Artis Nucleus 0

artisnucleus

Número 0 en español de Artis Nucleus

Frank: Mi whisky… Siéntate…toma tu

silla…Abre las piernas…

Dorothy: Mamá está aquí.

Frank: El nene quiere follar (hablando

consigo mismo) ¡PREPÁRATE PARA

FOLLAR!... El nene quiere terciopelo

azul.

Dorothy: Toma.

Frank: ¡No me mires!... ¡No me mires!...

Papá ha vuelto a casa… ¡No me

mires!...-

Del hastío de Frank, su extravagante

máscarilla, el gusto por el “jueguito” del

amor sadomasoquista, el intercambio

de roles: nene-mamá, papá-mamá que

hace con Dorothy, el voyeurismo de

Jeffrey, pero sobre todo esa publicidad

gratuita que dieron los críticos de

Venecia: “¿pornográfica?” Hizo que el

mundo entero pusiera los ojos en la

nueva obra de Lynch. Pero también las

feministas de la época se manifestaron

y algunas muy fuertes contra la película

(en esos tiempos era muy frecuente los

filmes favoritos de las feministas, como

los de Cronenberg y Carpenter, que

junto con la Sociedad de Damas de las

Buenas Costumbres se especializaban

en sabotear los cines): “En la tradición

fílmica de Hollywood, la función de las

mujeres es constituir el objeto erótico

de la audiencia masculina, que puede

gozar del placer del voyeurismo, de

la presencia, y contemporáneamente,

constituir el objeto erótico de los

protagonistas masculinos con

los que puede identificarse la

concretarlo”.- David Lynch en una

entrevista en 1997. (cita bibliográfica)

A partir de un primer esbozo sobre

un joven que espía la intimidad de una

cantante de centro nocturno, escondido

en el armario de su habitación, el guión

de Terciopelo Azul se fue confirmando

con elementos que su autor fue

tomando de sus propias experiencias.

Lynch ha dicho que básicamente está

inspirado en su propia infancia vivida

en Spokane, Washington así como en

otros sucesos que ocurrieron años más

tarde. Por ejemplo, la escena donde

Dorothy, desnuda y golpeada, aparece

en la puerta de la casa de Jeffrey, está

inspirada en una escena real que

Lynch y su hermano presenciaron

una ocasión, cuando caminaban

por los bosques de Boise (Idaho).

El personaje de Frank Booth para

algunos, el mejor logrado de todo el

filme, y para muchos (me incluyo)

el villano Lynchiano por excelencia

interpretado por Dennis Hopper,

es quizás el menos complejo. Es el

mal encarnado. (Desde el principio

está de manifiesto su gusto por

cortar orejas con tijeras), posee un

carácter surrealista, (sólo) alcanza el

orgasmo ayudado por una máscara

de oxígeno, gusta de pintarse los

labios, y desea joder con su madre).

- Dorothy: Hola, nene.

Frank: Cállate. Soy papá. Mierda puta.

Dorothy: Hola, papá.

More magazines by this user
Similar magazines