HF Newhall Beaumont - Historia de la fotografia II

manuelon

AP':ÉN,DICE: ESCRIBIR LA HISTORIA DE

'LA FOTO,GRAFÍA ANTES DE NEWHALL

Mi objetivo, en este ensayo, es sugerir algunos temas

y métodos de investigación'que creo que :requie~én ser

abordados antes de que podamos .concretar,eÓn mayor

claridad lo que han sidoy podrían ser las historias deh

fotografía. Digo chistorias» a propósito, porq1.,Je lo que

no quiero'. sugerir, es que necesitemos cambiar'las «líneas

historiográficas» canónicas (perpetuadas 'por editores

de libros teóricos y exposiciones de museos centenarios)

por registros riuevos'y más globales de grandes

fotografías y sus creadores. A pesar de su utilidad en

los cursOs de iniciación, o para el público. no especializado

que quiere un resumen lineal y abreviado, tales

estudios históricos rara vez identifican lo que excluyen

o justifican lo que incluyen. Además, conforme ha ido

eV'olucionandoeste tipo -de publicaeión (en un solo

volumen) . ene! siglo xx, se ha intentado definir cada

vezmás:una historia de la fotógrafía «artística», aunque

sin declararlo abiertamente. Este desfilar ,de una historia

qúe 'sólo.tiene una Junción(la «estética»), entendida

como historia de una tecnología (la fotografía), ~a dado

como-resultado ,las, incómodas fricciones entre forma y

contenido, o estilo y uso, que caracterizan los escritos

más recientes. EjemploS" de fotografía' amateur; científica,

ptibli~itariay documeritalse incluyen junto a imágenes

tímidamente «artísticaS» (del siglo-xx,por defini"­

ción), cuando parecían anticipar, influir o aproximarse

accidentalmente a las satisfactorias cualidades formales

de tales imágenes. Se han escrito otras historias de la

fotografía definida por su: función (fotograffa popular,

de álbum familiar, fotografía policial, etc.) pero casi

siempre quedaron relegadas a la categ9ría, menos lucrativa

(en términos de beneficios de valor y del libro), de

sociología e historia, hasta la reciente consolidación de la

rúbrica «estudios culturales», que ha permitido que estas

imágenes puédarr empezara hacerse de nuevo un hueco

en los museos y en las aulas de historia del arte.

El concepto de historia única y lineal de lafotografía

también fracasa a la hora de abordar los problemáticos

límites de lo fotográfico. Históricamente, no ha habido

un solo objeto físico coherente al que se pueda llamar

«fotografía», y el propio término es un conveniente

cajón de sastre para una amplia variedad de imagenes

sobre papel, metal, cristal, tela, lienzo, etc., cuya única

cualidad común es la intervención de la luz y laquími~

300

Anne McCauley

ca en algún momento de su proceso generativo. Como

hoy los artistas oscilan de manera indiscriminada entre

la cinta dedeo, el ordenador y las hojas de película, y

mezclan continuamente lo manual. yla máquina en

acciones multimedia (que pueden existir en un espacio

real o virtUal), hablar de la «fotografía» de un modo significativo

se convierte en-un oxímoron. Un reflejo de

una pequeña fase o entrada de información visual cuya

diferencia de clase respecto a otros bytes digitales no es

ya visual o conceptualmente relevante; Dada la praxis

actual, empezamos a darnos cuenta de que la «fotografía»

como tal no sólo podría ya ni existir, sino que tal

vez nunca haya existido en el sentido preciso; estereo'"

tipado (me atrevería a decir: en blanc.o y negro), a

modo de monólogo, que nosotros,· la generación de la

posguerra, aprendimos . .

En vez de ocuparme en una crítica del canon posmoderno,

he escogido, más modestamente, analizar· tres

géneros' de ' ensayo sobre la fotografía -la historia

fotográfica, la autobiografía y la monografía sobre un

fotógraf

More magazines by this user
Similar magazines