Semblanza - Universidad de San Buenaventura Cali

investigaciones.usbcali.edu.co

Semblanza - Universidad de San Buenaventura Cali

Semblanza


Fabián López: un libro abierto,un maestro y un amigoPor: Luís Humberto Cardona ArtunduagaPuerto Tejada, 28 de enero de 2012.La presente reflexión se elaboró y socializó en elmarco del homenaje tributado el 28 de enero de2012 al campesino resistente del norte del Cauca,por el Instituto Mayor Campesino de Buga, conel apoyo del Grupo Semillas de Bogotá y CCFD/Tierra y Solidaridad de Francia.Fabián López Castillo nació en Obando, municipiode Caloto, el 20 de enero de 1920. Llegóa Puerto Tejada en el año de 1928. Se casó a laedad de 25 años.Hablar de él es hablar del campesino rebelde,del campesino que luchó y continúa luchando pormantener su dignidad, su libertad e independencia.Tengo el orgullo personal de conocerlo desdemi infancia. A él y a la mayoría de los miembrosde su respetable familia; particularmente, recuerdocon afecto a su infatigable esposa doña MargaritaCano (q.e.p.d), a quien por cariño y aprecio ledijimos siempre doña Margot. De los labios demi estimado Fabián recuerdo haberle oído decirque se la robó de un convento y que para poderconvertirla en su compañera inseparable tuvo quepedirle permiso a Roma. Con sus hijos Néstor,Amanda Lucía, Ana Nelia, Edgar Marino, Fabioy Martha Rocío (q.e.p.d) me han unido y meunirán eternamente vínculos entrañables de laamistad que forjamos en las batallas cotidianas porel derecho a la existencia y a la alegría.En el marco de esa añeja amistad, en algunasocasiones hemos sido cómplices silenciosos; enalgunas otras, privilegiadamente, hemos disfrutadoy compartido la autoría de nobles ejecutorias enbeneficio de los marginados de nuestra amadatierra que nos vio nacer, Puerto Tejada.Fijada en mi memoria personal y familiarestán aún los días en la que lo vimos en su oficiode constructor, levantando y edificando espacioshabitables para él y los suyos; así lo recuerdo enmi inolvidable escuela San Pedro Claver y el hoymoribundo, Colegio José Hilario López, rinconcitosestos, donde en mi niñez y en mi adolescenciafabriqué mis primeros sueños y en los que encontrélos mejores amigos de mi vida.Fueron esos los primeros escenarios que nos permitieronver y tener la premonición de encontraren Fabián a un auténtico y buen servidor.Igualmente perennes en nuestro recuerdo hanquedado grabadas las imágenes en que día tras día,al amanecer y al atardecer, le vimos en su bicicletair y venir de la que siempre consideró como susegunda madre: su finca, su chacra, su terruño,en la que forjó el bienestar personal y el de lossuyos, y en donde siempre encontró y conservósu ideario de libertad e independencia, frente alos poderosos, y desde donde los enfrentó conun ánimo inquebrantable. En franca rebeldía, él,persistentemente, denunció que: “[…] es mejorser propietario que ser asalariado” 1 .Ha estado ligado continuamente a la tierra ysobre todo a aquella de la que nunca han podidoexpulsarle, a pesar de los ingentes ardides y estratagemasempleados por los usurpadores de la tierray todo su séquito de timadores y funcionarios1. Entrevista realizada a Fabián López por el Instituto Mayor Campesino. Puerto Tejada. Junio. 2011.Revista Científica Guillermo de Ockham. Vol. 9, No. 2. Julio - diciembre de 2011 - ISSN: 1794-192X - pp. 143-147 ‣ 143


Fabián López: un libro abierto, un maestro y un amigo - pp. 143-147Múltiples son también los testimonios de suardua lucha de resistencia campesina desde laFederación Nacional de Cacaoteros, en la queacompañado por uno de los mejores conocedoresdel cacao en Colombia, don Antonio Macías, supodefender los intereses de los agobiados campesinos,productores del mejor cacao del mundo; los cualesvieron cómo esta labor poco a poco se terminó sinninguna medida que lo impidiera. En efecto, loscacaotales terminaron siendo cercados, asediadose invadidos por “el monstruo verdede la caña deazúcar. Así lo relata nuestro estimado homenajeado:“La caña acabó con todo, con el cacao, con elmedio ambiente, con los animales. Las fincas yano producen como producían antes de las fumigaciones.La caña para los ricos fue buena, pero parala vida del pequeño propietario, no” 7 .Lapidariamente reconoció en este hecho los mecanismosextraeconómicos empleados por propietariosde los ingenios azucareros para estrangular laproducción campesina, a la que él ha concedido unvalor sin parangón y a la que denodadamente, a sumanera, ha defendido sin claudicar. En su singulary coloquial sabiduría asegura firmemente que:‒ El campesino es el hombre más importante,porque nadie vive sin el campesino.‒ El campesino debe valorizarse para saber cuántovalen los demás.‒ Si la tierra no da nada ¿de dónde se come?‒ Todo el mundo vive del campesino, del cielono cae nada […]”. 8Don Fabián ha intuido la dependencia delhombre con respecto a la naturaleza, sobre la quedescansa el sustento material de los seres humanos;en cuya producción, es el campesino la figura preponderante.En tal sentido, continúa testificando:Yo puedo tener una cantidad de conocimientos, perode ellos no puedo llenarme el estómago. En la casatengo una cantidad de diplomas, pero de eso no secome nada; ¿qué me gano con los conocimientos, sicon eso no se le echa nada a la olla? El que no sabenada, también vive 9 .Como batallador perenne, lamenta que elcampesinado norte caucano haya claudicado sinmucho esfuerzo ante el avance avasallador de laagroindustria cañera, que en su voraz sed de suelocultivable arrasó con la finca tradicional sobre laque gravitaba la base económica de la región:Alrededor de mi finca había otras fincas de campesinos.La mayoría se enamoraron de la caña,salieron de la tierra y se volvieron jornaleros. Hoyen día hay una pobreza aterradora en este pueblo,cuando antes era un pueblo de ricos. Todo estoeran fincas, cañadas. Aquí no se usaba sino la cañade uno para chuparse y lo demás era puro ganadoy agricultura. Nosotros hacíamos nuestro café concaña, con guarapo. Teníamos trapiches de mano,para sacar el guarapo, éramos ricos […] el negrorico no ha habido en otra parte. En mi casa y en mifinca teníamos hasta caballerizas.Yo vivía en Obando en lo que era de mi abuela.Esa tierra no nos costó nada, nos la dio el Estado,porque eran tierras del Estado. Nosotros teníamos40 plazas, pero los hermanos fueron saliendo de ellasy se enamoraron de la plata”. 10Y con nostalgia sigue recordando aquella otrorafloreciente economía local:Todo esto eran fincas; caña no, sino potreros, ganado,porque por aquí no había caña sino potrerosy ganado, y muchas haciendas. Aquí venían losbarcos. Hubo barcos para llevar guadua, para llevaren el mercado las remesas, el plátano, todo eso. Y elcacao se llevaba a Juanchito en barco 11 .Con esta nostálgica evocación, Fabián Lópeznos recuerda cómo nuestro devenir económico ycultural, estuvo ligado históricamente a la ciudadde Cali, urbe vallecaucana cuyo desarrollo económicoy urbano le debe a la economía campesinadel norte del Cauca, que por largo tiempo seconstituyó en su despensa natural.Sólo basta recordar que el primer tranvía que seconstruyó en Cali se trazó entre Puerto Mallarino yla antigua Galería del Calvario, ubicada en la zona6. Entrevista realizada a Fabián López, por el Instituto Mayor Campesino, 2011.7. Ibid.8. Ibíd.9. Ibíd.10. Conversación con Fabián López Castillo, Grupo Monte Oscuro 1897, 2009.11. Ibíd.Revista Científica Guillermo de Ockham. Vol. 10, No. 1. Enero - junio de 2012 - ISSN: 1794-192X ‣ 145


Luís Humberto Cardona Artunduagacentral de esa ciudad, con el fin de transportar losimportantes excedentes comerciales producidos enla región norte caucana por los ríos Palo y Cauca.Es este un testimonio fehaciente que muestra,y no caprichosamente, que la idiosincrasia de losportejadeños ha estado más articulada a una ciudadburguesa como lo es la capital del departamentodel Valle del Cauca, más que a la señorial Popayán.Una ciudad que es vista por la mayoría de losportejadeños como ominosa y que los ha sometidode manera injusta y totalmente arbitraria. Lacercanía a Cali no es un antojo de la historia, sinouna decisión consciente de una población quedifícilmente podrá olvidar el lúgubre y oprobiosopasado de discriminación y avasallamiento impuestopor los “hidalgos” payaneses. Dentro deesta lógica inexorable de la historia, Fabián Lópezes un epítome insigne de esta actitud de rechazo ydesconfianza frente al dominio payanes.Fabián López siempre fue alérgico a desempeñarcargos oficiales y por tanto al almíbar que emanadel poder político; persistentemente declarabaque “[…] cuando uno tiene la boca llena nopuede hablar”. Más allá de lo anecdótico de estaafirmación, se encuentra la actitud de alguien quejamás ha querido hipotecar su poder de opinióny su palabra.El único cargo que aceptaba sin regodeos era elque le daban los ciudadanos para que los representaraante quien correspondiera; cada que avizorabacualquier conato que pudiera significar el atropellode sus derechos, Fabián era uno de los primerosen tomar la vocería.Sin obcecadas posiciones, en sus labios lapalabra invariablemente ha estado redimida decualquier atadura, pues su única atadura ha sidoel preclaro respeto por el otro y su amor por latierra, aquella que heredó de sus padres y abuelosy a la que jamás ha renunciado, y de la que sólo lamuerte podrá separarlo. De esta manera, Fabiánsigue hablándonos y repitiéndonos con resaltadoacento:‒ Esta finca no la cambio por nada.‒ ¿Qué me gano con vender mi finca, si lo quenecesito es comer.‒ Aunque me acosen demasiado estos señores(refiriéndose a los ingenios azucareros) yo nosaldré de aquí, pues yo nunca creo que valgamás echarme cualquier peso al bolsillo, quetener en qué entretenerme, que tener a dóndeir.‒ Para mí la felicidad más grande es venirme parami finca, aquí nadie me marca la hora, la fincame da amor, me da la vida, lo que me produce.De eso vivo yo.‒ Mi mujer se fue, mis padres se fueron, peroaquí está la tierra 12 .En su obsesión por la tierra, la asimiló a lasmujeres, depositando en ellas, pero sobre todo enla mujer campesina, el filón poético que tambiénha caracterizado su vida:Uno nace de mujer, vive de la mujer, y cuando nace,ya está la leche en la mujer para sostenerlo; por eso,cuando Dios hizo la mujer la hizo con todas las dela ley. La hizo un domingo por la tarde que estababien desocupado a orillas del río Jordán, al lado deun árbol frondoso, y por esas circunstancias les hizolos ojos como las piedras de río, unas negras y otrasblancas, su cabello como la brisa; al cabello le siguela piel suave como el agua y es por esa circunstanciaque la piel es suave como el agua. Los senos se loshizo como las frutas, las frutas para alimentar lasaves y al transeúnte, y los senos para alimentarlo auno, por eso las hizo. La mujer campesina es la florde la existencia, porque con su forma de vivir críalos hijos, sostiene el hogar, la comida de sus hijos,de su esposo; si no hay mujer, no hay nada. Sin lamujer no se puede prolongar uno” 13 .En un mensaje teñido de desesperanza por lastransformaciones económicas y sociales, que sobretodo en los últimos sesenta años cambiaron el panoramademocrático de la generación de riquezaen Puerto Tejada y el norte del Cauca, y que hanconducido a un modelo económico típico deenclave, concentrador, empobrecedor y generadorde crecientes desigualdades, Fabián López, premonitoriamente,ha sentenciado y avizorado el futuroincierto que se cierne sobre la región:12. Entrevista realizada a Fabián López, por el Instituto Mayor Campesino, 2011 (En esta cita el paréntesis es nuestro).13. Cita tomada combinadamente de la entrevista y de la conversación realizadas con Fabián López, por el Instituto Mayor Campesinoen el año 2011 y el Grupo Monte Oscuro 1897 en el año 2009.146 × Universidad de San Buenaventura, Cali - Colombia


Fabián López: un libro abierto, un maestro y un amigo - pp. 143-147El futuro viene muy triste si no hay un gobiernoque mire hacia abajo, porque ya lo matan a ustedpor nada; los ricos quieren acabar con los pobres,para vivir solamente ellos; la única forma en que losjóvenes pueden ser independientes es teniendo unafinca. En ella, todo lo que uno siembra se vende, unocome y le da de comer a los demás; que cultiven latierra, que siembren cacao, que no siembren coca,porque eso no lo respalda el gobierno; en cambio,a la finca sí. Que ayuden al campesino, que no loacaben como lo hizo la Caja Agraria” 14 .La vida de Fabián López es un libro abierto paraquienes hemos tenido el privilegio de compartirde cerca con él y para todas las generaciones quevendrán. Sus acciones y lecciones nos enseñanque si en nuestro amado Puerto Tejada no nospreocupamos por conocer su historia, jamás seráposible entender cuánto tuvimos y cuánto hemosperdido; ni tampoco cuánto tenemos que defender,a causa de una equivocada idea de progreso, quesólo tiene en cuenta el resultado para las empresasy sus accionistas, reflejado en los balances y losestados de pérdidas y ganancias, en una alocadacarrera de acumulación beneficiando a unos pocosy excluyendo a las mayorías, que día a día caen enel abismo de una vida sin ilusiones.Hoy, con sorpresa y perplejidad me he enteradoque una de la tantas bandas delincuenciales quecon infortunio hoy pululan en nuestro terruño, seautodenomina los sin futuro, denominación quequizá se sustenta en la exclusión y la desesperanza.Yo estoy seguro de que esta dura realidad ni aFabián López, ni a ninguno de los que hoy estamosaquí, rindiéndole este merecido y tardío homenaje,se nos ocurrió imaginar jamás, pues siempre nosasistieron el sueño y la esperanza de un PuertoTejada diferente.Con profundo sentimiento y dolor somostestigos de que su futuro se torna crecientementelúgubre y gris.Por las inequívocas evidencias, pareciera queesto poco o nada importa a los responsables detoda esta indignación acumulada, pues cuandode ignotos lugares llegaron tuvieron la suficienteseguridad de dejar encerrada en casa su conciencia.Porque estamos seguros de que Fabián Lópezpudo en el pasado disfrutar de un municipiovivible y habitable, que ha vivido como su razóny su sabiduría le han indicado, alejado de todoacto extraño a las normas que garantizan nuestrafraternidad y convivencia; por las enseñanzas deél aprendidas en su irrefrenable deseo de libertady dignidad; compartiendo con él que “[…] lo másimportante es la trilogía compuesta por la tierra, lamujer y el conocimiento”; con mi agradecimientosalido del corazón y del alma, debo cerrar estareflexión con un categórico veredicto, brotado delo más profundo de las convicciones personales delextraordinario hombre que hoy homenajeamos:Si me llegara la muerteen el momento menos pensadocomo debe de llegar,puedo morir y seguir viviendo,porque los hombres,por lo que hacemos morimos,y seguimos existiendo.14. Entrevista realizada a Fabián López, por el Instituto Mayor Campesino. 2011.Revista Científica Guillermo de Ockham. Vol. 10, No. 1. Enero - junio de 2012 - ISSN: 1794-192X ‣ 147

More magazines by this user
Similar magazines