El Psicólogo Educativo en España. Algunas Propuestas para la ...

copmadrid.org

El Psicólogo Educativo en España. Algunas Propuestas para la ...

LAURA MÉNDEZ 41siderar que los problemas sólo están centrados en elniño y que tienen que ser explorados por un psicólogoque trabaja en un espacio separado y utilizandolos resultados para predecir su rendimiento educativo.Esta manera de ejercer la profesión ha sidoacusada de reduccionista (Leadbetter, 2005;Sheridan y Gutkin, 2000) ya que no tiene en cuentaque los psicólogos de la educación, como se ha vistoa lo largo de los años, trabajan en campos muydiversos que implican un conjunto variado de métodos,técnicas y conocimientos. Este cuestionamientoy el surgimiento de nuevas necesidades ha hechoque los intereses de los psicólogos de la educaciónse trasformen.En la siguiente tabla se muestra la evolución de lapsicología educativa en nuestro país desde sus orígeneshasta finales del siglo XX. En este recorrido sereflejan los principales elementos que han caracterizadocada etapa.escolar basada en la aplicación de pruebas estandarizadasy evaluaciones dirigidas al ámbito de la educaciónespecial. Esta nueva perspectiva ha sidorefrendada también por los propios profesores, quehan manifestado su deseo de que los psicólogosadopten nuevos modelos (Farrell, Jimerson,Kalambouka y Benoit, 2005) más sistémicos y colaborativos.Numerosos trabajos muestran cómo profesoresy profesionales aceptan la limitación de lasevaluaciones tradicionales y defienden la necesidadde asumir perspectivas alternativas que representenun modelo de buenas prácticas (Departamento deEducación y Empleo del Reino Unido, 2000).Finalmente, la publicación del anteproyecto para laformación y la práctica en psicología escolar(Yesseldyke, Burns, Dawson, Kelley, Morrison,Ortiz, Rosenfield y Telzrow, 2006) enfatiza el rolclave de los psicólogos escolares en la utilización deenfoques sistémicos.Tabla 1. Evolución de la psicología educativa (adaptado de Muñoz, García y Sánchez, 1997)PERIODO FUNCIONES OBJETO1880-1920 Centrada en el estudio de las diferencias individuales Aparece fuertemente vinculada a la educación especial.y la administración de test para el diagnóstico y tratamientode los niños problemáticos.1920-1955 A partir de los estudios relacionados con la salud men- No limitada al diagnóstico y tratamiento de los problemastal aparecen servicios psicológicos para tratar los pro- de aprendizaje escolar.blemas psicológicos infantiles dentro y fuera de la escuela. Tratamiento de los aspectos emocionales, afectivos, y socialesdel alumno.1955-1970 Considerar la necesidad de formar a los profesores en los Se piensa en el psicólogo escolar como el profesionalavances del conocimiento psicológico y en su integración que actúa de puente entre tal conocimiento psicológicoen la metodología didáctica.y la práctica escolar.A partir de los años 70 Búsqueda de modelos alternativos basados en las teorías Un giro al esquema tradicional de atención individualizada asistémicas y ecológicas y en la psicología comunitaria. los casos problemáticos subrayando la importancia del contexto.En la información señalada en la tabla, podemosobservar como a partir de los años setenta se proponeun cambio de modelo hacía intervenciones mássistémicas y centradas en formar profesionales en elconocimiento psicológico.El rol de psicólogo educativo desde un nuevo modeloEstos nuevos enfoques se han promovido comouna alternativa al trabajo tradicional de la psicologíaCaracterísticas y elementos que definen el modeloAunque existen varias formas de definir estemodelo, en todas ellas (Denton, Hasbrouck y Sekaquaptewa,2003; Farouk, 2004; Rosenfield; 2002;Strein, Cramer y Lawser, 2003; Wagner, 2000) serecalca la necesidad de que los psicólogos educativosconozcan los sistemas en los que las personas sedesarrollan (escuela, familia y comunidad) y quetrabajen, desde su papel y en un marco de colaboración,con todas las partes implicadas.Copyright 2011 by the Colegio Oficial de Psicólogos de MadridISSN: 1135-755X - DOI: 10.5093/ed2011v17n1a4Psicología EducativaVol. 17, n.° 1, 2011 - Págs. 39-56


LAURA MÉNDEZ 43con necesidades educativas especiales, la atención afamilias, el diagnóstico y la prevención e intervenciónen el fracaso escolar. A pesar de estos avances,ya a finales de los ochenta, Gilolmo (1989) realizauna valoración de los aspectos que estaban dificultandosu desarrollo. Uno de ellos fue la insuficienciade recursos, no pudiendo dar respuesta a las demandasque se les planteaban. A esto se le unió la faltade experiencia previa de los profesionales para llevara cabo las nuevas funciones y una influenciaexcesiva del modelo médico-pedagógico de la educaciónespecial que complicaba la implantación deuna concepción psicoeducativa con un carácter sistémicoy centrada en el asesoramiento.La Psicología Educativa en los últimos 20 añosParte de estas dificultades, mencionadas en elapartado anterior, se intentan paliar con la promulgaciónde la Ley Orgánica General de Educación(LOGSE) (M. E. C., 1990a) en la que de una formaclara se perfila un modelo de intervención psicopedagógica(M.E.C, 1990b), lo que, como ya hemosvisto, coincide con la evolución surgida en los paísesde nuestro entorno. En este modelo se contemplandos ámbitos de actuación en la que puede intervenirel psicólogo educativo (Álvarez y Fernández2003; Núñez y González-Pineda, 2007):• Los Departamentos de Orientación en EducaciónSecundaria, como apoyo técnico a lalabor tutorial del profesor y como recurso deorientación al centro. Sus funciones están referidasal propio centro y a toda la comunidad educativa,alumnado, profesorado, familias y otrasinstituciones. Estas actividades tienen lugar dentrode las actividades educativas normales. Susservicios comprenden los aspectos educativos yvocacionales y contemplan tres perspectivasdiferentes que conviven en su aplicación: laterapéutica, la preventiva y la sistémica.• Los Equipos de sector, que ofrecen a los centrosde Educación Primaria una asistencia yapoyo técnico de naturaleza didáctica, psicológica,social y organizativa, además de funcionesespecíficas de ámbito sectorial. En esteámbito también se crean Equipos Específicosde carácter provincial especializados en trastornosgenerales del desarrollo (TGD), en deficienciassensoriales (auditivas y visuales) y endeficiencias motóricas. Finalmente, los Equiposdenominados de Atención Temprana queatienden la etapa de infantil.Uno de las deficiencias que la LOGSE intentapaliar es la indefinición que se venía arrastrando conrelación al perfil formativo de los profesionales de laorientación. En este sentido se crea en 1991 la especialidadde Psicología y Pedagogía. Este cuerpo deprofesores será el que cubra las plazas de orientadoresen los Departamentos de Orientación de losInstitutos de Educación Secundaria y en los EquiposMultiprofesionales denominados a partir de esemomento como Equipos de Orientación Educativa yPsicopedagógica, nombre que se les da a estos equiposa partir de ahora. Estos dos ámbitos de actuaciónsuponen un nicho laboral para el psicólogo educativocontando a finales de la década de los noventacon más de 1000 profesionales entre sus miembros.Formación, roles y funciones de los psicólogoseducativosPara trabajar en estos contextos, al psicólogo se leexige poseer un título universitario ofrecido en cualquierade las 29 facultades de psicología. Durante lasúltimas décadas esta formación universitaria consistíaen un plan de estudios estructurado en torno a 5 añosy un currículum compuesto por materias básicas yaplicadas, organizado en itinerarios dedicados a lasespecialidades clásicas de la Psicología, Educativa,Clínica o Social y de las Organizaciones. Los estudiantes,al terminar su licenciatura, obtienen un títuloque les posibilita entrar en el mercado laboral, aunquesin una especialidad definida. Esto quiere decir que,hasta ahora, un psicólogo al terminar sus estudios noposee las competencias necesarias para ejercer deforma especializada en ningún campo de la psicología,tampoco el educativo. Aún así, hasta ahora seestaba permitiendo la incorporación de los psicólogosrecién licenciados a entornos especializados sin lapreparación ni supervisión necesaria.En estos momentos, en la universidad, este modelode formación convive con la implantación de losCopyright 2011 by the Colegio Oficial de Psicólogos de MadridISSN: 1135-755X - DOI: 10.5093/ed2011v17n1a4Psicología EducativaVol. 17, n.° 1, 2011 - Págs. 39-56


LAURA MÉNDEZ 45Como ya hemos visto, la LOGSE supuso un cambiode modelo que otorgaba a los psicólogos, juntocon otros miembros del Departamento o el Equipode Orientación, la posibilidad de integrar su trabajoen la labor educativa general. Desde esta perspectiva,el asesoramiento e intervención forma parte delplan general y de las medidas educativas integradasen el currículum. Este modelo se sostiene en losprincipios recogidos en la figura 1.Más allá de la LOGSEDespués de la LOGSE han existido varias reformaseducativas respondiendo a cambios en la políticagubernamental. Estos cambios han dado origen ados leyes orgánicas, la Ley Orgánica de Calidad enla enseñanza (LOCE) publicada en el 2002 pero queno llegó a entrar en vigor por cambios políticos y laLey Orgánica de la Educación (LOE), publicada enel 2006 y actualmente en vigor. Se trata de una leyen proceso de implantación (2006-2010) que mantienehasta ahora disposiciones transitorias quesiguen otorgando vigencia a varios de los aspectosde carácter curricular contemplados en la antiguaLey Orgánica General del Sistema Educativo(LOGSE). Revisando sus artículos vemos que aligual que en la LOGSE, en la LOE se sigue reconociendoa los departamentos de orientación como elmarco para llevar a cabo la orientación educativa yprofesional definida como un medio necesario parael logro de una formación personalizada que propicieuna formación integral en conocimientos, destrezasy valores” (LOE, Art. 1). Esta formación integralhabrá de llegar a todos los estudiantes, por loque, “a lo largo de la enseñanza obligatoria segarantizará la atención a la diversidad como principiofundamental” (LOE, Art. 4), que se llevará acabo a través de servicios especializados.El texto de estos artículos permite que la orientaciónse siga entendiendo desde los presupuestos psicoeducativosiniciados en la LOGSE, lo que suponeintegrarla dentro del trabajo de toda la comunidadeducativa, reservando un carácter especializado alos profesionales de la Psicología o Pedagogía. En laactualidad estos servicios especializados se siguenllevando a cabo a través de los Equipos de Sector oformando parte de los Departamentos de Orientación,dependiendo de las políticas de cada ComunidadAutónoma el peso de uno u otro servicio.Aunque esta escasez de artículos referidos a laorientación puede interpretarse como un deseo decontinuidad, para algunos profesionales, entre losque nos encontramos, es una señal de alarma alpoder entender las omisiones como una falta de interéspara otorgar a estas funciones de forma explícitaen la norma el lugar que sin duda le corresponde. Acontinuación, siguiendo el análisis realizado porÁlvarez y González (2006), indicamos las omisionesmás significativas:• Eliminación de la atención psicopedagógicacomo un principio necesario para alcanzar unaformación personalizada e integral para todoslos estudiantes contemplando conocimientos,destrezas y valores.• Omisión del “Consejo Orientador” que acompañabaal Título de Graduado en ESO y que síse recogía en la LOCE.• Eliminación de referencias a la orientación enel Bachillerato que estaba unida en la LOGSE ala elección de materias optativas y de las materiaspropias de la modalidad, con lo que se iniciabala orientación profesional.• Omisión de referencias concretas a la integraciónen los Proyectos Educativos de los Centrosde los “planes de acción tutorial” y “los planesde orientación académica y profesional”.• Hemos dejado para el final uno de los silenciosmás llamativos y con más trascendencia. Nosreferimos a la omisión de cualquier mención ala existencia de los Departamentos deOrientación entre los órganos de coordinacióndocente. Solo se mencionan los Departamentosde Coordinación Didáctica y los EquiposEducativos.Este panorama deja sin aclarar muchos aspectossobre las funciones que los servicios de orientacióny más concretamente sobre la aportación de los diferentesperfiles profesionales, entre ellos el del psicólogoeducativo. Entre los múltiples interrogantesplanteados por las omisiones e imprecisiones de lanorma, citamos los ofrecidos por Álvarez yGonzález (2006) en su trabajo sobre los nuevos retosde la psicología escolar.Copyright 2011 by the Colegio Oficial de Psicólogos de MadridISSN: 1135-755X - DOI: 10.5093/ed2011v17n1a4Psicología EducativaVol. 17, n.° 1, 2011 - Págs. 39-56


LAURA MÉNDEZ 47Tabla 2. Funciones de los psicólogos educativos (tomado de “Perfiles del Psicólogo”, COP, 1998)Intervención ante las necesidades educativas de los alumnosAtención educativa al desarrollo desde las primeras etapas de la vida, para detectar y prevenir a efectos socio-educativos las discapacidades e inadaptacionesfuncionales, psíquicas y sociales.Realizar la evaluación psico-educativa referida a la valoración de las capacidades personales, grupales e institucionales en relación a los objetivos dela educación y también al análisis del funcionamiento de las situaciones educativas.Proponer y/o realizar intervenciones que se refieran a la mejora de las competencias educativas de los alumnos, de las condiciones formativas y al desarrollode soluciones a las posibles dificultades detectadas en la evaluación.Orientación, asesoramiento profesional y vocacionalOrganización, planificación, desarrollo y evaluación de los procesos de orientación y asesoramiento profesional y vocacional, tanto en lo que tienen deinformación, asesoramiento y orientación a los alumnos ante las opciones que deban tomar frente a las distintas posibilidades educativas o profesionales.Intervención en la mejora del acto educativoLas funciones ligadas a esta intervención pretenden la adecuación de las situaciones educativas a las características individuales y/o grupales (evolutivas,cognitivas, sociales, etc.) de los alumnos y viceversa. Esta intervención tiene un carácter especialmente preventivo y se puede concretar en elapoyo y asesoramiento técnico al educador/profesor/equipos docentes/equipos directivos tanto en:• Su actividad general: adaptación de la programación a las características evolutivas psicosociales y de aprendizaje de los alumnos, organización delescenario educativo, métodos de enseñanza-aprendizaje, niveles de concreción curricular, aplicación de programas psico-educativos concretos, etc.• Como en su actuación educativa con alumnos con necesidades y/o en situaciones educativas especiales, adecuaciones curriculares y programas individuales,actuaciones compensatorias, diversificaciones, y en general procedimientos de atención a la diversidad.También son objeto de la intervención del psicólogo los fenómenos institucionales que configuran los centros educativos: la relación entre los objetivosy las formas organizativas con el funcionamiento real, la mejora eficaz de las relaciones entre los componentes de la institución educativa, etc.Asesoramiento familiarSe centra en promover y organizar la información y formación a madres y padres en una línea de apoyo al desarrollo integral del hijo/a. Realiza laintervención para la mejora de las relaciones sociales y familiares, así como la colaboración efectiva entre familias y educadores, promoviendo la participaciónfamiliar en la comunidad educativa, así como en los programas, proyectos y actuaciones que el profesional de la psicología educativa desarrolle.Intervención socio-educativaEl psicólogo participa en el análisis de la realidad educativa desde los factores sociales y culturales que influyen en el proceso educativo de la comunidadconcreta. Interviene en la prevención socioeducativa, impulsa la cooperación y coordinación de los servicios, instituciones y organizacionessociales del entorno.También puede participar en el diseño de planes de intervención comunitaria en el ámbito territorial, promoviendo criterios metodológicos, procesosde implantación, sistemas de evaluación, etc.Investigación y docenciaEn el trabajo del psicólogo también se incluye la investigación del análisis y reflexión sobre el propio trabajo; la mejora y actualización de su competenciatécnica, la profundización y extensión de la teoría y los procedimientos propios de la psicología de la educación.La docencia que realizan los profesionales de la psicología educativa está orientada a difundir su conocimiento entre los demás profesionales de la educación,los grupos sociales implicados en ésta, los propios psicólogos y estudiantes de psicología y otros colectivos profesionales.Cada una de estos bloques refleja el trabajo que elpsicólogo educativo puede realizar en las institucionesescolares y académicas e implica una manera deentender el hecho educativo como un fenómenoreferido sólo a lo que ocurre dentro de la escuela, loque sin duda reflejaba una realidad laboral, ya que lamayoría de los psicólogos a finales de los 90, de esteárea llevaban a cabo su trabajo en el contexto escolar.Dificultades más relevantesEn este informe del COP ya se valoraban las dificultadesmás significativas que este perfil tiene relacionadascon el rol que asume en los ámbitos laborales.Estas dificultades siguen aún vigentes y coinciden conlos problemas que tienen los psicólogos educativos enpaíses de nuestro entorno 1 . A continuación presentamosestas dificultades agrupadas en cuatro puntos:Copyright 2011 by the Colegio Oficial de Psicólogos de MadridISSN: 1135-755X - DOI: 10.5093/ed2011v17n1a4Psicología EducativaVol. 17, n.° 1, 2011 - Págs. 39-56


48 EL PSICÓLOGO EDUCATIVO EN ESPAÑA. ALGUNAS PROPUESTAS PARA LA REFLEXIÓN• Las referidas a la definición del perfil y funciones.Las tareas están relacionadas con unademanda social de intervención ante problemasque exigen un análisis integral y multifactorial,lo que supone una permanente actualización delpsicólogo en los avances científicos y técnicosde la especialidad.• Las referidas a problemas de estatus y rol. Eneste caso la dificultades se centran en el carácterde las demandas que exige un abordaje multidisciplinarlo que implica trabajar con otrosprofesionales que comparten las mismas metas,siendo ésta una de las dificultades más importantespara definir el rol profesional. En estamisma línea, nos encontramos con la posiblediscrepancia entre las funciones profesionales ylas funciones asignadas en los ámbitos laboralesconcretos, lo que también tiene mucho quever con las representaciones que tienen los propiosprofesionales acerca de su rol y las que tienensus clientes• Las referidas al componente administrativolaboral.Las formas de contratación muchasveces precarias y poco definidas debido, poruna parte, a la realidad socioeconómica, ypor otra, a los problemas de reconocimientoprofesional, no facilitan el trabajo del psicólogo.• Las referidas a los dilemas éticos y deontológicos.El psicólogo en contextos educativos seencuentra con cuatro tipos de dilemas referidosa: dificultades derivadas de los procesos deestigmatización, los temas relativos a la confidencialidady secreto profesional, la necesidadde consentimiento para la intervención y finalmenteotro aspecto muy importante centrado enla reivindicación del perfil del psicólogo educativopara un desarrollo saludable de la infanciay de la sociedad en general.Estos problemas han persistido e incluso algunosde ellos se han incrementado por los sucesivoscambios de legislación y, como hemos visto antes,por los silencios e indeterminación de la ley respectoal perfil del psicólogo en general y del educativoen particular. Esta situación despertó el interésdel COP que invitó a expertos a formar gruposde trabajo para debatir y proponer aspectos demejora. A describirlas dedicamos el resto del artículo.Las últimas iniciativasLas tres iniciativas que presentamos se han llevadoa cabo en los últimos cinco años. Su propósito eracrear marcos de trabajo compartidos por los expertosy profesionales de la psicología educativa. Lasexpondremos en orden cronológico, ya que losresultados guardan relación entre sí y marcan la hojade ruta para futuras propuestas.El informe de los expertos (2007)El Colegio de Psicólogos de Madrid, preocupadopor la indeterminación del papel de los psicólogoseducativos en la nueva ley de educación, convocó aun grupo de expertos en este área para estudiar, discutiry consensuar las funciones que los psicólogosdeben tener en el contexto escolar y las incertidumbresy problemas con los que se encuentran.Con el propósito de determinar las tareas que sonpropias y exclusivas de los psicólogos, este grupo detrabajo elaboró un documento en el que se diferenciandos tipos de funciones, unas más generales, quese relacionan principalmente con las tareas de orientacióneducativa y vocacional, y otras específicamentepsicológicas. En la tabla 3 se identifican algunasde estas tareas (Colodrón, 2007).Este grupo de expertos en su empeño por delimitaraquello que es propio del perfil del psicólogo,seleccionó una relación de problemas o demandasque se hacen en la escuela por parte de los profesoreso de las familias y cuyo abordaje debería llevarsea cabo por un profesional de la Psicología. Entreellos están los siguientes: Enuresis, Trastornos delsueño, Trastornos de la alimentación, Fobia escolar,Problemas en la relación entre iguales como el acosoescolar, Problemas de conducta relacionadas con laviolencia o la agresión, Trastornos afectivos, oProblemas de adaptación motivados por el fallecimientode algún familiar, malos tratos, abusos...El grupo de trabajo se plantea qué respuestas seofrecen a estas demandas y necesidades y qué profe-Psicología EducativaVol. 17, n.° 1, 2011 - Págs. 39-56Copyright 2011 by the Colegio Oficial de Psicólogos de MadridISSN: 1135-755X - DOI: 10.5093/ed2011v17n1a4


LAURA MÉNDEZ 49Tabla 3. Tareas relativas a la orientación y específicas del Psicólogo EducativoTareas generales de orientación– Detección de necesidades educativas y de dificultades de aprendizaje.— Asesoramiento al profesorado sobre los procesos de enseñanzaaprendizaje.– Asesoramiento y coordinación del plan de acción tutorial.– Asesoramiento y coordinación de los programas de atención a ladiversidad (integración, diversificación, compensatoria...).– Intervenciones específicas con grupos de alumnos en actividades deorientación.– Atención de las demandas individuales relacionadas con la orientaciónacadémica y profesional.– Atención a familias y alumnos que demandan ayuda o asesoramientoen el ámbito académico (problemas de rendimiento).– Asesoramiento al equipo directivo en la organización y adopción demedidas de atención a la diversidad.– Participación en las comisiones de coordinación y juntas de evaluaciónpara asesorar en temas relacionados con la orientación– Coordinación con departamentos de orientación y con otros serviciosexternos.sional debe atenderlas. En relación con ellos, losexpertos señalaron dos elementos que, según su criterio,había que tener en cuenta y que estaban marcandoel desarrollo de este perfil. El primero tieneque ver con la identidad profesional y la variedad deperfiles que actualmente atienden estos problemas.En el sistema educativo español son los departamentosde orientación los encargados de responder aestas necesidades, aunque muchas veces sus miembrosno son psicólogos. En estos departamentospodemos encontrar a profesionales con tres perfilesformativos diferentes: Psicología, Pedagogía, yPsicopedagogía. A todos ellos, sin diferenciar el perfilformativo de partida, se les denomina orientadores.Para los autores de este informe esta realidadpuede crear confusión entre profesores o padres quepueden pensar que están siendo atendidos por unpsicólogo cuando en realidad no lo es.En lo que acabamos de resumir del informe, semencionan algunos de los dilemas que presiden estaespecialidad y que son coincidentes con lo que ocurreen otros contextos, tanto en Europa como enAmérica. En los siguientes apartados vamos a profundizaren estos dilemas exponiendo otras iniciativasdel COP realizadas en los últimos años. La primerafue el encuentro de especialistas en PsicologíaEducativa realizado a finales del 2009, la segunda serefiere a la elaboración del informe sobre el papeldel psicólogo educativo que se propuso para incluiren el marco del Pacto Social y Político por laTareas que exigen formación especializada en psicología– Detección temprana de trastornos del desarrollo.– Realización de evaluaciones e informes psicoeducativos para descartaro diagnosticar problemas como retraso mental, trastornos afectivos,problemas de personalidad...– Asesoramiento al profesorado para el manejo del grupo y la resoluciónde conflictos.– Detección de problemas de salud mental, derivación y seguimientode los casos, y coordinación de las medidas que se deben adoptar– Coordinación con los Servicios de Salud Mental.– Intervención individual con alumnos y familias con situaciones problemáticasespecíficas que pueden atenderse en el propio centroescolar.– Una tarea importante, y que rara vez puede realizarse por falta detiempo y de medios, es la de promover la investigación y la innovacióneducativa en aquellos aspectos relacionados con la PsicologíaEducativa y los procesos mentales que intervienen en el aprendizaje,y que tan vinculados están a la Psicología Básica.Educación avalado por el Ministerio de Educaciónen marzo del 2010.Primer encuentro nacional de profesionales de lapsicología educativa (2009)En diciembre del 2009 se celebró en Barcelona laprimera reunión nacional de profesionales de la psicología(http://www.infocop.es/print.asp?print=yes),para abordar los problemas con los que se enfrentaesta especialidad a partir de la aparición de nuevosplanes de estudio y la implantación de los grados.En esta reunión se establecieron 4 grupos de trabajopara reflexionar sobre los diferentes temas que estánmarcando la profesión (figura 2).Grupo de trabajo I: Sobre la formación básicaEste grupo, aprovechando la implementación delos nuevos planes de estudio, se plantea algunascuestiones sobre la presencia de esta especialidad enel nuevo currículum académico. Se hace constar unapreocupación por la formación que reciben los estudiantesque la eligen. Señalan que a pesar de que laidentidad de la Psicología Educativa esta clara en lasfacultades en las que existen itinerarios profesionalesdefinidos, son muy pocos los estudiantes que eligeneste itinerario (entre el 5% y el 10%), frente alCopyright 2011 by the Colegio Oficial de Psicólogos de MadridISSN: 1135-755X - DOI: 10.5093/ed2011v17n1a4Psicología EducativaVol. 17, n.° 1, 2011 - Págs. 39-56


50 EL PSICÓLOGO EDUCATIVO EN ESPAÑA. ALGUNAS PROPUESTAS PARA LA REFLEXIÓNFigura 2. Los principios de asesoramiento según Sampascual, Navas y Castejón (1999).itinerario de Clínica y Salud, que es elegido por casila mitad de los estudiantes, o el Social/Organizacionalelegido entre un 20% y un 25% de ellos.Estos datos les hacen preguntarse por las razonesque hay detrás de la poca atracción que tienen esteitinerario para los estudiantes. En su reflexión, losexpertos señalan principalmente tres razones quepueden estar provocándolo: a) el auge de la Psicopedagogíaen el ámbito académico y la limitada formaciónpsicológica de este nuevo perfil; b) la identificaciónavalada por la legislación entre PsicólogoEducativo y Orientador y c) el propio deterioro en elejercicio de la profesión.Ante esta realidad proponen las siguientes acciones:• Que el COP exija a la Administración una diferenciaciónclara de las funciones propias delpsicólogo, en relación a las de otros profesionalesde la educación. Además, dado que el Gradoes una formación generalista, también se deberíaexigir un Postgrado de Psicología Educativacon directrices propias, con el fin de lograr lamáxima capacitación del psicólogo educativopara el desempeño de sus funciones.• Finalmente, con el fin de acercar este perfil alos estudiantes y mejorar la imagen del psicólogoeducativo, se recomienda que en el Grado dePsicología además de disciplinas básicas, seincluyan otras de carácter aplicado del ámbitode la Psicología de la Educación. Además proponenque en los últimos cursos, y con el fin demejorar la imagen de esta especialidad, seincorporen contenidos referidos a las diferentessalidas profesionales del psicólogo educativo.Complementariamente, instan al COP paraorganizar acciones como, por ejemplo, unas“Jornadas de Psicología y Profesión”, con elfin de informar e ilusionar a los estudiantes queestán terminando su formación básica.Grupo de trabajo II: El trabajo en los centroseducativosEn este grupo se analizó el papel de los psicólogosen los centros educativos, estudiando de formacrítica la situación actual del psicólogo educativodentro de instituciones públicas como los institutoso equipos. Estas fueron las principales valoraciones.A pesar de que el psicólogo es una figura socialmenterespetada y demandada, sus competenciasprofesionales específicas en el contexto escolar noestán claramente definidas. La propia Administraciónequipara este perfil al de otros profesionalescon una formación claramente distinta a la del psicólogoeducativo. Una formación especializadaPsicología EducativaVol. 17, n.° 1, 2011 - Págs. 39-56Copyright 2011 by the Colegio Oficial de Psicólogos de MadridISSN: 1135-755X - DOI: 10.5093/ed2011v17n1a4


LAURA MÉNDEZ 51que se recoge en diferentes normativas estatales yautonómicas y en Real Decreto 1834/2008, de 8 denoviembre. En estas normas se definen las condicionesde formación para el ejercicio de la docenciaen la educación secundaria obligatoria, elbachillerato, la formación profesional y las enseñanzasde régimen especial y se establece la especialidadde los cuerpos docentes de enseñanzasecundaria.Este equiparación de la formación a varios perfiles,provocó rechazo en el grupo de trabajo que lomostro resaltando que las aportaciones específicasdel psicólogo no se limitan sólo a la orientación yque tienen que ver con atender a las demandas referidasal bienestar psicológico que incide en la adaptaciónpersonal y social del profesorado, estudiantesy familias.Teniendo en cuenta lo que se recoge y lo que nose explicita con relación al perfil del psicólogoeducativo, este grupo de trabajo reivindicaque aunque el contexto de actuación puede seguirsiendo los departamentos de orientación, la figuradel psicólogo se debe diferenciar de la del orientadory que la norma establezca que es el profesionalde la Psicología el único que puede dar respuestaa las cuestiones que se muestra en la figura3.Como conclusión, este grupo de trabajo reivindicaque la figura del psicólogo educativo sea reconocidade una forma explícita y diferenciada, lo quetiene que llevar aparejado una formación específica.Grupo de trabajo III: Formación continuaEste grupo analizó la situación actual de la formacióncontinua en el ámbito de la PsicologíaEducativa. Partían de la importancia que tiene estetema para el profesional de este perfil cuyo objeto deintervención no es sólo el sujeto en el contexto globaldel desarrollo (familia, colegio, entorno social,etc.), sino también debe intervenir a un nivel másestructural en el centro escolar y el sistema educativo,lo que conlleva la necesidad de una formaciónactualizada general y específica tanto en ámbitostradicionales como emergentes. Para poder realizaruna actividad profesional experta cada vez másvariada y compleja, el psicólogo debe conocer losavances en la investigación y teoría científica, asícomo desarrollar habilidades para utilizar e interpretarlos nuevos métodos y herramientas psicológicas.El psicólogo debería poder incorporar estos nuevosconocimientos psicológicos al entorno educativo,así como los métodos para evaluar la propia prácticade forma rigurosa.Finalmente, el grupo de trabajo remarca una idea,que se repite en todos los grupos, y se refiere a lafalta de delimitación del rol. Es necesario definirlotanto desde el punto de vista del trabajo diario comodesde la acreditación. Como consecuencia lógica, sehace necesaria la creación de una estructura queorganice y regule la formación continua, garantizandouna adecuada especialización en permanenteactualización. Este grupo propone una línea de formaciónpermanente que recoja la prevención, la eva-Figura 3. Funciones específicas del psicólogo educativo (Informe de los expertos, 2007)Copyright 2011 by the Colegio Oficial de Psicólogos de MadridISSN: 1135-755X - DOI: 10.5093/ed2011v17n1a4Psicología EducativaVol. 17, n.° 1, 2011 - Págs. 39-56


52 EL PSICÓLOGO EDUCATIVO EN ESPAÑA. ALGUNAS PROPUESTAS PARA LA REFLEXIÓNluación y la intervención psicológica y educativa enlos ámbitos socio familiar, escolar, grupal e individual.Grupo de trabajo IV: Másteres y PostgradosEste grupo se encargó de analizar la situación dela formación de postgrado relacionada con la especialidad.Comenzó valorando la situación actual,resaltando cuatro ideas:1. El diseño y el desarrollo de los másteres se hanrealizado sólo desde las universidades. Portanto, existe una falta de visión conjuntay coordinada con la profesión y el propioCOP.2. El máster en Psicología de la Educación notiene directrices propias y no habilita para elejercicio de la profesión (como sí parece que lohabrá en el caso de la Psicología de la Salud).Esto coloca a esta especialidad en una situaciónde clara desventaja profesional.3. La aparición de diversas propuestas formativasque no han contado con el COP ha provocado,junto con otras razones, la ausencia de consensoacerca de qué tipo de formación específicanecesitan los psicólogos ante la educación delsiglo XXI.4. Se señala una posible competencia tanto en elárea académica y profesional con otros másterescomo el que prepara para la docencia en laetapa de Educación Secundaria (EspecialidadOrientación Educativa).Teniendo en cuenta estos puntos, proponen unaserie de mejoras que resumimos en la siguiente figura(figura 4) y que están agrupadas en tres ejes: profesionales,legislativas y de calidad.Para terminar este recorrido por las propuestasavaladas por el COP presentamos la iniciativa compartidacon la Conferencia de Decanos sobre el papelque debe tener el psicólogo educativo en las medidasinstitucionales de mejora en el ámbito educativo.El psicólogo educativo en la propuesta parael pacto social y político por la educación.En marzo del 2010, y partiendo de la iniciativadel Gobierno para el pacto por la educación, elColegio de Psicólogos, junto con la Conferencia deDecanos, analizaron la contribución de esta disciplinaa la modernización de nuestro sistema educativo,tanto desde su experiencia profesional y aplicadacomo desde los contenidos científicos de la disciplina.El contenido de este informe se puede considerarla conclusión de una trayectoria iniciada algunosFigura 4. Propuestas de mejora para la definición del perfilPsicología EducativaVol. 17, n.° 1, 2011 - Págs. 39-56Copyright 2011 by the Colegio Oficial de Psicólogos de MadridISSN: 1135-755X - DOI: 10.5093/ed2011v17n1a4


LAURA MÉNDEZ 53años antes y plasmada en otros informes comentadosen este mismo capítulo.La idea eje de este informe, como ya lo fue de losanteriores, es reivindicar la presencia del psicólogoeducativo en el contexto escolar con unas funcionesdefinidas y diferentes a la de otros profesionales.Junto con esto, la exigencia de una formación específicade postgrado que garantice las competenciaspara llevar a cabo esas tareas, para lo que se solicitael diseño de un máster con directrices propias distintasde las que ya se han desarrollado para la formaciónde los profesores de secundaria.Por otra parte, hace una propuesta de los serviciosque puede prestar el psicólogo en el sistema educativo.Estos profesionales actuarían en dos niveles condiferente “ubicación” dentro o fuera de los centros(figura 5).Ambos tipos de servicio podrían llevarse a caboen equipos multiprofesionales siempre y cuando lasfunciones de los psicólogos estuvieran claramentedefinidas. Por otra parte en el informe se puntualizaque los servicios externos a los centros deben estargarantizados para toda la población y deben estarfinanciados con fondos públicos.Todas estas propuestas no se podrán llevar a cabosin una apuesta clara por parte de la administracióneducativa, conscientes de esto, lo autores de esteinforme en sus conclusiones generales señalan tresdemandas dirigidas a la Administración:• Que regule la presencia de servicios psicológicosen el sistema que puedan aportar conocimientosy técnicas innovadoras que han sidoprobadas en los sistemas educativos más avanzadosde Europa. Para el grupo de expertos elmomento actual de reforma constituye unaoportunidad para mostrar lo que puede aportarla Psicología para alcanzar los objetivos delPacto Social y Político por la Educación.• Que, junto con todos los agentes implicados,tenga en cuenta la experiencia de los psicólogosen el ámbito educativo y faciliten su aportaciónal debate.• Que reconozca y avale los servicios de apoyopsicológico dentro del sistema educativomediante el desarrollo normativo al que délugar este Pacto Social y Político por laEducación o bien a través del Estatuto del funcionariodocente no universitario.A modo de conclusiónRespondiendo al objetivo que teníamos al escribireste artículo, hemos dedicado su primera parte aFigura 5. Niveles y servicios específicos de los psicólogos educativosCopyright 2011 by the Colegio Oficial de Psicólogos de MadridISSN: 1135-755X - DOI: 10.5093/ed2011v17n1a4Psicología EducativaVol. 17, n.° 1, 2011 - Págs. 39-56


54 EL PSICÓLOGO EDUCATIVO EN ESPAÑA. ALGUNAS PROPUESTAS PARA LA REFLEXIÓNrepasar la evolución de nuestra profesión, que havenido marcada por la necesidad de ofrecer respuestasa las nuevas demandas sociales, y a exponer lasdiferentes dificultades y dilemas con los que seencuentra esta especialidad de la Psicología quecomo hemos visto son, en su mayoría, compartidospor otros colectivos profesionales tanto en el ámbitoamericano como europeo.Siguiendo esta línea, la última parte del artículo lahemos dedicado a mostrar diferentes iniciativas queofrecen una hoja de ruta para la búsqueda e implementaciónde soluciones. Reconociendo el valor detodas ellas, quisiéramos en estas conclusiones trascenderel localismo de los problemas concretosgenerados en nuestro país, para mostrar una iniciativadesarrollada en EEUU (Belar, Nelson y Wasik,2003) que nos propone algunas cuestiones que,desde su punto de vista, caracterizan a la Psicologíaen los escenarios educativos del siglo XXI. Creemosque ofrecen también un marco interesante para guiarla reflexión y el debate.Cuestión nº 1.- La base del conocimiento psicológicocomo disciplina y profesión cambia y se expanderápidamente. Hay que partir de aceptar lo difícilque resulta determinar un currículum para la formacióndel psicólogo, ya que cada vez surgen nuevosescenarios de intervención que no sólo necesitan deldesarrollo de competencias sino también de laadquisición de nuevas habilidades, destrezas y actitudespersonales y sociales. Como respuesta a estoscambios ha aumentado en cantidad y variedad denuevas especialidades y micro áreas que, aun siendouna prueba de la adaptación de la disciplina a lasnuevas exigencias, puede también representar undescrédito y contribuir a una fragmentación y erosiónde la disciplina, si no se acreditan suficientementey se valora críticamente su repercusión en elcampo profesional y en la imagen social del psicólogo.Desde este análisis se desprende la necesidad deque las facultades a través de sus programas formativosayuden a los futuros psicólogos a ser capacesde autoevaluar su propia práctica e identificar susnecesidades formativas para responder a las necesidadessociales en continuo cambio. Además seremarca la necesidad de que los psicólogos mirenhacia otras disciplinas y se formen para el trabajomultiprofesional como única vía para responder aproblemas cada vez más complejos y cambiantes.Cuestión nº 2.- La sociedad cambia de forma vertiginosay la Psicología tiene que cambiar con ellasi no quiere marginarse como disciplina y profesión.Esta realidad nos lleva a abogar por perspectivasglobales en el currículum y huir de localismos, esdecir de esforzarse en internacionalizar el currículum.Para conseguirlo se propone impulsar programasformativos de intercambio junto con estándarespara la formación y acreditación. Además aboganpor que los temas y contenidos se relacionen no sólocon la realidad local sino también con la intercultural.Desde esta perspectiva, se trata de otorgar unpapel a la Psicología en la sociedad global y promoverla aplicación de los conocimientos psicológicospara entender las relaciones interculturales e intergrupales(razas, género, religión, etc.). Para ellohabrá que incluir en el currículum y en las prácticasuna variedad de escenarios de forma que los estudiantes,futuros psicólogos tengan relación con problemasgenerados en diversidad de poblaciones ygrupos culturales.Cuestión nº 3.- La relevancia de la Psicología enla educación es importante no sólo para la profesión,sino también para la sociedad. Aun aceptandola influencia que tiene la Psicología Educativa yescolar en el contexto educativo y en las escuelas, seconsidera insuficiente. En este sentido se recomiendanalgunas medidas:• Incrementar la relación entre la academia y laescuela y entre ésta y los departamentos delárea de Psicología de la Educación, a través decolaboraciones en docencia e investigación.• Seguir trabajando para capacitar cada vez mejora los psicólogos para colaborar en formación,investigación y prácticas relevantes para la educacióna través de su participación en escenarioseducativos.• Desarrollar módulos de trabajo con los escenarioseducativos para evaluar su efectividad.• Promover el trasvase de resultados entre la investigaciónpsicológica y la educativa desarrolladaen las escuelas. El propósito es la identificaciónde buenas prácticas.• Promocionar políticas educativas a nivel comunitarioy estatal que respondan a las necesida-Psicología EducativaVol. 17, n.° 1, 2011 - Págs. 39-56Copyright 2011 by the Colegio Oficial de Psicólogos de MadridISSN: 1135-755X - DOI: 10.5093/ed2011v17n1a4


LAURA MÉNDEZ 55des de los niños, profesores, familias y equiposeducativos.Cuestión nº 4.- La Psicología es importante parala educación de los profesores. Se parte de la idea deque los conocimientos psicológicos sobre el desarrollo,el aprendizaje y las conductas para una enseñanzaeficaz son esenciales para una buena formacióndocente. Esta idea les lleva a proponer un incrementode la presencia de la Psicología en los programasde formación de profesores y de desarrollo profesional.Habrá que evaluar qué papel juega actualmenteen esa formación, recomendando incluirconocimientos psicológicos que ayuden a respondera las necesidades de estudiantes, sus profesores y lainstitución escolar. Para lograrlo aconseja unamayor colaboración con las asociaciones de profesoresy una mayor formación de los futuros psicólogosque les ayude a dar una mejor respuesta a lasnecesidades de estos colectivos.Cuestión nº 5.- El conocimiento básico de laPsicología es fundamental para entender lo queocurre en las diferentes etapas educativas. Muchosconocimientos psicológicos ayudan a explicaraspectos muy relevantes en la escuela como son larelación entre iguales, los problemas de comportamiento,los problemas derivados de la salud mental,las relaciones de grupo, la diversidad cultural y surelación con el aprendizaje, etc. En este sentido y enrelación estrecha con la anterior cuestión, los expertosabogan por una interconexión mayor de la enseñanzauniversitaria con la de otras etapas educativas,potenciando encuentros de discusión y grupos decooperación relacionados con la práctica.Como hemos dicho al introducir este apartado, creemosque estas cuestiones vienen a apoyar el debatesurgido dentro de nuestro país y reflejado en las diferentesiniciativas que hemos expuesto en estas páginas,y además sugieren otros elementos que quizáquedan menos visibles y ocultos en un análisis, enocasiones ligado a una realidad demasiado localista.ReferenciasÁlvarez, L. y Fernández, G. (Coords.) (2003). Equiposy departamentos de orientación. Madrid: CCS.Álvarez, L. y González, P. (2006). Los nuevos retosde la Psicología escolar: la orientación. Papelesdel Psicólogo, 27, (3), 185-191.Ashton, R. y Roberts, E. (2006). What’s valuable andunique about the educational psychologist. Educationalpsychologist in practice, 22, 111-123.Belar, C., Nelson, P. y Wasik, B. (2003). RethinkingEducation in Psychology and Psychology inEducation. American Psychologist, 58, 678-684.Colodrón, F. (2007). El psicólogo/a educativo.INFOCOP, nº 32.COP (1998). Perfiles profesionales del psicólogo.Madrid: Colegio Oficial de Psicólogos.Curtis, M. J. (2002). The Changing Face of SchoolPsychology: Past, present and future. Keynoteaddress to The Future of School Psychology 2002Invitational Conference, Indianapolis, IN.Denton, C.A., Hasbrouck, J. E., y Sekaquaptewa, S.(2003). The consulting teacher: a descriptive casestudy in responsive systems consultation. Journalof Educational and Psychological Consultation,14, 41-73.Farouk, S. (2004). Group work in schools: A processconsultation approach. Educational Psychologyin Practice, 20, 207-220.Farrell P., Jimerson, S., Kalambouka, A. y Benoit, J.(2005). Teachers’ perceptions of school psychologistsin different countries. School PsychologyInternational, 26, 525-544.Farrell, P. (2009). El papel en desarrollo de lospsicólogos escolares y educativos en el apoyo aniños, escuelas y familias. Papeles del Psicólogo,30, 74-85.Farrell, P., Woods, K., Lewis, S., Rooney, S.,Squires, G., y O’Connor, M. (2006). A review ofthe Functions and Contribution of EducationalPsychologists in England and Wales in light of“Every Child Matters: Change for Children.”London: HMSO.Fernández Barroso, A. (1998). Desarrollo y situaciónactual de la intervención del psicólogo educativoen España. Papeles del Psicólogo, 71, 3-8.Gilolmo C. (1989). Psicología escolar. La evoluciónprofesional en los últimos años. Papeles delPsicólogo. 36/37, 90-95.González-Pineda (Coord.) (2002). Manual de psicologíade la educación. Madrid: Pirámide.Hart, S. (2007). The Handbook of InternationalCopyright 2011 by the Colegio Oficial de Psicólogos de MadridISSN: 1135-755X - DOI: 10.5093/ed2011v17n1a4Psicología EducativaVol. 17, n.° 1, 2011 - Págs. 39-56


56 EL PSICÓLOGO EDUCATIVO EN ESPAÑA. ALGUNAS PROPUESTAS PARA LA REFLEXIÓNSchool Psychology: a review with implicationsfor the profession’s future. School PsychologyInternational, 28, 523-540.Hosp. J. L. y Reschly, D. J. (2002). Regional differencesin school psychology practice. SchoolPsychology Review, 31, 11-30.Jimerson, S. R., Graydon, K., Farrell, P., Kikas, E.,Hatzichristou, C., Boce, E., Bashi, G. and TheISPA Research Committee (2004). The InternationalSchool Psychology Survey: Developmentand Data from Albania, Cyprus, Estonia, Greeceand Northern England. School Psychology International,25, 259-86.Jimerson, S. R., Graydon, K., Skokut, M., Alghorani,M. A., Kanjaradze, A., Forster, J. and The ISPAResearch Committee (2008). The InternationalSchool Psychology Survey: Data from Georgia,Switzerland and the United Arab Emirates. SchoolPsychology International, 29, 5-28.Jimerson, S. R., Graydon, K., Yuen, M., Lam, S-F.,Thurm, J-M., Klueva, N., Coyne, J., Loprete, L.J., Phillips, J. and The International SchoolPsychology Association Research Committee.(2006). The International School PsychologySurvey: Data from Australia, China, Germany,Italy and Russia. School Psychology International,27, 1, 5-32.Jimerson, S., Oakland, T. y Farrell, P. (Eds.) (2006).An International Handbook of School Psychology.London: Sage.Leadbetter, J. (2005). Activity theory as a conceptualframework and analytical tool within the practiceof educational psychology. Educational andChild Psychology, 22, 1, 18-28.Lunt I. (1999). A European framework for psychologiststraining. Paper presented to VIthEuropean Congress of Psychology, Rome.Ministerio de Educación y Ciencia (1990a). LeyOrgánica de Ordenación General del SistemaEducativo. Madrid: Servicio de Publicaciones.Ministerio de Educación y Ciencia (1990b). La orientacióny la intervención psicopedagógica.Madrid: Servicio de Publicaciones.Muñoz, A.M, García, B y Sánchez, A. (1997). La psicologíaen la escuela. Aportaciones a la historia dela psicología escolar. Psicología educativa, 3, 7-26.Norwich, B (2005). Future Directions forProfessional Educational Psychology. SchoolPsychology International, 26, 387-397.Núñez, L. y González Pineda, R. (2007). SchoolPsychology in Spain. In S.R.Jimerson, T.D.Oakland & P.T. Farrell (Eds.), The Hanbook ofInternational School Psychology (pp.381-389).London, U.K.: Sage Publications, Inc.Oakland, T. (2000). International school psychology.En T. Fagan, y T. Wise (Eds.), School psychology:past, present y future. National Associationof School Psychologists.Rosenfield, S. (2002). Developing instructional consultants:from novice to competent to expert.Journal of Educational and PsychologicalConsultation, 13, 97-111.Sampascual, G, Navas, L, y Castejon, JL. (1999).Las funciones del orientador en primaria y secundaria.Madrid: Alianza Editorial.Sheridan, S. M. y Gutkin, T. B. (2000). The ecologyof school psychology: examining and changingour paradigm for the 21st century. SchoolPsychology Review, 29, 485-502.Strein, W., Cramer, K. y Lawser, M. (2003). Schoolpsychology research and scholarship: USA status,international explorations. School PsychologyInternational, 24, 421-436.Wagner, P. (2000). Consultation: developing a comprehensiveapproach to service delivery.Educational Psychology in Practice, 16, 9-18.Yesseldyke, J., Burns, M., Dawson, P., Kelley, B.,Morrison, D., Ortiz, S., Rosenfield, S y Telzrow,C. (2006). School Psychology: A Blueprint forTraining and Practice III. Bethesda, MD: NationalAssociation of School psychologists.Notas1Recomendamos la lectura del artículo de Norwich, B. (2005).Future Directions for Professional Educational Psychology. SchoolPsychology International, 26, 387-397.Manuscrito recibido: 13/11/2010Revisión recibida: 22/12/2010Manuscrito aceptado: 03/01/2011Psicología EducativaVol. 17, n.° 1, 2011 - Págs. 39-56Copyright 2011 by the Colegio Oficial de Psicólogos de MadridISSN: 1135-755X - DOI: 10.5093/ed2011v17n1a4

More magazines by this user
Similar magazines