La base de datos global de la OMS para la seguridad sanguínea

hinfo.humaninfo.ro
  • No tags were found...

La base de datos global de la OMS para la seguridad sanguínea

LA BASE DE DATOS GLOBAL DE LA OMSPARA LA SEGURIDAD SANGUÍNEAResumen1998–1999Organización Mundial de la SaludSeguridad Sanguínea20 avenue Appia, 1211 Ginebra 27, SuizaTel: +41 22 791 4385 Fax: +41 22 791 4836http://www.who.int/bctCorreo electrónico: bloodsafety@who.int


AntecedentesAnualmente, millones de vidas se salvan mediantetransfusiones sanguíneas. Sin embargo, en la mayoría de lospaíses en vías de desarrollo, muchas personas mueren todavíadebido a un suministro inadecuado de sangre y productossanguíneos. Esto tiene un particular impacto para las mujeres(como consecuencia de complicaciones relacionadas con elembarazo), los niños (desnutrición, malaria y anemia severaque pone en peligro sus vidas), víctimas de accidentes yespecialmente los pobres y menos favorecidos. Se estima quese presentan 150 000 muertes relacionadas con el embarazocada año que podrían prevenirse con una terapiatransfusional adecuada.El aparecimiento del VIH en los años 80 resaltó laimportancia de asegurar la seguridad y la suficiencia de lareserva sanguínea nacional. En muchos países, aún dondeexiste sangre disponible, muchos receptores permanecen ariesgo de contraer infecciones transmisibles por transfusióncomo resultado de prácticas deficientes en el reclutamiento yselección de donantes de sangre y el uso de unidades desangre sin pruebas de tamizaje.La estrategia de la OMS para la seguridadsanguíneaLa Organización Mundial de la Salud (OMS) ha identificadola seguridad sanguínea como una iniciativa que requiere altaprioridad por lo que ha impulsado la Colaboración Globalpara la Seguridad Sanguínea, un esfuerzo mundial integradopara hacerle frente al problema.La OMS ha desarrollado la siguiente estrategia para laseguridad sanguínea global, que se describe con más detalleen el documento de la OMS Ayuda Memoria: SeguridadSanguínea.Organización y administraciónEl establecimiento de servicios de transfusión sanguíneabien organizados y de coordinación nacional que cuentencon sistemas de calidad en todas las áreas.Donantes de sangreLa captación de sangre solamente de donantes de sangrevoluntarios y no remunerados provenientes de poblacionesde bajo riesgo.Tamizaje de sangreEl tamizaje de toda la sangre donada por agentesinfecciosos transmisibles por la transfusión incluyendo elVIH, los virus de la hepatitis y la sífilis; el tipiaje sanguíneo;pruebas de compatibilidad y el procesamiento de la sangre.El uso clínico de la sangreLa reducción de las transfusiones a través de un uso clínicoapropiado de la sangre.La Base de Datos Global de la OMS para laSeguridad SanguíneaEn seguimiento al lanzamiento de la Colaboración Globalpara la Seguridad Sanguínea, se hizo evidente que se requeríainformación de base sobre los servicios de transfusión en losPaíses Miembros con el fin de poder identificar problemasinmediatos y buscar las soluciones.La Base de Datos Global de la OMS para la SeguridadSanguínea (BDGSS) fue establecida para obtener datos sobrelos servicios de transfusión de los Países Miembros de laOrganización Mundial de la Salud, con los siguientesobjetivos:◆ Valorar la situación global sobre la seguridad sanguínea◆ Obtener la mejor información disponible sobre losservicios de transfusión sanguínea de los PaísesMiembros◆ Identificar los problemas y necesidades con el fin depoder proporcionar apoyo técnico apropiado◆ Identificar los países que requieren asistencia prioritaria◆ Monitorear el proceso y tendencias en la seguridadsanguínea.Un cuestionario basado en la Ayuda Memoria, fuedesarrollado en 1997 como una herramienta paraestandarizar la recolección de la información de los PaísesMiembros y fue enviado a las autoridades de salud nacionalespara ser completada. El estatus de los servicios de transfusiónsanguínea de ciertos países fue también valorada durantevisitas de campo de consultores de la OMS, cuyasobservaciones contribuyeron al análisis de la información.Análisis de la informaciónLa información fue obtenida de 175 de los 191 EstadosMiembros y fue analizada a nivel regional y mundial. Comose encontraron diferencias significativas entre algunos paísesde la misma región, se buscó un factor común que permitieraun análisis coherente. El Índice de Desarrollo Humano (IDH),desarrollado por el Programa Naciones Unidas para elDesarrollo (Informe de Desarrollo Humano, PNUD,1999),satisfació este requerimiento.El Índice de Desarrollo Humano clasifica los países porIDH bajo, medio o alto, basado en los siguientes criterios:◆ Expectativa de vida◆ Nivel educativo obtenido◆ Ingreso ajustado.En la mayoría de los países en vías de desarrollo (IDHbajo y medio) existe muy poca recolección sistemática de lainformación a nivel nacional debido a la falta decoordinación de los servicios de transfusión de sangre. Lainformación obtenida de estos países se obtuvo entonces delos centros principales, usualmente situados en ciudades.2


Observaciones clavesReserva de sangre mundialEn el mundo, cada año son donadas más de 75 millones deunidades de sangre. Aunque la mayoría de la poblaciónmundial vive en países con IDH bajo o medio, cerca del 60%de la reserva de sangre mundial es donada por países con IDHalto, como se observa en la Tabla 1.Tabla 1: Donaciones de sangre a nivel mundial, análisis de acuerdo a los criterios del IDH, 1998–1999Países con IDH bajo(n = 41)Países con IDH medio(n = 89)Países con IDH alto(n = 45)Reserva sanguínea en millones deunidades y por porcentaje1.3 m 1.7%28.9 m 38.5%44.9 m 59.8%Estimado del índice de donaciónpor 1000 habitantesAverage 2Rango 0.3 – 5.3Average 10Rango 1.7 – 50.3Average 40Rango 10.4 – 74.0Figura 1: Población mundial y reserva sanguínea, 1998–1999El análisis de la reservasanguínea en relación a la poblaciónrevela que el 83% de la poblaciónmundial tiene acceso solamente al40% de la reserva sanguínea mundial(Figura 1).%100806083%40%60%El índice de donación de sangrepor 1000 habitantes es casi 20 vecesmayor en los países desarrollados(alto IDH) que en los países con IDHbajo (Mapa 1).4020017%PoblaciónReserva sanguíneaPaíses conIDH bajo ymedioPaíses conIDH altoMapa 1: Número de donaciones de sangre total por 1000 habitantes, 1998–19990–1011–2021–3031–4041–50Sin datos3


Organización y administraciónLa seguridad y suficiencia de la reserva sanguínea esdependiente del compromiso de cada autoridad de saludnacional por establecer un programa de sangre bienorganizado y de coordinación nacional.Esto requiere del reconocimiento oficial de unaorganización específica que tenga la responsabilidad únicapor los servicios de transfusión, un presupuesto adecuado,una política y plan de sangre nacional apoyado por unaestructura legislativa y regulatoria que gobierne todas lasactividades.La BDGSS pone de manifiesto marcadas diferencias anivel mundial en la formulación e implementación depolíticas nacionales sobre la sangre. En el mundodesarrollado (IDH alto), el 94% de los países que contabancon fuerte apoyo y compromiso gubernamental reportaronla implementación de la política nacional de la sangre. Encomparación, las políticas nacionales han sidoimplementadas en tan solo el 59% de los países con IDHmedio y bajo, particularmente en aquellos países conservicios de transfusión predominantemente hospitalarios.Solo un 20% de los países reportaron que todos losaspectos de un STS bien organizado se encontrabanimplementados.Un indicador clave de un programa nacional de sangrebien organizado y de coordinación nacional es un exitosoprograma para el reclutamiento y retención de donantesvoluntarios y no remunerados. Usando este indicador setorna evidente una marcada diferencia entre los países con ysin servicios de transfusión de sangre de coordinaciónnacional, independientes de su clasificación por IDH.Donantes de sangreEn 1975, la Asamblea Mundial de la Salud pasó laresolución WHA 28.72 instando a los Países Miembrosa promover el desarrollo de servicios nacionales detransfusión de sangre basados en la donaciónvoluntaria y no remunerada de sangre.Los donantes de sangre habituales y noremunerados provenientes de poblaciones de bajoriesgo son los donantes más seguros. Varios estudioshan mostrado que los donantes familiares /reposición y los donantes remunerados tienen unaincidencia y prevalencia mayor de infeccionestransmisibles por transfusión que los donantesvoluntarios y no remunerados.Desafortunadamente, la Resolución de laAsamblea Mundial de la Salud no ha sidollevada a la realidad en muchos de los países conIDH bajo y medio, desde su adopción hace másde 25 años, como índice la Tabla 2 y el Mapa 2.En los países con IDH bajo y medio, menos del 40%de las donaciones de sangre provienen de donantesde sangre voluntarios y no remunerados. Encontraste, en los países son IDH alto el 98% de lasdonaciones provienen de donantes de sangrevoluntarios y no remunerados.Tabla 2: Número estimado (en millones) y porcentaje de donaciones, por tipo de donación, 1998–1999Países conIDH bajoPaíses conIDH medioPaíses conIDH altoDonaciones voluntarias no remuneradasDonaciones familiares / reposición0.4 m 31%0.8 m 61%0.1 m 8%1.3 m 100%11.6 m 40%11.7 m 41%5.6 m 19%28.9 m 100%43.9 m 98%1.0 m 2%0.03 m N/A44.93 m 100%Donaciones remuneradasTotal donaciones4


Mapa 2: Porcentaje de donaciones voluntarias y no remuneradas, 1998–19990–2526–5051–7576–100Sin datosEl análisis claramente ilustra que la falta de un programade donación de sangre bien organizado basado en la donaciónvoluntaria y no remunerada de sangre lleva a la dependenciaen donantes de sangre familiares / reposición. Esto deja libreel paso para un sistema de pago “encubierto” y de alto enriesgo para las familias que pueden pagar a otros para quedonen.A nivel mundial, hubieran como 6 millones de donacionesde donantes remunerados y 13.5 millones de donantesfamiliares / reposición. Más del 60–70% de las donaciones enlos países en vías de desarrollo fueron aportadas por donantesremunerados, con frecuencia en países donde laseroprevalencia del VIH y otros agentes infecciosos como laHepatitis B y Hepatitis C, es relativamente alta.Las mejores prácticas han mostrado que, aún en áreas dealta prevalencia para infecciones como el VIH, un programabien organizado de donación de sangre voluntaria y noremuneraday procedimientos efectivos de selección dedonantes pueden lograr una baja prevalencia de marcadoresinfecciosos en la población de donantes, como handemostrado servicios de transfusión sanguínea modelos comolos de Zimbabwe (Figura 2) y Sud-Africa.Figura 2: Prevalencia del VIH en donantes de sangre comparados con la población adulta general en Zimbabwe,1998–199925.8%2.3%0.7%Prevalencia del VIH: Población adulta generalPrevalencia del VIH: Primeros donantes de sangrePrevalencia del VIH: Donantes de sangre regularesTamizaje de sangreLa estrategia de la OMS para la seguridad sanguínearecomienda que toda la sangre donada debe ser tamizada porel VIH, Hepatitis B y Sífilis. Donde es factible y apropiado, todala sangre donada debe ser tamizada por la Hepatitis C,Malaria y la enfermedad de Chagas. El tamizaje porinfecciones transmisibles por transfusión aunada a unaselección de donantes apropiada, tiene un impacto importanteen reducir el riesgo de diseminación de estas infecciones.5


Los datos de la BDMSS indican que más del 40% de lasangre donada no fue tamizada por ITT en los países conIDH bajo o medio. Esto significa que alrededor del 80% dela población mundial tiene acceso a solo el 20% de lareserva sanguínea mundial de sangre segura y tamizada.Millones de pacientes que son transfundidos con sangreno tamizada se encuentran a riesgo de infeccionestransmisibles por transfusión.Casi 13 millones de unidades de lareserva sanguínea mundial no han sidotamizadas por todas las principalesinfecciones transmisibles portransfusión, especialmente en países conIDH bajo o medioFigura 3: Tamizaje de la reserva de sangre mundial, 1998–1999Países con IDH alto Países con IDH bajo o medio100% tamizado43% no tamizado57% tamizado45 millones de donaciones 30 millones de donacionesLas causas más comunes de deficiencias en losprogramas de tamizaje de la sangre incluyen: el suministroirregular de kits y reactivos de alta calidad, personalinadecuadamente capacitado y entrenado y en esencia laausencia de programas de garantía de calidad y estrategiasde tamizaje para las infecciones transmisibles portransfusión.El análisis de los datos sobre el tipiaje por ABO y Rh y laspruebas de compatibilidad indican que más del 70% de lospaíses llevan a cabo estas pruebas. Sin embargo, no existeinformación sobre el nivel de estandarización de estosprocedimientos.La incompatibilidad ABO continua siendo una causaprincipal de mortalidad asociada a la transfusión, confrecuencia como consecuencia del tamizaje inapropiado y lafalta de procedimientos operativos estándar. El análisis deotros elementos del laboratorio de inmunohematologíarevela una carencia general de trazabilidad debido adocumentación inadecuada de los pacientes que requierentransfusión y la falla por preservar las muestras de lospacientes.Esto enfatiza la necesidad de implementar:◆ El tamizaje apropiado de toda la sangre donada porlas infecciones transmisibles por transfusión másrelevantes y la serología de grupos sanguíneos◆ Buenas prácticas de laboratorio◆ Procedimientos adecuados para la identificación dedonantes de sangre, las unidades de sangre, lasmuestras y los receptores de la sangre y productossanguíneos.El uso clínico de la sangreLas transfusiones deben ser indicadas únicamente para trataraquellas condiciones que pueden conducir a mortalidad omorbilidad significativa y que no pueden ser prevenidas omanejadas efectivamente por ningún otro medio. Comoconsiguiente el uso clínico efectivo de la sangre y losproductos sanguíneos requiere de una reducción en lastransfusiones inadecuadas, siempre que sea posible y el usode otras alternativa simples para la transfusión.Varios estudios en los países desarrollados y en vías dedesarrollo han reportado variaciones considerables en lapráctica transfusional con frecuencia con un alto númerode transfusiones innecesarias.El uso inapropiado de la sangre y productos sanguíneosaunado a la transfusión de sangre no tamizada oinadecuadamente tamizada, particularmente en países conprogramas de sangre pobres, incrementa el riesgo de ITT alos receptores. También agranda la brecha entre la oferta yla demanda y contribuye a las carencias de sangre yproductos sanguíneos para los pacientes que requierentransfusión.6


Se requieren políticas y guías nacionales para promoverel uso clínico apropiado de la sangre, junto con sistemaspara monitoreo y la evaluación de la práctica clínicatransfusional. La información de la BDGSS indica que lamayoría (> 60%) de los países con IDH bajo o medio noposeen políticas o guías nacionales para el uso clínicoapropiado de la sangre.El uso apropiado de la sangre y productos sanguíneosdepende también de suministros constantes y adecuados desubstitutos del plasma, incluyendo soluciones cristaloides ycoloidales. Aunque más del 70% de los países reportan quedisponen de substitutos del plasma, las observaciones decampo en muchos países con IDH bajo o medio sugierenque con frecuencia no están accesibles para cuando lospacientes los necesitan.La práctica transfusional efectiva requiere que la sangretotal sea separada en sus diferentes componentes de maneraque el componente correcto este disponible para el pacientecorrecto. La disponibilidad y uso de los componentessanguíneos en países con IDH bajo o medio está limitada,como muestra el Mapa 3, como resultado de una falta deorganización, pobre infraestructura y poco conciencia sobreel uso clínico apropiado de la sangre.La información de la BDGSS indica que el uso de lasangre total es diez veces más alta en los países con IDH bajoy medio que en el mundo desarrollado, lo que resulta en unmedida salvadora inadecuada para los pacientes querequieren de una terapia transfusional especial concomponentes sanguíneos.Mapa 3: Porcentaje de la sangre transfundida como sangre total, 1998–19990–2526–5051–7576–100Sin datosCapacitaciónLos servicios de transfusión sanguínea requieren de unainiciativa de capacitación completa y muti-disciplinaria paratodo el personal del STS, incluyendo el personal de reclutamientode donantes y el personal para la recolección de sangre,personal de laboratorio, oficiales médicos y oficiales de calidad.Los clínicos que indican la transfusión también requierende capacitación.La capacitación inadecuada pone a riesgo la seguridad dela sangre y productos sanguíneos y afecta negativamente lacalidad del servicio de los pacientes que requieren transfusión.7


El análisis de la información de la BDGSS sugiere que lasinstalaciones e infraestructura requerida para brindar unacapacitación adecuada no están disponibles universalmente,a pesar del reconocimiento sobre las necesidades decapacitación tanto en los países desarrollados como en los envías de desarrollo.A nivel mundial, el 72% de los países no pueden cubrirlas necesidades de capacitación identificadas y muchostrabajadores desconocen los conceptos sobre la calidad y laaplicación de herramientas administrativas de calidad quepuedan mejorar la eficiencia sin esfuerzos o recursosadicionales.La nueva iniciativa de la OMSEn reconocimiento a la necesidad de incrementar lacapacidad de autogestión, la OMS inició el Proyecto deGestión de Calidad (PGC) para los Servicios de TransfusiónSanguínea en el 2000.El proyecto global pretende mejorar la seguridad de latransfusión a través de programas de capacitación regionalesen gestión de la calidad, el establecimiento de Programaspara la Evaluación Externa del Desempeño y la Creación deRedes Regionales de la Calidad.ConclusionesLa información generada por la BDGSS ha sido invaluable enasistir a los países en priorizar sus necesidades y fortalecer susprogramas de sangre. Ha sido también una importanteherramienta para las principales iniciativas del Equipo de laOMS para la Seguridad Sanguínea, incluyendo la BDGSS, elPrograma de Gestión de la Calidad y ha sido utilizada muyextensamente por la OMS en la preparación de guías,recomendaciones, materiales de aprendizaje y otrosdocumentos.La Base de Datos Global para la Seguridad Sanguínea esun proyecto dinámico y permanente. La OMS recientementeha modificado el cuestionario para ampliar su contexto yestá siendo distribuido a las autoridades de salud nacionalespara recolectar los datos del período 2000–2001.AgradecimientoLa OMS desea agradecer al Ministerio de Salud y BienestarSocial del Gobierno de Japón, por su apoyo continuado delproyecto BDGSS.Reconocemos con gratitud el apoyo invaluable de todaslas oficinas regionales y oficinas nacionales de la OMS, losdirectores de los STS y los administradores de programas.Copyright © Organización Mundial de la Salud, 2001Este documento es una publicación de la OMS de distribucióngeneral.El presente documento no es una publicación oficial de la OrganizaciónMundial de la Salud (OMS). Aunque la Organización se reserva todoslos derechos, con el debido reconocimiento de la OMS, el documentose podrá reseñar, resumir, reproducir o traducir libremente, en parteo en su totalidad, pero no para la venta u otro uso relacionado confines comerciales.El informe es el resultado de las contribuciones efectuadas pordiversas autoridades sanitarias nacionales y expertos en la esferade la seguridad de las transfusiones sanguíneas. Los datos y lainformación que figuran en este documento se han recibido en laforma en que aparecen, y la OMS se abstiene de efectuardeclaraciones o dar garantías, explícitas o implícitas, sobre suexactitud, integridad o idoneidad para aplicaciones específicas. Delmismo modo, la OMS no efectúa declaraciones ni da garantías enmodo alguno de que no se violen los derechos de propiedad deterceros. Por consiguiente, la OMS no acepta responsabilidad algunacon respecto a la confianza que se deposite en los datos y en lainformación o al uso que se haga de ellos. Las opiniones expresadasen el presente informe no representan necesariamente las opiniones,decisiones o políticas de la OMS.Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma enque aparecen presentados los datos que contienen no implican porparte de la Secretaría de la Organización Mundial de la Salud, juicioalguno sobre la condición jurídica de países, territorios, ciudades ozonas o de sus autoridades, ni respecto del trazado de sus fronteraso límites. En los mapas, las líneas discontinuas representan de maneraaproximada fronteras respecto de las cuales puede que no haya plenoacuerdo.8

More magazines by this user
Similar magazines