HF Newhall Beaumont - Historia de la fotografia II

manuelon

WEEGEE, El crítico, 1943. Gelatino-bromuro, The Museum of Modenl Art, Nueva York

rostros, producía sombras desagradables e iluminaba

de forma tan abrupta que los fondos salían siempre de

un negro total. Esa iluminación irreal del flash desde la

cámara puede ser utilizada con eficacia; en muchos casos,

un fotógrafo periodístico de Nueva York, llamado

Weegee, formuló comentarios que llegan hasta la caricatura

social. Es obvio, sin embargo, que las fotos así

iluminadas quedan muy distantes de otras naturalistas

o de interiores, tomadas con lentes de gra'n abertura en

una cámara en miniatura, con la cual parecemos mágicamente

transportados a la presencia misma de las personas

y ser espectadores de su quehacer, como lo es el

fotógrafo. Un posterior avance técnico hizo posible encender

diversas lámparas de flash, situadas en puntos

distantes de la cámara y conectadas a ella mediante cables.

Con esa técnica del «sincroflash múltiple» podía

disponerse la luz, sea para obtener ciertos efectos como

para reforzar las fuentes de iluminación ya existentes;

se podía fotografiar instantáneamente a las personas, en

su ambiente natural, en posición de descanso o en alguna

actitud. Entre quienes primero utilizaron tal técnica

figuró Margaret Bourke-White, de la revista L'ife, que

escribió en 1937:

He quedado profundamente impresionada con las posibilidades

que brindan las lámparas de flash distribuidas en una habitación,

en lugar de utilizar una sola junto a la cámara, como

era habitual. Opero con las mías mediante cables de extensión,

partiendo de un sincroriizador conectado directamente

al obturador, pero siempre con dos fuentes de luz -y a veces

tres, cuatro y hasta seis- distribuidas en la habitación. El

flash aporta una calidad suave y excelente de luz. Su bellep

es, desde luego, que se puede vigilar a las personas en cuestión

hasta que muestran las expresiones o los movimientos des~dos,

disparando entonces el flash. Lo creo también muy útil

en sitios habitualmente oscuros, como clubs nocturnos y restaurantes.

Frecuentemente he situado una cámara de control

remoto en una esquina de la habitación, me he sentadó junto a

una mesa a cierta distancia y he disparado el flash, quizás una

hora más tarde, cuando todos se habían olvidado ya de la

cámara. 10

El brillante uso de la iluminación artificial, y en particuJar

la técnica del sincroflash, fue practicado también

por Barbara Morgan en sus fotografías de ballet. Ha

iluminado a los bailarines para poder fotografiarlos y,

ellos han interpretado para su cámara; en lugar dereali.,

231

More magazines by this user
Similar magazines