XLI Congreso Anual de la Asociación Española para el Estudio del Hígado

hh.lab

R1T9He

XLI Congreso Anual de la Asociación Española para el Estudio del Hígado 89

de ADN-VHB entre los positivos fueron mayores en los nacidos en

España (4,5 ± 2,3 vs 3,7 ± 1,9 log UI/ml; p = 0,02). No hubo diferencias

en los niveles de HBsAg sérico (19 ± 35 vs 15 ± 26 × 10 3 UI/ml;

p = 0,2). La presencia de genotipos A y D fue más frecuente en nacidos

en España (52% vs 22%; p < 0,001 y 44% vs 28%; p = 0,01 respectivamente).

Por el contrario la presencia de genotipo B, C, E o

F fue más frecuente en inmigrantes (49% vs 3%; p < 0,001). La

proporción de pacientes con cirrosis en el diagnóstico (17% vs 8%; p

= 0,01) o que desarrollaron hepatocarcinoma (8% vs 2%; p = 0,006)

fue mayor en nacidos en España, así como la proporción de pacientes

que recibieron tratamiento antiviral (39% vs 28%; p = 0,02).

Conclusiones: La inmigración desde áreas de elevada prevalencia

de infección crónica por VHB está cambiando el perfil epidemiológico

y clínico de los pacientes en nuestro medio. Los inmigrantes

son más jóvenes y tienen una enfermedad hepática menos

evolucionada, lo que constituye una oportunidad para iniciar tratamiento

antiviral, cuando esté indicado, en fases más precoces de

la misma.

con 11 fármacos. En 7,9% se cambió o se suspendió la co-medicación.

La ribavirina se suspendió en 2,5% casos por anemia. No se

han encontrado diferencias estadísticamente significativas entre la

necesidad de hacer cambios y el tipo de tratamiento antiviral (p =

0,81). Los efectos secundarios más frecuentes son astenia en 17,3%

de los casos; cefalea 6,9%; prurito 4%; aumento transaminasas 2% y

depresión 1,5%. Sin embargo, en sólo 2 ocasiones se ha tenido que

suspender el tratamiento por efectos adversos, un caso de depresión

con ideas de suicidio y otro por infecciones respiratorias de

repetición.

Conclusiones: El grado de polifarmacia es elevado en un porcentaje

significativo de nuestros pacientes. Los pacientes polimedicados

deben someterse a control estricto, vigilando posibles interacciones

y efectos adversos. Establecer una estrategia terapéutica en

función de las potenciales interacciones, hace que el tratamiento

antiviral sea seguro y bien tolerado.

P-123. IMPACTO DE LA POLIMEDICACIÓN Y LAS

COMORBILIDADES EN EL TRATAMIENTO ANTIVIRAL VHC

EN LA ERA DE LOS TRATAMIENTOS LIBRES DE INTERFERÓN

D. João Matias, M. Jiménez Palacios, D. López Cuesta,

N. Fernández Fernández, L. Monteserín Ron, N. Reyes Campos,

G. Molina Arriero, L. Vaquero Ayala, P. Linares Torres

y F. Jorquera Plaza

Complejo Asistencial Universitario de León, León.

Introducción: Las comorbilidades de pacientes VHC hacen que la

polimedicación adquiera gran importancia por la posibilidad de interacciones.

La recogida exhaustiva de fármacos y productos de

herbolario es una estrategia obligada para planificar el tratamiento

antiviral. Vigilar interacciones es indispensable para evitar efectos

adversos o pérdida de eficacia.

Objetivos: Analizar variables demográficas y polimedicación en

población VHC tratada con antivirales de acción directa (AAD) en

Hospital de León. Conocer el impacto de la polimedicación en respuesta

al tratamiento.

Métodos: Se analizaron los pacientes con AAD desde enero hasta

noviembre 2015. Se evaluaron variables epidemiológicas, fibroscan,

tratamiento antiviral, co-medicación, cambios en tratamiento

y efectos adversos. Se han utilizado la web de la Universidad Liverpool,

la guía clínica EASL y la oficina de farmacia como ayudas para

valorar interacciones. Se eligió una u otra pauta terapéutica en

función de potenciales interacciones.

Resultados: En este período, hay 202 pacientes tratados. La

edad media 55,8 ± 12,61 años, 61,4% varones. El fibroscan medio es

de 16,04 kPa, son F4 48%, 17,3% F3 y 25,2% F2. El genotipo más

prevalente es el 1b, 59%, seguido del 1a (29,2%), 3 (8,4%) y 4

(9,9%). 60,9% ha recibido terapia antiviral previa. Se ha utilizado

sofosbuvir + ledispavir en 39,6% (20,3% con ribavirina), la combinación

ombitasvir/paritaprevir/ritonavir + dasabuvir en 29,7% (con

ribavirina,13,4% y sin dasabuvir, 3,5%); sofosbuvir + simeprevir

15,8%, sofosbuvir + daclatasvir 12,9%, sofosbuvir + ribavirina en

restante 2%. Respecto a tratamientos concomitantes, los grupos

farmacológicos más frecuentes son IB (27,2%) e IECAs/ARAII

(17,8%), seguidos de antidepresivos (12,4%), antiagregantes/anticoagulantes

11,4%, antidiabéticos orales (10,9%), B-bloqueantes

(8,9%), calcioantagonistas (7,4%), inmunosupresores (5%), hipolipemiantes

(5%) y antipsicóticos (4%). El promedio de medicamentos

utilizados por cada paciente es de 2,44 fármacos. 50,5% tomaba 3

o más fármacos, 19% de ellos más de 5, habiendo pacientes hasta

P-124. EFECTIVIDAD DE LA TERAPIA CON SOFOSBUVIR

Y SIMEPREVIR EN PACIENTES CON HEPATOPATÍA CRÓNICA

VHC

J.M. Moreno Planas a , J.R. Larrubia Marfil b , J. Morillas Ariño c ,

J.J. Sánchez Ruano d , P. Martínez Rodenas e , R. Patón Arenas f ,

A. Lucendo Villarín g , P. Gancedo h , M.M. Vicente Gutiérrez a ,

A. Martín-Lagos Maldonado i , T. Artaza Varasa d , E. Martínez Alfaro j ,

M. Solera Muñoz k , I. Marañés l , M. Montealegre Barrejón m ,

E. Sanz de Villalobos b y R. Pérez Flores a

a

Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, Servicio de

Aparato Digestivo, Albacete. b Hospital de Guadalajara, Servicio

de Aparato Digestivo, Guadalajara. c Hospital de Cuenca, Servicio

de Aparato Digestivo, Cuenca. d Hospital de Toledo, Servicio de

Aparato Digestivo, Toledo. e Hospital de Almansa, Sección de

Aparato Digestivo, Ciudad Real. f Hospital de Ciudad Real, Servicio

de Aparato Digestivo, Ciudad Real. g Hospital de Tomelloso,

Servicio de Aparato Digestivo, Ciudad Real. h Hospital de

Puertollano, Sección de Aparato Digestivo, Ciudad Real. i Hospital

de Manzanares, Sección de Aparato Digestivo, Ciudad Real.

j

Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, Unidad de

Enfermedades Infecciosas, Albacete. k Hospital de Almansa,

Servicio de Medicina Interna, Ciudad Real. l Hospital de Hellín,

Servicio de Medicina Interna, Albacete. m Hospital de

Villarrobledo, Sección de Aparato Digestivo, Albacete.

Introducción: Hay muy pocos datos de vida real de la combinación

de sofosbuvir y simeprevir para el VHC. Tampoco está claro el

beneficio de la asociación de ribavirina.

Objetivos: Analizar la eficacia de la asociación de simeprevir y

sofosbuvir en nuestro medio.

Métodos: Estudio multicéntrico en nuestra Comunidad Autónoma

con participación de 11 hospitales.

Resultados: Comenzando en octubre de 2014, se incluyeron 188

pacientes, edad media 56 años (mediana: 55; rango: 27-83 años),

115 varones (61,2%). 114 pacientes (61%) eran genotipo 1b, 48

(25,7%) 1a, y 13 (7%) genotipo 4. El resto eran 1 sin definir o combinaciones

de los previos. 123 (65,8%) eran cirróticos, 89,2% estadio

A (15,4% F3; 13,8% F2). Valor medio elastografía: 20,4 Kpa (mediana:

14,2; 5,2-75 Kpa). MELD medio: 7,7 (mediana: 7; rango:

6-15). 55% eran pretratados. 23 coinfectados VIH y 9 trasplantados.

La duración del tratamiento fue 12 semanas en el 94%. En 66 pacientes

(35,1%) se asoció ribavirina. La carga viral basal media era

2.230.149 UI/ML (mediana: 1.390.000). Al final del seguimiento un

paciente ha fallecido por un linfoma (con RVS12) y otro por un

suicidio a las 8 semanas del tratamiento. 54,3% presentaron algún

Similar magazines