El Escudo de Buenos Aires

aymorita

El Escudo de Buenos Aires

El Escudo de Buenos Aires.

Un dictamen que pone fin a la confusión.

(Publicado en la “Revista Internacional de Ceremonial”)

A continuación publicamos un dictamen del Prof.

Aníbal Gotelli, Director General de Ceremonial y

Planeamiento Ejecutivo del Gobierno porteño, que

pone fin a una antigua confusión acerca de cuál es el

Escudo vigente de la Ciudad Autónoma de Buenos

Aires.

"Buenos Aires, 19 de octubre de 2005.- Llegan las presentes actuaciones a

conocimiento del suscrito en virtud de la solicitud de información planteada en la

Resolución 441/2005 de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en fecha

15 de septiembre del corriente año y lo solicitado a fs. 4.

En el artículo 1ro. inciso b) de la Resolución de referencia, el Cuerpo Legislativo solicita le

sea informado "Si se utiliza el escudo oficial o el logo ganador del Concurso en las

medallas, diplomas y certificados oficiales. Enviar distintivos ejemplificativos".

Al respecto, pongo en conocimiento del superior que en las medallas, diplomas y

certificados oficiales que expide la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a

través de la Dirección General de Ceremonial y Planeamiento Ejecutivo a mi cargo, sólo

se utiliza el Escudo Oficial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires oficializado por la

Ordenanza del 3 de diciembre de 1923.

Al respecto, pongo en su conocimiento que la utilización del mencionado criterio por parte

de la Dirección General a mi cargo es en un todo lógica y consecuente con el criterio

sustentado pacíficamente por el suscrito en innumerables artículos periodísticos,

dictámenes técnicos y conferencias dictadas tanto en tribunas nacionales como del

exterior, en el sentido de que la Ciudad de Buenos Aires no tiene otro escudo oficial

que el establecido por la Ordenanza del 3 de diciembre de 1923, y en tal sentido me

explicaré.

En efecto, de acuerdo con la Ordenanza del 3 de diciembre de 1923, el Escudo Oficial de

la Ciudad (hoy Autónoma) de Buenos Aires que debe utilizarse tanto en lo "pintado", como

en lo "grabado" y en lo "impreso", debe ajustarse a las características siguientes:

Una elipse de proporción 5/6 entre su eje mayor y menor. Lleva desde 1649 una paloma

blanca, con sus alas abiertas, radiante de rayos solares, en jefe (parte superior del

escudo) que significa el espíritu santo bajo cuya advocación fue colocada la ciudad. En

punta ( sector inferior del escudo) un ancla de sable (negro) medio sumergida, con la

parte de la caña y una uña fuera de la superficie. Desde la antigüedad clásica, el ancla

representa a la ciudad puerto, al puerto natural, al fondeadero e incluso al feliz retorno de

una navegación. En el escudo tiene el doble significado de fondeadero y puerto. Un poco

más debajo de la línea del eje menor del óvalo, hay dos naves- una carabela y un


ergantín del siglo XVI- ambos con banderas españolas y vistos por el costado de babor (

izquierda). El primero significa la primera fundación por Don Pedro de Mendoza y el

segundo la fundación de Juan de Garay, aunque sobre este punto en particular, debo

aclarar que no existe total coincidencia en los estudios que han efectuado diversos

historiadores. La carabela tendrá dos castillos, cuatro palos verticales y bauprés. El

bergantín con aparejo redondo o de cruz en el trinquete y latino en el mástil de mesana,

ambas naves irán empavesadas con bandera en los topes y flámulas en las penas. Las

aguas del río en estado de suave oleaje o rizadas representan las aguas del Río de la

Plata.

Sobre cuál es el diseño gráficamente expresado, recomiendo consultar el Digesto

Municipal de la Ciudad de Buenos Aires Volumen I, Edición de 1993, página 38.

Años más tarde, el Decreto Nro. 1886/1944 publicado el 13 de junio de 1944 (BM 7161)

estableció con absoluta claridad lo siguiente:

art. 1ro. - Déjase establecido que el uso del Escudo Municipal debe ajustarse

estrictamente a los términos y dibujo del mismo, previsto por Ordenanza del 3 de

diciembre de 1923, cuyo facsímil puede ser consultado en el Archivo y Biblioteca

Municipal y se halla, además, inserto en el Digesto Municipal y en el folleto titulado el

Escudo de Armas de la Ciudad de Buenos Aires, de don Enrique Peña, recientemente

reeditado.

art. 2do.- La Dirección de Suministros y las Reparticiones en general rechazarán todo

impreso en el cual aparezca un escudo municipal que no observe las características

oficialmente establecidas.

En consecuencia, nunca existió duda alguna que el único escudo oficial para la Ciudad de

Buenos Aires y su Gobierno era el aprobado por la Ordenanza del 3 de diciembre de

1923.

Desde 1923 y hasta 1996 (y desde mucho antes por cierto ya que en dicho año sólo se

oficializa un escudo que venía utilizándose en la ciudad de Buenos Aires desde hacía ya

muchísimos años), nunca se puso en duda cuál podía ser el escudo oficial porteño.

En efecto, hacia mediados del siglo XVII la ciudad se declara carente de escudo propio y

en 1649 se propone un modelo de escudo de armas, en el que aparece una paloma

radiante, volando de frente, con la cabeza vuelta hacia la izquierda, tal como se reproduce

a continuación, con un mar agitado por debajo y un ancla que muestra una uña fuera del

agua, aludiendo puerto.

Las medallas de proclamación de Fernando VI, reproducidas también en el libro de Peña,

muestran en el reverso el escudo de la ciudad con el agregado de dos barcos y la paloma

mirando hacia la izquierda.


En 1760 las medallas de proclamación de Carlos III muestran el escudo de la ciudad con

variantes: los barcos aparecen navegando en dirección contraria y la paloma mira hacia la

derecha.

En 1852, la comisión de educación convocada para proyectar el sello del municipio,

recomienda usar el vigente antiguamente que tenía " … dos navíos anclados en mar

espumoso plateado, con una paloma radiante en medio en campo celeste, que simboliza

el espíritu santo …" ( sin mencionar el ancla).

Según Peña, el ancla fue impuesta luego por la costumbre, por los antecedentes

considerados al sancionar la ordenanza de 1856 o por haberla omitido involuntariamente

la comisión.

El escudo que reproduce como vigente desde entonces, es el que aparece en la figura 5

Tomado del censo de 1904. obsérvese que la paloma se ve de perfil, con la cabeza hacia

la derecha.

Finalmente la ordenanza del 3 de diciembre de 1923, sanciona el uso del escudo de la

Cuidad de Buenos Aires, estableciendo sus proporciones y características, colocando la

paloma radiante vista de frente con las alas extendidas y la cabeza dirigida hacia la

izquierda (fig. 6).

Sin embargo, mediante Decreto CABA 484 del 21 de noviembre de 1996, fue convocado

un concurso público para la obtención de un "símbolo institucional" para la Ciudad de

Buenos Aires.

De los términos del Decreto citado surge que la necesidad de dicho concurso se

fundamentaba en una supuesta "necesidad de acompañar esta nueva etapa con una

imagen institucional renovada"... (...) y se aclaraba en los considerandos del Decreto que

dicho concurso contaba con el auspicio de la ADG (Asociación de Diseñadores Gráficos),

la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UBA y la revista "Tipografía, Comunicación

para Diseñadores". Ninguna institución heráldica, vexilológica, histórica debo destacar.


También considero necesario destacar que el artículo 3ro. establecía la nómina de

funcionarios y personas de la Cultura que debían actuar como Jurados del mencionado

concurso. Ningún profesional de la Heráldica ni de la Vexilología, debo también destacar.

Respecto de este Decreto, debo destacar que su objetivo era el de crear una "imagen

institucional" para la Ciudad de Buenos Aires. El mencionado es un concepto sin ningún

valor o sentido para la Heráldica y la Vexilología.

El concurso dió como resultado el "símbolo institucional" que hoy se encuentra bastante

difundido y que no es otro que el de un barco estilizado, sobre río de ondas rectas

encerrado en óvalo tradicional. El Decreto 1338/99 CABA aprueba el acta del concurso,

con fecha 29 de junio de 1999.

Las ciudades, como los estados y demás organizaciones territoriales jurisdiccionales,

poseen una bandera, un escudo, un himno, una flor nacional o regional, pero nunca una

"imagen institucional" o un "símbolo institucional". Ambos son conceptos inexistentes para

la Heráldica y la Vexilología y, por lo tanto, carecen de todo sentido en ambas disciplinas

y para los heraldistas y vexilólogos. Por lo tanto, y de acuerdo con mi larga experiencia

profesional, con los conocimientos técnicos que poseo en razón de mi especialización

académica y de conformidad con las opiniones vertidas y escritas por numerosos

doctrinarios tanto nacionales como internacionales, entiendo que una "imagen

institucional" o un "símbolo institucional" pueden ser el indicativo comunicacional de una

gestión determinada pero no pueden sustituir, en modo alguno, a un escudo oficial de una

ciudad, provincia o país.

A lo hasta aquí dicho debo agregar que, de acuerdo con lo informado a fs. 18 de las

actuaciones sub examine, la Ordenanza del 3 de diciembre de 1923 no ha sido ni

modificada ni derogada.

En consecuencia, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires no tiene otro Escudo Oficial que

no sea el oficializado en la Ordenanza referida en el párrafo anterior y por lo tanto, no

existe motivo para utilizar otro símbolo heráldico distinto en la papelería oficial y protocolar

de la Jefatura de Gobierno.

En consecuencia de todo lo expuesto, reitero que en las medallas, diplomas y certificados

oficiales que expide la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a través de la

Dirección General de Ceremonial y Planeamiento Ejecutivo a mi cargo, sólo se utiliza el

Escudo Oficial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires oficializado por la Ordenanza del

3 de diciembre de 1923."

Similar magazines