Artis Nucleus 0

artisnucleus

Número 0 en español de Artis Nucleus

Bajo el Terciopelo Azul

Por: Antonio Carlin Lynch

La Mostra di Cinema de

Venecia rechazó la película de

David Lynch Terciopelo Azul

alegando que contenía escenas que

rayaban en la pornografía. Esto llamó

la atención del público y la crítica antes

de que el filme se estrenara. El ya para

entonces conocido morbo Lynchiano.

Era 1986, el culto al director parecía

brotar una vez más después del

sonoro fracaso comercial de su hasta

entonces última película: Dune (1984).

Curiosamente, a pesar del

fracaso en taquilla, hoy considerada

también pieza de culto. Como todo

lo que hace hasta nuestros tiempos

el hombre de Missoula Montana,

que nunca come en casa, solo se

alimenta de comida chatarra, fuma

Marlboro Rojos 100, obsesivo hasta

la médula, además de dirigir, escribe,

compone música, pinta, diseña, es

carpintero, diseñador, practicante

del Budismo Zen, de la meditación

trascendental, esculpe obras de arte

con carne, pegamento y hormigas

vivas. Sí, el director loco que siente

una extraña afición por las hormigas.

Y así es como el recorrido narrativo

de Terciopelo Azul comienza: en un

mundo a cámara lenta, decorado con

colores pasteles y tulipanes, donde

conviven juntos el bien (que se refleja

en la superficie de las cosas), y el mal (se

esconde a niveles más profundos) aquí

notamos la presencia de los insectos

que devoran la materia orgánica

putrefacta en el jardín de los Beaumont.

El contraste entre la vida que apenas

comienza; el niño jugando con el

perro, y el moribundo padre de Jeffrey

(interpretado por el actor fetiche

de Lynch: Kyle MacLachlan), que en

ese momento sufre un infarto. Todo

puede suceder en Lynchtown, hasta

encontrar una oreja humana devorada

por las hormigas en tu propio jardín.

Lynch se inspira en el cine negro

clásico para tejer la historia de

Terciopelo Azul. Todos los elementos

están ahí: el héroe solitario, el

policía corrupto, la chica rubia buena

(interpretada por la actriz fetiche de

Lynch, hasta nuestros días: Laura Dern),

la femme fatale, que además es cantante

en el night club: Isabella Rossellini

pareja sentimental del director y que

da vida a Dorothy Vallens. Dorothy.

Ya desde aquí Lynch nos muestra

su admiración hacia El Mago de Oz.

“Se trata de un recorrido de

investigación semejante al que puede

realizar un detective o un científico. La

diferencia es que yo capturo ideas. El

mundo está lleno de infinidad de ellas.

El desafío, la diversión y el escalofrío

consisten para los seres humanos,

en captarlas y realizarlas. El proceso

es idéntico ya se trate de un mueble

o un guión: me viene una idea sobre

el proyecto y la emoción reside en

More magazines by this user
Similar magazines