Views
3 years ago

Introducción - Grupo Leon Jimenes

Introducción - Grupo Leon Jimenes

La planificación,

La planificación, ¿existe?El discurso expuesto anteriormente es consecuencia de la imposibilidad real de sostener una planificaciónde obras consistente y determinada. Este hecho puede advertirse, sobre todo, en los frustrados planesurbanísticos de tantas administraciones locales y centrales y en la ejecución de proyectos de muydiversa naturaleza en todo el territorio nacional. El eterno problema energético no es más que un ejemplofamiliar que traer a colación. Pero esta problemática invade a casi todos los sectores de la vida republicana,sobre todo en las esferas públicas, en las que predomina la acción dirigida a obtener resultadospolíticos de la gestión técnica en las instancias competentes.La planificación es la base de cualquier plan de desarrollo. Con ella puede eficientizarse la utilización derecursos de toda índole –humanos, económicos, territoriales, etc.– orientados hacia un bien común, quepueda dirigir las acciones tanto individuales como colectivas de toda iniciativa. Una resultante actual deesta incapacidad es la noción cada vez más reconocida en los ambientes intelectuales de que el instrumentode la planificación per se es incapaz de llevar de la mano a nuestras ciudades hacia un estado debienestar, calidad ambiental y disfrute del entorno inmediato. Los vectores de actuación que se aprecianen la gestión del territorio son tan poderosos y hasta difíciles de reconocer que se hace imprescindibleacudir a otra escala de gestión, que es aquella del urbanismo de proyectos. Esto es, estructurar las ciudadesen base a una serie concertada de acciones concretas, dispersas y cuidadosamente escogidasdentro del tejido urbano capaces de dirigir el crecimiento y el desarrollo hacia determinados ámbitos, referidosa los equipamientos públicos, a la participación de la empresa privada en el manejo y control delsuelo y, sobre todo, al diseño cada vez más necesario del espacio público como andamiaje estructuradorde la vida ciudadana. Este hecho está apenas comenzando a ser intuido por los síndicos y los otrosactores responsables de la calidad de vida en los diversos escenarios del país.Las obras públicasPara alcanzar este estadio de consciencia es necesario que la sociedad dé plena vigencia a la noción deque la obra pública se asigna en base a un criterio de racionalidad, que asegure, por un lado, el buenuso de los recursos asignados a las acciones públicas y, por el otro, la ejecución correcta y planificadade las obras en cuestión. En ello juega un rol fundamental la forma de asignación de las obras, en la queel concurso como instrumento democrático y transparente desempeña un rol estelar.Toda sociedad organizada ha de tener vigente un sistema en el que la ejecución profesional de una obrapública sea la norma y no la excepción. Para asegurarlo se deben trazar las pautas de calidad y representatividaddel conglomerado social, con la finalidad de que el resultado sea sujeto de aprecio, orgulloy legitimización. Esto es hacer Patria.En la actualidad los avances más notables en materia de diseño se encuentran en el universo privado,sobre todo en obras de mediana y pequeña escala, tanto institucionales como domésticas. Basta señalarlos proyectos de las grandes empresas nacionales, de los empresarios del sector inmobiliario y de losinversionistas en la industria del turismo.Ingeniería y arquitecturaDos disciplinas complementarias. Una de marcada orientación técnica, la otra de reconocida naturalezaartística, han sido en nuestro país consideradas como opuestas y hasta cierto punto rivales. El origen deesta noción recae en la academia. A diferencia de otras culturas en las que la arquitectura ha sido reconocida,desde tiempos inmemoriales, como la madre de todas las artes, en nuestro caso estuvo supeditadaa los estudios de la ingeniería civil desde que se fundara la carrera en la Universidad de Santo Domingo,institución en la que podía obtenerse el título de Ingeniero Arquitecto como una especialidad deestudios, una suerte de major, concentrando en los últimos dos años de carrera del pensum de IngenieríaCivil, materias específicas del curriculum tradicional de la arquitectura: historia, diseño, urbanismo,composición, dibujo, materiales, etc. Para complicar las cosas, la legislación dominicana otorgaba la posibilidada todos los ingenieros de diseñar edificaciones con la misma legitimidad que a los arquitectos.Esta extraña pero entendible distorsión fue producto del crecimiento a destiempo de la academia local.Lo importante es tener en cuenta ese hecho, inexistente en otros países latinoamericanos en los que laarquitectura ha tenido identidad propia por varios siglos, siguiendo la usanza europea y norteamericanaen la cual gran parte de los funcionarios públicos relativos al tema –ministros de obras públicas, directoresde urbanismo, responsables de la gestión de la vivienda, etc.– han sido arquitectos, a diferencia dela costumbre local de perpetuar a los ingenieros civiles en estas responsabilidades.El arquitecto, desde la óptica local del ingeniero cilvil, ha sido entendido como un dibujante. Como el“profesional” subalterno encargado de “decorar” o hacer hermosos los edificios. Nada más distante dela realidad de los países desarrollados, es esta noción tan estrecha e interesada. La verdad es que ha sidocontraproducente prescindir de la capacidad de comprensión del hecho urbano del arquitecto. La ciudadha sido entendida no como un espacio de vida para los seres humanos, sino como un sistema estrictamenteestadístico, despojado de toda historia, de toda tradición e identidad, en la que los parques,elevados, túneles y otras obras públicas obedecen a la operatividad vehicular más que a una visión integraldel espacio público. Ahí están las ciudades dominicanas para comprobarlo.Vivienda y ciudadUno de los temas pendientes y a la vez urgentes es el de la vivienda y, paralelamente, el de la ciudad. Elde la vivienda es frecuentemente interpretado, de nuevo, como un valor negativo, como una ausencia.En realidad es mucho más, y en esta falta de visión hemos perdido oportunidades preciosas de configurarde manera mucho más amable nuestros entornos urbanos. La principal protagonista de la estructuraurbana es la vivienda. Su participación en la definición espacial es fundamental, ya que con su masa,con su volumen, se adquire la forma básica del tejido principal del urbanismo. Cual performance esce-36|INTRODUCCIÓNINTRODUCCIÓN|37

pintura - Grupo Leon Jimenes
Los espacios de Europa en América - Grupo Leon Jimenes
Los tiempo de la Libertad 1961 - 1978. - Grupo Leon Jimenes
PAGINAS TRASERAS - Grupo Leon Jimenes
PRIMERA PARTE - Grupo Leon Jimenes
La Extensión de las artes hacia los 80 5.8 MB - Grupo Leon Jimenes
El realismo mágico y el arte naif - Grupo Leon Jimenes
Tomo Completo 60.8 MB - Grupo Leon Jimenes
TOMO 3 CAPITULO 2 - Grupo Leon Jimenes
La familia León Asensio 4.13 MB - Grupo Leon Jimenes
fotografía, gráfica y dibujo - Grupo Leon Jimenes
TOMO 3 CAPITULO 3 - Grupo Leon Jimenes
TOMO 5 CAPITULO 1 - Grupo Leon Jimenes
El arte nacional protomoderno 11 MB - Grupo Leon Jimenes
En tiempos de la dictadura 1.88 MB - Grupo Leon Jimenes
CERVEZA CAPITULO 15 - Grupo Leon Jimenes
CUARTA PARTE (4) - Grupo Leon Jimenes
CERVEZA CAPITULO 14 - Grupo Leon Jimenes
Cincuenta años de vida sindical - Grupo Leon Jimenes
TOMO 2 CAPITULO 1 - Grupo Leon Jimenes
EXPERIENCIAS DE VIDA SINDICAL - Grupo Leon Jimenes
PAGS. DELANTERAS TOMO 6 - Grupo Leon Jimenes
septiembre - diciembre 2008 - Grupo Leon Jimenes
TOMO 1 CAPITULO 3 - Grupo Leon Jimenes
Contenido 1.1 KB - Grupo Leon Jimenes
TOMO 6 CAPITULO 3 - Grupo Leon Jimenes
CERVEZA CAPITULO 01 - Grupo Leon Jimenes
CERVEZA CAPITULO 08 - Grupo Leon Jimenes
CUARTA PARTE (1) - Grupo Leon Jimenes