Views
2 years ago

Edición No.11 Junio 2016

Julio el mes de Frida Kahlo y su universo, no te pierdas esta interesante edición llena de arte y sentimiento.

37 Y así, lloró y

37 Y así, lloró y lloró sin poder parar, lamentándose nuestro burro por su suerte cuando, de pronto, se le acercó una hormiga preguntándole intrigada: --¿Por qué tanto desconsuelo hay en ti burro?... ¿cuál es el motivo de tu amargo llanto?...-- Y el burro, le contestó entre sollozos: --Dentro de quince días… tendré una pelea con el león y me va a vencer pues ya estoy viejo… y además…--, interrumpió su frase en ese instante al recordar a su viejo amigo el gallo, para seguir inconsolable: --¡Yo no tengo amigos… no tengo amigos y estoy solo en este mundo!...--, rompiendo a llorar nuevamente sin poder parar. Compadeciendo al burro, la hormiga trata de darle ánimo asegurándole en tono de camaradería: --¡No te preocupes buen burro… mis amigas y yo… te ayudamos!…-- Incrédulo nuestro amigo Leonardo, preguntó en voz alta: --¿Qué?...--, y sin dar tiempo a la respuesta, siguió gritando intrigado: --¿Cómo?... ¿si eres muy pequeña?...— Sin inmutarse, tranquila, la hormiga respondió para concluir la charla: --¡Tú… ya lo verás en su momento!…--, luego de eso, la hormiga se fue diminuta con un buen plan en la mente.

38 De esa forma, pasaron los días acercándose así la fecha señalada y, ya en la tarde pactada para el duelo, justo a la hora indicada, se comenzaron a escuchar los rugidos de los amigos del león; venían decididos a vencer al burro, todos afilándose las garras; eran leones, panteras, tigres, leopardos, jaguares y demás felinos gigantescos. Por su parte el burro, aterrorizado y sin poder moverse por el miedo a morir en las garras y las fauces de todos aquellos, sólo los veía venir hacia él amenazantes cuando, de pronto, llegaron en tropel las amigas del burro; eran hormigas voladoras, hormigas pedorras, hormigas mantequeras, avispas, y todo insecto que pica y, sin mediar pregunta, se fueron sobre el león y sus amigos montoneros, quienes no soportaron los piquetes en el rabo, en las orejas y por doquier. Fue entonces que salieron huyendo todos los grandes felinos, picoteados a mansalva por las hordas de insectos amigas del burro y, de esa forma, en seguida, lo coronaron dándole nombramiento de: “Leonardo, Rey de la Selva”. Y colorín colorado este cuento ha terminado. Autoría: Ma Gloria Carreón Zapata. MEXICO

Edición No.6 Febrero del 2016
Edición No.14 de Octubre 2016
Edición No 15 Noviembre 2016
Edición No.8 Marzo 2016
Edición No.7 Marzo 2016
Edición No. 22 Junio 2017
Edición No. 17 Enero 2017
Edición No.9 Mayo 2016
Edición No. 13 Septiembre 2016
Edición No.20 Abril 2017
Edición No.12 Agosto 2016
Edicion No.21 Mayo 2017
Edición No. 16 Diciembre 2016
Edición No.10 Junio 2016
Edición No. 4 Diciembre 2015
Edicion No.23 Julio 2017
Edición No. 19 Marzo del 2017
Edición No.5 Enero 2016
Edición No. 18 Febrero 2017
Edición No. 2 Octubre 2015
El Cadáver Exquisito - 11 º Edición - Septiembre 2013