más+menos - masmenos

masmenos.es

más+menos - masmenos

otoño2008NETWORKS + CONTACTOSd..M.......q...v.w..........z...T....X......e........u..t.........anota del editorLos seres humanos nos definimos saliendosiempre al encuentro de los demás. No hayidentidad posible sin grupo que la determine,como no hay grupo que lo sea si no hay individuosque se reconozcan en él. Aunque detodo tienen que haber, resulta absurdo pensaren una religión que sirva a un solo hombre omujer, en una ideología política defendida porun único individuo o —puestos a imaginar—en un equipo de fútbol con un único y tristefan (aunque muchas veces, los que apoyamosal Real Betis, nos sintamos como si fuéramosése hipotético triste fan).La creciente complejidad de las redes decontacto humanas se hace aún más evidenteen un mundo globalizado y en aparente crisissistemática; un mundo en el que, como si deuna especie de venganza histórica se tratara,resurgen con violencia todo tipo de afirmacionesidentitarias cuyo objetivo es la exclusióndel otro. Afortunadamente, la más favorableevolución de los factores sociales, económicosy culturales de nuestra sociedad, nospermite vivir un momento de nuestra historiaen el que las minorías lo son cada vez menosy en el que se trabaja muy activamente paraque nadie quede excluido.Independientemente del más o menosfavorable lugar del mundo en el que nos hayatocado nacer y vivir, la familia, los amigos, eltrabajo, las creencias compartidas, la adscripciónpolítica o, simplemente, las aficiones sonparte de un sistema de sentido simbólico quesiempre existe antes que nosotros. Nuestracapacidad por ahondar en dicho espacio simbólicono se agota con los modelos tradicionales.Junto a ellos, el presente nos ha traídoa “lugares” igual de simbólicos en los que—como en Facebook— una persona puedetener hasta 1.683 amigos sin que éstos lehayan sido nunca presentados. Gracias a lasnuevas herramientas de comunicación digital,la lucecita (o el aura) de nuestro yo virtualno deja de parpadear nunca... No importaque estemos dormidos, fuera de la oficina ohaciendo submarinismo en aguas profundas.Al final... lo hemos conseguido. Ya podemosestar sin estar, ser y no ser a la vez.Quizás esta especie de mundo duplicadosea una de las grandes paradojas del momentoactual: una red digital que nos exige horasde aislamiento frente a un ordenador paramantener activas nuestras redes de contactosocial.Con gran rigor, entusiasmo e ironía, lasocho escritoras de este nuevo número demás+menos —el primero en el que publicamos,además de reportajes y ficción,poemas— han trabajado intensamente paraconstruir esta reflexión colectiva en forma derevista. Todas ellas, como es habitual, hancontando con la colaboración de sus colegasde la Universidad de Sevilla para la revisióny traducción de textos (...y también hemosdisfrutado de una o dos tapas juntos cuandose ha presentado la ocasión). Mi más sinceroagradecimiento a todas y todos por su valiosacontribución.CIEE Seville Study CenterC/ Muñoz y Pabón, 941004 Sevillatel: 954 41 20 02fax: 954 22 24 70publications: oceballos@ciee.orgwww.ciee.org/masmenoswww.ciee.org1.800.40.STUDYstudyinfo@ciee.org


Los sitios web de relaciones sociales como Facebook ya no se ven como un engaño donde pierden eltiempo las personas indecisas. Hoy día, estos lugares de encuentro virtuales se han transformado en unaeficiente herramienta intergeneracional que se utiliza para dirigir los negocios, mantener las relaciones,organizar la vida social y comunicarse con familiares y amigos tanto lejanos como cercanos.)La mejor herramienta en la web.texto de Vanessa Pinna / traducción de María SuárezSon cerca de las 11 en una fría noche de miércolesen Sevilla, y las aceras de la calle Betis comienzana llenarse de jóvenes con el pelo cogido en unacola de caballo lateral, luciendo mallas de coloresfosforescentes y vaqueros gastados. Los gritos de“¡Bonitos calentadores!” y “¡Fabuloso peinado!” puedenoírse a medida que la multitud se concentra fuerade la discoteca Boss. Enseñando con rapidez un brillantefolleto en el que pone “Fiesta de los ochenta”,los imitadores de Madonna y los dobles de MichaelJackson entran en la discoteca de forma gratuita.Hace sólo tres años, las coloridas fiestas de losochenta, las juergas playeras y los encuentros paraligar basados en los colores del semáforo (verde:disponibilidad; rojo: estoy con alguien; amarillo:estoy con alguien pero puedo conocer a otros) nosolían celebrarse en la orilla oeste del Guadalquivir.Por entonces, los estudiantes españoles y losamericanos que estaban en Sevilla tenían menosopciones para salir e incluso menos medios paradescubrir nuevas formas de diversión. Aún no habíanacido el imperio de la vida nocturna de CristóbalTorres Torres (sí, sus dos apellidos son iguales).Sentado tras un pequeño escritorio en la oficinade la discoteca Boss, Torres, Toba para los amigos,termina un trabajo importante para la próxima semana.Este dinámico chico de 26 años hace una listade invitados de 500 personas, cuelga publicidad enInternet, supervisa la carta de bebidas especiales, einforma a los clientes VIP de los próximos eventos.Toba, como muchos empresarios de hoy, usaFacebook, la conocida web de relaciones socialesque ocupa el quinto puesto entre las páginas másvisitadas en Internet. Al tener la posibilidad de creareventos, unirse a grupos, subir fotos y contactar con04 / más+menosantiguos y nuevos colegas, Facebook se está convirtiendoen algo más que una herramienta socialadictiva: ha supuesto una revolución en el modo enque la gente se comunica, trabaja y mantiene lasrelaciones.“Yo trabajo con Facebook la mayor parte deltiempo”, nos explica Toba, que se considera unpromotor de eventos internacionales.El joven empresarioorganiza fiestas por Sevilla paraestudiantes americanos y tambiénpara españoles. Junto conla planificación básica de lasfiestas, Toba utiliza Facebookcon fines promocionales: “Losservicios de grupos y eventosson los más útiles, ya que mepermiten invitar a la gente a lasfiestas, añadir fotos y dar todoslos detalles importantes”.Aunque Toba ahora cuentaen Facebook con 1.683 amigos,Cristobal Torres Torres (Toba) en Boss, su lugar habitual de trabajo.1.703 fotos y una media de cuatro mensajes nuevosen el “wall” (muro) cada día, hubo un tiempo en elque el sevillano gestionaba los negocios y amistadescon bolígrafo y papel. “Cada vez que conocía aalguien tenía que apuntar el nombre. ¡Llegó un puntoen el que me sabía de memoria más de trescientosnombres!”, recuerda Toba. Despuésde que sus amigos americanosle animaran mucho,Toba decidió crearse una cuentaen Facebook en 2006. “Porentonces se necesitaba unadirección de correo electrónicode alguna universidad paradarse de alta en Facebook,pero yo no estaba estudiando.Un amigo que tenía doscuentas distintas me creó unapágina”, cuenta Toba riendo.“A mis amigos les encantabapoder verme. Era mucho máspersonal que el email”.Ahora, en 2008, Toba continúa usando Facebookpara contactar con los amigos, pero lo usa muchomás para promocionar sus famosas fiestas. “Megusta ir a las fiestas de Toba porque sé que todosmis amigos estarán allí y siempre lo pasamos muybien”, nos explica Grace Peterson, una estudiantedel programa de Artes Liberales de CIEE. “Megustan las fiestas temáticas porque me recuerdan ami país”, añade Grace. La vibrante personalidad deToba, el uso inteligente de las tecnologías y su habilidadpara saber lo que quiere la gente joven son losingredientes de una buena receta para el éxito. “Soyun hombre de negocios”, afirma. “Las relaciones loson todo”.TOBA CUENTA ENFACEBOOK CON1.683 AMIGOS,1.703 FOTOS YUNOS CUATROMENSAJESNUEVOS EN ELWALL CADA DÍA.Además de hacer nuevos amigos, una granparte de los usuarios de Facebookestán interesados tambiénen localizar amigos con quienesperdieron el contacto. “Graciasa Facebook he podido contactarcon algunos de mis amigosfranceses, americanos e italianos,con los que de otro modo hubieseperdido el contacto”, observaMaría Montes de Oca, coordinadoradel servicio al estudianteen el centro de estudios CIEE deSevilla. Recientemente llegada deun trabajo similar en Granada, fuepor las muchas peticiones de losestudiantes que María, de 28 años, se dio de alta enFacebook para pronto “engancharse”. “Lo que másme gusta de Facebook es el servicio de fotos. Merelaja ver las de mis amigos y añadir las mías”.María, como Toba, también usa Facebookpara su trabajo. “La opción de eventos me permiteanunciar las diversas actividades y excursiones queofrece CIEE. El personal se ha dado cuenta de quelos estudiantes pasan mucho tiempo en este sitioweb, por lo que sería un buen modo de ponerse encontacto con ellos”, nos explica María. De acuerdocon las estadísticas recientes, María y el personalde CIEE han hecho bien en elegir Facebook comomedio de comunicación con los estudiantes.En un estudio de 2008 titulado “Student Useof Communication Technologies during a StudyAbroad Experience” [El uso de las tecnologías de lacomunicación durante una experiencia de estudiosen el extranjero], el investigador Antonio F. Jiménezdescubrió que el 100 por cien de los estudiantesencuestados usaba Facebook para hablar con losamigos que estaban en su país, y un 88 por cientopara contactar con los amigos americanos enEspaña. Jiménez descubrió además que un 36 porciento de los estudiantes se conectaban a Facebookentre 1 y 3 horas semanales, y un 15,3 por cientoafirmaba usar la web 7 o más horas a la semana.Con estadísticas así, en 2008, podemos imaginar elimpacto de esta nueva tecnología en las experienciasde futuros estudiantes en el extranjero.


“En general, creo que la cantidad de tiempoque pasan los estudiantes en Facebook es normal”,observa María. “Ha cambiado la forma de estudio delos estudiantes en el extranjero. Están mucho másconectados con el resto del mundo que antes”.Mientras que el grupo de edad de 18 a 24 añosrepresenta el porcentaje más alto de usuarios fielesa Facebook, el grupo de María, de 26 a 34 años,es el segundo mayor y el que crece más rápido, deacuerdo con la página de estadísticas . “Tengo muchos amigos de 35 años e inclusomayores”, afirma María. “Creo que poco a pocoFacebook se va haciendo más popular entre losadultos”.María, que tiene aproximadamente 150 amigosen Facebook, está segura de tener una verdaderaamistad con la mayoría de ellos, y usa las manospara demostrarlo. Insiste en que “¡Hay muy pocos alos que no conozco realmente!”. María dedica unos45 minutos al día a la página. “Normalmente entroen mi Facebook dos veces al día; una vez por lamañana y otra por la noche”.En contraste con estas dos modestas visitas aldía, Diana Doman, estudiante de Artes Liberales enCIEE, afirma que entra una media de cinco veces aldía. Diana, como hacían y hacen muchos estudiantesen el extranjero, trata de mantener una relación alarga distancia.Mientras está recostada en un sofá en sutetería favorita, Diana toma con pajita un batido dechocolate y mantequilla de cacahuete y rememoraviejos tiempos con su novio Kyle, con el llevasaliendo bastante tiempo y que, como ella, va a laUniversidad de Penn State. “Rompimos en verano,pero empezamos a hablar mucho cuando nos dimoscuenta de que me marcharía a España pronto.Cuando probamos el videochat por primera vezantes de irme, descubrimos que era posible estarjuntos cuando me marchara”, nos explica Diana.Junto con el videochat, el uso de Facebook haayudado a Diana y Kyle, ambos de veinte años, asuperar algunas de las dificultades de estar separados.“Facebook ha ayudado a Kyle especialmenteporque puede ver fotos de los lugares que visito yponer cara a la gente de la que le hablo”, señala Diana.Cuando vuelva a Penn State en primavera, Dianay Kyle estarán en el mismo campus por primera vez.El año pasado, mientras Diana estudiaba en PennState, Kyle iba a la universidad de Drexel, a cuatrohoras en coche. “Los dos estamos en lugares nuevosy no conocemos a los nuevos amigos del otro.Las fotos en Facebook también me han permitido amí ver a las personas de las que habla Kyle. Todo esmucho más personal”, comenta Diana.Estar conectados vía Facebook sin lugar adudas ha ayudado a muchas parejas a mantenersu relación aun estando lejos el uno del otro. Sinembargo, la oportunidad de ver fotos, controlar losmensajes del “wall” y ver lo que los otros han enviadopuede también ser negativo a veces. “Nos duelever fotos del otro tonteando con otras personas,especialmente cuando no las conocemos”, apuntaDiana. “A veces resulta molesto ver los mensajesdel “wall” y comentarios sobre las fotos por parte dechicas que no conozco, pero en general creo que eluso de Facebook ha sido algo positivo para Kyle ypara mí”.En la actualidad Diana comparte piso en Trianacon Concepción Martínez Acosta, de 72 años.Concepción, también conocida como Concha, yahabía alojado en su casa a otros cuatro estudiantesamericanos. “Lori fue la primera estudiante quevivió en casa de Concha en 1992. Lo pasó muy maldurante su estancia en España porque solo podíacomunicarse con su familia en Michigan usando elteléfono de la casa”, nos explica Diana. “Creo quesería muy duro si no hubiese móviles, email, Skype oFacebook. Hablo con Kyle mil veces al día; hace queno sienta nostalgia”, comenta mientras ve si tienealgo en el móvil.Además de utilizarlo los americanos que vivenen España, Facebook es conocido también entre losespañoles. Sin embargo, a diferencia de Toba y María,a muchos españoles les está gustando más elcompetidor de Facebook, Tuenti. Creado en Madridhace solo dos años por un joven de 24 años, ZarynDentzel, de California, “Tuenti es ahora la páginade este tipo líder en el país”, constata José IsaacMercader, escritor de El País.A primera vista, Tuenti es bastante parecido aFacebook. Tiene un diseño simple que utiliza unagama bicolor blanco y celeste, con una página distintapara el perfil de cada usuario, y con notificacionescuando se reciben nuevos comentarios o se añadennuevos amigos. Ambos sitios constan de un espaciopúblico para las páginas de los perfiles, junto con laposibilidad de enviar mensajes privados, subir fotosy proporcionar información personal, por ejemplo,música, películas, libros y series de televisiónfavoritas. Sin embargo, Tuenti se publica totalmenteen español, motivo fundamental de su éxito en estepaís. “Los españoles dan mucha importancia a quelas páginas web estén en su propia lengua”, observaVíctor Pimentel, editor de un blog sobre nuevastecnologías. “Como usuario, no solamente eliges unapágina pensando en ti sino en todos tus amigos, y elvínculo suele ser el idioma”, añade.En líneas generales, los usuarios de Tuentisuelen ser más jóvenes que los de Facebook. NuriaMartínez González y Candela Fernández Quiroga,ambas de 12 años, y Marta Garrigós López, de 11,afirman estar “totalmente enganchadas” a Tuenti. Sibien los estudiantes universitarios españoles fueronlos primeros en tomar parte en el fenómeno nacional,la tendencia llegó rápidamente a los más jóvenes.“Tienes que recibir una invitación para poderunirte al grupo”, explica Candela, “pero mi hermanamayor me invitó y luego yo invité a todos mis amigos”.Mientras que algunos usuarios se muestranen desacuerdo con la estricta política de privacidadde Tuenti, otros creen que así se protege a los milesde usuarios adolescentes. “Es una medida hábil queasegura que los perfiles de los usuarios no se haganpúblicos”, asegura David Corral, escritor de El País.Con independencia de la edad, la posibilidad dever y subir fotos continúa siendo la opción favoritatanto en el caso de Facebook como en Tuenti. Aligual que María Montes de Oca, Candela dice quelo que más le gusta de Tuenti es poder subir fotos ycomentar las de sus amigos. “Siempre dicen ‘¡Estásmuy guapa!’ o ‘¡Bonita foto, oye!’”, exclama Nani, lamadre de Candela. “Supongo que no lo pillo”, diceponiendo los ojos en blanco.“Las relaciones lo son todo”“Facebook debe de ser de lo que más se habla, lapágina web que más se malinterpreta ahora mismo”,afirma Judi Sohn, escritora de The Web WorkerDaily, un página de relaciones. Aunque muchaspersonas critican Facebook y Tuenti, la verdad esque estas páginas nos ofrecen un espejo digital querefleja la personalidad de nuestra sociedad. Cadavez que entramos, nos empapamos de noticiasque nos informan de quiénes rompieron, quién tuvoun fin de semana genial, quién tiene un examen, oquién desea simplemente que todo le fuese de formadistinta. Tenemos entonces la opción de ayudara aquél que lo necesita, reír con quién está alegre,e ignorar a aquéllos que no nos gustan. Aunque loscríticos afirman que estos sitios web hacen que lasociedad sea más distante, Zaryn Dentzel, creadorde Tuenti, explica que estas páginas “existen paramejorar las relaciones que ya tenemos, no parareemplazarlas”. Estas relaciones básicas, nuestrasrelaciones normales, dan significado al grupo al quenos unimos, a las fotos que vemos, los comentariosque mandamos y los eventos a los que vamos.Como Toba y muchos otros dijeron antes, “En estavida, las relaciones lo son todo”.[Nota de la autora: Al poco tiempo de terminareste artículo, mi madre abrió una cuenta en Facebook.Se llama Nancy Pinna, y le encantaría ser tu amiga].10 cosas que no sabíassobre facebook• El sitio ha ganado premios, por ejemplo, la entradaen el “Top 100 Classic Websites” de PC Magazine.• Facebook es el sitio web líder de relaciones socialespor el número mensual de visitantes exclusivos,superando a MySpace en abril de 2008.• Facebook se abrió en septiembre del 2006 paratodo aquel que tenga una dirección de correoelectrónico.• Facebook estaba limitado inicialmente solo aestudiantes de Harvard, y más tarde se extendió alas otras universidades de la Liga Ivy.• Actualmente la web cuenta con más de 120 mil-lones de usuarios de todo el mundo.• La antigua dirección de Facebook erawww.thefacebook.com.• En octubre de 2008, Facebook anunció el esta-blecimiento de su sede internacional en Dublín,Irlanda.• Facebook no permite el registro de usuarios meno-res de 13 años.• Microsoft anunció en octubre de 2007 la comprade un 1,6 % de las acciones de Facebook por 246millones de dólares.• Los empleados de Facebook pueden acceder alperfil de todos los usuarios. También pueden verlos perfiles que ha visitado un usuariomás+menos / 05


texto de Marissa Mastrangeli / traducción de María Dolores GarcíaDonde no van los taxis.El Instituto de Secundaria Ramón Carande se encuentra en la frontera entre el barrio marginalde Las Tres Mil Viviendas y el resto de Sevilla. Para José Luis, es más que una simple barrerafísica entre su mundo y el resto de la ciudad. Es su pasaporte para una vida mejor.Puedes verle un sábado por la noche comiendopipas junto al río Guadalquivir. Como cualquierotro adolescente español, se pasea por la calleBetis con sus colegas. Lleva la camiseta verdiblanca,con el escudo. Echa el brazo por encima delhombro de su amigo e insiste en que el Betis esel mejor equipo del mundo. Lo dice con el mismoentusiasmo que si fuera la primera vez, aunque yavan mil veces.Esta noche, cuando los bares y discotecas cierren,la mayoría de la gente cogerá un taxi a casa.Por desgracia, José Luis Rivera Romero no tieneesa opción. Notiene nada que vercon el dinero. No esdifícil encontrar sucasa. La razón: lostaxistas se niegan aentrar en su barrio.Es peligroso. “Lointenté una vez,pero el taxista noquiso”, nos cuenta.José Luis vive en el Polígono Sur, tambiénconocido como Las Tres Mil Viviendas, al sudestede Sevilla. Su barrio está delimitado por la SE-30,la línea de ferrocarril, el río Guadaira y el polígonoindustrial Hytasa. Un lugar donde hace cuatro mesesdos turistas alemanes se adentraron por errore intentaron hacer unas fotos a unos niños jugandoen la calle. Minutos después, los familiares de losniños robaron y patearon a los turistas porque noquerían servir de espectáculo. Dos meses después,unos traficantes de armas fueron arrestadospor la posesión de 28 pistolas, tres revólveres, dosescopetas, más de 2.000 cartuchos y una plantade marihuana de dos metros de altura. “No tengomiedo. Me he criado aquí”, dice.“MUCHOS PADRES YALUMNOS NO SEDAN CUENTA DE LAOPORTUNIDAD QUE ELCENTRO LES BRINDA...”José Luis Rivera proudly shows his team’s emblem.José Luis vive en Marrones, una zona de LasTres Mil especialmente conocida por el flamenco ylas drogas. Aun así, él tienen motivos para entenderla mala reputación de su barrio: “Una vez vi aun tío dando tiros con una pistola. Aparte de eso,siempre hay un montón de ruido. Por la noche lasmotos y los coches no me dejan dormir. No quieroquedarme aquí”.Los padres de José Luis tienen dinero suficientepara ir tirando, pero mudarse es algo queni siquiera se plantean. Su madre, Rosalía, trabajacomo empleada de hogar en los Bermejales, SuEminencia y otrosbarrios de Sevilla.Su padre, Francisco,trabaja de vigilantede seguridad en unapequeña localidad alas afueras de Sevilla.Durante el veranoJosé Luis trabaja enel bar de su hermanaRosa, la Bodeguita las Cuñas, cuatro horas al día.Pero él sólo tiene 17 años y casi no gana paramantenerse a sí mismo.Dentro de su pequeño abanico de posibilidades,José Luis tiene esperanza. Cuando dice: “Noquiero quedarme aquí”, lo dice en serio, y ya estátrabajando para conseguirlo. Algo que la mayoríade adolescentes hacen obligados, es para él subillete a una vida mejor: ir a la escuela.José Luis asiste al instituto Ramón Carande,en el número 4 de la calle Alfonso Lasso de laVega. Anchos pasillos con modesta iluminacióny paredes naranjas decoradas con carteles sobreel respeto y el valor de la educación. Para JoséLuis, desde 1º de ESO, éste centro es su escenariocotidiano.Un día cualquiera en el instituto: son las 11:58de la mañana y el recreo está a punto de acabar.Un grupo de chicas está sentado en la escalerajugando a las cartas. Unos cuantos chicos bloqueanla parte de arriba de las escaleras mientrasse ríen y bromean entre ellos. Suena el timbre y losprofesores vigilan los caóticos pasillos mientras losalumnos se acaban los bocadillos y van a clase.Un chico joven empuja a su compañero. Éste ledevuelve el empujón y continúa caminando. Unalumno se acerca a la conserjería y pide las llavesdel baño (una medida preventiva para asegurarsede que los alumnos no fumen allí).A los padres que reconocen las ventajas de estudiaren Ramón Carande no les importa tomarsealgunas molestias para mandar a sus hijos allí. Noes el centro que más les conviene, pues está a 300metros de Las Tres Mil. Sin embargo, ahora mismola mayoría de las escuelas de esa zona tienenmás problemas de disciplina. Como resultado, sepone más empeño en el comportamiento que enla formación. “En los ocho meses que llevo aquí,sólo he visto una pelea”, dice sonriente Mª CarmenJosé Luis working on an electrical model.Valverde Chaves, mientras le entrega la llave delbaño al alumno. El 60% de los 632 estudiantes delRamón Carande viene de Las Tres Mil.“Yo vivo en La Oliva”, dice un chico que noquiere revelar su nombre. “Hay muchos problemas,pero mis padres no pueden permitirse mudarse”.Razonable. Dos preguntas lógicas vienen acontinuación: “¿Quieres ir a la universidad? ¿Tegusta estudiar?” La expresión de su cara revela loabsurdo de esas ideas.“Obviamente, hay muchos padres y alumnosque no se dan cuenta de la oportunidad que elcentro les brinda”, dice Zoraida de la Osa Castro,jefa de estudios del centro. “Hace diez o quinceaños, los alumnos venían aquí porque querían.Ahora es obligatorio”.El Instituto Ramón Carande funciona según laLey Orgánica de Ordenación General del SistemaEducativo de España (LOGSE) desde 1990. Losestudiantes deben asistir al instituto hasta los 16años. Si no aparecen por el centro, se les llama porteléfono. Si todavía hay problemas de asistencia,intervienen los servicios sociales. Según EncarnaciónQuiroga, la orientadora del centro, es “una leydemagógica que ha sido creada sin consultar conel profesorado”. Después de terminar la ESO, sóloun 30% de los alumnos del Ramón Carande irá ala universidad.06 / más+menos


La elección de ir a clase ha pasado de serinterna a ser externa. Afecta a todos. “A algunosestudiantes les gusta estudiar, pero a otros no.Aquéllos a los queno les gusta hacentambién que se retraseel resto de compañeros.Todos los centrostienen este problema,sólo que aquí se da aun mayor nivel”, dice Encarnación.“Los alumnos ya no quieren estudiar o ir a clase.No se compran los libros. ¿Qué podemos hacer?”,Miguel Muñoz Fuentes continúa limpiando el mostrador.Después de 28 años como dueño de la cafeteríadel instituto, ha vivido la transición del centroen primera persona. “La sociedad ha cambiado”.La cafetería ofrece desde chocolate calientehasta bocadillos. Hace unos diecisiete años el menúno era tan limitado. Incluía tabaco, vino y cerveza.Entonces sólo los profesores pedían esas cosas. No“ÉSTE ES ELMEJOR INSTITUTOAL QUE PUEDO IR...”hace falta decir que con ese mismo menú hoy endía Miguel no haría su mejor venta con los profesores.Pasa una y otra vez la bayeta sobre la mismamancha del mostrador.“Muchos estudiantestienen problemas familiares.Algunos alumnosviven con sus abuelos.Otros tienen padres quepasan de todo”.Zoraida analiza bien la situación: “Los estudiantespasan seis horas al día con nosotros, ydieciocho en casa. La mayoría de los valores yformación de los alumnos va a venir de sus casas”.Los profesores solos no pueden hacer tanto.“Tenemos muchos programas especialespara que los estudiantes puedan aprender de lamejor forma”, explica Encarnación. El Programade Cualificación Profesional Inicial (PCPI) es unejemplo de programa implantado para estudiantesde quince años en adelante. Les permite aprendera un nivel básico. Programas como el PCPI estánpensados para los alumnos que quieren estudiar,aunque aprendan a un ritmo más lento que el desus compañeros.Sin embargo, depende del estudiante aprovecharlas ventajas de estos programas. Para JoséLuis, no existe la opción de no ir a clase. Se levantacada día a las ocho de la mañana para estarallí de ocho y media a tres. “Quiero terminar parapoder encontrar un trabajo. Me gustaría trabajar enel campo de la informática o entrar en el ejército.Éste es el mejor instituto al que puedo ir paraconseguirlo. Aquí no tenemos problemas de armasni drogas”. Entorna los ojos y continúa: “Pero mepusieron un parte por comerme un bocadillo enclase. ¡Tenía hambre!”No sería sorprenderte descubrir que mientrasJosé Luis era recriminado por comer en clase, aalgún vecino de su calle lo detenían por robar.Resultados medios de estudiantes de 15 años (PISA)‘A’ DE Andalucía.De acuerdo con el Programa Internacional parala Evaluación de Estudiantes (PISA), la mediade resultados de España está por debajo de losde la OCDE (Organización para la Cooperacióny el Desarrollo Económico, que abarca a treintapaíses). En comparación con España, la media deAndalucía está significativamente por debajo.En Andalucía, 4.211 euros anuales se destinana cada estudiante no universitario en un colegiopúblico. Ésta es la cifra más baja de España, cuyamedia nacional alcanza los 5.229 euros al año.En un intento de conciliar estas diferencias,en 2008 se destinarán 5.761,5 millones de eurosa la educación en Andalucía. Esto significa unincremento del 10,68% respecto a 2007. La “Leyde Educación de Andalucía 2007” afirma que 1.175millones de euros se añadirán a la cifra actual entre2008 y 2012, lo que supondrá un incremento del36%. También se está contemplando una ampliaciónde la plantilla de profesores para reducir laratio profesor-alumno.Sin embargo, los miembros de ANPE (AsociaciónNacional de Profesores Españoles) creenque el dinero está siendo destinado a gastos queen realidad no afectan a los centros. “El dinero segasta en cosas relacionadas, pero no en la educaciónen sí misma”.Puntos510500490480470460450440430420410MatemáticasAndalucíaEspañaOCDEComprensiónLectoraCienciasBreak time at the Ramón Carande High Schoolmás+menos / 07


Lo que aprendí aquel primer día en San Francisco...texto de Emmalie Moseley / traducción de Álvaro PeinadoSiempre había oído decir que “No importa lo quesabes, sino a quién conoces”, pero nunca me locreí de verdad. Al menos hasta ahora.Acababa de graduarme. Estaba preparada paraentrar en el mundo real. Había infinitas oportunidadesy caminos que podía tomar. Preparé mis cosasy me dirigí hacia el oeste, pensando que empezaríami nueva vida en San Francisco, California. Me imaginabaque con mi título de Biología y Neurocienciade una prestigiosa universidad de Artes Liberalesde Nueva Inglaterra sería capazde encontrar un trabajo en pocotiempo. El campo de la biotecnologíacomenzó justo al sur de SanFrancisco y sentí que debía serallí donde tenía que ir. Todo iba afuncionar; estaba segura.Llegué al aeropuerto de SanFrancisco y me reuní con misamigas Elise y Rachel, que seríanmis nuevas compañeras de piso.Mientras que Rachel era de California,Elise y yo no éramos dela zona. Elise era de las afuerasde Nueva York y yo había pasadola mayor parte de mi vida enMichigan. Nosotras tres éramosamigas desde la universidad ytenía muchas ganas de irme avivir con ellas, ya que comenzabami vida de licenciada. Aunque yollegué a mediados de agosto, misdos compañeras habían pasadotodo el verano allí. Elise y Rachelhabían encontrado la casa enla que íbamos a vivir juntas y sehabían mudado aproximadamenteun mes antes de mi llegada. Lacasa estaba en el distrito de Bayview, situado en laparte sureste de la ciudad.Salimos del aeropuerto en taxi y nos dirigimosal norte hacia San Francisco. La autovía era muchomás grande que todas las que había visto; habíacinco carriles en cada dirección. Tenía mucha másluz que la zona rural en la que había crecido. Habíaluces por todas partes y la luna se reflejaba en labahía. Dejamos la autovía, pasando por muros cubiertosde grafiti y basura amontonada en el sueloentre un par de plantas que parecían desesperadaspor vivir. Había dos hombres bajo una farola inmersosen una conversación o intercambiando algunacosa. Conforme los íbamos dejando atrás, se nosquedaron mirando, haciendo que me sintiera unpoco incómoda. Llegamos a la casa alrededor demedianoche. Mientras el taxi nos dejaba en unafila de casas, me quedé sorprendida. Nunca habíavisto un barrio con esa fisonomía. En Michigan lascasas estaban separadas, con amplios jardinesalrededor. Aquí en San Francisco todo era decemento. Las casas estaban todas adosadas y mepreguntaba si tendríamos patio trasero. Salimos deltaxi y entramos en nuestro nuevo hogar.Subí las escaleras de madera y llegué al pasillo.Mi cuarto era el más grande de los tres, conuna gran ventana que daba a la calle. Finalmenteestaba en casa. Cansada, dejé caer la maleta en“¿Qué ha sidoeso?” mepregunté envoz alta.Un par deminutosdespués oísirenas y vilas lucesparpadeantesde un cochede policíaque pasabaa granvelocidadpor delantede miventana.mi cuarto vacío. Al golpe de lamaleta en el suelo le siguió ungran ruido.“¿Qué ha sido eso?” mepregunté en voz alta. Un par deminutos después oí sirenas y vilas luces parpadeantes de uncoche de policía que pasaba agran velocidad por delante demi ventana. En el otro cuartooí a Rachel que empezaba adejarse llevar por el pánico.“¡Otra vez no! ¡No puedovivir así! ¡No puedo vivir aquí!”dijo entre lágrimas. Y ocultó sucara entre las manos.“¿A que te refieres con,‘Otra vez no’?” le pregunté,aún sin saber lo que acababade suceder. “Era eso…” dudé,“¿un disparo?” Empezaba acreer que acababa de respondera mi propia pregunta.Elise entró al cuarto: “Yono quería decírtelo hasta porla mañana, Melanie, pero elbarrio no es tan seguro comocreía.” Se paró, respiró hondoy lo reconoció: “Ha habido tres tiroteos en nuestrobloque en las dos últimas semanas.”“¡¿Qué?!” exclamé, “me dijiste que esta erauna zona relativamente segura….”Comenzamos a hablar de la situación delbarrio, nuestra propietaria y nuestras posiblesopciones. Me quedó claro que a Elise le habíanadvertido de que mudarse al distrito de Bayviewpodría ser un poco peligroso para tres chicas blancas.Nos explicó que nuestra propietaria, Margaret,era china y no hablaba mucho inglés. Al parecerla realidad del barrio había quedado oculta por losproblemas lingüísticos de comunicación. Rachelse había dado cuenta luego de que la reputacióndel vecindario era bastante peligrosa. Resultabaque la parada de autobús más cercana era dondese encontraban a menudo tres bandas y con frecuenciahabía disparos. Parecía que nuestra única(ficción)opción válida era romper el contrato y encontrarun nuevo lugar. Se estaba haciendo tarde, así quetodas nos metimos en una misma cama, intentandotranquilizarnos con nuestra propia presenciay pensando que las cosas saldrían bien. Mientrasintentaba dormirme mi mente no paraba de pensar.Empecé a preguntarme cómo habían decidido misdos compañeras que este barrio era donde íbamosa vivir. Conforme le daba vueltas, me empecé aenfadar ya que no había tenido oportunidad deopinar sobre la elección de nuestra casa en unprimer momento. En caso de haber sido yo la quehubiera tomado la decisión, seguro que me habríainformado del barrio antes de decidir alquilar lacasa. Después de pensar un buen rato, mi mentesucumbió al cansancio y lentamente me quedédormida.Por la mañana mi asustada compañera de pisotenía una noticia: se iba.“¿Quieres decir que regresas a casa con tufamilia?”“Lo siento, Mel, es que no puedo vivir así. Noquiero llamar a esto mi casa, con todo lo que estápasando, esta violencia. No puedo, simplementeno puedo,” Rachel me decía con lágrimas en losojos. Me sentí abandonada; me había mudado aCalifornia sabiendo que iba a vivir con mi mejoramiga y ahora ella me dejaba. No sólo me abandonabasino que estaba escapando de la situación,dejando que las dos que no éramos de allí nosvaliésemos por nosotras mismas. Apenas podíacreer todo lo que había ocurrido desde mi llegada.Había venido pensando que iba a mudarme a unacasa genial en un sitio ideal con mis dos amigas,y en solo un día todo lo que creía ser cierto resultóser falso. Rachel continuó: “Mi madre viene a recogermedentro de una hora y volveremos este fin desemana con el camión de la mudanza para recogertodas mis cosas.”Una hora más tarde ya se había ido.* * *última hora de la tarde Elise y yo tuvimos unaA reunión con Margaret para ver cómo anularnuestro contrato. Ya que no hablaba mucho inglés,nos pareció bien que trajese a alguien para quela ayudase a traducir, y así evitar algún problemaadicional. Se trajo a su novio, que tenía unos veinteaños menos que ella. La estatura de éste dominabasobre la pequeña Margaret. Parecía que él laintimidaba. Era prepotente con ella y parecía quecontrolaba la relación. Demostró ser una personaviolenta y me sentí mal por Margaret. Ella era unabuena persona y no merecía estar en una situacióntan desfavorable con un hombre así. Elisa habíapreparado los documentos que necesitaríamos08 / más+menos


para dejar la casa legalmente; la violencia entre lasbandas era uno de los motivos legales que teníamospara romper el contrato sin ser sancionadas.Tan pronto como comenzó nuestra conversación,el novio de Margaret se volvió hostil; la situaciónfue de mal en peor. Margaret intentó calmarle, perofue inútil. Estaba muy cabreado; mientras Elise y yoexponíamos nuestra situación, la cara le temblabade ira y explotaba de vez en cuandosoltando duros comentarios.Intenté manteneruna apariencia fuerte,pero por dentro estabamuy asustada.“¡Si os marcháis,os demandaremos! Osamargaré la vida, ya loveréis! Yo, yo...” gritaba,señalando a Elise conel dedo índice a solo unpar de centímetros de sucara. Sus ojos parecíansalirse de las órbitas ytenía la cara encendidade rabia.“¡Vete!” respondióella gritando mientras selevantaba de la mesa.“¡Vete ahora mismo!¡Fuera! ¡Esta es todavíami casa y he dicho que tevayas!”Yo nunca había vistoa Elise reaccionar de estamanera; normalmente erala que traía calma y sensateza la situación. Me levanté de un salto paraintentar ayudar. Al darse cuenta del problema legaly el daño físico que él podía causarnos, Margaretse puso de nuestro lado y me ayudó a empujarlehacia la puerta. Fuimos capaces de hacerle bajarlas escaleras hasta la puerta principal dondecontinuó gritándole a Elise. Estaba despotricando ydiciendo palabrotas, pero de algún modo fui capazde mantener mi compostura y llevarle hacia lapuerta. Al final, cuando estaba fuera, logré cerrarlay echar la llave.“¡Vale, me has cerrado la puerta!” él me amenazó.“¡Yo de ti tendría cuidado!”Margaret se fue poco después; Elise y yo nossentíamos aterrorizadas. Allí estábamos las dos,con un hombre lleno de ira acechando, amenazándonospara que abandonásemos nuestra casa.Nos dimos cuenta de que él también tenía lasllaves, un pensamiento que nos intimidaba mucho.Eché un vistazo por mi ventana y vi que estabasentado en su coche, delante de nuestra casa. Elsol se reflejaba en algo que había en el salpicadero,pero antes de que pudiera ver realmente loque era, lo quitó de la vista rápidamente. Me temílo peor: “¿era una pistola?” Llorando, Elise llamó auna amiga del colegio que vivía a diez minutos, enel pueblo vecino.“Andrea”, dijo llorando, “¿puedo pedirte ungrandísimo favor?” Elise le explicó la situación.Mientras ella estaba al teléfono empecé a darmecuenta de que no importaba que tuviera un títulouniversitario. Aquí estaba con mis conocimientosde biología, química y psicología, y nada de esome iba a servir de ayuda. Los informes del laboratorio,los trabajos de veinte páginas y las horas delecturas eran en vano. Mi formación no era lo queme iba a salvar de esta situación; lo que me iba asalvar era el hecho de tener amigos.“Estaré ahí en diez minutos,” respondió Andrea.“Dios mío, muchísimas gracias, Andi.”* * *Diez minutos. Eso es todo lo que teníamospara coger lo que necesitásemos. No teníamos niidea de cuándo íbamos a volver a nuestra casa.No había manera de saber si estábamos en peligroinminente. Yo no quería dejar nada de valor en lacasa, en caso de que Margaret o su novio decidieranvolver con las llaves. Como resultaría demasiadodifícil manejar mi enorme maleta, rebusquéentre mis pertenencias, cogiendo las cosas que noquería dejar atrás: mi portátil, ropa para un par dedías, papeles importantes, la guitarra que mi madreme había regalado antes de irme a la universidad….No sabía qué más llevarme. Me acababade mudar con expectativas de un futuro seguro,y ahora me marchaba aterrada por lo que pudierasuceder. No tenía ni idea de quién era Andrea, yaun así me dirigía a su casa como una fugitiva.Tal como dijo Andrea, llegó en diez minutosa nuestra casa con su padre. Echamos nuestrascosas dentro del coche y nos largamos, mientrasme daba cuenta de las cosas que me dejaba atrás:el líquido de las lentillas, el cepillo de dientes,pijamas…Mis pensamientos volvieron a mis tiemposuniversitarios cuando trabajaba de telefonistaen una residencia de acogida para mujeres. Mitrabajo era calmarlas y enseñarles a hacer lasmaletas cuando tuvieran que huir. Una y otra vezhabía repetido la lista de artículos básicos quenecesitarían cuando abandonasen a sus violentoscompañeros. Nunca me había dado cuenta delo difícil que es recoger tus cosas cuando estásaterrada. El tiempo pasa tanrápido. Diez minutos. Esoes todo lo que teníamospara escapar de nuestrasituación. Fuimos bastanteafortunadas de no pasarpor algo ni remotamentesimilar a lo que muchasde las mujeres con lasque yo había habladopasan. Diez minutos. Enalgunas situaciones diezminutos pueden marcarla diferencia entre la vidafoto: Emmalie Moseleyy la muerte. Me estremecícon sólo pensarlo.Llegamos a la casade Andrea y Elise suspirócon alivio. En esemomento todo lo quehabía sucedido durantelas veinticuatro horasanteriores se me vinoencima y comencé allorar. Andrea me dio unpaquete de pañuelosjunto con un abrazo. Elisecomenzó a explicar con detalle los hechos quehabían ocurrido hacía nada. La madre de Andreacalentó la cena que había sobrado y se sentó connosotras. Su presencia maternal era reconfortantey comencé a sentir que lo peor ya había pasado.Estábamos a salvo.San Francisco, CA:San Francisco es uno de los destinos turísticosmás frecuentados de California. Conocido porsu encanto y belleza, se encuentra en la cima deuna península, bañada por el océano Pacífico a laizquierda y la bahía de San Francisco a la derecha.En San Francisco se da una cultura efervescente,tan diversa como divertida. Algunos destinosfamosos son el Puente del Golden Gate, Haight-Ashbury (la cuna del movimiento hippie en los añossetenta), Alcatraz y Ghirardelli Square.Como cualquier otra ciudad, San Franciscotiene lugares no tan turísticos. El Tenderloin, Bayviewy Hunter’s Point son conocidos por ser barriospeligrosos. Esta historia tiene lugar en Bayview.• Población de San Francisco: 776.733 habi-tantes (Censo Estadounidense 2000)• Población del Área de la Bahía: alrededor de 7,1millones de habitantes• Índice de criminalidad en 2006: 43525• Número de homicidios en 2007: 98 (sfgate.com)más+menos / 09


Aunque en el mundo hay 121 democracias, España tuvo que esperar hasta la muerte deFranco en 1975 para contarse entre ellas. El país sigue trabajando para mejorar su sistemapolítico y así poder representar mejor a la gente, pero todavía hay muchos que permanecenescépticos respecto a si España es o no realmente democrática.+Los ciudadanos y la política: ¿Cómo dedemocrática es la democracia española?texto de Tess Kukovich / traducción de Yesenia FríasTodas las mañanas cientos de personas en Sevillacruzan el puente de San Telmo, junto a la Torredel Oro, y cogen la Avenida de la Constitución,pasando por delante de la gigantesca catedralgótica. Pero muchos no se percatan del grandísimoedificio gubernamental de estilo renacentistasituado al final de la larga avenida delante de laPlaza Nueva. A menos que trabajen allí, probablementeno hayan entrado nunca y no tengan interésen hacer tal cosa. Ese edificio alberga a los representanteselegidos democráticamente, con poderde tomar decisiones que afectan a todos y cadauno de sus conciudadanos. Es el Ayuntamiento.Sevilla, como cualquiera de los 770 municipiosque abarcan las ocho provincias andaluzas,José Miguel Luque reunido con vecinos de la Barriada Padre Pío, Sevillatiene su propio gobierno local, formado por losconcejales elegidos democráticamente que dirigenlos servicios de la ciudad, desde la planificaciónurbanística hasta la de medio ambiente. A pesarde haber perdido las últimas elecciones frente alconservador Partido Popular (PP), el Partido SocialistaObrero Español (PSOE) tiene actualmentela mayoría dentro del gobierno de Sevilla debido auna coalición con Izquierda Unida (IU).José Miguel Luque, concejal del PP en Sevilla,trabaja directamente con los miembros de sudistrito, Cerro-Amate, para solucionar los problemasque surgen relacionados con la ciudad. Losvecinos pueden ponerse en contacto con Luquepor correo electrónico, teléfono móvil o a travésde la página web de la ciudad, y a menudo hablacon más de 20 vecinos al día, junto con visitas alugares de la zona para evaluar las quejas.“Me impliqué en la política porque es un mediocon el que puedes solucionar muchos problemas,”dice Luque, que trabaja concretamente en el Áreade Juventud, Deporte y Medio Ambiente. Comosevillano, Luque prefiere trabajar en el gobiernolocal para ayudar directamente a sus vecinos.Crítico con el actual gobierno socialista,Luque apunta: “El gobierno hace promesasque nunca cumple. Hay muchos proyectospara mejorar Sevilla que ya tendrían que estarhechos, y muchos de ellos ni siquiera hancomenzado”.Luque alude,como ejemplo deesta situación, al tanesperado y muchasveces pospuestosistema de metro.La ciudad de Sevillareinició en 1999 elincompleto proyecto dela década de los setenta,pretendiendo que éstese terminara en 2008.Todavía está en construcción,aunque se suponeque la primera línea abriráa finales de este año.El tranvía en la Avenidade la Constitución, querecorre 1,4 kilómetros desde la Plaza Nueva hastael Prado de San Sebastián, costó 60,5 millones deeuros y estaba previsto que fuera parte del metrosubterráneo. Pero después de 4 años en construcciónla ciudad decidió convertirlo en un tranvía ensuperficie.“El tranvía es absolutamente inútil. Sirve solopara los turistas y para algunas personas mayores.No le sirve al conjunto de la ciudad”, critica JulioAlberca, profesor de Historia Contemporánea de laUniversidad de Sevilla.A las críticas del profesor Ponce o del concejaldel PP, se unen las voces de muchos ciudadanosque creen que el gobierno está alejado de la gentey que sus opiniones no están siendo escuchadas.Desde 1979, el PSOE ha dirigido el gobierno localde Sevilla durante un total de 17 años. El actualalcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, ha estadoen el cargo durante los últimos 9. “El PSOE hagobernado demasiado tiempo. Cuando un partidopolítico ocupa el poder durante tanto tiempo,empiezan los problemas de corrupción y de faltade ideas,” dice Bella Aurora Carrasco Gómez de62 años .“ACTUALMENTEHAY MÁSESPERANZAPARA ELFUTUROLIDERAZGO DELAS MUJERRESQUE DE LOSHOMBRES.”María DoloresRodríguez, concejaladel PSOE enSevilla, discrepa:“Como parte delgobierno de laciudad, somosconscientes dela necesidad dellevar a cabo losobjetivos quefueron establecidosy votados porlos residentes dela ciudad. Este es nuestro deber y nuestra mayorresponsabilidad.”Jorge Mozo, de 24 años, afiliado y empleadodel nuevo partido político Unión, Progreso y Democracia(UPyD), la contradice: “Hay una falta totalde ideas y progreso en la ciudad.” También añade,como queja por la hegemonía de los dos partidospolíticos líderes, el PSOE y el PP, que “el partidismoque existe no tiene sentido hoy en día. No haysólo dos partidos políticos.”“La gente nace votando a un partido y muerevotando a ese mismo partido,” dice el profesorJulio Ponce, que ha escrito varios libros sobre elgobierno de España, entre los que se encuentraMunicipios y Libertad: los Ayuntamientos democráticossevillanos. “Hay una falta de cultura política.”En contraste con el gobierno municipal, desde1979 ha habido un continuo gobierno socialista enel Parlamento de Andalucía. Como cualquiera delas comunidades autónomas de España, Andalucíatiene su propio gobierno, presidente, parlamento,tribunal supremo y administración. El actualpresidente, Manuel Chaves del PSOE, ya lleva enel cargo más de 18 años.10 / más+menos


Esther Azorit Jiménez, Directora General dePrevención de Riesgos Laborales en el Gobierno deAndalucía, cree que ha habido muchos cambios ymejoras en la calidad de vida bajo el actual gobierno:“La gente está satisfecha. Si el gobierno no estuvierasirviendo a la gente, otro partido sería votado.”¿Pero hasta qué punto es fácil para un nuevopartido político tomar el control bajo el sistemaespañol? Existen listas cerradas dentro del gobiernomunicipal de Sevilla, al igual que en el resto deEspaña. Según esto cada partido político elige asus candidatos para las próximas elecciones. Perola población general no tiene voto en este proceso.Como no hay elecciones primarias abiertas, sólolos afiliados tienen derecho a votar en las eleccionesprimarias internas donde se elige a loscandidatos por el partido. “Dentro de los partidospolíticos hay poca democracia,” dice Ponce. “Lospartidos tienen mucho poder, consiguen muchasfinanciaciones y son los que realmente están almando.”La socialista María Dolores Rodríguez, concejalade Sevilla, discrepa: “Prefiero listas cerradas porquese trata de valorar un proyecto común y no de reforzarun individualismo que ya potencia gravemente elliberalismo económico de la globalización.”En los principales partidos políticos, comoson el PSOE o el PP, los líderes dentro del partidoeligen a los representantes para las listas. EnUPyD no es el caso. “Dentro de nuestro partido,las elecciones se hacen de manera democrática.Los candidatos elegidos son votados en lugar dedesignados,” dice Mozo, y añade: “Debería haberlistas abiertas en todos los niveles de la política. Esla única manera de garantizar que toda la poblaciónesté representada.”Con el sistema electoral actual, que sigue la leyde D’Hont para los cálculos electorales, la representaciónen España no siempre es representativade lo que quieren los ciudadanos. En unas eleccionesgenerales, un partido político que consiguemuchos votos esparcidos por las 17 comunidadesrecibirá menos representación que otro partidopolítico que consiguió menos votos en total peromás concentrados dentro de ciertas provincias. Elmismo concepto se puede aplicar a las eleccionesmunicipales de Sevilla. Aunque actualmente el partidopolítico de Luque es la oposición, afirma que elPP recibe el mayor número de votos y representaa la gran mayoría de los residentes sevillanos. “Losvotantes no están de acuerdo con los representantesdel gobierno,” afirma Luque.Un descontento similar respecto al sistema derepresentación se puede ver en el gobierno nacionalde España. “Vivimos en un mundo que tieneuna falta total de liderazgo,” dice el profesor JulioPonce. “Zapatero es presidente, pero aún no es unlíder. Sabe cómo tratar la falta de cultura políticaen España. Sabe cómo sonreír, y la gente quierepolíticos con carisma. Pero eso carece de valor.”No obstante, en España hay ciertos líderespolíticos en alza. Uno de ellos es Rosa Díez. Trasrecorrer España durante su niñez, Díez empezósu carrera política muy joven, en la Diputación deVizcaya. Después fue representante del PSOE enel Parlamento Vasco y en el Parlamento Europeo,para al final crear su propio partido político en2007, UPyD. En 2008 fue candidata presidencialen las elecciones generales de España captandopara su partido 300.000 votos y consiguiendo unescaño en el Parlamento.“Díez es una verdadera política. Se dio cuentade que el PSOE se estaba alejando de su ideologíay creó su propio partido político,” señala Mozo,que espera que UPyD siga logrando un apoyosólido en las próximas elecciones.Ponce también ve esperanza en Díez, al afirmarque “Ella es uno de los pocos líderes en la arena dela política de hoy. Actualmente hay más esperanzapara el futuro liderazgo de las mujeres que de loshombres.”¿Cuál es el futuro político de España? ¿Mantendráel PSOE su lugar en el gobierno o lo asumiráde nuevo el PP? Quizás UPyD pueda inclusoconseguir el control a largo plazo. Según Ponce,lo mejor que pueden hacer los españoles paraasegurar la futura salud de su democracia es serindependientes, defender la libertad de expresióny, por supuesto, “obedecer menos y pensar más.”Cómo comenzó todo – Anatomía de la Democracia Española.España tiene una larga historia de guerras, muerte,pobreza, esperanza, expansión y riqueza. En1939, después de una guerra que duró 3 años yque costó la vida a 350.000 españoles, el generalFrancisco Franco instauró una dictadura que durócasi 40 años. Durante ese tiempo hubo una faltatotal de libertad dentro del país y muchas libertadesciviles, como la de expresión, fueron reprimidas.Tras la muerte de Franco el 20 de noviembrede 1975, hubo una transición relativamentepacífica hacia la democracia. El 6 de noviembrede 1978 se creó la actual Constitución española,estableciendo una monarquía parlamentaria dentrodel país. La nueva Constitución trató de repartirel poder, que había estado en manos de un sólohombre durante demasiado tiempo, entre las diferentescomunidades españolas, como Cataluña, elPaís Vasco, Galicia y Andalucía.Hoy en día España está dividida en 17 comunidadesautónomas, que engloban un total de 50provincias, con diferentes niveles de poder. Cadacomunidad es un distrito electoral, con un númerode representantes que depende del número dehabitantes. La región de Andalucía es la máspoblada y tiene un total de 61 representantes en elParlamento nacional (36 PSOE, 25 PP). Sevilla, lacapital de Andalucía, tiene 12 de esos puestos (8PSOE, 4 PP).El poder legislativo de España reside en elCongreso de los Diputados y el Senado. El Congresode los Diputados, la Cámara baja, cuentacon 350 miembros elegidos de las listas de lospartidos dentro de las distintas provincias. El Senado,sin embargo, tiene 259 miembros: 208 elegidosdirectamente (cuatro por cada provincia y algunosmenos por las Islas Baleares y Canarias), y 51 sonelegidos en las asambleas legislativas regionales(un miembro elegido por cada una de las 17 comunidades,junto con un miembro adicional por cadamillón de habitantes). Cada representante ocupa elcargo durante 4 años.El poder ejecutivo está en manos del primerministro, también conocido como el Presidentedel gobierno, que es elegido por el Congresodespués de las elecciones legislativas, y suele serel presidente del partido político que gobierne. Elmonarca, Juan Carlos I, también debe aprobar laelección, pero es mera formalidad. El actual PrimerMinistro, José Luis Rodríguez Zapatero del PSOE,fue elegido por segunda vez tras su victoria el 9 demarzo de 2008.Desde que se estableció la democracia enEspaña, dos son los partidos mayoritarios que hanluchado por el poder: el Partido Socialista (PSOE) yel Partido Popular (PP), antes Alianza Popular (AP).El PSOE fue creado originalmente en 1879 y luegoprohibido durante la dictadura de Franco. Tras serlegalizado en 1977, el partido perdió las dos primeraselecciones importantes, aunque consiguió casiel 30 por ciento de los votos.En 1982, bajo el liderazgo de Felipe González,el PSOE se convirtió en el primer partido políticoque obtuvo la mayoría absoluta en el parlamento,y continuó su mandato en el gobierno hasta 1996,cuando el PP, con el que sería presidente JoséMaría Aznar, llegó al poder. Ocho años después,en 2004, bajo el liderazgo de Zapatero, el PSOEpudo acceder de nuevo al gobierno de la nación.Las elecciones, que tuvieron lugar el 14 de marzo,se celebraron sólo tres días después del masivoataque terrorista en Madrid; con una población españolaaún sobrecogida, fueron las elecciones másdramáticas de la historia reciente de España.Otros partidos políticos importantes dentro deEspaña son: Izquierda Unida (IU), el nacionalistacatalán Convergencia y Unió (CiU), Esquerra Republicanade Catalunya (ERC), el Partido NacionalistaVasco (PNV), el Bloque Nacionalista Gallego (BNG)y Coalición Canaria (CC).más+menos / 11


En contactoa través delas ondas.texto de Kristen Glazer / traducción de Juan Manuel RegaladoDesde su cosmopolita emisora situada en Triana, Radio Integraciónune a los inmigrantes latinoamericanos a través de la música.“La música tehace sentirmejor, te dafuerzas. Esuna forma decomunicación;es nuestraforma de vida,”Son las 8 de la mañana de un lunes cualquieraen la próspera ciudad de Sevilla. Una emisorade radio local situada en el barrio de Triana emitemúsica, algo que podríamos considerar sagradopara la comunidad latina. Radio Integración (88.2FM) empieza el día con la canción ‘Pasarela’ deDálmata. Mientras tanto, los oyentes disfrutan dela música a la vez que llevan a cabo sus quehaceresdiarios: Silvia está ocupada en la cocina delBar Europa dejándolo todo listo para los muchosclientes que están a punto de llegar; Eli tararea lascanciones mientras pasa en coche por la Torre delOro de camino al apartamento en el que estarátodo el día trabajando de niñera; y Francisco escuchala radio mientras cruza la calle San Jacintopara coger el C2 e ir a ver a su madre.El impulsor y líder de Radio Integración es unecuatoriano de 38 años llamado Walter VivancoTorres. Su pequeña emisora situada en la calleAlfarería está llena de mesas de mezclas, brillantesluces y música alta. Los posters y carteles decantantes y grupos conocidos adornan las paredesdel estudio.Walter y su mujer Rosa llegaron desde Ecuadoren 2000 con la esperanza de encontrar un buentrabajo: “Todos hablaban de Sevilla. Yo quería veniry ver con mis propios ojos si era verdad lo quedecían,” recuerda Walter. Tras haber trabajado enuna emisora de radio en Ecuador, traía mucha experiencia.Seis años después de su llegada, Walterfundó Radio Integración. Su objetivo: dar a los inmigrantesla posibilidad de poder expresarse. A díade hoy la próspera emisora tiene más de 17.000oyentes y más de 35.000 visitas por internet. Lamayoría son latinoamericanos para los que la músicaes una parte muy importante de la cultura y lavida diaria: “La música te hace sentir mejor, te dafuerzas. Es una forma de comunicación; es nuestraforma de vida,” comenta Walter, que también espresidente de la Asociación de Ecuatorianos deAndalucía (ADEA). Radio Integración es más queuna simple emisora de música, ya que tambiénofrece diversos tipos de ayuda a la comunidad latinoamericana;por ejemplo, asesoramiento jurídicopara resolver las dudas y problemas legales de losoyentes.Radio Integración también colabora con ladiscoteca ‘Bailódromo Latino’ situada en la trianeracalle Castilla. Se trata de ayudar a los inmigranteslatinoamericanos a integrarse en la culturaespañola. Los viernes por la noche la radio se oyea todo volumen en este local tan animado, dondeel movimiento es tan intenso como el ritmo de lamúsica.De los ocho millones de habitantes que tieneAndalucía, más de 145.000 proceden de paíseslatinoamericanos, como Argentina (39.615), Colombia(26.333), Ecuador (22.738) y Bolivia (9.874).Radio Integración también cuenta con programasespeciales para cada uno de estos países, incluyendoademás a Brasil, Chile, Cuba, RepúblicaDominicana, Paraguay, Perú y Venezuela.Walter se decanta por la música folclóricaecuatoriana, así como por un grupo bolivianollamado Las Jarcas. “Siento nostalgia y confrecuencia me vienen a la cabeza recuerdos de miinfancia,” dice Walter. Pero después del tiempoque lleva aquí con Rosa, un total de ocho años, ycon su hijo Walter, de 3 años, el propietario de laemisora no se plantea volver a su país.Sin embargo, los inmigrantes no siempre sonbienvenidos. Walter piensa que a algunos latinoamericanosse les trata mal en Sevilla. “Depende decada persona. Normalmente se nos trata bien perocada latinoamericano es diferente. Algunos sonmuy reacios a integrarse en la cultura española,”explica el ecuatoriano. A pesar de estos malosmomentos, podemos sentirnos afortunados de12 / más+menos


contar con gente como Walter Vivanco y lugarescomo Radio Integración y Bailódromo Latino quesirven para ayudar a los latinoamericanos a que latransición hacia una nueva cultura sea fluida.Tres OyentesLa vida de Walter Vivanco y la de sus oyentesestán unidas por el amor a la música y suexperiencia común como inmigrantes. Éstos sonalgunos de estos oyentes:Silvia Jeanneth Pardo Pardo, EcuadorComo Walter, Silvia Jeanneth Pardo Pardo, de 28años, vino desde Ecuador a Sevilla hace 6 años.Excepto una prima suya que vive en Barcelona,el resto de su familia permanece aún en su país.Silvia vino en busca de un sueldo mejor. A pesar deque tiene un buen trabajo en el Bar Europa, echade menos a sus “padres, amigos y hermanos, lavida nocturna de Ecuador, las playas y la comidatropical.”Silvia comenta que la música le trae recuerdosde su infancia, así como de los desengañosamorosos que ha tenido en su vida. “Mi madresigue en Ecuador y casi todos los días pienso enella. A veces todos estos pensamientos me hacensentirme sola,” cuenta Silvia. Sus estilos de músicafavoritos son el merengue, la salsa y cualquier cosaque lleve una guitarra.Elivalda Santos Do Sacramento, BrasilElivalda Santos Do Sacramento también vino aSevilla buscando trabajo. Eli, de 27 años, salióde Brasil hace cinco y dejó a toda su familia allí.Echa de menos hablar con su padre y sus tres hermanosporque puede llamarlos muy poco. “Españaes mejor para conseguir dinero y un buen trabajo.La economía está mejor y el dinero tiene más valor.Aquí las cosas son más fáciles,” dice Eli. Aunquees menos problemático vivir aquí, sigue prefiriendoalgunas cosas de Brasil: “El clima y las celebracionesson mejores allí. Echo de menos todas lasfiestas tradicionales y el Carnaval.”A Eli le encantan las salas de baile, especialmenteBailódromo Latino y Microlibre. Inclusoconoció a su novio Francisco en la pista de baile.Escucha música a todas horas y afirma que “lamúsica es esencial para vivir. Me hace sentirmebien, aunque a veces me trae recuerdos de mimadre que murió hace algunos años”. A Eli legusta mucho el flamenco pero prefiere la músicade su país.Francisco Enrique Pinilla Cazalla,PanamáFrancisco Enrique Pinilla Cazalla, de 25 años,emigró desde Panamá hace 2 años. La razónprincipal que le trajo a Sevilla fue estar cerca desu madre, que es sevillana, además de quererencontrar un trabajo mejor. Su padre, que espanameño, también vive ahora aquí. Franciscotiene una hermana de 20 años, Ana, y un hermanode 27, Julio. Ana vive en Sevilla con sus padres.Aunque los padres de Francisco viven solo a unascalles de su piso, que está en una perpendicularde la calle San Jacinto, él echa de menos a suhermano Julio y a su abuela, que todavía están enPanamá. También echa de menos los paisajes y elcampo. Todo esto no quita para que se sienta bienaquí: “La mayoría de los sevillanos y latinoamericanoscompartimos la misma mentalidad: somospersonas abiertas y extrovertidas. En el resto deEspaña la gente es diferente. Solo los andalucestienen ese carácter.”A Francisco le encantan la salsa y la cantanteGloria Stefan. No descubrió el rock hasta que llegóa Sevilla, y ahora es fan del grupo Mago de Oz.Francisco disfruta de la música sobre todo cuandoviaja en autobús, ya que se le hacen los trayectosmás cortos: “La música es un estilo de vida; esuna forma de evadirse y olvidar los problemas. Loslatinoamericanos ven la música como una religión.A mí me gusta en especial el reggae porque merecuerda a Panamá.”En el sentido de las agujas del reloj: Eli, Francisco, andSilvia, accompanied by her friend Luis from bar Europa.Baila, bailaLa salsa nació en diversos países, en concretoen La República Dominicana, Colombia, PuertoRico y Cuba, pero fue en Nueva York donde seinventó el nombre para este baile. El merenguesurgió durante finales del siglo XVIII y principios delXIX en la República Dominicana, aunque tambiéntuvo influencia del vecino Haití. Es una combinaciónde estilos africanos y el minué francés, quecrearon los esclavos africanos en sus celebraciones.Tuvo un gran crecimiento a mediados del sigloXIX en la República Dominicana, el Caribe y Sudamérica.Los colonizadores españoles introdujeronel tango en el Nuevo Mundo y se hizo popular enEuropa en el siglo XX. En sus inicios lo bailaban lasmujeres en solitario, pero el tango andaluz introdujomás tarde el baile por parejas. La samba surgióen Brasil y se baila en fiestas y celebraciones. Fueintroducida en Estados Unidos por primera vez afinales de los años veinte en una obra de Broadwayllamada ‘Carnaval callejero’.más+menos / 13


BASTANTEtexto de Emily Clary / traducción de Cinta RodríguezTÍPICOS..No sólo se está reduciendo el tamaño de la familia en España, sino queel prototipo familiar más convencional cada vez es menos frecuente.En su lugar, va en aumento la familia monoparental, la de personas delmismo sexo y la adoptiva. Se debe añadir que otro fenómenoes el de la gran afluencia de inmigrantes que contribuyen consu presencia a la creciente multiplicidad cultural que existentehoy en día en el país. Vamos a presentar a siete familiasArepresentativas de losSUvarios modelos que existen hoy díaMANERA.14 / más+menos


Los Lojendio Recio. En la acogedora casa dela familia Lojendio Recio cualquier invitado sesentirá cómodo al instante, entre el constante ajetreoy la conversación familiar. Si te quedas a comer,te aconsejarán que “dejes tus modales fuera” y quete acerques a la mesa para servirte tú mismo. “Enuna familia de 10 personas, lo primordial es sobrevivira la hora de cenar. Si no eres lo suficientementerápido, no comes”, bromeaba la hija mayor, Marta.No obstante, había organización en el aparentecaos, y la comida, que estaba colocada como enuna cena de Acción de Gracias, se compartía entretodos sin que ninguno se quedara con hambre.A pesar de que antes era bastante común teneruna familia con muchos hijos, el tamaño de la familiaestándar en España ha ido disminuyendo en lasúltimas décadas. La modernización ha supuesto.un desafío para los valores de la familia tradicionaly ha puesto un gran énfasis en el desarrolloindividual, además de una mayor importancia delas cosas materiales, que a menudo disuaden a losadultos de formar una familia. En los años ochenta,la media de hijos era 2,2. Hoy día el índice denatalidad ha descendido a 1,3 hijos por mujer enEspaña. Por este motivo esta casa es excepcional.La familia Lojendio Recio vive en un barriotranquilo cerca del estadio de fútbol delBetis, en Sevilla. Es difícil creer que los padres,Salud Recio Mensaque y Juan BoscoLojendio Osborne, hayan aprendido a mantener elorden en una familia con ocho hijos. Mientras preparabanel almuerzo, sus hijos entraban y salían dela cocina bombardeándolos a preguntas. Mientrasuno protestaba por los deberes, otra estaba preparandosu traslado a Portugal. Mientras otro pedíapermiso para salir con sus amigos, el más pequeñointentaba quitarle a su madre las gafas nuevas paraexaminarlas. A pesar de que entre el hijo menor yla mayor haya más de una generación, los padressiempre tienen que estar alerta y ser sensibles a lasedades y necesidades de cada uno.Salud y Juan Bosco se conocieron en suadolescencia, siendo ambos en sus respectivasfamilias los últimos de cinco hermanos. Salud semantiene ocupada como ama de casa, y Juan sededica a la pintura y vende sus obras de arte, unejemplar de las cuales se encuentra expuesto cercade la mesa donde cenan. Su hija mayor, Marta(23), aspira a ser diseñadora de moda y actualmentevive en Portugal. Ignacio (20), el mayor, estudiaCiencias Medioambientales en la UniversidadPablo de Olavide y le encanta ir de discotecas.Juan Bosco hijo (18), disfruta reparando cosasy tiene pensado estudiar una ingeniería, aunquesu principal atención sean ahora sus amigos. AMaría (16) le llama la atención la psicología o laenseñanza, y le encanta viajar. Su mellizo Álvaro(16) quiere estudiar medicina, y en su tiempo librele gusta jugar al fútbol y montar en bici. Miguel(14) es el mejor cocinero de la familia, y quiere serarqueólogo en un futuro. A Javier (12) o SpiderJavi,como lo conocen en su familia, le encanta saltar yhacer gimnasia por la casa y finge ser Spiderman,aunque le gustaría ser actor o pintor cuando seamayor. A Loreto (7), la más pequeña, le encanta elketchup, ir en bici y jugar al hockey, y no le gustanpara nada las muñecas.Aunque algunas veces sea difícil encontrar pazy tranquilidad o simplemente pasar tiempo a solas,los chicos están de acuerdo en que vivir en unafamilia así tiene muchas ventajas ya que te enseñaa compartir, ser paciente y humilde, y a no ser unapersona egoísta. Además, siempre hay un amigocerca o alguien a quien echarle una mano conlos deberes. Los padres admiten que es muchoesfuerzo y sacrificio mantener una familia de estascaracterísticas, pero insistenen que merece la pena.Los FERNÁNDEZ BELEÑO.En el otro extremo de laciudad, en un humilde barriode las afueras de Sevilla, lafamilia Fernández Beleño seprepara con ilusión para lallegada de un nuevo miembrode la familia. El sofá estácubierto de suaves mantasamarillas y alegres cancionesde cuna suenan en voz bajaen la televisión. No hay másque sonrisas cuando observana su pequeña gateando yexplorando todo aquello quese encuentra.Antonio Fernández Gallardoy Mª Dolores (Mariló)Beleño Castilla, vecinos de lainfancia que empezaron su noviazgo en el instituto,llevan 10 años casados y son padres de dos hijosde los que se sienten muy orgullosos, con una niñaen camino. Antonio (30), un chistoso por naturaleza,es un fanático de las artes marciales. Actualmentese dedica es encargado de mantenimientoen CIEE durante la semana, los fines de semana escamarero y hace algunos arreglos de electricistacuando su tiempo se lo permite. Mariló (30) estáembarazada de seis meses y es una apasionadade la cocina. Antes de que se quedara embarazadatrabajaba en una guardería, y es también unabuenísima costurera. Antonio hijo (9) es un clonde su padre y tan inquieto como él. Es un pocovergonzoso cuando está con desconocidos, y tieneuna gran pasión: el fútbol. Sin embargo, dice quecuando sea mayor quiere ser herrero como su tío.Su hermana Lucía (15 meses) es muy tranquila y lechifla comer, bailar y dibujar.Aunque a la familia Fernández Beleño le resultadifícil sacar tiempo libre, les encanta ir a la playa,pasar tiempo en el campo, o relajarse en casacuando pueden disfrutar de un poco de tranquilidad.Por encima de todo, Antonio afirma que sumayor interés es pasar tiempo con su mujer y losniños, y que todo lo demás es secundario.Los GUTIÉRREZ HACAR. La primera vez queconoces a la familia Gutiérrez Hacar puede quellegues a experimentar un déjà vu. Padre e hijo sellaman Curro, y madre e hija, Beatriz. Los cuatronacieron y se criaron en Sevilla, y se identificancomo sevillanos tradicionales. Ambos padresson arquitectos y los niños asisten dos veces porEs difícilcreer quelos padres,Salud Recioy Juan BoscoLojendio,hayanaprendido amantener elorden en unafamilia conocho hijos.semana a clases de tenis y karate. Es difícil noencasillar a esta familia en el cliché de “normal”.Beatriz Hacar Hernández (43) trabaja dearquitecta en la administración local de Sevilla y seproclama una “artista frustrada”. También disfrutajugando al tenis con los suyos. Francisco (Curro)Gutiérrez Olivero (42) es arquitecto funcionarioen la Diputación Provincial de Sevilla. Además,cuando no está trabajando o con su familia, se lopasa bien restaurando una vieja casa que tiene enel campo. A Beatriz hija (10) le encanta montar acaballo, tocar la flauta y la lectura.Algún día le gustaría ser veterinaria.A Curro hijo (7) le encanta dibujar,patinar, jugar a los videojuegosy comer cerales y galletas.Es muy buen estudiante, y si todosale como tiene planeado, algúndía será matemático.Cada tarde los chicos tienenactividades extraescolares, porlo que el mejor momento del díapara que la familia se reúna esdurante la cena. Curro padre nosexplica que su familia tiene unarutina diaria muy estructurada yorganizada. Sin embargo, cuandotienen tiempo libre, les encantaescaparse al pueblo donde vivensus padres.Los Derezhnaya. En Mairenadel Alcor, un pueblo pequeñoen los alrededores de Sevilla, el murmullo apenasperceptible de los comentaristas de hockey discutiendoen ruso sirve simplemente de ruido de fondoa una conversación acompañada de café y dulcesen el impecable salón de la familia Derezhnaya. Setrata de unos inmigrantes de mediana edad, Vladimiry Olga, que se conocieron en una pequeña ciudaden Kazajistán, cuando la abuela de Olga vivíaen la calle de Vladimir. Se casaron, y poco despuésde que la Unión Soviética se disolviera se vinierona España con su hija para encontrar mejoresoportunidades laborales. Llevan 7 años viviendo enaquí, trabajando y educando a sus dos hijas.Vladimir es un pintor que trabaja constantemente,pero disfruta con el deporte y pasando ratoscon sus amigos cuando tiene tiempo libre. Olgaes una costurera espectacular y fue diseñadora deropa en una tienda allá en Kazajistán. Actualmentelimpia casas por las mañanas y cose por las tardescuando hay trabajo. Cuando el tiempo lo permite, aOlga le encanta relajarse en su casa y leer. Su hijamayor, Anastasia (10), adora el deporte, los animalesy jugar con el ordenador. Sueña con ser profesorao periodista en un futuro. La más pequeña,Cristina (7), nació poco después de que vinierana España. Tiene dos hámsters, le encanta nadar ydibujar y tiene la esperanza de ser dentista algúndía. Las dos niñas son unas gimnastas dedicadas.Aunque vivan en España, continúan involucradoscon su comunidad y cultura natales. Tienenacceso a programas de televisión rusos, hablanruso en casa, y a menudo quedan con sus buenosamigos de Kazajistán que viven por Sevilla. Inten-más+menos / 15


tan ir a su país cada tres años para ver a su familia,cuando los ahorros son suficientes y tambiéncuando pueden darse un respiro en sus trabajos,pero no tienen pensamiento de volver en un futurocercano puesto que ya tienen su vida y su casa enSevilla.En la actualidad, España tiene la segunda tasamás alta de inmigración del mundo, precedidasólo por los Estados Unidos, y la mayor dentro dela Unión Europea. El país atrae a los inmigrantespor razones diversas: sus vínculos culturales conLatinoamérica, su posición geográfica, la situacióneconómica y la abundancia de puestos de trabajoa lo largo de los años. Aproximadamente el 11%de los residentes en España son de nacionalidadextranjera, de acuerdo con el censo del año 2008.Las poblaciones más significativas de inmigrantesson la marroquí, ecuatoriana, rumana y colombiana,aunque también hay una buena cantidad depoblación europea.Los Deco Roldán. El año pasado la familiaDeco Roldán adoptó a una niña china. Lospadres, Fátima Roldán Castro y Francisco Deco,decidieron adoptar en cuanto se plantearon formaruna familia porque querían darle un hogar a unniño necesitado. El proceso de adopción duró tresaños, por lo que la paciencia fue fundamental.Aunque el trámite estuvo lleno de incertidumbre ydudas, finalmente pudieron traer a casa a su nuevaniña el pasado enero. España tuvo el índice deadopción más alto del mundo en el año 2006. Lamayoría de los niños adoptados vienen de China,seguida de Rusia, Colombia y Etiopía.Los padres adoptivos, Fátima y Francisco (ambosde 40 años), son profesores universitarios quese conocieron cuando estudiaban juntos la carrera.Fátima da clases de estudios árabes e islámicos enla Universidad de Sevilla, además de enseñar en elcentro de estudios CIEE. Francisco imparte clasesde Filología en la Universidad de Cádiz. A Blanca(21 meses) le encanta escuchar música y jugar,que a la vez es su palabra favorita.Al mismo tiempo que Fátima y Franciscodisfrutan de la música, los viajes, el cine, el arte,la lectura y pasan tiempo con sus amistades,su prioridad sigue siendo su hija. Comen juntos,ven dibujos animados, leen cuentos y juegan. Sufilosofía es darle tanto amor y pasar tanto tiempocon su hija como sea posible para que se sientaen casa. Por suerte, los padres tienen horarios detrabajos diferentes, lo que les permite por lo menosa uno de ellos estar siempre con su hija.Chris y José. Tomando juntos un café en unacafetería de Madrid, Chris Rudis y José Geacontaban historias de cómo se conocieron, desu “salida del armario” y de sus planes de futurojuntos. Se conocieron hace cuatro años en Sevillaa través de una asociación de apoyo a los gaysy se casarán en diciembre de 2008. Su boda lacelebrarán con los amigos íntimos. A pesar deque los padres de ambos les dan su aprobación,no podrán asistir por cuestiones de salud y porno haberlo sabido con más antelación. Aunqueambos sabían desde el principio de su relación queacabarían juntos en el futuro, decidieron rápidamentecasarse por razones prácticas, ya que Chrises un ciudadano estadounidense y necesitaba laciudadanía española para trabajar en España.En 2005 España se convirtió en el tercer país delmundo en reconocer el matrimonio entre personasdel mismo sexo, y el primero en permitir los mismosderechos de adopción a las parejas homosexuales.Esta ley entró en vigor como resultado de unacampaña de legalización promovida por el actualpresidente socialista, José Luis Rodríguez Zapatero.A pesar de que Chris (28) nació y se crió enChicago, terminó estableciéndose en España despuésde enamorarse de José mientras estudiabaen Sevilla. Actualmente cursa Ciencias Políticasen la Universidad de Madrid. Chris escribe en sutiempo libre y le encanta cocinar, lo que resultabastante conveniente ya que José detesta lacocina y sólo sabe hacer comida en el microondas.Afortunadamente, José es un todo un manitas ypuede ayudar en casa a su manera. José (33) secrió en una familia humilde en Andalucía. Estudióarquitectura en Granada y después se trasladó aSevilla para estudiar ingeniería industrial. Trabajaactualmente en Madrid como asesor informático.Le encanta leer ensayos filosóficos y charlar conpequeños grupos de amigos.Ahora Chris y José viven en Madrid y compartenpiso. Aunque no pasan gran tiempo juntosdurante la semana por el trabajo y el horario deestudios tan ajetreados, su prioridad es estarjuntos durante el fin de semana. Actualmente noestán pensando en adoptar, pero no tienen todavíauna idea muy clara de lo que el futuro les depara.Planean vivir juntos en algún lugar de Europa;puede ser en Francia o en Bélgica.Los Yerga. Al entrar en la residencia de la familiaYerga, lo más probable es que escuches unamáquina de coser en funcionamiento, el parloteoy las risas de viejos amigos en la sala de estar, oel sonido del aceite chisporroteando en una sarténcuando Antonia, ama de casa y viuda del poeta ManuelGarcía Fernández, prepara la deliciosa comida.Antonia (74) tiene tres hijos y tres nietos. Su hijomayor vive en las Islas Canarias con su familia, suhija está formando una familia en Sevilla, y el másjoven vive en casa con ella. Es también muy comúnque un estudiante extranjero ocupe una de las habitacionesde la casa de los Yerga, ya que Antonia haestado hospedando estudiantes durante más de 30años como complemento a sus ingresos.Antonia es una ávida costurera y un amade casa que se siente orgullosa de ello. Su hijo,Manolo (39), a primera vista es un hombre reservado,aunque es un conversador bien informado yaferrado a sus opiniones. Le encanta jugar al fútboly salir con sus amigos. Manolo ahora trabaja comoartista gráfico, aunque también se le da genial lapintura decorativa.Casas monoparentales como la de Antoniason cada vez más comunes en España debido alcreciente número de mujeres que terminan solterascomo resultado de un divorcio, la muerte del cónyuge,o por elección propia.Sea del tamaño que sea, del origen o clasesocial, estas uniones humanas poseen varias cosasen común que son universales: trabajan duro,luchan y a veces pelean, e identifican a su familiacomo una parte fundamental de quienes son ycómo invierten su tiempo. Ya sea relajándose oviendo películas, escapándose al campo, el parqueo la playa, o simplemente parándose a coger aire,cada familia se identifica como bastante típica... asu manera.De arriba a abajo: Los Fernández Beleño, los Gutiérrez Hacar,los Derezhnaya, y Chris y Jose.


ExtranjeroPerdí mi poesía en España y ahora me hallo desconsoladay temblando por las esquinas,pidiendo euros que se irán devaluandoy poniendo CDs en equipos de música portátiles,con una guitarra desafinadaen mis manos,tan astillada como la canción que rasguea.Incordio a los turistas, repartiendo “Hojasde hierba” con los gitanosa cambio de pequeñas y esperadas limosnas,diciendo: regalitos, regalitos,para la buena suerte.Agarro manos en busca de afecto,carteras para sobrevivir,me alimento de palabras en busca de inspiración yescupo lo podrido.Salgo a botellonear con los de aquí,arrastrando los problemas cual sedhacia el fondo de mi estómago.Me tambaleo por las calles con los borrachos,y mendigo whisky para poder extinguir esteanheloextranjero.Red de seguridadElla lavó el cuerpo de su hermanacuando murióy el olor nuncale desapareció de las yemas.De ahí que tenga las uñas tanquebradizas,que su estomago sea tan débil,y picotee la comida como los cuervospicotean los animales muertos.Aún respira fuerte,como si el agua le pesara,como si el mundo fuese agua,y como no puede dejar que nos ahoguemos,manda redes de seguridad y enreda las piernas en un sobreesfuerzo.Mordisquea los huesos de polloy chupa el tuétano hasta dejarlos secosy me pide que le pase mis preocupaciones,alegando que no soporta verme sufrir.Llama varias veces al díapara asegurarse de que todos estamos en casay espera largo rato al otro lado, sin quererirse, sin colgar la primera,no sea que la corriente nos lleve, a nosotros también.poemas de Olga Rukovets /traducción de Ángela Guerreromás+menos / 17


UN DÍA SIN AGUA EN SEVILLAtexto de Nanou Lohezic / traducción de Carmen JiménezLas discrepancias entre la preocupación porel medio ambiente y la actuación en materiade recursos naturales nos afecta a todos.Son las 8 de la mañana y Alejandro descargalas herramientas y la carretilla de la furgonetaamarilla del Ayuntamiento de Sevilla. El parque deMaría Luisa todavía está silencioso y muy vacío,pero adentrándonos un poco en la vegetaciónpodemos oír una de las muchas fuentes que haypara el disfrute de todos. Dirigiéndose hacia unade ellas, el empleado recoge con un pesimista“puffff” una lata de refresco y varios envoltorios deplástico. “No riego todos los días, pero mi trabajosiempre está relacionado con el agua”. A lo queél se refiere es a lavar las herramientas, limpiarlas fuentes, limpiar los bancos y regar. “La genteen Sevilla no respeta en verdad los parques ni lasfuentes”, dice Alejandro. El eslogan de la furgonetaañade: “No podemos estar detrás de todos”.Carmen, de 68 años, llena una cacerola conagua del grifo y lentamente la echa sobre la paellaque está haciendo. Está jubilada y ahora aloja a estudiantesamericanos que vienen a Sevilla en programasde intercambio. La paella es su especialidad.“Bien. Ahora el pescado”, dice Carmen. Abreel grifo de la cocina, llena la cacerola una vez másy enjuaga los boquerones después de haberloslimpiado. Los freirá después. Mientras su cuñadapone la mesa, su hermano quita el lavavajillas queacaba de terminar. Carmen cuenta que el otro día“alguien” cortó el agua porque había un hombretrabajando abajo. “¡Tuve que hacerlo todo sólo conun barreño de agua! Nos olvidamos de lo valiosaque es el agua, pero nos damos cuenta de cuántola necesitamos cuando no tenemos más”. “La genteen Sevilla cuida el agua debido a la sequía. Nola desperdicia”, añade. Pero lo que no sabe es quela gente que vive en Andalucía, cuya capital es Sevilla,es la que más consume agua de toda España,con un gasto medio diario de entre 180 y 190 litrospor persona, lejos de los 140 recomendados comoconsumo racional. Carmen lleva los boqueronesfritos al salón, mientras pueden oírse las gotas delgrifo del fregadero cayendo rítmicamente.Por la tarde, Miguel Ángel, entre cliente y clientesediento, responde a nuestras preguntas. Haceun año y dos meses que empezó a trabajar decamarero en el Café de Indias de la calle Asunción,y su trabajo no sólo consiste en servir cafés, heladosy ricos pasteles. También debe asegurarse deque se cumplan las normas higiénicas: lavarse lasmanos regularmente, limpiar la barra, y comprobarque el bar y el baño estén limpios, así como losutensilios que se usan para servir a los clientes,tales como vasos, cubiertos, platos y las máquinasdel café y de los helados. No sabe cuántas vecesal día usa el agua en el trabajo, pero según dice“Tendría que cerrar si no tuviese agua, aunque sólofuese por un día”.El agua, o su falta, afecta a todos los estratosde la sociedad. Desde el lavabo del baño ala máquina de café y la manguera de riego, esobvio que las vidas de Alejandro, Carmen y MiguelÁngel serían diferentes sin este elemento vital.Sin embargo, el medio ambiente sólo ocupa unaposición secundaria dentro de las preocupacionesde los andaluces, de acuerdo con una encuestade 2007, el Ecobarómetro. El informe afirma que lapoblación está más preocupada por el ruido quepor la calidad del agua que beben. Pero la realidades que el 40,9% de los 75 ríos andaluces muestranun impacto medioambiental importante o medioy que sólo el 59,1% sufre un impacto pequeño.Estos datos nos muestran que ahora es necesarioempezar a hacer algo más y no simplementeconocer el problema… si no queremos tener quecocinar y lavar sólo con un barreño de aguaHAZTE ECOLOGISTAJavier Navarro Luna, profesor de CienciasMedioambientales en la Universidad de Sevilladesde hace veinte años, asegura que “ser ecologista”se ha convertido más en una moda queen una preocupación real para la gente. Segúnél, se sabe algo sobre el calentamiento global, ladestrucción de la capa de ozono y el problemade la deforestación, pero la realidad es que pocosciudadanos hacen realmente algo ante esto. Hayuna contradicción en la población entre el nivel deconcienciación y el de actuación.Sin embargo, existen proyectos que incluyen laimplicación de la población. En la Universidad deSevilla, por ejemplo, el profesor Navarro organiza“aulas de sostenibilidad”, una actividad queconsiste en aumentar el grado de concienciacióny organizar actividades para ayudar al medioambiente.La última hasta la fecha: un proyecto dereforestación para prevenir la erosión del suelo.Por su parte, el programa Andarríos, organizadopor la Consejería de Medio Ambiente, la AgenciaAndaluza del Agua y la Confederación Hidrográficadel Guadalquivir, busca implicar a la sociedad enla conservación de los ríos. 111 asociaciones (conintereses varios, desde la pesca hasta la cultura)participaron el primer año, en 2007.18 / más+menos

More magazines by this user
Similar magazines