Revista T21 Septiembre 2008.pdf

t21.com.mx

Revista T21 Septiembre 2008.pdf

DE PUERTA A PUERTA“A nadie le gusta hablar de sus errores, no obstante, es de lo quemás se aprende y si existe alguna duda, baste con revisar su vidapersonal. Por el contrario, nos place exponer nuestros éxitos y aciertos,pero como si se tratara de un proceso mágico, exento de dificultades”Transporte y Logística en México:historia de éxitos y fracasosPOR SERGIO A. RUIZ OLMEDO*Un país en desarrollo como México, -a pesar de sus políticos- muestraclaros signos de progreso. No es lo mismo este país antes de 1988 quehoy, veinte años después, sobre todo en el tema del transporte, donde seaprecia una importante evoluciónAquí vale la pena mencionar que actividades tan dinámicascomo el transporte y la logística, actualmente están dominadas poruna generación joven (entre treinta y cuarenta años), y cada vezmejor preparada, pero que no “recuerda” al México marcado por prácticasque hoy nos parecerían inconcebibles e irreales.El perfil del transporte en los diferentes modos a fines de losnoventa, estaba dominado por prácticas derivadas de una economíacerrada que por razones generacionales algunos si recordamos y hastafuimos protagonistas o testigos presenciales. Lo que es más inquietantees que algunos de los actores e impulsores de esos cambios ya hanfallecido o están jubilados (que en no pocos casos es lo mismo).Así, hagamos un repaso de las principales características deltransporte en esa época:Autotransporte: Servicios concesionados por rutas. No habíalibre circulación en todo el sistema carretero nacional. Además era enlas centrales de carga donde se decidía la “logística” del cliente y ésteprácticamente no influía sobre el nivel de servicio que necesitaba. Esinnecesario insistir sobre las distorsiones monopólicas que esos dos factoresconllevaban.Carreteras: Igual que hoy, el mantenimiento del sistemacarretero era deficiente pero con el agravante de que salvo contadasexcepciones, las carreteras eran de dos carriles.Aviación Civil: No se hablaba gran cosa del transporte decarga aérea y las compañías (Aeroméxico y Mexicana) eran operadaspor el gobierno. Los que viajábamos en esa época, podríamos en conjuntoescribir extensas historias de horror en materia de impuntualidad…cuando salía el avión.Aeropuertos: Tal vez el aeropuerto de la Ciudad de México seael vestigio más claro que nos recuerda esa época pasada, pues a pesarde las relucientes mejoras, la realidad es que se trata del mismo aeropuertoy para muestra basta observar que todavía tenemos el mismosistema de taxis y carretilleros. Traten de explicarle eso a un extranjeroque viene de un aeropuerto donde existen múltiples opciones detransporte urbano y suburbano. Todo ello sin hablar de los serviciosaeroportuarios propiamente dichos.Puertos: Las diversas operaciones portuarias, estaban controladaspor sindicatos (al estilo del PEMEX actual) y los puertos eran operadospor una instancia paraestatal (Puertos Mexicanos). Eso contribuíaa un sobrecosto que no sólo repercutía en los dueños de la carga,sino también en los navieros que tenían que aceptar tiempos de fondeomuy largos, lo que finalmente implicaba penalidades para los buquesque querían tocar ciertos puertos mexicanos.Marina Mercante: Este es el único caso donde las cosas semovieron en sentido contrario. Antes teníamos flota bajo banderamexicano. ¡Hoy no...!Ferrocarriles: Todavía hoy, a más de diez años de que iniciarael proceso de concesionamiento a empresas privadas, prevalece laimagen de extinta empresa paraestatal Nacionales de México. Esto nohace más que demostrar a que grado se llegó en el deterioro del servicioferroviario de esa época.Difícil de creer pero así era el México de apenas hace veinte años.Éxitos y fracasosQuisiéramos aprovechar este espacio para informar a nuestros lectores48 T21 I SEPTIEMBRE 2008

More magazines by this user
Similar magazines