de investigación, esclarecer sus dudas y concientizarlos de que loverdaderamente importante de la investigación es que los resultados seanel producto de la pasión, la convicción, la constancia y la seriedad con laque lo realicen. Ese primer acercamiento a la docencia significó para mí laconjunción de múltiples emociones y la confrontación de ideas acerca de loque teóricamente había estudiado de la educación y lo que realmente habíavivido respecto al proceso educativo. Sin temor a equivocarme mi primercurso fue maravilloso.Ahora que he experimentado la docencia en las aulas de la escuelapreparatoria, puedo contar una historia distinta de la primera. Fue en eseprimer día de clases cuando la presentación ante el grupo corrió por micuenta y para eso tuve que recordar todos y cada uno de los elementosque yo tomaba en consideración para construir mi propio criterio del nuevoprofesor. Así, me di a la tarea de cubrir absolutamente todas las expectativasde los estudiantes, atendiendo a los criterios que en su momento habíansido importantes para mí desde la trinchera de estudiante: “Buenos díaschicos, mi nombre es Nayeli Pérez, estudié Sociología, tengo 24 años yla docencia es una de mis grandes pasiones en la vida. Estoy aquí paracompartir con ustedes lo mucho o poco que sepa de las Ciencias Sociales,de la lectura y la redacción y por qué no, de la vida”. Aquellas fueron misprimeras palabras.Ante mí se encontraba un nuevo desafío, el de tratar con dos grupos deestudiantes en la transición de la adolescencia a la juventud, cuyo potencialde energía hay que aprender a orientar y canalizar, sobre todo para despertarsu interés y gusto por la cuestión académica, que dicho sea de paso, es loque menos atractivo y lo más indiferente suele resultarles. De aquí surgela tarea de motivar el interés en las cuestiones de carácter social y tratarde concientizarlos respecto a lo valioso e importante que es que todosbusquemos aportar algo desde nuestro sitio y condición a la sociedad,empezando siempre por cada uno.26


Pues bien, después de lo que he narrado antesquisiera concluir diciendo que hoy por hoy estoyconvencida de que la docencia es la oportunidadmás próxima que se puede tener para sembraralgo en el otro: una idea, una reflexión, un consejo,un incentivo, una pasión o un sueño. Esto,eventualmente, contribuirá a formar hombresdignos de pertenecer a una sociedad, a un país,a una ciudad, a un grupo, a una institución o auna familia.La docencia en cada ciclo y con cada gruposiempre será una experiencia única de la que hayque seguir aprendiendo; sobre todo, de quienescomparten el proceso de enseñanza conmigodentro del aula, de los que son la esencia de laeducación: los estudiantes.


Medio oriente,el conflicto perpetuo// ALEJANDRO FURLONG GÁLVEZMaestro en Derechos Humanos, UniversidadCarlos III de Madridalejandro.furlong@revistapensamientolibre.com28


de los judíos con la gestación de los nuevos estadosnacionales europeos. El rechazo palestino contra lanueva migración no tardó en manifestarse. Los nuevosinmigrantes comenzaron rápidamente a establecersistemas exclusivos para judíos, como la compra masivade tierras y el establecimiento de colonias agrícolasdestinadas únicamente a los seguidores del sionismo,además de que los distintos movimientos sionistasdejaban entrever la clara intención de la creación de unEstado exclusivamente judío.Es sin duda la Segunda Guerra Mundial y las atrocidadescometidas contra los judíos en dicho periodo el impulsoque decide a la comunidad internacional permitir lacreación del nuevo Estado sionista.Otro factor de vital importancia es el apoyo de grandescapitales para la creación del Estado, sobre todoproveniente de los judíos estadounidenses.Aún cuando el mundo árabe intentó unirse en distintasocasiones para combatir el establecimiento del Estadode Israel, su desorganización y falta de recursos fueroninsuficientes para ganar ninguna batalla, hecho quequedó más que claro durante la llamada Guerra delos Seis Días, la cual, en realidad, no duró más de seishoras.La victoria Israelí fue tan aplastante que en 1969 alas distintas autoridades árabes, quienes se negabana reconocer el Estado de Israel, no les quedo másque aceptar que la presencia judía en palestina erairreversible.Aún cuando se puede dudar de la legitimidad en elproceso de conformación del Estado de Israel, hoydía es una nación que, con más de medio siglo devida, donde varias generaciones han nacido, crecidoy muerto, han hecho más que ganarse el derecho deexistir. La sola idea de negar la existencia del Estadoisraelí resulta descabellada y peligrosa; el territorio quela nación ocupa se ha constituido como su hogar.Sin embargo, Israel sigue impidiendo el desarrolloy libertad del pueblo palestino, no reconociendo susoberanía y libertad de existir como tal. La expansiónde sus fronteras, el control sobre Cisjordania y Gaza,la colonización paulatina del territorio ocupado y susconstantes violaciones a los derechos humanos yal derecho internacional son tan sólo algunos de lospuntos que contribuyen a la perpetuación del conflictoen medio oriente.30


No obstante, el mundo árabe y el mismo pueblopalestino, desde el principio han contribuido, deigual manera, a orillar la situación al punto en que seencuentra. El rechazo constante al reconocimientodel Estado judío, la falta de unidad entre los paísesárabes, los ataques a poblaciones y organizacionesjudías son algunos otros factores que también hancontribuido a exacerbar el conflicto.Empero, existe un factor por encima de todo queha contribuido a la precaria situación del pueblopalestino. Los ataques que distintos grupos deresistencia han perpetrado, como aquéllos de laorganización Septiembre Negro, no han hechomás que restar legitimación a la verdadera lucha yreivindicación del pueblo palestino. Por lo general,la sociedad y el imaginativo colectivo es capaz dedarse cuenta por sí mismo lo que es justo y lo queno, y algunos ataques de extrema violencia llevadosa cabo contra la población civil no hacen más queempañar y obstruir cualquier tipo de juicio racional.La violencia no creamas que violencia,no importa de quélado provenga ypor ningún motivopuede ser aceptada.Cuando doshermanos o vecinospelean no haynunca un ganador,simplemente dosperdedores.Un claro ejemplo de esta situación se da en 1974,cuando el panorama de paz comenzaba a ganarterreno a grandes zancadas; NU recibía a Arafat y31


la Organización para la Liberación Palestina (OLP) era reconocidainternacionalmente, pero distintos ataques contra objetivos israelísen el extranjero provocan el cese absoluto de las negociaciones quese habían gestado para la edificación de un Estado democrático enel que coexistieran musulmanes, cristianos y judíos y la situaciónda un giro completo preparando un escenario que dejaría miles demuertos debido a nuevas luchas intestinas y un clima de terror.La violencia no crea mas que violencia, no importa de qué ladoprovenga y por ningún motivo puede ser aceptada. Cuando doshermanos o vecinos pelean no hay nunca un ganador, simplementedos perdedores.El conflicto en Medio Oriente es sin duda uno de los más complicadosy longevos del mundo contemporáneo, en el cual las verdaderasrazones que dan origen a semejantes odios comienzan a borrarsepara siempre de la memoria, dejando únicamente desolación y unaguerra sin fin. Cada bando, y de manera individual, puede tenerdesavenencias, pero sólo la falta de voluntad y egoísmo son lasbarreras para resolverlas. La solución no es otra que un plan alargo plazo donde Israel, junto con el mundo árabe, se propongadesarrollar los recursos y oportunidades sociales y materiales paraque aquéllos que se sienten despojados de sus tierras, y a quienesalguna vez pertenecieran, puedan volver a tener un hogar propio.Aunque el pueblo palestino se encuentra en una situación que enel mundo de contractualidad en el que la comunidad internacionalse ha propuesto vivir es inviable, es Israel quién más preocupadodebe estar por la búsqueda de paz, ya que, aunque por el momentonavega con seguridad, se encuentra totalmente rodeado por lo quepuede volverse una tormenta terrible; la vida da grandes vueltas yde un momento a otro, si el panorama no mejora, la situación le serácompletamente adversa.Señalar un culpable entre ambos bandos es demostrar el pococonocimiento que se tiene sobre el conflicto en Medio Oriente y lanegación de alguna de las partes. El único actor al que se podríaconsiderar como culpable es la comunidad internacional, de quiensu participación como tutor no sólo ha dejado mucho que desear,sino que ha contribuido a magnificar el problema. Un padre jamásdejaría que su hijo mayor descalabrara al menor sólo porque esteúltimo no ha dejado de fustigarlo, el padre sabe que ambos hijoshan actuado de manera incorrecta, e interviene como mediador pararesolver el problema, o por lo menos los separa para evitar que selastimen. La comunidad internacional no sólo no ha encontrado lamanera para que ambos pueblos puedan vivir de manera pacífica,sino que además ha proporcionado herramientas al pueblo conmayor poder y se omite sistemáticamente ante el abuso de fuerza.La guerra en Medio Oriente es un conflicto que afecta al mundoentero, y de no participar en su solución la situación puede adquirirdimensiones de las que ninguna sociedad se verá absente.32


Neve Shalom o Wahat As-Salam:Dos pueblos en un oasis de paz// ELLIE MEVELEstudiante de Máster en Psicología,Universidad de Rouen (Francia)elliemev@hotmail.fr34


El conflicto en Oriente Próximo no ha hecho masque exacerbarse en los últimos meses. Durante2010, Benyamin Netanyahou defendió su políticade construcción de nuevos asentamientos enJerusalén Oriental y distintos territorios ocupados.Mientras tanto, Mahmoud Abbas, expresó que laAutoridad Palestina no se prestaría a ningún tipode negociación de no detener la expansión de losasentamientos. Además del atasco diplomático, elbalance del ejército israelí informó que el año pasado230 misiles fueron lanzados hacia su territorio. Variosde dichos ataques fueron seguidos de severasréplicas del Tsahal.En este contexto de incomprensión, cese de diálogoy aumento de la violencia parece difícil imaginar unapaz próxima en dicha región del mundo. Sin embargo,todo indica que la situación debe resolverse lo antesposible, ya que las revoluciones árabes y la nuevaposición de Egipto dan un giro completo al curso delconflicto. De no llegar a un acuerdo entre las dospoblaciones en los próximos meses, la situaciónpodría degenerar en un final dramático.Resulta difícil e inocente tener optimismo frentea semejante escenario, empero, en el seno delclima belicoso ha nacido una comunidad en la quecohabitan judíos y árabes, una comunidad dondetodo es regido por la paz y el respeto de las diferenciasculturales. Por supuesto, esta pequeña comunidadpromotora de paz, no resolverá el conflicto enMedio Oriente, no obstante es importante resaltarsu existencia y, por una vez, mirar a Israel bajo unavisión pacifista.Isaías 32:18 cita:“Mi pueblo habitaráun oasis de paz”.Este lugar soñadodurante largo tiempofue fundado en 1970por el hermanodominicano BrunoHussarEl libro de Isaías 32:18 cita: “Mi pueblo habitará unoasis de paz”. Este lugar soñado durante largo tiempofue fundado en 1970 por el hermano dominicanoBruno Hussar, en una colina que bordea el valle deAyalon. Esta colina, situada en antiguas tierras denadie, desmilitarizadas antes de 1967, no había sidohabitada desde la época bizantina.Neve Shalom (hebreo), Wahat as salam (árabe) esuna pequeña villa que alberga judíos, musulmanesy cristianos, todos ciudadanos israelís. En 1977,después de la dureza de los años pioneros de sucreación, comenzaron a establecerse las primerasfamilias judías y árabes bajo la idea de vivir juntos enun clima de igualdad y fraternidad. Las divergenciasculturales al seno de las dos culturas distintas ya noeran vistas en términos de tensión, sino una fuente35


de enriquecimiento. Desde su creación el pueblono ha dejado de crecer y actualmente estáconstituido por alrededor de unas 50 familias.Los miembros de la comunidad tienen el deseode demostrar que la cohabitación y aceptacióndel otro es posible, de forma que cada familiavive según su cultura. El objetivo de este oasis depaz no consiste en eliminar los usos, costumbresy creencias de los pueblos, sino vivir bajo elrespeto de las diferencias.Esta comunidad, por tanto, ha puesto en marchaun modelo educativo particular:- Aprendizaje del hebreo y árabe desde eljardín de niños.- Enseñanza de la historia, literatura ytradición de los pueblos coexistentes.- Participación igualitaria de judíos ymusulmanes en la gestión de la enseñanza.Se afirma que el ambiente provocado poreste sistema educativo es primordial para lacoexistencia pacífica. El modelo ha inspiradootras comunidades con poblaciones mixtas, talescomo Jerusalén, Jaffa o Galilea.Neve Shalom o Wahat as-Salam posé una altaindependencia de la autoridad estatal y no estáafiliada a ningún partido político. De la mismaforma la comunidad es un punto de encuentrode diversas organizaciones militantes de la pazpalestino-israelí. El ejemplar funcionamientode Neve Shalom o Wahat as-Salam, lo hahecho merecedor de distintos premios y elreconocimiento internacional.A la hora de evocar el nombre de Israel parecieraque para muchos es imposible disociarlo delconcepto de conflicto, siendo importante tomarconciencia de que al interior del joven Estadoisraelí, existen diversos grupos que se baten porla paz. Su lucha es más discreta al no encasillarvíctimas ni culpables, por lo que sería másjuicioso por parte de los medios de comunicaciónresaltar la presencia de esfuerzos similares conmayor frecuencia, en lugar de poner el acento enlas tensiones que aquejan la región.36


Hablando de los problemas sin rostro:// ANNA TORRES ADELLLicenciada en Ciencias Políticas, UniversidadPompeu Fabra de Barcelona; Maestra enCooperación al Desarrollo, Universidad Jaime Ide Castellónanna_torres83@hotmail.comHay muchas situaciones injustas. A algunasles ponemos rostro. Incluso las etiquetamos olas constituimos como marcas de un productoque jamás queremos comprar, pero que siempreparece estar en nuestra cesta de la compra.Simplificamos.En un mundo globalizado, simplificamos losproblemas. Posiblemente por el mero hechode considerar que lo global nos afecta de igualmanera y que los problemas tratados como untodo pueden conducir a soluciones, si no másfáciles, al menos previsiblemente más rápidas.Pero nada es rápido y sin compromiso; peor,nada se soluciona sin voluntad.37


Los Objetivos de Desarrollo del Milenioconstituyen, al día de hoy, el rostro de esosproblemas; el marco normativo sobre el que sedebe trabajar para alcanzar un desarrollo humanosostenible. En este sentido, el cumplimiento o node los mismos no sólo enmarca la problemáticay su estado, sino el compromiso por parte de lacomunidad internacional para con ellos.El problema radica en su profundo sentidogenérico. Así pues simplificamos problemasy también abanderamos causas genéricasexcesivamente moldeables.Y todo se vuelve mucho más complejo. Erradicarla pobreza, garantizar la equidad de género,mejorar la calidad sanitaria y educativa sonobjetivos que globalmente hemos enmarcadocomo prioritarios para hacer de este mundo, almenos, uno más justo, aunque sólo sean el títulode un artículo, el sueño último por cumplir, lameta final de un camino por recorrer repleto deproblemas sin rostro.Puede que la definición sea atrevida. Noquiero decir con ello que no seamos capacesde detectarlos, que no avispemos las causasque producen el efecto, que no los tengamosen cuenta, que no los analicemos, sino que laasiduidad con la que sería necesario que losnombrásemos parece postergada a una lentaagonía.Y entre este entramado de palabras aparece eltema del agua.Sin simplicidades, el agua.Porque nos preguntamos día tras día cómopodremos alcanzar un desarrollo humanosostenible sin tratar la problemática del agua.Porque no es entendible que en un mundoglobalizado las fronteras sean aún las quedelimiten la pertenencia del agua. Porque nosabemos exactamente si hablamos de unproblema de escasez o de un desigual repartopropiciado por injustas razones excluyentescomo la pobreza y las desigualdades.En el año 2006 el Programa de las NacionesUnidas para el Desarrollo (PNUD) dedicó suInforme Anual a la problemática del agua bajoel título Más allá de la escasez: poder, pobreza ycrisis mundial del agua. Simplemente el título esinspirador y aplaudible, donde Naciones Unidasremarcara que el problema del agua va másallá de la falta de la misma. La definición no esgratuita. Si hiciéramos un esfuerzo por visualizarlas diferencias existentes entre los diferentesmantos de población en países en vías dedesarrollo, comprobaríamos cómo las familias derentas altas gozan de acceso al agua, mientrasque los sectores poblacionales pobres tienen unacceso al recurso híbrido generalmente muy pordebajo de lo necesario para cubrir necesidadesbásicas. Y el mismo patrón se reproduce cuandose trata del uso del agua para los medios desustento.Los derechos humanos no son opcionales. Noson un catálogo de premisas que los gobiernospueden o no adoptar a su antojo, sino queson y deben ser internacionalmente exigibles.38


La carencia delabastecimientode agua saneaday no potableprovoca, segúnla OrganizaciónMundial de laSalud, alrededorde 80% de lasenfermedades enlos países en víasde desarrollo.Actualmente la carencia del abastecimiento deagua saneada y no potable provoca, según laOrganización Mundial de la Salud, alrededorde 80% de las enfermedades en los países envías de desarrollo, lo cual, es el reflejo del altocosto del desarrollo humano no sólo traducidoen número de muertes sino también en pérdidade oportunidades vitales, en ralentizacionesescolares —téngase en cuenta que generalmenteson las mujeres y las niñas quienes se encargande buscar el agua en los países donde no hayabastecimiento— y en gastos de salud y laboralesque abocan parte de la población mundial a unbucle vital del que no es sólo difícil salir, sinoque es criminal. Sí, criminal porque si el sistemadeja morir, entonces somos cómplices de loscrímenes.Igualmente el problema del agua puede ser aúnmás complicado. Posiblemente no más injusto,pero si más complejo. Y la complejidad sedesencadena cuando el agua puede ser motivode conflicto.En los años 80 el Secretario de las NacionesUnidas, Butros-Ghali, declaró: “la próxima guerraen Oriente Próximo será la guerra por el agua”. Esdifícil determinar hasta qué punto esta afirmaciónes cierta y, seguramente, la posición más justa esestablecer la complejidad del problema del aguacomo un actor importante en la región, pero nocomo un desencadenante de guerras. Lo que síes cierto es que el agua es un factor importantea tener en cuenta si queremos entender lageopolítica de la región.Tras la declaración unilateral del Estado deIsrael en 1948, y después de la primera guerraárabe-israelí, el nuevo Estado se apropió delas tierras y comenzó su plan de desarrollo39


económico. Siguiendo las pautas sionistas elobjetivo principal de Israel fue consolidar unEstado propio, mantener el territorio y dar cabidaa la inmigración judía y, para ello, necesitabanun desarrollo agrícola importante, práctica quenecesita fuertes recursos hídricos en un territorioubicado fuera de la cuenca del Jordán.Para paliar la carencia, jugando el agua un papelno sólo económico sino político, Israel esbozóplanes específicos, como el Acueducto Nacional,que chocaron de manera frontal no sólo con losintereses jordanos sobre la cuenca sino con laidea arraigada de la soberanía estatal sobre losrecursos hídricos, cuestión infranqueable paralos países árabes antes de llevar a cabo ningunarepartición.En este sentido, el conflicto del agua se recrudeciótras la Guerra de los Seis Días en 1967, en dondeIsrael obtuvo los territorios de la Franja de Gaza,Cisjordania, los Altos del Golán y la Penínsuladel Sinaí. La Guerra de 1967 supuso para Israeladquirir el control de los acuíferos de Cisjordaniay buena parte de la cuenca del río Jordán.Sin olvidar la invasión del sur del Líbano por partede Israel en 1978, el conflicto del agua requiereuna atención importante como actor de análisisen los territorios palestinos ocupados de Gaza yCisjordania.Más allá del proceso de paz que empezó adesarrollarse en 1992, el problema del agua sigueestando latente en el territorio palestino ocupadopor Israel. Y queremos remarcar que hablamosde territorio palestino. Amnistía Internacional,durante el año 2009, denunció esta situación.Según la organización internacional Israelrestringe a la población palestina el derechoal acceso y control de los recursos hídricoscomunes y aplica políticas de control totalmenteinjustas. En este sentido el Estado de Israel limitael acceso al agua a los palestinos dentro de losTerritorios Palestinos Ocupados (TPO), mientrasque los asentamientos ilegales judíos tienen unacceso casi ilimitado del recurso.Y entonces el agua se convierte en un arma decontrol político y económico. No hay que caeren las simplicidades. Las restricciones que seproducen en la zona no sólo afectan a la saludde los palestinos si no que el Estado de Israel haimpuesto una serie de medidas que trasgredenincluso la injusticia y que imposibilitan a lospalestinos emprender cualquier acción a favor demejorar su acceso a los recursos hídricos.El agua es vida“A partir del agua dimos vida a todas las cosas”—dice el Corán, “Yahvé abrirá para ti los cielospara dar a su tiempo, a la tierra, la lluvia, su ricotesoro” —se escribe en el Deuteronomio delAntiguo Testamento.Pero es un problema sin rostro. Uno de esosmuchos que no salen en la televisión. Uno deesos a los que no les mantenemos la mirada.De los que no hablamos, de los que parecen nointeresar.Y es una de las mayores injusticias. Porque alfinal, sea por el motivo que sea, incluso si esreligioso, afortunadamente somos y debemos sertodos iguales.40


PANORAMA GENERAL DEL AGUAEN EL VALLE DE MÉXICO// ADOLFO MEJÍA PONCE DE LEÓNDoctor en Ecología, Universidad Estatal de Moscú ydirector general de Planeación y Coordinación de Políticas de laSecretaría del Medio Ambiente del Gobierno del Distrito Federaladolfomejia19@yahoo.com.mxPor razones históricas y políticas, México es un país muy centralizado.A causa de esto los servicios gubernamentales y el desarrollo industrial sehan concentrado en la Ciudad de México, donde se localiza 45% de laactividad industrial nacional, aporta 38% de su producto nacional bruto y,junto con la zona conurbada, concentra 20% de la población del país. Laciudad alberga casi todas las oficinas de gobierno, los centros de negociosnacionales e internacionales, las actividades culturales, las universidadesy los institutos de investigación más importantes. El rápido crecimiento delos últimos 50 años se ha caracterizado tanto por la expansión de áreasurbanas y residenciales planeadas para las clases media y alta, como porlas invasiones ilegales de tierra y los asentamientos no planificados en lasáreas periféricas.42


A lo largo del tiempo, las autoridades gubernamentales han prestado atencióna este crecimiento, proporcionando los servicios urbanos desde la perspectivade la oferta, es decir, buscando siempre nuevas fuentes de suministro paracumplir con los crecientes requerimientos de servicios en la Ciudad de México.El agua no ha sido la excepción, inicialmente con la explotación del acuíferoy posteriormente con el desarrollo de grandes proyectos de infraestructurahidráulica para traer agua del Valle de Lerma (Estado de México), y del SistemaCutzamala (Estado de México y Michoacán). A pesar del esfuerzo, de lasmillonarias inversiones y la sobreexplotación de las fuentes de abastecimiento,en no pocas zonas de la Ciudad de México el servicio de agua es insuficiente einadecuado la mayor parte del tiempo.La búsqueda de nuevas fuentes de abastecimiento, así como la sobreexplotaciónde las fuentes de suministro, como casi único medio para resolver la demandade agua de la Ciudad de México, ha tenido su correlato. Es a partir de ladécada de los 40 cuando se manifiestan los efectos en la ciudad, por ejemplohundimientos. Las últimas estimaciones en el acuífero arrojan un balancehidráulico negativo en 30%, es decir, de cada metro cúbico que se extrae tansólo se recargan 300 litros.En las diversas zonas de suelos arcillosos de la Ciudad de México, loshundimientos van desde 6 cm/año hasta más de 30 cm/año. El centro de laciudad se ha hundido aproximadamente 10 metros en los últimos 60 años. Loscostos de este hundimiento no son cuantificables: construcción del drenajeprofundo, de los sistemas de bombeo del drenaje, deterioro de todo tipo deinfraestructura pública y privada, entre otros. El descenso del nivel estático delacuífero se paga doble en términos del abasto de agua: por un lado, cada vez es43


necesario bombear a mayor profundidad y la calidad del agua va decreciendo,lo que incrementa los costos de operación y potabilización; y por otro lado, lasafectaciones a la red de abastecimiento por los hundimientos del subsuelo,aunado a la edad de las tuberías, hace que 35% del agua que se distribuye sepierda por fugas.Otro grave problema cuya solución ha seguido la tónica del abastecimientode agua, solo que en este caso la consigna ha sido sacar el agua del Vallede México, es lo relativo al manejo de las aguas residuales. Como el Vallede México es una cuenca cerrada, se han construido obras costosas paradesalojar las aguas residuales y de lluvia en un sistema de drenaje que escomún para ambas descargas. Originalmente, los escurrimientos pluviales ibana concentrarse a los lagos del Valle, pero en la medida que éstos han sidoocupados por el área urbana, se ha vuelto necesario desalojar tanto el aguade lluvia como la residual para que la ciudad no se inunde. Actualmente sondesalojados del Valle de México 40 m 3 /seg de aguas residuales, los cuales sonproducidos tanto por el Distrito Federal como por el Estado de México. Juntocon el problema del volumen se encuentra el de la calidad del agua residual,para el caso de la Ciudad de México sólo 2.50 m 3 /seg reciben algún tipo detratamiento.No obstante lo grave de la situación y pese al conocimiento de los problemasambientales, sociales, económicos y de salud que se generan por el inadecuadomanejo del agua en la Ciudad de México, sigue siendo común el uso irracional delrecurso: las redes de abastecimiento de agua y drenaje presentan importantespérdidas por fugas que deben ser corregidas; el reuso de agua residual tratadasigue siendo muy bajo; la fuerte sobreexplotación del acuífero obliga a seguirimportando grandes cantidades de agua de las cuencas vecinas con cada vezmayores gestiones para su obtención; el agua descargada fuera del Valle deMéxico transporta los contaminantes generados por los usos domésticos eindustriales sin previo tratamiento con los consecuentes impactos ambientales.Un elemento que históricamente se ha dejado de lado y que será determinantepara el desarrollo de una adecuada política de manejo de agua es el relativoal costo del servicio. En términos generales, la distribución y el costo del aguaen la Ciudad de México son desiguales entre zonas de alto nivel económico yzonas populares, donde el mayor impacto negativo es en los usuarios de menorcapacidad económica. Esta situación se agrava al no contar con un padrónde usuarios actualizado y a la existencia de tomas clandestinas que no soncontabilizadas. Existe un subsidio generalizado y mal orientado que contribuyeal mal uso del recurso. En conjunto, el resultado es la escasez presupuestaly el descontento de los sectores sociales más afectados. Cabe resaltar quela deficiencia en el cobro por el suministro del agua ha obligado al gobiernode la ciudad a cubrir el déficit de recursos económicos necesarios para elmantenimiento de la infraestructura existente y para la construcción de nuevoequipamiento.Con todo, la problemática descrita tiene soluciones y debe ser abordada lomás pronto posible si se desea la supervivencia de la ciudad en el largo plazosin un permanente estado de emergencia. El Gobierno del Distrito Federal conbase en lo establecido por el Plan Verde y los Programas del Sistema de Aguasde la Ciudad de México ha identificado cinco ejes rectores: recarga del acuífero44


y protección al suelo de conservación; consumo de agua potable; deteccióny supresión de fugas; drenaje, tratamiento y reúso de agua residual tratada;y, parques lacustres y áreas de alto valor ambiental. El cumplimiento de lastareas gubernamentales se ha definido en dos estrategias: una de medianoplazo (2007-2012) y otra de carácter emergente. La primera encuentra sumaterialización en el Programa para el Manejo Sustentable del Agua parala Ciudad de México y la segunda en el Programa Emergente de Abasto deAgua en el Distrito Federal, puesto en marcha en el segundo semestre de2009, a raíz de la súbita escasez del recurso hídrico para el abasto de lapoblación.Las estrategias que el Gobierno del Distrito Federal se ha planteado paraavanzar en el manejo sustentable del agua habrán de dar resultados en losplazos esperados. Sin embargo, será preciso desarrollar políticas integralesde alcance metropolitano y regional que involucren al los tres órdenes degobierno, a los actores sociales y económicos relevantes y a la ciudadaníaen general si es que esperamos una solución de largo aliento y con carácterdefinitivo al enorme reto que implica la sustentabilidad hidráulica del Vallede México.


CONSUMO Y MEDIOAMBIENTE// FEDRO CARLOS GUILLÉNDoctor en Biología y Educación Ambiental,Universidad Nacional Autónoma de Méxicoy director del Centro de Especialistas en GestiónAmbiental (CEGAM)fedro50@hotmail.com, @fedroguillenFrecuentementenos cuestionamossi nuestro planetatiene una capacidadde carga, es decir,un número finitode pobladores quepueda sostener sincolapsarse.46


En el año 2007 fui contratado por el Instituto Nacional deEcología (INE), para realizar un estudio acerca de la venta demadera certificada. Las certificaciones ambientales son un temaemergente que trata de impulsar menores impactos a travésde productos que, por su manufactura, forma de producción,métodos de obtención o consumo de energía se diferenciande los convencionales. Existen entidades certificadoras quemediante procesos estandarizados otorgan una “eco etiqueta”que da ciertas garantías acerca de la sustentabilidad delproducto en cuestión. En el ejemplo con el que inicio estacolaboración, el INE nos pedía que investigáramos acercadel consumo de madera certificada comparada con la que nocontaba con ningún sello en muebles de cocina. El estudioplanteaba realizar una campaña promocionando las ventajas delos muebles de madera certificada y analizar el comportamientodel consumidor. La primera sorpresa fue que la tienda (El Palaciode Hierro) no sabía que vendía muebles de madera certificaday en consecuencia no entendía el alcance comercial delproducto. La segunda fue que los precios de ambas opcioneseran equivalentes, derrumbando la extendida percepción deque absolutamente todos los productos sustentables tienen unsobreprecio.Frecuentemente nos cuestionamos si nuestro planeta tiene unacapacidad de carga, es decir, un número finito de pobladoresque pueda sostener sin colapsarse. La respuesta es relativa yaque depende de nuestra capacidad de consumo. Si todos noscomportáramos con los patrones de gasto energético de EstadosUnidos, se necesitarían siete planetas Tierra para abastecernos.La clave está en el consumo, ya que el norteamericano promedioes siete veces más costoso en términos ambientales que unmexicano, por ejemplo. Es obvio, en consecuencia, que la formay sensatez con la que consumimos recursos tiene un efectoimportantísimo en la viabilidad del planeta. Sin embargo, es untema que cabalga lento debido a factores como la esperanzatecnológica, una especie de terapia planetaria que deposita suconfianza en la ciencia y la tecnología como los salvoconductosa un mundo sustentable y, en consecuencia, se auto exonera departicipar de forma activa.Sobre los productos sustentables o verdes existen varios recelos,el primero es su aparente sobreprecio. En las condicioneseconómicas actuales no parece existir una sensibilizaciónsuficiente para librar ese escollo. Un segundo elemento es lafalta de información acerca de sus beneficios que muchas vecesse vuelven vagos e intangibles. Estos son dos retos a superarde manera urgente. Una de las palancas más importantes pararevertir la crisis ambiental que enfrentamos se basa en unamodificación de nuestros patrones de consumo que, en algunoscasos - como en el de las camionetas de ocho cilindros-, sonsimplemente una barbaridad sobre la que deberíamos reflexionarsin dilación.47


RODOLFO BRACHO PEREDAEscritorrbrachopereda@gmail.comDefinitivamente el mundo se ha vueltomás complejo; algunos culpan a esaentidad multiforme y escurridiza llamadaposmodernidad; otros alegan que la moralburguesa, junto con su entrañable amigoel capitalismo, ha caducado y las formasde convivencia se han liberado y ahorapodemos hacer yoga antes de ir a misa desiete, y por las tardes ver un documentalsobre la explotación infantil en Malasiamientras bebemos una Coca-Cola. Ahoratodo juega.49


Pero ante la complejidad del mundo moderno propongoel análisis de un caso sencillo que ejemplifica a su manerael caos inherente al que estamos hoy en día expuestosal asomarnos, tan sólo, a la calle: el transporte público.Mi relación con los camiones (micros, autobuses,peceras, etcétera) se remonta a mi primera adolescencia.Evadiré la nota nostálgica y sólo diré que en aquellosaños uno subía al vehículo sabiendo no sólo la cantidada pagar (incluso la mayoría de la gente sostenía ya elimporte exacto en su mano), sino, aún más importante,la manera en que el intercambio económico ocurriría.Esto, por más obvio que pueda llegar a parecer hacambiado diversificándose ad nauseam.Hace unos días tuve el placer de volver a visitar la Ciudadde México. Una vez más, evadiré la nota nostálgica yme ceñiré a comentar la perplejidad en que me sumióel experimentar tan distintas formas de pago en misdiversos viajes en transporte público.Durante un par de días fui testigo presencial de sieteformas distintas de pago para un mismo fin: moverse deun lado a otro de la ciudad.A causa de la dificultad inherente al tema, a partir deaquí este escrito se volverá esquemático. 1Trolebús: en este vehículo, altamente eficaz y movidovía energía eléctrica, se le invita al usuario a pagar unimporte exacto. Al subir a la unidad uno debe introducirla cantidad indicada, ni un peso de más ni uno demenos, dentro de una máquina que se encuentra juntoal conductor. No hay cambio, así que si no desea regalarsu dinero consiga el importe exacto.Metrobús: ni siquiera intente acercarse a las terminalesde estos vehículos si previamente usted no ha adquiridosu tarjeta recargable. Para poder hacer uso de estasunidades uno debe comprar primero dicha tarjeta,después abonarle dinerito y finalmente deslizarla porun lector electrónico que automáticamente cobrará elimporte del viaje.1 Los nombres de los vehículos corresponderán a larealidad en los casos en los que específicamente recuerdeel nombre; en los demás casos los inventaré, intentandodar una descripción que ayude al lector.50


Peceras: parecería que estamos frente a las viejasformas de pago. En efecto, aquí no hay necesidad detarjetas recargables o de contar con el importe exacto.Uno puede subirse y pagar con la denominaciónmonetaria que se le pegue la gana. Pero, eso sí, debeestar preparado para informar al chofer su destino, pueséste cobrará según el trayecto del recorrido.Camión: este vehículo pertenece al periodo clásicodel transporte público. La forma de pago es casisimilar a la de las peceras, sólo que aquí uno puededespreocuparse a sus anchas. Nadie le preguntará sudestino. No hay necesidad de abonos o tarjetas. Y elconductor está preparado para darle cambio. En estasunidades uno puede regresar a los viejos e idílicostiempos del transporte público.Autobús: en estas unidades se ha eximido al conductorde lidiar con el engorroso asunto de los pasajes. Unamáquina se encarga de ello sólo que a diferencia de ladel Trolebús, ésta sí tiene la opción de dar cambio.Metro: existe una taquilla. Uno debe dirigirse a ella paraadquirir su boleto para después introducirlo en la rendijade una máquina y así poder gozar del servicio.Arcadia: me permito nombrar tan poéticamente aeste vehículo puesto que, generalmente, se le sueleencontrar en zonas rurales o conurbadas. En ellos, unavez más, el sistema de pago experimenta un cambioradical. El usuario sube al vehículo y, si le place y hayasientos disponibles, puede sentarse libremente. Enun principio, el servicio de los Arcadia le parecerá, ala persona acostumbrada a la forma de pago de otromedio de transporte público, gratuito. Pero esto noes así. Además del conductor, dentro de la unidad seencuentra otro individuo trabajando para la compañíade transporte público, cuya labor es la de ir cobrando alos pasajeros. En qué momento decide hacerlo o cómohace para recordar y diferenciar a los que ya pagaronde los que no lo han hecho, son cuestiones aún porresolver.La lista es larga y me parece sintomática.Algunas preguntas al respecto. ¿Cómo hemos logradoreproducir algo tan sencillo como la forma de pago por unservicio? ¿Acaso deseamos ver hasta dónde podemoscomplicar las cosas? ¿Estas formas de pago reflejannuestra diversidad cultural? En dado caso, ¿debemosfomentarlas? ¿Qué nos dice esta variedad de formas depago acerca de nosotros mismos? ¿Expresan nuestra51


creatividad, originalidad y picardía o simplemente nos dicen que ni siquiera enalgo tan trivial como esto podemos ponernos de acuerdo?Es probable que el tema no moleste a nadie. La gente usa los transportespúblicos y no parece incómoda ante esta cuestión. Incluso podría darse el casoen el que esta diversificación de formas resulte, para algunos, la sal de la vida;sus días no serían lo mismo si no tuvieran que detenerse a considerar cómo vana pagar en el camión al cual están a punto de ingresar.Pero mi mente, perseguida por el fantasma de la practicidad, finalmente, hijade su tiempo, medita en una única forma de pago. Es más, a los choferes seles podría, incluso, ahorrar el meollo del cobro y dejarlos tan sólo a cargo delvolante, frenos y acelerador. Podría haber una tarjeta multiusos, aceptada portodos los medios de transporte; electrónica y con un coqueto diseño.Sueños absolutistas, dirán algunos.En el fondo quizá, y me gusta pensarlo así, esta diversidad de formas sea unade las maneras en que expresamos nuestro derecho de suelo. El término es deCortázar y el argentino lo usaba respecto a la ciudad de París.El derecho de suelo no es más que la lista de características, modismos,idiosincrasias, actitudes y costumbres que se reúnen en un sujeto y lo hacentener una identidad particular, fincada en gran medida en su entorno. El argentinole da al término un aire suntuoso al referirlo a las afecciones singularmenteparisinas; sin embargo, el derecho de suelo es algo que todos conocemos, porel simple hecho de pertenecer a un ámbito social, a una comunidad. Todoshemos tenido que sufrir las imposiciones de nuestro núcleo social; desde loscholos de la Zapata, tatuándose el nombre del grupo y recibiendo tundas deiniciación, hasta las damas de alta sociedad, aprendiendo cómo comportarsefrente a un caballero y recibiendo clases para saber cómo agarrar un tenedor ycómo no hacerlo.Estas normas implícitas dentro de una comunidad podrían llegar a verse, incluso,como reglas de supervivencia en el desafiante mundo de la evolución. Aquél quelas aprenda y siga podrá hacerse camino, aquél que las desafíe o incumplasufrirá la reprimenda de la manada.El derecho de suelo también sirve de vigía; facilita la detección de un extraño enel grupo. Y quizá ésa sea la única función de las variadas formas de pago: crearuna identidad social. Qué importa si resulta estorboso o absurdo, lo esencial esque en esa incomodidad y confusión podemos reconocernos, vernos y sentirnosparte de un grupo, de una fuerza mayor a cualquier individuo.O quizá simplemente nos guste lo complicado; si no, ¿de qué nos quejaríamos?52


La cultura por la// NAZARIO PESCADOR PEREDALicenciado en Antropología, Universidad Autónoma delEstado de México y subdirector editorial de la RevistaPensamiento Librenazario.pescador@revistapensamientolibre.com54


Como ya muchos saben, la palabra culturatiene dos sentidos. El más común y utilizadopor todos hace referencia al conocimiento sobreciencia, teología, filosofía, literatura, arte y otrasáreas del conocimiento. El segundo es el que losantropólogos sociales utilizamos para describirlas creencias, el arte, las costumbres, lastradiciones, las leyes, y cualquier otra habilidado hábito adquirido en un grupo social particular.Definición que nos tiene ocupados desde 1881.Una vez hechas estas distinciones, es importantemencionar que en el presente texto haré referenciaal primer sentido de cultura.Sin embargo, no hablaré de todas las áreas delconocimiento, me limitaré a una sola: la ciencia.La ciencia, a su vez, se divide en miles deespecialidades, cada una de las cuales se enfocaa tratar de darnos luz sobre los fenómenosnaturales y sociales que ocurren en la realidad.Los científicos, desde los primeros estudiosos,pasando por Galileo y sus contemporáneos,hasta los especialistas de nuestros días, hantratado de acercarnos a las cosas que nosrodean, explicándonos el funcionamiento de lascosas. Respondiendo siempre al cómo.Pareciera que la ciencia sólo nos ofrececosas buenas, aun así, ésta ha tenido muchosproblemas a los cuales enfrentarse. Uno de ellosha sido encontrar un método definido que lepermita explicar las cosas que investiga. Otro,merecer respeto, o por lo menos ser sujeta detolerancia por parte de instituciones con poderpara ser llevada a cabo. El último problema quemencionaré hace hincapié a los espacios, foros,momentos y tiempos a su alcance para serdifundida.Actualmente para difundir ciencia existenrevistas, congresos, museos, páginas web, forosde discusión, libros, universidades, entre otros.Haciendo énfasis en los museos, éstos sonconocidos por la mayoría de la población delmundo. Tenemos museos sobre las ciencias, lasartes, la tecnología, incluso sobre aspectos tanespecíficos como las estampas, las obras hechascon acuarela, o incluso otros que parecieran noposeer tanta importancia, como el museo delsexo o el museo sobre la vida extraterrestre endiferentes ciudades de los Estados Unidos.55


Los museos en un principio eran la iglesiade las musas, las nueve hermanas, diosasrepresentantes de las artes y las ciencias.Tiempo después, no se sabe con exactitud si conPtolomeo I o Ptolomeo II, pero definitivamenteen Alejandría, fue donde se construyó el primermuseo con las características que hoy se leconocen. Ahí se ofrecía un espacio para lasciencias y otros cultos bajo la supervisión delEstado.Contamos ahora con museos privados y museospúblicos, pero dejando de lado esa distinción,la importancia que reviste a los museos hoy endía es innegable, ya que se han vuelto lugaresindispensables y de referencia en las grandesciudades. Son atracciones turísticas, sitios a losque se tiene que ir, por ejemplo, el Metropolitanen Nueva York, el British Museum en Londres, elLouvre en París, o el de Antropología e Historiaen la Ciudad de México. También para realizaractividades escolares de todos los niveleseducativos, o simplemente para pasar un díade descanso, se programan recorridos en lasdiferentes salas que nos pueda ofrecer cualquiermuseo.Todas las actividades posibles y permitidas enlos museos son enriquecedoras, nos permitenver cuestiones que probablemente nuncahubiéramos conocido en otro sitio, o profundizarinformación que, en ocasiones vaga, poseemossobre distintos temas.Retomando un poco los conceptos de culturamencionados con antelación, los museos nosaportan cultura. Desafortunadamente, el hábitoo la cultura de visitar los museos es pocovalorado por la gran mayoría de los mexicanos.No estamos acostumbrados a visitarlos, muchomenos a entenderlos o a participar en éstos. Losmuseos son santuarios abiertos a la poblaciónque nos ofrecen la oportunidad de empaparnosde información fidedigna y útil.Queda pendiente, pues, la difícil y ardua tareade generar el hábito de visitar los museos entrelos nuevos miembros de nuestra sociedad. Porllamarlo de alguna manera, resulta imperativofomentar la cultura por la cultura.56

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!