Views
1 year ago

Henry Rider Haggard-Las minas del rey salomón

Henry Rider Haggard-Las minas del rey

Henry Rider Haggard Las minas del rey Salomón

  • Page 2 and 3: A fines del siglo XIX las tierra de
  • Page 4 and 5: Nota del autor El autor se aventura
  • Page 6 and 7: Capítulo I Mi encuentro con sir En
  • Page 8 and 9: las nuevas casas del Parlamento, qu
  • Page 10 and 11: —Ah, caballero —exclamó un pas
  • Page 12 and 13: menor oferta. No es que yo le guard
  • Page 14 and 15: ciudad arruinada, que él creía er
  • Page 16 and 17: —Amigo mío, ¿está usted ahí?
  • Page 18 and 19: —No, señor, algo que vale más q
  • Page 20 and 21: Capítulo III Umbopa entra a servir
  • Page 22 and 23: »1.° Usted pagará todos los gast
  • Page 24 and 25: No era completamente nuevo, habiend
  • Page 26 and 27: no se podía contar con él, mas co
  • Page 28 and 29: Capítulo IV Una cacería de elefan
  • Page 30 and 31: formen un seto o valla circular, y
  • Page 32 and 33: desprenderse de ellas, destrozó co
  • Page 34 and 35: A poco de pasar por el sitio donde
  • Page 36 and 37: —Ved la muralla que guarda las mi
  • Page 38 and 39: —Creo, Incubu, que somos muy pare
  • Page 40 and 41: esperando la salida de la luna. Por
  • Page 42 and 43: deslizándose el alba, corrió a te
  • Page 44 and 45: Teníamos hechas unas cincuenta mil
  • Page 46 and 47: guardaba y la miró con avidez; per
  • Page 48 and 49: Nos abalanzamos hacia él, y, en ef
  • Page 50 and 51: feliz incidente. Miraba al desierto
  • Page 52 and 53:

    —Si no lo descubrimos antes que o

  • Page 54 and 55:

    Capítulo VII El camino de Salomón

  • Page 56 and 57:

    quince grandes antílopes; la dista

  • Page 58 and 59:

    cordillera. A la derecha el terreno

  • Page 60 and 61:

    Good, quien contemplaba estos árbo

  • Page 62 and 63:

    de la observación: el tinte de su

  • Page 64 and 65:

    Levanté el rifle y apunté al anim

  • Page 66 and 67:

    siento mucho, pero hablando seriame

  • Page 68 and 69:

    —¿Vuestros guerreros, por consig

  • Page 70 and 71:

    que, según me dijo Infadús, soste

  • Page 72 and 73:

    sus espíritus. Fijaban los negros

  • Page 74 and 75:

    Capítulo IX El Rey Twala No creo n

  • Page 76 and 77:

    espada, en presencia de los grandes

  • Page 78 and 79:

    lanco de las convergentes miradas d

  • Page 80 and 81:

    —Somos de las estrellas. Venimos

  • Page 82 and 83:

    epente separó de su cuerpo una des

  • Page 84 and 85:

    Capítulo X La cacería de las bruj

  • Page 86 and 87:

    —Ignosi, Rey legítimo de los kuk

  • Page 88 and 89:

    guerra y con una escolta de veinte

  • Page 90 and 91:

    adornaban el cano y desgreñado cab

  • Page 92 and 93:

    de buitre y el tembloroso cuerpo en

  • Page 94 and 95:

    Capítulo XI La señal Largo rato,

  • Page 96 and 97:

    jefes. Cuando entraron, con toda la

  • Page 98 and 99:

    Regresamos al alojamiento, comimos

  • Page 100 and 101:

    de sus compañeras, en deshojar pé

  • Page 102 and 103:

    —Rey, esa joven no morirá, nunca

  • Page 104 and 105:

    manos, y, ligero como un rayo, lo a

  • Page 106 and 107:

    egimientos se formaran al despuntar

  • Page 108 and 109:

    eunidos en Loo; y suponían que hac

  • Page 110 and 111:

    Los rayos de la casta diosa de la n

  • Page 112 and 113:

    que salía de Loo en tres intermina

  • Page 114 and 115:

    un asunto; fui lo bastante bruto pa

  • Page 116 and 117:

    propia persona, arrastrado por el i

  • Page 118 and 119:

    se hubiera de hacer estaba al arbit

  • Page 120 and 121:

    Capítulo XIV La última parada de

  • Page 122 and 123:

    apresuradamente a nuestro encuentro

  • Page 124 and 125:

    posible, valiéndome, algunas veces

  • Page 126 and 127:

    ellos, sorprendiéndolos antes de q

  • Page 128 and 129:

    Pasada la puerta del kraal, marcham

  • Page 130 and 131:

    poder de sus músculos de hierro, e

  • Page 132 and 133:

    El invierno ha pasado, el verano ll

  • Page 134 and 135:

    Rey. Por uno de esos sarcásticos c

  • Page 136 and 137:

    y creo firmemente que a no ser por

  • Page 138 and 139:

    mismo respeto que al Rey en persona

  • Page 140 and 141:

    —Está bien. Demasiado sabía que

  • Page 142 and 143:

    y media milla de contorno, situada

  • Page 144 and 145:

    —Estamos dispuestos —le contest

  • Page 146 and 147:

    —¿Estáis preparados para entrar

  • Page 148 and 149:

    materia, afirmó que no encontraba

  • Page 150 and 151:

    ¿Cómo se ponía el mecanismo en m

  • Page 152 and 153:

    Good se inclinó al suelo y lo leva

  • Page 154 and 155:

    —Abrid las otras, hombres blancos

  • Page 156 and 157:

    De un brinco nos encontrábamos jun

  • Page 158 and 159:

    Capítulo XVIII ¡Sin esperanza! Im

  • Page 160 and 161:

    —¡Por el Cielo —exclamó Good

  • Page 162 and 163:

    piedras, ni con ellas se hubiesen e

  • Page 164 and 165:

    —Ninguna razón tenemos para pref

  • Page 166 and 167:

    Capítulo XIX La despedida de Ignos

  • Page 168 and 169:

    —Ya no lo es, ha muerto. —¡Oh,

  • Page 170 and 171:

    habéis marchado, o cuando, ya viej

  • Page 172 and 173:

    viejo veterano y comenzamos nuestro

  • Page 174 and 175:

    esperaba, te encuentro, semejante a

  • Page 176 and 177:

    Hace algunos correos escribí a ust

La reina María de Rumania dice que la gente muestra por los reyes ...
El doncel de don Enrique el Doliente - Djelibeibi
AnimaBarda_Abril2012
5-danza-de-dragones-george-r-r-martin
Nº 26-27 (ago.-set. 1968) - Publicaciones Periódicas del Uruguay
Alejandro Dumas - La dama de Monsoreau - v1.0.
Francine
Las Tres Cabezas del Elefante - Bienvenidos :: Web de Sebastian ...
Embajador y hechicero. Comedia de magia en tres actos y en verso ...
No. 57 - Revista de Temas Nicaragüenses