HF Newhall Beaumont - Historia de la fotografia II

manuelon

., ,

«historia de lQsWhigs». La cOI~uistade la naturaleza

por. él hombre, su esfuerzopor~esentrañar las activi­

'.dades· ocultas de la glándula pmeal o los protozoos,

fueron motivo de celebración p0r derecho propio; si,

en el proceso, las vidas de todos pudieran verse menos

castigadas por la enfermedad, la guerra, d trabajo o el

. hambre, tanto mejor. La propia' invención de la fotografía

fue una prueba de este triunfo de las mentes inteligentessobre

los resbaladizos rayos de luz y las fuga:. .

ces fantasías mentales. Sus «progresos", publicados en

intervalos regulares por escritores de manuales, consistieron

en cosas tales como: .aceleradores químicos y

nuevos procesos que dieron como resultado tiempos

de exposición más cortos; cambios .en el diseño de la

cámara que hicieron más fácil·el uso del equipo yde

la química; mejores lentes que aumentaron la resolución

y la consistencia de la imagen; en resumen; cualquier

cosa que redujera el trabajo y los costes de producción.

La retórica progresista y positivista, que incluía los

estudios de la historia de la fotografía del siglo XIX,

. dependía' de suposiciones no declaradas de que la sociedad

nece~itabaimágenes que se parecieran a las primeras

fotografías, que cuantas más, mejor, y que cuanto

menos trabajo humano se empleara ' en conseguidas,

también mejor.

Los manuales de fotografía, como Geschichte der

·Photochemie (1890) de Josef Maria Eder. y varias ediciónes

de su Geschichte .Jer. Photographie (siendo la

edición en dos volúmenes de 1932 la que tuvo mayor

éxito); la Histoirede ·la découverte de la photographie

(l925) de Georges Potonniée, y los informes sobre

fotografía. escritos con ooasión de las exposiciones

internacionales por Vidal, Albert Londe, Alphonse

Davanne.y otros, establecen el invento y el desarrollo

de la fotografía como una marcha infinita hacia un

mundo utópico y mecanizado. El mismo Eder cita

entre sus fuentes tales historias interibristas como

Historyof-the Present Stateol Discoveriesrelating to

vision, light and colours (1772) de Joseph Priestley y

Geschichte der.Physik (1801-1806) de Cad Fisher para

la preparación de su texto de 1905 (la 3 a edición de su

Geschichteder Photographie).3

La 'misma práctica generalizada de incorporar un

. breve prólogo histórico o un resumen del estado actual

del conocimiento en un manual o presentación de un

nuevo descubrimiento, que caracteriza a las historias

de la fotografía del siglo XIX

(tales como La

Photographie considerée comme art etcomme in'dustrie

(1862) de los hermanos Mayer· y Piersons, Les

. Merveilles de la photographiede Gaston Tissandier (2 a

edición, 1874, traducida en 1878 y editada por John

Thomson como A History and Handboo-k 01

Photography), A History 01 Photography written as a

practical guide. and an introduction to its latest deve'­

lopments(1888}'. de ' W~ Jerome HarrisoÍl; : o ·The

302

Evolution olPhotography with achronologícal record .'

-: ofdiscoveries, inventions, etc. (1890)de John Werge se

:: había extendido a las historias de la ciencia y la tecnología.

Así, William Whewell, en su influyente History

ollnductive Sciences (1873), proclama que «nuestro

estudio de los. métodos de descubrir la verdad debería

basarse en un .examen de las verdades que se han .descubierto»,

e incluye compendios históricos en sus tratados

de cada ciencia. S-e-' pueden-_encontrar prólogos

históricos similares en obras que abarcan diversas disciplinas

científicas y nacionalidades, como Lefons sur

la 'philosophie chimique (1836) de J.B. Dumas,

Principles 01 Geology de Charles Lyell (1830-1833), o

El Origen de las especies (1895) de Darwin. Como

apunta Helge Kragh en An Introduction to the Historiography

.01 Science, este tipo de escritos históricos,

. que se basaban en la . creencia de que comprender el

pasado permitiría a los practicantes actuales hacer

mejor su trabajo, «han existido durante casi doscientos

años.,.4

Justificar un examen de la historia en los manuales

fotográficos es reproducir el lenguaje de WheweU.

W. Jerome Harrison, por ejemplo, argumenta que los

fotógrafos necesitan conocer su historia y su trabajo a

través de todos los procesos anteriores para hacer

mejor su propio trabajo técnico. 5 Harrison también

dice que «los hombres del pasado» sirven de inspiración·

para el presente, un sentimiento expuesto más

ampliamente porJohn Werge en-su historia anecdótica:

«Mientras, las reminiscencias a lo largo de cuarenta

años de continuo contacto con cada fase de la fotografía,

y algunos de sus pioneros, formarán u.nvínculo

vital entre el pasado y el presente inmediato; que tal

vez despierten recuerdos agradables en algunos y animen

a otros a entrar en el campo de la experimentación,

y se afanen por continuar la tarea de la evolución.»6

Tales comentarios evidencian que, como en las equiparables

historias de la ciencia y las invenciones; la

mayor parte de las historias de la fotografía escritas en

el siglo XIX (y muchas del siglo xx también) fueron

escritas por los propios fotógrafos para otros fotógrafos

activos o potenciales. Mientras que, en el área de las

primeras críticas fotográficas, personas formadas en

las otras artes (Ernest Lacan, Henri Delaborde, Paul

Mantz, Philippe Burty, Lady Eastlake) o en la literatura

(Francis Wey, Théophile Gautier) realizaban a veces

la crítica de las exposiciones o disertaban sobre el

potencial del medio; no existía un público desinteresado,

formado por legos, expertos o historiadores de la

cultura, lo suficientemente numeroso como para justificar

la publicación de libros históricos a ellos dirigidos.

Los editores del siglo XIX se dieron cuenta de que

la mayoría de lectores de libros sobre fotografía er;¡.n

los aficionados que empezaban en el medio (antes y

.

,

1

q

.. ! _.

1

__ -.i

More magazines by this user
Similar magazines