Views
3 years ago

S tI M A B. 10 - OdeMIH

S tI M A B. 10 - OdeMIH

S tI M A B. 10 -

ZIierrebOrgapo äe su Veperable OräepCercera y (ofraäíasDirección y Administración:Silva, 25.—Madrid (12).—Teléfono 1280315 DE MAYO DE 1935 NUM. 5S tI M A B. 10La atmósfera espiritual, por Fr. G. Núñez. —Puntos de Religión: La causa del Génerohumano está fuera del mundo, por Fr. Juan G. Castro.—El V. P. Presentado Fr. JuanFalconi.—Página Misional, por Fr. L. B.—Notas de la Vida Católica, por X.—De la EconomíaNacional, por Guillaume.— Un guijarro en el camino, por Julia G. a Herreros. —Radiogramasa_grVIDA ESPIRITUALLA ATMOSFERA SOBRENATURALDigo atmósfera y no ambiente, paraque nos entendamos mejor, aunque elSignificado es el mismo. Desgraciadamente,la atmósfera en que vivimos es casienteramente naturalista y en ella el espíritucristiano se asfixia. Cuando menos,ese ambiente está muy enrarecido y larespiración resulta fatigosa, según la vulgary alambicada alegoría.Muchas veces he admirado la atenciónque tuvo el P. Arintero en llamar a surevista Vida Sobrenatural, aunque inspiradaen La Vie Spirituelle, de los dominicosfranceses. Este último nombre es másvago, pues espiritual puede ser a la veznatural.Sobrenatural quiere decir superior alas fuerzas y exigencias de la naturalezahumana„ En cuanto a Dios, todas sus operacionesse confunden con su esencia sim-Plicísima, pero los efectos exteriores (o adextra) son variadísimos y cabe muy biendistinguirlos en naturales y sobrenaturales.Nuestros autores ascéticos explotan muchoa StIneca, cuyas máximas ofrecen confrecuencia aspecto cristiano. Está bien,. mientras se haga notar la diferencia enorme,esencial, entre las virtudes cristianasy las naturales; pero sería un dario gravísimoequipararlas unas a otras, como aveces se hace.En cierta ocasión ví que un sacerdoterecomendaba a unas monjas para su colegioel libro de Edmundo de Amicis:Corazón, cuyas ediciones italianas pasabanya entonces del millón de ejemplares.Yo advertí que ese libro era puramentenaturalista y que en él no se mencionabapara nada a Dios ni a Jesús, nuestro Redentory Maestro. Esa obra de aparienciatan buena, puede ser un veneno como lasde Séneca.Es preciso recordar siempre que nues-— 129 —

LA CONFESIÓN DEL QUE VA A MORIR - OdeMIH
NACIMIENTO ESPIRITUAL DE JESÚS - OdeMIH
EL ESPIRITLI -SANTO - OdeMIH
La santísima vir gen en los escritores mercedarms - OdeMIH
ador d Convi s ääo de - OdeMIH
UN DIOS QUE SE PARECE A NOSOTRAS PSICOLOGÍA ... - OdeMIH
152 caminos de liberación - OdeMIH