13.07.2015 Views

Dominical - La Opinión de Zamora

Dominical - La Opinión de Zamora

Dominical - La Opinión de Zamora

SHOW MORE
SHOW LESS

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

dominicalZAMORA, 22 DE MAYO DE 2011El artista zamorano José Luis Coomonte explica el ostensorio a autorida<strong>de</strong>s.(●) Foto Ical<strong>Zamora</strong>, corazón <strong>de</strong> Passio<strong>La</strong> exposición <strong>de</strong> arte sacro <strong>de</strong> las Medinas exhibe una amplia representación <strong>de</strong>arte sacro relacionado con la diócesis y la provincia<strong>de</strong>lfinarioEl control<strong>de</strong>alcoholemiaDELFíN RODRÍGUEZPaul PrestonHistoriador, acaba <strong>de</strong> publicar«El holocausto español»«Hablar <strong>de</strong>l holocausto <strong>de</strong> la guerra civil es unamanera <strong>de</strong> expresar el horror <strong>de</strong> lo que pasó»Rutas a pie portierras <strong>de</strong> <strong>Zamora</strong>Al río <strong>de</strong>s<strong>de</strong>Moreruela <strong>de</strong>Tábara


II / dominical LA OPINION-EL CORREO / Domingo, 22 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2011Nueva entrega <strong>de</strong> <strong>La</strong>s Eda<strong>de</strong>sPassio,una muestra muyzamoranaJESÚS CONFORTADO POR UN ÁNGEL EN EL HUERTO DE LOS OLIVOS.Anónimo. Siglo XVII. Óleo sobre lienzo. Catedral <strong>de</strong> <strong>Zamora</strong>.JESÚS CAE POR SEGUNDA VEZ. Fernando Pennetier. 1990. Técnica mixta.Cofradía <strong>de</strong> Jesús <strong>de</strong>l Vía Crucis.ECCE HOMO. Ricardo FlechaBarrio. 1990. Ma<strong>de</strong>ra policromada yhierro. Colección particular. Madrid.VERÓNICA Y SANTA FAZ. AntonioPedrero. 1991. Técnica mixta.Cofradía <strong>de</strong> Jesús <strong>de</strong>l Vía Crucis.<strong>La</strong> exposición <strong>de</strong> arte sacro con dos se<strong>de</strong>s, una enMedina <strong>de</strong>l Campo y otra en Medina <strong>de</strong> Rioseco,cuenta con 30 piezas vinculadas a la provincia quehan sido aportadas por la Iglesia pero queproce<strong>de</strong>n también <strong>de</strong> colecciones particulares✒ Natalia SánchezLos artistas zamoranos Eduardo Barrón, BaltasarLobo, Enrique Seco San Esteban, José Luis Coomonte,José María Castilviejo, Ricardo Flecha oCarlos Piñel firman algunas <strong>de</strong> las piezas que seexhiben en la exposición Passio que reúne a cerca<strong>de</strong> 150 obras <strong>de</strong>l patrimonio artístico <strong>de</strong> la Iglesia enun diálogo entre distintos planteamientos estéticos.En las se<strong>de</strong>s <strong>de</strong> Medina <strong>de</strong>l Campo y Medina <strong>de</strong>Rioseco Eda<strong>de</strong>s <strong>de</strong>l Hombre combina obras plásticas<strong>de</strong> estilos y autores antiguos con artístico contemporáneosque han ahondando en la temática religiosa.<strong>La</strong> muestra, centrada en la representación <strong>de</strong>la Pasión <strong>de</strong> Cristo en el arte <strong>de</strong> la región y <strong>de</strong> otrascomunida<strong>de</strong>s, exhibe 30 piezas vinculadas con laprovincia <strong>Zamora</strong>, <strong>de</strong> lascuales 18 correspon<strong>de</strong>n aelementos cedidos para laocasión por la Diócesis <strong>de</strong><strong>Zamora</strong>, la segunda en presenciaúnicamente superadapor la <strong>de</strong> Valladolid.<strong>La</strong> cita <strong>de</strong> arte sacro severtebra en dos se<strong>de</strong>s y unúnico argumento: <strong>La</strong> pasión<strong>de</strong> Jesucristo.Así en lalocalidad <strong>de</strong> Medina <strong>de</strong>Rioseco en la iglesia <strong>de</strong>Santiago Apóstol, conocidacomo Santiago <strong>de</strong> los❜❜El Obispado zamoranoha cedido 18 obras, ladiócesis con mayorpresenciatrasla<strong>de</strong>ValladolidCaballeros, el discurso comienza con <strong>La</strong> última cenay concluye con la Resurrección, atendiendo a los relatosevangélicos, a través <strong>de</strong> un total <strong>de</strong> 55 piezas <strong>de</strong>arte antiguo y contemporáneo, entre las que figurandiez obras cedidas por la Diócesis <strong>de</strong> <strong>Zamora</strong> y otrasdos obras facilitadas por colecciones particulares.El recorrido, don<strong>de</strong> se permite ver los <strong>de</strong>talles <strong>de</strong>ltemplo, arranca con una escultura <strong>de</strong>Venancio Blanco<strong>de</strong> la Santa Cena, en bronce. <strong>La</strong> cesión <strong>de</strong> coleccionesprivadas brinda al visitante la oportunidad <strong>de</strong>conocer dos tallas <strong>de</strong>l escultor zamorano RicardoFlecha, una <strong>de</strong> ellas un Ecce Homo en el que el Cristoaparece levemente girado y casi esquelético.<strong>La</strong>s esculturas en ma<strong>de</strong>ra tallada y policromada<strong>de</strong> Pedro <strong>de</strong> Mena, Ecce Homo y Dolorosa, que habitualmentese muestran en el Museo Catedralicio,ocupan la parte central <strong>de</strong> una <strong>de</strong> las salas a cuyoalre<strong>de</strong>dor han situado, entre otras piezas, «Jesús caepor segunda vez» <strong>de</strong> Fernando Pennetier, que representauno <strong>de</strong> los momentos <strong>de</strong> <strong>de</strong>sfallecimiento<strong>de</strong> Cristo que carga con el ma<strong>de</strong>ro, y «Verónicay Santa Faz», que muestra a la mujer rural enlutadaautoría <strong>de</strong> Antonio Pedrero, ambas propiedad <strong>de</strong>la Cofradía <strong>de</strong> Jesús <strong>de</strong>l Vía Crucis.<strong>La</strong>s escenas alusivas al Camino al Calvario, comola <strong>de</strong> convento <strong>de</strong> San Esteban <strong>de</strong> Salamancaperteneciente a la Escuela <strong>de</strong> Rubens, dan paso alClavario, <strong>de</strong> mediados <strong>de</strong>l XVI <strong>de</strong> Santa María <strong>de</strong>la Horta, y a las imágenes<strong>de</strong>l Cristo clavado en lacruz<strong>de</strong>Juan<strong>de</strong>JunioGregorio Fernán<strong>de</strong>z, a loque se suma una esculturaen ma<strong>de</strong>ra <strong>de</strong> finales<strong>de</strong>l siglo XII <strong>de</strong> autor <strong>de</strong>sconocido,<strong>de</strong>l Obispado<strong>de</strong> <strong>Zamora</strong>, y una talla enma<strong>de</strong>ra con policromíaoriginal <strong>de</strong> Alejo <strong>de</strong>Vahia, <strong>de</strong>l templo <strong>de</strong> Villafáfila.<strong>La</strong> temática <strong>de</strong> la Piedadprotagoniza una estancia<strong>de</strong> la muestra con un ejemplo pétreo <strong>de</strong> GregorioFernán<strong>de</strong>z y una escultura <strong>de</strong> Ricardo Flecha.<strong>La</strong> buena nueva <strong>de</strong> la Resurrección, expresadaa través <strong>de</strong> la obra pictórica <strong>de</strong> Gabriel Franck <strong>de</strong>lsiglo XVIII, un Resucitado <strong>de</strong> Pedro <strong>de</strong> Ávila <strong>de</strong>lXVIII, y el Cristo <strong>de</strong> la Buena Nueva <strong>de</strong> la iglesia<strong>de</strong> Santiago apóstol <strong>de</strong> Benavente ponen el puntoy final a esta primera ubicación.El templo <strong>de</strong> Santiago <strong>de</strong> los Caballeros, enMedina <strong>de</strong>l Campo, se articula un discurso <strong>de</strong> laPasión <strong>de</strong> Cristo <strong>de</strong>s<strong>de</strong> distintas perspectivas basadasen textos religiosos y en las vivencias <strong>de</strong> laIglesia.CALVARIO. Lorenzo <strong>de</strong> Ávila, pintor, y Alonso <strong>de</strong> Tejerina, escultor. Hacia1550. Óleo sobre tabla y ma<strong>de</strong>ra policromada. Iglesia <strong>de</strong> <strong>La</strong> Horta.CRUCIFIJO.Autor<strong>de</strong>sconocido <strong>de</strong>la segunda mitad<strong>de</strong>l XII. Esculturaen ma<strong>de</strong>ratallada,policromada ydorada.Obispado <strong>de</strong><strong>Zamora</strong>.CRUCIFIJO.Alejo <strong>de</strong> Vahiahacia 1485.Talla enma<strong>de</strong>rapolicromadaoriginal. Iglesia<strong>de</strong> SantaMaría <strong>de</strong>Villafáfila.


Domingo, 22 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2011 / LA OPINION-EL CORREOdominical / IIIHOMBRE ADÁMICO. Baltasar LoboCasquero. 1985. Bronce. Colección CajaEspaña. León.CRISTO ABRAZADO A LA CRUZ.Autor <strong>de</strong>sconocido. Primer cuarto<strong>de</strong> siglo XVII. Óleo sobre tabla.Iglesia parroquial <strong>de</strong> San JuanBautista. Almendra. <strong>Zamora</strong>.ECCE HOMO. Pedro <strong>de</strong> Mena y Madrazo. Siglo XVII. Ma<strong>de</strong>ra policromada. Museo <strong>de</strong> la Catedral<strong>de</strong> <strong>Zamora</strong>.ADÁN DESPUÉS DEL PECADO.Eduardo Barrón. 1885. Bronce.Colección <strong>de</strong> Caja España. <strong>Zamora</strong>.CRISTO DE LA BUENA NUEVA. SegundoGutiérrez Domínguez. 1988. Ma<strong>de</strong>ra, talladay policromada. Iglesia <strong>de</strong> Santiago apóstol.Benavente.El discurso expositivo, integrado por 92 piezas <strong>de</strong> lascuales 18 guardan relación con <strong>Zamora</strong>, comienza conel capítulo «Ecce homo», basado en el texto Paulino <strong>de</strong>la carta a los Romanos y en la que se hace un paralelismoentreAdán y Cristo con obras como «Adán <strong>de</strong>spués<strong>de</strong>l pecado», <strong>de</strong> Eduardo Barrón o «Cristo abrazado a laCruz», un óleo <strong>de</strong>l siglo XVII <strong>de</strong> la iglesia <strong>de</strong>Almendra,o la obra <strong>de</strong> «Hombre adámico», realizada en bronce porBaltasar Lobo, como ejemplo <strong>de</strong> hombre renovado porla Resurrección. En el segundo apartado, Agnus Deis,en referencia a la expresión <strong>de</strong> Juan Bautista, se incluyeelementos artísticos firmados por Alonso <strong>de</strong> Berruguete,Diego <strong>de</strong> Siloe o Juan <strong>de</strong> Juni con piezas contemporáneascomo un bronce fundido <strong>de</strong> Venancio Blanco odos crucifixiones pintadas por Antonio Saura. El sufrimientoy su muerte va más allá <strong>de</strong> la Cruz, sino que seextien<strong>de</strong> a quienes son víctimas <strong>de</strong> la violencia y <strong>de</strong> losconflictos bélicos como el dolor <strong>de</strong> Delhy Tejero queplasma el sentimiento que le produce el conflicto <strong>de</strong> laGuerra Civil en «Madres <strong>de</strong> la guerra».Pasa a la página siguientePIEDAD.RicardoFlecha Barrio.1999. Resinaen poliéster,hierro y óxidosmetálicos.Colecciónparticular.Madrid.SARGA DEL DESCENDIMIENTO. Autor <strong>de</strong>sconocido <strong>de</strong> finales <strong>de</strong>l XVI.Pintura al temple sobre tafetán <strong>de</strong> lino. Santa iglesia Catedral <strong>de</strong> <strong>Zamora</strong>.MADRES DE LA GUERRA. Delhy Tejero. 1937. Óleo sobre cartón. Colecciónparticular. Madrid.


IV / dominical LA OPINION-EL CORREO / Domingo, 22 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2011Nueva entrega <strong>de</strong> <strong>La</strong>s Eda<strong>de</strong>sPROCESIÓN DE SEMANA SAN-TA DE MEDINA DE RIOSECO.José María Castilviejo. 1975.Óleo. Medina <strong>de</strong> Rioseco.BODEGÓN CON PAN Y VINO. Enrique Seco San Esteban.2010. Óleo sobre panel. Colección particular. <strong>Zamora</strong>.PATENA. Sebastián <strong>de</strong>Encalada. Tercer cuarto <strong>de</strong>siglo XVI. Plata sobredorada.El Puente. <strong>Zamora</strong>.AGNUS DEI. Anónimosiglo XVIII. Tallaen ma<strong>de</strong>ra policromada.Convento<strong>de</strong> San Juan <strong>de</strong>Jerusalén. <strong>Zamora</strong>.Viene <strong>de</strong> la página anteriorEl tercer apartado «Font et culmen», fuentey culmen, está centrado en la eucaristía y exhibeun óleo <strong>de</strong> Enrique Seco San Esteban, diversosobjetos relacionado con la celebración eucarísticacomo el ostesorio <strong>de</strong> Coomonte, unapatena <strong>de</strong> Sebastián <strong>de</strong> Encalada <strong>de</strong>l XVI, <strong>de</strong> laiglesia <strong>de</strong>l Puente <strong>de</strong> Sanabria, un sagrario conla representación <strong>de</strong> Agnus Dei <strong>de</strong> las Juanas,varios misales <strong>de</strong>l siglo XVI y XVII, dos casullas<strong>de</strong> la Catedral, un tenebrario <strong>de</strong> las Huelgas<strong>de</strong> Valladolid o bien la campanilla <strong>de</strong> San VicenteFerrer <strong>de</strong> las Dominicas Dueñas <strong>de</strong> <strong>Zamora</strong>,mientras que en «Dulce Lignum», Dulceleño, se muestran calvarios, <strong>de</strong> Gregorio Fernán<strong>de</strong>zy uno atribuido a Gil <strong>de</strong> Ronza <strong>de</strong>l primertercio <strong>de</strong>l XVI <strong>de</strong> factura napolitana y cedidopor una colección particular <strong>de</strong> <strong>Zamora</strong>.También tiene cabida en este capítulo los armaChristi o instrumentos <strong>de</strong> la Pasión representadospor el zamorano Carlos Piñel y la corona <strong>de</strong>Coomonte, realizada con rejas <strong>de</strong> arado. El últimoapartado, «Vía Crucis», agrupa manuscritosy libros impresos <strong>de</strong> diversas épocas, literaturaespiritual y poética vinculada con la Pasióny representaciones como la obra <strong>de</strong>l Cristo Crucificadocon <strong>Zamora</strong> al fondo <strong>de</strong> Alfonso Bartolomé,la procesión <strong>de</strong> Semana Santa <strong>de</strong> Median<strong>de</strong> Rioseco <strong>de</strong> José María Castilviejo o losdisciplinantes con las murallas <strong>de</strong> Ávila <strong>de</strong> fondo<strong>de</strong> Gutiérrez Solana, entre otras piezas. Conla tabla <strong>de</strong> Fernando Gallego <strong>de</strong> Cristo resucitadoque sintetiza el retrato <strong>de</strong> ambas se<strong>de</strong>s.MISALLE ROMANUM. Juan Keerbergio. Amberes. 1603. Tinta negrasobre papel. Biblioteca Diocesana <strong>de</strong> <strong>Zamora</strong>.CASULLA. Emilia C. Pérez. 1882. Tejido <strong>de</strong> raso rojo, bordados con hilos<strong>de</strong> oro, sedas policromadas, lentejuelas y perlas. Catedral <strong>de</strong> <strong>Zamora</strong>.MISALLE ROMANUM. Christophe Plantin. Amberes. Segunda mitad<strong>de</strong>l XVI. Tinta negra sobre papel. Biblioteca Diocesana <strong>de</strong> <strong>Zamora</strong>.CASULLA. Emilia C. Pérez. 1882. Tejido <strong>de</strong> raso negro, bordados conhilos <strong>de</strong> oro, sedas y lentejuelas. Catedral <strong>de</strong> <strong>Zamora</strong>.CAMPANILLA DESAN VICENTEFERRER. Broncefundido. Siglo XV.Dominicas Dueñas.<strong>Zamora</strong>.CALVARIO. Gil <strong>de</strong>Ronza. Primer tercio<strong>de</strong>l XVI. Grupoescultórico enma<strong>de</strong>ra tallada,policromada,dorada y estofada.Colecciónparticular. <strong>Zamora</strong>.RELICARIO DE PIE CON LOS ARMA CHRISTI. CarlosPiñel, 2011. Técnica mixta. Colección particular. <strong>Zamora</strong>.CORONA. José Luis Coomonte. 1999. Hierro. Hermandad <strong>de</strong>la Tercera Caída <strong>de</strong> <strong>Zamora</strong>.CRISTO CRUCIFICADO CON ZAMORA AL FONDO. AlfonsoBartolomé. 1972. Óleo sobre lienzo. Diputación <strong>de</strong> <strong>Zamora</strong>.


Domingo, 22 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2011 / LA OPINION-EL CORREOConsultorio jurídicodominical / V¿Es posibleanular untestamento?El Código Civil dice, <strong>de</strong> manera un tanto genérica, que estánincapacitados para testar los menores <strong>de</strong> catorce años y el quehabitual o acci<strong>de</strong>ntalmente no se hallare en su cabal juicio✒ Por: José Álvarez <strong>de</strong> LineraSanta CruzAbogado <strong>de</strong> Ab Iure AbogadosNo es infrecuente el caso <strong>de</strong> que fallecida unapersona, y habiendo hecho testamento, sus here<strong>de</strong>rostraten <strong>de</strong> obtener la nulidad <strong>de</strong>l mismo,por no estar conformes con la parte <strong>de</strong> la herenciaque les correspon<strong>de</strong>. Si bien es cierto que estaposibilidad está recogida en el Código Civil,también lo es que su obtención resulta, en la mayoría<strong>de</strong> los casos, bastante complicada. Asípues, la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> nulidad <strong>de</strong> un testamento,que no es sino la libre manifestación <strong>de</strong> lasúltimas volunta<strong>de</strong>s <strong>de</strong> una persona, pasa porconseguir <strong>de</strong>mostrar la falta <strong>de</strong> capacidad <strong>de</strong>ltestador, vicio <strong>de</strong> la voluntad <strong>de</strong>l mismo o lainobservancia <strong>de</strong> las formalida<strong>de</strong>s legales en elotorgamiento.Respecto <strong>de</strong> la falta <strong>de</strong> capacidad <strong>de</strong>l testador,el Código Civil dice al respecto, <strong>de</strong> maneraun tanto genérica, que están incapacitados paratestar los menores <strong>de</strong> catorce años y el quehabitual o acci<strong>de</strong>ntalmente no se hallare en sucabal juicio. Este criterio ha sido matizado porla doctrina <strong>de</strong>l Tribunal Supremo que ha restringidolos supuestos <strong>de</strong> admisión <strong>de</strong> nulidadtestamentaria por incapacidad <strong>de</strong>l testador, pudiendomencionarse al respecto los siguientescriterios: Que la incapacidad ha <strong>de</strong> ser grave,hasta el extremo <strong>de</strong> hacer <strong>de</strong>saparecer la personalidadpsíquica <strong>de</strong> quien la pa<strong>de</strong>ce; no se pue<strong>de</strong>apoyar en meras conjeturas; ni la enfermedadni la <strong>de</strong>mencia obstan al libre ejercicio <strong>de</strong> lafacultad <strong>de</strong> testar cuando el enfermo mantieneo recobra la integridad <strong>de</strong> sus faculta<strong>de</strong>s intelectualeso el <strong>de</strong>mente tiene un momento lúcido;no es suficiente la edad senil <strong>de</strong>l testador,etc. Se pue<strong>de</strong> <strong>de</strong>cir que se presume la sanidad<strong>de</strong> juicio en toda persona que no haya sido previamenteincapacitada, <strong>de</strong> manera que si el testador«chocheaba» pero no estaba incapacitado,y el Notario autorizante le consi<strong>de</strong>ró capaz, eltestamento, en principio, es válido.Otra posibilidad pasa por <strong>de</strong>mostrar que lavoluntad <strong>de</strong>l testador estaba viciada, así se estableceen el Código Civil que «será nulo el testamentootorgado con violencia, dolo o frau<strong>de</strong>».Respecto <strong>de</strong> la violencia, el Tribunal Supremoestablece que se consi<strong>de</strong>ra no solamente la física,sino también la psíquica, la intimidación eincluso la violencia moral, aunque en todos esoscasos tendrá que tratarse <strong>de</strong> supuestos <strong>de</strong> violenciagrave, injustificada y probada. Pero es elsupuesto <strong>de</strong>l dolo el que genera más controversia,ya que aquí podrían incluirse los supuestos<strong>de</strong> engaño al testador por parte <strong>de</strong> un here<strong>de</strong>ro,los cuales son difíciles <strong>de</strong> probar ya que ¿cómose <strong>de</strong>muestra dicho engaño si no se sabe, comogeneralmente pasa, en qué ha podido consistirel mismo?<strong>La</strong> tercera vía que permite la obtención <strong>de</strong> lanulidad testamentaria consiste en <strong>de</strong>mostrar quese ha producido un <strong>de</strong>fecto formal.Así, el CódigoCivil establece que: «Será nulo el testamentoen cuyo otorgamiento no se hayan observadolas formalida<strong>de</strong>s establecidas…». Al respecto,fija el Tribunal Supremo que la forma es un requisito«ad solemnitatem» y que si no se ajustael citado testamento a ella, no será válido. Elcumplimiento <strong>de</strong> los requisitos legales (Notariohábil, expresión <strong>de</strong> la última voluntad al Notarioy redacción con arreglo a la misma, lectura,conformidad, —en caso <strong>de</strong> tratarse <strong>de</strong> testamentoabierto—…) es algo fácil <strong>de</strong> comprobaren algunos casos, como el <strong>de</strong> Notario hábil, peroen supuestos como el <strong>de</strong> tratar <strong>de</strong> acreditarque la redacción <strong>de</strong>l testamento no se ajusta a lavoluntad <strong>de</strong>l testador, pue<strong>de</strong> resultar poco menosque imposible ya que, por razones obvias, elmismo no pue<strong>de</strong> ser interrogado al respecto.Así mismo, conviene recordar que el Notarioes un fedatario público altamente cualificado,cuya misión es comprobar que el negocio jurídicoque pasa por sus manos cumpla con todoslos requisitos legales y que ostenta, al efecto,una presunción <strong>de</strong> veracidad que en supuestoscomo el <strong>de</strong> consi<strong>de</strong>rar capaz el testador, es comparableal dictamen <strong>de</strong> un facultativo. Dichapresunción <strong>de</strong> veracidad solamente se pue<strong>de</strong>romper mediante una prueba sólida y que nopermita la más mínima duda al respecto.En resumen, po<strong>de</strong>mos <strong>de</strong>cir que los testamentostienen que cumplir unos requisitos paraser consi<strong>de</strong>rados válidos y que en caso <strong>de</strong> nocumplir con los mismos se les pue<strong>de</strong> privar <strong>de</strong>vali<strong>de</strong>z, pero la consecución <strong>de</strong> tal objetivo es,no sólo muy complicada, sino en la mayoría <strong>de</strong>los casos, poco menos que imposible. Principalmenteporque el testamento es la manifestaciónlibre <strong>de</strong> las últimas volunta<strong>de</strong>s <strong>de</strong> una personay el or<strong>de</strong>namiento jurídico trata <strong>de</strong> respetardicha voluntad.¿QUÉ SABES DE…?El artículo 8.2 <strong>de</strong> la Ley Electoral fija la que se <strong>de</strong>nomina AdministraciónElectoral española, una <strong>de</strong> las más avanzadas y garantistas<strong>de</strong> los países <strong>de</strong> nuestro entorno: “Integran la AdministraciónElectoral las Juntas Electorales Central, Provincial, <strong>de</strong> Zonay, en su caso, <strong>de</strong> Comunidad Autónoma así como las MesasElectorales”, siendo su misión “garantizar […] la transparencia yobjetividad <strong>de</strong>l proceso electoral y <strong>de</strong>l principio <strong>de</strong> igualdad”.Su composición es <strong>de</strong> carácter eminentemente técnico-jurídico.Frente a otros mo<strong>de</strong>los históricos en los que hubo un mayorpeso político, la Ley Orgánica <strong>de</strong>l Régimen Electoral General<strong>de</strong> 1985 ha fijado para la Junta Electoral Central que ocho<strong>de</strong> los trece vocales que la conforman <strong>de</strong>ben ser Magistrados<strong>de</strong>l Tribunal Supremo y tres <strong>de</strong> los cinco <strong>de</strong> las Juntas ElectoralesProvinciales y <strong>de</strong> Zona <strong>de</strong>berán ser Magistrados <strong>de</strong> laAudienciaProvincial o Jueces <strong>de</strong> Primera Instancia o Instrucciónrespectivamente; todos ellos, elegidos por sorteo. El resto <strong>de</strong> loscomponentes han <strong>de</strong> ser también profesionales con preparaciónjurídico-política.<strong>La</strong>s Juntas ElectoralesEn cuanto a su funcionamiento y la relación entre las distintasJuntas Electorales, cada una es plenamente competen-potestad sancionadora o correctora <strong>de</strong> las infracciones elecllosque intervienen oficialmente en el proceso electoral, late respecto <strong>de</strong> su ámbito <strong>de</strong> actuación pero respon<strong>de</strong>n a una torales, la supervisión <strong>de</strong> la formación <strong>de</strong> las Mesas Electorales,la resolución <strong>de</strong> las excusas para formar parte <strong>de</strong> lasestructura netamente jerarquizada en la cual, las Juntas superiorestienen competencias plenas para resolver las consultas<strong>de</strong> las inferiores así como para ratificar, modificar o redaturas,la proclamación <strong>de</strong> las candidaturas en las eleccio-mismas, la acreditación <strong>de</strong> los representantes <strong>de</strong> las candivocarlas resoluciones <strong>de</strong> éstas ya sea por su propia petición nes locales, la distribución <strong>de</strong> los espacios gratuitos para lao ante el recurso <strong>de</strong> cualquier partido político. Su constituciónse produce con la convocatoria <strong>de</strong> cada proceso electo-públicos habilitados para la realización <strong>de</strong> actos <strong>de</strong> campañacolocación <strong>de</strong> carteles, la distribución <strong>de</strong> locales y lugaresral, disolviéndose tras él, con la única excepción <strong>de</strong> la J.E. electoral, la recepción <strong>de</strong>l voto por correo que llegue <strong>de</strong>spuésCentral que se configura como el único órgano permanente <strong>de</strong>l cierre <strong>de</strong> la votación, la toma <strong>de</strong> conocimiento <strong>de</strong> las <strong>de</strong>signaciones<strong>de</strong> apo<strong>de</strong>rados e interventores, la homologación<strong>de</strong> la Administración Electoral.Por hablar <strong>de</strong> las más cercanas, las Juntas Electorales <strong>de</strong> y verificación <strong>de</strong> las papeletas <strong>de</strong> voto, el suministro <strong>de</strong> papeletasa las Mesas, el escrutinio general y la proclamaciónZona tienen un amplísimo catálogo <strong>de</strong> competencias que vienena resumir la máxima potestad en la supervisión, dirección,garantía y control durante todo el proceso electoral. En En resumen, la mejor garantía <strong>de</strong> que todas las candidatu-<strong>de</strong> electos…este sentido abarcan, entre otras, la resolución <strong>de</strong> las quejas ras cuenten con los mismos <strong>de</strong>rechos y todos los ciudadanoso reclamaciones, la potestad disciplinaria sobre todos aque-seamos iguales ante las urnas.PÁGINA COORDINADA POR ANGEL MACIAS. ABOGADO. DIRECTOR DE ABIURE ABOGADOS.


VI / dominical LA OPINION-EL CORREO / Domingo, 22 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2011A TODOS LOS CIUDADANOS QUE HOY VIVEN EL HERMOSO DÍA DE LA DEMOCRACIA.<strong>de</strong>lfinarioDELFÍN RODRÍGUEZEl control <strong>de</strong>alcoholemiaCUANDO UN GUARDIA DE TRÁFICO TE PA-RA, LAS PIERNAS TE TIEMBLAN. SIHASCE-NADO Y TOMADO DOS VINOS, LAS PIERNASSE TE DESCOYUNTAN<strong>La</strong> fraseLe dije a mi mujerque la ropa interiornegra me excita, yahora no me lava loscalzoncillosMILTON BERLE (HUMORISTA AMERICANO)El pasado sábado, día 13 <strong>de</strong> los corrientes,la guardia civil <strong>de</strong> tráfico me paró en uncontrol <strong>de</strong> alcoholemia en el paraje conocidocomo «alto <strong>de</strong> Castellanos», en las proximida<strong>de</strong>s<strong>de</strong> El Puente <strong>de</strong> Sanabria. <strong>La</strong> situaciónque viví fue <strong>de</strong>lirante. Uno <strong>de</strong> losguardias, bajito y feo como un <strong>de</strong>monio, armadocon linterna y manoplas reflectantes,se enfrentaba en la noche a un lobo esteparioque llevaba una juma que pa qué.Fui testigo <strong>de</strong> los hechos porque el guardiaque me daba la boquilla <strong>de</strong> soplar, tuvoque acudir en ayuda <strong>de</strong> su compañero porquela situación era un tanto embarazosa.Todo comenzó cuando le dieron el alto a unviejo Seat 127 con matrícula <strong>de</strong> Madrid BL.—El carné <strong>de</strong> conducir y la documentación<strong>de</strong>l coche, por favor —dijo el agentecon mucha educación cuando el individuoentreabrió la puerta <strong>de</strong>l automóvil.—Joé, tío, que con esta oscuridad no seve una mierda, tío, déjalo pa otro día...—respondió el lobo mientras se agachabahacia la guantera.—Salga <strong>de</strong>l automóvil, por favor —pidióel agente viendo la dificultad <strong>de</strong>l conductorpara alcanzar la documentación.—Pa qué, tío, joé, no ves que hace frío...—se restregó un brazo.—¿Ha bebido usted?—Qué va, tío. Ni una pizca.—Acompáñeme a la furgoneta aquella—le pidió para, acto seguido, alcanzarle unaboquilla—. Sople, por favor. Fuerte. Llenelos pulmones <strong>de</strong> aire.—Dón<strong>de</strong> hay que soplar.—Aquí.—An<strong>de</strong> aquí —le tembló la voz al conductor.—En esta boquilla blanca.—Oye, que yo soy daltónico. A<strong>de</strong>más,tengo los labios malos, tío y a lo mejor infestoa alguien...—No se preocupe, la boquilla es <strong>de</strong>sechable.—¿Así? —el conductor hizo un intento<strong>de</strong> soplar débilmente.—Más fuerte, por favor.—¿Así? —volvió a intentarlo.—Más. Hasta que el aparato marque.—Oiga, joé, que yo no tengo más aire enla caja.—Hace falta más, caballero.—Que yo no soy ningún comprensor, tío,que no me queda más aire en el buche, ¿esque no lo oyes o qué?—Da 0,73.Queyonosoyningún comprensor,tío, que no mequeda más aire enel buche, ¿es queno lo oyes o qué?Joé, tío, cuatropuntos, menudapedrada, ¡menudabrecha me haces!—Ah, pues bueno, eso no es casi nada,¿no?—Eso es mucho, señor.—Pero si sólo he tomado una cuantasgordas.—¿Queé?—Que solo he tomado unas gordas, unasbirras, unas cañitas, ya sabes, tío.—Lo siento, tengo que <strong>de</strong>nunciarlo.—Pero por qué, tío, si sólo ha sido unacañita. Bueno y una copita whisky, peromuy corta, un culín nada más, y <strong>de</strong>jé la mitad.—Son cuatro puntos.—Joé, tío, cuatro puntos, menuda pedrada,¡menuda brecha me haces!—Y doscientos euros…—No jodas, tronco, eso sí que no —seechó mano al bolso— no tengo un pavo…—¿Quiere firmar? —le extendió el recibo<strong>de</strong> la multa—No sé escribir.—¿Y entonces cómo se sacó el carné?—Poniendo cruces en el examen, tronco,como todos.—No me llame tronco, por favor.—Vale, tronco, joer con el picoleto quémalhumorado…


Domingo, 22 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2011 / LA OPINION-EL CORREOdominical / VIIPuerta óptima dominical<strong>La</strong> zambomba<strong>de</strong> Bin <strong>La</strong><strong>de</strong>n—Ni picoleto, por favor.—¿Y cómo quiere que le llame entonces?—De ninguna manera. Limítese ahacer lo que le pido.—Vale, señor <strong>de</strong> ninguna manera.Joer cómo se pone usté por una putacañita <strong>de</strong> mierda… El trasto ese tieneque estar roto, tío, digo señor <strong>de</strong> ningunamanera.—Le ruego no se mofe usted. Tieneque <strong>de</strong>jar el coche inmovilizadohasta que no <strong>de</strong> alcoholemia…—Y qué pasa entonces, que me vaa llevar el señor <strong>de</strong> ninguna manera enla chepa… porque el bar Panchito estáa tres kilómetros <strong>de</strong> aquí y no pensaráque voy a ir andando con este relente...¿O es que no se ha fijao quehay relente?—Llame a algún familiar.—Soy viudo por parte <strong>de</strong> mujer.—Un hermano, un amigo…—Sí, a estas horas voy a <strong>de</strong>spertara la gente pa que venga por mi, tu estástonto, tío...—Por favor, señor. No insulte. Deunpaseoaversilebajalatasa.—¿Es que ahora es obligatorio pasear?Oiga, que yo no estoy jubilao nihe venido <strong>de</strong> veraneo…—Retírese <strong>de</strong> la calzada, por favor…—el guardia le empujó levementehacia el arcén <strong>de</strong> la carretera.—Vale, vale tío, sin tocar, me voyal monte si quiere. A ver si se me comeun lobo, que ahora hay muchos lobospor aquí…—Sí, a ver si lo come —refunfuñóentre dientes el guardia.—Hosti, tú —el conductor se pusoa orinar contra un castaño <strong>de</strong> la orilla<strong>de</strong> la calzada y dio un traspiés, pero nollegó a caerse.—Estése quieto —le pidió el guardia,como si el bamboleo <strong>de</strong>l conductorfuera capaz <strong>de</strong> obe<strong>de</strong>cer las ór<strong>de</strong>nes.—Venga y agárreme usté, no te jo<strong>de</strong>.Si ya me ha multao por ir con unasgordas y ya me ha quitao los puntos,tengo <strong>de</strong>recho a estar como me salga<strong>de</strong> los cojones…Ya he pagao la culpa,¿no?—Camine, por favor o no se le bajarála tasa.— A mi la tasa me importa tres cojones.Meta usté el coche en el adilque yo me quedo a dormir aquí, trescojones me importa.—Como usted quiera, pero retírese<strong>de</strong> la vía.— Vaya pistolón llevas, chaval,¿me lo <strong>de</strong>jas ver? —el conductor seacercó con paso vacilante y la manoextendida hacia la cintura <strong>de</strong>l agente.—Estése quieto, hombre, que estaes el arma reglamentaria…—Si me enseña la suya, luego leenseño yo la mía. También es un pistolón.—No me haga que tenga que conducirleante el juez, retírese al arcén,por favor.Y usted —se dirigió a mí—pue<strong>de</strong> continuar.—No he soplado, agente.—¿Ha bebido usted algo?—Ni gota.—Entonces para qué quiere soplar.Me subí el coche y continué antes<strong>de</strong> que se arrepintiera.<strong>de</strong>lfin_rod@hotmail.comDes<strong>de</strong> luego, estos asesinos son la monda. Losparadigmas <strong>de</strong> la lucha por la religión «verda<strong>de</strong>ra»,los <strong>de</strong>fensores a ultranza <strong>de</strong> que las mujeresvayan tapadas hasta las orejas, los guardianes <strong>de</strong>la fe que luchan porque el vecino sea un fiel observante<strong>de</strong> la ley <strong>de</strong> Alá, resulta que son unoscerdos con tirantes.Al menos uno <strong>de</strong> ellos lo era. Al menos el másgran<strong>de</strong> asesino <strong>de</strong> la historia, que en nombre <strong>de</strong>lprofeta se llevó por <strong>de</strong>lante la vida <strong>de</strong> miles <strong>de</strong>personas en el atentado <strong>de</strong> las torres gemelas. Bin<strong>La</strong><strong>de</strong>n se nos presenta como un chascarrillo enmedio <strong>de</strong>l sermón, como un montón <strong>de</strong> mierda enmedio <strong>de</strong>l <strong>de</strong>sierto.El valiente Bin <strong>La</strong><strong>de</strong>n. El honesto Bin, no eramás que un criminal cobar<strong>de</strong>, una mente capaz <strong>de</strong>diseñar los más atroces asesinatos en nombre <strong>de</strong>la religión, que en su más íntima intimidad se <strong>de</strong>dicabaa ver películas pornográficas mientras contoda probabilidad se tocaba. Eso es lo que se <strong>de</strong>spren<strong>de</strong><strong>de</strong>l material requisado en los or<strong>de</strong>nadorespor las fuerzas americanas que acabaron con suvida.No es que sea un pecado tocarse. Ni es verdadque por hacerlo te que<strong>de</strong>s ciego. Pero lo es dártelas<strong>de</strong> santo, prohibir que el resto tenga un pensamientoimpuro mientras tú te <strong>de</strong>dicas a las bajaspasiones. En la información que <strong>de</strong>talla este suciohecho, no se <strong>de</strong>talla si esta basura tenía tambiénel Play Boy escondido encima <strong>de</strong> la taza <strong>de</strong>lváter, como si fuera un estudiante quinceañero <strong>de</strong>los<strong>de</strong>antes.De la pornografía <strong>de</strong> Osama podría haberse beneficiadosu propio hijo y otros dos hombres, queeran los mensajeros <strong>de</strong> la muerte <strong>de</strong> míster Bin.El <strong>de</strong>scubrimiento ha hecho ver al cerrado mundo<strong>de</strong> los fanáticos musulmanes que su asesino lí<strong>de</strong>rno era trigo limpio. Vamos, que no era lo quepensaban. Qué vergüenza sentirán los verda<strong>de</strong>rosmusulmanes.Visto lo visto, ya me explico que el criminal seescondiera <strong>de</strong>trás <strong>de</strong> las faldas <strong>de</strong> una <strong>de</strong> sus esposaspara que el comando no le hiciera pupita.Todos estos mierdas, cuando llega la hora <strong>de</strong> laverdad, se escon<strong>de</strong>n <strong>de</strong>bajo <strong>de</strong> las faldas <strong>de</strong> la mesacamilla o utilizan a sus esposas como escudoshumanos. Malditos malnacidos.Ya me imagino a este abuelo cebolleta barbudosentado en la taza <strong>de</strong>l váter dándole a la zambombamientras veía las películas: «Rosita y la bicicletacaliente» o «El nabo <strong>de</strong> Nabucodonosor».El Gobierno americano podría acabar cediendoa las presiones <strong>de</strong> la prensa para que mostraralas fotos <strong>de</strong>l cerdo muerto. A lo mejor no pue<strong>de</strong>nhacerlo, salvo que en las pantallas <strong>de</strong> televisión,junto a las fotos, pusieran dos rombos para indicarque eran pornográficas.No creo que nadie <strong>de</strong>cente aprobara las prácticas<strong>de</strong> Osama, pero si algo <strong>de</strong> «<strong>de</strong>cente» quedabaen su discurso, ahora se viene abajo. Este tíomucho apedrear a las mujeres que tuvieran un<strong>de</strong>sliz, mucho taparlas, pero él a <strong>de</strong>snudarlas y acontemplarlas en ví<strong>de</strong>os dignos <strong>de</strong> las peores películas<strong>de</strong> Pajares y Esteso.Los españoles, para evitar sus terribles amenazas,podríamos haberle enviado como presente unobsequio <strong>de</strong> nuestro rey <strong>de</strong>l porno Nacho Vidal.Una película que se titulara la «Flauta mágica».A lo mejor le ponía un poco <strong>de</strong> música al sonido<strong>de</strong> tambor roto <strong>de</strong> su corazón <strong>de</strong> hielo.Qué asco. Lo terrible es que la práctica no esajena a personajes que <strong>de</strong>tentan gran<strong>de</strong>s cuotas <strong>de</strong>po<strong>de</strong>r en el mundo. Acabamos <strong>de</strong> ver al metemano<strong>de</strong>l Fondo Monetario Internacional, intentandoviolar a una camarera. Será que el po<strong>de</strong>r tieneeso, que es como una viagra encubierta.


VIII / dominical LA OPINION-EL CORREO / Domingo, 22 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2011Rutas a pie por tierrasDE ZAMORA✒ Texto y fotos: Javier SainzDistancia <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>Zamora</strong>:37 kmLongitud total <strong>de</strong>ltrayecto: 11 kmTiempo aproximado:3 horasDificultad: Baja (a tramosmonótono)Detalles <strong>de</strong> interés:Enclave histórico,monumento religioso,fundación docente,paraje atractivo, bosquenotableEntre todas las localida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> laprovincia <strong>de</strong> <strong>Zamora</strong>, Moreruela<strong>de</strong> Tábara tiene el privilegio <strong>de</strong> seruno <strong>de</strong> los primeros pueblos queaparece citado claramente en losdocumentos. El ancestral códice enel que se le menciona es nada menosque la valiosa Biblia mozárabe<strong>de</strong> la catedral <strong>de</strong> León, fechadaen el año 920. En ese venerable libro,aparte <strong>de</strong> las preciosas miniaturasy <strong>de</strong> los habituales textos religiosos,se incluye una breve biografía<strong>de</strong> San Froilán, prelado quefue <strong>de</strong> la se<strong>de</strong> leonesa. Por aquelentonces tan insigne religioso yahabía fallecido, puesto que su óbitotuvo lugar en el año 905. Mas,léese que, tiempos antes,bajo el mandato yprotección <strong>de</strong>l rey AlfonsoIII, el citado SanFroilán, varón <strong>de</strong> reconocidasvirtu<strong>de</strong>s, encompañía <strong>de</strong> San Atilano,más tar<strong>de</strong> obispo <strong>de</strong><strong>Zamora</strong>, instituyó unmonasterio en Tábara afinales <strong>de</strong>l siglo IX, elcual alcanzó en escasosaños gran fama einsólita masificación.Poco <strong>de</strong>spués, ambosmonjes realizaron unanueva fundación. Eligieronpara ella un parajealto y ameno, cerca <strong>de</strong>lrío Esla, <strong>de</strong>nominadoMoreruela. Y es a estasegunda población don<strong>de</strong>nosotros vamos aacudir en esta ruta, enbúsqueda <strong>de</strong> las huellas,impresiones y eco espiritualque pudieran permanecer <strong>de</strong>aquella época tan heroica y lejana.No queda claro la localizaciónexacta <strong>de</strong> los solares sobre los queestuvo asentado ese postrero y ancestralcenobio. El paso <strong>de</strong> los siglosha borrado las evi<strong>de</strong>ncias másincuestionables. Se han expuestoAl río <strong>de</strong>s<strong>de</strong>Moreruela <strong>de</strong>diversas teorías al respecto. En unase afirma que tal institución monacalhubo <strong>de</strong> emplazarse a las mismasorillas <strong>de</strong>l río Esla, quizás enterrenos integrados en nuestros díasa la vecina <strong>de</strong>hesa <strong>de</strong> Misleo.Por otro lado, dado que la actualiglesia <strong>de</strong>l pueblo alzóse sobre unTábara(Tierra <strong>de</strong> Tábara)enclave arqueológico claramenteromano, y en sus muros se encuentranreaprovechados multitud<strong>de</strong> sillarejos con motivos ornamentalesmozárabes, cabe la posibilidad<strong>de</strong> que aquí o al lado estuvierala histórica casa conventual<strong>de</strong>scrita. Una tercera conjetura trata<strong>de</strong> unir las dos anteriores, señalandoque en un principio pudoubicarse junto al río y más tar<strong>de</strong>trasladarse a los solares <strong>de</strong>l pueblo.Sin posibilidad <strong>de</strong> inclinarse claramentepor alguna <strong>de</strong> esas tesisexpuestas, nos acercamos hasta lacitada iglesia, en búsqueda <strong>de</strong> lasañosas piedras esculpidas. Ellasson la evi<strong>de</strong>ncia más clara <strong>de</strong> la lejanaactividad cenobítica aquí vivida.Descubrimos así un originaly notable templo románico, fechado,en la obra que perdura, a finales<strong>de</strong>l siglo XII o, más probablemente,comienzos <strong>de</strong>l XIII. De susformas exteriores, <strong>de</strong>staca la torre,la cual actúa <strong>de</strong> firme y po<strong>de</strong>rosoreclamo. Posee las formas<strong>de</strong> un recio y austeroprisma cuadrado,muy posterior a lo <strong>de</strong>más,dotado, en su últimocuerpo, <strong>de</strong> seisgran<strong>de</strong>s ventanales paralas campanas. Atendiendoahora a las fachadaslaterales, ambasquedan alresguardo <strong>de</strong> generosospórticos sujetos sobrepostes y clásicascolumnas. <strong>La</strong>s doscuentan con sendasportadas y disponen <strong>de</strong>ventanillas angostas,enmarcadas por unsencillo bocel. Si acudimosal más interesantecostado septentrional,veremos un nobley sobrio accesogenerado por tres archivoltasagudas. A sulado <strong>de</strong>scubrimos los dos primerosrelieves mozárabes. Junto a la enjuta<strong>de</strong> la izquierda se muestra unaespecie <strong>de</strong> trenza engendrada porondas que se entrelazan. Al otroflanco <strong>de</strong> la puerta, se contemplauna sucesión <strong>de</strong> discos solares <strong>de</strong>radios curvos. Con ansias <strong>de</strong> nuevassorpresas, acudimos ahora hastala cabecera. Hallamos allí unóculo, relleno en su interior poruna hermosa tracería <strong>de</strong> tipo radial.Ese vano es similar, aunque algomás pequeño y tosco, al famosorosetón <strong>de</strong>l templo zamorano <strong>de</strong>San Juan <strong>de</strong> Puerta Nueva. En suestado actual se halla cegado y parecehaber sufrido algún remonte.Preciso es intentar la visita al interior<strong>de</strong> la iglesia, ya que es alládon<strong>de</strong> se concentran los <strong>de</strong>talles <strong>de</strong>mayor interés. El recinto consta <strong>de</strong>tres naves separadas por tandas <strong>de</strong>arcos formeros apuntados. Susapoyos son cortos pilares, cuyoscapiteles muestran, en algunos casos,relieves con mascarones. Dispersospor los muros volvemos ahallar relieves <strong>de</strong>l siglo X, complejosy muy numerosos. Los másson orlas con diseños variados, perotambién perdura un gran capitel<strong>de</strong> pilastra. Singular interés poseeuna <strong>de</strong>licada celosía que, en origen,hubo <strong>de</strong> rellenar alguna ventana.Se encuentra recogida en unacapilla que se abre al lado <strong>de</strong>levangelio y le falta algún fragmentoya que nos llegó partida. Trasadmirar esas piezas tan antiguas,preciso es valorar también los retablos,barrocos, singularmente coloristasy abigarrados. De ellos seduceel principal, con un suntuosocoronamiento cóncavo.Atendiendo ahora a otros <strong>de</strong>talles<strong>de</strong>l pueblo, interesa la bien urbanizadaPlaza Mayor. A ella asoma,a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> la torre <strong>de</strong> la iglesia,la se<strong>de</strong> <strong>de</strong>l ayuntamiento. Esteedificio civil atrae por su nobleza.En tiempos pasados, en su plantabaja estuvieron las primitivas escuelas,las cuales aún continúan enuna <strong>de</strong> sus alas. Sobre esas clasesse elevó un segundo piso, cerrándosetodo con la actual techumbre<strong>de</strong> pizarra, dotada <strong>de</strong> peculiaresbuhardillas. En una <strong>de</strong> las fachadas,sobre una placa marmórea seAlaizquembalsad


Domingo, 22 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2011 / LA OPINION-EL CORREOdominical / IXierda, una <strong>de</strong> las colas <strong>de</strong>l embalse. De arriba abajo, vista parcial <strong>de</strong>l ríoo y paisaje boscoso.halla grabado un poema, un emotivosoneto <strong>de</strong>dicado al pueblo pordon José Gómez Figueroa. Llevaseñalada la fecha <strong>de</strong> 1923.No muchos pasos más allá, aorillas <strong>de</strong> la carretera, se ubica eledificio que fue <strong>de</strong> la Fundaciónpatrocinada a principios <strong>de</strong>l sigloXX por don Francisco Fernán<strong>de</strong>zBlanco <strong>de</strong> Sierra Pambley. Este gana<strong>de</strong>roy filántropo leonés fue propietario<strong>de</strong> las vecinas <strong>de</strong>hesas <strong>de</strong>Requejo y Quintanilla y a ellasacudía en primavera con sus rebañostrashumantes. Dada su mentalidadaltruista, al igual que en algúnotro lugar <strong>de</strong> la comarca leonesa<strong>de</strong> <strong>La</strong> <strong>La</strong>ciana, financió aquíun centro docente modélico. Sui<strong>de</strong>ario pedagógico estaba inspiradoen la prestigiosa Institución Libre<strong>de</strong> Enseñanza. Pretendía y loconsiguió, brindar una formaciónprivilegiada a los niños <strong>de</strong>l puebloy <strong>de</strong> los alre<strong>de</strong>dores. Su singularidad,un tanto osada para la tranquilidad<strong>de</strong> los gobernantes y caciques<strong>de</strong> aquel entonces, finalizó enla época franquista. Ahora, la vivienday las aulas están aprovechadascomo club <strong>de</strong> jubilados ycentro cultural.Tras esa visita al casco urbano,nos disponemos a realizar una largamarcha por el término. Preten<strong>de</strong>mosllegar hasta el curso <strong>de</strong>l ríoEsla, ahora embalsado, que esquien marca los límites locales porel oriente. Buscamos así conocerese otro hipotético paraje don<strong>de</strong>pudieron haberse establecidoaquellos venerables religiosos citados,San Froilán y San Atilano, ylos doscientos monjes y monjasque les siguieron.Salimos al campo libre <strong>de</strong>s<strong>de</strong> elllamado Barrio Chico, el distritomás hacia el sur <strong>de</strong> la localidad. <strong>La</strong>pista que tomamos marca una largarecta, trazada entre fincas <strong>de</strong>spejadas.Tras un minúsculo repechose <strong>de</strong>scien<strong>de</strong> a una zona húmeda,una pra<strong>de</strong>ra <strong>de</strong> áspera hierbacruzada por un arroyo <strong>de</strong>signadoen los mapas como <strong>de</strong>l Peral. Nuevamentevolvemos a avanzar por laRosetón <strong>de</strong> la iglesia en Moreruela <strong>de</strong> Tábara.llanada, <strong>de</strong>spreciando los diferentesramales que parten lateralmente.Tras un acusado zigzag alcanzamosuna breve y recogida <strong>de</strong>presiónconocida como Val<strong>de</strong>puerco.Allí nos ro<strong>de</strong>amos <strong>de</strong> los primerosárboles, encinas y robles sobre todo,que seguirán escoltándonos en elresto <strong>de</strong>l trayecto. A ellos se agreganalgunos fresnos en las zonasmás húmedas. Subimos <strong>de</strong> nuevo,para continuar en la misma direcciónque traíamos, hasta que el caminoconcluye en un empalme. Torcemosasí hacia la izquierda, divisandoya la masa acuática <strong>de</strong>l río,embalsada por la lejana presa <strong>de</strong> Ricobayo.Es ésta una cola última ycasi extrema que también inundalos vallejos inferiores <strong>de</strong> los arroyosafluentes. Acce<strong>de</strong>mos al fin a unaespecie <strong>de</strong> península formada por lasuperficie acuática principal y la <strong>de</strong>los arroyos <strong>de</strong> la Burga y <strong>de</strong> Moratones.El primero baja <strong>de</strong> Faramontanosy <strong>de</strong> Santa Eulalia, llegando elotro <strong>de</strong>s<strong>de</strong> los lejanos Sesnán<strong>de</strong>z yEscober. En estas cuestas, o en lascontiguas más al sur, se <strong>de</strong>bió <strong>de</strong>emplazar el ancestral cenobio, segúnla teoría antes señalada.Los terrenos que pisamos fueron<strong>de</strong> la <strong>de</strong>hesa <strong>de</strong> Quintanilla,ahora parcelada. Vestigio visible<strong>de</strong> ese perdido latifundio es la llamadaCasa <strong>de</strong>l Guarda o <strong>de</strong>l TíoTejerina. En nuestros días sóloson extensas ruinas, con pare<strong>de</strong>s<strong>de</strong> piedra y tapial que <strong>de</strong>bieronformar parte <strong>de</strong> lavivienda y<strong>de</strong>establosy tenadas. Des<strong>de</strong>sus ventanas sedivisaban ampliaspanorámicas, quedandoabajo una generosavega que hubo<strong>de</strong> ser fértil yproductiva. Nos dicenque un pocomás al norte, al otrolado <strong>de</strong> la cola acuáticasecundaria, seemplazó el pueblo<strong>de</strong> San Andrés <strong>de</strong>Quintanilla, yermo<strong>de</strong>s<strong>de</strong> hace muchotiempo. Se conocela ubicación <strong>de</strong> su❜❜El paraje resultagrato y ameno. A lamansa extensión <strong>de</strong>las aguas se agregael abrigo <strong>de</strong> laslomas inmediatas,todas <strong>de</strong> cumbressuaves y redondas,pobladas <strong>de</strong> unmanto arbóreonunca opresor.Siéntese unaquietud especial, unsosiegoreconfortante que<strong>de</strong>bió <strong>de</strong> atraer porigual a aquellos casiignotos monjes quebuscaron por aquí laentrega a Dios y lasantificación <strong>de</strong> susvidasPlaza <strong>de</strong> la localidad, con el ayuntamiento y la iglesia.cementerio, ya que han aparecidocasualmente diversas tumbas.El paraje resulta grato y ameno.A la mansa extensión <strong>de</strong> las aguasse agrega el abrigo <strong>de</strong> las lomas inmediatas,todas <strong>de</strong> cumbres suavesy redondas, pobladas <strong>de</strong> un mantoarbóreo nunca opresor. Siénteseuna quietud especial, un sosiegoreconfortante que <strong>de</strong>bió <strong>de</strong>atraer por igual a aquellos casi ignotosmonjes que buscaron poraquí la entrega a Dios y la santificación<strong>de</strong> sus vidas, en momentosen los que todo eran barbarie yviolencias. Pese a lo recóndito <strong>de</strong>lenclave, no lograron una paz dura<strong>de</strong>ra.Hasta aquí <strong>de</strong>bieron <strong>de</strong> llegarlas huestes <strong>de</strong>l terrible Almanzor,pues en fechas anteriores alaño 1000 <strong>de</strong>jan <strong>de</strong> tenerse noticias<strong>de</strong> estas casas religiosas. Créeseque fueron arrasadas por el implacablecaudillo musulmán, teniendoque huir apresuradamente susocupantes. Después <strong>de</strong> la muerte<strong>de</strong> tan <strong>de</strong>nostado y cruel guerrero,volvióse a instaurar la vida cenobítica,pero ya al otro lado <strong>de</strong>l río,en el lugar sobre el que más tar<strong>de</strong>surgió la grandiosa abadía cisterciense<strong>de</strong> Santa María <strong>de</strong> Moreruela.Llegayaelmomento<strong>de</strong>lregreso.Para volver tomamos la veredacontigua a la citada Casa <strong>de</strong>lGuarda. Tras un primer <strong>de</strong>svío haciala <strong>de</strong>recha seguimos recto porel llamado Camino <strong>de</strong> la Rayahasta pasar <strong>de</strong> nuevoel arroyo <strong>de</strong> la Peral,i<strong>de</strong>ntificable por unospocos chopos queexisten aguas arriba,en el medio <strong>de</strong> la pra<strong>de</strong>ra.Tras él, en el primercruce hay que salirporlapista<strong>de</strong>laizquierda,para acce<strong>de</strong>r,un poco más allá, alramal <strong>de</strong> la otra mano.Divisamos el puebloal frente, ya bien cerca.En él penetramospoco <strong>de</strong>spués por unacalle paralela y casiinmediata a la que habíamosutilizado en lapartida.


X / dominical LA OPINION-EL CORREO / Domingo, 22 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2011Paul PrestonHistoriador, acaba <strong>de</strong> publicar «El holocausto español»«Hablar <strong>de</strong>l holocausto <strong>de</strong> la guerracivil es una manera <strong>de</strong> expresar elhorror <strong>de</strong> lo que pasó»● «Confío en que tratar a los dos bandos <strong>de</strong> lacontienda <strong>de</strong>s<strong>de</strong> la misma óptica moral y mostrarque en ambos hubo sufrimiento, contribuya a lareconciliación» ● «El número <strong>de</strong> muertos a manos<strong>de</strong> los franquistas en la retaguardia triplica el <strong>de</strong> los<strong>de</strong> la zona republicana»✒ Andrés MontesDiez años ha invertido Paul Preston (Liverpool1946) en «El holocausto español», que llevael clarificador subtítulo <strong>de</strong> «Odio y exterminioen la guerra civil y <strong>de</strong>spués». <strong>La</strong>s 150 páginas<strong>de</strong> bibliografía <strong>de</strong> este volumen <strong>de</strong> 700 sonel reflejo <strong>de</strong> una labor <strong>de</strong> recopilación que a puntoestuvo <strong>de</strong> «<strong>de</strong>salojarlo <strong>de</strong> casa», como cuenta<strong>de</strong>s<strong>de</strong> Londres en conversación con <strong>La</strong> NuevaEspaña (periódico <strong>de</strong>l mismo grupo editorialque LA OPINIÓN-EL CORREO DE ZAMO-RA). Su propósito es dar una visión global <strong>de</strong>lsufrimiento <strong>de</strong> la contienda, que abarca <strong>de</strong>s<strong>de</strong> lasmúltiples historias personales hasta la gran historiaque se resume en esas, al menos, 200.000víctimas que perecieron en la retaguardia <strong>de</strong> ambosbandos.—¿Cuánto tiempo hay <strong>de</strong>trás <strong>de</strong> estelibro y cuál ha sido el proceso <strong>de</strong> elaboracióny documentación?—El libro me costó más <strong>de</strong> diez años ytiene su arranque en mi tesis doctoral, en laque indagaba ya sobre los orígenes <strong>de</strong> la guerra.Siempre mantuve el interés por lo que ocurrióen la contienda y, a lo largo <strong>de</strong> los años, fuihaciendo libros sobre distintos aspectos, aunquela curiosidad en torno a lo que les ocurrióa los civiles en la retaguardia se iba incrementando.En 1987 publiqué un libro cuyo títuloversaba sobre la memoria histórica, uno <strong>de</strong> losprimeros en abordar estacuestión pero analizándola<strong>de</strong>s<strong>de</strong> el punto <strong>de</strong>vista <strong>de</strong> los intentos <strong>de</strong> ladictadura <strong>de</strong> Franco <strong>de</strong>manipular y tergiversaresa memoria. Lo digocomo síntoma <strong>de</strong> eseinterés. Y a finales <strong>de</strong> losnoventa se produjo loque yo <strong>de</strong>nomino el«auge <strong>de</strong> los nietos». Losfamiliares que sobrevivíana las víctimas noquerían hablar. Sus hijostampoco porque fueroncriados en el silencio.Los que realmente presionaronpara saber loque pasó fueron los nietosy esto propició lasasociaciones <strong>de</strong> lamemoria histórica. Perocasi <strong>de</strong>s<strong>de</strong> la muerte <strong>de</strong>Franco hubo una avalancha<strong>de</strong> libros <strong>de</strong> historiadoreslocales que escribíansobre lo que ocurrióen sus pueblos. A finales<strong>de</strong> los años noventaempecé a comprar casitodo lo que salía sobre❜❜Los hijos <strong>de</strong> lasvíctimas se criaronen el silencio y losque realmentepresionaron parasaber lo que pasófueron los nietos<strong>La</strong> causa <strong>de</strong>l odio queestalla en la guerrason las tremendasinjusticias socialesque caracterizabanla vida españolaeste asunto y la cantidad <strong>de</strong> libros que juntécasimeecha<strong>de</strong>mipropiacasa.Enaquelmomento estaba con la biografía <strong>de</strong>l Rey, peroya tenía muy claro que iba a hacer un librosobre esto. También es un asunto que se nutría<strong>de</strong> muchos años <strong>de</strong> veteranía en el estudio <strong>de</strong>lfranquismo y la guerra civil. Tomé la <strong>de</strong>cisión<strong>de</strong> que para hablar con autoridad había queabordar lo ocurrido en las dos zonas, en lafranquista y en la republicana, lo que incrementómuchísimo el trabajo. Esto es una síntesis<strong>de</strong> libros publicados, <strong>de</strong> husmear endocumentos, <strong>de</strong> hablar con gente... utilicétodos los métodos a mi alcance.—Usted manifiesta que su intención esllegar a la raíz <strong>de</strong> aquel odio fratricida queestalló en la guerra civil.—Di por terminado el libro cuando consi<strong>de</strong>réque había contestado ya a las preguntasque me había hecho al principio. <strong>La</strong>s causas <strong>de</strong>ese odio eran las tremendas injusticias socialesque constituían la nota dominante <strong>de</strong> la vida enEspaña a comienzos <strong>de</strong> los años treinta y quese arrastraban <strong>de</strong>s<strong>de</strong> hace siglos. Con la Repúblicahubo un intento <strong>de</strong> cambiar esa situación,algo que los sectores sociales que habían sacadomás beneficio <strong>de</strong> ella no estaban dispuestosa tolerar. El hambre lleva a la gente a la <strong>de</strong>sesperacióny eso pue<strong>de</strong> explicar el odio que estallaen la guerra.—Pese al tiempo transcurrido, la <strong>de</strong> laguerra civil es unaherida que no se cierray sigue provocando unfuerte encono social.¿A qué lo atribuye?—<strong>La</strong> herida sigueviva, aunque no estoytan seguro <strong>de</strong> que estétan abierta como se diceen la prensa o como interesaa ciertos políticos,porque el paso <strong>de</strong>l tiemposoluciona estas cosas.Los que empezaron laguerra, los militares ysus aliados, cometierongran<strong>de</strong>s atrocida<strong>de</strong>s quetrataron <strong>de</strong> justificar conla mitología <strong>de</strong> las dosEspañas, la <strong>de</strong> los españolesreales y verídicos yla Antiespaña dominadapor Moscú y los judíos.Durante toda la dictaduranunca hubo el másmínimo intento <strong>de</strong>reconciliación. Francoquería tener a los españolesdivididos en vencedoresy vencidos. Esose mantuvo a través <strong>de</strong>lcontrol <strong>de</strong> la educación yPaul Preston. / FOTO ABELARD COMESlos medios <strong>de</strong> comunicación que machacabanel mensaje <strong>de</strong> que la República era el mal frentea la bondad <strong>de</strong>l franquismo. Con la muerte<strong>de</strong> Franco ese control <strong>de</strong>saparece. El esfuerzo<strong>de</strong> quienes quieren recuperar a sus familiaresse ha <strong>de</strong>scalificado como un intento <strong>de</strong> removerlas cenizas, cuando esa gente lo único quequiere es conocer el para<strong>de</strong>ro <strong>de</strong> sus seres queridos:buscan justicia, no venganza; pero esoincomoda a mucha gente y resulta útil políticamentepara algunos que agitan <strong>de</strong> nuevo el fantasma<strong>de</strong> la guerra. Pero la mejor manera <strong>de</strong>evitar otra guerra es saber lo que pasó.—Usted i<strong>de</strong>ntifica en el libro dos maneras<strong>de</strong> llevar a cabo ese ataque contra lapoblación civil, una propia <strong>de</strong> cada bando.—Existen inmensas diferencias entre lo queocurrió en cada bando. <strong>La</strong> primera, la numérica.Los muertos a manos <strong>de</strong> los franquistasson, como mínimo, tres veces más. Lo que nosva a llevar a otra diferencia, que es la <strong>de</strong> laintencionalidad. En la zona rebel<strong>de</strong> y <strong>de</strong>spués,durante la dictadura, las autorida<strong>de</strong>s alentabanlas matanzas, mientras que en la zona republicanalos responsables trataban <strong>de</strong> evitar esasatrocida<strong>de</strong>s. Pero a<strong>de</strong>más hubo, como en cualquierotra sociedad, unas capas que cuando selevanta toda restricción <strong>de</strong> justicia y <strong>de</strong> or<strong>de</strong>npúblico o moral, aprovechan para matar., robary eso era común a ambas zonas.—Cuando dice que las víctimas en ellado franquista triplican a las republicanas¿<strong>de</strong> qué cifras estamos hablando?—<strong>La</strong> mayoría <strong>de</strong> las atrocida<strong>de</strong>s que secometieron en zona republicana ocurrieronen gran<strong>de</strong>s ciuda<strong>de</strong>s, Madrid, Valencia, Bilbao,Gijón... ciuda<strong>de</strong>s en las que había cónsules<strong>de</strong> otros países, corresponsales <strong>de</strong> prensa.Se sabía lo que pasaba. Y las autorida<strong>de</strong>srepublicanas, que estaban intentado evitaresto, trataban <strong>de</strong> i<strong>de</strong>ntificar los cadáveres <strong>de</strong>los asesinados. Eso es importante porquepara dar cifras hay que tener nombres. Cuandoentraban los rebel<strong>de</strong>s, ellos realizaban supropia investigación; y cuando Franco dominótoda España, se pusieron los recursos <strong>de</strong>lEstado al servicio <strong>de</strong> una inmensa investigaciónque se conoció como la Causa General.En zona republicana el número <strong>de</strong> víctimasse encuentra en torno a las 50.000 —oscilanentre 49.000 y 52.000—. En cambio, loscifras para la zona rebel<strong>de</strong> presentan el problema<strong>de</strong> la falta <strong>de</strong> nombres. Muchas <strong>de</strong> lasatrocida<strong>de</strong>s ocurrieron en el campo, sin testigosoficiales. Y hablamos <strong>de</strong> una poblacióncampesina, sin documento nacional <strong>de</strong> i<strong>de</strong>ntidadque cuando moría lejos <strong>de</strong> su casa nadiesabía quién era. Pese a esas circunstancias,tenemos 130.000 i<strong>de</strong>ntificaciones con lo que,pensando en aquellos lugares en los que no seha llevado cabo una investigación tan minuciosa,es perfectamente razonable extrapolarque el número mínimo <strong>de</strong>be rondar los150.000, aunque podrían ser bastantes más.Pero hay muchos muertos inocentes en situacionescomo la evacuación <strong>de</strong> Málaga o lasalida <strong>de</strong> los 450.000 refugiados en Barcelonacasi al término <strong>de</strong> la guerra civil. Por loque <strong>de</strong>cir que la proporción <strong>de</strong> muertos en laretaguardia es <strong>de</strong> tres en el bando franquistapor cada uno en el republicano resulta razonable.—Estamos hablando entonces <strong>de</strong>200.000 víctimas civiles <strong>de</strong> la contienda.—Eso es el mínimo, aunque <strong>de</strong>terminar elnúmero con total precisión requeriría unaamplísima investigación estatal con cientos <strong>de</strong>investigadores bien financiados. Yo me refieroa las cifras <strong>de</strong> los investigadores que han trabajadosobre el tema con sus problemas y


Domingo, 22 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2011 / LA OPINION-EL CORREO«Es evi<strong>de</strong>nte que Carrillo sabía loque estaba pasando en Paracuellosporque recibía informes diarios»Pilatesdominical / XI✒ A. M.—Usted se refiere a la matanza <strong>de</strong>Paracuellos como la peor atrocidad ocurridaen el bando republicano y esenombre se vincula siempre con SantiagoCarrillo.—El capítulo sobre Paracuellos se nutre<strong>de</strong> todo lo publicado sobre el tema, perotambién <strong>de</strong> una minuciosísima investigaciónque yo hice en los fondos <strong>de</strong> la causageneral y en fondos rusos. Creo sinceramentehaber llegado a la versión más fi<strong>de</strong>dignaposible <strong>de</strong> lo que ocurrió en Paracuellosy por qué. Primero establezco elcontexto: Madrid es una ciudad asediada,se acercan las tropas africanas, la ciuda<strong>de</strong>stá abarrotada <strong>de</strong> refugiados que llegancon historias alucinantes sobre las atrocida<strong>de</strong>scometidas por las tropas rebel<strong>de</strong>s.Hay numerosos militares que han roto sujuramento <strong>de</strong> fi<strong>de</strong>lidad a la República y seniegan a combatir en favor <strong>de</strong> ésta y es evi<strong>de</strong>nteque se incorporarán a los franquistasen cuanto éstos entren en la ciudad. Estoobliga a evacuarlos. Este proceso se realizaen varias etapas. <strong>La</strong> primera es la autorización.En este primer momento intervienenel general Miaja, presi<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> la Junta<strong>de</strong> Defensa <strong>de</strong> Madrid, otro militares, losrusos y los lí<strong>de</strong>res <strong>de</strong>l Partido Comunista.Y ahí hay una ambigüedad porque algunoscreen que están autorizando una evacuacióny otros, incluyendo los rusos, piensanlimitaciones, pero si se <strong>de</strong>sarrollase esainvestigación exhaustiva no me extrañaríaque se llegase a las 250.00 víctimas. Estoincluye a personas asesinadas en procesosmilitares que eran una auténtica farsa: veinteo treinta personas juzgadas a la vez, encuestión <strong>de</strong> minutos y sin posibilidad <strong>de</strong><strong>de</strong>fensa profesional.—Pese a estas cifras, hay quien consi<strong>de</strong>raexcesivo que en el título <strong>de</strong> su librofigure la palabra «holocausto», términoque, referido al siglo pasado, tiene unasconnotaciones muy precisas y se relacionacon el holocausto judío.—Ése sería el Gran Holocausto, conmayúsculas, y yo hablo <strong>de</strong>l holocaustoespañol, son cosas diferentes. En el Diccionario,«holocausto» se <strong>de</strong>fine como unagran matanza, lo que no es nada concreto.Y muchos historiadores <strong>de</strong>l holocaustojudío emplean cada vez más la palabra«shoa», que resulta más específica. Utilicéla palabra porque me aprecía la única a<strong>de</strong>cuadapara expresar el sufrimientos <strong>de</strong> laspersonas <strong>de</strong> las que hablo en el libro. Quelas dimensiones <strong>de</strong> lo ocurrido aquí nosean como lo sucedido en Europa no quitaque están evacuando para matar. <strong>La</strong> segundaetapa es la organización <strong>de</strong> esa salida yes don<strong>de</strong> entra Santiago Carrillo. <strong>La</strong> organizaciónqueda en manos <strong>de</strong> la Consejería<strong>de</strong> Or<strong>de</strong>n Público, cuyo responsable esCarrillo. Él y su aparato montan esa operaciónen colaboración con los anarquistas,que son los que controlan las carreteras ylas entradas y salidas a Madrid. Sin ellosno se podía hacer nada y poco antes <strong>de</strong>esos hechos los anarquistas ya habíanpracticado «sacas» <strong>de</strong> las cárceles y habíanmatado a presos. Por último está la cuestión<strong>de</strong> la implementación porque paramatar a más <strong>de</strong> 2.500 personas hace faltamucha gente. De la primera etapa, la autorización,tenemos fuentes secundarias,memorias, indicaciones que po<strong>de</strong>mos contrastarcon lo que sabemos <strong>de</strong> la autoridad<strong>de</strong> cada uno. Pero <strong>de</strong> lo que sí hay unamasa ingente <strong>de</strong> material es <strong>de</strong> la etapa <strong>de</strong>organización. Y <strong>de</strong> la implementación esmás difícil porque quién estaba en Paracuellosapretando el gatillo no lo sabremosnunca a ciencia cierta. Decir <strong>de</strong> Paracuellos«Carrillo responsable» es insostenibleporque ahí había muchos responsables entodo ese proceso, participan muchas personas.Pero él es un elemento clave en todoeso y resulta absurda su afirmación <strong>de</strong>todos estos años <strong>de</strong> que no sabía nada. Esevi<strong>de</strong>nte que lo sabía porque recibía informesdiarios <strong>de</strong> lo que estaba pasando.que lo que pasó en España no fuera unholocausto porque estamos hablando <strong>de</strong>las muertes innecesarias <strong>de</strong> cientos <strong>de</strong>miles <strong>de</strong> personas. Si hubiese utilizado lapalabra genocidio se le podrían haberpuesto objeciones jurídicas. Hablar <strong>de</strong>holocausto es una manera <strong>de</strong> expresar elhorror <strong>de</strong> lo que pasó.—Desentrañar lo que ocurrió <strong>de</strong> lamanera que lo hace ¿consi<strong>de</strong>ra que contribuyea restañar esa herida y que tengamosuna visión más pon<strong>de</strong>rada <strong>de</strong> eseconflicto?—Ésa es mi esperanza. Espero que estalibro contribuya a la reconciliación, entreotras cosas porque tratar <strong>de</strong>s<strong>de</strong> la mismaóptica moral a los dos bandos confío quecontribuya a mostrar que hubo sufrimientoen ambos lados. Estoy seguro <strong>de</strong> que esono volverá a pasar. Lo que espero haberofrecido con el libro es una visión <strong>de</strong> latotalidad para que quien lo lea conozca quehubo sufrimiento en toda España y que losque lo pa<strong>de</strong>cieron eran españoles, sin ninguno<strong>de</strong> los adjetivos que les colocó la retórica<strong>de</strong> las dos Españas. Éste es un pasohacia la reconciliación.SOLUCIONES A LOS PASATIEMPOSpara mantenerte jovenGracias al método, personas mayores pue<strong>de</strong>nrealizar tareas que les resultaban imposibles✒ NievesÁlvarez (*)Pilates<strong>La</strong> práctica <strong>de</strong>l Método Pilatesproporciona gran<strong>de</strong>s beneficiosa la salud, tanto físicacomo mental, ya que mejoraesencialmente laflexibilidad y agilidad <strong>de</strong> losmúsculos y articulaciones.El estilo <strong>de</strong> vida aceleradoque mantenemos muchos <strong>de</strong>nosotros, nos fuerza a buscarsoluciones rápidas cuando lasdolencias y achaques alterannuestra rutina diaria. Creemosque hay una pastilla para cadasituación molesta y exigimossoluciones rápidas parapaliarlas. Esperamos que laquímica o algún otro factorexterno garantice nuestra saludy olvidamos que, <strong>de</strong>ntro<strong>de</strong> nosotros, existe el mejorpotencial <strong>de</strong> prevención.<strong>La</strong>s investigaciones han<strong>de</strong>mostrado que los estilos <strong>de</strong>vida sanos tienen más influenciaque los factores genéticos,para ayudar a la genteadulta a evitar el <strong>de</strong>terioroasociado con la edad. Concretamentelos genes condicionanla longevidad sólo enun 25 por ciento. El 75 porciento restante, se pone enmanos <strong>de</strong> las acciones que<strong>de</strong>cidamos hacer para cumplirmás años sin per<strong>de</strong>r calidad<strong>de</strong> vida.Quienes mantienen conductassanas reducen sensiblementeel riesgo <strong>de</strong> pa<strong>de</strong>cerenfermeda<strong>de</strong>s crónicas y discapacidad.Es por esto quecada uno <strong>de</strong> nosotros <strong>de</strong>be tomarconciencia <strong>de</strong> que es eldirector y promotor principal<strong>de</strong> su propia salud. Y <strong>de</strong> queel auto-cuidado, la actitud vitalpositiva y el llevar un estilo<strong>de</strong> vida saludable, activo yequilibrado, es una responsabilidady un <strong>de</strong>ber como sereshumanos que somos. Invertir<strong>de</strong> forma <strong>de</strong>cidida en lapromoción <strong>de</strong> ello con herramientascomo el pilates, esuna apuesta segura y rentable.Tenemos mucho que ganarla <strong>de</strong>cisión empieza pornosotros mismos…Gracias a este método, muchospersonas mayores queacu<strong>de</strong>n al Centro Pilates <strong>Zamora</strong>,han conseguido llegara realizar tareas que antes seríanprácticamente imposiblestales como, por ejemplo,agacharse para atarse los cordones<strong>de</strong> los zapatos, recogeralgo <strong>de</strong>l suelo, moverse con<strong>de</strong>streza a la hora <strong>de</strong> realizarlos <strong>de</strong>splazamientos, etc.Para aquellos que no conocenel Método Pilates, <strong>de</strong>cirque los que lo practican buscanapren<strong>de</strong>r a adoptar posturascorporales equilibradas yarmónicas, controlar la energíaque es necesaria para realizarcada movimiento así comolograr un relajamiento físicoy psíquico frente alestrés que pa<strong>de</strong>cemos en lavida corriente.Uno <strong>de</strong> losejercicios <strong>de</strong>equilibrio.El Método Pilates facilitaa los mayores, y a los quesobrepasan los 60 años <strong>de</strong>s<strong>de</strong>hace tiempo una mayorestabilidad, una mayor autonomíafuncional, una mayoragilidad y flexibilidad,y una mayor seguridad en larealización <strong>de</strong> las tareas cotidianas<strong>de</strong>ntro y fuera <strong>de</strong>lhogar.A partir <strong>de</strong> los 60, el cuerponecesita más que nuncauna ayuda para mantener lafuncionalidad. El <strong>de</strong>terioro<strong>de</strong>l organismo se hace másevi<strong>de</strong>nte y, unido al se<strong>de</strong>ntarismoy los malos hábitosposturales, pue<strong>de</strong> disminuirla capacidad para el movimientoy el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> lastareas más comunes.Activida<strong>de</strong>s aparentementetan sencillas como levantarse<strong>de</strong> una silla suponen unesfuerzo y equilibrio extra enmuchas ocasiones, que pue<strong>de</strong>nmejorarse con un buentrabajo.A<strong>de</strong>más, el método Pilateses el «<strong>de</strong>porte i<strong>de</strong>al» para elanciano activo que le gusta elejercicio físico y disfruta conel trabajo corporal. Es la formamás segura y rápida <strong>de</strong>ponerte en forma practicándolotan sólo 2 veces en semana.Cuando la edad te ha retirado<strong>de</strong> tu <strong>de</strong>porte favorito,Pilates te ayudará a reencontrartecon el ejercicio físicointenso o mo<strong>de</strong>rado, disfrutarássin dolor y te mantendrásen plena formaPilates es una opción interesante para las personas <strong>de</strong> la tercera edad<strong>de</strong>bido a la versatilidad <strong>de</strong> sus movimientos, i<strong>de</strong>ales para elevar la energíacorporal y la masa muscular dañada por el paso <strong>de</strong> los años.(*) Especialista en Pilates. Centro Pilates. Calle San Miguel


XII / dominical LA OPINION-EL CORREO / Domingo, 22 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2011


Domingo, 22 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2011 / LA OPINION-EL CORREOdominical / XIII


XIV / dominical LA OPINION-EL CORREO / Domingo, 22 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2011En formaLos yogures inútiles✒ Martín CaicoyaMédicoLos probióticos (la palabra significa afavor o para la vida) son bacterias o levadurascomo los lactobacilos, bifidobacteras,sacaromices, estreptococos y enterococos.Los fabricantes <strong>de</strong> yogures tratan<strong>de</strong> convencernos <strong>de</strong> sus innumerablesbeneficios con publicidad muy bien hecha.Incluso tienen revistasdon<strong>de</strong> equipos<strong>de</strong> investigadorespublican artículosen los que siempre<strong>de</strong>muestran que escierto todo aquelloque la propagandadice. <strong>La</strong> pobre calidadgeneral <strong>de</strong> lainvestigación y laforma en que losinvestigadores examinanlos datoshacen dudar <strong>de</strong> losresultados.❜❜El único beneficio<strong>de</strong> los productoscon probióticoses una mejortolerancia a lalactosa<strong>La</strong> contaminaciónvoluntaria <strong>de</strong>los alimentos conmicrobios se practica<strong>de</strong>s<strong>de</strong> la Antigüedad.Por ejemplo, ellactobacilo se usapara convertir laleche en yogur, odiferentes varieda<strong>de</strong>s<strong>de</strong> hongos seemplean para hacerqueso. El mismolactobacilo ya loempleaban el sigloXIX para tratar lostrastornos intestinalesy a principios<strong>de</strong>l siglo XX paralas infecciones urinarias.En los últimosaños se hapuesto <strong>de</strong> moda lasbifidobacterias bajola teoría <strong>de</strong> quemejoran la inmunidad.A ciertosestreptococos se lesatribuye la capacidad<strong>de</strong> controlar lasinfecciones <strong>de</strong>ntalesy los enterococos se usan para trastornosintestinales.<strong>La</strong> primera y legítima inquietud que<strong>de</strong>be tener una persona que tome, o recomien<strong>de</strong>,probióticos, es si son seguros. Noen vano va a ingerir microbios. A los queno les preocupa dicen que se comportaráncomo los microbios que ya tenemos en elintestino. Tenemos unas 2.000 clases <strong>de</strong>bacterias, y casi todas actúan bien en simbiosiscon el organismo o <strong>de</strong> formacomensal. Necesitamos la flora intestinalpara realizar la digestión y <strong>de</strong>shacernos <strong>de</strong>productos tóxicos. Podríamos <strong>de</strong>cir queen ese sentido elintestino actúa comouna <strong>de</strong>puradora <strong>de</strong>aguas residuales.Como saben, lasplantas <strong>de</strong>puradorastienen unos gran<strong>de</strong>s<strong>de</strong>pósitos <strong>de</strong> <strong>de</strong>cantación,con lo que seretira el 80% <strong>de</strong> losresiduos contaminantesy <strong>de</strong>s<strong>de</strong> ahísigue un procesomás sofisticado quefinaliza con el tratamientocon lodosactivos. Estos lodosson un vivero <strong>de</strong>microbios que<strong>de</strong>gradan y limpianlas aguas, como los<strong>de</strong>l intestino digiereny ayudan a<strong>de</strong>shacerse <strong>de</strong> tóxicos.Los que <strong>de</strong>fien<strong>de</strong>el uso <strong>de</strong> probióticosnos dicen que añadiresos microorganismosmejoran la floraintestinal y sus funcionespurificadorasentre otras cosas.Pero no <strong>de</strong>jan <strong>de</strong> sermicrobios y lainquietud es que sucomportamientopue<strong>de</strong> cambiar conuna modificación<strong>de</strong>l medio. Lo quepue<strong>de</strong> ser benigno oinocuo en una circunstanciase pue<strong>de</strong>convertir en fatal enotra. Un ejemplo esla infección oportunística.Son microorganismosque normalmente no producenproblemas pero que en <strong>de</strong>terminadascircunstancias pue<strong>de</strong>n ser mortales.Hoy po<strong>de</strong>mos <strong>de</strong>cir, con una ciertaseguridad, que los probióticos no causanproblemas <strong>de</strong> salud. Es cierto que losestudios no son muy buenos, como todolo que ro<strong>de</strong>a a este mundo, pero sonmuchos y, examinados en conjunto, sepue<strong>de</strong> ver que los que los toman no tienenmás infecciones o problemas intestinalesque los que no los toman.Aceptemos que no son peligrosos,pero ¿valen para algo?Yo creo que no y ésa es la opinión <strong>de</strong>la Autoridad Europea <strong>de</strong> Seguridad Alimentaria.Allí se han examinado muchosproductos con probióticos en relacióncon una variedad <strong>de</strong> resultados en salud.Los más importantes o los que la industriaven<strong>de</strong> con más énfasis son la mejora<strong>de</strong> la inmunidad y <strong>de</strong> la función intestinal.Tras un riguroso estudio concluyenque las pruebas no sustentan su utilida<strong>de</strong>n la mejora <strong>de</strong>l sistema inmunológico o,al menos, en su capacidad <strong>de</strong> respon<strong>de</strong>rcon más éxito a las agresiones ni en lamejora <strong>de</strong>l tránsito intestinal, los trastornosfuncionales como el colon irritable,la flatulencia, etcétera. El único beneficio,al menos que yo haya podido encontrar,es una mejor tolerancia a la lactosa.<strong>La</strong> lactosa es el azúcar <strong>de</strong> la leche. Losmamíferos tenemos una enzima en elintestino <strong>de</strong>lgado que la rompe y la convierteen galactosa y glucosa. Entoncesya se pue<strong>de</strong> absorber. Cuando falta laenzima, la lactosa pasa al intestino gruesoy allí pue<strong>de</strong> producir dolor abdominal,espasmos, flatulencia, distensión abdominal,<strong>de</strong>fecación urgente o vómitos.Los mamíferos adultos, como no bebenleche, no necesitan lactosa, por lo que<strong>de</strong>jan <strong>de</strong> fabricarla. Es una cuestión <strong>de</strong>ahorro <strong>de</strong> energía: ¿para qué fabricar unaproteína que no tiene utilidad? Ocurre quela mayoría <strong>de</strong> los humanos adultos occi<strong>de</strong>ntalesla tenemos por una mutacióngenética ocurrida hace miles <strong>de</strong> años. Seha podido <strong>de</strong>mostrar que los yogures conlactobacilos bulagarios y estreptococostermofilos mejoran la tolerancia. Esta funciónpue<strong>de</strong> ser beneficiosa para los quetienen intolerancia a la lactosa.Los probióticos se introducen en losalimentos porque se cree que son capaces<strong>de</strong> mejorar nuestro organismo. Tienen lavirtud <strong>de</strong> conservarlos y a veces hacerlosmás asequibles. Pero sus beneficios parael organismo se <strong>de</strong>sconocen. Creo que nosirven para nada. Pero tampoco son peligrosos.


Domingo, 22 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2011 / LA OPINION-EL CORREOLecturas<strong>La</strong> memoriafragmentadaEl mexicano Sergio Pitol prosigue en «Unaautobiografía soterrada» la estela <strong>de</strong> otros librosanteriores que recogen sus viajes, recuerdos yreflexiones literarias✒ Luis M. AlonsoSergio Pitol (México, 1933) sitúa a CharlesDickens en un lugar preferente <strong>de</strong>l altar<strong>de</strong> sus héroes. Cuando tenía cuatro años, enfermabacon frecuencia, había perdido a suspadres y se sentía muy ligado a aquellos niños<strong>de</strong>sesperados creados por Dickens quese abrían paso como podían en la <strong>de</strong>sigual yestricta sociedad victoriana. Leyó entoncesGran<strong>de</strong>s esperanzas y nunca se olvidó <strong>de</strong>aquella novela. En una conversación con elrecién fallecido Carlos Monsiváis, incluidaen esta cuarta entrega <strong>de</strong> sus memorias quees Una autobiografía soterrada, Pitol sostieneque para encontrar en la literatura <strong>de</strong>hoy algo comparable a Dickens,Balzac, Mann o Musil, es <strong>de</strong>cir,para pasar la prueba <strong>de</strong> los gran<strong>de</strong>sclásicos, se necesita la muerte,unos meses, un par <strong>de</strong> años... Loscontemporáneos que para el escritormexicano estarían pasando esaprueba son Andrzej Kusniewicz,Antonio Tabucchi, E. M. Forster,Ford Madox Ford, John Banville,Thomas Bernhard, Juan JoséSaer, Ricardo Piglia, César Aira,Roberto Bolaño, WilliamFaulkner, Saul Bellow y JulienGracq.Según Sergio Pitol, un clásico,para po<strong>de</strong>r serlo, no sólo tiene queposeer una factura lingüística quelo distinga <strong>de</strong>l resto, sino tambiénhaber visto moverse el mundo, suépoca y saber explicarlo, no a través<strong>de</strong> las <strong>de</strong>scripciones, sino pormedio <strong>de</strong> elipsis y sugerencias. Enese sentido, el autor <strong>de</strong> Vals <strong>de</strong>Mefisto se ajusta a su propio canon.Pitol ha sido un espectadorprivilegiado <strong>de</strong>l mundo que le hatocado vivir y él mismo se ha convertidoen más <strong>de</strong> una ocasión enprotagonista <strong>de</strong> sus propios relatos.Como ocurre en esta autobiografíasoterrada dividida en episodios, enla que, a propósito <strong>de</strong> un viaje postrero,51 años <strong>de</strong>spués, recrea laprimera vez que estuvo en <strong>La</strong> Habanasiendo un joven ávido <strong>de</strong> sensaciones.<strong>La</strong> aventura <strong>de</strong>l Shangai,en el barrio chino, las rumbas, losboleros y las putas resulta memorable.Fue entonces, en esa especie <strong>de</strong>viaje iniciático que también lecondujo a Caracas, don<strong>de</strong> <strong>de</strong>scubrió su pasiónpor la poesía en particular y por la literaturaen general. Pitol ha brillado especialmenteen los cuentos, <strong>de</strong> los que llevaescritos ocho libros, y en ese género memorialísticoque tan bien resuelve, incorporandola peripecia personal, los viajes, laficción, la obra, las pasiones literarias y laexcentricidad. Todo ello está con<strong>de</strong>nsado enUna autobiografía soterrada, pero tambiénen las entregas anteriores, El arte <strong>de</strong>la fuga (1997), El viaje (2001) y El mago<strong>de</strong> Viena (2005). Los tres primeros, publicadospor Anagrama, y el cuarto, por Pre-Textos.Los libros <strong>de</strong> Pitol suelen ser iluminadores<strong>de</strong> ciertas zonas oscuras, y casi siempreinteligentes.Y en todos se percibe cierta insegurida<strong>de</strong>n los planteamientos que los hacenmás creíbles. Él mismo, en El mago <strong>de</strong>Viena, cita a Tabucchi, uno <strong>de</strong> sus colegasmás cercanos, para curarse en salud: «AntonioTabucchi comentó una vez que CarloEmilio Gadda invitaba a <strong>de</strong>sconfiar <strong>de</strong> losescritores que no <strong>de</strong>sconfían <strong>de</strong> sus propiaspalabras». El problema para los escritoresque han <strong>de</strong>cidido fragmentar sus memorias,como ocurre en el caso <strong>de</strong> Pitol, y se han <strong>de</strong>dicadoa contar en más <strong>de</strong> un libro los pasajes<strong>de</strong> su vida, es el riesgo <strong>de</strong> repetirse enmás <strong>de</strong> una ocasión. Eso quizá se <strong>de</strong>ba a una«Unaautobiografíasoterrada».Sergio PitolAnagrama, 2011.135 páginas.14,50 euros.traición <strong>de</strong> los recuerdos o, simplemente, aun viejo truco para obtener un mayor rendimiento<strong>de</strong> las i<strong>de</strong>as. O realmente a que hayque <strong>de</strong>sconfiar <strong>de</strong> los recuerdos tanto como<strong>de</strong> las palabras.En Una autobiografía soterrada, el lectorque ha seguido a Pitol comprobará quehay cosas que le suenan <strong>de</strong> otros libros,i<strong>de</strong>as que se aferran a quien las cuenta y nole <strong>de</strong>jan <strong>de</strong>scansar, pero eso es también parte<strong>de</strong> la música que distingue a un escritorcon tanta partitura a sus espaldas.Y es, a<strong>de</strong>más,una música que, aunque escuchadaotras veces a cargo <strong>de</strong>l mismo autor, suenabien.DiscosPor Solanadominical / XVTHE KILLSBlood pressures<strong>La</strong> voz <strong>de</strong> Allison Mosshart —bronca y dura— y la efectiva guitarra —nada <strong>de</strong> florituras innecesarias,siempre al servicio <strong>de</strong>l tema— <strong>de</strong> Jamie Hince siguen siendo las señas <strong>de</strong> i<strong>de</strong>ntidad<strong>de</strong> Kills, una historia, un sonido que se repite <strong>de</strong>s<strong>de</strong> aquel encuentro <strong>de</strong> 2003 en unhotel don<strong>de</strong> dos trenes punkies —Scarfo y Blyth Power— convirtieron la rabia en intensidad:rock básico y blues rasposo, sonido crudo, ritmo sin concesiones, textos explícitos y unenvoltorio tan áspero como salvaje; algo con lo que triunfaron White Stripes —Allison fue reclutada por Jack Whitepara su proyecto Dead Weather— y que ellos exhibían como una banda al estilo clásico rockanrolero con poses <strong>de</strong>chicos malos y alar<strong>de</strong>ando <strong>de</strong> excesos. «Blood pressures», ya su cuarto trabajo, es más <strong>de</strong> lo mismo, rock visceraly melodías sin pulir, distorsiones y aires garajeros para un regreso tan previsible como enérgico.MANÁDrama y luz<strong>La</strong> fórmula musical <strong>de</strong> Maná sigue funcionando en ese terreno sonoro <strong>de</strong> nadie que ya hanhecho propio entre el pop y el rock, lindando con la canción reivindicativa que no olvida lotestimonial —sean las buenas intenciones ecológicas o políticas— pero sin alejarse ni unacorchea <strong>de</strong> la infinita variedad <strong>de</strong> la canción romántica. «Drama y luz» es su regreso, cincoaños <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> «Amar es combatir», 2006, con material nuevo, un recorrido melódico ytemático por sus hallazgos —que les llevaron a ventas millonarias y premios Grammy- que la inconfundible voz <strong>de</strong>Fher Olvera unifica como «sonido Maná». Historias <strong>de</strong> amor —filial en recuerdo <strong>de</strong> la fallecida madre <strong>de</strong> Fher, <strong>de</strong>abandonos y hasta <strong>de</strong> una monja ilusionada con un sacerdote— y <strong>de</strong> <strong>de</strong>nuncia —ante el racismo— resueltas conmonumentalidad y unos primeros apuntes sinfónicos —<strong>de</strong> la mano <strong>de</strong> Suzie Katayama— en un trabajo continuistaque será otro éxito.PAUL SIMONSo beautiful or so whatCada disco <strong>de</strong> Paul Simon es una polifonía estilística, una cámara <strong>de</strong> ecos don<strong>de</strong> resuenanfolk y standars, blues y doo-wop, ritmos africanos y gospel en una síntesis única con el colorpop que adquiere la música que va directa al corazón. Este guitarrista excepcional es un icono<strong>de</strong> la cultura popular con varias vidas musicales —mítica en los sesenta junto a Art Garfunkel,<strong>de</strong> éxito arrollador en solitario experimentando sonorida<strong>de</strong>s étnicas— y «So beautiful so what»es su regreso a la construcción <strong>de</strong> canciones <strong>de</strong>s<strong>de</strong> la armonía y la guitarra en vez <strong>de</strong>l ritmo y la percusión —africanaen «Graceland», brasileña en «Rythm of the saints»— mimando la melodía con texturas sorpren<strong>de</strong>ntes y repartiendosabiduría <strong>de</strong>s<strong>de</strong> unos textos llenos <strong>de</strong> <strong>de</strong> historias contadas con tanta ternura y humor como ironía. Cancionessobre la vida —breve, bella, brutal— <strong>de</strong>s<strong>de</strong> la emoción.QUEENDeep cuts. Volume One 1973-1976Resultaba insólito que en esta época <strong>de</strong> recuperaciones <strong>de</strong> clásicos tratados con las últimastécnicas digitales restaurando su sonido original fuese el espectacular repertorio <strong>de</strong>Queen el que quedase solo en el recuerdo <strong>de</strong> los viejos fans y <strong>de</strong> las mezclas para cd sacadasapresuradamente <strong>de</strong> los vinilos. Queen habían recogido los restos <strong>de</strong>l naufragio pop yrock tras la separación <strong>de</strong> los Beatles y lo habían reconstruido con un gusto y una contun<strong>de</strong>nciaque les llevó al número uno y a llenar estadios. Tras la recuperación <strong>de</strong> sus singles y sus, millonarios en ventas,«Greatest Hits» se reeditan sus cinco primeros álbumes y con ayuda <strong>de</strong> Taylor Hawkins —Foo Fighers— esta selección<strong>de</strong> joyas, “cortes profundos”, que en su día quedaron oscurecidos por el fulgor <strong>de</strong> las caras A. Del rock frenéticoal pop para todos los públicos, <strong>de</strong> la <strong>de</strong>licada balada al pícaro vals, Queen siempre únicos.MICHAEL MONROESensory overdriveAlgo tiene esto <strong>de</strong>l rock que todos vuelven y ni a patadas se les baja <strong>de</strong>l escenario. Si NewYork Dolls andan en horas bajas arrastrando su rock callejero sin rastro <strong>de</strong> glamour y a SocialDistorsion se les ha subido el maquillaje <strong>de</strong> madurez clásica, el regreso <strong>de</strong>l finlandés MattiFagerholm, alias Michael Monroe, la pasada temporada con un directo antológico, «Anothernight in the sun. Live in Helsinki», repasando repertorio y con un par <strong>de</strong> noveda<strong>de</strong>s para justificarel regreso, anunciaba que aquella ambigua ambición rubia y andrógina seguía teniendo cosas que <strong>de</strong>cir y este«Sensory overdrive» <strong>de</strong>s<strong>de</strong> luego lo justifica. Pue<strong>de</strong> que no sea una obra maestra pero basta su rock directo, el sonidovisceral <strong>de</strong> los que no se andan por las ramas y van directamente a la tralla, la urgencia <strong>de</strong> la diversión perfectapara saltar y corear. <strong>La</strong>s colaboraciones <strong>de</strong> Lemmy y Lucinda Williams son la guinda a esta fiesta rockera. Enorme.JOHNNY HALLYDAYJamais seulComo Bob Dylan, esta leyenda <strong>de</strong>l rock francés estuvo a punto el año pasado <strong>de</strong> ver a Elvis.Un cáncer <strong>de</strong> colon, un coma inducido <strong>de</strong> varias semanas y una <strong>de</strong>presión a los sesenta ymuchos años solo impidieron posponer una gira multitudinaria — «Tour 66», un guiño tantoa su edad como a la célebre ruta que recorrió en su Harley— que amenazaba con ser <strong>de</strong><strong>de</strong>spedida. Volver a nacer le ha dado nuevas fuerzas y la urgencia <strong>de</strong> resolver las contradicciones<strong>de</strong> una vida <strong>de</strong> un plumazo: <strong>de</strong>spi<strong>de</strong> a su agente y a su fotógrafo, se pelea con el fisco, se embarca enuna gira mastodóntica con final <strong>de</strong> tres días en el Sta<strong>de</strong> <strong>de</strong> Saint Dennis, ensaya teatro —Tennesse Willians en elThéâtre Edouard VII para septiembre— y aún tiene vitalidad para un disco junto a un joven talento, Matthieu Cheddid—«M»— celebrando la vida —«J’inspire, j’expire»; «<strong>La</strong> douceur <strong>de</strong> vivre»— fiel al blues y al rock, sus recetas musicales.Genio y figura.SR. CHINARROPresi<strong>de</strong>nte¿Dón<strong>de</strong> han quedado oscuridad y metáforas imposibles en torno al dolor? ¿Dón<strong>de</strong> el popindie <strong>de</strong> afiladas aristas cantado a media voz con la impostura y el registro tenebroso <strong>de</strong>toda confesión poética? Antonio Luque, Sr. Chinarro, sin <strong>de</strong>jar <strong>de</strong> lado esa peculiar miradaque mezcla surrealismo costumbrista, metáforas traviesas y melodías <strong>de</strong> engañosa sencillezya había <strong>de</strong>jado pasar la luz y rebajado su aci<strong>de</strong>z en sus dos últimos trabajos, «El mundosegún», 2006 y «Ronroneando», 2008. «Presi<strong>de</strong>nte» tiene toda la pinta <strong>de</strong> un disco feliz, aunque la procesión vayapor <strong>de</strong>ntro y a pesar <strong>de</strong>l cinismo habitual las canciones respiran emociones positivas, arreglos amables, hallazgossorpren<strong>de</strong>ntes —el Brassens a ritmo dixie <strong>de</strong> «<strong>La</strong> lección»—, fantasías y mala chispa —«Babieca»— y hasta buenhumor <strong>de</strong>screído a ritmo <strong>de</strong> rumba —«San Borondón»—. El pop juvenil se ha vuelto adulto y le sienta bien.JOHN CAGE108-109a-110En la relación entre el silencio y los sonidos John Cage fue antes un artista revolucionarioque un músico. Pionero <strong>de</strong> las artes visuales y <strong>de</strong>l happening, Cage introdujo la realidadconcreta —el azar, el ruido, lo aleatorio, la intencionalidad, lo acci<strong>de</strong>ntal,…— en la obra musicalimplicando al espectador como parte activa en la ejecución. Su trasgresora, radical yvanguardista visión musical está presente en su obra <strong>de</strong>s<strong>de</strong> la célebre «4.33» —4’ 33’’ <strong>de</strong>silencio— a las obras para «piano preparado» o a esta pieza tardía, terminada en 1991, una composición para granorquesta <strong>de</strong> tiempos flexibles y tonos únicos susceptible <strong>de</strong> ser, o no, interpretada junto a otras piezas y <strong>de</strong> ser complementadacon percusión resonante, que el sello OgreOgress recoge en tres versiones diferentes pero igual <strong>de</strong> sorpren<strong>de</strong>ntesy <strong>de</strong>sconcertantes.


XVI / dominical LA OPINION-EL CORREO / Domingo, 22 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2011Alumnos <strong>de</strong> la escuela <strong>de</strong> Los Bolos con su maestro Manuel Vega, en los cursos 1938 y 1945.(●) Fotos M. R. L.Construcción <strong>de</strong> las nuevas escuelas <strong>de</strong> la Ronda<strong>de</strong> San Torcuato a Santa Clara en 1927 (III)✒ Manuel RiveraLozano (*)Con la caída <strong>de</strong>l gobierno <strong>de</strong> MiguelPrimo <strong>de</strong> Rivera en 1930, y posteriormentecon la salida <strong>de</strong> España <strong>de</strong>l rey AlfonsoXIII un año <strong>de</strong>spués, se implantó enEspaña la Segunda República.Ello motivó que aquel magnífico escudo<strong>de</strong> la ciudad esculpido en granito <strong>de</strong>Sobradillo <strong>de</strong> Palomares sobre la fachadaprincipal <strong>de</strong> las escuelas, <strong>de</strong>l que el periodista<strong>de</strong>jó escrito el día <strong>de</strong> su inauguraciónque sería el encanto <strong>de</strong> los pequeños, seviera afectado por los acontecimientos.Manos muy hábiles, tal vez el mismoautor, hizo <strong>de</strong>saparecer la corona real <strong>de</strong>la Monarquía borbónica, y en el mismolugar y en otra piedra <strong>de</strong> igual proce<strong>de</strong>nciatalló la nueva corona almenada <strong>de</strong> laRepública que hoy se pue<strong>de</strong> contemplar.<strong>La</strong>s mo<strong>de</strong>rnas escuelas recientementeinauguradas llenaron sus aulas con alumnosproce<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> los distintos barrios <strong>de</strong>la capital, principalmente <strong>de</strong> los que a partir<strong>de</strong> ahora van a constituir la zona <strong>de</strong>l ensanche.Y la verdad es que, por los a<strong>de</strong>lantos ymejoras que ofertaba el centro, por la capacidady entrega <strong>de</strong> los nuevos alumnoso por las dotes pedagógicas <strong>de</strong> los maestros,gozó <strong>de</strong>s<strong>de</strong> un primer momento <strong>de</strong>una merecida fama y prestigio.Refiriéndome a aquellos años, por puralógica, yo no llegué a conocer más quea don Manuel Vega Garrote, profesionalmuy bien valorado <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l magisteriozamorano, <strong>de</strong> los muchos alumnos quepasaron por sus manos y por una gran mayoría<strong>de</strong> personas.Por otras razones sí que he conocido ytratado a un buen número <strong>de</strong> alumnos.De todas las promociones que por talesescuelas pasaron, no cabe duda que una<strong>de</strong> las más conocidas es la <strong>de</strong> 1938 y a ellapertenecieron, entre otros: Emilio Bobo,Alfonso Pérez, Fe<strong>de</strong>rico y Ángel <strong>de</strong> Nicolás,Santiago Prieto, Santiago Pardo,José López, Tomás Crespo Rivera, CarlosGalindo, Ricardo Flecha Valle, ManuelCarvajal, Ángel Gutiérrez Llorente, Miguel-ÁngelVelasco o Claudio RodríguezGarcía, el gran poeta zamorano, que noencontró ocasión para visitar su escuela apesar <strong>de</strong> las reiteradas veces que lo intentamosa través <strong>de</strong> sus mejores y más próximosamigos.Bien es verdad que con motivo <strong>de</strong> lainauguración <strong>de</strong> la nueva calle que llevasu nombre en la ciudad que lo viera nacer,accedió amablemente a fotografiarse condos grupos <strong>de</strong> alumnos en representación<strong>de</strong>l centro, <strong>de</strong> algunos maestros y <strong>de</strong>l quesuscribe, foto en color que quedó enmarcadaen un lugar <strong>de</strong>stacado <strong>de</strong>l colegio comorecuerdo y homenaje a su alumno másuniversal.También contamos con la fotografía <strong>de</strong>otro grupo <strong>de</strong> la primera época y con elmismo maestro, entre los que estaban:❜❜Por los a<strong>de</strong>lantos ymejoras que ofertaba elcentro, por la capacidady entrega <strong>de</strong> los alumnosy por las dotespedagógicas <strong>de</strong> susmaestros, gozó <strong>de</strong>s<strong>de</strong> unprimer momento <strong>de</strong> unmerecido prestigioJuan-A. Martín, Buitrón, Zacarías Martínez,Carlos Montón, José-Ramón, CarlosBlanco, Pedro Echanove, Luis Galindo oFelipe Sáez.El 6 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 1963 fallecía elarquitecto municipal Enrique Crespo y ennoviembre firma ya el recientementenombrado, Julián Gutiérrez <strong>de</strong> la Cuestaun proyecto <strong>de</strong> un nuevo centro educativo<strong>de</strong> mayor envergadura.Se trata <strong>de</strong> la construcción <strong>de</strong> un grupoescolar, aún sin nominar, que iría situadoen el patio <strong>de</strong> recreo <strong>de</strong> las escuelas inauguradasen 1929, que daba a la Ronda <strong>de</strong>San Torcuato a Santa Clara y a la nuevacalle abierta que partía <strong>de</strong> la referida Ronday llegaba hasta la calle Amargura, vía ala que se le puso en un principio el nombre<strong>de</strong> Nicolás Salmerón (uno <strong>de</strong> los cuatropresi<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> la 1.ª República Española),pero que no perduró mucho tiempopuesto que poco <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> acabada laGuerra Civil pasó a <strong>de</strong>nominarse calle <strong>de</strong>lgeneral Muñoz Gran<strong>de</strong>s, y <strong>de</strong> nuevo, entiempos <strong>de</strong> la transición <strong>de</strong>mocrática, pasóa titularse Pablo Morillo, General zamorano<strong>de</strong> Fuentesecas que participó en laIn<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la América Española.En los planos que hemos consultadosobre el proyectado edificio aparece lo siguiente:Excmo. Ayuntamiento <strong>de</strong> <strong>Zamora</strong>.Proyecto <strong>de</strong> Grupo Escolar en la calleMuñoz Gran<strong>de</strong>s. Se incluye plano <strong>de</strong> lazona, el alzado este y sección A, B, C y D.Escala 1: 100. <strong>Zamora</strong>, noviembre <strong>de</strong>1963.El arquitecto municipal: Julián Gutiérrez.En un segundo plano encontramos:Planta, cimientos, semisótano (compren<strong>de</strong>una vivienda), otras <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncias y alcantarillado.Un tercero: Plantas 1.ª y 2.ª, cuatro aulas,<strong>de</strong>spacho <strong>de</strong> maestros y aseo, los servicios<strong>de</strong> alumnos y almacén, dos patiosy portal posterior <strong>de</strong> acceso.El cuarto plano compren<strong>de</strong>: El alzadosur y planta cubierta.Como curiosidad, se observa que en unprincipio se pensó colocar el edificio enel límite opuesto a las otras escuelas, enparalelo y en la misma orientación, peroposteriormente se cambió para situarlo enángulo, paralelo ahora a la antiguas cal<strong>de</strong>ras<strong>de</strong>l abastecimiento <strong>de</strong> aguas y a lacalle Víctor Gallego y orientación sur, yasí se hizo.En los años 60 <strong>de</strong>saparecieron las escuelas<strong>de</strong> la plaza <strong>de</strong> Fernán<strong>de</strong>z Duro ycalle <strong>de</strong> <strong>La</strong> Brasa, conocidas también como«Los Descalzos», que ocupaban unantiguo colegio <strong>de</strong> los frailes franciscanosalcantarinos y sus alumnos y maestrosfueron trasladados a las nuevas instalaciones<strong>de</strong>l nuevo centro al que se va a imponerel nombre, con gran acierto, <strong>de</strong>Arias Gonzalo, aunque durante algúntiempo se llamará oficialmente EscuelaGraduada Los Descalzos, siendo su primerdirector Daniel Gómez al que sucedieronposteriormente Salvador Roca Soler,Concepción Prieto Cereceda, José MirandaBarbillo, el firmante <strong>de</strong> este trabajoy Alberto Beltrán González, que lo es enla actualidad.Este nuevo edificio, <strong>de</strong> sencilla construcción,con fachada <strong>de</strong> ladrillo y huecos<strong>de</strong> revoque, contaba con 12 aulas o unida<strong>de</strong>s,que muy pronto se llenaron <strong>de</strong> escolares,hasta tal punto que pocos años <strong>de</strong>spuésse añadieron 6 aulas en la parte posterior<strong>de</strong>l edificio, dos en cada planta, y ala vez se ensanchó el patio <strong>de</strong> recreo quese encontraba junto a los referidos <strong>de</strong>pósitos<strong>de</strong> agua, que <strong>de</strong>saparecieron <strong>de</strong> esta zonaen la década <strong>de</strong> los años ochenta, voladuraque vivimos estando ya <strong>de</strong>stinados eneste centro, al igual que por ese tiempo <strong>de</strong>jaron<strong>de</strong> circular los trenes <strong>de</strong> la línea férreaa Salamanca por el túnel horadado <strong>de</strong>bajo<strong>de</strong>l gimnasio y <strong>de</strong> los patios.A finales <strong>de</strong> los 80 y hasta los primeros<strong>de</strong>l siglo XXI se llevó a cabo una total reparaciónen el primitivo edificio (aulas <strong>de</strong>párvulos, preescolar y ahora educación infantil)y en el edificio <strong>de</strong> primaria y secundaria,se repararon todos los servicios,cambio <strong>de</strong> iluminación, pintura general,colocación <strong>de</strong> azulejos en pare<strong>de</strong>s <strong>de</strong> lasclases, revoque <strong>de</strong> fachada, pisos nuevosen los tres patios <strong>de</strong> recreo, se dotó <strong>de</strong>abundante material <strong>de</strong>portivo..., y tan solohace un año se remozó totalmente el salón-gimnasio.En el patio principal se instaló un monumentoal titular <strong>de</strong>l centro, obsequio <strong>de</strong>la Excma. Diputación Provincial, reproducciónen bronce <strong>de</strong> Arias Gonzalo <strong>de</strong>loriginal que salió <strong>de</strong> las manos <strong>de</strong>l escultorzamorano Miguel Torija Domínguez,muerto en plena juventud.Otro busto <strong>de</strong>l mismo personaje (conpeana donada por Marmolería <strong>Zamora</strong>na)y un primer medallón <strong>de</strong> nuestro titular,un segundo <strong>de</strong> los tres hijos (Pedro, Diegoy Rodrigo) que murieron en el Campo<strong>de</strong> la Verdad <strong>de</strong>fendiendo el honor <strong>de</strong> <strong>Zamora</strong>,y un tercero <strong>de</strong>l rey repoblador <strong>de</strong>la ciudad y que la fortificó, Alfonso III,fueron otros obsequios impagables <strong>de</strong>l escultorGermán Díez Costa.Quedamos aquí hasta el próximo día,que concluiremos nuestro trabajo.(*) Ex director <strong>de</strong>l Colegio AriasGonzalo

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!