30.06.2016 Views

KOLIMA EMOCION Magazine Mes de Junio

You also want an ePaper? Increase the reach of your titles

YUMPU automatically turns print PDFs into web optimized ePapers that Google loves.

CArMEN MORENO LORITE<br />

ya que un día voy a morir,<br />

¿qué <strong>de</strong>bo hacer ahora?<br />

Cuando Marta habló conmigo<br />

para que escribiera este artículo<br />

me dijo: «Es para el siguiente<br />

número <strong>de</strong> la revista <strong>de</strong> Kolima.<br />

Trata sobre Crecimiento Espiritual,<br />

para que hables sobre la muerte y<br />

el duelo en nuestra cultura».<br />

Me gustó la i<strong>de</strong>a pero enseguida<br />

se me vino una pregunta a la<br />

cabeza: ¿Está lo espiritual inserto<br />

en nuestra vida cotidiana?<br />

Me paro un momento y veo que<br />

incluso la palabra «espiritual»<br />

quizás no está tan integrada en<br />

nuestras conversaciones, o acaso<br />

nos escuchamos diciendo:<br />

–¿Qué tal estás Lucía?<br />

–Pues físicamente voy fatal con<br />

mi pierna pero espiritualmente me<br />

siento fuerte.<br />

Seleccionamos en la matrícula <strong>de</strong><br />

nuestros hijos «Religión o alternativa»<br />

y poco más. Ahora que<br />

he vuelto a estudiar una segunda<br />

carrera reviso lo que se habla<br />

<strong>de</strong> los objetivos <strong>de</strong> la psicología:<br />

hablan <strong>de</strong> nuestra mente, <strong>de</strong> nuestros<br />

comportamientos o conductas,<br />

se han recuperado las emociones…<br />

pero la palabra espiritual<br />

como una parte esencial nuestra<br />

como seres humanos no aparece<br />

jamás.<br />

Y es que culturalmente venimos <strong>de</strong><br />

consi<strong>de</strong>rar a la razón como nuestra<br />

reina y solo con esfuerzo hemos<br />

llegado a aceptar la importancia <strong>de</strong><br />

nuestras emociones. Ellas están<br />

ahí, y aunque no queramos verlas<br />

ni oírlas se saben hacer sentir y se<br />

expresan con flui<strong>de</strong>z en nuestras<br />

lágrimas furtivas que escon<strong>de</strong>mos<br />

rápidamente o en la risa sincera.<br />

Pero en otros momentos a solas<br />

mientras caminas entre el viento<br />

en el atar<strong>de</strong>cer, <strong>de</strong> pronto se te<br />

cuela entre las prisas y tus muchos<br />

quehaceres «¿Y todo esto para<br />

qué?» «¿Qué pinto yo aquí?» O<br />

te llega una sensación <strong>de</strong> vacío<br />

sin pregunta: «¿Quién soy yo?»<br />

«¿Qué tengo que hacer en mi<br />

vida?»<br />

Para mí que ahí es don<strong>de</strong> nuestro<br />

ser esencial y espiritual se está<br />

queriendo manifestar. Y ahí es<br />

don<strong>de</strong> la muerte nos pue<strong>de</strong> agarrar<br />

<strong>de</strong> la mano con cali<strong>de</strong>z y buenas<br />

enseñanzas.<br />

¿Pue<strong>de</strong> ser la fría muerte también<br />

nuestra cálida consejera?<br />

En diferentes culturas antiguas<br />

esto lo tenían claro y por ello se<br />

preguntaban habitualmente: «Ya<br />

que un día voy a morir, ¿Qué <strong>de</strong>bo<br />

hacer ahora?» Esta sabia y espiritual<br />

pregunta nos pue<strong>de</strong> ayudar<br />

muchísimo a tener una vida más<br />

plena, coherente, sincera, divertida,<br />

agra<strong>de</strong>cida, profunda… con<br />

sentido.<br />

¿Cómo no ver y sentir entonces<br />

a la fría muerte también como<br />

nuestra cálida compañera y<br />

consejera?<br />

Claro que también es humano que<br />

nos asuste; <strong>de</strong> hecho, creo que<br />

yo empecé a mirar a la muerte a<br />

la cara <strong>de</strong>l miedo que me daba.<br />

Hace unos días constataba el<br />

lógico pavor que nos pue<strong>de</strong> dar el<br />

tema en la Feria <strong>de</strong>l Libro. Estaba<br />

en el stand <strong>de</strong> Kolima con mi libro<br />

La muerte y el duelo a través <strong>de</strong><br />

los cuentos, cuando mi compañera<br />

<strong>de</strong> la editorial se lo ofreció<br />

a alguien para hojearlo. Fue muy<br />

expresiva esta persona y al leer<br />

el título dio un salto para atrás y<br />

se alejó corriendo «No, eso no me<br />

interesa, gracias». Es muy comprensible,<br />

ya que con ello estamos<br />

gritando «¡Quiero vivir!»Y eso es<br />

fantástico, pero seguramente este<br />

alegato por la vida sea aún más<br />

11

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!