Acceder al Anuario 2012 de Arte y Cultura - Universidad Nacional ...

unlp.edu.ar

Acceder al Anuario 2012 de Arte y Cultura - Universidad Nacional ...

36 Anuario Arte y Cultura 2012Mariela Cantú, es investigadoray curadora en Artes y MediosAudiovisuales. Es Licenciada yProfesora en Comunicación Audiovisual,egresada de la UNLP.Entre otras actividades, ha sidoCuradora de Ciclo de Video Artedel Museo de Arte Moderno deBuenos Aires y coordinadora deprogramación de las MEACVAD07 y 08. Sus actividades editorialesabarcan la escritura y lacompilación de publicacionessobre Artes Audiovisuales.Hernán Khourian, es Licenciadoen Comunicación Audiovisualen la Facultad de BellasArtes de la UNLP. Completa suformación con el Master en Documentalde Creación en la UniversidadPompeu Fabra, Barcelona,España. Sus obras se hanexhibido tanto en el país comoen el exterior y ha obtenido diversospremios y becas a nivelnacional e internacional. Sedesempeña como docente en laMaestría de Cine Documental dela Universidad del Cine (FUC),en la Universidad Nacional deLanús (UNLA), en la UniversidadNacional de La Plata (UNLP)y en la Maestría de PeriodismoDocumental de la UniversidadNacional de Tres de Febrero(UNTREF).La muestra final...Lienzo, de Christian Delgadoy Nicolás TestoniPor Mariela Cantú“No sólo el documento audiovisual o cinematográficose ha tornado sospechoso, haentrado en la era de la sospecha, sino queademás a partir de ahora se planteala cuestiónde la obscenidad del mostrar, de unescándalo vinculado a lo visible en cuantotal. Las recientes polémicas acerca de las“imágenes” de la Shoah dan testimoniode ello. Desde la Shoah, el problema de lamirada ya no resulta nunca indiferente.Es lo que decía también Farocki. Ya no haydocumento en el registro de lo visible quepueda descartar la cuestión del lugar delespectador”. 1Inerte, una tela blanca en el piso(o una pantalla). Sobre ella, a jirones,manchas rosadas (o rastrosde sangre). La pregunta sesuscita. Pero la luz se enciende.Y la proyección comienza.Delicada pero firmemente, unhombre de campo hinca un cuchilloen el cogote de un corderoy espera, sin prisa, hasta que lavida se le extingue. Sólo se escuchael sonido ambiente. Separala carne del cuero, lo degüellay lo vacía de vísceras. Despuésde la muerte, queda un cuerpo,quedan fluidos esparcidos en elpiso. Pero ¿Qué queda de la propiamuerte, cuando es captadapor una cámara?En primer lugar, supongo que larecurrencia de un ritual. La delhombre de campo, pero tambiénla del camarógrafo, dos accionesque pareciendo opuestas (la aniquilaciónfrente al deseo de salvaguardaque implica cualquier registro)no son más que dos carasde la misma moneda: el reconocimientode la desaparición comoúnico destino de los fragmentosdel mundo.En el medio de estas dos vías, laslíneas de fuerza que convocanlos encuentros de la naturalezacon la técnica; una relaciónconflictiva que Delgado y Testonivenían explorando en trabajoscomo La habitación infinita 2 ,cuyo subtítulo (“Una intervenciónrural”), refiere claramentea esta tensión irresuelta. Talcomo ellos mismos proponen,la acción que vemos en Lienzoes un acto tan corriente en lashaciendas como extraño en lavida urbana. Pero en ambas dimensiones,la técnica como unpunto de confluencia: para matartanto como para registrar,se necesita un artefacto, un útil,37 Anuario Arte y Cultura 2012

More magazines by this user
Similar magazines