Informe Reserva MAB Riacho Teuquito - Proyecto Tupinambis

ambiente.gov.ar

Informe Reserva MAB Riacho Teuquito - Proyecto Tupinambis

INFORME RESERVA MAB RIACHO TEUQUITO.PROYECTO Tupinambis sp.Lic. Gustavo Porini.Dirección de Fauna Silvestre.Argentina.Diciembre 2003.1


1. INTRODUCCIÓN1a. Aspectos generales:La zona chaqueña de la provincia de Formosa es un lugar relevante desde el puntode vista de la abundancia de recursos faunísticos. Sin embargo, la estructura comercialtradicional aplicada a estos recursos no ha favorecido al habitante rural, quien es el eslabónque se relaciona directamente con el ambiente y por tanto influye decisivamente en laconservación del mismo. Como consecuencia, la mayoría de los pobladores rurales,condicionados por la necesidad de supervivencia, ha sobre-aprovechado o malaprovechado estos recursos, deteriorando progresivamente el ambiente y entrando en unaespiral que acentúa aún más su pobreza y lo condena a un futuro incierto.Históricamente, las iguanas del género Tupinambis han sido tradicionalmente cazadas porlos pueblos indígenas de América del Sur con fines de subsistencia. En la actualidad dosespecies, el lagarto overo y el lagarto colorado, son explotadas comercialmente,especialmente en Argentina y Paraguay. Ambas especies han sido incluidas en el ApéndiceII de la Convención para el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna yFlora Silvestres (CITES) debido principalmente a esta gran presión comercial a la que sehallan sometidas.Ambas especies son explotadas principalmente por su cuero, el cual se curte en los paísesde origen y se exporta principalmente a los Estados Unidos de América, y a varios paísesde Asia y Europa. Los cueros son utilizados para la confección de una variedad deproductos, pero la mayoría se usan para hacer botas en el estado de Texas, EUA.En la década 1980-1990 (década previa al nacimiento del Proyecto Tupinambis) losvolúmenes de comercio internacional de cueros provenientes de Argentina y Paraguay,para las dos especies de este género, oscilaron entre 1.250.000 y 3.500.000. No obstantelas especies tienen una alta tasa de crecimiento, una plasticidad ambiental adaptada aambientes diversos y semi- modificados y características ecológicas y etológicas que hacenque sus poblaciones estén categorizadas en el status de no amenazada (A.H.A 2000).Para la población rural, la caza de Tupinambis contribuye significativamente a la economíafamiliar. Alrededor de la mitad de las familias que cazan iguana consumen la carne o lautilizan como alimento para sus perros de caza. La grasa de los lagartos es muy apreciadapor sus usos medicinales.La cantidad de personas que se beneficia directamente de la caza de estos lagartos esdifícil de estimar con precisión, pero aún estimaciones someras demuestran la importanciade la cosecha anual para la población rural dedicada a la caza.Según algunos autores, se calcula que en Paraguay, el cazador típico vende un promediode 15 cueros por mes.El sistema de explotación de Tupinambis es informal, caracterizado por un gran número decazadores ocasionales y pocos cazadores profesionales que se dedican exclusivamente a2


la caza de estas dos especies. La gran mayoría de las pieles pasan por dos o mas nivelesde intermediarios antes de llegar a curtiembres donde son curtidos y preparados para laexportación.En 1990, la Dirección de Fauna y Flora Silvestres de la Nación (DFyFS), según lo acordadoen la Comisión Tupinambis, inició un programa de manejo por el cual prohibió el comerciode cueros de menos de 24 cm de ancho, basado en que el 95% de los mismoscorrespondían a individuos inmaduros. Asimismo, se inició un programa de educaciónambiental dirigido a los cazadores para difundir el hecho de que los cueros chicos no sólono poseen valor comercial sino que, al proteger a los animales jóvenes se aseguraba larenovación poblacional de las especies y de esta forma el aprovechamiento sustentable delrecurso.Los cueros son comercializados en base al ancho obtenido después del cuereado enestado seco. Las escalas de medida en relación al precio son:* cueros mayores de 30 cm de ancho (precio estipulado, que depende de cada temporada).* cueros entre 25 y 30 cm de ancho ( mitad del precio estipulado).* Cueros entre 24 y 25 cm de ancho ( a cuarta parte del precio estipulado).1.b Monitoreo3


En todo plan de manejo, un componente fundamental lo constituye el seguimiento periódico(monitoreo) del estado de las poblaciones silvestres, a los efectos de evaluar si laexplotación del recurso se está realizando de manera sustentable, lo cual implica no poneren peligro a la especie.El Programa presenta la particularidad que – debido a limitantes técnicas originadas en labiología de la especie - el monitoreo es indirecto, realizándose periódicamente unseguimiento del estado de las poblaciones mediante un control del tamaño y variación decueros en las cadenas intermedias de acopio, en toda el área de distribución de la especie.En realidad, el hecho de que los datos obtenidos de esta muestra sólo puedan serextrapolados al resto de la población capturada y no a la población real, es uno de lossesgos que presenta este método. Sin embargo, a los fines del manejo, la informaciónobtenida resulta suficiente, siempre y cuando se la interprete con las limitacionesseñaladas. Dado el método de caza que se utiliza con estas especies, resulta posible partirde la premisa de que no existen variaciones en cuanto a la selectividad por tamaños de unaño a otro. Por lo tanto, las variaciones en las diferentes clases de tamaños estaríanreflejando fluctuaciones en la estructura real de esa población.Los parámetros seleccionados para estas especies son los siguientes:- largo hocico-cloaca: representa un índice del tamaño del animal vivo.- ancho: esta medida está asociada a las pautas comerciales (referidas al ancho) e intentadetectar si existen diferencias en los métodos de cuereado que impidan efectuarcomparaciones espaciales.- sexo: dadas las diferencias significativas en las tasas de crecimiento de machos yhembras, resulta fundamental determinar el sexo a fin de permitir las comparaciones; porotra parte, el significado biológico adjudicado a cada sexo es muy diferente en estasespecies, dadas sus características reproductivas.Las medidas se toman sobre cueros secos, sin curtir, y en cada uno de los cueros sedetermina el sexo. A los efectos de homogeneizar los datos a tomar, se confeccionó unaplanilla de muestreo que fue distribuida a todas las provincias participantes.Otra de las premisas de la metodología propuesta es que los cueros utilizados deberán serobtenidos en el nivel de cazadores y/o acopiadores primarios (definiéndose como tal a todapersona que compra los cueros exclusivamente a cazadores). Este nivel de la cadena decomercialización permite obtener datos regionales, así como también información másfidedigna de la población, ya que algunos aspectos se van enmascarando a medida queavanza el proceso de industrialización y la cadena de comercialización. Cierta informaciónsobre los animales (origen cierto, tamaño real, etc.) resulta imposible de conocer a nivelesmayores de la misma. En términos generales, es conveniente tomar los datos de monitoreoen niveles lo más cercanos posible a la actividad de captura y lo más alejados posible de laactividad que se pretende regular, como forma de minimizar posibles maniobras quetiendan a "dirigir" los resultados.El ordenamiento secuencial temporal de los datos obtenidos por este método permite,mediante comparaciones, inferir la evolución de las poblaciones frente a determinadascircunstancias. Esto es la base del sistema de monitoreo propuesto para las poblaciones deiguanas.Entre 1992 y 2003, ocho provincias llevaron a cabo un monitoreo de las cosechas a nivel deintermediarios (acopiadores). El mismo fue coordinado por la DFyFS (Dirección de Fauna yFlora Silvestre) y financiado por la CICuR (Cámara industrial de curtidores de reptiles).La provincia de Formosa ha participado en el monitoreo desde sus inicios y muchos cuerosque se comercializaban en la zona estuvieron siendo medidos bajo el sistema de monitoreo.4


2. PROGRAMA DE TRABAJO CON LA POBLACIÓN LOCALLa problemática del deterioro en el uso de recursos podría comenzar a revertirsesiempre y cuando el poblador local (que en muchos casos es también el dueño de la tierra)obtenga una mayor renta por unidad de producto y sume diferentes alternativas a la mismaunidad de superficie de producción.Teniendo como objetivo final los puntos mencionados, y considerando que lasiguanas ya poseen una inserción económica importante para los pobladores locales, seplantea establecer un compromiso entre cazadores y compradores para fijar conjuntamenteun precio que resulte conveniente para ambos. El resultado se basa fundamentalmente enla supresión de intermediarios en la cadena de comercialización. Además, se proponedesarrollar inicialmente esta experiencia en aquellos sitios donde ya se han implementadocon éxito otros planes de aprovechamiento de fauna silvestre.Mediante este sistema, el trabajo de fiscalización, control y estudios se realizaráconjuntamente con la compra de los cueros por el acopiador a estas comunidades. Seprevé que personal asignado por la provincia realice el recorrido con el comprador. Estetécnico no sólo verificará la compra y la cantidad de cueros que se adquieran en la zona,además realizará el monitoreo de los mismos siguiendo las normas establecidas. A travésde los años, se espera sumar otras especies a este esquema de conservación uso deespecies silvestres lo cual pude verse facilitado por integrar a la gente en el monitoreo ycontrol del sistema.La prueba piloto de captura y comercialización de iguanas se realizaría dentro y enlas cercanías de las zonas pobladas de la Reserva.. Este prueba permitirá conocer lasposibilidades futuras de extender la experiencia a un área de mayor extensión dentro de laprovincia.Como consecuencia de una baja en la demanda, el precio ofertado y pagado ronda los 1.5a 2 pesos para la iguana de 30 cm de ancho (la iguana de esta medida es a la que se hacereferencia y la que fija el precio). El importe resultante, en la mayoría de las veces, esintercambiado por mercadería que posee un valor superior al del mercado, y es por ello queel precio resulta muchas veces menor e insignificante para el cazador.En esta modalidad, el exportador compra los cueros a 7 pesos (cuero de referencia) ydirectamente con dinero, Personal de la Dirección de Fauna Nacional y Provincial verificanel pago y realizan las mediciones a los cueros.A los pobladores locales se les planteó extraer cueros de iguana bajo nuevas condicionesque surgen a partir de una gestión de la DFFyS y la Dirección de Fauna provincial y queconsistente en obtener mayor precio unitario por cuero a través de eliminación deintermediarios.Por medio de reuniones previas con la provincia y con la población local se ha mantenidouna gestión exitosa de dicho programa en las provincias de Chaco y Salta. El año pasadocomenzamos a realizar las primeras gestiones en la Provincia de Formosa, en la zonacercana a la localidad de Las Lomitas con comunidades wichi. Por ser la primera etaparesulto alentadora para la población local. La posibilidad de ampliar la zona dentro delmarco de uso sustentable y dentro de una reserva MAB, con sus respectivas zonas permite5


un marco de trabajo importante para el proyecto, para la zona y específicamente para elrecurso y su uso por los pobladores localesA partir de la experiencia planteada se pretende optimizar el uso de los recursosutilizados en este plan piloto y encaminar otros alternativos tendientes a alcanzar el manejosustentable de los mismos y el reaseguro de alternativas económicas para los pobladoreslocales.Este esquema general puede ser aplicable a muchos otros lugares del chacoformoseño pero, sin duda, la extensión de este modelo dependerá de un sólido compromisopor parte de las autoridades provinciales y nacionales intervinientes, así como de lasasociaciones intermedias y pobladores locales.6


3. BREVE CARACTERÍSTICA DE LA ZONA:En la actualidad, las actividades productivas en la zona se caracterizan por converger a unadegradación y un deterioro de las condiciones ambientales, socioeconómicas a corto ymediano plazo. La extracción selectiva forestal (quebracho blanco Aspidosperma quebrachoblanco, quebracho colorado, Schinopsis lorentzii, algarrobo ,Prosopis sp y palo santoBulnesia sarmentoi ) sin control adecuado, sumado a una ganadería extensiva y sin limitesfísicos que provoca consecuencia inmediata de erosión del suelo.7


(Imágenes de la reserva MAB Riacho Teuquito Tomada de la pagina web de la Secretaria de Medio ambiente).En el área de transición, los intereses tanto de la provincia como del MAB se traducen endesarrollar el uso sustentable de los recursos naturales, así como promover áreas piloto demodelos productivos. (Gobierno de Provincia de Formosa 2000).4. PROPUESTA PARA LA ZONALa fauna silvestre es un recurso muy utilizado en la zona. La misma provee de carne, cueroy grasa a la población de la zona. La incorporación de estas costumbres en un esquema demayor distribución de los beneficios obtenidos en un marco de desarrollo sustentable seinserta el proyecto Tupinambis.. La iguana o lagarto es un recurso mas a incorporarse en unesquema de trabajo multiespecifico. El proyecto Tupinambis es consciente de suslimitaciones y por lo tanto ha generado comenzado a seleccionar áreas para el manejomultiespecifico.En la reunión de la Comisión Tupinambis realizada el día 22 y 23 de octubre del 2000 seestablecieron las pautas para la elección de áreas donde se realizaran las propuestas conla población local. Los criterios establecidos son:Criterios para seleccionar Áreas de Trabajo• Aquéllas en las que se pueden combinar programas con otras especies defauna y flora y que el manejo de estas especies implique unaprovechamiento sustentable (Ejemplo: zonas de extracción de lorohablador)8


• Áreas con ambientes naturales de importancia para su conservación.• Zonas vecinas a reservas nacionales o provinciales que no formen partede la misma (Ejemplo: zonas aledañas al Parque Nacional Copo)Es más conveniente que se realicen en terrenos comunales (aborígenes) y entierras privadas (minifundios). Donde el beneficio económico resulta de importanciasocial y permite darle opciones “productivas”.Como puede destacarse, la Reserva MAB reúne varias de los criteriosseleccionados para la aplicación del manejo selectivo de las iguanas mencionadoanteriormente y permite a su vez, una revalorización del concepto de reservacomunidad local.5. RESULTADOS OBTENIDOS:El primer viaje se realizó en el mes de febrero, al finalizar la temporada de caza de iguana.En esa oportunidad, y coincidiendo con la propuesta de trabajo, se recorrió los lugares ycomunidades que se encuentran dentro de la reserva y periféricamente a ella.La incorporación de las comunidades periféricas, no significa que los pobladores locales nohagan uso de los recursos que se encuentran solamente en su territorio, sino también en lazona y que tiene el status de reserva.En el mes de febrero se recorrieron las comunidades del oeste de la Reserva con lossiguientes resultados:* En la comunidad aborigen Tres palmitas se compraron 25 cueros; 9 cueros cuyo anchosuperaba los 30 cm y 16 cueros cuyo ancho se comprendía en el rango de 25 a 30 cm. Enel mismo momento, se les retiraron los cueros de parte del acopiador y pagado el preciofijado de 7 pesos para los cueros de medida y 3.5 pesos los cueros de la mitad de medida.Por lo tanto recibieron 63 y 56 pesos respectivamente, un total de 119 pesos. Los cuerospertenecían y fueron cazados por 5 aborígenes de la comunidad.* En la comunidad aborigen de Pozo del Pato, se compraron 16 cueros de iguana. 10cueros tenían la medida de mayor de 30 cm de ancho y 6 cueros con la medida de 25 a 30cm. Por los primeros se les proporciono 70 pesos y por los segundos 21 pesos, sumandoun total de 91 pesos. En esta oportunidad, los cueros fueron cazados por tres pobladores.* En la Comunidad aborigen de Campo Bandera, el acopiador adquirió 4 cueros, siendo enesta oportunidad 1 cueros de mayor de 30 cm y 3 cueros entre 25 y 30 cm de ancho. Porlos mismos recibieron 7 y 10.5 pesos respectivamente, con un total de 17.5 pesos loscueros pertenecían a un solo cazador de la comunidad.* En la comunidad aborigen Paraje El Peligro, el acopiador adquirió 2 cueros, siendo uncuero de mayor de 30 cm y uno de entre 25 y 30 cm. Correspondiéndole respectivamente 7y 3.5 pesos con un total de 10.5 pesos y perteneciendo a un solo cazador.Hay que tener en cuenta que la temporada comercial de iguana estaba en su finalización ypor lo tanto la mayoría de los cueros provenientes de la caza ya habían sido vendidos.9


En este segundo viaje, se desarrollo en las mismas comunidades anteriores y con mayorénfasis en la Reserva MAB Riacho Teuquito, Se ha tomado contacto con pobladores criollosy aborígenes de la zona, con el fin de ampliar el área de trabajo e incorporar mayorescazadores al programa de usos sustentable de la iguana.Se realizó la visita para coordinar las actividades para la próxima temporada, reafirmar lascomunidades actuales y aumentar las comunidades dentro y periféricamente a la reserva.* Comunidad de Campo Bandera. El cacique Marcel Leiva de la comunidad nos informo queel precio estimula la caza ya que en la zona se estaban ofreciendo solamente 2.5 a 3 pesospor el cuero de mayor de 30 cm y que la mayoría de las veces no se pagaba con dinero,sino con mercadería generando menos opciones al cazador. También nos informó que cadacazador podría guardar entre 5 a 6 cueros y así juntar en cada viaje unos 50 cueros. Que laiguana es consumida por la comunidad como fuente alimenticia.Además se contó que un cazador tenia guardado un cuero y por lo tanto se lo incorporó enel plan. Por tratarse de un cuero de mayor de 30 cm, el cazador percibió 7 pesos.Cuando se les preguntó sobre la cantidad de cueros cazados en esta temporada, ellosestimaron 50 iguanas cazadas y vendidas sus cueros al acopiador local.* Comunidad Tres Palmitas En una reunión con la comunidad, también nos dieron datoscoincidentes con la comunidad de Bandera, respecto a la forma de pago y del consumo dela carne. Estimaron que en esta temporada han cazado entre 30 y 40 iguanas.En dicha comunidad había tres cueros de iguana menores a 24 cm de ancho que no fueroncomprados. Dentro de las pautas para la conservación y el mejor manejo para las especiesse ha establecido un mínimo de ancho de cueros de 24 cm. Esta medida establece unaprotección para los animales juveniles y que a su vez representan una proporción mínimade la población capturable.* Comunidad de Pozo del Pato. Siguen las afirmaciones anteriores tanto en el precio comoen el consumo.Al igual que en la comunidad de Tres palmitas había un cazador con un cuero de menor de24 cm de ancho y por lo tanto no se procedió a incorporarlo al plan.Con el fin de corroborar los datos aportados por las comunidades, se entrevisto al acopiadorde la localidad más cercana a las comunidades en la cual ellos manifestaron que vendíansus cueros. En la localidad de Ing. Juarez el acopiador nos explicó que la demanda de loscueros es baja y por lo tanto el precio es bajo también. Las estimaciones de el, respecto delas comunidades mencionadas son de aproximadamente la compra 100 cueros a cadacomunidad. Una cifra mayor a la manifestada por las comunidades.* Puesto El Azotado. Si bien no se pudo acceder por razones de tiempo, caminos y decombustible, el Guardaparque Oscar Candia fue maestro en esa comunidad, por lo tanto seestableció que en el próximo viaje a la zona se contactara con las familias criollas delpuesto para proponerles el plan de trabajo de iguanas y poder comenzar en la próximatemporada y así incorporar un puesto importante al mismo.Después de realizar el relevamiento en la zona oeste de la reserva, nos dirigimos a la zonaperiférica a Laguna Yema para luego ingresar por los caminos hacia la zona sur de lamisma.Periféricamente a la Laguna se constata que el uso de la iguana para cuero coincide con elanteriormente expresado, pero que también hacen uso de otros recursos de la fauna confines de poder vender sus cueros a gente (turistas o foráneos en la zona) que se dirigen al10


ió a pescar u obtener productos para consumo propio.. Como puede verse en la fotocontento por su caza y por el resultado del partido de su equipo de fútbol.* Puesto San Isidro. Ubicado frente a la laguna Yema, un cazador de todas las especies defauna nos informa que el ha cazado iguana y vendido sus cueros en la localidad de LagunaYema directamente. Su cercanía al pueblo lo favorece por el precio llegando a pagarlehasta 5 pesos.* Puesto Pozo la Arena. Mencionan poco la iguana para su caza. Se ha visto que sededican a la cría de vacas y chivos para la venta y consumo. También coincidían en elprecio pagado por la iguana. Pero como no es una actividad principal porque se dedicabana la cría de ganado no realizan caza de fauna silvestre.* Puesto El Palmar. En este puesto no se dedicaron mucho a la caza de fauna. En el puestosolamente vivía el padre con un hijo que hace 4 meses volvió del pueblo. La posibilidad dela iguana no esta descartada pero se tendrá que ver si planifican quedarse en el puesto.* Puesto Sumaiyen y Misión yacaré. Es un puesto de criollos con una comunidad aborigen.En el puesto se contacto con un cazador de fauna quien contó que las iguanas son cazadasy vendido sus cueros en la localidad de Vinalito, del otro lado del río en la provincia de11


Chaco. El precio pagado era de 3 a 3.5 pesos por el cuero de medida cuando lo comprabanen el puesto y 4 hasta 5 pesos en Vinalito.. Este mismo cazador nos hizo mención a toda lafauna de la cual el con su familia cazan para consumo.* Puesto Pozo Negro. No se dedicaban a la caza de fauna silvestre. Por lo que se pudoobservar, no estaba el puestero sino un amigo.Dentro de la reserva y en las proximidades del parque nacional Formosa se constato lapresencia de extracción de madera ( quebracho colorado y blanco). Por lo tanto seconfecciono un acta de infracción y con la correspondiente foto se elevara a las autoridadesprovinciales.12


* Puesto Las Chapas. Se verificó que realizan caza de animales silvestres y que tienen uncuero de yacaré, el puestero explico que lo mato porque se comía a los chanchitos que elcría cuando van a la laguna a tomar agua.* Comunidad aborigen El Peligro. El cacique de la comunidad, José Díaz, nos cuenta quecazan iguanas en su época. Que ahora no tenían muchas iguanas. Aparece un aborigen dela comunidad con tres cueros 1 cuero mayor de 30 cm de ancho y dos cueros menores a 30cm. Se adquieren los cueros percibiendo la gente 14 pesos (ver foto de tapa).* Puesto Campo del Medio. Este puesto de criollos compuesto de tres familiasemparentadas nos cuentan que cazan las iguanas en temporada, que les estaban pagandohasta 5 pesos y solamente por medio del intercambio por mercadería a ese valor en elalmacén.En enero del 2004, se realizo la campaña de la temporada en las áreas de Reserva y zonasperiféricas con los siguientes resultados.* En la comunidad de Campo Bandera se realizo el siguiente relevamiento de cueros y loscazadores resultaron beneficiados de la siguiente manera:Se midieron 26 cueros de ejemplares macho y 26 cueros de ejemplares hembra.Las medianas del largo hocico cloaca de los cueros son de 36.5 cm para machos y de 33cm para hembras.Los 52 cueros fueron cazados por 5 cazadores, lo que equivale a un promedio de 10.4cueros por cazador y representando para la comunidad una redistribución económica depesos 297.5* En la comunidad de Pozo de Pato se realizo el siguiente relevamiento de cueros y loscazadores resultaron beneficiados de la siguiente manera:Se midieron 9 cueros de ejemplares macho y 8 cueros de hembras.Las medianas de tamaño de los cueros son de 33 cm para macho y de 31 cm parahembras.13


Los 17 cueros fueron cazados por 3 cazadores, un promedio de 5.6 cueros por cazador yrepresentando a la comunidad una redistribución económica de 94.5 pesos* En la comunidad de Tres Palmitos se realiza el siguiente relevamiento de cueros y loscazadores resultaron beneficiados de la siguiente manera:Se midieron 3 cueros de ejemplares macho y 8 cueros de hembras.Las medianas de tamaño de los cueros son de 39 cm para macho y de 30.5 cm parahembras.Los 11 cueros fueron cazados por 3 cazadores, un promedio de 3.6 cueros por cazador yrepresentando a la comunidad una redistribución económica de 70 pesos* En la comunidad de El Peligro se realizo el siguiente relevamiento de cueros y loscazadores resultaron beneficiados de la siguiente manera:Se midieron 38 cueros de ejemplares macho y 37 cueros de hembras.Las medianas de tamaño de los cueros son de 41 cm para macho y de 33 cm parahembras.Los 75 cueros fueron cazados por 8 cazadores, un promedio de 9.35 cueros por cazador yrepresentando a la comunidad una redistribución económica de 458.5 pesosDe los datos obtenidos en cada comunidad, se observa que no existen diferenciassignificativas en la proporción de sexo, manteniéndose la relación 1:1.La mediana del largo hocico cloaca del cuero nos indica que la mayoría de los ejemplarescapturados representan a individuos adultos. Además, no existen diferencias significativasentre la mediana de los cueros de la zona de Reserva y los datos aportados por losmonitoreos en los años anteriores para la provincia.6. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONESComo primera conclusión positiva, resulta que es posible realizar un uso sustentable delrecurso iguana en la zona. Debe recordarse que la compra organizada de cueros es unproceso lento de asimilar por las comunidades, ya sea por desconfianza o por tratarse deuna modalidad distinta, a la que no están acostumbrado mas allá de los beneficios que estarepresenta. Ya se ven algunos indicios favorables en el incremento al acceso de los cuerosanteriormente insertados en el sistema tradicional, significando una incorporación yaceptación progresiva de esta nueva modalidad.Este aumento en los beneficios en la gente tiende a pensar que las poblaciones silvestresde la especie están bajo una mayor presión de caza. En este caso, hasta el momento, eltamaño de los individuos capturados no refleja una disminución respecto a la mediana de laprovincia y la proporción de sexo es mantenida en 1.1.Por lo tanto, se puede concluir que las poblaciones silvestres no están deteriorándose sinoque hay un traslado de cueros de un sistema a otro, como fue expuesto anteriormente.Los datos sucesivos darán las particularidades respecto a las poblaciones silvestres,permitiendo asì generar las herramientas de manejo necesarias para cada caso.Cuando se evalúa el impacto de los sistemas asistencialistas en las comunidades tantoaborígenes como criollas, se puede observar que entre el 30 y 50 % de las familias tienenplanes trabajar o planes jefes y jefas de hogar. (estos consisten en planes asistencialesgenerados por el gobierno, que significan para cada familia un ingreso promedio de pesos150).Estos ingresos monetarios representan una falta de incentivo en actividades productivasque impliquen un esfuerzo personal para obtener lo mismo, lo que trae como consecuenciauna perdida de sus hábitos y costumbres, en desmedro de su cultura.14


Es necesario continuar con la propuesta de trabajo con las poblaciones locales, con el fin deaumentar tanto los estudios biológicos como los beneficios genuinos para los pobladores.Sería importante en un futuro, comenzar un relevamiento de otras especies con el objeto deimplementar sistemas similares y asì proponer un manejo multiespecifico para la zona.Resulta indispensable reforzar los lazos a través de la implementación de estos proyectoscon los pobladores locales, debiendo hacerse mención de la posibilidad de un usosustentable de ciertas especies - con los beneficios a sus ocupantes – con la condición deque esta zona es una Reserva MAB.Mediante estos mensajes-acciones, los pobladores locales comenzaran a incorporar la zonade Reserva a su entorno.7. BIBLIOGRAFÍA:* Acta ECIF octubre 2000. carta de acuerdo para la conservación del lagarto (Tupinambisspp.), sus habitats y el mejoramiento del sistema socioeconómico asociado en la argentina.* Asociación Herpetologica Argentina (2000). Categorización de los Anfibios y Reptiles de laRepublica Argentina. Ed. Lavilla E; Richard E. Y G. Scrocchi.* Aquino-Shuster A.L., M.Monte y G.Sequera (1990).- Relación del indígena Chamocococon la herpetofauna del Alto Paraguay. Bol. Mus. Nac. Hist. Nat. Parag. 10 11-22.* Bucher E. y P. Mogni (1995).- Caza comercial de iguanas en Córdoba: Diagnóstico inicialde situación. Informe para el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Recursos Renovables,provincia de Córdoba, Argentina. Centro de Zoología Aplicada. Universidad Nacional deCórdoba. Argentina. Pp. 28. Inédito.* Fitzgerald, L.A,; G. Porini y V. Lichtschein (1994).- El manejo de Tupinambis en Argentina:estado actual y perspectivas futuras. Interciencia Vol. 19 Nro.4.G. Gordillo y G. Porini. ( en prensa) “ La declinación de la caza comercial entre aborígenesdel Chaco Argentino: un análisis historico- antrologogico.* Gobierno de la Provincia de Formosa (2000) Reserva de Biosfera Riacho Teuquito.Inedito.* Lichstchein V. y G. Porini (1993) Proyecto de investigación sobre Tupinambis spp.Dirección de Fauna y Flora Silvestres. Inédito.* Luxmoore R.; B.Groombrige and S.Broad, (1988).- Significant trade in wildlife. A rewiew ofselected species in CITES Appendix II. Volumen 2: reptiles and invertebrados. UICN. Gland.* Pessina, L. (1986).- Aspectos antropológicos y socioeconómicos vinculados a la faunasilvestre y especialmente a la iguana colorada (Tupinambis rufescens). Primera parte.Agropecuaria Nro. 53.* Pessina, L. (1987).- Aspectos antropológicos y socioeconómicos vinculados a la faunasilvestre y especialmente a la iguana colorada (Tupinambis rufescens). Segunda parte.Agropecuaria Nro. 54.* Pessina, L. (1992). Programa Tupinambis. Estudios socioeconómicos. 1991 primeravance. En FUCEMA Proyecto Tupinambis. Programa Nacional de Conservación y Manejode iguanas en la República Argentina. Campaña 1990-1991 Informe final. CITES, CICur.Dirección de Fauna y Flora Silvestres. Inédito.* Porini G. (1993).- Tupinambis spp. Informe preliminar. Campaña 1992-93. Dirección deFauna y Flora Silvestres. Pp 20. Inédito.* Porini G, (1997).- "Situación actual de la caza comercial de animales silvestres en el nortede Santiago del Estero. XII Jornadas Argentinas de Mastozoología. Mendoza, Argentina. 12,13 y 14 de noviembre de 1997. (en prensa).AGRADECIMIENTOS:A Alfredo Reca, quien confió y apoyo desde el principio15


Oscar Candia , Ernesto Alvarenga y Juan Carlos Orozco de la Dirección de Fauna de laProvincia de Formosa.Ricardo Barreiro y Horacio Zanbon (Subsecretario de Recursos Naturales y Ecología de laprovincia de Formosa.)Pobladores locales de los puestos y comunidades aborígenes mencionadas .16

More magazines by this user
Similar magazines