HF Newhall Beaumont - Historia de la fotografia II

manuelon

-,

·j"

..•

:: ..;

. Para complicar aún más las cosas, los escrÍtos fóto­

:.gráficos p_"3.rticipan del campo que lees propio a ~odo

.'.~ escrito: las vidas construidas en las autobiografías y

': biografías fotográficas se hacen eco de las de otros profesionale~,

y las historias fotográficas incluyen; de

modo similar, las normas aceptadas de la estructura

histórica. Se debe tener cuidado de no atribuir singularidad

a los géneros de ensayo fotográfico y d~jar de

examinareldesarrolI-odiactónico -de las categorías- más -

amplias de las que esos textos participan, a menudo de

un modo bastante secundario. Dadas las limitaciones

de espacio de este escrito, no podré tratar ad~tuadamente

estas cuestiones, pero animaría a trabajar más

ampliamente a partir de estas líneas de investigación.

Algunos lectores tal vez consideren que la búsqueda

de cuestiones historiográficas es una especie de- autocontemplación

propia de fin de siglo, un volver de lo

pictórico a las acciones de otros (críticos, historiadores,

directores de museos, marchantes), quienes atribuyen,

de forma parasitaria, significados y estructuras a fotografías

que, a menudo, no tienen nada que ver con la

intención del ~rtista. Lo cierto es que la mayor parte de

los artículos de este ensayo no se centrará en imágenes

ni siquiera en fotógrafos individuales. Lo que un examen

de las diversas instituciones que abordan la fotografía

deja claro es que no puede haber división alguna

entre el creador/productor originario y ,la vida subsiguiente

de la imagen. Del mismo modo que puede

demostrarse que la autonomía y el significado fijado de

ese objeto conocido como fotografía son ilusorios, su

«hacedor» (incluso si se le puede asignar esta tarea sólo

a una persona) se encuentra de igual modo inmerso en

un proceso de una constante autofiguración y redefinició

n externas. No puede haber fotografía sin historia.

Historias de la fotografía

Mientras que la creciente publicación; en un solo volu'O

men y organizadas cronológicamente; de historias ihistradas

de la fotografía (semejantes a los textos deestudio

para la historia del arte) tiende a perpc¡tuar modos

de pensamiento anticuados y reduccionistas sobre el

pasado, sobre la naturaleza de! cambio y lo que la fotografía

es, una valoración seria y crítica de las historias

que ya se han escrito, supone un primer paso útil haCÍa

la comprensión de cómo y por qué evolucionó este

género. Según Martin Gasser, las historias exhaustivas

de la fotografía producida durante los primeros cien

años de existencia, pueden dividirse en tres categorías:

(1) historias que, en realidad, fueron debates disfrazados

sobre la prioridad de la invención; (2) historiasen

forma de manuales; y (3) historias de la imagen fotográfica.

1 En la primera categoría entrarían muchos deJos

primeros escritos publicados; como los informes de

*.t)rago 'en 1839, la Historiqueetdesciiption desprocédés

Daguerréot'jlfe de. Daguerre, la Historique de la

décou'lJe'rte - ímpropementnommée Daguerréo'type de

Isidore Niépcey La Verité su.r l'in'lJe1Jti~~ de la photographie,

escrita-en' 1.867 por Victor Fouque en defensa

de la prioridad de Niépce. Las historias en forma de

manual, como las que debaten los orígenes ' de los

inventos, también contienen breves descripciones

cronológicas'de losavantes técnicós''-pero continuanhasta

e! presente y añaden información práctica sobre

el uso de la cámara y los principios químicos, dirigida

obviamente a los fotógrafos aficionados. La tercera

categoría de Gasser, «historias de la imagen fotográfica",

se acerca más.a nuestro concepto actual de lahistoria

de la fotografía artística, en la que se tratan- e

incluso se reproducen, una vez finalizado el siglO_XIX,

fotos individuales y tipos de imaginería. Como

Gasser indica correctamente, es difícil encontrar esta

categoría en el siglo XIX y parece depender de la acep~

tación (o defensa) de la fotografía como medio artístico,

así como de los avances en la ilustración fotome~

cánica que permiten al lector ver las imágenes que se

comentan.

Aunque las divisiones de las historias de la fotografía

que Gasser propone son útiles, sus argumentos no

afrontan la cuestión más espinosa de cómo los escritos

sobre la historia de la fotografía se relacionaban a través

del tiempo con los relativos a otros tipos de histo~

ria, más concretamente con la historia de las otras artes

visuales. o con la historia de la ciencia y la tecnología.

La frecuente crítica posmoderna acostumbra a tildar

las historias fotográficas del siglo.XIX de meros listados

cronológicos o repeticiones de los avances técpicos y se

olvida de la estrechez de miras general presente en

muchos tipos de estudios históricos de otras' discipli~

nas. Por ejemplo, esperar qJle una historia de la fotografía

del siglo XIX se centre de forma significativa en

las imágenes individuales y en su estilo e iconografía, es

ignorar que esa historia del arte basada en e! objeto, en

ausencia de ilustraciones, era rara en sí misma y pertenecía

normalménteal.ámbito de la crítica de arte más

que al de la historia.

Es posible encontrar dentro de la historia de la cien~

cia y la te'cnología un modelo más próximo a los primeros

manuales fotográficos populares que a los textos

históricos sobre arte. Los historiadores dé tecnología

han dividido su propia historiografía en «historias

internas» que se centran en una tecnología o artefacto,

frente a las historias «externas» que ,estudian el contexto

social y económico de los descubrimientos tecnológicos.

2 Las historias internas, empezando por losdiccionarios,de

inventos del siglo xv y continuando con la

Encydopédie, ,dominaron el siglo XIX y estuvieron

gobernadas por la misma creencia idealista en la perfectibilidad

humana que es el principio definitorio deja

301

More magazines by this user
Similar magazines