6. El futuro de los/as jÅ venes

copmadrid.org
  • No tags were found...

6. El futuro de los/as jÅ venes

Intervención Psicosocial, 2003, Vol. 12 N.° 2 - Págs. 193-199ESPACIO ABIERTOEl futuro de los/as jóvenesThe future of youthRESUMENFernando DE LA RIVA*Fecha de Recepción: 10-10-2003 Fecha de Aceptación: 30-10-2003Nos encontramos en un periodo de gran cambio social en diversos ámbitos: social,tecnológico, científico, cultural, relacional,... Es un buen momento para definir cómodebería ser el futuro, el presente adulto de los jóvenes de hoy. La sociedad descritarepresenta el deseo que cualquiera expresaría como legado para las generacionessiguientes.PALABRAS CLAVECambios sociales, Futuro de los jóvenesABSTRACTWe are living a period of great social changes in many spheres: social, technological,scientific, cultural, relational… It is the right moment to define the way the future shouldbe, the adult present for today’s youth. The described society represents the wish thatanyone would make as a legacy for coming generations.Social changes, youth future.KEY WORDS* Educador Social. Consultor de OrganizacionesINTERVENCION PSICOSOCIAL 193


El futuro de los/as jóvenesAGRADECIMIENTO DESDE LAINCERTIDUMBREQuiero agradecer, en primer lugar, aquienes me invitan a participar en estareflexión, por darme la ocasión de soñaren estos tiempos malos para la lírica.Hoy en día no es fácil soñar. El futurode todos/as (en particular el delos/as jóvenes, por razones biológicas)es, como nunca, incierto.Enfrentamos un conjunto de problemascomplejos, interconectados, quenos plantean grandes desafíos: el deteriorodel medio natural, la superpoblacióndel planeta, el crecimiento delhambre y la pobreza, la violencia y laguerra... en dimensiones nunca vistasen la historia de la humanidad. Yretransmitidas en directo.Todo ello en medio de una revolucióntecnológica y un desarrollo científicoque están cambiando el mundo, cadainstante que pasa, de tal forma que nopodemos imaginar su impacto futurosobre la vida personal y colectiva.Lo único seguro es que van a transformarseradicalmente nuestras formasde pensar, de expresarnos, de comunicarnosy relacionarnos, en fin, el meollomismo de nuestra cultura, de nuestraactual forma de vida.Nadie se atreve a hacer predicciones,la incertidumbre es la norma en estemundo en cambio permanente.De manera que, echándole bemoles,el que firma se permite el lujo de soñary contar en voz alta sus sueños sobrecómo será ese futuro y cómo seránesos/as jóvenes que lo habitarán. No esun ejercicio de futurología, es la expresiónde un deseo, dictado por la esperanza.Con la ventaja de que nadie meha preguntado CÓMO alcanzarlo, asíque la responsabilidad es mínima y, entodo caso, será de quienes (inconscientes)me invitaron a hablar.EL FUTURO DE LOS/AS JÓVENESDE HOYEl futuro de los/as jóvenes de hoy(esto es una obviedad) es convertirse enlas personas mayores de mañana.¿Qué personas? ¿Serán distintas delas personas mayores de hoy? ¿Se acentuaráno cambiarán las tendencias,valores, hábitos, costumbres sociales...que dominan en nuestro presente?Muchas veces he escuchado enencuentros con jóvenes la misma queja:“Nos meten a todos/as en un mismosaco, en un estereotipo simplista, nosdemonizan, dicen: son agresivos/as, violentos/as,consumistas, beben, fuman,toman drogas, no son respetuosos/as nisolidarios/as con los demás, son egoístas,individualistas, pasan del interéscolectivo....-como si la “sociedad adulta”fuera de otra forma, como si tuvieraotros valores y actitudes sociales. Espuro cinismo. Los/as jóvenes somos unfiel reflejo de la sociedad de la que formamosparte.”Creo que tienen razón y que si queremosotro futuro mejor para los/as jóvenesde hoy, quienes tenemos que ponernoslas pilas, arrimar el hombro, cambiar,somos los/as adultos/as de hoy,nosotros y nosotras.En alguna ocasión me he permitidocalificar la realidad actual de los/asjóvenes como el síntoma de un gran fracaso,el fracaso de toda la sociedad.Para afrontarlo, no conviene apostara los milagros, a la creencia irracionalde que los cambios, las soluciones, lasmejoras... se van a producir mágicamente,sin intervención alguna pornuestra parte, sin razones explicables o194 INTERVENCION PSICOSOCIAL


Fernando de la Rivacomo consecuencia del desarrollo científicoy tecnológico que acabará porresolver todos los problemas. Esa feciega acaba convirtiéndose en un pretextopara no hacer nada.Tampoco estamos abocados sinremedio a un destino fatal, por la inevitableLey de Murphy, sin ninguna posibilidadde cambiar las cosas. Ese“determinismo” conduce igualmente ano hacer nada.Pero, si las cosas son como son yestán como están es consecuencia de laacción humana. Lo que hicieron hombresy mujeres lo podemos cambiarmujeres y hombres. Fácil no será, perosi fuera imposible viviríamos todavía enlas cavernas.O sea, no caben pretextos, lo queprocede es pensar juntos/as en qué nosestamos equivocando, y poner losmedios para corregir, juntos/as, elrumbo. Sólo así el futuro de los/asjóvenes de hoy será mejor que su presente.Y en esto de la real voluntadsocial de cambio, los “habemos” más omenos escépticos, pero la verdad es quehay mucha gente trabajando en ello,cada día más, y pareciera que nosencontráramos en el umbral de unnuevo tiempo de recuperación de larebeldía, de la conciencia colectiva, dela movilización social.Cuales y cuantas sean las oportunidadesde éxito de estas nuevas corrientestransformadoras que se cuelan porlas ventanas y puertas, por los resquiciosdel sistema, es algo que no se atrevea asegurar nadie (aunque pongamostoda la carne en el asador para que elvendaval reviente los muros).Pero -como no es el caso- nos abstenemosde opinar sobre el presente y–como queda dicho- nos ponemos asoñar con el futuro, aunque sea –comoen este texto- un sueño fragmentario,parcial, a retazos, como suelen ser lossueños.UNA SOCIEDAD DEMÓCRATICAY PARTICIPATIVALa del futuro será una sociedad deciudadanos/as. Una sociedad fundamentadaen una nueva escala de valores,en una nueva ética personal ycolectiva.La atención a los derechos y losdeberes sociales de todas las personasserá el eje articulador de la organizaciónde la comunidad.Todas las personas tendrán derechode nacimiento a una renta básica desubsistencia que les permitirá atendera sus necesidades primarias y tendránacceso universal a la educación, a lasanidad y a la vivienda.Será una “sociedad relacional”, basadaen las relaciones, en la comunicacióny la cooperación entre los distintosactores sociales (la AdministraciónPública, las Organizaciones Sociales,las Empresas Privadas).Esos tres actores se sentirán corresponsablesnecesarios en la respuesta alos problemas y necesidades sociales.Pensarán juntos, sumarán esfuerzos yrecursos, crearán sinergias...Será, necesariamente, una sociedadmás participativa, en la que existiráuna implicación mayor y más directa deciudadanos y ciudadanas en todas lasdecisiones y en el desarrollo de todaslas políticas e iniciativas sociales.Cambiarán las administracionespúblicas, que habrán dejado de entendersecomo inmensos aparatos de gestiónburocrática para convertirse enmecanismos ágiles de servicio a lacomunidad.INTERVENCION PSICOSOCIAL 195


El futuro de los/as jóvenesSuperadas las viejas visiones compartimentadas,el criterio de organizaciónde los servicios públicos será el trabajoen equipo, con una visión global, interdisciplinar,holística de la realidad (en elfuturo no se creerán que, en este pasado,llegó a haber hasta siete u ochodepartamentos –o compartimentosadministrativosque, “cada loco con sutema”, se ocupaban de los/as jóvenes!).Los presupuestos participativos segeneralizarán y la extensión de esta“cultura de la participación” impregnarátodos los niveles y estratos sociales,todos los ámbitos de la vida colectiva.Por participativa, esa sociedad serátambién más y más profundamentedemocrática y, por todo ello, será mássolidaria, más capaz de percibir y teneren cuenta las necesidades de todos lossectores sociales, de las personas ycolectivos con mayores carencias.Esta será una de las grandes conquistassociales y políticas de los años pasados:la reivindicación de la ciudadanía,de la participación social, el desarrollode la democracia participativa.“Los/as jóvenes”, como categoríasocial diferenciadora y discriminatoria,y al mismo tiempo homogeneizadora ysimplificadora de una realidad compleja,ya no existirán en el futuro.No serán más destinatarios/as, objetos,sino sujetos, protagonistas. Nohabrá más “discriminación”, ni negativani positiva, hacia ellos/as. Serán ciudadanos/ascon plenos derechos y deberessociales. Tendrán “voz y voto” entodos los espacios sociales (la escuela,la familia –las nuevas familias–, lacomunidad...).La cuestión clave de la dependenciade los/as jóvenes del pasado, que porrazones económicas, culturales y demuy diverso tipo, vivían bajo la tutelade sus padres hasta una edad avanzada(¡llegó a considerarse que “jóvenes” eranquienes tenían menos de 35 años!), seráclaramente superada.Desde su más tierna infancia,todos/as los/as jóvenes se criarán enun entorno familiar, social, educativo,cultural... que potenciará su iniciativa,que tendrá en cuenta y aprovechará suscapacidades, que estimulará su creatividad,su capacidad de pensar, de deciry de actuar por si mismos/as. Los/asjóvenes del futuro serán mucho máscapaces y menos dependientes.UNA SOCIEDAD EDUCADORAEn la sociedad del futuro, la educaciónde niños/as y jóvenes, y la educaciónen general, será una prioridad a laque se le prestará la máxima atención.Cambiará el concepto de educación,la manera de entenderla y desarrollarla.Se entenderá como un proceso continuadoa lo largo de toda la vida, al quecontribuirán no sólo la escuela y el sistemaeducativo sino todos los medios yrecursos de información y comunicaciónsocial.El acceso a los “contenidos”, a losconocimientos e informaciones serámucho más fácil. La finalidad de laeducación no será la acumulación deconocimientos sino el desarrollo de lacapacidad de interpretarlos y relacionarlos,de utilizarlos para el bienestarpersonal y colectivo.El objetivo principal de la accióneducadora será formar ciudadanos yciudadanas, personas capaces de conocere interpretar el mundo, de desenvolverseen él con la mayor autonomía, decooperar con los otros, de desarrollarsey dar respuesta a sus necesidadesmateriales y espirituales, de contribuiral bienestar colectivo.196 INTERVENCION PSICOSOCIAL


Fernando de la RivaPadres y madres serán parte fundamentalde la comunidad educadora,igual que otros agentes y actores sociales,compartiendo su experiencia y suconocimiento de la realidad. Habrá unaescuela abierta e integrada en la comunidady en la vida cotidiana, nuncamás escondida en una torre de marfil oen una campana de cristal. Será unespacio versátil de creatividad, construccióny difusión colectiva del conocimiento.La sociedad del futuro será unasociedad de valores. Crecerá la importanciade la educación en valores, de laeducación en habilidades sociales yemocionales. Se pondrá el acento enaprender a aprender y en aprender acooperar, a interactuar y trabajar conotras personas.Maestros/as y educadores/as serán,fundamentalmente, guías, orientadores/as,animadores/as y alimentadores/asdel proceso de aprendizaje deniños/as y jóvenes de todas las edades(la educación continuará a lo largo detoda la vida).Los/as jóvenes serán protagonistasprincipales de su educación, tendrán“voz y voto” en todos los aspectos relacionadoscon su educación. Será unaeducación cooperativa y participativa.La formación será “personalizada”,desarrollándose itinerarios formativos ala medida de las necesidades de cadapersona, combinando la formación presencialindividualizada y en grupo, conla formación interactiva a distancia, através de las Tecnologías de la Informacióny la Comunicación.UNA SOCIEDAD AUSTERALa sociedad del futuro habrá superadola fiebre del derroche consumista, lacultura del usar y tirar, que tanto dañohizo en el pasado a la naturaleza y a laconvivencia social.Se producirá un desarrollo generalizadode la cultura del aprovechamientode los recursos y el reciclaje. Se multiplicaránlos espacios y recursos de usopúblico: bibliotecas, videotecas, tecnotecas,“chunchetecas” (así llaman, enalgunas comunidades latinoamericanas,a los lugares donde se encuentrantodo tipo de herramientas –“chunches”-para el uso comunitario).El hecho de encontrarse para compartir,para hacer cosas juntos/as, paracrear y producir, combinando las capacidadesde unos y otras, será consideradocomo una poderosa fuente de placery satisfacción social y enormementevalorado en esa sociedad futura.Las graves consecuencias del productivismoy el consumismo desaforadosde épocas pasadas, que todavíaestará pagando en sus carnes toda lahumanidad, serán como una vacunauniversal: el respeto a la vida, al entornonatural y al medioambiente seránprincipios sagrados de la vida social ypersonal.En la sociedad del futuro será unvalor la austeridad, que no la tacañería.Las personas acaparadoras, derrochadoras,consumistas, ostentadoras...serán mal vistas socialmente, al contrarioque quienes desarrollen sus capacidadescreadoras y las compartan con elconjunto de la comunidad. Las cosastendrán doble valor en la medida queparticipemos en ellas. Será la Edad deOro del “hágalo usted mismo”.El trabajo también habrá cambiadopor completo. El desarrollo tecnológicoy científico, reorientado hacia objetivosde “interés humano”, a la conservacióny regeneración del medio natural, a laconstrucción de una civilización y unaINTERVENCION PSICOSOCIAL 197


El futuro de los/as jóvenessociedad respetuosa con la naturaleza ycon la vida humana, habrá avanzadohacia formas de producción que permitiránatender a las necesidades básicasde todo el planeta al tiempo que reduciránel tiempo y eliminarán las formasmás duras de trabajo.Ello contribuirá a una “explosión” dela diversidad de formas de trabajo,nunca más entendido como una maldiciónbíblica: se multiplicarán los serviciospersonales, los servicios a lacomunidad, los trabajos de conservacióny recuperación del entorno natural,los trabajos de producción artesanal,los trabajos relacionados con lainformación y la comunicación, con laconstrucción y gestión colectiva delconocimiento, los servicios educativos...El acceso al trabajo será, fundamentalmente,el resultado de una opciónpersonal, de acuerdo con los interesespersonales y las necesidades de lacomunidad de la que cada cual formeparte. Opción personal, vocacional, másaprendizaje y capacitación.Será muy común que las personasrealicen diversos trabajos, en diferentescampos de interés o actividad, a lo largode su vida.El objetivo socioeconómico por definiciónserá el desarrollo sostenible aescala humana. El comercio internacionalestará basado en el interés de lascomunidades y no en el lucro de loscomerciantes.Las empresas, bajo la presión delos/as consumidores/as, asumirán suresponsabilidad social, reinvirtiendouna parte de sus beneficios en el desarrollode la comunidad, y una nuevaética del mercado, respetuosa con elentorno natural y con los derechos individualesy sociales de las personas.UNA SOCIEDAD PLURAL Y MESTIZALas migraciones, las mezclas, lasfusiones..., seguirán, por tierra, mar yaire, físicamente y a través de todos losmedios y canales de comunicación. Lasinfluencias, los enfoques, las visionesdel mundo, continuarán combinándosey mestizándose, expresándose de milformas.Los/as jóvenes, las personas delfuturo serán plenamente conscientes desu condición de “mestizos/as” y se abrirány reconocerán la influencia de múltiplesculturas.No habrá pleito entre identidades. Lopropio, lo particular, lo original, serámás valorado y apreciado que nunca,sin que ello suponga conflicto algunocon un sentido de pertenencia común,con una identidad colectiva hecha demil facetas y aspectos, más rica cuantomás plural, cuanto más capaz de incorporarel conocimiento, la creatividad, elsentido de la vida de los otros.El valor profundo de una persona, deun colectivo, de un pueblo residirá ensu capacidad de construir y aportar lopropio, su diversidad, a lo común, alinterés, el bienestar y la felicidad detodos/as. Los/as jóvenes del futuro(esos/as que hemos dicho que no van aexistir más) serán más abiertos, másdiversos/as y plurales.En la sociedad de la que formaránparte no habrá discriminación algunapor razón de genero, de raza, de religión,de opción sexual ... Los hombresserán mejores mujeres y las mujeresserán mejores hombres.La diversidad se multiplicará al tiempoque se desarrollarán la creatividad yla autonomía personal y colectiva. Ciertosvalores o capacidades, como la sensibilidad,la ternura, el cuidado de losotros, serán considerados patrimonio y198 INTERVENCION PSICOSOCIAL


Fernando de la Rivaprivilegio del conjunto de la especiehumana.Las familias tradicionales habráncambiado por completo, a partir de lagran revolución familiar iniciada en elumbral del siglo XXI, y surgirán todotipo de familias, con un número y unacomposición diversa de sus miembros.Se diversificarán las formas y opcionesde vida: muchos/as jóvenes que seindependizarán del entorno familiar aedades muy tempranas, para educarse,para viajar, para desarrollar proyectos,para vivir juntos/as, otros/as permanecerán–por propia iniciativa- en el hogarfamiliar, y se combinarán esas y otrasfórmulas.El futuro de los/as jóvenes serámejor, porque será mejor el mundo enel que vivirán, porque todos los hombresy mujeres, de todas las edades,trabajarán juntos/as para conseguirlo.Y será un nuevo Renacimiento, unanueva Edad de Oro de la Humanidad.Cádiz, Febrero 2003INTERVENCION PSICOSOCIAL 199

More magazines by this user
Similar magazines