03.06.2016 Views

La población extranjera en el mercado de trabajo español

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

Capital Humano

n.º 125

2011

La población extranjera

en el mercado de

trabajo español

Globalización,

inmigración

y mercado de

trabajo

La inmigración

laboral en

España

Tipo de

ocupación y

sobrecualificación

El empleo

extranjero

por rama de

actividad

El capital

humano de

los trabajadores

extranjeros

Tiempo de

residencia

e inserción

laboral

más información


en este número

En este número volvemos a dirigir la atención a la

población extranjera residente en España, en línea

con el cuaderno 123, analizando su situación en el

mercado de trabajo. A través de las estadísticas de la

Radiografía de las Migraciones, realizada por el Ivie

y la Fundación Bancaja, y con ayuda de la Encuesta

de Población Activa, se estudian las principales cuestiones

destacadas en la literatura especializada y se

observa cuál ha sido el impacto de la crisis económica

en la ocupación de extranjeros y nativos.

Durante la última etapa expansiva, los trabajadores

extranjeros han constituido una mano de obra

complementaria a la nativa. Pese a disponer de un

nivel educativo similar al de los nativos, se han dirigido

mayoritariamente hacia ocupaciones de baja

cualificación. La crisis económica ha afectado gravemente

al colectivo extranjero, que se ha visto muy

expuesto a la pérdida del empleo a causa de su elevada

tasa de temporalidad y su concentración en el

sector de la construcción.

Índice detallado

Globalización, inmigración y mercado de trabajo

Pese a las restricciones legales, las migraciones internacionales

se han intensificado

La inmigración laboral en España

En 2010, la tasa de actividad de la población extranjera era del

76,8%, frente al 57,4% de los nativos

El capital humano de los trabajadores extranjeros

En 2010, la proporción de extranjeros con estudios no obligatorios

era muy similar a la de nativos

Tipo de ocupación y sobrecualificación

Entre 2000 y 2007, más del 80% de los nuevos empleos ocupados

por extranjeros requería poca cualificación

El empleo extranjero por rama de actividad

Durante la expansión, una cuarta parte de los nuevos empleos de

extranjeros se hallaba en la construcción

Tiempo de residencia e inserción laboral

Un tiempo mayor de residencia se asocia a una probabilidad

menor de sufrir paro

Pág. 3

Pág. 4

Pág. 5

Pág. 6

Pág. 7

Pág. 8

Últimos títulos publicados

Nuevas Series de Capital Humano: una mirada histórica n.º 124

El alumnado extranjero en el sistema educativo español n.º 123

Capital humano y empleo en tiempos de crisis (II) n.º 122

Para ampliar la información sobre los datos de este cuaderno: Desarrollo humano en España. 1980-2007

Depósito Legal: V-2443-2010


Globalización, inmigración y

mercado de trabajo

Pese a las restricciones legales,

las migraciones internacionales

se han intensificado

La mayoría de estudios concluye que el empleo de los nativos se ha visto poco afectado por la inmigración

Migraciones internacionales y globalización

En el proceso de globalización económica pueden

diferenciarse, al menos, tres facetas: el comercio de

bienes y servicios, los movimientos de capitales y las

migraciones. Estas tres dimensiones están muy relacionadas,

ya que los intercambios comerciales y financieros

entre países pueden considerarse formas indirectas

de la globalización del trabajo. Cuando un país

importa determinados bienes o servicios está pagando

por el trabajo incorporado en esos productos. Y cuando

las empresas realizan una inversión directa en otro

país para desarrollar allí ciertos procesos productivos,

el objetivo más importante suele ser reducir los costes

laborales. Así, tanto el comercio como la inversión extranjera

son vías por las que el trabajo de un país se

traslada, de forma indirecta, a otro.

Mientras que las barreras legales a los flujos comerciales

y financieros internacionales se han reducido

sustancialmente a lo largo de las últimas décadas,

los desplazamientos transfronterizos de personas son

objeto de restricciones persistentes. Sin embargo, el

descenso del coste de transporte de las personas, el

fuerte crecimiento demográfico de los países en desarrollo

y las amplias diferencias en el nivel de vida han

incentivado un aumento muy notable de las migraciones

globales en términos absolutos, en especial hacia

las economías avanzadas.

Efectos de la inmigración en el mercado de trabajo

Durante la segunda mitad del siglo pasado, Estados

Unidos, Australia, Francia o Alemania fueron importantes

destinos de inmigración. En cambio, España empezó

a recibir un flujo destacado a finales del siglo xx.

Estos procesos han generado una preocupación notable

por los efectos que la inmigración pueda tener

sobre las oportunidades de empleo de los trabajadores

nativos. De acuerdo con la teoría del mercado de

trabajo, un incremento de la oferta de trabajo como el

producido por la inmigración podría causar un descenso

general de los salarios o, si existe rigidez salarial,

un aumento del desempleo. La respuesta de los salarios

a la inmigración diferirá entre distintos tipos de

trabajadores, afectando más a aquellos grupos de trabajadores

nativos menos formados, que compiten más

directamente con los trabajadores extranjeros.

La mayoría de trabajos empíricos concluye que, en

términos medios, los nativos se han visto escasamente

afectados por la llegada de trabajadores extranjeros.

Incluso los nativos con bajos niveles de educación han

conservado ventajas importantes, como el conocimiento

de la lengua y las instituciones locales o unas mayores

redes de contactos. Sin embargo, estos resultados también

han dependido de la coyuntura económica, y podrían

verse alterados al pasar de un contexto con exceso

de demanda de trabajo a otro con elevado desempleo.

Gráfico 1. Nativos y extranjeros en el mercado de trabajo. 2010

POBLACIÓN EN EDAD DE TRABAJAR POBLACIÓN ACTIVA POBLACIÓN OCUPADA

Extranjeros

Extranjeros

Inactivos

23,2%

Parados

29,8%

Extranjeros

13,5%

Activos

76,8%

Extranjeros

17,3%

Ocupados

70,2%

Extranjeros

15,1%

Nativos

86,5%

Inactivos

42,6%

Nativos

82,7%

Parados

18,0%

Nativos

84,9%

Activos

57,4%

Ocupados

82,0%

Nativos

Nativos

Fuente: INE y elaboración propia

3


La inmigración laboral en España

En 2010, la tasa de actividad de la

población extranjera era del 76,8%,

frente al 57,4% de los nativos

A causa de la crisis, la tasa de paro de los extranjeros ha aumentado desde el 12% hasta el 30,2%

Como muestra el gráfico de la página anterior, en 2010

había entre los extranjeros en edad de trabajar una mayor

proporción de activos que en la población nativa. La

población extranjera en edad de trabajar residente en

España ascendía a 5,2 millones, de los cuales el 76,8%,

casi 4 millones, estaba trabajando o buscaba trabajo.

Esta tasa de actividad supera con creces a la de la población

nativa, que se situaba en el 57,4%, con 19,1 millones

de activos, lo que confirma que la búsqueda de

mejores oportunidades laborales es el principal motivo

de la inmigración reciente.

A lo largo de la primera década del siglo xxi, las tasas

de actividad de la población nativa y extranjera se

incrementaron notablemente (gráfico 2). Durante este

periodo, la tasa de actividad de los nativos prosiguió su

ascenso, desde el 53,3% en 2000 hasta el 57,4% en

2010, debido a la incorporación de la mujer al mercado

laboral y a los incentivos a buscar trabajo, inducidos por

mejoras educativas generalizadas y una fuerte creación

de empleo hasta 2007. En cuanto a la tasa de actividad

de los extranjeros, su importante aumento se relaciona

con los cambios que se dan en la composición de

esta población según la región de origen, con un peso

creciente de los extranjeros procedentes de países en

desarrollo. Como muestra el gráfico 3, las tasas de actividad

de quienes procedían de América Latina, Asia o

África eran muy superiores a la de los extranjeros de la

UE-25 o América del Norte.

Un segundo aspecto distintivo del colectivo de extranjeros

es que, durante toda la década 2000-2010, ha sufrido

una tasa de paro notablemente superior a la de los

trabajadores nativos, desventaja que se ha amplificado

desde 2007 (gráfico 4). Durante el periodo 2000-2007,

la creación de empleo fue tan intensa que se produjo una

notable caída del desempleo en ambos grupos. La tasa

de paro de los extranjeros pasó de situarse en torno al

15% a rondar el 12%, mientras que la de los trabajadores

nativos descendió desde el 12% en los primeros años de

la década hasta el 7,6% en 2007. Con el estallido de la

crisis económica, la tasa de paro de los nativos ascendió

hasta el 18,2%, frente al 30,2% entre los extranjeros. El

desempleo afectaba con especial intensidad al colectivo

de origen africano (gráfico 5), donde casi la mitad de los

activos se hallaba en paro (49,1%).

Gráfico 2. Tasa de actividad de nativos y extranjeros.

Porcentaje

90

80

70

60

50

Gráfico 4. Tasa de paro de nativos y extranjeros.

Porcentaje

40

30

20

10

40

2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010

0

2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010

Nativos

Extranjeros

Nativos

Extranjeros

Gráfico 3. Tasa de actividad según región de origen.

2010. Porcentaje

100

80

60

40

20

83,7 82,2

77,1

72,2

58,4 56,7

45,7

76,8

57,4

Gráfico 5. Tasa de paro según región de origen. 2010.

Porcentaje

50

40

30

20

10

49,3

30,2

26,7

21,0

17,8

15,6 15,4

29,8

18,2

0

América

Latina

Resto de

Europa

Asia Africa UE-25 América Oceanía Extranjeros Nativos

del Norte

0

Africa

Resto de

Europa

América

Latina

UE-25

América Oceanía Asia Extranjeros Nativos

del Norte

Fuente: INE y elaboración propia

4


El capital humano de los

trabajadores extranjeros

En 2010, la proporción de trabajadores

extranjeros con estudios no obligatorios

era muy similar a la de nativos

Sin embargo, un 20,5% solo disponía de estudios primarios, frente al 13,2% de los nativos

En principio, en la medida en que el capital humano

de los extranjeros sea equivalente al de los nativos,

la competencia por los puestos de trabajo disponibles

será mayor. Por otra parte, la literatura advierte que el

capital humano de los inmigrantes no es inmediatamente

aprovechable en los países de destino, debido

a las barreras que representan el idioma, el limitado

conocimiento de determinadas normas sociales o culturales

o las propias restricciones institucionales. Por

esta razón, el proceso de integración laboral de los

inmigrantes puede prolongarse varios años, y los trabajadores

nativos pueden conservar ventajas importantes

de empleabilidad aún cuando el nivel educativo

de los extranjeros sea similar.

Al comienzo del siglo xxi la distribución por nivel de

estudios de la población ocupada nativa y extranjera

presentaba cierto parecido (gráfico 6a). En ambos

grupos, una buena parte de los trabajadores carecía

de estudios por encima de los primarios. En el otro

extremo, un 20% de los extranjeros y un 18,5% de

los nativos poseían estudios universitarios. En cuanto

a los niveles medios, la proporción de extranjeros

ocupados que había obtenido un título de secundaria

postobligatoria era superior a la de nativos, concentrándose

más estos últimos en el nivel de secundaria

obligatoria.

En 2010, en cambio, había diferencias más marcadas

(gráfico 6b). La mejora del nivel educativo de

la población nativa y la demanda creciente de cualificaciones

condujeron a un gran descenso del porcentaje

de ocupados nativos con estudios primarios,

hasta el 13,2%. Este porcentaje cayó a su vez entre

los extranjeros, que en sus países de origen también

se beneficiaban de mejoras educativas generalizadas,

si bien se mantuvo por encima del 20%. En los niveles

de estudios medios, la proporción de extranjeros y

nativos con secundaria no obligatoria se incremen

muy notablemente, conservando los extranjeros una

mayor proporción de ocupados en este segmento. Finalmente,

el porcentaje de trabajadores universitarios

ascendió en 5,4 puntos entre los nativos y cayó en

5,1 puntos entre los extranjeros, debido al menor peso

de quienes procedían de países avanzados. Como

muestra el gráfico 7, frente a los extranjeros, el porcentaje

de ocupados con estudios no obligatorios era

solo ligeramente superior entre los nativos, y entre los

primeros había grandes diferencias según la región de

origen.

Gráfico 6. Distribución por nivel de estudios de la

población ocupada según nacionalidad.

Porcentaje

a) 2000

50

40

30

20

10

0

Hasta primarios

b) 2010

50

40

30

20

10

0

Hasta primarios

Secundaria

obligatoria

Nativos

Secundaria

obligatoria

Nativos

Fuente: INE y elaboración propia

100

80

60

40

20

0

95,6

89,7

76,5

73,2

Oceanía América UE-25 Resto de América

del Norte Europa Látina

Fuente: INE y elaboración propia

59,1

Secundaria

postobligatoria

Extranjeros

Secundaria

postobligatoria

Extranjeros

43,0

Asia

39,2

Universitarios

Universitarios

Gráfico 7. Porcentaje de población ocupada con

estudios no obligatorios

57,4

55,4

África NativosExtranjeros

5


Tipo de ocupación y sobrecualificación

Entre 2000 y 2007, más del 80% de

los nuevos empleos ocupados por

extranjeros requería poca cualificación

En cambio, un 81,6% de los nuevos puestos ocupados por nativos exigía una cualificación elevada

Aun cuando un extranjero posea el mismo nivel de estudios

que un nativo, es posible que unos y otros trabajadores

se especialicen en tareas distintas. En particular,

es probable que los extranjeros de reciente llegada

tengan dificultades para obtener el máximo provecho

de sus títulos académicos y requieran de un periodo de

adaptación, durante el cual estarán dispuestos a ocupar

puestos menos cualificados.

En la Clasificación Nacional de Ocupaciones (CNO-

1994), puede distinguirse entre ocupaciones asociadas

a trabajos cualificados y no cualificados (categorias de

1 a 4 y 5 más 9, respectivamente). Durante la última

fase expansiva de la economía española, estas dos

agrupaciones han tenido un peso similar en el empleo

creado. Sin embargo, la distribución de los nuevos

puestos de trabajo entre nativos y extranjeros ha sido

muy dispar. El gráfico 8a muestra que los trabajadores

nativos que se incorporaron al empleo entre el año

2000 y 2007 se dirigieron mayoritariamente hacia ocupaciones

de alta cualificación.

Por su parte, los trabajadores extranjeros se han dirigido

mayoritariamente hacia ocupaciones de baja cualificación

(gráfico 8b). Durante el periodo 2000-2007,

en el que la llegada de inmigrantes cobra su máxima

dimensión, los extranjeros han ocupado tres cuartas

partes de los nuevos puestos de trabajo no cualificado,

frente a un 13% de los nuevos empleos cualificados.

Mientras que un 81,6% de los nuevos puestos de trabajo

ocupados por nativos consistía en ocupaciones

cualificadas, entre los extranjeros esta proporción fue

del 18,3%. Además, al ocupar los extranjeros los puestos

de trabajo menos cualificados, se ha demostrado

que han contribuido a generar una mayor movilidad por

parte de los nativos hacia tareas más cualificadas. Con

la llegada de la crisis económica, la pérdida de puestos

de trabajo ha sido muy fuerte entre los extranjeros, si

bien su empleo en ocupaciones de alta cualificación ha

resultado menos vulnerable.

Dado que una parte importante de los extranjeros

que se han incorporado al mercado de trabajo tiene

estudios superiores, es probable que muchos hayan

debido de conformarse con ocupaciones que requieren

una cualificación inferior a la alcanzada. Midiendo la

sobrecualificación como el porcentaje de trabajadores

con estudios superiores (FP II o estudios universitarios)

que ocupan puestos no cualificados, se observa que

entre los extranjeros el desajuste es notablemente más

intenso que entre los nativos (gráfico 9).

Gráfico 8. Variación anual del empleo en

ocupaciones de baja y alta cualifación.

Miles de ocupados

a) Nativos

500

400

300

200

100

0

-100

-200

-300

500

400

300

200

100

0

-100

-200

-300

2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010

b) Extranjeros

50

40

30

20

10

Baja cualificación

Alta cualificación

2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010

Baja cualificación

Fuente: INE y elaboración propia

Nativos

Alta cualificación

Gráfico 9. Sobrecualificación. Porcentaje de

ocupados con estudios superiores en

ocupaciones de baja cualificación

0

2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010

Extranjeros

Nota: Estudios superiores: FP II y universitarios. Ocupaciones de

baja cualificación: 5+9 (CNO-94)

Fuente: INE y elaboración propia

6


El empleo extranjero por rama de actividad

Durante la expansión, una cuarta parte

de los nuevos empleos de extranjeros

se hallaba en la construcción

Con la crisis económica, la ocupación de extranjeros en ese sector ha caído a la mitad

Otra forma de estudiar el grado de competencia efectiva

que se produce entre los trabajadores nativos y

extranjeros consiste en observar a qué ramas de actividad

se ha dirigido cada uno de estos colectivos. Aunque

en términos generales los datos anteriores indican

que ambos ocupan puestos con distinta cualificación,

los trabajadores extranjeros que desempeñan tareas

poco cualificadas pueden suponer cierta competencia

para los trabajadores nativos poco cualificados. Especialmente,

en un contexto en el que se ha producido

una gran contracción del empleo.

En el periodo 2000-2007, la ocupación extranjera

aumenen más de 2,3 millones, y la ocupación de

trabajadores nativos se incremenen 2,5 millones. No

obstante, la especialización de los trabajadores extranjeros

por ramas de actividad difirió notablemente de la

observada entre los nativos. La población extranjera se

empleó mayoritariamente en la construcción, concentrándose

en este sector más de una cuarta parte de los

nuevos ocupados extranjeros. En cambio, la incorporación

de este colectivo fue menor en la rama de otros

servicios y reducida en educación y sanidad, pese a

tratarse de importantes sectores de empleo para los

nativos. Casi un 15% de los nuevos trabajadores extranjeros

se dedicaron a la hostelería, una rama en la

que predomina el empleo poco cualificado. Mientras

que en la agricultura se produjo un descenso sensible

de la ocupación como consecuencia del proceso general

de cambio estructural, un buen número de inmigrantes

halló aquí un nicho de empleo poco atractivo

para los nativos. Finalmente, destaca el fuerte incremento

del empleo extranjero en el servicio doméstico,

un sector poco relevante en el empleo nativo. A este

respecto, estudios recientes concluyen que el empleo

extranjero en este ámbito ha contribuido a que las mujeres

nativas dediquen menos tiempo a la producción

doméstica y el trabajo de cuidados de personas dependientes

y participen más en el mercado de trabajo.

Entre 2007 y 2010, la pérdida de puestos de trabajo

se concentró sobre todo en la construcción y afectó

de manera destacada a los trabajadores extranjeros,

que presentan tasas de temporalidad muy elevadas.

En esos tres años, la pérdida neta de puestos de trabajo

ocupados por extranjeros ascendió a 236.000

empleos. Sin embargo, solo en la construcción se destruyeron

327.000 empleos ocupados por extranjeros,

lo que equivale al 140% de la pérdida neta de empleo

extranjero.

Gráfico 10. Distribución porcentual de la variación del empleo por ramas de actividad, según nacionalidad.

a) 2000-2007

Agricultura, ganadería

y pesca

Industria

Construcción

Comercio

Hosteleria

Transporte y

comunicaciones

Finanzas

Administración

Pública

Educación y

sanidad

Personal doméstico

empleado

Otros servicios

-10 -5 0 5 10 15 20 25 30 35

b) 2007-2010

Agricultura, ganadería

y pesca

Industria

Construcción

Comercio

Hosteleria

Transporte y

comunicaciones

Finanzas

Administración

Pública

Educación y

sanidad

Personal doméstico

empleado

Otros servicios

-140 -120 -100 -80 -60 -40 -20 0 20 40

Nativos

Fuente: INE y elaboración propia

Extranjeros

Nativos

Extranjeros

Fuente: INE y elaboración propia

7


Tiempo de residencia e inserción laboral

Un tiempo mayor de residencia

se asocia a una probabilidad menor

de sufrir paro

Frente al recién llegado, tener más de 5 años de residencia reduce esa probabilidad en un 20,8%

En la coyuntura actual, el desempleo ha afectado

especialmente a los extranjeros debido a la elevada

frecuencia de contratos temporales en este grupo y la

concentración de su empleo en el sector de la construcción.

Pero incluso en circunstancias normales la

población extranjera se haya en una situación de desventaja

debido a razones como el desconocimiento de

la lengua y las instituciones del país de destino o la carencia

de una adecuada red de contactos. Sin embargo,

con el paso del tiempo, y a medida que el extranjero

se integra en su nueva comunidad, es probable que

algunas de estas desventajas se moderen. En este

sentido, cabe esperar que las condiciones de acceso

al empleo de un trabajador extranjero asentado desde

hace años sean, por lo general, más beneficiosas que

las de aquel recién llegado.

Diferenciando la tasa de paro de la población extranjera

según el tiempo que lleva residiendo en España

se observan diferencias persistentes a favor de

aquellos asentados con anterioridad. Así, a mediados

de la primera década del siglo xxi, los extranjeros que

llevaban 3 o más años residiendo en España padecían

una tasa de paro en torno al 10%, solo ligeramente

superior a la de los nativos (gráfico 11). En

cambio, la tasa de paro de los extranjeros con menos

de un año de residencia se situaba alrededor del

25%. Con el estallido de la crisis, las tasas de paro se

han elevado drásticamente en los cuatro grupos diferenciados,

superando el 50% en el caso de quienes

tienen menos de un año de residencia.

Las diferencias observadas en las tasas de paro

según el tiempo de residencia pueden verse afectadas

por múltiples factores, que actúan conjuntamente.

Para estudiar de forma más precisa cuál es el efecto

del tiempo de residencia, descontando la influencia de

otras variables, podemos recurrir al análisis estadístico.

El gráfico 12 muestra los resultados de un análisis

probit en el que se tienen en cuenta las principales

variables sociodemográficas. En 2007, ser extranjero

en lugar de nativo se asociaba a una probabilidad un

2,2% mayor de estar parado, porcentaje que ascendía

al 9,4% en 2010. En este último año, un mayor tiempo

de residencia suponía una amplia ventaja frente al extranjero

que llevaba menos de un año en España. Los

extranjeros que llevaban en España entre 1 y 2 años

tenían una probabilidad de estar parados un 12,5%

menor, y esta diferencia se ampliaba hasta el 20,8%

en caso de superarse los 5 años de residencia.

Gráfico 11. Tasa de paro de la población extranjera

según el tiempo de residencia. Porcentaje

60

50

40

30

20

10

0

2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010

menos de 1 año

1 año

Fuente: INE y elaboración propia

a) 2007

10

5

0

-5

-10

-15

-20

-25

2,2

Extranjero 1 a 2

años

2 a 3

años

Fuente: INE y elaboración propia

3 a 4

años

2 años

3 o más años

-3,3 -3,6 -4,2 -4,7

4 a 5

años

-7,4

54,4

32,7

29,9

28,2

Gráfico 12. Efectos marginales sobre la probabilidad

de estar parado. Nacionalidad y tiempo

de residencia. Análisis probit. Porcentaje

b) 2010

10

5

0

-5

-10

-15

-20

-25

9,4

-12,5

Extranjero 1 a 2

años

-13,9 -14,3 -14,2

2 a 3

años

3 a 4

años

4 a 5

años

Más de 5

años

-20,8

Más de 5

años

8

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!