HF Newhall Beaumont - Historia de la fotografia II

manuelon

15 • EN COLOR

Cuando. Niepce describió sus investigacio.nes fo.to.­

gráficas a su hermano. Claude, agregó: «Debo. co.nseguir

la fijación de lo.S co.lo.res». Y cuando visitó a Daguerre

en 1827 se mostró especialmente interesado. en

las investigacio.nes que éste había realizado sobre el colo.r.

Después escribió con entusiasmo. a su hijo:

D~guerre ha llegado al punto de registrar en su sustancia química

algunos de los rayos de colores del prisma; ha reunido ya

cuatro y está trabajando en la combinación de los otros tres,

para poder tener así los siete colores primarios. Pero las dificultades

que encuentra van creciendo en proporción a las mo-­

dificaciones que esa misma sustancia debe sufrir para poder

retener diversos colores a un mismo tiempo ... Después de lo

que me ha dicho, tiene poca esperanza de triunfar, y sus investigaciones

difícilmente tendrán otro objetivo .que la pura

curiosidad. Mi proceso le pareció preferible y más satisfactorio,

vistos los resultados que obtuve. Pensó que le sería inter~sante

obtener imágenes con la ayuda de un proceso simple

similar, que fuera fácil y expeditivo. Deseaba que yo hiciera

algunos experimentos con vidrios de colores, para verificar si

la impresión producida sobre mi sustancia sería la misma que

se produce con-la suya. 1 --

Aparentemente Niepce no consiguió mejores resultados

que Daguerre, pero la aceptación 'inmediata de

lo.S daguerrotipos inonocromciticos superó al hecho. de

que los colores no fueran registrados. No pasó mucho

tiempo, sin embargo, antes de que esa. caren~!a se hiciera

sentir, y los daguerrotipistas comenzaron a colorear

a mano sus placas. Esto se conseguía ~spolvorealldo

cuidadosamente un polvo seco de pigmento_ sobre la

superficie. El empleo de colores al agua y húmedos no

era aconsejable, por el temor de oscurecer así el detalle

de la imagen: excepto en el caso del oro y la plata, que

eran tan esenciales para añadir realismo a las joyas. Con

el advenimiento de las copias en papel se intentó un

enfoque mucho más audaz: gran parte de la imagen fotográfica

desapareció bajo la gruesa pasta que ambiciosos

artistas le echaron encima. De hecho, fueron pocos

lo.S estudios que no se jactaran de tener un artista propio.

para ello.. El público pedía colo.r. En la revista

Humphrey'sJournal 01 Pbotography, John Towler escribió

sobre el valor de satisfacer esa necesidad y los

problemas que se presentaban:

Tan pronto como se termina la operación de secado, la foto

est~ ~reparada para pasar a las manos de un dibujante, a fin de

reCibir el toque de su lápiz mágico ... Aquellas partes que antes

eran grises y de carácter indefinido asumen sombras níti-

~as y agradabl~.s; aparte de ello; el artista agrega un ligero

tInte en las ~eJillas, aportando un brillo vivaz a la foto. que

antes no posela; de hecho, hace rotundos los rasgós que antes

fueran chatos y monecinos ... El buen gusto evita sin embargo

el mucho color; un gusto vulgar procura la gratificación de los

contrastes marcados, y por tanto de los colores. Para tal -gusto

habrá que dorar botones, aretes en las orejas, alfileres en el

pecho o. vistosos relojes; para él habrá que empastar color y

oscurecer todo otro matiz que haya debajo; para ese gusto,

lamentablemente, el fotógrafo artístico tendrá que exhibir

perlas ante cerdos; su pan es sin embargo su ganancia; y es

cuando menos el papel de un hombre de negocios el sacrificar

~us nociones preconcebidas ante los deseos de-sus clientes. 2

En las últimas décadas del siglo XIX las ampliaciones

sobre negativos de retratos se realizaban frecu~ntemente

sobre una tela fotosensibilizada, en ~onúeto par{su

empleo p.or parte del artista. Un'?. de sus proveedorés se

jactó de que laS emulsiones en sus telas preparadaS eran

«tan leves que no interfieren en modo alguno con los

hilos mismos de la tela, y tampocodismimiyen las bellas

propiedades de recepción de esa base preparada p~ra

el ó!eo».3 Así, el origen del retrato pintado quedaba

completamente 'disimulado. _

Los primeros intentos de producir automátic~enfe

el color, mediante procedimientos fotográficos, fue;on

la ,búsqueda

More magazines by this user
Similar magazines