Carta por el NO al Directorio Nacional Conservador

andrespastrana

Directorio Nacional

Partido Conservador

Ciudad

El Partido Conservador de las causas sociales esta dividido entre su

bancada parlamentaria y la militancia que no entiende ni comparte la

politica de corrupci6n presupuestal y entrega de las instituciones. El

plebiscito recortado que pretende consolidar el golpe de estado fraguado en

La Habana ha dividido tanto al partido como al pais. La sublimaci6n del

narcotrafico, la suplantaci6n de la justicia, el entierro de la Constituci6n, el

fin del imperio de la ley y la investidura de poderes dictatoriales al

Ejecutivo se han dado con la complicidad remunerada de los congresistas

conservadores.

Cuando comparo las 297 farragosas paginas del acuerdo de La Habana con

las 130 palabras del humanista Manifiesto Conservador de 1849 -el primer

documento enfrentado en el mundo al materialista Manifiesto Comunista

de 1848- encuentro al cabo de 167 afios principios democraticos de plena

vigencia: "el orden constitucional contra la dictadura; la legalidad contra

las vias de hecho ..." Esos principios fundacionales que hoy se venden al

mejor postor en la subasta del presupuesto nacional en nombre del acuerdo

con las Farc.

A 10 largo de los ultimos afios he manifestado al margen de los congresistas

del Partido mis puntos de vista sobre la entrega del gobiemo, sin una sola

contraprestaci6n, alas exigencias de las Farc. He expresado los principios

de un partido de aliento social, adalid de la paz, defensor de los derechos

humanos y precursor de nuevos rumbos como la ecologia y la informatica.

He defendido al Plan Colombia que sac6 al pais del abismo con la

modemizaci6n de las Fuerzas Armadas y Policia y dobleg6 alas Farc. He

defendido la estrategia que diezm6 el negocio de la droga, resucitado por el

gobierno con la complacencia de los parlamentarios conservadores al darle

muerte en La Habana al Plan Colombia.


La baneada eonservadora plegada a la ehequera del gobierno no es el

Partido Conservador. No representa al eonservador raso ni me representa.

Es e6mpliee de la entrega del pais, de sus institueiones, de su territorio, por

eneima de la admoniei6n papal sobre la paz "en el respeto de la

institueionalidad y del dereeho nacional e internaeional". Y en esa

eondici6n votani el plebiseito con las Fare y con el Ejeeutivo ineontrolado

y deseontrolado que emula a nuestros veeinos marehando sobre las eenizas

del imperio de la Constituei6n.

EI presidente Santos alega que los jefes de las Fare son gente de buena fe;

que los magistrados del Tribunal de las Fare senin impareiales; que las

normas vagas y nebulosas senin justamente interpretadas por los jueees de

las Fare; que no habra impunidad para los erimenes atroees de las Fare; que

los eampesinos de los territorios que se entregan a las Fare quedan en

buenas manos; que las Fare dejan el negocio del nareotrafieo; que las Fare

no tienen un centavo; que empresarios y agrieultores no tienen nada que

temer ante los jueees de las Fare. Una mentira tras otra para disfrazar la

entrega del pais.

EI golpe de estado esta eonsumado. Sin embargo, queda una rendija

demoeratiea en el plebiseito de los dados eargados, reeortado al ]3%,

adobado con mas de $2,3 billones de pesos en propaganda y prebendas,

aniquilado informativamente por la obseeueneia de los medios. Aun asi,

con tantas gabelas, los autores del engendro no resisten un debate

televisado de eara al pueblo.

Queda entonees deeirle dignamente NO a la entrega del pais a las Fare y a

su aeuerdo porque sin institueiones demoeraticas no hay paz posible. NO a

la reforma eonstitueional de las Fare desde La Habana. NO a la Ley

Habilitante y sus poderes dietatoriales. NO al fin de la separaei6n de

poderes. NO ala revanehista, omnimoda e ineontrolada seudojustieia de las

Fare. NO al nareotrafieo de las Fare. NO a la entrega de territorio

eolombiano a las Fare. l,Doseientos afios de vida republieana para que un

eomunista espafiol suplante en 72 horas el eoraz6n nuestras institueiones en

nombre de las Fare? jNO!

More magazines by this user
Similar magazines