Untitled - Huicholes y Plaguicidas

huicholesyplaguicidas.org

Untitled - Huicholes y Plaguicidas

El cultivo del tabaco se va...Jornaleros y Plaguicidas...se quedanFOTO 1. Hombre ensartando tabaco. Foto: José Hernández-ClaireEl presente capítulo requiere de explicaciones previas.La situación que en él se refleja es ya pasada. Diversosacontecimientos han incidido para que el cultivo del tabacoen México haya disminuido drásticamente y no esté lejanasu desaparición 1 . Así, si en el año 2000 se producían enMéxico 45.2 miles de toneladas, en 2008 se produjeron 10.1miles de toneladas. De 22.7 miles de hectáreas cosechadasen 2000 se pasó a 5.3 miles de hectáreas en 2008. En esteaño se generaba en Nayarit el 82% de la producción nacional(Subsecretaría de Agricultura, 2008).Pero los autores de este capítulo quieren incidir en lascondiciones en que laboran millones de jornaleros agrícolas(en su mayoría indígenas) y la continua exposición a plaguicidastóxicos a la que están sometidos. Esas condicioneslaborales no mejoran, laexposición a plaguicidas nodisminuye, sino que se mantieneo aumenta en otroscultivos como el del jitomatey otras hortalizas, en general,en todos aquellos que secultivan a escala industrial.Muestra de ello, sin ir máslejos y sin salir del estadode Nayarit, es la intoxicaciónpor el insecticida Tamaron(de Bayer), organofosforadocuyo ingrediente activoes el metamidofos, de oncejornaleros de la huasteca hidalguenseque trabajaban en un campo agroindustrial dejitomate en la localidad de Zacualpan, municipio de Compostela.1. El 17 de junio de 2008, en el marco de la Segunda Reunión del Grupo deEstudios sobre Alternativas Económicamente Sostenibles al Cultivo del Tabaco,ante representantes de 25 países firmantes del Convenio Marco para el Controldel Tabaco de la OMS, el Director General de Fomento a la Agricultura de laSagarpa, Simón Treviño, sostuvo que para 2010 México erradicará el cultivo detabaco.1


Ese 10 de marzo de 2005 fallecieron dos de ellos: MiguelHernández Hernández (16 años) y Jesús Azuara Hernández(15 años), de los demás intoxicados no sabemos nada y lomás probable es que no estén recibiendo seguimiento epidemiológico.La Comisión de Defensa de los Derechos Humanos parael Estado de Nayarit emitió la recomendación 21/05, dirigidaa diversas instancias de gobierno. Posteriormente, con elfin de dar seguimiento a la citada recomendación, elaboróel Diagnóstico Jornaleros Agrícolas Migrantes en Nayarit2007, analizando aspectos tales como seguridad, higiene,educación, asistencia médica y situación laboral. El 19 de juliode 2009, cuatro años después de emitida la recomendación,esa Comisión informó que la secretarías estatales deDesarrollo Rural, Desarrollo Económico y Salud, así como elDepartamento de Previsión Social y el Consejo Consultivopara el Desarrollo de los Pueblos Indígenas han incumplidola recomendación 21/05 que busca terminar con la discriminacióny maltrato hacia los trabajadores agrícolas.En resumen, los autores de este capítulo solicitan al lectorque lo lea atendiendo al siguiente factor: el cultivo deltabaco en México desaparece pero no por ello, ni muchomenos, se amortiguan las deplorables condiciones laboralesde los jornaleros agrícolas y se continúa exponiéndoles aplaguicidas extremadamente tóxicos en todos los otros cultivos.Nayarit, productor de tabacoEl estado de Nayarit es el principal productor de tabacopara cigarros en México. Este cultivo se concentra en lazona norte de la entidad, con el municipiode Santiago Ixcuintla a la cabeza (Díaz &Salinas, 2002). La industria del tabaco enMéxico funciona a través del sistema deagricultura de contrato, en la que las tabacalerasexigen a los campesinos propietariosde la tierra cumplir sus normas deproducción (Mackinlay, 1999; Hammond,1998).FOTO 2. Jornalero cargando tabaco.Foto: José Hernández-ClaireLas dos principales empresas tabacalerasque operan en Nayarit son BritishAmerican Tobacco y Tabacos DesvenadosS.A. (TADESA), empresa perteneciente a2


CIGATAM (propiedad de Carlos Slim en un 51.01% comose lee en la página web de esta compañía hasta el año de2009), asociada a Philip Morris International, para la comercializaciónde los cigarros. Slim, a pesar de ser uno de loshombres más ricos del mundo (que se presenta así mismocomo filántropo, responsable y con negocios sustentables),no ha cumplido con sus responsabilidades ante los jornalerosdel tabaco, que siguen trabajando y viviendo en condicionesmuy precarias.Las normas de producción incluyen el uso intensivo degrandes cantidades de plaguicidas (Cigarrera La Moderna,1991). La Organización Panamericana de la Salud (OPS)considera que en este cultivo se utilizan de 30 a 60 kilogramosde plaguicidas por hectárea. Un cálculo conservador,elaborado por los autores del estudio Plaguicidas, tabacoy salud (Díaz & Salinas, 2002), a partir de los lineamientosestablecidos por Cigarrera La Moderna (actualmente BritishAmerican Tobacco, BAT), arrojaba una cantidad de 58 kilogramosde plaguicidas por hectárea utilizados entre el trasplantey la cosecha en el ciclo 1991-1992. La cantidad deagrotóxicos era aún mayor en la etapa de germinación y primercrecimiento de la semilla, ya que en los viveros, o planteros,se empleaban hasta 114 kilogramos por hectárea.El algodón, el tabaco y el tomate ñlas dos últimas, plantasde la familia de las solanáceas- son cultivos que reditúangrandes ganancias por hectárea y, por tanto, a los quese aplican una mayor cantidad de plaguicidas (Mackinlay,1999). Esto representa un grave riesgo para los campesinosy los habitantes de esaszonas, sobre todo por la utilizaciónilegal de plaguicidaspersistentes de uso restringidoo prohibido (Díaz & Salinas,2002).FOTO 3. Fumigando tabaco. Foto: José Hernández-ClaireAdemás, en el Acta Federalsobre la Pureza de laComida, las Drogas y losCosméticos, (Federal PureFood, Drugs and CosmeticsAct), que es la normatividaddestinada a vigilar lainocuidad de los productosconsumibles vendidos en elmercado estadounidense, el3


tabaco está casi exento de regulaciones e inspecciones conrespecto a la cantidad de residuos de plaguicidas contaminantes.En Nayarit el tabaco ha sido durante décadas el cultivode mayor atractivo económico y se ha cultivado con una casitotal ausencia de regulaciones y controles. El tabaco es unproducto especialmente tóxico y peligroso, especialmente elcultivado en los países del así llamado “tercer mundo”, endonde se utilizan más cantidad, variedad y mezclas de plaguicidascon efectos tóxicos agudos, aunque por la magnitudde éstos no deben olvidarse los efectos tóxicos crónicos enmateria de reproducción humana, oncológica y hematológicaprincipalmente. El tabaco es un peligro letal para campesinos,jornaleros y consumidores de cigarros. Los productoresde cigarros utilizan (además de estos agroquímicos) grancantidad de aditivos químicos para incrementar el potencialadictivo y, con ello, obtener mayor consumo y obviamente,mayores ganancias (Drake, 1996; Posadas, 2003).Fumando PlaguicidasEntre los residuos de los plaguicidas que han contaminadolos cigarros durante muchos años se encuentra grancantidad de sustancias neurotóxicas, cancerígenas y otroscompuestos diseñados específicamente para producir dañogenético en formas de vida como las larvas de los insectos,así como para dañar el sistema reproductivo femenino delos mismos, pero que también tienen sus efectos en los humanos(Solomon et al. 2000).Gran número de plaguicidas presentes en el tabaco delos cigarros están ampliamente reconocidos en la literaturamédica y científica, como causantes de cáncer, enfermedadesneurológicas, abortos, daño genético y otros muchosperjuicios para la salud humana (Solomon et al. 2000). Estudioshan demostrado que todos estos daños se presentancon más frecuencia, más rápidamente y con consecuenciasmás severas, entre las poblaciones afroamericana e hispana,que entre la población blanca, especialmente cuandohay inhalación (Krieger et al. 1994; Ríos et al. 1993).El que fuma está inhalando estos químicos cuya combustiónen los pulmones los convierte en otras sustanciasaún más tóxicas y dañinas.4


La exposición prolongada, inhalación tras inhalación, aestos compuestos agrotóxicos que llegan a los pulmones,todos ellos mezclados entre sí y junto con otros compuestosquímicos como los aditivos, provocan la “Exposición CrónicaSubletal” (Drake, 1996).Las víctimas de este tipo de exposición a plaguicidassupuestamente deberían ser los insectos que causan dañosa los cultivos de tabaco (especialmente en los países tropicales),pero los fumadores inhalan los residuos gasificadosde estos plaguicidas, al igual que sus familiares, amigos ocompañeros de trabajo convertidos en “fumadores pasivos”(Drake, 1996).Envenenamientos por PlaguicidasLa historia de los compuestos organofosforados, quetan ampliamente se utilizan en México en la agricultura, iniciaa mediados del siglo XIX. P. Clermont sintetizó el primerinsecticida organofosforado (Clermont, 1854); de ahí sellegó a la síntesis del gas sarín, desarrollado originalmentecomo pesticida en 1939. Estos compuestos son los así llamadosgases nerviosos, utilizados desde la Primera GuerraMundial como armas químicas (Sánchez-Hernández, 1998).Se puede decir entonces que... los plaguicidas son armasen tiempo de guerra y agroquímicos en tiempo de “paz”.A partir de la década de 1970, la presión de los consumidoresen los países desarrollados, que no querían seguirexpuestos a los Compuestos Orgánicos Persistentes (CO-Pís) que regresaban a sus países de origen a través delllamado “círculo del veneno” (Weir & Schapiro, 1981), en lasfrutas y verduras importadas, obligó a las agroindustrias asustituir los COPís por insecticidas organofosforados (OF) ycarbámicos (Cb).Estos se degradan más rápidamente, pero son mástóxicos y, en consecuencia, provocan más envenenamientosentre los campesinos y los jornaleros que están expuestosa estas sustancias químicas (Henao et al. 1993).Entre 1987 y 2001 en Nayarit se utilizaron en el cultivodel tabaco, por lo menos, 53 marcas comerciales de plaguicidas,correspondientes a 36 ingredientes activos diferentes(Véase ANEXO 1). En el caso del tabaco la sustitución de losCOPís por sustancias menos persistentes no es completa:el Endosulfan, un insecticida y acaricida organoclorado con5


FOTO 4. Niño de Santa Fé, municipio de Rosamorada, Nayarit, intoxicado conmonocrotofos en 2008. Foto: Patricia DíazFOTO 5. Insecticida causante de laintoxicación. Foto: Patricia Díazcategoría toxicológica II (Altamente Tóxico), aún está autorizadoen México para uso agrícola en 42 cultivos, incluyendoel tabaco. Se comercializa en varias presentaciones y convarios nombres, como Endosulfan, Thiodan o Plagui-Dan.La farmacoquímica Bayerrecientemente anunció quedejará de producir Endosulfanpara el año 2010 por sualta toxicidad a seres vivosy daño ambiental. pero loseguirán produciendo otrascompañías en diferentespartes del mundo, por lo quevarias organizaciones exigensu prohibición en México.Los envenenamientoso intoxicaciones agudas porinsecticidas OF y Cb son sumamentefrecuentes y presentanuna gran gama desíntomas clínicos (muchosde los cuales se pueden confundir con la enfermedad deltabaco verde), por lo que es necesario que las personas expuestasestén informadas y conscientes de los riesgos querepresentan estos agrotóxicos. Frecuentemente, los médicospasantes que atienden en los servicios de urgencia delas instituciones de salud en zonas de alto riesgo, no estáninformados sobre los efectos de los plaguicidas, tampocoestán suficientemente capacitados en toxicología. Los hospitalesno cuentan con los antídotos necesarios para atenderadecuadamente a las personas envenenadas, tampoco serealiza seguimiento epidemiológico que permita relacionarestas intoxicaciones con problemas de salud que se presentana mediano y lago plazo.Los plaguicidas OF y Cb son inhibidores de la acetilcolinesterasaeritrocítica (Ace), enzima imprescindible para elcontrol normal de la transmisión de los impulsos nerviosos(Reigart & Roberts, 1999). Los insecticidas OF y Cb ingresanal organismo por vía dérmica, respiratoria, digestiva oconjuntival (Henao & Corey, 1991) y una intoxicación agudapor OF puede conducir a un estado crítico, en el que el parorespiratorio puede ocurrir repentinamente. Los niños sonmás propensos que los adultos a presentar alteraciones delsistema nervioso central (Reigart & Roberts, 1999).6


Sinápsis Neuronal ColinérgicaLa sinápsis es el proceso esencial de comunicación entrelas neuronas. El diagrama muestra lo que sucede duranteun impulso nervioso. En este proceso la acetilcolina (Ac),neurotransmisor por excelencia, se libera de las vesículassinápticas de una neurona y se transmite a la siguiente excitándola.Sin embargo, una vez que la “comunicación” entrelas neuronas se llevó a cabo, es necesaria la inhibiciónquímica de la Ac, pues de lo contrario ocurre una sobreexcitaciónde la neurona receptora del estímulo. La Ace es laenzima encargada de dicha inhibición. Los plaguicidas OF yCb bloquean la acción de la enzima Ace. Al quedar la neuronaen un estado continuo de excitación se producen temblor,vómito, pérdida de equilibrio y eventualmente, el coma y lamuerte (Reigart & Roberts, 1999) (Ver Gráfica 1).Condiciones de vida y trabajo en los camposde cultivo de tabacoEl corte y el ensarte de las hojas de tabaco de las variedadesVirginia Sarta Sol y Burley Semi Sombra consume unagran cantidad de fuerza de trabajo (Díaz & Salinas, 2002).Durante la cosecha, que generalmente ocurre entreenero y mayo de cada año, los propietarios de la tierra oejidatarios, subcontratan trabajadores temporales, llamadosjornaleros, para que realicen las labores de corte y ensartede las hojas de tabaco.Se trata mayoritariamentede campesinos indígenas,de los pueblos wixárika (huichol),nayari (cora) y o’damñi’ok (tepehuano), que habitanen las montañas del nortede Jalisco, oriente de Nayarity sur de Zacatecas y Durango(Díaz & Salinas, 2002).FOTO 6. Mujeres cocinan a ras de suelo en campo tabacalero, SantiagoIxcuintla, Nayarit. Foto: José Hernández-ClaireDurante su estancia enlos campos tabacaleros dela planicie costera, los jornalerosindígenas viven en lasplantaciones, cocinan susalimentos al ras del piso y,con frecuencia, beben agua7


GRÁFICA 1. Sinápsis colinérgica.8


proveniente de canales de riego, arroyos y pozos, con lo quela exposición ambiental a los plaguicidas aumenta (Díaz &Salinas, 2002).Los jornaleros mestizos son generalmente campesinossin tierra, que no pertenecen a un pueblo indígena y que secontratan también para el corte y ensarte de las hojas detabaco e incluso para mezclar, cargar y aplicar plaguicidas.Aunque la mayoría reside en la zona tabacalera y, por lo tanto,no duerme al aire libre como los indígenas, los jornalerosmestizos sufren la misma exposición ambiental.Los ejidatarios y sus familiares están en contacto conlos plaguicidas durante todo el año, ya que los almacenanen sus casas y son ellos quienes los mezclan y aplican, paraasí ahorrarse el pago de “jornales”.Los ejidatarios, los jornaleros indígenas y mestizos presentanfrecuentes intoxicaciones agudas cuyos síntomasson muy variados y pueden irse presentando según el gradode exposición a los insecticidas. Estos síntomas van deleves a moderados, y pueden llegar a ser graves, según ladosis con la que hayan estado en contacto. Si la intoxicaciónllega a ser grave, es posible que se presente el paro respiratorioy la muerte (Henao & Corey, 1991) (Véase ANEXO 2).Los problemas a la salud ocasionados por los OF y Cbtambién pueden presentarse como intoxicaciones crónicas,después de haber estado expuestos a ellos en dosis másbajas, pero por temporadas prolongadas, cuyos síntomasson, por ejemplo, el síndrome intermedio y la neuropatía retardada,además de las secuelas neurosiquiátricas, problemasde memoria, problemas de concentración, irritabilidad,depresión y la intolerancia a olores químicos (Henao & Corey,1991) (Véase ANEXO 3).Plaguicidas y Contaminación AmbientalDe los 399 ejidos y comunidades agrarias censados en1991 en Nayarit, 382, es decir, el 95% reportó uso de plaguicidas(INEGI, 1994). En 1995, año en que se realizó laprimera etapa del estudio de salud, Nayarit ocupó el primerlugar nacional por el número de intoxicaciones por plaguicidas,según datos del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica,con 517 casos registrados de un total de 2 mil 709casos reportados ese año en el país.9


GRÁFICA 2. Casos de Intoxicaciones en México (1994 a la semana 22 del 2009).Fuente: Boletín de la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud. Gráfica: Roberto Ramos10


FOTO 7. Centro de acopio de envases vacíos de plaguicidas en SantiagoIxcuintla, Nayarit. Foto: Samuel Salinas.La ausencia de control en la venta, transporte, almacenamiento,mezcla, carga y aplicación de los plaguicidasutilizados en el cultivo del tabaco y en la disposición final desus envases, ha sido documentada con anterioridad (Díaz,1994; Pacheco, 1999). En 1999 se inició la aplicación delprograma Campo Limpio para la recolección de envases vacíosde plaguicidas y su disposición final controlada. A principiosde 2001, la ARIC informóque se habían instaladoseis centros de acopio deenvases vacíos de agroquímicosen la república, de loscuales uno está en SantiagoIxcuintla, Nayarit. El ComitéEstatal de Sanidad Vegetalde Nayarit (CESAVENAY)que implementa el programaCampo Limpio informaba enfebrero de 2009 que desde2007 había logrado recolectar20 toneladas de envasesplásticos de plaguicidas 2 .Una visita de observación delos autores de este capítuloen febrero de 2009 a la zonatabacalera de Santiago Ixcuintla permitió comprobar que lasposibilidades de mejora en la aplicación del programa CampoLimpio son amplias. En las cunetas de los caminos queconducen a las parcelas de cultivo no es raro encontrar envasesde plaguicidas.La publicidad emitida para que los utilizadores de plaguicidasapliquen el triple lavado a los envases o ha sidoinsuficiente o no lo deseadamente eficaz. Persiste la falta deinformación sobre el destino final de los envases y la propiaAsociación Mexicana de la Industria Fitosanitaria A.C. (AMI-FAC) maneja esta información como de uso interno. Los trabajadoresde este Centro de Acopio (en los antiguos hornosde TABAMEX, “Graciano Sánchez”), carecen de baños, vestidoresy regaderas.El Gobierno Federal, a través de la Comisión Intersecretarialpara el Control del Proceso y uso de Plaguicidas,Fertilizantes y Sustancias Tóxicas (CICOPLAFEST), se hacomprometido, en coordinación con los gobiernos estatales,2. Algunos datos indican que el total de estos envases, en todo México, puedeser de unas 7 mil toneladas anuales (Albert, 2005).11


a fortalecer la inspección en materia de seguridad e higieneen el trabajo. Las Normas (NOM) de la Secretaría del Trabajoy Previsión Social (STPS) y de la Secretaría de Salud(SSA) no han logrado incidir, por el momento, en el mejoramientode las deplorables condiciones laborales a las que,en general, se ven sometidos los jornaleros migrantes. Así lorecogían las conclusiones del Diagnóstico Jornaleros AgrícolasMigrantes en Nayarit 2007 elaborado por la Comisiónde Defensa de los Derechos Humanos para el Estado deNayarit: “Sólo en lo que se refiere a vivienda y educaciónpodría decirse que se ha logrado mejorar el modo de vidade los jornaleros agrícolas migrantes y sus familias; no así,en el rubro de salud, servicios públicos y situación laboral,ya que siguen siendo objeto de constantes violaciones a susderechos humanos”.Incluso los rubros de vivienda y educación parecen serclaramente deficientes. Al menos así lo mostró a los autoresdel presente capítulo la conversación con algunos de loscentenares de jornaleros agrícolas que a principios de 2009acudieron a los plantíos de jitomate y frijol y que dormían enimprovisadas tiendas de campaña en la plaza pública del ejidoOtates, municipio de Santiago Ixcuintla, situación similara la que se observaba en Tuxpan, San Blas, Compostela yTecuala.En los datos oficiales del Sistema Nacional de VigilanciaEpidemiológica, las cifras reales de envenenamientos porplaguicidas están subregistradas y se contradicen entre unboletín y otro. A pesar de los errores en las cifras, la informaciónoficial muestra que Jalisco y Nayarit, estados fuertementereceptores de jornaleros agrícolas mayoritariamenteindígenas, ocupan el primer lugar por el número de intoxicacionespor plaguicidas a nivel nacional (Ver Gráfica 2).Los efectos de los plaguicidas dispersos en el medioambiente se muestran en una investigación realizada en elperíodo 1999-2001 (Medina-Carrillo et al. 2002), donde seestudiaron 279 recién nacidos (RN), hijos de madres residentesdel área rural del estado de Nayarit con antecedentesde exposición a productos agroquímicos tóxicos duranteel primer trimestre del embarazo. Los casos (n=93) se definieroncomo RN con malformaciones de sistema nerviosocentral, cara, genitales, cadera, pies y dedos; los controles(n=186) como RN sin las malformaciones antes referidas.Se consideró como exposición cualquier contacto con productosagroquímicos.12


Se evaluaron otros factores de riesgo conocidos paramalformación congénita: medicamentos, fiebre, radiación yantecedentes familiares y obstétricos como factores de confusión,sin que se hayan encontrado otras razones.Se reportaron 22 malformaciones en genitales, 20 malformacionesortopédicas (luxación congénita de cadera ycadera inestable), 19 casos de malformaciones sobre el ejeneural (espina bífida, hidrocefalia, anencefalia), 18 de extremidadesy 14 de boca y paladar blando y duro. El trabajo deinvestigación mostró evidencia epidemiológica de la asociaciónentre la exposición a plaguicidas y las malformacionescongénitas en una muestra de mujeres del Estado de Nayarit(Medina-Carrillo et al. 2002).FOTOS 8. Familia de jornalerosmestizos, campo tabacalero delmunicipio de Santiago Ixcuintla,Nayarit. La madre fue hija detrabajadores del tabaco en la zona.Fotos: Patricia DíazEstos dramáticos datos no son producto de la fatalidadsino que son inducidos, tal como lo señalan algunos especialistas:“El alevoso subregistro durante tantos años, las deficienciasmetodológicas para cuantificar y dar seguimientoa los problemas, los casi nulos poderes para hacer cumplirlas regulaciones, sugieren una complicidad, por lo menosimplícita, del Gobierno con la industria farmaco-química ycon las grandes empresas hortícolas, frutícolas, avícolas,pesqueras, ganaderas y otras. Estas instituciones del sectorsalud permanecieron prácticamente pasivas durante décadasfrente a un grave problema de salud pública que se estabadesarrollando ante sus ojos y que llevó a la intoxicación,la incapacidad física temporal o permanente y a la defuncióna un importante número de jornaleros agrícolas y de otraspersonas encargadas de aplicarlos” (Mackinlay, 2007).Es en este contexto que, en septiembre de 2003, dosgrandes empresas tabacaleras, Philip Morris México (TA-DESA-CIGATAM) y British American Tobacco (BAT) fueronpremiadas con el reconocimiento a las mejores prácticas deresponsabilidad social empresarial, premio otorgado por elCentro para la Filantropía y la Alianza por la ResponsabilidadSocial. En respuesta, el Proyecto Huicholes y Plaguicidasles hizo llegar, en noviembre del 2005, un Código deConducta para la Industria Tabacalera en Nayarit. Tambiénse entregó a las otras empresas de menor tamaño (AllianceONE y Tabacos del Pacífico) con presencia en la zona tabacaleray a la propia Asociación Rural de Interés Colectivo(ARIC) Tabaquero.Este Código de Conducta esboza estándares para asegurarcondiciones de trabajo seguras en la cadena de la in-13


FOTO 9. Niña carga hojas de tabaco en plantación del municipio deSantiago Ixcuintla, Nayari. Foto: José Hernández-Clairedustria tabacalera, para que todos los trabajadores involucradosen el proceso sean tratados con respeto y dignidady para que los procesos de manufactura sean responsablesen términos ambientales.Para mejores efectos de este Código, se solicitaba quela industria incluyera como empleados suyos, a los jornalerosmigrantes y sus familias (en su mayoría indígenas), querealizan el trabajo de corte, ensarte y secado de las hojasdel tabaco.El Código se componía de cinco secciones que desarrollabanestándares para la salud, para la seguridad e higieneen el trabajo, el medio ambiente y las condiciones laborales,señalando con particularatención el tema de trabajoinfantil.Este intento de acercamientoa la industria tabacalera,fue para hacer constarnuestra preocupación por elhecho de que no se observael cumplimiento elemental deleyes y normas que están envigor en México.Estamos convencidos deque cualquier corporativo podríaseguir trabajando y obtenerganancias (aún cuandose atrevieran a cumplircon sus responsabilidades yobligaciones). Eso ya sería un logro para asegurar mejorescondiciones laborales y de vida, de sus trabajadores.Sin embargo, estos corporativos premiados por su “alta”responsabilidad social, desdeñaron y a final de cuentas ignoraronnuestra propuesta (ver texto completo en la páginawww.huicholesyplaguicidas.org).Resultados del Estudio de Salud entretrabajadores del tabaco en NayaritEl objetivo del estudio Plaguicidas, tabaco y salud (Díaz& Salinas, 2002), fue evaluar el efecto de los plaguicidas14


organofosforados y carbámicos neurotóxicos en la salud delas personas que trabajan en el cultivo del tabaco.En el estudio participaron 448 personas (297 adultos,hombres y mujeres de 15 años o más y 151 niños y niñasmenores de 15 años). Estos se dividieron por categoríasen: a) Jornaleros tabacaleros indígenas; b) Jornaleros tabacalerosmestizos; c) Ejidatarios; d)Indígenas no trabajadores del tabaco;e) Mestizos no trabajadores del tabacoy f) Ejidatarios no trabajadores del tabaco.Para la realización del estudio setomaron dos muestras de sangre; la primerase obtuvo durante la cosecha detabaco de febrero a marzo de 1995 y lasegunda se obtuvo en las comunidadesde residencia permanente de los participantesen el estudio, entre noviembrede 1996 y enero de 1997. Cada individuofuncionó como su propio control.El nivel medio de Ace durante lacosecha del tabaco fue de 28.273 U/gHb, significativamente menor que el nivelbasal de 30.398 U/g Hb (p


tabaco fueron quienes mostraron los niveles medios de Acemás bajos en la toma obtenida durante la cosecha, con unamedia de 26.8 U/g Hb.Los resultados anteriores sugieren que la exposición aplaguicidas organofosforados y carbámicos en la zona tabacaleradel norte de Nayarit ha rebasado el ámbito laboralpara convertirse en un problema de contaminación ambientaly salud pública que afecta a todos los habitantes de lazona. Las mujeres presentaron niveles medios de Ace menoresque los de los hombres. Se registraron prevalenciasaltas de sintomatología asociada a la exposición a plaguicidasorganofosforados y carbámicos, tanto entre quienesestaban como entre quienes no estaban trabajando en eltabaco en el momento de la entrevista. No se encontrarondiferencias significativas en los niveles de Ace obtenidos durantela cosecha entre quienes estaban trabajando y quienesno estaban trabajando en el tabaco en el momento dela entrevista.Se encontró que los jornaleros indígenas, a pesar deestar menor tiempo en los campos agrícolas, sufrieron unamayor exposición a plaguicidas, mientras que los jornalerosmestizos, los ejidatarios y sus familias tuvieron una menorexposición, aunque prolongada.Trabajo Infantil y PlaguicidasEn el mundo se calcula que trabajan unos 218 millonesde niños ente los 5 y los 14 años, 126 millones de los cualeslo hacen en actividades peligrosas. Más del 70 por ciento deltotal de niños que trabajan lo hacen en la agricultura (Somavia,2006).En México, aproximadamente un millón 200 mil jornalerosmigrantes trabajan en los campos agroindustriales, el50% hablan alguna lengua indígena. Se estima que unos600 mil son niños, que son explotados en el campo por grandesproductores y empresas trasnacionales que les pagansalarios menores al mínimo y no cubren su ingreso a la seguridadsocial, aun cuando muchos terminan enfermos debidoa que los cultivos son fumigados con pesticidas. Losdiputados de las comisiones de Agricultura, Desarrollo Ruraly la especial para Niños, Adolescentes y Familias, estimanque puede llegar a haber hasta dos millones de niños trabajandoen el campo (Méndez, 2004).16


FOTO 11. Niño jornalero cortando tabaco. Foto: José Hernández-ClaireEl Convenio 182 de laOrganización Internacionaldel Trabajo (OIT), que es elprincipal instrumento internacionalpara combatir las peoresformas de trabajo infantil(abarca a personas menoresde 18 años), fue adoptadounánimemente por la ConferenciaInternacional delTrabajo en 1999, y ha sidoratificado más rápidamenteque cualquier otro acuerdoen los 85 años de historia dela OIT.Este Convenio, incluyeen su inciso (d) el trabajo que pueda dañar la salud, la seguridado la moralidad de los niños. A pesar de las leyes y normasmexicanas, así como de los convenios y tratados internacionalesfirmados y ratificados por México, la gran mayoríade los niños jornaleros migrantes indígenas que trabajanen los campos agroindustriales del tabaco en Nayarit siguensufriendo las consecuencias de la explotación infantil y de laintoxicación, enfermedad y muerte causados por el alto usode plaguicidas sintéticos o agrotóxicos de los que se abusaen este cultivo agroindustrial (Díaz & Salinas, 2002).En un estudio entre niños de 4 a 5 años, expuestos demanera crónica y múltiple a plaguicidas OF y Cb en el Valledel Yaqui, Sonora, comparados con niños de la sierra noexpuestos, se documentaron evidentes efectos neurológicosnegativos entre los niños expuestos. Aunque no se encontrarondiferencias en el crecimiento, sí se encontrarongraves deficiencias en fuerza y vigor; en la coordinación finade ojos y manos; dificultades en la memoria de 30 minutosy la habilidad de dibujar a una persona, entre los expuestosa plaguicidas. Los 33 niños estudiados habían estadoexpuestos a plaguicidas, incluyendo complejas mezclas deorganofosforados, organoclorados y piretroides (Guillette etal. 1998).El Comité para la Cooperación Ambiental (CCA), órganovinculado al Tratado de Libre Comercio de América delNorte (TLCAN), ha creado una línea de trabajo sobre saludinfantil (Comisión para la Cooperación Ambiental de Américadel Norte, 2000).17


Desafortunadamente, la agenda de este programa noestá considerando suficientemente la situación de los milesde niñas y niños jornaleros agrícolas y los graves problemasde salud derivados de la exposición a plaguicidas sintéticos.La agenda del CCA manifiesta gran preocupación por losproblemas de asma y el envenenamiento por plomo en losEstados Unidos y Canadá, pero muy poco interés por lasintoxicaciones agudas y crónicas que sufren los niños jornalerosen México y en los Estados Unidos, en donde tambiénexiste la explotación del trabajo infantil.En noviembre del 2006 nos encontramos con la sorpresade que el presidente de la Asociación Rural de InterésColectivo (ARIC) insistió en que los padres se oponían a quelos niños asistieran a los albergues, argumentando que “esparte de la cultura indígena que los hijos ayuden a los padres(...)” y añadió que “se logró que un mil trescientos niñosindígenas, fueron atendidos en los albergues denominadosFlorece”. Una gran cantidad de autoridades tradicionaleswixaritari (huicholas) y organizaciones no gubernamentalesrespondimos públicamente que se equivocaba al decir que“el trabajo de miles de niños indígenas era una costumbrede los pueblos indígenas” a lo que agregamos que esta formade trabajo está prohibida en el Artículo 123 de la Constitución.Legislación y estrategiasEl Convenio 169 de la Organización Internacional delTrabajo (OIT), en su Parte III, Artículo 20, dice que los jornalerosindígenas no deben ser expuestos a plaguicidas oa otros productos que puedan poner en riesgo su salud ola de sus familias: “los trabajadores pertenecientes a estospueblos no estén sometidos a condiciones de trabajo peligrosaspara su salud, en particular como consecuencia deexposición a plaguicidas o a otras sustancias tóxicas”.En 1999 la OIT aprobó el Convenio 182 sobre las PeoresFormas de Trabajo Infantil; sin embargo, este Conveniodeja que los gobiernos nacionales determinen el tipo exactode trabajo que ha de prohibirse como trabajo de riesgo. OtroConvenio, el 184 sobre Seguridad y Salud en la Agricultura,estipula que la edad mínima para realizar trabajos riesgososen la agricultura es de 18 años.La fundación Eliminación del Trabajo Infantil en el Sectordel Tabaco (ECLT por sus siglas en inglés) creada en18


octubre del 2001, a la que se han unido algunas compañíastabacaleras, se propuso evitar el trabajo infantil agrícola, asícomo sus consecuencias en la salud. A los menores trabajadores,particularmente a las niñas, se les introduce en eltrabajo a muy temprana edad con graves consecuencias.Estas son algunas de las que señala la Fundación ECLT:• Denegación de sus derechos humanos y su bienestar.• Privación de sus derechos a la salud, seguridad e infanciaen general.• Denegación de un futuro decente.Esta fundación internacional también propone brindar alos menores la posibilidad de acceder a la educación parabrindarles mayores posibilidades de triunfo en la vida. Encolaboración con instituciones gubernamentales mexicanas,como el Programa de Atención a Jornaleros Agrícolas ñyadesaparecido- de SEDESOL, se han implementado alberguespara niños jornaleros indígenas en los campos tabacalerosde Nayarit, llamados Centros Florece. Sin embargo,este programa ha demostrado ser insuficiente ante la grancantidad de familias que se ven obligadas, dados los bajossalarios, a incluir a sus hijos como fuerza laboral. Además,no está tomando en consideración las características culturalesde la población que atiende, ya que no ha involucradoa las autoridades indígenas para definir las estrategias defuncionamiento de los centros y ni siquiera ha contratadopersonal bilingüe, a pesar de que en la zona viven hablantesde lengua wixárika (huichol) y castellano que podrían funcionarcomo asesores lingüísticos (Pacheco, 1999).Enfermedad del tabaco verdeNo estaría completo el presente capítulo sin mencionarla enfermedad del tabaco verde (Green Tobacco Sickness,GTS por sus siglas en inglés), padecimiento presente entrelos cultivadores y cortadores de tabaco que, literalmente, sesumergen entre las plantas de tabaco.Esta enfermedad consiste en el envenenamiento agudo,por absorción dérmica, de nicotina. El padecimiento sepresenta generalmente entre las personas que cortan, acarrean,ensartan o en general manipulan tabaco fresco o verdee incluso entre las que manejan el tabaco ya curado. Los19


cortadores de tabaco que no fuman son los más afectadosya que son menos tolerantes a la nicotina.La enfermedad del tabaco verde ha sido poco estudiaday diagnosticada. Es una enfermedad “escondida”, especialmentepara aquellas industrias trasnacionales del tabaco quedurante décadas han mostrado escasapreocupación por las condiciones laboralesde sus trabajadores. Quizás fuera másexacto calificarla como “ignorada”. EvenHurwitz, vicepresidente senior para asuntoscorporativos de Philip Morris International,empresa fabricante entre otras dela marca Marlboro, declaró a principios de2009 a The Wall Street Journal que “mientrasmás investigamos (la enfermedad deltabaco verde), más nos damos cuentaque este fue un asunto en el que fallamos.No nos dimos cuenta qué tan grave es”(Etter, 2009).FOTO 12. Niño jornalero con manos y brazos impregnadoscon resina de nicotina. Foto: José Hernández-Claire.La enfermedad del tabaco verde norepresenta un peligro mortal. Causa unasensación de gran debilitamiento y otraserie de síntomas: dolor de cabeza, náusea,vómito, mareo, escalofrío; aumentoen la salivación y transpiración; deshidratación;calambres abdominales y, en casosgraves, postración severa; dificultadpara respirar; fluctuaciones en la presiónsanguínea y ritmo cardíaco. Estos síntomaspueden durar entre 12 y 48 horasy, cuando se recibe un tratamiento adecuado,no es común encontrar síntomasde envenenamiento severo por nicotina,como convulsiones, disnea o colapsovascular (McBride et al. 1998).En los últimos años, en algunos países, se ha puestomás atención a la enfermedad del tabaco verde (Schmitt etal. 2007). La epidemióloga Sara A. Quandt y su equipo llevarona cabo un estudio entre 144 jornaleros migrantes latinosque trabajaban en la producción del tabaco en Carolina delNorte. El 41% de los casos reportaron haberse visto afectadospor la enfermedad del tabaco verde. Los medicamentosanti-náusea fueron los tratamientos más comunes y únicamente9% siguió un tratamiento médico.20


La misma investigadora, en la decimotercera ConferenciaMundial sobre Tabaco o Salud (Washington DC, 2006),señaló las consecuencias ocupacionales, medioambientalesy a la salud de los trabajadores y sus familias en la produccióndel tabaco. También incidió en la necesidad de más investigacionessobre los efectos a la salud cuando se conjuganuna serie de circunstancias como la exposición a nicotina,el golpe de calor y los envenenamientos por plaguicidas,así como los efectos neurotóxicos de estos agroquímicos.Baldemar Velázquez fue cosechador de tabaco. Actualmentees presidente fundador de Farm Labor OrganizingCommittee (FLOC). En elverano de 2008 regresó alos campos tabacaleros deCarolina del Norte para noolvidar los retos y riesgos delo que se considera como “elpeor, el más riesgoso y suciode los trabajos”. Velázquezconvivió con los trabajadoresdel tabaco (en este casoprovenientes de San LuisPotosí y Durango) y escribióun diario de sus experiencias(publicado en La Jornadaentre el 2 y 6 de agosto de2008), donde se lee que “lascondiciones no han progresadomucho desde el tiempoen que Edward R. Murrowprodujo su documental Cosechade Vergüenza [Harvestof Shame, 1960]”. EnFOTO 10. Niña de jornaleros huicholes en contacto directo con las hojasverdes de tabaco. Foto: Patricia Díaz Romosu diario describe cómo suscompañeros le dieron indicaciones “acerca de la ropa y lossombreros que se usan para evitar el contacto con las hojasde tabaco hasta donde sea posible”, para lo cual improvisaronun poncho con una gran bolsa de plástico para labasura, “para que el rocío matutino no me empape la ropa”,pero que hacen insoportable el calor y el agotamiento extremocausado por el efecto llamado “golpe de calor”. Ademásle advirtieron “que escupiera el agua que me entrara en laboca porque si no estaría tragando la sustancia del tabaco”.Al envenenamiento por nicotina ingerida a través de lapiel, también lo conocen los trabajadores agrícolas como “elmonstruo verde” (Velázquez, 2008).21


Entre los productores de tabaco en México existe un grandesconocimiento sobre esta enfermedad. Esto lo podemosafirmar tras acudir durante más de veinte años a la regiónde Santiago Ixcuintla, Nayarit, capital de la producción tabacaleraen México. Ni los ejidatarios ni los jornaleros tieneninformación. Los servicios de salud no han implementadoalguna campaña informativa al respecto, ni las autoridadeslaborales han vigilado las condiciones en que trabajan milesde productores de tabaco.Recientemente, la Dirección de Regulación Sanitaria dela Secretaría de Salud en Nayarit ha señalado que los serviciosde salud han detectadosíntomas de la enfermedaddel tabaco verde entre loscortadores de hoja en Sayulilla,municipio de Acaponeta,en 2007 y 2008.FOTO 14. Jornalero ensartando tabaco. Foto: José Hernández-ClaireEn tal páramo informativoes de destacar, al menos,el número que el Boletín parael Control del Tabaco, delInstituto Nacional de SaludPública de México, dedicóa la enfermedad del tabacoverde en abril de 2004.Alternativas al tabacoLos campesinos de la zona tabacalera de Nayarit estánen un momento de suma inseguridad laboral y económica,debido a la nueva situación en la que se les exige dejar desembrar tabaco.Los socios comerciales de Norteamérica cuentan consuficientes subsidios en el sector agrícola, además de losque se están entregando por parte del Convenio Marco parael Control del Tabaco. Sin embargo, en México, la situaciónse presenta muy diferente y angustiosa.Es urgente explorar alternativas viables y rentables.Desde aquí, lanzamos algunas propuestas:• La producción de frutas y hortalizas orgánicas para elmercado turístico y restaurantero de la zona denomina-22


da “Riviera Nayarit” y Puerto Vallarta, dada su cercaníay la existencia de un mercado potencial.• La promoción del cultivo controlado de bambú, en algunassecciones de la zona tabacalera de Nayarit, endonde abunda el agua. Este material podría tener unmercado en la zona turística antes mencionada, dondelos desarrollos inmobiliarios han proliferado y los materialesde construcción tienen que ser transportados desdegrandes distancias.• La última opción que queremos plantear, aunque parezcaimposible, es la legalización del cáñamo. Numerosospaíses ya han reglamentado su producción y están disfrutandolas ventajas de esta excelente fibra. El Consejode la Unión Europea ha reglamentado en diferentesocasiones (2000, 2003, 2006, por ejemplo) las ayudas ala transformación del cáñamo destinado a la producciónde fibras y estipulado el cultivo para otras aplicacionesindustriales. Se cultiva, entre otros, en Alemania (desdeque en 1996 se levantó la prohibición sobre su cultivo),Francia (aproximadamente 10% de la producciónmundial) e Inglaterra. La Comunidad Europea absorbe70% de la producción mundial. Asia produce aproximadamenteel 75% y Chile casi un 6%.Clara Foucault-Mohammed en su informe Tendenciasdel empleo en el sector del tabaco: retos y perspectivas(2003) para la Organización Internacional del Trabajo, señalaque en los Estados Unidos este cultivo se vislumbraque pueda constituir una alternativa al tabaco. Esta fibra esexcelente para la producción de papel y textiles. A su vez,desde su legalización en 1998 para fines comerciales y deinvestigación científica, el cáñamo ha despertado muchointerés entre los agricultores canadienses. En el año 2007había 6,130 hectáreas de tierras con permisos para su cultivo.La industria canadiense del cáñamo es pionera en elsector de los alimentos a base de cáñamo (harina, barrasnutritivas, pastas alimentarias, galletas, leche sin lactosa).Estados Unidos es el principal mercado destino de la producciónindustrial canadiense de la fibra (cerca del 60% delas exportaciones en 2007). Otros destinos importantes sonIrlanda, Reino Unido y Japón.Por supuesto que cualquiera de estas opciones debede estar acompañada de la promoción y el suficiente apoyo23


técnico y económico por parte de las instituciones responsablesde la agricultura en México. Además de la asistenciaespecializada y en efectivo de los organismos internacionales,como el Convenio Marco para Control del Tabaco de laOrganización Mundial de la Salud, que cuenta con una grancantidad de recursos, que supuestamente deben de llegara los campesinos que han dedicado varias generaciones asembrar tabaco.ConclusionesHasta ahora el combate al uso del tabaco se ha centradoen los efectos dañinos que esta adicción tiene paralos fumadores activos y pasivos. Sin embargo, es necesarioinsistir en que la producción de tabaco tiene graves efectosambientales y a la salud, particularmente para los productoresy para las poblaciones que habitan en las zonas dondelas empresas tabacaleras habilitan grandes extensiones decultivo.Con el fin de proteger a los fumadores, se realizó la sustituciónde los plaguicidas persistentes por otros que se degradanmás rápidamente, pero este cambio ha implicado unincremento en el riesgo que sufren los ejidatarios y los jornalerosagrícolas al exponerlos a sustancias neurotóxicas.Éstas pueden provocar daños a corto y largo plazo que provocanenfermedades crónicas o incluso la muerte.Sería deseable que las acciones promovidas por el ConvenioMarco para el Control del Tabaco en su artículo 17“Apoyo a actividades alternativas económicamente viables”y el 18 sobre “Protección del medio ambiente y de la salud delas personas”, se implementaran para subsanar los gravesproblemas descritos en este capítulo y llevar a efecto la transiciónde la producción agrícola hacia cultivos alternativosorgánicos, respetuosos de la salud y el medio ambiente.Por último, añadir que la situación descrita en este capítulopersiste, en lo relacionado con la exposición a plaguicidas,en prácticamente todos los cultivos: algodón, flores,caña, melón y sandía, hortalizas (tomate, chile, etc.):“En este momento se puede afirmar que prácticamente nohay un agricultor en México que no use uno o más tipos deplaguicidas, usualmente en un contexto de falta de asesoríatécnica y de medidas de protección insuficiente, inadecuadaso nulas” (Albert, 2005).24


La planicie costera de Nayarit, hasta ahora productorade tabaco, dispone de una óptima ubicación para el cultivode productos orgánicos, aprovechando un gran mercado potencial,los turistas extranjeros que visitan Puerto Vallarta yla Riviera Nayarit (en su mayoría estadounidenses y canadienses)que exigen una alimentación sin plaguicidas.RecomendacionesEl problema de salud pública derivado del abuso de plaguicidasdurante décadas, en la zona tabacalera del norte deNayarit (así como en cualquier otro cultivo agro-industrial),exige la intervención inmediata de las autoridades estatalesy federales, especialmente de las secretarías que sonresponsables de la salud de la población, de la seguridadlaboral, del medio ambiente y de procurar mejores niveles devida para los mexicanos.Por la gravedad de la situación en el agro, señalamoslas siguientes recomendaciones:Biomonitoreo y vigilancia epidemiológicaEs indispensable apoyar, promover y profundizar en lainvestigación científica, para determinar los daños a la saludpor la exposición a plaguicidas. Para cumplir con este objetivoproponemos realizar:1. Biomonitoreos a través de análisis de tejidos o fluidoshumanos entre la población expuesta, con el fin de detectarla presencia de las sustancias químicas tóxicas ode los productos de la descomposición de ellas. Es convenienteque el biomonitoreo se enfoque en la poblacióninfantil considerándola como grupo centinela por sumayor vulnerabilidad a los tóxicos.2. Monitoreos del aire con un sencillo aparato llamado “DriftCatcher” 3 que recolecta aire a través de tubos de muestreorellenos con una resina absorbente en donde losplaguicidas que se encuentran en el aire quedan atrapados.Esos tubos son analizados en el laboratorio. Suuso es muy sencillo, lo que permite que las personas delas propias comunidades puedan llevar a cabo la tomade muestras.3. Ver el documento “Los venenos que arrastra el aire” en www.panna.org/files/biodriftSummaryLindsayEsp2007.pdf25


3. Análisis de la calidad del agua en todas las fuentes deabastecimiento de la zona tabacalera de Nayarit (incluyendoal río Santiago).Estas medidas son necesarias para cuantificar la remediaciónque será necesario llevar a cabo en la zona y éstapueda empezar con el proceso de transición a la agroecología.Es urgente que se perfeccionen los sistemas de vigilanciaepidemiológica para garantizar la información necesariasobre los tipos de compuestos químicos, cantidades y nivelesde exposición involucrados en los casos de intoxicaciónaguda que se detecten y poder ofrecer los tratamientos requeridos.Capacitar en el área de toxicología al personal médicode las clínicas y hospitales de las zonas agrícolas y proporcionarleslos medios necesarios para la atención de lospacientes. Además, deben de estar provistos de suficientesantídotos y medicamentos.Mejorar el registro de padecimientos asociados a losagrotóxicos, para poder llevar a cabo un seguimiento epidemiológicode los envenenamientos y atender oportunamentepadecimientos crónicos: cáncer, problemas de embriotoxicologíae inmunodeficiencias.Es fundamental dar seguimiento a los casos de crisiscolinérgica para evitar que los afectados sufran mayores dañosa la salud por intoxicaciones ulteriores.Derecho a la información, cumplimiento denormatividad vigente y alto a las fumigaciones aéreasEs impostergable que la Comisión Intersecretarial parael Control del Proceso y Uso de Plaguicidas, Fertilizantes ySustancias Tóxicas (CICOPLAFEST) cumpla efectivamentecon las tareas que fundamentan su integración, para lo quese requiere:1. Que se respete el derecho a la información de los trabajadoresy de todos los habitantes de las zonas de altoriesgo, facilitándoles el acceso a la información sobrelos riesgos por el uso intensivo de plaguicidas y los dañosque están causando, no solamente a los campesinosy jornaleros, sino a toda la población.26


2. Que se respeten y cumplan las normas ya establecidasen México, como la NOM-003 de la Secretaría del Trabajoy Previsión Social, en donde se trata, por ejemplo,acerca de las señalizaciones y el establecimiento de periodosde re-entrada en los campos fumigados; sobre eltransporte, manejo, bodegas y tiendas de plaguicidasque no se deberían ubicar dentro ni cerca de zonas habitadas.3. Que se proporcionen vivienda digna y decorosa a lostrabajadores agrícolas, además de lugares para descansar,sombras, sanitarios y agua potable.4. Que se impartan cursos de capacitación sobre los riesgosen el uso de plaguicidas, tanto a los mezcladoresy aplicadores, como a la población en general que seencuentre expuesta (CICOPLAFEST debe contar conmateriales educativos gráficos, de audio y video, traducidosa las lenguas indígenas mexicanas de los diferentespueblos que trabajan en los campos agroindustrialesdel país).5. Establecer zonas de protección para lugares vulnerablesen donde no se permitan las fumigaciones, comoguarderías, escuelas, hospitales y, en general, cerca delas poblaciones.6. Que el programa Campo Limpio se amplíe y cumpla consus objetivos de mantener los envases de los agrotóxicosfuera del alcance de la población en general, especialmentedel de los niños. Además, que se transparentela forma en que se están reutilizando estos envasesen su proceso de reciclado.7. Que se prohíban totalmente las fumigaciones aéreas,debido a la deriva de los contaminantes a poblacionesvecinas y al mayor impacto ambiental de esta prácticade aplicación.Defensa de los derechos laborales y sociales de losjornaleros agrícolasQue se cumpla con las normas constitucionales y la LeyFederal del Trabajo para que los ejidatarios, los jornalerosindígenas y los jornaleros mestizos sean reconocidos comoempleados de las agroindustrias y, en consecuencia, hagan27


exigibles sus derechos a la seguridad social, a los serviciosmédicos, al retiro por cesantía o enfermedad, a escuelas,así como a guarderías que den cabida a toda la poblacióninfantil.Que se vigile el cumplimiento de la norma constitucionalque prohíbe el trabajo infantil de los menores de 14 añosy que no se emplee a menores de 18 años en la aplicaciónde plaguicidas.Es necesario generar e impulsar avances en reformaslegislativas específicas en el transporte de jornaleros a finde garantizar una transportación adecuada, tanto para eltraslado desde su lugar de origen hasta su destino, como elque los desplaza al interior de los campos agrícolas.Es prioritario que se legisle respecto a los jornalerosagrícolas, para mejorar sus condiciones de vida y de trabajo;pero lo más importante es que se respeten y se apliquenlas leyes ya existentes.Desarrollar mecanismos de monitoreo, constatación yatención en casos de violaciones de los derechos humanoscontra los jornaleros migrantes.Se recomienda reformar la Ley Federal del Trabajo (artículo280, 280 B, 282 A y 283) para incluir el concepto detrabajador jornalero del campo, con el objetivo de regularizarsu contratación, garantizar su acceso a prestacionessociales y fortalecer las instituciones encargadas de vigilarel respeto a sus derechos.Prohibición de plaguicidas altamente peligrososExigimos la prohibición a corto plazo de los plaguicidasaltamente peligrosos, que incluye a los de mayor toxicidadaguda (categorías 1a y 1b de la Organización Mundial dela Salud), con efectos crónicos (cáncer, malformaciones,afectación del desarrollo infantil, disrupción endocrina, entreotros) y de los que tienen mayor impacto en el ambiente yen la biodiversidad, que destruyen la capa de ozono, o queafecten a polinizadores.Ejemplos: el insecticida endosulfan, que está dentro dela lista de contaminantes orgánicos persistentes del Conveniode Estocolmo, prohibido en 60 países, y el herbicida28


Paraquat, producido por Syngenta, prohibido en Suiza, supaís de origen, y en Europa.La propia Organización de las Naciones Unidas para laAgricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés)está planteando la prohibición paulatina de los plaguicidasaltamente peligrosos como un modo de aplicar el EnfoqueEstratégico sobre Sustancias Químicas a Nivel Internacional(SAICM por sus siglas en inglés), que tiene como metael que para el año 2020 las sustancias químicas se usen yproduzcan de manera que se reduzcan significativamentelos impactos a la salud y al ambiente.Apoyo a alternativas agroecológicas y a la soberaníaalimentariaRecomendamos a las organizaciones de productoresque evalúen las posibilidades y estrategias para transitar atécnicas orgánicas de cultivo, ya sea del mismo producto(tabaco) o de otros alternativos, como hemos planteado enlas conclusiones.Las alternativas deben de ir más allá de la simple sustituciónde insumos, deben apoyar el control de plagas agroecológicoy defender el derecho de la población a consumir alimentossanos, no transgénicos y sin plaguicidas, apoyandola producción nacional y la soberanía alimentaria.29


Referencias:ALBERT LA (2005). Panorama de los plaguicidas enMéxico. 7 Congreso de Actualización en Toxicología Clínica(Tepic, Nayarit, 1 y 2 de septiembre).CIGARRERA LA MODERNA (1991). Normas de producciónpara los tabacos de Cigarrera La Moderna. México: s/e.Mimeo.CLERMONT P (1854). Chimie organique. Note sur lapréparation de quelques éthers. Comptes rendus hebdomadairesdes séances de líAcadémie des Sciences 39, 338COMISIÓN DE DEFENSA DE LOS DERECHOS HU-MANOS PARA EL ESTADO DE NAYARIT (2007). DiagnósticoJornaleros Agrícolas Migrantes en Nayarit 2007.COMISIÓN PARA LA COOPERACIÓN AMBIENTAL DEAMÉRICA DEL NORTE (2000). Hacia un medio ambientemás sano. Panorama general de los retos ambientales parala salud de la niñez en América del Norte.DÍAZ P (1994). Huicholes y plaguicidas. México. Video.DÍAZ P & SALINAS S (2002). Plaguicidas, tabaco y salud:el caso de los jornaleros huicholes, jornaleros mestizosy ejidatarios en Nayarit. México: Proyecto Huicholes y Plaguicidas.DRAKE B (1996). Chronic sublethal exposure: Tobacco& Chemical contaminants.ETTER L (2009). Tackling Green Tobacco Sickness:Companies seek to help field workers avoid acute nicotinepoisoning. The Wall Street Journal, March 23.FOUCAULT-MOHAMMED C (2003). Tendencias del empleoen el sector del tabaco: retos y perspectivas. Ginebra:Organización Internacional del Trabajo.GUILLETTE EA, Meza MM, Aquilar MG, Soto AD & GarciaIE (1998). An anthropological approach to the evaluationof preschool children exposed to pesticides in Mexico. EnvironmentalHealth Perspectives 106 (6), 347.30


HAMMOND R (1998). Big Tobaccoís Overseas Expansion.Focus on Mexico. San Francisco: San Francisco TobaccoFree Project.HENAO S & COREY G (1991). Plaguicidas inhibidoresde las colinesterasas. México: Centro Panamericano de EcologíaHumana y Salud, Organización Mundial de la Salud.HENAO S, FINKELMAN J, ALBERT LA & DE KONINGHW (1993). Plaguicidas y salud en las Américas. WashingtonDC: Organización Panamericana de la Salud, OrganizaciónMundial de la Salud.INEGI (1994). Nayarit. Resultados definitivos. VII Censoejidal. México: Instituto Nacional de Estadística, Geografía eInformática.KRIEGER NK, Wolf MS, Hiatt RA, Rivera M, VogelmanJ & Orentreich N (1994). Breast cancer and serum organocholines:A prospective study among white, black and Asianwomen. Journal of the National Cancer Institute 86, 589.MACKINLAY H (1999). Nuevas tendencias en la agriculturade contrato: los productores de tabaco en Nayarit despuésde la privatización de Tabamex (1990-1997). En Empresas,reestructuración productiva y empleo en la agriculturamexicana, Ed. Grammont HC (coord.) México: Instituto deInvestigaciones Sociales de la UNAM, Plaza y Valdés, pp.145-204.MACKINLAY H (2007). La exposición de los jornalerosmestizos e indígenas a los agroquímicos y la contaminaciónambiental en la rama del tabaco. Debate agrario 42, 141.MCBRIDE JS, Altman DG, Klein M & White W (1998).Green tobacco sickness.Tobacco Control 7, 294.MEDINA-CARRILLO L, Rivas-Solís F & Fernández-ArgüellesR (2002). Riesgo para malformaciones congénitasen mujeres gestantes expuestas a plaguicidas en el Estadode Nayarit. Ginecología y Obstetricia de México 70, 538MÉNDEZ E (2004). Casi 2 millones de niños, víctimas deexplotación en el campo: Diputados. La Jornada, 26 abril.MOSES M (1992): Cosecha dolorosa: campesinos ypesticidas. San Francisco: Pesticide Education Center.31


NEMECIO NEMESIO IM (2005). Migrar o morir: el dilemade los jornaleros agrícolas de la Montaña de Guerrero.Tlapa de Comonfort, Guerrero: Centro de Derechos Humanosde la Montaña.NEUMEISTER L & WEBER C (2009). Lista de plaguicidasaltamente peligrosos (Lista de HHP de PAN). Hamburgo,Alemania: Pestizid Aktions-Netzwerk e.V. (PAN Alemania).ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (2003). ConvenioMarco para el Control del Tabaco. Ginebra: OMS.PACHECO LADRÓN DE GUEVARA LC (1999). Nomásvenimos a malcomer. Jornaleros indios en el tabaco en Nayarit.Tepic: Universidad Autónoma de Nayarit.POSADAS GARCÍA JL (2003). Intoxicaciones por plaguicidasen Nayarit. ¿Enfermedades de Trabajo? BoletínSalud en el Trabajo 33, 1.QUANDT SA, Arcury TA, Preisser JS, Norton D & AustinC (2000). Migrant farmworkers and green tobacco sickness:New issues for an understudied disease. American Journalof Industrial Medicine 37(3), 307.REIGART RJ & ROBERTS JR (1999). Reconocimientoy manejo de los envenenamientos por pesticidas. 5a ed.Washington, DC: Agencia de Protección del Medio Ambientede los Estados Unidos.RIOS R, Poje GV & Detels R (1993). Susceptibility toenvironmental pollutants among minorities. Toxicology andIndustrial Health 9, 797.SÁNCHEZ-HERNÁNDEZ JC (1998). Assessing effectsof organophosphorus insecticides on reptiles: Use of B esteraseinhibition as a biochemical biomarker. Siena: Universitadegli studi di Siena.SCHMITT NM, Schmitt J, Kouimintzis D & Kirch W(2007). Health risks in tobacco farmworkers: A review of theliterature. Journal of Public Health 15 (4), 255.SOLOMON G, OGUNSEITAN OA & KIRSCH J (2000).Pesticides and Human Health. A Resource for Health CareProfessionals. San Francisco: Physicians for Social Responsibility,Los Angeles and Californians for Pesticide Reform.32


SOMAVIA J (2006). La eliminación del trabajo infantil:un objetivo a nuestro alcance. Ginebra: Organización Internacionaldel Trabajo.SUBSECRETARÍA DE AGRICULTURA (2008). Reconversióndel cultivo de tabaco en México. México: Secretaríade Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.VELÁZQUEZ B (2008). Llamada a los campos. La Jornada,2 a 6 de agosto.WEIR D & SCHAPIRO M (1981) . Circle of Poison: Pesticidesand People in a Hungry World. San Francisco: Institutefor Food and Development Policy.33


Nombre Comercial Ingrediente Activo Plag(Tipo)ANEXO 1Plaguicidas usados en el tabaco 1987-2005 por ingrediente activoPatricia Díaz-Romo y Samuel Salinas-ÁlvarezCompuestoOrthene 3% acefate I organofosforado M X X X X X X X X X XOrthene 75 acefate I organofosforado M X X X X X X X X X XTemik 15-G aldicarb I carbamato E X X X X X X X X X X X XTrac W 50 atrazina H triazinas L X X X X X XGusathion 4% azinfós metílico I organofosforado E X X XGusathion 4% +PM 1.5% azinfós metílico I organofosforado E X X X X X X X XGusathion 35 azinfós metílico I organofosforado E X X X X X X X X XAgree Bacillus thuringiensis I biológico L X X X X X X X X XBiovit 32 WP Bacillus thuringiensis I biológico L X X X X X X X X XDipel 2X Bacillus thuringiensis I biológico L X XNovo biovit Bacillus thuringiensis I biológico L XThuricide PH Bacillus thuringiensis I biológico L XFax bromuro de metilo F halocarburo M X X ¿? ¿? ¿? ¿? ¿?Sevin 5G carbarilo I carbamato M XSevin 7.5% carbarilo I carbamato M X X X X X X X X X XSevin 80 carbarilo I carbamato M X X X X X XSevin 80 PH carbarilo I carbamato M X X X X X X X XFuradan 10 G carbofuran IN carbamato E X X X X X X X X XVelfuran 5% carbofuran IN carbamato A X X XClordano Técnico clordano I organoclorado M XBaytroid 050 CE cyflutrin I piretroide L X X X XGizomet dazomet F tiadiaznas A XBasamid dazomet F tiadiazinas A X XBasudin 25E diazinon I organofosforado A X X X X X X X X XEnide 50 W difenamida H M XAcrobat MZ Dimetomorf +FN carbamato L X X X X X X X XmancozebPlagui-Dan 35 CE endosulfan I organoclorado A X XEndosulfan 3%+P.M.15% endosulfan I organoclorado A X X X X X X X X XThiodan 3% P.M 1.5% endosulfan I organoclorado A XThiodan 35 CE endosulfan I organoclorado A X X X X X X X X X XIntermicyn 500 estreptomicina FN/B antibiótico L X X X X X X XNemacur fenamifos I organofosforado E X X X X X X XRegent fipronil I M X X X X X XPrime + flumetralin V/H M X X X X X X X X X X X XAliette 80 fosetil-AL F X X XFaena glifosato H Fosfonato derivado L Xde la glicinaRoyal MH-30 hidazida maléico H piridazinonas M XVorlexIsotiocianato demetiloFM E X X X X XGradoTOX878891929495969797989899990000010102020303040405


Nombre Comercial Ingrediente Activo Plag(Tipo)CompuestoManzate 200 mancozeb FN carbamato L X X X X X X X X X X XRidomil 5G metalaxil F fenilamida L X X X XRidomil MZ-72 Metalaxil +mancozebFN fenilamida +carbamatoGradoTOX878891929495969797989899L X X X X XMetamidofos metamidofos I organofosforado A X X X XMetamidofos 600 metamidofos I organofosforado A X X X X X XTamaron 600 metamidofos I organofosforado E X X X X X X X X X XSupracid 2% metidation I organofosforado E XSupracid 40 o PH metidation I organofosforado E XSupracid 40E metidation I organofosforado E X X X X X X X X X XLannate 29 L. V. metomilo I carbamato A X X X X X X X X X X XLannate 90 metomilo I carbamato A X X X X X X X X X XAzodrin 5 monocrotofos I organofosforado E X X X XNuvacron 50 monocrotofos I organofosforado E X X XNuvacron 60 monocrotofos I organofosforado E X XSuprim N-decanol V X X X X X X X X X XRoyal TacN-octanol, 1-decanol, H L X X X1 octanolVidate L oxamil I carbamato A X X X X X X X X X XCocs 7% oxicloruro cobre F organometálico L XCupravit 50 oxicloruro cobre FN/B organometálico L XParathion metílico 2% paration metílico I organofosforado E X X X XProwl 400 pendimetalin H Ácido benzoico L X X X X X X XTerramicina terramicina A XTreflan trifuralina H dinitroanilinas M X XTretox trifuralina H dinitroanilinas M X X X X X X X X XBudnio H XCitrolina H XPlaguimeta X XSurfacid / Aciquim X X XNotas:X: El plaguicida fue incluido dentro de la lista de insumos de ese año.¿?: El Bromuro de metilo no fue incluido en la lista oficial de insumos de ese año, sin embargo los autores manifiestan haber observado el uso de este gas por lo menos,hasta la temporada de tabaco 1999-2000. Tipo de plaguicida: se indica solamente el uso principal.Fuentes:Listas de plaguicidasCiclo 1987-1988, TABAMEX 1987.Ciclo 1991-1992, Cigarrera La Moderna, 1991.Ciclos 1994-1995 y 1996-1997 a 2000-2001, ARIC Tabaquera.Los datos para las cosechas 1992-1993, 1993-1994, 1995-1996 no estuvieron disponibles.Para los ingredientes activos y grado de toxicidad:Albert, Lilia A, 1990, Los plaguicidas y sus efectos en el ambiente y la salud, Centro de Ecodesarrollo, México.CICOPLAFEST, 1997, Catálogo oficial de plaguicidas, Comisión intersecretarial para el Control del Proceso y Uso de Plaguicidas, Fertilizantes y Sustancias TóxicasRosenstein-Ster, Emilio, 1993 y 2001, Diccionario de especialidades agroquímicas. Ediciones PLM, México.Reigart, Routt J. M.D., 1999, Reconocimiento y manejo de los envenenamientos por pesticidas.Agencia de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos, (U.S. Environmental Protection Agency, EPA),Washington, Estados Unidos.Proyecto Huicholes y Plaguicidas. México. 2005990000010102020303040405

More magazines by this user
Similar magazines