HF Newhall Beaumont - Historia de la fotografia II

manuelon

J

J

]ACQUES-HENRI LARTIGUE, La playa en Villerville, 1908. Gelatino-bromuro, The Museum of Modern Art, Nueva York·

solicitaba permiso para fotografiar en actos situados en

interiores, era rechazado, porque los funcionarios

creían que un flash con humo habría de interrumpir las

ceremonias, dejando una atmósfera densa y acre sobre

los personajes. Pero Salomon les convenció haciéndoles

fotos sin que ellos lo advirtieran y mostrándoles

después el resultado. Pronto obtuvo la confianza de

prominentes estadistas y comenzó a fotografiarles en·

las habitaciones en que solían reunirse. Retrataba a los

diplómáticos como atentos y relajados a las once de la

noche y volvía a hacerlo. a la una de la mañana, ahora

repantigados en sus sillas, exhaustos y desaseados. Se

atribuye a Aristide Briand haber dicho': «Hay sólo tres

cosas indispensables para una reunión de la Liga de las

Naciones: algunos secretarios de Asuntos Exteriores,

una mesa y Salomon». 8 Cuando un director periodístico

inglés vio esas fotos, tan absolutamente distintas por

su elocuencia a los habituales retratos posados en estudios,

las bautizó como candid photographs (fotos cándidas

o francas), adjetivo que luego el público adoptó

[N. del 7.: La expresión habitual ha sido después la de

candid camera]. En 1933, Salomon huyó de la Alemania

nazi hacia Holanda. Más tarde fue deportado de

este país y murió en 1944 en el campo de concentración

de Auschwitz.

220

Felix H. Man, contemporáneo de Salomon, practicó

un enfoque similar en notas gráficas que aparecían en

las principales revistas de Alemania, Inglaterra y Estados

Unidos desde 1929. Entre sus fotos más notables

figuran aquellas en que registró el momento culminante

de alguien hablando ode la batuta de un director de

orquesta. Igual que Salomon,utilizó inicialmente la

Ermanox con placas de vidrio de sensibilidad relativamente

baja; la cámara estaba invariablemente sujeta a

un trípode y el obturador colocado en sincronización

con el flash. Cuando Man sentía que un ademán o la

batuta del conductor quedaban momentáneamente

quietos, apretaba el botón del cable para mantener el

obturador abierto antes de que la acción se reanu~ase.

La cámara Ermanox pronto fue sustituida por la más

flexible cámara con película en 35 mm, que tenía la ventaja

de ser más pequeña y permitía que el fotógrafo rea­

Jizara 36 negativos, en rápida sucesión, con una sola

carga de película cinematográfica habitual y de poco

costo. La primera cámara de este tipo que se hiciera

popular tanto para aficionados como para profesionales

fue la Leica, diseñada poco antes de la Primera Guerra

Mundial por Oskar Barnack, un mecánico en el taller

experimental de la empresa óptica de E. Leitz, en Wetzlar

(Alemania). En 1924 la empresa pensó que la cá-

i

j

. .J

More magazines by this user
Similar magazines