líneas de fuga y escenarios de resistencia - Hacia la Promoción de ...

promocionsalud.ucaldas.edu.co

líneas de fuga y escenarios de resistencia - Hacia la Promoción de ...

175LÍNEAS DE FUGA Y ESCENARIOS DERESISTENCIA:CONFIGURACIÓN DE APUESTASALTERNATIVAS AL DESARROLLOEN EL CENTRO OCCIDENTE COLOMBIANONorma Patricia Vela Murillo *Recibido en enero 18 de 2011, aceptado en abril 4 de 2011ResumenObjetivo: el propósito de la investigación fue reflexionar en torno a cómo se configuran algunas apuestasalternativas al desarrollo del centro occidente colombiano durante el periodo 2007-2009. La discusiónde este artículo gira en torno a dos categorías emergentes en el proceso investigativo: construccióncolectiva como línea de fuga y re-creación de lo local como escenario de resistencia. Estas categoríasson resultado de las prácticas y el discurso develado por los líderes comunitarios frente a la configuraciónde apuestas alternativas al desarrollo. Metodología: el desarrollo de la investigación se llevó a cabo através del método de la teoría fundamentada y, con ella, del diseño emergente para procesar y analizar lainformación obtenida. Las técnicas para recolectar la información fueron la entrevista abierta, el grupofocal, la observación no participante y la revisión documental. La población objetivo fueron los líderescomunitarios pertenecientes a organizaciones de base. Resultados: conceptualmente se presentan desdeuna mirada crítica a la noción de desarrollo, y metodológicamente, como elementos determinantes paraavanzar en la construcción de metodologías de intervención profesional en trabajo social, especialmenteen el área de medio ambiente y desarrollo. Conclusiones: el empoderamiento de las comunidades debase conlleva a su movilización, con el objetivo de generar ruptura ante el sistema; en este sentido, lasapuestas alternativas de desarrollo se perfilan como líneas de fuga y escenarios de resistencia ante elparadigma neoliberal establecido.Identidad, comunidad, desarrollo local.Palabras clave*Trabajadora social. Magíster en Territorio, Conflicto y Cultura. Departamento de Planeación y Desarrollo Regional, Universidad de Caldas. Manizales.Correo electrónico: norma.vela@ucaldas.edu.coHacia la Promoción de la Salud, Volumen 16, No.1, enero - junio 2011, págs. 175 - 185 ISSN 0121-7577


Líneas de fuga y escenarios de resistencia: configuración de apuestas alternativas al desarrollo en el centro occidente colombiano177INTRODUCCIÓNEl problema de investigación que se abordóen este trabajo: “¿Cómo se configuran algunasapuestas alternativas al desarrollo en el centrooccidente colombiano?”, ubica sus antecedentesdesde dos perspectivas: primero, desde eldesarrollo de investigaciones en este campo enColombia y en América Latina, y segundo, desdela implementación de proyectos de gestión.La revisión documental indicó que lasinvestigaciones realizadas y los proyectos degestión implementados se ubican desde unalógica eminentemente neoliberal. En ella lascomunidades son beneficiarias o usuarias de losprogramas y planes locales. El elemento de lo localse ha convertido hoy en el eje central de la mayoríade las estrategias de los gobiernos de AméricaLatina (y con ella Colombia) para operacionalizarlas políticas públicas diseñadas por los expertosplanificadores en el contexto de los lineamientosde la política internacional implementada por elConsenso de Washington.En este orden de ideas, el concepto de desarrollolocal se ha logrado posicionar en las agendasregionales, nacionales e internacionales comoestrategia para repensar los esquemas centralizadosde acumulación “en los programas de ajusteque promovía el Consenso de Washington. Lapolítica social se percibía, así misma, como laherramienta necesaria para establecer las bases degobernabilidad que garantizasen la legitimación delas reformas exigidas por el mercado” (1) inherentesal modelo capitalista. Este replanteamiento se hacentrado en ubicar las iniciativas privadas localescomo un factor que permite generar mayor eficaciaante la crisis de la ineficiencia burocrática.No obstante, es necesario reconocer lasmovilizaciones de otros actores legitimados y noreconocidos como “expertos” planificadores quehan avanzado hacia la construcción de nuevosescenarios alternativos al desarrollo paralelos a losoficiales de desarrollo ― aspecto del cual se ocupaesta discusión― . El avance de esta investigaciónimplicó la movilización hacia marcos teóricos yla delimitación de trayectos metodológicos quepermitieron una nueva lectura de las realidadeslocales, desde las elaboraciones propias delos actores que habitan los territorios y que seconfiguran en apuestas alternativas al desarrollodesde las particularidades en sus dinámicasterritoriales, como se presenta a continuación.MÉTODOEl desarrollo metodológico de la investigación sellevó a cabo a partir de la teoría fundamentada,definida según Corbin y Strauss como “teoríaderivada de datos recopilados de manerasistemática y analizada por medio de un procesode investigación, más que de los estudios previos”(2). La teoría se construye a partir del rigor delprocedimiento para procesar la informaciónobtenida por los participantes de la investigación.En este orden de ideas, los participantes de lainvestigación fueron los líderes comunitariospertenecientes a organizaciones de base delmunicipio de Calarcá (Quindío), específicamentede la vereda Travesías y del municipio de Barbosa(Valle de Aburrá) con los representantes de las sietealdeas del sector rural. En total, fueron 25 actoresque participaron directamente en el proceso. Elperiodo de tiempo de estudio estuvo comprendidoentre los años 2007 y 2009. El muestreo teóricoo conceptual permitió delimitar la elección de losparticipantes de la investigación, y el criterio deselección de los actores estuvo delimitado porsu participación activa en el diseño y puesta enmarcha de iniciativas dentro de sus comunidades.Para recolectar la información se utilizaron comotécnicas el grupo focal y la entrevista abierta, lascuales permitieron discutir y elaborar, desde laexperiencia de los líderes comunitarios, el fenómenoindagado. A esto se le sumó la observación noHacia la Promoción de la Salud, Volumen 16, No.1, enero - junio 2011, págs. 175 - 185


178 Norma Patricia Vela Murilloparticipante y la revisión documental, comoelementos básicos para visualizar las prácticascontenidas en los discursos de los actores sociales.El desarrollo de las técnicas se realizó a través devisitas a los municipios con una duración entredos y tres días, en donde la población participantecontinuaba con sus labores cotidianas. Es decir,no se llevaron a cabo reuniones extra porquela pretensión era recolectar la información en elambiente cotidiano, para indagar por las prácticasy los discursos en torno a las apuestas alternativasal desarrollo, y ello solo se podría leer desde susespacios y escenarios habituales de interaccióncon los demás integrantes de la comunidad, en estecaso, de la vereda Travesías y de las siete aldeasdel sector rural de Barbosa.En razón a lo anterior, el procesamiento, análisise interpretación de la información se llevó acabo desde el diseño emergente, reconsideraciónque hizo Glaser (2) a Strauss y Corbin, dada suestructura rígida propuesta en el diseño sistemáticocon la codificación selectiva y la diagramación.Glaser propuso efectuar la codificación abierta,establecer comparación constante y relacionarentre unas y otras categorías, para finalmentepresentar la comprensión del fenómeno.El procesamiento de los datos partió de lasegmentación de la información arrojada porlos grupos focales y las entrevistas abiertas.Seguidamente, se construyeron las categorías deprimer y segundo orden, se inició la correlaciónentre una y otra categoría y se construyeron las doscategorías resultantes del proceso investigativoque se desarrollan a continuación.RESULTADOS Y DISCUSIÓN1. Perspectivas del desarrolloPara iniciar la disertación de cómo los líderescomunitarios de los municipios de Calarcá, Caldasy Barbosa configuran algunas apuestas alternativasal desarrollo en el centro occidente colombiano,fue necesario hacer algunas precisiones de carácterconceptual respecto al desarrollo local, comoperspectiva teórica y como medio en la estrategianeoliberal y en la estrategia neoestructural, con elfin de aclarar las dos categorías que daban cuentade la configuración de las apuestas alternativas.Las perspectivas teóricas sobre las cuales seha abordado el desarrollo local se ubican en losparadigmas sobre el desarrollo. Al respecto,Arturo Escobar planteó que “al finalizar lasegunda guerra mundial se instaura el patrón dedesarrollo occidental como la norma y se posicionaen las agendas nacionales e internacionales elconcepto de desarrollo, que indujo cambios en elestablecimiento de las relaciones entre los paísesdenominados desarrollados y subdesarrollados,bajo la idea de progreso, como eje central” (3). Eneste orden de ideas, desde el evolucionismo (4) ―enfoque imperante después de la Segunda GuerraMundial― lo local va en contra del progreso, ypor lo tanto, las tradiciones locales se convierten enaspectos restrictores para la apertura a la inclusiónde nuevas técnicas conducentes del desarrollo.Por otra parte, desde el historicismo (4) lo localse centra en la noción de especificidad, dadoque cada sociedad es única y, en ella, están lasrespuestas para avanzar hacia el desarrollo, y poreso lo externo, es decir lo global, debe ajustarse alo local.Desde el estructuralismo (4) lo local es el lugardonde se reproducen las contradicciones de loglobal, y por ello centra su atención en las diversasposiciones de las estructuras de cada país o regiónen el sistema universal.El desarrollo local como medio de estrategianeoliberal y de estrategia neoestructural centra suatención como alternativa ante la crisis del Estadoy la exclusión social, política y cultural. En estesentido, se ha apoyado en modelos basados en laasociatividad como, por ejemplo, la asociaciónde municipios en constitución de unidades


180 Norma Patricia Vela MurilloEn estas comunidades, la construcción colectivase evidenció como una línea de fuga ante losprocesos individualizados y estandarizados,gestados y proporcionados por las institucionesque actúan desde el enfoque neoliberal.No se asumieron las comunidades comousuarias de los diversos proyectos de caráctersocial (comedores comunitarios), ambiental(macroproyectos de monocultivos), económico(construcción y consolidación de microempresas)y de infraestructura; emprendidos por agentesexternos desde los entes gubernamentales y nogubernamentales, sino como actores sociales quereflexionan y asumen posición ante las diferentessituaciones del quehacer cotidiano. La construccióncolectiva se plantea como línea de fuga no soloporque es flexible, va y viene constantemente, sinoademás porque las relaciones y las redes de acciónla transforman.Al hablar de líneas de fuga se hace necesario pensaren la estética del lugar, no solamente concebidacomo la armonía entre las diferentes cosas, sinotambién como “la relación armónica de quienesinteractúan y habitan el lugar, como formas,expresiones, creaciones y recreaciones” (6), puescomo diría Martín Heidegger: “la belleza descansaen la forma, pero sólo porque la forma se alumbróun día desde el ser como la entidad del ente” (7).Entonces, la estética reviste de gran importancia,porque se convierte en línea de fuga ante elparámetro establecido, además de ser propiciadorade escenarios de resistencia ante lo estandarizado,a partir del tipo de interacción dada. Por estarazón, las expresiones de inconformidad emergendiariamente y se contrastan con la uniformidad delas minorías que ostentan el poder.Uno de los actores expresó: “Nuestra comunidadcomo cuerpo, como una construcción simbólicaque se recrea constantemente cuando estamos enpresencia de los otros, cuando compartimos y nosreconocemos con los demás, para avanzar no a unnorte como se piensa desde el modelo capitalista,sino a otros horizontes, donde la heterogeneidad,el pluralismo, el reconocimiento y valoración delos demás seres vivos, no en términos económicos,y la solidaridad nos definen como cuerpo” (Lídercomunitario).En consonancia con lo expresado por el actorsocial, se construyen en el ambiente académicoconceptualizaciones como las de Noguera alreferirse a “la ʻ estéticaʼ cuyo punto de partidaes el cuerpo como corporeidad, como lugarsimbólico-biótico, donde inmediatamente ― esdecir sin mediación de la razón, de la sensibilidad,de la emoción o de la pasión― el mundo de lavida es cuerpo y el cuerpo es mundo de la vida”(6). Conceptualizaciones estas que reflejan otrosescenarios que se construyen desde las estrechas yfuertes relaciones con los otros, que dan cuenta dela comunidad.En el entorno de esta discusión se presentandiversas posturas alrededor de lo que es eldesarrollo, y las formas en que se evidencia elmismo, en las distintas poblaciones que hacen partede una misma sociedad ― dado que la modernidadse presenta como un desarrollo global― . Allí, el“deslumbramiento por la técnica” ― en palabrasde Martín Heidegger― hace que se pierda elhorizonte y se instrumentalice el saber, ademásde los polos opuestos cada vez más agudizadospor la división y la especialización de losdiferentes ámbitos en el quehacer cotidiano. Enel ámbito colombiano, Hissong plantea que “lasinstituciones académicas se han esforzado porformar profesionales requeridos para promover yorientar los procesos de desarrollo” (8), dado queen el contexto actual la planificación y la gestióndel desarrollo, pensadas y orientadas por expertos,se edifican como los ejes centrales de la idea delprogreso de la sociedad.Es en la experiencia cotidiana donde se observa quelos marcos teóricos sobre los cuales se movilizanlos planificadores y gestores del desarrollo ― endonde se planifica con las comunidades afuera―invisibilizan los procesos de planificación,


Líneas de fuga y escenarios de resistencia: configuración de apuestas alternativas al desarrollo en el centro occidente colombiano181organización y cogestión como expresiones de vida,como el escenario por excelencia para construirlas identidades de quienes la habitan, desde unaperspectiva compleja y rizomática diferente ala tradicional mirada lineal y eminentementeracionalista, en la cual ubican el territorio comouna plataforma sistémica para el desarrollo delos procesos sociales; es decir, desde una posturageográfica y ecosistémica del territorio.La lectura del territorio desde esta perspectivase universaliza y, a la vez, se fragmenta paralos grupos con mayor poder adquisitivo, dadoque contribuyen, de una manera más directa, ala construcción de aldea global, en el sentido demayor circulación de información y adopciónde prácticas estandarizadas de otros lugares. Delcontexto emergieron ocurrencias que ubicanposturas críticas ante el actual paradigma, talescomo la siguiente: “Quisque el desarrollo es alo que tenemos que apuntar, como si eso fuerala salvación… cómo no… cuando ha sido esenombre el que ha vuelto a las personas egoístas,sin importarle a nadie lo que pasa con el otro,con el vecino, todo para ganar plata y quisquetener una mejor vida, como si la solidaridad y elcompañerismo se compraran con plata, o cuándoha visto usted que uno diga ve, cuánto es que valesu solidaridad” (Líderes comunitarios).Esta lectura crítica realizada por los actoressociales ante la categoría de desarrollo, evidencióuna reflexión desde los valores que le subyacencomo proyecto que universaliza con sus elementosconstitutivos, al posicionar las estrategias sobrelas cuales se ha tratado de avanzar hacia lasmetas propuestas por el mismo. Estrategias quese han adaptado a los nuevos modos y mediosde producción que se imponen en el proceso deglobalización.La construcción colectiva de estas comunidades seha convertido en una estrategia fundamental paramantener su identidad y generar rupturas frente alactual sistema. La construcción es colectiva porquelas decisiones se toman en consenso y la diferenciamotiva a la comunidad para el establecimientode acuerdos; por lo tanto, la importancia de estaconstrucción no está en el ejercicio del poder porsimple mayoría estadística, dada la noción decuerpo que tienen como comunidad.La participación en este contexto es el ejedinamizador de las diversas dinámicas territoriales,y se ha consolidado como el escenario privilegiadopara la generación de las líneas de fuga, puesa partir de cómo participan, en qué participan ycon qué intención lo hacen es que se reafirmancomo comunidad. Es así como la participaciónde estas comunidades es profunda, reflexiva,crítica, sentida y propositiva. Al respecto unode los actores sociales expresó lo siguiente: “Alser solidarios con los otros, con la comunidad,estamos participando en la construcción de nuestracomunidad, estamos siendo fieles a nuestros actosy estamos reconociendo el pasado para poderactuar en el presente; la participación sin lasolidaridad, sin el compartir con los demás, no tienefundamento, porque entonces todo se convierte enhacer cosas pa’uno solo, sólo para beneficiarseuno y entonces ¿dónde quedan los demás? ¿Cuálsería la comunidad?” (Líder comunitaria).Estos discursos evidencian las posturas críticasfrente a los procesos participativos tradicionales, yen su gran mayoría se asume la participación desdela asistencia al evento o a la reunión, desconociendosu intención o finalidad. Estos esquemas departicipación han hecho que las comunidadesse asuman como beneficiarias o usuarias de losdiversos programas y proyectos que se diseñany ejecutan desde los entes gubernamentales y nogubernamentales, dado que su inclusión quedareducida a un medio de verificación como son loslistados de asistencia, que no dan cuenta realmentede las reflexiones, posturas y apuestas en eldesarrollo de los procesos sociales.La estética y la participación de estas comunidadesse evidenciaron como hilos que tejen una redHacia la Promoción de la Salud, Volumen 16, No.1, enero - junio 2011, págs. 175 - 185


182 Norma Patricia Vela Murillode relaciones y entramados, como elementoque se deconstruye y reconstruye en la vidacotidiana. Como los elementos constitutivosde la construcción colectiva, la estética y laparticipación la visualizan como línea de fuga,porque genera punto de quiebre con lo establecido,con los lineamientos generalizados propios de losprocesos de planificación y de gestión “ordenados”desde el punto de vista cuantitativo, y ahora enla actualidad, tímidamente con incursión desdelo cualitativo. La estética y la participación sonasumidas como el enlace para la conexión conel otro, con los otros, para dejar huellas, paracaminar, para construir y habitar el discurso quecomo cuerpo define la comunidad.3. Re-creación de lo local como escenariode resistenciaLa re-creación de lo local como escenariode resistencia, fija puntos de encuentro ydesencuentro con otras colectividades. Allí soncatalogados en un esquema u otro por los demáshabitantes de la región; se podría denominarespacialización de escenarios de resistenciaconfigurados particularmente por los sectorespopulares en donde las formas como se habita sonautorreguladoras de la manera en que se participacomo variable fundamental para diferenciarsedentro de una colectividad. Al respecto los actoressociales expresaron: “La resistencia es el caminoque hemos encontrado para seguir siendo nosotroscomo pueblo que sabe de sus antepasados, desu historia. Hoy en día uno le pregunta a la granmayoría de la gente sobre su historia y ni sabenqué es eso. ¡Ja!, comienzan quisque a contarle auno la historia de otros lados, como si vivieranpor esos lados, uno no entiende por qué se llamanpersonas cultas, si lo primero que hay que aprenderes la historia de uno, de la familia, del vecino, dela comunidad, porque uno habita con ellos en esteterritorio” (Líderes comunitarios).El conocimiento del contexto es el que le permitea la comunidad estrechar vínculos afectivos ytender complejos entramados organizacionales.Aquí es importante denotar las dinámicas norápidas, sino lentas, que se dan en este escenario,el establecimiento de relaciones mediadas por lacooperación y la solidaridad y el reconocimientode cada uno de los actores que hacen parte de lamisma. Entonces, la re-creación de lo local obligaa pensar las formas del modo en que se apropiande los lugares y de cómo habitan el espaciolas comunidades que se circunscriben en ellos.En palabras de Santos, “el orden local funda laescala de lo cotidiano y sus parámetros son la copresencia,la vecindad, la intimidad, la emoción,la cooperación y la socialización con base en lacontigüidad” (9).El conocimiento del contexto que tienen estascomunidades es lo que les ha permitido movilizarse,cuestionarse y asumir el devenir cotidiano comocomunidad al privilegiar la colectividad. Lo localcentra su mirada en los entramados, las redes, lostejidos, las bifurcaciones, las otredades, no comoinsumos para la generación de nuevas estrategiasneoliberales, que emergen constantemente en labúsqueda de nuevas apropiaciones conceptualespara mantener el paradigma establecido, sinocomo elementos orientadores de su actuación.La cita que se presenta a continuación da cuenta delas posturas críticas de uno de los actores sociales:“Sólo la voz de todos, o sea de la comunidad, mejordicho del cuerpo que formamos, es lo que nosmantiene como somos hoy, pero usted sabe que lavoz no sólo es este sonido que sale de mi boca o dela boca de mi compadre o de mi comadre o de losniños que están jugando allá en el “claro”, sino loque hacemos todos los días” (Líder comunitario).La anterior expresión manifiesta el tipo deinteracciones que se establecen en estascomunidades, las cuales vienen a delimitar laconstrucción del espacio que caracteriza loscomportamientos y las actitudes de quienes loshabitan. La re-creación de lo local se puedeconsiderar, entonces, como un creador de formas


Líneas de fuga y escenarios de resistencia: configuración de apuestas alternativas al desarrollo en el centro occidente colombiano183de actuación particular a partir de la apropiacióndel o de los lugares que el municipio les provee;son los habitantes de estas comunidades quienesexperimentan y proporcionan la metamorfosis desu entramado-red de relaciones que se espacializany se visualizan a partir de las múltiples funcionesque al territorio se le asignan.Las interacciones en este escenario distan delanonimato, y las relaciones efímeras basadasen los consumos constituyen uno de los factoresdeterminantes del proyecto de cultura queoccidente ha edificado durante el último siglo. Aquíse discuten los modelos, las metas, los indicadoresque a menudo quedan fijos en las planificacionesque hoy se desarrollan porque, a cada instante,emergen figuras nuevas que desbordan la anterior.A continuación se presentan varias expresiones delos actores sociales que dan cuenta de este tipo deinteracción:• “Esta tierra que habitamos, que nos quiereporque nos proporciona los alimentospara vivir, porque nos brinda espaciospara recrearnos, porque cuenta la historiade nuestros antepasados de su esfuerzo,ganas y luchas para salir adelante” (Líderescomunitarios).• “Lo que hemos aprendido hasta ahora esgenerar unas estrategias para estar en estemundo tan difícil con tantas cosas nuevasque llegan todos los días, de todas partesdel mundo, pero sin dejarnos consumirpor completo de esas cosas porque ahí sídejaríamos de ser lo que somos y no se habríaaprendido de nada” (Líder comunitaria).Es de resaltar que los espacios públicos en estascomunidades no son concebidos como “nolugares”1 , sino, por el contrario, lugares deencuentro de niños, jóvenes, adultos y ancianos.Lo público se reviste de importancia porque esallí donde la re-creación de lo local emerge comoescenario de resistencia al considerarlo comofigura que reconcilia la comunidad como cuerpo.Esta re-creación permite ubicar nuevos marcosde referencia en torno a la organización de lascomunidades, el cómo se organizan y cuál es susentido de organización vislumbran la complejidadde sus acciones y, con ello, el amalgama que losdefine y los diferencia.Lo local como escenario de resistencia aprecialos puntos de encuentro, de intercambio y deposibilidades de cada lugar, no mediados porlos modos y medios de producción que hanllevado a que en las últimas tres décadas lo localse haya posicionado en las agendas nacionalescomo principales promotores de desarrollo,al darle valor agregado a los productos de laspequeñas comunidades a partir del argumentode la movilización de los bienes intangibles,como elemento innovador en el proceso de laglobalización. Así, por ejemplo, se han desarrolladodiversos programas donde los tejidos, losbordados, las pinturas, entre otros, han aumentadosu valor comercial a partir de las particularidadesde quienes los diseñan.La identidad desde este escenario de cercaníaspermite conjugar diversos valores que soloencuentran sentido cuando se está en presenciadel otro, de los otros. Los valores que en estascomunidades convergen distan de los establecidospor “el proyecto de la modernidad” (8); porejemplo, avanzar de la mirada antropocéntricahacia la biocéntrica al reconocer los demás seresvivos como parte de la comunidad y no comodespensa infinita para satisfacer las necesidadesde los seres humanos. Al respecto los actoresexpresaron: “Es como estar aferrado a la tierra, nocomo algo que uno no se puede mover, es como lasraíces de todos estos árboles y plantas que ustedve, que para poder vivir necesitan de las demás,hasta de los animalitos para que las limpien ynosotros de ellos para poder estar en comunidad”(Líderes comunitarios).1Categoría de Marc Augé para expresar los lugares de paso.Hacia la Promoción de la Salud, Volumen 16, No.1, enero - junio 2011, págs. 175 - 185


184 Norma Patricia Vela MurilloEstas posturas frente al mundo de la vida permitenapreciar otras posibilidades de construccióndesde lo heterogéneo, lo plural, al reconocer lavida como el punto de ebullición para habitar,para sentir, para desentrañar, para tranzar, parare-crear el cuerpo como cuerpo comunidad,como complejo rizomático, que indaga losbucles, las interconexiones, las rupturas desde lasinteracciones establecidas.Finalmente, desde la experiencia cotidiana, lacomunidad de la vereda Travesías y la de las sietealdeas de Barbosa reflexionan y asumen posiciónfrente a los modelos racionalistas que circulanhoy en la esfera de planificación y gestión deldesarrollo, sus discusiones se centran en lo pocoflexibles y dinámicos, dado que, quienes planeany gestionan, parten de lineamientos de actuaciónpreestablecidos que fijan como patrón para edificaro renovar la ciudad, el municipio, la región o elpaís. Los procesos de participación se quedancortos ante los sueños y deseos que tienen comocomunidad, dado que la planificación y la gestióndel desarrollo tienen en común un conflicto deintereses público-privados y social-económicosque en la gran mayoría de los procesos representansolo a unas minorías.CONCLUSIÓNLas emergentes apuestas alternativas al desarrollopresentan en el contexto de hoy un gran desafíopara orientar la mirada a otros escenarios posiblesde desarrollo o, en palabras de los líderes de lavereda Travesías y de las siete aldeas de Barbosa,a “estar bien”, a pensar la utopía como un caminoviable ante la crisis del Estado. Es así como loselementos constitutivos de dichas apuestas giraronen torno a la construcción colectiva como línea defuga, fundamentada en la estética y la participación;y frente a la re-creación de lo local comoescenario de resistencia basado en la identidad, lapertenencia y la organización. Estas comunidadeshan propiciado una dinámica territorial que les haproporcionado no solo un modelo de ocupaciónespacial, sino además una territorialidad basadaen la confianza, la reciprocidad y la solidaridad,valores estos desdibujados en el actual modeloneoliberal y capitalista. Finalmente, se hacenecesario dar a conocer las otras experiencias deeste tipo que existen en Colombia, para avanzarhacia el reconocimiento de las comunidadesque a partir de la creatividad en el diseño de susestrategias han mantenido su legado y se hanposicionado como actores locales que planifican,direccionan y gestionan su propio camino.


Líneas de fuga y escenarios de resistencia: configuración de apuestas alternativas al desarrollo en el centro occidente colombiano185REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS1. Calvento M. Profundización de la Pobreza en América Latina. El caso de Argentina 1995-1999.[En línea] 2007 [citado 2008 Dic]. Disponible en URL: http//:www.eumed.net/libros/2007a/2522. Hernández Sampieri R, Fernández-Collado C, Baptista Lucio P. Metodología de la Investigación.4th ed. México: McGraw-Hill; 2008.3. Escobar A. Globalización, Modernidad y Desarrollo. [En línea] 2002 [citado 2009 Ene]. Disponibleen URL: http://www.oei.es/salactsi/escobar.htm.4. Aguirre M. Aproximación al tema Paradigmas de Desarrollo. [En línea] [citado 2009 Mar].Disponible en URL: http:// www.rau.ed.uy/fcs/dts/Mip2/paradigmasdesarrollo.pdf.5. Coraggio JL. [En línea] [citado noviembre 2008]. Disponible en URL: http://wwwcoraggioeconomia.org/jlc/archivos%20para%20descargar/Poder%20local%20poder%20popular%20_1987_.pdf6. Noguera AP. El Reencantamiento del Mundo. Editorial Universidad Nacional de Colombia.Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente; 2004.7. Heidegger M. El origen de la obra de arte. En: Vattimo Gianni. El Fin de la Modernidad. Madrid:Alianza; 1996.8. Hissong R. Las Teorías y las prácticas de desarrollo desde la perspectiva de la modernidad.Cuadernos Ocasionales; 1996.9. Santos M. La Naturaleza del Espacio. Técnica y Tiempo. Razón y Emoción. Barcelona: Ariel;2000.10. Augé M. Por una Antropología de la Movilidad. Barcelona: Gedisa; 2007.Hacia la Promoción de la Salud, Volumen 16, No.1, enero - junio 2011, págs. 175 - 185

More magazines by this user
Similar magazines