HF Newhall Beaumont - Historia de la fotografia II

manuelon

lós baches p,pr los pelos o alternar c~l1otra gente que .

e~ genial, ~ro no era ge~l por cr~r imágenes tras-

~ . ... . _ . _-

cendentales_ con un-a máquina_ , . - -- -

- .

--

~ ,

La monografía-fotográfica

La casi invisibilidad del fotógrafo -como individuo

-~:d;'!atiVo -definido por--sus obnts--tambiérr emerge..enun - ,

estudio cronológi¿o de la monografía fotográfica. De

nuevo, esa ausencia refleja la nula importanci~ que se

les otorgaba a los fotógrafos individuales en una sociedad

donde la mayor parte del trabajo fotográfico fue

publicado anónimamente y en la cual casi todos los

fotógrafos fueron tratados como artesanos y comerciantes.

Las monografías históricas sobre artistas pertenecientes

a las bellas artes, principalmente pintores y

escultores, sólo datan de finales del siglo XVIII, aunque

el ambicioso Lives, de Vasari, definió el género del

escrito biográfico en el XVI. Previamente a la invención

de la fotografía, esas monografías de artistas eran

inusuales, en' gran parte debido al aspecto económico

de la publicación, al estado embrionario del campo de

la historia del arte y alas restringidas demografías de la

propiedad artística (existíán pocos museos públicos,y

sus horarios y tipo de visitantes eran limitados}. Sería

temerario esperar-encontrar libros dedicados a fotógfafas

en un tiempo en que las biografías o los textos del

tipo «vida y obras» eran inusuales o se publicaban con

un tiraje muy limitado.27

Hacia finales del siglo XIX se habían expandido enormemente

las publicaciones sobre bellas artes y habían

empezado a aparecer monografías ilustradas sobre

fotógrafos-. El movimiento pictorialista de la década de

1890, que triunfó en Alemania como mínimo por haber

conseguido colocar fotografías contemporáneas en los

museos y no sólo como registros documentales,sino

como objetos de arte, dio como resultado la reevaluación

de las carreras de fotógrafos individuales. Una

serie británica de portfolios titulada Sun Artists, publicada

en 1889-1890, presentó los trabajos de la Sra.

Cameron en la edición de octubre de 1890, con copias

insertadas en el número de cuatro de sus r~tratos, procedentes

de los negativos que su hijo H. H. -Cámeron

había facilitado, y un ensayo biográfico de Peter Henry

Emerson.-Publicada por Kegan Paul, Trench, Tribner

and Co., con Arthur Boord como editor honorífico,

esta -serie fue reconocida · como la prueba de -«que el

público está empezando a ampliar su apreciación de las

cosas hermosas a un arte considerado, hasta hada muy

poco 'como perteneciente esencialmente a la esfera de

las cosas útiles». El texto de Emerson, basado en las

memorias de Henry Taylor que habían sido publicad-as

en 1885 (el año anterior a sú muerte) y los «Annals»-de

Cameron, describe el equipo que ella ,utilizó, Sus

modelos y su estética en-un ensayo bM.tante -crítico,

burlándose :de sus 1 dyllso! the King P~_r . inapropiado s ~

para «la provincia del arte pictórico». -Emerson,conse'- .

cuente· con la doctrina de la fotografía -'naturalista que

acababa de publicar, concluyó: «ella no fue original en

absoluto, pero sí la seguidorá de buenas convenciones,

alguien humanitario; no una gran artista». En el retrato

fotográfico, sin embarg(), Emerson admitió que fue

«inigtraiable».' --- . _ ~ ._-

La práctica de la fotografía contemporánea se fundamenta

siempre-en las lentes y-la norma a través de las

cuales la historia de la fo.tografía ha tomado· forma, y

esto se destacó sobre todo en la década de 1890. Como

se ha dicho a menudo, la explosión de amateunsmo y

el aislamiento consciente de una «fotogr-afía artística»

aumentaron el público de las publicaciones fotográfícas,

a la vez que fomentaron una búsqueda de las raíces

artísticas-en lo que todavía era un pasado forográfico

documentado irregularmente. Lo que no se ha explieado

es por qué exactamente Camerott y los calotipistas

escoceses Hill y Adamson (conocidos sólo como Hill,

ya que las contribuciones de Adamson fueron enorme-'­

mente ignoradas), fueron rescatados como los princi.:.

pales c·readores del estilo pictorialista de entre todos los

calotipistas y los fotógrafos «artísticos" de la e~a ·de.!

colodión. El artículo de Emerson sobre Camerones'nll

esfuerzo en esa línea por encontrar' un pasado' utiliza,

ble, y no se trata de un hecho aislado: después de' él; '1

mucha de la publicidad sobre Cameron después,.de

muerte, se debé a su hijo más joven. Henry Hersche,l.

Hay Cameron(1856.;.1911), fue un fotógrafo, por dere-'­

cho propio, con un taller de retratos en el númerO 70

de Mortimer Street de Londres, y miembro funda,.

dorde la Linked Ring en 1892. También siguió,repro'­

duciendo y vendiendo ·las fotografías de su madre (el

artículo de Emerson termma con una lista de sus trabajos

existentes y la información de que las copias se vendían

a 10 chelines y 6 peniques), y se embarcó en-una

campaña de prensa vinculando su propio-éxito con el

de ella. En 1.893 publicó Alfred, Lord Tennyson -and

His Friertds, un portio/io de tirada limitada, en el que

mezcló fotograbados obtenidos de sus negativos y los

. de su madre (no aparecen listados los autores de irná~

genes específicas), con una presentación de Cameron y

una evocación sobre su madre, escrita por Anne

ThackerayRitchie, cuñada de Leslie Stephen, cuya

segunda esposa era -la sobrina de Cameron,- Julia

Jackscin. La propia Ritchiereconoce cortésmente asu

«amigo Henry Cameron» y le identifica c::omo fuente

de las-cartas y papeles de Cameron. La originalidad de

las herqtanas Patde, indica, «han llegado hasta la generación

actual,., }" ciertamente los retratos -que H. H.

Cameron, realizó- de Irving, como -de Becket o

Tennyson recuerdan- las .composiciones en pnmer

plano y desenfocadas dé su madre.

307

More magazines by this user
Similar magazines