Guillermo de Ockham - Universidad de San Buenaventura Cali

investigaciones.usbcali.edu.co

Guillermo de Ockham - Universidad de San Buenaventura Cali

Guillermo de Ockham(1285-1347/49)Franciscano - filósofo - teólogo - políticoEdgar Alonso Vanegas CarvajalO imperator, defende me gladio, et egodefendam te verbo. 1IntroducciónEl Doctor Invincibilis, el Venerabilis Inceptor,el Doctor Singular, Guillermo de Surrey,el profesor oxfordiano, el cuarto maestro dela escuela franciscana, el maestro de profesores,el franciscano de Oxford, el doctor dela Orden Franciscana, el pensador bisagra, elfilósofo de transición, el último escolástico yel primer moderno, el príncipe de los nominalistaso simplemente, como se le conoce,Guillermo de Ockham, es un personaje queune dos culturas limítrofes en el tiempo, peromuy distantes en sus intenciones y propósitos;un pensador de transición que por elcambio de época en que le toca vivir encarnalo antiguo y se lanza a la via modernarum. Deahí que resulte un personaje muy discutido,incomprendido y con criterios opuestos, loque da lugar a la disparidad de interpretacionessobre su vida y sus obras.El comienzo del siglo XIV marca el findel ideal teocrático; se da el enfrentamientoentre Bonifacio VIII y Felipe IV de Franciapor las querellas de las investiduras; eldrama del cautiverio babilónico de Aviñón(1309-1377) y las disputas con Roma porel poder pontificio que termina con el Cismade Occidente, el derrumbamiento delideal imperial con la muerte de Enrique VII(1313); la peste negra que diezma sensiblementela población europea; el comienzo dela llamada Guerra de los Cien Años entre losreyes de Francia e Inglaterra (1337-1453);el conflicto alrededor de la pobreza que enfrentóa la Orden Franciscana y al Papado;la desintegración y lucha en la sociedad y enlas instituciones eclesiásticas y la pérdida dehegemonía de las grandes síntesis medievalesde un Tomás, un Buenaventura y un Scoto.Todas estas son circunstancias históricas queinfluyeron inevitablemente sobre la reflexiónfilosófica-teológica-política del personaje quenos ocupa.Pero aparece una serie de interrogantes:si Ockham jugó un papel tan importanteen el siglo XIV con repercusiones para laposteridad, ¿por qué su desconocimiento?¿por qué aparece Ockham en la historia delpensamiento occidental –citemos las obrasde Fraile y las de Copleston, por nombrarsólo dos de las más conocidas– simplementecomo un escéptico y un verbalista culpablede la decadencia y crisis de la filosofíaescolástica? ¿por qué es tildado de hereje yenemigo acérrimo de la escolástica? ¿por quéno hace parte de los currículos académicos• Fecha de recepción del artículo: 26 de marzo de 2009 • Fecha de aceptación: 21 de mayo de 2009.EDGAR ALONSO VANEGAS CARVAJAL. Filósofo y teólogo. Especialista en pedagogía y docencia universitaria. Estudios de posgradoen Ecumenismo y Diálogo Inter-religioso de la Pontificia Universidad Bolivariana. Docente del Centro Interdisciplinariode Estudios Humanísticos de la USB Cali. Miembro del Grupo de Investigación Franciscanismo y Problemas contemporáneos.Correo electrónico: eavanega@usbcali.edu.co1. Según una antigua leyenda, Ockhamhabría dicho esta frase a su protectorLuis de Baviera: Oh emperador, defiéndemecon la espada que yo te defenderécon la pluma, después de haber sidoexcomulgado por la Iglesia y participarabiertamente en la luchas entre el Papay el Emperador.Revista Científica Guillermo de Ockham. Vol. 7, No. 1. Enero -Junio de 2009 - ISSN: 1794-192X, pp. 165-179 ‣ 165


2. Después de una revisión por variasobras de Guillermo de Ockham heconstatado que se manejan diferentescronologías del autor, sobre todo en lasfechas de su infancia, antes de ingresar ala Orden Franciscana. Me ha parecidomuy objetiva y completa la cronologíaque presenta el grupo Editorial Norma,que es la que he seguido en esta paraeste aparte de la investigación. Cf.GRUPO EDITORIAL NORMA. Apropósito de Guillermo de Ockham y suobra. Bogotá: Colección Cara y Cruz,1994, p. 87-95.3. Entre las diferentes grafías delnombre de este franciscano: Ockham,Ockam, Occam, Auquam, Hothame incluso Olram, he escogido la deOckham, por ser la forma más comúnque se maneja entre los comentaristasde nuestro autor.Edgar Alonso Vanegas Carvajalde ciertas facultades de Filosofía y Teologíade nuestras universidades? ¿por qué ha sidoseñalado como un pensador desconectadode la tradición de su tiempo y hasta juzgadocomo una inteligencia errática? ¿cómoexplicar el desconocimiento y multitud dehermenéuticas dadas al trabajo realizadopor Ockham?Pues bien, comencemos por decir queGuillermo de Ockham es naturalmenteun pensador del siglo XIV, pero sorprendesiempre la capacidad de los grandes filósofospara decirnos una palabra relevante paranuestro presente. Con ayuda de estas páginasel lector se planteará, sin duda, cuestionesbien actuales, además de conocer mejor auna figura en la cual se entremezclan muchosaspectos del mayor interés: un franciscanismoradical, una filosofía poderosa, una teologíadiferente, una política en busca de equilibrio,una vida apasionante en un período que nolo es menos para la historia de la Iglesia y delas relaciones Iglesia-Estado en Europa. Asípues, el objeto de este estudio es intentar contribuira una mejor comprensión del autoringlés, paradigma, ícono, símbolo y guía delas reflexiones científicas más profundas dequienes escribimos en esta revista que llevasu nombre y que apostamos, al igual queel Maestro de Profesores, por la vía mediafrente a lo que pueda seguir repitiendo algunahistoriografía.Biobibliografía 2ContextoEn el siglo XIV se crea un clima de malestare insatisfacción intelectual, política, social,religiosa y cultural. Algunos movimientosreligiosos y de otra índole adoptan posturasmesiánicas y hasta milenaristas. Tal fue elcaso de los llamados franciscanos “espirituales”que en el siglo XIV pasaron a llamarsefraticelli en oposición a los conventuales, porlas querellas en torno al voto de pobreza. Estocondujo a la Orden Franciscana, por un lado,a sufrir una profunda división y relajaciónde las costumbres, y por el otro, a un lentorenacer, alentado por el afán reformista,propio de la Orden.NaceEn estas circunstancias históricas,como hijo de su época, nace Guillermo deOckham, 3 probablemente en el año 1285 (enesto sigo la edición Orbis, en Los Sucesivosy la Editorial Norma de Cara y Cruz), enel pueblo inglés de Ockham, condado deSurrey, al sur de Londres. Su apellido, pues,corresponde simplemente al lugar de origen.Aunque se desconocen los orígenes de Guillermo,existe acuerdo en que procedía de unafamilia humilde de comerciantes.De 1287 a 1298 no tenemos nada registradode su vida; podríamos llamarla la vidaoculta de Ockham.En 1300 inicia sus estudios básicos en laescuela parroquial del condado de Surrey.La enseñanza impartida en la época incluíael estudio del latín, la teología y las matemáticas.Entra a la Orden FranciscanaHabiendo entrado a la Orden Franciscana,para 1306 es ordenado subdiácono; losEstatutos de la Orden Franciscana exigíanpara ello una edad mínima de veintidós años,de no mediar dispensa. Hay que destacar quelos franciscanos que llegaron a Inglaterra semostraron particularmente severos respectoal asunto del voto de pobreza absoluta queprofesaban, lo que influyó notablementeen Ockham y en la postura que más tardesostendrá en las polémicas con diversos representantesde la Iglesia y de su Orden.En la Universidad de OxfordYa en 1311 inicia sus estudios superioresen la naciente pero prestigiosa Universidad deOxford como estudiante de teología, dondeya se ha cultivado un grupo de pensadoresfranciscanos, del que más tarde hará parte elmismo Ockham.Como profesorEntre 1315 y 1317 ejerce su actividadcomo lector (profesor) de Sagrada Escritura.Entre 1317 y 1319 inicia sus comentariosa las célebres Sentencias de Pedro Lombardo.166 × Universidad de San Buenaventura, Cali - Colombia


Guillermo de Ockham (1285-1347/49)... pp. 165-179Los años de 1319 a 1324 los dedica alestudio y a la composición de escritos filosóficosy teológicos.En 1322 recibe el grado académico deLicenciado en Teología en la Universidadde Oxford.En AviñónEn 1324, en un ambiente de ruptura entrela Orden Franciscana y el Papa Juan XXII,Ockham recibe la orden de comparecer anteel tribunal eclesiástico en la corte papal deAviñón, por lo que se traslada al conventofranciscano de esta ciudad. Debido a estehecho no le es otorgado el título de doctor,pese a que había completado el ciclo deestudios requeridos. Su título de Inceptor obachiller se debe al hecho de que nunca llegóa enseñar como doctor.En 1327 se encuentra en Aviñón conMiguel de Cesena, general de la OrdenFranciscana, quien tiene que comparecerante el Papa Juan XXII por sus ataques a lasconstituciones pontificias sobre la pobreza.Motivado por este General de la Orden,Ockham se interesa por la disputa sobre lapobreza evangélica y la propiedad privada.En MunichEn la noche del 26 de mayo de 1328Ockham huye del convento franciscano deAviñón, junto con Miguel de Cesena, Bonagratiade Bérgamo y Francisco de Ascoli.Pero antes de partir, los cuatro fugitivos sonexcomulgados por el Papa (principalmentepor la bula Quia Vir reprobus). Más tarde sereúnen en Pisa con el emperador alemán Luisde Baviera (electo en 1314 pero no consagrado)y en 1329 marchan a Munich, bajola protección del emperador. De esta épocaes su célebre frase que ha pasado a ser comoun lema de su pensamiento: “¡Oh Emperador:defiéndeme con la espada que yo te defenderécon la pluma!”. Ockham es excomulgado einicia así la segunda etapa de su vida intelectual,extraacadémica, práctica, de polemistay, de algún modo, de reformador.A partir de 1331 y hasta su muerte seestablece en Munich a pedido de Luis deBaviera. Así se inicia el período más fecundode su vida con la redacción de sus grandesobras, entre ellas el Scriptum in librum unumy los Quodlibeta septem. Por esta larga épocasostiene una larga disputa con los papasJuan XXII, Benedicto XII y Clemente VIen torno a cuestiones teológicas y políticas:el problema de las relaciones entre el podereclesiástico y el poder temporal. Los aspectosmás destacados de esta polémica se reuniránluego en una de sus obras más famosas tituladaOpera Política.Mueren su mayor protector y su mayoropositorEn1334, pese a la muerte del Papa JuanXXII en Aviñón, la situación con la Iglesia nocambia; al parecer, su excomunión se mantienehasta su muerte. Continúa en polémicas,ahora contra el sucesor del anterior, el papaBenedicto XII.Parece que de 1337 data la redacción desu obra Principios de teología. Aunque al igualque Tractatus de successivis se cree que soncompilaciones hechas por otra mano a partirde escritos originales del filósofo.1342Muere su protector y hermano de religiónMiguel de Cesena, después de haber sidodepuesto de su cargo; pero Ockham quedacomo vicario general de la Orden y depositariode su sello oficial. Sólo un año antesde morir envía el sello oficial al CapítuloGeneral de la Orden.Desenlace finalEn 1347, tras la muerte de su protector,Luis de Baviera, su situación no es fácil enMúnich ya que su sucesor cambia de política,mediante las Dietas de Nuremberg yde Metz, celebradas en 1356 para sancionarlos ideales del bávaro. Trata de dar algunospasos para reconciliarse con la Iglesia; aunquela misma Iglesia preparó una fórmulade sumisión, no es claro si llegó a firmarlay si su reconciliación tuvo efecto en algúnmomento.Finalmente, en 1349 muere Ockhamen Munich, como miembro de la OrdenFranciscana que abrazó desde muy joven, alparecer de la peste negra que durante ese añoasoló esta parte de Europa.Revista Científica Guillermo de Ockham. Vol. 7, No. 1. Enero -Junio de 2009 - ISSN: 1794-192X ‣ 167


4. Nos dice el franciscano y franciscanistaFray Adolfo Galeano Atehortúa,en su libro La universidad franciscana,que hacia 1230 los Hermanos Menorestenían ya tres grandes estudios generalesen los centros universitarios deParís, Oxford y Bolonia, y por el año1250 se contaban cerca de cincuentaestudios teológicos en toda la Orden,lo cual se explica por la conciencia deque una buena evangelización requeríauna preparación académica óptimapara esta misión. Cfr. GALEANOATEHORTÚA, Fray Adolfo. La universidadfranciscana: Evangelización yposmodernidad. Medellín: EditorialBonaventuriana, 2004, p.14.Edgar Alonso Vanegas CarvajalObras filosóficas– Scriptum in quatuor libros Sententiarum.Contiene el Ordinatio y Quaestiones inII, III, IV Sententiarum (1318 - 1323).– Expositio aurea super totam artem veterem:Expositio super Porphyrium; Expositio superLibrum Praedicamentorum; Expositiosuper duos Libros Perihermeneias; Expositiosuper duos Libros Elenchorum (después de1318).– Tractatus de praedestinatione et praescientiaDei et de futuris contingentibus (1318 -1323).– Logica maior o Summa logicae (1324- 1328).– Elementarium logicae o Logica media.– Logicae tractatus minor.– Quaestiones in octo libros physicorum,(antes de 1327, probablemente 1324).– Philosophia naturalis sive summulae in octolibros physicorum, (1324).– De successivis (hacia 1324, pero algunasinformaciones la consideran como obradudosa).Obras teológicas– Questiones earumque decisiones– Quodlibeta septem (antes de 1327)– Tractatus de corpore Christi o Tractatusprimus de quantitate (después de 1323)– Tractatus de Sacramento Altaris o Tractatussecundus de quantitate (después de1323)– Centiloqium theologicum (obra dudosa)– De principiis theologiae (obra dudosa)Obras políticas– Opus nonaginta dierum (1333-1334)– De dogmatibus papae Johannis XXII– Tractatus contra Johannem XXII”– Compendium errorum Johannis papaeXXII”– Tractatus contra Benedictum XII– An princeps, pro suo succursu, scilet guerrae,possit recipere bona ecclesiarum, etiaminvito papa (escrito entre 1338 y 1339)– Dialogus inter magistrum et discipulumde imperatorum et pontificum potestate oDialogus in tres partes diatinctus (1342-43)– Breviloquium de principatu tyrannico superdivina et humana, specialiter autem superimperium et subjetos imperio a quibusdamvocatis summis pontificibus usurpato (1339- 1340)– Epistola defensoria– Epistola ad Frates Minores– Acta quaestionum decisiones super potestatemSummi Pontificis (entre 1339 y1341)– De jurisdictione imperatoris in causis matrimonialibus– De electione Caroli IV (última obra)Los maestros de OxfordEl Venerabilis Inceptor, (iniciador) –Inceptorporque no enseñó ni como doctorni como profesor; y Venerabilis en cuantofundador del nominalismo– inició susestudios superiores en uno de los mayorescentros universitarios del momento: la escuelauniversitaria de Oxford. En el siglo XIVla Orden Franciscana, a la que perteneció,vive un período de esplendor intelectual yproduce un grupo de grandes pensadores,del que más tarde va a ser parte.Ya en 1224 los franciscanos se habíanestablecido en Oxford y para 1230 habíanfundado uno de los tres grandes StudiumGeneralis al lado del de París y Bolonia; 4muy pronto las mentes más ilustradas deentonces, grandes maestros universitarios, seadhieren al movimiento franciscano, hasta elpunto que se llega a decir que la Universidadde Oxford en Inglaterra es una UniversidadFranciscana. Basta con recordar los nombresde Adam de Marsh, Tomás de York,Rodolfo de Corbrigge, Ricardo Rufo, RogerBacon, Juan de Gales, Juan Pecham, Juande la Rochela, Odón Rigaldo, Guillermode Melitona, Roberto Groseteste (canciller168 × Universidad de San Buenaventura, Cali - Colombia


Guillermo de Ockham (1285-1347/49)... pp. 165-179de la Universidad, y aunque nunca llegó aingresar a la Orden de los Menores, comosucedió con Alejandro de Halles en París,sin embargo, fue el animador del estudio delos Menores de Oxford).Como características diferenciales de losmaestros ingleses hay que destacar su carácterde practicidad y la importancia fundamentalque dan a las ciencias experimentalesen general. En esta escuela –que F. CanalsVidal considera más libre, en el sentidode ser menos institucionalizada y reguladapor la autoridad pontificia, heredera de laEscuela de Chartres– se conoce a Aristóteles,pero la actitud ante él es crítica y de oposición;mientras el aristotelismo de París va aestar centrado en un terreno especulativoorientado a la sistematización metafísica, enOxford la recepción de Aristóteles se centraen sus libros sobre cuestiones naturales. Allí,por el contrario, el currículo hace énfasisen el cultivo de las lenguas y el cultivo delas ciencias experimentales: matemáticas yfísica. Esta inclinación por la ciencia estructurael espíritu eminentemente empírico delmovimiento intelectual de los franciscanosbritánicos. Ya el gran novelista italiano,Umberto Eco, en sus Apostillas a El Nombrede la Rosa, va a decirnos por qué escogió aGuillermo de Ockham como protagonistapara su novela:Por ejemplo, ¿por qué en mi libro aparecenlos fraticelli del siglo XII? Si debía escribiruna historia medieval, hubiese tenido quesituarla en el siglo XIII, o en el XII, queconocía mejor que el XIV. Pero necesitabaun detective, a ser posible inglés (cita tertextual),dotado de un gran sentido de laobservación y una sensibilidad especial parala interpretación de los indicios. Cualidadesque sólo se encontraban dentro del ámbitofranciscano, y con posterioridad a RogerBacon(…) (1986, p. 13).El contacto del espíritu franciscano conel método científico, que halló su caldo decultivo en Oxford, encontró en Ockham aun pensador unificador entre los principiosfranciscanos y la ciencia empírica basada enla observación y los vestigios. Ya Francisco deAsís había amado la realidad cósmica y naturaly había descubierto en ella las huellas deDios. Pues bien, nuestro pensador se vuelvea esta realidad con rigurosidad científica. Paranuestro autor el verdadero conocimiento esel experimental, que se capta en el mundode la naturaleza. Así, Ockham se convierteen el precursor de la investigación naturalistapropia del Renacimiento.Precisamente y refiriéndose a él nos dice suhermano de hábito Agustín Gemelli:Realmente Ockham extrema las dos exigenciasde su educación oxfordiense y franciscana.Siente la necesidad de saber y creer, conindiscutible concreción; posee la mentalidadintuitiva y experimental de Bacon; quiereen las doctrinas científicas la demostraciónmatemática; exige para las investigacionesque no atañen a la teología la mayor libertadde pensamiento (1979, p. 67).Y sintetiza su orientación netamentefranciscana, diciendo:Ockham mantiene algo vivamente franciscano:el amor a la verdad práctica y obradora,el amor a la pobreza (1979, p. 67).En muchos autores, podemos distinguirclaramente dos, tres o más etapas distintasde su pensamiento, que se van sucediendoo se superponen, debido a las preferenciastemáticas, a las exigencias científicas y/o alas circunstancias personales, familiares y/osociales, que van cambiando a lo largo de lavida de una persona. Tal es el caso de BlaisePascal (Vanegas, 2005), por ejemplo, que vapasando de científico a filósofo, y de teólogoa místico, acentuando estos aspectos de suvida de acuerdo con circunstancias externase intereses personales que lo acompañan.Aunque algunos autores se resistan a establecerun itinerario –por utilizar una palabragenuinamente franciscana– consecutivo en lapersona y personalidad de Ockham, consideroque vale la pena destacar los momentosmás significativos que marcaron la vida yobra de nuestro autor, y en esto la mayoríade autores identifican por lo menos dosgrandes momentos en la vida de Ockham: elfilosófico-teológico y el político-jurídico.Para nuestro estudio, tanto desde el puntode vista metodológico como por claridadRevista Científica Guillermo de Ockham. Vol. 7, No. 1. Enero -Junio de 2009 - ISSN: 1794-192X ‣ 169


Edgar Alonso Vanegas Carvajaltemática, hemos elegido cuatro grandesmomentos en el itinerario académico delProfesor Oxfordiense, que se suceden y secomplementan mutuamente, sin caer enmaniqueísmos o rupturas en la vida y obrade nuestro pensador. Estos cuatro momentosson: como franciscano, como filósofo, comoteólogo y como político.Sin embargo, no pretendemos hacer undesarrollo sistemático y acabado de la viday obra del Doctor Franciscano. Por el contrario,nos limitaremos a presentar de unamanera general una primera aproximacióna la semblanza de nuestro autor.Como franciscanoOckham debió de ingresar muy joven ala Orden Franciscana, fundada por Franciscode Asís en 1209, pues entró en 1310 alConvento de los Menores en Oxford, sedede la más importante universidad inglesa,perteneciente a la diócesis de Lincoln. Allíinicia sus estudios superiores y recibe leccionesde teología e imparte, posteriormente,lecciones sobre Sagrada Escritura y sobre lasSentencias de Pedro Lombardo.Como franciscano, Ockham bebe delpensamiento del fundador de su Orden,Francisco de Asís: la primacía que le otorgaa la praxis sobre la teoría; la afirmación delos seres singulares –hermano Sol, hermanaLuna–, la valoración de la subjetividadindividual por encima de la noción de vacíode la humanidad. Francisco no previóni intentó una determinada metodologíade estudio; ni siquiera se preocupó por laciencia y los estudios de los hermanos. Perolos valores que vivió, la experiencia personalque tuvo del otro (los hermanos), lo otro(la naturaleza) y el Totalmente Otro (Dios),fueron tan intensos y al mimo tiempo tanprofundos, que no solamente permearon lasociedad y la cultura de su tiempo, sino quesirvieron de inspiración y creación de sentidopara dar origen y continuidad a una de lasescuelas filosófico-teológicas más influyentesen la historia del pensamiento occidental: laEscuela Franciscana.Quizá uno de los momentos más paradójicosy curiosos que encontramos en lahistoria de la cultura es la sorprendente ydesconcertante conjunción entre Franciscode Asís y la misma cultura. No se explicafácilmente cómo este santo cristiano, consideradocomo inculto, ignorante e idiota(en el sentido de no saber) haya tenido uninflujo tan grande en la historia de la culturaoccidental y una fascinación en las culturasno occidentales. Francisco fue un creadorde cultura, no distribuidor ni consumidorde cultura. Estaba muy lejos de la avidezlibresca, pero era hombre de profunda yprolongada reflexión y estudio personalizado.No estudió en los libros, sino en las fuentesque originan los libros y que inspiran tantosvolúmenes de bibliotecas: la naturaleza. Elpoverello ha contribuido, con su estilo devida, a crear una forma de ser y de vivir conno pocas repercusiones en nuestra cultura.Buenaventura de Bagnoregio y su ejemplarismo,Juan Duns Scoto y el voluntarismo,Roger Bacon y su método experimental y,por supuesto, Guillermo de Ockham y sunominalismo, por mencionar sólo a algunosde los más representativos doctores de la EscuelaFranciscana con sus tesis y aportes mássignificativos a la cultura, han inspirado susmonumentales sistemas de pensamiento y susmétodos de investigación a partir de la centralidadde la persona, lo cotidiano, lo individualy singular, las relaciones dialógicas fraternascon la naturaleza, con las personas y con Dios,la observación, la creatividad y la intuición(P.E.B., 2007, pp. 70-71), y sobre todo laprofunda sensibilidad que tuvo Francisco deAsís para interpretar la realidad observada entérminos de signos y símbolos.Al respecto, afirma el filósofo franciscanoFray José Antonio Merino:Es sorprendente que Francisco de Asís, que seconsideraba a sí mismo idiota e ignorante,diera un impulso de gran magnitud a todoun nuevo movimiento evangélico dentrode la cristiandad. Pero es más sorprendenteaun que a partir de él, con quien convivíansimples y letrados, se creara y se articularauna auténtica escuela de pensamiento, quees solidaria con los temas tratados en las170 × Universidad de San Buenaventura, Cali - Colombia


Guillermo de Ockham (1285-1347/49)... pp. 165-179demás escuelas de su tiempo, pero que essingular y diferente en la forma de hacerlo(2003, p. 15).Las Órdenes Mendicantes adquieren másprotagonismo que en el siglo anterior. Tomásde Aquino es canonizado en 1313, avalandoasí su doctrina aristotélica ante la Iglesia. Enel franciscanismo se ha llegado al radicalismoevangélico alrededor del tema de la pobreza,tan sensible para los Menores. Ockham existióen un momento muy difícil para la Orden,hasta el punto que el gran franciscanistae historiador de la Orden Lázaro Iriarte hadenominado esta época como la gran pruebade la Orden, (Iriarte, 1979) tiempo de continuasluchas internas entre los llamados dela comunidad y los espirituales –por quienesva a tomar partido Ockham–, comandadospor Pedro Juan Olivi, pero particularmentepor Ubertino de Casale y Angel Clareno,quienes en su afán de reformadores rechazanla interpretación que los papas han hecho dela Regla Franciscana, de manera particular enlo concerniente a la pobreza. Con la elecciónde Juan XXII como Papa en 1306, quienpromulgó varias bula, alrededor de la doctrinade la Pobreza Evangélica, el grupo de losespirituales fue perseguido y sometido a lasdisciplinas regulares de toda la Orden. Comoculminación de esta tarea, las tesis de Olivi yde todos los espirituales fueron condenadas,y finalmente cuatro frailes espirituales fueronllevados a la hoguera en la ciudad de Masella,en el año de 1318.El Franciscano inglés no es ajeno a todasestas querellas; por el contrario, termina siendovíctima de las mismas, censurado por sufilosofía y combatido por sus opiniones respectoa la pobreza. Fue acusado por Juan Lutterell,canciller de la Universidad de Oxford(1317-1322), quien escribe su Libellus contradoctrinam Guillelmi de Ockham, con gravesdenuncias, postula 56 letras de sus tesis comoheréticas. Juan XXII nombró una comisión(Lutterell, Raimundo Bequini, Durando deSan Porciano, Domingo Grima, el obispo deBelluno-Feltre y Juan Paynhota) que debíaexaminar las proposiciones sospechosas yvalorar su ortodoxia. Después de tres añosse llega a la siguiente declaración: 7 artículosheréticos, 37 falsos, 4 ambiguos o audaces y3 no son censurados. Con estos resultados,J. Lutterell, presidente de la comisión, setraslada a Aviñón para denunciar al jovenlicenciado ante la inquisición papal; en 1324Ockham comparece ante el tribunal pontificio.De esta manera se agudizan aun máslas tensiones entre su Orden y el Papado, acausa del concepto de pobreza: pobreza de loshijos de Francisco de Asís, pobreza de Cristoy sus apóstoles, pobreza de la institucióneclesiástica. La tensión Papado-Franciscanosse institucionaliza cuando en 1327 Miguelde Cesena, General de la Orden Francisca, esrequerido en Aviñón por Juan XXII, quien esclaramente hereje, para que respondiera porsus ataques contra las normas papales en loreferente a la pobreza evangélica; asunto quese refleja también en el choque entre JuanXXII y el emperador alemán, electo (1314)pero no consagrado, Luis de Baviera.En el siglo de Giotto y de Dante, deBocaccio y de Chaucer, de Bartolo y de Baldo,Ockham siempre mantuvo un sentidovivamente franciscano: el amor por la verdadpráctica y obradora y el amor a la pobreza.Como filósofoLa Navaja de OckhamEl Venerabilis Inceptor es un filósofo agudo,amante de la rigurosidad lógica y de laclaridad (hay que destacar en esta época denuestro pensador una obra principalmente:su Lógica Maior o Summa Logicae, acabadaantes de 1324), pero al mismo tiempo animadopor un sentido de lo concreto, de lopráctico, de lo sencillo, que hace efectivo elconocido principio de economía que afirma:Non sunt multiplicanda entia sine necessitate(los entes no han de ser multiplicados sin necesidad),que aunque no es de él, lo aplicaperfectamente a su filosofía reformulándolode la siguiente manera: Frustra fit per pluraquod potest fieri per pauciora”, esto es, se haceinútilmente con muchas cosas lo que se puedehacer con pocas, sirviendo como principio metodológico(Merino, 1993, p. 306). En estoconsiste la denominada Navaja de OckhamRevista Científica Guillermo de Ockham. Vol. 7, No. 1. Enero -Junio de 2009 - ISSN: 1794-192X ‣ 171


5. Gran número de hermanos formadosen las universidades cambiaronel perfil de la primitiva fraternidad yprepararon el camino para una floraciónde filósofo-teólogos y científicosque habría de influir decisivamenteen el rumbo de las ciencias, las artes,la filosofía y la teología: Rogelio deGrosseteste, Alejandro de Hales, Buenaventurade Bagnorea, Reger Bacon,Pedro Juan Olivi, Juan Duns Scoto,Ramon Llull, Guillermo de Ockham,entre muchos otros, fueron quienes enprimera instancia fueron formando una“Escuela Franciscana”, encuadrada enel ámbito de la especulación platónicoagustinianay del método experimentalque era el que mejor enmarcaba elespíritu de Asís. Los grandes Maestrosde la Escuela Franciscana viven en elmismo siglo y en el inmediatamentesucesivo del de Francisco. Las experienciase intuiciones del Poverello sonsistematizadas y llevadas a la academia,sobre todo en las universidades de París,Oxford, Cambridge, Colonia, Padua,Tolosa y Monpellier. Esta forma depensar se diferencia de otras escuelaspor el modo peculiar y específico detratar los eternos problemas de Dios,mundo y hombre. Tienen un hondosentido de reflexionar desde la vida ypara la vida a partir de lo singular, loconcreto y lo práctico. Cf. IRIARTE,Lázaro. Historia franciscana. Valencia:Editorial Asís, 1979, p. 396 ss; MERI-NO ABAD, José Antonio. Historia dela filosofía franciscana. Madrid: BAC.1993, p. 3 ss.Edgar Alonso Vanegas Carvajalo Tijeras de Ockham: en inaugurar un tipode metodología económica de la razón quetiende a excluir del mundo y de la ciencialos entes y los conceptos superfluos queinmovilizan la realidad y la ciencia.Como filósofo de transición, Ockhamconocía perfectamente las disquisicionesinútiles de una filosofía y teología trasnochadasy alejadas de la realidad, que con unsinnúmero de distingos superfluos, ficticios ydel todo inútiles pretendían llegar a verdadesuniversales: sustancia primera distinta dela sustancia segunda, esencia distinta de laexistencia, relaciones lógicas que pretendenser ontológicas, sensitivas y especies intelectivas,entendimiento agente y entendimientoposible, etc. Ante el cúmulo de sutilezas yergotismos desmedidos y desconectados dela experiencia, el filósofo oxfordiano prefierelas explicaciones simples a las complicadas yrebuscadas. Hay que ajustarse a la experienciainmediata antes que recurrir a procesos noverificables empíricamente, ya que si es únicoel conjunto de las operaciones cognoscitivas,único ha de ser también el intelecto que lasrealiza, “configurándose como aquella reglametodológica que más tarde se denominarárechazo de las hipótesis ad hoc” (Montealegre,p. 52).Al respecto, vale la pena traer a colación laconocida novela de Umberto Eco –El nombrede la rosa–, en la que logra, a través de su protagonistaGuillermo de Baskerville –quienrepresenta al Doctor Invensible– recrear yrepresentar la filosofía y el método inductivoe intuitivo de un intelectual interesado en laexperiencia para develar no la verdad sino loverdadero de una serie de asesinatos que se estabansucediendo en una abadía benedictina.El siguiente fragmento es lo suficientementeexplícito para recrear el famoso principiode economía o Navaja de Ockham como seconoce, con el giro lingüístico ockamniano.Dice Guillermo a Adso:–Entonces piensa si acaso no sería más…¿Cómo decirlo?... menos oneroso para nuestramente pensar que Adelmo, por razón queaún debemos averiguar, se arrojó sponsor suapor el parapeto de la muralla, rebotó en las172 × Universidad de San Buenaventura, Cali - Colombiarocas y, ya muerto o herido, se precipitó haciael montón de estiércol. Después, el huracánde aquella noche provocó un derrumbamientoque arrastró el estiércol, parte delterreno y también el cuerpo del pobrecillohasta el pie del torreón oriental.–¿Por qué decís que esta es una soluciónmenos onerosa para nuestra mente?–Querido Adso, no conviene multiplicarlas explicaciones y las causas mientras nohaya estricta necesidad de hacerlo… Todose explica utilizando un menor número decausas (Eco, 1986, p. 116).He aquí el ápice entre el principio deeconomía y el problema de los Universalesque lleva a Ockham de una metafísica de louniversales a una metafísica de lo singularmediante la tesis de que no existen naturalezasuniversales: ser real es ser singular; porconsiguiente, no tiene sentido la búsquedade un principio de individuación. El verdaderoproblema es otro: ¿Cómo explicar launiversalidad de los conceptos –necesariospara la ciencia– si sólo existe lo singular?Aquí vemos el punto de entronque profundode una mente práctica y concreta con unaverdadera metafísica de lo singular.Finalicemos este segundo momentodel itinerario de la semblanza de Ockhamargumentando que, contrario a lo que seha dicho, consideramos que Ockham esun hombre reconciliado con su momentohistórico y con la espiritualidad de la EscuelaFranciscana. 5 Por lo tanto no hace nada nuevo,ni considero que haya sido su intención;su genialidad consiste precisamente en tratarde darle un enfoque distinto a lo que la filosofíade su época planteaba. Por eso retomaelementos de la filosofía medieval, de losgrandes filósofos, de las escuelas tradicionalesy los desborda de una filosofía cargada demucha convicción.El problema de los universalesPodríamos decir que el problema de losconceptos universales se reduce a ver en quéforma es posible que lo universal se realice enlo singular, es decir, cómo la idea hombre se


Guillermo de Ockham (1285-1347/49)... pp. 165-179realiza a un mismo tiempo en todos y cadauno de los hombres concretos. Dicho de otramanera, el concepto universal es como unarepresentación intelectiva y abstracta que sepuede aplicar a muchos objetos en el mismosentido. Ej: casa, mesa, belleza, grandeza,hombre, animal, etc. El concepto que tengode las cosas concretas es muy diferentedel concepto abstracto y universal que sepuede aplicar a un conjunto determinadode cosas.Toda la historia de la filosofía se haplanteado este problema y ha buscado unasolución satisfactoria. Ockham, por su parte,se plantea el problema de la siguiente manera:¿Carecen de contenido los universales? ¿Tienenrealmente valor objetivo los conceptosuniversales, o es una pura fabricación de lamente? ¿Será el universal una mera representaciónnominal, un puro nombre, o tienerealmente un contenido en nuestra mente ypor tanto no es pura palabra sin sentido? Estosy otros interrogantes son comunes a otrospensadores medievales, pero Guillermo deOckham dilucidó una solución bastante claray verídica, hasta entonces desconocida.Solución dada por Ockhamal problema de los universalesTesis principalNo hay realidad común alguna que existaal mismo tiempo en dos miembros de unamisma especie.ArgumentaciónPodemos argumentar con un ejemplo:si Dios ha creado a un hombre de la nada,eso no afecta a ningún otro hombre en suesencia; igual, una cosa individual puede seraniquilada sin la destrucción de otra cosaindividual. Por eso nada hay común a ambosporque si lo hubiera, con la aniquilación deun hombre todos sufrirían en su esencia ypor la experiencia comprobamos que no esasí. Lo que Ockham quiere darnos a entenderes que no tenemos cosas en común conlos demás seres de nuestra especie, sino quesolamente guardamos semejanzas; esto losabemos porque los predicamentos de unacosa se predican de igual manera de otra quele es semejante.Para el Príncipe de los Nominalista, losuniversales son términos que significan cosasindividuales termini conceptus, y las representanen las proposiciones. Esto equivale a decirque solamente existen cosas individuales,singulares y por el mimo hecho que unacosa existe es ya individual. No hay ni puedehaber universales; afirmar los universales esuna insensatez según Ockham, porque si eluniversal existe ha de ser individual.Primado de lo individualSegún Ockham, es lo individual lo queconocemos. Lo individual es lo primero, loconocido y lo único propiamente conocido,hasta llegar a pensar que no se puede aplicarel concepto hombre a Sócrates y a los demáshombres.Tampoco existen ideas universales enDios. Dios crea sólo lo individual y por esosólo podemos tener ideas individuales. En lamedida que una cosa sea simple y abstracta,en esa medida se encumbra en la escala dela realidad.No existe ninguna contradicción si decimosque lo universal se realiza en lo singular.Por ejemplo, si tomamos a Pedro que es unindividual, ¿por qué le atribuimos la ideahombre, que es multiplicidad y pertenecea todo el género? Y decimos que cuandonosotros pronunciamos el juicio “Pedro eshombre” no estamos afirmando que Pedro,que es algo singular y concreto, es igual ahombre; si así fuera, Pedro sería a la vez unoy muchos. Por el contrario, afirmamos queen Pedro, que es un sujeto singular, se verificaeste contenido de notas animal–racional queen sí no excluye ni incluye la multiplicidad nila singularidad. Así, pues, en lo singular se verificalo universal. Pedro es hombre equivale adecir que Pedro es un animal racional.Coloquemos un ejemplo: lo antagónicoque puede aparecer un juicio a los ojos delos universalistas.Revista Científica Guillermo de Ockham. Vol. 7, No. 1. Enero -Junio de 2009 - ISSN: 1794-192X ‣ 173


Edgar Alonso Vanegas CarvajalSingularPedro es hombreIncomunicableContingenteTemporalConcretoSensibleMudableMateriaPerceptibleUniversalComún a muchosNecesarioEternoAbstractoInteligibleInmutableEsenciaAbstracción conceptualPara que un concepto tenga valor objetivose requiere que el contenido del concepto estéverificado en cada cosa como nombre singulara la que se aplica y que este contenido seapropio de cada una de estas cosas singulares,pero no exclusivas. Por ejemplo, si tenemosel concepto Hombre, este concepto tiene uncontenido animal racional. Este contenidose verifica en la realidad en todos y cada unode los hombres. Ahora bien, este contenidoque representa el concepto de hombre espropio de todos los hombres, pero no esexclusivo de ninguno, porque se les puedeaplicar a todos.No hay, entonces, naturalezas comunes alos seres en las que se reúnan o comparten;solo existen semejanzas y así se explican losconceptos genéricos.El nominalismo como principalaporte filosófico de OckhamEl pensador inglés, llamado tambiénPríncipe de los Nominalistas, dio vida a unsistema filosófico conocido en la historia dela filosofía con el nombre de nominalismo. Enefecto, es en el nominalismo donde se hacemanifiesta la ruptura de nuestro autor con elpasado, pues se abandonan las ideas fundamentalesy tradicionales y se toma un nuevocamino en las ciencias. Las principales sedesde los nominalistas fueron París, Alemania,Viena, Erfut, Praga y Herdelberg.Pues bien, se consideran nominalistas loscírculos que al lado de Guillermo de Ockhamtenían prevalencia por el realismo y repulsapor las ideas universales. Muchos orientan aOckham más hacia la ciencia de la naturalezaque al criticismo epistemológico; pero es desaber que fue él quien, dándoles prevalencia alos nombres, presenta una respuesta diferentey satisfactoria a los conceptos universales.Es así como el Doctor Singular establecelas bases de lo que se llamó el nominalismo ypone en cuestión las ideas generales que sonlos mismos conceptos generales. Estas sonlas principales razones por las cuales entróen disputa y contradicción con algunos desus antecesores, sobre todo con su hermanode comunidad Juan Duns Scoto.La filosofía del lenguaje en OckhamNo podemos terminar este aparte sin hacerreferencia –aunque sea muy rápidamente– ala revolución semántica, presente en la obradel Venerabilis Inceptor. Para tal efecto, valela pena traer a colación el artículo de IgnasiMiralbell titulado La revolución semánticade Guillermo de Ockham, que dice:Para tener una idea más clara de los universalescomo el género, la especie y la diferencia,es necesario retomar los conceptos de la lógicade Aristóteles, para luego mostrar el giroorientado por Ockham y así desarrollar unode los postulados que integran el nacimientodel nominalismo y posteriormente el asentimientode las bases de la corriente analíticade nuestro tiempo con el problema del lenguajecomo elemento esencial para proponerverdaderos problemas con una resolucióncientífica (Granada, 1991, p. 83).Esto nos lleva a concluir que la únicacorriente que baña y fecunda los escritos filosófico-teológicos-políticosy que sirve comohilo conductor de toda la obra ockamniana eslo que los filósofos contemporáneos denominanFilosofía del Lenguaje. En consecuencia,podríamos decir que la fuente secreta detodas las novedades del franciscano ingléses una tesis epistemológica que condicionatodo su discurso, y tratar de entender queOckham era plenamente consciente de quepensar es decir. Seguramente al revés de loque pensaba Aristóteles.En el capítulo primero de la Lógica Maior,nuestro filósofo establece sus principiosepistemológicos dando fuerza al problemadel conocer frente al de ser. Afirma que el174 × Universidad de San Buenaventura, Cali - Colombia


Guillermo de Ockham (1285-1347/49)... pp. 165-179hombre tiene tres clases de lenguaje: el oral,el escrito y el mental. El primero tiene lamaterialidad de un sonido, el segundo tienela materialidad de un grafismo y el tercero lacualidad real de un acto del espíritu. Por eso,reiteramos, que en esto consiste la genialidadde Ockham: en notar la importancia y lasimplicaciones de algo bastante común ensu siglo pero no reflexionado epistemológicamente.Pues bien, mientras el términopronunciado y escrito es resultado de unalibre convección, el terminus conceptus o signonatural –como lo llama Ockham– apuntaa significar, denotar o señalar algo. Esto losabe muy bien Humberto Eco y por eso noduda en señalar:(…) Además, sólo en los occamistas encontramosuna teoría desarrollada de los signos;mejor dicho, ya existía antes, pero entoncesla interpretación de los signos era de tiposimbólico o bien tendía a leer en ellos lapresencia de las ideas y los universales. Sóloen Bacon y en Occam los signos se usan paraabordar el conocimiento de los individuos.Por tanto, debía situar la historia en elsiglo XIV, aunque me incordiase, porqueme costaba moverme en esa época. De allínuevas lecturas, y el descubrimiento de queun franciscano del siglo XIV, aunque fuerainglés, no podía ignorar la querella sobre lapobreza, sobre todo si era amigo o seguidor oconocido de Occam (1986, p. 13).Así, vemos que la filosofía del lenguaje esla base de la crítica al problema de los universalesy el punto germinal de su sistema nominalista,según el cual la naturalidad del signose fundamenta en la estructura psicosomáticadel hombre. Ockham no conceptualiza elsigno como Ferdinand de Saussure o CharlesSanders Peirce; no obstante, Eco nos dice quela búsqueda de Ockham del auxilio racionalpara penetrar los misterios del Signo en aquellosaspectos donde Saussure aún es oscuro (1986,p. 9), le valió el protagonismo –Guillermode Baskerville– a lo que quería en la novelaEl nombre de la rosa.Como teólogoOckham es un teólogo y, como tal, estápreocupado por explicar el contenido dela fe cristiana y todo aquello que un buencristiano debe creer. Esto no puede entrar endudad en nuestro autor. Pero se plantea unproblema previo a la teología: el problemade la situación de la teología como discursocientífico, ya que una ciencia, en el sentidoriguroso de la palabra, se funda no solo en laconcatenación coherente de los términos osignos de varias proposiciones, sino tambiénen el acceso directo a sus referencias en unaexperiencia intuitiva que puede verificartales referencias. En el caso de la teología,tal acceso a la experiencia no es posible alhomo viator. Por lo tanto, la teología no esposible como ciencia. Esto no significa quese niegue la fuerza informativa de las proposicionesteológicas y/o de los razonamientoslógicos. Ello significa que los razonamientosteológicos se conocen a través de la fe, y noson demostraciones científicas.De aquí parte Ockham para proponerabiertamente la separación radical entre fey ciencia, pues se trata de contenidos y deexigencias epistemológicas completamentedistintos. La fe no se opone a la ciencia nise opone a las especulaciones y a los razonamientosfilosóficos, sino que no quedaatrapada en ellos y está más allá de todorazonamiento; trasciende a otros niveles decomprensión, no aprehensibles por medio dela sola razón. Siendo ciencias complementarias,requieren metodologías diferentes. 18 Deesta manera queda solucionada la antiguadiscusión de Filosofíae ancilla teologiae. Perovale la pena aclarar que Ockham proponeuna teología práctica, y desconfía de unateología netamente especulativa.El punto de partida ockhamniano, tantopara su filosofía como para su teología, fueronlas tesis de la Escuela Franciscana sobre laprimacía de la voluntad y la incondicional libertadde la omnipotencia divina. El teólogofranciscano describe su principio como sigue:“Dios puede crear todo lo que, al ser hecho, noincluye contradicción” (1985, pp. 29-30).Como buen teólogo franciscano, Ockhammantiene como punto de partida el primerartículo del credo, o Símbolo de los apóstoles yniceno-constantinopolitano: “Credo in uumDeum Patrem omnipotente” (Creo en DiosPadre Todopoderoso). Se trata de un actoRevista Científica Guillermo de Ockham. Vol. 7, No. 1. Enero -Junio de 2009 - ISSN: 1794-192X ‣ 175


Edgar Alonso Vanegas Carvajalde fe cierto, creído, pronunciado y meditadoteológicamente.Esta frase sigue la lógica de desenvolvimientocomo principio de no-contradicción,por lo que no es necesario elaborar leyesabsolutas enraizadas en la esencia de la realidad.Esta es una negación de la metafísicatradicional.Escuchemos al mismo Ockham:Del mismo principio se sigue y queda establecido,que Dios puede, prescindiendo de símismo, producir y conservar todas aquellascosas de las cuales una no es parte esencialde la otra, ni ninguna de ellas es Dios. Puesincluiría contradicción que se produjera así mismo y simultáneamente a otra cosa,puesto que Él mismo no existiría, siendo asíque consta que Él es la causa de ser aquellode cuyo ser se sigue lo otro y sin lo cual nosería lo otro (1985, pp. 29-30).De lo anterior se sigue que Dios es infinitamentelibre, no está obligado a nada.Sin embargo, Él mismo trasciende estascategorías. Para Ockham la libertad expresala característica singular del ser humano. Deesta manera nuestro teólogo se convierte enel mayor exponente de la teología moralde su siglo. Como teólogo de la escuela deOxford entiende la teología como la cienciamás sagrada, que implica necesariamente elconocimiento de la Escritura o RevelaciónCristiana.Como políticoEn el área de la teoría política se destacanvarias obras como las ya mencionadasal inicio de esta exposición, pero hay queresaltar sobre todo su gran declaración de fey casi testimonio espiritual-político: De Imperatorumet Pontifucum potestate, de 1347;al igual que su Breviloquium de Principatutyrannico papae.Hay que reconocer a Ockham una extrañavirtud formal en sus obras polémicas, nadausual en tales cuestiones prácticas duranteel siglo XIV: la sobria contención verbal.Ockham hace las más graves acusacionesteológicas a dos papas sin caer nunca en elinsulto personal o la calumnia; incluso susdiatribas más apasionadas muestran al lógicoacadémico (Fortuny, 1986, p. 13).A partir de 1331 vive en Munich apoyandoy comprometiéndose abiertamenteen las luchas e intereses políticos entre elpoder eclesiástico y los de de su protectorLuis de Baviera. En esta última etapa de suvida Ockham no escribió obras políticas porpura vocación intelectual, sino urgido por lascircunstancias propias de su tiempo y quele tocó vivir en carne propia. Él estaba muypreocupado por solucionar los problemasconcretos y reales de su tiempo: relacionesPapa-Orden, Papa-Emperador, Papa-Fieles,Estado-Sociedad e Iglesia-Estado. El hilode conducción que preocupa a Ockhamno es otro que su compromiso por lucharpor la Libertad del hombre, que para estaépoca se veía amenazada por los poderesdominantes.El poder político: a partir de 1336Ockham se destaca principalmente comopensador político-social, y busca defender laautonomía del poder temporal, en general, ydel imperio, en particular, contra el gobiernopontificio, como un propósito de tratar derestablecer la armonía que debía reinar entrelos dos poderes: el temporal y el espiritual.El político inglés defendía la separacióny la independencia entre el poder civil,temporal, y el poder espiritual de la Iglesia,pero era contrario al absolutismo espiritualy político, de carácter despótico y arbitrario.El principio fundamental que sustenta supensamiento político-jurídico se sostiene alafirmar que todas las personas nacen libresy tienen el derecho natural a elegir a susgobernantes, y que nadie tiene el derecho aquitarle legítimamente. Por lo tanto, el modoy forma de gobierno lo establece la mismancomunidad social.La propiedad privada: Ockham vinculael poder temporal y civil con la propiedadprivada, al afirmar:El poder de apropiarse de bienes por partede una o más personas o por parte de unorganismo colegial ha sido concedido porDios al género humano; y por una razónparecida ha sido dado por Dios, sin la ayudao la colaboración humana, el poder de darse176 × Universidad de San Buenaventura, Cali - Colombia


Guillermo de Ockham (1285-1347/49)... pp. 165-179gobernantes que tengan jurisdicción temporal,ya que la jurisdicción temporal entraen todo aquello que es necesario y útil parauna vida tranquila y ordenada (Manual deteología franciscana, p. 465).Por la anterior cita podemos afirmar quela propiedad privada es un derecho naturalinviolable, que Dios le ha otorgado al hombrepara que él disponga de ella conforme aldictamen de la recta ratio, y por lo mismo,también puede el hombre, por ley natural,renunciar a ella siempre y cuando se tengaen cuenta una causa justa y racional. El derechode poseer y el derecho de renuncia ala legítima posesión son derechos naturalesy fundamentales de la persona como el sersingular y relacional.Sobre este tema vale la pena destacar ladistinción que hace nuestro autor entre elderecho de usar algo y la propiedad sobreello. Para el pensador inglés el uso lícito nosignifica la propiedad de la cosa usada, sinoel permiso de usarla dado por el propietario.Por lo tanto, los franciscanos que usan cosascon el permiso de sus bienhechores no tienenningún derecho sobre la cosa usada. De estamanera relaciona nuestro genial autor lapobreza evangélica con la propiedad privadaen un tema que particularmente para losfranciscanos espirituales de aquella épocaera muy sensible.La relación Iglesia-Estado: como todopensador medieval, el maestro franciscano sepreocupó por los grandes problemas propiosde la época y que se pueden sintetizar enel problema de los universales, las pruebasde la existencia de Dios y la relación entrefe y razón y entre el poder temporal y elespiritual, más conocido como el problemade las investiduras. Ockham intenta resolverestos temas de una manera muy particulary diferente a la solución que hasta entoncesse les había dado; y por ello da el golpe degracia a la escolástica, no por la novedad delos temas tratados, sino por la manera dedarles solución.Como es sabido, Ockham es un acérrimoluchador por la separación entre la Iglesia y elEstado, entre el Papa y el Rey, pero tambiénpostula, como ya hemos mencionado, laarmónica colaboración y ayuda entre ambospoderes. En este sentido, podríamos afirmarque Ockham allana el camino de la Reformade Lutero, y que aparece explícita en suexposición sobre los dos reinos.El Venerabilis Inceptor critica la teoría teocráticaque afirma el poder espiritual comosuperior al poder temporal, pero también seaparta de las teorías de Marsilio de Padua(expuestas en su Defensor Pacis), al defenderla subordinación de la Iglesia al Estado. Suposición es más conciliadora entre el poderespiritual del Papa y el poder temporal dela autoridad civil, pero sin intervencionismosde las partes. No olvidemos que estasreflexiones fueron dadas por el intelectualfranciscano en el llamado Cisma de Occidente,cuando existieron dos y hasta tres papaselectos simultáneamente por sus seguidoresen Roma y Aviñón.La Iglesia se ha de preocupar por el bienestarespiritual y la salvación de las almas, ypor su misión pastoral de evangelización;mientras que al gobierno temporal, –emperador,príncipe o gobernante– le correspondevelar por el bienestar social, la distribucióndel Estado y los intereses económicos delpueblo que lo ha elegido libremente, y deninguna manera necesita el reconocimientodel Papa para ejercer su cargo.Digamos, entonces, que el Doctor Invencible,reflexionó profundamente sobreproblemas concretos propios de su época:personales, sociales, políticos, franciscanos yeclesiales. Como seguidor de los principiosfranciscanos defendió con ardor el valor dela libertad, amenazado tanto por la Iglesiacomo por el Estado. Analizó con valentíala relación Iglesia-Estado, Papa-Emperador,entre los gobernantes y la sociedad. Podríamos,incluso, hablar de una teología políticaen Ockham. Como franciscano entendió quetoda teología es liberadora y se comprometióen la acción eclesial, política y social de sutiempo.Sinteticemos, para terminar, afirmandoque a Guillermo de Ockham hay que mirarloy estudiarlo como fue en realidad:Como un franciscano, que de conformidadcon el más genuino franciscanismoRevista Científica Guillermo de Ockham. Vol. 7, No. 1. Enero -Junio de 2009 - ISSN: 1794-192X ‣ 177


Edgar Alonso Vanegas Carvajaly el pensamiento de la Escuela de Oxford,se fundamenta en la arqueología viva yvivida de Francisco de Asís y la experienciade la primitiva fraternidad, como el códigogenético de su pensamiento. Un HermanoMenor que antes de la teoría especulativavivió la praxis; antes de elaborar un sistemafilosófico-teológico vive la experiencia personaly comunitaria de los principios de laOrden a la que hace parte, específicamente lapobreza por la que luchó hasta su muerte. ElFranciscano Inglés tiene claro que el franciscanismoprimordialmente es una experiencia,una vivencia, que al ser vivencia compartidase convierte en convivencia que es donderealmente se forja el pensamiento y se formulael sistema, característico no solamentepor su elevada sublimidad, sino también porsu maravillosa sencillez.Como un filósofo audaz y propositivo queconoce perfectamente los sistemas filosóficosde sus predecesores, quienes se movían dentrode una metafísica de los Universales: de unAristóteles, de un Tomás, de un Scoto, etc. yque por lo mismo se atreve a disentir de susideas y a dar un giro de ciento ochenta gradospara pasar a una metafísica de lo singulara través de una tesis: no existen naturalezasuniversales, por lo que no tiene sentido unprincipio de individuación. Un filósofoempeñado en valorar la libertad y la autonomíahumanas, agobiadas por el poder delas instituciones dominantes del momento,crítica los límites de la razón, en el s. XIV,quinientos años antes de Kant.Como un teólogo cristiano-católico, paraquien Dios es el referente primero y últimode toda su vida y su pensamiento. Comoteólogo franciscano parte de la primacía dela voluntad y la incondicional libertad de laomnipotencia divina, que puede realizar todoaquello que no sea contradictorio (principiode no contradicción); éste, podríamos decir,es el punto de articulación de todo su sistemafilosófico-teológico. Para el teólogo británicoDios es infinitamente libre y no está obligadoa nada ni a nadie; de ahí se desprende quela principal característica del ser humano,que ha sido hecho a imagen y semejanza deDios, es precisamente la libertad. De algunamanera podemos decir que el Dios de nuestroteólogo no es el dios de los filósofos, noporque se opongan, sino porque el Diosde la filosofía dista mucho del Dios de loscristianos, y haciendo una extrapolación enel tiempo podemos citar a Blaise Pascualcuando afirma: El Dios de Abraham, de Isaacy de Jacob no el de los filósofos y de los sabios(Pascal, 1948, pp. 17-18).Como un político preocupado y comprometidopor los problemas concretosy sangrientos de una Iglesia, un Estado yuna Orden en problemas, en una época decrisis. Ockham estuvo comprometido conla acción social y con el bien de todos; congran respeto por las leyes, la autoridad y lassanas costumbres. Quiso proponer una solucióna la relación fe-razón, a la separaciónentre el poder temporal y el poder espiritual,entre la Iglesia y el Estado. Fundamenta lapobreza evangélica y la propiedad privadacon datos tomados de la Sagrada Escritura,y propone una nueva eclesiología que se vaa mantener con grandes repercusiones en lossiglos posteriores.Después de la descripción de la semblanzade nuestro insigne Maestro y Doctor de laOrden Franciscana, cuyo nombre ostentaesta Revista, no podríamos desconocer laimportancia de su vida y de su obra, puestoque prepara una serie de transformacionesque han marcado el rumbo del pensamientooccidental; al mismo tiempo que expresar miadmiración por el pensamiento vanguardistade nuestro autor respecto a su época.Bibliografía––ABBAGNANO, Nicolás. (1967) La personalidadde Ockham. México: Crescenzo.––BEUCHOT, Mauricio. (1991). La filosofía dellenguaje de la Edad Media. México: UniversidadAutónoma de México. 2° ed.––DE OCKHAM, Guilherme. (1999). Lógicados terminos. Traducción: José Antonio deCamargo Rodríguez de Souz. Porto Alegre:Centro de Estudios Franciscanos. ColecciónPensamiento Franciscano, Vol. II.––________. (1999). Obras políticas. Traducción:José Antonio de Camargo Rodríguezde Souz. Porto Alegre: Centro de Estudios178 × Universidad de San Buenaventura, Cali - Colombia


Guillermo de Ockham (1285-1347/49)... pp. 165-179Franciscanos. Colección Pensamiento Franciscano,Vol. III.––________. (1985). Principios de teología.Madrid: Parpe.––_________. (1986). Los sucesivos: exposiciónde los ocho libros sobre la física (Prólogo).Título Original: Prologus quaestiones in octolibros physicorum de successivis. Traducciónintroducción y notas: José Fortuny. Barcelona:Ediciones Orbis.––ECO, Humberto. (1986). Apostillas a “Elnombre de la rosa”. Buenos Aires: Lume.––________. (1986). El nombre de la rosa.Buenos Aires: Lumen.–– GALEANO ATEHORTÚA, Fray Adolfo.(2004). La universidad franciscana: evangelizacióny posmodernidad. Medellín: EditorialBonaventuriana. p.14.––GEMELLI. Agustín. (1979). Il franciscanesimo.Milano.––GRANADA R, Ariosto. El pensamiento deGuillermo de Ockham. En: Franciscanum:Revista de las ciencias del espíritu. Bogotá,Vol. XXXII. N° 86-87. (May.-Dic.1991); p.183-187.––GRUPO EDITORIAL NORMA. (1994). Apropósito de Guillermo de Ockham y su obra.Bogotá: Colección: Cara y Cruz.–– GRUPO EDITORIAL NORMA. (1994).Guillermo de Ockham: Suma de lógica. Bogotá:Colección: Cara y Cruz.––HERRERA RESTREPO, Daniel. La concepciónlingüística del conocimiento en Guillermode Ockham. En: Franciscanum: Revista de lasciencias del espíritu. Bogotá, Vol. XXIX. N°86-87. (May.-Dic.1987); p.223-235.––IRIARTE, Lázaro de Aspurz. (1979). Historiafranciscana. Valencia: Editorial Asís.––JUAN PABLO II. (1998). Carta EncíclicaFides et Ratio. Bogotá: Ediciones Paulinas.––MERINO, José Antonio. (1993). Historia dela filosofía franciscana. Madrid: Biblioteca deAutores Cristianos.–– MERINO ABAD, José Antonio y FranciscoMartínez Fresneda. (2003). Manual de teologíafranciscana. Madrid: Biblioteca de AutoresCristianos.––MORA, José Ferrater. (1979). Diccionario defilosofía. Tom. II.–– RECTORÍA GENERAL DE LA UNIVER-SIDAD DE SAN BUENAVENTURA.(2007). Proyecto Educativo Bonaventuriano(P.E.B.). Bogotá: Editorial Bonaventuriana.––SOTO POSADA, Gonzalo. (2007). Filosofíamedieval. Bogotá: Ediciones San Pablo.––VIDAL, Canals F. (1992). Historia de la filosofíamedieval. Barcelona: Herder.–– VIER, Fray Raimundo. (1980). Guilhermede Ockham: Filósofo y teólogo franciscano. Braganca:facultad de franciscanismo. Colección:Pensadores Franciscanos.Revista Científica Guillermo de Ockham. Vol. 7, No. 1. Enero -Junio de 2009 - ISSN: 1794-192X ‣ 179

More magazines by this user
Similar magazines