13.07.2015 Views

2011 Extracto Jurisprudencial 4 Trim - Corte Suprema de Justicia

2011 Extracto Jurisprudencial 4 Trim - Corte Suprema de Justicia

2011 Extracto Jurisprudencial 4 Trim - Corte Suprema de Justicia

SHOW MORE
SHOW LESS

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong><strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong>Octubre- Diciembre <strong>2011</strong><strong>Extracto</strong> <strong>Jurispru<strong>de</strong>ncial</strong>Sala <strong>de</strong> Casación CivilRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


Sentencia <strong>de</strong> Sustitutiva <strong>de</strong> 17 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong><strong>2011</strong>Exp. 1999-00533-01 Mp. William Namén Vargas...........................72Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 22 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong><strong>2011</strong>Exp. 22-11-<strong>2011</strong>Dr Ruth Marina Díaz Rueda............................77Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 23 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong><strong>2011</strong>Exp. 2010-1111-00 Mp. Fernando GiraldoGutiérrez.............................80Sentencia <strong>de</strong> Revisión <strong>de</strong> 28 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong><strong>2011</strong>Exp. 2008-01847-00 Mp. Arturo Solarte Rodríguez.............................81Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 28 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong><strong>2011</strong>Exp. 2005-0099-01Mp. Arturo Solarte Rodríguez............................83Sentencia <strong>de</strong> Exequátur <strong>de</strong> 29 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong><strong>2011</strong>Exp. 2008-00647-00 Mp.: Arturo SolarteRodríguez..................................88Sentencia <strong>de</strong> Exequátur <strong>de</strong> 29 <strong>de</strong> noviembre<strong>de</strong><strong>2011</strong>Exp. 2007-00939-00 Mp.: Arturo SolarteRodríguez....................................90Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 30 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong><strong>2011</strong>Exp. 2000-00229-01 Mp. Arturo Solarte Rodríguez...................................92Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 30 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong><strong>2011</strong>Exp. 1999-01502-01 Mp. Arturo Solarte Rodríguez....................................96Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 30 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong><strong>2011</strong>Exp. 2004-00428-01 Mp. Ruth Marina Díaz Rueda...................................98Sala <strong>de</strong> Casación Civil mes <strong>de</strong> DiciembreSentencia <strong>de</strong> Exequátur <strong>de</strong> 1 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong><strong>2011</strong>Exp. 1999-01889-01 Mp. Pedro Octavio MunarCa<strong>de</strong>na........................................100<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>Sentencia <strong>de</strong> Exequátur <strong>de</strong> 1 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 12001-00223-00 Mp. Ruth Marina Díaz Rueda........................................104Sentencia <strong>de</strong> Exequátur <strong>de</strong> 1 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp 2002-00025-01 Mp. Ruth Marina Diaz Rueda........................................105Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 1 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp.1999-00797-01 Mp.: Ruth Marina Díaz Rueda........................................106Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 1 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 2008-00199-01 Mp.: Ruth Marina Díaz Rueda........................................110Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 2 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 2000-0899-01 Mp. William Namen Vargas.........................................112Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 02 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 2005-00050-01 Mp. William Namen Vargas.........................................114Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 02 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 2003-00037-01 Mp.: William Namén Vargas.........................................116Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 5 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 2006-01638-01 Mp.William Namén Vargas.........................................118Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 5 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp.2005-00504-01 Mp. Jaime Alberto Arrubla Paucar..........................................120Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 5 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 2006-00164-01 Mp. William Namén Vargas..........................................123Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 5 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp.2005-00199-01 Mp. William Namén Vargas............................................126Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 6 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 2003-00113-01Mp. Arturo Solarte Rodríguez...........................................128Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 7 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp.2009-00770-00Mp. Arturo Solarte Rodríguez..........................................131Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 9 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp.2004-00227-01Mp. Arturo Solarte Rodríguez..........................................133Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 9 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp.2005-00140-01 Mp. William Namén Vargas.........................................136Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 9 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp.2007-00892-01 Mp. Arturo Solarte Rodríguez.........................................139Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 9 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp.1992-05900-01 Mp. Arturo Solarte Rodríguez.......................................142Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 9 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp.2007-00042-01 Mp. Arturo Solarte Rodríguez........................................146Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 12 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 2003-01261-01 Mp. Arturo Solarte Rodríguez.........................................148Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 13 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp.2007-00425-01Mp. Fernando Giraldo Gutiérrez.........................................152Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 14 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 2007-00422-01Mp. Ruth Marina Diaz Rueda..........................................155Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 14 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 2001-01489-01Mp. Pedro Octavio Munar Ca<strong>de</strong>na......................................157Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 16 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp.2000-00018-01Mp. William Namén Vargas..........................................163Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 19 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 2004-00097-01Mp. Fernando Giraldo Gutiérrez..........................................166Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 19 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 2008-00084-01Mp. Fernando Giraldo Gutiérrez...........................................169Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 19 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 2000-001474-01Mp. Arturo Solarte Rodríguez...........................................171Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 19 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 2005-00045-01Mp. Fernando Giraldo Gutiérrez............................................175Sentencia <strong>de</strong> Revisión <strong>de</strong> 19 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 2008-001281-01Mp. Fernando Giraldo Gutiérrez............................................177Sentencia <strong>de</strong> Revisión <strong>de</strong> 19 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp.2009-00919-00Mp. Fernando Giraldo Gutiérrez.............................................181Sentencia <strong>de</strong> Exequátur <strong>de</strong> 19 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 2008-01760-00Mp. Fernando Giraldo Gutiérrez.............................................183Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 19 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 2002-00329-01 Mp. Pedro Octavio Munar..............................................188Sentencia <strong>de</strong> Exequatur <strong>de</strong> 19 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 2008-00029-00 Mp. Fernando Giraldo Gutiérrez..............................................193Sentencia <strong>de</strong> Casación <strong>de</strong> 19 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> <strong>2011</strong>Exp. 2001-00050-01Mp. Pedro Octavio Munar............................................195Sentencia <strong>de</strong> Exequátur <strong>de</strong> 19 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong><strong>2011</strong>Exp. <strong>2011</strong>-00892-00Mp. Fernando Giraldo Gutiérrez............................................199Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>CORTE SUPREMA DE JUSTICIA SALA DECASACIÓN CIVILMIEMBROS DE LA SALADr. Fernando Giraldo GutiérrezPresi<strong>de</strong>nteDr. Jaime Alberto Arrubla PaucarDra. Ruth Marina Díaz RuedaDr. Pedro Octavio Munar Ca<strong>de</strong>naDr. William Namén VargasDr. Arturo Solarte RodríguezRELATORIA CIVILDra. Piedad Lorena Obando BeltránRelatoraMarcela Giraldo MarínAuxiliar JudicialYenny Alexandra AntolinezClaudia Milena MontoyaAuxiliares Judiciales <strong>de</strong> DescongestiónRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>EXEQUATUR-Sentencia <strong>de</strong> adopción <strong>de</strong> menorM PONENTE: DR.PEDRO OCTAVIO MUNARFECHA : 04-10-<strong>2011</strong>DECISIÓN:Conce<strong>de</strong> ExequáturPROCESO : 2010-00296-0PROCEDENCIA: Valencia (España)SOLICITADO POR : María Amparo Zapata Marín: Willem SchaaijASUNTO:La parte actora solicitó la homologación <strong>de</strong> la sentencia proferida en España en la que se <strong>de</strong>cretó la adopción <strong>de</strong>un menor, admitida a trámite la petición la Sala <strong>de</strong> Casación Civil <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> luego <strong>de</strong> i<strong>de</strong>ntificar el cumplimiento<strong>de</strong> los requisitos <strong>de</strong> reciprocidad diplomática en la materia entre ambos países concedió la petición.En Colombia mediante el trámite <strong>de</strong>l exequátur se confiere efecto jurídico a las sentencias proferidas en un paísforáneo, siempre y cuando cumplan las exigencias legales, particularmente las previstas en los artículos 693 y 694<strong>de</strong>l estatuto procesal civil. Claro está, que esa homologación presupone que, ya por vía diplomática o, en subsidio,por vía legislativa, el Estado extranjero otorgue igual valor a los fallos dictados por las autorida<strong>de</strong>s judiciales patrias(artículo 693 Ibí<strong>de</strong>m). En ese or<strong>de</strong>n <strong>de</strong> i<strong>de</strong>as, lo cual significa que prioritariamente <strong>de</strong>be estarse a las estipulaciones <strong>de</strong>los tratados que el país haya celebrado con el Estado <strong>de</strong> cuyos jueces provenga la provi<strong>de</strong>ncia que se pretenda hacervaler en el territorio nacional; y sólo a falta <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho convencional se acogerán las normas extranjeras para darle atal <strong>de</strong>cisión la misma fuerza que ellas le conce<strong>de</strong>n a los fallos emitidos por nuestros juzgadores.Los requerimientos <strong>de</strong> las citadas normas conciernen, por un lado, con la <strong>de</strong>bida aportación <strong>de</strong> la sentencia extranjera,en lo que atañe con su autenticación, traducción, legalización y ejecutoria; y, por el otro, con el contenido <strong>de</strong> laresolución, por cuanto no pue<strong>de</strong> contravenir las normas <strong>de</strong> or<strong>de</strong>n público, ni versar sobre <strong>de</strong>rechos reales respecto<strong>de</strong> bienes situados en el país, como tampoco recaer en asuntos <strong>de</strong> resorte exclusivo <strong>de</strong> las autorida<strong>de</strong>s colombianas orespecto <strong>de</strong> las cuales exista proceso en curso o sentencia en firme.RECIPROCIDAD DIPLOMÁTICA- Cuando la adopción <strong>de</strong>l menor no ostenta el carácter <strong>de</strong> internacional no seaplica el convenio sobre la protección <strong>de</strong>l niño y la cooperación en materia <strong>de</strong> adopción internacional(...) el fallo materia <strong>de</strong>l exequátur <strong>de</strong>mandado fue proferido en España, país que, al igual que Colombia, suscribió el“Convenio Relativo a la Protección <strong>de</strong>l Niño y a la Cooperación en Materia <strong>de</strong> Adopción Internacional”, celebradoen la Haya el 29 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1993, aprobado en nuestro país mediante la Ley 264 <strong>de</strong> 25 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 1996, <strong>de</strong>claradaexequible por la <strong>Corte</strong> Constitucional en la sentencia <strong>de</strong> 22 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> esa anualidad; no obstante, dicho tratado norige el caso <strong>de</strong> que aquí se trata, como lo alega la actora, por cuanto la adopción <strong>de</strong> la menor Daniela Ochoa Zapata noostenta el carácter <strong>de</strong> internacional, que es la especie <strong>de</strong> adopción que regula dicho instrumento y a la cual se aplicael mismo, según emerge <strong>de</strong> su texto.En efecto, el acuerdo internacional en cuestión versa sobre la adopción internacional, la cual presupone que eladoptado y los adoptantes tengan su resi<strong>de</strong>ncia habitual en diferentes Estados (artículo 2º), condición que no cumplela adopción <strong>de</strong>cretada en la sentencia objeto <strong>de</strong> la homologación reclamada, pues tanto la niña adoptada como el padreadoptante, resi<strong>de</strong>n en el país en que cursó el proceso en que fue dictada dicha <strong>de</strong>cisión -España-, sin que tal trámite1Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>hubiese <strong>de</strong>terminado la estadía <strong>de</strong> la menor allí, pues ésta viajó con el propósito <strong>de</strong> vivir con su madre, quien tiempo<strong>de</strong>spués contrajo matrimonio con el solicitante, el que luego <strong>de</strong> la convivencia matrimonial <strong>de</strong>cidió adoptar la hija <strong>de</strong>su cónyuge.RECIPROCIDAD DIPLOMÁTICA- aplicación <strong>de</strong>l convenio sobre ejecución <strong>de</strong> sentencias civiles <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong>1908 entre Colombia y EspañaNo obstante, la inaplicación <strong>de</strong> la referida convención al caso aquí planteado no es óbice para reconocer la existencia<strong>de</strong> reciprocidad diplomática entre Colombia y España, dado que estos países, según lo informó el Ministerio <strong>de</strong>Relaciones Exteriores, el 30 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1908 suscribieron un tratado, aprobado mediante la Ley 6ª <strong>de</strong> esa anualidad,en el que convinieron que las sentencias emitidas por los tribunales comunes serían ejecutadas en uno y otro Estado,siempre y cuando “sean <strong>de</strong>finitivas” y “estén ejecutoriadas como en <strong>de</strong>recho se necesitaría para ejecutarlas en el paísen que se haya dictado”, bajo el presupuesto “que no se opongan a las leyes vigentes en el Estado en que se solicite suejecución”. Y con relación a la ejecutoria <strong>de</strong> tales fallos pactaron que se acreditaría con el “certificado expedido porel Ministro <strong>de</strong> Gobierno o <strong>de</strong> Gracia y <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>, siendo la firma <strong>de</strong> éstos legalizada por el correspondiente Ministro<strong>de</strong> Estado o <strong>de</strong> Relaciones Exteriores y la <strong>de</strong> éste a su vez por el Agente Diplomático respectivo acreditado en el lugar<strong>de</strong> la legalización”.ÓRDEN PÚBLICO-exequátur <strong>de</strong> la <strong>de</strong>cisión <strong>de</strong> adopción <strong>de</strong> menor <strong>de</strong> edad proferida en EspañaPor otra parte, los actores adosaron a la <strong>de</strong>manda copia <strong>de</strong>l fallo <strong>de</strong> adopción apostillado, el que no contraría, enmodo alguno, el or<strong>de</strong>n público interno, pues no choca con los principios que inspiran la institución <strong>de</strong> la adopción enColombia. Ciertamente, el adoptante es el cónyuge <strong>de</strong> la progenitora <strong>de</strong> la menor adoptada, quien dio su consentimientopara la adopción; a<strong>de</strong>más, y cuando se <strong>de</strong>cretó la adopción era mayor que la adoptada en más <strong>de</strong> 15 años, (...), aménque el servicio social conceptúo que la susodicha medida <strong>de</strong> protección era oportuna y a<strong>de</strong>cuada a la situación familiar<strong>de</strong> la niña.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil2


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>ACCIÓN DE GRUPO - PRINCIPIO DE LA LIBRE COMPETENCIALa posición privilegiada <strong>de</strong> quien <strong>de</strong>sarrolla una actividad comercial necesariamente no involucraun monopolio <strong>de</strong>l mercadoSENTENCIA DE CASACIÓNM.PONENTE: DR.FERNANDO GIRALDO GUTIERREZFECHA : 13-10-<strong>2011</strong>DECISIÓN: NO CASAPROCESO : 2007-0209-01DEMANDANTE: Orlando Sarmiento RojasDEMANDADO: Frigorífico Vijagual SAASUNTO:Presentan los <strong>de</strong>mandantes acción <strong>de</strong> grupo reclamando la responsabilidad <strong>de</strong> la sociedad <strong>de</strong>mandada por elbeneficio que obtiene al apropiarse unilateralmente <strong>de</strong> los subproductos resultantes en las labores <strong>de</strong> <strong>de</strong>güello yfaenado <strong>de</strong> ganado bovino, en subsidio, se <strong>de</strong>clare el incumplimiento <strong>de</strong> ese contrato y se or<strong>de</strong>ne su restitucióncancelando una suma igual al valor recibido <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el año 2002 <strong>de</strong>bidamente in<strong>de</strong>xada hasta la fecha <strong>de</strong>l fallo.Enterada la persona jurídica <strong>de</strong>l auto admisorio, se opuso a las pretensiones negando algunos hechos y aceptandola comercialización <strong>de</strong> los subproductos una vez transformados y con fines meramente ambientales, a<strong>de</strong>más latransferencia según las facturas <strong>de</strong> venta <strong>de</strong> esa propiedad; a<strong>de</strong>lantado el trámite <strong>de</strong> rigor el Juez <strong>de</strong> primerainstancia le puso fin mediante provi<strong>de</strong>ncia en la que negó los pedimentos,recurrida en alzada, resultó nuevamenteadversa alos intereses <strong>de</strong> los <strong>de</strong>mandantes, se cimentó en la anuencia a la estipulación <strong>de</strong> que los subproductosquedaran en propiedad <strong>de</strong> la contratista al haber continuado acordando las labores propias <strong>de</strong> sacrificio a<strong>de</strong>más<strong>de</strong> que ellos podían acce<strong>de</strong>r a otras centrales <strong>de</strong> beneficio <strong>de</strong> animales y contratar el servicio.Contra ese proveído los <strong>de</strong>mandantes formulan recurso <strong>de</strong> casación con apoyo en la causal primera, acusan elfallo <strong>de</strong> violar indirectamente, por falta <strong>de</strong> aplicación, los artículos 6, 669, 713, 1519, 1523, 1603, 1740, 1741,1742 y 1746 <strong>de</strong>l Código Civil, 822, 830, 871 y 899 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Comercio, 8º <strong>de</strong> la Ley 153 <strong>de</strong> 1887, 2º <strong>de</strong>la Ley 155 <strong>de</strong> 1959 y 47 numeral 7 y 50 numeral 3 <strong>de</strong>l Decreto 2153 <strong>de</strong> 1992; y aplicación in<strong>de</strong>bida <strong>de</strong>l incisofinal <strong>de</strong>l artículo 1622 <strong>de</strong>l primero <strong>de</strong> los estatutos, como consecuencia <strong>de</strong> los errores hecho <strong>de</strong>l sentenciadoren la apreciación <strong>de</strong> las pruebas allegadas al proceso entre ellas el escrito <strong>de</strong> <strong>de</strong>manda, la documental que laacompañaba, los dictámenes periciales; las confesiones <strong>de</strong>l escrito <strong>de</strong> contestación, los interrogatorios absueltospor los accionantes, la circular que advertía sobre el cambio <strong>de</strong> condiciones contractuales y las copias <strong>de</strong> lasfacturas <strong>de</strong> venta. La Sala <strong>de</strong> Casación Civil al no encontrar la advertida apreciación in<strong>de</strong>bida <strong>de</strong> los medios <strong>de</strong>convicción por parte <strong>de</strong>l fallador no dio paso a la reclamación.ACCIÓN DE GRUPO - Responsabilidad <strong>de</strong>rivada <strong>de</strong> la apropiación <strong>de</strong> subproductos en el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong>l <strong>de</strong>güello yfaenado <strong>de</strong> ganado por una empresa que goza <strong>de</strong> posición privilegiada en el mercadoPara señalar, por un lado, que nunca han renunciado a los “subproductos”, <strong>de</strong> los cuales se ha venido apropiando la<strong>de</strong>mandada sin su consentimiento, complementando por el otro que tal situación obe<strong>de</strong>ce a la imposición <strong>de</strong> políticasunilaterales ejercidas por “una empresa con capacidad para <strong>de</strong>terminar precios en el mercado porque es la única quepresta el servicio <strong>de</strong> faenado en el área metropolitana <strong>de</strong> Bucaramanga”, constituyéndose en un abuso <strong>de</strong> su posicióndominante(…) los cánones 47 numeral 7 y 50 numeral 3 <strong>de</strong>l Decreto 2153 <strong>de</strong> 1992, que establecen simultáneamente como3Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>acuerdos contrarios a la libre competencia y abuso <strong>de</strong> la posición dominante “los que tengan por objeto o tengan comoefecto subordinar el suministro <strong>de</strong> un producto a la aceptación <strong>de</strong> obligaciones adicionales, que por su naturaleza noconstituían el objeto <strong>de</strong>l negocio”, pero restringido al cumplimiento <strong>de</strong> las funciones asignadas a la Superinten<strong>de</strong>ncia<strong>de</strong> Industria y Comercio sobre promoción <strong>de</strong> la competencia y prácticas mercantiles restrictivas.Es claro que las últimas normas enunciadas se refieren a obligaciones netamente administrativas, a ser consi<strong>de</strong>radaspor las autorida<strong>de</strong>s competentes en el ejercicio <strong>de</strong> la facultad <strong>de</strong> intervención <strong>de</strong>l Estado en la economía, como<strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong>l artículo 334 <strong>de</strong> la Constitución, sin que logren configurar en su conjunto el componente sustancialpretendido, máxime cuando el punto <strong>de</strong> discordia se refiere a la apropiación, por la empresa a quien se encomienda elsacrificio, <strong>de</strong> algunas partes conformantes <strong>de</strong> las reses sometidas a tal labor, <strong>de</strong>jando <strong>de</strong> lado lo correspondiente a lastarifas establecidas para el efectoACCIÓN DE GRUPO- finalidadEl artículo 88 <strong>de</strong> la Constitución Política, <strong>de</strong>sarrollado por la Ley 472 <strong>de</strong> 1998, contempla el ejercicio <strong>de</strong> las acciones<strong>de</strong> grupo, encaminadas a obtener la in<strong>de</strong>mnización <strong>de</strong> perjuicios ante la reclamación conjunta <strong>de</strong> personas quereúnen condiciones uniformes, cuando se consi<strong>de</strong>ran afectados por una misma causa que les ocasiona perjuiciosindividuales.Como se pue<strong>de</strong> ver es un mecanismo judicial con fines eminentemente económicos y reparadores, ya que a pesar <strong>de</strong>que se pue<strong>de</strong> actuar para varios lo que se preten<strong>de</strong> en últimas es el resarcimiento individual <strong>de</strong>l daño, sólo que enaras <strong>de</strong>l principio <strong>de</strong> economía procesal se contempla la posibilidad <strong>de</strong> acumular pretensiones conexas frente a unaparte que podría consi<strong>de</strong>rarse dominante si se enfrentara <strong>de</strong> manera aislada, alejándose <strong>de</strong>l campo <strong>de</strong> las accionespopulares, encaminadas estas a la protección <strong>de</strong>l interés común y con una connotación cívica.PRINCIPIO DE LA LIBRE COMPETENCIA ECONOMICA- La posición privilegiada <strong>de</strong> quien <strong>de</strong>sarrollauna actividad comercial necesariamente no involucra un monopolio <strong>de</strong>l mercado / MONOPOLIO - La posiciónprivilegiada no involucra necesariamente monopolio <strong>de</strong>l mercado.Precisamente, uno <strong>de</strong> los principios en cuyo amparo se instituyó fue el <strong>de</strong> la “libre competencia económica”, elcual respon<strong>de</strong> a las necesida<strong>de</strong>s <strong>de</strong>l mercado <strong>de</strong> capitales y actúa en contraposición a las prácticas monopolísticas,proscritas en la Carta Magna al tenor <strong>de</strong>l artículo 336, salvo que se instituyan como arbitrio rentístico “con unafinalidad <strong>de</strong> interés público o social y en virtud <strong>de</strong> la ley”.(…)Para tal efecto, se <strong>de</strong>be tener en cuenta que el principio constitucional <strong>de</strong> la libre iniciativa privada y <strong>de</strong> empresacontemplado en el artículo 333 <strong>de</strong> la Carta Política, <strong>de</strong>be ser apreciado con las limitaciones <strong>de</strong>l 336 ibí<strong>de</strong>m, respectoa la intervención <strong>de</strong>l Estado en la economía en relación con “la explotación <strong>de</strong> los recursos naturales, en el uso <strong>de</strong>lsuelo, en la producción, distribución, utilización y consumo <strong>de</strong> los bienes, y en los servicios públicos y privados, pararacionalizar la economía con el fin <strong>de</strong> conseguir el mejoramiento <strong>de</strong> la calidad <strong>de</strong> vida <strong>de</strong> los habitantes, la distribución<strong>de</strong> las oportunida<strong>de</strong>s y los beneficios <strong>de</strong>l <strong>de</strong>sarrollo y la preservación <strong>de</strong> un ambiente sano” y el 78 id que alu<strong>de</strong> a laregulación <strong>de</strong>l control y calidad <strong>de</strong> los bienes y servicios ofrecidos a la comunidad, así como la responsabilidad <strong>de</strong>quienes “en la producción y en la comercialización <strong>de</strong> bienes y servicios, atenten contra la salud, la seguridad y ela<strong>de</strong>cuado aprovisionamiento a consumidores y usuarios”.Es innegable que la libertad <strong>de</strong> empresa redunda en el beneficio <strong>de</strong> los consumidores, quienes son los <strong>de</strong>stinatarios <strong>de</strong>los productos y servicios ofrecidos, para cuya satisfacción se <strong>de</strong>be tener en cuenta los constantes avances tecnológicosy el establecimiento <strong>de</strong> medidas <strong>de</strong> calidad que permitan un alto grado <strong>de</strong> satisfacción, así como una disminución <strong>de</strong>costos que les posibilite a unos ser más competitivos frente a los otros.Tal situación riñe con la práctica <strong>de</strong> activida<strong>de</strong>s encaminadas a acaparar o que puedan <strong>de</strong>rivar en prácticasmonopolísticas, entendidas estas como fallas <strong>de</strong>l mercado en el cual existe un productor o prestador <strong>de</strong> servicio que,en virtud a una posición privilegiada, por ser único oferente, tiene la facultad <strong>de</strong> imponer los términos <strong>de</strong> las relacionesmercantiles <strong>de</strong> su interés.Quiere <strong>de</strong>cir lo anterior, que cuando una actividad lucrativa es <strong>de</strong>sempeñada por varios mercantes, existe la posibilidadRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil4


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong><strong>de</strong> escoger el que más le convenga al <strong>de</strong>stinatario, <strong>de</strong>pendiendo <strong>de</strong> las diferentes especificaciones como se presenteun producto o se brin<strong>de</strong> un servicio, quien asume los riesgos propios que se puedan <strong>de</strong>rivar <strong>de</strong> aceptar una u otrapropuesta, superándose así situaciones <strong>de</strong> control e imposición lesivas a sus intereses.BENEFICIO DE GANADO - regulación normativa y característicasEn relación con el asunto sometido a <strong>de</strong>bate, <strong>de</strong>be tenerse en cuenta que la labor <strong>de</strong>sarrollada por Frigorífico VijagualS.A. correspon<strong>de</strong> al beneficio <strong>de</strong> animales, la cual cuenta con una regulación restrictiva, teniendo en cuenta su altoimpacto en la salud pública y el medio ambiente, y que compren<strong>de</strong> dos etapas, inicialmente la <strong>de</strong> sacrificio, quecorrespon<strong>de</strong> al proceso que se efectúa en un animal para consumo humano para darle muerte, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el momento <strong>de</strong>la insensibilización hasta su sangría mediante la sección <strong>de</strong> los gran<strong>de</strong>s vasos, y, posterior a aquella, la <strong>de</strong> faenado oseparación progresiva <strong>de</strong>l cuerpo <strong>de</strong> un animal en canal y otras partes comestibles o no, relacionada con el <strong>de</strong>stinofinal <strong>de</strong> los productos.Así, mediante la Ley 9 <strong>de</strong> 1979, por medio <strong>de</strong> la cual se dictaron medidas sanitarias, <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l título V que establecelas normas específicas para los establecimientos industriales y comerciales que “produzcan, manipulen, elaboren,transformen, fraccionen, conserven, almacenen, transporten, expendan, consuman, importen o exporten” alimentos,contempla en su artículo 307 que “[e]l sacrificio <strong>de</strong> animales <strong>de</strong> abasto público sólo podrá realizarse en mata<strong>de</strong>rosautorizados por la autoridad competente”, con el cumplimientos <strong>de</strong> los requisitos legales y ajustándose “a las normasque sobre sacrificio, faenado y transporte, dicte el Ministerio <strong>de</strong> Salud”.En virtud <strong>de</strong> la facultad reglamentaria <strong>de</strong>l gobierno, se expidieron los <strong>de</strong>cretos 2278 <strong>de</strong> 1982 y 1036 <strong>de</strong> 1991, queeran los vigentes para la época en que empezó a funcionar el mata<strong>de</strong>ro contra el que se acciona, en los cuales secontemplaba la viabilidad <strong>de</strong> funcionamiento <strong>de</strong> cinco clases <strong>de</strong> centrales <strong>de</strong> sacrificio, diferenciadas por la capacidadinstalada para tal labor y con limitaciones respecto al <strong>de</strong>stino <strong>de</strong> sus carnes. Así, los <strong>de</strong> clase I y II podían hacerlo parael consumo nacional, pero solo podían exportar los primeros, mientras que los <strong>de</strong> clase III, IV y mínimos sólo podíanhacerlo para comercialización y consumo <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> la jurisdicción <strong>de</strong> la localidad don<strong>de</strong> estuviera situado.Tales normas fueron <strong>de</strong>rogadas por el Decreto 1500 <strong>de</strong> 4 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2007, que entró en vigencia con antelación a lapresentación <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda el 9 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2007, en el cual se establecieron los requisitos sanitarios y <strong>de</strong> inocuidadque se <strong>de</strong>ben cumplir en las activida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> producción primaria, beneficio, <strong>de</strong>sposte, <strong>de</strong>sprese, procesamiento,almacenamiento, transporte, comercialización, expendio, importación o exportación <strong>de</strong> carne y sus <strong>de</strong>rivados,obviándose la clasificación previa y regulando <strong>de</strong> manera genérica las plantas <strong>de</strong> beneficio animal, contemplandoexcepcionalmente algunas <strong>de</strong> régimen especial, pero quedando a cargo <strong>de</strong>l Invima establecer “si los productos pue<strong>de</strong>n<strong>de</strong>stinarse al consumo internacional, nacional o local”.Quiere <strong>de</strong>cir ello que la actividad <strong>de</strong> “beneficio <strong>de</strong> ganado” cuenta con las siguientes particularida<strong>de</strong>s:a) No es un servicio público, como inicialmente lo contemplaba el literal e) <strong>de</strong>l artículo primero <strong>de</strong>l DecretoExtraordinario 753 <strong>de</strong> 1956, <strong>de</strong>clarado inexequible por la <strong>Corte</strong> Constitucional en sentencia C-075 <strong>de</strong> 1997, en razónque el legislador no le ha dado tal connotación en ejercicio <strong>de</strong> la facultad constitucional consagrada en el artículo 56<strong>de</strong> la Carta Fundamental <strong>de</strong> 1991.b)No ha sido establecida como monopolio con fines <strong>de</strong> arbitrio rentístico, a la luz <strong>de</strong>l artículo 336 <strong>de</strong> la Constitución.c) Correspon<strong>de</strong> a una labor regulada por su alto impacto a la salud y al medio ambiente, que <strong>de</strong>be respon<strong>de</strong>r a patronesreglamentarios <strong>de</strong> distintas instituciones <strong>de</strong>l or<strong>de</strong>n administrativo.d)Pue<strong>de</strong> ser <strong>de</strong>sarrollada por cualquier persona, siempre y cuando se cumpla con todas las exigencias establecidas enla legislación vigente.NULIDAD ABSOLUTA - Su <strong>de</strong>claración oficiosa por el juez no constituye una obligación perentoria está <strong>de</strong>limitadapor su configuración <strong>de</strong> bulto en un vicio <strong>de</strong>l acto mismo siendo improce<strong>de</strong>nte la interpretación que involucre los<strong>de</strong>más medios probatoriosLa prerrogativa reclamada se encuentra contemplada en el artículo 2° <strong>de</strong> la ley 50 <strong>de</strong> 1936, subrogatario <strong>de</strong>l 1742<strong>de</strong>l Código Civil, al señalar que “la nulidad absoluta pue<strong>de</strong> y <strong>de</strong>be ser <strong>de</strong>clarada por el juez, aun sin petición <strong>de</strong>parte, cuando aparezca <strong>de</strong> manifiesto en el acto o contrato; pue<strong>de</strong> alegarse por todo el que tenga interés en ello;pue<strong>de</strong> así mismo pedirse su <strong>de</strong>claración por el Ministerio Público en el interés <strong>de</strong> la moral o <strong>de</strong> la ley. Cuando no esgenerada por objeto o causa ilícitos, pue<strong>de</strong> sanearse por la ratificación <strong>de</strong> las partes y en todo caso por prescripciónextraordinaria”.5Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>No obstante, esa facultad no es absoluta ni constituye una obligación perentoria para los administradores <strong>de</strong> justicia <strong>de</strong>analizar en todos los asuntos contractuales la existencia <strong>de</strong> vicios que invali<strong>de</strong>n lo convenido entre las celebrantes, yaque, como claramente lo <strong>de</strong>limita la preceptiva, para que opere ante ausencia <strong>de</strong> alegación por las partes involucradas,<strong>de</strong>be aparecer configurada <strong>de</strong> bulto y emanar <strong>de</strong>l acto mismo, sin que pueda provenir <strong>de</strong> una interpretación que involucrelos <strong>de</strong>más medios probatorios obrantes. Esto por cuanto la labor <strong>de</strong>l fallador no pue<strong>de</strong> suplir los <strong>de</strong>beres propios <strong>de</strong>los litigantes relacionados con establecer <strong>de</strong> manera coherente y <strong>de</strong>finitoria los marcos <strong>de</strong>l <strong>de</strong>bate, constituyéndoseen un control <strong>de</strong> legalidad a la actividad negocial que se ejerce <strong>de</strong> manera excepcional ante flagrante violación <strong>de</strong>lor<strong>de</strong>namiento jurídico.Así lo tiene entendido la Corporación como se expuso en sentencia <strong>de</strong> 14 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2007, expediente7300131030052004-00072-01, que reiteró lo dicho previamente en casación N° 020 <strong>de</strong> 11 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2004,expediente 7582 (…)NORMA SUSTANCIAL - No tiene ese carácter el artículo 1622 <strong>de</strong>l Código CivilFinalmente se invoca in<strong>de</strong>bidamente aplicado el inciso final <strong>de</strong>l artículo 1622 <strong>de</strong>l Código Civil, que alu<strong>de</strong> a que lascláusulas <strong>de</strong> un contrato se interpretarán “o por la aplicación práctica que hayan hecho <strong>de</strong> ellas ambas partes, o una<strong>de</strong> las partes con aprobación <strong>de</strong> la otra parte”, en el entendido <strong>de</strong> que <strong>de</strong>l material probatorio no se pue<strong>de</strong> tener porestablecido el tácito consentimiento dado por los usuarios “para que el Frigorífico Vijagual S.A. se apropiara <strong>de</strong> lossubproductos resultantes <strong>de</strong>l sacrificio <strong>de</strong> los bovinos que le eran entregados, o que los usuarios siguieron concurriendolibremente ante el frigorífico a pesar <strong>de</strong> que en Bucaramanga existía otro (…) Por el contrario ellas lo que en verdaddicen es que los <strong>de</strong>mandantes se opusieron a esa apropiación y que si continuaron solicitando el servicio en FrigoríficoVijagual S.A., lo fue porque <strong>de</strong>bían acudir forzosamente allí puesto que en el Área Metropolitana <strong>de</strong> Bucaramangano existía otro”.Es importante tener en cuenta que la parte <strong>de</strong> la norma en cita que se dice afectada, correspon<strong>de</strong> al principio <strong>de</strong>“interpretación sistemática”, la cual carece <strong>de</strong> un componente sustancial que permita su análisis, al menos al señalarse<strong>de</strong> la manera autónoma como se hace.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil6


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>EXEQUATURSentencia <strong>de</strong> divorcioM. PONENTE : DRA.RUTH MARINA DÍAZ RUEDAFECHA : 13-10-<strong>2011</strong>DECISIÓN: NO CONCEDEPROCEDENCIA: Condado <strong>de</strong> Montgomery- Maryland (EEUU)PROCESO : 2007-00140-01SOLICITADO POR : Gloria Inés Ramírez CortésASUNTO:Decretada en Meryland USA el divorcio absoluto en proceso a<strong>de</strong>lantado por el cónyuge que adujo como causalla separación <strong>de</strong> hecho por más <strong>de</strong> doce meses sin posibilidad <strong>de</strong> reconciliación, presenta ante la Sala <strong>de</strong> CasaciónCivil <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong> petición <strong>de</strong> homologación la que resulta <strong>de</strong>negada por no encontrarseacreditados los presupuestos legales para su concesión.En la época contemporánea el Derecho Internacional Privado se inclina por permitir que <strong>de</strong>cisiones adoptadas en un<strong>de</strong>terminado Estado surtan efecto en otro y en armonía con esa ten<strong>de</strong>ncia Colombia ha incorporado en el or<strong>de</strong>namientointerno disposiciones que regulan el trámite <strong>de</strong>l exequátur como el mecanismo judicial habilitado para la homologación<strong>de</strong> las sentencias foráneas, garantizando <strong>de</strong> esa manera la posibilidad <strong>de</strong> hacer efectivo su cumplimiento en el territoriopatrio.CARGA DE LA PRUEBA- correspon<strong>de</strong> al solicitante la <strong>de</strong>mostración <strong>de</strong> la reciprocidad diplomática, la legislativa y losrestantes requisitos legales/RECIPROCIDAD DIPLOMÁTICA-inexistencia <strong>de</strong> tratados entre Colombia y los EstadosUnidos sobre el reconocimiento recíproco <strong>de</strong> pronunciamientos <strong>de</strong> autorida<strong>de</strong>s jurisdiccionalesLa actividad probatoria en esta clase <strong>de</strong> trámite está orientada a verificar tanto la correspon<strong>de</strong>ncia mutua entre los respectivosEstados en punto <strong>de</strong> las posibilida<strong>de</strong>s otorgadas para el cumplimiento <strong>de</strong> los fallos judiciales a que se ha hecho mención -, así como los restantes requisitos legalmente establecidos, carga que es <strong>de</strong>lresorte <strong>de</strong> la accionante, <strong>de</strong> conformidad con el canon 177 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil.Al examinar los elementos <strong>de</strong> convicción que obran en el expediente, se <strong>de</strong>scarta la , yaque el Ministerio <strong>de</strong> Relaciones Exteriores informó sobre la inexistencia <strong>de</strong> tratados o convenios vigentes entre Colombiay los Estados Unidos <strong>de</strong> América en cuanto al “(...) reconocimiento recíproco <strong>de</strong>l valor <strong>de</strong> sentencias pronunciadas porautorida<strong>de</strong>s jurisdiccionales <strong>de</strong> ambos países, en causas matrimoniales”SENTENCIA EXTRANJERA- haberse corregido la provi<strong>de</strong>ncia por un error mecanográfico no suple la constancia <strong>de</strong>ejecutoria(...) sobre la , a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> las exigencias contempladas en el artículo 694 <strong>de</strong>l or<strong>de</strong>namiento utsupra. Fijando la atención en estas últimas, en lo atinente a la legalización e incorporación <strong>de</strong>l fallo cuya convalidaciónse <strong>de</strong>manda, se advierte que fueron satisfechas <strong>de</strong> forma parcial, pues aunque se trajo el texto en el idioma original conel apostillaje que correspon<strong>de</strong> (...) y su traducción al castellano la efectuó una experta oficialmente autorizada para esaactividad (...); faltó acreditar la , y noobstante las medidas adoptadas oficiosamente(...).Como es evi<strong>de</strong>nte, este criterio contrasta con el entendimiento que sobre el particular expuso el Agente <strong>de</strong>l MinisterioPúblico, como quiera que la circunstancia <strong>de</strong> haberse corregido la sentencia por un error mecanográfico, no pue<strong>de</strong> supliren forma alguna, ni aún por inferencia, la a que se ha hecho mención, ni siquiera <strong>de</strong>s<strong>de</strong> laperspectiva <strong>de</strong>l or<strong>de</strong>namiento procesal interno, pues el artículo 310 indica que el fallo pue<strong>de</strong> ser enmendado, <strong>de</strong> oficio o asolicitud <strong>de</strong> parte, en cualquier tiempo, lo que incluye el .Ahora, si aquella situación procesal -tiene otra forma <strong>de</strong> concretarse o si no existe un mecanismo específicopara dar cuenta <strong>de</strong> su consolidación, ha <strong>de</strong>bido traerse la norma o elemento <strong>de</strong> convicción que lo indique, pero nada <strong>de</strong>ello se hizo y ante la imposibilidad <strong>de</strong> superar esa incertidumbre, las aspiraciones <strong>de</strong> la actora quedan truncadas, porque esevi<strong>de</strong>nte que no actuó con la diligencia <strong>de</strong>bida.7Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>SIMULACIÓNDiferencia entre la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> simulación y Nulidad Absoluta.SETENCIA SUTITUTIVAM. PONENTE : DR.WILLIAM NAMÉN VARGASFECHA : 13-10-<strong>2011</strong>DECISIÓN:Confirma la sentencia <strong>de</strong> 1° instanciaPROCESO : 2007-00100-01DEMANDANTE: Josefa Leonor Maya y otros.DEMANDADO : Hernando Quintero Castro & CIA S en C.ASUNTO:Solicita el <strong>de</strong>mandante <strong>de</strong>clarar la nulidad absoluta <strong>de</strong> la compraventa <strong>de</strong> bien inmueble <strong>de</strong>terminado por sudimensión ubicación lin<strong>de</strong>ros en la <strong>de</strong>manda, <strong>de</strong>jar sin efecto su inscripción en el folio inmobiliario, inscribir lasentencia y con<strong>de</strong>nar en costas a los <strong>de</strong>mandados; sustento sus pretensiones aduciendo la simulación a<strong>de</strong>lantadapor su cónyuge con dos socieda<strong>de</strong>s en las cuales funge como socio gestor con el propósito <strong>de</strong> excluir el bien <strong>de</strong>la sociedad conyugal. Admitida a trámite y notificados los opositores sin aceptar las acusaciones se allanaron ala pretensión <strong>de</strong> nulidad absoluta, solicitando su <strong>de</strong>claración oponiéndose a la con<strong>de</strong>na en costassustentando laausencia <strong>de</strong> culpa lo que propusieron como excepción.El Juez <strong>de</strong> Primera Instancia <strong>de</strong>claró la simulación absoluta <strong>de</strong>l contrato en consecuencia su nulidad absoluta,or<strong>de</strong>nó volver las cosas al estado anterior, cancelar el instrumento público contentivo <strong>de</strong> la compraventa con suinscripción, y tuvo por probada la excepción propuesta, <strong>de</strong>cisión, que en se<strong>de</strong> <strong>de</strong> apelación resultó revocada por elTribunal Superior quien al <strong>de</strong>negarlas pretensiones impuso costas en ambas instancias a la <strong>de</strong>mandante y or<strong>de</strong>nóel levantamiento <strong>de</strong> las cautelas.La <strong>Corte</strong>, en virtud <strong>de</strong>l recurso <strong>de</strong> casación interpuesto por la parte <strong>de</strong>mandante, casó la sentencia <strong>de</strong>l ad quem, ense<strong>de</strong> <strong>de</strong> instancia luego <strong>de</strong>l <strong>de</strong>cretó y la práctica <strong>de</strong> algunas pruebas <strong>de</strong> oficio profirió sentencia en la que confirmóla <strong>de</strong> primer grado salvo en la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> nulidad absoluta <strong>de</strong>l negocio simulado por consi<strong>de</strong>rarla incluida enla <strong>de</strong> simulación.SIMULACIÓN ABSOLUTA- contrato <strong>de</strong> compraventa <strong>de</strong> bienes integrantes <strong>de</strong> la sociedad conyugal /SIMULACIÓN- prueba / INDICIO- valoración <strong>de</strong>l juez como prueba <strong>de</strong> la simulación <strong>de</strong> contrato <strong>de</strong> ventaEn punto a esta particular cuestión, impera el principio <strong>de</strong> la libertad probatoria y por en<strong>de</strong>, las partes y tercerosson admitidos a <strong>de</strong>mostrar la simulación con todos los elementos probatorios permitidos por el or<strong>de</strong>namiento, a<strong>de</strong>xemplum, la confesión <strong>de</strong> parte, los testimonios <strong>de</strong> terceros, los documentos, los indicios, las inspecciones judicialesy dictámenes periciales, <strong>de</strong> cuya apreciación lógica, sistemática y racional <strong>de</strong>rive inequívocamente (cas. civ. sentencias<strong>de</strong> 25 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 1973, CXVII, Nos. 2372 a 2377, pp. 65 a 68; 28 <strong>de</strong> febrero 28 <strong>de</strong> 1979, CLIX, No. 2400, pp.49 a 51; 10 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 1955. CCXXXIV, pp. 406 y ss; 15 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 2000, exp. 5438, S-029 y 15 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong>2000, exp. 5400).En especial, la <strong>Corte</strong> ha <strong>de</strong>stacado la importancia <strong>de</strong> la “prueba <strong>de</strong> indicios, mediante la cual a partir <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminadoshechos, plenamente establecidos en el proceso, como lo exige el artículo 248 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil,el juzgador <strong>de</strong>spliega un raciocinio mental lógico que le permite arribar a otros hechos <strong>de</strong>sconocidos”. Por tanto,“… como es natural en el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> la actividad judicial, la valoración (…) en cuanto a la <strong>de</strong>mostración <strong>de</strong> loshechos indicadores, al igual que respecto <strong>de</strong> la gravedad, concordancia y convergencia <strong>de</strong> los indicios o acerca <strong>de</strong> surelación con las <strong>de</strong>más pruebas, constituye una tarea que se encuentra claramente enmarcada <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> la soberanía<strong>de</strong> los sentenciadores para examinar y pon<strong>de</strong>rar los hechos, por lo que su criterio o postura sobre ellos está, enprincipio, amparada por la presunción <strong>de</strong> acierto... (Sentencia <strong>de</strong> 23 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 2006, exp. 15.508, no publicada aúnoficialmente)” (cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 24 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 2006, exp. 00058-01).Como concluyó el a quo, la simulación absoluta <strong>de</strong>l contrato <strong>de</strong> compraventa, aparece probada con los elementos <strong>de</strong>8Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>convicción <strong>de</strong>l proceso.En efecto, en la compraventa plasmada en la Escritura Pública 1490 otorgada el 6 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2007, el precio sepactó en $216.890.000, “los cuales manifiesta el ven<strong>de</strong>dor tener recibidos <strong>de</strong>l representante legal <strong>de</strong> las socieda<strong>de</strong>scompradoras” (fls. 7 vto., y 8, cdno. 1); el aviso <strong>de</strong> prensa publicado en el diario Vanguardia Liberal, el 27 <strong>de</strong> junio<strong>de</strong> 2007 (fl. 48, cdno. 1) ofrece al público la venta <strong>de</strong> lotes integrantes <strong>de</strong>l fundo a un precio <strong>de</strong> $27.000 y el dictamenpericial lo avalúa en $2.814.575.133 (fl. 38, cdno. <strong>de</strong> pruebas); no existe prueba <strong>de</strong> la contabilidad <strong>de</strong> las socieda<strong>de</strong>s<strong>de</strong>mandadas ni <strong>de</strong>l pago por medio diferente a lo expresado en el instrumento público (artículos 19, numeral 3º, 48,271, Código <strong>de</strong> Comercio); tampoco <strong>de</strong> la entrega <strong>de</strong> los predios; los testimonios <strong>de</strong> Tania Rosa Castro Maya y GloriaBeatriz Armenta <strong>de</strong> Mesa coinci<strong>de</strong>n en la conservación <strong>de</strong> la posesión <strong>de</strong>l predio por Hernando Quintero Castro <strong>de</strong>linmueble, el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> una urbanización y venta <strong>de</strong> los lotes (fls. 11-14, cdno. <strong>de</strong> pruebas), la inspección judicialpracticada el 16 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 2007 confirma la conservación <strong>de</strong> la posesión sobre el inmueble por el <strong>de</strong>mandado(fls. 17-20, cdno. <strong>de</strong> pruebas); las compradoras cada una con capital <strong>de</strong> $15.000.000 son socieda<strong>de</strong>s constituidas porHernando Quintero Castro en carácter <strong>de</strong> gestor con sus hijos Hernando José y Juan Felipe (Hernando Quintero Castro& Cía. S. En C., fl. 32, cdno. <strong>de</strong> pruebas), Clemente y María Elena Quintero Gámez (Quintero Castro & Cía. S. En C.,fl. 40, cdno. <strong>de</strong> pruebas), representadas todas por aquél, con un capital <strong>de</strong> $15.000.000 adquieren y no hay prueba <strong>de</strong>la obtención <strong>de</strong> otros recursos, para el pago <strong>de</strong>l precio, ni <strong>de</strong> una venta al “fiado”.Con estas premisas, refulge palmaria la simulación absoluta <strong>de</strong> la compraventa, <strong>de</strong> don<strong>de</strong>, la alegada falta <strong>de</strong> prueba,resulta inaceptable.LEGITIMACIÓN EN LA CAUSA POR ACTIVA- interés jurídico <strong>de</strong> uno <strong>de</strong> los cónyuges para <strong>de</strong>mandarla <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> simulación <strong>de</strong> un contrato celebrado por el otro respecto <strong>de</strong> bienes integrantes <strong>de</strong> la sociedadconyugalLa legitimación para ejercer la acción <strong>de</strong> simulación <strong>de</strong> un contrato presupone un interés legítimo y <strong>de</strong> “”ella sontitulares no sólo las partes que intervinieron o participaron en el concilio simulatorio y, en su caso, sus here<strong>de</strong>ros, sino,también, los terceros, cabalmente, cuando el acto fingido les acarrea un perjuicio cierto y actual. Pue<strong>de</strong> afirmarse, hadicho la <strong>Corte</strong>, que todo aquel que tenga un interés jurídico, protegido por la ley […], está habilitado para <strong>de</strong>mandarla <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> simulación. …Mas para que en el actor surja el interés que lo habilite para <strong>de</strong>mandar la simulación,es necesario que sea actualmente titular <strong>de</strong> un <strong>de</strong>recho cuyo ejercicio se halle impedido o perturbado por el actoostensible, y que la conservación <strong>de</strong> ese acto le cause un perjuicio” (G. J. CXIX, pág. 149), esto es, un menoscabotangible <strong>de</strong> sus <strong>de</strong>rechos”.En esa ocasión, señaló la <strong>Corte</strong> acerca <strong>de</strong>l interés jurídico <strong>de</strong> uno <strong>de</strong> los cónyuges para <strong>de</strong>mandar la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong>simulación <strong>de</strong> un contrato celebrado por el otro respecto <strong>de</strong> bienes integrantes <strong>de</strong> la sociedad conyugal, que “”una vezdisuelta la sociedad conyugal los cónyuges están legitimados para <strong>de</strong>mandar la simulación <strong>de</strong> los actos celebrados porel otro. El interés jurídico es patente en ese caso porque disuelta la sociedad por cualquiera <strong>de</strong> las causas legales, seactualiza el <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> cada uno <strong>de</strong> los cónyuges sobre los bienes sociales para la <strong>de</strong>terminación <strong>de</strong> los ganancialesque a cada uno correspondan. Pero antes <strong>de</strong> esa disolución pue<strong>de</strong> existir ya el interés jurídico en uno <strong>de</strong> los cónyugespara <strong>de</strong>mandar la simulación <strong>de</strong> un contrato celebrado por el otro sobre bienes adquiridos por éste a título onerosodurante el matrimonio cuando la <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> simulación es posterior a la existencia <strong>de</strong> un juicio <strong>de</strong> separación <strong>de</strong>bienes, o <strong>de</strong> divorcio, o <strong>de</strong> nulidad <strong>de</strong>l matrimonio, los cuales al tener éxito, conllevan la disolución <strong>de</strong> la sociedadconyugal” (G. J. CLXV 211), caso en el cual se exige que “una <strong>de</strong> tales <strong>de</strong>mandas <strong>de</strong>finitorias <strong>de</strong> la disolución <strong>de</strong>dicha sociedad se haya notificado al otro cónyuge, antes <strong>de</strong> la presentación <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> simulación (Sentencia<strong>de</strong> Casación Civil <strong>de</strong> 15 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 1993); por supuesto que en eventos como los señalados, asoma con carácter<strong>de</strong>finido una amenaza grave, cierta y actual a los <strong>de</strong>rechos <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandante, toda vez que, sin lugar a dudas, lapreservación <strong>de</strong>l negocio simulado acarrea una mengua a sus <strong>de</strong>rechos”” (cas. civ. Sentencia 091 <strong>de</strong> 30 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong>1998, Exp. N° 4920).ESTADO CIVIL- Prueba <strong>de</strong> la calidad <strong>de</strong> cónyugeLa calidad <strong>de</strong> cónyuge por concernir al estado civil y <strong>de</strong>rivar <strong>de</strong>l matrimonio, a más <strong>de</strong> la inscripción imperativa <strong>de</strong>9Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>su celebración (artículo 1º, 5º, 67 y ss. Decreto 1260 <strong>de</strong> 1970), <strong>de</strong>be acreditarse “con copia <strong>de</strong> la correspondientepartida o folio, o con certificados expedidos con base en los mismos” por la autoridad encargada <strong>de</strong>l registro civil(artículo 105, í<strong>de</strong>m), pues, “[n]inguno <strong>de</strong> los hechos, actos y provi<strong>de</strong>ncias relativos al estado civil y la capacidad <strong>de</strong>las personas, sujetos a registro, hace fe en proceso ni ante ninguna autoridad, empleado o funcionario público, si no hasido inscrito o registrado en la respectiva oficina, conforme a lo dispuesto en la presente or<strong>de</strong>nación, salvo en cuantoa los hechos para cuya <strong>de</strong>mostración no se requiera legalmente la formalidad <strong>de</strong>l registro” (artículo 106, ibí<strong>de</strong>m).Sobre este mismo tópico, la <strong>Corte</strong>, tiene dicho que, “[l]a trascen<strong>de</strong>ncia que reviste el estado civil para un persona, haconducido al legislador a reglamentar, en forma estricta y <strong>de</strong>tallada, la manera como ha <strong>de</strong> llevarse a cabo el registro<strong>de</strong> los diferentes hechos que <strong>de</strong>terminan tal estado y a señalar, taxativamente, los medios a través <strong>de</strong> los cuales pue<strong>de</strong>acreditarse su existencia, prueba que, como es sabido, ha variado con las diferentes disposiciones legales que sobrela materia han regido en el país <strong>de</strong>s<strong>de</strong> 1887, a las que <strong>de</strong>be referirse brevemente la Sala, por cuanto varios <strong>de</strong> los<strong>de</strong>mandados nacieron entre los años 1912 a 1928. Obsérvase, entonces, que el artículo 22 <strong>de</strong> la ley 57 <strong>de</strong> 1887 dispusoque constituían pruebas principales <strong>de</strong>l estado civil “respecto <strong>de</strong> nacimientos ..<strong>de</strong> personas bautizadas..en el seno <strong>de</strong>la Iglesia Católica, las certificaciones que con las formalida<strong>de</strong>s legales expidan los respectivos sacerdotes párrocos,insertando las actas o partidas existentes en los libros parroquiales” (se subraya). La ley 92 <strong>de</strong> 1938, a su turno,estableció que a partir <strong>de</strong> su vigencia eran pruebas principales “las copias auténticas <strong>de</strong> las partidas <strong>de</strong> registro <strong>de</strong>lestado civil,…” (art. 18) y que a falta <strong>de</strong> ellos podían suplirse “… en caso necesario, por otros documentos auténticos,o por las actas o partidas existentes en los libros parroquiales extendidas por los respectivos Curas Párrocos,…” (sesubraya; art. 19). Finalmente, el <strong>de</strong>creto 1260 <strong>de</strong> 1970 expresa en su artículo 105 que “Los hechos y actos relacionadoscon el estado civil <strong>de</strong> las personas, ocurridos con posterioridad a la vigencia <strong>de</strong> la ley 92 <strong>de</strong> 1938, se probaran concopia <strong>de</strong> la correspondiente partida o folio, o con certificados expedidos con base en los mismos” (Se subraya). Esclaro, entonces, que los hechos y actos constitutivos o <strong>de</strong>clarativos <strong>de</strong>l estado civil anteriores a la vigencia <strong>de</strong> la Ley92 <strong>de</strong> 1938, o acaecidos <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> la vigencia <strong>de</strong> ésta y antes <strong>de</strong> la vigencia <strong>de</strong>l artículo 105 <strong>de</strong>l Decreto 1260 <strong>de</strong> 1970(el 5 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> este año, fecha en que fue publicado oficialmente), o que ocurran a partir <strong>de</strong> este momento, pue<strong>de</strong>nacreditarse, según el caso, así: los primeros, mediante la copia <strong>de</strong> las actas eclesiásticas correspondientes, comoprueba principal; los segundos, mediante la copia <strong>de</strong> registro <strong>de</strong>l estado civil como prueba principal y, como pruebasupletoria, entre otras, con la copia <strong>de</strong> las actas eclesiásticas correspondientes; y los últimos, únicamente, mediante lacopia <strong>de</strong>l registro <strong>de</strong>l estado civil pertinente. Sobre el mismo particular, esta Sala ha expresado que “…en materia <strong>de</strong>pruebas <strong>de</strong>l estado civil <strong>de</strong> las personas correspon<strong>de</strong> al juez sujetarse a las pruebas pertinentes que, según la época enque se realizó el hecho o, acto <strong>de</strong>l caso, <strong>de</strong>termina su aplicación, sin perjuicio <strong>de</strong> acudirse a los medios probatorios <strong>de</strong>la nueva ley (art. 39 <strong>de</strong>creto ley 153 <strong>de</strong> 1887). Por consiguiente, los estados civiles generados antes <strong>de</strong> 1938 pue<strong>de</strong>nprobarse mediante copias eclesiásticas o <strong>de</strong>l registro civil, y las posteriores a ese año y anteriores al 5 <strong>de</strong> agosto<strong>de</strong> 1970, lo pue<strong>de</strong>n ser con el registro civil y, en subsidio, con las actas eclesiásticas; y a partir <strong>de</strong> esa fecha, solo concopia <strong>de</strong>l registro civil” (CCLII, 683)” (cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 7 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2003, [S-025-2003], expediente 7054).SIMULACION ABSOLUTA - Diferencia con la nulidad absoluta / INEXISTENCIA- <strong>de</strong>l negocio simuladoPor manera que, si la simulación absoluta envuelve un negocio inexistente, y la nulidad absoluta es modalidad concreta<strong>de</strong> ineficacia predicada <strong>de</strong> los negocios existentes, el acto jamás es inexistente e inválido en forma simultánea. Lanulidad absoluta exige y se predica <strong>de</strong> los negocios existentes.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil10


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>ACCIÓN REIVINDICATORIA- Singularidad <strong>de</strong> la cosa que se reivindica y la i<strong>de</strong>ntidad entre ésta y la que se hallabajo el po<strong>de</strong>r <strong>de</strong> hecho <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandado-En la <strong>de</strong>manda reivindicatoria fueron <strong>de</strong>limitados tanto el predio San Luís, original, como el Santa Inés, segregado <strong>de</strong>aquel, acor<strong>de</strong> con la <strong>de</strong>scripción que contienen los instrumentos públicos <strong>de</strong> enajenación.7.2.- Los títulos escriturarios Nos. 3.681 <strong>de</strong>l 26 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 1979, 12.365 <strong>de</strong>l 23 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 1992 y 0064 <strong>de</strong>l 26 <strong>de</strong>enero <strong>de</strong> 1993 otorgados en las Notarías 4ª, 27 y 28, respectivamente, <strong>de</strong>l Círculo <strong>de</strong> Bogotá <strong>de</strong>terminan y confirmanlos lin<strong>de</strong>ros <strong>de</strong> los inmuebles precitados, ratificándolos los certificados <strong>de</strong> tradición y libertad Nos. 50N-242772 y50N-<strong>2011</strong>9136, que en su or<strong>de</strong>n, i<strong>de</strong>ntifican los predios “San Luís y Santa Inés”, aunque solo éste, es señalado en elúltimo <strong>de</strong> los referidos instrumentos.7.3.- En la inspección judicial se estableció el fragmento poseído por los reconvenidos y, el dictamen pericial loconcretó a la mayor parte <strong>de</strong>l fundo “Santa Inés”, pues una fracción <strong>de</strong> éste es disfrutado por las actoras, ocurriendocuestión similar con el “San Luís”, ya que éstas ostentan señorío sobre la porción <strong>de</strong>marcada <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> los puntos“42”, “LL”, “L”, “26”, “87”, “88”, “90” y “42”, mientras aquellos la <strong>de</strong>tentan sobre el resto (folio 242 c.2).(…)Ahora, para la efectividad <strong>de</strong> la “reivindicación” han <strong>de</strong> concurrir como elementos, la “singularidad <strong>de</strong> la cosa que sereivindica y la i<strong>de</strong>ntidad entre ésta y la que se halla bajo el po<strong>de</strong>r <strong>de</strong> hecho <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandado”, como se <strong>de</strong>spren<strong>de</strong> <strong>de</strong>lcontenido <strong>de</strong> los artículos 946 a 952 ejus<strong>de</strong>m, a más <strong>de</strong> que para el momento <strong>de</strong> presentación <strong>de</strong>l libelo incoatorio,<strong>de</strong>be hallarse estructurada la actualidad <strong>de</strong> la posesión <strong>de</strong>l llamado, <strong>de</strong>bido a que en principio, la pretensión objeto<strong>de</strong>l juicio lo constituye dicha circunstancia, requiriéndose por tanto, la acreditación <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho <strong>de</strong>l accionante y la“posesión” <strong>de</strong>l convocado.(…)Justamente, ejercida la actio reivindicatio por el dueño <strong>de</strong> la cosa, sobre éste gravita la carga probatoria <strong>de</strong> su <strong>de</strong>recho<strong>de</strong> propiedad con los títulos adquisitivos correspondientes <strong>de</strong>bidamente inscritos en el folio <strong>de</strong> registro inmobiliario(artículos 43 y 54 <strong>de</strong>l D. 1250 <strong>de</strong> 1970; cas. civ. sentencias <strong>de</strong> 30 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2001, exp. 5672 y 6 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 2005,exp. 7895) y también <strong>de</strong>be acreditar con elementos probatorios suficientes la i<strong>de</strong>ntidad <strong>de</strong>l bien reivindicado en formatal que no exista duda respecto <strong>de</strong> aquél cuyo dominio invoca y <strong>de</strong> cuya posesión está privado con el poseído por el<strong>de</strong>mandado”.9.- Como la ausencia <strong>de</strong> individualización <strong>de</strong> los terrenos cuya reivindicación preten<strong>de</strong>n las señoras Margarita MaríaSilva Hurtado y Martha Lucía Hernán<strong>de</strong>z Andra<strong>de</strong> fue el soporte <strong>de</strong>l fallo <strong>de</strong>l Tribunal y, las mismas le enrostran aéste haber <strong>de</strong>satendido las pruebas <strong>de</strong>mostrativas <strong>de</strong> que los lin<strong>de</strong>ros si fueron <strong>de</strong>terminados en el proceso, y quetambién malinterpretó el escrito incoatorio, puesto que al pedir la restitución <strong>de</strong> la parte <strong>de</strong>l predio San Luís quelos <strong>de</strong>mandados dicen ocupar en posesión, la cosa singular quedó <strong>de</strong>terminada, se impone acudir a los medios <strong>de</strong>persuasión para establecer la existencia o no <strong>de</strong>l yerro endilgado(…)Efectuado el cotejo <strong>de</strong>l contenido objetivo <strong>de</strong> los precitados elementos <strong>de</strong> convicción, con lo reclamado por lasreconvenientes y lo concluido por el Tribunal, la Sala advierte estructurada la equivocación enrostrada a éste.En efecto, si como lo anota el censor, en la <strong>de</strong>manda se concretó el pedimento reivindicatorio al predio Santa Inésy a la parte <strong>de</strong>l San Luis que los citados dicen ocupar en posesión, <strong>de</strong>scribiendo tales inmuebles en su integridad,y los medios persuasivos dan cuenta <strong>de</strong> que <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> la <strong>de</strong>marcación <strong>de</strong> cada uno <strong>de</strong> éstos se hallan las porciones<strong>de</strong>tentadas por los accionados, pero el ad quem negó tal aspiración porque no se individualizaron las fracciones a“reivindicar”, en realidad se malinterpretó el libelo pretensor y los elementos materiales <strong>de</strong> prueba que singularizanlos segmentos terrenales pedidos por aquellas.De acuerdo con lo anterior, la apreciación <strong>de</strong>l sentenciador <strong>de</strong> segundo grado, como lo refiere el recurrente, <strong>de</strong>viene<strong>de</strong> la premisa equivocada, consistente en que no se “individualizó la porción a restituir”, dado que como se havisto, atendiendo la <strong>de</strong>marcación plasmada en la escritura <strong>de</strong> compraventa N° 12.365 <strong>de</strong>l 23 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 1992supracitada, en la <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> reconvención se <strong>de</strong>marcaron los inmuebles San Luís y Santa Inés y en el <strong>de</strong>cursoRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil12


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>procesal se <strong>de</strong>mostró, alin<strong>de</strong>ró y singularizó el segmento <strong>de</strong> ellos <strong>de</strong>tentado por los llamados.(…)queda <strong>de</strong>svirtuado el principal argumento <strong>de</strong>l Tribunal, según el cual, no se individualizaron o singularizaron lasporciones a reivindicar y por tanto, resulta equivocado afirmar, como lo hizo el sentenciador, que cuando se pi<strong>de</strong> más<strong>de</strong> lo probado, no pue<strong>de</strong> reconocerse esto último, pues tal planteamiento transgre<strong>de</strong> lo dispuesto en el inciso 3° <strong>de</strong>lartículo 305 <strong>de</strong>l Estatuto Procesal Civil.LEGITIMACIÓN EN LA CAUSA POR PASIVA- Acción reivindicatoriaCon base en ello y en el artículo 952 ibí<strong>de</strong>m, el llamado a soportar dicha acción es “el actual poseedor” <strong>de</strong> la“cosa singular”, <strong>de</strong> don<strong>de</strong> entonces, éste y el propietario integran la legitimidad como <strong>de</strong>mandado y <strong>de</strong>mandante,respectivamente.INFRA PETITA - La <strong>de</strong>cisión que conce<strong>de</strong> o reconoce una prerrogativa en extensión menor <strong>de</strong> la <strong>de</strong>mandada, peroen todo caso <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l contexto en el que se <strong>de</strong>precaDe todas formas, según lo ya expuesto, se hallan perfectamente establecidos los fragmentos señoreados por los citados,lo que permite ese reintegro a sus dueñas, dado que <strong>de</strong> acuerdo con el artículo 305 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil“si lo pedido por el <strong>de</strong>mandante exce<strong>de</strong> <strong>de</strong> lo probado, se le reconocerá solamente lo último”.RESTITUCIONES MUTUAS- Acción reivindicatoria mala fe <strong>de</strong>l poseedor vencidoLo prece<strong>de</strong>ntemente expuesto ha <strong>de</strong> conllevar a la consecuente restitución <strong>de</strong> las fracciones poseídas por los señoresMarco Tulio Orjuela Garzón y María Georgina Ramírez a sus propietarias, con observancia <strong>de</strong> los previsto en losartículos 961 y 962 <strong>de</strong>l Código Civil.(…)6.- Con base en lo anterior, los <strong>de</strong>mandados <strong>de</strong>berán restituir frutos <strong>de</strong>l predio en la forma que indica el inciso primero<strong>de</strong>l artículo 964 <strong>de</strong>l Código Civil, es <strong>de</strong>cir, todos los que las actoras hubieran podido percibir <strong>de</strong>s<strong>de</strong> cuando aquellosasumieron po<strong>de</strong>r sobre los predios, “mala fe” que los privaría <strong>de</strong>l reconocimiento <strong>de</strong> las mejoras útiles, <strong>de</strong> haberexistido, pero como probatoriamente se <strong>de</strong>terminó la inexistencia <strong>de</strong> ellas y a<strong>de</strong>más, no se pidieron, no hay lugar a suconcesión.TITULO DE DOMINIO - Intervención <strong>de</strong>l título <strong>de</strong>lata la mala fe <strong>de</strong>l poseedor consecuencia que impone la ley /BUENA FE - buena fe posesoria / MALA FE - posesoriaDe acuerdo con el precepto acabado <strong>de</strong> mencionar “La buena fe se presume, excepto en los casos en que la leyestablece la presunción contraria.- En todos los otros, la mala fe <strong>de</strong>berá probarse”.Por su parte, el canon 2531 <strong>de</strong>l estatuto civil, señala que en la prescripción extraordinaria se presume la buena fe sinembargo <strong>de</strong> la falta <strong>de</strong> título adquisitivo <strong>de</strong> dominio, “[p]ero la existencia <strong>de</strong> un título <strong>de</strong> mera tenencia, hará presumirmala fe, y no dará lugar a la prescripción, a menos <strong>de</strong> concurrir estas dos circunstancias: 1a.) Que el que se preten<strong>de</strong>dueño no pueda probar que en los últimos veinte (20) años se haya reconocido expresa o tácitamente su dominio porel que alega la prescripción.- 2a.) Que el que alegue la prescripción pruebe haber poseído sin violencia clan<strong>de</strong>stinidad,ni interrupción por el mismo espacio <strong>de</strong> tiempo”.5.- De acuerdo con los elementos <strong>de</strong> persuasión que integran el expediente, los accionados ingresaron a los inmueblescuya reivindicación se preten<strong>de</strong>, con un “título <strong>de</strong> mera tenencia”, que posteriormente intervirtieron.En estas condiciones, la buena fe posesoria, es <strong>de</strong>cir la “persuasión <strong>de</strong> haberse recibido la cosa <strong>de</strong> quien tenía lafacultad <strong>de</strong> enajenarla y <strong>de</strong> no haber habido frau<strong>de</strong> ni otro vicio en el acto o contrato”, como lo prevé el artículo 768,inciso 2º <strong>de</strong>l Código Civil, se encuentra <strong>de</strong>svirtuada, porque el diligenciamiento pone <strong>de</strong> presente que los <strong>de</strong>mandadosconocían <strong>de</strong> antemano su condición <strong>de</strong> tenedores y sin embargo <strong>de</strong>liberadamente la mutaron a la <strong>de</strong> poseedores y eneventos como este, según lo expuesto, la mala fe es reputada por la misma ley (artículo 2531 ejus<strong>de</strong>m).13Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>Así las cosas, <strong>de</strong>mostrada la calidad <strong>de</strong> “tenedores” con que inicialmente ingresaron los accionados a los plurimentadosfundos <strong>de</strong> propiedad <strong>de</strong> las promotoras <strong>de</strong> la acción <strong>de</strong> dominio y al no estructurarse las “circunstancias” consagradasen el precepto 2531 <strong>de</strong> la Codificación Civil, ni existir prueba <strong>de</strong> que ellos tuvieron la “conciencia” <strong>de</strong> haber adquiridolas porciones reclamadas por las titulares <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> dominio por “medios legítimos, exentos <strong>de</strong> frau<strong>de</strong> y <strong>de</strong> todootro vicio” (artículo 768, ibí<strong>de</strong>m), han <strong>de</strong> consi<strong>de</strong>rarse <strong>de</strong> mala fe, para efectos <strong>de</strong> las restituciones mutuas.FRUTOS - Determinación <strong>de</strong> los <strong>de</strong>bidos por el poseedor que utilizó el predio para el pasto <strong>de</strong> ganado / PRUEBAPERICIAL- Fijación <strong>de</strong> frutos <strong>de</strong>bidos por el poseedor - pasteo <strong>de</strong> ganadoEn virtud <strong>de</strong> que las actoras aseveraron haberle permitido al <strong>de</strong>mandado Marco Tulio Orjuela que pastara ganado<strong>de</strong> su propiedad en los predios “San Luís” y “Santa Inés”, con la condición <strong>de</strong> que los cuidara y mantuviera en buenestado las cercas y como pericialmente se <strong>de</strong>terminó que tales fundos no han tenido ninguna clase <strong>de</strong> tecnificación, laSala acogerá la segunda opción que cuantificó aquellos, es <strong>de</strong>cir, la que tuvo en cuenta el valor <strong>de</strong>l pastaje, máximecuando los convocados aceptan esta clase <strong>de</strong> explotación.El perito señaló que para el “cálculo <strong>de</strong>l valor mensual <strong>de</strong> pastaje producido naturalmente para el predio “San Luís”,pretendido en pertenencia, con un área aproximada <strong>de</strong> 20.245.72 metros cuadrados (2.024572 hectáreas), para elaño 2006, se tuvo en cuenta que el predio en mención no presenta tierras mejoradas, lo cual genera que se obtenganmáximo tres (3) pastadas anuales y que el consumo aproximado <strong>de</strong> pastaje es <strong>de</strong> tres (3) vacas por hectárea. A<strong>de</strong>máslos valores o precios tomados como referencia, correspon<strong>de</strong>n a los más comunes comercialmente manejados en lazona…”.En resumen, el auxiliar <strong>de</strong> la justicia precisó que “[e]l valor <strong>de</strong>l pastaje por vaca para el año 2006 es <strong>de</strong> treinta y dosmil ($32.000.oo) pesos m/cte., por mes” y realiza la siguiente operación: “3 vacas x $32.000.oo x 2.024572 hectáreas= $194.358.91. Por tanto, el valor <strong>de</strong> la pastada mensual, para el año 2006 será: $194.358.91 x 3 pastadas año/12meses = $48.590.oo por mes”.Así las cosas, como a<strong>de</strong>más el experto calculó el valor <strong>de</strong>l pastaje <strong>de</strong>l año 2002 a razón <strong>de</strong> $38.554,40 mensuales, queaplicando el I.P.C. incrementó a $48.590,oo para 2006, resulta admisible tomar como punto <strong>de</strong> partida para el cálculo<strong>de</strong> los frutos la anotada estimación y el procedimiento por él adoptado, solo que por la fracción que corresponda <strong>de</strong>aquella anualidad.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil14


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>SIMULACIÓNLa creación <strong>de</strong> una sociedad en compañía <strong>de</strong> hijos legítimos no es indicio suficiente <strong>de</strong> simulación y burla<strong>de</strong> <strong>de</strong>rechos herencialesSENTENCIA SUSTITUTIVAM PONENTE: DR.WILLIAM NAMÉN VARGASFECHA : 13-10-<strong>2011</strong>DECISIÓN: Confirma la sentencia <strong>de</strong> primera instanciaPROCESO : 2002-0083-01DEMANDANTE: Fabio Martín Ruiz Blanco y otrosDEMANDADOS: Here<strong>de</strong>ros <strong>de</strong> Luis Emilio Ruiz SierraASUNTO:Mediante escritura pública <strong>de</strong>bidamente registrada se constituyó una sociedad <strong>de</strong> responsabilidad limitada entreel padre su esposa e hijos matrimoniales <strong>de</strong>jando por fuera a los extramatrimoniales para ese entonces menores<strong>de</strong> edad, sociedad en la que como aporte transfirió el dominio <strong>de</strong> todos sus bienes.El padre por intermedio <strong>de</strong> esa sociedad cedió o transfirió en lo que parecía un acuerdo <strong>de</strong> venta, la totalidad <strong>de</strong>linterés social que poseía como socio <strong>de</strong> mayor aporte en la mencionada persona jurídica a otra conformada porsus hijos nietos y nueras. Los <strong>de</strong>mandantes excluidos por su padre, quien nunca quiso reconocerlos como hijos,<strong>de</strong>clarados así por la autoridad competente, accionan en calidad <strong>de</strong> here<strong>de</strong>ros para reclamar mediante <strong>de</strong>mandareformada la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> simulación <strong>de</strong> esos contratos <strong>de</strong> compraventa y la reivindicación <strong>de</strong> todos los bienestrabados en la litis al causante socio <strong>de</strong> mayor aporte y representante legal <strong>de</strong> la sociedad primigenia con susfrutos naturales y civiles, tanto los hijos legítimos como la mencionada sociedad protestaron las pretensiones,aceptaron unos hechos, negaron otros y propusieron por excepciones la prescripción <strong>de</strong> la acción ordinaria <strong>de</strong>simulación, y la falta <strong>de</strong> legitimación <strong>de</strong> la causa por pasiva. Por su lado, el curador ad litem <strong>de</strong> los here<strong>de</strong>rosin<strong>de</strong>terminados, puntualizó algunos aspectos, memoró la carga probatoria y pidió el <strong>de</strong>creto <strong>de</strong> pruebas.La sentencia <strong>de</strong> primer grado, no acogió las pretensiones y con<strong>de</strong>nó en costas a la parte <strong>de</strong>mandante, provi<strong>de</strong>nciaconfirmada por el Tribunal Superior <strong>de</strong>l Distrito Judicial al <strong>de</strong>cidir la apelación interpuesta por los <strong>de</strong>mandantes.La <strong>Corte</strong>, casó el fallo <strong>de</strong> segunda instancia al advertir el <strong>de</strong>sacierto fáctico <strong>de</strong>l ad quem en la interpretación <strong>de</strong>la <strong>de</strong>manda y su reforma al concluir como única pretensión incoada la simulación absoluta <strong>de</strong>l negocio jurídicoimpugnado pese a hallar evi<strong>de</strong>nciada <strong>de</strong> que se formulaba la relativa y abstenerse <strong>de</strong> <strong>de</strong>clararla. En se<strong>de</strong> <strong>de</strong>instancia <strong>de</strong>clara la falta <strong>de</strong> legitimación por pasiva <strong>de</strong> la sociedad <strong>de</strong>mandada confirmando la sentencia que<strong>de</strong>niega las pretensiones.SOCIEDAD- Definición elementos <strong>de</strong> existencia constitutivos y <strong>de</strong> vali<strong>de</strong>zLa sociedad se constituye en virtud <strong>de</strong> un contrato, por cuya inteligencia, “dos o más personas se obligan a hacerun aporte en dinero, en trabajo o en otros bienes apreciados en dinero, con el fin <strong>de</strong> repartirse entre sí las utilida<strong>de</strong>sobtenidas en la empresa o actividad social” (art. 98 C. co), <strong>de</strong>finición legal <strong>de</strong> la cual surgen sus elementos esenciales<strong>de</strong>finitorios, esto es, la pluralidad <strong>de</strong> personas, los aportes, el reparto <strong>de</strong> utilida<strong>de</strong>s y el animus contrahendae societatis,y para cuya “existencia <strong>de</strong>ben concurrir íntegros sus elementos esenciales, o sea, la calidad <strong>de</strong> asociado, los aportes y laparticipación o distribución <strong>de</strong> riesgos, pérdidas y utilida<strong>de</strong>s (artículos 2079 Código Civil y 98 Código <strong>de</strong> Comercio),cohesionados en el acuerdo asociativo (animus contrahedae societatis, animus societatis, afectio societatis), pues sinellos, todos o uno, es inexistente o <strong>de</strong>genera en un tipo negocial distinto (artículo 898 C. <strong>de</strong> Co)” (cas. civ. sentencia<strong>de</strong> 30 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2010, exp. 08001-3103-014-2000-00290-01).La sociedad, anota la <strong>Corte</strong>, “resulta <strong>de</strong> la figura jurídica llamada contrato. La autonomía <strong>de</strong> la voluntad y su corolariola libertad contractual, sin otras limitaciones que las que les imponen las leyes por motivos <strong>de</strong> interés social y aun15Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong><strong>de</strong> or<strong>de</strong>n público, son suficientes para crear la compañía. (…) El <strong>de</strong>recho colombiano reconoce expresamente a lasociedad creación contractual. Para que esta especie <strong>de</strong> contrato adquiera plena vali<strong>de</strong>z jurídica y pueda por tantocalificarse como sociedad regular, es menester que al celebrarlo se cumplan los siguientes presupuestos: 1. Losrequisitos <strong>de</strong> fondo que el artículo 1502 <strong>de</strong>l Código Civil exige para todo contrato, esto es, la capacidad <strong>de</strong> loscontratantes; su consentimiento exento <strong>de</strong> vicio, el objeto y la causa lícitos; 2. Los elementos especiales que le sonpropios al contrato <strong>de</strong> la sociedad como tal, vale <strong>de</strong>cir, la concurrencia <strong>de</strong> un número plural <strong>de</strong> personas, el aporte<strong>de</strong> cada uno <strong>de</strong> los socios, la persecución <strong>de</strong> un beneficio común, el reparto entre ellos <strong>de</strong> las ganancias o pérdidas,y finalmente la affectio societatis o intención <strong>de</strong> asociarse; y 3. Las exigencias <strong>de</strong> forma que la ley positiva establecepara cada clase <strong>de</strong> sociedad, según tenga carácter civil o mercantil y según corresponda al tipo <strong>de</strong> las <strong>de</strong> personas o al<strong>de</strong> las <strong>de</strong> capital” (cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 30 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1971).Analizado el contrato social plasmado en la escritura pública número 3360 otorgada el 7 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 1968 en laNotaría Tercera <strong>de</strong> Bucaramanga, por el cual se constituye “Luis Emilio Ruiz Sierra y Familia, Sociedad Limitada”,es ostensible la concurrencia <strong>de</strong> sus elementos esenciales, o sea, la pluralidad <strong>de</strong> asociados, los aportes en especie yen dinero realizados por los socios, cuya transferencia consta en el instrumento, habiéndose efectuado la tradición<strong>de</strong> los <strong>de</strong>rechos reales inmobiliarios según aparece en los respectivos folios <strong>de</strong> matrícula inmobiliaria, así como elánimo <strong>de</strong> participar en pérdidas y utilida<strong>de</strong>s, y la affectio societatis. También, se acordó asumir el pasivo <strong>de</strong>l aportanteLuis Emilio Ruiz Sierra por la sociedad constituida, y en efecto, fue asumido como evi<strong>de</strong>ncian las escrituras públicas314 <strong>de</strong>l 13 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 1976 (Hipoteca a Banco Comercial Antioqueño), 1243 <strong>de</strong> 31 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 1970, 268 <strong>de</strong>23 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1977 y 1505 <strong>de</strong>l 14 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 1977 (Hipotecas a Banco Gana<strong>de</strong>ro) y 2715 <strong>de</strong> 4 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 1976(Hipoteca a Caja <strong>de</strong> Crédito Agrario Industrial y Minero).La constitución <strong>de</strong> esta sociedad con el núcleo familiar Ruiz Cardozo, no basta para concluir la simulación. Tampoco,no haberla constituido con los hijos extramatrimoniales <strong>de</strong>mandantes para marginarlos y burlar sus futuros <strong>de</strong>rechosherenciales, lo cual no <strong>de</strong>ja <strong>de</strong> ser una simple conjetura, pues ninguna prueba existe en el proceso, y “[b]ien ciertoes que en vida <strong>de</strong>l causante nadie pue<strong>de</strong> consi<strong>de</strong>rarse here<strong>de</strong>ro. Más aún: si valiéndose <strong>de</strong> una condición que aúnno tiene, pasare por ejemplo a negociar el <strong>de</strong>recho que <strong>de</strong> allí emana, considérase un obrar ilícito (artículo 1520 <strong>de</strong>lcódigo civil). Fuerza es convenir así que por entonces el <strong>de</strong>recho a la herencia no pasa <strong>de</strong> ser una expectativa y así esnatural que se diga todo lo que en el punto es corriente escuchar. Pero, en adquiriendo esa calidad, el asunto cambia<strong>de</strong> tonalidad; ha <strong>de</strong>jado <strong>de</strong> ser una eventualidad para adquirir ribetes concretos con algunas consecuencias jurídicas.Se ha materializado un <strong>de</strong>recho a la herencia, a lo menos en cuanto a las asignaciones obligadas. De lo contrario nosería admitido que el here<strong>de</strong>ro cuestionase la simulación <strong>de</strong> un negocio que en vida celebró el causante; y hasta ahoranadie le ha endilgado que al tiempo <strong>de</strong>l contrato no tenía sino una mera expectativa. Todo porque hay consenso, asísea tácito, <strong>de</strong> que los <strong>de</strong>rechos hereditarios no es materia que que<strong>de</strong> por entero a merced <strong>de</strong>l causante; y que, comotodo <strong>de</strong>recho legítimo, <strong>de</strong>manda alguna protección. Es razonable, por un lado, que se respete el <strong>de</strong>recho que todapersona tiene sobre su patrimonio, como que, <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> todo es un atributo <strong>de</strong> la personalidad que <strong>de</strong>be estar engran<strong>de</strong> estima” (cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 30 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2006, exp.1995-29402-02), aunque es verdad que en veces puedadisponer con propósitos malsanos, y para afectar las legítimas <strong>de</strong> los here<strong>de</strong>ros, pero tales hechos <strong>de</strong>ben probarse.SIMULACIÓN- interés jurídico / LEGITIMACIÓN EN LA CAUSA- es necesario que quien <strong>de</strong>manda la simulaciónsea actualmente titular <strong>de</strong> un <strong>de</strong>recho cuyo ejercicio se halle impedido o perturbado por el acto ostensibleEn lo atañe<strong>de</strong>ro “a la legitimación para solicitar la simulación, <strong>de</strong> tiempo atrás y en forma reiterada ha sostenido estaCorporación que son titulares no sólo las partes que intervinieron o participaron en el acto simulado, y en su caso sushere<strong>de</strong>ros, sino también los terceros, cuando ese acto fingido les acarrea un perjuicio cierto y actual: “Pue<strong>de</strong> afirmarse,que todo aquel que tenga un interés jurídico protegido por la ley, en que prevalezca el acto oculto sobre lo <strong>de</strong>claradopor las partes en el acto ostensible, está habilitado para <strong>de</strong>mandar la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> simulación. Ese interés pue<strong>de</strong>existir lo mismo en las partes que en los terceros extraños al acto, <strong>de</strong> don<strong>de</strong> se sigue que tanto aquellas como éstosestán capacitados para ejercitar la acción. Mas para que en el actor surja el interés que lo habilite para <strong>de</strong>mandar lasimulación, es necesario que sea actualmente titular <strong>de</strong> un <strong>de</strong>recho cuyo ejercicio se halle impedido o perturbado porel acto ostensible, y que la conservación <strong>de</strong> ese acto le cause un perjuicio” (G.J. tomo CXIX, pág. 149). En razón<strong>de</strong> la naturaleza <strong>de</strong> la acción simulatoria pue<strong>de</strong> <strong>de</strong>cirse entonces que podrá <strong>de</strong>mandar la simulación quien tengainterés jurídico en ella, interés que “<strong>de</strong>be analizarse y <strong>de</strong>ducirse para cada caso especial sobre las circunstancias yRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil16


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>modalida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> la relación procesal que se trate, porque es ésta un conflicto <strong>de</strong> intereses jurídicamente regulado y nopudiendo haber interés sin interesado, se impone la consi<strong>de</strong>ración personal <strong>de</strong>l actor, su posición jurídica, para po<strong>de</strong>r<strong>de</strong>terminar, singularizándolo con respecto a él, el interés que legitima su acción” (G.J. tomo LXXIII, pág. 212)” (cas.civ. sentencia <strong>de</strong> 27 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2002, exp. 6926).SIMULACIÓN RELATIVA- Donación con apariencia <strong>de</strong> venta / SIMULACIÓN- prueba / INDICIO- valoración<strong>de</strong>l juez como prueba <strong>de</strong> la simulación <strong>de</strong> contrato <strong>de</strong> ventaEn particular, la acción <strong>de</strong> simulación relativa “busca la prevalencia <strong>de</strong> un acto dispositivo diverso al <strong>de</strong> la realidadaparente u ostensible”, o sea, <strong>de</strong> un tipo contractual o negocial diferente (cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 14 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 2010,exp. 11001-3101-003-2001-00855-01), ad exemplum, donación en vez <strong>de</strong> compraventa o, <strong>de</strong> un titular distinto, es<strong>de</strong>cir, se “simula la posición o situación jurídica <strong>de</strong> parte, contratante o sujeto negocial, esto es, el acuerdo simulandi,versa o recae única y exclusivamente sobre el extremo subjetivo <strong>de</strong> la relación jurídica contractual” (cas. civ. Sentencias<strong>de</strong> 16 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 2010, exp. C-47001-3103-005-2005-00181-01; 28 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2001, exp. 6673; 12 <strong>de</strong> marzo<strong>de</strong> 1992, 30 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1992, exp. 252827, 15 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 1944, No. 2016, LVIII, p. 20; 27 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1935,G.J. No. 1899, p.19).Por supuesto, la simulación <strong>de</strong>be probarse, y la carga probatoria compete a quien la invoca con elementos <strong>de</strong> convicciónidóneos, sujetos a contradicción y apreciación discreta, racional, sistemática e integral por el juzgador conforme a lasreglas <strong>de</strong> la sana crítica aspecto en el cual, el or<strong>de</strong>namiento admite a las partes y terceros acreditarla con todo medioprobatorio, o sea, disciplina libertad, sin establecer tarifa legal o restricción alguna (cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 25 <strong>de</strong> enero<strong>de</strong> 2008, [SC-002-2008], exp. 00373).De este modo, podrá <strong>de</strong>mostrarse mediante prueba <strong>de</strong> confesión, <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> tercero, documento, inspecciónjudicial, dictamen pericial e indicio <strong>de</strong> cuya valoración lógica, racional y sistemática <strong>de</strong>rive inequívocamente (cas.civ. sentencias <strong>de</strong> 15 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 2000, exp. 5438, S-029 y 15 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2000, exp. 5400; 28 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 1979,CLIX, No. 2400, pp. 49 a 51; 25 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 1973, CXVII, Nos. 2372 a 2377, pp. 65 a 68; 10 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 1955.CCXXXIV, pp. 406 y ss.).Consi<strong>de</strong>rada la confianza <strong>de</strong>l acto, cautela, reserva y discreción <strong>de</strong> las partes, la Sala reconoce especial relevancia ala prueba indiciaria.LEGITIMACIÓN EN LA CAUSA POR PASIVA- Simulación(…) En torno a la legitimación pasiva, en principio la acción <strong>de</strong>be instaurarse contra todos los intervinientes en lacelebración <strong>de</strong>l contrato simulado, las partes contratantes, sus here<strong>de</strong>ros y causahabientes (cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 27 <strong>de</strong>octubre <strong>de</strong> 1954, G.J. 2147, T. LXXVIII, pp. 905-974).SIMULACIÓN-Error <strong>de</strong> hecho por in<strong>de</strong>bida interpretación <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda/ HERMENEUTICA- Demanda /En este contexto, cumple advertir que, por la casación <strong>de</strong>l fallo <strong>de</strong> segunda instancia y la apelación interpuesta,proce<strong>de</strong> analizar y <strong>de</strong>cidir conforme a las argumentaciones <strong>de</strong> las partes y la recta inteligencia <strong>de</strong>l libelo genitor, lapertinencia concreta <strong>de</strong> la simulación pretendida y prestaciones consecuenciales, pues la <strong>Corte</strong> halló un error fácticoen la hermenéutica <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda, relevante por cuanto a la parte le asiste el <strong>de</strong>recho a obtener un pronunciamiento<strong>de</strong> fondo <strong>de</strong> la controversia según correspon<strong>de</strong> al <strong>de</strong>bido proceso y el acceso a la administración <strong>de</strong> justicia.17Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>EXEQUATURSentencia <strong>de</strong> adopción <strong>de</strong> menor proferida en EspañaM.PONENTE: DR.JAIME ALBERTO ARRUBLA PAUCARFECHA : 14-10-<strong>2011</strong>DECISIÓN: CONCEDEPROCEDENCIA: Llobregat - BarcelonaPROCESO : <strong>2011</strong>-00287-00ASUNTO:La parte actora solicitó la homologación <strong>de</strong> la sentencia <strong>de</strong> adopción <strong>de</strong> una menor, proferida en la República <strong>de</strong>España,admitida a trámite la Sala <strong>de</strong> Casación Civil <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> al i<strong>de</strong>ntificar el cumplimiento <strong>de</strong> los requisitos<strong>de</strong> reciprocidad diplomática en la materia entre ambos países conce<strong>de</strong> la petición.EXEQUATUR- adopción <strong>de</strong> menor <strong>de</strong> edad por parte <strong>de</strong> ciudadano español/ADOPCIÓN-exequátur <strong>de</strong> sentenciaproferida en EspañaConce<strong>de</strong> “la legislación nacional, prevalencia a los tratados internacionales suscritos que reconozcan en formarecíproca efectos jurídicos a las sentencias proferidas en los Estados suscriptores y, a falta <strong>de</strong> ellos, mira si la naciónextranjera le confiere efectos a las sentencias dictadas por los jueces colombianos, en correspon<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> lo cual, igualfuerza se le otorga a las <strong>de</strong>cisiones <strong>de</strong> sus jueces.”RECIPROCIDAD DIPLOMÁTICA- cuando el menor adoptado se encuentra en el país <strong>de</strong> recepción no se aplicael convenio sobre la protección <strong>de</strong>l niño y la cooperación en materia <strong>de</strong> adopción internacionalSi bien los <strong>de</strong>mandantes solicitan la aplicación <strong>de</strong>l convenio sobre la “protección <strong>de</strong>l niño y la cooperación en materia<strong>de</strong> adopción internacional”, celebrado en la Haya el 29 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1993, ratificado por medio <strong>de</strong> la Ley 265 <strong>de</strong> 1996,<strong>de</strong>l cual España también es suscriptor, resulta que el mismo sólo es aplicable, “cuando un niño con resi<strong>de</strong>ncia habitualen un Estado contratante (“el Estado <strong>de</strong> origen”) ha sido, es o va a ser <strong>de</strong>splazado a otro Estado contratante (“el Estado<strong>de</strong> recepción”), bien <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> su adopción en el Estado <strong>de</strong> origen por cónyuges o por una persona con resi<strong>de</strong>nciahabitual en el Estado <strong>de</strong> recepción, bien con la finalidad <strong>de</strong> realizar tal adopción en el Estado <strong>de</strong> recepción o en elEstado <strong>de</strong> origen”.RECIPROCIDAD DIPLOMÁTICA- cuando el menor adoptado se encuentra en España se aplica el convenio sobreejecución <strong>de</strong> sentencias civiles vigente <strong>de</strong>s<strong>de</strong> 1909 entre Colombia y EspañaAsí que el instrumento internacional que <strong>de</strong>be gobernar el caso es el que, según oficio <strong>de</strong> la Coordinadora GrupoInterno <strong>de</strong> Tratados <strong>de</strong> la Dirección <strong>de</strong> Asuntos Jurídicos Internacionales <strong>de</strong>l Ministerio <strong>de</strong> Relaciones Exteriores,existe entre Colombia y el Reino <strong>de</strong> España, relativo a la “ejecución <strong>de</strong> sentencias civiles”, en vigor <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el 16<strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 1909, según el cual las “sentencias civiles pronunciadas por los Tribunales <strong>de</strong> una <strong>de</strong> las Altas Partescontratantes, serán ejecutadas en la otra, siempre (...) que sean <strong>de</strong>finitivas (...), que estén ejecutoriadas como en<strong>de</strong>recho se necesitaría para ejecutarlas en el país en que se hayan dictado...[y] que no se opongan a las leyes vigentesen el estado en que se solicite su ejecución”.ADOPCIÓN-autorización <strong>de</strong> los padres biológicos/APOSTILLE- valor probatorio conforme al art. 11 <strong>de</strong> la Ley1395 <strong>de</strong>l 2010De la lectura <strong>de</strong> la <strong>de</strong>cisión a homologar, “se <strong>de</strong>spren<strong>de</strong> que en ella se analizaron las condiciones personales, socialesy económicas <strong>de</strong>l adoptante y, sobre todo se tuvo en cuenta el interés superior <strong>de</strong> la menor adoptada, amén <strong>de</strong> que setrata <strong>de</strong> una adopción sui generis, don<strong>de</strong> el adoptante es cónyuge <strong>de</strong> la madre <strong>de</strong> dicha menor, circunstancia aceptadaen la legislación colombiana” (...)18Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>Respecto a la prueba <strong>de</strong> que el padre <strong>de</strong> la menor dio el consentimiento respectivo, (...), se tiene que éste efectivamentefue otorgado por aquél, como da cuenta el escrito en tal sentido, con certificado <strong>de</strong> apostille <strong>de</strong>l Ministerio <strong>de</strong> RelacionesExteriores <strong>de</strong> Colombia, que fue aportado oportunamente por la parte <strong>de</strong>mandante, el cual tiene valor probatorioconforme al art. 11 <strong>de</strong> la Ley 1395 <strong>de</strong>l 2010 y cuya incorporación <strong>de</strong>l original al proceso <strong>de</strong> adopción <strong>de</strong>be tenersepor cierto, no sólo porque así lo manifestó la parte interesada, sino también en virtud <strong>de</strong>l principio constitucional <strong>de</strong>la buena fe, con mayor razón cuando no hay prueba que lo <strong>de</strong>svirtúe.ÓRDEN PÚBLICO-sentencia <strong>de</strong> adopción <strong>de</strong> menor <strong>de</strong> edad proferida en EspañaA<strong>de</strong>más, en cuanto al consentimiento <strong>de</strong> la madre <strong>de</strong> la menor, para que ésta pudiera ser adoptada por el esposo <strong>de</strong>aquélla, si bien no aparece la formalidad <strong>de</strong>l escrito, <strong>de</strong>be enten<strong>de</strong>rse que el requisito fue cumplido, porque así se<strong>de</strong>spren<strong>de</strong> implícitamente <strong>de</strong> la misma sentencia <strong>de</strong> adopción, dado el vínculo <strong>de</strong>l matrimonio que habilitó que eladoptante fuera persona <strong>de</strong>terminada, y porque ello se corrobora con la intervención <strong>de</strong> la madre biológica <strong>de</strong> la menorsolicitando el exequátur.Como la sentencia <strong>de</strong> adopción <strong>de</strong> que se trata no se opone a las leyes vigentes en el territorio colombiano, pues lo<strong>de</strong>cidido se ajusta a lo que sobre el particular establece la Ley 1098 <strong>de</strong> 2006, amén <strong>de</strong> no haberse acreditado que enColombia exista proceso en curso, o sentencia ejecutoriada <strong>de</strong> jueces nacionales sobre el mismo asunto, es proce<strong>de</strong>nteacce<strong>de</strong>r a las pretensiones.19Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>EXEQUATUR-Sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> mutuo acuerdo proferida en EspañaM.PONENTE: DR. ARTURO SOLARTE RODRIGUEZFECHA : 14-10-<strong>2011</strong>DECISIÓN: NIEGA SOLICITUDPROCEDENCIA: Valencia EspañaPROCESO : 2007-01235-00SOLICITADO POR : Juan Camilo Jaramillo LópezASUNTO:Proferida la sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> mutuo acuerdo por el Juzgado <strong>de</strong> Primera Instancia No. 5 <strong>de</strong> Paterna-Valencia (España), se presentó solicitud <strong>de</strong> su homologación ante la Sala <strong>de</strong> Casación Civil <strong>de</strong> la corporación;una vez admitida y corrido el traslado a los Procuradores Delegados para Asuntos Civiles y para la Defensa <strong>de</strong>los Derechos <strong>de</strong> la Infancia la Adolescencia y la Familia, <strong>de</strong> oficio, se requirió al <strong>de</strong>mandante para que acreditarala ejecutoria <strong>de</strong> la sentencia sin que ello fuese tomado en cuenta razón por la cual no se conce<strong>de</strong> el exequátur.EXEQUATUR-sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> mutuo acuerdo proferida en EspañaPuesto que la jurisdicción es una manifestación <strong>de</strong> la soberanía <strong>de</strong>l Estado, en <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> la cual éste se reservala función <strong>de</strong> administrar justicia <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l territorio <strong>de</strong> la República, es apenas natural que, excepción hecha <strong>de</strong>lo que regulen los tratados internacionales sobre la materia, las sentencias que profieran los jueces extranjeros nopue<strong>de</strong>n tener efectos en Colombia, salvo que se conceda autorización para que puedan ser ejecutadas en el país, con lafuerza que tales convenios les concedan o, en su <strong>de</strong>fecto, con la que se reconozca a los fallos que expidan los juecescolombianos en el Estado extranjero <strong>de</strong> cuya <strong>de</strong>cisión se trata.RECIPROCIDAD DIPLOMÁTICA-aplicación <strong>de</strong>l convenio sobre ejecución <strong>de</strong> sentencias civiles vigente <strong>de</strong>s<strong>de</strong>1909 entre Colombia y EspañaEntre Colombia y el Reino <strong>de</strong> España existe reciprocidad diplomática en lo que se refiere al reconocimiento mutuo <strong>de</strong>las <strong>de</strong>cisiones judiciales proferidas en cualquiera <strong>de</strong> estos Estados, puesto que al tenor <strong>de</strong> lo preceptuado en el artículo1º <strong>de</strong>l Convenio sobre ejecución <strong>de</strong> sentencias civiles celebrado el 30 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1908, aprobado en Colombiamediante la Ley 6ª <strong>de</strong> 1909, “[l]as sentencias civiles pronunciadas por los Tribunales comunes <strong>de</strong> una <strong>de</strong> las AltasPartes contratantes serán ejecutadas en la otra, siempre que reúnan los requisitos siguientes: 1º. Que sean <strong>de</strong>finitivasy que estén ejecutoriadas como en <strong>de</strong>recho se necesitaría para ejecutarlas en el país en que se hayan dictado. 2º. Queno se opongan a las leyes vigentes en el Estado en que se solicite su ejecución”.DIVORCIO DE MUTUO ACUERDO-Exequátur <strong>de</strong> sentencia proferida en España.En asuntos como el que es objeto <strong>de</strong>l presente análisis, la jurispru<strong>de</strong>ncia ha aceptado que los fallos que en el exterior<strong>de</strong>claren el divorcio <strong>de</strong>l matrimonio civil por mutuo acuerdo son susceptibles <strong>de</strong> homologarse en Colombia, comoquieraque en aplicación <strong>de</strong>l artículo 1º <strong>de</strong> la Ley 1ª <strong>de</strong> 1976 el domicilio en el extranjero <strong>de</strong> los cónyuges <strong>de</strong>termina que esaley extranjera es la reguladora <strong>de</strong> la proce<strong>de</strong>ncia, causa, procedimiento y clase <strong>de</strong> divorcio.SENTENCIA EXTRANJERA-Acreditación <strong>de</strong> la ejecutoria <strong>de</strong> la provi<strong>de</strong>ncia objeto <strong>de</strong> examenEn punto <strong>de</strong> los atributos <strong>de</strong> <strong>de</strong>finitividad y ejecutoria <strong>de</strong> la sentencia, el artículo 2º <strong>de</strong>l citado Convenio creó unaespecial formalidad probatoria al exigir que esas circunstancias se comprueben “por un certificado expedido por elMinistro <strong>de</strong> Gobierno o <strong>de</strong> Gracia y <strong>Justicia</strong>, siendo la firma <strong>de</strong> éstos legalizada por el correspondiente Ministro <strong>de</strong>Estado o <strong>de</strong> Relaciones Exteriores y la <strong>de</strong> éste, a su vez, por el Agente diplomático respectivo acreditado en el lugar<strong>de</strong> la legalización”.Ahora bien, aunque la sentencia traída por el aquí <strong>de</strong>mandante con el ánimo <strong>de</strong> obtener su reconocimiento y eficacia20Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>en Colombia sea <strong>de</strong> aquellas que <strong>de</strong>claran el divorcio <strong>de</strong> un matrimonio civil por el mutuo acuerdo <strong>de</strong> los contrayentes,ello per se no es suficiente para obtener la pretendida homologación, pues es necesaria la confluencia <strong>de</strong> los <strong>de</strong>másrequisitos consagrados en el artículo 694 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, en particular, que el interesado acreditela ejecutoria <strong>de</strong> la provi<strong>de</strong>ncia objeto <strong>de</strong> examen “<strong>de</strong> conformidad con la ley <strong>de</strong>l país <strong>de</strong> origen”, carga que el actorno se allanó a satisfacer.COPIA-las provi<strong>de</strong>ncias emitidas en España que se pretendan homologar <strong>de</strong>ben estar certificadas según el conveniosobre ejecución <strong>de</strong> sentencias civilesEn efecto, la copia <strong>de</strong> la sentencia (...) carece <strong>de</strong> la certificación a la que alu<strong>de</strong> el artículo 2º <strong>de</strong>l Convenio sobreejecución <strong>de</strong> sentencias civiles celebrado entre Colombia y España, <strong>de</strong>ficiencia que a pesar <strong>de</strong>l requerimiento <strong>de</strong>lDespacho no fue subsanada, lo que inexorablemente frustra la prosperidad <strong>de</strong>l exequátur solicitado, toda vez que en losprecisos términos <strong>de</strong>l acuerdo internacional <strong>de</strong> que se trata, sólo <strong>de</strong> esa manera es viable acreditar que la provi<strong>de</strong>nciaespañola es “<strong>de</strong>finitiva”, sin que, a<strong>de</strong>más, dada la fuerza vinculante que en el <strong>de</strong>recho interno se le reconoció al citadoconvenio, resulte admisible pasar por alto el cumplimiento <strong>de</strong>l mencionado requisito.21Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RESPONSABILIDAD CIVIL-LEGITIMACIÓNPara el cobro <strong>de</strong> los perjuicios causados por la explotación contaminante <strong>de</strong> un inmueble entregado en arrendamientoSENTENCIA DE CASACIÓNM.PONENTE: DR.JAIME ALBERTO ARRUBLA PAUCARFECHA : 14-10-<strong>2011</strong>DECISIÓN:No CasaPROCESO : 2005-00277-01DEMANDANTE: Carlos Plata CastillaDEMANDADO:Distribuidora Avícola SA DISTRAVES SAASUNTO:En el proceso que se da cuenta el <strong>de</strong>mandante según contrato celebrado el 20 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 1990, modificado el 18<strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1996, dio en arrendamiento a la empresa convocada un inmueble <strong>de</strong> su propiedad, cuya restituciónobtuvo hasta el 10 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 2004 mediante diligencia judicial, parte <strong>de</strong> ahí, para solicitar se con<strong>de</strong>neal pago <strong>de</strong> los perjuicios <strong>de</strong>rivados <strong>de</strong>l incumplimiento <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> tenencia, específicamente las sumasnecesarias para recuperar el inmueble restituido; y <strong>de</strong>l mal uso por la explotación ina<strong>de</strong>cuada y contaminante<strong>de</strong>l predio colindante, traducido en la pérdida <strong>de</strong> árboles, imposibilidad <strong>de</strong> arrendar su predio, así como su<strong>de</strong>preciación; notificada la <strong>de</strong>mandada se opuso a las pretensiones, alegando la falta <strong>de</strong> veracidad <strong>de</strong> los hechos<strong>de</strong> la responsabilidad contractual que se le imputan, aclaró que la relación arrendaticia se reducía a dos galpones,a una parte <strong>de</strong> la casa <strong>de</strong>l viviente y el cumplimiento <strong>de</strong> los requisitos exigidos por los organismos ambientalespara su explotación.El juzgado <strong>de</strong> primera instancia encontró probada la responsabilidad contractual, proveniente <strong>de</strong>l <strong>de</strong>terioro <strong>de</strong>linmueble arrendado y con<strong>de</strong>nó a la <strong>de</strong>mandada a pagar al actor por ese concepto la suma <strong>de</strong> $22”223.439,ya in<strong>de</strong>xada, necesaria, según los peritos, para cubrir las reparaciones materiales, no así la <strong>de</strong> contaminaciónambiental <strong>de</strong>rivada <strong>de</strong> su explotación económica, por ser un asunto generalizado en la región, y porque no se<strong>de</strong>mostró afectación.El Tribunal, al resolver el recurso <strong>de</strong> apelación formulado por ambas partes, i<strong>de</strong>ntificó que la protesta <strong>de</strong>l<strong>de</strong>mandante se circunscribía a la negativa <strong>de</strong> <strong>de</strong>clarar la responsabilidad extracontractual, pues lo tocante conel contrato <strong>de</strong> arrendamiento y reconocimiento <strong>de</strong> perjuicios por la ausencia <strong>de</strong> entrega física <strong>de</strong> los galponesy <strong>de</strong> la vivienda había salido abante; frente a aquella, confirmó la imposibilidad <strong>de</strong> hacerla prospera al echar<strong>de</strong> menos la prueba <strong>de</strong>l nexo causal y la dificultad para establecer que la sociedad <strong>de</strong>mandada era la únicaresponsable <strong>de</strong> la contaminación ambiental; acogió parcialmente las pretensiones <strong>de</strong> la <strong>de</strong>mandada en cuanto<strong>de</strong>mostró la modificación <strong>de</strong>l contrato <strong>de</strong> arrendamiento en una porción menor <strong>de</strong>l fundo y en ese sentido varióel monto <strong>de</strong> la con<strong>de</strong>na que se le impuso, para reducirla a la cantidad <strong>de</strong> $14”834.010, adicionalmente porquecomprobó que el predio <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandante <strong>de</strong>jó <strong>de</strong> pertenecerle <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el 5 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 1979, hasta el trámite <strong>de</strong>llitigio momento en el que lo readquirió por medio <strong>de</strong>l mutuo disenso expreso <strong>de</strong> ahí que <strong>de</strong>rivara una falta <strong>de</strong>legitimación para exigir los perjuicios en el lapso en que el bien estuvo en po<strong>de</strong>r <strong>de</strong>l tercero, efecto para el cual,por vía <strong>de</strong> la cesión, necesitaba la transferencia <strong>de</strong>l especifico <strong>de</strong>recho.Contra ese proveído presenta recurso <strong>de</strong> casación el <strong>de</strong>mandante inicial plantea dos cargos al abrigo <strong>de</strong>l artículo368, numeral 1º <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, <strong>de</strong>nuncia la violación directa e indirecta <strong>de</strong> los artículo 1959a 1965, 1602, 1625-1 y 2341 a 2343 <strong>de</strong>l Código Civil. La Sala Civil no casa la sentencia.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil22


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>LEGITIMACIÓN EN LA CAUSA - legitimación en la causa para reclamar la in<strong>de</strong>mnización /VÍA DIRECTA -implica conformidad con la apreciación probatoria <strong>de</strong>l ad quemAsí las cosas, al quedar claro, amén <strong>de</strong> firme, en general, que los hechos <strong>de</strong> la responsabilidad extracontractual seoriginaron o remontaban a hechos ocurridos con anterioridad a cuando se <strong>de</strong>shizo el contrato <strong>de</strong> compraventa, estohabilita el examen <strong>de</strong>l otro segmento <strong>de</strong>l cargo primero, puesto que para establecer, en el plano estrictamente jurídico,si era o no necesaria, al <strong>de</strong>cir <strong>de</strong>l Tribunal, la cesión <strong>de</strong> <strong>de</strong>rechos, para que el <strong>de</strong>mandante se legitimara a efectos <strong>de</strong>exigir la in<strong>de</strong>mnización <strong>de</strong> los daños causados al inmueble “El Refugio” o “San Cayetano”, a raíz <strong>de</strong> la “contaminaciónambiental” proveniente <strong>de</strong> la finca “El Diamante”, se imponía aceptar esa conclusión probatoria.MUTUO DISENSO EXPRESO–Se diferencia <strong>de</strong> la resolución y la nulidad en cuanto a sus causas y resultados. /AUTONOMÍA DE LA VOLUNTAD- Mutuo disenso / RESTITUCIONES MUTUAS- mutuo disenso.En esa línea, se proce<strong>de</strong> a elucidar las consecuencias <strong>de</strong>l “mutuo disenso”, es <strong>de</strong>cir, si tenía como “efecto fundamental<strong>de</strong>jar las cosas en el espacio y en el tiempo como si no hubiesen sido objeto <strong>de</strong> contratación”, según el censor, o si seproyectaban únicamente hacía el futuro.Para ese cometido, no hay lugar a exponer los antece<strong>de</strong>ntes históricos <strong>de</strong>l fenómeno jurídico dicho, porque la construcción<strong>de</strong>l cargo exige admitir que al lado <strong>de</strong> las causas instituidas para <strong>de</strong>jar sin efecto un contrato, los estipulantes, en virtud<strong>de</strong>l principio <strong>de</strong> la autonomía <strong>de</strong> la voluntad, igualmente se encuentran facultados para <strong>de</strong>shacerlo.Así lo establece el artículo 1602 <strong>de</strong>l Código Civil, según el cual “todo contrato legalmente celebrado es una ley paralos contratantes y no pue<strong>de</strong> ser invalidado sino por su consentimiento mutuo o por causas legales”. Principio que,<strong>de</strong>s<strong>de</strong> luego, también se predica <strong>de</strong> las obligaciones, al margen <strong>de</strong>l acto jurídico <strong>de</strong> don<strong>de</strong> emanen, en cuanto al tenor<strong>de</strong>l artículo 1625, ibí<strong>de</strong>m, “toda obligación pue<strong>de</strong> extinguirse por una convención en que las partes interesadas, siendocapaces <strong>de</strong> disponer libremente <strong>de</strong> lo suyo, consientan en darla por nula”.No obstante, tratándose <strong>de</strong> un contrato cumplido, como el <strong>de</strong>l caso, punto sobre el cual ninguna discusión seha suscitado, conviene precisar, para los efectos dichos, que el “mutuo disenso”, en general, se diferencia <strong>de</strong> la“resolución”, inclusive <strong>de</strong> la “nulidad”, en cuanto a sus causas y resultados. Sobre lo primero, en la disolución pormutuo consentimiento, se entien<strong>de</strong> que subyace la voluntad <strong>de</strong> las partes; en cambio, la nulidad exige la concurrencia<strong>de</strong> una causa legal y la resolución una condición, expresa o tácita. Y con relación a lo segundo, la nulidad y laresolución retrotraen las cosas al pasado, salvo la terminación <strong>de</strong> los contratos <strong>de</strong> tracto sucesivo; mientras lo mismo,en línea <strong>de</strong> principio, no pue<strong>de</strong> <strong>de</strong>cirse <strong>de</strong>l mutuo disenso.La razón <strong>de</strong> ser <strong>de</strong> esto último estriba en que el “mutuo disenso” se predica, según el artículo 1602 <strong>de</strong>l Código Civil,<strong>de</strong> un “contrato legalmente celebrado”, es <strong>de</strong>cir, que no se encuentre afectado <strong>de</strong> nulidad o <strong>de</strong> alguna condiciónresolutoria; y en que por virtud <strong>de</strong>l principio <strong>de</strong> la relatividad <strong>de</strong> los contratos, res inter alios acta, la voluntad <strong>de</strong> laspartes carece <strong>de</strong> fuerza suficiente para <strong>de</strong>struir o afectar <strong>de</strong>rechos <strong>de</strong> terceros.Por esto, con relación al mutuo disenso, los efectos que se han producido, con mayor razón respecto <strong>de</strong> contratos <strong>de</strong>ejecución sucesiva, no pue<strong>de</strong>n ser modificados por las partes, porque como es natural enten<strong>de</strong>rlo, entre la convenciónoriginal y el acuerdo <strong>de</strong> volunta<strong>de</strong>s para <strong>de</strong>shacer lo que se hizo, subsiste, en línea general, lo que se ha adquirido.Así, verbi gratia, en cuanto concierne con el contrato <strong>de</strong> compraventa <strong>de</strong> un bien raíz, puesto que si el comprador sehizo a la propiedad <strong>de</strong>l mismo, con las consecuencias inherentes, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el punto <strong>de</strong> vista jurídico, no habría forma <strong>de</strong><strong>de</strong>shacer que éste fungió como su dueño.De ahí que el “consentimiento mutuo” a que se refiere la disposición en comento, necesariamente conlleva un nuevoacto jurídico, pero en sentido inverso al celebrado, por cuanto en el ejemplo citado, así como fue necesario el títulopara que por el modo <strong>de</strong> la tradición el comprador se hiciera al dominio <strong>de</strong>l respectivo inmueble, esto igualmente <strong>de</strong>beobservarse con el fin <strong>de</strong> que el <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> propiedad vuelva al primitivo ven<strong>de</strong>dor.Frente a lo dicho, se colige que es mediante el cumplimiento <strong>de</strong>l nuevo contrato como se neutraliza el primero,23Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>sin compren<strong>de</strong>rlo, porque los efectos <strong>de</strong> aquel únicamente se proyectan sobre las consecuencias <strong>de</strong> este último. Enpalabras <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong>, el “vínculo jurídico emanado <strong>de</strong>l consentimiento pue<strong>de</strong> cesar en sus efectos o <strong>de</strong>shacerse porobra <strong>de</strong> la convención aplicada en sentido contrario”, aunque, dijo, “No siempre (…), las cosas son susceptibles <strong>de</strong>regreso a su estado anterior”En igual sentido la doctrina, al <strong>de</strong>cir que las “partes van a <strong>de</strong>shacer lo hecho, mediante los efectos <strong>de</strong>l nuevo acto.Así, por un contrato, una persona dio en venta a otra una cosa; convienen luego las partes en <strong>de</strong>shacer el negocio,recibiendo nuevamente cada una <strong>de</strong> ellas lo que dio: el ven<strong>de</strong>dor la cosa y el comprador el precio. Fácil es ver que elcontrato original permanece intocado; sencillamente, las partes han convenido en celebrar una nueva venta, al revés;la parte originalmente ven<strong>de</strong>dora, pasa a ser ahora compradora, y viceversa”.En ese or<strong>de</strong>n <strong>de</strong> i<strong>de</strong>as, no se remite a duda, en lo que respecta al caso concreto, que por virtud <strong>de</strong>l “consentimientomutuo” contenido en la escritura pública 3095 <strong>de</strong> 27 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 2003 <strong>de</strong> la Notaría Primera <strong>de</strong> Bucaramanga,mediante el cual se <strong>de</strong>shicieron los efectos <strong>de</strong>l contrato <strong>de</strong> compraventa a que se refiere la escritura pública 942 <strong>de</strong> 5<strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 1979, otorgada en la Notaría Única <strong>de</strong> Pie<strong>de</strong>cuesta, el actor, en el interregno, como primitivo ven<strong>de</strong>dor<strong>de</strong>l inmueble <strong>de</strong> que se trata, no podía consi<strong>de</strong>rarse dueño <strong>de</strong>l mismo, porque inclusive al margen <strong>de</strong> los <strong>de</strong>rechos <strong>de</strong>terceros, el nuevo acto jurídico no podía tener la virtud <strong>de</strong> borrar la calidad <strong>de</strong> propietario <strong>de</strong>l entonces comprador.LEGITIMACIÓN EN LA CAUSA- El <strong>de</strong>mandante en responsabilidad extracontractual por contaminación ambiental<strong>de</strong> un predio que para el momento <strong>de</strong>l perjuicio no era <strong>de</strong> su propiedad carece <strong>de</strong> legitimación para solicitar el pago<strong>de</strong> ese <strong>de</strong>trimento4.- Frente a lo anterior, el Tribunal no pudo violar las normas citadas en el cargo, relacionadas con los efectos <strong>de</strong>l mutuodisenso expreso, porque si el <strong>de</strong>mandante no era dueño <strong>de</strong>l fundo que se dice resultó afectado por la contaminaciónambiental proveniente <strong>de</strong>l predio contiguo <strong>de</strong> propiedad <strong>de</strong> la sociedad <strong>de</strong>mandada, todo para cuando sucedieronlos hechos relatados en la <strong>de</strong>manda y que dieron lugar a ciertas reclamaciones fuera <strong>de</strong> proceso, resultaba claro quecarecía <strong>de</strong> legitimación para solicitar, en el plano extracontractual, el pago <strong>de</strong> perjuicios “relacionados” o “causados4.1.- Por supuesto que los daños originados entre el 6 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 1979, fecha <strong>de</strong>l contrato <strong>de</strong> compraventa, y el 27<strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 2003, cuando se celebró el convenio para <strong>de</strong>shacer dicha negociación, solamente podía reclamarlosquien fungía para esa época como dueño <strong>de</strong> la heredad, puesto que como es conocido, la transmisión <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho <strong>de</strong>dominio, en el caso, su readquisición por el <strong>de</strong>mandante, no podía compren<strong>de</strong>r los <strong>de</strong>rechos y obligaciones personales<strong>de</strong>l enajenante.ACCIÓN PERSONAL- Tiene este tiente la acción <strong>de</strong> responsabilidad civil extracontractual sólo pue<strong>de</strong> intentarsepor el que ha sido perjudicado con el daño,Des<strong>de</strong> luego, según los artículos 665 y 666 <strong>de</strong>l Código Civil, las acciones que se <strong>de</strong>rivan <strong>de</strong> los <strong>de</strong>rechos reales y lasque emanan <strong>de</strong> los <strong>de</strong>rechos personales, son esencialmente diferentes, <strong>de</strong> ahí que no pue<strong>de</strong>n confundirse unas conotras, pues aquéllos <strong>de</strong>rechos son los que se tienen sobre una cosa sin consi<strong>de</strong>ración a nadie, en tanto que los últimossólo pue<strong>de</strong>n reclamarse a ciertas personas que han contraído las obligaciones correlativas, bien en virtud <strong>de</strong> la ley, yapor un hecho suyo.En coherencia, en sentir <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong>, la “acción que tiene por objeto establecer la responsabilidad extracontractual <strong>de</strong>quien por su culpa o <strong>de</strong>lito ha causado daño a otro y obtener la correspondiente in<strong>de</strong>mnización <strong>de</strong> perjuicios, es <strong>de</strong>carácter personal y, en consecuencia, sólo pue<strong>de</strong> intentarse por el que ha sido perjudicado con el daño, como se <strong>de</strong>duce<strong>de</strong>l artículo 2342 <strong>de</strong>l Código Civil y no simplemente por quien <strong>de</strong>spués adquiera el dominio <strong>de</strong> la cosa dañada, pues,se repite, el <strong>de</strong>recho personal no es accesorio <strong>de</strong>l real, y para que pueda trasmitirse a persona diferente a su titular esnecesario que se dé cumplimiento a las normas relativas a la cesión <strong>de</strong> <strong>de</strong>rechos <strong>de</strong> que trata el título XXV <strong>de</strong>l LibroIV <strong>de</strong>l Código Civil”.CESIÓN DE DERECHO LITIGIOSO- el titular <strong>de</strong> este <strong>de</strong>recho pue<strong>de</strong> ce<strong>de</strong>rlo a cualquier otro título, inclusogratuito esa cesión obliga plenamente a las personas que en ella intervienen, o sea al ce<strong>de</strong>nte y al cesionarioRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil24


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>Des<strong>de</strong> esa perspectiva, el Tribunal tampoco pudo incurrir en algún yerro juris in judicando, porque al quedar claro queel primitivo comprador, como consecuencia <strong>de</strong>l mutuo disenso, no perdió la condición que tuvo <strong>de</strong> dueño <strong>de</strong>l inmueble,se requería, en efecto, la trasferencia dicha, aunque no en los términos <strong>de</strong> las disposiciones que fueron citadas, puestoque no se trataba <strong>de</strong> un <strong>de</strong>recho cierto e indiscutido, sino bajo el ropaje <strong>de</strong> los artículos 1969 y siguientes <strong>de</strong>l CódigoCivil, que regulan la cesión <strong>de</strong> “<strong>de</strong>rechos litigiosos”, calidad que surge por la controversia que se ha suscitado sobreel particular, sin que para ese propósito se exigiera, necesariamente, una contienda judicial, dado que ese requisitocuenta es para propósitos distintos.Por esto, en oportunidad posterior, la Sala reiteró que “”para que un <strong>de</strong>recho tenga la calidad <strong>de</strong> litigioso basta que seacontrovertido en todo o en parte, aun sin que sobre él se hubiere promovido jurisdiccionalmente un pleito mediante elejercicio <strong>de</strong> la acción respectiva; y por consiguiente, el titular <strong>de</strong> este <strong>de</strong>recho pue<strong>de</strong> ce<strong>de</strong>rlo por venta o permutación[o a cualquier otro título, incluso gratuito, agrégase ahora] a otra persona, entendiéndose como tal operación eltraspaso <strong>de</strong>l evento incierto <strong>de</strong> la litis, conforme a las propias expresiones <strong>de</strong>l Código. Una cesión en tales condicionesobliga plenamente - a juicio <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> - a las personas que en ella intervienen, o sea al ce<strong>de</strong>nte y al cesionario”.CESIÓN DE DERECHO LITIGIOSO - El perjuicio que reclama el cesionario en litigio <strong>de</strong>be haber sido expresamenteconcedidoEn consecuencia, al quedar incólume, bajo la precisión indicada, la conclusión <strong>de</strong>l Tribunal, según la cual no podíapredicarse que “todo lo sucedido al inmueble en el lapso en que estuvo bajo el po<strong>de</strong>r o señorío” <strong>de</strong>l primitivocomprador, “<strong>de</strong>ba ope legis pertenecerle al adquirente”, entonces ven<strong>de</strong>dor, pues para dicho efecto se requería lacesión <strong>de</strong>l eventual <strong>de</strong>recho a exigir el pago <strong>de</strong> los perjuicios “relacionados” o “causados”, concretamente el “lucrocesante” invocado, la “pérdida <strong>de</strong> [veinte] árboles” y la “<strong>de</strong>svalorización <strong>de</strong>l predio”, todo “a título <strong>de</strong> responsabilidadcivil extracontractual”, esto releva a la <strong>Corte</strong> el estudio <strong>de</strong>l cargo segundo, porque inclusive en el hipotético caso <strong>de</strong>haberse cometido los errores <strong>de</strong> hecho <strong>de</strong>nunciados, dirigidos a <strong>de</strong>mostrar, en términos generales, los elementos <strong>de</strong> laresponsabilidad aquiliana, la <strong>de</strong>cisión seguiría siendo la misma.CONTAMINACIÓN AMBIENTAL - La contaminación que afecta intereses colectivos no pue<strong>de</strong> confundirse conel menoscabo <strong>de</strong> <strong>de</strong>rechos individuales así la afectación <strong>de</strong> estos últimos sea una consecuencia <strong>de</strong> aquello porque lostitulares <strong>de</strong>l agravio y su extensión no son los mismos.Ahora bien, siendo clara la lesión ambiental y sus efectos nocivos, resulta pertinente observar que al hacerse referencia,en el cargo segundo, a la inci<strong>de</strong>ncia en la salud <strong>de</strong> las personas y al problema sanitario en la “vereda”, esto es, comolo señaló uno <strong>de</strong> los peritos, con trascen<strong>de</strong>ncia a la “comunidad en general”, la contaminación que afecta interesescolectivos no pue<strong>de</strong> confundirse con el menoscabo <strong>de</strong> <strong>de</strong>rechos individuales, así la afectación <strong>de</strong> estos últimos sea unaconsecuencia <strong>de</strong> aquello, porque los titulares <strong>de</strong>l agravio y su extensión, en uno u otro evento, no son los mismos.La <strong>Corte</strong>, por esto, tiene explicado que el “daño ambiental sólo es el inferido a los bienes ambientales y, por tanto,al ambiente, o sea, a un <strong>de</strong>recho, colectivo, valor o interés público, cuyo titular exclusivo es la colectividad, y cuyareparación versa sobre éste, sin mirar el interés individual sino el <strong>de</strong> toda la comunidad, así en forma indirecta afectea cada uno <strong>de</strong> sus integrantes”. De ahí que como en el mismo antece<strong>de</strong>nte señaló, cuando los intereses particularesresultan afectados, “no se trata <strong>de</strong> un daño ambiental, sino <strong>de</strong>l <strong>de</strong>trimento <strong>de</strong> otros <strong>de</strong>rechos”Des<strong>de</strong> luego que como las acciones para proteger y recuperar el medio ambiente, son una tarea conjunta y coordinadaque cumplen el Estado, la comunidad, las organizaciones no gubernamentales y el sector privado, correlativamenteexisten diversos mecanismos para lograr esos propósitos, inclusive para obtener la reparación <strong>de</strong> los daños provenientes<strong>de</strong>l <strong>de</strong>terioro ambiental. Por supuesto que con relación a esto último, existen expeditas, las acciones ordinarias <strong>de</strong>responsabilidad civil, populares y <strong>de</strong> grupo, según respectivamente la afectación trascienda a un individuo <strong>de</strong>terminadoo <strong>de</strong>terminable, a un grupo <strong>de</strong> personas o a intereses colectivos o difusos.25Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>EXEQUATURSentencia <strong>de</strong> divorcio proferida en LuxemburgoM.PONENTE: DR. ARTURO SOLARTE RODRIGUEZFECHA : 14-10-<strong>2011</strong>DECISIÓN: NIEGA SOLICITUDPROCEDENCIA: LuxenburgoPROCESO : 1999-07858-01SOLICITADO POR: Ernesto ReuterASUNTOProferida la sentencia <strong>de</strong> divorcio por el Tribunal <strong>de</strong>l Circuito <strong>de</strong> Luxemburgo se presenta solicitud<strong>de</strong>homologación ante la Sala <strong>de</strong> Casación Civil <strong>de</strong> la corporación, una vez admitida se corrió traslado alMinisterio Público, emitido el <strong>de</strong>creto <strong>de</strong> pruebas se ofició al Cónsul <strong>de</strong>l Reino <strong>de</strong> Bélgica en Colombia, alMinisterio <strong>de</strong> Relaciones Exteriores y al solicitante, para que remitieran copia <strong>de</strong> la ley <strong>de</strong>l Gran Ducado <strong>de</strong>Luxemburgo o constancia <strong>de</strong> la suscripción <strong>de</strong>l algún tratado <strong>de</strong> reconocimiento mutuo <strong>de</strong> <strong>de</strong>cisiones judiciales,solicitu<strong>de</strong>s <strong>de</strong> las que hicieron caso omiso él petente y el consulado, rindiendo informe únicamente el Ministerio<strong>de</strong> relaciones exteriores autoridad que indicó la existencia <strong>de</strong> un tratado entre ambos paises sobre <strong>de</strong>cisionesarbitrales no aplicable al caso, fundamento con el que la Sala <strong>de</strong> Casación Civil <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>niega el exequátur.El exequátur se erige en la vía idónea que el legislador diseñó para convalidar en territorio colombiano los efectos<strong>de</strong> las sentencias judiciales y pronunciamientos afines emanados en el extranjero, ciertamente como un mecanismoexcepcional, puesto que el principio <strong>de</strong> la soberanía supone que la administración <strong>de</strong> justicia es una función exclusiva<strong>de</strong>l Estado, a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> in<strong>de</strong>pendiente, sin sujeción a jurisdicciones foráneas, (...)CARGA DE LA PRUEBA- Deber <strong>de</strong>l solicitante <strong>de</strong> aportar la documentación que permita corroborar la reciprocidadlegislativa o la diplomáticaAhora bien, aunque la sentencia traída por el <strong>de</strong>mandante con el ánimo <strong>de</strong> obtener su reconocimiento y lograr su eficaciaen Colombia, es <strong>de</strong> aquellas que <strong>de</strong>claran el divorcio <strong>de</strong> un matrimonio civil, ello, per se, no es suficiente paraconce<strong>de</strong>r la pretendida homologación, pues el actor tenía la carga <strong>de</strong> acreditar -con arreglo a lo prescrito en el artículo693 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil- la reciprocidad legislativa o la diplomática que permitiera convalidar la yamencionada sentencia proveniente <strong>de</strong> los tribunales <strong>de</strong>l Gran Ducado <strong>de</strong> Luxemburgo, y ello, en efecto, no ocurrió.RECIPROCIDAD DIPLOMÁTICA- No aplica al caso la Convención sobre el Reconocimiento y Ejecución <strong>de</strong>Sentencias Arbítrales ExtranjerasEn armonía con lo informado por el Ministerio <strong>de</strong> Relaciones Exteriores, el único tratado suscrito por ambos países esla “Convención sobre el Reconocimiento y Ejecución <strong>de</strong> Sentencias Arbítrales Extranjeras”, aprobada en Colombiamediante la Ley 39 <strong>de</strong> 1990, cuyo alcance no tiene virtualidad para hacerse extensivo al caso que se resuelve, habidacuenta que, tal como lo establece dicho instrumento, él “se aplicará al reconocimiento y la ejecución <strong>de</strong> las sentenciasarbítrales dictadas en el territorio <strong>de</strong> un Estado distinto <strong>de</strong> aquél en que se pi<strong>de</strong> el reconocimiento y la ejecución <strong>de</strong>dichas sentencias, y que tengan su origen en diferencias entre personas naturales o jurídicas. Se aplicará también alas sentencias arbítrales que no sean consi<strong>de</strong>radas como sentencias nacionales en el Estado en el que se pi<strong>de</strong> su reconocimientoy ejecución”, esto es, que el ámbito <strong>de</strong> aplicación allí precisado no se extien<strong>de</strong> a un asunto como el queocupa la atención <strong>de</strong> la Sala, razón por la cual no se encuentra acreditada la reciprocidad diplomática mencionadaanteriormente.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil26


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>CONTRATO DE AGENCIA COMERCIALDisponibilidad <strong>de</strong> la prestación consagrada en el Art. 1324 Incs. 1 CCo.Celebrado el pacto o durante su ejecución a fin <strong>de</strong> modificarle o dosificar su porcentajeSENTENCIA SUSTITUTIVAM PONENTE: DR.WILLIAM NAMÉN VARGASFECHA : 19-10-<strong>2011</strong>DECISIÓN: Revoca la sentencia <strong>de</strong> primera instanciaPROCESO : 2001-0847-01DEMANDANTE: Instrumentación LimitadaDEMANDADO: Hewlett Packard Company: Agilet TechnologiesASUNTO:Celebrados en el año <strong>de</strong> 1965 entre las socieda<strong>de</strong>s varios contratos <strong>de</strong> agencia sin cláusula <strong>de</strong> exclusividad endon<strong>de</strong> se estipuló como territorio <strong>de</strong> ejecución el suelo Colombiano, una duración inicial <strong>de</strong> un año renovable,su modificación y terminación previo aviso registrado con 90 días <strong>de</strong> anticipación en la Cámara <strong>de</strong> Comercio <strong>de</strong>Bogotá; sin terminar el acuerdo <strong>de</strong> agencia, en el febrero <strong>de</strong> 1999 la compañía extranjera <strong>de</strong>signó a otra sociedadcomo su distribuidor; <strong>de</strong>cisión protestada por su agente principal y que pese a que en principio resultó aceptada,en 1999 se <strong>de</strong>scartó con la reorganización <strong>de</strong> negocios en dos compañías in<strong>de</strong>pendientes y la asignación auna integrante <strong>de</strong> su organización <strong>de</strong> las tareas contratadas mediante agencia, manifestada la inconformidadpor la agente sin respuesta alguna el 9 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2000 por escrito terminó ese contrato en los términos <strong>de</strong>lartículo 1325 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Comercio, invocando su reiterado incumplimiento, la modificación <strong>de</strong> exclusividady territorio en <strong>de</strong>smejora en las condiciones pactadas, sustracción <strong>de</strong> personal <strong>de</strong> confianza, violación <strong>de</strong>información confi<strong>de</strong>ncial, y precisando como fecha <strong>de</strong> terminación <strong>de</strong>l pacto el nonagésimo día contado a partir<strong>de</strong> que se surtiera el registro <strong>de</strong> la comunicación en la Cámara <strong>de</strong> Comercio <strong>de</strong> Bogotá, registro remitido el 15<strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2000.Con base en ello <strong>de</strong>mandó ante la autoridad judicial la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> existencia <strong>de</strong> contrato <strong>de</strong> agencia comercial,el <strong>de</strong>recho a la prestación consistente en la doceava parte <strong>de</strong>l promedio <strong>de</strong> la utilidad recibida en los tres últimosaños y la in<strong>de</strong>mnización retributiva por acreditación <strong>de</strong> la marca y líneas <strong>de</strong> productos, notificado el libelo lasociedad extranjera, al protestar el petitum, propuso las llamadas excepciones <strong>de</strong> inexistencia, falta <strong>de</strong> causa ysimulación <strong>de</strong>l contrato <strong>de</strong> agencia, nulidad absoluta y relativa, falta <strong>de</strong> legitimación por pasiva, incumplimiento,ausencia <strong>de</strong> solidaridad y prescripción a su turno su asociada resistió las pretensiones e interpuso las <strong>de</strong>nominadasexcepciones <strong>de</strong> falta <strong>de</strong> legitimación en la causa por pasiva y activa, ausencia <strong>de</strong> solidaridad e inexistencia <strong>de</strong>lcontrato <strong>de</strong> agencia, incumplimiento, cobro <strong>de</strong> lo no <strong>de</strong>bido, justa terminación y prescripción, surtido el trámite<strong>de</strong> rigor el juez <strong>de</strong> primer grado abrió paso a las excepciones <strong>de</strong> falta <strong>de</strong> legitimación en la causa por pasivainterpuesta por la subordinada y prescripción formulada por la empresa extranjera no acogió las pretensiones ycon<strong>de</strong>nó en costas a la <strong>de</strong>mandante, provi<strong>de</strong>ncia confirmada por la Sala Civil <strong>de</strong>l Tribunal Superior, al <strong>de</strong>cidir laapelación interpuesta por los <strong>de</strong>mandantes en la suya <strong>de</strong> 16 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2008.La <strong>Corte</strong>, casó parcialmente el fallo <strong>de</strong> segunda instancia al encontrar indubitables yerros <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho en esa <strong>de</strong>cisiónrazón por la que casó ese fallo y en se<strong>de</strong> <strong>de</strong> instancia <strong>de</strong>claró la existencia <strong>de</strong>l contrato <strong>de</strong> agencia <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el 16 <strong>de</strong>junio <strong>de</strong> 1971 al 8 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2000, el correspondiente <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> la agente a recibir la prestación equivalentea la doceava parte <strong>de</strong>l promedio <strong>de</strong> la utilidad recibida en los tres últimos años por cada uno <strong>de</strong> vigencia <strong>de</strong> larelación comercial, 28 años, 11 meses, 22 días, or<strong>de</strong>nando al agenciado el pago <strong>de</strong> $5.911.297.477.00 millones<strong>de</strong> pesos y a su distribuidora al agente $2.444.811,00. millones A<strong>de</strong>más <strong>de</strong>l pago <strong>de</strong> las costas en instancias laque quedaron a cargo <strong>de</strong> las <strong>de</strong>mandadas.27Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>(…) Por otra parte, <strong>de</strong> conformidad con el primer inciso <strong>de</strong>l artículo 1324 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Comercio, al terminar elcontrato <strong>de</strong> agencia comercial, el agente tiene <strong>de</strong>recho a que el empresario le pague una suma equivalente a la doceavaparte <strong>de</strong>l promedio <strong>de</strong> la comisión, regalía o utilidad recibida en los tres últimos años, por cada uno <strong>de</strong> vigencia <strong>de</strong>lcontrato, o al promedio <strong>de</strong> todo lo recibido, si el tiempo <strong>de</strong>l contrato fuere menor.Para tasar la prestación es menester <strong>de</strong>terminar prima facie con exactitud el promedio <strong>de</strong>l valor <strong>de</strong> la comisión, regalíao utilidad recibida por el agente en los tres últimos años <strong>de</strong> vigencia <strong>de</strong>l contrato, o el total recibido si su duraciónes menor. Aun cuando el precepto utiliza la expresión “recibida”, para la Sala la prestación se calcula sobre el valoral cual tiene <strong>de</strong>recho el agente, esto es, causado, así no se haya pagado y recibido efectivamente, pues lo contrario,comportaría omitirlo y patrocinar el incumplimiento <strong>de</strong>l empresario al no pagar. Se compren<strong>de</strong> no sólo la comisión,sino también la regalía o más ampliamente la utilidad causada a favor <strong>de</strong>l agente. Precisado este valor, se establece ladoceava parte y esta se multiplica por cada año <strong>de</strong> vigencia <strong>de</strong>l contrato o por toda su duración.CONTRATO DE AGENCIA MERCANTIL- Rectificación doctrinaria que abre paso a la posibilidad <strong>de</strong> renuncia<strong>de</strong> la cesantía comercial establecida en el art. 1324 el CCo. /CESANTIA COMERCIAL- Rectificación doctrinariadisponibilidad <strong>de</strong> la prestación/ AUTONOMIA DE LA VOLUNTAD - cesantía mercantil 1324 Inciso 1 / ÓRDENPÚBLICO- La prestación establecida en el art. 1324 Inciso 1 tiene un carácter subjetivo, particular, patrimonial y <strong>de</strong>suyo renunciable, ajeno al or<strong>de</strong>n público.En afán <strong>de</strong> plenitud, adviértase que, en el pasado, y aún ahora, la <strong>Corte</strong> ha consi<strong>de</strong>rado el <strong>de</strong>recho a la prestacióndisciplinada en el inciso primero <strong>de</strong>l artículo 1324 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong>l Comercio, sustraído <strong>de</strong> la esfera dispositiva y nosusceptible <strong>de</strong> disposición, en particular <strong>de</strong> renuncia, “antes <strong>de</strong> la celebración <strong>de</strong>l contrato o durante su ejecución”,admitiéndola, empero, “una vez se haya terminado por cualquier causa, es <strong>de</strong>cir, cuando que<strong>de</strong> incorporado ciertamenteal patrimonio <strong>de</strong>l agente comercial ese <strong>de</strong>recho crediticio <strong>de</strong> prestación” (cas. civ. sentencias <strong>de</strong> 2 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong>1980, CLXVI, n, 2407, 269 ss; 14 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 1992, CCXIX, 2458, 684; 31 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 1995, No. 2476, 1269;CCXXXVII, Vol. II, 1288),Esta orientación suele sustentar la indisponibilidad <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho a la prestación, entre otras, en razones <strong>de</strong> or<strong>de</strong>n público(ius cogens), social o económico, interés público, general o utilidad social, regulación <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminados sectores consentido tutelar o director <strong>de</strong> las relaciones jurídicas, preservación <strong>de</strong> los elementos esenciales <strong>de</strong> remuneración oestabilidad, protección <strong>de</strong>l gremio e intereses <strong>de</strong> la parte débil <strong>de</strong> la relación, evitación y sanción <strong>de</strong>l ejercicio <strong>de</strong>lpo<strong>de</strong>r dominante o abusivo, proscripción <strong>de</strong>l enriquecimiento injusto <strong>de</strong>l empresario, consolidación <strong>de</strong> un <strong>de</strong>recho <strong>de</strong>“propiedad” sobre ganancias o utilida<strong>de</strong>s ulteriores por la conquista o perduración <strong>de</strong> mercado y clientela, la seguridadsocial, el <strong>de</strong>recho societario, los contratos <strong>de</strong> cooperación, etc., ad exemplum, los jurisconsultos colombianos EnriqueGAVIRIA GUTIÉRREZ (Derecho Comercial. Editorial Bedout, Me<strong>de</strong>llín, 1981, pp. 84 ss.) y Álvaro PÉREZVIVES, (Comentarios al Código <strong>de</strong> Comercio, Editorial Edijus, Me<strong>de</strong>llín, 1975, pp. 241 ss.), estiman irrenunciablela prestación ex artículo 15 <strong>de</strong>l Código Civil e imperativa la norma al concernir no sólo al interés individual sino al <strong>de</strong>todos los agentes, protegiendo el <strong>de</strong>sarrollo económico, social <strong>de</strong>l país y los intereses generales <strong>de</strong>l comercio.Otra opinión, prohíja la disponibilidad <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho a la prestación, verbi gratia, para el profesor Gabriel ESCOBARSANIN, (Negocios Civiles y Comerciales, I, Negocios <strong>de</strong> sustitución, Universidad Externado <strong>de</strong> Colombia, Bogotá,1987, pp. 372 ss.), dicha prestación es <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> crédito, subjetivo, particular, patrimonial y <strong>de</strong> formación continuada,<strong>de</strong> suyo renunciable, ajeno al or<strong>de</strong>n público, al interés social y sin finalidad proteccionista <strong>de</strong> una clase <strong>de</strong>terminada.(…)Empero, el concepto <strong>de</strong> or<strong>de</strong>n público, es dinámico, mutable y cambiante, aunque no esencialmente variable y susmodificaciones se advierten en intervalos relativamente largos en el tiempo. Así, lo consi<strong>de</strong>rado hace unos lustros<strong>de</strong> or<strong>de</strong>n público, no lo es hoy, como lo <strong>de</strong>l presente pue<strong>de</strong> variar mañana, y en verdad, los profundos cambioscontemporáneos gestados en la vertiginosa mutación <strong>de</strong>l comercio, las relaciones comerciales y el tráfico jurídico,han modificado el contexto socio-económico <strong>de</strong> la época en la cual la <strong>Corte</strong> sentó la doctrina jurispru<strong>de</strong>ncial <strong>de</strong> lassentencias <strong>de</strong> 2 diciembre <strong>de</strong> 1980.Con estos lineamientos, en lo tocante a la prestación consagrada en el inciso primero <strong>de</strong>l artículo 1324 <strong>de</strong>l Código<strong>de</strong> Comercio, menester rectificar la doctrina expuesta otrora por la <strong>Corte</strong>, para subrayar ahora, a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> su origenRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil28


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>contractual, al brotar, nacer o constituirse sólo <strong>de</strong> la celebración y terminación por cualquier causa <strong>de</strong>l contrato <strong>de</strong>agencia comercial, su carácter dispositivo, y por consiguiente, la facultad reconocida por el or<strong>de</strong>namiento jurídico alas partes en ejercicio legítimo <strong>de</strong> su libertad contractual o autonomía privada para disponer en contrario, sea en lacelebración, ya en la ejecución, ora a la terminación, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> luego que estricto sensu es <strong>de</strong>recho patrimonial surgido <strong>de</strong>una relación contractual <strong>de</strong> único interés para los contratantes, que en nada compromete el or<strong>de</strong>n público, las buenascostumbres, el interés general, el or<strong>de</strong>n económico o social <strong>de</strong>l país, ni los intereses generales <strong>de</strong>l comercio, si sequiere entendido en la época actual, sino que concierne lato sensu, a los sujetos <strong>de</strong> una relación jurídica contractual,singular, específica, individual, particular y concreta, legitimadas para disciplinar el contenido <strong>de</strong>l contrato y <strong>de</strong>lvínculo que las ata, por supuesto, con sujeción a las directrices normativas. (…)Nada obsta, verbi gratia, a las partes en ausencia <strong>de</strong> expreso precepto restrictivo, limitativo o prohibitivo disciplinar lasprestaciones económicas consagradas por la ley, ni para acordar otras prestaciones adicionales a las legales <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>los parámetros <strong>de</strong>l justo equilibrio contractual. Aún mas, no existiendo la norma jurídica consagratoria <strong>de</strong> la prestaciónregulada en el inciso primero <strong>de</strong>l artículo 1324, las partes podrían estipularla expressis verbis (acci<strong>de</strong>ntalia negotia),en términos idénticos, similares o análogos, pues su libertad contractual les permite con sujeción al or<strong>de</strong>namientodisciplinar el contenido <strong>de</strong>l acto, y en particular, el prestacional.Des<strong>de</strong> esta perspectiva, para la <strong>Corte</strong>, según la recta hermenéutica <strong>de</strong>l artículo 1324, inciso primero <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong>Comercio, el <strong>de</strong>recho regulado en la norma, es <strong>de</strong> naturaleza contractual y patrimonial, se causa por la celebración<strong>de</strong>l contrato, hace exigible a su terminación por cualquier motivo y es susceptible <strong>de</strong> disposición por las partes,legitimadas aún <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el pacto o durante su ejecución, sea para excluirlo, ora dosificarlo o modificarlo en cuanto haceal porcentaje, al tiempo y a los factores <strong>de</strong> cálculo, ya aumentándolos, bien disminuyéndolos, y también para celebrar yejecutar todo acto dispositivo lícito, verbi gratia, conciliaciones, pagos anticipados, daciones en pago, compensacioneso transacciones, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> luego ceñidas a la ley, actos que en principio, se presumen ajustados al or<strong>de</strong>namiento y podránser ineficaces hoc eciam valet por trasgresión <strong>de</strong>l ius cogens, buenas costumbres, o <strong>de</strong>ficiencias <strong>de</strong> los presupuestos<strong>de</strong> vali<strong>de</strong>z, ejercicio abusivo <strong>de</strong> po<strong>de</strong>r dominante contractual, cláusulas abusivas, etc.No obstante, la facultad dispositiva <strong>de</strong> las partes, no es absoluta, ni comporta el reconocimiento <strong>de</strong> un po<strong>de</strong>r libérrimoe incontrolado. Contrario sensu, su ejercicio está sujeto al or<strong>de</strong>n jurídico, y por consiguiente, a los presupuestos <strong>de</strong>vali<strong>de</strong>z <strong>de</strong>l acto dispositivo, a la buena fe, corrección, probidad o lealtad exigibles en el tráfico jurídico, y exclusión <strong>de</strong>todo abuso <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho. El acto dispositivo, cualquiera sea su modalidad, a más <strong>de</strong> claro, preciso e inequívoco, <strong>de</strong>beacatar el ius cogens y las buenas costumbres y los requisitos <strong>de</strong> vali<strong>de</strong>z.DICTAMEN PERICIAL-con el objeto <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminar la in<strong>de</strong>mnización equitativa, a que hace alusión artículo 1324<strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> ComercioEl dictamen pericial tras explicar las activida<strong>de</strong>s <strong>de</strong>sarrolladas, documentos consultados, en especial el practicado el 6<strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2003 que estableció en $3.580.260.000 más una suma adicional <strong>de</strong> US$776.337 la prestación consagradaen el artículo 1324, inciso 1º <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Comercio, cuantificó la doceava parte <strong>de</strong>l promedio <strong>de</strong> la comisión,utilidad o regalía recibida en los tres últimos años <strong>de</strong> duración <strong>de</strong>l contrato, por cada uno <strong>de</strong> vigencia entre el 16 <strong>de</strong>junio <strong>de</strong> 1971 y el 8 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2000 en la suma <strong>de</strong> $7.758.309.456 actualizada a 30 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2010 (fls. 187-190,cdno. <strong>Corte</strong>).Al efecto, partió <strong>de</strong> la terminación <strong>de</strong>l contrato el 8 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2000; hizo el cálculo en los tres últimos años, entreel 9 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 1997 y el 8 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2000; estableció las ventas locales durante esos años; <strong>de</strong>terminó la utilida<strong>de</strong>n miles <strong>de</strong> pesos en 2.439.155, el promedio <strong>de</strong> la doceava parte en 813.052, el promedio mensual en 67.754.318 ylo aplicó a la duración <strong>de</strong>l contrato, o sea, 28 años, 11 meses, 22 días para un total <strong>de</strong> 1.963.370.000. Asimismo, fijólas comisiones causadas y pagadas en ventas directas facturadas por la sociedad Hewlett Packard en US$664.292equivalente a la suma <strong>de</strong> $1.374.158.966 a la tasa <strong>de</strong> $2.132,62 vigente en junio <strong>de</strong> 2000. El total <strong>de</strong> $3.337.528.966a 8 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2000, lo actualizó aplicando el IPC a junio <strong>de</strong> 2000 (60,98) y el final a junio <strong>de</strong> 2010 (104.52), másun interés legal <strong>de</strong>l 6% efectivo anual, 0.5% mensual <strong>de</strong> 8 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2000 a 8 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2010, para un total <strong>de</strong>$7.758.309.456 (fls. 187-190, cdno. <strong>Corte</strong>).29Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>En cuanto al monto proporcional a las líneas <strong>de</strong> productos consignadas en el contrato <strong>de</strong> distribución 18335 <strong>de</strong>l 1°<strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 1998 a 8 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2000, tomó las ventas, utilidad generada y comisiones para la línea médicaentre 1° <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 1998 y 8 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2000, <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> los totales, discrimina “las cifras correspondientes alperíodo comprendido entre noviembre 1 <strong>de</strong> 1999 y Enero 31 <strong>de</strong> 2000, durante el cual Agilent actúo como cesionaria<strong>de</strong> HP en relación con el referido contrato”, y <strong>de</strong>terminó el porcentaje <strong>de</strong> utilidad. Des<strong>de</strong> el 1° <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong>1998 hasta el 8 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2000, $1.349.613.258 en pesos colombianos y US$140.002,55 en dólares equivalentes a$298.600.238,69 para un total <strong>de</strong> $1.648.213.467, y <strong>de</strong>l 1° <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 1999 al 31 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2000, el resultadoen pesos es <strong>de</strong> $75.262.828 y en dólares US$57.874,41 equivalentes a $123.435.699 a la tasa <strong>de</strong> $2.132,62 vigenteen junio <strong>de</strong> 2000CORRECIÓN MONETARIA- calculoEn consecuencia, según el dictamen pericial el valor total <strong>de</strong> la prestación consagrada en el inciso primero <strong>de</strong>l artículo1324 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Comercio, durante todo el término <strong>de</strong> duración <strong>de</strong>l contrato <strong>de</strong> agencia comercial, ascien<strong>de</strong> a lasuma <strong>de</strong> $3.337.528.966 en pesos <strong>de</strong> 8 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2000.Este valor será actualizado con el índice <strong>de</strong>l último mes completo (julio <strong>de</strong> <strong>2011</strong>, base diciembre <strong>de</strong> 2008 = 100%,índice empalmes 1994-2010), siguiendo los mismos parámetros <strong>de</strong>l experto y <strong>de</strong> la jurispru<strong>de</strong>ncia (cas. civ. sentencia<strong>de</strong> 18 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2003, exp. 6892). Los índices <strong>de</strong> precios al consumidor son un hecho notorio que no requiere <strong>de</strong>prueba en el proceso (art. 177, inciso 2º, C. <strong>de</strong> P.C.).No se aplicará el interés legal <strong>de</strong>l 6% efectivo anual liquidado por el perito, por haberse pedido exclusivamente suactualización según correspon<strong>de</strong> a la falta <strong>de</strong> liqui<strong>de</strong>z <strong>de</strong> la obligación, cuya existencia y cuantía se <strong>de</strong>termina en estefallo.IPC Final (Julio <strong>de</strong> <strong>2011</strong>)VP = VA x IPC inicial (Junio <strong>de</strong> 2000)VP = valor presenteVA= valor actualizadoVP = VA 3.337.528.966 x IPC Final (108.05)60.98El total <strong>de</strong> $3.337.528.966 se actualizó aplicando el IPC a junio <strong>de</strong> 2000 (60,98) y el final a julio <strong>de</strong> <strong>2011</strong> (108,05),para un total <strong>de</strong> $5.913.742.288,00.Como la actualización se hizo hasta el 31 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> <strong>2011</strong>, y se pi<strong>de</strong> hasta el día <strong>de</strong>l pago total, la correcciónmonetaria que se cause a partir, inclusive, <strong>de</strong>l 1º <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong>l año que avanza (<strong>2011</strong>), será liquidada con sujecióna las previsiones indicadas por la <strong>Corte</strong> en prece<strong>de</strong>ncia y al mandato <strong>de</strong>l inciso final <strong>de</strong>l artículo 308 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong>Procedimiento Civil.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil30


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>NULIDAD PROCESAL-Omisión <strong>de</strong>l término para practicar pruebas <strong>de</strong>cretadas legal y oportunamente Omisión <strong>de</strong> la audienciaestablecida en el artículo 360 <strong>de</strong>l CPC en el trámite <strong>de</strong> laApelaciónSENTENCIA DE CASACIÓNM. PONENTE : DR.WILLIAM NAMÉN VARGASFECHA : 20-10-<strong>2011</strong>DECISIÓN: Casa y <strong>de</strong>creta nulidadPROCESO : 2003-00220-01DEMANDANTE: Salvador Vicente Fierre GalloDEMANDADO: Benedicto Romero Barrera Y OtrosASUNTO:Iniciado por el acreedor hipotecario proceso ordinario a fin <strong>de</strong> obtener a <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> nulidad absoluta <strong>de</strong>lcontrato <strong>de</strong> venta <strong>de</strong>l bien dado en garantía, el juez <strong>de</strong> primera instancia <strong>de</strong>claró probada ex officio la falta <strong>de</strong>legitimación en causa <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandante, <strong>de</strong>negó las pretensiones y le con<strong>de</strong>nó en costas.Interpuesto recurso <strong>de</strong> apelación contra ese proveído, y, al advertir el Tribunal la ausencia <strong>de</strong> prueba <strong>de</strong>legitimación en la causa <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandante, estimó necesario para resolver el asunto la solicitud <strong>de</strong> fotocopias<strong>de</strong> un proceso ejecutivo que según menciona en el libelo petitorio instauró contra el enajenante; en respuestala Secretaria <strong>de</strong>l requerido indicó que el expediente había <strong>de</strong>saparecido, adjuntando certificado expedido porel Jefe <strong>de</strong> Archivo <strong>de</strong> la Rama Judicial en el que constaba su perdida; posteriormente el Tribunal partiendo <strong>de</strong>su error acerca <strong>de</strong>l Juzgado a quien había solicitado el proceso, instó al <strong>de</strong>spacho correcto mediante oficio paraesos efectos, autoridad que nuevamente a través <strong>de</strong> comunicación escrita negó encontrarlo, en ese estado <strong>de</strong>las diligencias y en ausencia <strong>de</strong> legitimación en la causa el ad quem en profirió sentencia confirmando la <strong>de</strong>lad quo, recibiéndose posteriormente oficio en al que se adjuntaban las fotocopias <strong>de</strong>l proceso ejecutivo tantasveces peticionado.El accionante <strong>de</strong>manda la casación <strong>de</strong>l proveído con respaldo en la causal quinta <strong>de</strong>l artículo 368 <strong>de</strong>l Código<strong>de</strong> Procedimiento Civil, acusa la <strong>de</strong>cisión <strong>de</strong>l tribunal <strong>de</strong> estar viciada <strong>de</strong> nulidad por omitir la práctica <strong>de</strong> unaprueba legal y oportunamente solicitada, así como la oportunidad para formular los alegatos conclusivos enla segunda instancia. La Sala <strong>de</strong> Casación Civil al encontrar fundado el reclamo Casa la sentencia <strong>de</strong>clara lanulidad y or<strong>de</strong>na al ad quem renovar la actuación con sujeción a la ley.NULIDAD PROCESAL- La omisión <strong>de</strong>l término para practicar pruebas <strong>de</strong>cretadas legal y oportunamente,pue<strong>de</strong> alegarse inmediatamente y en el evento en que no existiera esa oportunidad en casación / PRINCIPIO DENECESIDAD DE LA PRUEBA– practica <strong>de</strong> pruebas oportunamente solicitasEl legislador establece a las partes e intervinientes procesales precisas oportunida<strong>de</strong>s para solicitar pruebas, y enciertos eventos asigna al juzgador el <strong>de</strong>ber <strong>de</strong> <strong>de</strong>cretarlas, cuando “la utilidad y necesidad <strong>de</strong> la prueba, surgiera <strong>de</strong>la misma ley, por ésta exigirla imperativamente, o <strong>de</strong> las circunstancias propias <strong>de</strong>l proceso respectivo, como cuandoindubitablemente conduce al hallazgo <strong>de</strong> la verdad real y a <strong>de</strong>terminar la <strong>de</strong>cisión final” (Sentencia <strong>de</strong> casación <strong>de</strong> 5 <strong>de</strong>mayo <strong>de</strong> 2000, expediente 5165), concretamente, en los casos “en que es obligatorio or<strong>de</strong>narlas y practicarlas, comopor ejemplo la genética en los procesos <strong>de</strong> filiación o impugnación; la inspección judicial en los <strong>de</strong> <strong>de</strong>claración <strong>de</strong>pertenencia; el dictamen pericial en los divisorios; las indispensables para con<strong>de</strong>nar en concreto por frutos, intereses,mejoras o perjuicios, etc. De análogo modo para impedir el proferimiento <strong>de</strong> fallos inhibitorios y para evitar nulida<strong>de</strong>s”,eventos, en los cuales, “es ineludible el “<strong>de</strong>creto <strong>de</strong> pruebas <strong>de</strong> oficio”, so pena <strong>de</strong> que una omisión <strong>de</strong> tal envergaduraafecte la sentencia” (cas. civ. sentencias <strong>de</strong> 15 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2008, [SC-069-2008], exp. 1100131030422003-00689-01;28 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2009, exp. 05001-3103-014-2001-00177-01; 21 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 2010, exp. 5000631030012003-00527-01).31Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>Fuera <strong>de</strong> las excepcionales causas en las cuales la ley dispone el <strong>de</strong>ber <strong>de</strong> <strong>de</strong>cretar pruebas, el juzgador podrá hacerlooficiosamente (arts. 37, num. 4º, 179 y 180 Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil), sin suplir la carga probatoria <strong>de</strong> laspartes, conforme a su razonable juicio sobre su pertinencia, necesidad y coherencia (cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 12 <strong>de</strong>diciembre <strong>de</strong> 1994, exp. 4293).(…)La preterición <strong>de</strong> los términos para practicar pruebas <strong>de</strong>cretadas legal y oportunamente, cuando no se haya saneadoexpresamente o por conducta concluyente, “constituye nulidad procesal, en los términos <strong>de</strong>l numeral 6º <strong>de</strong>l artículo140 <strong>de</strong>l C. <strong>de</strong> P.C.” (cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 28 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2005, [SC-136-2005], exp. 7901), “que pue<strong>de</strong> alegarseinmediatamente <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> ocurrida en la actuación siguiente (art. 143, inc. 5º C.P.C.); pero en el evento en quetampoco haya existido esta oportunidad, por haberse proferido ya sentencia <strong>de</strong> segunda instancia, dicha irregularidadpue<strong>de</strong> alegarse en casación” (cas. civ. <strong>de</strong> 22 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1998, exp. 5053, reiterada en la sentencia <strong>de</strong> 28 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong>2005).Revisado el expediente, refulge palmario que la parte interesada, pese a las respuestas <strong>de</strong> 4 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2008, lacomunicación anexa <strong>de</strong>l Jefe <strong>de</strong> Archivo <strong>de</strong> diciembre 2 <strong>de</strong> 2008, el auto <strong>de</strong> 12 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2008 rectificando elaparente yerro <strong>de</strong>l juzgado don<strong>de</strong> cursaba el proceso ejecutivo, el oficio 958 <strong>de</strong> 26 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2009 y la respuestacontenida en el oficio 179 <strong>de</strong> 4 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 2009 <strong>de</strong>l Juzgado Tercero Civil <strong>de</strong>l Circuito, nada dijo ni hizo (fls. 15-24,cdno. Tribunal).Tal actitud ostenta particular relevancia por cuanto la conducta <strong>de</strong> parte obligada a cooperar en la práctica <strong>de</strong> laspruebas, aún <strong>de</strong>cretadas oficiosamente, apreciada en el marco <strong>de</strong> circunstancias, a no dudarlo, convalidó o saneócualquier vicio, al no <strong>de</strong>nunciar ni reclamar oportunamente, teniendo la oportunidad, pues entre el 4 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong>2008 y el 5 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 2009 cuando ingresó a Despacho el proceso, ya estaban incorporadas las respuestas a losoficios librados por el Tribunal(…)Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil32


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>LEGITIMACIÓN EN LA CAUSA-El <strong>de</strong>mandante en revisión <strong>de</strong>be ser parte <strong>de</strong> la relación jurídica controvertida o sufrir algún perjuicio conla sentencia revisadaSENTENCIA DE REVISIÓNM. PONENTE : DR.WILLIAM NAMÉN VARGASFECHA : 20-10-<strong>2011</strong>DECISIÓN: DECLARA INFUNDADO EL RECURSOPROCESO :2006-01079-00SOLICITADO POR: William <strong>de</strong> Jesús Ocampo VargasASUNTO:El <strong>de</strong>mandante en calidad <strong>de</strong> administrador <strong>de</strong> los bienes <strong>de</strong> su cónyuge efectuó promesa <strong>de</strong> compraventaque tuvo como objeto la enajenación <strong>de</strong> las acciones y <strong>de</strong>rechos <strong>de</strong> propiedad <strong>de</strong> un puesto para operar unvehículo <strong>de</strong> transporte público, en cuyo goce y disfrute entró el cocontratante sin que se legalizara la ventacon la inscripción <strong>de</strong>l traspaso en los libros <strong>de</strong> registro <strong>de</strong> la transportadora motivo por el cual <strong>de</strong>mando elcumplimiento <strong>de</strong>esa obligación, el juez <strong>de</strong> esa instancia, el 30 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 2001 <strong>de</strong>claró nulo ese acuerdoy or<strong>de</strong>nó la restitución <strong>de</strong>l dinero e intereses recibidos por el prometiente ven<strong>de</strong>dor, sin disponer acerca <strong>de</strong>la <strong>de</strong>volución <strong>de</strong>l cupo <strong>de</strong> taxi. Presentó el 23 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2003 la solicitud <strong>de</strong> la <strong>de</strong>claración omitida en lamencionada provi<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong>cisión a la que el <strong>de</strong>mandado se opuso oponiendo las excepciones que <strong>de</strong>nominóinexistencia <strong>de</strong>l cupo, inexistencia <strong>de</strong> la obligación y ausencia <strong>de</strong> causa para pedir, a<strong>de</strong>lantado el trámite <strong>de</strong>rigor el juez <strong>de</strong> primera instancia las <strong>de</strong>claró imprósperas, con<strong>de</strong>nó la restitución alternativamente el pago <strong>de</strong>una suma <strong>de</strong> dinero, la cancelación <strong>de</strong> frutos civiles, y costas, <strong>de</strong>cisión que apeladapor el <strong>de</strong>mandado revocóla con<strong>de</strong>na <strong>de</strong> restitución, su alternativa y la <strong>de</strong> los frutos, or<strong>de</strong>nó al administrador <strong>de</strong> la empresa <strong>de</strong> transportea que se encontraba afiliada el vehículo reinscribir a la inicial propietaria <strong>de</strong> ese <strong>de</strong>recho como su titular yconfirmó las <strong>de</strong>más <strong>de</strong>terminaciones <strong>de</strong>l a quo con<strong>de</strong>nando al <strong>de</strong>mandado en costas.Contra esa <strong>de</strong>cisión mediante el recurso extraordinario <strong>de</strong> revisión se alza un tercero, quien invocando la causal8° <strong>de</strong>l artículo 380 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, manifiesto que nunca fue vinculado al proceso y esquien <strong>de</strong>be soportar los efectos adversos <strong>de</strong> la sentencia; la Sala <strong>de</strong> Casación Civil <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong><strong>Justicia</strong> al cotejar los fundamentos <strong>de</strong> la causal y la situación fáctica <strong>de</strong>claró infundado el recurso y con<strong>de</strong>nóen costas el <strong>de</strong>mandante.RECURSO DE REVISIÓN- nulidad <strong>de</strong> la sentencia que or<strong>de</strong>na a una empresa transportadora la obligación <strong>de</strong>cancelar la inscripción <strong>de</strong> un puesto <strong>de</strong> vehículo e inscribir otro con distintos propietarios / LEGITIMACIÓN ENLA CAUSA- el <strong>de</strong>mandante en revisión <strong>de</strong>be ser parte <strong>de</strong> la relación jurídica controvertida o sufrir algún perjuiciocon la sentencia recurridaLa <strong>de</strong>cisión, con<strong>de</strong>nó a Transportes Guamito Ltda., a la obligación <strong>de</strong> cancelar la inscripción <strong>de</strong> un cupo o puesto <strong>de</strong>vehículo e inscribir otro, con distintos propietarios, esto es, prestaciones <strong>de</strong> hacer (art. 1517 Código Civil), y no gravócon alguna obligación al recurrente en revisión, William <strong>de</strong> Jesús Ocampo Vargas.La cuestión controvertida <strong>de</strong>rivó <strong>de</strong> una promesa <strong>de</strong> compraventa entre las partes, sin compren<strong>de</strong>r las que pudierenexistir entre la sociedad, la señora Yolanda Llano y William <strong>de</strong> Jesús Ocampo Vargas, las cuales, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> luego, pue<strong>de</strong>nhacerse efectivas a través <strong>de</strong> las acciones respectivas.En consecuencia, al no ser el recurrente parte <strong>de</strong> la relación jurídica contractual controvertida en el proceso, ni<strong>de</strong>rivar <strong>de</strong>rechos <strong>de</strong> este preciso vínculo <strong>de</strong> algunas <strong>de</strong> las partes, refulge palmario que no <strong>de</strong>bía ni podía vincularsepor carencia <strong>de</strong> legitimación para <strong>de</strong>ducir o controvertir, y tampoco se le vulneró el <strong>de</strong>bido proceso, específicamentelos <strong>de</strong>rechos <strong>de</strong> contestar la <strong>de</strong>manda, proponer excepciones, aportar, pedir y contra<strong>de</strong>cir pruebas, impugnar las<strong>de</strong>cisiones, formular alegaciones y en general hacer peticiones, con cuyo ejercicio hubiera podido evitar una con<strong>de</strong>nahipotética o inexistente, <strong>de</strong> don<strong>de</strong> carece <strong>de</strong> legitimación o interés para invocar la nulidad, cuya finalidad <strong>de</strong> modogeneral es garantizar esos <strong>de</strong>rechos.33Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RECURSO DE REVISIÓN –Requisitos <strong>de</strong> proce<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la causal 3°, 4° y 6° <strong>de</strong>l artículo 380 <strong>de</strong>l CPCSENTENCIA DE REVISIÓNM. PONENTE : DR.JAIME ALBERTO ARRUBLA PAUCARFECHA : 21-10-<strong>2011</strong>DECISIÓN:Declara infundado el recursoPROCESO : 2004-01470-00SOLICITADO POR: Sociedad Urbana Ingeniería y Construcciones Ltda.ASUNTO:Iniciado proceso ordinario a en contra <strong>de</strong> la recurrente en revisión a fin <strong>de</strong> obtener la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> resolución<strong>de</strong> un contrato <strong>de</strong> promesa <strong>de</strong> compraventa, la <strong>de</strong>manda fue contestada, tachándose <strong>de</strong> falso el documentocontentivo <strong>de</strong> la relación sustancial por la ausencia <strong>de</strong> firma <strong>de</strong>l representante legal <strong>de</strong> la sociedad <strong>de</strong>mandaday su autenticación.El Tribunal, revocó la sentencia que concedió las pretensiones proferida en el trámite <strong>de</strong> primera instancia yen su lugar <strong>de</strong>claró la nulidad absoluta <strong>de</strong>l contrato, <strong>de</strong>cisión contra la que se alza la sociedad <strong>de</strong>mandada conapoyo en las causales segunda, tercera, cuarta y sexta <strong>de</strong>l artículo 380 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil.La Sala <strong>de</strong> Casación Civil <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong> al cotejar los fundamentos <strong>de</strong> las causales invocadas yla situación fáctica que acompaña la sentencia <strong>de</strong>claró infundado el recurso y con<strong>de</strong>nó en costas el <strong>de</strong>mandante.RECURSO DE REVISIÓN - Sentencia que <strong>de</strong>clara la nulidad absoluta <strong>de</strong> promesa <strong>de</strong> venta/ DOCUMENTOFALSO - requisitos para la prosperidad <strong>de</strong> la causal tratándose <strong>de</strong>l recurso extraordinario <strong>de</strong> revisiónLa primera, consistente en “[h]aberse <strong>de</strong>clarado falsos por la justicia penal documentos que fueren <strong>de</strong>cisivos parael pronunciamiento <strong>de</strong> la sentencia recurrida”, no prospera, porque para su estructuración se hace necesario que enun proceso penal se hubiere <strong>de</strong>clarado la falsedad <strong>de</strong> un documento que haya sido inci<strong>de</strong>nte en la sentencia atacada,esto es, al <strong>de</strong>cir <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong>, “que constituya la única razón o fundamento <strong>de</strong> la <strong>de</strong>cisión, y, sin la cual, por tanto, éstahubiese sido ciertamente diversa.Requisito que en el caso sub judice no se cumple, porque fuera <strong>de</strong> echarse <strong>de</strong> menos la existencia <strong>de</strong> un pronunciamiento<strong>de</strong> la justicia penal que haya <strong>de</strong>clarado la falsedad <strong>de</strong>l contrato <strong>de</strong> promesa <strong>de</strong> compraventa, el Tribunal, parafundamentar su <strong>de</strong>cisión, partió <strong>de</strong> la base <strong>de</strong> que “la promesa <strong>de</strong> compraventa que entre las partes se celebró noconsta en documento alguno”, lo que lo llevó precisamente a <strong>de</strong>clarar la nulidad absoluta <strong>de</strong> la misma, ante la ausencia<strong>de</strong>l requisito establecido en el art. 89 <strong>de</strong> la Ley 153 <strong>de</strong> 1887 <strong>de</strong> que ésta “conste por escrito”.REVISIÓN-Falso testimonio / FALSO TESTIMONIO- revisión / TACHA DE TESTIGOS - falso testimoniorequisitos para la prosperidad <strong>de</strong> la causal tratándose <strong>de</strong>l recurso extraordinario <strong>de</strong> revisiónRespecto <strong>de</strong> la causal tercera, “[h]aberse basado la sentencia en <strong>de</strong>claraciones <strong>de</strong> personas que fueron con<strong>de</strong>nadaspor falso testimonio en razón <strong>de</strong> ellas”, se requiere, para su consolidación, como se <strong>de</strong>duce <strong>de</strong> su enunciado, que lacon<strong>de</strong>na judicial por falso testimonio se hubiere producido con posterioridad al fallo objeto <strong>de</strong>l recurso y que, al igualcomo acontece con la causal atrás analizada, haya sido edificada o sustentada en la versión suministrada por la personaque posteriormente resulta con<strong>de</strong>nada por haber faltado a la verdad.La causal, por lo tanto, tampoco es <strong>de</strong> recibo, porque con la contestación <strong>de</strong>l recurso <strong>de</strong> revisión se acreditó queal señor Luis Carlos Gracia Martínez, la Fiscalía Cuarta Seccional Delegada ante el Juzgado Penal <strong>de</strong>l Circuito <strong>de</strong>Fusagasugá, según provi<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong>l 14 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong>l 2005, lo cobijó con resolución inhibitoria frente a la <strong>de</strong>nunciaRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil34


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>penal que por el <strong>de</strong>lito <strong>de</strong> falso testimonio en su contra se había formulado.MANIOBRA FRAUDULENTA- requisitos para la prosperidad <strong>de</strong> la causal tratándose <strong>de</strong>l recurso extraordinario <strong>de</strong>revisión(…) en cuanto existió, “colusión u otra maniobra fraudulenta <strong>de</strong> las partes en el proceso en que se dictó la sentencia,aunque no haya sido objeto <strong>de</strong> investigación penal, siempre que haya causado perjuicios al recurrente”, la causal sefunda en la simple alusión a la “falsedad material en documento público y <strong>de</strong>más conductas punibles, cuya <strong>de</strong>claratoriapor parte <strong>de</strong> la justicia penal se está solicitando por medio <strong>de</strong> las <strong>de</strong>nuncias instauradas”.Por esto, sin más, la causal igualmente está llamada al fracaso, en la medida en que ese hecho no configura pactoilícito <strong>de</strong> las partes o alguna maniobra fraudulenta <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandante dirigida a engañar al Tribunal con el fin <strong>de</strong> obtenerla nulidad absoluta <strong>de</strong> la promesa <strong>de</strong> compraventa, menos cuando la <strong>de</strong>cisión se adoptó <strong>de</strong> manera oficiosa35Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>EXEQUATUR-Sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> común acuerdo con arreglo <strong>de</strong> alimentos y tenencia <strong>de</strong> hija menor proferida enArgentinaM. PONENTE : DR.PEDRO OCTAVIO MUNAR CADENAFECHA : 24-10-<strong>2011</strong>DECISIÓN: CONCEDERPROCEDENCIA: Juzgado en lo Civil <strong>de</strong> Buenos Aires - ArgentinaPROCESO : <strong>2011</strong>-00234-00SOLICITADO POR : Olga Lucia Forero UjuetaASUNTO:Estudia la Sala, la solicitud <strong>de</strong> exequátur <strong>de</strong> sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> común acuerdo con arreglo <strong>de</strong> cuotaalimentaría y tenencia <strong>de</strong> la menor hija proferida en Argentina. Encuentra la <strong>Corte</strong> que efectivamente existetratado entre Colombia y Argentina sobre eficacia <strong>de</strong> sentencias extranjeras y que se han cumplido con todoslos requisitos <strong>de</strong> este procedimiento, por lo cual conce<strong>de</strong> la solicitud <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda(...), resulta evi<strong>de</strong>nte que las <strong>de</strong>cisiones judiciales o aquellas que tengan tal carácter, son susceptibles <strong>de</strong> generar efecto en el país,siempre y cuando reúnan las exigencias previstas en la norma precitada. Y, ciertamente, como allí mismo aparece previsto, lahomologación reclamada, si bien <strong>de</strong>viene proce<strong>de</strong>nte, está condicionada ya a la existencia <strong>de</strong> la reciprocidad diplomática oraa la legislativa,(..)RECIPROCIDAD DIPLOMÁTICA-Convención Interamericana sobre eficacia Extraterritorial <strong>de</strong> las Sentencias y LaudosArbítrales Extranjeros adoptada en Montevi<strong>de</strong>o suscrita por Argentina y ColombiaAhora, evocando el tema objeto <strong>de</strong> estudio, pudo establecerse que entre la República <strong>de</strong> Argentina, país <strong>de</strong>l cual dimanala sentencia a validar y la República <strong>de</strong> Colombia, existe tratado multilateral vigente alusivo a la ejecución recíproca <strong>de</strong>sentencias, concretamente, la “Convención Interamericana sobre eficacia Extraterritorial <strong>de</strong> las Sentencias y Laudos ArbitralesExtranjeros”, adoptada en Montevi<strong>de</strong>o el 8 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1979, a la cual adhirieron las dos naciones. Tal atestación, con ladocumentación respectiva, aparece emitida por el Ministerio <strong>de</strong> Relaciones Exteriores.Dicha convención, sin duda, para el presente caso, contempla la posibilidad <strong>de</strong> que la <strong>de</strong>cisión judicial extranjera, prohijada porel juez argentino, sí pue<strong>de</strong> surtir efectos en Colombia, pues, las exigencias que siguen, fueron cumplidas cabalmente.i) La sentencia objeto <strong>de</strong> homologación está ejecutoriada; a<strong>de</strong>más, no trasgredió el or<strong>de</strong>n público nacional.ii) Igualmente, la vinculación y juzgamiento <strong>de</strong> quienes intervinieron en ese trámite, dado que lo fue <strong>de</strong> manera concertada,observó la plenitud <strong>de</strong> las formas <strong>de</strong>l <strong>de</strong>bido proceso.iii) El asunto <strong>de</strong>cidido no está sometido a litispen<strong>de</strong>ncia o con respecto a el pue<strong>de</strong> invocarse la cosa juzgada.iv) El tema vinculado a la sentencia extranjera no resulta ser <strong>de</strong>l conocimiento exclusivo <strong>de</strong> los jueces colombianos oargentinos.DIVORCIO DE MUTUO ACUERDO-exequátur <strong>de</strong> sentencia proferida en Argentina/ORDEN PÚBLICO-divorcio <strong>de</strong>común acuerdo con arreglo <strong>de</strong> alimentos y tenencia <strong>de</strong> hijaAgrégase que las causas que condujeron al rompimiento <strong>de</strong>l vínculo matrimonial, esto es, el mutuo acuerdo <strong>de</strong> los cónyugesalre<strong>de</strong>dor <strong>de</strong> la separación por el lapso establecido en la legislación pertinente, según fue atestado en la provi<strong>de</strong>ncia foránea,no se opone ni en lo formal ni en lo sustancial a las disposiciones colombianas, dado que en el país proce<strong>de</strong> el divorcio por lamisma causa, esto es, la separación <strong>de</strong> los consortes por tiempo superior a dos años, como así lo establece el art. 154 <strong>de</strong>l CódigoCivil, numeral 9º modificado por el art. 6º <strong>de</strong> la Ley 25 <strong>de</strong> 1992.A<strong>de</strong>más, las partes convinieron, <strong>de</strong> común acuerdo, la cuota alimentaria <strong>de</strong> la menor y la tenencia <strong>de</strong> ella, lo que el juezextranjero aprobó y así quedó registrado en el fallo emitido.36Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>EXEQUATURSentencia <strong>de</strong> divorcio proferida en EspañaM.PONENTE: DR.PEDRO OCTAVIO MUNAR CADENAFECHA : 24-10-<strong>2011</strong>DECISIÓN: No Conce<strong>de</strong>PROCESO : 2006-00482-00PROCEDENCIA: Bilbao- Bizkaia (España)SOLICITADO POR: Franco Carvajal, Luis FernandoASUNTO:Se estudia la solicitud <strong>de</strong> exequátur <strong>de</strong> sentencia <strong>de</strong> divorcio proferida en España <strong>de</strong> matrimonio civil contraído enColombia. Una vez la Sala examinó la documentación obrante en el plenario, constató la reciprocidad diplomáticaentre ambos paises, sin embargo en ausencia <strong>de</strong> prueba <strong>de</strong> la ejecutoria <strong>de</strong> la provi<strong>de</strong>ncia cuya homologación sepretendía <strong>de</strong>negó la petición.Entre las características atribuidas a la soberanía <strong>de</strong>l Estado está el ejercicio exclusivo <strong>de</strong> la jurisdicción, vale <strong>de</strong>cir,la atribución que él se arroga <strong>de</strong> administrar justicia <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> su territorio, en aras <strong>de</strong> evitar intromisiones in<strong>de</strong>bidas<strong>de</strong> autorida<strong>de</strong>s foráneas; empero, razones <strong>de</strong> cooperación internacional imponen la morigeración <strong>de</strong> tal postulado, admitiendoque, con diversas restricciones, las <strong>de</strong>cisiones judiciales proferidas por un país extranjero puedan cumplirse<strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> los confines territoriales <strong>de</strong> otro, postulado acogido por la legislación colombiana, según la cual hay lugara reconocer efectos a las sentencias y otras provi<strong>de</strong>ncias que revistan tal carácter, pronunciadas por los juzgadoresextranjeros, en cuanto reúnan las exigencias contenidas en los artículos 693 y 694 <strong>de</strong>l or<strong>de</strong>namiento jurídico procesal.RECIPROCIDAD DIPLOMÁTICA-Colombia y España suscribieron el convenio sobre ejecución <strong>de</strong> sentenciasciviles/SENTENCIA EXTRANJERA- <strong>de</strong>ber <strong>de</strong> acreditar la ejecutoria <strong>de</strong>l fallo cuya homologación se reclamaEn el caso sub-júdice, la Sala advierte que entre Colombia y España, país éste don<strong>de</strong> fue proferida la sentencia cuyahomologación se reclama, existe reciprocidad diplomática, toda vez que suscribieron, el 30 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1908, “elconvenio sobre ejecución <strong>de</strong> sentencias civiles”, el que fue aprobado mediante la Ley 6ª <strong>de</strong> 1909, según lo informadopor el Ministerio <strong>de</strong> Relaciones Exteriores.En ese instrumento internacional se pactó que “las sentencias civiles emitidas por los Tribunales comunes <strong>de</strong> una <strong>de</strong>las Altas Partes contratantes serán ejecutadas en la otra”, siempre y cuando “sean <strong>de</strong>finitivas” y “estén ejecutoriadascomo en <strong>de</strong>recho se necesitaría para ejecutarlas en el país en que se haya dictado”, bajo el presupuesto “que no seopongan a las leyes vigentes en el Estado en que se solicite su ejecución”. Y con relación a la ejecutoria <strong>de</strong> tales fallosconvinieron que se acreditaría con el “certificado expedido por el Ministro <strong>de</strong> Gobierno o <strong>de</strong> Gracia y <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>,siendo la firma <strong>de</strong> éstos legalizada por el correspondiente Ministro <strong>de</strong> Estado o <strong>de</strong> Relaciones Exteriores y la <strong>de</strong> éstea su vez por el Agente Diplomático respectivo acreditado en el lugar <strong>de</strong> la legalización”.De manera, pues, que <strong>de</strong>satendió la carga que le imponía el artículo 177 <strong>de</strong>l estatuto procesal civil, pues no <strong>de</strong>mostróuno <strong>de</strong> los presupuestos para la viabilidad <strong>de</strong>l exequátur <strong>de</strong> una sentencia foránea, como lo es el consagradoen el numeral 3º <strong>de</strong>l artículo 694 <strong>de</strong>l estatuto procesal civil, según el cual aquella <strong>de</strong>be encontrarse “ejecutoriada <strong>de</strong>conformidad con la ley <strong>de</strong>l país <strong>de</strong> origen”, cuestión que itérase <strong>de</strong>bió acreditarse en la forma indicada en el referidotratado bilateral, por lo que carece <strong>de</strong> eficacia probatoria la atestación <strong>de</strong> firmeza puesta por el juzgado extranjero <strong>de</strong>marras.37Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RECURSO EXTRAORDINARIO DE REVISIÓNNulidad procesal falta <strong>de</strong> notificación <strong>de</strong> la <strong>de</strong>mandaM. PONENTE : DR.PEDRO OCTAVIO MUNAR CADENAFECHA : 24-10-<strong>2011</strong>DECISION:Declara fundado el recurso <strong>de</strong> revisiónPROCESO :2009-01969-01PROPUESTO POR:Adolfo, Roberto, María Inés Marroquín Grillo y otrosASUNTO:Inconformes con las <strong>de</strong>cisiones adoptadas <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> un proceso <strong>de</strong> pertenencia los here<strong>de</strong>ros <strong>de</strong>terminados<strong>de</strong>ci<strong>de</strong>n interponer recurso <strong>de</strong> revisión con fundamento en el artículo 380 causal séptima <strong>de</strong> la compilaciónprocesal civil, esto es, haber sido in<strong>de</strong>bidamente notificados <strong>de</strong>l auto admisorio <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda. Las provi<strong>de</strong>nciasrecurridas consisten, en el fallo <strong>de</strong> primera instancia que estimo las pretensiones <strong>de</strong> la actora y <strong>de</strong>l Tribunal queen conocimiento <strong>de</strong> la apelación, opto por su confirmación.Al momento <strong>de</strong> <strong>de</strong>satar la litis, la Sala encontró que efectivamente, se habían incurrido en errores y omisionesque a la postre imposibilitaron la <strong>de</strong>bida notificación <strong>de</strong> los here<strong>de</strong>ros <strong>de</strong>terminados <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandado primigenio,por lo que resuelve anular las actuaciones emprendidas en el juicio ordinario, inclusive, <strong>de</strong>l auto admisorio <strong>de</strong> la<strong>de</strong>manda. Igualmente se explica lo relacionado con el <strong>de</strong>ber <strong>de</strong> <strong>de</strong>clarar bajo la gravedad <strong>de</strong> juramento que laspersonas a notificar no aparecen en el directorio <strong>de</strong> la ciudad correspondientePRESCRIPCIÓN EXTRAORDINARIA ADQUISITIVA DEL DOMINIO-recurso <strong>de</strong> revisiónLa <strong>Corte</strong>, en varias oportunida<strong>de</strong>s, ha resaltado que la inmutabilidad <strong>de</strong> la sentencia ejecutoriada es un fundamentoesencial <strong>de</strong>l or<strong>de</strong>n jurídico y soporte <strong>de</strong> los <strong>de</strong>rechos <strong>de</strong> las personas, tal como lo reconoció el legislador al instituircomo principio medular, en el punto, el <strong>de</strong> la cosa juzgada; empero, este postulado no es absoluto, por cuanto laentronización <strong>de</strong> la garantía <strong>de</strong> la justicia conduce a exceptuar <strong>de</strong> él los fallos proferidos en litigios en los que aquélloshubieren sido conculcados, en aras <strong>de</strong> permitir su restablecimiento.Con el propósito <strong>de</strong> remediar esa situación fue concebido el recurso <strong>de</strong> revisión, el cual apunta a quebrar la fuerza <strong>de</strong>la cosa juzgada en los específicos y taxativos casos autorizados por el artículo 380 <strong>de</strong> la ley civil adjetiva, en or<strong>de</strong>na resguardar las garantías procesales en el evento <strong>de</strong> haber sido vulneradas; <strong>de</strong> ahí que la revisión sea, entonces, unrecurso eminentemente extraordinario y, por lo tanto, que se halle sometido a específicas causales consagradas concriterio limitativo, al punto <strong>de</strong> no resultar proce<strong>de</strong>nte la vía impugnativa si oportuna y cabalmente no se prueba laexistencia <strong>de</strong> una <strong>de</strong> ellas.NULIDAD PROCESAL- Falta <strong>de</strong> notificación en presencia <strong>de</strong> un litisconsorcio necesario/ INDEBIDANOTIFICACIÓN-en presencia <strong>de</strong> un litisconsorcio necesarioEn el presente caso, la <strong>Corte</strong> abordará el estudio, en su or<strong>de</strong>n, <strong>de</strong> cada uno <strong>de</strong> los supuestos fácticos en que <strong>de</strong>scansala invocación <strong>de</strong> la causal <strong>de</strong> revisión prevista en el numeral 7º <strong>de</strong>l artículo 380 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> P. Civil, puesto queen virtud al litisconsorcio necesario (artículo 51 <strong>de</strong>l C.P.C.) que obra entre los sujetos revisionistas, dimanante <strong>de</strong> lainescindible relación jurídica surgida entre ellos respecto <strong>de</strong>l haber herencial <strong>de</strong> su difunto progenitor <strong>de</strong>l cual un bienraíz integrante <strong>de</strong>l mismo fue pretenso en el proceso <strong>de</strong> pertenencia que se trata, la prosperidad <strong>de</strong> alguno implica laanulación <strong>de</strong>l proceso referido en el exordio <strong>de</strong>l presente pronunciamiento.Conforme se acotó, en el asunto que ahora reclama la atención <strong>de</strong> la Sala, la parte recurrente invocó la causal 7ª <strong>de</strong>lartículo 380 ejus<strong>de</strong>m, es <strong>de</strong>cir, “[e]star el recurrente en alguno <strong>de</strong> los casos <strong>de</strong> in<strong>de</strong>bida representación o falta <strong>de</strong>notificación o emplazamiento contemplados en el artículo [140], siempre que no haya saneado la nulidad”. Así, quienno conoció <strong>de</strong> una actuación judicial, pue<strong>de</strong> solicitar la recomposición <strong>de</strong>l litigio en procura <strong>de</strong> hacer efectivos sus<strong>de</strong>rechos <strong>de</strong> contradicción y <strong>de</strong>fensa; <strong>de</strong> esa forma, se busca garantizar que el <strong>de</strong>mandado pueda conocer y controvertir38Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>tanto las pretensiones, como las <strong>de</strong>cisiones que se adoptan en el juicio,NULIDAD PROCESAL-supresión <strong>de</strong>l juramento carga <strong>de</strong> aseverar que el sujeto a notificar no aparece en el directoriotelefónicoPues bien, sabido que el artículo 30 <strong>de</strong> la Ley 794 <strong>de</strong> 8 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2003 -la cual empezó a regir a partir <strong>de</strong>l mes<strong>de</strong> abril <strong>de</strong> esa anualidad- <strong>de</strong>rogó el artículo 318 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil y, entre otras connotaciones,suprimió la carga <strong>de</strong> aseverar que el sujeto a notificar no aparece en el directorio telefónico, es que, en principio, envirtud a que esa modificación normativa ya era obligante a la sazón <strong>de</strong> la petición <strong>de</strong> emplazamiento <strong>de</strong> que aquí setrata, pudiera enten<strong>de</strong>rse que la ligera manifestación en ese sentido realizada por los allí <strong>de</strong>mandantes no implicaríaquebranto alguno <strong>de</strong> cara a la vali<strong>de</strong>z <strong>de</strong>l trámite <strong>de</strong> intimación <strong>de</strong> tal modo surtido; empero, no pue<strong>de</strong> olvidarse quela norma en comento lejos estuvo <strong>de</strong> eliminar el <strong>de</strong>ber procesal específico que se <strong>de</strong>spren<strong>de</strong> <strong>de</strong> la manifestación quees menester elevar en el sentido <strong>de</strong> que se “ignora la habitación y el lugar <strong>de</strong> trabajo <strong>de</strong> quien <strong>de</strong>ba ser notificado”,es <strong>de</strong>cir, que, con todo, la parte litigiosa que así pi<strong>de</strong>, ni más faltaba, aún soporta la exigencia <strong>de</strong> asumir las anejascargas procesales que dicho ejercicio judicial impone, puesto que al ejercitarla surge el inaplazable e imperioso <strong>de</strong>ber<strong>de</strong> constatar escrupulosa y acuciosamente lo que se afirma, a fin <strong>de</strong> efectuar dicha actuación correctamente por cuantoque sólo así se obtiene el a<strong>de</strong>lantamiento <strong>de</strong> un litigio impoluto. En ese or<strong>de</strong>n <strong>de</strong> i<strong>de</strong>as, los imperativos <strong>de</strong> correccióny lealtad procesales le imponen al <strong>de</strong>mandante acce<strong>de</strong>r a medios <strong>de</strong> información más asequibles, como pue<strong>de</strong> ser, porvía <strong>de</strong> ejemplo, el listado <strong>de</strong> las personas que se encuentran en los directorios telefónicos, con miras a po<strong>de</strong>r <strong>de</strong>cir <strong>de</strong>manera contun<strong>de</strong>nte que <strong>de</strong>sconocían realmente el lugar don<strong>de</strong> recibían notificaciones los <strong>de</strong>mandados; por supuestoque, como ya lo pusiera <strong>de</strong> presente la <strong>Corte</strong>, no le es dado a la parte hacer valer en su favor su propia negligenciae, igualmente, que no averiguar lo que está allí evi<strong>de</strong>nte, es <strong>de</strong>cir la ignorancia supina, es tanto como incurrir enengaño.LEALTAD PROCESAL-notificación a los <strong>de</strong>mandados <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> un proceso <strong>de</strong> pertenenciaHa <strong>de</strong> recalcarse que la ética <strong>de</strong>l proceso impone <strong>de</strong>beres <strong>de</strong> conducta más allá <strong>de</strong> la simple liturgia <strong>de</strong> los actosprocesales; por en<strong>de</strong>, si los <strong>de</strong>mandantes estaban en capacidad <strong>de</strong> superar el estado <strong>de</strong> ignorancia sobre la ubicación<strong>de</strong> (…), <strong>de</strong>bían haber agotado todos los esfuerzos para evitar un proceso clan<strong>de</strong>stino, con obvia lesión <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho <strong>de</strong><strong>de</strong>fensa <strong>de</strong> su contraparte”Precisamente con fundamento en la argumentación que prece<strong>de</strong>, es que se <strong>de</strong>sestructuran <strong>de</strong> suyo las razones enque los <strong>de</strong>mandados en revisión <strong>de</strong>scansaron su oposición sobre el particular, pues en cambio <strong>de</strong> lo que al efectoargumentaron, sí <strong>de</strong>bieron suponer que al estar consignados en el directorio telefónico los nombres <strong>de</strong> los mentados<strong>de</strong>mandados, era <strong>de</strong>l caso agotar previamente, antes <strong>de</strong> precipitar con ligereza su emplazamiento, mediante suintento notificatorio en las direcciones que allí reposaban, las actuaciones tendientes a conformar <strong>de</strong>bidamente elcontradictorio, posibilitándoles el <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> <strong>de</strong>fensa <strong>de</strong> ese modo vulnerado. Y no se diga que la tarea <strong>de</strong> recabar eseconocimiento era improba, pues las posibilida<strong>de</strong>s a agotar en tal lista no pasaban <strong>de</strong> cuatro eventuales homónimos,en uno y otro caso.39Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RECURSO DE REVISIÓN- NOTIFICACIÓN POR AVISOEn el cómputo <strong>de</strong>l término <strong>de</strong> caducidad <strong>de</strong> la acción extraordinaria <strong>de</strong> revisión <strong>de</strong>be tenerse en cuenta elartículo 90 <strong>de</strong>l CPC. Notificación por aviso sin requisitos legales ausencia <strong>de</strong> envío y entrega a la partepasivaSETENCIA DE REVISIÓNM.PONENTE: DR.PEDRO OCTAVIO MUNAR CADENAFECHA : 24-10-<strong>2011</strong>DECISIÓN: Declara infundado el recursoPROCESO : 2006-01168-00SOLICITADO POR : María Esther Gonzales y otrosASUNTO:Enajenado por el cónyuge y padre <strong>de</strong> las actoras, un inmueble a la señora con quien procreó a su hijaextramatrimonial, <strong>de</strong>mandaron su esposa e hijas legitimas la simulación <strong>de</strong> ese acuerdo, subsecuentemente,las <strong>de</strong>claraciones correspondientes, el pagó <strong>de</strong> frutos civiles causados <strong>de</strong>s<strong>de</strong> la supuesta venta hasta que el bienvolviera a susdominios como sucesores <strong>de</strong>l supuesto ven<strong>de</strong>dor. En subsidio, la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> existencia <strong>de</strong>lesión enorme y la or<strong>de</strong>n a la adquirente <strong>de</strong> completar el justo precio, el pago <strong>de</strong> intereses y los frutos producidospor el bien.Admitida a trámite la <strong>de</strong>manda, la parte pasiva se opuso a las pretensiones principales y subsidiarias, aduciendoque el contrato reunía los requisitos legales, alegó en su favor la inexistencia <strong>de</strong> simulación, inexistencia <strong>de</strong> laobligación <strong>de</strong> pago <strong>de</strong> frutos y carencia <strong>de</strong> lesión enorme, lo propio hizo la curadora ad litem <strong>de</strong> los here<strong>de</strong>rosin<strong>de</strong>terminados, quien se limitó a manifestar que se atenía a lo que se probare en el proceso, surtido el trámite <strong>de</strong>rigor, la primera instancia concluyó con sentencia en la que se <strong>de</strong>claró la nulidad absoluta <strong>de</strong> la escritura pública<strong>de</strong>cisión que resultó complementada el 29 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2003.Al resolverse la impugnación presentada por la parte <strong>de</strong>mandada y el grado jurisdiccional <strong>de</strong> consulta or<strong>de</strong>nadoen favor <strong>de</strong> los here<strong>de</strong>ros in<strong>de</strong>terminados que estuvieron representados por curador ad litem, fueron negadaslas pretensiones <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda como sustento el ad quem expuso la improce<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la nulidad absoluta <strong>de</strong>lcontrato por objeto ilícito y la falta <strong>de</strong> legitimación en la causa por activa bajo la condición <strong>de</strong> beneficiaria yúnica legitimada <strong>de</strong> la menor <strong>de</strong>mandada para reclamar la prestación contractual en virtud <strong>de</strong> la estipulación quela compradora hizo a su favor en la respectiva escritura pública.La parte recurrente reclama la invali<strong>de</strong>z <strong>de</strong> la sentencia <strong>de</strong> segundo grado, en atención a las irregularida<strong>de</strong>sen las que, a su juicio, incurrieron los jueces <strong>de</strong> instancia, en el referido proceso ordinario, las cuales, en suapreciación, encajan con la causal octava <strong>de</strong>l artículo 380 <strong>de</strong>l C.PC, esto es, existir nulidad originada en lasentencia que puso fin al proceso y que no era susceptible <strong>de</strong> recurso la Sala <strong>de</strong> Casación Civil <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong><strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong> al encontrar caducada la oportunidad para alegar la causal invocada así lo <strong>de</strong>clara <strong>de</strong> oficioa<strong>de</strong>más <strong>de</strong> infundado el recurso extraordinario.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil40


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RECURSO DE REVISIÓN- caducidad <strong>de</strong> la acción <strong>de</strong> revisión causal 8 <strong>de</strong>l artículo 380 <strong>de</strong>l CPC/ CADUCIDADenel cómputo <strong>de</strong>l término <strong>de</strong> caducidad <strong>de</strong> la acción extraordinaria <strong>de</strong> revisión <strong>de</strong>be tenerse en cuenta el artículo 90<strong>de</strong>l CPC/ NOTIFICACIÓN POR AVISO- por no recorrer las exigencias legales opera la caducidad en trámite <strong>de</strong>revisión extraordinaria /NOTIFICACIÓN POR AVISO- sin requisitos legales -ausencia <strong>de</strong> envío y entrega a laparte pasiva-Atendiendo a la causal invocada, esto es, la prevista en el numeral 8° <strong>de</strong>l artículo 380 <strong>de</strong>l C. <strong>de</strong> P. Civil, <strong>de</strong>be <strong>de</strong>cirseque el recurso extraordinario <strong>de</strong> revisión que ahora se resuelve fue presentado <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l término previsto en elartículo 381 í<strong>de</strong>m, si se tiene en cuenta que la sentencia impugnada alcanzó ejecutoria el 22 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2004, cuandoquedó en firme el auto que negó la petición <strong>de</strong> adición <strong>de</strong> aquélla, mientras que la <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> revisión fue radicada el18 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2006; no obstante, la Sala se <strong>de</strong>tendrá a examinar si, a pesar <strong>de</strong> su presentación oportuna, tuvo el efecto<strong>de</strong> impedir la caducidad, en atención a que en este tipo <strong>de</strong> asuntos es aplicable el artículo 90 ejus<strong>de</strong>m, modificadopor el artículo 10 <strong>de</strong> la Ley 794 <strong>de</strong> 2003, según el cual “La presentación <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda interrumpe el término para laprescripción e impi<strong>de</strong> que se produzca la caducidad, siempre que el auto admisorio <strong>de</strong> aquélla, o el <strong>de</strong> mandamientoejecutivo, en su caso, se notifique al <strong>de</strong>mandado <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l término <strong>de</strong> un (1) año contado a partir <strong>de</strong>l día siguiente a lanotificación al <strong>de</strong>mandante <strong>de</strong> tales provi<strong>de</strong>ncias, por estado o personalmente. Pasado este término, los mencionadosefectos sólo se producirán con la notificación al <strong>de</strong>mandado”.En el asunto bajo examen, se constata que el recurso <strong>de</strong> revisión fue admitido el 2 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2007, medianteprovi<strong>de</strong>ncia que se notificó por estado el 6 <strong>de</strong>l mismo mes y año, advirtiéndose en la actuación subsiguiente, en primerlugar, que el 19 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2007 fue recibido el oficio citatorio enviado por la Secretaria <strong>de</strong> la Sala, en el cual insta ala citada para que comparezca a recibir notificación personal <strong>de</strong>l auto admisorio (folio 48); en segundo lugar, que el27 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2008 fue recibido por la apo<strong>de</strong>rada judicial <strong>de</strong> la parte <strong>de</strong>mandante, el aviso <strong>de</strong> notificación (folio 55),sin que obre en el expediente prueba <strong>de</strong> su envío y entrega a la parte pasiva; en tercer lugar, que el 29 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2009,la <strong>de</strong>mandada confirió po<strong>de</strong>r especial al abogado que la representa en este trámite excepcional (folio 56) y el 5 <strong>de</strong>agosto <strong>de</strong>l mismo año contestó la <strong>de</strong>manda (folios 58 a 62) y; en cuarto lugar, que el 16 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 2010 fue notificadopersonalmente el curador ad litem <strong>de</strong> los here<strong>de</strong>ros in<strong>de</strong>terminados <strong>de</strong> José Atanasio González (folio 77).Significa lo anterior, que la notificación <strong>de</strong> la <strong>de</strong>mandada Jenny Esperanza González Castro se surtió legalmente el29 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2009, habida cuenta que, por un lado, la citación que se le envió, <strong>de</strong> haber sido recibida por ésta, noobstante haber ocurrido <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l año siguiente a la notificación por estado a la parte <strong>de</strong>mandante <strong>de</strong>l auto admisorio,no se equipara a ninguna <strong>de</strong> las notificaciones autorizadas por el Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, pues el numeral 3°<strong>de</strong> su artículo 315 prescribe que “Cuando el citado no comparezca <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> la oportunidad señalada y el interesadoallegue al proceso la copia <strong>de</strong> la comunicación y la constancia <strong>de</strong> su entrega en el lugar <strong>de</strong> <strong>de</strong>stino, el secretario,sin necesidad <strong>de</strong> auto que lo or<strong>de</strong>n, proce<strong>de</strong>rá en forma inmediata a practicar la notificación por aviso en la formaestablecida en el artículo 320” y, por otro, que la notificación por aviso finalmente intentada no cumplió con lasexigencias legales (art. 320 C.P.C.)Puestas así las cosas, es innegable que la presentación oportuna <strong>de</strong>l recurso no tuvo la virtud <strong>de</strong> impedir que operara lacaducidad <strong>de</strong> la acción, en la medida que la parte recurrente no cumplió cabalmente con la carga procesal <strong>de</strong> notificara la parte <strong>de</strong>mandada <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l año, contado a partir <strong>de</strong>l día siguiente a su notificación por estado <strong>de</strong>l auto admisorio(6 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2007), pues, como quedó dicho, la <strong>de</strong>mandada Jenny Esperanza González Castro fue notificada el 29<strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2009 y el curador <strong>de</strong> los here<strong>de</strong>ros in<strong>de</strong>terminados <strong>de</strong> José Atanasio González Castillo el 16 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong>2010. Es más, aceptando en gracia <strong>de</strong> discusión, que la notificación por aviso se hubiese llevado a efecto en <strong>de</strong>bidaforma, dicho acto también sería extemporáneo, si se tiene en cuenta que el año previsto en el artículo 90 <strong>de</strong>l C. <strong>de</strong> P.Civil feneció el 6 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> ese año.41Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>FILIACIÓN EXTRAMATRIMONIALFiliación manantial <strong>de</strong> garantías jurídicasSENTENCIA DE CASACIÓNM. PONENTE : DRA.RUTH MARINA DIAZ RUEDAFECHA : 28-10-<strong>2011</strong>DECISIÓN: NO CASAPROCESO : 2007-01206-01DEMANDANTE: Claudia Marcela BarretoDEMANDADO: Jairo Barrera CorreaASUNTO:Presentó la actora solicitud tendiente a que se <strong>de</strong>clarara su filiación legitima frente al convocado, en consecuencia,la inscripción <strong>de</strong> la sentencia en su registro civil <strong>de</strong> nacimiento, <strong>de</strong> acuerdo con lo or<strong>de</strong>nado en los artículos 22y 44 numeral 4º <strong>de</strong>l <strong>de</strong>creto 1260 <strong>de</strong> 1970.Admitido el libelo y notificado el citado lo respondió oportunamente oponiéndose a la prosperidad <strong>de</strong>las pretensiones, propuso la falta <strong>de</strong> competencia territorial y la <strong>de</strong>fensa <strong>de</strong>nominada exceptio pluriumconstupratorum. Determinada la competencia en el asunto y a<strong>de</strong>lantado el trámite <strong>de</strong> rigor fue <strong>de</strong>sestimada laexcepción planteada y acogida la pretensión <strong>de</strong> paternidad con estribo en los resultados <strong>de</strong> la prueba <strong>de</strong> ADNpracticada la que arrojó un índice <strong>de</strong> probabilidad <strong>de</strong> paternidad acumulada <strong>de</strong>l 99.999% <strong>de</strong>cisión contra la quese solicitó aclaración y complementación que se <strong>de</strong>claró improce<strong>de</strong>nte.Presentado el recurso <strong>de</strong> apelación porel <strong>de</strong>clarado padre esa <strong>de</strong>cisión se confirmó.Presenta contra ese proveído <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> casación con sustento en un único cargo, soportado en la causal1° <strong>de</strong>l artículo 368 <strong>de</strong>l CPC acuso la sentencia <strong>de</strong> incurrir en yerro <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho, <strong>de</strong>bido a que soportó su falloúnicamente en la prueba <strong>de</strong> ADN la cual en tiempo pertinente solicito le fuese aclarada y complementada sinque fuera atendida. La Sala <strong>de</strong> Casación Civil <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong> no casa la sentencia por la falta <strong>de</strong>trascen<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong>l cargo a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> comprobar la efectividad <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> contradicción en cuanto la peticiónresultó <strong>de</strong>spachada.Como el recurrente extraordinario se duele <strong>de</strong> no haber podido ejercer su <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> contradicción al dictamensoporte <strong>de</strong> la sentencia que le fue adversa, porque no se le dio curso a su solicitud <strong>de</strong> aclaración y complementación ypor tanto no pudo objetarlo por error grave, dado que tal reproche no se relaciona con la materialidad <strong>de</strong> dicho medio<strong>de</strong> persuasión en sí mismo consi<strong>de</strong>rado, sino con lo acaecido en la etapa <strong>de</strong> su traslado y controversia, ciertamente, elmismo se vincula con el yerro <strong>de</strong> iure.11.- En esa medida, correspon<strong>de</strong> examinar si en realidad se omitió e impidió “controvertir” la peritación, que es a loque, respecto <strong>de</strong> la contemplación jurídica <strong>de</strong> la prueba, se circunscribe la protesta y si era admisible tenerla comoválida para <strong>de</strong>jar establecido el hecho investigado.La actuación refleja que luego <strong>de</strong> allegada la experticia técnico científica judicialmente dispuesta, <strong>de</strong> fecha 06/04/2006,en la cual se concluyó que “[l]a paternidad <strong>de</strong>l Sr. Jairo Barrera Correa con relación a Claudia Marcela Barreto nose excluye (Compatible) con base en los sistemas genéticos analizados” y que se obtuvo un “[í]ndice <strong>de</strong> paternidadacumulado [<strong>de</strong>] 309038 [y una] probabilidad Acumulada <strong>de</strong> Paternidad [<strong>de</strong>] 99.999676416%” (folio 29 c.1.), por auto<strong>de</strong> 19 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2007, <strong>de</strong> ella se corrió “traslado por el término <strong>de</strong> tres (3) días para lo pertinente” (folio 95).Dentro <strong>de</strong>l lapso otorgado, el <strong>de</strong>mandado solicitó “Aclaración y Complementación <strong>de</strong>l dictamen pericial rendido porel Laboratorio Yunes Turbay <strong>de</strong> fecha 6 abril 2006 (…) con el fin <strong>de</strong> que se dé cabal cumplimiento a lo or<strong>de</strong>nado en elparágrafo primero <strong>de</strong>l Art. 7º <strong>de</strong> la ley 721 <strong>de</strong> 2001, que modificó la ley 75 <strong>de</strong> 1968, en cuanto a que se acredite por elcitado laboratorio, la Certificación expedida por autoridad competente para practicar el examen objeto <strong>de</strong>l experticio,así mismo se anexe certificación expedida por autoridad competente don<strong>de</strong> se informe que el tantas veces referidolaboratorio cumple con los estándares internacionales para realizar y dictaminar sobre la prueba en mención, lo queexpresamente exige la norma citada”. (folio 115 c.1.)42Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>Mediante proveído <strong>de</strong>l 29 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2008, el juzgado le indicó que no se haría “pronunciamiento alguno(…) por cuanto el traslado or<strong>de</strong>nado por auto <strong>de</strong> fecha 19 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2007 no ha comenzado a correr en razón aque el auto que lo or<strong>de</strong>na no se encuentra en firme” (folio 116).12.- Lo anterior evi<strong>de</strong>ncia que la aseveración según la cual se impidió la contradicción <strong>de</strong>l dictamen, se distancia<strong>de</strong> la realidad, porque el traslado previsto en el artículo 238 <strong>de</strong> la Codificación Procesal Civil se surtió, como ya sedijo, por auto <strong>de</strong>l 19 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2007 y en esa medida, el error <strong>de</strong> iure atribuido al Tribunal por haber apreciadola peritación en comento, no se estructura y menos con la connotación <strong>de</strong> protuberante, dado que, efectivamente, alcensor se le brindó la oportunidad para que ejercitara su <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> contradicción.La <strong>Corte</strong> en sentencia <strong>de</strong> 1º <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2010, exp. 2005-00611-01 estimó “pertinente (…) precisar que una cosa esno haberse tenido la oportunidad para contra<strong>de</strong>cir la prueba, y otra, distinta, que ese <strong>de</strong>recho, sin consi<strong>de</strong>ración a suresultado, se hubiere ejercitado. En aquél evento, el medio, simplemente, sin más, carecería <strong>de</strong> eficacia probatoria;en cambio en el segundo, todo <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ría <strong>de</strong> las razones que se hubieren aducido, bien para no dar trámite a lacontradicción, ya para acogerla o <strong>de</strong>sestimarlaPRUEBA PERICIAL- Contradicción <strong>de</strong>l dictamen / DICTAMEN PERICIAL- exigencias previstas en elartículo 237 CPC / DERECHO DE CONTRADICCIÓN- aclaración y complementación <strong>de</strong>l dictamen pericial /ACLARACIÓN - dictamen pericial / COMPLEMENTACIÓN- dictamen pericialDe acuerdo con el artículo 238 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, una vez que se rin<strong>de</strong> el dictamen por parte <strong>de</strong>l perito,se <strong>de</strong>be correr traslado a las partes por el término <strong>de</strong> tres días, para que soliciten su aclaración o complementación,o lo objeten por error grave, indicando la aludida normatividad que “[s]i lo consi<strong>de</strong>ra proce<strong>de</strong>nte, el juez acce<strong>de</strong>rá ala solicitud <strong>de</strong> aclaración o adición <strong>de</strong>l dictamen, y fijará a los peritos un término pru<strong>de</strong>ncial para ello, que no podráexce<strong>de</strong>r <strong>de</strong> diez días”.Lo anterior implica que en punto <strong>de</strong> la “aclaración o adición”, al juzgador le correspon<strong>de</strong> establecer su convenienciay si la acepta, dispondrá el trámite allí previsto; <strong>de</strong> lo contrario, es <strong>de</strong>cir, cuando se <strong>de</strong>sconoce la finalidad que dichasfiguras jurídicas persiguen, ostenta la facultad para <strong>de</strong>saten<strong>de</strong>r peticiones en tal sentido, pues ha <strong>de</strong> tenerse en cuentaque a través <strong>de</strong> ellas, lo que se busca es que los auxiliares <strong>de</strong> la justicia perfeccionen las omisiones en que hubierenpodido incurrir en lo que es objeto <strong>de</strong> prueba, o <strong>de</strong>spejen aspectos antagónicos u oscuros que dificultan su cabalcomprensión.Con ese propósito y el <strong>de</strong> permitir el ejercicio <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> contradicción <strong>de</strong> los sujetos procesales, se itera, paraque éstos cuestionen a los peritos sobre el contenido y resultados <strong>de</strong> la peritación, es <strong>de</strong>cir, lo relativo a aspectossustantivos <strong>de</strong>l medio <strong>de</strong> convicción, las normas <strong>de</strong> procedimiento prevén el control judicial <strong>de</strong>l mismo, que a más<strong>de</strong> la oportunidad para su proposición, conlleva revisar el cumplimiento <strong>de</strong> la sexta exigencia prevista en el artículo237 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, esto es, que sea claro, preciso, <strong>de</strong>tallado y que se expliquen los exámenes,experimentos e investigaciones efectuados, al igual que los fundamentos técnicos, científicos o artísticos <strong>de</strong> lasconclusiones.Los citados institutos, compren<strong>de</strong>n entonces, una extensión <strong>de</strong>l trabajo originariamente realizado por el perito, perodirectamente relacionado con el objeto encomendado. De abarcar otras cuestiones, o cuando satisface los requisitos <strong>de</strong>claridad, precisión y <strong>de</strong>talle, exigidos por el artículo 237-6, la “aclaración o complementación” no tienen cabida.FILIACIÓN-manantial <strong>de</strong> garantías jurídicasLa filiación es un vínculo entre el hijo y el padre o madre, que constituye elemento esencial en las relaciones afectivas,lo cual explica el afán <strong>de</strong> la sociedad <strong>de</strong> buscar el rastro filial que concrete el parentesco, pues la necesidad <strong>de</strong>investigar y establecer la paternidad <strong>de</strong>l ser humano se erige en manantial <strong>de</strong> variadas garantías jurídicas, como las<strong>de</strong> conocer su proce<strong>de</strong>ncia, tener una familia, formar parte <strong>de</strong> ella, contar con estado civil y gozar <strong>de</strong> personalidadjurídica, uno <strong>de</strong> cuyos atributos lo conforma el nombre que lo integran los apellidos <strong>de</strong> los ascendientes43Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUAL-In<strong>de</strong>mnización <strong>de</strong>l perjuicio causado en acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> tránsitoSENTENCIA SUSTITUTIVAM.PONENTE: DR.ARTURO SOLARTE RODRIGUEZFECHA : 28-10-<strong>2011</strong>DECISIÓN:Revoca la sentencia <strong>de</strong> 1° instanciaPROCESO : 1993-01518-01DEMANDANTES: Lisbeth América García Y OtrosDEMANDADOS: Unión <strong>de</strong> Transportadores <strong>de</strong> la Costa: Leasing <strong>de</strong> Occi<strong>de</strong>nte SA: Efraín Giraldo ZuluagaASUNTO:En el libelo inicial <strong>de</strong>mandaron los familiares <strong>de</strong> la víctima por el fallecimiento <strong>de</strong> su padre y esposo la <strong>de</strong>claración<strong>de</strong> responsabilidad extracontractual <strong>de</strong> los <strong>de</strong>mandados al resultar embestido el vehículo que manejaba porotro <strong>de</strong> servicio público, en consecuencia la reparación <strong>de</strong> daños materiales (lucro cesante y daño emergente,causados, consolidados y futuros incluyendo la corrección monetaria) teniendo en cuenta la edad y <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>nciaeconómica <strong>de</strong> los <strong>de</strong>mandantes, en $30.000.000.00 para los hijos <strong>de</strong> la víctima, $60.000.000.00 para la cónyugesupérstite, y la suma <strong>de</strong> $20.000.000.00 en favor <strong>de</strong> la madre <strong>de</strong>l difunto, adicionalmente el reconocimiento ypago <strong>de</strong> la in<strong>de</strong>mnización por los daños morales subjetivos en cuantía <strong>de</strong> 500 gramos oro o su equivalente enmoneda nacional para cada uno <strong>de</strong> los hermanos <strong>de</strong> la víctima, y 1000 gramos oro o su equivalente en monedanacional para la esposa y los hijos <strong>de</strong>l occiso. Trabada la litis, los <strong>de</strong>mandados se opusieron a las pretensionesformuladas, pronunciándose <strong>de</strong> distinta manera sobre los hechos <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda; el conductor <strong>de</strong>l vehículopropuso la excepción <strong>de</strong> fondo que <strong>de</strong>nominó el hecho <strong>de</strong> la víctima como causa exclusiva <strong>de</strong>l daño, la empresa ala que se encontraba afiliada la <strong>de</strong> inexistencia <strong>de</strong> responsabilidad a su cargo y llamó en garantía a su aseguradoraquien se opuso a las pretensiones y propuso la <strong>de</strong> prescripción ordinaria <strong>de</strong> la acción.Como quiera que el vehículo que ocasionó el acci<strong>de</strong>nte era operado bajo Leasing la compañía titular <strong>de</strong> esapropiedad adujo la ausencia <strong>de</strong> responsabilidad, por cuanto, el vehículo no estaba bajo su cuidado, administración,vigilancia y explotación; en escrito separado llamó en garantía a la empresa transportadora y a varios conductores<strong>de</strong>l automotor, llamamientos a los que respondieron unos resistiendo las pretensiones aduciendo la inexistencia<strong>de</strong> un <strong>de</strong>recho emanado <strong>de</strong> una relación contractual que sirva <strong>de</strong> soporte jurídico para el llamamiento en garantía,y los otros, mediante emplazamiento y representados por curador ad litem, sin formular excepción alguna.Surtida la audiencia <strong>de</strong> que trata el artículo 101 <strong>de</strong>l CPC sin la comparecencia <strong>de</strong> todos los actores, el juzgado <strong>de</strong>lconocimiento, con fundamento en el numeral 1º <strong>de</strong>l artículo 10º <strong>de</strong>l Decreto 2551 <strong>de</strong> 1991, <strong>de</strong>claró la perención<strong>de</strong>l proceso respecto <strong>de</strong> quienes no asistieron a la citada diligencia, continuando en trámite solo con la cónyugesupérstite, hijos y dos <strong>de</strong> las hermanas <strong>de</strong>l difunto.En el fallo que <strong>de</strong>sató la primera instancia, previa <strong>de</strong>sestimación <strong>de</strong> las excepciones planteadas por los <strong>de</strong>mandadosse acogieron las pretensiones con<strong>de</strong>nando solidariamente por partes iguales, a pagar a la esposa e hijos <strong>de</strong> lavíctima, por perjuicios patrimoniales, la suma <strong>de</strong> $120.000.000,oo; accedió igualmente al reconocimiento <strong>de</strong>perjuicios morales en favor <strong>de</strong> todos los actores por distintas cantida<strong>de</strong>s, fijadas en gramos oro; se or<strong>de</strong>nó a lacompañía aseguradora a pagar a la transportadora el valor que ésta llegare a <strong>de</strong>sembolsar en cumplimiento <strong>de</strong> lasentencia; se abstuvo <strong>de</strong> pronunciar con<strong>de</strong>na alguna respecto <strong>de</strong> las personas naturales llamadas en garantía.La sentencia fue apelada por los <strong>de</strong>mandantes, la empresa transportadora y la compañía <strong>de</strong> leasing; surtido eltrámite <strong>de</strong> segunda instancia, el ad quem revocó el numeral 1º <strong>de</strong> la provi<strong>de</strong>ncia cuestionada y, en su lugar,exoneró a la corporación <strong>de</strong> leasing <strong>de</strong> responsabilidad, seguidamente, previa modificación <strong>de</strong> los numerales 2ºy 3º <strong>de</strong> la citada <strong>de</strong>cisión, <strong>de</strong>claró que al conductor y a la empresa transportadora solidariamente responsablesRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil44


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>por los perjuicios materiales ocasionados los que fijó en la suma <strong>de</strong> $96.000.000.oo, repartida proporcionalmenteentre la cónyuge sobreviviente y los hijos <strong>de</strong>l occiso, cantidad a la que llegó luego <strong>de</strong> <strong>de</strong>scontar <strong>de</strong>l monto total <strong>de</strong>la in<strong>de</strong>mnización el 20% por concepto <strong>de</strong> gastos personales <strong>de</strong> la víctima y <strong>de</strong> ratificar que el daño se originó enel ejercicio <strong>de</strong> una actividad peligrosa, igualmente modificó la con<strong>de</strong>na relativa a los perjuicios morales, asignadoa la cónyuge e hijos <strong>de</strong>l acci<strong>de</strong>ntado la suma <strong>de</strong> $10.000.000.oo cada uno; y para sus hermanas, la cantidad <strong>de</strong>$4.000.000.oo cada una; <strong>de</strong> igual forma, modificó la con<strong>de</strong>na impuesta a la Compañía <strong>de</strong> Seguros, or<strong>de</strong>nándolerestituir a la empresa transportadora el valor que se comprometió a pagar en caso <strong>de</strong> siniestro, y, por último,adicionó la provi<strong>de</strong>ncia para disponer el pago <strong>de</strong> intereses compensatorio” a la tasa <strong>de</strong>l 6% anual, a título <strong>de</strong>actualización, “sobre el monto <strong>de</strong>l lucro cesante a partir <strong>de</strong>l hecho dañoso hasta la ejecutoria <strong>de</strong> la sentencia”.Los actores y la <strong>de</strong>mandada transportadora interpusieron recurso extraordinario <strong>de</strong> casación, resultando prosperosólo frente a esta última, pues se acogió el cargo en el que se <strong>de</strong>nunció la nulidad <strong>de</strong> la sentencia por falta <strong>de</strong>competencia funcional <strong>de</strong>l ad quem, al modificar motu proprio la con<strong>de</strong>na previamente impuesta a la compañía<strong>de</strong> seguros, aunque el alcance <strong>de</strong> la invali<strong>de</strong>z quedó restringido a esta particular <strong>de</strong>cisión, igualmente tuvo ecoel cargo <strong>de</strong> la transportadora que acusó la violación directa <strong>de</strong>l artículo 16 <strong>de</strong> la Ley 446 <strong>de</strong> 1998, toda vezque esta corporación concluyó que la or<strong>de</strong>n <strong>de</strong> pago <strong>de</strong> un interés compensatorio <strong>de</strong>l 6% anual sobre el monto<strong>de</strong>l lucro cesante a título <strong>de</strong> actualización, reñía, por exceso, con el principio <strong>de</strong> reparación integral <strong>de</strong>l daño,pues en el cálculo <strong>de</strong>l lucro cesante incorporado en el dictamen pericial ya se había efectuado la actualizaciónmonetaria <strong>de</strong> tal partida al aplicar sobre ella un componente <strong>de</strong> intereses efectivos anuales <strong>de</strong>l 21.34%, así mismo,el fallo combatido pasó por alto, por una parte, <strong>de</strong>ducir <strong>de</strong>l salario <strong>de</strong> la víctima el porcentaje que <strong>de</strong>stinaba ala manutención <strong>de</strong> su progenitora y, por otra, las pruebas que acreditaban que la cónyuge supérstite, laboraba ygeneraba ingresos propios, se catalogaron dichas omisiones como yerros <strong>de</strong> hecho que lo viciaron.Colocada la Sala <strong>de</strong> Casación Civil en se<strong>de</strong> <strong>de</strong> instancia profiere sentencia sustitutiva con la que revocó parcialmentela <strong>de</strong>l a quo solo frente a quienes próspero el recurso y <strong>de</strong>claró probada la inexistencia <strong>de</strong> responsabilidad civil<strong>de</strong> la empresa <strong>de</strong> leasing.RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUAL- Pago <strong>de</strong> los perjuicios <strong>de</strong>rivados <strong>de</strong> la muerte <strong>de</strong> unapersona en la modalidad <strong>de</strong> lucro cesante / LUCRO CESANTE- in<strong>de</strong>mnización <strong>de</strong>l perjuicio causado en acci<strong>de</strong>nte<strong>de</strong> tránsito / LUCRO CESANTE - reconocido a quien recibía <strong>de</strong> la víctima ayuda económica periódica pero no<strong>de</strong>pendía económicamente <strong>de</strong> ella(…) la jurispru<strong>de</strong>ncia nacional ha precisado que el <strong>de</strong>recho a la reparación surge, en primer término, <strong>de</strong> la <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>nciaeconómica existente entre la víctima y quien reclama la in<strong>de</strong>mnización, situación fáctica cuya prueba correspon<strong>de</strong> aquien se dice perjudicado. Al respecto, esta Corporación ha explicado que “lo que confiere el <strong>de</strong>recho para reclamarel pago <strong>de</strong> perjuicios materiales <strong>de</strong> índole extracontractual, <strong>de</strong>rivados <strong>de</strong> la muerte <strong>de</strong> una persona, es la <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>nciaeconómica <strong>de</strong>l reclamante con respecto al extinto, siempre y cuando, claro está, exista certeza <strong>de</strong> que, dadas lascircunstancias, la ayuda o socorro habría continuado <strong>de</strong> no haber ocurrido su fallecimiento” (Cas. Civ., sentencia <strong>de</strong>l7 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2000, expediente 5651; se subraya). En segundo lugar, la jurispru<strong>de</strong>ncia nacional ha admitido que lareparación por este tipo <strong>de</strong> daños también pue<strong>de</strong> reconocerse en favor <strong>de</strong> aquellas personas que, si bien no <strong>de</strong>pendían<strong>de</strong> la víctima, pues en vida <strong>de</strong> ésta obtenían ingresos propios, sí recibían <strong>de</strong> ella ayuda económica periódica, caso enel cual se impone al afectado <strong>de</strong>mostrar que era beneficiario <strong>de</strong> dicha asistencia o aporte, cuya privación, por en<strong>de</strong>,merece ser igualmente resarcida. Sobre este aspecto, la <strong>Corte</strong> ha señalado que “[d]ebe precisarse y quedar claro quelas personas mayores e incluso las ya casadas que reciban ingresos provenientes <strong>de</strong> su renta <strong>de</strong> capital o <strong>de</strong> su trabajo,tienen legítimo <strong>de</strong>recho a obtener el reconocimiento y pago <strong>de</strong> los perjuicios que les cause el súbito fallecimiento <strong>de</strong>la persona <strong>de</strong> la cual recibían una ayuda económica <strong>de</strong> manera periódica, con prescin<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> los ingresos propiosy así mismo todas aquellas personas que tenían intereses ciertos y legítimos o la suficiente titularidad que se pue<strong>de</strong>nver menoscabados por la ocurrencia <strong>de</strong>l hecho lesivo imputable a la persona <strong>de</strong>mandada. Naturalmente que a losreclamantes les correspon<strong>de</strong> <strong>de</strong>mostrar <strong>de</strong> forma ineludible los supuestos fácticos que le sirvan <strong>de</strong> sustento paraestablecer el preciso <strong>de</strong>terioro o perjuicio que alegan como consecuencia <strong>de</strong>l fallecimiento <strong>de</strong> la víctima directa <strong>de</strong>ldaño” (Cas. Civ., sentencia <strong>de</strong>l 5 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 1999, expediente No 5229; se subraya).45Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


(…)<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>Debe tenerse en cuenta, por otra parte, que en la sentencia <strong>de</strong> casación proferida en este asunto, la Corporaciónconsi<strong>de</strong>ró relevante <strong>de</strong>terminar si la señora GARCÍA ORCASITA había comenzado a tener ingresos con posterioridada la fecha <strong>de</strong>l fallecimiento <strong>de</strong> su esposo, para efectos <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminar <strong>de</strong> qué manera dicha situación influía en la<strong>de</strong>terminación <strong>de</strong> la in<strong>de</strong>mnización <strong>de</strong> los perjuicios <strong>de</strong>rivados <strong>de</strong> su fallecimiento. Pero, lo que se ha acreditadocon las pruebas oficiosamente <strong>de</strong>cretadas por la <strong>Corte</strong>, es que dicha situación no sufrió modificación en el sentidoadvertido por esta Corporación, sino que, por el contrario, la calidad <strong>de</strong> asalariada <strong>de</strong> la <strong>de</strong>mandante venía <strong>de</strong> muchotiempo atrás y, por en<strong>de</strong>, no tuvo cambio con posterioridad al <strong>de</strong>ceso <strong>de</strong> su esposo.Finalmente, se observa que la señora LISBETH AMÉRICA GARCÍA ORCASITA <strong>de</strong>claró que “[d]es<strong>de</strong> 1997 vivo enunión libre con el señor ALVARO GAMERO, natural <strong>de</strong> Santa Marta y resi<strong>de</strong>nte en esta ciudad, <strong>de</strong> oficio empleado”(fl. 244). Esta circunstancia no pue<strong>de</strong> ser <strong>de</strong>sconocida por la <strong>Corte</strong>, pues el <strong>de</strong>trimento patrimonial pa<strong>de</strong>cido por laseñora GARCÍA ORCASITA <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el 5 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 1990 por el fallecimiento <strong>de</strong> su cónyuge, en el sentido <strong>de</strong>no recibir lo que éste aportaba para el sostenimiento <strong>de</strong>l hogar, se modificó ciertamente a partir <strong>de</strong> 1997, cuando ellaempezó a convivir <strong>de</strong> manera estable con el mencionado Álvaro Gamero, quien siendo empleado se presume aportalo necesario para el sostenimiento <strong>de</strong>l hogar común.En conclusión, la <strong>Corte</strong> reconocerá a la señora LISBETH AMÉRICA GARCÍA ORCASITA la in<strong>de</strong>mnización por ellucro cesante por ella pa<strong>de</strong>cido en virtud <strong>de</strong>l fallecimiento <strong>de</strong> quien fue su cónyuge, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el 5 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 1990y hasta el 31 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 1996. Esta <strong>de</strong>terminación es consistente con el criterio que antaño adoptó la <strong>Corte</strong> alanalizar situaciones semejantes (Cfr. Sentencia <strong>de</strong> 11 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 1949, Sala <strong>de</strong> Negocios Generales. G.J. LXVI.Nums. 2073 - 2074. Págs. 806 y ss.).RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUAL- Resarcimiento <strong>de</strong> perjuicios patrimoniales damnificadosdirectos e indirectos / DAMNIFICADOS DE CONTRAGOLPE- damnificado indirecto / PERJUICIOPATRIMONIAL INDIRECTO- personas que <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>n <strong>de</strong> la víctima directa o que <strong>de</strong>rivaban un beneficioeconómicoDe cara a la pretensión dirigida al resarcimiento <strong>de</strong> perjuicios patrimoniales formulada por la señora LISBETHAMÉRICA GARCÍA ORCASITA, es menester tener presente que, como consecuencia <strong>de</strong>l hecho ilícito, se pue<strong>de</strong>ngenerar daños patrimoniales a la víctima directa <strong>de</strong>l evento perjudicial y también a las personas que <strong>de</strong> ella <strong>de</strong>pendíano que <strong>de</strong> ella <strong>de</strong>rivaban un beneficio económico, conocidas éstas personas como damnificados “<strong>de</strong> rebote” o “porcontragolpe”.En el primer caso, la víctima directa <strong>de</strong>l ilícito, si sobrevive, podrá reclamar personalmente para sí la correspondientein<strong>de</strong>mnización, o si ha fallecido, podrán hacerlo sus sucesores obrando iure hereditatis. En el segundo, aquellos sujetos,también llamados damnificados indirectos, pue<strong>de</strong>n reclamar la in<strong>de</strong>mnización por los perjuicios que personalmenteles haya ocasionado el hecho dañoso, <strong>de</strong>rivados, se repite, <strong>de</strong> la supresión <strong>de</strong> la ayuda o <strong>de</strong>l apoyo económico lícitoque la víctima directa <strong>de</strong>l infortunio les prodigaba.LEGITIMACIÓN EN LA CAUSA POR ACTIVA- Para <strong>de</strong>mandar la reparación <strong>de</strong>l perjuicio patrimonial indirectoDebe señalarse, así mismo, que en el <strong>de</strong>recho contemporáneo la legitimación para esta clase <strong>de</strong> damnificados no secircunscribe a los alimentarios o a las personas que tengan con la víctima directa una relación <strong>de</strong> parentesco, o <strong>de</strong>convivencia matrimonial o marital, sino que se extien<strong>de</strong> a todas aquellas que acrediten que la lesión causada a lavíctima directa les ha ocasionado daños, los que en el caso <strong>de</strong> los perjuicios <strong>de</strong> carácter patrimonial consistirán en laprivación <strong>de</strong>l auxilio, <strong>de</strong>l apoyo o <strong>de</strong>l soporte económico que, <strong>de</strong> manera lícita, aquella les brindaba, el cual, como esla regla general en materia in<strong>de</strong>mnizatoria, <strong>de</strong>berá ser <strong>de</strong>bidamente acreditado en el proceso.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil46


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>PRUEBA TESTIMONIALDejar <strong>de</strong> valorar testimonios por creerlos solicitados fuera <strong>de</strong> la oportunidad procesal constituye error <strong>de</strong><strong>de</strong>recho que <strong>de</strong>be enfilarse por vía indirectaSENTENCIA DE CASACIÓNM.PONENTE: DR.FERNANDO GIRALDO GUTIERREZFECHA : 31-10-<strong>2011</strong>DECISIÓN: No CasaPROCESO : 2007-00597-01DEMANDANTE: Hernando Cruz BarahonaDEMANDADO: Martha Liliana Salazar BernalASUNTO:El actor en el libelo inicial solicitó <strong>de</strong>clarar la existencia <strong>de</strong> la unión marital <strong>de</strong> hecho entre él y la contraparte<strong>de</strong>s<strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2003 hasta el 28 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2007 al igual que la correspondiente sociedad patrimonial, notificadala <strong>de</strong>mandada contestó oponiéndose a las súplicas y negando los hechos; propuso como <strong>de</strong>fensa la falta <strong>de</strong> losrequisitos legales para la prosperidad <strong>de</strong> la acción , a<strong>de</strong>lantado el trámite <strong>de</strong> rigor el sentenciador <strong>de</strong> primerainstancia falló el asunto accediendo a los pedimentos <strong>de</strong>cisión que apelada por la <strong>de</strong>mandada fue revocada alestimar, por un lado, que algunas <strong>de</strong> las evi<strong>de</strong>ncias se aportaron por fuera <strong>de</strong> las oportunida<strong>de</strong>s probatorias o sinlas formalida<strong>de</strong>s impuestas por la ley; y, por el otro, que <strong>de</strong> las allegadas sin tales <strong>de</strong>ficiencias, no se <strong>de</strong>ducía lapermanencia y singularidad que legalmente requería la figura.El actor contra ese dicho con base en la causal 1 <strong>de</strong>l artículo 368 CPC presentó <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> casación aseverandosu vicio por incurrir en errores <strong>de</strong> hecho y <strong>de</strong>recho; este, al negarle efectos a un documento aportado en copiasimple condición que por sí sola es insuficiente para privarle <strong>de</strong>l valor probatorio que el artículo 254 le atribuye;y aquel, en su apreciación probatoria, ya que, paso por alto <strong>de</strong> las pruebas pedidas <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l respectivo trasladoy <strong>de</strong>l interrogatorio absuelto por la <strong>de</strong>mandada expresiones que en su parecer constituyen confesión <strong>de</strong> vida encomún. La Sala <strong>de</strong> Casación Civil no casa la sentencia al encontrar el ataque propuesto incompleto.ENTREMEZCLAMIENTO DE VIAS - la ausencia <strong>de</strong> valoración <strong>de</strong> pruebas testimonial constituye error <strong>de</strong> <strong>de</strong>rechoplanteable por vía indirecta / ERROR DE DERECHO- <strong>de</strong>sestimación <strong>de</strong> <strong>de</strong>claraciones <strong>de</strong> terceros al consi<strong>de</strong>rarlassolicitadas por fuera <strong>de</strong> las oportunida<strong>de</strong>s que con arreglo al or<strong>de</strong>namiento se tiene para aducirlasSi bien lo sostenido con suficiencia da al traste con el cargo, la <strong>Corte</strong> observa cómo él tiene otra <strong>de</strong>ficiencia, <strong>de</strong> nomenor entidad, consistente en que el impugnador se equivoca en la variable que seleccionó <strong>de</strong> la vía indirecta en lacrítica que lanza acerca <strong>de</strong> los testimonios que el juez <strong>de</strong> segundo grado no apreció.Evi<strong>de</strong>ntemente:a.-) Éste advirtió que el fallo <strong>de</strong>l a quo estaba sostenido en pruebas arrimadas por el actor al <strong>de</strong>scorrer el traslado<strong>de</strong> la excepción <strong>de</strong> mérito, y resultaba que ellas no se solicitaron en las oportunida<strong>de</strong>s previstas en los artículos 174y 183 o respecto <strong>de</strong> las mismas no se cumplieron las ritualida<strong>de</strong>s legales, en atención a que se pidieron en formaextemporánea.b.-) Afirma el opugnador que en ello aquél cayó en error <strong>de</strong> hecho, porque pasó por alto que los días 17, 18, 19, 20,21 y 24 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2008 fueron inhábiles por correspon<strong>de</strong>r a los <strong>de</strong> semana santa y a uno festivo, razón por la cualese memorial <strong>de</strong> 31 <strong>de</strong> marzo fue radicado oportunamente, ya que tal fecha era el último día <strong>de</strong>l traslado, teniendoen cuenta que el auto que lo dio se notificó por estado el viernes 14 <strong>de</strong> los mismos mes y año. Y subraya que <strong>de</strong> nohaber incurrido en ese dislate fáctico, había examinado los testimonios <strong>de</strong> Hembert Rodríguez Ortiz, Héctor EduardoRodríguez Franco y Mario Enrique Galvis Ayala, que mostraban la comunidad <strong>de</strong> vida.c.-) Si la razón para <strong>de</strong>sestimar esos medios fue la que arriba se <strong>de</strong>jó recalcada, es incuestionable que el acusadorequivoca la arremetida, ya que una sustentación <strong>de</strong> esa magnitud ha <strong>de</strong> ser censurada por la vía indirecta sí, pero por47Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


yerro <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho, y no por el fáctico, como lo hace.<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>No se trata, entonces, <strong>de</strong> que el juzgador haya alterado o cercenado el contenido material <strong>de</strong> tales elementos <strong>de</strong> juicio,esto es, que los hubiese puesto a <strong>de</strong>cir lo que no expresan o que hubiera <strong>de</strong>jado <strong>de</strong> valorar todo o parte <strong>de</strong> su contenido,que es el ámbito al que se contrae la especie <strong>de</strong> error aducido, sino, sencillamente, que creyó que no los podía apreciarcon alcance persuasivo por haber sido solicitados por fuera <strong>de</strong> los momentos para pedir su <strong>de</strong>creto, tema que, comose sabe, es propio <strong>de</strong>l otro.COPIAS- valor probatorio <strong>de</strong> las copias simplesEl acusador anota que en ello aquél incurrió en error <strong>de</strong> jure, al negar los pertinentes efectos, por ser “una copiasimple”, condición que por sí sola no es razón suficiente para privarla <strong>de</strong>l valor que el aludido precepto atribuye a esaclase <strong>de</strong> escritos, que no indicó, con arreglo al mismo, cuál era el requisito que <strong>de</strong>bía cumplirse para consi<strong>de</strong>rárselaauténtica y con el po<strong>de</strong>r persuasivo <strong>de</strong>l original; que pasó <strong>de</strong> largo ante otras circunstancias que <strong>de</strong>mostraban suveracidad y la suficiencia para establecer la confesión extrajudicial <strong>de</strong> Salazar Bernal respecto <strong>de</strong> la unión constituidacon el extremo activo, como que fue allegada con el libelo, se tuvo como tal en auto <strong>de</strong> 16 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2008, sinreproche <strong>de</strong> la contraparte ni tachada <strong>de</strong> falsa y reconocida por ésta en el interrogatorio.(iii) Como se advierte, el recurrente no discute que en realidad se trata <strong>de</strong> una copia simple.(iv) Con la anterior premisa, pronto se confirma que al asumir aquella posición <strong>de</strong> cara al medio en rigor el ad aquemno cometió el dislate que se le enrostra, no solo porque eso es lo que preceptúa el numeral tercero <strong>de</strong>l artículo 254 <strong>de</strong>lEstatuto Procesal Civil, en la norma a la sazón vigente, al señalar que las “copias tendrán el mismo valor probatorio<strong>de</strong>l original… cuando sean autenticadas por notario, previo cotejo con el original o la copia autenticada que se lepresente”, sino por cuanto correspon<strong>de</strong> a la línea jurispru<strong>de</strong>ncial trazada por la Corporación sobre la materia, en la queha sentado que ellas tendrán mérito persuasivo en la medida en que se encuentran en el proceso <strong>de</strong> la manera dispuestapor el legislador en este precepto.TÉCNICA DE CASACIÓN- claridad y precisión en la formulación <strong>de</strong> los cargos /Por cuanto la casación es un recurso extraordinario, el libelo con el que se lo sustente ha <strong>de</strong> colmar unos requisitosmuy concretos, específicamente los <strong>de</strong>terminados en el artículo 374, ya que, al tratarse <strong>de</strong> una cuestión en esenciadispositiva, la tarea <strong>de</strong> la Sala queda circunscrita al marco que el impugnador establezca, <strong>de</strong> don<strong>de</strong> se <strong>de</strong>spren<strong>de</strong> quees a él a quien le compete, privativamente, <strong>de</strong>limitar el contexto y ámbito conceptual acerca <strong>de</strong> cómo el juzgador cayóen el <strong>de</strong>sacierto. De este modo, sea cual fuere el motivo que se invoque, la pieza aludida <strong>de</strong>be contener, entre otrasexigencias, la formulación por separado <strong>de</strong> los cargos, así como la exposición <strong>de</strong> los motivos en que se apoyan, conla expresión <strong>de</strong> los fundamentos <strong>de</strong> cada acusación en forma “clara y precisa”.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil48


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUALResponsabilidad <strong>de</strong>rivada <strong>de</strong> publicidad engañosa y propaganda <strong>de</strong> proyecto urbanísticoSENTENCIA DE CASACIÓNM.PONENTE: DRA.RUTH MARINA DIAZ RUEDAFECHA : 01-11-<strong>2011</strong>DECISIÓN: NO CASAPROCESO : 2002-00292-01DEMANDANTE: José Edilberto Católico y OtrosDEMANDADO:Concreto SA, Constructora Arpro SA y otrosASUNTO:En síntesis en las pretensiones <strong>de</strong>l escrito genitor <strong>de</strong>l proceso se reclamó la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> responsabilidad solidaria<strong>de</strong> las accionadas, por el daño ocasionado a los actores con la entrega <strong>de</strong> publicidad engañosa sobre un proyectourbanístico, la modificación <strong>de</strong>l proyecto <strong>de</strong> urbanización contratado y la falta <strong>de</strong> eficiencia en la construccióncuyo monto se estimó en $1.700.000.000, o el mayor valor que se <strong>de</strong>mostrara por concepto <strong>de</strong> los perjuiciosmateriales en la modalidad <strong>de</strong> daño emergente y lucro cesante; así mismo los daños morales y los originadosen las alteraciones <strong>de</strong> las condiciones <strong>de</strong> existencia, estos dos últimos cuantificados en salarios mínimos legalesmensuales para cada uno <strong>de</strong> los <strong>de</strong>mandantes.Las i<strong>de</strong>as centrales <strong>de</strong>sarrolladas por el Tribunal con las que ratificó la improsperidad <strong>de</strong> las súplicas, parten <strong>de</strong>lentendimiento según el cual cuando la in<strong>de</strong>mnización <strong>de</strong> perjuicios es perseguida por el grupo con soporte en unpretendido incumplimiento <strong>de</strong> un negocio jurídico bilateral, para nada resultan ajenos los requisitos que <strong>de</strong>mandanel éxito <strong>de</strong> la responsabilidad contractual, lo que implica la prueba <strong>de</strong> la existencia <strong>de</strong>l respectivo contrato bilateral;<strong>de</strong> su incumplimiento, por parte <strong>de</strong> los <strong>de</strong>mandados, y <strong>de</strong>l el daño su existencia certeza y monto, en cuanto a lareclamación por perjuicios morales y fisiológicos, dijo el ad quem que ninguno <strong>de</strong> los elementos probatoriosque se recaudaron eran aptos para <strong>de</strong>mostrar perjuicios <strong>de</strong> tipo extrapatrimonial, <strong>de</strong>scartando expresamente lasmanifestaciones <strong>de</strong> los accionantes en los interrogatorios que contestaron, porque a nadie le es permitido crearsesu propia prueba, adicionalmente <strong>de</strong>dujo que cualquier duda quedó disipada en la suscripción <strong>de</strong> los distintoscontratos celebrados entre las partes (promesa y compraventa), en los que se individualizaron e i<strong>de</strong>ntificaron losbienes con sus respectivas áreas privadas y comunes, a<strong>de</strong>más porque se suscribieron las actas <strong>de</strong> entrega <strong>de</strong> lasviviendas, sin observaciones en cuanto a esa temática, y <strong>de</strong> otro lado algunos propietarios otorgaron autorizaciónpara modificar la licencia <strong>de</strong> construcción inicial, lo que permitió cambiar <strong>de</strong> <strong>de</strong>stinación unas franjas <strong>de</strong>l terreno.Presentan contra esa <strong>de</strong>cisión recurso extraordinario <strong>de</strong> casación consagrado en el artículo 368 <strong>de</strong>l CPC causal 1°el inicial por violación directa <strong>de</strong> las normas que regulan el tema <strong>de</strong> publicidad engañosa en especial los artículos14, 15, 31, 36 y 37 <strong>de</strong>l D.E. 3466 <strong>de</strong> 1982 , los restantes vía indirecta por error fáctico en la valoración <strong>de</strong> laspruebas <strong>de</strong>l proceso, todas ellas carentes <strong>de</strong> aptitud para su eficacia jurídica; la Sala <strong>de</strong> Casación Civil no casa lasentencia.(…)se trae a colación el tema <strong>de</strong> la responsabilidad <strong>de</strong>rivada <strong>de</strong> publicidad engañosa, problemática que se abordótangencialmente en fallo <strong>de</strong> 13 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2001 exp. 6775, en el que dijo la <strong>Corte</strong>:“Así que -y para abordar sin pérdida <strong>de</strong> momento el punto al que se quería llegar-, in<strong>de</strong>pendientemente <strong>de</strong> laobligatoriedad <strong>de</strong> la oferta, cuando la invitación a contratar se realiza por conducto <strong>de</strong> una publicidad no pue<strong>de</strong>, no <strong>de</strong>be,<strong>de</strong>scartarse un eventual daño a sus <strong>de</strong>stinatarios y su condigna reparación, si es que publicidad tal no se hace con apegoa la sinceridad y seriedad que es <strong>de</strong> esperarse, <strong>de</strong> modo <strong>de</strong> inferir que la confianza <strong>de</strong>l consumidor ha sido traicionada.Nadie discutiría hoy por hoy que al consumidor le asiste el <strong>de</strong>recho a estar informado, y ojalá bien informado. Yaincluso existen normas positivas que lo requieren sin atenuantes, verbigracia los artículos 20 y 78 <strong>de</strong> la Carta Política,don<strong>de</strong> <strong>de</strong> un lado se confiere rango constitucional al <strong>de</strong>recho a recibir información veraz y, <strong>de</strong> otro, se confiere a la leyla misión <strong>de</strong> controlar la información dada en la comercialización <strong>de</strong> los bienes y servicios ofrecidos y prestados a lacomunidad, en protección <strong>de</strong> los <strong>de</strong>rechos colectivos, y el <strong>de</strong>creto 3466 <strong>de</strong> 1982, que en lo pertinente prescribe que toda49Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>información que se dé al consumidor acerca <strong>de</strong> los componentes y propiedad <strong>de</strong> los bienes y servicios que se ofrezcanal público “<strong>de</strong>berá ser veraz y suficiente” razón por la cual se priven las leyendas y la propaganda comercial que “... nocorresponda a la realidad, así como las que induzcan o puedan inducir a error respecto <strong>de</strong> la naturaleza, origen, el modo<strong>de</strong> fabricación, los componentes, los usos, volumen, peso o medida, los precios, la forma <strong>de</strong> empleo, las característicaslas propieda<strong>de</strong>s, la calidad, idoneidad o la cantidad <strong>de</strong> los bienes o servicios ofrecidos”, disponiendo en consecuencia,que todo productor “... es responsable por las marcas y leyendas que exhiban sus productos (bienes y servicios), asícomo por la propaganda comercial <strong>de</strong> los mismos, cuando su contenido no corresponda a la realidad o induzca a erroral consumidor”; y se prevé, a<strong>de</strong>más, que para la correspondiente in<strong>de</strong>mnización <strong>de</strong> perjuicios, los afectados puedanrecurrir a los trámites previstos para el proceso verbal consagrado en el Título XXIII <strong>de</strong>l código <strong>de</strong> procedimientocivil, con las adiciones procesales que en dicho estatuto se establecen, todo lo cual pue<strong>de</strong> válidamente ubicarse en lafase precontractual, por cuanto ésta compren<strong>de</strong>, itérase, un conjunto <strong>de</strong> relaciones y <strong>de</strong> contactos entre las partes, cuyarelevancia pue<strong>de</strong> ser diversa, según el avance <strong>de</strong> la negociación (con el nacimiento eventual <strong>de</strong> una relación vinculante)y no solamente la oferta, como una etapa <strong>de</strong> mayor acercamiento entre los interesados”.PUBLICIDAD ENGAÑOSA- Propaganda <strong>de</strong> proyecto urbanístico/ ERROR DE DERECHO- violación <strong>de</strong> lasnormas que regulan la responsabilidad por publicidad engañosa / TÉCNICA DE CASACIÓN- trascen<strong>de</strong>ncia(…)Al examinar las consi<strong>de</strong>raciones <strong>de</strong>l ad quem, no se vislumbra que haya fijado un entendimiento errado <strong>de</strong> la referidadisposición, en el sentido <strong>de</strong> haber negado la “responsabilidad civil” <strong>de</strong>rivada <strong>de</strong> la “publicidad engañosa”; aunque sítruncó los efectos resarcitorios por el perjuicio, tras sostener que el comportamiento <strong>de</strong> los actores al haber consentido,primero en la suscripción <strong>de</strong> la “promesa <strong>de</strong> compraventa” y posteriormente en la celebración <strong>de</strong>l “contrato <strong>de</strong>compraventa”, <strong>de</strong>svanecieron sus aspiraciones in<strong>de</strong>mnizatorias, <strong>de</strong>ducción esta que se torna inadmisible, dado que endichos convenios no se trató ese tema ni se fijaron estipulaciones, al tenor <strong>de</strong>l artículo 1625 <strong>de</strong>l Código Civil, tendientesa extinguir la obligación originada en el aludido hecho a favor <strong>de</strong> los actores.Empero, el aludido equívoco se torna intrascen<strong>de</strong>nte, porque <strong>de</strong> salir avante el cargo, los actores no concretaronel “perjuicio cierto” que les causó esa precisa conducta imputada a las accionadas en la “fase <strong>de</strong> promoción” <strong>de</strong>lplurimencionado <strong>de</strong>sarrollo urbanístico, al igual que la <strong>de</strong>mostración <strong>de</strong>l mismo.RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUAL- publicidad engañosa sobre bienes cuya comercializaciónse preten<strong>de</strong>5.2. De otro lado se hace necesario puntualizar, que la “responsabilidad” proveniente <strong>de</strong> la “publicidad engañosa”,sobre los bienes o servicios cuya comercialización se pretenda, <strong>de</strong>be examinarse en varios momentos, atendiendo losavances que con ella se alcancen en la actividad negocial proyectada y en consi<strong>de</strong>ración a los efectos producidos en losestadios que se presentan en su <strong>de</strong>sarrollo.5.3. Sobre el particular resulta pertinente mencionar:a) En la etapa <strong>de</strong> los “tratos preliminares” la controversia se ubica en el ámbito <strong>de</strong> la “responsabilidad civil precontractual”o “extracontractual” dado que para ese instante no existe, o falta la celebración <strong>de</strong>l “convenio o acuerdo” entre lossujetos con interés o a favor <strong>de</strong> quien se hace la “propaganda” y quienes como “consumidores” resultan incentivadoscon la misma para la adquisición <strong>de</strong> lo ofrecido; b) si se ha celebrado el negocio jurídico genera “acción contractual” ya<strong>de</strong>más los efectos <strong>de</strong> la pluricitada “conducta ilegal”, podrían manifestarse hasta el punto <strong>de</strong> viciar el consentimientopor “error o dolo”, en los términos <strong>de</strong> los supuestos previstos en los artículos 1510, 1511 y 1515 <strong>de</strong>l Código Civil, aligual que en el 900 <strong>de</strong>l Estatuto Mercantil, lo cual habilita como mecanismo adicional <strong>de</strong> protección al “consumidor”,la impugnación <strong>de</strong> la vali<strong>de</strong>z <strong>de</strong>l “contrato”, <strong>de</strong> conformidad con el inciso final <strong>de</strong>l precepto 1741, en armonía con el1743 ibí<strong>de</strong>m, y en su caso, el último aparte <strong>de</strong> la citada norma comercial; a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> la formulación <strong>de</strong> otras súplicasque jurídicamente sean acumulables.NORMA SUSTANCIAL - tiene este carácter el artículo 31 <strong>de</strong>l Decreto 3466 <strong>de</strong> 1982 / NORMA SUSTANCIAL- notienen este carácter los artículos 4, 15, 36 y 37 <strong>de</strong>l <strong>de</strong>creto 3466 <strong>de</strong> 1982, 20 <strong>de</strong> la Resolución <strong>de</strong> la Asamblea General<strong>de</strong> las Naciones Unidas sobre protección al consumidor y 69 <strong>de</strong> la Ley 472 <strong>de</strong> 199850Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>El fallo es cuestionado por “violación directa <strong>de</strong> la ley por interpretación errónea (…) [<strong>de</strong>] las normas <strong>de</strong> publicida<strong>de</strong>ngañosa en especial los artículos 14, 15, 31, 36 y 37 <strong>de</strong>l D.E. 3466 <strong>de</strong> 1982 (Estatuto <strong>de</strong> Protección al Consumidor), elartículo 69 <strong>de</strong> la Ley 472 <strong>de</strong> 1998 (Acciones <strong>de</strong> Grupo) y el artículo 20 <strong>de</strong> la resolución sobre protección al consumidorexpedido por la Asamblea General <strong>de</strong> las Naciones Unidas, al atribuirles un sentido o un alcance que no tienen (…)”.(…)La única norma sustancial <strong>de</strong> las señaladas como violadas, es el canon 31 <strong>de</strong>l Decreto 3466 <strong>de</strong> 1982, que en lopertinente reza: “Todo productor es responsable (…) por la propaganda comercial <strong>de</strong> los [bienes o servicios], cuandosu contenido no corresponda a la realidad o induzca a error al consumidor”, puesto que los <strong>de</strong>más preceptos que elcasasionista consi<strong>de</strong>ra transgredidos alu<strong>de</strong>n a las condiciones que <strong>de</strong>be cumplir la información <strong>de</strong>stinada al público,esto es, los artículos 14 y 15 ibí<strong>de</strong>m, al igual que el 20 <strong>de</strong> la Resolución <strong>de</strong> la Asamblea General <strong>de</strong> las Naciones Unidassobre protección al consumidor; mientras que el 69 <strong>de</strong> la Ley 472 <strong>de</strong> 1998, alu<strong>de</strong> al procedimiento a seguir, cuando se<strong>de</strong>manda el resarcimiento <strong>de</strong> perjuicios con base en el “Decreto 3466 <strong>de</strong> 1982 artículos 36 y 37”.TÉCNICA DE CASACIÓN- violación indirecta <strong>de</strong> la ley sustancial / ERROR DE HECHO- supone la existencia <strong>de</strong>la prueba preterida o valorada in<strong>de</strong>bidamente si la prueba no milita en el litigio no es admisible“El error manifiesto <strong>de</strong> hecho constitutivo <strong>de</strong> la violación indirecta <strong>de</strong> la ley sustancial <strong>de</strong> que trata el inciso 2º <strong>de</strong> laregla 1ª <strong>de</strong>l artículo 368 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, tiene lugar cuando el sentenciador <strong>de</strong> instancia, al apreciarlas pruebas <strong>de</strong>l litigio, pretermite una existente, o supone una que no existe, o tergiversa el contenido objetivo <strong>de</strong> algunaprobanza, ya sea por adición, por cercenamiento o por <strong>de</strong>sfiguración.“La primera y la última <strong>de</strong> tales hipótesis, conforme a la más elemental lógica jurídica, exigen que el medio <strong>de</strong>convicción preterido o tergiversado exista materialmente en el proceso y, adicionalmente, que tenga valor <strong>de</strong>mostrativo,según las previsiones contempladas en las normas <strong>de</strong> disciplina probatoria.“Así las cosas, ningún sentido tiene <strong>de</strong>nunciar en casación la comisión <strong>de</strong> un error <strong>de</strong> hecho por preterición o porin<strong>de</strong>bida valoración <strong>de</strong> un medio <strong>de</strong> convicción que no milita en el litigio, pues, se reitera, por esencia, esta clase <strong>de</strong>yerro “atañe a la existencia <strong>de</strong> un medio <strong>de</strong> prueba, como elemento material <strong>de</strong>l proceso” (…) o, con otras palabras,ocurre “bien porque el juzgador haya <strong>de</strong>jado <strong>de</strong> ver y, por consiguiente <strong>de</strong> apreciar una prueba existente en el proceso(preterición), ora porque haya supuesto la que no existe (suposición), extremo este comprensivo <strong>de</strong>l fenómeno <strong>de</strong> la<strong>de</strong>sfiguración <strong>de</strong>l medio probatorio, que suce<strong>de</strong> cuando el fallador ve en la prueba representaciones o <strong>de</strong>claracionesque no contiene”(…).“Tampoco lo tendría, si el <strong>de</strong>fecto acusado se relaciona con una prueba que, no obstante obrar físicamente en elexpediente, carece <strong>de</strong> mérito probatorio, <strong>de</strong>bido, entre otros motivos, a su in<strong>de</strong>bida incorporación al expediente, puestoque “las pruebas producidas, con el objeto <strong>de</strong> que cumplan con su función <strong>de</strong> llevar al juez el grado <strong>de</strong> convicciónsuficiente para que pueda <strong>de</strong>cidir sobre el asunto materia <strong>de</strong> la controversia, a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> ser conducentes y eficaces,<strong>de</strong>ben allegarse o practicarse en los términos y condiciones establecidos <strong>de</strong> antemano en el or<strong>de</strong>namiento positivo, yaque <strong>de</strong> lo contrario no es posible que cumplan la función señalada” (…)”.ERROR DE HECHO- pretermisión en la valoración <strong>de</strong> acto administrativos / ACTO ADMINISTRATIVO- omitidopor falta <strong>de</strong> prueba <strong>de</strong> su autenticidad / PRUEBA DOCUMENTAL- satisfacción <strong>de</strong> la exigencia <strong>de</strong> autenticidad /AUTENTICIDAD- valoración judicial <strong>de</strong> la copia <strong>de</strong> un expediente administrativo sin atestación <strong>de</strong> autenticidadEs evi<strong>de</strong>nte que el ad quem en la fase valorativa <strong>de</strong>l haz probatorio no tuvo en cuenta la actuación a<strong>de</strong>lantada porla Superinten<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> Industria y Comercio, contra Conconcreto S.A., Constructora Apro S.A., Apro ArquitectosIngenieros S.A. y Forjar Inversiones S.A., por “publicidad engañosa” que involucró el conjunto “Casas <strong>de</strong> Picadilly”,en la que se dictaron los referidos “actos administrativos”; empero al no haberse allegado <strong>de</strong> manera completa losinstrumentos que integran la <strong>de</strong>cisión, cumpliendo el requisito <strong>de</strong> la “autenticidad”, no tienen aptitud jurídica paraservir <strong>de</strong> sustentáculo a los <strong>de</strong>satinos fácticos invocados, al tenor <strong>de</strong>l artículo 254 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil,según el cual “[l]as copias tendrán el mismo valor probatorio <strong>de</strong>l original, en los siguientes casos: 1° Cuando hayansido autorizadas por notario, director <strong>de</strong> oficina administrativa o <strong>de</strong> policía, o secretario <strong>de</strong> oficina judicial, previa or<strong>de</strong>n51Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong><strong>de</strong>l juez, don<strong>de</strong> se encuentre el original o una copia autenticada. - 2° Cunado sean autenticadas por notario, previocotejo con el original o la copia autenticada que se le presente. - 3° Cuando sean compulsadas <strong>de</strong>l original o <strong>de</strong> unacopia autenticada en el curso <strong>de</strong> inspección judicial, salvo que la ley disponga otra cosa.”Y, es que tal como ya se reveló, sólo se trajo en <strong>de</strong>bida forma la reproducción <strong>de</strong> la resolución que finiquitó la “actuaciónadministrativa en primera instancia”, y aunque en la fase instructiva <strong>de</strong>l proceso se solicitó nuevamente el envío<strong>de</strong> copia <strong>de</strong>l expediente, su remisión la efectuó la Secretaria General <strong>de</strong> la prenombrada entidad <strong>de</strong> control, sin laatestación <strong>de</strong> “autenticidad” (c.1-5, 1-637), por lo que carece <strong>de</strong> “valor probatorio”.Cabe acotar, que el referente normativo para formalizar la “autenticación <strong>de</strong> un documento”, correspon<strong>de</strong> al artículo75 <strong>de</strong>l Decreto 960 <strong>de</strong> 1970, el cual reza: “La autenticación se anotará en todas las hojas <strong>de</strong> que conste el documentoautenticado, con la expresión <strong>de</strong> la correspon<strong>de</strong>ncia (…) <strong>de</strong> su contenido con el <strong>de</strong>l original (…)”, procedimiento quevalga reiterar, se concretó únicamente con relación a la fotocopia <strong>de</strong> la “Resolución 27929 <strong>de</strong> 29 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2002”,mas no en cuanto a los otros folios, y por correspon<strong>de</strong>r ese acto sólo a una parte <strong>de</strong> la “<strong>de</strong>cisión administrativa”, noresulta eficaz como elemento <strong>de</strong> convicción, porque revela información parcial, al faltar lo resuelto frente a la apelacióny la solicitud <strong>de</strong> revocatoria directa, mecanismos que se sabe fueron promovidos.ACCIÓN DE GRUPO - <strong>de</strong>be probarse el <strong>de</strong>satino <strong>de</strong>l fallador <strong>de</strong> instancia / CARGA DE LA PRUEBA- las pruebasirregularmente aportadas al proceso no pue<strong>de</strong>n valorarse judicialmenteLo anterior contribuye a reforzar la ausencia <strong>de</strong> acreditación <strong>de</strong>l <strong>de</strong>satino invocado, porque los elementos en que seapoya la censura para mostrar el daño, esto es, los relacionados con las “zonas ver<strong>de</strong>s, patio privado, salón comunal,guar<strong>de</strong>ría y minimarket”, <strong>de</strong>sarrollados por el arquitecto Sánchez Buelvas, en las circunstancias anteriormentereferidas, no podrán ser valorados, dada su irregular incorporación, por lo que la conclusión <strong>de</strong>l ad quem permaneceríainalterable, ante la falta <strong>de</strong> pruebas para <strong>de</strong>svirtuarla.NORMA SUSTANCIAL - No tienen ese carácter los artículos 174,175,177,179,180,183,184,187,203,237,238 y 243<strong>de</strong>l CPC / NORMA SUSTANCIAL - tiene ese carácter el artículo 2060 <strong>de</strong>l CCEn lo atinente a la “in<strong>de</strong>bida apreciación <strong>de</strong> las pruebas frente a los daños <strong>de</strong>rivados <strong>de</strong> las <strong>de</strong>ficiencias <strong>de</strong> la construcción”,se advierte la falta <strong>de</strong> señalamiento preciso <strong>de</strong> la norma sustancial vulnerada, pues cita “los artículos 174, 175, 177,179, 180, 183, 184, 187, 233, 237, 238, 243 <strong>de</strong>l C.P.C”, todas ellas correspondientes al régimen probatorio, ya quese ocupan <strong>de</strong> fijar reglas sobre la “necesidad <strong>de</strong> la prueba, medios <strong>de</strong> prueba, carga <strong>de</strong> la prueba, prueba <strong>de</strong> oficio ya petición <strong>de</strong> parte, <strong>de</strong>creto y práctica <strong>de</strong> pruebas <strong>de</strong> oficio, oportunida<strong>de</strong>s probatorias, oportunidad adicional para lapráctica <strong>de</strong> pruebas a instancia <strong>de</strong> parte y preclusión, apreciación <strong>de</strong> las pruebas, proce<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la peritación, práctica<strong>de</strong> la prueba, contradicción <strong>de</strong>l dictamen, informes técnicos y peritaciones <strong>de</strong> entida<strong>de</strong>s y <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncias oficiales”, y encuanto al canon 2060 <strong>de</strong>l Código Civil, que aunque sí contiene “disposiciones sustanciales” están vertidas en las variaspautas atinentes a la ejecución <strong>de</strong> obras por precio único, previendo al respecto: “Los contratos para construcción<strong>de</strong> edificios, celebrados con un empresario, que se encarga <strong>de</strong> toda la obra por un precio único prefijado, se sujetan,a<strong>de</strong>más, a las reglas siguientes: - 1ª) El empresario no podrá pedir aumento <strong>de</strong> precio, a pretexto <strong>de</strong> haber encarecidolos jornales o los materiales, o <strong>de</strong> haberse hecho agregaciones o modificaciones en el plan primitivo; salvo que se hayaajustado un precio particular por dichas agregaciones o modificaciones; - 2ª) Si circunstancias <strong>de</strong>sconocidas, como unvicio oculto <strong>de</strong>l suelo, ocasionaren costos que no pudieron preverse, <strong>de</strong>berá el empresario hacerse autorizar para ellospor el dueño; y si éste rehusa, podrá ocurrir al juez o prefecto para que <strong>de</strong>cida si ha <strong>de</strong>bido o no preverse el recargo <strong>de</strong>obra, y fije el aumento <strong>de</strong> precio que por esta razón corresponda;- 3ª) Si el edificio perece o amenaza ruina, en todo oparte, en los diez años subsiguientes a su entrega, por vicio <strong>de</strong> la construcción, o por vicio <strong>de</strong>l suelo que el empresario olas personas empleadas por él hayan <strong>de</strong>bido conocer en razón <strong>de</strong> su oficio, o por vicio <strong>de</strong> los materiales, será responsableel empresario; si los materiales han sido suministrados por el dueño, no habrá lugar a la responsabilidad <strong>de</strong>l empresariosino en conformidad al artículo 2041[<strong>de</strong>bió citarse el 2057) inciso final; - 4ª) El recibo otorgado por el dueño, <strong>de</strong>spués<strong>de</strong> concluida la obra, sólo significa que el dueño la aprueba, como ajustada exteriormente ajustada al plan y a las reglas<strong>de</strong>l arte, y no exime al empresario <strong>de</strong> la responsabilidad que por el inciso prece<strong>de</strong>nte se le impone; - 5ª) (…)”.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil52


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>CADUCIDAD DE LA ACCIÓN DE IMPUGNACIÓN DE PATERNIDAD-Derecho “adicional” <strong>de</strong> interponer nuevamente la acción durante un término transitorio conferido por laLey 1060 <strong>de</strong> 2006SENTENCIA DE CASACIÓNM. PONENTE : DR.FERNANDO GIRALDO GUTIERREZFECHA : 01-11-<strong>2011</strong>DECISIÓN: Casa y revoca el fallo <strong>de</strong> instanciaPROCESO : 2006-0092-01DEMANDANTE: Maritza PrietoDEMANDADO: Alix Ramírez Castellanos y otrosASUNTO:Presentada acción <strong>de</strong> impugnación <strong>de</strong> paternidad el 22 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 2006, la <strong>de</strong>mandante solicitó <strong>de</strong>clarar quelos accionados no son hijos <strong>de</strong> su padre, quien mantuvo bajo el mismo techo a su empleada reconociendo comosuyos a cuatro <strong>de</strong> sus hijos; notificados los opositores se opusieron a la prosperidad <strong>de</strong> las pretensiones y en su<strong>de</strong>fensa formularon la excepción <strong>de</strong> prescripción <strong>de</strong> la acción <strong>de</strong> los here<strong>de</strong>ros para reclamar la ilegitimidad<strong>de</strong> los hijos <strong>de</strong>l fallecido art. 221 CC; el Juzgado <strong>de</strong> conocimiento puso fin a la primera instancia el 25 <strong>de</strong>febrero <strong>de</strong> 2009, mediante provi<strong>de</strong>ncia en la que <strong>de</strong>claró sin fundamento la excepción propuesta y probada la<strong>de</strong> caducidad <strong>de</strong> la acción, negando las pretensiones; <strong>de</strong>cisión que, apelada, resultó confirmada por el superiorbajo el entendido <strong>de</strong> que el interés surgió el 20 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 2005, fecha <strong>de</strong>l fallecimiento <strong>de</strong>l padre, motivo porel que para el 22 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 2006 (presentación <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda) ya habían transcurrido los 60 días que para elefecto contemplaba el artículo 248 <strong>de</strong>l Código Civil y en consi<strong>de</strong>ración al pronunciamiento <strong>de</strong> inexequibilidadhecho por la <strong>Corte</strong> Constitucional en la sentencia C-310 <strong>de</strong>l 31 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2004.Contra ese dicho interpuso la <strong>de</strong>mandante recurso extraordinario <strong>de</strong> casación enfilando su ataque mediantetres cargos <strong>de</strong> los cuales la <strong>Corte</strong> circunscribió su análisis a uno solo, en el que <strong>de</strong>nunció la violación directa<strong>de</strong>l parágrafo <strong>de</strong>l artículo 14 <strong>de</strong> la Ley 1060 <strong>de</strong> 2006, vigente <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el 10 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> ese año, que aumentó eltérmino para impugnar la paternidad contemplando el <strong>de</strong> ciento ochenta (180) días siguientes a su entrada envigencia, en los casos en que habiéndose impugnado hubieren tenido <strong>de</strong>cisión adversa por la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong>caducidad, estipulación que a su criterio <strong>de</strong>bió aplicarse al asunto en trámite al momento <strong>de</strong> su expedición,teniendo en cuenta su eficacia inmediataLa Sala <strong>de</strong> Casación Civil encuentra que el aspecto medular <strong>de</strong>l asunto a esclarecer, “si era aplicable lareactivación legal <strong>de</strong>l plazo para proponer acción <strong>de</strong> impugnación, no obstante haberse configurado la caducidad”;fue evadido por el tribunal con amparo en la irretroactividad <strong>de</strong> la ley, <strong>de</strong>jando <strong>de</strong> aplicar el precepto quejurídicamente subsumía el litigio retroactivamente, motivo por el cual casa la sentencia. En se<strong>de</strong> <strong>de</strong> instancia yluego <strong>de</strong> la práctica <strong>de</strong> la prueba <strong>de</strong> ADN, <strong>de</strong>clara la prosperidad <strong>de</strong> las pretensiones frente a dos <strong>de</strong> los cuatro<strong>de</strong>mandados.IMPUGNACIÓN DE PATERNINDAD- impugnación <strong>de</strong>l reconocimiento voluntario/ LEGITIMACIÓN EN LACAUSA POR ACTIVA- impugnación <strong>de</strong>l reconocimientoLa acción <strong>de</strong> impugnación correspon<strong>de</strong> a la oportunidad establecida para refutar la paternidad o maternidad, presentandotres vertientes: la que se dirige para <strong>de</strong>svirtuar la presunción contemplada en el artículo 214 <strong>de</strong>l Código Civil, envirtud <strong>de</strong>l cual los nacidos durante la vigencia <strong>de</strong> un vínculo <strong>de</strong> pareja <strong>de</strong>bidamente constituido se presumen comohijos <strong>de</strong> la misma; la “impugnación <strong>de</strong> reconocimiento”, cuando se preten<strong>de</strong> <strong>de</strong>sconocer la manifestación voluntaria<strong>de</strong> quien acepta ser padre, sin que medie relación con ánimo <strong>de</strong> permanencia; y cuando se repele la maternidad porcorrespon<strong>de</strong>r a un falso parto o suplantación <strong>de</strong>l pretendido hijo al verda<strong>de</strong>ro.Para los últimos dos supuestos hay que tener en cuenta que la Ley 75 <strong>de</strong> 1968, en su artículo 5º establece que “[e]53Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>l reconocimiento sólo podrá ser impugnado por las personas, en los términos, y por las causas indicadas en losartículos 248 y 335 <strong>de</strong>l Código Civil”, advirtiendo que, en su texto original, el inciso final <strong>de</strong> la primera <strong>de</strong> lascitadas contemplaba que “[n]o serán oídos contra la legitimación sino los que prueben un interés actual en ello,y los ascendientes legítimos <strong>de</strong>l padre o madre legitimantes; estos en sesenta días, contados <strong>de</strong>s<strong>de</strong> que tuvieronconocimiento <strong>de</strong> la legitimación; aquellos en los trescientos días subsiguientes a la fecha en que tuvieron interés actualy pudieron hacer valer su <strong>de</strong>recho”.Teniendo en cuenta que, como lo infiere el sentido común, el acto <strong>de</strong> “reconocimiento” en los términos <strong>de</strong>l artículo 1º<strong>de</strong> la precitada ley lleva implícita la aceptación <strong>de</strong> haber sostenido relaciones sexuales para la época <strong>de</strong> la concepción,entre la madre y quien radica en si la calidad <strong>de</strong> padre, el reclamo <strong>de</strong>be ceñirse a <strong>de</strong>svirtuar tal acerto, razón que<strong>de</strong>limita el hecho <strong>de</strong> que sólo se legitimen para reclamar a quienes tengan un interés actual, presumiendo <strong>de</strong> entradaque lo tienen los ascendientes <strong>de</strong> quien unilateralmente asumió tal responsabilidad.CADUCIDAD DE LA ACCIÓN DE IMPUGNACIÓN DE PATERNIDAD-<strong>de</strong>recho a interponer nuevamente laacción durante un término transitorio conferido por la Ley 1060 <strong>de</strong> 2006/ IMPUGNACIÓN DE PATERNIDADrechazopor caducidad <strong>de</strong> la acción/ FILIACIÓN EXTRAMATRIMONIAL-Caducidad <strong>de</strong> la acción <strong>de</strong> impugnación<strong>de</strong>l reconocimiento <strong>de</strong> paternidad /IMPUGNACIÓN DE PATERNIDAD - <strong>de</strong>recho adicional ley 1060 <strong>de</strong> 2006/NORMA SUSTANCIAL - violación directa <strong>de</strong> la ley / NORMA SUSTANCIAL - Art. 14 <strong>de</strong> la Ley 1060 <strong>de</strong> 2006“<strong>de</strong>recho adicional” / RETROACTIVIDAD -aplicación <strong>de</strong> la ley 1060 <strong>de</strong> 2006Es <strong>de</strong> advertir que por medio <strong>de</strong> sentencia C-310 <strong>de</strong>l 31 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2004, emanada <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> Constitucional, se<strong>de</strong>claró inexequible el término “trescientos” <strong>de</strong>l aludido artículo 248 <strong>de</strong>l Código Civil y el aparte “aquellos en los( ) días subsiguientes a la fecha en que tuvieron interés actual y pudieron hacer valer su <strong>de</strong>recho” exequible “en elentendido que será el mismo plazo <strong>de</strong> sesenta días consagrado en este artículo y en el 221 <strong>de</strong>l Código Civil”.Consecuentemente, en los términos <strong>de</strong>l conjunto regulativo expuesto, el acto voluntario <strong>de</strong> “reconocimiento”únicamente pue<strong>de</strong> ser repelido por los ascendientes <strong>de</strong> quien lo hizo o por las personas que acrediten un “interésactual”, quedando incluidos entre ellos sus <strong>de</strong>scendientes por obvias razones sucesorales, pero con una limitación enel tiempo que, para la época <strong>de</strong> presentación <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda y ante la unificación dispuesta, estaba en sesenta (60) díasa consi<strong>de</strong>rar <strong>de</strong> acuerdo a la calidad aducida así: a los primeros les es computable <strong>de</strong>s<strong>de</strong> que tuvieron conocimiento <strong>de</strong>la legitimación y a los segundos con posterioridad al surgimiento <strong>de</strong> la causal <strong>de</strong> su reclamo.Teniendo en cuenta lo expuesto, no existiría reclamo a los cálculos realizados por el ad quem al proferir <strong>de</strong>cisión<strong>de</strong> segunda instancia, en virtud <strong>de</strong> los cuales si el interés <strong>de</strong> la <strong>de</strong>mandante surgió cuando falleció su padre, el 20 <strong>de</strong>octubre <strong>de</strong> 2005, lo que ha sido tema pacífico en las diferentes impugnaciones elevadas, al momento <strong>de</strong> presentarsela <strong>de</strong>manda, el 22 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 2006, ya se encontraba configurada la caducidad <strong>de</strong>clarada <strong>de</strong> oficio por habersesuperado el término <strong>de</strong> sesenta (60) días concedido para el efecto, en vista <strong>de</strong> que ambos eventos ocurrieron conposterioridad a la sentencia C-310-04, que lo disminuyó.Empero, no pue<strong>de</strong> pasarse por alto que por medio <strong>de</strong> la Ley 1060 <strong>de</strong>l 26 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2006 se introdujeron modificacionesa las normas que regulan la impugnación <strong>de</strong> la paternidad y la maternidad, modificando en su artículo 11 el referido248, cuya principal reforma fue incrementar en su inciso final el plazo concedido para accionar en los siguientestérminos: “No serán oídos contra la paternidad sino los que prueben un interés actual en ello, y los ascendientes <strong>de</strong>quienes se creen con <strong>de</strong>rechos, durante los 140 días <strong>de</strong>s<strong>de</strong> que tuvieron conocimiento <strong>de</strong> la paternidad”.De otro lado, en el parágrafo transitorio <strong>de</strong>l artículo 14 se <strong>de</strong>terminó que “Dentro <strong>de</strong> los 180 días siguientes a laentrada en vigencia <strong>de</strong> la presente ley, las personas que hayan impugnado la paternidad o la maternidad y esta hayasido <strong>de</strong>cidida adversamente por efectos <strong>de</strong> encontrarse caducada la acción, podrán interponerla nuevamente y por unasola vez, con sujeción a lo previsto en los incisos 2 y 3 <strong>de</strong>l artículo 5º <strong>de</strong> la presente ley”.Este último precepto constituye, según palabras <strong>de</strong> la propia <strong>Corte</strong>, “la consagración <strong>de</strong> un <strong>de</strong>recho adicional en pro<strong>de</strong> las personas que formularon <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> impugnación <strong>de</strong> la paternidad o <strong>de</strong> la maternidad y se les haya <strong>de</strong>cidido<strong>de</strong> manera adversa con apoyo en la figura extintiva, puesto que al entrar en vigencia dicho or<strong>de</strong>namiento jurídico, elRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil54


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>término rehabilitado ya estaría fenecido” (sentencia <strong>de</strong> 29 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2009, exp. 00451-01).Su aplicación, sin duda, conlleva la remoción <strong>de</strong> situaciones consolidadas en el pasado, como son las concernientesa procesos <strong>de</strong> impugnación <strong>de</strong> la paternidad, que la jurisdicción había <strong>de</strong>sestimado por no satisfacerse los términos<strong>de</strong> caducidad; esto es, que con evi<strong>de</strong>nte carácter retroactivo, el legislador estimó como oportuno <strong>de</strong>jar a un lado lafigura <strong>de</strong> la cosa juzgada, para en su lugar dar una nueva posibilidad a las “personas” que opugnaron sin éxito, todo,en aras <strong>de</strong> darle prevalencia a los resultados arrojados por la prueba científica, mismos que no ameritarían que alguienrespondiera “por alimentos <strong>de</strong> hijos que no son y en forma injustificable” (Gaceta <strong>de</strong>l Congreso No. 591, pág. 2).El aludido “<strong>de</strong>recho adicional”, como tuvo la oportunidad <strong>de</strong> nominarlo la <strong>Corte</strong>, se extien<strong>de</strong> a “las personas quehayan impugnado la paternidad”, sin que sea preciso entrar en digresiones sobre quienes son ellas, pues, por sabidose tiene que el artículo 27 <strong>de</strong>l Código Civil indica como pauta esencial <strong>de</strong> interpretación que “Cuando el sentido <strong>de</strong> laley sea claro, no se <strong>de</strong>saten<strong>de</strong>rá a pretexto <strong>de</strong> consultar su espíritu”.En el sub-exámine, la <strong>de</strong>manda fue presentada el 22 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 2006, y la sentencia <strong>de</strong> primera instancia <strong>de</strong>sestimatoria<strong>de</strong> las pretensiones se produjo el 25 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 2009; quiero esto significar que al Tribunal correspondía, enatención al genuino entendimiento <strong>de</strong>l parágrafo <strong>de</strong>l artículo 14 <strong>de</strong> la Ley 1060 <strong>de</strong> 2006, elucidado por esta <strong>Corte</strong> enel fallo atrás citado, prescindir <strong>de</strong>l tema relacionado con la caducidad, porque la <strong>de</strong>mandante, en verdad y en estrictalógica, no contaría con otro escenario para reclamar el ejercicio <strong>de</strong>l “<strong>de</strong>recho adicional” consagrado en la referidanorma, muy a pesar <strong>de</strong> que introdujo su pretensión antes <strong>de</strong> la vigencia <strong>de</strong> la referida ley, y <strong>de</strong> que el a-quo vertió sufallo sólo tres años <strong>de</strong>spués, con el agravante <strong>de</strong> que el mismo, teniendo la posibilidad <strong>de</strong> <strong>de</strong>finir la “caducidad” como<strong>de</strong>fensa previa, el 14 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 2006 postergó su resolución para “la sentencia”.En conclusión, la transgresión <strong>de</strong> la norma sustancial se presenta porque el sentenciador <strong>de</strong>jó <strong>de</strong> aplicar el preceptoque jurídicamente subsumía el litigio, basado en un criterio general <strong>de</strong> irretroactividad <strong>de</strong> la ley, con olvido <strong>de</strong> laespecífica situación que regulaba el prenombrado parágrafo <strong>de</strong>l artículo 14 ibí<strong>de</strong>m.55Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RESPONSABILIDAD CONTRACTUALTerminación unilateral <strong>de</strong> contrato <strong>de</strong> leasing- Técnica <strong>de</strong> casaciónSENTENCIA DE CASACIÓNM.PONENTE: DR.WILLIAM NAMÉN VARGASFECHA : 02-11-<strong>2011</strong>DECISIÓN: NO CASAPROCESO : 2007-00019-01DEMANDANTE: Casa Inglesa Ltda.DEMANDADO: Leasing Colombia SAASUNTO:La <strong>de</strong>mandante celebró con una entidad financiera cuatro contratos <strong>de</strong> leasing. El 15 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 1998, la sociedad<strong>de</strong>mandada manifestó terminar los mencionados contratos por los reiterados incumplimientos <strong>de</strong> la <strong>de</strong>mándate razónpor la que ante autoridad judicial solicitó se le <strong>de</strong>clarara responsable contractualmente y se or<strong>de</strong>nara el pago <strong>de</strong> losperjuicios causados con esa terminación unilateral.Trabada la litis, la sociedad <strong>de</strong>mandada resistió las pretensiones e interpuso las excepciones <strong>de</strong> “inexistencia <strong>de</strong>incumplimiento contractual”; “falta <strong>de</strong> legitimación en la causa por pasiva”; “inexistencia <strong>de</strong> cesión <strong>de</strong>l contratocelebrado”; “evento irresistible”; “inexistencia <strong>de</strong> relaciones contractuales o legales”; “causa extraña”; “culpaexclusiva <strong>de</strong> los <strong>de</strong>mandantes locatarios”; “compensación”; “prescripción”; “cosa juzgada”, y la genérica, a<strong>de</strong>lantadoel trámite <strong>de</strong>l proceso el fallo <strong>de</strong> primera instancia <strong>de</strong>sestimó el petitum y <strong>de</strong>claró probadas las excepciones <strong>de</strong>inexistencia <strong>de</strong> cesión <strong>de</strong>l contrato y falta <strong>de</strong> legitimación en la causa por pasiva, <strong>de</strong>cisión confirmada por el ad quemy contra la que dirigió ante la Sala <strong>de</strong> Casación Civil recurso extraordinario <strong>de</strong> casación con sustento en la causal 1 <strong>de</strong>l368 <strong>de</strong>l CPC, enfilo dos cargos; uno acusándola <strong>de</strong> quebrantar por falta <strong>de</strong> aplicación <strong>de</strong> los artículos 1º, 10, 68, 824,887, 888, 894 y 895 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Comercio y la aplicación in<strong>de</strong>bida <strong>de</strong>l 1959 <strong>de</strong> la Ley Civil, como consecuencia<strong>de</strong> la comisión <strong>de</strong> error <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho en la valoración y examen <strong>de</strong> las pruebas, y el otro por falta <strong>de</strong> aplicación <strong>de</strong>las normas <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Comercio referidas en el primer reproche, adiciona los artículos 86 y 824 <strong>de</strong> la mismacompilación, y <strong>de</strong> la implementación <strong>de</strong>l artículo 1959 <strong>de</strong>l estatuto sustancial civil, haciendo consistir el yerro fácticoen haber <strong>de</strong>jado <strong>de</strong> valorar y examinar las pruebas acopiadas <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l término legal y aportadas en la <strong>de</strong>manda yen su contestación haber <strong>de</strong>jado <strong>de</strong> valorar y examinar las pruebas acopiadas al proceso, la Sala <strong>de</strong> Casación Civil alexaminar la <strong>de</strong>manda y encontrar graves falencias técnicas en su formulación, no casó la sentencia.DEMANDA DE CASACIÓN- claridad y precisión en la formulación <strong>de</strong> los cargos/ ENTREMEZCLAMIENTO DEERRORES - mezcla error <strong>de</strong> hecho y <strong>de</strong>recho / TECNICA DE CASACIÓN- incumplimiento <strong>de</strong> las exigencias técnicas<strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda art.374 CPCDel primer cargo, es patente la falta <strong>de</strong> consonancia entre su nominación y <strong>de</strong>mostración; es <strong>de</strong>cir, la quejosa omitiócumplir el requisito <strong>de</strong> precisión <strong>de</strong> los cargos en casación, por no serle permitido al recurrente consignar argumentacioneshíbridas o entremezcladas como arropando en uno solo diversos ataques, pues, <strong>de</strong> antaño, la jurispru<strong>de</strong>ncia ha insistido enque no pue<strong>de</strong>n entremezclarse causales, en la primera <strong>de</strong> las vías, ni en la indirecta, las clases <strong>de</strong> yerro, en cuanto “quien<strong>de</strong>ci<strong>de</strong> impugnar una sentencia en casación no pue<strong>de</strong> lanzarse a invocar promiscuamente las diversas causales, sino queha <strong>de</strong> saber con exactitud, en primer lugar, qué tipo <strong>de</strong> yerro cometió el fallador, y en segundo lugar, aducir la causalque para <strong>de</strong>nunciarlo está previsto en la ley” (auto <strong>de</strong> 11 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 2002, expediente 11001-310-3011-1997-09637).Tal falencia es evi<strong>de</strong>nte, pues no obstante <strong>de</strong>nunciar la conculcación indirecta por falta <strong>de</strong> aplicación <strong>de</strong> unas normas ein<strong>de</strong>bida aplicación <strong>de</strong> otra, en virtud <strong>de</strong>l error <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho, terminó sustentándola en el fáctico.(…)En consecuencia, la formulación <strong>de</strong>l cargo está lejos <strong>de</strong> a<strong>de</strong>cuarse a la exigencia <strong>de</strong> claridad y precisión. No basta la simplerelación probatoria, es imperioso i<strong>de</strong>ntificar con exactitud, entre otros, el error, precisarlo, <strong>de</strong>sarrollarlo y <strong>de</strong>mostrarlo.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil56


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RESPONSABILIDAD CIVIL POR ACTIVIDADES PELIGROSAS –La responsabilidad <strong>de</strong>rivada <strong>de</strong>l ejercicio <strong>de</strong> actividad peligrosa frente a la concurrencia <strong>de</strong> causas se rigepor el artículo 2356 Código Civil no por el art. 2341 Ibi<strong>de</strong>mSENTENCIA DE CASACIÓNM.PONENTE: DR.WILLIAM NAMÉN VARGASFECHA : 03-11-<strong>2011</strong>DECISIÓN: NO CASAPROCESO : 2000-00001-01DEMANDANTE: Melquise<strong>de</strong>c BuitragoDEMANDADO: Libardo Arévalo Vargas y William SuarezASUNTO:En el libelo inicial se pidió <strong>de</strong>clarar civilmente responsables a los <strong>de</strong>mandados por los perjuiciosocasionados en el acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> tránsito causado al resultar embestido su tracto camión por otroque venía en sentido contrario, en consecuencia la reparación <strong>de</strong> las sumas indicadas en el petitorioin<strong>de</strong>xadas y sus intereses; trabada la litis, los <strong>de</strong>mandados al protestar propusieron las excepciones<strong>de</strong>nominadas inexistencia <strong>de</strong> relación <strong>de</strong> causalidad entre el daño y culpa y la innominada; uno <strong>de</strong>ellos reconvino basado en los mismo hechos solicitando semejantes <strong>de</strong>claraciones, el reconvenido seopuso a las pretensiones sin formular excepciones.En el fallo que <strong>de</strong>sató la primera instancia, previa<strong>de</strong>sestimación <strong>de</strong> las <strong>de</strong>fensas planteadas por los <strong>de</strong>mandados fueron negados los pedimentos <strong>de</strong> lareconvención y <strong>de</strong>clarados responsables los convocados.El Tribunal, al <strong>de</strong>cidir el recurso <strong>de</strong> apelación interpuesto por los <strong>de</strong>mandados lo confirmó; previaverificación <strong>de</strong> ausencia <strong>de</strong> nulidad procesal y puntualizando que en tratándose <strong>de</strong> la responsabilidadpor activida<strong>de</strong>s peligrosas concurrentes su análisis resulta obligatorio hacerlo en perspectiva <strong>de</strong> loprevisto en el artículo 2341 <strong>de</strong>l Código Civil y no <strong>de</strong> lo consagrado en el artículo 2356 ibí<strong>de</strong>m, motivadoen que allí al <strong>de</strong>saparecer la mutua presunción <strong>de</strong> culpa <strong>de</strong> los conductores, <strong>de</strong>be ser probada por cadauno <strong>de</strong> los agentes la culpa; proveído atacado por quien fue <strong>de</strong>clarado responsable mediante el recursoextraordinario <strong>de</strong> casación con soporte en la causal 1 <strong>de</strong>l artículo 368 <strong>de</strong>l CPC:Tres cargos enfila; el primero acusa la sentencia <strong>de</strong> quebrantar los artículos 2341, 2342, 2343, 2356,1613, 1614 y 1757 <strong>de</strong>l Código Civil, 174, 177, 183, 185 y 187 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil,por in<strong>de</strong>bida aplicación, a causa <strong>de</strong> error en <strong>de</strong>recho, el segundo cargo apoyado en la causal primera,<strong>de</strong>nuncia la conculcación <strong>de</strong> los artículos 2341, 2342, 2343, 2356, 1613, 1614 y 1757 <strong>de</strong>l Código Civil,174, 177, 183, 185 y 187 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, por in<strong>de</strong>bida aplicación, a consecuencia<strong>de</strong> error fáctico probatorio en la apreciación <strong>de</strong> fotocopia <strong>de</strong>l resultado <strong>de</strong>l examen médico para<strong>de</strong>terminación <strong>de</strong> embriaguez practicado al <strong>de</strong>mandate inicial en el cual consta que la víctima se hallaba“con aliento alcohólico y el tercero cuestiona la sentencia al infringir los artículos 2341, 2342, 2343,2356, 1613, 1614 y 1757 <strong>de</strong>l Código Civil y 174, 177, 183, 185, 187, 252 y 254 <strong>de</strong>l Estatuto ProcesalCivil, por in<strong>de</strong>bida aplicación, a causa <strong>de</strong> error <strong>de</strong> hecho en la apreciación <strong>de</strong> las pruebas en especialla mencionada documental; La Sala <strong>de</strong> Casación Civil <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong> rectifica ladoctrina <strong>de</strong>l Tribunal en cuanto el fundamento normativo <strong>de</strong> la responsabilidad civil tratándose <strong>de</strong>l<strong>de</strong>spliegue <strong>de</strong> activida<strong>de</strong>s peligrosas concurrentes es el artículo 2356 <strong>de</strong>l CC y No el 2341 ibí<strong>de</strong>m; enlo <strong>de</strong>más encuentra razonable el proveído motivo por el que no casa la sentencia.57Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUAL- Responsabilidad <strong>de</strong>rivada <strong>de</strong>l ejercicio <strong>de</strong> activida<strong>de</strong>speligrosasEn lo atañe<strong>de</strong>ro a la responsabilidad civil en general, y, en particular, a la <strong>de</strong>rivada <strong>de</strong> activida<strong>de</strong>s peligrosas, <strong>de</strong>antiguo plantéase la interrogación concerniente a la exacta <strong>de</strong>terminación <strong>de</strong>l criterio <strong>de</strong> imputación, cuestión en tornoa la cual existen diversas opiniones en los or<strong>de</strong>namientos, la doctrina y la jurispru<strong>de</strong>ncia, al punto <strong>de</strong> prohijar algunosla clásica tesis <strong>de</strong> la responsabilidad subjetiva, ya por culpa probada, ora presunta, otros la responsabilidad objetivapor el riesgo o peligro que su ejercicio entraña para la comunidad, más allá <strong>de</strong>l cotidiano, usual corriente u ordinario e,incluso, la imputación objetiva (Objektive Zurechnungslehre), sin reducirse a indagar la imputación causal o física <strong>de</strong>un resultado lesivo a la conducta <strong>de</strong>l sujeto, sino en autorizadas voces, comprensiva <strong>de</strong>l factor normativo <strong>de</strong> atribuciónpor crear un riesgo jurídicamente <strong>de</strong>saprobado concretado en el resultado por la inobservancia <strong>de</strong> <strong>de</strong>beres generalesnegativos o especiales positivos (seguridad, protección, salvamento, creación, asunción, elevación y exposición alriesgo, injerencia, confianza, prohibición <strong>de</strong> regreso, autoresponsabilidad, autoprotección, dominio, etc.), apreciadosdiacrónicamente según el <strong>de</strong>sarrollo alcanzado, status, rol y posición <strong>de</strong> garante <strong>de</strong> la persona, en concepción socialdinámica <strong>de</strong>l comportamiento exigible a cada individuo en su ámbito <strong>de</strong> competencia y posición, imputándole elresultado lesivo al <strong>de</strong>fraudar la sociedad con la conducta contraria a las expectativas sociales esperadas (G. Jakobs,Theoretische Grundlagen <strong>de</strong>r objektiven Zurechnung, ZStW, 105,1993, pp. 128 ss), materia ésta en la cual, avizoróla <strong>Corte</strong> <strong>de</strong>s<strong>de</strong> 1937 citando a Louis Joserrand, “la verdad <strong>de</strong> ayer no es la <strong>de</strong> hoy, y ésta, a su turno, <strong>de</strong>berá ce<strong>de</strong>r supuesto a la <strong>de</strong> mañana” (XLV, p. 420) (cas.civ. sentencia <strong>de</strong> 30 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 2002, SC-192-2002[7069]).RESPONSABILIDAD CIVIL POR ACTIVIDADES PELIGROSAS -concurrencia <strong>de</strong> conductas /ACTIVIDADPELIGROSA- Régimen legal aplicableEn análogo sentido, a propósito <strong>de</strong>l régimen legal aplicable a las activida<strong>de</strong>s peligrosas concurrentes, la <strong>Corte</strong> tuvooportunidad <strong>de</strong> precisar, lo siguiente(…)Con los lineamientos anteriores, es pertinente rectificar la doctrina expuesta por el Tribunal en el fallo censurado, encuanto hace a la aplicación <strong>de</strong>l artículo 2341 <strong>de</strong>l Código Civil, y por consiguiente, <strong>de</strong>l régimen jurídico <strong>de</strong> la culpaprobada en tratándose <strong>de</strong> activida<strong>de</strong>s peligrosas concurrentes.Dicho precepto en forma alguna es aplicable a la responsabilidad civil extracontractual por activida<strong>de</strong>s peligrosas,las cuales, sentó esta <strong>Corte</strong> <strong>de</strong>s<strong>de</strong> la sentencia <strong>de</strong> 14 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 1938 (XLVI, 211-217), se regulan por el artículo2356 <strong>de</strong>l Código Civil, jamás por el régimen <strong>de</strong> la culpa probada, y <strong>de</strong>s<strong>de</strong> luego, por las normas jurídicas específicas,singulares o concretas relativas a la especie <strong>de</strong> actividad peligrosa, tal como puntualizó la Sala en la sentencia <strong>de</strong> 24<strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2009, al rectificar la doctrina similar <strong>de</strong>l fallador <strong>de</strong> segundo grado.TÉCNICA DE CASACIÓN- la violación <strong>de</strong> la ley sustancial por vía directa es ajena la apreciación probatoria /ERROR DE DERECHO - <strong>de</strong> la norma sustancial por vía directa es ajena la apreciación probatoriaDe la simple enunciación <strong>de</strong>l cargo refulge el cuestionamiento <strong>de</strong> las consi<strong>de</strong>raciones probativas <strong>de</strong>l juzgador, porcuanto, según el censor “don<strong>de</strong> (el Tribunal) hubiera aplicado el artículo 2356 <strong>de</strong>l Código Civil, habrían prosperadola excepción propuesta por culpa <strong>de</strong> la víctima, he (sic) igualmente la <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> reconvención” (fl. 40 cdno. <strong>de</strong> la<strong>Corte</strong>).Para el juzgador la excepción mencionada se frustra por no estar acreditada la “culpa <strong>de</strong> la víctima”, y en su erradainteligencia, probada la “culpa” <strong>de</strong> los <strong>de</strong>mandados principales.En este contexto, el embate <strong>de</strong>l censor, compren<strong>de</strong> indisociablemente tales conclusiones probativas, y asimismo, elfallo parte <strong>de</strong> la base <strong>de</strong> la <strong>de</strong>mostración cierta <strong>de</strong> la existencia <strong>de</strong>l vínculo causal, cuando la violación recta vía <strong>de</strong> laley sustancial es ajena a la cuestión probatoria.4.En lo tocante a la contra<strong>de</strong>manda instaurada por el censor, la sentencia atacada es explícita que “ante la ausencia <strong>de</strong>medios <strong>de</strong> prueba tendientes a acreditar los hechos que a tales súplicas sirvieron <strong>de</strong> soporte fáctico, se <strong>de</strong>ben negar,como acertadamente lo entendió el juez <strong>de</strong>l conocimiento” <strong>de</strong> conformidad con lo estatuido en los arts. 174 y 177 <strong>de</strong>lCódigo <strong>de</strong> Procedimiento Civil y 1757 <strong>de</strong>l Código Civil (fl 31 cdno. 10), lo cual <strong>de</strong>nota que, no obstante aceptar elRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil58


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>impugnante la falta probativa <strong>de</strong> todos los elementos constitutivos <strong>de</strong> la responsabilidad civil por culpa probada <strong>de</strong>l<strong>de</strong>mandante principal, persigue que con apoyo en lo previsto en el art. 2356 <strong>de</strong>l Código Civil el juzgador <strong>de</strong> segundogrado <strong>de</strong>clare la responsabilidad por culpa presunta, sin sustento fáctico alguno.El recurrente, <strong>de</strong>bió formular su inconformidad por vía indirecta, ciñéndose a los dictados jurispru<strong>de</strong>nciales atañe<strong>de</strong>rosa los errores <strong>de</strong> hecho y <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l marco <strong>de</strong> la causal invocada.PRUEBA TRASLADADA- Requisitos <strong>de</strong> eficacia probatoria/ PRUEBA DOCUMENTAL- requisitos <strong>de</strong> vali<strong>de</strong>zcuando se trata <strong>de</strong> prueba trasladada / PROCESO PENAL- requisito para la valoración judicial <strong>de</strong> la pruebatrasladadaLa fuerza probativa <strong>de</strong> las copias documentales trasladadas <strong>de</strong> procesos judiciales, en particular <strong>de</strong> los penales, exigela or<strong>de</strong>n <strong>de</strong>l funcionario competente para compulsarlas y autenticarlas (artículos 115 y 185, Código ProcedimientoCivil; 23 Ley 600 <strong>de</strong> 2000), en cuyo <strong>de</strong>fecto, carecen <strong>de</strong> valor probatorio (cas.civ. sentencia <strong>de</strong> 19 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> <strong>2011</strong>,Exp. 05001-3103-010-2006-00273-01).Las copias <strong>de</strong> documentos ostentan idéntico mérito probatorio al <strong>de</strong> éstos, en las hipótesis <strong>de</strong>l artículo 254 <strong>de</strong>l Código<strong>de</strong> Procedimiento Civil, o sea, cuando son autorizadas por notario, director <strong>de</strong> oficina administrativa o <strong>de</strong> policía,o secretario <strong>de</strong> oficina judicial, previa or<strong>de</strong>n <strong>de</strong>l juez, don<strong>de</strong> se encuentre el original o una copia autenticada, seanautenticadas por notario, previo cotejo con el original o la copia autenticada que se le presente o, compulsadas <strong>de</strong>loriginal o <strong>de</strong> copia autenticada en el curso <strong>de</strong> inspección judicial, salvo que la ley disponga otra cosa, y en cuanto alas compulsadas <strong>de</strong> otros procesos judiciales, es menester la or<strong>de</strong>n <strong>de</strong>l juez al secretario para autenticarlas (cas.civ.sentencias <strong>de</strong> 10 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> <strong>2011</strong>, exp. 54001-3103-004-2004-00206-01 y 4 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 2009, exp. 2001 0012701).2. El documento invocado por el censor (fl. 9 cdno. 2) es parte <strong>de</strong> la copia <strong>de</strong> la actuación penal surtida en el JuzgadoPenal Municipal <strong>de</strong> Melgar, Tolima (fls. 2-59 cdno. 2), expedida el 25 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 2000 por la secretaría <strong>de</strong> dichoDespacho con la constancia respectiva (fl. 59 vto. ibí<strong>de</strong>m), bajo su firma y sello. No obstante, carece <strong>de</strong> constanciasobre la or<strong>de</strong>n <strong>de</strong>l juez para su expedición, y por esto, no es legalmente auténtica ni idónea (arts. 253, 254 y 268,Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil). En consecuencia, el fallador no podía asignarle mérito probatorio, y por ello, su falta<strong>de</strong> estimación lejos está <strong>de</strong> configurar un error <strong>de</strong> hecho.59Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>EXEQUATUR-Sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> matrimonio civil que <strong>de</strong>cretó la aprobación <strong>de</strong>l acuerdo sobre los <strong>de</strong>rechos yobligaciones respecto <strong>de</strong>l hijo menor y la distribución <strong>de</strong> los activos conyugalesM.PONENTE: DR.JAIME ALBERTO ARRUBLA PAUCARFECHA : 04-11-<strong>2011</strong>DECISIÓN: Conce<strong>de</strong>PROCESO : <strong>2011</strong>-01488-00PROCEDENCIA: Florida -Estados UnidosSOLICITADO POR :Olga María Fernán<strong>de</strong>z y Luís FernandoGómez CeballosASUNTO:Se estudia la solicitud <strong>de</strong> exequátur <strong>de</strong> la sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> matrimonio civil contraído en Colombia<strong>de</strong>cretada en la Florida -Estados Unidos- que incluía la aprobación <strong>de</strong>l acuerdo sobre los <strong>de</strong>rechos y obligacionesrespecto <strong>de</strong>l hijo menor y la distribución <strong>de</strong> los activos conyugales.La Sala <strong>de</strong>cidió conce<strong>de</strong>r la petición pues a pesar <strong>de</strong> no existir tratado entre Colombia y los Estados Unidosfrente al reconocimiento reciproco <strong>de</strong> <strong>de</strong>cisiones judiciales se pudo corroborar a través <strong>de</strong> prueba trasladada- <strong>de</strong>claraciones juramentadas <strong>de</strong> abogados norteamericanos - la reciprocidad legislativa, pues como nuestroor<strong>de</strong>namiento autoriza se pue<strong>de</strong> probar la ley extranjera no escrita a través <strong>de</strong> testimonios calificados.EXEQUATUR-sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> matrimonio civil <strong>de</strong>cretada en la Florida <strong>de</strong> los Estados Unidos/DIVOR-CIO-exequátur <strong>de</strong> sentencia proferida en los Estados UnidosEn todo caso, para que los fallos extranjeros puedan surtir efectos en el territorio nacional, es necesario conce<strong>de</strong>r elexequátur, cuyo otorgamiento fue atribuido funcionalmente a la <strong>Corte</strong>, mediante sentencia que <strong>de</strong>be dictar una vezagotado el trámite señalado en el artículo 695 í<strong>de</strong>m, previo el cumplimiento <strong>de</strong> los requisitos exigidos en el 694, ib, yen el tratado, en la ley o en la jurispru<strong>de</strong>ncia respectiva.En el sub judice se aportó copia <strong>de</strong> la sentencia materia <strong>de</strong> homologación, <strong>de</strong>bidamente autenticada y traducida, envirtud <strong>de</strong> la cual el Tribunal <strong>de</strong>l Circuito en y para el Condado <strong>de</strong> Okaloosa, Florida, <strong>de</strong>claró que el “matrimonio <strong>de</strong> lasPartes queda disuelto y cada cónyuge se restablece al estatutos <strong>de</strong> soltero y no casado”, y a<strong>de</strong>más, confirmó el acuerdo<strong>de</strong> liquidación marital y el plan <strong>de</strong> paternidad compartida celebrado entre ellos.RECIPROCIDAD DIPLOMÁTICA-No existe tratado entre Colombia y los Estados Unidos sobre reconocimiento<strong>de</strong> <strong>de</strong>cisiones jurisdiccionales(...)encuentra la <strong>Corte</strong> que el gobierno colombiano no ha firmado acuerdo alguno con el Estado Americano en materia <strong>de</strong>reconocimiento recíproco <strong>de</strong> sentencias dictadas por sus jueces, pues el existente hace relación a “sentencias arbitralesextranjeras”, según lo certifica, el 30 <strong>de</strong> marzo pasado, la Coordinadora <strong>de</strong>l Grupo Interno <strong>de</strong> Trabajo <strong>de</strong> Tratados <strong>de</strong>la Dirección <strong>de</strong> Asuntos Jurídicos Internacionales <strong>de</strong>l Ministerio <strong>de</strong> Relaciones Exteriores.PRUEBA TRASLADA -Declaraciones juramentadas <strong>de</strong> abogados norteamericanos/RECIPROCIDAD LEGISLA-TIVA- en el sistema anglosajón se <strong>de</strong>muestra a través <strong>de</strong> <strong>de</strong>claraciones juramentadas <strong>de</strong> abogados/Debe indagarse si, como lo hace la normatividad nacional respecto <strong>de</strong> los fallos extranjeros, la legislación interna <strong>de</strong>ese Estado, confiere eficacia a las <strong>de</strong>cisiones emanadas <strong>de</strong> los jueces colombianos, y si la sentencia <strong>de</strong> que se trata seencuentra ejecutoriada.Con ese cometido, obra en prueba trasladada <strong>de</strong>l proceso radicado 2004-00053-01, copia auténtica <strong>de</strong> las <strong>de</strong>claracionesjuradas rendidas por los abogados americanos Gleen G. Kolk, Edith G. Osman, John A. Thornton y Yale Manoff,60Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>quienes en lo esencial, coinci<strong>de</strong>n en señalar que ante las <strong>Corte</strong>s <strong>de</strong> La Florida se pue<strong>de</strong>n ejecutar las sentencias <strong>de</strong>divorcio dictadas por los jueces colombianos, con la condición <strong>de</strong> que el juez sea competente y que una cualquiera <strong>de</strong>las partes tenga su domicilio en el lugar <strong>de</strong>l divorcio siquiera con antelación <strong>de</strong> seis (6) meses a la iniciación <strong>de</strong> éste.PRUEBA DE LA LEY EXTRANJERA- Nuestro or<strong>de</strong>namiento autoriza probar la ley extranjera no escrita a través<strong>de</strong> testimonios calificadosDeclaraciones éstas que pue<strong>de</strong>n ser valoradas libremente sin que se requiera para ello que hayan sido ratificadas porsus autores <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l proceso, pues como lo tiene explicado <strong>de</strong> tiempo atrás la Sala, “los artículos 188, 229, 298 y299 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil.Se concluye, <strong>de</strong>l análisis conjunto <strong>de</strong> esa prueba testimonial calificada, autorizada por la ley cuando <strong>de</strong> probar la leyextranjera no escrita se trata, que las autorida<strong>de</strong>s judiciales <strong>de</strong>l Estado <strong>de</strong> La Florida, han aceptado la ejecución <strong>de</strong>provi<strong>de</strong>ncias <strong>de</strong> naturaleza similar a la que se preten<strong>de</strong> homologar, por lo que se entien<strong>de</strong> cumplido el mentado requisito<strong>de</strong> la reciprocidad, que en este caso es <strong>de</strong> hecho o <strong>de</strong> origen jurispru<strong>de</strong>ncial como también se le conoce.SENTENCIA EXTRANJERA-prueba <strong>de</strong> la ejecutoria en el sistema anglosajónSobre la ejecutoria <strong>de</strong>l fallo en cuestión, no queda duda, pues este ha sido el alcance que le ha dado la <strong>Corte</strong> a lacertificación que sobre el particular expi<strong>de</strong> el funcionario judicial <strong>de</strong> ese país, cuando afirma que se trata <strong>de</strong> copia <strong>de</strong>“Sentencia Final <strong>de</strong> Disolución <strong>de</strong>l Matrimonio”, lo que se corrobora con la <strong>de</strong>claración jurada rendida por el abogadoamericano Michael T. Webster, quien, en lo pertinente, afirma que la sentencia dictada en el caso a estudio es “Finalen todos los aspectos”, en razón a que no fue apelada.61Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>EXEQUATURHomologación <strong>de</strong> sentenciaen petición <strong>de</strong> impugnación <strong>de</strong> paternidad modifica el estado civil <strong>de</strong> unamenor proferida en AlemaniaM.PONENTE: DR.WILLIAM NAMÉN VARGASFECHA : 08-11-<strong>2011</strong>DECISIÓN: Conce<strong>de</strong>PROCEDENCIA: Juzgado Oficial Dusseldorf – AlemaniaPROCESO : 2009-00219-00SOLICITADO POR: María Patricia <strong>de</strong>l Carmen RodríguezASUNTO:Se estudia la solicitud <strong>de</strong> exequátur <strong>de</strong> la sentencia <strong>de</strong> impugnación <strong>de</strong> paternidad <strong>de</strong> menor <strong>de</strong> edad con doblenacionalidad, colombiana y alemana <strong>de</strong>cretada en ese país. Tal <strong>de</strong>cisión fue adoptada con fundamento en prueba<strong>de</strong> ADN excluyente para el presunto padre e impugnante en el proceso.La Sala <strong>de</strong> Casación Civil concedió la petición, pese a la ausencia <strong>de</strong> existencia <strong>de</strong> tratado suscrito entre Colombia yAlemania sobre ejecución recíproca <strong>de</strong> fallos extranjeros, dado que se logró corroborar la reciprocidad legislativaentre ambos paises. Para adoptar su <strong>de</strong>cisión, la <strong>Corte</strong> analizó la legislación alemana sobre impugnación <strong>de</strong>paternidad y encontró que se ajustaba a los requisitos <strong>de</strong>l or<strong>de</strong>namiento patrio y sobre todo respetuoso <strong>de</strong> los<strong>de</strong>rechos fundamentales y prevalentes <strong>de</strong>l menor.EXEQUATUR-sentencia <strong>de</strong> impugnación <strong>de</strong> paternidad proferida en Alemania/RECIPROCIDAD DIPLOMÁTICAnoexiste tratado entre Colombia Alemania sobre ejecución recíproca <strong>de</strong> fallos extranjeros/RECIPROCIDADLEGISLATIVA-el or<strong>de</strong>namiento alemán reconoce fallos proferidos por autorida<strong>de</strong>s extranjerasEn el presente asunto, la certificación expedida por la Coordinadora <strong>de</strong> Tratados <strong>de</strong>l Ministerio <strong>de</strong> RelacionesExteriores, <strong>de</strong>muestra la inexistencia <strong>de</strong> tratado bilateral vigente al respecto entre Colombia y la República Fe<strong>de</strong>ral<strong>de</strong> Alemania .Ausente la reciprocidad diplomática, se impone verificar la reciprocidad legislativa.A tal efecto, los textos legales obtenidos <strong>de</strong>l Ministerio Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong> Asuntos Exteriores en Berlín, República Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong>Alemania, por el Consulado General <strong>de</strong> Colombia en Frankfurt Am Main, remitidos por el Ministerio <strong>de</strong> RelacionesExteriores <strong>de</strong> nuestro país, cuyas copias fueron <strong>de</strong>bidamente legalizadas y traducidas (artículo 259 <strong>de</strong>l Estatuto procesalCivil), reconocen efectos a las sentencias extranjeras en ese territorio ex artículo 328 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> ProcedimientoCivil Alemán -Deutsch Zivilprozessordnung-, y en su caso, el artículo 16A <strong>de</strong> la Ley <strong>de</strong> Jurisdicción Voluntaria-Gesetz über Die Angelegenheiten Der Freiwilligen Gerichtsbarkeit-, lo excluye si el juzgado <strong>de</strong>l otro país no eracompetente según las leyes alemanas; a una parte que no se manifestó en cuanto al asunto principal e invoca estehecho, porque el documento introductor no le fue entregado <strong>de</strong>bidamente o con la suficiente antelación para ejercer la<strong>de</strong>fensa <strong>de</strong> sus <strong>de</strong>rechos; la <strong>de</strong>cisión es incompatible con una provi<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong>cretada en el territorio alemán o con unproveído extranjero anterior a reconocer en dicho país o cuando el proceso como base <strong>de</strong> la <strong>de</strong>cisión es incompatiblecon un proceso que anteriormente se volvió sub judice allí; y si la <strong>de</strong>cisión tuviera el resultado que sería incompatiblecon los principios <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho alemán, especialmente por contrariar los <strong>de</strong>rechos fundamentalesIMPUGNACIÓN DE PATERNIDAD-exequátur <strong>de</strong> sentencia proferida en Alemania/ ÓRDEN PÚBLICO-proceso<strong>de</strong> impugnación <strong>de</strong> paternidad que modifica el estado civil <strong>de</strong> una menor/ÓRDEN PÚBLICO-atañe al conjunto <strong>de</strong>principios relativos a la existencia y funcionamiento <strong>de</strong>l EstadoEn el sub examine, la provi<strong>de</strong>ncia alemana concierne a la impugnación <strong>de</strong> la paternidad, o sea, atañe al estado civil <strong>de</strong>62Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>la menor, cuestión <strong>de</strong> indudable or<strong>de</strong>n público,Definido el or<strong>de</strong>n público en función <strong>de</strong> los principios y valores fundamentales <strong>de</strong>l sistema u or<strong>de</strong>namiento jurídico,su noción atañe al núcleo central, medular, básico, cardinal, primario e inmanente <strong>de</strong> intereses vitales para la persona,la existencia, preservación, armonía y progreso <strong>de</strong> la sociedad.Es positivo, si prescribe cómo y qué <strong>de</strong>be hacerse, ora negativo, al verterse en restricciones, limitaciones o prohibiciones,y pue<strong>de</strong> obe<strong>de</strong>cer a factores estrictamente políticos, económicos o sociales con sentido directivo o protector <strong>de</strong> ciertosintereses, situación, posición económica, social o jurídica.En sentido político atañe al conjunto <strong>de</strong> principios relativos a la existencia y funcionamiento <strong>de</strong>l Estado, estructurageneral <strong>de</strong>l po<strong>de</strong>r público, la libertad y <strong>de</strong>rechos fundamentales <strong>de</strong> la persona como sujeto singular en relación algrupo social al cual pertenece.Trátase <strong>de</strong> valores, principios e i<strong>de</strong>ales consi<strong>de</strong>rados esenciales al concernir a materias, asuntos o intereses esencialespara la organización social en <strong>de</strong>terminado momento histórico, en función al respeto y primacía <strong>de</strong> valores fundamentales<strong>de</strong>l or<strong>de</strong>namiento jurídico, la libertad, la <strong>de</strong>mocracia, los intereses individuales o sociales.En general, su concepto tutela razonables intereses nacionales vinculados a la organización política, económica osocial <strong>de</strong>l país, y no admite sustitución, cambio, modificación, <strong>de</strong>rogación ni exclusión por <strong>de</strong>cisión particular.En el ámbito internacional, la noción <strong>de</strong> or<strong>de</strong>n público se remite a los principios y valores universales <strong>de</strong> la civilización,moralidad y justicia, comúnmente aceptados en el concierto <strong>de</strong> las naciones civilizadas.ESTADO CIVIL- sentencia <strong>de</strong> exequátur <strong>de</strong> la <strong>de</strong> impugnación <strong>de</strong> la paternidad concedida en otro país/ESTADOCIVIL-capacidad <strong>de</strong> las personas y las relaciones <strong>de</strong> familia está regida por las leyes <strong>de</strong>l país <strong>de</strong>l cual es nacionalLos artículos 4º <strong>de</strong> la Constitución Política y 18 <strong>de</strong>l Código Civil, establecen la obligatoriedad <strong>de</strong> la ley a los nacionalesy extranjeros, domiciliados, resi<strong>de</strong>ntes o transeúntes en el territorio colombiano, salvo respecto <strong>de</strong> los últimos, los<strong>de</strong>rechos concedidos en los tratados públicos, es <strong>de</strong>cir, dispone la territorialidad <strong>de</strong> la ley colombiana consustancial ala soberanía <strong>de</strong>l Estado, lo que significa que las leyes <strong>de</strong> un país, por regla general, sólo producen efectos obligatoriosen su territorio, a quienes se encuentren en éste, mientras estén y al margen <strong>de</strong> su nacionalidad.En especial, los colombianos resi<strong>de</strong>ntes o domiciliados en el extranjero permanecen sujetos a la ley colombiana encuanto respecta al estado civil y a su capacidad para efectuar ciertos actos que <strong>de</strong>ban tener efectos en el territorio oen asuntos <strong>de</strong> su competencia, en las obligaciones y <strong>de</strong>rechos que nacen <strong>de</strong> las relaciones <strong>de</strong> familia, entre cónyugesy parientes en los mismos casos, bienes muebles e inmuebles, situados en la República, ya <strong>de</strong>l dominio <strong>de</strong> nacionaleso extranjeros en los cuales tenga interés o <strong>de</strong>recho la Nación (lex rei sitae), contratos suscritos en país foráneo sobrebienes ubicados en Colombia o cuya ejecución o efectos se produzcan en ella (lex loci solutionis), formalida<strong>de</strong>s,contenido, vali<strong>de</strong>z y naturaleza <strong>de</strong> los actos celebrados en la misma (locus regit actum) y para la ejecución <strong>de</strong> contratosmercantiles celebrados en el exterior que <strong>de</strong>ban cumplirse en el país.Tratándose <strong>de</strong>l estado civil y capacidad <strong>de</strong> la persona, el <strong>de</strong>recho internacional privado, y en coherencia el or<strong>de</strong>namientocolombiano, disciplina la aplicación <strong>de</strong> la ley personal inherente a la nacionalidad <strong>de</strong>l sujeto.Por esto, cuanto atañe al estado civil, la capacidad <strong>de</strong> las personas y las relaciones <strong>de</strong> familia está regido por las leyes<strong>de</strong> la nacionalidad, y en línea <strong>de</strong> principio, por las <strong>de</strong>l Estado <strong>de</strong>l cual se es nacional.DERECHO FUNDAMENTAL A LA NACIONALIDAD- atributo <strong>de</strong> la personalidad que influye en la su capacidad<strong>de</strong> obrar <strong>de</strong> las personasLa nacionalidad, <strong>de</strong> nacional, (natio-onis, nación, raza, <strong>de</strong> nasci: nacer), es el vínculo jurídico <strong>de</strong>l individuo con unEstado, parte <strong>de</strong> uno <strong>de</strong> sus elementos constitutivos, <strong>de</strong>nota su pertenencia a la Nación, y según los distintos sistemasse atribuye, ya por nacer en su territorio (ius soli), ora por el nexo sanguíneo con los padres (ius sanguinis), seapor tener domicilio en <strong>de</strong>terminado Estado (ius domicili), bien por opción libre (ius optandi), naturalización o porcombinación <strong>de</strong> uno o varios <strong>de</strong> estos sistemas.Tal aspecto reviste singular importancia, pues la nacionalidad como atributo <strong>de</strong> la personalidad, “es un estado civilfundamental <strong>de</strong> la persona”, que influye en “su capacidad <strong>de</strong> obrar” y, en su virtud “se aplican las leyes relativas a los<strong>de</strong>rechos y <strong>de</strong>beres <strong>de</strong> familia, estado, condición y capacidad legal <strong>de</strong> la persona y la sucesión por causa <strong>de</strong> muerte”La persona tiene <strong>de</strong>recho a su nacionalidad <strong>de</strong>s<strong>de</strong> su nacimiento. Esta es un <strong>de</strong>recho fundamental. Así, conforme a la63Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>Declaración Universal <strong>de</strong> Derechos Humanos <strong>de</strong> la ONU (10 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 1948, “[t]odo individuo tiene <strong>de</strong>rechoa una nacionalidad.La nacionalidad, podrá ser única o múltiple. Por regla general, nadie pue<strong>de</strong> tener más <strong>de</strong> una nacionalidad, salvocuando el respectivo or<strong>de</strong>namiento jurídico <strong>de</strong>l cual la persona sea nacional, lo admita.NACIONALIDAD-regulación en Colombia y doble nacionalidad/ESTADO CIVIL-los colombianos con doblenacionalidad se someten a las leyes nacionales tratándose <strong>de</strong> la capacidad, los <strong>de</strong>rechos y obligaciones <strong>de</strong> familiaEn la Constitución Política <strong>de</strong> 1886, la calidad <strong>de</strong> nacional colombiano se perdía por obtener carta <strong>de</strong> naturalezaen país extranjero y fijar domicilio en éste. Hoy, según el artículo 96 <strong>de</strong> la Constitución Política adoptada en 1991,modificado por el Acto Legislativo No. 1 <strong>de</strong> 2002 (Diario Oficial No. 44.693, <strong>de</strong> 31 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2002), “[l]a calidad<strong>de</strong> nacional colombiano no se pier<strong>de</strong> por el hecho <strong>de</strong> adquirir otra nacionalidad” (artículo 22, Ley 43 <strong>de</strong> 1993).Por consiguiente, el nacional colombiano, mientras esté en el territorio, así tenga dos nacionalida<strong>de</strong>s, está sometido alor<strong>de</strong>namiento jurídico patrio. Asimismo, el colombiano con doble nacionalidad, <strong>de</strong>be acatar las normas <strong>de</strong>l Estado encuyo territorio se encuentre, o sea, queda sujeto a las leyes <strong>de</strong> ese Estado.La Convención <strong>de</strong> la Haya <strong>de</strong> 1930, en el caso <strong>de</strong> doble nacionalidad reconoce competencia a cada Estado sobre elindividuo titular <strong>de</strong> las dos nacionalida<strong>de</strong>s. Es, no obstante, criterio admitido por los tribunales internacionales, el <strong>de</strong>la “nacionalidad efectiva”, según el cual, correspon<strong>de</strong> al lugar <strong>de</strong> su domicilio o resi<strong>de</strong>ncia.La doble nacionalidad, es ten<strong>de</strong>ncial en el <strong>de</strong>recho contemporáneo, y genera conflictos normativos en <strong>de</strong>terminadosasuntos, en particular, tratándose <strong>de</strong>l estado civil y capacidad <strong>de</strong> las personas, por cuanto la ley personal o nacionalrelativa a la nacionalidad <strong>de</strong> las personas, es la llamada a gobernarlos según las reglas <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho internacionalprivado, y conforme al artículo 19 <strong>de</strong>l Código Civil, cuando se trata <strong>de</strong> nacionales colombianos, tales asuntos, los<strong>de</strong>rechos y obligaciones <strong>de</strong> las relaciones <strong>de</strong> familia entre cónyuges y parientes, se rigen por la ley nacional.Para la <strong>Corte</strong>, lo relativo al estado civil, capacidad <strong>de</strong> las personas para efectuar ciertos actos que <strong>de</strong>ban tener efectosen el territorio o en asuntos <strong>de</strong> su competencia, los <strong>de</strong>rechos y obligaciones que brotan <strong>de</strong> relaciones familiares entrecónyuges y parientes al tenor <strong>de</strong>l artículo 19 <strong>de</strong>l Código Civil y las reglas <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho internacional privado, estángobernados por la ley nacional, personal o <strong>de</strong> la nacionalidad <strong>de</strong> la persona.De acuerdo con estos lineamientos, si la persona ostenta sólo la nacionalidad colombiana, la aplicación <strong>de</strong> la leynacional en esas materias no genera discusión alguna.Contrario sensu, en caso <strong>de</strong> doble nacionalidad, aplicarán las leyes <strong>de</strong> ambas nacionalida<strong>de</strong>s según se trate <strong>de</strong>hacerla efectiva en uno u otro Estado. Justamente, en esta hipótesis, pue<strong>de</strong>n optar por el régimen jurídico <strong>de</strong> ambasnacionalida<strong>de</strong>s, y están sujetos a las disposiciones nacionales respectivas, cuando traten <strong>de</strong> hacerlas valer en losrespectivos Estados.Más exactamente, para la Sala los colombianos con doble nacionalidad, se someten a las leyes nacionales en tratándose<strong>de</strong>l estado civil, capacidad, los <strong>de</strong>rechos y obligaciones <strong>de</strong> familia entre cónyuges y parientes, si preten<strong>de</strong>n hacerlosvaler en Colombia.MENOR-<strong>de</strong>recho preferente a conocer su verda<strong>de</strong>ra filiación y a una nacionalidadAdicionalmente, correspon<strong>de</strong> <strong>de</strong>stacar que los efectos <strong>de</strong> la sentencia materia <strong>de</strong> exequátur recaen en el estado civil <strong>de</strong>una menor, que como bien se sabe, hace parte <strong>de</strong> un grupo que es sujeto <strong>de</strong> una especial atención por parte <strong>de</strong>l EstadoColombiano, proyectada en un tratamiento jurídico proteccionistaa sus <strong>de</strong>rechos, por cuanto los niños son titulares <strong>de</strong> genuinos <strong>de</strong>rechos con reconocimiento y protección constitucional,en tanto cuentan con una posición importante en la sociedad y en la estructura misma <strong>de</strong>l Estado11, no sólo por sucondición <strong>de</strong> vulnerabilidad e in<strong>de</strong>fensión, sino prepon<strong>de</strong>rantemente por susingular calidad <strong>de</strong> sujetos iuris, titulares <strong>de</strong> <strong>de</strong>rechos autónomos susceptibles <strong>de</strong> protección, obligando a los asociados aprocurar su integridad, evitar su vulneración y rebelarse frente a cualquier forma <strong>de</strong> menoscabo presente o eventual.La Constitución Política y los tratados internacionales disponen el carácter fundamental y prevalente <strong>de</strong> los <strong>de</strong>rechos<strong>de</strong> los niños. Así el artículo 44 <strong>de</strong>l estatuto superior establece la prevalencia <strong>de</strong> los <strong>de</strong>rechos <strong>de</strong> los infantes sobre los<strong>de</strong>rechos <strong>de</strong> los <strong>de</strong>más y consagra como <strong>de</strong>rechos fundamentales <strong>de</strong> losmenores (...)Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil64


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>La Asamblea General <strong>de</strong> las Naciones Unidas, el 20 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 1989, adoptó la Convención sobre Derechos <strong>de</strong>lNiño -incorporada a la legislación colombiana mediante Ley 12 <strong>de</strong> 1991-, en la cual expresa que los Estados partesestán obligados a respetar y aplicar en su jurisdicción los <strong>de</strong>rechos <strong>de</strong> los niños.Con tal propósito, la jurispru<strong>de</strong>ncia constitucional ha sentado que “el reconocimiento <strong>de</strong> la prevalencia <strong>de</strong> los <strong>de</strong>rechosfundamentales <strong>de</strong>l niño se encuentra en el or<strong>de</strong>namiento interno y en el <strong>de</strong>recho internacional sobre <strong>de</strong>rechos humanos,se enmarca en los presupuestos <strong>de</strong>l Estado social <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho” Bajo el entendimiento expuesto, en el caso concreto nose observa contrariedad manifiesta u ostensible <strong>de</strong> la ley nacional.El estado civil <strong>de</strong> las personas es cuestión <strong>de</strong> or<strong>de</strong>n público, y éste se afecta al negarse el <strong>de</strong>recho a conocer la verda<strong>de</strong>rai<strong>de</strong>ntidad <strong>de</strong>l origen biológico o verdad <strong>de</strong> proce<strong>de</strong>ncia genética <strong>de</strong> la persona, <strong>de</strong>recho fundamental indisociable <strong>de</strong>lsujeto, inherente a su personalidad jurídica, integrante <strong>de</strong> losprincipios o valores esenciales y universales <strong>de</strong> los <strong>de</strong>rechos humanos, que tratándose <strong>de</strong> los niños comporta a suinterés preferente y prevalente conforme a los principios aceptados por las naciones y la comunidad internacional.65Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>EXEQUATURSentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> mutuo acuerdo <strong>de</strong>cretado en EspañaM. PONENTE : DRA.RUTH MARINA DIAZ RUEDAFECHA : 09-11-<strong>2011</strong>DECISIÓN: Conce<strong>de</strong>PROCEDENCIA: Juzgado <strong>de</strong> 1ra. Instancia Pontevedra – EspañaPROCESO : <strong>2011</strong>-0008-00SOLICITADO POR : Gloria Patricia Hernán<strong>de</strong>z OrtizASUNTO:Se estudia la solicitud <strong>de</strong> exequátur <strong>de</strong> la sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> mutuo <strong>de</strong>cretada en España <strong>de</strong> matrimoniocivil contraído en ese mismo país, durante su vigencia se procreó una niña, los excónyuges distribuyeron entre sílos bienes <strong>de</strong> la sociedad marital <strong>de</strong>jando constancia en el acuerdo presentado al juez que conoció <strong>de</strong>l proceso.La Sala <strong>de</strong>cidió conce<strong>de</strong>r la petición pues se encontró acreditada la reciprocidad diplomática en virtud <strong>de</strong>lConvenio sobre Ejecución <strong>de</strong> Sentencias Civiles <strong>de</strong> 1908 subscrito entre Colombia España y el cumplimiento<strong>de</strong> los requisitos allí exigidos.EXEQUATUR-sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> mutuo acuerdo <strong>de</strong>cretado en España <strong>de</strong> matrimonio civil contraído enColombiaDe acuerdo con el precepto 230 constitucional, los jueces, <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l territorio Colombiano, están sometidos al imperio<strong>de</strong> la ley, <strong>de</strong> don<strong>de</strong> pue<strong>de</strong> colegirse, en principio, que las únicas <strong>de</strong>cisiones que tienen la virtud <strong>de</strong> producir efectos sonaquellas que encuentran fundamento en el or<strong>de</strong>namiento sustancial y procesal patrio, no así las dictadas con sustentoen otras legislaciones, pues carecen <strong>de</strong>l vigor necesario para ser ejecutadas. Este entendimiento respon<strong>de</strong> al conceptoclásico <strong>de</strong> la soberanía, que al igual que en muchos otros escenarios, también tiene inci<strong>de</strong>ncia en lo que concierne anuestro sistema jurídico.A pesar <strong>de</strong> lo anterior, como el mundo globalizado <strong>de</strong> hoy no resiste que las fronteras <strong>de</strong> los países se cierren <strong>de</strong> formatal que las <strong>de</strong>terminaciones judiciales tomadas en un Estado carezcan <strong>de</strong> cualquier valor en otro, se ha previsto laviabilidad <strong>de</strong> su convalidación, pues la justicia tien<strong>de</strong> a ser transnacional habida cuenta <strong>de</strong> los intereses comunes queconvergen cuando <strong>de</strong> la asignación, reconocimiento o <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> un <strong>de</strong>recho se trata.RECIPROCIDAD DIPLOMÁTICA-Convenio sobre Ejecución <strong>de</strong> Sentencias Civiles <strong>de</strong> 1908 subscrito entreColombia EspañaEl artículo 693, señala “dos conceptos en torno a los cuales gira el reconocimiento <strong>de</strong> las <strong>de</strong>cisiones judicialesforáneas: La reciprocidad diplomática y la legislativa (...)Como regla general es necesario que junto con alguno <strong>de</strong> estos dos criterios, se cumplan los requerimientos queimpone el artículo 694 ejus<strong>de</strong>m y que atañen a la verificación <strong>de</strong> ciertas formalida<strong>de</strong>s y <strong>de</strong> otras circunstancias que<strong>de</strong>ben ro<strong>de</strong>ar a la sentencia extranjera para que pueda surtir <strong>de</strong> manera plena los efectos que le son propios.(...)En efecto, concerniente a la primera se informó por parte <strong>de</strong>l Ministerio <strong>de</strong> Relaciones Exteriores que entre Colombiay España existe una “Convención sobre Ejecución <strong>de</strong> Sentencias Civiles”, aprobada por la Ley 6ª <strong>de</strong> 1908, y segúnla cual, “las sentencias civiles emitidas por los Tribunales comunes <strong>de</strong> una <strong>de</strong> las Altas Partes contratantes serán66Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>ejecutadas en la otra”, siempre y cuando “sean <strong>de</strong>finitivas” y “estén ejecutoriadas como en <strong>de</strong>recho se necesitaría paraejecutarlas en el país en el que se hayan dictado”, bajo el presupuesto “que no se opongan a las leyes vigentes en elEstado en que se solicite su ejecución.”.DIVORCIO DE MUTUO ACUERDO-exequátur <strong>de</strong> fallo proferido en EspañaAhora bien, respecto <strong>de</strong> los condicionamientos aludidos por el artículo 694 <strong>de</strong>l C. <strong>de</strong> P.C., la Sala no encuentraningún reparo en particular, habida cuenta que la sentencia objeto <strong>de</strong> homologación no versa sobre <strong>de</strong>rechos realesconstituidos en bienes que se encontraban en territorio colombiano al momento <strong>de</strong> haber sido dictada (num. 1°), ni seopone a las leyes o disposiciones internas <strong>de</strong> or<strong>de</strong>n público (num. 2°).De igual forma, se halla <strong>de</strong>mostrada su ejecutoria (num. 3°), pues el instrumento al que se ha hecho mención dispusoque esa circunstancia procesal se acreditaría con el “certificado expedido por el Ministro <strong>de</strong> Gobierno o <strong>de</strong> Gracia y<strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>, siendo la firma <strong>de</strong> estos legalizada por el correspondiente Ministro <strong>de</strong> Estado o <strong>de</strong> Relaciones Exterioresy la <strong>de</strong> éste a su vez por el Agente Diplomático respectivo acreditado en el lugar <strong>de</strong> legalización”, requisito éste <strong>de</strong>lque dan cuenta los documentos visibles a folios 68 y 69 <strong>de</strong>l plenario.Como el asunto, no es <strong>de</strong> competencia exclusiva <strong>de</strong> los jueces colombianos, ya que <strong>de</strong> conformidad con el artículo163 <strong>de</strong>l Código Civil “El divorcio <strong>de</strong> matrimonio civil celebrado en el extranjero se regirá por la ley <strong>de</strong>l domicilioconyugal”, que en éste evento se radicó en España, cuya ley procesal (<strong>de</strong> enjuiciamiento civil) regula lo atiente a ladisolución <strong>de</strong>l vínculo matrimonial en su artículo 777 y <strong>de</strong>más concordantes, se satisface el 4° requerimiento <strong>de</strong>lcanon procesal arriba citado.67Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RESPONSABILIDAD CONTRACTUAL-CDT -Los intereses moratorios se a<strong>de</strong>udan a partir <strong>de</strong> su vencimientoSENTENCIA DE CASACIÓNM.PONENTE: DR.JAIME ALBERTO ARRUBLA PAUCARFECHA : 10-11-<strong>2011</strong>DECISIÓN: No CasaPROCESO : 2001-01451-01DEMANDADO: Banco Gana<strong>de</strong>roDEMANDANTE: Rafael Malagón FlórezASUNTO :En el libelo genitor solicitó el petente la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> incumplimiento <strong>de</strong> un contrato <strong>de</strong> mutuo celebrado conuna corporación financiera a raíz <strong>de</strong> las inci<strong>de</strong>ncias sucedidas alre<strong>de</strong>dor <strong>de</strong> un crédito hipotecario en don<strong>de</strong> el<strong>de</strong>mandante se había allanado a constituir una garantía adicional; la suscripción y endoso a favor <strong>de</strong>l banco <strong>de</strong>lCDT por $120.000.000.oo, que fue cobrado pero nunca abonado con sus accesorios una vez vencido a su cuenta;consecuentemente solicitó que se or<strong>de</strong>nara al banco <strong>de</strong>mandado su <strong>de</strong>sembolso con los “intereses comercialespropios <strong>de</strong> este ejercicio” y los “intereses moratorios permitidos”.Tramitado el proceso, con oposición <strong>de</strong>l banco, el Juez <strong>de</strong> conocimiento accedió a con<strong>de</strong>nar el pago <strong>de</strong>l lucrocesante, traducido en los “intereses moratorios comerciales”, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el 13 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 1996, época en que eltítulo <strong>de</strong>bía redimirse, hasta cuando se verificara su pago, y negó las <strong>de</strong>más pretensiones entre ellas el <strong>de</strong>sembolso<strong>de</strong>l CDT al encontrar que había sido imputado al crédito adquirido; presentado el recurso <strong>de</strong> apelación contra eseproveído el Tribunal, en el fallo recurrido en casación lo revocó or<strong>de</strong>nando al <strong>de</strong>mandado el pago a título <strong>de</strong> dañoemergente, la suma <strong>de</strong> $120.000.000, correspondiente al “importe <strong>de</strong> capital <strong>de</strong>l CDT” junto con los intereses <strong>de</strong>plazo entre el 13 <strong>de</strong> septiembre y el 13 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 1996 y los intereses moratorios a partir <strong>de</strong>l día siguientehasta cuando se satisficiera la obligación.Presenta la entidad financiera contra ese proveído recurso <strong>de</strong> casación <strong>de</strong>nunciándole por violación indirecta <strong>de</strong>los artículos 1604, 1608, 1613 a 1615, 1617 <strong>de</strong>l Código Civil, 870 (modificado por el artículo 111 <strong>de</strong> la Ley 510<strong>de</strong> 1999) y 1393 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Comercio, 8º <strong>de</strong> la Ley 153 <strong>de</strong> 1887 y 65 <strong>de</strong> la Ley 45 <strong>de</strong> 1990, en su <strong>de</strong>sarrollosostiene que la con<strong>de</strong>na al pago <strong>de</strong> los intereses moratorios sobre la suma <strong>de</strong> $120.000.000 es producto <strong>de</strong> lacomisión <strong>de</strong> errores <strong>de</strong> hecho probatorios, puesto que en el proceso no concurre prueba alguna indicativa <strong>de</strong>que para el día anterior se encontraba en mora <strong>de</strong> restituir el importe <strong>de</strong>l título; por el contrario, a raíz <strong>de</strong> lacontroversia suscitada, aparece incierta la suma liquidada, al punto que sólo con la sentencia impugnada vinoa <strong>de</strong>clararse existente y cuantificada; a<strong>de</strong>más, propone otro cargo en el que <strong>de</strong>nuncia la comisión <strong>de</strong> vicios <strong>de</strong>procedimiento, por haber incurrido el Tribunal en incongruencia objetiva, en la modalidad <strong>de</strong> ultra petita, la Sala<strong>de</strong> Casación Civil <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong> <strong>de</strong>claró imprósperos los cargos.RESPONSABILIDAD CONTRACTUAL- <strong>de</strong>sembolso <strong>de</strong> la totalidad <strong>de</strong> un CDT junto con los intereses <strong>de</strong>plazo y moratorios por incumplimiento en su pago / PAGO- certificado <strong>de</strong> <strong>de</strong>pósito a término / OBLIGACIÓNDINERARIA-la mora supone necesariamente que se encuentre la obligación plenamente <strong>de</strong>terminada/El Tribunal, como se recuerda, or<strong>de</strong>nó el <strong>de</strong>sembolso <strong>de</strong> la totalidad <strong>de</strong>l certificado <strong>de</strong> <strong>de</strong>pósito a término, junto conlos intereses <strong>de</strong> plazo y moratorios, porque en términos generales, la entidad <strong>de</strong>mandada no había <strong>de</strong>mostrado, cual loalegó en instancia, que su valor fue aplicado al crédito FINAGRO.En el cargo se <strong>de</strong>ja incólume el <strong>de</strong>recho representado en el aludido título y la obligación <strong>de</strong> pagar los rendimientosque haya podido producir el capital durante el plazo, dado que, en términos generales, toda la acusación se enarbolóalre<strong>de</strong>dor <strong>de</strong> la fecha a partir <strong>de</strong> la cual se <strong>de</strong>bían pagar los intereses moratorios.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil68


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>2.- Si el recurrente, por lo tanto, en la lógica <strong>de</strong> la acusación, acepta la obligación a su cargo, consistente en la restitución<strong>de</strong>l valor <strong>de</strong>l CDT, conjuntamente con los intereses remuneratorios, claramente se advierte que el <strong>de</strong>recho reclamadopor el <strong>de</strong>mandante no sólo era cierto e indiscutido, sino que pervivía con anterioridad a cuando fue entablado elproceso.2.1.- En esas circunstancias, relativo a la certeza <strong>de</strong> la obligación <strong>de</strong> restituir el <strong>de</strong>recho incorporado en el referidotítulo, inclusive lo atinente a la cuantía <strong>de</strong> esa precisa prestación, el sentenciador no pudo incurrir en ninguno <strong>de</strong>los errores <strong>de</strong> hecho probatorios <strong>de</strong>nunciados, porque con in<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> cuál pretensión fue o no negada, asíhubiese existido la polémica que dan cuenta los medios singularizados en el cargo, una cosa es la existencia <strong>de</strong> dichaobligación, en sí misma consi<strong>de</strong>rada, y otra, distinta, la época en que <strong>de</strong>bía cumplirse.(…)el Tribunal, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> luego, concluyó que la entidad bancaria “no <strong>de</strong>mostró en ninguna forma su aseveración <strong>de</strong> haberaplicado al crédito Finagro a cargo <strong>de</strong>l señor Malagón el valor <strong>de</strong>l CDT ni <strong>de</strong> sus rendimientos”, resultaba bien claroque al <strong>de</strong>jarse por fuera <strong>de</strong> cuestionamiento lo relativo a que efectivamente subsistía en contra <strong>de</strong>l banco la obligación<strong>de</strong> <strong>de</strong>sembolsar el valor <strong>de</strong>l CDT, en su totalidad, esto significaba, <strong>de</strong> una parte, que el recurrente aceptaba que nohubo ninguna imputación, y <strong>de</strong> otra, que la cuantía <strong>de</strong> la prestación no era incierta ni discutida.CERTIFICADO DE DEPÓSITO A TERMINO - Los intereses moratorios se a<strong>de</strong>udan a partir <strong>de</strong> su vencimiento/ MORA AUTOMATICA- CDT(…)Por lo <strong>de</strong>más, con relación al CDT en comento, lo relativo a que, según el recurrente, los intereses moratorios nose <strong>de</strong>ben <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el 14 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 1996, pues la existencia <strong>de</strong> la obligación <strong>de</strong> restituir y su cuantía, vino a“<strong>de</strong>terminarse con el fallo <strong>de</strong> segunda instancia”, sería <strong>de</strong> recibo en la hipótesis <strong>de</strong> que dicha obligación haya nacidoen virtud <strong>de</strong>l fallo impugnado, cuestión que no es así, puesto que como ha quedado elucidado, la misma, en virtud <strong>de</strong>lmentado certificado <strong>de</strong> <strong>de</strong>pósito a término, se encontraba preconstituida.(…)Des<strong>de</strong> esa perspectiva, el ad-quem tampoco pudo incurrir en ningún error <strong>de</strong> juzgamiento, al or<strong>de</strong>nar el pago <strong>de</strong>intereses moratorios a partir <strong>de</strong>l 14 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 1996, porque esa era la fecha preestablecida por las partes,como <strong>de</strong> vencimiento <strong>de</strong>l CDT. Por esto, los hechos así probados se subsumían en la hipótesis <strong>de</strong> la mora automática,contemplada en el artículo 1608, numeral 1º <strong>de</strong>l Código Civil, según el cual el “<strong>de</strong>udor está en mora” simple yllanamente “Cuando no ha cumplido la obligación <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l término estipulado”.SENTENCIA- Diferencia entra la <strong>de</strong>clarativa y constitutiva / SENTENCIA DECLARATIVA- concepto /En otras palabras, la sentencia combatida no es <strong>de</strong> naturaleza constitutiva, para así negarle efectos retroactivos, dadoque allí no es don<strong>de</strong> se establece la obligación <strong>de</strong> restituir una suma líquida <strong>de</strong> dinero, sino <strong>de</strong>clarativa <strong>de</strong> con<strong>de</strong>na, al<strong>de</strong>cir <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong>, en cuanto el “<strong>de</strong>recho preexiste limitándose la <strong>de</strong>cisión a reconocer el estado <strong>de</strong> cosas preexistente yno a constituirlo”. Se trataba aquí, como claramente se observa, en coherencia con la doctrina, “más que a la supresión<strong>de</strong> una incertidumbre, a la restauración <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho violado”.INCONGRUENCIA OBJETIVA- es improce<strong>de</strong>nte la <strong>de</strong>nuncia por esta causal <strong>de</strong> los vicios finales que emergen<strong>de</strong> la interpretación <strong>de</strong> las pretensiones, disonancia en la que resi<strong>de</strong> en un vicio in judicando.Por manera que si el libelo introductor fue sometido al reparto el 28 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2001 y los intereses moratorios queallí se liquidaron, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el 14 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 1996, hasta abril <strong>de</strong> aquel mismo año, tuvo como fuente, para igualpropósito, una certificación <strong>de</strong> esa naturaleza, expedida en este último mes por la autoridad competente, en principiono pue<strong>de</strong> concluirse que los perjuicios causados con posterioridad quedaron excluidos.2.2.- El Tribunal, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> luego, no extralimitó el ámbito propio <strong>de</strong> sus funciones, al disponer el pago tanto <strong>de</strong> losréditos durante el plazo, como los moratorios, éstos hasta que se satisficiera la obligación, según su clase, antes y<strong>de</strong>spués <strong>de</strong> la fluctuación que se <strong>de</strong>rivaba <strong>de</strong> la aplicación <strong>de</strong> la Ley 510 <strong>de</strong> 1999, porque unos y otros expresamentefueron <strong>de</strong>mandados.69Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>Para empezar, obsérvese como en el preámbulo se dijo que el libelo se incoaba, cual aparecía también en el po<strong>de</strong>rotorgado, “por el no pago <strong>de</strong>l certificado <strong>de</strong> <strong>de</strong>pósito a término” y <strong>de</strong> las “cantida<strong>de</strong>s que resultaren <strong>de</strong> la liquidación<strong>de</strong> los intereses corrientes, moratorios y sancionatorios, según lo <strong>de</strong>termine la ley”.Así mismo, en el capítulo <strong>de</strong> pretensiones, el punto fue incluido, al solicitarse no sólo el <strong>de</strong>sembolso <strong>de</strong>l CDT, sinolos “intereses comerciales propios <strong>de</strong> este ejercicio, más los moratorios permitidos por la Superinten<strong>de</strong>ncia Bancaria”,más los “intereses sancionatorios que sean aplicables al particular, actualizados, según la normatividad aplicable”.3.- Frente a ese estado <strong>de</strong> cosas, surge claro, cuestión que para los efectos <strong>de</strong>l cargo es lo importante, que el tema <strong>de</strong>los intereses <strong>de</strong> plazo y <strong>de</strong> mora, todo conforme a la ley, <strong>de</strong> una u otra manera, se encuentra planteado en la <strong>de</strong>manda,y si el Tribunal los or<strong>de</strong>nó, sin limitarlos en el tiempo y a la cuantía <strong>de</strong> la liquidación presentada, es porque así lointerpretóLuego, si en algún error incurrió, el problema no estaría en el contenido <strong>de</strong> la <strong>de</strong>cisión, en sí misma consi<strong>de</strong>rada,sino en el alcance que, para adoptarla, se le dio al libelo genitor. La <strong>Corte</strong>, por esto, tiene explicado que “si bien todairregularidad en un ámbito como el aludido es censurable, ello no siempre es <strong>de</strong>nunciable por la causal segunda <strong>de</strong>casación “porque bien pue<strong>de</strong> suce<strong>de</strong>r que la <strong>de</strong>sarmonía obe<strong>de</strong>zca a un <strong>de</strong>fecto <strong>de</strong> razonamiento o en el discurrir<strong>de</strong>l juzgador, (...) caso en el cual la disonancia final resi<strong>de</strong> en un vicio in judicando, jamás <strong>de</strong>nunciable por la causalprenombrada””.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil70


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>EXEQUATUR-Sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> mutuo acuerdo proferida en Holanda <strong>de</strong>l matrimonio celebrado en ColombiaM.PONENTE: DRA.RUTH MARINA DIAZ RUEDAFECHA : 09-11-<strong>2011</strong>DECISIÓN: No Conce<strong>de</strong>PROCESO : 2010-00211-00PROCEDENCIA: Ámsterdam - HolandaSOLICITADO POR : Adriana Patricia Hernán<strong>de</strong>zASUNTO:Se estudia la solicitud <strong>de</strong> exequátur <strong>de</strong> la sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> matrimonio civil contraído en Colombia<strong>de</strong>cretado en Ámsterdam - Holanda, unión durante la cual no se procrearon hijos ni se adquirieron bienes.La Sala <strong>de</strong>cidió <strong>de</strong>negar la petición al no encontrarse acreditados <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l proceso el cumplimiento <strong>de</strong> losrequisitos <strong>de</strong> reciprocidad diplomática pues no existe tratado entre Colombia y los Países Bajos sobre ejecuciónrecíproca <strong>de</strong>l valor <strong>de</strong> fallos <strong>de</strong> sus jueces en causas matrimoniales, ni la legislativa, en vista que la legislaciónholan<strong>de</strong>sa no permite que las sentencias extranjeras se ejecuten en su territorio.DIVORCIO DE MUTUO ACUERDO-exequátur <strong>de</strong> fallo proferido en HolandaDentro <strong>de</strong> nuestra normatividad, el artículo 693 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil establece: “Las sentencias y otrasprovi<strong>de</strong>ncias que revistan tal carácter, pronunciadas en un país extranjero en procesos contenciosos o <strong>de</strong> jurisdicciónvoluntaria, tendrán en Colombia la fuerza que les concedan los tratados existentes con ese país, y en su <strong>de</strong>fecto la queallí se reconozca a las proferidas en Colombia”.RECIPROCIDAD DIPLOMÁTICA-no existe tratado entre Colombia y los Países Bajos sobre ejecución recíproca<strong>de</strong>l valor <strong>de</strong> fallos <strong>de</strong> sus jueces en causas matrimonialesDe acuerdo con los elementos materiales <strong>de</strong> prueba que integran el expediente, se halla <strong>de</strong>mostrado que no existentratados internacionales vigentes entre Colombia y los Países Bajos sobre ejecución recíproca <strong>de</strong>l valor <strong>de</strong> las<strong>de</strong>cisiones pronunciadas por sus respectivos jueces en causas matrimoniales.Así lo informó el Ministerio <strong>de</strong> Relaciones Exteriores <strong>de</strong> nuestro país, al indicar que “[r]evisados los archivos <strong>de</strong>l Área<strong>de</strong> Tratados <strong>de</strong> la Dirección <strong>de</strong> Asuntos Jurídicos Internacionales <strong>de</strong> este Ministerio, no se encontró tratado bilateralentre Colombia y los Países Bajos (Holanda), ni multilateral, en el que ambos Estados sean parte y que guar<strong>de</strong>nrelación con la materia consultada” .RECIPROCIDAD LEGISLATIVA-la legislación holan<strong>de</strong>sa no permite que las sentencias extranjeras se ejecutenen su territorioIgualmente, en atención al exhorto que se diligenció, el Coordinador <strong>de</strong> Asuntos Consulares patrio señaló que el“Cónsul General <strong>de</strong> Colombia en Amsterdam, Países Bajos” había anexado la nota referida en la parte final <strong>de</strong>l punto4° <strong>de</strong> los antece<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> esta provi<strong>de</strong>ncia, indicativa <strong>de</strong> “que no existe <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> la legislación holan<strong>de</strong>sa una ley queregule la reciprocidad en materia <strong>de</strong> exequátur para sentencias <strong>de</strong> jueces extranjeros”.Con base en lo expuesto y dado que la legislación interna <strong>de</strong> Holanda no permite que las sentencias proferidas porjueces extranjeros se ejecuten en ese territorio, según se <strong>de</strong>spren<strong>de</strong> <strong>de</strong>l contenido <strong>de</strong> los artículos 431 y 985 <strong>de</strong> la leyprocesal civil <strong>de</strong> dicho país, queda <strong>de</strong>mostrada la ausencia <strong>de</strong> reciprocidad diplomática o legislativa.71Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RESPONSABILIDAD MÉDICA -CONSENTIMIENTO INFORMADO-Responsabilidad solidaria <strong>de</strong>l POS e IPS al inobservar <strong>de</strong> su <strong>de</strong>ber legal <strong>de</strong> informar al paciente ygarantizarle una a<strong>de</strong>cuada prestación <strong>de</strong>l servicio <strong>de</strong> SaludSENTENCIA SUSTITUTIVAM.PONENTE: DR.WILLIAM NAMÉN VARGASFECHA : 17-11-<strong>2011</strong>DECISIÓN: Revoca la sentencia <strong>de</strong> instanciaPROCESO :1999-00533-01DEMANDANTE: Omar Verano LemusDEMANDADO: SANITAS: Clínica PRAGMA SAASUNTO:Los <strong>de</strong>mandantes solicitaron <strong>de</strong>clarar la responsabilidad civil solidaria <strong>de</strong> las entida<strong>de</strong>s <strong>de</strong>mandadas, lareparación <strong>de</strong> los perjuicios materiales y morales causados por la EPS e IPS , por incumplimiento en laprestación <strong>de</strong> los servicios médicos asistenciales que conllevaron a la muerte <strong>de</strong>l hijo, hermano y padre, quienpor dificulta<strong>de</strong>s respiratorias acudió a ese servicio; <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> ser examinarlo y corroborarse su buen estado<strong>de</strong> salud, le fue sugerida por el médico tratante la cirugía <strong>de</strong> “septoplastia y turbinoplastia” a<strong>de</strong>lantadael 23<strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 1997, horas <strong>de</strong>spués sufrió un shock séptico, reacción multisistémica a la toxina estafilococodorado consecuencias <strong>de</strong> infección <strong>de</strong> la parte operada; con síntomas <strong>de</strong> <strong>de</strong>l dolor <strong>de</strong> cabeza, fiebre y ceguera ypese a que dio noticia <strong>de</strong> ello a la tanto a la EPS- IPS como al médico tratante en ausencia <strong>de</strong> atención médicaespecializada falleció internado en clínica tres días <strong>de</strong>spués.Admitida la <strong>de</strong>manda y trabada la litis, la Entidad Promotora <strong>de</strong> Salud resistió las pretensiones, aceptó algunoshechos, negó otros y propuso las excepciones <strong>de</strong> fondo <strong>de</strong>nominadas inexistencia <strong>de</strong> la obligación y <strong>de</strong>l <strong>de</strong>rechoalegado, en síntesis, por no existir con el fallecido relación jurídica diversa a su afiliación al plan obligatorio <strong>de</strong>salud en cuyo cumplimiento celebró contrato <strong>de</strong> prestación <strong>de</strong> servicios médico asistenciales, quien contrató ala IPS Pragma Médica S.A., responsable por la calidad <strong>de</strong>l servicio, los actos u omisiones <strong>de</strong> sus profesionales ypersonal administrativo. Notificada la otra <strong>de</strong>mandada, guardó silencio. La sentencia <strong>de</strong> primer grado proferidapor el Juez en <strong>de</strong>scongestión, el 24 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2006, <strong>de</strong>sestimó las pretensiones, se abstuvo <strong>de</strong> pronunciarsesobre las excepciones <strong>de</strong> mérito y con<strong>de</strong>nó en costas a los <strong>de</strong>mandantes, provi<strong>de</strong>ncia que se confirmó por elTribunal Superior al <strong>de</strong>cidir su apelación, propuesta casación contra ese proveído la Sala <strong>de</strong> Casación Civil <strong>de</strong>la <strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong> casó el fallo <strong>de</strong> segunda instancia, y <strong>de</strong>cretó la práctica <strong>de</strong> varios testimonios y undictamen pericial este último rendido, aclarado, complementado y objetado, para en se<strong>de</strong> <strong>de</strong> instancia revocarel fallo <strong>de</strong> a quo, <strong>de</strong>clarar la responsabilidad solidaria y conce<strong>de</strong>r las pretensiones resarcitoriasCONSENTIMIENTO INFORMADO- el incumplimiento <strong>de</strong> ese <strong>de</strong>ber legal <strong>de</strong>l médico y entidad prestadora <strong>de</strong>salud los hace responsables <strong>de</strong> todos los riesgos imprevistos vulnera la relación jurídica y existe relación <strong>de</strong> causalida<strong>de</strong>ntre el incumplimiento y el daño / RESPONSABILIDAD MEDICA - Falta <strong>de</strong> firma <strong>de</strong>l acta <strong>de</strong> consentimientoinformado por el paciente /El consentimiento <strong>de</strong> Aream Alexan<strong>de</strong>r Verano “a la intervención <strong>de</strong> septoplastia -turbinoplastia”, compromisos yrecomendaciones <strong>de</strong>l formato “programa <strong>de</strong> cirugía ambulatoria y <strong>de</strong> corta estancia” <strong>de</strong> la Clínica Pragma reconocidopor el médico (fl. 86, cdno. 1), no está diligenciado, carece <strong>de</strong> fecha y firmas (fl. 18, cdno. 1), ni hay otra prueba <strong>de</strong>lmismo.(…)Para la Sala, la omisión <strong>de</strong> la obligación <strong>de</strong> informar y obtener el consentimiento informado, hace responsable almédico, y por consiguiente, a las instituciones prestadoras <strong>de</strong>l servicio <strong>de</strong> salud, obligadas legalmente a verificar72Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>su estricta observancia, no sólo <strong>de</strong>l quebranto a los <strong>de</strong>rechos fundamentales <strong>de</strong>l libre <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> la personalidad,dignidad y libertad, sino <strong>de</strong> los daños patrimoniales y extrapatrimoniales causados a la persona en su vida, salu<strong>de</strong> integridad sicofísica a consecuencia <strong>de</strong>l tratamiento o intervención no autorizado ni consentido <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> losparámetros legales según los cuales, con o sin información y consentimiento informado, “[l]a responsabilidad <strong>de</strong>lmédico por reacciones adversas, inmediatas o tardías, producidas por efecto <strong>de</strong>l tratamiento, no irá más allá <strong>de</strong>l riesgoprevisto” (artículo 16, Ley 23 <strong>de</strong> 1981), salvo si expone al “paciente a riesgos injustificados” (artículo 15, ibí<strong>de</strong>m), oactúa contra su voluntad o <strong>de</strong>cisión negativa o, trata <strong>de</strong> tratamientos o procedimientos experimentales no consentidosexpressis verbis, pues en tal caso, el médico asume los riesgos, vulnera la relación jurídica y existe relación <strong>de</strong>causalidad entre el incumplimiento y el daño.RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUAL - Responsabilidad solidaria <strong>de</strong>l POS e IPS al inobservar<strong>de</strong> su <strong>de</strong>ber legal <strong>de</strong> informar al paciente y la <strong>de</strong> garantizarle a<strong>de</strong>cuada prestación <strong>de</strong> los servicios <strong>de</strong> saludPertinente advertir, en las voces <strong>de</strong>l artículo 177 <strong>de</strong> la Ley 100 <strong>de</strong> 1993 (D.O. 41148, 23 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 1993), porla cual se crea el sistema <strong>de</strong> seguridad social integral conformado con los regímenes <strong>de</strong> pensiones, salud, riesgosprofesionales y servicios sociales complementarios <strong>de</strong>finidos por la ley para la efectiva realización <strong>de</strong> los principios<strong>de</strong> solidaridad, universalidad y eficiencia enunciados en el artículo 48 <strong>de</strong> la Constitución Política, la función básica <strong>de</strong>las Entida<strong>de</strong>s Promotoras <strong>de</strong> Salud <strong>de</strong> “organizar y garantizar, directa o indirectamente, la prestación <strong>de</strong>l Plan <strong>de</strong> SaludObligatorio a los afiliados”, y la <strong>de</strong> “establecer procedimientos para controlar la atención integral, eficiente, oportunay <strong>de</strong> calidad en los servicios prestados por las Instituciones Prestadoras <strong>de</strong> Servicios <strong>de</strong> Salud” (artículo 177, num. 6º,ibí<strong>de</strong>m, subraya la Sala), que les impone el <strong>de</strong>ber legal <strong>de</strong> garantizar la calidad y eficiencia <strong>de</strong> los servicios <strong>de</strong> salud,por cuya inobservancia comprometen su responsabilidad, sea que lo presten directamente o mediante contratos conlas Instituciones Prestadoras <strong>de</strong> Salud (IPS) y profesionales respectivos (artículo 179, ejus<strong>de</strong>m).Es principio <strong>de</strong>l sistema organizado, administrado y garantizado por las Entida<strong>de</strong>s Promotoras <strong>de</strong> Salud (EPS), lacalidad en la prestación <strong>de</strong> los servicios <strong>de</strong> salud, atención <strong>de</strong> las condiciones <strong>de</strong>l paciente según las evi<strong>de</strong>nciascientíficas, y la provisión “<strong>de</strong> forma integral, segura y oportuna, mediante una atención humanizada” (artículo 153,3.8, Ley 100 <strong>de</strong> 1993).En idéntico sentido, las Entida<strong>de</strong>s Promotoras <strong>de</strong> Salud (EPS), son responsables <strong>de</strong> administrar el riesgo <strong>de</strong> salud <strong>de</strong>sus afiliados, organizar y garantizar la prestación <strong>de</strong> los servicios integrantes <strong>de</strong>l POS, orientado a obtener el mejorestado <strong>de</strong> salud <strong>de</strong> los afiliados, para lo cual, entre otras obligaciones, han <strong>de</strong> establecer procedimientos garantizadores<strong>de</strong> la calidad, atención integral, eficiente y oportuna a los usuarios en las instituciones prestadoras <strong>de</strong> salud (art. 2º,Decreto 1485 <strong>de</strong> 1994).Igualmente, la prestación <strong>de</strong> los servicios <strong>de</strong> salud garantizados por las Entida<strong>de</strong>s Promotoras <strong>de</strong> Salud (EPS), noexcluye la responsabilidad legal que les correspon<strong>de</strong> cuando los prestan a través <strong>de</strong> las Instituciones Prestadoras <strong>de</strong>Salud (IPS) o <strong>de</strong> profesionales mediante contratos reguladores sólo <strong>de</strong> su relación jurídica con aquéllas y éstos. Porlo tanto, a no dudarlo, la prestación <strong>de</strong>l servicio <strong>de</strong> salud <strong>de</strong>ficiente, irregular, inoportuna, lesiva <strong>de</strong> la calidad exigibley <strong>de</strong> la lex artis, compromete la responsabilidad civil <strong>de</strong> las Entida<strong>de</strong>s Prestadoras <strong>de</strong> Salud y prestándolos mediantecontratación con Instituciones Prestadoras <strong>de</strong> Salud u otros profesionales, son todas solidariamente responsables porlos daños causados, especialmente, en caso <strong>de</strong> muerte o lesiones a la salud <strong>de</strong> las personas.La responsabilidad <strong>de</strong> las Entida<strong>de</strong>s Prestadoras <strong>de</strong> Salud (EPS), es contractual o extracontractual. Con relaciónal afiliado o usuario, la afiliación, para estos efectos, materializa un contrato, y por tanto, en línea <strong>de</strong> principio, laresponsabilidad es contractual, naturaleza expresamente prevista en los artículos 183 <strong>de</strong> la Ley 100 <strong>de</strong> 1983 queprohíbe a las EPS “en forma unilateral, terminar la relación contractual con sus afiliados”, y los artículos 16 y 17 <strong>de</strong>lDecreto 1485 <strong>de</strong> 1994, relativos a los “contratos <strong>de</strong> afiliación para la prestación <strong>de</strong>l Plan Obligatorio <strong>de</strong> Salud quesuscriban las Entida<strong>de</strong>s Promotoras <strong>de</strong> Salud con sus afiliados” y los planes complementarios. Contrario sensu, laresponsabilidad en que pue<strong>de</strong>n incurrir las Entida<strong>de</strong>s Promotoras <strong>de</strong> Salud (EPS) respecto <strong>de</strong> terceros perjudicadospor los daños al afiliado o usuario con ocasión <strong>de</strong> la prestación <strong>de</strong> los servicios médicos <strong>de</strong>l plan obligatorio <strong>de</strong> salud,es extracontractual.73Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>Ahora, cuando se ocasiona el daño por varias personas o, en cuya causación intervienen varios agentes o autores,todos son solidariamente responsables frente a la víctima (art. 2344, Código Civil; cas. civ. sentencias <strong>de</strong> 30 <strong>de</strong> enero<strong>de</strong> 2001, exp. 5507, septiembre 11 <strong>de</strong> 2002, exp. 6430; 18 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2005, SC-084-2005], exp. 14415).RESPONSABILIDAD MEDICA- responsabilidad profesional a la luz <strong>de</strong> la lex artis / CARGA DE LA PRUEBA-En temas <strong>de</strong> responsabilidad médica se habla <strong>de</strong> un régimen <strong>de</strong> culpa probadaLa actividad médica, en la época contemporánea más dinámica, eficiente y precisa merced a los a<strong>de</strong>lantos científicos ytecnológicos, cumple una función <strong>de</strong> alto contenido social. Al profesional <strong>de</strong> la salud, es exigible una especial diligenciaen el ejercicio <strong>de</strong> su actividad acor<strong>de</strong> al estado <strong>de</strong> la ciencia y el arte, sobre él gravitan prestaciones concretas, sinllegar a extremo rigor, consi<strong>de</strong>rada la notable inci<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la medicina en la vida, salud e integridad <strong>de</strong> las personas.En este contexto, por regla general, la responsabilidad <strong>de</strong>l médico no pue<strong>de</strong> configurarse sino en el ámbito <strong>de</strong> la culpa,entendida no como error en que no hubiere incurrido una persona pru<strong>de</strong>nte o diligente en idénticas circunstancias alas <strong>de</strong>l autor <strong>de</strong>l daño, sino más exactamente en razón <strong>de</strong> su profesión que le impone <strong>de</strong>beres <strong>de</strong> conducta específicosmás exigentes a la luz <strong>de</strong> la lex artis, mandatos, parámetros o estándares imperantes conforme al estado actual <strong>de</strong>la ciencia, el conocimiento científico, el <strong>de</strong>sarrollo, las reglas <strong>de</strong> experiencia y su particular proyección en la salud<strong>de</strong> las personas (arts. 12, Ley 23 <strong>de</strong> 1981 y 8º <strong>de</strong>creto 2280 <strong>de</strong> 1981), naturalmente “el médico, en el ejercicio <strong>de</strong> suprofesión, está sometido al cumplimiento <strong>de</strong> una serie <strong>de</strong> <strong>de</strong>beres <strong>de</strong> diversa naturaleza”, incluso éticos componentes<strong>de</strong> su lex artis (cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 31 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2003, exp. 6430), respecto <strong>de</strong> los cuales asume la posición <strong>de</strong>garante frente a la sociedad y a los usuarios <strong>de</strong>l servicio.Justamente, la civil médica, es una especie <strong>de</strong> la responsabilidad profesional sujeta a las reglas <strong>de</strong>l ejercicio <strong>de</strong> laprofesión <strong>de</strong> la medicina, y cuando en cualquiera <strong>de</strong> sus fases <strong>de</strong> prevención, pronóstico, diagnóstico, intervención,tratamiento, seguimiento y control, se causa daño, <strong>de</strong>mostrados los restantes elementos <strong>de</strong> la responsabilidad civil,hay lugar a su reparación a cargo <strong>de</strong>l autor o, in solidum si fueren varios los autores (…)Tratándose <strong>de</strong> la responsabilidad civil extracontractual médica, indispensable <strong>de</strong>mostrar sus elementos, en particularel acto o hecho dañoso, imputable a título <strong>de</strong> dolo o culpa, el daño y la relación <strong>de</strong> causalidad, cuya carga probatoriacorrespon<strong>de</strong> al <strong>de</strong>mandante(…)RESPONSABILIDAD CIVIL MÉDICA - legitimación en la causa por activa para intentar la in<strong>de</strong>mnización<strong>de</strong> perjuicios / LEGITIMACIÓN EN LA CAUSA POR ACTIVA- acción <strong>de</strong> responsabilidad intentada por loslegitimados padres hermanas e hijo <strong>de</strong>l fallecido para ejercer la acción <strong>de</strong> responsabilidad médica y reclamar el dañodirecto y personal experimentado por esa muerte.La legitimación en la causa, o sea, el interés legítimo, serio y actual <strong>de</strong>l “titular <strong>de</strong> una <strong>de</strong>terminada relación jurídicao estado jurídico” (U. Rocco, Tratado <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho procesal civil, T. I, Parte general, 2ª reimpresión, Temis-Depalma,Bogotá, Buenos Aires, 1983, pp. 360), exige plena coinci<strong>de</strong>ncia “<strong>de</strong> la persona <strong>de</strong>l actor con la persona a la cual la leyconce<strong>de</strong> la acción (legitimación activa) y la i<strong>de</strong>ntidad <strong>de</strong> la persona <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandado con la persona contra la cual esconcedida la acción (legitimación pasiva). (Instituciones <strong>de</strong> Derecho Procesal Civil, I, 185)” (CXXXVIII, 364/65), yel juez <strong>de</strong>be verificarla “con in<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la actividad <strong>de</strong> las partes y sujetos procesales al constituir una exigencia<strong>de</strong> la sentencia estimatoria o <strong>de</strong>sestimatoria, según quien preten<strong>de</strong> y frente a quien se reclama el <strong>de</strong>recho sea o no sutitular” (cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 1° <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2008, [SC-061-2008], exp. 11001-3103-033-2001-06291-01).En línea <strong>de</strong> principio está legitimada para preten<strong>de</strong>r la in<strong>de</strong>mnización <strong>de</strong> perjuicios toda persona a quien se causa undaño, ya <strong>de</strong> manera directa, ora refleja (art. 2342, Código Civil). Al fallecer la víctima directa, sus here<strong>de</strong>ros tieneninterés legítimo para reclamar no sólo sus propios daños, sino los ocasionados a su causante, y también toda personaque reciba un perjuicio por tal virtud, sea o no here<strong>de</strong>ro, para preten<strong>de</strong>r la in<strong>de</strong>mnización <strong>de</strong> su lesión personal.ACCIÓN DE RESPONSABILIDAD CIVIL - <strong>de</strong>ber <strong>de</strong>l juez <strong>de</strong> interpretar la <strong>de</strong>manda particularmente en casos <strong>de</strong>duda sobre su naturaleza contractual o extracontractual / DAÑO- Principio <strong>de</strong> la reparación integralRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil74


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>En lo atañe<strong>de</strong>ro a la responsabilidad civil en general, y a la médica, en particular, conocida es su clasificación encontractual o extracontractual (cas. civ. sentencias <strong>de</strong> marzo 5 <strong>de</strong> 1940, 26 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 1986, 30 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong>2001, exp. 5507, septiembre 11 <strong>de</strong> 2002, exp. 6430). Aquélla, exige una relación jurídica preexistente entre las partes,o, lo que es más general y frecuente, la existencia y vali<strong>de</strong>z <strong>de</strong> un contrato, su incumplimiento, el daño y la relación<strong>de</strong> causalidad (cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 12 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1994, exp. 3656). En cambio, en la última, el quebranto se produceal margen <strong>de</strong> cualquier vínculo jurídico previo entre aquellos que se relacionan con ocasión <strong>de</strong>l daño.(…)La Sala, en situaciones como las reseñadas, acentúa el <strong>de</strong>ber legal <strong>de</strong>l juzgador <strong>de</strong> interpretar la <strong>de</strong>manda para ubicarcon exactitud la responsabilidad civil, particularmente en casos <strong>de</strong> confusión, duda o anfibología sobre su naturalezacontractual o extracontractualJustamente, la conjugación <strong>de</strong> esas circunstancias, y la interpretación <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda, patentiza que la responsabilidadsuplicada por los <strong>de</strong>mandantes mediante el ejercicio <strong>de</strong> la acción iure proprio, “es extracontractual”, por tratarse <strong>de</strong>terceros ajenos al vínculo, quienes no pue<strong>de</strong>n invocar el contrato para exigir la in<strong>de</strong>mnización <strong>de</strong> sus propios daños“con el fallecimiento <strong>de</strong> la víctima-contratante, <strong>de</strong>biendo situarse, para tal propósito, en el campo <strong>de</strong> la responsabilida<strong>de</strong>xtracontractual” (cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 18 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2005, [SC-084-2005], exp. 14415).HISTORIA CLINICA- Facultad <strong>de</strong>l usuario personas autorizadas por él <strong>de</strong>l equipo <strong>de</strong> salud y las autorida<strong>de</strong>scompetentes en los casos legales para acce<strong>de</strong>r a esa información /(…)Debe puntualizarse la relevancia <strong>de</strong> la historia clínica. Por mandato normativo, la historia clínica consigna <strong>de</strong> maneracronológica, clara, precisa, fi<strong>de</strong>digna, completa, expresa y legible todo el cuadro clínico en las distintas fases <strong>de</strong>lacto médico <strong>de</strong>s<strong>de</strong> su iniciación hasta su culminación, a partir <strong>de</strong>l ingreso <strong>de</strong>l paciente a una institución <strong>de</strong> salud asu salida, incluso en la rehabilitación, seguimiento y control; contiene el registro <strong>de</strong> los antece<strong>de</strong>ntes, y el estado <strong>de</strong>salud <strong>de</strong>l paciente, la anamnesis, el diagnóstico, tratamiento, medicamentos aplicados, la evolución, el seguimiento,control, protocolo quirúrgico, indicación <strong>de</strong>l equipo médico, registro <strong>de</strong> la anestesia, los estudios complementarios,la ubicación en el centro hospitalario, el personal, las pruebas diagnósticas, etc. Trátase <strong>de</strong> un documento probatoriosujeto a reserva o confi<strong>de</strong>ncialidad legal cuyo titular es el paciente y cuya custodia correspon<strong>de</strong> al profesional oprestador <strong>de</strong> salud, al cual pue<strong>de</strong> acce<strong>de</strong>r aquél, el usuario, las personas autorizadas por éstos, el equipo <strong>de</strong> salud y lasautorida<strong>de</strong>s competentes en los casos legales, ostenta una particular relevancia probatoria para valorar los <strong>de</strong>beres<strong>de</strong> conducta <strong>de</strong>l médico, la atención médica al paciente, su elaboración en forma es una obligación imperativa <strong>de</strong>lprofesional e instituciones prestadoras <strong>de</strong>l servicio, y su omisión u observancia <strong>de</strong>fectuosa, irregular e incompleta,entraña importantes consecuencias, no sólo en el ámbito disciplinario sino en los procesos judiciales, en especial,<strong>de</strong> responsabilidad civil, por constituir incumplimiento <strong>de</strong> una obligación legal integrante <strong>de</strong> la respectiva relaciónjurídica.PRINCIPIO DE REPARACIÓN INTEGRAL- <strong>de</strong>l monto in<strong>de</strong>mnizable no proce<strong>de</strong> la <strong>de</strong>ducción <strong>de</strong> prestacioneslaboralesDel monto in<strong>de</strong>mnizable no proce<strong>de</strong> según reclama EPS Sanitas S.A., <strong>de</strong>ducción <strong>de</strong> pagos por seguros, pensiones yprestaciones laborales, cuya fuente es la relación jurídica individual <strong>de</strong> trabajo diferente a la obligación in<strong>de</strong>mnizatoria<strong>de</strong>rivada <strong>de</strong>l daño causado (cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 22 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 1998, [S-098-98], exp. 4866).DAÑO MORAL- arbitrio judicisEn el caso concreto, por la gravedad <strong>de</strong>l marco <strong>de</strong> circunstancias en que falleció el joven Aream Alexan<strong>de</strong>r Verano,lo que <strong>de</strong> suyo generó intensa aflicción a sus parientes y vinculados, así como por los estrechos vínculos familiares ylos nexos afectivos con padres, hermanas e hijo, pa<strong>de</strong>cimientos interiores, congoja, angustia, impotencia y profundodolor, la Sala estima pertinente ajustar el valor <strong>de</strong> referencia para reparar el daño moral a la suma a la suma <strong>de</strong>cincuenta y tres millones <strong>de</strong> pesos ($53.000.000,00) moneda legal colombiana.75Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>Adviértase que no se trata <strong>de</strong> aplicar corrección o actualización monetaria a las cifras señaladas por la <strong>Corte</strong> antaño,por cuanto el daño moral no admite in<strong>de</strong>xación monetaria, sino <strong>de</strong> ajustar el monto <strong>de</strong> la reparación <strong>de</strong> esta lesión,como parámetro <strong>de</strong> referencia o guía a los funcionarios judiciales, a las exigencias <strong>de</strong> la época contemporánea, sinque, a<strong>de</strong>más, se presenten inexplicables e inconvenientes diferencias para los administrados por el hecho <strong>de</strong> que elconocimiento <strong>de</strong>l asunto corresponda a una jurisdicción en particular, reparación cuya <strong>de</strong>finitiva fijación en términosmonetarios correspon<strong>de</strong>rá al juez <strong>de</strong>l conocimiento, <strong>de</strong> conformidad con el particular marco <strong>de</strong> circunstancias que seaobjeto <strong>de</strong> su <strong>de</strong>cisión y atendiendo el tradicional criterio <strong>de</strong>l arbitrium iudicis.AGENCIAS EN DERECHO- en proceso ordinario <strong>de</strong> segunda instancia, se liquidan en hasta el cinco por ciento(5%) <strong>de</strong>l valor <strong>de</strong> las pretensiones confirmadas o revocadas total o parcialmente en la sentenciaLas agencias en <strong>de</strong>recho se liquidan aplicando el Acuerdo 1887 <strong>de</strong> 2003 <strong>de</strong>l Consejo Superior <strong>de</strong> la Judicatura,artículo 6º, I, Civil, Comercial, Agrario, Familia, 1.1. proceso ordinario, segunda instancia, que prevé “hasta el cincopor ciento (5%) <strong>de</strong>l valor <strong>de</strong> las pretensiones confirmadas o revocadas total o parcialmente en la sentencia”, paralo cual tiene en cuenta la complejidad y naturaleza <strong>de</strong>l asunto, duración, éxito, calidad e intensidad <strong>de</strong> la labor<strong>de</strong>sarrollada. Aplicado el porcentaje (5%) al valor total ($637.232.569,00) arroja la suma <strong>de</strong> $31.861,628,45, y sefijan en $31.861,628,00.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil76


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUAL-Responsabilidad <strong>de</strong>rivada <strong>de</strong>l ejercicio <strong>de</strong> activida<strong>de</strong>s peligrosasResarcimiento <strong>de</strong>l perjuicioSENTENCIA DE CASACIÓNM. PONENTE : DRA.RUTH MARINA DÍAZ RUEDAFECHA : 22-11-<strong>2011</strong>DECISIÓN: NO CASAPROCESO : 1999-17985-01DEMANDANTE: Sara Inés Jaramillo Lopera y Luis Fernando Sierra JaramilloDEMANDADO: IMBOCAR SA y OtrosASUNTO:En el libelo inicial <strong>de</strong>mandaron los familiares la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> responsabilidad extracontractual <strong>de</strong> los<strong>de</strong>mandados por el fallecimiento <strong>de</strong> su padre y esposo al resultar embestido el vehículo que manejaba por otro<strong>de</strong> propiedad <strong>de</strong> la sociedad convocada, en consecuencia la reparación <strong>de</strong> los daños materiales (lucro cesantey daño emergente, consolidados y futuros) para la esposa $852.128.950 equivalentes al perjuicio <strong>de</strong>rivado <strong>de</strong>la pérdida <strong>de</strong> la ayuda económica que le brindaba su cónyuge y la suma <strong>de</strong> $10.000.000 por daños morales,para el menor hijo por daños materiales, la suma <strong>de</strong> $388.017.250 equivalentes al perjuicio por él sufrido conocasión <strong>de</strong> la ayuda económica futura que <strong>de</strong>jó <strong>de</strong> prestarle su padre fallecido y adicionalmente $10.000.000,por daños morales sumas corregidas monetariamente <strong>de</strong>s<strong>de</strong> la fecha <strong>de</strong> la muerte <strong>de</strong> la víctima, hasta el díaen que las in<strong>de</strong>mnizaciones sean pagadas.La compañía propietaria <strong>de</strong>l vehículo se opuso a las pretensiones formuladas alegando la ruptura <strong>de</strong>lnexo causal por causa extraña y adicionalmente, por existir una tasación exagerada <strong>de</strong>l perjuicio; a<strong>de</strong>más,propuso las <strong>de</strong>fensas <strong>de</strong> fuerza mayor o caso fortuito, tasación excesiva <strong>de</strong>l perjuicio e improce<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> ladoble in<strong>de</strong>mnización, llamó en garantía a sus aseguradoras pretendiendo que en el evento <strong>de</strong> una sentenciacon<strong>de</strong>natoria en su contra se <strong>de</strong>clarara que ellas <strong>de</strong>bían reembolsarle las sumas que cancele en virtud <strong>de</strong>l falloin<strong>de</strong>xadas.En el fallo que <strong>de</strong>sató la primera instancia, previa <strong>de</strong>sestimación <strong>de</strong> las excepciones planteadas por lacompañía <strong>de</strong>mandada, se acogieron las pretensiones, en consecuencia, se con<strong>de</strong>nó a pagar a la esposa porlucro cesante futuro en la modalidad <strong>de</strong> perjuicios patrimoniales, la suma <strong>de</strong> $164.771.548,oo smlmv., en lamodalidad <strong>de</strong> extrapatrimoniales, la suma <strong>de</strong> $10.000.000,oo smlmv., por lucro cesante consolidado: la suma<strong>de</strong> $191.448.622,30 smlmv., para el menor por concepto <strong>de</strong> lucro cesante futuro en la modalidad <strong>de</strong> perjuiciopatrimonial $34.971.713,60. smlmv y extrapatrimonial, la suma <strong>de</strong> $10.000.000,oo. smlmv.; por lucro cesanteconsolidado $191.448.622,30 smlmv.De igual forma, or<strong>de</strong>no a las llamadas en garantía reembolsar las sumassufragadas en los términos <strong>de</strong>l contrato <strong>de</strong> seguro.La sentencia fue aclarada corregida y complementada apetición <strong>de</strong> la parte accionante para proferirse en los siguientes términos con<strong>de</strong>nar en favor <strong>de</strong> la esposa porlucro cesante futuro en la modalidad <strong>de</strong> perjuicios patrimoniales, la suma <strong>de</strong> $41.849.772.88 smlmv, porperjuicios extrapatrimoniales, la suma <strong>de</strong> $16.326.750,oo smlmv, por lucro cesante consolidado la suma <strong>de</strong>$48.625.884,83 smlmv., y para el hijo por lucro cesante futuro en la modalidad <strong>de</strong> perjuicios patrimoniales,la suma <strong>de</strong> $110.476.986,70 smlmv., por perjuicios extrapatrimoniales, la suma <strong>de</strong> $16.326.756,oo smlmv.y por lucro cesante consolidado la suma <strong>de</strong> $48.625.884,83 smlmv.; a<strong>de</strong>más <strong>de</strong>jó vigente la or<strong>de</strong>n <strong>de</strong> pagarintereses legales sobre las mencionadas sumas y lo dispuesto frente a las llamadas en garantía.Apelado ese proveído el ad quem lo confirmó modificándole en cuanto al monto <strong>de</strong> los perjuicios patrimonialespara indicar que las con<strong>de</strong>nas impuestas ascendían por concepto <strong>de</strong> perjuicios patrimoniales a la suma <strong>de</strong>$852.128.950 a favor <strong>de</strong> la esposa y $388.017.250 a favor <strong>de</strong> su menor hijo a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> la actualización <strong>de</strong>77Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>esas sumas bajo el factor <strong>de</strong>l IPC.Inconforme la empresa con<strong>de</strong>nada interpuso recurso extraordinario <strong>de</strong> casación <strong>de</strong>nunciando en un solo cargo laviolación indirecta <strong>de</strong> la ley sustancial por error <strong>de</strong> hecho enrostrándole al Tribunal haber omitido la valoración<strong>de</strong> varias probanzas que infirman la base <strong>de</strong>l ingreso que tuvo en cuenta para la liquidación <strong>de</strong>l perjuicio enmodalidad <strong>de</strong> lucro cesante la Sala <strong>de</strong> Casación Civil al encontrar razonable la con<strong>de</strong>na impuesta y el seguimiento<strong>de</strong> los lineamientos que en la tasación <strong>de</strong> ese perjuicio ha impuesto la jurispru<strong>de</strong>ncia y la equidad no casa laprovi<strong>de</strong>ncia.RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUAL- Resarcimiento <strong>de</strong>l perjuicio patrimonial/Dado que la polémica que concita a la <strong>Corte</strong>, incorporada por la <strong>de</strong>mandada recurrente, únicamente atañe al monto<strong>de</strong>l lucro cesante a que ésta fue con<strong>de</strong>nada, pues no se discute ninguno <strong>de</strong> los elementos <strong>de</strong> la responsabilidad civilextracontractual, que por tanto, se parte <strong>de</strong> su acreditación, la Sala circunscribirá su análisis, al tema que ha sidopropuesto en la censura extraordinaria.(…)En todo caso, el criterio <strong>de</strong> “equidad” invocado por el ad quem para <strong>de</strong>terminar el lucro cesante, no se muestraarbitrario, sino que cuenta con el respaldo jurispru<strong>de</strong>ncial <strong>de</strong> esta Sala, pues en abundantes prece<strong>de</strong>ntes, con apoyoen tiempos recientes en lo establecido en el artículo 16 <strong>de</strong> la Ley 446 <strong>de</strong> 1998, la <strong>Corte</strong> ha señalado que si el daño-en particular, el lucro cesante- está <strong>de</strong>bidamente acreditado, resultaría inequitativo no acce<strong>de</strong>r a la reparación porlas dificulta<strong>de</strong>s e inconvenientes que se enfrenten en la labor <strong>de</strong> cuantificar en términos monetarios el perjuicio,particularmente en el caso <strong>de</strong> los trabajadores in<strong>de</strong>pendientes, lo cual claro está, no implica soslayar o <strong>de</strong>sconocer lascargas probatorias que el or<strong>de</strong>namiento establece a cargo <strong>de</strong> quien <strong>de</strong>manda la reparación.14.- De acuerdo con lo expuesto, si el Tribunal se valió <strong>de</strong> la equidad para establecer el ingreso base <strong>de</strong> la liquidación<strong>de</strong>l daño patrimonial en su modalidad <strong>de</strong> lucro cesante y, aquella como instrumento auxiliar <strong>de</strong> la interpretaciónjudicial, según lo previsto por el canon 230 Constitucional, viene aplicándose por la jurispru<strong>de</strong>ncia, entonces para elcaso, queda en evi<strong>de</strong>ncia la ausencia <strong>de</strong> <strong>de</strong>mostración <strong>de</strong>l dislate enrostrado al ad quem y ello impi<strong>de</strong> el aniquilamiento<strong>de</strong>l fallo acusado.15.- Adicionalmente, la doctrina <strong>de</strong> la Sala, ha venido <strong>de</strong>stacando la autonomía <strong>de</strong>l juzgador en la apreciación <strong>de</strong>lcontenido o materialidad <strong>de</strong> las pruebas, preservando su raciocinio por la presunción <strong>de</strong> legalidad y acierto <strong>de</strong> la<strong>de</strong>cisión, mientras no incurra en un error notorio, ostensible, protuberante y trascen<strong>de</strong>nte, o sea <strong>de</strong> tal connotación quepor su inteligencia, la sentencia sería otra.PRUEBA DOCUMENTAL- certificación <strong>de</strong> contador públicoTéngase presente que a voces <strong>de</strong>l artículo 777 <strong>de</strong>l Estatuto Tributario, la certificación <strong>de</strong> contador público es pruebacontable, obviamente, cuando permite llevar al convencimiento <strong>de</strong>l hecho que se preten<strong>de</strong> probar y se sujeta a lasnormas que regulan el valor probatorio <strong>de</strong> la contabilidad.Reza dicho precepto que “Cuando se trate <strong>de</strong> presentar en las oficinas <strong>de</strong> la administración pruebas contables,serán suficientes las certificaciones <strong>de</strong> los contadores y revisores fiscales <strong>de</strong> conformidad con las normas legalesvigentes…”.Como el censor no infirmó el valor <strong>de</strong>mostrativo que a dicha certificación le dio el ad quem, el vigor <strong>de</strong> tal <strong>de</strong>terminación,se mantiene.ERROR DE HECHO- la falta <strong>de</strong> mención <strong>de</strong> una probanza no implica omisión <strong>de</strong> la valoración <strong>de</strong>l elementoprobatorioEl casacionista lamenta que el ad quem no hubiera apreciado la respuesta al <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> petición ofrecida por el Instituto78Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong><strong>de</strong> Seguros Sociales <strong>de</strong> fecha 15 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 2003, el extracto <strong>de</strong> cuenta individual <strong>de</strong>l Fondo <strong>de</strong> Pensiones ProtecciónS.A., las <strong>de</strong>claraciones <strong>de</strong> renta <strong>de</strong>l señor Luis Fernando Sierra Botero correspondiente a los años gravables 1997 y1998, ni la inspección judicial con exhibición <strong>de</strong> documentos a la compañía Proplas S.A., última empresa en don<strong>de</strong>aquel laboró antes <strong>de</strong> in<strong>de</strong>pendizarse, <strong>de</strong>mostrativas <strong>de</strong> que lo <strong>de</strong>vengado por el occiso en Proplas S.A. no alcazabaa los $3.800.000 que el Tribunal tuvo en cuenta para liquidar el lucro cesante, pues según la última probanza aquíreferida al “señor Luis Fernando Sierra para enero <strong>de</strong> 1998 le fue liquidado su contrato <strong>de</strong> trabajo (…) con un salariobásico integral <strong>de</strong> $60.473 diarios”, equivalente a “una suma mensual <strong>de</strong> $1.814.190”.9.- En relación con este ataque ha <strong>de</strong> señalarse que, si bien el sentenciador no se refirió <strong>de</strong> manera explícita, visibleu ostensible a las piezas procesales <strong>de</strong>nunciadas como preteridas, lo cierto es que su conclusión, permiten suponerrazonablemente su valoración; sólo que otros elementos <strong>de</strong> convicción le permitieron concluir un monto distinto <strong>de</strong>lsugerido por el censor, para fincar la in<strong>de</strong>mnización.Ha dicho la <strong>Corte</strong> que “(…) la falta <strong>de</strong> mención <strong>de</strong> una probanza por sí misma no siempre comporta preterición <strong>de</strong>lelemento probativo respectivo, particularmente, cuando <strong>de</strong>l contenido integral <strong>de</strong>l fallo, y la exposición <strong>de</strong>l juzgador,pue<strong>de</strong> <strong>de</strong>ducirse su valoración implícita, así no se haya hecho ostensible”79Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>EXEQUATUR-Sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> mutuo consentimiento <strong>de</strong>cretada EspañaM.PONENTE: DR.FERNANDO GIRALDO GUTIERREZFECHA : 23-11-<strong>2011</strong>DECISIÓN: Conce<strong>de</strong>PROCEDENCIA: Juzgado <strong>de</strong> 1ra Instancia Bilbao - EspañaPROCESO :2010-0 1111-00SOLICITADO POR:Libia Díaz JaimesASUNTO:Se estudia la solicitud <strong>de</strong> exequátur <strong>de</strong> la sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> mutuo acuerdo <strong>de</strong> matrimonio civil contraídoen Colombia,proferida en España, unión durante la cual no se procrearon hijos.La Sala <strong>de</strong>cidió conce<strong>de</strong>r la petición pues se encontró acreditada la reciprocidad diplomática en virtud <strong>de</strong>lConvenio sobre Ejecución <strong>de</strong> Sentencias Civiles <strong>de</strong> 1908 subscrito entre Colombia España y se cumplieron losrequisitos allí requeridos como la ejecutoria <strong>de</strong> la sentencia extranjera.EXEQUATUR-sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> mutuo consentimiento proferida en España/Como producto <strong>de</strong> la situación migratoria mundial, marcada por el interés <strong>de</strong> las personas en buscar un mejor horizontepara su <strong>de</strong>sarrollo personal y profesional, así como la intervención <strong>de</strong> estos en trámites judiciales con repercusionesen diferentes países, se ha permitido <strong>de</strong> manera global que las <strong>de</strong>cisiones adoptadas en un <strong>de</strong>terminado Estado surtanefecto en otro.DIVORCIO -exequátur <strong>de</strong> fallo proferido en España/RECIPROCIDAD DIPLOMÁTICA-Convenio sobreEjecución <strong>de</strong> Sentencias Civiles <strong>de</strong> 1908 subscrito entre Colombia EspañaEn este asunto se <strong>de</strong>be acudir a la reciprocidad diplomática, pues <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l plenario obra comunicación <strong>de</strong>l Ministerio<strong>de</strong> Relaciones Exteriores, en el que se informa acerca <strong>de</strong> la existencia <strong>de</strong>l “Convenio sobre Ejecución <strong>de</strong> SentenciasCiviles” suscrito el 30 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1908 entre los gobiernos <strong>de</strong> España y Colombia, aprobado mediante la Ley 6ª<strong>de</strong>l mismo año, el cual consagra que “las sentencias civiles emitidas por los Tribunales comunes <strong>de</strong> una <strong>de</strong> las AltasPartes contratantes serán ejecutadas en la otra”, bajo la condición <strong>de</strong> que, <strong>de</strong> un lado, “sean <strong>de</strong>finitivas y aparezcanejecutoriadas como en <strong>de</strong>recho se necesitaría para darles efecto en el país en que se hayan dictado”, y <strong>de</strong>l otro, “no seopongan a las leyes vigentes en el Estado en que se solicite su ejecución” .Igualmente, la acreditación <strong>de</strong> la “ejecutoria” se ciñó a la expedición <strong>de</strong> “certificado expedido por el Ministro <strong>de</strong>Gobierno o <strong>de</strong> Gracia y <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>, siendo la firma <strong>de</strong> éstos legalizada por el correspondiente Ministro <strong>de</strong> Estadoo <strong>de</strong> Relaciones Exteriores y la <strong>de</strong> éste a su vez por el Agente Diplomático respectivo acreditado en el lugar <strong>de</strong> lalegalización”.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil80


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RECURSO DE REVISIÓN –La sentencia proferida con posterioridad a la que en materia civil <strong>de</strong>ci<strong>de</strong> el asuntono tiene la virtualidad <strong>de</strong> remover la inmutabilidad <strong>de</strong> la cosa juzgadaSENTENCIA DE CASACIÓNM.PONENTE: DR.ARTURO SOLARTE RODRIGUEZFECHA : 28-11-<strong>2011</strong>DECISIÓN: Declara Infundado el Recurso <strong>de</strong> RevisiónPROCESO : 2008-01847-00SOLICITADO POR: Instituto Nacional De Seguros De Costa RicaASUNTO:La impugnante, bajo el abrigo <strong>de</strong> la causal 1° <strong>de</strong>l artículo 380 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, presentó recursoextraordinario <strong>de</strong> revisión en el que solicitó que se invali<strong>de</strong> la sentencia proferida por la Sala <strong>de</strong> Casación Civil <strong>de</strong>la <strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong> que no caso la proferida por el Tribunal en apelación; la cual frente a la petición <strong>de</strong>responsabilidad <strong>de</strong> la reaseguradora por la negligencia en el pago <strong>de</strong>l siniestro <strong>de</strong>claró probada la excepción <strong>de</strong>nulidad <strong>de</strong>l reclamo dictada <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l sumario sin agotar el trámite señalado en la normatividad costarricense queexigía la expedición <strong>de</strong> una resolución motivada previa valoración <strong>de</strong> la <strong>de</strong>fensa <strong>de</strong>l involucrado en el siniestro.Aportó el impugnante como sustento <strong>de</strong>l recurso tres sentencias, la primera dictada por la Sala Primera <strong>de</strong> la<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong> <strong>de</strong> Costa Rica el 4 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 2007, que <strong>de</strong>claró sin lugar los recursos formulados,la segunda proferida en el trámite <strong>de</strong> segunda instancia emitida por la Sección Primera <strong>de</strong>l Tribunal ContenciosoAdministrativo <strong>de</strong> San José <strong>de</strong> Costa Rica, que revocó el fallo apelado y <strong>de</strong>claró sin lugar la <strong>de</strong>manda en todossus extremos y la tercera que en primera instancia profirió el Juzgado Contencioso Administrativo y Civil <strong>de</strong>Hacienda <strong>de</strong>l Segundo Circuito Judicial <strong>de</strong> Goicoechea, Costa Rica; <strong>de</strong>cisiones que según el solicitante hubiesenmodificado la resolución <strong>de</strong> la Sala <strong>de</strong> Casación Civil <strong>de</strong> Colombia.La Sala Civil al entrar a estudiar el asunto confirma que los referidos documento no se avienen a los requisitos <strong>de</strong>la causal invocada pues las <strong>de</strong>cisiones aportadas son anteriores a sentencia acusada (que <strong>de</strong>ci<strong>de</strong> la casación) peroposteriores a la clausura <strong>de</strong> las etapas probatorias en que hubiese sido legitimo aportarlas <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l trámite <strong>de</strong> lasegunda instancia dado que su aporte y valoración en se<strong>de</strong> <strong>de</strong> casación por el diseño <strong>de</strong>l recurso es inadmisible;<strong>de</strong>clara infundado el recurso.RECURSO DE REVISIÓN - es inmanente la preexistencia <strong>de</strong>l documento oculto en el momento mismo en que sepresentó la <strong>de</strong>manda, o por lo menos <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el vencimiento <strong>de</strong> la última oportunidad procesal para aportar pruebas /DOCUMENTO NUEVO - cuando se trata <strong>de</strong> una sentencia se exige que convoque los mismos sujetos procesalesque la sentencia objeto <strong>de</strong> revisiónEn el asunto materia <strong>de</strong> juzgamiento, conforme se <strong>de</strong>spren<strong>de</strong> <strong>de</strong> la lectura <strong>de</strong> los ordinales “RR” a “WW” <strong>de</strong> la<strong>de</strong>manda introductoria, el actor atribuyó primordialmente a la sentencia dictada por la Sección Primera <strong>de</strong>l TribunalContencioso Administrativo <strong>de</strong> Costa Rica, que en copia auténtica con constancia <strong>de</strong> ejecutoria obra a folios 56 a 95<strong>de</strong> este cua<strong>de</strong>rno, la calidad <strong>de</strong> documento “que apareció” con posterioridad a la que a su turno profirió el TribunalSuperior <strong>de</strong>l Distrito Judicial <strong>de</strong> Bogotá el 4 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2006 en se<strong>de</strong> <strong>de</strong> segunda instancia, basada esta última, segúnlo afirmó en los hechos “JJ” y “LLLL” <strong>de</strong>l escrito inicial, en una prueba “ilegalmente aportada en la audiencia <strong>de</strong>lartículo 360 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil”.(…) los planteamientos <strong>de</strong>l aquí <strong>de</strong>mandante no guardan correspon<strong>de</strong>ncia con las exigencias legales invocadas, ni conlas interpretaciones jurispru<strong>de</strong>nciales ya referidas, toda vez que, en primer lugar, es inmanente a la causal primera <strong>de</strong>revisión la preexistencia <strong>de</strong>l documento que permaneció oculto “al momento mismo en que se presentó la <strong>de</strong>manda,o por lo menos <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el vencimiento <strong>de</strong> la última oportunidad procesal para aportar pruebas” (Sent. <strong>de</strong> 12 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong>1987), puesto que no se trata <strong>de</strong> avalar su creación sobreviniente, sino <strong>de</strong> remediar la imposibilidad <strong>de</strong> su incorporación81Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


oportuna al plenario.<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>De tal manera, si la sentencia <strong>de</strong> la Sección Primera <strong>de</strong>l Tribunal Contencioso Administrativo <strong>de</strong> San José <strong>de</strong> CostaRica cobró existencia, y por en<strong>de</strong>, entidad jurídica, con posterioridad a la que en Colombia cerró la segunda instancia,no se cumple el requisito <strong>de</strong> preexistencia <strong>de</strong>l documento que se preten<strong>de</strong> hace valer, ni resulta acertado asimilar laproducción <strong>de</strong> ese acto jurisdiccional extranjero a una situación <strong>de</strong> “hallazgo” <strong>de</strong> un medio probatorio documental,cuando lo cierto es que tal <strong>de</strong>cisión fue fruto <strong>de</strong> un trámite que culminó con la <strong>de</strong>finición <strong>de</strong> un litigio entre partesdiferentes a las aquí enfrentadas, y que, por lo <strong>de</strong>más, nada resolvió en torno al contrato <strong>de</strong> reaseguro celebrado entreel INSTITUTO NACIONAL DE SEGUROS DE COSTA RICA y la COMPAÑÍA ASEGURADORA DE FIANZASS.A. CONFIANZA.DECRETO DE PRUEBAS-no es proce<strong>de</strong>nte en el recurso <strong>de</strong> casación/ PRUEBAS- no proce<strong>de</strong>n en casación/PRUEBAS-OportunidadSe <strong>de</strong>staca entonces que si bien el documento “sobreviniente” es anterior a la sentencia acusada en revisión (laproferida en se<strong>de</strong> <strong>de</strong> casación por la <strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong> <strong>de</strong> Colombia), es a su vez posterior a la clausura <strong>de</strong>las etapas en que hubiera sido legítima la aportación <strong>de</strong> pruebas al proceso, que es lo que interesa ahora, <strong>de</strong> suerte quese trata <strong>de</strong> documentos cuya valoración probatoria no era viable realizar -o por lo menos sin infringir los principiosprobatorios <strong>de</strong>l <strong>de</strong>bido proceso, <strong>de</strong> rango constitucional, que traería como efecto la nulidad <strong>de</strong> pleno <strong>de</strong>recho <strong>de</strong>l medio<strong>de</strong>mostrativo (artículo 29 <strong>de</strong> la Constitución Política), y <strong>de</strong> la preclusión en cuanto a su aducción y su práctica-.Estas limitaciones tienen su razón <strong>de</strong> ser en el equilibrio que el or<strong>de</strong>namiento jurídico reconoce a las partes a la hora<strong>de</strong> enfrentarse en un proceso <strong>de</strong> naturaleza judicial, para que sea legítimo; en la necesidad <strong>de</strong> darle finiquito a la etapaprobatoria, para impedir que el trámite se extienda in<strong>de</strong>finidamente en el tiempo; y en la formalidad característicaen punto <strong>de</strong> la postulación <strong>de</strong> los medios <strong>de</strong> prueba, para evitar que un sujeto procesal resulte sorprendido por laactuación irregular o incluso intempestiva <strong>de</strong> otro.Ahora bien, no se pue<strong>de</strong> pasar por alto que la circunstancia <strong>de</strong> que la sentencia proferida por la <strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong><strong>de</strong> Costa Rica haya precedido en el tiempo a la que <strong>de</strong> esta Corporación emanó el 3 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 2008 cuando resolvióel recurso extraordinario <strong>de</strong> casación interpuesto por la <strong>de</strong>mandante, INSTITUTO NACIONAL DE SEGUROS DECOSTA RICA, no modifica las conclusiones prece<strong>de</strong>ntes, ya que, dados los fines <strong>de</strong> ese recurso extraordinario, en sutramitación no era viable la aportación y valoración <strong>de</strong> pruebas, y en gracia <strong>de</strong> discusión, al momento <strong>de</strong> resolver elprimero <strong>de</strong> los cargos formulados, se clarificó que en la sentencia <strong>de</strong> segunda instancia “no aparece huella expresa nitácita” <strong>de</strong> la provi<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong>l Juzgado extranjero, en que según manifestó el censor, sustentó el Tribunal <strong>de</strong> Bogotá larevocatoria <strong>de</strong> la provi<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong>l Juzgado Treinta y Nueve Civil <strong>de</strong>l Circuito <strong>de</strong> esta misma ciudad.En efecto, el diseño normativo <strong>de</strong>l recurso <strong>de</strong> casación no permite que en su tramitación se aporten o que se valorenpruebas no aducidas en las instancias, precisamente porque ese recurso extraordinario no configura una oportunidaddiferente para que el juzgador haga un nuevo análisis <strong>de</strong> la totalidad <strong>de</strong> la cuestión <strong>de</strong>batida.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil82


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>SEGURO DE PERSONAS -CONTRATO DE SEGURO DE VIDAMientras una persona infectada por el Virus <strong>de</strong> Inmuno<strong>de</strong>ficiencia Humana (SIDA) permanezcaasintomática no tiene la condición <strong>de</strong> enfermaSENTENCIA DE CASACIÓNPONENTE: DR.ARTURO SOLARTE RODRIGUEZFECHA : 28-11-<strong>2011</strong>DECISIÓN: No CasaPROCESO : 2005-0099-01DEMANDANTE: Otoniel Henao OspinaDEMANDADO: La Previsora Vida SAASUNTO:Aquejado por una enfermedad terminal, el contratante <strong>de</strong> un seguro <strong>de</strong> personas en sentir <strong>de</strong> la <strong>de</strong>satención<strong>de</strong> su reclamación por la aseguradora solicitó ante autoridad judicial se <strong>de</strong>clarara la vigencia <strong>de</strong> ese contratocuya cobertura abarcaba in<strong>de</strong>mnizaciones en caso <strong>de</strong> muerte $130.000.000.00, incapacidad total y permanente$130.000.000.00 y renta diaria por acci<strong>de</strong>nte $50.000.000, y su incumplimiento por no aten<strong>de</strong>rse oportunamentesu reclamación respecto <strong>de</strong>l segundo rubro citado. En consecuencia se con<strong>de</strong>nara a la accionada a pagar al <strong>de</strong>mandantela suma <strong>de</strong> $130.000.000.00, por concepto <strong>de</strong> la incapacidad total y permanente en que se encuentra<strong>de</strong>s<strong>de</strong> el 5 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2004, junto con los intereses al doble <strong>de</strong>l corriente, certificado por la Superinten<strong>de</strong>nciaBancaria, para el día <strong>de</strong>l pago, y los perjuicios morales consistentes en que el actor tuvo que pedirle a su familiaayuda para sobrevivir él y sus menores hijos <strong>de</strong>s<strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 2004,pasar vergüenza y humillaciones ante su familiay amigos en 1.500 gramos oro; y las costas <strong>de</strong>l proceso.Asignado el conocimiento <strong>de</strong>l asunto, se admitió la <strong>de</strong>manda con proveído que se notificó personalmente a la<strong>de</strong>mandada, el 11 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> ese mismo año oportunamente respondida con la que se opuso al acogimiento <strong>de</strong>las pretensiones y propuso las <strong>de</strong>fensas que <strong>de</strong>nominó nulidad relativa <strong>de</strong>l contrato por <strong>de</strong>claración inexacta oreticente, inexistencia <strong>de</strong> cobertura <strong>de</strong>l siniestro, exclusiones, mala fe en la contratación y reclamación, cobro <strong>de</strong>lo no <strong>de</strong>bido y “prescripciónEl Juzgado <strong>de</strong>l conocimiento puso fin a la instancia con sentencia <strong>de</strong>l en la que <strong>de</strong>sestimó las excepciones propuestaspor la <strong>de</strong>mandada y la <strong>de</strong>claro civilmente responsable por el incumplimiento <strong>de</strong>l contrato <strong>de</strong> seguro <strong>de</strong>vida con<strong>de</strong>nándola al pago junto con los intereses moratorios sobre dicha suma <strong>de</strong> dinero conforme lo prescritoen el artículo 1080 <strong>de</strong>l C. Co. y, por otra, a las costas <strong>de</strong>l proceso.Apelado el fallo <strong>de</strong>l a quo, por la aseguradora <strong>de</strong>mandada le reprochó al actor haber sido reticente la <strong>de</strong>claraciónque rindió sobre su estado <strong>de</strong> salud, habida cuenta que no le informó <strong>de</strong> su hospitalización en la Clínica Imbanacolos días 12, 13 y 14 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 2000 y se resistió a señalar que su ingreso a la mencionada instituciónobe<strong>de</strong>ció a que durante tres días presentó fiebre, mialgias y dolor <strong>de</strong> cabeza: El Tribunal Superior <strong>de</strong>l Distritolo confirmó íntegramente al colegir por una parte, que esa omisión <strong>de</strong>l accionante no era <strong>de</strong>terminante para laaseguradora manifestara su voluntad <strong>de</strong> contratar, porque la historia clínica que se elaboró a raíz <strong>de</strong> tales pa<strong>de</strong>cimientosni remotamente <strong>de</strong>mostraba que el paciente hubiera <strong>de</strong>sarrollado en su organismo el síndrome <strong>de</strong>inmuno<strong>de</strong>ficiencia adquirida SIDA.Tres cargos formuló la <strong>de</strong>mandada contra la sentencia impugnada con el primero en apoyo en la causal primera<strong>de</strong>l artículo 368 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, el recurrente <strong>de</strong>nunció la vulneración indirecta, por aplicaciónin<strong>de</strong>bida, <strong>de</strong> los artículos 1494, 1602, 1613 <strong>de</strong>l Código Civil, 822 y 1080 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Comercio; y,83Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>por falta <strong>de</strong> aplicación, 1508, 1741, 1746 <strong>de</strong>l Código Civil y 1058 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Comercio, como consecuencia<strong>de</strong>l error <strong>de</strong> hecho en la apreciación <strong>de</strong> las pruebas, al consi<strong>de</strong>rar que no estaba probada la reticencia en la queincurrió el <strong>de</strong>mandante, el segundo basado en su vulneración por cuanto el ad quem no dio por probado queel <strong>de</strong>mandante incurrió en reticenciase inexactitu<strong>de</strong>s al respon<strong>de</strong>r los cuestionarios <strong>de</strong> asegurabilidad que lefueron propuestos previamente a la celebración <strong>de</strong>l contrato <strong>de</strong> seguro, inexactitud que <strong>de</strong> haber mediado, noabriría paso a la celebración <strong>de</strong>l contrato y el tercero también con respaldo en la causal primera <strong>de</strong> casación <strong>de</strong>nuncióla sentencia <strong>de</strong>l Tribunal por ser indirectamente violatoria, por aplicación in<strong>de</strong>bida, <strong>de</strong> los artículos 1494,1602, 1613 <strong>de</strong>l Código Civil, 822 y 1080 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Comercio; adicionalmente, por falta <strong>de</strong> aplicación, <strong>de</strong>los artículos 1056 y 1073, inciso 2º, <strong>de</strong> la precitada obra, como consecuencia <strong>de</strong> los errores <strong>de</strong> hecho en la apreciación<strong>de</strong> las pruebas, que condujeron a esa Corporación a consi<strong>de</strong>rar que no estaba probado, estándolo, quela incapacidad pa<strong>de</strong>cida por el <strong>de</strong>mandante <strong>de</strong>rivaba <strong>de</strong> una enfermedad contraída antes <strong>de</strong> la celebración <strong>de</strong>lcontrato <strong>de</strong> seguro, que, por tanto, se enmarcaba <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> las exclusiones al riesgo asegurado cubierto por lapóliza. La Sala <strong>de</strong> Casación Civil <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong> no caso la sentencia.RETICENCIA- mientras una persona permanezca asintomática no tiene la condición <strong>de</strong> enferma / EXCLUSIONES- preexistencias/ SIDA- protección especial <strong>de</strong> las personas que pa<strong>de</strong>cen esta enfermedad / INTERPRETACIÓNDE CONTRATO DE SEGURO- no es reticente quien contrata un seguro <strong>de</strong> vida sin conocer que pa<strong>de</strong>ce SIDA/ HECHO NOTORIO - no es un hecho notorio que el <strong>de</strong>mandante contrajo el virus <strong>de</strong> VIH antes <strong>de</strong> contratar unseguro <strong>de</strong> vida /Concluye la Sala, por lo tanto, el fracaso <strong>de</strong>l cargo, como quiera que la interpretación contractual en que sesoporta, consistente en que se excluyeron <strong>de</strong>l seguro las incapacida<strong>de</strong>s <strong>de</strong>rivadas <strong>de</strong> enfermeda<strong>de</strong>s “contraídas” o“adquiridas” prece<strong>de</strong>ntemente a su vigencia, no se ajusta al genuino sentido <strong>de</strong>l negocio jurídico convenido por laspartes y porque, adicionalmente, el fundamento fáctico que <strong>de</strong>fien<strong>de</strong>, esto es, que el <strong>de</strong>mandante contrajo el virus<strong>de</strong> inmuno<strong>de</strong>ficiencia humana VIH antes <strong>de</strong> dicho momento, no es un hecho notorio exento <strong>de</strong> comprobación en elproceso, sin que el mismo aparezca acreditado en las actuaciones <strong>de</strong> que da cuenta el expediente.No está <strong>de</strong> más llamar la atención sobre la inci<strong>de</strong>ncia que el virus <strong>de</strong> inmuno<strong>de</strong>ficiencia humana (VIH) y el síndrome<strong>de</strong> inmuno<strong>de</strong>ficiencia adquirida (SIDA) han ocasionado en la comunidad internacional y en la vida <strong>de</strong> cada una <strong>de</strong>las naciones, por su rápida propagación y por la malignidad <strong>de</strong> sus efectos en el ser humano.En razón <strong>de</strong> ello, el Estado colombiano se ha visto precisado a adoptar medidas encaminadas, fundamentalmente,a su prevención y a minimizar los efectos sociales, económicos, laborales y en la salud, entre otros, <strong>de</strong> laspersonas infectadas o que han <strong>de</strong>sarrollado la enfermedad, en el entendido <strong>de</strong> que ellas son merecedoras <strong>de</strong>la especial protección <strong>de</strong> que trata el inciso final <strong>de</strong>l artículo 13 <strong>de</strong> la Constitución Política, que a la letra reza:“El Estado protegerá especialmente a aquellas personas que por su condición económica, física o mental, seencuentren en circunstancia <strong>de</strong> <strong>de</strong>bilidad manifiesta y sancionará los abusos y maltratos que contra ellas se comentan”(se subraya).De público conocimiento es el <strong>de</strong>ber <strong>de</strong> las autorida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> promover campañas <strong>de</strong> educación sexual para prevenirlas enfermeda<strong>de</strong>s <strong>de</strong> transmisión sexual, entre ellas el SIDA; los ajustes que el gobierno nacional ha realizadoal régimen <strong>de</strong> salud, para garantizar a los portadores <strong>de</strong>l virus, asintomáticos o sintomáticos, los tratamientos querequieren, en procura <strong>de</strong> que sus condiciones <strong>de</strong> vida sean dignas; y las medidas implementadas para impedir todoacto discriminatorio, especialmente, en el ámbito educativo y laboral.Precisamente, con ese propósito, se expidió el Decreto 1543 <strong>de</strong> 1997, por medio <strong>de</strong>l cual se reglamentó “el manejo<strong>de</strong> la infección por el Virus <strong>de</strong> Inmuno<strong>de</strong>ficiencia Humana (VIH), Síndrome <strong>de</strong> la Inmuno<strong>de</strong>ficiencia Adquirida(SIDA) y las otras Enfermeda<strong>de</strong>s <strong>de</strong> Transmisión Sexual (ETS)”, cuyas normas se aplican “en el territorio nacional, atodas las personas naturales, jurídicas, nacionales y extranjeras sin distinción alguna” (art. 1º).Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil84


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>En su artículo 2º, entre otras <strong>de</strong>finiciones, contempló las siguientes:“Atención Integral: Conjunto <strong>de</strong> servicios <strong>de</strong> promoción, prevención y asistenciales (diagnóstico, tratamiento,rehabilitación y readaptación), incluidos los medicamentos requeridos, que se prestan a una persona o grupo <strong>de</strong>ellas en su entorno bio-psico-social, para garantizar la protección <strong>de</strong> la salud individual y colectiva.“Persona asintomática: Persona infectada por el Virus <strong>de</strong> Inmuno<strong>de</strong>ficiencia Humana (VIH) que no presenta síntomas,ni signos relacionados con el SIDA.“Persona infectada: Persona en cuyo organismo está presente el Virus <strong>de</strong> Inmuno<strong>de</strong>ficiencia Humana (VIH),confirmado por prueba diagnóstica <strong>de</strong> laboratorio, con o sin síntomas.“Persona sintomática: Persona con el Virus <strong>de</strong> Inmuno<strong>de</strong>ficiencia Humana (VIH) que presenta manifestacionesclínicas propias <strong>de</strong>l SIDA.“SIDA (Síndrome <strong>de</strong> Inmuno<strong>de</strong>ficiencia Adquirida): Conjunto <strong>de</strong> síntomas y signos generados por el compromiso<strong>de</strong>l sistema inmunitario <strong>de</strong> una persona como consecuencia <strong>de</strong> la infección por el VIH.“VIH (Virus <strong>de</strong> la Inmuno<strong>de</strong>ficiencia Humana): Retrovirus que es el agente causal <strong>de</strong>l SIDA”.Ese or<strong>de</strong>namiento jurídico, en términos generales, se ocupó <strong>de</strong> reglamentar el “DIAGNÓSTICO Y ATENCIÓNINTEGRAL” (Capítulo II); “LA PROMOCIÓN, PREVENCIÓN, VIGILANCIA EPIDEMOLÓGICA Y MEDIDASDE BIOSEGURIDAD” (Capítulo III); la “INVESTIGACIÓN” (Capítulo IV); el “EJERCICIO DE LOS DERECHOSY CUMPLIMIENTO DE LOS DEBERES” (Capítulo V); los “MECANISMOS DE ORGANIZACIÓN YCOORDINACIÓN” (Capítulo VI); y los “PROCEDIMIENTOS Y SANCIONES” (Capítulo VII).De entre sus normas, se trae a colación el artículo 7º, conforme al cual “[p]ara todos los fines legales considérase queuna persona infectada por el Virus <strong>de</strong> Inmuno<strong>de</strong>ficiencia Humana (VIH), mientras permanezca asintomática no tienela condición <strong>de</strong> enferma <strong>de</strong>l Síndrome <strong>de</strong> Inmuno<strong>de</strong>ficiencia Adquirida (SIDA)”.10. Se sigue <strong>de</strong> lo prece<strong>de</strong>ntemente observado, que si se aceptara, en gracia <strong>de</strong> discusión, que el señor HenaoOspina, para la época en que se celebró el contrato <strong>de</strong> seguro, era portador <strong>de</strong>l virus <strong>de</strong> inmuno<strong>de</strong>ficiencia humana(VIH), ello no comporta que en ese momento él estuviera enfermo <strong>de</strong>l síndrome <strong>de</strong> inmuno<strong>de</strong>ficiencia adquirida(SIDA), afectación que, como lo admite el propio recurrente, fue la que <strong>de</strong>terminó que posteriormente, en el año2004, se dictaminara su incapacidad total y permanente, lo que <strong>de</strong>scarta la concurrencia <strong>de</strong> las circunstancias que enla póliza misma se previeron como motivos <strong>de</strong> exclusión <strong>de</strong>l aludido amparo.CONTRATO DE SEGURO DE PERSONAS- <strong>de</strong>manda la aseguradora las reticencias e inexactitu<strong>de</strong>s <strong>de</strong>l formulariollenado por el asegurado quien tiene una enfermedad terminal / MEDIO NUEVO - los fundamentos <strong>de</strong> reticencia heinexactitud <strong>de</strong> las <strong>de</strong>claraciones no fueron <strong>de</strong>batidos en las instanciasEs que, se reitera, la aseguradora <strong>de</strong>mandada, en ningún momento, antes <strong>de</strong> la formulación <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> casación,manifestó en pro <strong>de</strong> su <strong>de</strong>fensa y, mucho menos, <strong>de</strong> la excepción <strong>de</strong> nulidad relativa <strong>de</strong>l contrato <strong>de</strong> seguro, que lareticencia o la inexactitud en que incurrió el tomador al diligenciar los formularios <strong>de</strong>nominados “DECLARACIÓNDE ASEGURABILIDAD EFECTUADA A LA PREVISORA VIDA S.A. POR EL SOLICITANTE” se refería a lasrespuestas que dio a los puntos cuarto y sexto, segunda parte, relacionados, respectivamente, con “HA SUFRIDO OSUFRE DE:” y “ANTECEDENTES PATOLÓGICOS”, sino en que se abstuvo <strong>de</strong> informar que los días 12, 13 y 14<strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 2000 estuvo hospitalizado en la Clínica Imbanaco <strong>de</strong> Cali por haber presentado un cuadro <strong>de</strong> fiebre,mialgias y cefalea, lo que es bien diferente.Ahora bien, si como viene <strong>de</strong> establecerse, la plataforma fáctica en que se cimentaron las acusaciones que se analizanno fue planteada en las instancias, mal pue<strong>de</strong> ahora el censor preten<strong>de</strong>r que se enjuicie la sentencia recurrida porqueel Tribunal, al resolver las excepciones <strong>de</strong> mérito que la aseguradora propuso, no se ocupó <strong>de</strong> esos hechos, pues un85Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>ataque en esos términos es inadmisible en casación, toda vez que “la sentencia <strong>de</strong>l ad quem no pue<strong>de</strong> enjuiciarse“sino con los materiales que sirvieron para estructurarl[a]; no con materiales distintos, extraños y <strong>de</strong>sconocidos. Sería<strong>de</strong> lo contrario, un hecho <strong>de</strong>sleal, no sólo entre las partes, sino también respecto <strong>de</strong>l tribunal fallador, a quien se leemplazaría a respon<strong>de</strong>r en relación con hechos o planteamientos que no tuvo ante sus ojos, y aún respecto <strong>de</strong>l fallomismo, que tendría que <strong>de</strong>fen<strong>de</strong>rse <strong>de</strong> armas para él hasta entonces ignoradas” (Sent. 006 <strong>de</strong> 1999 Exp: 5111),al fin y al cabo, a manera <strong>de</strong> máxima, <strong>de</strong>be tenerse en cuenta que “lo que no se alega en instancia, no existe encasación” (LXXXIII pág. 57)” (Cas. Civ., sentencia <strong>de</strong>l 21 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2001, expediente No. 6108).HISTORIA CLÍNICA- carácter objetivo / DICTAMEN PERICIAL - requisitos <strong>de</strong> vali<strong>de</strong>z para su valoraciónDes<strong>de</strong> otra perspectiva, si las acusaciones <strong>de</strong> que se trata conciernen a que el <strong>de</strong>mandante, para la época en quese celebró el contrato <strong>de</strong> seguro, sufría <strong>de</strong>l síndrome <strong>de</strong> inmuno<strong>de</strong>ficiencia adquirida SIDA, in<strong>de</strong>pendientemente <strong>de</strong> queconociera entonces dicha circunstancia y la hubiera callado, esto es, <strong>de</strong> que hubiese obrado dolosa o inocentementeal no informar <strong>de</strong> ella a la aseguradora, es <strong>de</strong>l caso puntualizar que tal afirmación <strong>de</strong>l censor no pasa <strong>de</strong> ser unaapreciación personal suya, toda vez que carece <strong>de</strong> respaldo probatorio, como quiera que el concepto médico en queapoyó dicho aserto, esto es, el que obra a folios 421 y 422 <strong>de</strong>l cua<strong>de</strong>rno principal, no es admisible como prueba, porlas razones que pasan a elucidarse:a)De conformidad con el inciso 2º <strong>de</strong>l artículo 183 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, “[c]ualquiera <strong>de</strong> las partes,en las oportunida<strong>de</strong>s para solicitar pruebas, podrá presentar experticios emitidos por instituciones o profesionalesespecializados” (se subraya).b)Dichos dictámenes, como es lógico enten<strong>de</strong>rlo, <strong>de</strong>berán sujetarse, claro está, en lo pertinente, a las previsionesque ese mismo or<strong>de</strong>namiento jurídico consagra, por una parte, para la prueba pericial y, por otra, para los informestécnicos y peritaciones <strong>de</strong> entida<strong>de</strong>s o <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncias oficiales.c)Así las cosas, ellos, entre otras exigencias, <strong>de</strong>ben satisfacer las siguientes:“[S]er claro[s], preciso[s] y <strong>de</strong>tallado[s]”, amén que explicativos <strong>de</strong> “los exámenes, experimentos e investigacionesefectuados” (num. 6º, art. 237, C. <strong>de</strong> P.C.).Contener “los fundamentos técnicos, científicos o artísticos <strong>de</strong> las conclusiones” o, con otras palabras, “sermotivados” (num. 6º <strong>de</strong>l art. 237 e incisos 2º y 4º <strong>de</strong>l art. 243, C. <strong>de</strong> P.C.).Rendirse “bajo juramento, que se enten<strong>de</strong>rá prestado por el solo hecho <strong>de</strong> la firma” (incisos 2º y 4º <strong>de</strong>l art. 243, C.<strong>de</strong> P.C.).Examinado el elemento <strong>de</strong> juicio invocado por el recurrente, se observa que no indica la persona que lo elaboró,ni tiene firma que lo respal<strong>de</strong> y que, adicionalmente, no se acreditó que su autor sea un profesional <strong>de</strong> la medicinacalificado para emitir el concepto que contiene, <strong>de</strong>ficiencias todas que, a la luz <strong>de</strong> la normatividad indicada, impi<strong>de</strong>n,como ya se señaló, tenerlo como prueba y que, aparejadamente, explican por qué el Tribunal no lo apreció en sufallo, postura que, por consiguiente, no engendra ningún error <strong>de</strong> hecho, como en forma <strong>de</strong>sacertada lo <strong>de</strong>nunció elcasacionista.5.3.La anterior inferencia, simultáneamente, <strong>de</strong>ja en el vacío el reproche <strong>de</strong>l censor consistente en que el Tribunal<strong>de</strong>sconoció el referido concepto, en cuanto el “análisis revelador” que contendría respecto <strong>de</strong>l “significado <strong>de</strong> lossíntomas presentados por el <strong>de</strong>mandante durante la hospitalización ocultada, que indica claramente que a unmédico medianamente competente no se le hubiera pasado por alto la gravedad <strong>de</strong> la patología que podría estar <strong>de</strong>por medio”.5.4.El embate final <strong>de</strong>l cargo tercero, mediante el cual el impugnante puso <strong>de</strong> presente que no era viable exigirle ala compañía aseguradora la prueba <strong>de</strong> la relevancia <strong>de</strong> la omisión informativa en que, como lo admitió el ad quem,incurrió el actor, carece <strong>de</strong> asi<strong>de</strong>ro, puesto que el Tribunal en forma alguna reclamó <strong>de</strong> ésta esa comprobación.Cosa diferente es que, con apoyo en la historia clínica que se confeccionó a raíz <strong>de</strong> la hospitalización <strong>de</strong> que fueobjeto <strong>de</strong>l señor Henao Ospina los días 12, 13 y 14 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 2000, ya mencionada, el Tribunal hubiesecolegido la irrelevancia <strong>de</strong> la indicada omisión <strong>de</strong>l citado <strong>de</strong>mandante, toda vez que ese medio <strong>de</strong> prueba, comoRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil86


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>ya se registró, por una parte, da cuenta <strong>de</strong> que el único diagnóstico que en <strong>de</strong>finitiva se emitió en tal oportunidadconsistió en que el paciente pa<strong>de</strong>cía <strong>de</strong> “<strong>de</strong>ngue” y, por otra, no contiene elemento alguno <strong>de</strong>l que pudiera inferirseque el paciente estaba contagiado <strong>de</strong>l virus <strong>de</strong> inmuno<strong>de</strong>ficiencia humana VIH o que pa<strong>de</strong>ciera <strong>de</strong>l síndrome<strong>de</strong> inmuno<strong>de</strong>ficiencia adquirida SIDA, conclusiones fácticas <strong>de</strong>l sentenciador <strong>de</strong> segunda instancia que no fueroncombatidas por el recurrente y que, por lo mismo, siguen prestando suficiente apoyo a su <strong>de</strong>cisión <strong>de</strong> confirmar elfallo estimatorio <strong>de</strong> primer grado.87Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>EXEQUATUR-Sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong>cretado en España <strong>de</strong> matrimonio civil contraído en ColombiaM.PONENTE: DR.ARTURO SOLARTE RODRIGUEZFECHA : 29-11-<strong>2011</strong>DECISIÓN: No Conce<strong>de</strong>PROCEDENCIA: Alicante -EspañaPROCESO : 2008-00647-00SOLICITADO POR: César Augusto Mén<strong>de</strong>z GutiérrezASUNTO:Se estudia la solicitud <strong>de</strong> exequátur <strong>de</strong> la sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> matrimonio civil contraído en Colombia proferidaen España, durante la vigencia matrimonial no tuvieron hijos ni adquirieron bienes.Los esposos se separaron <strong>de</strong> hecho, razón por la cual la solicitante tramitó el divorcio. La Sala <strong>de</strong>cidió no conce<strong>de</strong>rla petición pues a pesar <strong>de</strong> acreditarse la reciprocidad diplomática en virtud <strong>de</strong>l Convenio sobre Ejecución<strong>de</strong> Sentencias Civiles <strong>de</strong> 1908 subscrito entre Colombia España no se acercó al proceso el certificado que acreditala ejecutoria <strong>de</strong>l fallo a homologar , se explicó que la apostilla reviste la naturaleza <strong>de</strong> certificado estampadoo anexado al cuerpo <strong>de</strong>l documento y no tiene pue<strong>de</strong> reemplazar el mentado certificado.EXEQUATUR-sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong>cretado en España <strong>de</strong> matrimonio civil contraído en Colombia/DIVOR-CIO -exequátur <strong>de</strong> fallo proferido en EspañaEl artículo 693 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil establece que “las sentencias y otras provi<strong>de</strong>ncias que revistantal carácter, pronunciadas en un país extranjero en procesos contenciosos o <strong>de</strong> jurisdicción voluntaria, tendrán enColombia la fuerza que les concedan los tratados existentes con ese país, y en su <strong>de</strong>fecto la que allí se reconozca a lasproferidas en Colombia”, norma <strong>de</strong> la que se ha <strong>de</strong>rivado la doctrina jurispru<strong>de</strong>ncial según la cual la homologación <strong>de</strong>sentencias extranjeras respon<strong>de</strong> a la reciprocidad diplomática o a la reciprocidad legislativa.RECIPROCIDAD DIPLOMATICA-Convenio sobre Ejecución <strong>de</strong> Sentencias Civiles <strong>de</strong> 1908 celebrado entreColombia EspañaEntre la República <strong>de</strong> Colombia y el Reino <strong>de</strong> España es evi<strong>de</strong>nte la aplicación <strong>de</strong>l principio <strong>de</strong> la reciprocidaddiplomática en cuanto hace al reconocimiento mutuo <strong>de</strong> las <strong>de</strong>cisiones judiciales proferidas en cualquiera <strong>de</strong> estospaíses, habida cuenta que al tenor <strong>de</strong> lo establecido en el artículo 1º <strong>de</strong>l Convenio sobre ejecución <strong>de</strong> sentenciasciviles celebrado el 30 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1908, aprobado en Colombia mediante la Ley 6ª <strong>de</strong> 1909, “[l]as sentencias civilespronunciadas por los Tribunales comunes <strong>de</strong> una <strong>de</strong> las Altas Partes Contratantes serán ejecutadas en la otra, siempreque reúnan los siguientes requisitos: Primero. Que sean <strong>de</strong>finitivas y que estén ejecutoriadas como en <strong>de</strong>recho senecesitaría para ejecutarlas en el país que se hayan dictado; Segundo. Que no se oponga a las leyes vigentes en elEstado en que se solicite su ejecución”.Pues bien, en punto <strong>de</strong> los atributos <strong>de</strong> <strong>de</strong>finitividad y ejecutoriedad <strong>de</strong> la sentencia, el artículo 2º <strong>de</strong>l Convenio creóuna verda<strong>de</strong>ra formalidad probatoria al exigir que esas circunstancias se “comprueben por un certificado expedido porel Ministerio <strong>de</strong> Gobierno o <strong>de</strong> Gracia y <strong>Justicia</strong>, siendo la firma <strong>de</strong> éstos legalizada por el correspondiente Ministro<strong>de</strong> Estado o <strong>de</strong> Relaciones Exteriores y la <strong>de</strong> éste a su vez por el Agente Diplomático respectivo acreditado en el lugar<strong>de</strong> legalización”.APOSTILLA-reviste la naturaleza <strong>de</strong> certificado estampado o anexado al cuerpo <strong>de</strong>l documento/APOSTILLA-nohace las veces <strong>de</strong>l certificado que acredita la ejecutoria <strong>de</strong>l fallo a homologarNo obstante, aunque la sentencia traída por el aquí <strong>de</strong>mandante con el ánimo <strong>de</strong> obtener su reconocimiento y eficaciaen Colombia sea <strong>de</strong> aquellas que <strong>de</strong>claran el divorcio <strong>de</strong> un matrimonio civil, ello per se no es suficiente para conseguir88Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>la pretendida homologación, pues es necesaria la confluencia <strong>de</strong> los <strong>de</strong>más requisitos enumerados en el artículo694 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, en particular, que el interesado acredite la ejecutoria <strong>de</strong> la provi<strong>de</strong>ncia “<strong>de</strong>conformidad con la ley <strong>de</strong>l país <strong>de</strong> origen”, carga que finalmente el actor no satisfizo.En efecto, la copia <strong>de</strong> la sentencia que obra a folios 5 a 6 <strong>de</strong> este cua<strong>de</strong>rno carece <strong>de</strong> la certificación a la que alu<strong>de</strong>el artículo 2º <strong>de</strong>l Convenio sobre ejecución <strong>de</strong> sentencias civiles, <strong>de</strong>ficiencia que no suple la figura <strong>de</strong> la apostillaregulada en el artículo 3º <strong>de</strong> la Ley 455 <strong>de</strong> 1998, aprobatoria <strong>de</strong> la Convención sobre la abolición <strong>de</strong>l requisito <strong>de</strong>legalización para documentos públicos extranjeros, suscrita en La Haya el 5 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 1961.En efecto, dicho instrumento internacional restringe su ámbito <strong>de</strong> aplicación a la legalización <strong>de</strong> los documentospúblicos extendidos en uno <strong>de</strong> los países signatarios que <strong>de</strong>ban presentarse en otro, entendiéndose por legalización,a voces <strong>de</strong>l artículo 2º <strong>de</strong>l Convenio, “el trámite mediante el cual los agentes diplomáticos o consulares <strong>de</strong>l país endon<strong>de</strong> el documento ha <strong>de</strong> ser presentado certifican la autenticidad <strong>de</strong> la firma, a qué título ha actuado la persona quefirma el documento y, cuando proceda, la indicación <strong>de</strong>l sello o estampilla que llevare”.De tal manera, esos atributos a los que se refiere la última parte <strong>de</strong> la norma transcrita quedan comprobados mediantela figura <strong>de</strong> la apostilla, que en sí misma reviste la naturaleza <strong>de</strong> certificado estampado o anexado al cuerpo <strong>de</strong>ldocumento, y cuyo mo<strong>de</strong>lo se incorporó en el acápite “Anexo a la Convención”, todo con el fin <strong>de</strong> unificar la formapara su reconocimiento en los países celebrantes <strong>de</strong>l acuerdo internacional, o incluso sus adherentes.89Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>EXEQUATUR-Sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong>cretado en Alemania<strong>de</strong> matrimonio civil celebradoen ColombiaM PONENTE: DR.ARTURO SOLARTE RODRIGUEZFECHA : 29-11-<strong>2011</strong>DECISIÓN: Conce<strong>de</strong>PROCEDENCIA: Vechta - AlemaniaPROCESO : 2007-00939-00SOLICITADO POR : Norlis Irama Pardo <strong>de</strong> AmeskampASUNTO:Se estudia la solicitud <strong>de</strong> exequátur <strong>de</strong> la sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong>cretada en Alemania <strong>de</strong> matrimonio civilcontraído en Colombia, tal <strong>de</strong>cisión tuvo como base la separación <strong>de</strong> cuerpos por más <strong>de</strong> dos años <strong>de</strong> loscónyuges.La Sala <strong>de</strong>cidió conce<strong>de</strong>r la petición pues a pesar <strong>de</strong> que no existe tratado entre Colombia y Alemania sobreejecución recíproca <strong>de</strong> fallos extranjeros, se logró corroborar la reciprocidad legislativa y el cumplimiento <strong>de</strong>los requisitos formales para su otorgamiento.EXEQUATUR-sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong>cretado en Alemania <strong>de</strong> matrimonio civil contraído en Colombia/DIVORCIO-exequátur <strong>de</strong> sentencia que lo concedió con base en la separación <strong>de</strong> cuerpos por más <strong>de</strong> dos años <strong>de</strong> los cónyugesproferida en AlemaniaEl trámite <strong>de</strong> exequátur tiene por finalidad convalidar en territorio colombiano los efectos <strong>de</strong> las sentencias y <strong>de</strong>cisionesafines proferidas en el extranjero, a manera <strong>de</strong> mecanismo excepcional en la medida en que el principio <strong>de</strong> la soberaníaimplica que la administración <strong>de</strong> justicia es una función exclusiva <strong>de</strong>l Estado, amén <strong>de</strong> autónoma e in<strong>de</strong>pendiente, sinsujeción a jurisdicciones foráneas (…)El artículo 693 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, en la misma línea, establece que “las sentencias y otras provi<strong>de</strong>nciasque revistan tal carácter, pronunciadas en un país extranjero en procesos contenciosos o <strong>de</strong> jurisdicción voluntaria,tendrán en Colombia la fuerza que les concedan los tratados existentes con ese país, y en su <strong>de</strong>fecto la que allí sereconozca a las proferidas en Colombia”, norma <strong>de</strong> la que se ha <strong>de</strong>rivado la doctrina jurispru<strong>de</strong>ncial según la cual lahomologación <strong>de</strong> sentencias extranjeras respon<strong>de</strong> a la reciprocidad diplomática o a la reciprocidad legislativa.RECIPROCIDAD DIPLOMÁTICA-no existe tratado entre Colombia Alemania sobre ejecución recíproca <strong>de</strong> fallosextranjeros/RECIPROCIDAD LEGISLATIVA-la legislación alemana permite la homologación <strong>de</strong> sentenciasextranjeras en asuntos matrimonialesAhora bien, <strong>de</strong> la información remitida por el Ministerio <strong>de</strong> Relaciones Exteriores se colige que entre Colombia yAlemania no existe acuerdo bilateral o multilateral que regule el reconocimiento mutuo <strong>de</strong> sentencias pronunciadasen ambos países, lo que no obsta para aceptar que la legislación interna alemana acoge los efectos <strong>de</strong> las <strong>de</strong>cisionesprovenientes <strong>de</strong> jueces extranjeros en materia <strong>de</strong> divorcios, siempre y cuando se cumplan los requisitos contempladosen las “Leyes para la Unificación <strong>de</strong> las Prescripciones <strong>de</strong>l Derecho Familiar” (cuya copia traducida al castellano obraen el expediente con el lleno <strong>de</strong> los requisitos exigidos en el artículo 260 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil.SENTENCIA EXTRANJERA- Convención sobre la abolición <strong>de</strong>l requisito <strong>de</strong> legalización para documentospúblicos extranjerosEn tal entendido, también se constata que la copia <strong>de</strong> la sentencia base <strong>de</strong> la acción cumple con el requisito <strong>de</strong>lRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil90


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>numeral 3º <strong>de</strong>l artículo 694 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, comoquiera que viene legalizada mediante la figura<strong>de</strong> la apostilla, regulada en el artículo 3º <strong>de</strong> la Ley 455 <strong>de</strong> 1998 que incorporó al <strong>de</strong>recho nacional la “Convenciónsobre la abolición <strong>de</strong>l requisito <strong>de</strong> legalización para documentos públicos extranjeros”, suscrita en La Haya el 5 <strong>de</strong>octubre <strong>de</strong> 1961, y se aportó, a<strong>de</strong>más, su traducción en legal forma como lo establece el artículo 260 <strong>de</strong>l citado código(fls. 8 a 9).Por otra parte, precisamente <strong>de</strong> la traducción <strong>de</strong>l “sello en tinta azul” estampado en la reproducción <strong>de</strong> la provi<strong>de</strong>ncia,se corrobora su estado <strong>de</strong> firmeza <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el 2 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2005, a lo que se aúna que el proceso <strong>de</strong> divorcio se <strong>de</strong>sarrollócon audiencia <strong>de</strong>l señor convocado, con lo que se acata la previsión <strong>de</strong>l numeral 6º <strong>de</strong>l artículo 694 ibí<strong>de</strong>m.Ahora bien, puesto que se requiere para la concesión <strong>de</strong>l exequátur que la sentencia extranjera no verse sobre <strong>de</strong>rechosreales constituidos en suelo colombiano y que “no se oponga a leyes u otras disposiciones colombianas <strong>de</strong> or<strong>de</strong>npúblico, exceptuadas las <strong>de</strong> procedimiento” (num. 2º <strong>de</strong>l artículo 694 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil), es <strong>de</strong>l casovalorar si se cumplen tales exigencias.Se pue<strong>de</strong> observar, entonces: 1) la sentencia proferida en Alemania respecto <strong>de</strong> la que se preten<strong>de</strong> su convalidación nocontempla previsión alguna <strong>de</strong>stinada a privar <strong>de</strong> eficacia extraterritorial las <strong>de</strong>cisiones allí adoptadas; 2) en Colombia,el divorcio <strong>de</strong> matrimonio produce plenos efectos civiles una vez sea legalmente <strong>de</strong>clarado; 3) el juzgador que adoptóesa <strong>de</strong>terminación tiene competencia para ello; y 4) se verificó la separación matrimonial por más <strong>de</strong> dos años, con loque se atien<strong>de</strong>n los requerimientos tanto <strong>de</strong> la norma alemana, como <strong>de</strong> la colombiana.91Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>SIMULACIÓN DE CONTRATO DE COMPRAVENTA-Legitimación en la causa que tiene un socio comanditario para reclamar la simulación <strong>de</strong>l contratocelebrado por la sociedad que afecte sus interesesSENTENCIA DE CASACIÓNM. PONENTE : DR.ARTURO SOLARTE RODRIGUEZFECHA : 30-11-<strong>2011</strong>DECISIÓN: No CasaPROCESO : 2000-00229-01DEMANDANTE: Amparo Restrepo Vélez Y OtrosDEMANDADO: Eduardo <strong>de</strong> Jesús RestrepoASUNTO:Constituida una sociedad en comandita uno <strong>de</strong> sus socios gestores en su representación celebró contrato <strong>de</strong>compraventa con su homólogo en el cual transfirió un apartamento y un seca<strong>de</strong>ro, quien no efectuó pago <strong>de</strong> lacontraprestación y a su vez en representación <strong>de</strong> la persona jurídica, vendió a la primera otro inmueble tambiénperteneciente al patrimonio social el que posteriormente mediante facultad especial concedida a uno <strong>de</strong> lossocios comanditarios fue transferido en venta <strong>de</strong> este a su cónyuge e hijas.Demandan los <strong>de</strong>más socios la simulación <strong>de</strong> esos contratos <strong>de</strong> compraventa vinculando a los dos gestores, sushere<strong>de</strong>ros, al comanditario y a la sociedad <strong>de</strong>scubriendo que la verda<strong>de</strong>ra voluntad <strong>de</strong> las partes contratantesera la <strong>de</strong> celebrar una donación, en ese sentido, solicitaron se <strong>de</strong>cretara su nulidad en cuanto contravienendisposiciones legales que exigen su insinuación; y se con<strong>de</strong>ne a los <strong>de</strong>mandados a restituir los bienes sobrelos que esos negocios jurídicos versaron, o, en <strong>de</strong>fecto, su valor comercial; y, la cancelación <strong>de</strong> los respectivosregistros en los folios <strong>de</strong> matrícula inmobiliaria.La sentencia <strong>de</strong> primera instancia <strong>de</strong>sestimó las excepciones <strong>de</strong> mérito propuestas y accedió parcialmente a laspretensiones; en consecuencia, <strong>de</strong>claró, por una parte, la simulación relativa <strong>de</strong> todos los contratos <strong>de</strong> compraventacuestionados y, por otra, la nulidad absoluta <strong>de</strong> las donaciones, igualmente, or<strong>de</strong>nó a los intervinientes en losacuerdos <strong>de</strong>nunciados la restitución a la sociedad <strong>de</strong> tan solo uno <strong>de</strong> los inmuebles; negando la <strong>de</strong> los <strong>de</strong>másbasado en que se habían enajenado a terceros en transacciones que no fueron objeto <strong>de</strong> las pretensiones y nególos <strong>de</strong>más pedimentos.Impugnada esa <strong>de</strong>cisión por el comanditario, el Tribunal Superior optó por modificar uno <strong>de</strong>los apartes <strong>de</strong> lasentencia, en lo referente a la or<strong>de</strong>n <strong>de</strong> restitución, en su lugar la dispuso simbólica y en proporción <strong>de</strong>l 92.41%”<strong>de</strong>l correspondiente inmueble; y adicionó, or<strong>de</strong>nando a las <strong>de</strong>mandadas, compradoras simuladas, restituir a lasociedad, en la misma proporción <strong>de</strong>l 92.41%, <strong>de</strong>bidamente in<strong>de</strong>xadas entre la fecha <strong>de</strong> causación y la fecha <strong>de</strong>lpago, a título <strong>de</strong> frutos.Cinco cargos propusieron los <strong>de</strong>mandantes en procura <strong>de</strong>l <strong>de</strong>rrumbamiento <strong>de</strong> esa sentencia. El primero y elsegundo, se afincaron en las causales cuarta y quinta <strong>de</strong>l artículo 368 <strong>de</strong>l CPC, respectivamente; en aquel lereprochó a la sentencia <strong>de</strong>l ad quem haber hecho más gravosa la situación <strong>de</strong>l apelante único y, en el segundo,<strong>de</strong>nunció la incursión <strong>de</strong>l proceso en la nulidad <strong>de</strong> que trata el numeral 3º <strong>de</strong>l artículo 140 ibi<strong>de</strong>m, por habersepretermitido íntegramente una instancia renegando la adición oficiosa que <strong>de</strong>l fallo <strong>de</strong> primera instancia efectuóel Tribunal, para imponer, motu proprio, una con<strong>de</strong>na al pago <strong>de</strong> frutos, cargos <strong>de</strong>clarados infundados por laSala. Los restantes, los soporto en la causal primera; en compendio por error <strong>de</strong> hecho en que incurrió el ad quemal <strong>de</strong>terminar el verda<strong>de</strong>ro significado <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda al trastocar su sentido y enten<strong>de</strong>r que los <strong>de</strong>mandantespedían para la sociedad y no para sí, siendo una <strong>de</strong> la sociedad una <strong>de</strong> las accionadas la Sala <strong>de</strong> Casación Civil<strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong> si bien encontró configurada esta ultima mantuvo en firme la provi<strong>de</strong>ncia.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil92


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>SOCIEDAD COMANDITA SIMPLE- Están legitimados los socios para <strong>de</strong>mandar los actos simulados <strong>de</strong> la sociedadque afecte sus intereses/ SIMULACIóN DE CONTRATO DE COMPRAVENTA- legitimación en la causa <strong>de</strong> untercero para <strong>de</strong>mandar simulación /En el caso <strong>de</strong> terceros respecto <strong>de</strong>l contrato, la doctrina y la jurispru<strong>de</strong>ncia han privilegiado la posición <strong>de</strong> losacreedores <strong>de</strong> quien transfiere el dominio <strong>de</strong> los bienes que conforman su patrimonio a través <strong>de</strong> una negociaciónaparente, en el entendido <strong>de</strong> que aquellos ostentan interés en la reintegración <strong>de</strong> dicha universalidad jurídica, que es la“prenda general” <strong>de</strong> garantía para el pago <strong>de</strong> todas sus acreencias, razón por la cual, entre otras faculta<strong>de</strong>s, los reviste<strong>de</strong> legitimidad para solicitar, por vía judicial, que se <strong>de</strong>clare la simulación <strong>de</strong>l contrato así realizado.Empero, también lo tiene advertido esta Corporación, esa legitimación <strong>de</strong>l acreedor, pue<strong>de</strong> <strong>de</strong>svirtuarse si se <strong>de</strong>muestraque el <strong>de</strong>udor poseía otros bienes suficientes para respaldar la obligación que tenía contraída para con él, pues en esesupuesto se <strong>de</strong>duce que el negocio jurídico fingido no irrogó lesión a los <strong>de</strong>rechos <strong>de</strong> aquél, ni se erigió en obstáculopara la efectiva satisfacción <strong>de</strong> la acreencia.Innegable es que a voces <strong>de</strong>l inciso 2° <strong>de</strong>l artículo 98 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Comercio “[l]a sociedad, una vez constituidalegalmente, forma una persona jurídica distinta <strong>de</strong> los socios individualmente consi<strong>de</strong>rados”, precepto que <strong>de</strong>jaclaramente establecida la in<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia existente entre ella y las personas que hayan manifestado la intención <strong>de</strong>darle vida jurídica.Tal principio, fundamental, sin duda, en materia societaria, no impi<strong>de</strong> reconocer que, pese a dicha in<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia,<strong>de</strong>s<strong>de</strong> la conformación <strong>de</strong> la sociedad y hasta su <strong>de</strong>finitiva liquidación, son estrechas y permanentes las relacionesentre la sociedad y sus socios, especialmente, porque es <strong>de</strong> cargo <strong>de</strong> la primera restituir a éstos los aportes queefectuaron en los casos y términos <strong>de</strong> los artículos 143 a 148 ibí<strong>de</strong>m; pagar a los asociados las utilida<strong>de</strong>s a que tengan<strong>de</strong>recho, como se <strong>de</strong>spren<strong>de</strong> <strong>de</strong> los artículos 149 a 157 <strong>de</strong> dicho or<strong>de</strong>namiento jurídico; y observar las <strong>de</strong>cisiones queadopten los socios constituidos en junta o asamblea general (art. 187 ejus<strong>de</strong>m).Se infiere, entonces, que el socio, durante toda la existencia <strong>de</strong> la persona jurídica societaria, sin perjuicio <strong>de</strong> otrasrelaciones jurídicas <strong>de</strong>rivadas <strong>de</strong>l contrato social y <strong>de</strong> su calidad <strong>de</strong> asociado, es acreedor o titular <strong>de</strong> prerrogativasexigibles frente a la sociedad (cfr. art. 379 <strong>de</strong>l C. <strong>de</strong> Co.), en tanto que, se reitera, tiene <strong>de</strong>recho a obtener <strong>de</strong> ellalas utilida<strong>de</strong>s que periódicamente se aprueben y, adicionalmente, que mantiene en forma constante su interés en elaporte que realizó, representado en las acciones, cuotas o partes <strong>de</strong> interés <strong>de</strong> que es titular, el cual, según voces <strong>de</strong>lya citado artículo 143 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Comercio, le <strong>de</strong>berá ser reintegrado “[d]urante la liquidación, cuando se hayacancelado el pasivo externo <strong>de</strong> la sociedad, si en el contrato se ha estipulado su restitución en especie” (num. 2º) y“[c]uando se <strong>de</strong>clare nulo el contrato social respecto <strong>de</strong>l socio que solicita la restitución, si la nulidad no proviene<strong>de</strong> objeto o causa ilícitos” (num. 3º). Correspon<strong>de</strong> tener presente, igualmente, que la participación <strong>de</strong>l socio en lasociedad, materializada, como se ha señalado, en las acciones, cuotas o partes <strong>de</strong> interés <strong>de</strong> las que él sea titular,representa el <strong>de</strong>recho que aquel tiene en el capital social, y su valor real o <strong>de</strong> mercado está directamente relacionadocon la conformación que en el tiempo tenga el patrimonio social, esto es, con los incrementos que lo beneficien o los<strong>de</strong>crecimientos que pa<strong>de</strong>zca -ganancias o pérdidas-, según la dinámica <strong>de</strong> las operaciones que sus administradoresrealicen.6.5.Teniendo presente que la legitimación para <strong>de</strong>mandar la simulación <strong>de</strong> un contrato celebrado por otros <strong>de</strong>beevaluarse siempre a la luz <strong>de</strong> las particulares circunstancias en que dicho negocio se haya verificado y en que, respecto<strong>de</strong> él, se encuentre el tercero <strong>de</strong>mandante, y consi<strong>de</strong>rada la antedicha posición <strong>de</strong>l socio en cuanto hace a la personajurídica societaria, se impone colegir que cuando con el acto aparente se pongan en riesgo, <strong>de</strong> manera fundada yevi<strong>de</strong>nte, los <strong>de</strong>rechos <strong>de</strong>l socio, como acontece cuando, v.gr., se manifieste que la sociedad se <strong>de</strong>spren<strong>de</strong> a títulooneroso <strong>de</strong> un bien, pero, en realidad, nada recibe a cambio como contraprestación, el socio o accionista, en talescasos, ostenta legitimidad para reclamar ante la justicia que se <strong>de</strong>clare la simulación <strong>de</strong>l correspondiente negociojurídico, con miras a salvaguardar, se insiste, los <strong>de</strong>rechos patrimoniales que se <strong>de</strong>spren<strong>de</strong>n <strong>de</strong> sus relaciones con lasociedad, durante todo el tiempo <strong>de</strong> su existencia, pues <strong>de</strong> mantenerse una operación como la anteriormente <strong>de</strong>scritasus intereses ciertamente se afectarán a partir <strong>de</strong> ese momento, sin que sea menester aguardar a la disolución yliquidación <strong>de</strong> la sociedad para auscultar si sus prerrogativas han sufrido algún <strong>de</strong>smedro93Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>(…)(…) el comportamiento negocial asumido por la citada persona jurídica, habida cuenta que comprometió inmuebles<strong>de</strong> estimable valor que conformaban una parte importante <strong>de</strong> su patrimonio, afectó, sin duda, los <strong>de</strong>rechos <strong>de</strong> lossocios comanditarios que promovieron la acción, y, por lo mismo, <strong>de</strong>terminó que ellos, prevalidos nada más que <strong>de</strong>esa condición, sí pudieran, como en efecto lo hicieron, reclamar la <strong>de</strong>claratoria <strong>de</strong> simulación <strong>de</strong> los correspondientesnegocios jurídicos, pues su conservación <strong>de</strong>jaría en vilo el <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> los actores a obtener el pago <strong>de</strong> las utilida<strong>de</strong>sque, en virtud <strong>de</strong> la actividad social, les pudieran correspon<strong>de</strong>r y <strong>de</strong> que el valor <strong>de</strong> sus participaciones sociales, comomínimo, se conserve, es <strong>de</strong>cir, no sean objeto <strong>de</strong> un <strong>de</strong>mérito injustificado, como el que sobrevendría si se mantuvieranlas transferencias que en relación con los bienes que integraban su activo patrimonial, realizó la sociedad RestrepoVásquez y Cía. S. en S., cuando, como ya se precisó, ella nada recibió a cambio.SIMULACIÓN - legitimación en la causa <strong>de</strong> terceros para iniciar la acción interpretación <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda / DEMANDA- Interpretación / INTERPRETACIÓN DE LA DEMANDA-ataque por la causal primera <strong>de</strong> casaciónEn forma invariable la Sala, respecto <strong>de</strong>l escrito <strong>de</strong> <strong>de</strong>manda, ha <strong>de</strong>stacado su importancia, en tanto que, junto con larespuesta que a ella dé la parte <strong>de</strong>mandada, constituye uno <strong>de</strong> los lin<strong>de</strong>ros que <strong>de</strong>marca los extremos <strong>de</strong>l litigio y, poren<strong>de</strong>, el campo <strong>de</strong> acción en el que los jueces <strong>de</strong> instancia pue<strong>de</strong>n y <strong>de</strong>ben <strong>de</strong>splegar su actividad.De igual manera, la jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> ha <strong>de</strong>stacado que en los casos en que el referido libelo introductorio notenga la suficiente claridad, o resulte confuso o ambiguo, se impone al operador judicial interpretarlo, sin que en eselaborío hermenéutico pueda variar sus genuinos sentido y alcance, como quiera que el cumplimiento <strong>de</strong> este <strong>de</strong>bertiene por fin <strong>de</strong>sentrañar el verda<strong>de</strong>ro significado <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda y no provocar su <strong>de</strong>sfiguración.En la <strong>de</strong>manda que dio nacimiento a esta controversia, el apo<strong>de</strong>rado que la suscribe expresó que, “actuando en nombrey representación <strong>de</strong> AMPARO RESTREPO VÉLEZ y OSCAR RESTREPO VÉLEZ, mayores y domiciliados enRionegro (Ant.), presento a Usted <strong>de</strong>manda [o]rdinaria en contra <strong>de</strong> la sociedad RESTREPO VELÁSQUEZ & CÍA.S. EN C., por las ventas <strong>de</strong> unos bienes que integraban el patrimonio <strong>de</strong> la misma sociedad comercial (…), y en contra<strong>de</strong> los here<strong>de</strong>ros in<strong>de</strong>terminados <strong>de</strong> las socias gestoras <strong>de</strong> dicha sociedad señoras MARÍA GABRIELA RESTREPOVÁSQUEZ y MARÍA JOAQUINA RESTREPO V. VDA. DE LÓPEZ DE MESA, y en contra <strong>de</strong> OLGA MARÍA DELA CANDELARIA URIBE DE RESTREPO, MARCELA RESTREPO URIBE y CLAUDIA RESTREPO URIBEcomo personas que intervinieron en dichas negociaciones, (…)” (se subraya).En la plataforma fáctica <strong>de</strong>l litigio se especificaron las personas que tenían la calidad <strong>de</strong> socias <strong>de</strong> la referida personajurídica, entre ellas, los dos <strong>de</strong>mandantes y, luego <strong>de</strong> <strong>de</strong>scribir los negocios objeto <strong>de</strong> cuestionamiento, se especificó que“[l]as anteriores compraventas han <strong>de</strong>jado a la sociedad ilíquida y sin capital social, pues como dichas ventas fueronsimuladas, no recibió dinero alguno como contraprestación, tal como lo reconoció uno <strong>de</strong> los socios, EDUARDO DEJESÚS RESTREPO VÉLEZ, en una <strong>de</strong>claración que se le recibiera por el Juzgado 21 Civil Municipal <strong>de</strong> Me<strong>de</strong>llín,<strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> una diligencia <strong>de</strong> inspección judicial que a esta <strong>de</strong>manda se anexa”.Es patente, entonces, que en el libelo introductorio <strong>de</strong> este asunto se precisó, sin <strong>de</strong>jar margen a ninguna duda, por laclaridad con la que se trató el punto, que la citada persona jurídica fue una <strong>de</strong> las <strong>de</strong>mandadas, habida cuenta que ellaactuó como parte en los contratos respecto <strong>de</strong> los que se solicitó <strong>de</strong>clarar su simulación.Y, por consiguiente, que es manifiesto el error en que incurrió el Tribunal, por cuanto, so pretexto <strong>de</strong> interpretar la<strong>de</strong>manda, fincado exclusivamente en su pretensión tercera, <strong>de</strong>dujo que los señores Amparo y Oscar Restrepo Vélez,al promover la acción, actuaron en interés o en representación <strong>de</strong> la sociedad RESTREPO VÁSQUEZ Y CÍA. S. ENC., en su condición <strong>de</strong> socios comanditarios <strong>de</strong> ella.Ese entendimiento <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda riñe abiertamente con su contenido objetivo, puesto que, como ya se observó, allíse especificó que la acción intentada estaba dirigida “en contra <strong>de</strong> la sociedad RESTREPO VÁSQUEZ & CÍA. S. ENC.”, entre otros <strong>de</strong>mandados, sin que, frente a ese planteamiento, habida cuenta <strong>de</strong> su total niti<strong>de</strong>z, procediera efectuarinterpretación alguna y, menos, para <strong>de</strong>ducir que la simulación y nulidad contractual reclamadas, se propusieron ennombre <strong>de</strong> tal persona jurídica, es <strong>de</strong>cir, para cambiar la posición procesal <strong>de</strong> ésta, <strong>de</strong> <strong>de</strong>mandada a <strong>de</strong>mandante.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil94


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>Es que, como se <strong>de</strong>spren<strong>de</strong> <strong>de</strong> lo hasta aquí analizado, ni las pretensiones <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda, ni sus hechos, ni los <strong>de</strong>másdatos que ella contiene, permitían al sentenciador <strong>de</strong> segunda instancia colegir que los <strong>de</strong>mandantes actuaron ennombre <strong>de</strong> la ya varias veces mencionada sociedad.NULIDAD PROCESAL- Principio <strong>de</strong> especificidad; sólo pue<strong>de</strong>n recurrir las personas directamente afectadas conel acto ilegítimo / INTERES PARA RECURRIR - falta <strong>de</strong> interés para proponer nulidad sobre la con<strong>de</strong>na en frutosimpuesta a terceros por pretermisión <strong>de</strong> instancia/ LEGITIMACIÓN EN LA CAUSA- para proponer nulidad <strong>de</strong> la<strong>de</strong>cisión que no afecta los intereses <strong>de</strong>l recurrenteDable es, por consiguiente, sostener que las nulida<strong>de</strong>s procesales correspon<strong>de</strong>n al remedio establecido por ellegislador para que las partes y, en ciertos casos, los terceros, puedan conjurar los agravios irrogados a sus <strong>de</strong>rechospor actuaciones cumplidas en el interior <strong>de</strong> un proceso judicial, instituto que, por en<strong>de</strong>, es restringido, razón por la queopera únicamente en los supuestos taxativamente <strong>de</strong>terminados por la ley, y al que sólo pue<strong>de</strong>n recurrir las personasdirectamente afectadas con el acto ilegítimo, siempre y cuando no lo hayan convalidado expresa o tácitamente.5.Descendiendo a los dos cargos que ahora se analizan, aflora ostensible la falta <strong>de</strong> interés <strong>de</strong>l recurrente en casaciónpara proponerlos, toda vez que la específica <strong>de</strong>cisión en ellos combatida, se repite, la con<strong>de</strong>na al pago <strong>de</strong> frutos queel Tribunal impuso, no irroga ninguna afectación a sus <strong>de</strong>rechos, en la medida en que en la parte consi<strong>de</strong>rativa <strong>de</strong>lfallo impugnado se precisó que “Olga María <strong>de</strong> la Can<strong>de</strong>laria Uribe <strong>de</strong> Restrepo, Marcela Restrepo Uribe y ClaudiaRestrepo Uribe, <strong>de</strong>ben restituir en la misma proporción antes señalada, 92.409% (sic) los frutos producidos <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el 8<strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 1999” y, en consonancia con ello, en la resolutiva se or<strong>de</strong>nó “a las <strong>de</strong>mandadas, compradoras simuladas,(…) restituir a la sociedad, en la misma proporción <strong>de</strong>l 92.409% (sic) la sumas señaladas en el acápite 10 <strong>de</strong> estaprovi<strong>de</strong>ncia, <strong>de</strong>bidamente in<strong>de</strong>xadas <strong>de</strong> acuerdo a la pérdida <strong>de</strong>l po<strong>de</strong>r adquisitivo <strong>de</strong>l peso, entre el momento <strong>de</strong> sucausación y la fecha <strong>de</strong>l pago a la sociedad”.6.Se sigue <strong>de</strong> la prece<strong>de</strong>nte observación, simple pero contun<strong>de</strong>nte, que la referida con<strong>de</strong>na en nada afectó al recurrenteen casación, co<strong>de</strong>mandado Eduardo <strong>de</strong> Jesús Restrepo Vélez, pues ella le es por completo ajena, y que, por lomismo, no le asiste interés legítimo para preten<strong>de</strong>r su <strong>de</strong>rrumbamiento, por ninguna <strong>de</strong> las dos vías <strong>de</strong> impugnaciónextraordinaria que escogió -causales cuarta y quinta <strong>de</strong> casación-.95Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RESPONSABILIDAD MÉDICA CONTRACTUAL- CARGA DE LA PRUEBAEn línea <strong>de</strong> principio le correspon<strong>de</strong> la carga <strong>de</strong> la prueba es <strong>de</strong>l<strong>de</strong>mandante–La aplicación dinámica <strong>de</strong> la carga <strong>de</strong> la prueba y su flexibilización es excepcionalSENTENCIA DE CASACIÓNM. PONENTE : DR.ARTURO SOLARTE RODRIGUEZFECHA : 30-11-<strong>2011</strong>DECISIÓN: NO CASAPROCESO : 1999-01502-01DEMANDANTE: Manuel Guillermo Velásquez y otrosDEMANDADO: Colsanitas SA Medicina Prepagada y otroASUNTO:Celebrado por un particular el contrato <strong>de</strong> prestación <strong>de</strong> servicio asistencial <strong>de</strong> salud con una EPS quedaroncubiertos como beneficiarios <strong>de</strong> ese servicio sus hijos y su esposa, aquel <strong>de</strong>manda la responsabilidad contractual<strong>de</strong> la entidad y la extracontractual <strong>de</strong> los médicos tratantes por el <strong>de</strong>scuidado diagnóstico e ina<strong>de</strong>cuado tratamientopracticado a su cónyuge al <strong>de</strong>tectar en su seno izquierdo una masa mal <strong>de</strong>finida que le generó finalmente el<strong>de</strong>sarrollo prematuro <strong>de</strong> un cáncer <strong>de</strong> mama con metástasis cerebral.Admitida el escrito genitor los <strong>de</strong>mandados se opusieron al acogimiento <strong>de</strong> las pretensiones los médicos tratantesformularon las <strong>de</strong>fensas que <strong>de</strong>nominaron. exoneración por cumplimiento <strong>de</strong> la obligación, exoneración por estarprobado que el médico empleó la diligencia <strong>de</strong>bida, no hubo error <strong>de</strong> diagnóstico, inexistencia <strong>de</strong> la obligaciónpor ausencia <strong>de</strong> los elementos estructurales <strong>de</strong> la responsabilidad civil, presencia <strong>de</strong> causa extraña excepción porel cumplimiento <strong>de</strong> la obligación <strong>de</strong> medio, exoneración por estar probado que empleó la diligencia <strong>de</strong>bida ycuidado, inexistencia <strong>de</strong> responsabilidad por ausencia <strong>de</strong> elementos estructurales <strong>de</strong> la culpa y presencia <strong>de</strong> causaextraña hecho <strong>de</strong>l paciente; la Compañía <strong>de</strong> Medicina Prepagada en igual sentido alego la ausencia requisitosque la ley exige para la configuración <strong>de</strong> responsabilidad civil, inexistencia <strong>de</strong> culpa , inexistencia <strong>de</strong> relación <strong>de</strong>causalidad entre el suceso <strong>de</strong> la muerte y la conducta <strong>de</strong>splegada por la EPS y estricto cumplimiento <strong>de</strong>l contratosuscrito entre el <strong>de</strong>mandante y la <strong>de</strong>mandada.La primera instancia culminó con sentencia que <strong>de</strong>sestimó las pretensiones, pronunciamiento confirmado por elTribunal Superior al consi<strong>de</strong>rar la ausencia <strong>de</strong> prueba <strong>de</strong> los presupuestos <strong>de</strong> la responsabilidad civil contractualy extracontractual que endilgó a los <strong>de</strong>mandados, en particular, lo concerniente a la culpa <strong>de</strong> los médicosadscritos a la EPS, al corroborar la ausencia <strong>de</strong> <strong>de</strong>scuido <strong>de</strong> los médicos tratantes y al concluir que la conducta<strong>de</strong> la paciente y familiares, influyó en el funesto <strong>de</strong>senlace <strong>de</strong> la enfermedad pa<strong>de</strong>cida , toda vez que optó por lamedicina alternativa.La parte actora formuló contra la sentencia <strong>de</strong>l Tribunal tres cargos que, con respaldo en el numeral 3º <strong>de</strong>l artículo51 <strong>de</strong>l Decreto 2651 <strong>de</strong> 1991, integrados en uno solo, en el auto admisorio <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> casación medianteellos se <strong>de</strong>nunció el quebranto indirecto, por in<strong>de</strong>bida aplicación, <strong>de</strong> los artículos 1494, 1495, 1568, 1602, 1603,1604, 1613, 1614, 1615, 1616, 1617, 2155, 2341, 2342, 2343, 2344, 2347 y 2356 <strong>de</strong>l Código Civil y 177,179, 187, 233, 237, 238, 241 y 244 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, como consecuencia <strong>de</strong> los errores en laapreciación <strong>de</strong> las pruebas <strong>de</strong>l proceso, arguyendo que con ellos los elementos estructurales <strong>de</strong> la responsabilidadcivil atribuida a los médicos <strong>de</strong>mandados que el Tribunal i<strong>de</strong>ntificó en su fallo, sí fueron acreditados. La Sala <strong>de</strong>Civil <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong> no casa la sentenciaRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil96


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RESPONSABILIDAD CIVIL MEDICA- régimen subjetivo <strong>de</strong> responsabilidad /En tratándose <strong>de</strong> la responsabilidad civil médica, la Jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> esta Corporación ha señalado que, por reglageneral, la <strong>de</strong>mostración <strong>de</strong> la culpa <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandado -factor subjetivo <strong>de</strong> atribución <strong>de</strong> la responsabilidad-, corre porcuenta <strong>de</strong> quien pretenda una <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> tal linaje, por cuanto dicha clase <strong>de</strong> acciones sigue las reglas generales enmateria <strong>de</strong> carga <strong>de</strong> la prueba, sin perjuicio, claro está, <strong>de</strong> que en aplicación <strong>de</strong> renovadoras teorías y mediante variadosexpedientes, miradas las particularida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> cada caso concreto, se pueda facilitar a la víctima la <strong>de</strong>mostración <strong>de</strong> lossupuestos <strong>de</strong> hecho <strong>de</strong> su pretensión resarcitoria.RESPONSABILIDAD MEDICA CONTRACTUAL- en materia <strong>de</strong> responsabilidad contractual medica la cargaes en línea <strong>de</strong> principio <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandante / CARGA DE LA PRUEBA - carácter dinámico <strong>de</strong> la carga <strong>de</strong> la prueba<strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> causalidad a<strong>de</strong>cuada flexibilización excepcional/ CARGA DE LA PRUEBA - en materia <strong>de</strong>responsabilidad contractual medica la carga es en línea <strong>de</strong> principio <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandante/Corolario <strong>de</strong> lo expuesto, es que, en línea <strong>de</strong> principio, las acciones dirigidas a que se <strong>de</strong>clare la responsabilidadcivil <strong>de</strong>rivada <strong>de</strong> la actividad profesional médica, siguen la regla general que en cuanto hace a la carga probatoriacontempla el artículo 177 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, por lo que compete al <strong>de</strong>mandante acreditar sus elementosestructurales, entre ellos, la culpa <strong>de</strong> la parte <strong>de</strong>mandada, sin que tal <strong>de</strong>ber resulte <strong>de</strong>svirtuado por la circunstancia <strong>de</strong>que, según las particularida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminados casos, pueda flexibilizarse dicho principio procesal y, en tal virtud,recurrirse a instrumentos lógicos como lo señalados por la <strong>Corte</strong>, en procura <strong>de</strong> tener por acreditados los requisitosaxiológicos propios <strong>de</strong> la indicada clase <strong>de</strong> responsabilidad civil, en particular el atinente a la imputación subjetiva<strong>de</strong>l galeno <strong>de</strong>mandado.2.5. Se sigue <strong>de</strong> lo prece<strong>de</strong>ntemente consignado, que en el presente caso el Tribunal no incurrió en ningún error<strong>de</strong> <strong>de</strong>recho al señalar que le correspondía a la parte aquí <strong>de</strong>mandante <strong>de</strong>mostrar fehacientemente los hechos en querespaldó sus solicitu<strong>de</strong>s, entre ellos, la culpa <strong>de</strong> los accionados, pues tal exigencia acompasa con la regla <strong>de</strong>l ya citadoartículo 177 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, que, por en<strong>de</strong>, no vulneró(…)Las prece<strong>de</strong>ntes consi<strong>de</strong>raciones <strong>de</strong>scartan, per se, el criterio que en torno <strong>de</strong> la inversión <strong>de</strong> la carga probatoria propusola recurrente, particularmente por la amplitud <strong>de</strong> su planteamiento, toda vez que, como en el primero <strong>de</strong> los fallos aquímemorados se advirtió, frente a la responsabilidad médica, dado que los profesionales <strong>de</strong> la medicina ordinariamenteasumen obligaciones <strong>de</strong> medio, no cabe “un principio general absoluto <strong>de</strong> presunción <strong>de</strong> culpa contractual a cargo <strong>de</strong>los médicos”, porque ese “es un tratamiento no equilibrado, y contrario a la previsión <strong>de</strong>l inciso final <strong>de</strong>l mismo artículo1604 que invoca el Tribunal, don<strong>de</strong> luego <strong>de</strong>l planteamiento inicial sobre la graduación <strong>de</strong> culpas y la carga <strong>de</strong> laprueba <strong>de</strong> la diligencia y cuidado, se establece que todo lo preceptuado, “se entien<strong>de</strong> sin perjuicio <strong>de</strong> las disposicionesespeciales <strong>de</strong> las leyes, y <strong>de</strong> las estipulaciones expresas <strong>de</strong> las partes”” (Cas. Civ., sentencia <strong>de</strong>l 30 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2001,expediente No. 5507).97Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>CESION DE CREDITO -Efectos frente al <strong>de</strong>udor cedido y frente a tercerosSENTENCIA DE CASACIÓNPONENTE: DRA.RUTH MARINA DIAZ RUEDAFECHA : 01-12-<strong>2011</strong>PROCESO : 2004-00428-01DECISIÓN: No CasaDEMANDANTE: Expocredit Colombia SADEMANDADO:Empresa <strong>de</strong> Acueducto y Alcantarillado <strong>de</strong> Bogotá ESP.ASUNTO:Una vez celebrado por la <strong>de</strong>mandante contrato <strong>de</strong> compraventa con una empresa <strong>de</strong> servicios públicos le fuetransferida a esta ultima la propiedad <strong>de</strong> elementos <strong>de</strong> informática (software, hardware y otros), por valor <strong>de</strong>$255.432.158 más IVA, paga<strong>de</strong>ros el 50% anticipado y el restante 50% con su entrega a conformidad, pactándoseintereses moratorios <strong>de</strong> 1.5% mes vencido; acuerdo iniciado el 30 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2002 y terminado el 30 <strong>de</strong> octubre<strong>de</strong> ese año.La ven<strong>de</strong>dora el 12 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2002, le comunicó a la compradora haber suscrito con un terceroContrato <strong>de</strong> Descuento <strong>de</strong> Cartera, mediante el cual cedió el crédito pendiente; comunicación reiterada el 06 <strong>de</strong>septiembre <strong>de</strong> ese año, por la cesionaria don<strong>de</strong> especificó que todo pago <strong>de</strong>bía realizarse únicamente a su favory por la ce<strong>de</strong>nte el 13 y 25 <strong>de</strong>l mismo mes y año. El 03 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2002, en procura <strong>de</strong> cumplir requisitosformales para su cancelación, la ce<strong>de</strong>nte expidió la factura N° 16890 por $127.716.079, endosada en propiedada la cesionaria y entregada a la <strong>de</strong>udora, sin que ésta efectuase el pago ello por cuanto ya se había iniciado encontra <strong>de</strong> la ven<strong>de</strong>dora proceso ejecutivo por sus acreedores ante el juzgado <strong>de</strong> conocimiento, autoridad que<strong>de</strong>cretó y comunicó a la empresa <strong>de</strong> servicios públicos el embargo <strong>de</strong>l crédito atendiendo esa or<strong>de</strong>n en lugar <strong>de</strong>la <strong>de</strong>l pago al cesionario.Con sustento en ello, efectuó el cesionario reclamo judicial con el objeto <strong>de</strong> que se <strong>de</strong>clarara que operó en su favorla cesión y en consecuencia se le reconociera el pago <strong>de</strong> $127.716.079 incluido el IVA, como saldo <strong>de</strong>l precio<strong>de</strong> venta e intereses moratorios <strong>de</strong> 2% mes vencido. Trabada la litis, la contradictora se opuso a las súplicas,aceptando los hechos relativos al contrato <strong>de</strong> compraventa, mas no los que le pudieran generar responsabilidad,exponiendo su propia versión en cuanto al conocimiento que tuvo <strong>de</strong> la cesión, planteó como <strong>de</strong>fensas las<strong>de</strong>nominadas inexistencia <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho reclamado por la <strong>de</strong>mandante, falta <strong>de</strong> legitimación en la causa en laparte activa e inexistencia, nulidad, ineficacia, inoponibilidad, carencia <strong>de</strong> efectos jurídicos <strong>de</strong> la pretendidacesión <strong>de</strong> <strong>de</strong>rechos económicos o crediticios; a<strong>de</strong>lantado el trámite <strong>de</strong> rigor el <strong>de</strong>spacho que conoció el asuntofiniquitó la primera instancia <strong>de</strong>clarando probada la <strong>de</strong>fensa inicial, impugnado el fallo tempestivamente por laparte vencida, el superior funcional resolvió la alzada confirmando la <strong>de</strong>cisión acogiendo la <strong>de</strong>fensa que le restóeficacia al acto <strong>de</strong> cesión, en cuanto apreció la falta <strong>de</strong> notificación a la <strong>de</strong>udora con exhibición <strong>de</strong>l respectivotítulo o <strong>de</strong> algún otro documento otorgado por el ce<strong>de</strong>nte al cesionario, advirtiendo a<strong>de</strong>más la ausencia <strong>de</strong> pruebaacerca <strong>de</strong> la aceptación por la parte cedida, impuso la respectiva con<strong>de</strong>na en costas.Contra esa <strong>de</strong>cisión formula inconforme recurso <strong>de</strong> casación en el que planteó dos ataques, ambos con apoyoen la causal primera; uno por vía indirecta, en el que acusó la sentencia <strong>de</strong> in<strong>de</strong>bida aplicación los cánones1959, 1960 y 1961 <strong>de</strong>l Código Civil, <strong>de</strong>bido a los errores <strong>de</strong> hecho manifiestos en la apreciación contrato <strong>de</strong>compraventa y los documentos en los que consta la cesión <strong>de</strong>l crédito y su notificación al <strong>de</strong>udor, y el otro porvía directa, por transgredir al inaplicación <strong>de</strong>l inciso final <strong>de</strong>l artículo 1959 <strong>de</strong>l or<strong>de</strong>namiento sustancial civil,e ignorar que al no constar el crédito cedido en un título se otorgó uno por el ce<strong>de</strong>nte al cesionario. La Sala <strong>de</strong>Casación Civil No encontró yerro en la <strong>de</strong>cisión <strong>de</strong>l Tribunal por lo tanto <strong>de</strong>claró impróspero el recurso.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil98


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>CESIÓN DE CREDITO - Solo produce efectos frente al <strong>de</strong>udor cedido a partir <strong>de</strong> su comunicación o <strong>de</strong> suaceptación expresa o tácita / CONTRATO DE COMPRAVENTA- título para la formalización <strong>de</strong> la cesión <strong>de</strong>lcrédito y su aceptaciónA partir <strong>de</strong> la regulación plasmada en el libro segundo, título XXV, capítulo I <strong>de</strong>l Código Civil, en el ámbito conceptualse interpreta que la “cesión <strong>de</strong> créditos” correspon<strong>de</strong> a un negocio jurídico típico que permite al acreedor transferir su<strong>de</strong>recho personal a un tercero, mediante la entrega <strong>de</strong>l instrumento don<strong>de</strong> estuviere incorporado, al que se insertarála atestación <strong>de</strong> traspaso, con la i<strong>de</strong>ntificación <strong>de</strong>l “cesionario”, bajo la firma <strong>de</strong>l “ce<strong>de</strong>nte”, y en el evento <strong>de</strong> noconstar en documento habrá <strong>de</strong> otorgarse uno en el que se plasmen los elementos necesarios sobre su existencia;produciendo efectos entre tales sujetos a partir <strong>de</strong> la “entrega”; en cambio frente al <strong>de</strong>udor y terceros, sólo a partir <strong>de</strong>la comunicación al primero, o <strong>de</strong> su aceptación expresa o tácita.Interesa resaltar que la “cesión” <strong>de</strong>be recaer o tener por objeto elementos <strong>de</strong>l activo patrimonial <strong>de</strong>l “ce<strong>de</strong>nte”,concretamente <strong>de</strong> “créditos nominativos”, respecto <strong>de</strong> los cuales no haya prohibición legal para esa especie <strong>de</strong>enajenación, o que su negociabilidad se formalice mediante otra clase <strong>de</strong> “acto jurídico”, verbi gratia, por endosAl tenor <strong>de</strong>l artículo 1959 <strong>de</strong>l Código Civil, modificado por el 33 <strong>de</strong> la Ley 57 <strong>de</strong> 1887, la “cesión <strong>de</strong> un crédito, acualquier título que se haga, no tendrá efecto entre el ce<strong>de</strong>nte y el cesionario sino en virtud <strong>de</strong> la entrega <strong>de</strong>l título. Perosi el crédito que se ce<strong>de</strong> no consta en documento, la cesión pue<strong>de</strong> hacerse otorgándose una por el ce<strong>de</strong>nte al cesionario,y en este caso la notificación <strong>de</strong> que trata el artículo 1961 <strong>de</strong>be hacerse con exhibición <strong>de</strong> dicho documento”, y ésteúltimo precepto referido establece que la “notificación <strong>de</strong>be hacerse con exhibición <strong>de</strong>l título, que llevará anotado eltraspaso <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho con la <strong>de</strong>signación <strong>de</strong>l cesionario y bajo la firma <strong>de</strong>l ce<strong>de</strong>nte”.13. Al analizar el entorno fáctico <strong>de</strong> este asunto, paladinamente se advierte que el “crédito” objeto <strong>de</strong> la “cesión”está incorporado en un documento, pues hace parte <strong>de</strong> uno <strong>de</strong> los elementos esenciales <strong>de</strong>l aludido acuerdo <strong>de</strong>“compraventa”, como es el “precio”, el que figura <strong>de</strong>terminado por su monto, condiciones y forma <strong>de</strong> pago, a<strong>de</strong>másla i<strong>de</strong>ntificación <strong>de</strong> los sujetos <strong>de</strong>l “vínculo obligacional” (…)Lo anterior pone <strong>de</strong> presente que el “acto jurídico” pretendido <strong>de</strong>bió formalizarse mediante la entrega por parte <strong>de</strong>la “ce<strong>de</strong>nte” a la “cesionaria” <strong>de</strong> un ejemplar <strong>de</strong>l instrumento don<strong>de</strong> constaba el “crédito”, insertando en el mismoanotación sobre “el traspaso <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho con la <strong>de</strong>signación <strong>de</strong>l cesionario y bajo la firma <strong>de</strong>l ce<strong>de</strong>nte”; formalidadimperativa <strong>de</strong> conformidad con los preceptos antes transcritos.15. Ese procedimiento a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> permitir el perfeccionamiento <strong>de</strong> la “cesión”, asegura al adquirente <strong>de</strong>l “crédito”obtener el instrumento para <strong>de</strong>mostrar el <strong>de</strong>recho ante el <strong>de</strong>udor mediante su exhibición al momento <strong>de</strong> la notificación,y consecuentemente que está habilitado para recibir el pago; a<strong>de</strong>más, en el evento <strong>de</strong> no obtener voluntariamente lasatisfacción <strong>de</strong> la prestación por el obligado, sirve <strong>de</strong> “título ejecutivo” para exigir el cumplimiento forzado, claroestá, siempre que cumpla los requisitos <strong>de</strong>l artículo 488 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil.16. Es cierto que en <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> lo normado en el inciso 2º <strong>de</strong>l artículo 39 <strong>de</strong>l Estatuto General <strong>de</strong> la ContrataciónPública, las entida<strong>de</strong>s estatales <strong>de</strong>ben conservar los originales <strong>de</strong> los convenios con ellas celebrados, como medidapara garantizar su preservación, inmutabilidad y seguridad; <strong>de</strong> ahí que los “contratistas” se vean compelidos a reservarla primera copia o un segundo ejemplar <strong>de</strong>l respectivo acuerdo para las gestiones que tuvieren que a<strong>de</strong>lantar. Empero,si no observaron esa precaución, existen mecanismos legales para su obtención, por ejemplo, mediante el <strong>de</strong>recho<strong>de</strong> petición, o a través <strong>de</strong> la prueba anticipada <strong>de</strong> “exhibición <strong>de</strong> documentos”, etc. Por lo tanto, esa situación norepresenta un valladar infranqueable que justifique la pretermisión <strong>de</strong> la solemnidad establecida en la ley sustancialcomo requisito sine qua non para que la “cesión” surta efecto.17. Refulge <strong>de</strong> lo señalado, que en el sub lite el negocio pretendido <strong>de</strong>bió formalizarse mediante la entrega por parte<strong>de</strong> la “ce<strong>de</strong>nte” a la “cesionaria”, <strong>de</strong> un “ejemplar <strong>de</strong>l contrato <strong>de</strong> compraventa”, insertando anotación sobre “eltraspaso <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho con la <strong>de</strong>signación <strong>de</strong>l cesionario y bajo la firma <strong>de</strong>l ce<strong>de</strong>nte”.99Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>AGENCIA COMERCIALLabor <strong>de</strong>l agente in<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia, autonomía <strong>de</strong>l encargo, diferencias con otros tipos contractuales.SENTENCIA DE CASACIÓNPONENTE: DR. PEDRO OCTAVIO MUNARFECHA : 01-12-<strong>2011</strong>PROCESO : 1999-01889-01DECISIÓN: No CasaDEMANDANTE: Gertrudis Lievano <strong>de</strong> SaportasDEMANDADO:Multirevistas Editores SAASUNTO:Dentro <strong>de</strong> las activida<strong>de</strong>s propias, <strong>de</strong> una sociedad <strong>de</strong>dicada a la publicación <strong>de</strong> revistas, se encuentra, laventa <strong>de</strong> espacios <strong>de</strong> publicidad, acción que en este caso, recibió apoyo <strong>de</strong> la <strong>de</strong>mandante. Inconforme por las<strong>de</strong>cisiones adoptadas por la aparente agenciada, la actora promovió proceso, don<strong>de</strong> solicitó que se <strong>de</strong>clararaque ella y la <strong>de</strong>mandada estuvieron ligadas por un contrato <strong>de</strong> agencia comercial, entre septiembre <strong>de</strong> 1989 ydiciembre <strong>de</strong> 1996. Relación a la que la última puso fin, en forma unilateral y sin justa causa, motivo por el cualexigió, el pago <strong>de</strong> la prestación económica prevista en el artículo 1324 <strong>de</strong> la legislación mercantil junto conlos intereses <strong>de</strong> mora respectivos; explicó que durante el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> esa relación contractual la colaboraciónfue permanente, estando facultada para contactar potenciales clientes, celebrar en nombre <strong>de</strong> la <strong>de</strong>mandada loscontratos respectivos y suscribir los escritos en los formatos <strong>de</strong> or<strong>de</strong>n <strong>de</strong> publicación; igualmente, expuso queactuó en forma in<strong>de</strong>pendiente, utilizando su propia se<strong>de</strong>, asumiendo los costos <strong>de</strong> funcionamiento, incluyendo elpago <strong>de</strong> empleados. Es <strong>de</strong> <strong>de</strong>stacar que en septiembre <strong>de</strong> 1990, la agenciada le remitió a la convocante, escrito<strong>de</strong>nominado convenio <strong>de</strong> representación publicitaria y en febrero <strong>de</strong> 1993 redactó un pacto que se nominócontrato <strong>de</strong> corretaje comercial.La admisión <strong>de</strong>l escrito introductor <strong>de</strong>l litigio fue notificada personalmente a la sociedad accionada, quien ensu réplica, se opuso a la prosperidad <strong>de</strong> las súplicas y formuló las excepciones que <strong>de</strong>nominó, inexistencia <strong>de</strong>lcontrato <strong>de</strong> agencia comercial y existencia <strong>de</strong> contrato <strong>de</strong> corretaje comercial. El Juez, tras haber a<strong>de</strong>lantado eltrámite pertinente, dictó sentencia, en la que <strong>de</strong>sestimó las súplicas <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda; <strong>de</strong>cisión que apelada por laactora resultó confirmada por el Tribunal.Insatisfecha con los fallos <strong>de</strong> instancias la actora, activo el recurso <strong>de</strong> casación, imputando al fallo <strong>de</strong>l ad quem,haber violado, por la vía indirecta, los artículos 10, 13 numeral 3º, 20 numerales 8º y 19º, 25, 1317 y 1324 <strong>de</strong>lCódigo <strong>de</strong> Comercio; como también el artículo 1615 <strong>de</strong>l Código Civil, aplicable en virtud <strong>de</strong> lo dispuesto enlos artículos 1º, 2º y 822 <strong>de</strong>l Código Mercantil, a causa <strong>de</strong> haber incurrido en error <strong>de</strong> hecho en la apreciación<strong>de</strong>l material probatorio, lo cual condujo a que no diera por <strong>de</strong>mostrado, estándolo, que la accionante gozaba <strong>de</strong>autonomía para el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> su gestión, dada su calidad <strong>de</strong> comerciante y empresaria.Al analizar el caso, encuentra la Sala <strong>de</strong> Casación Civil la improsperidad <strong>de</strong>l recurso ya que el recurrente paralograrlo <strong>de</strong>bía <strong>de</strong>mostrar con absoluta niti<strong>de</strong>z la autonomía en la labor <strong>de</strong> promoción y venta <strong>de</strong> la pauta publicitariaen las revistas en razón a que la comisión <strong>de</strong> un yerro fáctico -causal 1ª, vía indirecta-, planteado presupone,entre otras exigencias, que la inferencia probatoria atacada fuera abiertamente contraria al contenido objetivo<strong>de</strong> los medios <strong>de</strong> persuasión lo que no se <strong>de</strong>mostró mediante los medios probativos así <strong>de</strong>clarólas apreciacionesrealizadas por el ad quem razonables.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil100


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>AGENCIA COMERCIAL-venta <strong>de</strong> espacios publicitarios en revistasLa industrialización <strong>de</strong> la producción creó en el empresario la necesidad <strong>de</strong> implementar distintas estrategias paraconquistar masivamente el mercado. En un comienzo se preocupó por organizar, mantener y acrecentar su propiared <strong>de</strong> comercialización a través <strong>de</strong> empleados o subordinados, a los que vinculaba bajo distintas alternativas <strong>de</strong>prestación y remuneración <strong>de</strong> servicios; posteriormente, siguiendo esquemas <strong>de</strong> especialización, optó por acudir aotros empresarios autónomos, cuya función era justamente servir <strong>de</strong> intermediarios para conquistar y mantener unafranja <strong>de</strong>l mercado, bajo diferentes modalida<strong>de</strong>s contractuales <strong>de</strong> colaboración.En ese último esquema negocial está enmarcado, entre otros, el contrato <strong>de</strong> agencia comercial, en virtud <strong>de</strong>l cual uncomerciante asume, en forma in<strong>de</strong>pendiente y <strong>de</strong> manera estable, el encargo <strong>de</strong> promover o explotar negocios <strong>de</strong>otro comerciante (empresario nacional o extranjero), en un <strong>de</strong>terminado ramo y <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> una zona prefijada en elterritorio nacional, como representante o agente <strong>de</strong> éste, o como fabricante o distribuidor <strong>de</strong> uno o varios productos<strong>de</strong>l mismo (artículo 1317 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Comercio).De esa <strong>de</strong>finición y, en general <strong>de</strong> las normas que regulan esa especie <strong>de</strong> pacto, se colige que sus notas distintivas sonlas siguientes:De un lado, la labor <strong>de</strong> promoción y mediación que correspon<strong>de</strong> al agente, toda vez que éste cumple una funciónintermediadora entre terceros y el agenciado en la celebración <strong>de</strong> contratos, rol que satisface en la medida que consigaofertas <strong>de</strong> negocios y las comunique al empresario para que éste <strong>de</strong>cida si los celebra o no, o, <strong>de</strong> ser el caso, cuando laagencia se ejerce conexa con la representación, el agente conseguirá y perfeccionará directamente tales negocios. Claroestá, que esa gestión <strong>de</strong>be estar en<strong>de</strong>rezada a conquistar, conservar, ampliar o recuperar clientela para el agenciado,quien está obligado a remunerar esa actividad, aún en el caso <strong>de</strong> que “el negocio no se lleve a efecto por causasimputables al empresario, o cuando éste lo efectúe directamente y <strong>de</strong>ba ejecutarse en el territorio asignado al agente, ocuando dicho empresario se ponga <strong>de</strong> acuerdo con la otra parte para no concluir el negocio” (artículo 1322 Ibí<strong>de</strong>m).AGENTE COMERCIAL- labor <strong>de</strong> promoción e intermediación cuya ejecución <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> una organizaciónpropiaDe suerte, pues, que el agente <strong>de</strong>be asumir una postura activa y encaminada a estimular la obtención e incremento <strong>de</strong>la clientela y que responda a la necesidad <strong>de</strong>l empresario <strong>de</strong> cubrir un mercado con permanencia, en forma estable,lo que sólo se logra mediante una consistente labor <strong>de</strong> promoción e intermediación, cuya ejecución <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> unaorganización propia, esto es, distinta <strong>de</strong> la empresa que auxilia con su actividad.En síntesis, el cumplimiento <strong>de</strong> la comentada labor envuelve multiplicidad <strong>de</strong> conductas, que habrán <strong>de</strong> mirarse encada caso concreto <strong>de</strong> cara a los <strong>de</strong>más elementos <strong>de</strong> la mentada convención a efecto <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminar si constituyen ono verda<strong>de</strong>ros actos <strong>de</strong> promoción. Por lo <strong>de</strong>más, el hecho <strong>de</strong> que el agente tenga o no faculta<strong>de</strong>s para representar alempresario en nada <strong>de</strong>svirtúa que exista o no un contrato <strong>de</strong> agencia comercial, conforme se infiere <strong>de</strong> lo dispuestoen el artículo 1320 <strong>de</strong>l C. <strong>de</strong> Cio.De otro lado, <strong>de</strong>be tratarse <strong>de</strong> una actividad <strong>de</strong>sarrollada por cuenta <strong>de</strong> otro, en la medida que el agente no gestiona losnegocios para sí mismo, sino para el empresario que le confirió el encargo <strong>de</strong> promocionarlos o explotarlos. De ahí, quela clientela obtenida acreciente a este último y los efectos económicos <strong>de</strong> la aludida actividad repercutan directamenteen su patrimonio, por lo que hace suyas las consecuencias benéficas o adversas que arrojen tales operaciones, mientrasque el agente solo asume los peligros <strong>de</strong> su propia gestión, pues, por lo general, su remuneración <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>rá <strong>de</strong> losnegocios celebrados, y por ello, si no se perfecciona ninguno, sufrirá los gastos <strong>de</strong> promoción sin obtener utilidad.AGENTE COMERCIAL-mediante su labor <strong>de</strong> promover o explotar los negocios <strong>de</strong>l agenciado, acredita losproductos y marcas, generando un intangible <strong>de</strong> un aquilatado valor económico que pue<strong>de</strong> subsistir <strong>de</strong>spués <strong>de</strong>expirado el contratoNo hay duda, entonces, que el agente comercial, mediante su labor <strong>de</strong> “promover o explotar” los negocios <strong>de</strong>l101Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>agenciado, acredita los productos y marcas <strong>de</strong> éste, generándole un intangible <strong>de</strong> un aquilatado valor económicoque, inclusive, podrá subsistir aún <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> haber expirado el contrato, esto es, que el proponente podrá seguirbeneficiándose económicamente <strong>de</strong> la labor realizada por aquel, cuestión que justifica el reconocimiento <strong>de</strong> laprestación e in<strong>de</strong>mnización contemplada en el artículo 1323 <strong>de</strong>l estatuto mercantil.El agente <strong>de</strong>be obrar con in<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia y autonomía, como comerciante que es y, por en<strong>de</strong>, asume el encargo sinestar subordinado al agenciado; por supuesto que dirige su actividad comercial, sin que para el efecto esté ligadocon el empresario mediante relación laboral o jurídica que, en general, menoscabe su autonomía en la direccióny manejo <strong>de</strong> la misma. Esa in<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia lo faculta para diseñar los métodos <strong>de</strong> trabajo, <strong>de</strong>signar sus propiosempleados, <strong>de</strong>cidir si ejecuta el encargo directamente o por medio <strong>de</strong>l personal a su servicio; en fin, para adoptar las<strong>de</strong>cisiones que competan con el cumplimiento <strong>de</strong>l encargo confiado. No obstante, el agenciado pue<strong>de</strong> impartir ciertasinstrucciones al agente (artículo 1321 <strong>de</strong>l C. <strong>de</strong> Comercio), relativas a las condiciones <strong>de</strong>l encargo, sin que por ellose <strong>de</strong>sfigure la autonomía que caracteriza el contrato. A<strong>de</strong>más, el precitado precepto impone al agente el <strong>de</strong>ber <strong>de</strong>informar al empresario sobre las condiciones <strong>de</strong> mercado en la zona asignada y las <strong>de</strong>más que resulten útiles paravalorar la conveniencia <strong>de</strong> cada negocio.De manera, pues, que el agente asume el <strong>de</strong>ber <strong>de</strong> organizar “la promoción y explotación” <strong>de</strong> los productos <strong>de</strong>lempresario, en forma autónoma y haciéndose cargo <strong>de</strong> los riesgos y gastos <strong>de</strong> esa actividad, sin que éstos le seanreembolsados por aquel, salvo estipulación en contrario (artículo 1323 Ibí<strong>de</strong>m). Cuestión distinta ocurre con lasfluctuaciones en el mercado <strong>de</strong> los precios <strong>de</strong> los productos y/o servicios que promociona, pues, en principio, éstasno afectan al agente.AGENCIA COMERCIAL-<strong>de</strong>be tratarse <strong>de</strong> un encargo estableDel mismo modo, <strong>de</strong>be tratarse <strong>de</strong> un encargo estable, consistente en conquistar o ampliar un mercado en beneficio<strong>de</strong>l empresario, cometido que sólo se logra en la medida que esa actividad sea <strong>de</strong>sarrollada en forma permanente,continuada y sucesiva. Dicha estabilidad comporta, por un lado, que el encargo <strong>de</strong>l agente no esté limitado a lacelebración <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminado contrato <strong>de</strong>l empresario sino que esté afectado a la promoción <strong>de</strong>l negocio <strong>de</strong>l empresarioen general; y, por la otra, que el agente <strong>de</strong>spliegue la labor encargada con cierta continuidad, ya que sólo así satisfaráel objeto <strong>de</strong> la susodicha convención, esto es, la conquista <strong>de</strong> un mercado -formación y mantenimiento <strong>de</strong> unaclientela-.En ese or<strong>de</strong>n <strong>de</strong> i<strong>de</strong>as, es evi<strong>de</strong>nte que la labor <strong>de</strong>l agente comercial es particularmente amplia, puesto que estáen<strong>de</strong>rezada a la promoción <strong>de</strong> los negocios <strong>de</strong>l empresario, <strong>de</strong> modo que <strong>de</strong>manda múltiples conductas como anunciarsus productos o servicios, visitar clientes potenciales y reales, prestar asesorías, acreditar marcas, hacer <strong>de</strong>mostraciones,en fin lo que apunta a conquistar y mantener una clientela; <strong>de</strong> ahí que no se concibe que una labor <strong>de</strong> esa naturalezapueda <strong>de</strong>sarrollarse esporádicamente, sin la constancia propia que implica asumir un conjunto <strong>de</strong> obligaciones <strong>de</strong> esetalante. Por esa razón resultan <strong>de</strong> singular importancia en el contrato <strong>de</strong> agencia comercial.Empero, la estabilidad no se opone a una vigencia temporal <strong>de</strong>l contrato, conforme se infiere <strong>de</strong> las prescripciones <strong>de</strong>lartículo 1320 ejus<strong>de</strong>m, según el cual <strong>de</strong>berá estipularse el tiempo <strong>de</strong> duración <strong>de</strong> los po<strong>de</strong>res o faculta<strong>de</strong>s conferidas alagente, lo que <strong>de</strong> suyo excluye los encargos ocasionales o esporádicos, mas no la <strong>de</strong>limitación temporal <strong>de</strong>l contrato.A<strong>de</strong>más, <strong>de</strong> acuerdo con el artículo 1324 í<strong>de</strong>m, el pacto en cuestión termina por los mismos motivos que el mandato(artículo 1324 í<strong>de</strong>m), entre ellos, por la expiración <strong>de</strong>l término (artículo 2189, num.2º <strong>de</strong>l C. Civil en concordanciacon los artículos 2º y 822 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Comercio).AGENCIA COMERCIAL-diferencias con otro tipo <strong>de</strong> contratos como el <strong>de</strong> corretajeEn conclusión, el contrato <strong>de</strong> agencia mercantil, por antonomasia, es un negocio jurídico <strong>de</strong> duración, lo cual presuponeque la intención <strong>de</strong> las partes cuando acu<strong>de</strong>n a ese tipo contractual, no es la <strong>de</strong> que esa negociación se agote en unexiguo lapso o luego <strong>de</strong> la conclusión <strong>de</strong> una <strong>de</strong>terminada gestión, porque lo que con él busca el agenciado es obtenerla estrecha cooperación <strong>de</strong>l agente en la intermediación <strong>de</strong> sus productos, en aras <strong>de</strong> conquistar un mercado.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil102


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>Este rasgo distingue la agencia <strong>de</strong> otros tipos contractuales, en que el vínculo es esporádico como acontece con elcorretaje, pero tal elemento también es común a otros contratos <strong>de</strong> intermediación como por ejemplo al <strong>de</strong> concesióno distribución que, por sus connotaciones, <strong>de</strong>mandan una cierta estabilidad y, por contera, relativa permanencia en eltiempo.La promoción o explotación <strong>de</strong> negocios en un <strong>de</strong>terminado ramo y <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> una zona prefijada <strong>de</strong>l territorio nacional.La <strong>de</strong>finición legal <strong>de</strong>l contrato en cuestión, señala que el agente ejerce el encargo -promoción y explotación- en “un<strong>de</strong>terminado ramo y <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> una zona prefijada en el territorio nacional”, elemento que resulta fundamental paraefecto <strong>de</strong> aplicar la exclusividad que en favor <strong>de</strong> aquel prevé el artículo 1318 <strong>de</strong>l C. <strong>de</strong> Co., según el cual “salvopacto en contrario, el empresario no podrá servirse <strong>de</strong> varios agentes en una misma zona y para el mismo ramo <strong>de</strong>activida<strong>de</strong>s o productos”; igualmente, la fijación <strong>de</strong> ese territorio permite imponer al agenciado el reconocimiento<strong>de</strong> una remuneración a favor <strong>de</strong>l otro contratante cuando aquel efectúa directamente negocios en el marco territorialfijado a éste para <strong>de</strong>splegar la actividad encomendada (artículo 1322 Ibí<strong>de</strong>m).CONFESIÓN-su indivisibilidad se predica en cuanto exista una íntima conexidad entre lo que se confiesa y lo quese adiciona o agregaObsérvese que la opositora aceptó los hechos antes transcritos, asignándoles una naturaleza distinta a la atribuidapor su adversario, pues los enmarcó <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l contrato <strong>de</strong> corretaje. Esa explicación <strong>de</strong> la situación fáctica admitidaguarda una íntima conexión con esta, al punto que hace parte <strong>de</strong> la respuesta dada por aquella, <strong>de</strong> ahí que <strong>de</strong>baapreciarse en su integridad, conforme pue<strong>de</strong> colegirse <strong>de</strong> las prescripciones <strong>de</strong>l artículo 200 <strong>de</strong>l estatuto procesalcivil; <strong>de</strong> suerte, pues, que la accionada no admitió los hechos en la forma alegada en la <strong>de</strong>manda -numerales 6º y8º-, sino calificándolos con las adiciones reseñadas, circunstancia que impi<strong>de</strong> tener por confesado lo que en realidadno se <strong>de</strong>claró. Verda<strong>de</strong>ramente, el precitado artículo 200, dispone que “la confesión <strong>de</strong>berá aceptarse con lasmodificaciones, aclaraciones y explicaciones concernientes al hecho confesado, excepto cuando exista prueba quelo <strong>de</strong>svirtúe. Cuando la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> parte comprenda hechos distintos que no guardan íntima conexión con elconfesado, aquellos se apreciarán separadamente”. En consecuencia, <strong>de</strong>be <strong>de</strong>cirse sin ro<strong>de</strong>os, que la indivisibilidad<strong>de</strong> la confesión se predica en cuanto exista una íntima conexidad entre lo que se confiesa y lo que se adiciona oagrega.ERROR DE HECHO-se configura cuando las apreciaciones <strong>de</strong>l sentenciador sobre el material probatorio resultanirracionales/APRECIACIÓN EN CONJUNTO DE LA PRUEBA-contrato <strong>de</strong> agencia comercialAsí las cosas, lo cierto es que <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l contexto probatorio acusado no es factible tildar <strong>de</strong> absurda la conclusióna que arribó el juzgador ad quem, esto es, la falta <strong>de</strong> autonomía e in<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> (...) en la ejecución <strong>de</strong> la laborencomendada por la revista accionada, ni hay manera <strong>de</strong> afirmar que ella contraría flagrantemente el contenido objetivo<strong>de</strong>l acervo probatorio, pues la verdad es que resulta lógico razonar <strong>de</strong> esa manera (…).Ciertamente, según los documentos incorporados al expediente, la actora diligenciaba en la papelería <strong>de</strong> la RevistaAló las ór<strong>de</strong>nes <strong>de</strong> publicidad, las ofertas <strong>de</strong> la pauta publicitaria que formulaba a los clientes y las cotizaciones <strong>de</strong>los servicios <strong>de</strong> publicidad, cuestión que bien pue<strong>de</strong> interpretarse como una muestra <strong>de</strong> <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> aquella <strong>de</strong> laempresa cuyo producto ofertaba, pues no permite i<strong>de</strong>ntificar al agente como una persona distinta al agenciado, sino,por el contrario, ligada a él.(...)Si bien es cierto que las partes pactaron como remuneración <strong>de</strong> la gestión el pago <strong>de</strong> una comisión, también lo es queesa retribución no es necesariamente indicativa <strong>de</strong> las relaciones contractuales en que existe autonomía, como afirmael censor, puesto que en las <strong>de</strong> carácter laboral en que la subordinación es <strong>de</strong> su esencia, también ello es posible, alpunto que es catalogada como salario, conforme lo ha <strong>de</strong>cantado la Sala Laboral <strong>de</strong> esta Corporación (…)103Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>EXEQUATURDivorcio <strong>de</strong> común acuerdo <strong>de</strong>cretado en JapónM PONENTE: DRA.RUTH MARINA DIAZ RUEDAFECHA : 01-12-<strong>2011</strong>DECISIÓN: No Conce<strong>de</strong>PROCEDENCIA: Alcal<strong>de</strong> <strong>de</strong> Prefectura Ibaraqui-Ken - JapónPROCESO : 2001-00223-00SOLICITADO POR: Maira Alejandra Cuellar VinascoASUNTO:Se estudia la solicitud <strong>de</strong> exequátur <strong>de</strong> la <strong>de</strong>cisión <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> común acuerdo <strong>de</strong> matrimonio contraídoen Japón emitido por el alcal<strong>de</strong> <strong>de</strong> una prefectura en ese país, durante la unión no se procrearon hijos ni seadquirieron bienes.La Sala <strong>de</strong>cidió <strong>de</strong>negar la petición pues no se encontraron acreditados <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l proceso el cumplimiento<strong>de</strong> los requisitos <strong>de</strong> reciprocidad diplomática, ni legislativa, igualmente se explicó que el requerimiento <strong>de</strong>homologación recae sobre una <strong>de</strong>cisión que no ostenta la calidad <strong>de</strong> jurisdiccional pues fue emitida por unfuncionario público administrativo.EXEQUATUR-sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> común acuerdo <strong>de</strong>cretada en JapónDentro <strong>de</strong> nuestra normatividad, el artículo 693 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil establece: “Las sentencias y otrasprovi<strong>de</strong>ncias que revistan tal carácter, pronunciadas en un país extranjero en procesos contenciosos o <strong>de</strong> jurisdicciónvoluntaria, tendrán en Colombia la fuerza que les concedan los tratados existentes con ese país, y en su <strong>de</strong>fecto la queallí se reconozca a las proferidas en Colombia”.Dicho presupuesto inicial hace referencia a la reciprocidad diplomática o legislativa,DIVORCIO DE MUTUO ACUERDO-exequátur <strong>de</strong> <strong>de</strong>cisión proferida por alcal<strong>de</strong> <strong>de</strong> prefectura en Japón/SENTENCIA EXTRANJERA-no cuentan con tal calidad los actos emitidos por alcal<strong>de</strong>s <strong>de</strong> prefecturas en Japónsobre divorcioComo en este asunto, a pesar <strong>de</strong> esgrimirse la presencia <strong>de</strong>l mutuo consentimiento como causal <strong>de</strong> disoluciónmatrimonial en ambos países, aspecto que la Sala no cuestiona, lo cierto es que los elementos materiales <strong>de</strong> pruebaque integran la foliatura ponen <strong>de</strong> presente la ausencia <strong>de</strong> una sentencia o provi<strong>de</strong>ncia que ostente dicho carácter, puesla <strong>de</strong>nuncia realizada ante el funcionario inicialmente señalado, no correspon<strong>de</strong> a un “divorcio judicial”.En efecto, con miras a corroborar la disolución <strong>de</strong>l vínculo conyugal se allegó “certificado <strong>de</strong> recepción [<strong>de</strong>] <strong>de</strong>nuncia<strong>de</strong> divorcio presentado el 1º <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 2001” ante el “Alcal<strong>de</strong> <strong>de</strong> Mito, Japón” , acto que al no po<strong>de</strong>rse calificarcomo sentencia, ni haberse <strong>de</strong>mostrado que se asimila a una provi<strong>de</strong>ncia judicial, no permite predicar el cumplimiento<strong>de</strong> los presupuestos que para el exequátur consagra la legislación Colombiana, menos cuando tampoco se probó laexistencia <strong>de</strong> reciprocidad diplomática o legislativa, ni que la respectiva “<strong>de</strong>cisión judicial” se hallara ejecutoriada.RECIPROCIDAD DIPLOMÁTICA-no existe tratado subscrito entre Colombia y Japón sobre reconocimiento <strong>de</strong><strong>de</strong>cisiones jurisdiccionalesVéase que la Coordinadora <strong>de</strong>l Grupo <strong>de</strong> Trabajo Interno <strong>de</strong> Tratados <strong>de</strong> la Dirección <strong>de</strong> Asuntos JurídicosInternacionales <strong>de</strong>l Ministerio <strong>de</strong> Relaciones Exteriores certificó que revisados los respectivos archivos, “se constatóque no reposa tratado alguno suscrito entre Colombia y Japón (...) “sobre el reconocimiento recíproco <strong>de</strong>l valor <strong>de</strong> lassentencias pronunciadas por autorida<strong>de</strong>s jurisdiccionales <strong>de</strong> ambos países en causas matrimoniales””104Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>EXEQUATUR-Sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> mutuo consentimiento <strong>de</strong> matrimonio civilM. PONENTE : DRA.RUTH MARINA DIAZ RUEDAFECHA : 01-12-<strong>2011</strong>DECISIÓN: No Conce<strong>de</strong>PROCEDENCIA: <strong>Corte</strong> <strong>de</strong>l Distrito <strong>de</strong> Nevada - Estados UnidosPROCESO : 2002-00025-01SOLICITADO POR: Alexandra Moreno CastroASUNTO:Se estudia la solicitud <strong>de</strong> exequátur <strong>de</strong> la sentencia <strong>de</strong> divorcio <strong>de</strong> mutuo consentimiento <strong>de</strong> matrimonio civilcontraido en Colombia <strong>de</strong>cretado en la Nevada -Estados Unidos-, durante la vigencia matrimonial no seprocrearon hijos.La Sala <strong>de</strong>cidió <strong>de</strong>negar la petición pues no se encontraron acreditados <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l proceso el cumplimiento <strong>de</strong>los requisitos <strong>de</strong> reciprocidad diplomática, ni legislativa, igualmente se indica la ausencia <strong>de</strong>l requerimiento <strong>de</strong>ejecutoria <strong>de</strong> la provi<strong>de</strong>ncia a homologar.DIVORCIO DE MUTUO ACUERDO-exequátur <strong>de</strong> <strong>de</strong>cisión proferida en la Nevada <strong>de</strong> los Estados UnidosEl tema a probar se relaciona con los requisitos consagrados en el artículo 694 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, a<strong>de</strong>más <strong>de</strong>lo atinente a la “reciprocidad diplomática o legislativa”, según el caso y su acreditación es responsabilidad <strong>de</strong> la accionante,<strong>de</strong> conformidad con el precepto 177 ibí<strong>de</strong>m.En este asunto la actora preten<strong>de</strong> el reconocimiento o autorización para su ejecución <strong>de</strong> una sentencia proferida por la <strong>Corte</strong><strong>de</strong>l Distrito - División <strong>de</strong> Familia <strong>de</strong>l condado <strong>de</strong> Clark estado <strong>de</strong> Nevada <strong>de</strong> los Estados Unidos <strong>de</strong> América y al examinarel plenario se verifica la existencia <strong>de</strong> información que <strong>de</strong>scarta la “reciprocidad diplomática”, ya que no existe tratado oconvenio vigente entre aquel País y Colombia en cuanto al reconocimiento mutuo <strong>de</strong>l valor <strong>de</strong> los fallos pronunciados porautorida<strong>de</strong>s jurisdiccionales <strong>de</strong> ambas naciones en causas matrimoniales .RECIPROCIDAD DIPLOMATICA-no existe tratado subscrito entre Colombia y los Estados Unidos sobre reconocimiento<strong>de</strong> <strong>de</strong>cisiones jurisdiccionales(..)impone indagar sobre la “reciprocidad legislativa”, y al respecto se observa que ningún medio <strong>de</strong> convicción se incorporóválidamente para acreditarla, específicamente con relación al divorcio, que es la temática tratada en la provi<strong>de</strong>ncia objeto<strong>de</strong>l exequátur, no obstante las medidas adoptadas para el efecto, incluso <strong>de</strong>s<strong>de</strong> la misma apertura <strong>de</strong> la fase instructiva,a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> los requerimientos a la actora.“Así las cosas y como uno <strong>de</strong> los requisitos establecidos en el numeral 3º <strong>de</strong>l artículo 694 <strong>de</strong>l estatuto procesal civil“para [que] la sentencia (...) surta efectos en el país” en el que “se encuentre ejecutoriada”, impidiéndose la concesión <strong>de</strong>lexequátur <strong>de</strong> no venir acreditada tal firmeza, según lo <strong>de</strong>termina la 2ª <strong>de</strong> las reglas <strong>de</strong>l artículo 695 y como a la fecha, pese alamplio tiempo transcurrido, no se ha traído la certificación reclamada, requisito esencial para la prosperidad <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda,no podrá en consecuencia validarse el fallo aportado”.CARGA DE LA PRUEBA -<strong>de</strong>ber <strong>de</strong> la parte <strong>de</strong> <strong>de</strong>mostrar la ejecutoria <strong>de</strong>l fallo a homologarAdicionalmente cabría señalar, que si el citado requisito en el Estado don<strong>de</strong> se profirió la sentencia tiene otra forma <strong>de</strong>concretarse, o si no existe un mecanismo específico para dar cuenta <strong>de</strong> su consolidación, ha <strong>de</strong>bido traerse la norma oelemento <strong>de</strong> convicción que lo corrobore, pero nada <strong>de</strong> ello se hizo y ante la imposibilidad <strong>de</strong> superar esa incertidumbre,las aspiraciones <strong>de</strong> la actora quedan truncadas.105Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RESPONSABILIDAD MÉDICA CONTRACTUAL- CARGA DE LA PRUEBAEn materia <strong>de</strong> responsabilidad contractual médicala carga <strong>de</strong> la prueba es en línea <strong>de</strong> principio <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandanteSENTENCIA DE CASACIÓNM.PONENTE: DRA.RUTH MARINA DIAZ RUEDAFECHA : 01-12-<strong>2011</strong>DECISIÓN: NO CASAPROCESO : 1999-00797-01DEMANDANTE: José Manuel Murillo Estrada Y OtrosDEMANDADO: Promotora Médica Las Américas SAASUNTO:En el libelo genitor se <strong>de</strong>mandó la responsabilidad por la perturbación funcional <strong>de</strong> “locomoción, excreción ymicción” que afectó al joven José Manuel Murillo Estrada, al practicársele en una institución <strong>de</strong> salud con laintervención <strong>de</strong> dos médicos cirujanos y un anestesiólogo, el procedimiento quirúrgico <strong>de</strong>nominado “<strong>de</strong>sviaciónespleno renal distal vía peritoneal posterior”, el cual según él <strong>de</strong>jó como secuela irreversible “paraplejia fláccidaen miembros inferiores”.Admitido el libelo genitor la Clínica <strong>de</strong>mandada y uno <strong>de</strong> los galenos que le atendió replicaron la <strong>de</strong>manda,se opusieron a las pretensiones y plantearon como <strong>de</strong>fensas las que <strong>de</strong>nominaron ausencia <strong>de</strong> responsabilidad,tasación excesiva <strong>de</strong>l perjuicio y falta <strong>de</strong> legitimación en la causa por activa en relación con los padres <strong>de</strong>l afectado,otro <strong>de</strong> los cirujanos, contestó en similar sentido rechazando su responsabilidad en el caso y cuestionando lacuantificación <strong>de</strong> los perjuicios; el Juzgado <strong>de</strong> conocimiento puso fin a la primera instancia mediante sentenciaen la que negó las súplicas sin pronunciarse sobre las excepciones <strong>de</strong> fondo planteadas por la <strong>de</strong>mandada ycon<strong>de</strong>nó en costas a los pretensores, <strong>de</strong>cisión que apelada por la parte vencida se confirmó soportado en lamultiplicidad <strong>de</strong> causas en que pue<strong>de</strong> tener origen la paraplejia sufrida por el libelista y la ausencia <strong>de</strong> pruebaque comprometa a la parte accionada, en especial con un actuar culposo.Inconforme dos protestas presenta el <strong>de</strong>mandante frente a la sentencia <strong>de</strong>l Tribunal, con sustentó en la causalprimera <strong>de</strong>l artículo 368 <strong>de</strong>l CPC, por vía directa por ser violatorio <strong>de</strong> los artículos 1602, 1603 y 1604 <strong>de</strong>lCódigo Civil, por inaplicarlos, a pesar <strong>de</strong> haber entendido que el conflicto versaba sobre un asunto <strong>de</strong> índolecontractual e indirecta respectivamente, por violar al <strong>de</strong>jar <strong>de</strong> aplicar los artículos 63, 64, 1501, 1602, 1603 y1604 <strong>de</strong>l Código Civil, así como los artículos 14, 15 <strong>de</strong> la ley 23 <strong>de</strong> 1981, el artículo 10, 12 y 13 <strong>de</strong>l <strong>de</strong>creto3380 <strong>de</strong> 1981”, por error manifiesto <strong>de</strong> hecho, <strong>de</strong>rivado <strong>de</strong> preterir la valoración <strong>de</strong> los reconocimientos médicolegales practicados al paciente por peritos <strong>de</strong>l Instituto <strong>de</strong> Medicina Legal y Ciencias Forenses, a<strong>de</strong>más <strong>de</strong>ldocumento <strong>de</strong>nominado “consulta preanestésica”. La Sala <strong>de</strong> Casación Civil <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>No casa la sentencia.RESPONSABILIDAD MEDICA CONTRACTUAL- - <strong>de</strong>rivada <strong>de</strong> la equivocación <strong>de</strong>l médico anestesiólogo causa<strong>de</strong> invali<strong>de</strong>z régimen subjetivo <strong>de</strong> responsabilidad/ RESPONSABILIDAD MÉDICA - evolución jurispru<strong>de</strong>ncial /Ab initio se precisa que los <strong>de</strong>beres jurídicos <strong>de</strong> los médicos se hallan contemplados en la Ley 23 <strong>de</strong> 1981 y en suDecreto reglamentario 3380 <strong>de</strong> la misma anualidad, los que integrados a las disposiciones pertinentes <strong>de</strong>l CódigoCivil, permiten establecer los parámetros orientadores <strong>de</strong> la “responsabilidad civil contractual o extracontractual”, en<strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> su relación con el paciente, que al tenor <strong>de</strong>l artículo 5º <strong>de</strong>l citado Estatuto <strong>de</strong> Ética Médica, se cumple“por <strong>de</strong>cisión voluntaria y espontánea <strong>de</strong> ambas partes”; en virtud <strong>de</strong> “acción unilateral <strong>de</strong>l médico, en caso <strong>de</strong>emergencia”; a “solicitud <strong>de</strong> terceras personas”, y al “haber adquirido el compromiso <strong>de</strong> aten<strong>de</strong>r a personas que estána cargo <strong>de</strong> una entidad privada o pública”.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil106


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>CARGA DE LA PRUEBA - carácter dinámico <strong>de</strong> la carga <strong>de</strong> la prueba en lo que respecta a la relación <strong>de</strong> causalidada<strong>de</strong>cuada flexibilización excepcional /CARGA DE LA PRUEBA - en materia <strong>de</strong> responsabilidad contractual medicala carga es en línea <strong>de</strong> principio <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandante/ RESPONSABILIDAD CONTRACTUAL - presupuestos <strong>de</strong>exoneración iteración jurispru<strong>de</strong>ncial(…)La <strong>de</strong>cisión <strong>de</strong> 30 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2001, plasma importantes precisiones en punto <strong>de</strong> criterios con antelación aplicadosfrente a controversias relacionadas con la materia en cuestión y en tal sentido se expresó: “(…) para ser coherentes enel estudio <strong>de</strong>l tema, se pudiera afirmar que en este tipo <strong>de</strong> responsabilidad como en cualquiera otra, <strong>de</strong>ben concurrirtodos los elementos o presupuestos materiales para el éxito <strong>de</strong> la pretensión, empezando por supuesto con la prueba<strong>de</strong>l contrato, que es carga <strong>de</strong>l paciente, puesto que es esta relación jurídica la que lo hace acreedor <strong>de</strong> la prestación <strong>de</strong>lservicio médico, <strong>de</strong> la atención y el cuidado. Igualmente, correspon<strong>de</strong> al paciente, probar el daño pa<strong>de</strong>cido (lesión físicao psíquica) y consecuentemente el perjuicio patrimonial o moral cuyo resarcimiento preten<strong>de</strong>. Ahora, probado esteúltimo elemento, sin duda alguna, como antes se explicó, que lo nuclear <strong>de</strong>l problema está en la relación <strong>de</strong> causalidada<strong>de</strong>cuada entre el comportamiento activo o pasivo <strong>de</strong>l <strong>de</strong>udor y el daño pa<strong>de</strong>cido por el acreedor, pues es aquí don<strong>de</strong>entran en juego los <strong>de</strong>beres jurídicos <strong>de</strong> atención y cuidado que en el caso concreto hubo <strong>de</strong> asumir el médico y elfenómeno <strong>de</strong> la imputabilidad, es <strong>de</strong>cir, la atribución subjetiva, a título <strong>de</strong> dolo o culpa. Pero es precisamente en estesector <strong>de</strong>l comportamiento en relación con las prestaciones <strong>de</strong>bidas, don<strong>de</strong> no es posible sentar reglas probatoriasabsolutas con in<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong>l caso concreto, pues los habrá don<strong>de</strong> el onus probandi permanezca inmodificable,o don<strong>de</strong> sea dable hacer actuar presunciones judiciales, como aquellas que en ocasiones referenciadas ha tenido encuenta la <strong>Corte</strong>, pero también aquellos don<strong>de</strong> cobre vigencia ese carácter dinámico <strong>de</strong> la carga <strong>de</strong> la prueba, paraexigir <strong>de</strong> cada una <strong>de</strong> las partes <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> un marco <strong>de</strong> lealtad y colaboración, y dadas las circunstancias <strong>de</strong> hecho,la prueba <strong>de</strong> los supuestos configurantes <strong>de</strong>l tema <strong>de</strong> <strong>de</strong>cisión. Todo, se reitera, teniendo en cuenta las característicasparticulares <strong>de</strong>l caso: autor, profesionalidad, estado <strong>de</strong> la técnica, complejidad <strong>de</strong> la intervención, medios disponibles,estado <strong>de</strong>l paciente y otras circunstancias exógenas, como el tiempo y el lugar <strong>de</strong>l ejercicio, pues no <strong>de</strong> otra manera,con justicia y equidad, se pudiera <strong>de</strong>terminar la corrección <strong>de</strong>l acto médico (lex artix)”.(…)Lo anterior permite resaltar que para el juzgamiento <strong>de</strong> los profesionales <strong>de</strong> la ciencia médica en el ámbito <strong>de</strong> la“responsabilidad civil”, por regla general, ha <strong>de</strong> tomarse en cuenta la “responsabilidad subjetiva” basada en la culpa onegligencia, constituyendo la “lex artis” parámetro prepon<strong>de</strong>rante para su <strong>de</strong>terminación, en armonía con los “<strong>de</strong>beresmédicos”, criterio este observado en la mayoría <strong>de</strong> países, aunque con la aceptación <strong>de</strong> teorías que en cada caso enconcreto conducen a la flexibilización <strong>de</strong> la carga probatoria, verbi gratia, en España con apoyo en el artículo 28 <strong>de</strong> laLey General <strong>de</strong> Defensa <strong>de</strong> los Consumidores y Usuarios, con relación al cual sostuvo el Tribunal Supremo, en falloSTS 5-2-2001: “Ciertamente son cada vez más las sentencias <strong>de</strong> esta Sala que en casos <strong>de</strong> reclamaciones fundadas enuna <strong>de</strong>ficiente atención médica u hospitalaria aplican el citado artículo 28 (…) //No obstante, tales sentencias suelenversar sobre casos <strong>de</strong> infecciones contraídas o reactivadas en el propio medio hospitalario (…) o a consecuencia <strong>de</strong>transfusiones <strong>de</strong> sangre (…), <strong>de</strong> fallos <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminados dispositivos <strong>de</strong> implante o en el instrumental quirúrgico <strong>de</strong>una intervención (…) o, en fin, <strong>de</strong> daños <strong>de</strong>sproporcionados en relación con el escaso riesgo atribuible en principioa una <strong>de</strong>terminada intervención. (…) // De otro lado, también tiene <strong>de</strong>clarado esta Sala que “los arts. 1902 y 1903DENTRO DE PARÁMETROS. Son partes <strong>de</strong> un sistema <strong>de</strong> responsabilidad civil asentado sobre la culpa (…) Ycomo doctrina reiterada (…) que “para que pueda surgir responsabilidad <strong>de</strong>l personal sanitario o <strong>de</strong>l centro <strong>de</strong> queaquél <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>, como consecuencia <strong>de</strong>l tratamiento aplicable a un enfermo se requiere ineludiblemente que hayaintervenido culpa o negligencia (…) ya que en la valoración <strong>de</strong> la conducta profesional <strong>de</strong> médicos y sanitarios engeneral queda <strong>de</strong>scartada toda responsabilidad más o menos objetiva (…)”Al respecto obsérvese que interpretó el litigio como un asunto <strong>de</strong> “responsabilidad civil contractual”, e invocó comoapoyo en cuanto al tema probatorio el principio <strong>de</strong>l “onus probandi” consagrado en el artículo 1757 <strong>de</strong>l Código Civil,según el cual correspon<strong>de</strong> “(…) probar las obligaciones o su extinción al que alega aquéllas o ésta”, en consonancia conel precepto 177 <strong>de</strong>l Estatuto Procesal Civil, que alu<strong>de</strong> al instituto <strong>de</strong> la carga <strong>de</strong> la prueba, en cuya virtud “[i]ncumbe alas partes probar el supuesto <strong>de</strong> hecho <strong>de</strong> las normas que consagran el efecto jurídico que ellas persiguen”, y agotadoel análisis valorativo <strong>de</strong> los elementos <strong>de</strong> convicción, concluyó que la paraplejia que afectó al joven José Manuel,pudo tener múltiples causas, no hallando pesquisas que con certeza le permitieran endilgar alguna <strong>de</strong> ellas al actuar <strong>de</strong>los accionados, y adicionalmente adujo que la aludida secuela no era una situación previsible, circunstancia ésta queen la regulación especial tiene la connotación <strong>de</strong> fenómeno exculpativo, <strong>de</strong> conformidad con el artículo 13 <strong>de</strong>l Decreto107Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>3380 <strong>de</strong> 1981, que reza: “Teniendo en cuenta que el tratamiento o procedimiento médico pue<strong>de</strong> comportar efectosadversos o <strong>de</strong> carácter imprevisible, el médico no será responsable por riesgos, reacciones o resultados <strong>de</strong>sfavorables,inmediatos o tardíos <strong>de</strong> imposible o difícil previsión <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l campo <strong>de</strong> la práctica médica al prescribir o efectuarun tratamiento o procedimiento médico”.7.2. Cabe agregar, que en el ámbito <strong>de</strong> las “reglas generales <strong>de</strong> la responsabilidad <strong>de</strong>l <strong>de</strong>udor por incumplimiento<strong>de</strong> sus obligaciones”, las que estima el censor se inobservaron, la “imprevisibilidad” unida a la “irresistibilidad”,constituyen el llamado “caso fortuito”, el cual también tiene ahí reconocido efecto liberatorio o <strong>de</strong> in<strong>de</strong>mnidad, ypara su constatación ha dicho la jurispru<strong>de</strong>ncia, “(…) no sólo hay que examinar la naturaleza misma <strong>de</strong>l hecho,sino indagar también si éste reúne, con respecto a la obligación inejecutada, los siguientes caracteres: a) no serimputable al <strong>de</strong>udor; b) no haber concurrido con una culpa <strong>de</strong> éste, sin la cual no se habría producido el perjuicioinherente al cumplimiento contractual; c) ser irresistible, en el sentido <strong>de</strong> que no haya podido ser impedido y que hayacolocado al <strong>de</strong>udor -dominado por el acontecimiento- en la imposibilidad absoluta (no simplemente en la dificultadni en la imposibilidad relativa) <strong>de</strong> ejecutar la obligación, y d) haber sido imprevisible, es <strong>de</strong>cir que no haya sido losuficientemente probable para que el <strong>de</strong>udor haya <strong>de</strong>bido razonablemente precaverse contra él, aunque por lo <strong>de</strong>máshaya habido con respecto al acontecimiento <strong>de</strong> que se trate, como lo hay con respecto a toda clase <strong>de</strong> acontecimientos,una posibilidad vaga <strong>de</strong> realización (…)” (sent. cas. civ. <strong>de</strong> 07 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 1993). Por lo tanto, en los contornos<strong>de</strong>l ataque planteado, no se entien<strong>de</strong> la manera como se produjo la vulneración la ley sustancial por omisión en suaplicación, porque las disposiciones que contienen dichas “reglas” -inciso 2º artículo 1604 y canon 1616 <strong>de</strong>l CódigoCivil-, precisamente reconocen el “caso fortuito” como fenómeno enervante <strong>de</strong> la “responsabilidad”, y para el sub liteya se dijo que el ad quem <strong>de</strong>dujo un evento <strong>de</strong> “imprevisibilidad” en cuanto a la complicación que afectó al pacienteERROR DE HECHO- valoración <strong>de</strong> prueba pericial y documental / PRUEBA PERICIAL- valoración <strong>de</strong> exámenespracticados por peritos <strong>de</strong> medicina legal que <strong>de</strong>sconoce la causa <strong>de</strong>l daño/ PRUEBA DOCUMENTAL- ausencia <strong>de</strong><strong>de</strong>mostración <strong>de</strong>l error <strong>de</strong> hechoTambién con apoyo en la causal primera prevista en el artículo 368 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, acusa el censorel fallo <strong>de</strong> violar “vía indirecta al <strong>de</strong>jar <strong>de</strong> aplicar los artículos 63, 64, 1501, 1602, 1603 y 1604 <strong>de</strong>l Código Civil, asícomo los artículos 14, 15 <strong>de</strong> la ley 23 <strong>de</strong> 1981, el artículo 10, 12 y 13 <strong>de</strong>l <strong>de</strong>creto 3380 <strong>de</strong> 1981”, por error manifiesto<strong>de</strong> hecho, <strong>de</strong>rivado <strong>de</strong> preterir la valoración <strong>de</strong> los reconocimientos médico legales practicados al paciente por peritos<strong>de</strong>l Instituto <strong>de</strong> Medicina Legal y Ciencias Forenses, a<strong>de</strong>más <strong>de</strong>l documento <strong>de</strong>nominado “consulta preanestésica”,autoría <strong>de</strong> la doctora María Clemencia Osorio.(…)Un parangón entre lo planteado por la censura y lo sostenido por el ad quem, <strong>de</strong> cara al contenido material <strong>de</strong> loselementos <strong>de</strong> juicio, revela paladinamente que no se configura el “yerro fáctico” <strong>de</strong>nunciadoObsérvese que en los dos dictámenes que resalta el casasionista como preteridos, los forenses apoyados en la“literatura médica” plantean hipótesis acerca <strong>de</strong> los factores que predisponen al paciente a “isquemia <strong>de</strong> la médulaespinal”, sin que hayan especificado que aquellos se comprobaron para el presente caso mediante exámenes u otrosmedios científicos, basta ver que en el reconocimiento inicial, a partir <strong>de</strong> una teorización acerca <strong>de</strong> las posiblescausas <strong>de</strong> la mencionada complicación, se diagnostica que pue<strong>de</strong> originarse en “una combinación <strong>de</strong> factores queincluyen hipotensión, congestión venosa, sin obstrucción completa y manipulación quirúrgica predispone al pacientea esta complicación (…)”, y en el segundo informe <strong>de</strong> esa especie, aunque se hace <strong>de</strong>scripción <strong>de</strong> algunos “factoresasociados a la aplicación <strong>de</strong> la anestesia epidural que podrían producir una hipóxia isquémica a nivel medular”,<strong>de</strong>stacando el “trauma a la médula espinal”, y el “síndrome <strong>de</strong> la arteria espinal anterior”, el cual se manifiesta“con disminución <strong>de</strong> la función motora o pérdida <strong>de</strong> la misma”; se <strong>de</strong>ja claro que “ningún factor fue confirmadoo <strong>de</strong>scartado cuando se <strong>de</strong>tectó la lesión”; sin que el impugnante explique cómo eliminar esa incertidumbre parasustentar la existencia <strong>de</strong>l error planteado, pues aunque consi<strong>de</strong>ra que para ello contribuye la manifestación <strong>de</strong>l doctorValencia Zuluaga, contenida en la injurada, la que transcribe y resalta, no se alcanza ningún esclarecimiento, porquesimplemente comenta: “Yo realmente no se que pasó, lo que yo si se es que <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el punto <strong>de</strong> vista anestésico no hayningún hallazgo positivo que diga que haya sido el factor causal <strong>de</strong>l problema <strong>de</strong>l niño, en este caso en particularla causa en el procedimiento realizado pue<strong>de</strong> ser por el anestesiólogo o el cirujano, cualquiera <strong>de</strong> los dos”, y enese contexto se torna razonable que el Tribunal haya dicho que lo así expresado <strong>de</strong>bía “atarse a que el profesionalRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil108


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>en mención <strong>de</strong>sconoce la causa, pues <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el comienzo <strong>de</strong> la respuesta (…), indica que “Yo realmente no se quepasó” (…), <strong>de</strong> don<strong>de</strong> tal afirmación dubitativa no se pue<strong>de</strong> colegir la culpa probada echada <strong>de</strong> menos, (…)”, y aquínuevamente incumple el recurrente con su <strong>de</strong>ber <strong>de</strong> argumentar en pro <strong>de</strong> <strong>de</strong>scubrir el <strong>de</strong>sacierto, ya que se limita areproducir lo que estimó pertinente <strong>de</strong> aquella versión.(…)En cuanto al cuestionamiento en punto <strong>de</strong> no haberse apreciado el documento sobre la “consulta preanestésica”,cuyo contenido se antepone a la <strong>de</strong>ducción <strong>de</strong>l ad quem acerca <strong>de</strong>l cumplimiento <strong>de</strong>l <strong>de</strong>ber relacionado con el“consentimiento informado”, el cual halló satisfecho con base en lo manifestado en su <strong>de</strong>claración por la profesionalque atendió aquella, se advierte la ausencia <strong>de</strong> <strong>de</strong>mostración <strong>de</strong>l <strong>de</strong>satino, porque a pesar <strong>de</strong> ser cierto que no hayregistro <strong>de</strong> la presencia <strong>de</strong> los representantes legales <strong>de</strong>l menor en aquel momento, pues inclusive se indica quela “mamá no está” y firma a nombre <strong>de</strong>l paciente “Nancy Montoya C.”, esa circunstancia por sí misma no otorgacerteza <strong>de</strong> haberse pretermitido tan importante requisito, y el censor se limita a reproducir apartes <strong>de</strong>l instrumento enmención y a preguntarse ¿cómo pudo interpretar el Tribunal que el referido presupuesto era válido, si los padres <strong>de</strong>lniño no estaban presentes? y ¿<strong>de</strong> qué manera pudo haberse informado el riesgo previsible, a quien no ostentaba larepresentación?, empero no entró a analizar el testimonio que sirvió <strong>de</strong> soporte a la conclusión <strong>de</strong>l sentenciador, para<strong>de</strong> esa forma revelar la tergiversación <strong>de</strong> su contenido material, o su interpretación equivocada, o que hubo suposición<strong>de</strong>l hecho, por no constar ahí. Valga <strong>de</strong>cir entonces, que se omite hacer el cotejo necesario entre el medio <strong>de</strong> prueba,lo percibido por el Tribunal y lo que el casasionista percibe, para evi<strong>de</strong>nciar el yerro. A<strong>de</strong>más <strong>de</strong> esa falencia, adoleceel cargo <strong>de</strong> un factor <strong>de</strong> intrascen<strong>de</strong>ncia, porque si eventualmente existiera el <strong>de</strong>sacierto que tuviera la potencialidadjurídica <strong>de</strong> <strong>de</strong>rrumbar el fallo y consecuentemente la <strong>Corte</strong> <strong>de</strong>biera asumir el estudio <strong>de</strong> la apelación, se encontraríacon el inconveniente <strong>de</strong> no haberse planteado en el escrito introductorio <strong>de</strong>l pleito hecho alguno relacionado con esacircunstancia, por lo que siendo obsecuente con el principio <strong>de</strong> la congruencia, no habría posibilidad <strong>de</strong> tomarlo encuenta, y es que en los puntos 5º, 6º y 7º <strong>de</strong> esa pieza procesal (c.1, f.2), lo que se observa es que ninguna inquietudtenían al respecto, pues en el último numeral citado, se asevera: “Cumplidos todos los trámites pertinentes, el 18 <strong>de</strong>noviembre <strong>de</strong> 1997, a las 9:17 a.m., el menor José Manuel Murillo Estrada fue llevado por sus padres a la clínicaLas Américas para ser intervenido quirúrgicamente y hospitalizado (…), en esa misma fecha ingresó al quirófano(…). Se le aplicó analgesia por parte <strong>de</strong>l Dr. Valencia y el cirujano Dr. José David García inició el acto quirúrgicoprogramado”.2.2. Como pue<strong>de</strong> advertirse, la inobservancia <strong>de</strong> la técnica casacionista es manifiesta, pues se omitió por completocontrastar las argumentaciones y <strong>de</strong>ducciones <strong>de</strong>l fallador, privándose así <strong>de</strong>l principal mecanismo para hacer visibleel <strong>de</strong>sacierto invocado, y en tal sentido se redujo la queja <strong>de</strong>l impugnante a la exposición <strong>de</strong> un criterio distinto oantagónico, <strong>de</strong> pronto válido como alegato <strong>de</strong> instancia, pero no como pieza idónea en este escenario extraordinario,sin que la Sala pueda oficiosamente entrar a reexaminar la situación fáctica y probatoria, dado que su competencia laasume bajo estrictos parámetros propios <strong>de</strong>l principio dispositivo.109Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>PERTENENCIAPrescripción adquisitiva <strong>de</strong> dominio <strong>de</strong>mandada por el comunero poseedorSENTENCIA DE CASACIÓNM.PONENTE: DRA.RUTH MARINA DIAZ RUEDAFECHA : 01-12-<strong>2011</strong>DECISIÓN: No CasaPROCESO :2008-00199-01DEMANDANTE: Jorge Jácome SagraDEMANDADO: Héctor Rojas Serrano y personas in<strong>de</strong>terminadasASUNTO:El actor pretendió en la <strong>de</strong>manda inicial se <strong>de</strong>clarara que adquirió por prescripción extraordinaria <strong>de</strong> dominio elinmueble adquirido en comunidad <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el 18 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 1977, admitida y notificada la <strong>de</strong>manda el convocadose opuso a su prosperidad alegando a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> la excepción genérica la improce<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong>dominio sobre su cuota proindiviso, haberse reclamado frente al accionado anticipadamente la división y elreconocimiento expreso y tácito <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandante al <strong>de</strong>mandado <strong>de</strong> la calidad <strong>de</strong> señor y dueño <strong>de</strong> la mitad <strong>de</strong>linmueble por la existencia <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el mes <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 1990 <strong>de</strong> un contrato <strong>de</strong> arrendamiento respecto <strong>de</strong>l 50% <strong>de</strong>lfundo.A<strong>de</strong>lantado el trámite <strong>de</strong> rigor y aceptada por el juez la cesión <strong>de</strong> <strong>de</strong>rechos litigiosos <strong>de</strong>l accionante a un tercero lasentencia resultó negando las pretensiones <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda, <strong>de</strong>terminación que apelada, se confirmó, con<strong>de</strong>nandoen costas <strong>de</strong> la instancia al promotor <strong>de</strong> la acción. Presenta el inconforme contra esa <strong>de</strong>cisión recurso <strong>de</strong> casacióncon soporte en el numeral primero <strong>de</strong>l artículo 368 <strong>de</strong>l CPC acusadole <strong>de</strong> valorar erradamente los medios<strong>de</strong>mostrativos <strong>de</strong>l proceso lo que conllevó a <strong>de</strong>negar la usucapión. La Sala <strong>de</strong> Casación Civil <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong>al encontrar razonable la valoración probatoria <strong>de</strong>l ad quem no casa la sentencia.POSESIÓN EXCLUSIVA-<strong>de</strong>l comunero que preten<strong>de</strong> el dominio por el modo <strong>de</strong> prescripción extraordinaria/COPOSESIÓN/ POSESION DEL COMUNERO-apta para prescribir/ INTERVERSIÓN DEL TITULO- <strong>de</strong>lcomunero para reclamar prescripción sobre la totalidad <strong>de</strong> la comunidad(…) la Sala advierte conveniente comenzar recordando los requisitos estructurales que en tratándose <strong>de</strong> la prescripciónextraordinaria adquisitiva <strong>de</strong> dominio <strong>de</strong>ben acreditarse, para su buen <strong>de</strong>senlace, siendo ellos: a) que se trate <strong>de</strong> unbien prescriptible, b) que el interesado en la adquisición <strong>de</strong>muestre que lo ha poseído <strong>de</strong> manera inequívoca, pacífica,pública e ininterrumpida, y c) que ese comportamiento lo haya sido por todo el tiempo legalmente exigido, el cual,hasta cuando entró en vigencia la Ley 791 <strong>de</strong> 2002 era <strong>de</strong> veinte años, reducido por ésta, a la mitad.3.- Así mismo, cuando lo pretendido sea la totalidad, o un segmento <strong>de</strong> un bien cuyo dominio pertenece, en comúny proindiviso- a una pluralidad <strong>de</strong> personas, pero la solicitud proce<strong>de</strong> <strong>de</strong> una <strong>de</strong> ellas, el segundo <strong>de</strong> los referidospresupuestos se torna más riguroso en punto <strong>de</strong> la exclusividad <strong>de</strong> la posesión <strong>de</strong>l respectivo condueño, puesto que enesa hipótesis, se requiere la <strong>de</strong>mostración integral <strong>de</strong> que su ejercicio lo ha realizado a título personal y no en beneficio<strong>de</strong> la comunidad.En esas condiciones, si bien el <strong>de</strong>recho a que el copropietario promueva la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> pertenencia lo consagra elnumeral 3° <strong>de</strong>l artículo 407 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil al disponer que “también podrá pedirla el comunero quecon exclusión <strong>de</strong> los otros condueños y por el término <strong>de</strong> la prescripción extraordinaria, hubiere poseído materialmenteel bien común o parte <strong>de</strong> él, siempre que su explotación económica no se hubiere producido por acuerdo con los<strong>de</strong>más comuneros o por disposición <strong>de</strong> autoridad judicial o <strong>de</strong>l administrador <strong>de</strong> la comunidad”, lo cierto es que laprosperidad <strong>de</strong> esta clase <strong>de</strong> pretensión, se halla supeditada a que el actor pruebe la interversión <strong>de</strong> su título, es <strong>de</strong>cir,que la “posesión” ostentada como comunero <strong>de</strong>jó <strong>de</strong> ser tal y pasó a ser exclusivamente suya.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil110


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>(…)Con base en lo expuesto y en las sentencias reproducidas parcialmente en los acápites prece<strong>de</strong>ntes, le correspon<strong>de</strong>al usucapiente acreditar en forma clara e inequívoca, no solo que su “posesión como comunero” se mutó en <strong>de</strong> suexclusividad, sino las circunstancias que dieron lugar a esa alteración y el momento en que ello tuvo ocurrencia,empero dicha carga no se cumplió, pues ni <strong>de</strong> las atestaciones acusadas <strong>de</strong> ignoradas, como <strong>de</strong> ninguna otra probanzaallegada al plenario se infiere que el actor repelió <strong>de</strong> manera frontal a su <strong>de</strong>mandado, menos que <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el mismo díaen que compró en común y proindiviso con aquel, actuó con absoluta prescin<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> su condición <strong>de</strong> “comunero”,o que la posesión como tal se convirtió raudamente en su único beneficio y que por tanto <strong>de</strong>jó <strong>de</strong> poseer para lacomunidad conformada con su convocado, pues ni siquiera se precisaron cuáles fueron los actos o hechos queadmitieran enten<strong>de</strong>r la transformación <strong>de</strong> ella en únicamente suya; tampoco la época en que los mismos, <strong>de</strong> haberseconsolidado, sucedieron, ni que alcanzaron el tiempo mínimo previsto por ley para prescribir.111Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUAL-Responsabilidad civil <strong>de</strong> la empresa leasingcaso en que un vehículo dado en arrendamiento financieroocasionaun acci<strong>de</strong>nte.SENTENCIA DE CASACIÓNM.PONENTE: DR.WILLIAM NAMÉN VARGASFECHA : 02-12-<strong>2011</strong>DECISION: NO CASAPROCESO : 2000-00899-01DEMANDANTE: Rosa Elvira Lezcano Y OtrosDEMANDADOS: Leasing Occi<strong>de</strong>nte SA: Pereirana <strong>de</strong> Transporte: José Vehyman GranadoASUNTO:Celebrado un contrato <strong>de</strong> leasing con opción <strong>de</strong> compra entre una empresa transportadora y una compañía <strong>de</strong>ese tipo sobre un vehículo, en tránsito atropelló violentamente los ocupantes <strong>de</strong> una motocicleta causándolesla muerte.Solicitan los padres, hermanas, compañera e hijos menores <strong>de</strong> los fallecidos la reparación <strong>de</strong> los dañospatrimoniales y morales ocasionados no solo por el conductor <strong>de</strong>l vehículo y la empresa transportadora sinotambién a quien transfirió su tenencia bajo leasing; notificados los <strong>de</strong>mandados el Juez <strong>de</strong> conocimiento aceptóel <strong>de</strong>sistimiento <strong>de</strong> las pretensiones frente a la transportadora y operador <strong>de</strong>l vehículo continuando el procesofrente a la contratante en leasig a quien mediante sentencia exonero <strong>de</strong> responsabilidad, proveído que en se<strong>de</strong><strong>de</strong> apelación resultó confirmado.Se vienen los <strong>de</strong>mandantes en casación contra lo dicho por el tribunal formulado dos cargos con sustentoen la causal 1 <strong>de</strong>l artículo 368 <strong>de</strong>l CPC el primero <strong>de</strong>nuncia por vía directa el quebranto por inaplicación <strong>de</strong>los artículos 4º <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, 2341, 2353 inciso primero, 2356 <strong>de</strong>l Código Civil y 1º <strong>de</strong>la Ley 95 <strong>de</strong> 1890, así como la in<strong>de</strong>bida aplicación <strong>de</strong>l artículo 5º <strong>de</strong>l C. <strong>de</strong> P.C., normas transcritas con undiscurso teórico en torno a la igualdad ante la ley, el <strong>de</strong>bido proceso, la creación <strong>de</strong> nueva categoría <strong>de</strong> víctimas,adición <strong>de</strong> las eximentes <strong>de</strong> responsabilidad, negativa <strong>de</strong> la <strong>de</strong>l tercero civilmente responsable; el segundo, porviolación directa y error <strong>de</strong> hecho en la apreciación <strong>de</strong> la prueba, critica la fuerza concedida por el Tribunal a lasentencia <strong>de</strong> casación <strong>de</strong> 20 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2005, la carencia <strong>de</strong> valoración integral <strong>de</strong> los elementos <strong>de</strong> convicciónpor fundarse únicamente en el probativo <strong>de</strong> la propiedad, relaciona las restantes pruebas, cargos expuestos congraves <strong>de</strong>ficiencias técnicas que al ser estudiados con generosidad por la Sala <strong>de</strong> Casación Civil se encuentranequívocos motivo por el cual no casa la sentencia.ACTIVIDAD PELIGROSA - Diferencia entre la responsabilidad civil por actividad peligrosa y la <strong>de</strong> guarda ocustodia <strong>de</strong> las cosas utilizadas en su <strong>de</strong>sarrollo / GUARDA- la presunción <strong>de</strong> guardián pue<strong>de</strong> <strong>de</strong>svanecerla elpropietario si <strong>de</strong>muestra que transfirió en virtud <strong>de</strong> título jurídico o que le fue robada.Natural corolario que se sigue <strong>de</strong> todo cuanto queda expuesto es que, siendo una <strong>de</strong> las situaciones que justifica laaplicación <strong>de</strong>l artículo 2356 <strong>de</strong>l Código Civil el hecho <strong>de</strong> servirse <strong>de</strong> una cosa inanimada al punto <strong>de</strong> convertirseen fuente <strong>de</strong> potenciales peligros para terceros, requiérase en cada caso establecer a quien le son atribuibles lasconsecuencias <strong>de</strong> acciones <strong>de</strong> esa naturaleza, cuestión ésta para cuya respuesta, siguiendo las <strong>de</strong>finiciones a<strong>de</strong>lantadas,ha <strong>de</strong> tenerse presente que sin duda la responsabilidad en estudio recae en el guardián material <strong>de</strong> la actividad causante<strong>de</strong>l daño, es <strong>de</strong>cir la persona física o moral que, al momento <strong>de</strong>l percance, tuviere sobre el instrumento generador <strong>de</strong>ldaño un po<strong>de</strong>r efectivo e in<strong>de</strong>pendiente <strong>de</strong> dirección, gobierno o control, sea o no dueño, y siempre que en virtud <strong>de</strong>alguna circunstancia <strong>de</strong> hecho no se encontrare imposibilitado para ejercitar ese po<strong>de</strong>r, <strong>de</strong> don<strong>de</strong> se <strong>de</strong>spren<strong>de</strong>, queen términos <strong>de</strong> principio y para llevar a la práctica el régimen <strong>de</strong>l que se viene hablando, tienen esa condición: “(i) El112Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>propietario, si no se ha <strong>de</strong>sprendido voluntariamente <strong>de</strong> la tenencia o si, contra su voluntad y sin mediar culpa alguna<strong>de</strong> su parte, la perdió, razón por la cual enseña la doctrina jurispru<strong>de</strong>ncial que “(...) la responsabilidad <strong>de</strong>l dueño porel hecho <strong>de</strong> las cosas inanimadas proviene <strong>de</strong> la calidad que <strong>de</strong> guardián <strong>de</strong> ellas presúmese tener (...)”, agregándosea renglón seguido que esa presunción, la inherente a la “guarda <strong>de</strong> la actividad”, pue<strong>de</strong> <strong>de</strong>svanecerla el propietario si<strong>de</strong>muestra que transfirió a otra persona la tenencia <strong>de</strong> la cosa en virtud <strong>de</strong> un título jurídico, (..) o que fue <strong>de</strong>spojadoinculpablemente <strong>de</strong> la misma como en el caso <strong>de</strong> haberle sido robada o hurtada (...)” (G.J. T. CXLII, pág. 188). “(ii).Por en<strong>de</strong>, son también responsables los poseedores materiales y los tenedores legítimos <strong>de</strong> la cosa con facultad <strong>de</strong> uso,goce y <strong>de</strong>más, cual ocurre con los arrendatarios, comodatarios, administradores, acreedores con tenencia anticrética,acreedores pignoraticios en el supuesto <strong>de</strong> prenda manual, usufructuarios y los llamados tenedores <strong>de</strong>sinteresados(mandatarios y <strong>de</strong>positarios). “(iii) Y en fin, se predica que son “guardianes” los <strong>de</strong>tentadores ilegítimos y viciosos,usurpadores en general que sin consi<strong>de</strong>ración a la ilicitud <strong>de</strong> los antece<strong>de</strong>ntes que a ese llevaron, asumen <strong>de</strong> hecho unpo<strong>de</strong>r autónomo <strong>de</strong> control, dirección y gobierno que, obstaculizando o inhibiendo obviamente el ejercicio <strong>de</strong>l quepertenece a los legítimos titulares, a la vez constituye factor <strong>de</strong> imputación que resultaría chocante e injusto hacer <strong>de</strong>lado”.“Para ser más precisos, al margen <strong>de</strong> la problemática inherente a la responsabilidad civil por el “hecho <strong>de</strong> las cosas”,en el or<strong>de</strong>namiento jurídico patrio la generada por las activida<strong>de</strong>s peligrosas brota no <strong>de</strong> la guarda <strong>de</strong> una cosa sino <strong>de</strong>lejercicio <strong>de</strong> la actividad peligrosa, o sea, no se trata <strong>de</strong> “cosas” sino <strong>de</strong> activida<strong>de</strong>s, en las cuales, como ha entendidoacertadamente la <strong>Corte</strong>, y suele ocurrir, pue<strong>de</strong>n utilizarse cosas.“Más exactamente, la responsabilidad por la guarda o custodia <strong>de</strong> una cosa y la <strong>de</strong>rivada <strong>de</strong>l ejercicio <strong>de</strong> una actividadpeligrosa, así en ésta se utilice cosa animada o inanimada, son diferentes, pues su fundamento “no es el hecho <strong>de</strong> lacosa sino la actividad peligrosa” (Álvaro PÉREZ VIVES, Teoría General <strong>de</strong> las obligaciones, Vol. II, Parte primera,2ª. ed., Universidad Nacional <strong>de</strong> Colombia, Bogotá, 1957), y por consiguiente, la <strong>de</strong> responsable <strong>de</strong> esa actividad(cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 5 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 1962, XCVIII, 343), es <strong>de</strong>cir, la causa <strong>de</strong>l <strong>de</strong>trimento se conecta no a la cosasino al ejercicio <strong>de</strong> la actividad peligrosa, o sea, es “la acción <strong>de</strong>l hombre lo que hace <strong>de</strong> la cosa un objeto mediato<strong>de</strong> su actividad” (Massimo FRANZONI, Dei Fatti illeciti, Commentario <strong>de</strong>l codice civile Scialoja-Branca a curadi Francesco Galgano”. Libro quarto: Obbligazioni Artículo 2043-2059. Bologna-Roma: Zanichelli Editore S.p.A.,Società Editrice <strong>de</strong>l Foro Italiano, 1993, 525).(…)“La responsabilidad por el hecho <strong>de</strong> las cosas, explican autorizados expositores se justifica por la situación o relaciónen que se encuentra un sujeto respecto <strong>de</strong> una cosa y, en particular, por su guarda o custodia, como prevé el expresadoartículo 1384, párrafo 1 <strong>de</strong>l Co<strong>de</strong> Civil reproducido por el artículo 2051 <strong>de</strong>l Codice Civile it., según el cual, “[c]adauno es responsable <strong>de</strong>l daño ocasionado por las cosas que tiene en custodia, salvo que pruebe el caso fortuito”.“A este respecto, responsable <strong>de</strong>l daño causado con la cosa bajo custodia, es su guardián, o sea, el titular <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho <strong>de</strong>dominio, poseedor o tenedor <strong>de</strong> la cosa y quien ejerce un po<strong>de</strong>r análogo, con tal que tenga su gobierno, administración,dirección o control (Massimo FRANZONI, La responsabilitá oggetiva, t. I, p. 1 ss; Fatti illeciti, en SCIALOJA-BRANCA, “Commentario <strong>de</strong>l Codice Civile” al cuidado <strong>de</strong> GALGANO, Libro IV, “Delle obbligazioni”, arts. 2043 a2059, especialmente art. 2055, p. 544 ss.).“Per differentiam, la responsabilidad civil por actividad peligrosa nace <strong>de</strong> ésta, siendo ésta y no la guarda o custodia<strong>de</strong> las cosas utilizadas en su <strong>de</strong>sarrollo, la que la establece. Estricto sensu, no es la guarda o custodia <strong>de</strong> la cosa elfactor fundante <strong>de</strong> esta responsabilidad, sino la actividad peligrosa(…)“Con estos lineamientos, en cada caso concreto el juzgador <strong>de</strong>terminará según su discreta apreciación <strong>de</strong> los elementos<strong>de</strong> convicción y el marco <strong>de</strong> circunstancias fáctico, cuándo el daño se produce <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l ejercicio <strong>de</strong> la actividadpeligrosa <strong>de</strong>l tránsito automotriz y conducción <strong>de</strong> vehículos, y cuándo no, es <strong>de</strong>cir, si está en el ámbito o esfera <strong>de</strong>ejercicio <strong>de</strong> su titular o <strong>de</strong> quien la organiza y ejecuta bajo su gobierno, dirección, control o po<strong>de</strong>r, sea por sí, oravaliéndose <strong>de</strong> otros”113Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>PRESCRIPCION ADQUISITIVA EXTRAORDINARIA DEL DOMINIO-Requisitos <strong>de</strong> prosperidad <strong>de</strong> la acción <strong>de</strong> pertenenciaSENTENCIA DE CASACIÓNM.PONENTE: DR.WILLIAM NAMÉN VARGASFECHA : 02-12-<strong>2011</strong>DECISIÓN: NO CASAPROCESO : 2005-00050-01DEMANDANTE: María <strong>de</strong>l Rosario SuarezDEMANDADO: César Augusto <strong>Corte</strong>s Galeano e in<strong>de</strong>terminadosASUNTO:Los hechos que originaron la solicitud <strong>de</strong> pertenencia iniciaron hace más <strong>de</strong> 40 años cuando el propietario <strong>de</strong> un predio rurallo entregó a otra persona con el fin <strong>de</strong> que este lo habitara y explotara pasado algún tiempo el tenedor llevo a vivir con él a sumadre y hermanas con quienes compartió hasta fallecer en el 2004; adicionalmente en el año <strong>de</strong> 1996 murió el propietario <strong>de</strong>linmueble, siendo adjudicado el mismo en su sucesión al <strong>de</strong>mandado como su único here<strong>de</strong>ro.Admitida y notificada la <strong>de</strong>manda el convocado resistió las pretensiones aceptando algunos hechos y negando otros, interpusola <strong>de</strong>fensa previa <strong>de</strong> pleito pendiente y <strong>de</strong> mérito falta <strong>de</strong> legitimación en la causa, falta <strong>de</strong> los requisitos para usucapir <strong>de</strong>tiempo insuficiente, falta <strong>de</strong> animus y corpus, a<strong>de</strong>lantado el trámite <strong>de</strong> rigor el Juez <strong>de</strong> primer grado <strong>de</strong>sestimó las pretensiones,en <strong>de</strong>cisión que fue confirmada por el Tribunal, para quien el material probatorio, (documentos aportados por las actoras, lainspección judicial, los testimonios e interrogatorios) fue insuficiente para provocar la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> pertenencia concluyendoel ad quem, el reconocimiento por las <strong>de</strong>mandantes <strong>de</strong> dominio ajeno.En <strong>de</strong>scontento con las <strong>de</strong>cisiones adoptadas las actoras, interponen recurso <strong>de</strong> casación, formulando dos cargos contra esasentencia, por error probatorio al amparo <strong>de</strong> la causal primera consagrada en el artículo 368 <strong>de</strong>l CPC. Se acusa la sentencia <strong>de</strong>violar los artículos 673, 762, 764, 768, 778, 981, 2512, 2513, 2518, 2525, 2527, 2531 y 2532 <strong>de</strong>l Código Civil, 407 <strong>de</strong>l CPC y1º <strong>de</strong> la Ley 50 <strong>de</strong> 1936, a causa <strong>de</strong> yerros fácticos probatorios en algunos testimonios. La Sala <strong>de</strong> Casación Civil al encontraracertada la valoración <strong>de</strong>l adquem no casa la provi<strong>de</strong>ncia.ERROR DE DERECHO- omitir el mérito legal <strong>de</strong> una prueba u otorgarle el que no tiene/TÉCNICA DE CASACIÓNelquebramiento <strong>de</strong> una norma no configura un error <strong>de</strong> hecho sino <strong>de</strong> <strong>de</strong>rechoEn este contexto, <strong>de</strong>nunciar el quebranto <strong>de</strong>l artículo 187 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil por “ostensibles errores<strong>de</strong> hecho”, contraría las claras exigencias normativas <strong>de</strong>l recurso <strong>de</strong> casación.En sentido análogo, omitir el mérito legal a la prueba u otorgar el que no tiene, es <strong>de</strong>nunciable en casación por error<strong>de</strong> <strong>de</strong>recho y no <strong>de</strong> hecho.El <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho, atañe a la contemplación estrictamente jurídica <strong>de</strong> los elementos <strong>de</strong> convicción y se presenta cuando apesar <strong>de</strong> su correcta u objetiva apreciación material, el juzgador <strong>de</strong>sconoce la preceptiva concerniente a su produccióno eficacia, atribuyéndole un valor que no tiene o repudia el que ostenta, y cuando no las aprecia en conjunto conarreglo al artículo 187 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil.En cambio, el error fáctico probatorio recae sobre la materialidad u objetividad <strong>de</strong> las pruebas (..)POSESIÓN-reconocimiento <strong>de</strong> dominio ajeno/PRUEBA TESTIMONIAL-no hay error <strong>de</strong> hecho cuando el juzgadorda prevalecía aun grupo <strong>de</strong> testimonios sobre otroAl margen <strong>de</strong> las consi<strong>de</strong>raciones prece<strong>de</strong>ntes, en la cuestión controvertida, el juzgador tras reseñar las pruebasdocumentales aportadas por las <strong>de</strong>mandantes, la diligencia <strong>de</strong> inspección judicial y compendiar los testimoniosrecibidos (...), concluyó no <strong>de</strong>mostrada la pretendida posesión porque reconocieron el dominio <strong>de</strong> BuenaventuraCortés Suárez, quien vivió en el inmueble hasta su muerte, impartió ór<strong>de</strong>nes a Arsenio Suárez Zabala, edificó su casacon recursos propios, pagó impuestos y por solidaridad le permitió a éste, a su mamá y hermanas vivir en el predio,<strong>de</strong>scartando así la suma o adición <strong>de</strong> posesiones al no existir la posesión.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil114


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>La censura <strong>de</strong>nuncia la falta <strong>de</strong> valoración completa <strong>de</strong> los testimonios rendidos por (...), y no valorar la confesiónhecha por las <strong>de</strong>mandas <strong>de</strong> pertenencia y reivindicación.A este respecto, la Sala ha reiterado que, “cuando se enfrentan dos grupos <strong>de</strong> testigos, el Tribunal pue<strong>de</strong> inclinarsepor adoptar la versión prestada por un sector <strong>de</strong> ellos, sin que por ello caiga en error colosal, único que autorizaríael quiebre <strong>de</strong> la sentencia, pues “en presencia <strong>de</strong> varios testimonios contradictorios o divergentes que permitanconclusiones opuestas o disímiles, correspon<strong>de</strong> al juzgador <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> su restringida libertad y soberanía probatoriay en ejercicio <strong>de</strong> las faculta<strong>de</strong>s propias <strong>de</strong> las reglas <strong>de</strong> la sana crítica establecer su mayor o menor credibilidad,pudiendo escoger a un grupo como fundamento <strong>de</strong> la <strong>de</strong>cisión <strong>de</strong>sechando otro (...) (G.J. tomo CCIV, No. 2443, 1990,segundo semestre, pág. 20), razón por la cual tan solo podría prosperar una acusación por error en la apreciaciónprobatoria <strong>de</strong> la prueba testimonial en la que se apoyó la sentencia <strong>de</strong>l Tribunal, en caso <strong>de</strong> <strong>de</strong>mostrarse la comisiónpor éste <strong>de</strong> error <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho, o <strong>de</strong> yerro evi<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> hecho, el que afloraría, privativamente, cuando las conclusiones<strong>de</strong>l sentenciador fueren por completo arbitrarias e irrazonables, <strong>de</strong> tal suerte que la única interpretación posible fuerela que aduce el recurrente...” (Sent. Cas. Civ. <strong>de</strong> 26 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2008, Exp. No. 15599-31-03-001-2002-00055-01)”(cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 25 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2010, exp. 1998-00467-01).Justamente, el juzgador <strong>de</strong> instancia en su discreta autonomía apreciativa <strong>de</strong> las pruebas pue<strong>de</strong> optar por el sentidoofrecido por uno <strong>de</strong> los grupos, sin incurrir por esto, <strong>de</strong> suyo y ante sí en yerro fáctico generatriz <strong>de</strong> preterición oalteración <strong>de</strong> los medios probatorios no acogidos.APRECIACIÓN CONJUNTA DE LA PRUEBA- la selección <strong>de</strong> un grupo <strong>de</strong> pruebas respecto <strong>de</strong> otro no constituyeper seerror <strong>de</strong> <strong>de</strong>rechoLa selección <strong>de</strong> un grupo <strong>de</strong> pruebas respecto <strong>de</strong> otro, tampoco constituye per se un error <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho por ausencia <strong>de</strong>apreciación conjunta. En efecto, su escogencia es, en línea <strong>de</strong> principio, fruto <strong>de</strong> la apreciación, análisis y confrontaciónintegral <strong>de</strong> los elementos probatorios, lo cual excluye la conculcación <strong>de</strong>l artículo 187 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> ProcedimientoCivil.Es principio admitido ahora que la confesión es infirmable, según expresión paladina, en cuanto a nuestro or<strong>de</strong>namientorespecta, <strong>de</strong>l art. 201 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil” (cas. civ. No. 102 <strong>de</strong> 1° <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2001, exp. 6286),particularmente si las restantes pruebas <strong>de</strong>l proceso la infirman según concluyó el juzgador al ultimar ausente laposesión por reconocer las <strong>de</strong>mandantes como señor y dueño al propietario inicial, y no <strong>de</strong>svirtuar la presunción <strong>de</strong>posesión en tal virtud.Con estos prenotados, la sentencia valoró <strong>de</strong> manera conjunta las pruebas sin preterir, adicionar o alterar las existentes,las enunció, compendió y concluyó lo que evi<strong>de</strong>ncian conforme a la sana crítica.ACCIÓN DE PERTENENCIA-requisitos <strong>de</strong> prosperidadNo <strong>de</strong>be olvidarse que la prosperidad <strong>de</strong> la acción <strong>de</strong> pertenencia exige plena prueba <strong>de</strong> sus presupuestos, requisitos,elementos o condiciones estructurales, concurrentes e imprescindibles, o sea, la naturaleza prescriptible <strong>de</strong>l bieny en tratándose <strong>de</strong> prescripción extraordinaria, acreditar la posesión pacífica, pública, inequívoca, “exclusiva y nointerrumpida por el lapso exigido”sin efectivo reconocimiento <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho ajeno y sin violencia o clan<strong>de</strong>stinidad”(LXVII, 466), durante todo el término legal, el cual antes <strong>de</strong> la Ley 791 <strong>de</strong> 2002 era <strong>de</strong> veinte años y a partir <strong>de</strong> suvigencia se redujo a la mitad (artículos 2512, 2531 y 2532 Código Civil, modificado por el artículo 1º <strong>de</strong> la Ley 791<strong>de</strong> 2002), probando sus elementos <strong>de</strong> la “tenencia física, material y real <strong>de</strong> una cosa, perceptible en su materialida<strong>de</strong>xterna u objetiva por los sentidos (corpus) y el <strong>de</strong>signio o intención <strong>de</strong> señorío (animus), ser dueño (animus domini) ohacerse dueño (animus remsibi habendi) <strong>de</strong> la misma, que por obe<strong>de</strong>cer a un aspecto subjetivo es susceptible <strong>de</strong> inferirpor la comprobación <strong>de</strong> actos externos razonable, coherente, explícita e inequívocamente <strong>de</strong>mostrativos”115Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RECURSO DE CASACIÓN- TECNICAImpugnación en casación efectuada <strong>de</strong>s<strong>de</strong> la perspectiva <strong>de</strong> la invali<strong>de</strong>z, nulidad o ineficacia <strong>de</strong> sentenciarespecto <strong>de</strong>l cual no se concedió ni admitió el recursoSENTENCIA DE CASACIÓNM. PONENTE : DR.WILLIAM NAMÉN VARGASFECHA : 02-12-<strong>2011</strong>DECISIÓN: No CasaPROCESO : 2003-0037-01DEMANDANTE: Alfonso Cruz MontañaDEMANDADO: Alfonso Cruz Ruiz y otrosASUNTO:En la <strong>de</strong>manda se pidió <strong>de</strong>clarar la nulidad absoluta <strong>de</strong> la partición y la sentencia aprobatoria dictada el 13<strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 1994 al <strong>de</strong>cidir un trámite sucesorio, notificados los <strong>de</strong>mandados al contestar resistieron laspretensiones, interpusieron las excepciones <strong>de</strong> “falta <strong>de</strong> legitimación por activa”, “con la <strong>de</strong>manda el actorpersigue enriquecerse ilegalmente y sin causa” y la genérica; también <strong>de</strong>mandaron en reconvención.El juez <strong>de</strong> primera instancia <strong>de</strong>claró infundadas las excepciones propuestas y negó las pretensiones <strong>de</strong> las<strong>de</strong>mandas –primitiva y <strong>de</strong> reconvención-, <strong>de</strong>cisión confirmada por el ad quem al <strong>de</strong>satar las apelaciones <strong>de</strong> laspartes.Presentan recurso extraordinario <strong>de</strong> casación con fundamento en dos cargos soportados en la causal primera<strong>de</strong>l artículo 368 <strong>de</strong>l CPC; en el primero se reprocha la invali<strong>de</strong>z <strong>de</strong> la sentencia proferida en la sucesión, sinenrostrar yerro alguno a aquella sobre la que recae el recurso extraordinario <strong>de</strong> casación, el segundo parte <strong>de</strong>lacaecimiento, en el mortuorio, <strong>de</strong> irregularida<strong>de</strong>s constitutivas <strong>de</strong> nulidad. La Sala Civil no casa la sentencia.DEMANDA DE CASACIÓN- busca hacer extensivo el recurso enfilado contra la sentencia <strong>de</strong> partición a la que<strong>de</strong>fine la sucesión/En pretérita oportunidad, la Sala resaltó en un asunto entre las mismas partes que “[e]l constituyente primario contemplóel recurso extraordinario <strong>de</strong> casación y el legislador <strong>de</strong>sarrolló su disciplina concreta, respecto <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminadassentencias, por causales y reglas precisas. Pertinente memorar que, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> luego, este medio impugnativo recae sobrela sentencia <strong>de</strong>finitiva <strong>de</strong>l proceso, mas no frente a la proferida en otro” (cas. civ. <strong>de</strong> 30 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> <strong>2011</strong>, exp.00041).En el sub lite, como en aquella ocasión, la ofensiva contra la sentencia impugnada -la dictada el 10 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong>2009 en el proceso “ordinario <strong>de</strong> nulidad <strong>de</strong> partición” <strong>de</strong> Alfonso Cruz Montaña contra Nohora y Alfonso Cruz Ruizy Anthony Cruz Useche- se soporta, en gran medida, en la nulidad <strong>de</strong> otra provi<strong>de</strong>ncia judicial, aquella proferida en elsucesorio a<strong>de</strong>lantado por el Juzgado 16 <strong>de</strong> Familia <strong>de</strong> Bogotá el 13 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 1994, con respecto <strong>de</strong> la causanteGladys Ruiz <strong>de</strong> Cruz, quien fuere cónyuge <strong>de</strong>l recurrente.En síntesis, “los argumentos <strong>de</strong> los cargos bajo las aducidas falencias acontecidas en un proceso y respecto <strong>de</strong> unasentencia diferente a la recurrida, en particular, por su nulidad e ilegalidad, <strong>de</strong>vienen infructuosos, tanto cuantomás que por encontrarse en firme, ejecutoriada, dotada <strong>de</strong>l carácter <strong>de</strong> cosa juzgada e investida <strong>de</strong> la presunción <strong>de</strong>legalidad y acierto que la hace intangible, mientras no se haya <strong>de</strong>clarado su invali<strong>de</strong>z por los mecanismos instituidosy por la autoridad competente” (cas. civ. <strong>de</strong> 30 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> <strong>2011</strong>, exp. 00041).NORMA CONSTITUCIONAL - técnica <strong>de</strong> casaciónPor otra parte, es abundante la jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> esta Corporación en cuanto a la insuficiencia <strong>de</strong> señalar, comoviolentado, el artículo 29 <strong>de</strong> la Constitución Política, puesto que, a pesar <strong>de</strong> sentar “algunos principios y <strong>de</strong>rechos116Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>fundamentales, <strong>de</strong> por sí sustanciales, su carácter totalizador, su generalidad, sobre todo en lo que indican sus dosprimeros párrafos (…) supone un necesario <strong>de</strong>sarrollo legal que permita calificar <strong>de</strong> legal o ilegal un proceso, si en él seha dado cumplimiento a las ritualida<strong>de</strong>s previamente <strong>de</strong>scritas en la ley” (auto <strong>de</strong> 30 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 1998, exp. 7374,reiterado en auto <strong>de</strong> 17 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 2005, exp. 00805, inter alia), luego, “por regla <strong>de</strong> principio, las disposicionesque el juzgador <strong>de</strong> instancia pudo infringir son las legales que hizo actuar, inaplicó o interpretó erróneamente” (auto<strong>de</strong> 5 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2009, exp. 00359).NORMA SUSTANCIAL- No tienen ese carácter los artículos 427, 1310, 1392, y 1821 <strong>de</strong> la compilación civilLos artículos 427, 1310, 1392, y 1821, no consagran <strong>de</strong>rechos o imponen obligaciones a las partes, por lo que no sonpara efectos casacionales normas sustanciales, o sea, las que “en razón <strong>de</strong> una situación fáctica concreta, <strong>de</strong>claran,crean, modifican o extinguen relaciones jurídicas también concretas entre las personas implicadas en tal situación”(Cas. Civ., sentencia <strong>de</strong>l 19 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 1999). Ahora, los yerros con “virtualidad <strong>de</strong> anular la sentencia” (fl. 97 a99), <strong>de</strong>ben <strong>de</strong>nunciarse por la causal quinta <strong>de</strong> la casación.En suma, no obstante el respetable esfuerzo <strong>de</strong>l casacionista, por la naturaleza extraordinaria y esencialmentedispositiva <strong>de</strong>l recurso extraordinario <strong>de</strong> casación, a la <strong>Corte</strong> está vedado casar una sentencia cuya impugnación seefectúa sobre la perspectiva <strong>de</strong> la invali<strong>de</strong>z, nulidad o ineficacia <strong>de</strong> otra sentencia proferida en asunto respecto <strong>de</strong>l cualno se concedió ni admitió el recurso.117Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RECURSO EXTRAORDINARIO DE REVISIÓN-Declaración <strong>de</strong> filiación extramatrimonial con base en prueba <strong>de</strong> ADNSENTENCIA DE REVISIÓNM.PONENTE: DR.WILLIAM NAMÉN VARGASFECHA : 05-12-<strong>2011</strong>DECISIÓN: NO CASAPROCESO : 2006-01638-01SOLICITADO POR: Camilo Ernesto Sarria Orozco y otrosASUNTO:Inconforme con las <strong>de</strong>cisiones adoptadas <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> un proceso <strong>de</strong> filiación extramatrimonial, los hijos y here<strong>de</strong>ros<strong>de</strong>l solicitado padre <strong>de</strong>ci<strong>de</strong>n interponer recurso <strong>de</strong> revisión contra el fallo proferidos por el Tribunal Superiorque legítimo una hija extramatrimonialy reconoció en su favor <strong>de</strong> <strong>de</strong>rechos patrimoniales y el dictado en se<strong>de</strong><strong>de</strong> casación por la Sala Civil <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong> que le <strong>de</strong>jo en pie.Los promotores <strong>de</strong>l recurso invocaron las causales segunda, cuarta y sexta previstas en el artículo 380 <strong>de</strong>l CPC,basadas en las supuestas irregularida<strong>de</strong>s o inexactitud en torno a la autorización y práctica por una sociedadparticular y no por el laboratorio autorizado. Revisada la <strong>de</strong>cisión y en ausencia <strong>de</strong> los vicios enrostrados la Sala<strong>de</strong> Casación Civil <strong>de</strong>clara infundado el recurso.PATERNIDAD EXTRAMATRIMONIAL-recurso <strong>de</strong> revisiónEn línea <strong>de</strong> principio, toda sentencia judicial está amparada por la presunción <strong>de</strong> legalidad y acierto, estádotada <strong>de</strong>l carácter <strong>de</strong> cosa juzgada, es <strong>de</strong>finitiva e inmutable. Empero, el or<strong>de</strong>namiento jurídico estableceel recurso extraordinario <strong>de</strong> revisión en forma excepcional por causales estrictas, cerradas, taxativascuando la sentencia quebranta el valor <strong>de</strong> la justicia (pro iustitia, numerales 1º a 6º, artículo 380 Código <strong>de</strong>Procedimiento Civil), el <strong>de</strong>bido proceso, <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> <strong>de</strong>fensa (numerales 7º y 8º, ibí<strong>de</strong>m) o la cosa juzgada(numeral 9º,ejus<strong>de</strong>m), y disciplina su proce<strong>de</strong>ncia, legitimación, oportunidad y efectos.PROCESO PENAL-Investigación por supuesta colusión entre el laboratorio que practicó prueba <strong>de</strong> ADNy la tomadoraLa causal cuarta <strong>de</strong> revisión consagrada en el artículo 380 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil concierne ahaberse “dictado la sentencia con base en dictamen <strong>de</strong> peritos con<strong>de</strong>nados penalmente por ilícitos cometidosen la producción <strong>de</strong> dicha prueba”.Opera esta causal cuando la sentencia recurrida en revisión se profiere con base en dictamen <strong>de</strong> peritocon<strong>de</strong>nado penalmente por ilícitos cometidos durante su producción, es <strong>de</strong>cir, sus condiciones concurrentesson: a) Una sentencia proferida con fundamento en el dictamen pericial; b) La comisión <strong>de</strong> ilícitos durantesu producción y c) La con<strong>de</strong>na penal <strong>de</strong>l perito por tales hechos mediante sentencia <strong>de</strong>finitiva, en firme,ejecutoriada y dotada <strong>de</strong>l carácter <strong>de</strong> cosa juzgada.COLUSIÓN-concepto y naturalezaLa causal sexta <strong>de</strong> revisión <strong>de</strong>l artículo 380 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, radica en “haber existido118Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>colusión u otra maniobra fraudulenta <strong>de</strong> las partes en el proceso en que se dictó la sentencia, aunque no hayasido objeto <strong>de</strong> investigación penal, siempre que haya causado perjuicios al recurrente”.Es <strong>de</strong>cir, “la colusión es el acuerdo malicioso <strong>de</strong> las partes en un proceso en perjuicio <strong>de</strong> otra o <strong>de</strong> un tercero.(...)”Por esto, el comportamiento tiene por elementos esenciales “<strong>de</strong> acuerdo con las abundantes precisiones<strong>de</strong> la jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> esta Corporación: una conducta fraudulenta, unilateral o colusiva, realizada conel fin <strong>de</strong> obtener una sentencia contraria a <strong>de</strong>recho, que a su turno cause perjuicios a una <strong>de</strong> las partes oa un tercero, y <strong>de</strong>terminante, por lo <strong>de</strong>cisiva, <strong>de</strong> la sentencia injusta. Todo el fenómeno <strong>de</strong> la causal dichapue<strong>de</strong> sintetizarse diciendo que maniobra fraudulenta existe en todos los casos en que una <strong>de</strong> las partes enun proceso, o ambas, muestran una apariencia <strong>de</strong> verdad procesal con la intención <strong>de</strong> <strong>de</strong>rivar un provechojudicial o se aprovechan, a sabiendas <strong>de</strong> esa aparente verdad procesal con el mismo fin” .En la hipótesis litigiosa, la causal se fundamenta en una actividad engañosa <strong>de</strong>splegada por el Laboratorio <strong>de</strong>Inmunología e Inmunogenética “INMUNOGEN LTDA” al hacerse pasar por el Laboratorio <strong>de</strong> Inmunologíae Inmunogenética <strong>de</strong> la Universidad <strong>de</strong>l Valle o suplantarlo para inducir en error a los juzgadores al proferirsus fallos, porque al pedirse la prueba genética anticipada dio la apariencia <strong>de</strong> ser laboratorio idóneo, y nose practicó por el autorizado .PRUEBA ANTICIPADA- Prueba <strong>de</strong> ADN en proceso <strong>de</strong> filiación extramatrimonial/PRUEBA DE ADNtacha<strong>de</strong> frau<strong>de</strong> por colusión entre el laboratorio que la realizó y la tomadoraAunque la sentencia <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> cuya revisión se solicita, no se pronunció sobre las maniobras o la colusión,ni se plantearon en la <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> casación, refulge a simple vista el conocimiento entonces, e incluso, enel proceso <strong>de</strong> filiación <strong>de</strong> los hechos <strong>de</strong> los cuales se hace <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>r.Lo anterior patentiza que los hechos no sobrevienen ni son posteriores a las sentencias impugnadas, puespermite inferir el conocimiento que otrora se tenía, y por ello tales circunstancias <strong>de</strong>bían invocarse en elinterior <strong>de</strong>l proceso a través <strong>de</strong> los mecanismos idóneos. Es <strong>de</strong>cir, toda irregularidad o inexactitud en tornoa la autorización, su presunta práctica por una sociedad particular y no por el laboratorio autorizado, <strong>de</strong>bióreclamarse en las oportunida<strong>de</strong>s y en el interior <strong>de</strong>l proceso.En rigor, no obstante la respetable argumentación y el esfuerzo <strong>de</strong>l señor apo<strong>de</strong>rado <strong>de</strong> los recurrentes enrevisión, no hay en verdad en el proceso prueba alguna <strong>de</strong>notativa <strong>de</strong> colusión o maniobra fraudulenta <strong>de</strong> laspartes, tampoco <strong>de</strong> la <strong>de</strong>mandante con terceros o con el auxiliar <strong>de</strong> la justicia, naturalmente que la solicitud<strong>de</strong> la prueba anticipada constituye un <strong>de</strong>recho legítimo amparado por la ley, el laboratorio no es ni fue parte<strong>de</strong>l proceso, y no hay evi<strong>de</strong>ncia alguna <strong>de</strong> pacto alguno entre éste, la persona que actuó por el mismo y la<strong>de</strong>mandante para inducir en error a los jueces.119Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>SOCIEDAD DE HECHOEs por su naturaleza <strong>de</strong> existencia precaria nacen disuelta y permanecen en estado <strong>de</strong> liquidaciónSENTENCIA DE CASACIÓNM.PONENTE: DR. JAIME ALBERTO ARRUBLA PAUCARFECHA : 05-12-<strong>2011</strong>DECISIÓN: CASAPROCESO : 2005-00504-01DEMANDANTE: Edith María Leones MartínezDEMANDADO: Here<strong>de</strong>ros <strong>de</strong> Yaneth Purificación TorresASUNTO:En el libelo introductor solicitó la actora se <strong>de</strong>clarara la existencia <strong>de</strong> la sociedad <strong>de</strong> hecho conformada por ellacon la convocada, con el fin <strong>de</strong> alquilar habitaciones, apartamentos, locales y prestar el servicio <strong>de</strong> restaurante.Agotado el procedimiento propio <strong>de</strong> primera instancia, se dictó sentencia en la que se acogieron las pretensiones,or<strong>de</strong>nando la liquidación <strong>de</strong> la mencionada sociedad. En se<strong>de</strong> <strong>de</strong> apelación, el Tribunal revocó el fallo al encontrarla ausencia <strong>de</strong> requisitos esenciales <strong>de</strong> existencia <strong>de</strong> la sociedad, como el número plural <strong>de</strong> socios, los aportes encapital o trabajo, el objeto social y el reparto <strong>de</strong> las utilida<strong>de</strong>s.Contra esa sentencia la <strong>de</strong>mandante interpuso recurso <strong>de</strong> casación, formulando tres cargos, el primero con baseen la causal 2ª <strong>de</strong>l artículo 368 <strong>de</strong>l C.P.C., por consi<strong>de</strong>rar que el sentenciador incurrió en incongruencia, pues noprocedió a sustituir la <strong>de</strong>cisión revocada; los otros dos conforme a la causal 1ª, señalando violación directa <strong>de</strong>los artículos 38 <strong>de</strong> la Constitución Nacional, 98, 498, 499 y 505 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Comercio; en sentir <strong>de</strong> la censura,no era necesario probar los elementos <strong>de</strong> existencia <strong>de</strong> la sociedad, porque respecto <strong>de</strong> los aportes, en virtud <strong>de</strong>l“principio general <strong>de</strong> la participación igualitaria”, “<strong>de</strong>be enten<strong>de</strong>rse formada por partes iguales”, máxime si la“cantidad” y “modalidad” <strong>de</strong> los mismos “se va <strong>de</strong>terminando en el <strong>de</strong>sarrollo fáctico <strong>de</strong> lo social”; y porque enlo que concierne con el reparto <strong>de</strong> las utilida<strong>de</strong>s, esto hace relación es con sus efectos y no con su nacimiento.La Sala <strong>de</strong> Casación Civil al encontrar proce<strong>de</strong>nte el segundo embate <strong>de</strong>cidió casar la sentencia, confirmando ensentencia sustitutiva el fallo <strong>de</strong> primera instancia, pues consi<strong>de</strong>ró que efectivamente las pruebas obrantes en elproceso daban fe, <strong>de</strong> los requisitos exigidos para conformar sociedad <strong>de</strong> hecho.SOCIEDAD- Socieda<strong>de</strong>s regulares e irregulares /SOCIEDAD DE HECHO- no se gobiernan por los preceptos queregulan las socieda<strong>de</strong>s regulares e irregularesSuficientemente es conocido que al lado <strong>de</strong> las socieda<strong>de</strong>s regulares e irregulares, es <strong>de</strong>cir, las que se constituyeny funcionan legalmente, y las que, en la época, no obstante haber cumplido su formalidad constitutiva medianteescritura pública, actuaban sin el permiso <strong>de</strong> funcionamiento, existen dos tipos <strong>de</strong> socieda<strong>de</strong>s que se forman <strong>de</strong> hecho,unas por <strong>de</strong>rivación y otras a raíz <strong>de</strong> los mismos hechos.Las primeras surgen cuando a pesar <strong>de</strong>l consentimiento expresamente manifestado, los socios han omitido una o varias<strong>de</strong> las solemnida<strong>de</strong>s exigidas en la ley para su formación, mientras que las segundas nacen sin que los constituyentesse lo hayan propuesto, a partir <strong>de</strong> un consentimiento implícito, y se diferencian <strong>de</strong> las regulares e irregulares en quecarecen <strong>de</strong> personería jurídica. Por esto, al tenor <strong>de</strong> lo previsto en el artículo 499 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Comercio, los <strong>de</strong>rechosque se adquieren y las obligaciones que se contraen para la empresa social, se enten<strong>de</strong>rán adquiridos o contraídos afavor o a cargo <strong>de</strong> todos los socios <strong>de</strong> hecho.Ahora, <strong>de</strong>bido a la naturaleza fáctica <strong>de</strong> las socieda<strong>de</strong>s <strong>de</strong> hecho, se ha consi<strong>de</strong>rado que se encuentran <strong>de</strong>s<strong>de</strong> elmismo momento en que surgen, disueltas y en permanente estado <strong>de</strong> liquidación, y por lo mismo, en principio, nose gobiernan por los preceptos que regulan las socieda<strong>de</strong>s regulares e irregulares. De ahí que, como tiene explicado120Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>la <strong>Corte</strong>, para la “existencia y disolución <strong>de</strong> una sociedad <strong>de</strong> hecho <strong>de</strong>ban tenerse presente las normas especialespertinentes, mas no las generales relativas a las socieda<strong>de</strong>s constituidas como persona jurídica”.Y la intervención judicial en asuntos <strong>de</strong> esa naturaleza, lo será, también en línea general, según el mismo prece<strong>de</strong>nte,para “darle certeza jurídica a la existencia en estado <strong>de</strong> disolución que en el pasado tuvo una sociedad <strong>de</strong> hecho.Esta intervención judicial, pues, no es para disolverla, porque, se repite, por haberse formado <strong>de</strong> hecho, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> esemismo momento, por no haber nacido a la vida jurídica como persona jurídica, la ley estima que ha estado siempreen disolución”.Lo dicho significa que la sociedad <strong>de</strong> hecho es por su naturaleza <strong>de</strong> existencia precaria y que al estar disueltas y enpermanente estado <strong>de</strong> liquidación, lo único que le faltaría, intemporalmente, es efectuar ésta, a voces <strong>de</strong>l artículo505 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Comercio, según el cual “cada uno <strong>de</strong> los socios podrá pedir en cualquier tiempo que se haga laliquidación <strong>de</strong> las sociedad <strong>de</strong> hecho y que se liqui<strong>de</strong> y pague su participación en ella y los <strong>de</strong>más asociados estaránobligados a proce<strong>de</strong>r a dicha liquidación”..2.- En todo caso, cual se tiene establecido, así ese tipo <strong>de</strong> socieda<strong>de</strong>s nazcan o sean resultantes <strong>de</strong> ciertos hechos,su existencia se supedita a los requisitos <strong>de</strong> pluralidad <strong>de</strong> socios, aportes, reparto <strong>de</strong> utilida<strong>de</strong>s y objeto. Mas, comodichas socieda<strong>de</strong>s tienen una conformación y ejecución fáctica, pues surgen <strong>de</strong> una serie <strong>de</strong> circunstancias que lasindican, al punto que es la realización fáctica social que en <strong>de</strong>finitiva consolida tales elementos con el transcurso <strong>de</strong>ltiempo, basta que los mismos simplemente se encuentren presentes.En coherencia, el aporte, así sea in<strong>de</strong>terminado en cuanto a la extensión, pero <strong>de</strong>terminable, es lo consustancial parael surgimiento <strong>de</strong> la sociedad <strong>de</strong> hecho, razón por la cual su alcance, al margen <strong>de</strong> su modalidad y fecha, al momentoen que surge o resulta <strong>de</strong> los hechos, es ajeno a su esencia, dada precisamente su naturaleza fáctica. Lo mismo sepredica <strong>de</strong>l reparto <strong>de</strong> utilida<strong>de</strong>s, porque esto únicamente es un efecto <strong>de</strong>l ánimo <strong>de</strong> colaboración <strong>de</strong> los asociados,cuya presencia sí resulta necesaria como elemento <strong>de</strong> existencia <strong>de</strong> la empresa social.En ese or<strong>de</strong>n, el aporte, en los términos dichos, y el ánimo contrahendae societatis, son elementos esenciales <strong>de</strong> lasociedad <strong>de</strong> hecho, entre otros, no así, en términos absolutos, la precisión <strong>de</strong> aquéllos, tampoco la forma <strong>de</strong> aplicación<strong>de</strong> las utilida<strong>de</strong>s, porque al margen <strong>de</strong> su ejecución fáctica, son aspectos que se entroncan es con su liquidación, queno con su existencia, pues es allí don<strong>de</strong> los socios concretan el <strong>de</strong>recho a que se les pague su participación, o a quesaquen lo que han aportado.Por esto, al <strong>de</strong>cir <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong>, la “realización fáctica social” <strong>de</strong> una sociedad <strong>de</strong> hecho, es lo que “permite establecermuchos aspectos <strong>de</strong> su existencia, tal como ocurre con los aportes, ejecución, duración”, en fin, y que en caso <strong>de</strong>liquidación esa “realización fáctica social” es la que tiene “relevancia para precisar el <strong>de</strong>recho que en este eventotienen los socios <strong>de</strong> hecho a que se les pague su participación (art. 505 <strong>de</strong>l C. <strong>de</strong> Co.). Pues esta participacióncontribuye a <strong>de</strong>terminar su alcance: De una parte, el <strong>de</strong> la extensión real <strong>de</strong> la mencionada sociedad <strong>de</strong> hecho, talescomo aportes, operaciones, duración, utilida<strong>de</strong>s, etc.; y, <strong>de</strong> otra, el <strong>de</strong>l contenido <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho social <strong>de</strong> que sea titularel socio <strong>de</strong> hecho que, por lo menos, se ciñe a las utilida<strong>de</strong>s y pérdidas <strong>de</strong> las operaciones anteriores que tenía previstala sociedad, y a sacar lo que hubiere aportado (art. 2083)”APRECIACIÓN PROBATORIA EN CONJUNTO-relaciones contractuales <strong>de</strong> hecho/ERROR DE DERECHO-víaindirecta error <strong>de</strong> juicio en que ha incurrido el fallador frente a la existencia <strong>de</strong> la sociedad <strong>de</strong> hechoAhora, como en el cargo se acusa la violación directa <strong>de</strong> las normas citadas, se entien<strong>de</strong> que la recurrente aceptaque efectivamente en el proceso no se <strong>de</strong>mostró, en términos generales, la cuantía <strong>de</strong> los aportes, ni la forma como<strong>de</strong>bían repartirse las utilida<strong>de</strong>s, pues esa es la natural posición que se <strong>de</strong>be adoptar en casación cuando se combateuna sentencia por esa vía, dado que, en palabras <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong>, en ese evento el censor no pue<strong>de</strong> “separarse, un ápicesiquiera, <strong>de</strong> la quaestio facti, cual y como fue apreciada por el sentenciador”.Por esto, superada con acierto la fase <strong>de</strong> valoración fáctica y probatoria <strong>de</strong>l proceso, la trasgresión dicha tiene lugar enlos eventos en que el juzgador somete el litigio a un tratamiento legal impropio, bien al omitir aplicar la norma que lo121Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>gobierna, ora por hacer obrar, para su composición, una disposición que no lo regula, ya porque siendo la pertinente,le atribuye, con eficacia <strong>de</strong>cisoria, una inteligencia que no le correspon<strong>de</strong>.En ese or<strong>de</strong>n, la polémica planteada se reduce a establecer, en el campo estrictamente jurídico, si en los eventos enque no aparece <strong>de</strong>bidamente precisada la “cuantía”, “modalidad” y “fecha” <strong>de</strong> los aportes, ni <strong>de</strong>terminada la forma enque <strong>de</strong>bía hacerse el “reparto <strong>de</strong> las utilida<strong>de</strong>s”, obstaba la existencia <strong>de</strong> una sociedad <strong>de</strong> hecho.(…)(…), al exigirse para la existencia <strong>de</strong> la sociedad <strong>de</strong> hecho, unos requisitos que no son esenciales para el efecto, puesasí tengan relación con los aportes y con la affectio societatis, el Tribunal incurrió, con alcance total, en los erroresiuris in judicando <strong>de</strong>nunciados, con inci<strong>de</strong>ncia en las normas citadas, porque lo referente a la modalidad y fecha <strong>de</strong>aquéllos, al igual que la especificación precisa <strong>de</strong> la forma como se verificaría el reparto <strong>de</strong> utilida<strong>de</strong>s, son temas que,con in<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> su aplicación práctica o “realización fáctica social”, se entroncan es con la liquidación <strong>de</strong> lasociedad <strong>de</strong> hecho, que es algo ulterior.INCONGRUENCIA-<strong>de</strong>cisión sustitutiva implícita en la parte motiva <strong>de</strong>l fallo/CITRA PETITA-omisión <strong>de</strong> asuntosrespecto <strong>de</strong> los cuales versa el recursoSuficientemente es conocido que la incongruencia <strong>de</strong> las sentencias pue<strong>de</strong> referirse a las pretensiones, a los hechos ya las excepciones <strong>de</strong> mérito alegadas o probadas.En el caso, sin embargo, no se está frente a ninguna <strong>de</strong> esas hipótesis, porque aunque la recurrente ataca el fallo <strong>de</strong>lTribunal por haberse incurrido en citra petita, no lo es porque se haya <strong>de</strong>jado <strong>de</strong> resolver algo que fue expresamentepedido o que <strong>de</strong>bía consi<strong>de</strong>rarse <strong>de</strong> oficio, sino porque en la parte dispositiva <strong>de</strong>l mismo se omitió la <strong>de</strong>cisión sustitutivaque, en coherencia con las motivaciones, correspondía.En los términos <strong>de</strong> la censura, ningún reparo habría que hacer, si, a raíz <strong>de</strong> la revocatoria <strong>de</strong> la sentencia <strong>de</strong> primerainstancia, estimatoria <strong>de</strong> las pretensiones, ésta es remplazada. Y la <strong>de</strong>cisión al respecto no podría ser distinta a la <strong>de</strong>negar las súplicas elevadas, lo cual implicaría un fallo totalmente absolutorio, que no confirmatorio, según se solicita,porque así se guardaría consonancia con el discurso <strong>de</strong>l Tribunal, en cuanto ello conllevaba la ausencia <strong>de</strong> ciertosrequisitos para <strong>de</strong>clarar la existencia <strong>de</strong> una sociedad <strong>de</strong> hecho, como la reclamada.Entonces, como la <strong>de</strong>cisión sustitutiva, adversa a lo impetrado, aparece expresa, y si así no fuera, en igual sentido seentendía contenida <strong>de</strong> manera implícita, pues a eso respondía la construcción lógica <strong>de</strong>l fallo atacado, la recurrentequedaba confinada a <strong>de</strong>nunciar los errores <strong>de</strong> procedimiento que al abrigo <strong>de</strong>l artículo 368, numeral 2º <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong>Procedimiento Civil, excepcionalmente proce<strong>de</strong>n en casación contra una sentencia totalmente absolutoria, reducidos,al <strong>de</strong>cir <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong>, en general, a los casos en que se “<strong>de</strong>ci<strong>de</strong> al margen <strong>de</strong> los lineamientos fácticos alegados por laspartes, o cuando el juzgador <strong>de</strong>clara excepciones sobre las cuales carece <strong>de</strong> faculta<strong>de</strong>s inquisitivas”, nada <strong>de</strong> lo cualcobija la acusación planteada.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil122


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>SOCIEDAD DE HECHO ENTRE CONCUBINOSLa sociedad <strong>de</strong> hecho no es una sociedad <strong>de</strong> carácter universalpue<strong>de</strong> concurrir con otra sociedad civil legalmente constituida comola sociedad conyugalSENTENCIA DE CASACIÓNM. PONENTE : DR.WILLIAM NAMÉN VARGASFECHA : 05-12-<strong>2011</strong>DECISIÓN: No CasaPROCESO : 2006-0164-01DEMANDANTE : José Tulio SandovalDEMANDADO:Luisa Delia Ramírez <strong>de</strong> GaravitoASUNTO:El actor inicio vida en común extramatrimonial, permanente y notoria el 22 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 1965 con la<strong>de</strong>mandada unión que no reunía los requisitos <strong>de</strong>l artículo 2°, lit. b), <strong>de</strong> la Ley 54 <strong>de</strong> 1990 por iniciarla aquellacasada y en vigencia <strong>de</strong> sociedad conyugal; motivo por el que solicitó fuera <strong>de</strong>clarada la existencia <strong>de</strong> unasociedad civil <strong>de</strong> hecho concubinaria, se procediera a su disolución y liquidación y la correspondiente restitución<strong>de</strong>l valor <strong>de</strong> los bienes sociales enajenados unilateralmente a terceros.Admitido el petitum, la <strong>de</strong>mandada se opuso a las pretensiones propuso las excepciones llamadas inexistencia<strong>de</strong> la sociedad civil <strong>de</strong> hecho entre concubinos, causa y objeto ilícito y mala fe; a<strong>de</strong>lantado el trámite <strong>de</strong> rigorel juez <strong>de</strong> primera instancia <strong>de</strong>claró improbadas las excepciones, la existencia <strong>de</strong> sociedad <strong>de</strong> hecho entre laspartes a partir <strong>de</strong>l año 1969 y hasta finales <strong>de</strong>l año 2005 su disolucióny or<strong>de</strong>nó su liquidación, <strong>de</strong>negó la or<strong>de</strong>n <strong>de</strong>restitución <strong>de</strong> bienes enajenados a terceros por la <strong>de</strong>mandada, dispuso la inscripción <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda y con<strong>de</strong>nóen costas a aquélla quien propuso apelación ante el Tribunal Superior en la que resultó confirmada esa <strong>de</strong>cisión.Presenta la <strong>de</strong>mandada recurso <strong>de</strong> casación contra esa sentencia enfilando cuatro cargos al amparo <strong>de</strong> la causalprimera <strong>de</strong>l artículo 368 <strong>de</strong>l CPC <strong>de</strong> los cuales fueron admitidos los dos primeros, en los que <strong>de</strong>nuncia laviolación directa por aplicación in<strong>de</strong>bida <strong>de</strong>l artículo 2083 <strong>de</strong>l Código Civil <strong>de</strong>rogado expresamente por elartículo 242 <strong>de</strong> la Ley 222 <strong>de</strong> 1995, norma inaplicada conculcando el artículo 3° <strong>de</strong> la Ley 153 <strong>de</strong> 1887 sobre<strong>de</strong>rogación <strong>de</strong> la ley. La Sala <strong>de</strong> Casación Civil luego <strong>de</strong> estudiar el asunto encuentra infundado el ataque <strong>de</strong>ci<strong>de</strong>no casar la sentencia.SOCIEDAD CONYUGAL - coexistencia con la sociedad <strong>de</strong> hecho/Ex artículo 2082 <strong>de</strong>l Código Civil, “[s]e prohíbe toda sociedad a título universal, sea <strong>de</strong> bienes presentes y veni<strong>de</strong>roso <strong>de</strong> unos u otros. Podrán, con todo, ponerse en sociedad cuantos bienes se quiera, especificándolos”.A este particular, la Sala puntualizó que “por las evi<strong>de</strong>ntes dificulta<strong>de</strong>s que podían suscitar tanto entre los socios,como con terceros, el artículo 2082 <strong>de</strong>l Código Civil vigente por la época en la que se conformó la sociedad a laque se contrae la <strong>de</strong>cisión impugnada, prohibía la constitución <strong>de</strong> socieda<strong>de</strong>s universales tanto <strong>de</strong> bienes como <strong>de</strong>ganancias, exceptuadas en éste último caso, las socieda<strong>de</strong>s conyugales, proscripción que <strong>de</strong> consiguiente <strong>de</strong>scartabala conformación <strong>de</strong> entes asociativos en los que sus miembros socios acordaran poner en común todos sus bienes,presentes o futuros, o unos y otros, o todo cuanto adquirieren con el producto <strong>de</strong> su trabajo, oficio o industria”. (cas.civ. sentencia <strong>de</strong> 12 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2005, exp. 41001-3103-001-1989-05259-01).Et similia, la sociedad <strong>de</strong> hecho así formada, no es universal sino particular y pue<strong>de</strong> coexistir con otras <strong>de</strong> una u otranaturaleza.En efecto, <strong>de</strong> antiguo, la Sala estimó “oportuno precisar que por tratarse <strong>de</strong> una sociedad distinta a la conyugal, no es<strong>de</strong> carácter universal, sino que está conformada por aquellos aportes en los que se refleja la cooperación <strong>de</strong> la pareja123Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>en su consecución, dado que, tal como lo sostuvo en su oportunidad la <strong>Corte</strong>, la liquidación <strong>de</strong> la sociedad <strong>de</strong> hechoentre concubinos se extien<strong>de</strong> a los bienes:“a) adquiridos con posterioridad a la constitución <strong>de</strong>l estado concubinato y a título oneroso, es <strong>de</strong>cir, como fruto <strong>de</strong>ltrabajo e industria <strong>de</strong> los concubinos. No compren<strong>de</strong> los bienes que alguno <strong>de</strong> los concubinos hubiera tenido antes<strong>de</strong> asociarse con el otro concubino, o los adquiridos durante el estado <strong>de</strong> concubinato a título gratuito (herencias,donaciones).“(...) Por este motivo con razón ha dicho la <strong>Corte</strong> que ‘<strong>de</strong>be existir un criterio <strong>de</strong> causalidad entre la asociación <strong>de</strong>hecho y los bienes provenientes <strong>de</strong> la misma’ (G:J: Tomo 42, Pág.844).“b) Determinados los bienes <strong>de</strong> la sociedad <strong>de</strong> hecho es necesario proce<strong>de</strong>r a repartirlos en dos partes iguales: unapara cada concubino” (Sentencia <strong>de</strong>l 26 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 1958)” (cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 27 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2005, exp. 7188).(…)En el sub lite el fallador <strong>de</strong> segunda instancia advirtió la naturaleza no universal <strong>de</strong> la <strong>de</strong>clarada sociedad, pues “nadaobsta para que la sociedad <strong>de</strong> hecho pretendida mediante este proceso pueda <strong>de</strong>clararse, a pesar <strong>de</strong> que como lo afirmala <strong>de</strong>mandada exista una sociedad conyugal conformada por ella con un tercero, pues como sabido es, y lo dijera laH. <strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> en la provi<strong>de</strong>ncia citada, la sociedad <strong>de</strong> hecho no es una sociedad <strong>de</strong> carácter universal, pudiendoconsiguientemente concurrir con otra sociedad civil legalmente constituida como lo es la sociedad conyugal”(fls. 65-66 cdno. 3).Es <strong>de</strong> verse que el numeral 3º <strong>de</strong> la parte resolutiva <strong>de</strong>l fallo, <strong>de</strong>terminó “<strong>de</strong>clarar que la sociedad patrimonial estádisuelta y por en<strong>de</strong> <strong>de</strong>be proce<strong>de</strong>r a liquidarse. Los bienes que compren<strong>de</strong> la liquidación serán todos aquellos queaparezcan adquiridos con posterioridad a la constitución <strong>de</strong> la sociedad, como fruto <strong>de</strong>l manejo, trabajo, administración<strong>de</strong> los concubinos” (fl. 285 cdno. 1).(…)Es manifiesto, entonces que el objeto <strong>de</strong> la <strong>de</strong>clarada sociedad estuvo circunscrito a las activida<strong>de</strong>s económicas opatrimoniales <strong>de</strong>terminadas en los fallos <strong>de</strong> instancia con base en el análisis <strong>de</strong> los medios <strong>de</strong> convicción recaudadosen el proceso, y no consistió, según dice el censor, en un conjunto in<strong>de</strong>terminado e integral o global <strong>de</strong> las quepudieran realizar los concubinos, lo cual lógicamente guarda armonía con los aportes específicos efectuados y con lasutilida<strong>de</strong>s sucesivamente obtenidas.IRRETROACTIVIDAD - en todo contrato se enten<strong>de</strong>rán incorporadas las leyes vigentes al tiempo <strong>de</strong> su celebraciónLa acusación planteada carece <strong>de</strong> sustento por <strong>de</strong>sconocer el artículo 38 <strong>de</strong> la Ley 153 <strong>de</strong> 1887, en virtud <strong>de</strong>l cual“en todo contrato se enten<strong>de</strong>rán incorporadas las leyes vigentes al tiempo <strong>de</strong> su celebración”, y por consiguiente,el Tribunal al confirmar en su integridad el fallo <strong>de</strong>clarativo <strong>de</strong> la sociedad <strong>de</strong> hecho concubinaria entre las partes,“iniciada en el año 1969 y que perduró hasta finales <strong>de</strong>l año 2005”, <strong>de</strong>bía aplicar la norma vigente al instante <strong>de</strong> suconstitución, o sea, los artículos 2079 a 2141 <strong>de</strong>l Código Civil, <strong>de</strong>rogados expresamente por el artículo 242 <strong>de</strong> la Ley222 <strong>de</strong> 1995 (Diario Oficial N° 42156 <strong>de</strong> 20 <strong>de</strong> Diciembre <strong>de</strong> 1995).En cuanto a esta particular cuestión, “[a] menudo las normas jurídicas se suce<strong>de</strong>n unas a otras, perspectiva <strong>de</strong>s<strong>de</strong> lacual es perfectamente sostenible que son esencialmente temporales; si, pues, la vida <strong>de</strong> las mismas no es sempiterna,hay que convenir, ante la posibilidad <strong>de</strong> que colisionen en el tiempo, en la importancia que reviste el punto <strong>de</strong> sabertanto el momento <strong>de</strong> su nacimiento como el <strong>de</strong> su <strong>de</strong>saparición <strong>de</strong>l ámbito <strong>de</strong>l Derecho, a fin <strong>de</strong> procurar que al casoconcreto que se juzga le sea aplicable la que en verdad está llamada a regularlo.“La propia normatividad jurídica ha estado presta a sentar algunas pautas que permiten zanjar el conflicto <strong>de</strong> leyesen el tiempo. Así, bajo el cabal entendimiento <strong>de</strong> que los sujetos que se vinculan a través <strong>de</strong>l lazo contractual tienenen mira muy seguramente toda la legislación existente en su sazón, la ley finge que ésta aparece incorporada entodo contrato. Y finge bien porque está muy puesto en razón darle cabida a la i<strong>de</strong>a <strong>de</strong> que las partes contratantes,<strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> los objetivos que se proponen, calculan y proyectan sus expectativas con arreglo a como las leyes regulanen ese momento las obligaciones y, los efectos en general, que dimanan <strong>de</strong> la convención celebrada, y que siendouna materia que correspon<strong>de</strong> más a la esfera <strong>de</strong> la voluntad <strong>de</strong> los particulares, es <strong>de</strong> absoluta necesidad reconocerque ellos quieren ponerse a cubierto <strong>de</strong> la <strong>de</strong>sestabilidad que les pueda aparejar leyes hasta entonces <strong>de</strong>sconocidas;no enten<strong>de</strong>rlo así sería autorizar una grave ofensa a la autonomía <strong>de</strong> la voluntad, con las condignas secuelas que alRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil124


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>rompe se <strong>de</strong>scubren, tales como la <strong>de</strong>l caos que se arrojaría al tráfico jurídico; y naturalmente que con ello quedaríaseriamente herido el or<strong>de</strong>n social. Todas razones muy válidas como para sostener que el postulado que se analiza bienpue<strong>de</strong> con<strong>de</strong>nsarse en la fórmula <strong>de</strong> que lo racional es enten<strong>de</strong>r que los contratantes confían enteramente en que lo quepactan es con arreglo a las leyes actuales, y que repudian los avatares <strong>de</strong> nuevos vientos legislativos.“Tal ha sido el criterio en lo que al or<strong>de</strong>namiento jurídico patrio atañe, pues que en el artículo 38 <strong>de</strong> la ley 153 <strong>de</strong>1887 se pone <strong>de</strong> presente el principio según el cual “en todo contrato se enten<strong>de</strong>rán incorporadas las leyes vigentes altiempo <strong>de</strong> su celebración” (cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 2 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2002, exp. 6785).125Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>LESION ENORME-La compraventa <strong>de</strong> inmueble en ejecución parcial <strong>de</strong> la promesa <strong>de</strong> ventano impi<strong>de</strong> su rescisión por lesión enormeSENTENCIA DE CASACIÓNM. PONENTE :DR. WILLIAM NAMÉN VARGASFECHA : 05-12-<strong>2011</strong>DECISIÓN: Casa y <strong>de</strong>creta nulidadPROCESO :2005-00199-01DEMANDANTE:Blanca Inés OrdoñezDEMANDADO: Armando Pachón RodríguezASUNTO:Las partes celebraron promesa <strong>de</strong> compraventa el 20 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2004, por cuya virtud prometieron transferirel <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> cuota <strong>de</strong>l dominio, propiedad y posesión que correspon<strong>de</strong> en herencia al ven<strong>de</strong>dor respecto <strong>de</strong> unpredio por el valor <strong>de</strong> 115.000.000 millones la cual se ejecutaría en dos partes la primera otorgando escritura <strong>de</strong>venta respecto <strong>de</strong>l 50% <strong>de</strong> los <strong>de</strong>rechos y acciones sucesorales sobre el inmueble el 20 septiembre <strong>de</strong> 2004, y otra<strong>de</strong>l “50% restante el 20 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 2005, a las 2:00 pm; el comprador se obligó a efectuar su pago así:- El pago <strong>de</strong> $10.000.000,00 con la firma <strong>de</strong>l contrato <strong>de</strong> promesa- El pago el 15 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2004 <strong>de</strong> $10.000.000,00- El pago <strong>de</strong> $60.000.000,00 por transferencia <strong>de</strong>l dominio <strong>de</strong> una casa ubicada en el municipio <strong>de</strong> Madrid en lafecha, hora y notaría convenida para enajenar el 50% <strong>de</strong> los <strong>de</strong>rechos <strong>de</strong> cuota-El pago <strong>de</strong> $8.000.000,00 el 8 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2004-El pago <strong>de</strong> $27.000.000,00 el 20 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 2005.El 24 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2004 el ven<strong>de</strong>dor suscribió escritura <strong>de</strong> venta se los <strong>de</strong>rechos herenciales sobre <strong>de</strong>l predio<strong>de</strong>nunciando, negocio celebrado por la suma <strong>de</strong> 65.000.000; convención anulada el 13 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2004 y enremplazo en una nueva el ven<strong>de</strong>dor dijo transmitir la propiedad al comprador en 50% <strong>de</strong> sus <strong>de</strong>rechos sobre elbien inmueble acto celebrado por la suma <strong>de</strong> 63.000.000 que <strong>de</strong>claró recibir.El 29 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2004 ,el comprador efectuó tradición mediante escritura pública <strong>de</strong> la propiedad <strong>de</strong>l predioubicado en el Municipio <strong>de</strong> Madrid a la representante <strong>de</strong>l ven<strong>de</strong>dor por un valor <strong>de</strong> 10.000.000, acordaron <strong>de</strong>ahí un saldo <strong>de</strong> 37.000.000 <strong>de</strong> los cuales se <strong>de</strong>scontarían 13.000.000 para el pago a un tercero, 8.000.000 seríanpagados con la presentación <strong>de</strong> un pagare suscrito por esa suma con intereses el 8 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2004 y los16.000.000 restantes el 20 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 2005 cuando se enajenara el otro 50% <strong>de</strong> la propiedad, fecha para la cualel comprador se comprometió a cubrir <strong>de</strong> su patrimonio reparaciones y arreglos al inmueble ubicado en Madrid(colocar la fachada, baldosines en los pisos primero y segundo, baños nuevos, pasamanos <strong>de</strong> escalera, entregaren buen estado y los papeles <strong>de</strong> un carro Renault).Solicitó, quien dijo actuar en nombre y representación <strong>de</strong>l ven<strong>de</strong>dor se <strong>de</strong>clarara la rescisión por lesión enorme<strong>de</strong> la compraventa celebrada con el <strong>de</strong>mandado sobre el 50% <strong>de</strong> los <strong>de</strong>rechos <strong>de</strong> un inmueble, or<strong>de</strong>narle restituirtodo <strong>de</strong>recho vinculado al predio con sus frutos civiles y naturales, y restituirlos a la sucesión <strong>de</strong>l ven<strong>de</strong>dor,acatar el artículo 1948 <strong>de</strong>l Código Civil en caso <strong>de</strong> allanarse a la rescisión, y con<strong>de</strong>narlo en costas.Admitida a trámite la <strong>de</strong>manda el juez <strong>de</strong> primera instancia <strong>de</strong>claró la rescisión <strong>de</strong> la compraventa por lesiónenorme concedió al <strong>de</strong>mandado el ejercicio <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho consagrado en el artículo 1948 <strong>de</strong> la compilación civily or<strong>de</strong>nó las restituciones mutuas a lugar, interpuesto recurso <strong>de</strong> apelación por el <strong>de</strong>mandado resultó revocadala <strong>de</strong>cisión <strong>de</strong>l ad quo y negadas las pretensiones ello al consi<strong>de</strong>rar que la acción se dirigía a rescindir no solo lacompraventa <strong>de</strong>l 50% sino la promesa <strong>de</strong> venta que por su naturaleza no es susceptible <strong>de</strong> esa <strong>de</strong>claración.Presenta contra esa <strong>de</strong>cisión la accionante <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> casación con soporte en cuatro cargos enfilados por lacausal primera <strong>de</strong>l artículo 368 <strong>de</strong>l CPC reprochando la <strong>de</strong>sestimación <strong>de</strong> la acción rescisoria por lesión enormeRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil126


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>respecto <strong>de</strong> la compraventa contenida en la Escritura Pública <strong>de</strong>l 13 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2004 por prece<strong>de</strong>r la promesa<strong>de</strong> compraventa, <strong>de</strong>sconociendo la tipología, autonomía, in<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia y función <strong>de</strong>l contrato preparatorio y el<strong>de</strong>finitivo, así como la posibilidad <strong>de</strong> impugnar la compraventa parcial en ejecución <strong>de</strong> una promesa. acusa <strong>de</strong>error fáctico probatorio respecto <strong>de</strong> la promesa <strong>de</strong> compraventa, los documentos <strong>de</strong> acuerdo y compromiso <strong>de</strong> 29<strong>de</strong> septiembre 2004, escrituras Públicas <strong>de</strong> 24 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2004, y <strong>de</strong> 13 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2004, folios inmobiliarios,interrogatorio <strong>de</strong> parte y dictamen pericial omitido (cargos primero y segundo), por cercenar su alcance legal(cargo tercero) o inaplicar norma civil o comercial (cargo cuarto).La Sala <strong>de</strong> Casación Civil conjugar los cargos para su estudio, encuentra razón al <strong>de</strong>mandante casa la sentenciay en se<strong>de</strong> <strong>de</strong> instancia <strong>de</strong>clara la nulidad por la ausencia <strong>de</strong> vinculación al proceso <strong>de</strong>l ven<strong>de</strong>dor.CONTRATO DE COMPRAVENTA - rescisión por lesión enorme <strong>de</strong> la copra parcial en ejecución <strong>de</strong> la promesa <strong>de</strong>venta <strong>de</strong> un inmueble/ DICTAMEN PERICIAL-Error <strong>de</strong> hechoLa legislación colombiana no prevé la lesión enorme en la promesa <strong>de</strong> compraventa sobre bienes raíces, lo cual se explicapor la naturaleza y función práctica o económica social <strong>de</strong> este tipo contractual, cuya única prestación esencial es celebrar lacompraventa posterior don<strong>de</strong> se presenta cuando concurren sus exigencias normativas.Por en<strong>de</strong>, la compraventa <strong>de</strong> inmuebles celebrada en cumplimiento o ejecución <strong>de</strong> promesa previa podrá adolecer <strong>de</strong> lesiónenorme. En esta hipótesis, naturalmente la ineficacia se predica sólo <strong>de</strong> aquélla y no <strong>de</strong> la última, por cuanto la ley no la prevéen ésta, excluye analogía legis o iuris en cuanto hace a las sanciones o modalida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> ineficacia contractual, incluida la lesiónenorme, por taxativa, estricta y excepcional (cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 23 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1969, CXXXI, 42).(…)Naturalmente, esté o no precedida <strong>de</strong> promesa, es incontrovertible la posibilidad <strong>de</strong> lesión enorme en la compraventa <strong>de</strong> bieninmueble, dándose el <strong>de</strong>sequilibrio prestacional tarifado, y el justo precio se remite al recibido por el ven<strong>de</strong>dor <strong>de</strong>l comprador opagado por éste a aquél confrontado con el valor estipulado con el <strong>de</strong>l mercado al tiempo <strong>de</strong>l contrato.(…)En sentido análogo, la compraventa <strong>de</strong> inmuebles en ejecución parcial <strong>de</strong> una promesa <strong>de</strong> compraventa <strong>de</strong> inmuebles no impi<strong>de</strong>su rescisión por lesión enorme cuando se presenta el <strong>de</strong>sequilibrio contemplado en la ley y se prueba.La <strong>Corte</strong>, la admite en la enajenación parcial <strong>de</strong> la cosa a terceros, en cuyo caso, probada “los ven<strong>de</strong>dores que la sufrierontienen indiscutiblemente <strong>de</strong>recho a que se rescinda el contrato, pero sólo respecto <strong>de</strong> la parte <strong>de</strong>l terreno que los <strong>de</strong>mandadosconservaban en propiedad a la fecha <strong>de</strong> la notificación <strong>de</strong>l auto admisorio <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda. No <strong>de</strong> otra manera pue<strong>de</strong> interpretarseel citado artículo 1951” (cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 6 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1977, reiterando la <strong>de</strong> 19 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 1962).(…)En efecto, la inalterada jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la Sala, tiene sentada la proce<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la lesión enorme en la compraventa <strong>de</strong> bienesraíces cuando se presenta el <strong>de</strong>sequilibrio legal tarifado <strong>de</strong> las prestaciones, preexista o no una promesa, e igualmente, la admiteen tratándose <strong>de</strong> compraventa parcial. Tampoco, existe escollo en la compraventa parcial <strong>de</strong> inmueble celebrada en cumplimientoo ejecución parcial <strong>de</strong> la promesa, a condición <strong>de</strong> presentarse y probarse la disparidad económica que la constituye, comoacontece en este caso.SENTENCIA INHIBITORIA-Deber <strong>de</strong>l juez <strong>de</strong> evitarle/ LITISCONSORCIO NECESARIO POR PASIVA- nulidad<strong>de</strong> la sentencia <strong>de</strong> instancia por falta <strong>de</strong>l juez a su <strong>de</strong>ber <strong>de</strong> integrar <strong>de</strong>bidamente el contradictorio.Es asunto <strong>de</strong>spejado en la jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong>, el obstáculo hallado por el juzgador <strong>de</strong> segundo grado para rescindir elcontrato en caso <strong>de</strong> no allanarse el <strong>de</strong>mandado a la lesión enorme consistente en la falta <strong>de</strong> integración <strong>de</strong>l legítimo contradictorpor no <strong>de</strong>mandarse ni vincularse al proceso a Jhon Freddy García Rodríguez, quien por cuenta <strong>de</strong> aquél en pago <strong>de</strong>l precio segúnla promesa <strong>de</strong> compraventa transfirió mediante Escritura Pública número 772 otorgada en la Notaría Única <strong>de</strong> Madrid a BlancaInés Ordóñez, el dominio <strong>de</strong>l lote No. 2 con la casa <strong>de</strong> habitación situada en Madrid, (fls. 2-4, cdno. 1), y respecto al cual lasentencia produce efectos porque al <strong>de</strong>cretarse la rescisión las cosas se restituyen al estado anterior, a más <strong>de</strong> las prestacionesconsecuenciales.En efecto, el <strong>de</strong>ber <strong>de</strong> integrar el litisconsorcio pasivo antes <strong>de</strong> proferir fallo <strong>de</strong> primera instancia, so pena que no pueda dictarse<strong>de</strong> fondo en segunda, es posición superada por la Sala(…)En consecuencia, colocada la <strong>Corte</strong> en se<strong>de</strong> <strong>de</strong> instancia en ejercicio <strong>de</strong> los mecanismos procesales correctores <strong>de</strong> la falencia,anulará la actuación surtida en segunda instancia y la sentencia apelada para que el a quo cite al proceso a Jhon Freddy GarcíaRodríguez, contra quien <strong>de</strong>bió también dirigirse la <strong>de</strong>manda, para efectos <strong>de</strong> la <strong>de</strong>fensa <strong>de</strong> sus intereses, todo sin perjuicio <strong>de</strong> lavali<strong>de</strong>z <strong>de</strong> las pruebas <strong>de</strong>cretadas y practicadas en el proceso.127Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUALTransporte Benévolo<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>SENTENCIA DE CASACIÓNM.PONENTE:DR.ARTURO SOLARTE RODRIGUEZFECHA : 06-12-<strong>2011</strong>DECISION: No CasaPROCESO : 2003-00113-01DEMANDANTE:Indian Patricia Gential SantacruzDEMANDADO:Luis Héctor y Carlos Alberto SolarteASUNTO:A raíz <strong>de</strong> las lesiones pa<strong>de</strong>cidas por la actora con ocasión <strong>de</strong> un acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> tránsito, solicitó se <strong>de</strong>clara a losaccionados civilmente responsables por los daños y perjuicios causados y en consecuencia al pago <strong>de</strong> varias sumas<strong>de</strong> dinero por los conceptos <strong>de</strong> lucro cesante, daño emergente, perjuicios fisiológicos y perjuicios morales. Elautomotor involucrado en el inci<strong>de</strong>nte era <strong>de</strong> propiedad <strong>de</strong> un consorcio y presuntamente estaba siendo manejadopor un empleado quien luego <strong>de</strong> ocurrido el hecho se dio a la fuga y <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong>l proceso no pudo ser i<strong>de</strong>ntificado.Admitida a trámite la <strong>de</strong>manda una <strong>de</strong> las partes se notificó personalmente respondió oponiéndose a las pretensionesy formulando las <strong>de</strong>fensas <strong>de</strong> mérito que <strong>de</strong>nomino inexistencia <strong>de</strong> la obligación, falta <strong>de</strong> legitimación en lacausa por pasiva, cobro <strong>de</strong> lo no <strong>de</strong>bido, hecho o culpa exclusiva <strong>de</strong> la víctima e ineptitud <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda; el otro<strong>de</strong>mandado resultó notificado mediante aviso sin que efectuara pronunciamiento alguno.La primera instancia concluyó con sentencia, en la que se <strong>de</strong>negaron las pretensiones, por ausencia <strong>de</strong> acreditación<strong>de</strong> los presupuestos generales necesarios para su prosperidad, con<strong>de</strong>nando a la actora al pago <strong>de</strong> las costas;interpuesto recurso <strong>de</strong> apelación, el ad quem lo confirmó en su integridad luego <strong>de</strong>l análisis <strong>de</strong>l plenario, enespecial el interrogatorio <strong>de</strong> parte rendido por la actora <strong>de</strong> don<strong>de</strong> evi<strong>de</strong>nció que no fue atropellada sino que eratransportada en el vehículo acci<strong>de</strong>ntado como producto <strong>de</strong> un transporte benévolo.Inconforme la <strong>de</strong>mandante, acu<strong>de</strong> al recurso <strong>de</strong> casación para lo cual propone tres cargos contra esa <strong>de</strong>cisión, elprimero con respaldo en la causal primera, <strong>de</strong>nunció el quebranto indirecto <strong>de</strong> los artículos 2343 y 2356 <strong>de</strong>l CódigoCivil, como consecuencia <strong>de</strong> errores <strong>de</strong> hecho en la preterición <strong>de</strong>l indicio grave y la confesión ficta que operó encontra <strong>de</strong> uno <strong>de</strong> los <strong>de</strong>mandados por no participar en el proceso y en general la in<strong>de</strong>bida valoración probatoria<strong>de</strong>l material obrante en el plenario; el segundo y tercer cargo por errónea interpretación <strong>de</strong> las mencionadasdisposiciones.Encuentra la Sala que los <strong>de</strong>fectos imputados al ad quem, son infundados al verificar acertada la apreciación <strong>de</strong>lmaterial probatorio y el alcance jurídico que le otorgó,motivo por el cual no casa las sentencia.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil128


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>TRANSPORTE BENÉVOLO- es razonable una eventual disminución <strong>de</strong>l monto <strong>de</strong> la in<strong>de</strong>mnización por laexposición voluntaria <strong>de</strong> la víctima al daño(...), sectores muy autorizados <strong>de</strong> la doctrina sostienen actualmente que el sistema <strong>de</strong> culpa probada al que se remiteel damnificado en los eventos <strong>de</strong> transporte benévolo o <strong>de</strong>sinteresado, no tiene justificación suficiente en que por elcarácter gratuito o <strong>de</strong> cortesía <strong>de</strong> la movilización no <strong>de</strong>ba agravarse la responsabilidad <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandado con un sistema<strong>de</strong> atribución más estricto. Se estima, por el contrario, que no existe razón vale<strong>de</strong>ra para exceptuar dicho supuesto<strong>de</strong>l régimen que se establece <strong>de</strong> manera general para la responsabilidad civil por activida<strong>de</strong>s peligrosas, más aún,en la época presente, con la relevancia que ha ido adquiriendo el principio favor victimae. La diferencia estribaría,entonces, en la eventual disminución <strong>de</strong>l monto <strong>de</strong> la in<strong>de</strong>mnización que correspon<strong>de</strong>ría aplicar a la víctima porel hecho <strong>de</strong> haberse expuesto a sufrir el daño que finalmente pa<strong>de</strong>ció o, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> otra óptica, el efecto que sobre lareparación tendría el hecho <strong>de</strong> que la víctima haya aceptado los riesgos implícitos en la utilización <strong>de</strong> los medios <strong>de</strong>transporte, planteamiento éste que la <strong>Corte</strong> encuentra razonable.RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUAL- Derecho <strong>de</strong> reparación integralEstablece el artículo 2341 <strong>de</strong>l Código Civil que “[el] que ha cometido un <strong>de</strong>lito o culpa, que ha inferido daño aotro, es obligado a la in<strong>de</strong>mnización, sin perjuicio <strong>de</strong> la pena principal que la ley le imponga por la culpa o el <strong>de</strong>litocometido”.Sin duda, dicho precepto constituye el fundamento esencial <strong>de</strong>l régimen nacional en materia <strong>de</strong> responsabilidad civilextracontractual, y <strong>de</strong> conformidad con el alcance que al respecto ha establecido la Jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> esta Corporación,cuando <strong>de</strong> las acciones u omisiones <strong>de</strong> un sujeto <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho se <strong>de</strong>riva un daño a otro, mediando, a<strong>de</strong>más, un factor ocriterio <strong>de</strong> atribución, que por regla general es subjetivo -dolo o culpa- y excepcionalmente objetivo -por ejemplo, elriesgo-, se establece a favor la víctima <strong>de</strong>l ilícito el <strong>de</strong>recho a que el causante <strong>de</strong>l daño o quien por él <strong>de</strong>ba respon<strong>de</strong>r, lerepare el agravio inferido, resarcimiento que en los términos <strong>de</strong>l artículo 16 <strong>de</strong> la Ley 446 <strong>de</strong> 1998 <strong>de</strong>be ser integral.Se sigue <strong>de</strong> lo anterior, que el acogimiento <strong>de</strong> una pretensión <strong>de</strong> la naturaleza advertida, <strong>de</strong>pen<strong>de</strong> <strong>de</strong> que en el procesoen el que ella se proponga, se acrediten plenamente los siguientes elementos estructurales: la conducta humana,positiva o negativa, por regla general antijurídica, aducida por el reclamante como generadora <strong>de</strong>l perjuicio; el daño,es <strong>de</strong>cir, el <strong>de</strong>trimento, menoscabo o <strong>de</strong>terioro, que afecte bienes o intereses lícitos <strong>de</strong> la víctima, vinculados con supatrimonio, con los bienes <strong>de</strong> su personalidad, o con su esfera espiritual o afectiva; la relación <strong>de</strong> causalidad entre eldaño sufrido por el accionante y la conducta <strong>de</strong> aquel a quien se imputa su producción o generación; y, finalmente, unfactor o criterio <strong>de</strong> atribución <strong>de</strong> la responsabilidad, que, como ya se registró, es por regla general <strong>de</strong> carácter subjetivoy en <strong>de</strong>terminados supuestos <strong>de</strong> naturaleza objetivaTECNICA DE CASACIÓN-<strong>de</strong>ber <strong>de</strong> combatir frontal y certeramente la comprensión <strong>de</strong> la acción dada por el adquem/En ninguno <strong>de</strong> los cargos introducidos en casación se combatió frontal y certeramente la comprensión que <strong>de</strong> la accióny, particularmente, <strong>de</strong> su tratamiento jurídico, efectuó el Tribunal. Nótese, por una parte, que el censor ningún reprocheelevó respecto al argumento <strong>de</strong>l ad quem consistente en que la responsabilidad <strong>de</strong>mandada se fundamentó, por igual,en el “hecho <strong>de</strong> otro” y en el ejercicio <strong>de</strong> una actividad peligrosa; por otra, que nada objetó sobre la aplicación quedicha autoridad hizo <strong>de</strong>l artículo 2347 <strong>de</strong>l Código Civil, precepto que la condujo a exigir la <strong>de</strong>mostración <strong>de</strong>l vínculolaboral o <strong>de</strong> <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia que ataba al conductor <strong>de</strong>l automotor con los <strong>de</strong>mandados, o con el consorcio entre ellosconformado; y, finalmente, que el reparo que en los cargos segundo y tercero se planteó respecto <strong>de</strong>l artículo 2356<strong>de</strong> la obra en cita, se circunscribió, en esencia, a que el Tribunal, pese a colegir que estaba llamado a actuar en lacontroversia, exigió a la <strong>de</strong>mandante la prueba <strong>de</strong> la culpa, con lo que <strong>de</strong>sconoció la “presunción” que en punto <strong>de</strong>ella, esa norma contempla en favor <strong>de</strong> las víctimas.MEDIO NUEVO-el fallo impugnado por vía extraordinaria no pue<strong>de</strong> ser juzgado con base en hechos que por nohaber sido oportunamente propuestos en el litigio no pudieron ser consi<strong>de</strong>rados por el sentenciador <strong>de</strong> instanciaLa falta <strong>de</strong> aplicación <strong>de</strong>l artículo 2343 <strong>de</strong>l Código Civil, contemplada en los tres cargos, es inatendible, en la medidaen que su proposición implica la introducción al litigio <strong>de</strong> un elemento fáctico novedoso, como es que el señor LuisHéctor Solarte Solarte, pese a no ser propietario <strong>de</strong>l vehículo implicado en los hechos investigados, estaba llamadoa respon<strong>de</strong>r por los perjuicios irrogados a la <strong>de</strong>mandante, habida cuenta que, como integrante <strong>de</strong>l consorcio quetenía conformado con su hermano -el otro <strong>de</strong>mandado-, recibía beneficio económico <strong>de</strong> la actividad peligrosa que se129Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>realizaba con el referido automotor.Examinada la <strong>de</strong>manda se establece que ese planteamiento, o uno semejante, no fue propuesto en ella como causapara atribuirle al citado accionado el <strong>de</strong>ber <strong>de</strong> reparación allí reclamado, y que, por lo mismo, su proposición no es <strong>de</strong>recibo en casación, toda vez que, como insistentemente lo ha sostenido la jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la Sala, el fallo impugnadopor vía extraordinaria no pue<strong>de</strong> ser juzgado con base en hechos que, por no haber sido oportunamente propuestos en ellitigio, no pudieron ser consi<strong>de</strong>rados por el sentenciador <strong>de</strong> instancia y, adicionalmente, porque si así se admitiera, sevulneraría el <strong>de</strong>bido proceso y, más exactamente, el <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> <strong>de</strong>fensa <strong>de</strong> la parte contraria, la que, en ese supuesto,no habría tenido forma <strong>de</strong> controvertir el fundamento fáctico invocado por el recurrente.APRECIACIÓN CONJUNTA DE LA PRUEBA-configuración <strong>de</strong> situación radicalmente distinta a la alegada en la<strong>de</strong>manda/CONFESIÓN FICTA- preterición.En lo que hace al cargo primero, <strong>de</strong>be observarse que la preterición <strong>de</strong> los indicios y <strong>de</strong> la confesión ficta que operaronrespecto <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandado Carlos Alberto Solarte Solarte no sería un yerro <strong>de</strong>l Tribunal suficiente para ocasionar elquiebre <strong>de</strong> su fallo, puesto que, como ya se señaló, la razón inicial que el Tribunal esgrimió para <strong>de</strong>sestimar la acciónen cuanto a dicho <strong>de</strong>mandado, fue la in<strong>de</strong>terminación <strong>de</strong>l conductor <strong>de</strong>l automotor causante <strong>de</strong>l acci<strong>de</strong>nte.Así las cosas, propio es enten<strong>de</strong>r, entonces, que las pruebas indiciaria y <strong>de</strong> confesión en que se apoyó el recurrente,quedaron <strong>de</strong>svirtuadas con la in<strong>de</strong>terminación que predicó el Tribunal, se insiste, sin reparo <strong>de</strong>l recurrente, pues lafuerza <strong>de</strong>mostrativa <strong>de</strong> ellas, en cuanto hace al punto que se analiza, <strong>de</strong>pendía, como es lógico enten<strong>de</strong>rlo, <strong>de</strong> la plenai<strong>de</strong>ntificación <strong>de</strong>l operario que conducía la volqueta, toda vez que no era, ni es, viable admitir que con esos elementos<strong>de</strong> juicio se pueda acreditar el vínculo laboral o <strong>de</strong> <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong>l conductor con el <strong>de</strong>mandado, cuando se <strong>de</strong>sconocequién, en concreto, estaba al mando <strong>de</strong>l automotor, en el momento <strong>de</strong> los hechos.CARGOS EN CASACIÓN-trascen<strong>de</strong>nciaDes<strong>de</strong> otra perspectiva, es menester indicar que la totalidad <strong>de</strong> los cargos formulados en <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong>l recursoextraordinario que se examina carecen <strong>de</strong> trascen<strong>de</strong>ncia, pues así se admitiera que el Tribunal incurrió en algunoo algunos <strong>de</strong> los yerros en ellos <strong>de</strong>nunciados y que, en tal virtud, su fallo <strong>de</strong>bería casarse, puesta la <strong>Corte</strong> en se<strong>de</strong><strong>de</strong> segunda instancia, al proferir el correspondiente fallo sustitutivo, <strong>de</strong> todas maneras, estaría obligada concluir elfracaso <strong>de</strong> las pretensiones, como pasa a explicarse.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil130


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RECURSO DE REVISIÓNQuien propone la nulidad procesal por in<strong>de</strong>bida notificación<strong>de</strong>be estar reconocido como parte en el procesoSENTENCIA DE REVISIÓNM. PONENTE : DR.ARTURO SOLARTE RODRIGUEZFECHA : 07-12-<strong>2011</strong>DECISIÓN:Declara Infundado El RecursoPROCESO : 2009-00770-00SOLICITADO POR: Héctor Fernando MendozaASUNTO:Inconforme con las <strong>de</strong>cisiones adoptadas <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> un proceso <strong>de</strong> filiación extramatrimonial a<strong>de</strong>lantado frentea su padre uno <strong>de</strong> los here<strong>de</strong>ros <strong>de</strong>ci<strong>de</strong> interponer recurso <strong>de</strong> revisión al consi<strong>de</strong>rar que <strong>de</strong>bido a maniobrasfraudulentas a<strong>de</strong>lantadas por el hijo extramatrimonial no fue convocado a ese proceso.La sentencia contra la que presenta el recurso extraordinario <strong>de</strong> revisión es la que confirma el reconocimiento<strong>de</strong> un hijo extramatrimonial <strong>de</strong> su progenitor y le reconoce vocación hereditaria; invoca contra ese proveídolas causales sexta y séptima previstas en el artículo 380 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil.La Sala <strong>de</strong> Casación Civil al estudiar el recurso verifica la ausencia <strong>de</strong> negligencia o maniobra fraudulenta,pues el revisionista no había sido parte en el proceso en cuanto los juzgadores <strong>de</strong> instancia lo estimaronimproce<strong>de</strong>nte al no acreditar el legítimo interés que le asistía para concurrir a dicho trámite.FILIACIÓN EXTRAMATRIMONIAL CON PETICIÓN DE HERENCIA- recurso <strong>de</strong> revisión por falta <strong>de</strong>vinculación procesal <strong>de</strong>l supuesto here<strong>de</strong>ro/INDEBIDA NOTIFICACIÓN- quien propone la nulidad <strong>de</strong>be estarreconocido como parte en el proceso / NULIDAD PROCESAL - quien propone la nulidad <strong>de</strong>be estar reconocidocomo parte en el proceso.El impugnante sostuvo en el caso que se analiza, que al proceso <strong>de</strong> filiación que se a<strong>de</strong>lantó no fue convocado comoparte, toda vez que la <strong>de</strong>manda se enfiló únicamente contra los here<strong>de</strong>ros in<strong>de</strong>terminados <strong>de</strong> su padre. Examinado elexpediente allegado a la <strong>Corte</strong> se advierte que el motivo por el cual MENDOZA GUAYARA no figuró como <strong>de</strong>mandadoradicó en que no se acreditó, en la forma <strong>de</strong>bida según las normas vigentes, que el recurrente fuera here<strong>de</strong>ro <strong>de</strong>lcausante MENDOZA RODRÍGUEZ, situación que <strong>de</strong>stacó el Tribunal (...), incluso, al <strong>de</strong>satar la apelación <strong>de</strong>l autoque <strong>de</strong>claró inicialmente la nulidad, justamente por ausencia <strong>de</strong> vinculación <strong>de</strong>l here<strong>de</strong>ro mencionado, oportunida<strong>de</strong>n la que se señaló que en dicha clase <strong>de</strong> procesos el contradictorio no es necesario sino facultativo, por lo que enestrictez no se configuraba la nulidad <strong>de</strong>clarada .Por lo anterior, aflora que tampoco tiene vocación <strong>de</strong> prosperidad la causal séptima invocada, merced a que lospropios fundamentos expuestos como puntal <strong>de</strong> ella impi<strong>de</strong>n abrirle paso a una <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> tal carácter. Nóteseque si la causal se configura por in<strong>de</strong>bida citación, notificación o emplazamiento <strong>de</strong> una parte, <strong>de</strong>be seguirse queel recurrente carece <strong>de</strong> la legitimación suficiente para proponer la causal séptima <strong>de</strong> revisión, en tanto que no fuereconocido, precisamente como parte, al no acreditar ante los juzgadores <strong>de</strong> instancia, se insiste, el legítimo interésque le asistía para concurrir a dicho trámite. Téngase presente, a<strong>de</strong>más, que el motivo <strong>de</strong> revisión se sustenta en elmotivo <strong>de</strong> nulidad establecido en el num. 9 <strong>de</strong>l art. 140 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, por lo que quien acu<strong>de</strong> ala aludida causal, <strong>de</strong>be igualmente tener la legitimación para proponer la nulidad respectiva, lo que queda <strong>de</strong>svirtuadocon lo explicado en prece<strong>de</strong>ncia.En adición a lo anterior, corrobora la inviabilidad anunciada el hecho consistente en que para la prosperidad <strong>de</strong> lacausal, como se ha anotado, se requiere que la misma no esté saneada, lo que ocurre cuando el interesado acu<strong>de</strong> alproceso sin alegarla. En efecto, el actor mismo reconoció que luego <strong>de</strong> efectuarse el emplazamiento <strong>de</strong> los here<strong>de</strong>rosin<strong>de</strong>terminados, él contestó la <strong>de</strong>manda, pero dicho acto procesal no fue tenido en cuenta, sin que contra dicha<strong>de</strong>cisión se hubiere interpuesto recurso alguno, (...). De lo anterior se colige que el señor HÉCTOR FERNANDO131Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>MENDOZA GUAYARA sí actuó en el trámite auscultado sin proponer la nulidad que cimienta la causal <strong>de</strong> revisiónaquí alegada, por lo que, en todo caso, se enten<strong>de</strong>ría subsanado cualquier vicio.MANIOBRA FRAUDULENTA- la falta <strong>de</strong> diligencia no pue<strong>de</strong> equipararse a una actuación dolosamente encaminadaa falsear la verdad.El recurrente sustentó la presunta maniobra fraudulenta <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandante en el proceso <strong>de</strong> filiación, en que éste noactuó con esmero y cuidado al no investigar ante la Registraduría Nacional <strong>de</strong>l Estado Civil lo relativo al registro<strong>de</strong> nacimiento <strong>de</strong>l señor MENDOZA GUAYARA. No obstante, ha <strong>de</strong> resaltarse que la falta <strong>de</strong> diligencia no pue<strong>de</strong>equipararse a una actuación dolosamente encaminada a falsear la verdad, pues se está, justamente, en presencia <strong>de</strong>dos situaciones fácticas diferentes.Empero, <strong>de</strong> conformidad con las pruebas recaudadas en esta se<strong>de</strong> judicial, ni siquiera se pue<strong>de</strong> colegir la referidanegligencia, pues se comprobó que el señor LUIS ALBERTO MENDOZA SUÁREZ, previo al ejercicio <strong>de</strong> la acciónque <strong>de</strong>rivó en la sentencia ahora cuestionada, intentó promover otro proceso <strong>de</strong> igual naturaleza en contra <strong>de</strong> HÉCTORFERNANDO MENDOZA GUAYARA y here<strong>de</strong>ros in<strong>de</strong>terminados <strong>de</strong>l difunto MENDOZA RODRÍGUEZ, en el que laautoridad judicial cognoscente estimó como no idónea la copia <strong>de</strong>l registro civil <strong>de</strong> nacimiento <strong>de</strong>l recurrente toda vezque “carece <strong>de</strong>l reconocimiento que <strong>de</strong> la paternidad [<strong>de</strong> MENDOZA GUAYARA] hizo su padre, tal y como lo exigeel num. 1 <strong>de</strong>l Art. 1 <strong>de</strong> la Ley 75 <strong>de</strong> 1.968; pues tratándose <strong>de</strong> hijos extramatrimoniales, es requisito indispensable quetal documento lo tenga” (auto <strong>de</strong> 11 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 1999 proferido por el Juez ...). La aludida <strong>de</strong>manda fue retirada el22 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 1999 y posteriormente fue presentada <strong>de</strong> nuevo, pero esta vez solo contra here<strong>de</strong>ros in<strong>de</strong>terminados,aunque se <strong>de</strong>jó constancia <strong>de</strong> lo anterior en el hecho noveno <strong>de</strong>l nuevo libelo introductorio.El anterior proce<strong>de</strong>r pone <strong>de</strong> relieve la conducta leal y <strong>de</strong> buena fe <strong>de</strong>l señor MENDOZA SUÁREZ, pues en ningúnmomento negó la existencia <strong>de</strong>l recurrente en el trámite que se analiza, con lo cual se <strong>de</strong>svirtúa la posible presencia<strong>de</strong> algún ardid o confabulación constitutiva <strong>de</strong> frau<strong>de</strong> unilateral o colusivo realizado por el impulsor <strong>de</strong>l proceso <strong>de</strong>filiación.Pero, a<strong>de</strong>más, aun en el evento <strong>de</strong> que se consi<strong>de</strong>rase fraudulenta la conducta anotada, ha <strong>de</strong> recordarse que (...),lo cual tampoco acontece en el sub iudice toda vez que el fundamento principal para acce<strong>de</strong>r a la <strong>de</strong>claratoria <strong>de</strong>filiación <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandante como hijo, lo constituyó la prueba pericial <strong>de</strong> ADN practicada postmortem, que concluyó laexistencia <strong>de</strong> un 99.99865990999% <strong>de</strong> probabilidad <strong>de</strong> que éste fuera el padre <strong>de</strong> aquel.MANIOBRA FRAUDULENTA- <strong>de</strong>be ser conocida con posterioridad a la sentencia impugnada e igualmente se<strong>de</strong>be acreditar la existencia <strong>de</strong> algún efecto dañoso.Por otra parte, la jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> ha reconocido también como requisito para la prosperidad <strong>de</strong> la citadacausal sexta <strong>de</strong> revisión, que las maniobras o actuaciones fraudulentas se hayan conocido con posterioridad a lasentencia impugnada, situación diferente a la acontecida en el trámite auscultado, toda vez que el recurrente concurrióal proceso <strong>de</strong> filiación y contestó la <strong>de</strong>manda, (...), actuación que fue rechazada por auto (...), por cierto, sin que contrala aludida <strong>de</strong>cisión se interpusiera recurso alguno.Debe ponerse <strong>de</strong> relieve, igualmente, que tampoco se acreditó la existencia <strong>de</strong> algún efecto dañoso en perjuicio <strong>de</strong>lrecurrente, pues éste afincó su reclamo solamente en la imposibilidad que tuvo <strong>de</strong> ejercer su <strong>de</strong>fensa en el mencionadoproceso, situación que contrasta con la realidad procesal, por cuanto el recurrente se conformó con el auto que rechazósu intervención como here<strong>de</strong>ro <strong>de</strong>l causante MENDOZA RODRÍGUEZ, y vino a comparecer <strong>de</strong> nuevo al aludidoproceso pasados más <strong>de</strong> siete años <strong>de</strong>s<strong>de</strong> su última intervención, cuando concurrió a controvertir la sentencia <strong>de</strong>lTribunal.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil132


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUALAcci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> TransitoSENTENCIA DE CASACIÓNM. PONENTE : DR.ARTURO SOLARTE RODRIGUEZFECHA : 09/12/<strong>2011</strong>DECISIÓNNO CASAPROCESO :2004-00227-01DEMANDADO :Luis Fernando Montoya Ovalle”Sufinanciamiento S.A” “Cootranscien Ltda”DEMANDANTE : JohannaCastañeda y otrosASUNTO:Con ocasión <strong>de</strong>l acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> tránsito don<strong>de</strong> resultaron involucrados una motocicleta, un microbús y una bicicletaa causa <strong>de</strong> la muerte <strong>de</strong>l conductor <strong>de</strong> la última, se inició proceso ordinario <strong>de</strong> responsabilidad civil extracontractualpor parte <strong>de</strong> la familia en cabeza <strong>de</strong> su excompañera permanente e hijos menores en contra <strong>de</strong> la compañíapropietaria <strong>de</strong>l microbús y aquella a la cual se encontraba afiliado el vehículo.Admitida la <strong>de</strong>manda y notificados los <strong>de</strong>mandados, contestaron, oponiéndose a las pretensiones y proponiendoexcepciones <strong>de</strong> mérito <strong>de</strong> “cosa juzgada”, “culpa exclusiva <strong>de</strong> la víctima”, “hecho <strong>de</strong> un tercero”, “inexistencia<strong>de</strong>l nexo causal” igualmente se llamó en garantía al arrendatario financiero <strong>de</strong>l vehículo y a la aseguradora conla que la propietaria <strong>de</strong>l automóvil había celebrado contrato <strong>de</strong> seguro. Surtido el trámite pertinente en juez <strong>de</strong>primera instancia profirió sentencia, en la que <strong>de</strong>negó el acogimiento <strong>de</strong> las súplicas <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda con<strong>de</strong>nó encostas a los actores y <strong>de</strong>sestimó el error grave que se imputó al trabajo <strong>de</strong> uno <strong>de</strong> los peritos, exponiendo que enel proceso no se <strong>de</strong>mostró plenamente que el impacto <strong>de</strong> la bicicleta fue el hecho causante <strong>de</strong> las lesiones, poren<strong>de</strong>, la relación causal; interpuesto recurso <strong>de</strong> apelación por los <strong>de</strong>mandantes, el Tribunal, luego <strong>de</strong> disponeroficiosamente la práctica <strong>de</strong> pruebas y <strong>de</strong> efectuar su recaudo, optó por confirmar la sentencia e impuso el pago<strong>de</strong> las costas a cargo <strong>de</strong> los <strong>de</strong>mandantes.Frente a ese veredicto los actores interpusieron recurso <strong>de</strong> casación con sustento en nueve cargos a fin <strong>de</strong> combatirel fallo impugnado. En los primeros cuatro se <strong>de</strong>nunció el quebranto indirecto <strong>de</strong> los artículos 1613 a 1617, 1757,2342 a 2344, 2347 y 2349 <strong>de</strong>l Código Civil; 4, 8, 19 y 48 <strong>de</strong> la Ley 153 <strong>de</strong> 1887; y 4, 6, 174 a 181, 183, 185, 187,194, 195, 198, 200, 203, 207, 229, 233, 236 a 238, 244 a 246, 251, 258 y 307 <strong>de</strong>l C. <strong>de</strong> P. C., como consecuencia<strong>de</strong> los errores <strong>de</strong> hecho y <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho en que se incurrió al apreciar las pruebas <strong>de</strong>l proceso, entre ellos la incorrectaapreciación <strong>de</strong> dictámenes <strong>de</strong> medicina legal, <strong>de</strong> la inspección judicial con reconstrucción <strong>de</strong> los hechos y porno valorar la confesión <strong>de</strong> uno <strong>de</strong> los <strong>de</strong>mandados. En los cargos siguientes acusó, <strong>de</strong> infringir directamente losartículos 1613 a 1617, 1757, 2341 a 2344, 2347, 2349 y 2356 <strong>de</strong>l C. c; 4, 8, 19 y 48 <strong>de</strong> la ley 153 <strong>de</strong> 1887; 4, 6,174 a 181, 183, 185, 187, 194, 195, 198, 200, 203, 207, 229, 233, 236 a 238, 244 a 246, 251, 258 y 307 <strong>de</strong>l c.<strong>de</strong> p. c., 55, 60, 61, 68 y 74 <strong>de</strong> la ley 769 <strong>de</strong> 2002, código nacional <strong>de</strong> tránsito terrestre; y 16 <strong>de</strong> la ley 446 <strong>de</strong>1998, en tanto,el tribunal no realizó una correcta labor para ubicar “la controversia alre<strong>de</strong>dor <strong>de</strong> temas que hansido calificados como <strong>de</strong> responsabilidad objetiva por activida<strong>de</strong>s peligrosas, cuestionó la pon<strong>de</strong>ración <strong>de</strong> lasfotografías allegadas por la parte <strong>de</strong>mandada con la contestación y la credibilidad <strong>de</strong> las <strong>de</strong>claraciones <strong>de</strong> ciertostestigos, a las anteriores normas en el cargo séptimo se agregó el artículo 16 <strong>de</strong> la Ley 446 <strong>de</strong> 1998 y en el novenolos artículos 106 y 107 <strong>de</strong>l Código Penal, endilgando al Tribunal la errada apreciación <strong>de</strong>l informe <strong>de</strong> tránsito.La Sala Civil efectuó un análisis conjunto <strong>de</strong> las acusaciones propuestas y <strong>de</strong>cidió no casar la sentencia puesverificó <strong>de</strong>l examen <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda que las inferencias fácticas que el Tribunal <strong>de</strong>dujo <strong>de</strong>l conjunto <strong>de</strong> testimonios,no fueron <strong>de</strong>svirtuadas y continúan prestando suficiente apoyo a la <strong>de</strong>cisión adoptada.133Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUAL-acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> tránsito/ APRECIACIÓN DE LAPRUEBA-informe pericial <strong>de</strong> patología forense, inspección judicial y material fotográfico <strong>de</strong>l Instituto <strong>de</strong> MedicinaLegal.Como ya se registró, el sentenciador ad quem, con respaldo en el informe <strong>de</strong>l acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> tránsito, el informepericial <strong>de</strong> patología forense <strong>de</strong>l Instituto <strong>de</strong> Medicina Legal (...), la inspección judicial practicada a los vehículosinvolucrados en el acci<strong>de</strong>nte por la Fiscalía (...), y las fotografías:a)Las circunstancias <strong>de</strong> tiempo y lugar <strong>de</strong>l acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> tránsito sobre el que versa el proceso.b)Los vehículos que resultaron implicados en dicho suceso.c)Las lesiones provocadas al señor Alonso Franco Vanegas, los sitios <strong>de</strong> su cuerpo don<strong>de</strong> recibió el impacto y lain<strong>de</strong>terminación <strong>de</strong>l elemento que lo produjo.d)Los daños que sufrieron la buseta, la motocicleta y la bicicleta.c)La ausencia <strong>de</strong> vestigios que indicaran alteraciones en la parte frontal superior izquierda <strong>de</strong>l microbús (...)De esas <strong>de</strong>ducciones fácticas, explicitadas al compendiarse el fallo impugnado, la recurrente, valga <strong>de</strong>stacarlo,únicamente combatió la atinente al elemento que impactó el cuerpo <strong>de</strong> la víctima, aspecto que constituye la esencia<strong>de</strong> la totalidad <strong>de</strong> los cargos integrados, toda vez que ellos, en lo fundamental, se edificaron sobre la base <strong>de</strong> que elrelacionado vehículo <strong>de</strong> servicio público chocó <strong>de</strong> frente con el señor Alonso Franco Vanegas. Las restantes, no fueronblanco <strong>de</strong> ningún reproche, por lo que conservan plena vigencia.APRECIACIÓN DE LA PRUEBA TESTIMONIAL- restricción visual que afectó a los <strong>de</strong>clarantes en relación conel hecho investigado.“Seguidamente el Tribunal se ocupó <strong>de</strong> las versiones que inicialmente rindieron los señores, conductor y pasajero <strong>de</strong>la motocicleta, en la aludida investigación penal, así como <strong>de</strong> sus exposiciones posteriores”. Sustentando “que losreferidos testigos acomodaron sus dichos a lo que les favorecía; en las divergencias que <strong>de</strong>tectó en las exposiciones<strong>de</strong> uno y otro; y en que, mientras en la primera versión que suministraron, no hicieron cargos al citado <strong>de</strong>mandado,fue en la segunda en don<strong>de</strong> lo señalaron como la persona que arrolló a la mencionada víctima.Traduce lo anterior que el ad quem sí apreció y, más que eso, admitió que por el lugar que ocupaban los pasajeros<strong>de</strong>clarantes en el interior <strong>de</strong> la buseta, ellos no pudieron visualizar lo que aconteció al frente <strong>de</strong> la misma conanterioridad al momento en que percibieron el ruido provocado por el aplastamiento <strong>de</strong> la bicicleta, pero que, <strong>de</strong> todasmaneras, sí podía otorgárseles valor <strong>de</strong>mostrativo en cuanto hace a los hechos narrados por los <strong>de</strong>ponentes.Por otra parte, “la referida postura asumida por el sentenciador <strong>de</strong> instancia, <strong>de</strong>svirtúa el cargo que, sobre el particular,le enrostró la impugnante, toda vez que no resulta ajustado a la realidad, por una parte, que dicha autoridad hubiese<strong>de</strong>sconocido la advertida restricción visual que afectó a los <strong>de</strong>clarantes en relación con el hecho investigado y, porotra, que esa limitación tuviera el po<strong>de</strong>r <strong>de</strong> enervar por completo lo expuesto por ellos.En suma, ningún <strong>de</strong>sacuerdo existe entre el ad quem y la recurrente en punto <strong>de</strong> que los mencionados <strong>de</strong>ponentes novieron si la buseta impactó el cuerpo <strong>de</strong> la víctima, pues como se <strong>de</strong>jó señalado, uno y otro admiten esa circunstancia.Empero ella, se reitera, no es suficiente para <strong>de</strong>scartar la pon<strong>de</strong>ración <strong>de</strong> los testimonios comentados, los cuales, poren<strong>de</strong>, sí podían ser consi<strong>de</strong>rados como elementos <strong>de</strong> juicio idóneos para acreditar la forma en que ocurrió el acci<strong>de</strong>nte,como con acierto lo coligió el Tribunal.Así las cosas, propio es notar que las inferencias fácticas que el Tribunal <strong>de</strong>dujo <strong>de</strong>l conjunto <strong>de</strong> testimoniosmencionado, no fueron <strong>de</strong>svirtuadas y que continúan prestando suficiente apoyo a la <strong>de</strong>cisión confirmatoria adoptadapor esa Corporación.”INFORME DE TRANSITO - error <strong>de</strong> hecho al pon<strong>de</strong>rar dicho elemento <strong>de</strong> juicio / ERROR DE HECHO –valoración <strong>de</strong> informe <strong>de</strong> transito.La recurrente, en el cargo noveno, aseveró que el informe <strong>de</strong> tránsito en cuestión correspon<strong>de</strong> a una prueba “manipulada,<strong>de</strong>sviada o alterada, [en] razón <strong>de</strong> las falencias e incongruencias que presenta en los datos allí consignados, así lohicieron ver los Forenses al referirse a ella, [pues] es evi<strong>de</strong>nte que (…) omitió plasmar la posición final e inicial don<strong>de</strong>se encontraban los vehículos (motocicleta y bicicleta) antes y <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> ser atropellado el ciclista, que <strong>de</strong>bió sercontigua al charco <strong>de</strong> sangre” que quedó en el carril por el que la víctima se movilizaba.134


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>Ningún mérito se encuentra a la prece<strong>de</strong>nte acusación, como quiera que <strong>de</strong> lo expuesto por el Tribunal se sigue quedicha Corporación sí apreció que el informe <strong>de</strong> acci<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> que ahora se trata, era incompleto, por carecer <strong>de</strong> datossuficientes que sirvieran para establecer lo realmente acontecido.Por lo tanto, mal podía sostenerse, como lo hizo la impugnante, que esa autoridad incurrió en error <strong>de</strong> hecho alpon<strong>de</strong>rar dicho elemento <strong>de</strong> juicio, pues es lo cierto que la comprensión que <strong>de</strong> él hizo se ajustó a su verda<strong>de</strong>ra y realdimensión.Ahora bien, en lo que hace al hecho que tuvo por acreditado el Tribunal y que es materia <strong>de</strong> estas precisas consi<strong>de</strong>raciones-el carril en el que fue encontrado el cuerpo <strong>de</strong>l herido-, en tanto que el sentenciador lo soportó por igual en las<strong>de</strong>claraciones <strong>de</strong> los señores Mina López y López Reyes, sin que éstas hubiesen sido cuestionadas por la recurrente,<strong>de</strong>be colegirse que sale in<strong>de</strong>mne al ataque planteado en se<strong>de</strong> extraordinaria.TÉCNICA DE CASACIÓN-<strong>de</strong>senfoque por no acusar la totalidad <strong>de</strong> los argumentos que utilizó el ad quem para su<strong>de</strong>cisión.Así las cosas, aflora notorio el <strong>de</strong>senfoque <strong>de</strong> la acusación, pues mientras, como viene <strong>de</strong> <strong>de</strong>cirse, el Tribunal se respaldóen una pluralidad <strong>de</strong> medios <strong>de</strong>mostrativos diversos a las fotografías mismas para <strong>de</strong>scartar que el mencionado rastrofue <strong>de</strong>jado por el automotor, la recurrente se limitó a <strong>de</strong>nunciar la incorrecta pon<strong>de</strong>ración <strong>de</strong> ellas, las fotografías,<strong>de</strong>jando <strong>de</strong> lado los elementos <strong>de</strong> convicción que, en verdad, cimentaron el juicio <strong>de</strong>l ad quem, razón suficiente paraque el cargo sexto no esté llamado a abrirse paso.Pero resulta que ninguno <strong>de</strong> tales fundamentos fue <strong>de</strong>svirtuado, como quiera que, según se <strong>de</strong>spren<strong>de</strong> <strong>de</strong> las motivacionesen prece<strong>de</strong>ncia expuestas por la Sala, un buen número <strong>de</strong> tales argumentos no fue combatido en <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong>l recursoextraordinario que se ausculta y los restantes, pese a haber sido controvertidos, por el fracaso <strong>de</strong> las acusaciones, semantuvieron inalterados.PROVIDENCIA JUDICIAL- utilizada como medio <strong>de</strong> prueba.Carece <strong>de</strong> razón la recurrente al invocar como medio <strong>de</strong>mostrativo <strong>de</strong> que la buseta involucrada en el acci<strong>de</strong>nte materia<strong>de</strong> este asunto sí impactó al causante, la resolución <strong>de</strong> apertura <strong>de</strong> instrucción que en la referenciada investigaciónpenal profirió la Fiscalía, pues como lo tiene completamente <strong>de</strong>finido esta Sala <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong> las provi<strong>de</strong>ncias judicialessolo acreditan “su existencia, la clase <strong>de</strong> resolución, su autor y su fecha, excluyendo las motivaciones que le sirvieron<strong>de</strong> soporte”TECNICA DE CASACIÓN-cuando la <strong>de</strong>cisión <strong>de</strong>l ad quem corresponda a una posible lectura <strong>de</strong> los elementos <strong>de</strong>juicio no hay quebrantamiento <strong>de</strong>l fallo.Así las cosas, es <strong>de</strong>l caso <strong>de</strong>stacar, entonces, que <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el estricto marco casacional, el entendimiento que el recurrentehaga <strong>de</strong> los elementos <strong>de</strong> juicio con los que se cuente en el respectivo proceso, por más respetable que resulte, al noser la única lectura que <strong>de</strong> ellos pue<strong>de</strong> hacerse, no habilita el quebrantamiento <strong>de</strong>l fallo impugnado.135Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>FILIACIÓN - LEGITIMACION VOLUNTARIAEstado civil <strong>de</strong>l hijo concebido antes <strong>de</strong>l matrimonioEvoluciónSENTENCIA DE CASACIÓNM. PONENTE : DR.WILLIAM NAMÉN VARGASFECHA : 09-12-<strong>2011</strong>DECISIÓN: CASAPROCESO : 2005-00140-01DEMANDANTE: María Elina Pachón De ZapataDEMANDADO:Francisco Solano Murcia y otrosASUNTO:En la <strong>de</strong>manda sustituida por el fallecimiento <strong>de</strong>l presunto padre, la <strong>de</strong>mandante solicitó <strong>de</strong>clarar que es hijaextramatrimonial <strong>de</strong> aquel con todos los <strong>de</strong>rechos inherentes patrimoniales y el <strong>de</strong> recibir como su here<strong>de</strong>ra lacuota respectiva en los bienes relictos, or<strong>de</strong>nar rehacer la partición <strong>de</strong> haberse efectuado e inscribir la sentenciapara hacer las anotaciones y correcciones respectivas.Soportó el petitum, en las relaciones íntimas sostenidas por su mamá con el <strong>de</strong>mandado padre conocidas porvarios miembros <strong>de</strong> las familia, la ayuda económica que <strong>de</strong> él recibió pese a la negativa <strong>de</strong> reconocerla y elposterior matrimonio <strong>de</strong> su madre con otro hombre; trabada la litis, la consorte sobreviviente y los here<strong>de</strong>ros<strong>de</strong>terminados <strong>de</strong> <strong>de</strong>mandado fallecido en trámite <strong>de</strong>l proceso al protestar el petitum interpusieron la excepción<strong>de</strong> “falta <strong>de</strong> causa para <strong>de</strong>mandar”, y el curador ad litem <strong>de</strong> los in<strong>de</strong>terminados, solicitó probar los hechos porno constarle ninguno a<strong>de</strong>lantado el trámite <strong>de</strong> rigor el juez <strong>de</strong> primera instancia profirió sentencia mediante lacual accedió a las pretensiones <strong>de</strong>cisión que fue revocada por el ad quem para <strong>de</strong>clarar probada la excepcióninterpuesta al consi<strong>de</strong>rar que se <strong>de</strong>bió acumular su petición a la <strong>de</strong> impugnación <strong>de</strong> paternidad legitima en vistaque al analizar la partida <strong>de</strong> bautizo <strong>de</strong> la actora concluyó que esta era hija legitima <strong>de</strong>l esposo <strong>de</strong> su madre..Inconforme con tal <strong>de</strong>cisión, la <strong>de</strong>mandante interpuso recurso <strong>de</strong> casación, alegando en un único cargo, error <strong>de</strong><strong>de</strong>recho por violación <strong>de</strong> normas probatorias y como consecuencia <strong>de</strong> ello la violación <strong>de</strong> preceptos sustanciales,lo anterior bajo el amparo <strong>de</strong> la causal primera <strong>de</strong>l artículo 368 <strong>de</strong>l C.P.C. en conocimiento <strong>de</strong>l cual la Sala<strong>de</strong>cidió casar el fallo recurrido al encontrar el yerro endilgado configurado dada la improce<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> partir <strong>de</strong> lapartida eclesiástica <strong>de</strong> bautismo como plena prueba <strong>de</strong>l Estado Civil. En se<strong>de</strong> <strong>de</strong> instancia en sentencia sustitutivaconfirmó la <strong>de</strong>cisión <strong>de</strong>l a quo y las <strong>de</strong>claraciones solicitadas.En el estado actual <strong>de</strong> la civilización y el or<strong>de</strong>n jurídico, la odiosa discriminación entre hijos legítimos e ilegítimosbasada en injustificados prejuicios éticos, sociales, políticos o legales, para fortuna <strong>de</strong> la humanidad se encuentrasuperada.En el pasado, la legitimación confería al legitimado la calidad <strong>de</strong> hijo “legítimo”, y en la actualidad, la <strong>de</strong> hijomatrimonial. Hoy, en la legislación patria la posición, condición o situación <strong>de</strong> hijo, padre o madre, es ante la ley, lamisma y produce exactas consecuencias jurídicas, por cuanto para todos los efectos legales las personas son igualesante la ley, ostentan idéntico status normativo, y los hijos, ya matrimoniales, ora extramatrimoniales, tienen losmismos <strong>de</strong>rechos y obligaciones.PATERNIDAD LEGITIMA- hijos concebidos antes <strong>de</strong>l matrimonio / MATRIMONIO-la legitimación ipso iure ovoluntariaEx artículo 236 <strong>de</strong>l Código Civil, “los hijos concebidos fuera <strong>de</strong> matrimonio y legitimados por el que posteriormentecontraen sus padres” son hijos legítimos. La legitimación, es ipso iure o voluntaria. En la llamada “ipso jure” o <strong>de</strong>pleno <strong>de</strong>recho, el matrimonio posterior confiere la calidad <strong>de</strong> matrimonial “a los hijos concebidos antes y nacidosen él” (artículo 237 Código Civil), o a hijos concebidos, nacidos y reconocidos ex ante por sus padres (artículo 238,ibí<strong>de</strong>m). En ambas hipótesis, el matrimonio ulterior <strong>de</strong> los padres produce la legitimación ipso jure <strong>de</strong> los hijosnacidos en éste o, cuyo nacimiento y reconocimiento por los consortes prece<strong>de</strong>. En la segunda, contrario sensu, ex136Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>artículo 239 <strong>de</strong>l Código Civil, “el matrimonio posterior no produce ipso jure la legitimidad <strong>de</strong> los hijos. Para que ellase produzca es necesario que los padres <strong>de</strong>signen en el acta <strong>de</strong>l matrimonio, o en escritura pública, los hijos a quienesconfieren ese beneficio, ya estén vivos o muertos”.En tal caso, la legitimación voluntaria implica un acto dispositivo espontáneo <strong>de</strong> ambos padres contenido en el acta<strong>de</strong>l matrimonio o en instrumento público, y a<strong>de</strong>más <strong>de</strong>l vínculo matrimonial, ya civil, ora religioso, es menester elreconocimiento mutuo, expreso, claro e inequívoco <strong>de</strong>l hijo, así como su notificación a éste, quien podrá aceptar orehusar conforme a las prescripciones legales, es <strong>de</strong>cir, comporta <strong>de</strong>claración recepticia que si bien se perfecciona conla expresión <strong>de</strong> las partes, <strong>de</strong>be darse a conocer al legitimado en tanto pue<strong>de</strong> impugnarla por falta <strong>de</strong> notificación oaceptación (artículos 240 y ss, Código Civil; cas. civ. sentencias <strong>de</strong> 13 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 1911, XX, 352; 18 <strong>de</strong> febrero<strong>de</strong> 1931, XXXVIII, 443; 29 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 1958, LXXXVII, 538; y 29 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 1959).(...)Para que la legitimación voluntaria se produzca, esto es, para su existencia, la legislación civil exige, expresis verbis,“que los padres <strong>de</strong>signen en el acta <strong>de</strong> matrimonio, o en escritura pública, los hijos a quienes confieren este beneficio”,<strong>de</strong> don<strong>de</strong> se <strong>de</strong>duce, sin temor a equívocos, que el registro civil <strong>de</strong> matrimonio <strong>de</strong> Bárbara Pachón y Marco AntonioPachón (fl. 68) tiene fuerza <strong>de</strong>mostrativa para efectos <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminar la supuesta legitimación avizorada por el Tribunal,y en consecuencia, su apreciación física y ausencia <strong>de</strong> valoración jurídica, comportan la existencia <strong>de</strong> uno <strong>de</strong> loserrores <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho que al juzgador <strong>de</strong> instancia atribuye la censura.ESTADO CIVIL- prueba /ESTADO CIVIL-valor probatorio <strong>de</strong>l registro civil y las actas eclesiásticas / REGISTROCIVIL DE NACIMIENTO – es único y consigna todos los hechos y actos concernientes al estado civil.El estado civil, <strong>de</strong>recho universal <strong>de</strong> todo sujeto iuris, ostenta naturaleza “indivisible, indisponible e imprescriptible”(artículo 1º <strong>de</strong>l Decreto 1260 <strong>de</strong> 1970), (...) y encuentran venero en normas <strong>de</strong> raigambre constitucional fundamental(artículo 14 <strong>de</strong> la Constitución Política).El estado civil <strong>de</strong> las personas se regula por la ley vigente al tiempo <strong>de</strong> su adquisición y en cuanto hace a su prueba “elartículo 22 <strong>de</strong> la ley 57 <strong>de</strong> 1887 dispuso que constituían pruebas principales <strong>de</strong>l estado civil “respecto <strong>de</strong> nacimientos....<strong>de</strong> personas bautizadas....en el seno <strong>de</strong> la Iglesia Católica, las certificaciones que con las formalida<strong>de</strong>s legales expidanlos respectivos sacerdotes párrocos, insertando las actas o partidas existentes en los libros parroquiales” (se subraya).La ley 92 <strong>de</strong> 1938, a su turno, estableció que a partir <strong>de</strong> su vigencia eran pruebas principales “las copias auténticas<strong>de</strong> las partidas <strong>de</strong> registro <strong>de</strong>l estado civil,...” (art. 18) y que a falta <strong>de</strong> ellos podían suplirse “... en caso necesario,por otros documentos auténticos, o por las actas o partidas existentes en los libros parroquiales extendidas por losrespectivos Curas Párrocos,...” (se subraya; art. 19). Finalmente, el Decreto 1260 <strong>de</strong> 1970 expresa en su artículo 105que “Los hechos y actos relacionados con el estado civil <strong>de</strong> las personas, ocurridos con posterioridad a la vigencia<strong>de</strong> la ley 92 <strong>de</strong> 1938, se probaran con copia <strong>de</strong> la correspondiente partida o folio, o con certificados expedidos conbase en los mismos” (Se subraya). Es claro, entonces, que los hechos y actos constitutivos o <strong>de</strong>clarativos <strong>de</strong>l estadocivil anteriores a la vigencia <strong>de</strong> la Ley 92 <strong>de</strong> 1938, o acaecidos <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> la vigencia <strong>de</strong> ésta y antes <strong>de</strong> la vigencia <strong>de</strong>lartículo 105 <strong>de</strong>l Decreto 1260 <strong>de</strong> 1970 (el 5 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> este año, fecha en que fue publicado oficialmente), o queocurran a partir <strong>de</strong> este momento, pue<strong>de</strong>n acreditarse, según el caso, así: los primeros, mediante la copia <strong>de</strong> las actaseclesiásticas correspondientes, como prueba principal; los segundos, mediante la copia <strong>de</strong> registro <strong>de</strong>l estado civilcomo prueba principal y, como prueba supletoria, entre otras, con la copia <strong>de</strong> las actas eclesiásticas correspondientes;y los últimos, únicamente, mediante la copia <strong>de</strong>l registro <strong>de</strong>l estado civil pertinente. Sobre el mismo particular,esta Sala ha expresado que “...en materia <strong>de</strong> pruebas <strong>de</strong>l estado civil <strong>de</strong> las personas correspon<strong>de</strong> al juez sujetarse alas pruebas pertinentes que, según la época en que se realizó el hecho o, acto <strong>de</strong>l caso, <strong>de</strong>termina su aplicación, sinperjuicio <strong>de</strong> acudirse a los medios probatorios <strong>de</strong> la nueva ley”.REGISTRO CIVIL-requisitos <strong>de</strong> eficacia probatoriaEntre los imperativos <strong>de</strong> or<strong>de</strong>n público disciplinados en el Decreto 1260 <strong>de</strong> 1970, relevantes para el asunto que ocupala atención <strong>de</strong> la <strong>Corte</strong>, <strong>de</strong>be resaltarse que, “el estado civil <strong>de</strong>be constar” en el registro respectivo (artículo 101); “loshechos y actos relacionados con el estado civil <strong>de</strong> las personas, ocurridos con posterioridad a la vigencia <strong>de</strong> la Ley92 <strong>de</strong> 1938, se probarán con copia <strong>de</strong> la correspondiente partida o folio, o con certificados expedidos con base en losmismos” (artículo 105); “ninguno <strong>de</strong> los hechos, actos y provi<strong>de</strong>ncias relativos al estado civil (...) hace fe en proceso137Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>(...) si no ha sido inscrito o registrado en la respectiva oficina”; que la inscripción en el registro sólo será válida si seefectúa con el lleno <strong>de</strong> los requisitos legales; en el acta o registro matrimonial, ha <strong>de</strong> constar la legitimación <strong>de</strong> loshijos (artículos 5 y 69[5]); en el registro <strong>de</strong> nacimientos <strong>de</strong>ben inscribirse las legitimaciones (artículos 5 y 44[4]);en tratándose <strong>de</strong> inscripciones <strong>de</strong> hijos naturales, sólo se registrará el nombre <strong>de</strong>l padre si éste acepta tal calidad(artículo 54, inc. 2º), caso en el cual, el reconocimiento se hará constar en el folio en el que se inscribió el nacimiento(artículo 58), y los asuntos relacionados con el estado civil distintos a los nacimientos, matrimonios y <strong>de</strong>funciones,<strong>de</strong>ben inscribirse en el registro <strong>de</strong> las personas afectadas, así como en los registros <strong>de</strong> matrimonio y nacimiento <strong>de</strong> loscónyuges (artículo 22).PARTIDA ECLESIASTICA-valor probatorio <strong>de</strong> la partida <strong>de</strong> bautizo/APRECIACIÓN DE LA PRUEBADOCUMENTAL-partidas eclesiásticas(...)in<strong>de</strong>pendientemente <strong>de</strong> que la partida <strong>de</strong> bautismo pudiere servir para sentar el registro civil <strong>de</strong> nacimiento <strong>de</strong> la<strong>de</strong>mandante, cosa que no se discute en la litis, es evi<strong>de</strong>nte que para su vali<strong>de</strong>z probatoria <strong>de</strong>be establecerse si cumpleo no con los requisitos necesarios para <strong>de</strong> ella <strong>de</strong>ducir que la actora es hija legitimada <strong>de</strong> quien aparece como su padreen el registro civil <strong>de</strong> nacimiento, frente a lo que se itera: la prueba principal <strong>de</strong>l estado civil es fundamentalmente elregistro civil.Con todo, aceptando en gracia <strong>de</strong> discusión la partida <strong>de</strong> bautismo como medio idóneo <strong>de</strong>mostrativo <strong>de</strong>l estado civil<strong>de</strong> las personas, por ocurrir el nacimiento <strong>de</strong> la <strong>de</strong>mandante <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> la Ley 92 <strong>de</strong> 1938 y antes <strong>de</strong>l 5 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong>1970 (cas. civ. sentencia <strong>de</strong> 7 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2003, expediente 7054), en la legitimación ipso jure <strong>de</strong> hijos concebidos,nacidos y reconocidos antes <strong>de</strong>l matrimonio, y en la voluntaria por el reconocimiento en el acta <strong>de</strong> matrimonio <strong>de</strong> “loshijos a quienes confieren este beneficio”, el <strong>de</strong>l católico es hábil pero a partir <strong>de</strong> 1913 (canon 1815), requiere la firma<strong>de</strong> los contrayentes, más aún si al margen <strong>de</strong> la naturaleza religiosa <strong>de</strong>l vínculo matrimonial, la legitimación se rigepor la legislación civil.ERROR DE DERECHO- vía indirecta valoración probatoriaEl error <strong>de</strong> <strong>de</strong>recho cuestiona el in<strong>de</strong>bido criterio <strong>de</strong>l juez sobre la apreciación jurídica <strong>de</strong> los elementos <strong>de</strong>mostrativos,no la física, material u objetiva <strong>de</strong> las evi<strong>de</strong>ncias sino el alcance jurídico dadoRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil138


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>UNION MARITAL DE HECHOEfectos patrimoniales <strong>de</strong> la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> unión maritalSENTENCIA DE CASACIÓNM. PONENTE : DR.ARTURO SOLARTE RODRIGUEZFECHA : 09-12-<strong>2011</strong>DECISIÓN:No CasaPROCESO :2007-00892-01DEMANDADO: Carlos Enrique Gonzales MoraDEMANDANTE:Luz Marina Giraldo OlguínASUNTO:Como consecuencia <strong>de</strong>l rompiendo <strong>de</strong> su relación sentimental, el excompañero permanente inició proceso judicialcon el fin <strong>de</strong> que se <strong>de</strong>clarara la existencia <strong>de</strong> la unión marital <strong>de</strong> hecho que conformó con la <strong>de</strong>mandada uniónque perduro por el término <strong>de</strong> 17 años y que finalizó el 4 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 2007 por <strong>de</strong>cisión <strong>de</strong> la <strong>de</strong>mandada, quienabandonó el hogar común; <strong>de</strong> allí que se <strong>de</strong>clare la correlativa sociedad patrimonial, así como que se dispusierasu disolución y liquidación.Admitida la <strong>de</strong>manda el convocado dio contestación oponiéndose a las pretensiones, propuso las excepciones<strong>de</strong> mérito que <strong>de</strong>nominó “prescripción <strong>de</strong> la acción”, “inexistencia <strong>de</strong> la sociedad patrimonial”, “ilegitimida<strong>de</strong>n la causa por activa”, “enriquecimiento sin causa”, “falta <strong>de</strong> causa para <strong>de</strong>mandar” y “temeridad y mala fe”,a<strong>de</strong>lantado el trámite <strong>de</strong> rigor el juez <strong>de</strong> instancia <strong>de</strong>sestimó las excepciones meritorias alegadas <strong>de</strong>claró laconformación <strong>de</strong> la unión marital <strong>de</strong> hecho entre las partes en el período comprendido entre mayo <strong>de</strong> 1991 y el 4<strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 2007, fecha en la cual se produjo la separación <strong>de</strong>finitiva <strong>de</strong> los compañeros, acogió parcialmentela excepción <strong>de</strong> inexistencia <strong>de</strong> la sociedad patrimonial, para el período comprendido entre mayo <strong>de</strong> 1991 y el1º <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 1993, tiempo durante el cual encontró probada la vigencia <strong>de</strong> una sociedad conyugal que paraentonces tenía el <strong>de</strong>mandante, reconoció la existencia <strong>de</strong> la sociedad patrimonial entre los compañeros en elperíodo comprendido entre el 1º <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 1993 y el 4 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 2007; e impuso las costas <strong>de</strong>l proceso a laaccionada.Apelado por la <strong>de</strong>mandada el fallo <strong>de</strong>l a quo, el Tribunal Superior, mediante el suyo, lo confirmó parcialmente,resultando solo revocado el punto que <strong>de</strong>sestimó la prescripción alegada por la <strong>de</strong>mandada para, en su lugar,<strong>de</strong>clarar probada la excepción <strong>de</strong> prescripción <strong>de</strong> la acción <strong>de</strong> liquidación <strong>de</strong> la sociedad patrimonial conformadaentre las partes <strong>de</strong>l proceso modificó los puntos segundo y cuarto, en lo tocante al período <strong>de</strong> existencia tanto <strong>de</strong>la unión marital <strong>de</strong> hecho, que fijó “<strong>de</strong>s<strong>de</strong> el 31 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1991 hasta el 31 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2003” ello bajo laconsi<strong>de</strong>ración <strong>de</strong> que el hecho <strong>de</strong> que los compañeros vivieran en el mismo lugar no era indicativo <strong>de</strong>finitivo <strong>de</strong>vida marital asi también limitó el lapso se sociedad patrimonial al 1 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 1993 y 31 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2003;y redujo la con<strong>de</strong>na en costas a sólo un 30%.En <strong>de</strong>sacuerdo con tales provi<strong>de</strong>ncias el <strong>de</strong>mandante recurre en casación el fallo <strong>de</strong>l tribunal, sustenta su acusaciónen un único cargo al amparo <strong>de</strong>l numeral 1º <strong>de</strong>l artículo 368 <strong>de</strong>l C. <strong>de</strong> P. C., por violar indirectamente los artículos1º, 2º y 7º <strong>de</strong> la ley 54 <strong>de</strong> 1990, 1º y 3º <strong>de</strong> la Ley 979 <strong>de</strong> 2005 y 1774, 1781 y 1795 <strong>de</strong>l C.C por falta <strong>de</strong> aplicación,y <strong>de</strong>l 8º <strong>de</strong>l C. <strong>de</strong> P. C. por in<strong>de</strong>bida aplicación.Al efectuar el estudio <strong>de</strong>l caso, la Sala <strong>de</strong> casación Civil concluyó que la <strong>de</strong>cisión <strong>de</strong>l tribunal resultaba lógica yacor<strong>de</strong> a un estudio en conjunto <strong>de</strong>l material aportado, sin que se pueda acusar el fallo <strong>de</strong> antojadizo o caprichoso,por tal motivo no casa la sentencia.139Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>UNION MARITAL DE HECHO-el simple hecho <strong>de</strong> vivir bajo el mismo techo no configura comunidad <strong>de</strong> vida(...)Para combatir tal apreciación fáctica <strong>de</strong>l ad quem, el recurrente en casación enfiló su ataque a cuestionar la pon<strong>de</strong>raciónque el Tribunal hizo <strong>de</strong> los testimonios(...)en lo tocante, exclusivamente, a la incertidumbre que aflora respecto <strong>de</strong> la habitación que el actor pasó a ocupar unavez <strong>de</strong>jó la que era común a los compañeros, conforme el razonamiento expuesto por el mencionado sentenciador.Cotejados los múltiples planteamientos expuestos por el ad quem como soporte <strong>de</strong> su fallo, (...), y los argumentos enque se hizo <strong>de</strong>scansar la censura introducida en casación, se advierte, con facilidad, que la acusación no se dirigió acombatir las verda<strong>de</strong>ras razones sobre las que se edificó la sentencia aquí cuestionada, pues, para <strong>de</strong>cirlo en breve, laconclusión fáctica <strong>de</strong>l Tribunal en la que sustentó su juicio fue que el actor y la <strong>de</strong>mandada, a partir <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong>2003, por iniciativa <strong>de</strong> aquél, no siguieron compartiendo la misma habitación, sino que, pese a que los dos continuaronresidiendo en el inmueble que venían ocupando <strong>de</strong> antes, lo hicieron en lugares separados y con fines diversos, por loque dicha cohabitación no tuvo por propósito proseguir con la comunidad <strong>de</strong> vida que existía entre ellos.Nótese que no fue materia <strong>de</strong>l análisis <strong>de</strong>l Tribunal, <strong>de</strong>finir la habitación que pasó a ocupar el <strong>de</strong>mandante, sino quesu actividad se concentró en establecer el hecho <strong>de</strong> que a partir <strong>de</strong>l indicado momento, cesó el trato <strong>de</strong> marido y mujer<strong>de</strong> los citados compañeros, lo que halló satisfactoriamente <strong>de</strong>mostrado.La comentada inferencia <strong>de</strong>l ad quem, como es lógico enten<strong>de</strong>rlo, no resulta afectada y, menos aún, <strong>de</strong>svirtuada por lacircunstancia advertida por el recurrente como eje exclusivo <strong>de</strong> su ataque, esto es, que a la luz <strong>de</strong> la prueba testimonialrecepcionada no pue<strong>de</strong> <strong>de</strong>terminarse, con absoluta exactitud, la específica habitación en la que se ubicó en a<strong>de</strong>lante elseñor González Mora, pues así se admitiera que en este punto los <strong>de</strong>clarantes no fueron coinci<strong>de</strong>ntes, tal incertidumbreno <strong>de</strong>svanece el hecho que halló probado el Tribunal y que, en esencia, como se señaló, fue la genuina razón <strong>de</strong> sus<strong>de</strong>cisiones, es <strong>de</strong>cir, se repite, que el precitado actor y la señora Luz Marina Giraldo Holguín, pese a que siguieronresidiendo en el mismo inmueble, no continuaron su convivencia como marido y mujer, es <strong>de</strong>cir, no siguieron conla comunidad marital que tenían, aserción ésta que, por consiguiente, no se combatió efectiva y eficientemente encasación y que, por lo mismo, continúa en pie, prestando suficiente apoyo al fallo <strong>de</strong> segunda instancia.APRECIACIÓN CONJUNTA DE LA PRUEBA-indicadores <strong>de</strong> vida marital(...)los medios <strong>de</strong> persuasión aducidos por el actor, indicativos <strong>de</strong> que la relación que él sostuvo con la <strong>de</strong>mandada seextendió hasta octubre <strong>de</strong> 2007, sobre todo la testimonial, no son contun<strong>de</strong>ntes, ni <strong>de</strong>tallados, ni claros, en <strong>de</strong>mostrarese hecho; que, por el contrario, presentan serias contradicciones entre sí y con los restantes elementos <strong>de</strong> juicio, enparticular, la <strong>de</strong>manda y el interrogatorio <strong>de</strong> parte absuelto por el mismo señor González Mora; que, <strong>de</strong> todas maneras,“los únicos hechos concretos y tangibles a los que alu<strong>de</strong>n y que evi<strong>de</strong>ncian convivencia, en sentido marital, son losque conciernen con la cohabitación <strong>de</strong> la pareja antes <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2003”; y que, adicionalmente, operan en contra<strong>de</strong>l actor una serie <strong>de</strong> indicios que <strong>de</strong>svirtúan la postura que él asumió en el litigio, entre ellos, su <strong>de</strong>sconocimiento<strong>de</strong> la actividad laboral a la que se <strong>de</strong>dicó su compañera <strong>de</strong>l 2003 al 2007, así como la última vez que compartieronun evento familiar, o que la acompañó a una cita médica, la explicación que dio respecto a que haya sido ella quienen ese lapso <strong>de</strong> tiempo figuró como acudiente <strong>de</strong> los hijos comunes en los colegios don<strong>de</strong> estudiaban, que evadierarespon<strong>de</strong>r la pregunta relativa a la frecuencia <strong>de</strong> sus relaciones sexuales en dichos cuatro años <strong>de</strong> convivencia, que conese fin, trajera a colación el infarto que sufrió, cuando este suceso tuvo ocurrencia en el año 2006 y que, no obstanteque el accionante expuso que como consecuencia <strong>de</strong> dicha afectación <strong>de</strong> su salud no pudo realizar <strong>de</strong>spués activida<strong>de</strong>sfísicas, ni trabajar, los testigos que a petición suya fueron escuchados, <strong>de</strong>clararon que él era una persona sana y quemontaba bicicleta los domingos.CARGOS EN CASACIÓN- Simetría y fi<strong>de</strong>lidad <strong>de</strong>l ataque con las razones que sirvieron <strong>de</strong> fundamento a lasentencia.Al respecto, pertinente es insistir en que los ataques en casación <strong>de</strong>ben guardar total simetría con los fundamentosen los que el sentenciador <strong>de</strong> instancia respaldó las <strong>de</strong>cisiones que adoptó en frente <strong>de</strong>l litigio, puesto que, comoaquí acontece, cuando el recurrente no es fiel a las razones que sirvieron <strong>de</strong> fundamento a la sentencia cuyo quiebrepersigue, <strong>de</strong>ja <strong>de</strong> atacar las que verda<strong>de</strong>ramente le prestaron pie <strong>de</strong> apoyo, que al no ser removidas, impi<strong>de</strong>n, per se,que el respectivo pronunciamiento se <strong>de</strong>rrumbe.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil140


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>Adicionalmente, surge patente que el cargo es incompleto, por dos razones específicas:En primer lugar, porque habiendo soportado el Tribunal sus conclusiones fácticas en la <strong>de</strong>manda, en el escrito conel que el actor <strong>de</strong>scorrió el traslado <strong>de</strong> la excepciones meritorias propuestas por la accionada, en el interrogatorio <strong>de</strong>parte que él absolvió, en la totalidad <strong>de</strong> los testimonios recibidos, en la prueba documental consistente en la tres cartasremitidas al señor González Mora por sus hijos y en el conjunto <strong>de</strong> indicios que especificó dicha autoridad en su fallo,en la acusación examinada únicamente se reprochó al Tribunal por la valoración que hizo <strong>de</strong> las <strong>de</strong>claraciones (...).Y, en segundo término, <strong>de</strong>bido a que el ataque no fue comprensivo <strong>de</strong> los dos lineamientos generales que en punto<strong>de</strong> la pon<strong>de</strong>ración probatoria sentó el Tribunal, esto es, en primer lugar, que la pruebas practicadas a instancia <strong>de</strong>l<strong>de</strong>mandante, dirigidas a comprobar que la unión que mantuvo con la señora Giraldo Holguín se extendió hasta el año2007, carecen <strong>de</strong> fuerza <strong>de</strong>mostrativa <strong>de</strong>bido a las imprecisiones y contradicciones que en torno <strong>de</strong> ellas <strong>de</strong>tectó yporque, en todo caso, dieron cuenta <strong>de</strong> hechos indicativos <strong>de</strong> que ese vínculo fue marital ocurridos antes <strong>de</strong> diciembre<strong>de</strong> 2003; y, en segundo término, que las practicadas por solicitud <strong>de</strong> la parte <strong>de</strong>mandada, contrariamente, sí acreditaronque en las postrimerías <strong>de</strong>l último año mencionado los citados señores <strong>de</strong>jaron <strong>de</strong> comportarse como marido y mujer,poniendo fin así a la comunidad <strong>de</strong> vida que entre ellos existía.TECNICA DE CASACIÓN-si alguna <strong>de</strong> las bases esenciales <strong>de</strong> la sentencia recurrida no es atacada y por sí mismale presta apoyo suficiente al fallo impugnado éste <strong>de</strong>be quedar en pie.Así se acepte que con la protesta casacional, referida como se ha indicado a que el Tribunal pasó por alto que <strong>de</strong> laspruebas no pue<strong>de</strong> inferirse la habitación en la que se ubicó el actor una vez <strong>de</strong>jó la que ocupaba con su compañera,el censor procuró controvertir la segunda <strong>de</strong> las prece<strong>de</strong>ntes conclusiones, es ostensible que nada dijo en relacióncon la primera, pues no cuestionó la crítica que <strong>de</strong> las pruebas <strong>de</strong> la parte <strong>de</strong>mandante efectuó dicha autoridad y quela condujo a restarles credibilidad, omisión que, per se, <strong>de</strong>ja a salvo su inferencia <strong>de</strong> que en el proceso no aparece<strong>de</strong>mostrado que la unión marital <strong>de</strong> hecho que existió entre las partes, se hubiera prolongado hasta el año 2007.Es que, como reiteradamente lo ha sostenido la Sala, si alguna <strong>de</strong> las bases esenciales <strong>de</strong> la sentencia sometidaal escrutinio <strong>de</strong>l recurso extraordinario <strong>de</strong> casación “no es atacada y por sí misma le presta apoyo suficiente alfallo impugnado, éste <strong>de</strong>be quedar en pie, haciéndose <strong>de</strong> paso inocuo el examen <strong>de</strong> aquellos otros <strong>de</strong>saciertos cuyoreconocimiento reclama la censura”ERROR DE HECHO-la circunstancia que el ad quem acoja una <strong>de</strong> la tesis y <strong>de</strong>sestime otra no es una circunstanciaque engendre la comisión <strong>de</strong> ningún yerro.Por último, <strong>de</strong>be ponerse <strong>de</strong> presente que, como con frecuencia acaece en este tipo <strong>de</strong> procesos, las pruebas aquírecopiladas, conforme lo avizoró el Tribunal, pue<strong>de</strong>n clasificarse en dos grupos, que acompasan con las posicionesque cada una <strong>de</strong> las partes asumió en el litigio: las que informaron que la unión marital que existió, se extendió hastaoctubre <strong>de</strong> 2007; y las que dieron cuenta que dicho vínculo se extinguió en diciembre <strong>de</strong> 2003.Si ello es así, como en efecto lo es, la circunstancia <strong>de</strong> que el sentenciador <strong>de</strong> segunda instancia, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el punto<strong>de</strong> vista fáctico, hubiese optado por acoger la tesis sostenida por la <strong>de</strong>mandada, esto es, que la referida relaciónterminó a finales <strong>de</strong>l año 2003 y por <strong>de</strong>sestimar, correlativamente, el planteamiento que en este punto expresó el actor,consistente en que dicho vínculo concluyó en octubre <strong>de</strong> 2007, no es una circunstancia que engendre la comisión <strong>de</strong>ningún yerro <strong>de</strong> hecho por in<strong>de</strong>bida apreciación <strong>de</strong> los medios <strong>de</strong> convicción.141Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA DEL DOMINIO-Sucesión procesal por muerte <strong>de</strong> algunas <strong>de</strong> las partesSENTENCIA DE CASACIÓNM. PONENTE : DR.ARTURO SOLARTE RODRIGUEZFECHA : 09-12-<strong>2011</strong>DECISIÓN: NO CASAPROCESO : 1992-05900-01DEMANDANTE:Eduardo Aldana Robayo y otrosDEMANDADO: Merce<strong>de</strong>s Aldana RobayoASUNTO:Ante la usurpación <strong>de</strong> su <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> dominio sobre un bien inmueble urbano <strong>de</strong> su propiedad los afectados<strong>de</strong>cidieron iniciar un proceso reivindicatorio, petición que sustentaron en la adquisición <strong>de</strong>l predio porcompraventa legalizada <strong>de</strong>s<strong>de</strong> 1982 y las negativas <strong>de</strong> la poseedora a la restitución.En su momento el Juzgado <strong>de</strong> primera instancia, admitió y notificó a la convocada, quien a través <strong>de</strong> apo<strong>de</strong>radojudicial, se opuso al acogimiento <strong>de</strong> las pretensiones, propuso las excepciones <strong>de</strong> caducidad y prescripción,formuló <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> reconvención, en la que solicitó se <strong>de</strong>clarara que ganó por prescripción adquisitivaextraordinaria el dominio <strong>de</strong>l inmueble objeto <strong>de</strong> la reivindicación y subsidiariamente el pago <strong>de</strong> los gastos <strong>de</strong>mantenimiento, mejoras y otros realizados para la conservación <strong>de</strong>l predio.En trascurso <strong>de</strong>l proceso fallecieron los <strong>de</strong>mandantes luego <strong>de</strong> la sustitución procesal y el a<strong>de</strong>lantamiento<strong>de</strong>l trámite <strong>de</strong> rigor el juez <strong>de</strong> primera instancia <strong>de</strong>claró probada la excepción propuesta por el Curador adlitem<strong>de</strong> in<strong>de</strong>terminados <strong>de</strong>nominada inexistencia <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho alegado en cabeza <strong>de</strong> la actora en reconvenciónconsecuente con ello accedió a la reivindicación y or<strong>de</strong>nó la restitución. Explicó que el tiempo <strong>de</strong> posesiónalegado por la <strong>de</strong>mandada en reivindicación -<strong>de</strong>mandante en pertenencia era insuficiente para adquirir elinmueble por prescripción adquisitiva <strong>de</strong> dominio y que ella es una poseedora <strong>de</strong> mala fe; <strong>de</strong>cisión confirmadapor el ad quem <strong>de</strong>l análisis <strong>de</strong>l material probatorio.Ante tal situación la originalmente requerida acudió al recurso <strong>de</strong> casación impugnando esa provi<strong>de</strong>ncia, consoporte en el artículo 368 formuló tres cargos contra elveredicto <strong>de</strong>l Tribunal; el primero por violación indirecta<strong>de</strong> la ley sustancial, como consecuencia <strong>de</strong> la comisión <strong>de</strong> errores <strong>de</strong> hecho en la apreciación <strong>de</strong>las pruebas, elsiguiente, edificado sobre la causal segunda <strong>de</strong>l artículo 368 <strong>de</strong>l CPC, <strong>de</strong>bido a la incongruencia <strong>de</strong>l fallo conlas excepciones planteadas por el curador ad litem <strong>de</strong> las personas in<strong>de</strong>terminadas, <strong>de</strong>signado con ocasión <strong>de</strong>la <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> reconvención; y el tercero, apoyado en la causal quinta <strong>de</strong> casación, por hallarse configurada lanulidad prevista en el numeral 5º <strong>de</strong>l artículo 140 ibí<strong>de</strong>m.La Sala, encuentra que la sentencia cumple con los requisitos propios <strong>de</strong> una provi<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> su especie, quela <strong>de</strong>cisión es congruente con las <strong>de</strong>mandas y que las nulida<strong>de</strong>s alegadas no se configuran, soportada en elcorrecto entendimiento que <strong>de</strong>l fenómeno <strong>de</strong> la interrupción procesal causada por la muerte <strong>de</strong> una <strong>de</strong> las partesy <strong>de</strong> la sucesión procesal que se <strong>de</strong>be realizar.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil142


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>NULIDAD PROCESAL-continuación <strong>de</strong>l proceso a pesar <strong>de</strong> que se haya configurado un supuesto para su interrupcióno suspensión/INTERRUPCIÓN DEL PROCESO-fallecimiento <strong>de</strong> alguna <strong>de</strong> las partes.En el preludio <strong>de</strong>l cargo se advierte alguna vacilación <strong>de</strong>l recurrente, porque si bien alegó la nulidad consagrada en elnumeral 5º <strong>de</strong>l artículo 140 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, atinente a la continuación <strong>de</strong>l proceso a pesar <strong>de</strong> quese haya configurado alguno <strong>de</strong> los eventos que el legislador establece como supuestos <strong>de</strong> hecho para que se presentesu interrupción o suspensión, en la sustentación <strong>de</strong> la impugnación se alu<strong>de</strong> a la ausencia <strong>de</strong> aprobación <strong>de</strong> la sucesiónprocesal <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandante (...), así como a la falta <strong>de</strong> comparecencia <strong>de</strong> la cónyuge supérstite y los here<strong>de</strong>ros <strong>de</strong>EDUARDO ALDANA ROBAYO, asuntos más propios <strong>de</strong> la causal <strong>de</strong> nulidad prevista en el numeral 9º <strong>de</strong>l artículo140 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, pues en opinión <strong>de</strong>l censor estas últimas falencias <strong>de</strong>sdibujan la titularidad <strong>de</strong>linmueble objeto <strong>de</strong> la contienda, pedido en pertenencia en la reconvención, impidiendo el pronunciamiento <strong>de</strong> fondohasta tanto se enmien<strong>de</strong> el yerro, previa nulidad <strong>de</strong>l proceso.No obstante lo anterior, la invocación expresa <strong>de</strong> la causal 5ª <strong>de</strong>l artículo 140 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civily la esencia <strong>de</strong> la sustentación <strong>de</strong>l cargo, permiten a la <strong>Corte</strong> concluir que la censura en casación hace referencia,específicamente, a que el proceso continuó pese a haberse presentado una causal <strong>de</strong> interrupción, por el fallecimiento<strong>de</strong> los integrantes <strong>de</strong> la parte <strong>de</strong>mandante.Precisado lo anterior, se resalta que según voces <strong>de</strong>l artículo 168 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, “[e]l proceso ola actuación posterior a la sentencia se interrumpirá: 1º. Por muerte o enfermedad grave <strong>de</strong> la parte que no haya estadoactuando por conducto <strong>de</strong> apo<strong>de</strong>rado judicial, representante o curador ad litem”.Se infiere con claridad <strong>de</strong>l reproducido precepto, que la interrupción procesal, en el evento allí <strong>de</strong>sarrollado, sólo seproduce cuando el fallecido carezca <strong>de</strong> representante que <strong>de</strong>fienda sus <strong>de</strong>rechos,(...).De todas maneras pertinente es puntualizar que el recurrente parece enten<strong>de</strong>r que tanto la reivindicación solicitadapor los <strong>de</strong>mandantes originales, , con sustento en el <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> dominio <strong>de</strong>l predio en disputa, como la pertenenciasuplicada en contra <strong>de</strong> estos por vía <strong>de</strong> reconvención, resultaron afectadas por razón <strong>de</strong>l <strong>de</strong>ceso <strong>de</strong> ambos, en tantoque como consecuencia <strong>de</strong> su fallecimiento obró un cambio <strong>de</strong> titularidad <strong>de</strong>l inmueble, por efecto <strong>de</strong> la sucesiónsobrevenida en relación con ellos.SUCESIÓN PROCESAL-la falta <strong>de</strong> citación o la tardía comparecencia <strong>de</strong> los sucesores no invalida el correspondientetrámite judicial/LEGITIMACIÓN-el cambio <strong>de</strong> titularidad <strong>de</strong>l inmueble por causa <strong>de</strong> la muerte <strong>de</strong> quien la ostentabaen nada afecta la reivindicación ni la pertenencia.Ahora bien, advertido que el cambio <strong>de</strong> titularidad <strong>de</strong>l inmueble por causa <strong>de</strong> la muerte <strong>de</strong> quien la ostentaba, ennada afecta la reivindicación ni la pertenencia, es <strong>de</strong>l caso enfatizar que la falta <strong>de</strong> citación o la tardía comparecencia<strong>de</strong> sus sucesores procesales no invalida el correspondiente trámite judicial, cuando el fallecido estaba representadoen el proceso, pues como bien se indica en el ordinal 9º <strong>de</strong>l artículo 140 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, dichaconvocatoria sólo opera “cuando la ley así lo or<strong>de</strong>na”, y tal requerimiento no se exige en el supuesto <strong>de</strong> que la parteque muere haya estado asistida <strong>de</strong> apo<strong>de</strong>rado judicial.INCONGRUENCIA- una sentencia judicial <strong>de</strong> esos contornos agravia súbitamente a la parte que actuó confiada enlos límites trazados en el litigio/El principio dispositivo que inspira el proceso civil, conduce a que la petición <strong>de</strong> justicia que realizan las partes<strong>de</strong>limite la tarea <strong>de</strong>l juez y a que éste, por consiguiente, al dictar sentencia, <strong>de</strong>ba circunscribir su pronunciamiento alo reclamado por ellas y a los fundamentos <strong>de</strong> hecho que hubieren <strong>de</strong>lineado, salvo el caso <strong>de</strong> las excepciones que laley permite reconocer <strong>de</strong> oficio, cuando aparecen acreditadas en el proceso.En este escenario, el principio <strong>de</strong> congruencia establecido en el artículo 305 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil impi<strong>de</strong>el <strong>de</strong>sbordamiento <strong>de</strong> la competencia <strong>de</strong>l juez para resolver la contienda más allá <strong>de</strong> lo pedido por las partes (ultrapetita), o por asuntos ajenos a lo solicitado (extra petita) o con olvido <strong>de</strong> lo que ellas han planteado (citra petita).En caso <strong>de</strong> presentarse tal <strong>de</strong>scarrío, su ocurrencia pue<strong>de</strong> <strong>de</strong>nunciarse en casación a través <strong>de</strong> la causal segundaprevista en el artículo 368 ibí<strong>de</strong>m, pues, valga <strong>de</strong>cirlo, una sentencia judicial <strong>de</strong> esos contornos agravia súbitamente143Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>a la parte que actuó confiada en los límites trazados durante el litigio, toda vez que al ser soslayados por el juez almomento <strong>de</strong> <strong>de</strong>finirlo, le impi<strong>de</strong>n ejercer a plenitud su <strong>de</strong>recho a la <strong>de</strong>fensa.(...)Pertinente es recordar que la labor <strong>de</strong> juzgamiento no pue<strong>de</strong> ejercerse <strong>de</strong> cualquier modo. El rigor que exige la tarea<strong>de</strong>cisoria requiere abordar inauguralmente el reclamo <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandante para que, <strong>de</strong>finida la vocación <strong>de</strong> prosperidad<strong>de</strong> la pretensión con fundamento en las pruebas, se continúe con la valoración <strong>de</strong> las excepciones planteadas, <strong>de</strong>manera que sólo cuando la acción tiene posibilidad <strong>de</strong> victoria, se impone al juez entrar a auscultar los mecanismosaducidos en pro <strong>de</strong> la <strong>de</strong>fensa <strong>de</strong>l <strong>de</strong>mandado a fin <strong>de</strong> establecer si ellos tiene la virtud <strong>de</strong> enervarla.En este sentido, el juez <strong>de</strong> manera previa al estudio <strong>de</strong> la excepción, <strong>de</strong>be <strong>de</strong>cidir el mérito <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda, concretamente,si concurren los presupuestos materiales para una sentencia favorable, porque si ello no es así, conocidos como elinterés para obrar, la legitimación en la causa, la tutela jurídica y la prueba <strong>de</strong> los hechos, en palabras <strong>de</strong> Calamandrei“(...)el <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> acción (entendido como <strong>de</strong>recho a la provi<strong>de</strong>ncia favorable) no nace (...)”. Es que, conforme el mismoautor, para “que el órgano judicial pueda acoger la <strong>de</strong>manda <strong>de</strong>l reclamante, y con ello satisfacer el <strong>de</strong>recho <strong>de</strong> acciónque éste ejercita, es preciso que ese órgano se convenza <strong>de</strong> que tal <strong>de</strong>recho existe concretamente; y para convencerse<strong>de</strong> ello es necesario que verifique la existencia <strong>de</strong> estos requisitos constitutivos <strong>de</strong> la acción; existencia que constituyelo que nuestra ley llama el mérito <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda, que el juez <strong>de</strong>be examinar para valorar su fundamento y paraestablecer, por consiguiente, si la misma merece ser acogida”.Lo hasta aquí expresado, <strong>de</strong>ja en claro que, examinada la sentencia impugnada integralmente, como correspon<strong>de</strong>, elTribunal no se ocupó <strong>de</strong> la excepción propuesta por el curador ad litem que inicialmente se nombró para asistir a laspersonas con interés en el inmueble pedido en pertenencia y que, por lo mismo, no obstante la forma adoptada en suparte dispositiva, ese pronunciamiento no se avizora incongruente.EXCEPCIÓN-su simple enunciación en la <strong>de</strong>manda no es suficiente para que tal adquiera esa condiciónDes<strong>de</strong> otra perspectiva, es menester recordar que la simple <strong>de</strong>nominación <strong>de</strong> excepción que el <strong>de</strong>mandado dé a la<strong>de</strong>fensa que enarbola, es insuficiente para que aquélla necesariamente adquiera la condición <strong>de</strong> talHechas las anteriores precisiones, es palmario que el planteamiento efectuado por el curador ad litem, que <strong>de</strong>nominóinexistencia <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho alegado por la actora en reconvención, lejos está <strong>de</strong> configurar una excepción, porque secimenta en la falta <strong>de</strong> acreditación <strong>de</strong>l tiempo necesario para la prescripción adquisitiva <strong>de</strong> dominio, con lo cual seadvierte que se trata <strong>de</strong>l aspecto probatorio que <strong>de</strong>bía analizar el juez para <strong>de</strong>cidir sobre el mérito <strong>de</strong> la pretensión <strong>de</strong>usucapión y no, realmente, <strong>de</strong> un mecanismo <strong>de</strong>fensivo propiamente dicho, que configure una excepción.Corolario <strong>de</strong> lo anterior, es que a pesar <strong>de</strong>l dislate <strong>de</strong>l a quo, que impropiamente <strong>de</strong>claró la prosperidad <strong>de</strong> un medioexceptivo que no tenía la calidad <strong>de</strong> tal, propuesto por un curador ad-litem cuya actuación quedó envuelta por la<strong>de</strong>claratoria <strong>de</strong> nulidad, tal yerro en nada afecta la congruencia <strong>de</strong>l fallo <strong>de</strong> segundo grado, por una parte, porque ésteen manera alguna expresó la confirmación <strong>de</strong> la mentada excepción y, por otra, <strong>de</strong>bido a que la <strong>de</strong>cisión cuestionadase afincó, en realidad, en el fracaso <strong>de</strong> la pretensión por <strong>de</strong>ficiencias probatorias <strong>de</strong> los hechos que les sirvieron <strong>de</strong>fundamento, tarea que se inscribe en la competencia <strong>de</strong>l juez para analizar el mérito <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda.CARGA DE LA PRUEBA-es <strong>de</strong>ber <strong>de</strong>l recurrente <strong>de</strong>mostrar la dimensión <strong>de</strong>l errortradicional tesis <strong>de</strong> esta Corporación, siguiendo, como correspon<strong>de</strong>, lo que al respecto señala el Código <strong>de</strong> ProcedimientoCivil, ha sido que el error <strong>de</strong> hecho alegado en se<strong>de</strong> <strong>de</strong> casación, para que alcance a quebrantar la presunción <strong>de</strong>legalidad y acierto que ampara el fallo <strong>de</strong> segundo grado, no sólo <strong>de</strong>ber aparece en forma evi<strong>de</strong>nte o manifiesta en lasactuaciones, esto es, percibirse sin mayores esfuerzos dialécticos o argumentativos, sino que también <strong>de</strong>be revestiruna importancia o trascen<strong>de</strong>ncia tales que enmendado el yerro la <strong>de</strong>cisión combatida sería sustancialmente distinta.A su vez, la tarea <strong>de</strong> revelar la dimensión <strong>de</strong>l error correspon<strong>de</strong> al recurrente. Se trata <strong>de</strong> la carga <strong>de</strong> <strong>de</strong>mostración <strong>de</strong>ldislate y <strong>de</strong>l grado <strong>de</strong> inci<strong>de</strong>ncia o trascen<strong>de</strong>ncia que tuvo en la sentencia cuestionada, <strong>de</strong>ber cuya satisfacción exigela indicación <strong>de</strong> las pruebas o <strong>de</strong> los apartes <strong>de</strong> ellas en las que recayó el <strong>de</strong>satino enrostrado al juzgador, la cabalprecisión, claridad y sustentación <strong>de</strong> la manera como ocurrió la equivocación y la indicación <strong>de</strong>l sentido que tendríael fallo acusado, <strong>de</strong> no haberse incurrido en el error que lo afecta.APRECIACIÓN DE LA PRUEBA DOCUMENTAL-certificación <strong>de</strong> preclusión y archivo <strong>de</strong> la investigaciónEn el asunto que se analiza, como ya se registró, el censor esgrimió la falta <strong>de</strong> apreciación <strong>de</strong> algunas pruebas y lain<strong>de</strong>bida pon<strong>de</strong>ración <strong>de</strong> otras, <strong>de</strong>satinos que exigen una mirada pausada <strong>de</strong> los medios probatorios, con el propósito<strong>de</strong> establecer si en verdad la pon<strong>de</strong>ración que <strong>de</strong> ellos realizó el sentenciador <strong>de</strong> segunda instancia fue errado y si eseproce<strong>de</strong>r es <strong>de</strong> tal magnitud que <strong>de</strong> no haberse cometido, habría conducido a una <strong>de</strong>cisión sustancialmente diferentea la adoptada.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil144


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>Esas pruebas, como salta <strong>de</strong> bulto, nada acreditan respecto <strong>de</strong> la posesión esgrimida por la reconviniente y, por lomismo, ninguna inci<strong>de</strong>ncia tienen frente a la <strong>de</strong>finición <strong>de</strong> la controversia.A su turno, el casacionista reprochó la falta <strong>de</strong> apreciación <strong>de</strong> la certificación <strong>de</strong> preclusión y archivo <strong>de</strong> la investigaciónque se a<strong>de</strong>lantó en contra <strong>de</strong> MERCEDES ALDANDA ROBAYO(...)documento que, observa la Sala, fue aportado por la <strong>de</strong>mandada en la diligencia <strong>de</strong> interrogatorio <strong>de</strong> parte que absolvióy que nada refiere en torno <strong>de</strong> la posesión por ella alegada. Así las cosas y como ninguna pieza procesal <strong>de</strong> dichaactuación penal fue incorporada al expediente para acreditar dicha <strong>de</strong>tentación <strong>de</strong>l inmueble en cuestión, al punto queel oficio requerido con dicha finalidad fue negado por el a quo en la misma diligencia y, posteriormente, en proveído<strong>de</strong> 22 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2000(...)la prueba que se comenta carece <strong>de</strong> trascen<strong>de</strong>ncia en el presente juicio.APRECIACIÓN DE LA PRUEBA DOCUMENTAL- registro civil <strong>de</strong> matrimonio.Revisado el texto <strong>de</strong>l mentado registro, ninguna información obra en él relacionada con la <strong>de</strong>mandada, menos, algunaatinente a la posesión <strong>de</strong>l inmueble en disputa, como equivocadamente lo indicó el censor. Respecto <strong>de</strong>l citadodocumento, a lo sumo podría hacerse alguna conjetura analizándolo en conjunto con el contenido <strong>de</strong> las <strong>de</strong>claracionesrendidas por Marina Suárez, quien realizó labores <strong>de</strong> servicio doméstico en favor <strong>de</strong> Ana María Eloisa Robayo Viuda<strong>de</strong> Aldana en el inmueble pedido en reivindicación, pues la mencionada empleada expresó, en una <strong>de</strong> sus versiones,que el inicio <strong>de</strong> su <strong>de</strong>sempeño como tal tuvo lugar en el año 1977 y, posteriormente, en otra, afirmó que trabajó allídurante tres años y medio contados a partir <strong>de</strong> 1972 o 1973, hasta que contrajo matrimonio, época en la que, segúnel dicho <strong>de</strong> la <strong>de</strong>clarante, la madre <strong>de</strong> la <strong>de</strong>mandada vivía sola en el inmueble aludido (...). Puesta <strong>de</strong> presente dichacontradicción a la testigo, ésta, en la misma <strong>de</strong>claración, insistió en que durante la ejecución <strong>de</strong> sus tareas, la aquí<strong>de</strong>mandada no habitó el predio aludido.En consecuencia, encuentra la Sala que la omisión <strong>de</strong>l registro civil <strong>de</strong> matrimonio anotado, en nada favorece laprueba <strong>de</strong> la posesión <strong>de</strong> la accionada en reivindicación, como equivocadamente pareció enten<strong>de</strong>rlo el recurrente.Por el contrario, la pretermisión <strong>de</strong> este documento, como la <strong>de</strong> los <strong>de</strong>más prece<strong>de</strong>ntemente relacionados, consistiría,eventualmente, en un error intrascen<strong>de</strong>nte respecto <strong>de</strong>l fallo impugnado extraordinariamente, pues su contenido esinane para <strong>de</strong>terminar el sentido <strong>de</strong> la <strong>de</strong>cisión.APRECIACIÓN DE LA PRUEBA TESTIMONIAL-acreditación <strong>de</strong> la posesión/ERROR DE HECHO- no seconfigura por la discrepancia <strong>de</strong> pareceres respectos a unos testimonios suscitada entre recurrente y sentenciadorAhora bien, en lo que atañe con las <strong>de</strong>claraciones <strong>de</strong>(...), incluidas las extrajuicio rendidas por las tres primeras testigos mencionadas, es lo cierto que sí fueron valoradas porel ad quem al punto que en torno <strong>de</strong> ellas coligió que no fueron suficientes para acreditar el inicio <strong>de</strong> la posesión <strong>de</strong>la primigenia <strong>de</strong>mandada, ni el tiempo <strong>de</strong> la misma, ni los hechos que evi<strong>de</strong>nciarán su ánimo <strong>de</strong> señora y dueña <strong>de</strong>linmueble en controversia.Cosa distinta es que el sentido que infirió el sentenciador <strong>de</strong> dichos testimonios no haya sido el propuesto por elrecurrente, discrepancia <strong>de</strong> pareceres que no alcanza para inferir que la pon<strong>de</strong>ración que <strong>de</strong> esos medios probatoriosefectuó el ad quem constituya un error <strong>de</strong> hecho manifiesto, pues, hay que <strong>de</strong>cirlo, su entendimiento <strong>de</strong> las mencionadas<strong>de</strong>claraciones no riñe con su contenido objetivo y, por lo mismo, no se ubica en el campo <strong>de</strong> la contraevi<strong>de</strong>ncia.145Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA EXTRAORDINARIA DEL DOMINIOInterrupción natural <strong>de</strong> la posesión por haber entrado en ella otra personA.SENTENCIA DE CASACIÓNM. PONENTE : DR.ARTURO SOLARTE RODRIGUEZFECHA : 09-12-<strong>2011</strong>DECISIÓN: No CasaPROCESO : 2007-00042-01DEMANDANTE:Arquíme<strong>de</strong>s Hernán<strong>de</strong>z JaimezDEMANDADO: Mary Hernán<strong>de</strong>z Jaimez y otros.ASUNTO:Con motivo <strong>de</strong> la posesión que alego pacifica e ininterrumpida <strong>de</strong>s<strong>de</strong> <strong>de</strong> 1968 hasta 1988 <strong>de</strong> un bien inmueble,el <strong>de</strong>mandante, a<strong>de</strong>lanto judicialmente la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> pertenencia suplica que resultó negada al consi<strong>de</strong>rarque había operado la interrupción civil <strong>de</strong> la prescripción alegada a partir <strong>de</strong>l día 27 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1984, a causa<strong>de</strong> la presentación <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> simulación incoada en su contra sobre el predio pretendido; pese a ello laentrega <strong>de</strong>l bien en litigio nunca se hizo efectiva y el poseedor continuo en uso y goce <strong>de</strong>l bien, motivo por elcual, promovió nuevamente proceso <strong>de</strong> pertenencia.Admitida la <strong>de</strong>manda y a<strong>de</strong>lantado el trámite <strong>de</strong> rigor el juez que en primera instancia conoció el proceso <strong>de</strong>claróprobada la excepción <strong>de</strong> mala fe propuesta por el <strong>de</strong>mandado y negó la pretensión; <strong>de</strong>cisión confirmada porel ad quem, ello por tres razones la ausencia <strong>de</strong> prueba <strong>de</strong> interversión <strong>de</strong>l título, la circunstancia <strong>de</strong> haberse“interrumpido naturalmente” la prescripción adquisitiva alegada, por efecto <strong>de</strong> la ejecución <strong>de</strong> la <strong>de</strong>cisión que seprofirió en el proceso <strong>de</strong> simulación que sustrajo coercitivamente la condición <strong>de</strong> poseedor al actor y la ausencia<strong>de</strong> convencimiento absoluto respecto <strong>de</strong> que la posesión se ejerciera sobre la totalidad <strong>de</strong>l inmueble, dado querespecto <strong>de</strong> ese mismo bien, otras personas <strong>de</strong>sconocieron su condición <strong>de</strong> poseedor enarbolando incluso unaposesión propia.Inconforme con el fallo el promotor <strong>de</strong>l litigio lo impugno mediante recurso <strong>de</strong> casación, agrupando en dos cargossu inconformidad, ambos amparados en el numeral 1º <strong>de</strong>l artículo 368 <strong>de</strong>l C. P. C. En el primero <strong>de</strong>nunció lavulneración directa <strong>de</strong> los artículos 2512, 2518, 2522, 2523, 2527, 2528 y 2531 <strong>de</strong>l C. C.; 1º <strong>de</strong> la Ley 50 <strong>de</strong> 1936;y 90 y 407 <strong>de</strong>l C. P. C., por interpretación errónea y en el segundo el quebranto indirecto, por falta <strong>de</strong> aplicación,<strong>de</strong> los artículos 2512, 2518, 2522, 2523, 2527, 2528 y 2531 <strong>de</strong>l C. C., 407 <strong>de</strong>l C. P. C. y 1º <strong>de</strong> la Ley 50 <strong>de</strong> 1936,como consecuencia <strong>de</strong> error manifiesto <strong>de</strong> hecho en la apreciación <strong>de</strong> las pruebas.La Sala <strong>de</strong> Casación Civil en conocimiento <strong>de</strong>l recurso verifico acertada la aplicación normativa y valoraciónque <strong>de</strong> las pruebas a<strong>de</strong>lanto el ad quem y para mayor claridad explicó lo relacionado con el fenómeno <strong>de</strong> lainterrupción <strong>de</strong> la posesión.INTERRUPCIÓN DE LA PRESCRIPCIÓN- causada por sentencia en proceso <strong>de</strong> simulación/POSESIÓN- presunción<strong>de</strong> continuidadRecuér<strong>de</strong>se al respecto, simplemente, que la posesión apta para prescribir es aquella que no ha sido interrumpida natural ocivilmente (art. 2522 <strong>de</strong>l Código Civil), requisito éste que se ha conocido doctrinalmente como el <strong>de</strong> la no interrupción o <strong>de</strong>la continuidad <strong>de</strong> la posesión, el que se explica señalando que la subordinación <strong>de</strong> hecho <strong>de</strong> la cosa al sujeto <strong>de</strong>be darse enforma permanente o prolongada durante el periodo <strong>de</strong> tiempo establecido en la ley para ganarla por prescripción, a<strong>de</strong>más<strong>de</strong> lo cual el titular <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho real <strong>de</strong>be permanecer inactivo en ese mismo lapso. Examinado el asunto <strong>de</strong>s<strong>de</strong> otra óptica,pue<strong>de</strong> señalarse que la posesión no es idónea para la adquisición <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho real por el transcurso <strong>de</strong>l tiempo, si algunacircunstancia impi<strong>de</strong> al poseedor ejercer los actos <strong>de</strong> señor o dueño, porque existe una imposibilidad <strong>de</strong> hecho para que se146Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>materialice el señorío, o la cosa se pier<strong>de</strong> y empieza a poseerla un tercero, o porque el titular <strong>de</strong>l <strong>de</strong>recho real la reclamajudicialmente. Dadas las dificulta<strong>de</strong>s que se pue<strong>de</strong>n presentar en cuanto a la prueba <strong>de</strong> la continuidad <strong>de</strong> la posesión, ellegislador establece una presunción <strong>de</strong> continuidad en el inciso final <strong>de</strong>l artículo 780 <strong>de</strong>l Código Civil, al señalar allí que“[s]i alguien prueba haber poseído anteriormente, y posee actualmente, se presume la posesión en el tiempo intermedio.INTERRUPCIÓN NATURAL-no distingue las causas ni la forma en que la pérdida <strong>de</strong> la posesión se haya causado eincluye la intervención <strong>de</strong> la justicia/TÉCNICA DE CASACIÓN-es la senda <strong>de</strong>l quebranto indirecto la indicada paracontrovertir la pon<strong>de</strong>ración <strong>de</strong> una diligencia <strong>de</strong> entregaEs suficientemente conocido que la interrupción natural <strong>de</strong> la posesión pue<strong>de</strong> provenir <strong>de</strong> dos circunstancias, a saber: 1°)“[c]uando sin haber pasado la posesión a otras manos, se ha hecho imposible el ejercicio <strong>de</strong> actos posesorios (...)”, caso enel cual se <strong>de</strong>scuenta el período <strong>de</strong> tiempo en el que la realización <strong>de</strong> actos <strong>de</strong> señorío no haya sido posible, como ocurriría,v.gr., con la situación originada por fenómenos <strong>de</strong> la naturaleza que impidan la realización <strong>de</strong> actos posesorios; o 2°) “[c]uando se ha perdido la posesión por haber entrado en ella otra persona”, evento éste que, en estricto sentido, comporta lapérdida <strong>de</strong> la posesión (art. 787 <strong>de</strong>l C.C), razón por la cual esta causa <strong>de</strong> interrupción natural, según señala la disposicióninicialmente citada, “hace per<strong>de</strong>r todo el tiempo <strong>de</strong> prescripción anterior”, a menos que se recupere “legalmente” la posesiónmediante el efectivo ejercicio <strong>de</strong>l respectivo interdicto posesorio, pues en tal caso se estima que no ha existido solución<strong>de</strong> continuidad.Ahora bien, como viene <strong>de</strong> registrarse, el Tribunal <strong>de</strong>dujo <strong>de</strong> la plurimencionada entrega la interrupción natural <strong>de</strong> la prescripciónesgrimida por el aquí <strong>de</strong>mandante, porque apreció que dicha situación correspondía a una <strong>de</strong> las hipótesis legalesen que ella se presenta, esto es, cuando otra persona ha “entrado” en posesión <strong>de</strong>l bien, y, adicionalmente, coligió que loacaecido en esa diligencia, por una parte, iba “en contra <strong>de</strong> los actos posesorios <strong>de</strong>l actor” y, por otra, le “sustrajo coercitivamente(...) la condición <strong>de</strong> poseedor”.(...), el ad quem entendió que por virtud <strong>de</strong> la comentada entrega, el señor Arquíme<strong>de</strong>s Hernán<strong>de</strong>z Jaimes perdió la posesión<strong>de</strong> la finca “Barinas” y que su <strong>de</strong>tentación pasó a quien la recibió. Una conclusión como la reseñada no es extraña a la jurispru<strong>de</strong>ncia<strong>de</strong> esta corporación, toda vez que la Sala en ocasión pretérita señaló que “[l]a pérdida “<strong>de</strong> la posesión por haberentrado en ella otra persona”, está expresamente consagrada como causal <strong>de</strong> interrupción <strong>de</strong> la posesión por el artículo2523 <strong>de</strong>l C.C., ordinal 2°, contra lo que sostiene el recurrente. Tal disposición no distingue las causas ni la forma en que lapérdida se haya causado e incluye por tanto el caso <strong>de</strong> que se haya operado mediante la intervención <strong>de</strong> la justicia”.Siendo esa la razón para que el Tribunal hubiese predicado, como lo hizo, la interrupción natural <strong>de</strong> la prescripción adquisitiva<strong>de</strong> que se trata y ostentando ella linaje fáctico, esto es, perteneciendo al campo <strong>de</strong> los hechos, se avizora adicionalmenteel <strong>de</strong>satino <strong>de</strong>l ataque que por la vía directa planteó el recurrente contra ese aserto <strong>de</strong>l juzgador, toda vez que su censuraeficaz sólo podía lograrla por la senda <strong>de</strong>l quebranto indirecto, controvirtiendo la pon<strong>de</strong>ración objetiva que <strong>de</strong> la tantasveces invocada diligencia <strong>de</strong> entrega efectuó el sentenciador <strong>de</strong> segunda instancia, <strong>de</strong> lo que se sigue que en este punto elcargo tampoco está llamado a prosperar.TÉCNICA DE CASACIÓN-ataque integral <strong>de</strong> los fundamentos <strong>de</strong> la sentencia/ TÉCNICA DE CASACIÓN-abstracción<strong>de</strong> la <strong>de</strong>ficiencia técnica/ APRECIACIÓN PROBATORIA-discreta autonomía <strong>de</strong> la labor axiológica <strong>de</strong>l juzgadorSe sigue <strong>de</strong> lo prece<strong>de</strong>ntemente expuesto, que nada dijo el recurrente en torno al argumento <strong>de</strong>l sentenciador <strong>de</strong> segundainstancia relacionado con las exigencias propias <strong>de</strong> la prescripción entre comuneros, en especial, que en esa hipótesis lecorrespon<strong>de</strong> al <strong>de</strong>mandante acreditar “fehacientemente” la “<strong>de</strong>nominada interversión <strong>de</strong> título” o probar que a partir <strong>de</strong> un<strong>de</strong>terminado momento su posesión se tornó en exclusiva y que así continuó hasta completar “todo el tiempo” exigido porla ley “para adquirir por prescripción un <strong>de</strong>terminado bien”.Tampoco le mereció ninguna atención la falta <strong>de</strong> “claridad en el proceso sobre la posesión <strong>de</strong>l actor en relación con todo elglobo <strong>de</strong> terreno sobre el cual se <strong>de</strong>mand[ó] la pertenencia”, que <strong>de</strong>tectó el Tribunal.No habiéndose combatido en casación esos pilares <strong>de</strong> fallo <strong>de</strong>l juez <strong>de</strong> segundo grado, ellos, por consiguiente, continúanvigentes e impi<strong>de</strong>n, al prestar cada uno y los dos en conjunto apoyo a la <strong>de</strong>cisión confirmatoria que adoptó el ad quem, el<strong>de</strong>rrumbamiento <strong>de</strong> la sentencia combatida, (...).147Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>SOCIEDAD PATRIMONIAL ENTRE COMPAÑEROS PERMANENTES-Aplicación retrospectiva - Ley 54 <strong>de</strong> 1990-SENTENCIA DE CASACIÓNM.PONENTE: DR.ARTURO SOLARTE RODRIGUEZFECHA : 12-12-<strong>2011</strong>DECISIÓN: CASAPROCESO : 2003-01261-01DEMANDANTE:María Juliana Buendía <strong>de</strong> la VegaDEMANDADO: Martha Cecilia García Martínez y otrosASUNTO:En el libelo genitor <strong>de</strong>l proceso dirigido contra los here<strong>de</strong>ros <strong>de</strong>l compañero permanente, la actora solicitóse <strong>de</strong>clarara la existencia <strong>de</strong> unión marital <strong>de</strong> hecho <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el mes <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 1979 y hasta el 18 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong>2003, día <strong>de</strong>l <strong>de</strong>ceso <strong>de</strong> su compañero, la consecuente sociedad patrimonial su disolución y liquidación.Admitida la <strong>de</strong>manda la here<strong>de</strong>ra <strong>de</strong>terminada se opuso a las pretensiones proponiendo las excepcionesmeritorias <strong>de</strong> inexistencia <strong>de</strong> la unión marital <strong>de</strong> hecho y sociedad patrimonial, con fundamento en laausencia <strong>de</strong>l requisito <strong>de</strong> singularidad, lo propio hizo el representante <strong>de</strong> los here<strong>de</strong>ros in<strong>de</strong>terminados quiendijo atenerse a lo probado. A<strong>de</strong>lantado el trámite <strong>de</strong> rigor; el juez <strong>de</strong> primera instancia negó la prosperidad <strong>de</strong>las excepciones; y <strong>de</strong>claró la existencia tanto <strong>de</strong> la unión marital <strong>de</strong> hecho como <strong>de</strong> la sociedad patrimonialentre compañeros permanentes su vigencia <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el 30 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 1979 hasta el 18 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2003, sudisolución por muerte y or<strong>de</strong>nó en esos términos liquidarle; con<strong>de</strong>nó en costas y or<strong>de</strong>nó la consulta <strong>de</strong>l falloel que se tramitó junto al <strong>de</strong> apelación propuesto por la opositora <strong>de</strong>terminada.En resolución <strong>de</strong>l recurso, la Sala <strong>de</strong> Familia <strong>de</strong>l Tribunal confirmó el proveído <strong>de</strong> primera instanciamodificando la fecha <strong>de</strong> iniciación <strong>de</strong> la unión marital <strong>de</strong> hecho y <strong>de</strong> la sociedad patrimonial, la que estimócomenzó el 31 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 1990 fecha en que entró en vigencia la ley 54 <strong>de</strong> 1990 en sustento <strong>de</strong> laimposibilidad <strong>de</strong> su aplicación retrospectiva.Presentan los contendientes recurso <strong>de</strong> casación, la actora con soporte en un solo cargo, por violacióndirecta <strong>de</strong> la ley sustancial, dirigido a que se fije como fecha <strong>de</strong> inicio tanto <strong>de</strong> la unión marital <strong>de</strong> hechocomo <strong>de</strong> la sociedad patrimonial entre compañeros permanentes, la <strong>de</strong> su efectiva iniciación y no aquellaen que empezó a regir la Ley 54 <strong>de</strong> 1990; y la opositora mediante tres acusaciones, todas fundadas en lacausal primera <strong>de</strong>l artículo 368 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, las dos iniciales tendientes a <strong>de</strong>rruirpor completo la provi<strong>de</strong>ncia cuestionada y la última a que se fije en una fecha anterior la terminación <strong>de</strong>lvínculo que ató la <strong>de</strong>nunciada unión. La Sala caso la sentencia reiterando la proce<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la aplicaciónretrospectiva <strong>de</strong> la ley 54 <strong>de</strong> 1990 a las uniones maritales surgidas con anterioridad a su vigencia y en se<strong>de</strong><strong>de</strong> instancia confirmó la sentencia <strong>de</strong>l a quo.Los Honorables Magistrados Fernando Giraldo y Ruth Marina Díaz salvaron parcialmente el voto, en cuantosu inconformidad con la aplicación retrospectiva <strong>de</strong> la ley 54 <strong>de</strong> 1990 en <strong>de</strong>fensa <strong>de</strong>l efecto Iretroactivogeneral inmediato <strong>de</strong> esa ley.Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil148


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>SOCIEDAD PATRIMONIAL ENTRE COMPAÑEROS PERMANENTES- reiteración jurispru<strong>de</strong>ncial aplicaciónretrospectiva <strong>de</strong> la Ley 54 <strong>de</strong> 1990/ UNIÓN MARITAL DE HECHO-aplicación retrospectiva <strong>de</strong> la ley 54 <strong>de</strong> 1990/RETROSPECTIVIDAD DE LA LEY- Ley 54 <strong>de</strong> 1990/La interpretación y la aplicación <strong>de</strong> la Ley 54 <strong>de</strong> 1990 <strong>de</strong>be ajustarse en un todo a las normas <strong>de</strong> la ConstituciónPolítica <strong>de</strong> 1991, que son <strong>de</strong> aplicación inmediata, en particular, a su artículo 42, en el que, a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> habersereconocido a la familia constituida con base en lazos naturales, se impuso al Estado y a la sociedad el <strong>de</strong>ber <strong>de</strong> suprotección y <strong>de</strong>fensa plenas.2.2.El carácter tuitivo <strong>de</strong> la Ley 54 <strong>de</strong> 1990, <strong>de</strong>rivado <strong>de</strong>l interés general que existía en que se brindara pronta ycumplida tutela a quienes carecían <strong>de</strong> ella, indica que su aplicación es inmediata, al punto que los efectos patrimonialesque ella consagró no pue<strong>de</strong>n siquiera enten<strong>de</strong>rse diferidos al término <strong>de</strong> dos años previsto en su artículo 2º, pues eseentendimiento significaría consentir que durante ese lapso <strong>de</strong> tiempo hubiese continuado la injusticia que, precisamente,intentó solucionar la ley.2.3.La aplicación inmediata <strong>de</strong>l or<strong>de</strong>namiento jurídico en cuestión no traduce que se le reconozca un efecto retroactivo,propiamente dicho, en tanto que con anterioridad a su promulgación no existía norma legal alguna que se ocupara <strong>de</strong>la problemática que la ley en comento <strong>de</strong>sarrolló -sin que pueda tenerse como tal el artículo 2082 <strong>de</strong>l Código Civil,<strong>de</strong>l que no se <strong>de</strong>spren<strong>de</strong> ningún <strong>de</strong>recho subjetivo, toda vez que se limita a establecer una prohibición- y, por en<strong>de</strong>,mal podía, y pue<strong>de</strong>, hablarse <strong>de</strong> la existencia <strong>de</strong> <strong>de</strong>rechos adquiridos o <strong>de</strong> un conflicto entre legislaciones sucesivas,que son, en esencia, los factores que impi<strong>de</strong>n la retroactividad <strong>de</strong> las leyes.2.4.En punto <strong>de</strong> la aplicación en el tiempo <strong>de</strong> la ley, la regla general es la <strong>de</strong> la inmediatez, que comporta que lassituaciones jurídicas en curso, es <strong>de</strong>cir, aquellas que al momento <strong>de</strong> empezar su vigencia venían <strong>de</strong>sarrollándosepero no se habían consolidado, quedaran comprendidas por el correspondiente or<strong>de</strong>namiento jurídico, fenómenoque correspon<strong>de</strong> a la retrospectividad <strong>de</strong> la ley y que es el que tiene cabida en frente <strong>de</strong> la que es objeto <strong>de</strong> estoscomentarios.2.5.Si <strong>de</strong> retroactividad <strong>de</strong> la ley se tratara, <strong>de</strong>be <strong>de</strong>stacarse que la Ley 54 <strong>de</strong> 1990 en su artículo 2º estableció lapresunción legal <strong>de</strong> conformación <strong>de</strong> la sociedad patrimonial entre compañeros permanentes y que tales clases <strong>de</strong>presunciones constituyen una excepción al principio <strong>de</strong> la irretroactividad <strong>de</strong> la ley, <strong>de</strong> lo que se sigue que nada impi<strong>de</strong>la aplicación inmediata <strong>de</strong> la susodicha compilación legal.(…)Los prece<strong>de</strong>ntes razonamientos <strong>de</strong>jan en evi<strong>de</strong>ncia que el Tribunal erró jurídicamente al interpretar las normas <strong>de</strong> laLey 54 <strong>de</strong> 1990 señaladas en el cargo, particularmente, su artículo 9º, y al concluir “que en el presente asunto, noobstante que se probó que la unión marital <strong>de</strong> hecho entre los compañeros permanentes se inició con anterioridad a lapromulgación” <strong>de</strong> la mencionada ley, “cuyos efectos jurídicos, en concepto <strong>de</strong> la Sala, según lo anteriormente anotado,se aplican únicamente a las uniones futuras y a las ya existentes, pero siempre que los dos años <strong>de</strong> permanenciacontinua <strong>de</strong> los compañeros hayan transcurrido <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> la vigencia <strong>de</strong> misma, (…) tan sólo <strong>de</strong>be <strong>de</strong>clararse probadala existencia <strong>de</strong> la unión marital <strong>de</strong> hecho entre la <strong>de</strong>mandante y el difunto <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el 31 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong>l año 1990,fecha en la cual comenzó a regir la Ley que otorgó efectos jurídicos a las uniones maritales <strong>de</strong> hecho (…)”Se dijo atrás, y ahora se reitera, que el memorado or<strong>de</strong>namiento jurídico es <strong>de</strong> aplicación restrospectiva y que, por lotanto, en cuanto concierne a uniones maritales <strong>de</strong> hecho iniciadas antes <strong>de</strong> su vigencia y continuadas luego <strong>de</strong> ella,por tratarse <strong>de</strong> situaciones no consolidadas, es comprensivo <strong>de</strong> todo el tiempo <strong>de</strong> su existencia, razón por la cual sureconocimiento pue<strong>de</strong>, y <strong>de</strong>be, hacerse <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el mismo momento en que acaeció su inicio.UNIÓN MARITAL DE HECHO - elementos <strong>de</strong> existencia / UNIÓN MARITALDE HECHO –comunidad <strong>de</strong> vidaTres son, pues, en esencia, los requisitos que <strong>de</strong>ben concurrir para la configuración <strong>de</strong> una unión material <strong>de</strong> hecho:la voluntad por parte <strong>de</strong> un hombre y una mujer -en el contexto <strong>de</strong> la ley 54 <strong>de</strong> 1990-, <strong>de</strong> querer conformar, el uno149Relatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>con el otro, una comunidad <strong>de</strong> vida, y, por en<strong>de</strong>, dar origen a una familia; que dicho proyecto común se realiceexclusivamente entre ellos, <strong>de</strong> tal manera que no existan otras uniones <strong>de</strong> alguno o <strong>de</strong> ambos con otras personas,que ostenten las mismas características o persigan similares finalida<strong>de</strong>s; y que tal <strong>de</strong>signio y su concreción en laconvivencia se prolonguen en el tiempo.4.6.Ahora bien, en lo que hace a la referida “voluntad responsable”, en el supuesto <strong>de</strong> no ser expresa, que nonecesariamente requiere <strong>de</strong> esta forma, ella <strong>de</strong>be forzosamente inferirse con claridad suficiente <strong>de</strong> los hechos, <strong>de</strong>modo que pueda colegirse que la unión <strong>de</strong> los compañeros en la también ya varias veces mencionada “comunidad <strong>de</strong>vida” significó para cada uno <strong>de</strong> ellos, que con ese proce<strong>de</strong>r dieron comienzo a la familia querida por ambos; que apartir <strong>de</strong> ese momento, dispusieron sus vidas para compartir todos los aspectos fundamentales <strong>de</strong> su existencia con elotro; y que, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> entonces, procuraron la satisfacción <strong>de</strong> sus necesida<strong>de</strong>s primordiales en el interior <strong>de</strong> la pareja <strong>de</strong>que formaban parte.En contraste, será <strong>de</strong> los hechos que también pueda inferirse que no existió en alguno <strong>de</strong> los presuntos compañeros,o en ambos, el elemento volitivo <strong>de</strong> que se viene tratando, lo que acontecerá cuando las circunstancias fácticascontradigan abierta y nítidamente la indicada intención, como cuando <strong>de</strong> ellas se <strong>de</strong>sprenda que la unión no tuvo porfin constituir una familia, o que no fue el propósito <strong>de</strong> uno <strong>de</strong> los partícipes, o <strong>de</strong> los dos, compartir con el otro todoslos aspectos fundamentales <strong>de</strong> la vida, o, incluso, convivir exclusivamente con él.En suma, los comportamientos que, conforme los hechos, <strong>de</strong>svirtúen la genuina voluntad <strong>de</strong> los compañeros <strong>de</strong>conformar una “familia”, en palabras <strong>de</strong> la Constitución Política, o <strong>de</strong> constituir una “comunidad <strong>de</strong> vida singular ypermanente”, en términos <strong>de</strong> la ley, impi<strong>de</strong>n, per se, el surgimiento <strong>de</strong> la figura que se viene analizando.(…)Es dable colegir, entonces, que la singularidad, entendida en el mencionado sentido <strong>de</strong> exclusividad o ausencia <strong>de</strong>pluralidad, es un requisito que <strong>de</strong>be concurrir para el surgimiento <strong>de</strong> una unión marital <strong>de</strong> hecho, pues sólo antesu presencia, resultaría viable <strong>de</strong>ducir <strong>de</strong> la convivencia <strong>de</strong> los compañeros, que en cada uno <strong>de</strong> ellos, en verdad,existió la recíproca voluntad <strong>de</strong> fundar una familia, con todo lo que ello supone, según ya quedó explicado, y que,por consiguiente, la comunidad <strong>de</strong> vida que conformaron, sí es constitutiva <strong>de</strong> la institución en comento, cuyoreconocimiento <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>rá, a<strong>de</strong>más, <strong>de</strong> que los integrantes <strong>de</strong> dicha relación la hayan preservado y continuado en eltiempo.4.9. Pertinente es precisar, adicionalmente, que <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> constituida la unión marital <strong>de</strong> hecho, la singularidad,sin duda, sigue siendo elemento fundamental <strong>de</strong> la comunidad <strong>de</strong> vida emprendida por la pareja. Con otras palabras, elnormal <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> dicho vínculo estará siempre soportado, en gran medida, en la circunstancia <strong>de</strong> que los miembros<strong>de</strong> la pareja, día a día, continúen compartiendo su vida, en lo fundamental, en forma exclusiva entre ellos.Empero, como pue<strong>de</strong> ocurrir que uno <strong>de</strong> los compañeros, o ambos, sea infiel al otro, por sostener una relación afectivao amorosa con una tercera persona, ya sea <strong>de</strong> manera acci<strong>de</strong>ntal o transitoria, ora <strong>de</strong>bido a una vinculación que tengaalgún grado <strong>de</strong> continuidad, es <strong>de</strong>l caso advertir que esta circunstancia, per se, e in<strong>de</strong>pendientemente <strong>de</strong>l reproche queen otros or<strong>de</strong>nes pueda comportar dicha conducta, no <strong>de</strong>struye automaticamente la singularidad <strong>de</strong> la unión maritalque, como en prece<strong>de</strong>ncia se anotó, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> la conformación <strong>de</strong> la familia originada en los lazos naturales y durantetoda su vigencia, le ha servido <strong>de</strong> sustento, siempre y cuando que sus elementos esenciales, como la cohabitación, lacolaboración, el apoyo y el socorro mutuos, se mantengan, es <strong>de</strong>cir, en tanto que el vínculo sobreviniente no <strong>de</strong>splacepor completo al preexistente.CONFESIÓN FICTA- <strong>de</strong>ber <strong>de</strong>l juez <strong>de</strong> prevenir al interrogado cuando se niega a contestar <strong>de</strong> los efectos <strong>de</strong> surenuencia so pena <strong>de</strong> ineficacia <strong>de</strong> la prueba / INTERROGATORIO DE PARTE - <strong>de</strong>ber <strong>de</strong>l juez <strong>de</strong> prevenir alinterrogado cuando se niega a contestar <strong>de</strong> los efectos <strong>de</strong> su renuencia so pena <strong>de</strong> ineficacia <strong>de</strong> la prueba / CONFESIÓNesinexistente la confesión provocada sin cumplir los requisitos <strong>de</strong>l inc 7 art. 208(..)De esos pasajes <strong>de</strong> la prueba pue<strong>de</strong> inferirse que la actora, en cuanto hace a las preguntas 7, 10 y 11, se negó arespon<strong>de</strong>r; que los indicados cuestionamientos son <strong>de</strong> naturaleza asertiva y que eran proce<strong>de</strong>ntes, en la medida en queRelatoría Sala <strong>de</strong> Casación Civil150


<strong>Corte</strong> <strong>Suprema</strong> <strong>de</strong> <strong>Justicia</strong>se refirieron a los hechos en que se fundamentaron las excepciones propuestas por la <strong>de</strong>mandada <strong>de</strong>terminada; y que,pese a que la absolvente fue requerida para que los contestara, ella perseveró en su negativa a hacerlo.5.1.3.No obstante lo anterior, centrada la atención <strong>de</strong> la Sala en la amonestación <strong>de</strong> que fue objeto la absolvente,conforme consta en el acta, se establece que ese específico acto procesal no se ajustó a las exigencias legales, todavez que al efectuarse el requerimiento a la señora Buendía <strong>de</strong> la Vega para que contestara, no se la previno sobre losefectos <strong>de</strong> su rebeldía, tal y como lo establece el inciso 7º <strong>de</strong>l artículo 208 <strong>de</strong>l Código <strong>de</strong> Procedimiento Civil, quees <strong>de</strong>l siguiente tenor: “Si el interrogado se negare a contestar o diere respuestas eva