REVISTA DIGITAL LA SOCIEDAD ROMANA2

sylvia24

1

ROMANI

SOCIETATIS

ARTICULOS

LA MUJER EN LA

SOCIEDAD ROMANA

EL MATRIMONIO EN LA

SOCIEDAD ROMANA

LOS HIJOS EN LA

SOCIEDAD ROMANA

LA FAMILIA EN LA

SOCIEDAD ROMANA

EL DERECHO

ROMANO

Mujeres de Roma.

" Seductoras, maternales, excesivas"


ROMANI

SOCIETATIS

2

LA MUJER

EL MATRIMONIO

La Mujer en la

Sociedad Romana 2—5

El Matrimonio en la

Sociedad Romana 6—8

LA FAMILIA

LOS HIJOS

La Familia en la

Sociedad Romana 9— 10

Los Hijos en la

Sociedad Romana 11

EL DERECHO ROMANO

El Derecho en la

Sociedad Romana 12


ROMANI

SOCIETATIS

3

LA MUJER EN LA SOCIEDAD ROMANA

La mujer ocupó un lugar destacado

en la Antigua Roma, en comparación con

otras sociedades antiguas.

Matrona o prostituta, sacerdotisa o

emperatriz, era considerada inferior

según las leyes y permanecía siempre

como una menor, es decir, jurídicamente

igual que los niños.

Dependía de la autoridad de su padre y,

si contraía matrimonio, de la de

su esposo.

Empezó a emanciparse gracias a sus

logros, superando el rol tradicional que le

había sido impuesto. La mujer encarna

desde ese momento principios positivos

como la fertilidad, la prosperidad, la

creación o el poder del destino.

En conclusión un cambio de mentalidad

en una sociedad romana más

individualista, en la que hombres y

mujeres compartían deseos y poder.

EL ROL DE LAS MUJERES EN

LA SOCIEDAD ROMANA

Se casaban entre los trece y

los diecisiete años.

Una vez dentro de su casa, la

mujer ocupaba una posición

muy independiente, cuando se

consideró a la mujer como

propietaria de los bienes que

e l l a h a b í a a p o r t a d o

al matrimonio.


ROMANI

SOCIETATIS

4

Fueron frecuentes los casos de

mujeres interesadas por la marcha de

los asuntos del mundo y que tomaban

parte activa de ellos.

Las niñas de familias acomodadas

iban a la escuela hasta los doce años.

Después de esta edad pocas mujeres

continuaban educándose, con la

autorización de su marido o padre, a

través de preceptores que les enseñaban

los clásicos.

Una mujer se consideraba adulta a

los catorce años, todos la llamaban

entonces “señora”. Las familias ricas

encerraban a sus hijas en sus casas y las

ponían a hilar con rueca y con huso, con

lo cual demostraban que pasaban el

tiempo sin hacer nada malo. Las señoras

ricas no tenían obligaciones como amas

de casa porque su marido era

quien mandaba sobre los esclavos. Estas

mujeres ni siquiera debían esforzarse en

vestirse o calzarse por sí mismas porque

ese era el trabajo de las esclavas.

Sin embargo, la libertad de

estas señoras era relativa.

Siempre iban acompañadas,

incluso había algunas que

dormían con una esclava en

su cuarto, para que las cuidaran.

La decencia y el cuidado de

su rango obligaban a una dama a

salir de casa acompañada por

sirvientes, señoritas de

compañía y un caballero de

servicios.

Sólo debidamente acompañadas

las mujeres tenían derecho a

visitar a sus amigas.


ROMANI

SOCIETATIS

5

VESTIMENTA DE LA MUJER ROMANA

Consistía en una estola, túnica larga

que llegaba hasta los tobillos, que se

ponían sobre una túnica básica.

Sobre la estola vestían la palla, especie de

manto o velo ligero de varios colores.

La palla era rectangular y la toga tenía

forma semicircular.

Las ricas vestían con prendas hechas

con tela de seda o algodón, traídas de la

India o China.

PEINADOS DE LA MUJER

ROMANA

Las mujeres llevaban al principio el

pelo atado en un moño, y según fue

evolucionando el tiempo llevaban

el pelo con

trenzas y rizos.

Se teñían el pelo de negro,

rubio, rojo u otros colores. El color

del pelo era simbólico, por

ejemplo ,el color azul y

determinados matices de rubio

solían ser llevados por

“ cortesanas” ; que eran las damas

de compañia.

LAS PRENDAS DE LA MUJER ROMANA

Las romanas usaban diademas para el

pelo, llevaban pendientes, brazaletes y

collares.

Cuando eran ricos las joyas eran de oro y

gemas.


ROMANI

SOCIETATIS

6

EL MAQUILLAJE DE LA MUJER ROMANA

En la época romana los hombres

como las mujeres usaban diferentes

potingues para resaltar la belleza y la

sofisticación.

Ellos pintaban sus ojos, cejas, cuerpo,

parpados, etc.

Su piel era pálida gracias a la gran

capa de polvos que usaban en su

cuerpo.

Los ojos oscurecidos con: antimonio o

azafran.

Sus mejillas con: orcanete o minid para

un toque chillón.

Para pestañas y contorno: se utilizaba

polvo de antimonio.

En el escote y brazos: comino

Para maquillarse la cara era

una sustancia blanca creta,

cerussa y la roja mezclada con

saliva, las venas de las sienes se

marcaban de azul suave.

El maquillaje de los ojos para

resaltarlo era negro similar al

Kohl egipcio que realzaba las

mejillas rojas: tierra roja

compuesta de hierro de pureza se

mezclaba con yeso para atenuar

reflejos, los colores verdes se

sacaban de las plantas.

También hay mas matices, se

valían de colorantes orgánicos,

el colorante era extraído de la raíz

que luego precipitaban para

obtener una laca en polvo.

Estos polvos no eran aplicados

directamente sino se mezclaban

con aceite de oliva.


ROMANI

SOCIETATIS

7

EL MATRIMONIO EN LA SOCIEDAD ROMANA

La finalidad de la mujer romana era la

maternidad, puesto que era un deber que

tenía con su comunidad, y por tanto, su

obligación era casarse. Esta imposición

no era exclusiva de la mujer, también

recaía sobre el hombre. Para la moral

romana, el matrimonio significaba el

perpetuar la familia mediante la

procreación de hijos, los cuales, antes de

formar parte de la familia tenían que ser

aceptados por el paterfamilias o en su

defecto, serían abandonados., Incluso

el pater podría aceptar la interrupción

de un embarazo no deseado u ordenarlo,

pero sería duramente castigado el

familiar que lo interrumpiera sin su

consentimiento.

El primer paso consistía en la búsqueda

que realizaba el padre. Para encontrar

el pretendiente perfecto para su hijo o

hija, sin importar que ambos se llevaran

bien, o tuvieran un matrimonio feliz. En

realidad, se buscaba una alianza política

o económica entre familias, dejando

todo simplemente en un mero trámite

comercial o contrato. Asimismo, una

mujer podía tener tantos matrimonios

como fuera conveniente para el interés

familiar, aunque, con el tiempo, se

impuso el modelo de mujer univira,,

aquella que sólo ha tenido un marido en

toda su vida, que con el tiempo seria

más apreciada y valorada a nivel

social. Existían tres impedimentos

para no poder llevar a cabo un

matrimonio como el parentesco

descendiente o ascendente, ni

parentesco de líneas colateral,

hermanos o entre sobrinos;

también quedaba prohibido

casarse con familiares de la

esposa; y por último, estaba

prohibido el casarse entre

patricios y plebeyos hasta que

dicha prohibición se derogó con la

Ley Canaleja. Sólo se excluía a los

esclavos que no se podían casar, y

a los ciudadanos de orden

senatorial, que eran las familias

más antiguas de la clase patricia, y

que nunca se rebajarían a unirse

con otra persona de nivel inferior.

Para evitar los primero casos de

matrimonios de mujeres de clase

alta pero sin fortuna con ricos

libertos, era imposible bajo la

amenaza de convertir a dicha

mujer en esclava.


ROMANI

SOCIETATIS

8

Para celebrar los sponsales, o también

llamado noviazgo, haría falta que la

pareja reunieran en sus personas tres

requisitos:

1. Capacidad fisiológica de los

contrayentes para poder tener hijos.

Ello era la edad mínima requerida para

casarle (12 años para la mujer y 14 para

el hombre) Octavio Augusto dejó

una ley por escrito en la cual,

“obligaba” la unión del matrimonio y

quien no la acatara y no fueran padres

antes de los 20 años para ella y 25 para

él, tendrían que acarrear con las

consecuencias.

2. Capacidad jurídica, ser personas

libres y en posesión de la ciudadanía, es

decir, los patricios, plebeyos y libertos.

3. Consentimiento de los pater familia.

Una vez comprobado que la pareja

reunía los requisitos, se realizaba

la sponsalia, que era una ceremonia

privada donde se reunían los novios, los

padres y amigos de la pareja.

Al principio, era un simple

contrato oral, puesto que era un

acto privado entre ambas familias,

pero, posteriormente se decidió

dejarlo por escrito (tabulae

nuptiales) para evitar posibles

problemas si éste se cancelaba.

En el ceremonial el novio regalaba

a la novia un anillo que

colocaba en el dedo anular

Este compromiso conllevaba una

serie de derechos y obligaciones

para los futuros contrayentes

como era que los novios no

podían testificar el uno contra el

otro, el novio no podía

comprometerse con dos novias a

la vez y en el caso de que lo

hiciera podría pagarlo muy caro y

perder su carrera política, si le

faltaban el respeto a la novia el

novio podía buscar al culpable y

castigarle. Aunque hay que

señalar que este compromiso se

podría romper por ambas partes.


ROMANI

SOCIETATIS

9

Había dos opciones jurídicas para la

futura unión:

1. Cum manu – In manus.

En él, la potesta de la esposa pasaba

de su padre a su marido una vez

casada. El pacto se sellaba con un

apretón de manos o dextrorum

cortiuctio. Ella seguía siendo una

persona dependiente, como un hijo

pero esta vez de su marido, y quedaba

sometida jurídicamente a él.

2. Sine manus.

En él, la potesta de la novia sigue

recayendo en el padre y a su vez,

seguía perteneciendo a su familia,

aunque estuviera casada . Muchos

padres ricos prefirieron esta opción

para preservar la herencia de su hija y

que no recayera en manos ajenas. Cabe

destacar, que en esta opción la mujer

romana estaba más libre puesto que

dependía de la autoridad paterna pero

vivía fuera del hogar familiar.

Si el matrimonio era cum manu,

Ex istí an tres c el e b ra c iones

diferentes:

La Confarreatio. Era la ceremonia

religiosa y la que más se estilaba

entre los patricios.

La Coemptio. Era la ceremonia

civil y la más usada por el resto

de la sociedad.

El Usus. Era un período de

convivencia en el cual, los novios

durante un año tenían que

convivir y luego, se hacía la

cesión de mano de la novia.

Si a lo largo de este período de la

convivencia, la pernoctación se

interrumpía 3 noches seguidas,

llamado trinactium, el usus

quedaba invalidado.

El fin del matrimonio sería por

fallecimiento de uno de los

cónyuges o a través del divorcio,

que podía ser solicitado por el

padre de la esposa (con o sin su

consentimiento), por el esposo y

por la esposa. Una vez

divorciados, la mujer abandonaba

el domicilio conyugal y se llevaba

su dote, aunque los hijos que

hubiera nacido durante su unión

se quedaban con el padre.


ROMANI

SOCIETATIS

10

LA FAMILIA EN LA SOCIEDAD ROMANA

La base de la sociedad romana fue la

familia, integrada de pleno en la gens,

la tribu a la que pertenecía que a su

vez se integraba en una sociedad

formada por otras tribus formadas

por familias, ramas todas ellas de

un mismo árbol fuerte. La sociedad

romana era clasista. Había dos

clases principales de ciudadanos, los

patricios y los plebeyos, los patricios

eran los descendientes de aquellos

paters que formaron el primer

senado instituido por Rómulo, y los

plebeyos eran los demás, que

gozaban de ciudadanía pero que tuvo

que luchar duro para arrebatar a la

aristocracia sus derechos.

Todos los romanos pertenecían

obligatoriamente a una gens, a una

tribu. Si ya estaban inscritos en una

en ella permanecían hasta su muerte,

si eran libertos, esclavos manumitidos

a los que se concedía la

ciudadanía romana, eran

inscritos en el registro de tribus

y se les asignaba una.

En Roma integraban una familia

no sólo las personas ligadas por

vínculos de sangre, sino también

todos aquellos que mantenían

una relación de dependencia con

el "pater familias" (esclavos,

libertos y clientes).

En cuanto al cabeza de familia,

en Roma este papel correspondía

indefectiblemente al “pater

f a m i l i a s ” . E s t e t e n í a

un poder enorme, la llamada

“patria potestas” o “manus”, y

en uso de él podía incluso matar

a cualquier miembro de su

familia (esclavos, desde luego,

pero también hijos e incluso esposa

en algunos casos).


ROMANI

SOCIETATIS

11

LOS ESCLAVOS

Los esclavos eran personas privadas

de libertad, explotadas como fuerza

de trabajo, a las que se podía

comprar y vender como vulgares

mercancías.

En Roma la condición de esclavo

podía adquirirse por varias vías:

Por nacimiento. Todo hijo de una

esclava se convertía automáticamente

en esclavo del dueño de su madre.

Por derecho de conquista. Los

romanos subastaban ("sub hasta") como

esclavo a todo enemigo capturado

en el curso de una guerra.

Por insolvencia. Un deudor insolvente

podía ser reducido a esclavitud por

sus acreedores. El dinero obtenido de

la venta era destinado a cubrir la

deuda contraída. Por exposición o

venta. Era habitual en Roma

abandonar a los hijos recién nacidos si

no eran acogidos en el seno

familiar.

LIBERTOS

Los bebés expuestos podían

ser recogidos por cualquiera

para criarlos y venderlos como

esclavos.

Los libertos eran esclavos

manumitidos, liberados por su

amo (. Era frecuente que el

"pater familias" manumitiera,

concediera la libertad, a los

esclavos más fieles y

laboriosos, sobre todo en su

testamento.


ROMANI

SOCIETATIS

12

LOS HIJOS EN LA SOCIEDAD ROMANA

Los hijos, por oposición a los esclavos,

son llamados a veces "liberi/-orum",

término que procede del adjetivo "liber/

-era/-erum: libre". A pesar del nombre,

la situación jurídica de los hijos difiere

poco de la de los esclavos ya que la

"patria potestas" daba al "pater familias"

un enorme poder sobre ellos.

Este poder se sustanciaba en los

siguientes derechos:

“Ius exponendi”, derecho a aceptar o

no dentro de la familia al recién nacido.

Cuando un niño nacía era depositado

por la comadrona en el suelo. Si el

padre aceptaba al hijo, lo recogía u

ordenaba que fuera amamantado; en

caso contrario era abandonado en un

vertedero o junto a la columna

Lactaria. Las causas que llevaban a un

padre a rechazar a un hijo eran muchas

(defectos físicos, dudas acerca de la

paternidad,). Eso sí, era más fácil que

fuera expuesta una niña que un niño.

"Ius vitae necisque", derecho a

ordenar la muerte de

cualquiera de los hijos. Se

trata de una medida extrema

que el "pater familias" tomaba

generalmente tras consultar a

un consejo de familiares y

para castigar una falta

gravísima (comisión de delito

contra el Estado en caso del

varón, relaciones ilícitas en

caso de la hija).

"Ius vendendi", derecho a

vender a los hijos como

esclavos. Si el niño vendido

era manumitido por su amo,

volvía a estar sometido a la

"patria potestas". El hijo sólo

conseguía ser "suo iure" si era

vendido tres veces por el padre

y manumitido otras tres

por el amo. En el caso de las

hijas con una bastaba.


ROMANI

SOCIETATIS

13

EL DERECHO ROMANO

En un principio la ley se basaba en las

costumbres de los antepasados y se

transmitía de forma oral. Los pontifex

eran los interpretes y lo hacían en

beneficio de los patricios.

En el s. V a.C. la plebe obligó a que las

leyes se recopilaran y escribieran para

evitar cualquier

manipulación. Una

comisión de diez magistrados elaboró la

Ley de las Doce Tablas, código que

garantizaba la igualdad ante la ley de

todos los ciudadanos y que fue la raíz del

derecho romano.

LAS LEYES DE LAS XII TABLAS

El contenido de las XII Tablas es pues

producto genuino de las convicciones

romanas. En ellas se recogen por

escrito de manera mas o menos

ordenada una serie de normas jurídicas

que hasta entonces eran costumbres,

algunas de las leyes del Regnun y

normas redactadas ex novo por las

comisiones que elaboraron las tablas.

¿CÓMO ERA EL PROCEDIMIENTO JUDICIAL?

Los romanos además de leyes regularon

meticulosamente los procedimientos

judiciales con el objetivo de garantizar la

independencia judicial. En los

contenciosos, intervenían el demandante

y el demandado.

Cuando un particular pleiteaba, le

correspondía al pretor determinar

la necesidad o no de realizar un

juicio. En el caso afirmativo el

juez, elegido por consenso entre

las partes, estaba obligado a

dictar sentencia ateniéndose a la

legislación vigente.

En las causas criminales, el

demandado podía apelar ante las

asambleas populares si no estaba

de acuerdo con la sentencia.

¿Y LOS CASTIGOS?

En un principio, era muy duro ya

que imperaba la ley del talión (el

ojo por ojo).


ROMANI

SOCIETATIS

14


ROMANI

SOCIETATIS

15


ROMANI

SOCIETATIS

16

EDITORES DE LA REVISTA

MALENA ALONSO PEÑA

SYLVIA BARBUZANO HERNANDEZ

STEPHANIE GUILLARTE AFONSO

DAPHNE PEREZ DE LA CRUZ

PATRICIA CRUZ

TENERIFE - ESPAÑA

More magazines by this user
Similar magazines