TENDENCIAS DE LA AGRICULTURA EN LA ERA DE LA ...

webiica.iica.ac.cr

TENDENCIAS DE LA AGRICULTURA EN LA ERA DE LA ...

COMUNIICA, Año 2, N°7, 1997, p. 40-50TENDENCIAS DE LA AGRICULTURA EN LA ERADE LAGLOBALIZACION: UNA VISION PROSPECTIVAPeter TimmerProfesor de la Universidad de HarvardTranscripción del trabajo presentado en la IX JIAIntroducciónPodría resultar sorprendente que alguien de la Universidad de Harvard se encuentre hablandoacerca de las tendencias prospectivas de la agricultura en la era de la globalización; sinembargo, provengo de una granja, he trabajado en el tema de la política alimentaria en Asiadurante un cuarto de siglo e imparto cursos en Harvard sobre economía rural en países endesarrollo y sobre transformación estructural desde una perspectiva histórica.En el último curso, en particular, pongo énfasis en el papel de la agricultura en el desarrollo,sobre los casos de Inglaterra, Francia, Alemania, Rusia, Japón, Tailandia e Indonesia. Por otraparte, en América Latina tengo la reputación de ser un economista orientado al mercado, quesostiene la premisa de que "fijar los precios correctamente es la clave para el desarrollo", peromis trabajos más recientes han enfatizado aquello que los mercados no determinan del modocorrecto y un Estado competente podría buscar corregir. "Fijar los precios correctamente" esnecesario pero no suficiente para el desarrollo sostenible.Siempre estoy un poco preocupado por adecuar mi mensaje al público. La tarea consiste encontar lo que quieren oír y, a la vez, comunicar mi opinión adecuadamente, de manera queustedes escuchen y reflexionen sobre mis ideas.Cuando hablo con analistas macroeconómicos, tales como mi colega de Harvard, JeffreySachs, y formuladores de política, tales como los funcionarios del gabinete indonesio,argumento a favor de la importancia de la agricultura; las contribuciones que ha hecho esesector al crecimiento económico; el papel de la seguridad alimentaria en la estabilidadmacroeconómica y de tipo política, y su repercusión en la estabilidad del propio sistemaalimentario.Sin embargo, cuando el foro al que me dirijo está integrado por personas vinculadas a laagricultura, me encuentro abogando por la importancia de la consistencia macroeconómica yde la transformación estructural, la asignación eficiente de los recursos económicos y laimportancia de señales y precios provenientes de los mercados mundiales, así como tambiénel papel del comercio y la apertura a esas señales, tanto para la agricultura como para lossectores no agrícolas. Hoy espero mostrar ambas caras de dicha historia.Los temasSe han establecido cuatro temas prioritarios: sostenibilidad; equidad y alivio de la pobreza;competitividad; y el marco institucional para una agricultura orientada hacia el futuro. Estosaparecen en la revista AGRIFORO (IICA,1997), cuya lectura recomiendo ampliamente. Leídicho texto y encontré en él mucha perspicacia. Este documento es muy bueno y su claraperspectiva de la visión 20-20 es emocionante, aunque sea bastante optimista.


Sin embargo, necesitamos determinar todavía, cuáles temáticas planteadas por estos cuatroasuntos pueden ser abordadas por el sector público y qué temas requieren que el sectorpúblico responda y se ajuste. Es decir, cuándo deberían los Ministerios de Agricultura, tomar elliderazgo en nombre de la salud y bienestar de su sector y de su país, estar informados decómo el mundo se transforma y saber cómo afectan los cambios sobre los cuales se tienenescasas posibilidades de controlar o intervenir. El objetivo del presente texto consiste enexplicar las fuerzas fundamentales que dirigen el sector agrícola y de la alimentación cuandonos aproximamos al siglo XXI, y en las cuales ningún país por sí solo, incluidos los EstadosUnidos, tiene mucha influencia.Friedrich von Hayek dijo una vez que "los mercados tienen poco respeto por las fronterasnacionales". Su argumento no era que las fuerzas de los mercados globales no pueden serexcluidas de un país, sino que el costo de tal exclusión recae en el país, no en el mercadoglobal. Desde mi punto de vista (como un profesor de Harvard que dicta cursos sobre laeconomía rural de los países en desarrollo y sobre la transformación estructural desde unaperspectiva histórica), la pregunta clave es cómo participar en la economía global sinconvertirse en su víctima. No solo hay posibilidades; también hay riesgos.Deben enfrentarse tres conjuntos de fuerzas:A. Fuerzas históricas: Estas fuerzas han creado instituciones y una estructura de economíapolítica que limitan severamente las opciones de política y los resultados en el corto plazo. Almismo tiempo, esas fuerzas históricas facilitan vinculaciones entre el crecimiento de laproductividad en el sector agrícola e ingresos más altos en el resto de la economía, lo cualgenera un dinamismo significativo. La agricultura es un asunto de extrema importancia para elproceso de crecimiento económico general.B. Fuerzas de mercado: Algunas de estas fuerzas son internacionales; otras son nacionales,pero se desdibujan de manera creciente en la economía global e interregional. Me referiré tantoa las fuerzas de la demanda como a las de la oferta, y señalaré que ambas son importantes,pero suponen papeles muy diferentes para el sector público.C. Fuerzas políticas: De los múltiples temas políticos posibles, seleccioné cuatro áreas paraenfatizar:1. Las tensiones entre lo rural y lo urbano y la ubicación de la pobreza, tanto relativacomo absoluta. Las estrategias de crecimiento y el papel de la agricultura seránabsolutamente cruciales para resolver las tensiones entre los sectores rural y urbano;los resultados dependerán en gran medida de la estructura inicial a partir de la cualcomience la economía. América Latina parte de una situación muy difícil, de maneraque la pregunta es: ¿Qué pueden hacer ustedes al respecto?2. Seguridad alimentaria. Los economistas podrían estar en lo correcto, en el sentido deque no es un tema serio en un mundo de mercados globales y libre comercio; sinembargo, los políticos que ignoren la seguridad alimentaria cargarán con lasconsecuencias. La pregunta será cómo resolver los problemas políticos sin utilizartécnicas económicas deficientes. Existen respuestas.3. Las tensiones políticas resultantes de la competencia global y de la distribución deingresos provenientes de la globalización. ¿Veremos una reacción negativa semejantea la de los años treinta? Ya hemos estado antes aquí.4. Tensiones relacionadas con la seguridad de los alimentos sanos. Es sorprendente vera Estados Unidos respondiendo tan vigorosamente a los retos de la seguridad de losalimentos, dentro de su propio sistema alimentario. Todos los consumidores quierensaber sí los alimentos que ingieren son seguros; esto no es sólo algo que concierne alos "países ricos", sino que también tienen implicaciones para el acceso a mercados.A. Fuerzas históricas: Transformación estructural


Permítanme comenzar con las fuerzas históricas que generan las instituciones y crean laestructura de una economía. La estructura y estas instituciones implican que las políticasideales serán específicas para cada país. Deseo enfatizar que entiendo que una sola medidade política no se ajusta a todas las necesidades. Hay tres rasgos principales de latransformación estructural que quiero abordar.1. El proceso de industrialización y la declinación relativa de la agriculturaNótese que ésta es una tendencia generalizada, sin excepciones a lo largo del procesode desarrollo; la participación de la agricultura en la economía de todos los paísesdeclina, sin importar cuán bien dotado esté cada uno con recursos agrícolas. Sinembargo, en el corto plazo (una década o dos) la agricultura puede en términosabsolutos incrementar su participación, especialmente si la liberalización comercial lepermite beneficiarse de las ventajas comparativas (y el fin del sesgo urbano aumenta laproductividad agrícola). Sin embargo, como veremos, este no siempre es el caso.Ahora, también hay evidencias claras de que una declinación en la participación en elProducto Interno Bruto (PIB) no implica crecimiento lento de la productividad en laagricultura. En efecto, Larson y Mundlak, en el Banco Mundial, han mostrado que elcrecimiento en la productividad factorial total en agricultura tiende a ser más rápido queel correspondiente al sector manufacturero; un informe asombroso, pero apoyado porun conjunto de datos cuya compilación tomó varios años.El producto total de la agricultura no aumenta, desde luego, tan rápidamente como elproducto total en el sector manufacturero, pero lo importante para el bienestareconómico de largo plazo es la productividad del trabajo, que depende primariamentede la acumulación de capital y del crecimiento en la productividad factorial total. Elhecho de que la productividad factorial en la agricultura crece tan rápidamente, oincluso más rápido que la relativa a las manufacturas, muestra la necesidad de quecontinuemos invirtiendo en nuestro sector agrícola.2. UrbanizaciónEsta tendencia parece ser inexorable desde el punto de vista histórico. En décadasrecientes el crecimiento de las áreas urbanas, en términos de producto económico, hasido mucho más rápido que la declinación de la población en las áreas rurales. Haexistido un severo deterioro del ingreso rural en relación con el de las áreas urbanas.Entonces, la pregunta es ¿la población rural está siendo expulsada de la finca por lapobreza o atraída por las oportunidades urbanas?. La respuesta depende del momentoy el lugar, pero en América Latina el proceso de expulsión parece muy real. Unalección importante, sin embargo, especialmente clara en Africa y en la zona costerachina, es que las ciudades son mucho más fáciles de aprovisionar con alimentosbásicos importados que el campo. La urbanización puede permitir, así, que muchospaíses puedan confiar mucho más en grano importado para garantizar la seguridadalimentaria de las poblaciones. Esta posibilidad tiene implicaciones significativas parala estructura de las agriculturas nacionales.3. La evolución hacia una agricultura comercial y la importancia creciente de losagronegociosEn la medida en que los productores de subsistencia buscan mayores ingresos pormedio de la interacción con el mercado, crece la presión competitiva de los productoresde todo el mundo que producen a bajo costo. Relativamente son pocos los agricultoresque pueden alcanzar ingresos satisfactorios por medio del cultivo de productos deconsumo básico (aunque alguien tiene que hacerlo). Las oportunidades de ingresossurgen cada vez más de la especialización, de los cultivos de más alto valor y delprocesamiento.El papel de la agricultura en el proceso de desarrollo económicoEl principal conjunto de fuerzas históricas se encuentran en el papel de la agricultura en elproceso de desarrollo. Hay tres conjuntos de articulaciones entre agricultura y desarrollo


económico, todas ellas importantes. En mis cursos en Harvard les he puesto nombres paraayudar a mis estudiantes a recordarlas.La articulación Lewis se llama así en honor de Arthur Lewis, quien obtuvo el premio Nobel porsu modelo de desarrollo económico en una economía dual. Las articulaciones o vínculos deLewis operan por medio de los mercados de factores. Las articulaciones Johnston-Melloroperan por medio de los mercados de productos; además hay un conjunto de vínculos que noson de mercado, a los cuales se atribuye cada vez mayor importancia, pero son difíciles demedir, precisamente porque no se muestran claramente como resultados de mercado.1. Las articulaciones Lewis proveen trabajo y capital del sector agrícola al no agrícola.Históricamente ha resultado que hay dos maneras de proveer el trabajo y el capital; sepuede extraerlos de un sector agrícola estático, o puede extraerse un dividendo decrecimiento de un sector agrícola con productividad creciente. La manera de estimularel crecimiento en el resto de la economía es hacer que la productividad agrícolaaumente tan rápidamente como sea posible, y utilizar luego esos recursos taneficientemente como sea posible en el sector industrial.2. Las articulaciones Johnston-Mellor operan por medio de los mercados de productos eimplican que la agricultura satisfaga un mercado para la industria local. Es muyimportante que los industriales locales estén esforzándose por aprender cómo competiren mercados internacionales; tener un mercado interno dinámico para probar susproductos puede ser muy importante en su proceso de aprendizaje. En las primeraetapas del desarrollo, la agricultura es la principal fuente de divisas, lo que es crucialpara el sector no agrícola, que importa capital, maquinaria y otros insumos.La agricultura ofrece las materias primas necesarias para el sector industrial. Cuandoempecé a trabajar en Vietnam, en 1989, 85% del producto industrial provenía delprocesamiento de materias primas del sector agrícola. El sector industrial dependedirectamente de la salud del sector agrícola y viceversa. Finalmente, por medio deestos mercados de productos, la agricultura proporciona alimentos tanto a losproductores rurales como a los trabajadores urbanos. Estas articulaciones operan enambas direcciones. Ambos sectores crecen más rápido si cada uno está articuladoeficientemente con el otro. No es que la industria induzca a que la agricultura crezcarápidamente o viceversa; más bien, ambas crecen rápidamente en conjunto y seestimulan mutuamente; es una relación causa - efecto en los dos sentidos.3. Las articulaciones que no son de mercado observadas en el proceso de crecimientohistórico, incluyen un conjunto que ha identificado Robert Fogel, de la Universidad deChicago. Hace tres años, Fogel recibió el premio Nobel por su trabajo en historiaeconómica. Su trabajo más reciente versa sobre el impacto nutricional de mayordisponibilidad de alimentos en los pobres, y la correspondiente relación con una mayorproductividad del trabajo. Según los cálculos de Fogel, un tercio del incremento delingreso per cápita real en Gran Bretaña entre 1780 y 1980 provino de un mayor insumonutricional en la fuerza de trabajo, y prácticamente todos los nutrientes que seincorporaron en una mayor ingesta provinieron de la agricultura inglesa.Un segundo conjunto de articulaciones que no son de mercado se experimenta pormedio del impacto de la agricultura sobre la seguridad y estabilidad alimentaria interna.Hay una vertiente económica y otra política en esta articulación de la seguridadalimentaria y me referiré a cada una por separado. La teoría económica dice que losinversionistas pueden tomar decisiones mucho más racionales, en relación con laasignación de su capital de inversión, si se enfrentan a una economía estable. En lospaíses pobres, la economía alimentaria es fundamental para la estabilidad del conjuntode la economía. Estabilizar la economía alimentaria en los países pobres es muyimportante para el proceso de crecimiento de largo plazo.Finalmente, en esta área de articulaciones que no son de mercado, resulta que lospaíses que encuentran una manera de reducir el profundo sesgo urbano presente en lamayoría de las estrategias de desarrollo terminan creciendo más de prisa, tanto en los


sectores agrícolas como en los no agrícolas. Históricamente, una asignación máseficiente de recursos ha conducido a una curva de crecimiento muy pronunciada, enpaíses que reducen su sesgo urbano en favor del reajuste estructural; por ejemplo,Indonesia después de 1966, China y Sri Lanka después de 1978, Vietnam después de1989. Recientemente, la revista The Economist señaló un efecto semejante en variospaíses de América Latina, incluidos Chile, Brasil, Argentina y Colombia; después desus liberalizaciones comerciales, la agricultura incrementó su papel en la economía yestimuló un rápido crecimiento económico.B. Fuerzas del mercado: DemandaPermítanme pasar ahora al tema de las fuerzas de mercado que ustedes enfrentan ysepararlas en oferta y demanda. Todas las economías de mercado son dirigidas por elmercado.La demanda es la señal de lo que quieren los consumidores; ellos son quienes tienen el dinero.Para permanecer en el negocio, los agricultores y los procesadores necesitan leer estasseñales y producir en concordancia. Nadie puede predecir exactamente lo que losconsumidores demandarán en algún momento en el tiempo, pero sí comprendemos las fuerzasbásicas que conducen sus decisiones. En un nivel general hay cinco fuerzas principales.1. Población: Su crecimiento se está desacelerando en todas partes. Hay incluso ahorauna seria especulación acerca de cómo será el mundo cuando la población globalempiece a declinar. Hay países que ya tienen un crecimiento negativo de la población yse ha pronostica que, en el próximo cuarto de siglo, posiblemente la mitad de lospaíses en el mundo verán declinar sus poblaciones. En los próximos 10 a 15 años lapoblación global continuará su crecimiento y la mayor parte de las nuevas bocasestarán en países pobres, lo que implica que habrá que expander la producción dealimentos básicos.2. Crecimiento del ingreso y cambios en la distribución del ingreso: El rápido crecimientoeconómico se está extendiendo alrededor del mundo. El Banco Mundial siente uncreciente optimismo acerca de la capacidad de los países pobres de crecer al 4-5 %anual en términos reales per cápita, si adoptan "correctamente" todas las políticas yprogramas gubernamentales de inversión.Hay una mayor preocupación en torno a la distribución de ese crecimiento, unatemática que tocaremos después. En general, sin embargo, la distribución del ingresono cambia muy rápidamente, de manera que las elasticidades-ingreso de la demandason indicadores razonablemente confiables de cómo evolucionarán los patrones deconsumo a lo largo del tiempo. Los productos de consumo básico de harinas comotrigo, arroz, maíz o papa tienen elasticidades más bajas o negativas; los productospecuarios tienden a tener elevados coeficientes de elasticidad-ingreso (aunque ciertaspreocupaciones sobre la salud pueden moderar esto) y las frutas y vegetales frescosparecen contar con renovada popularidad, en parte, una vez más, por razones desalud.3. Precios y cambios en la distribución, y sistemas de comercialización: Los precios sedeterminan en el sistema de mercado de manera tal que equilibren la oferta y lademanda. La pregunta clave a fines del siglo XX es si el precio real de los granosbásicos continuará declinando (como ha sucedido a lo largo del siglo) o si unacombinación de población creciente e ingresos más altos, en el lado de la demanda, ycostos ambientales, el techo alcanzado en la tecnología agrícola, y severa competenciapor el agua, en el lado de la oferta, conducirán a invertir estas tendencias de losprecios en el largo plazo. Mi propia respuesta es que probablemente habrá unretroceso en las tendencias de los precios, pero más me preocupan las variaciones enlos precios que una modesta inversión en las tendencias. Podría agregar que la historiaha desmentido antes, en este tema, a los pesimistas como yo.


Oferta4. Factores de cambios en los gustos y globalización de sistemas alimentarios: Existeahora un delicatessen global que demanda alta calidad, puntualidad en la entrega(sobre todo productos fuera de estación en el hemisferio norte) y mucha mayordiversidad. Aprovechar estos gustos cambiantes y la globalización, sin embargo,requiere un manejo extremadamente sofisticado de los sistemas de distribución yproducción.5. Nuevos usos para los productos agrícolas: Me gusta pensar en los usos finales entérminos de lo que en inglés denomino "las cinco F:" alimento, piensos, combustible,fructosa y fábricas. Esos son los cinco lugares a donde pueden llegar los productosagrícolas. Con el fin de usar maíz o yuca o azúcar, por ejemplo, como insumos paraelaborar combustible, edulcorantes o plásticos, esos productos deberán estardisponibles a bajo costo; de otra manera, los usos alternativos finales no tendríansentido económico.En el lado de la oferta nos preocupa el crecimiento de la productividad. Hay cuatro aspectosprincipales que creo debemos poner sobre la mesa; y existe gran confusión acerca de lospapeles del sector público y del privado en cada uno de ellos.1. Insumos agrícolas: No son sólo los insumos químicos, biológicos y mecánicos con losque estamos familiarizados, sino que debe incluirse el conocimiento, que es vital paraorganizar los otros. Si la actividad agrícola va a hacer un uso más intensivo de lagestión, que es lo que todos creemos, tenemos que preguntarnos cómo van a adquirirlos agricultores el conocimiento para operar sistemas de finca con un uso intensivo degestión.2. El potencial de la nueva tecnología: Todos estamos entusiasmados con la ingenieríagenética y la biotecnología, pero durante la próxima década por lo menos, es probableque las técnicas convencionales de mejoramiento sean la principal fuente de nuevatecnología utilizada por los agricultores. Mis preguntas para ustedes son: ¿cuál es lacapacidad institucional en América Latina para desarrollar estas nuevas tecnologías? y¿cuál es la capacidad en América Latina para realizar ingeniería genética ybiotecnología de alta calidad para productos e insumos que sean directamenterelevantes para los agricultores?El Instituto Internacional de Investigaciones sobre Políticas Alimentarias (IFPRI) esbastante pesimista acerca de la base institucional de América Latina, incluso enciencias agrícolas tradicionales, para no mencionar la biotecnología y el manejo de laagricultura intensiva.3. Temas ambientales y sostenibilidad: Los problemas son bien conocidos, pero ¿dóndeestá la capacidad institucional para monitorear las tendencias ambientales y hacercumplir las regulaciones, en las que sean apropiadas y estén en vigor? La retórica bienintencionada, incluso cuando viene de ministros de agricultura, realmente no modificarámucho la situación.4. Infraestructura rural: La región tiene gran necesidad de mejorar los sistemas deirrigación, la gestión del agua, los caminos rurales, especialmente en las regiones máspobres, las comunicaciones y la electricidad. Tengo una "teoría del teléfono" deldesarrollo agropecuario, la cual desarrollé en Indonesia. Si quieren que el sectorprivado lleve a cabo actividades de comercialización a bajo costo, deben estar encapacidad de reducir los riesgos de una elevada exposición a los precios; y losteléfonos son la manera más eficiente de hacer eso. Para que el sector privado puedadesempeñar un papel importante en la comercialización, se necesita un buen sistemade comunicaciones.


Pero ¿quién va a pagar por la infraestructura rural? y ¿por qué deberían pagar ellos, si laagricultura es una "industria en decadencia" con precios reales en disminución? recuerden que,si la mayor parte de la ganancia de la inversión (incluido el costo de la investigación agrícola)será finalmente absorbida por el consumidor, por medio de precios más bajos y el desarrollo dela economía no agrícola, entonces la tasa de beneficio privada subestimará la rentabilidadsocial de dicha inversión. La pregunta básica es ¿cómo atraer inversión a las áreas rurales?.Mi respuesta es que ustedes deben invertir en el capital humano rural; tenemos que tenerderechos seguros de tenencia y propiedad de la tierra, y, en muchas áreas, mercados enoperación para el agua, de modo que se puedan canalizar de manera segura las nuevastecnologías.C. Fuerzas políticasFinalmente, hablaré brevemente acerca de las fuerzas políticas a las que ustedes se enfrentan.Es probable que los movimientos democráticos, ahora firmemente establecidos a lo largo deAmérica Latina, acentúen las fuerzas políticas a las que me voy a referir. Estos movimientosdemocráticos traen aparejada una mayor voz para las áreas rurales, en especial las querepresentan a los sectores más pobres de la economía rural.Hay muchas fuerzas políticas y la mayoría son propias de cada país; deseo poner énfasis encuatro fuerzas de carácter general.1. Diferencial en la tasa de crecimiento de los ingresos rurales versus la del crecimientourbano: El cabildeo de los agricultores surge como consecuencia del rápido crecimientoindustrial y de sentirse dejados atrás. El proceso de trabajo y migración esmultigeneracional, de manera que es deseable amortiguar este proceso, así comohacer más flexibles los mercados de trabajo; una vez más la educación rural es unaclave.En esta área hay presiones generadas por la migración rural-urbana y el fracaso delcrecimiento económico en alcanzar a los pobres, sean en áreas rurales o urbanas.Investigaciones recientes muestran que cuando un país empieza con una ampliabrecha en los ingresos entre los sectores más ricos y los más pobres (particularmentesi la brecha es el doble del ingreso per cápita promedio), ni los incrementos en laproductividad económica agrícola y no agrícola alcanzan a beneficiar a los más pobres.Sin embargo, cuando las brechas de ingresos se reducen, el sector agrícola secomporta mejor que el no agrícola en estimular el crecimiento de manera másequitativa y tiende a mejorar a los más pobres. Estos resultados constituyen un seriodesafío al "consenso de Washington", en relación a que el libre comercio y elcrecimiento en los ingresos promedio ayudarán a todos.2. Preservación de la seguridad alimentaria sin dependencia "excesiva" de alimentosbásicos importados: La seguridad alimentaria es absolutamente necesaria para lacredibilidad del Estado. Se ha debatido desde las Leyes del Cereal en la Gran Bretañadel siglo XIX acerca del papel que la producción interna debería tener para alcanzar laseguridad alimentaria y la estabilidad de precios.Mencionemos dos temas que están en conflicto: La estabilización de precios, inclusocon una modesta protección para los agricultores nacionales, puede acelerar elcrecimiento económico, si se implementa bien. Sin embargo, la mayor parte de losesfuerzos de los gobiernos orientados a estabilizar los precios agrícolas han sidoonerosos para el gasto público y el crecimiento económico debido a la ausencia de laoperación de un sistema de comercialización eficiente que estimule un mejoramientode la productividad agrícola.¿Qué es entonces lo que debería hacerse? Eso depende en cuál de los dos mundosesté usted. Es un problema de capacidad institucional y realismo político. Competencia


global: La globalización es una realidad; las presiones competitivas que se sientencomo resultado de la apertura no van a desaparecer (por lo menos no lo harán singrandes costos para la economía, en términos de crecimiento y eficiencia); el tema esdefinir cómo los países pueden participar en esta economía globalizada sin unareacción política negativa.Recuerden que ya hemos pasado por esto. La Bella Época en América Latina tuvolugar de 1870 a 1914, cuando el mundo pasó por un proceso de globalización queintegró los mercados de trabajo y de capital más completamente que en cualquier otromomento del presente; algunos creen que no hemos regresado aún a ese nivel deintegración. Hubo una reacción negativa a causa de las consecuencias de estaglobalización en la distribución de ingreso, que han perdurado hasta hoy en AméricaLatina (y en algunos segmentos de Europa y Estados Unidos).¿No hay nada que podamos hacer para prevenir una reacción negativa, que ya es muyevidente entre los Demócratas en el Congreso de los Estados Unidos?Lo primero es no prometer más de lo que el libre mercado puede ofrecer. Losjaponeses fueron forzados al libre comercio en 1854 y la primera cosa que obtuvieronde él fue una epidemia de cólera que mató a miles de personas. Los japoneses handesconfiado del libre comercio desde entonces.En segundo término, se debe compensar a los perdedores. La teoría económica nosenseña que los dividendos de los ganadores son lo suficientemente grandes para ello.No pagar algún tipo de compensación sólo aportará combustible a los opositorespolíticos de la liberalización comercial.En tercer lugar, hacer más flexibles los mercados de los factores. La mayor parte de lasquejas provendrán de los trabajadores y de los agricultores; ambos grupos se sientenatrapados en su fuente actual de ingresos. Educación, reentrenamiento de la fuerzalaboral, subsidios al salario para el empleo transitorio, pueden acelerar el proceso dereasignación y generar más ganadores y menos perdedores.3. Seguridad garantizada de los alimentos: Muchos países en desarrollo piensan que estetema de la seguridad de los alimentos les es impuesto por los países ricos, como unamanera de impedir exportaciones de los países pobres. Esto es verdad sóloparcialmente; los consumidores nacionales en todas partes desean una oferta segurade alimentos y compensarán a cualquier partido que lo prometa y que cumpla.Quisiera que entendiéramos que la ciencia realmente puede ayudarnos. Hay exámenesinstantáneos en tiras reactivas (test strips) para verificar si el ADN de la E. coli está presente.Existen maravillosos descubrimientos que permiten pruebas de la seguridad mucho másfáciles. En el Tercer Mundo, la mayor parte de los problemas de seguridad de los alimentossanos vienen de la insuficiente higiene durante el procesamiento; y del uso de técnicas"tradicionales" de preparación para cantidades mayores de lo que es "tradicional". Que hayapersonal correctamente capacitado para la vigilancia de la seguridad de los alimentos puedetener un impacto inmenso.ConclusiónEn resumen, he hablado acerca de tres categorías básicas que influenciarán las tendencias dela agricultura en el siglo XXI: fuerzas históricas, fuerzas de mercado y fuerzas políticas. LordActon, o quizás fue Winston Churchill, dijo una vez que quienes ignoran la historia estáncondenados a repetirla. Me gustaría agregar que quienes tratan de ignorar las fuerzas delmercado pagaran el precio con menor crecimiento y mayor pobreza. Aquellos que desestimanlas fuerzas políticas obtendrán el máximo lujo: ¡no tendrán que preocuparse en adelante porestos temas porque ya no estarán en el poder!


Mi sugerencia no es que los Ministros de Agricultura se conviertan en "políticos populistas",sino que reconozcan los problemas políticos muy reales que genera una rápida transformaciónestructural, la competencia de los mercados globales y la inestabilidad causada por los preciosinternacionales transmitidos a los agricultores y a los consumidores. Hay maneras económicassensatas de hacer frente a los problemas políticos, pero únicamente si ustedes puedenreconocerlos y estar preparados para tomar acción.

More magazines by this user
Similar magazines