Marcadores de punta

camitamagno1

mbriver10

MI BELGRANO RIVER - Edición Nº 10 - Noviembre de 2016 Precio: $10

www.mibelgranoriver.com.ar

Email: info@mibelgranoriver.com.ar . Tel/Whatsapp: 15-4409-3466 . Facebook: Mi Belgrano River Plate . Twitter: @mibelgranoriver

Marcadores de punta

Eduardo Saporiti

Leonel Vangioni

Julio Olarticoechea Alberto Tarantini Jorge Gordillo Hernán Diaz

Por izquierda o por derecha, con marca y proyección. Seis de los laterales más importantes de todos

los tiempos, juntos en una misma edición. Conocé las apasionantes historias de cada uno de ellos.

Av. del Libertador 7290 Cap. Fed. Tel: 4511-3480 Email: libertador@sanisidrocristales.com

Periódico MI BELGRANO RIVER. Dirección: Amenabar 2531 Cap. Fed. Tel: 15-4409-3466. Email: info@mibelgranoriver.com.ar - Director: Fabio Ariel Gothelf. Propietario: Fabio Ariel Gothelf. Prensa y Difusión:

Débora Piterman. Colaboraron en este Nro: Damián Giovino, Damián Eiberman y Rocio Godoy. Tirada: 7000 ejemplares (3000 de papel + 4000 en formato online). El

director no se responsabiliza por el contenido y el mensaje de los anuncios publicitarios que se incluyen en esta edición. Los artículos que aparecen en este periódico son responsabilidad exclusiva de su autor y no necesariamente

coinciden con los puntos de vista de MI BELGRANO RIVER. Se autoriza la reproducción siempre que se cite la fuente. La publicación se imprime en el taller Editora del Plata. Neyra 75 Gualeguaychu Entre Rios.


2 MI BELGRANO RIVER - Noviembre de 2016

Hernán Diaz

“Soy un tipo muy pasional”

Es uno de los personajes más carismáticos que alguna vez pasaron por la historia de River. Pese a no haber jugado en

una posición “marketinera” ni haber sido un dotado habilidoso o eximio goleador, es uno de los jugadores más queridos y

recordados por el hincha. Incontables son los futbolistas que han vestido el manto sagrado en 115 años, pero muy pocos son

los que lograron dejar una huella más profunda e indeleble que la de Hernán Díaz. No surgió en el club, por el contrario, se

crió a cientos de kilómetros de distancia del Monumental. Sin embargo el lazo y arraigo que generó con la institución es

indisoluble. A tal punto que luego de retirarse tuvo que acudir al psicólogo porque no podía superar el saber que ya no

iba a defender la franja roja. Recibió ofertas muy buenas para seguir jugando, pero no podía proyectarse entrando a una

cancha con otra camiseta. A ese nivel llegó el amor de Hernán con River. Un idilio mutuo que perdurará por siempre. “El

afecto de la gente es increíble y emocionante, no tengo más que palabras de agradecimiento. Es un orgullo”.

Por Damian Giovino

@DamianGiovino

La historia de la Hormiga

estaba escrita y predestinada.

Se acostó una

noche con la certeza de que iba

a jugar en Boca, pero la vida

fue sabia y cuando se despertó

le avisaron que al final lo había

comprado River. Lo que

vino después es sabido. Vistió

con encomiable hidalguía los

colores millonarios durante 11

años, 10 ininterrumpidos, integrando

equipos memorables.

Obtuvo 10 títulos siendo el segundo

jugador más ganador

de todos los tiempos. Su vínculo

con el club no terminó cuando

decidió retirarse del verde

césped. Volvió como secretario

técnico durante el periodo

de Manuel Pellegrini y luego

como ayudante de campo de

Leo Astrada, donde sumó otra

vuelta olímpica. Es el futbolista

con más expulsiones en la

historia de los superclásicos,

y hasta eso, en él, queda simpático.

Sin un talento innato,

Hernán es un ejemplo de esfuerzo

y superación. Cuando

hay amor y pasión por lo que

se hace, todo se puede lograr.

Nadie mejor que él lo puede

graficar. “Todas las cosas que

me pasaron fueron mucho más

que los sueños que tenía”.

La mayoría sabe que

te criaste en Sastre,

pero pocos lo

conocen. ¿Qué nos

podés contar de

ese lugar?

Es un pueblo-ciudad de poco

más de cinco mil habitantes a

100 km de Santa Fe capital. Ahí

nos conocemos todos. Es un

pueblo agrícola-ganadero por

excelencia. La mayoría de sus

habitantes viven del campo. No

nací pero me crié y pasé mi infancia

ahí. Mi esposa es de Sastre

y mis padres siguen viviendo

allí. Queda a 200 kilómetros de

Rosario y 500 de Bs As.

Tu padre trabajaba

en una empresa de

telecomunicaciones.

¿Con eso alcanzaba

para vivir bien

o eran una familia

humilde?

Sí, trabajaba en la vieja ENTEL.

Soy único hijo. Cuando llegamos

a Sastre mi papá alquilaba

una casa humilde. Al principio

trabajaba mi viejo y mi mamá

también, en casas de familias.

Fue una infancia linda. Nunca

me sobró pero tampoco me faltó

nada. Vivía sobre una calle de

tierra y no teníamos televisor a

color.

En un pueblo chico

las actividades recreativas

no abundan,

¿Estabas todo

el día con la pelota?

¿Qué recordás

de tus primeros

contactos con el

fútbol?

Era del barrio Almafuerte y ahí

hay un club muy chiquito que no

tiene cancha de once. Iba todos

los días. Si no jugaba en la calle

con los árboles como arcos.

El fútbol era parte de mi vida,

lo tenía incorporado. Ese fue mi

primer equipo y la primera camiseta

que vestí. Después pasé

al Club Atlético Sastre que es

el club más grande del pueblo.

Jugué poco porque a los once

años me fui a probar a Rosario

Central. Pero iba y venía así que

podía jugar en Sastre y los fines

de semana partía para Rosario.

Me tenía que ir en tren o en micro.

Fue bastante difícil el tema.

Jugué un año en la liga de Sastre

cuando me tocó el servicio militar

que lo hice en Santa Fe. Tenía

un permiso especial y me iban a

buscar del pueblo para traerme

los fines de semana y jugar.

Con apenas 11 años

te fuiste a probar

a Rosario Central.

¿Vos solo te diste

cuenta que tenías

condiciones o

quién te estimuló

a que vayas?

El tío de un amigo que fue conmigo

a probarse, le fue a hablar

a mi papá para llevarme. Éramos

muy chicos, no es muy recomendable.

A esa edad uno sufre mucho

el desarraigo. Para nosotros

dos Rosario era algo muy grande,

inalcanzable. Nos dejaron

estudiar en Sastre, íbamos a la

escuela y los fines de semanas

viajábamos a jugar. Me fui a probar

a Central pero arranqué en

una filial que se llama “Rosario

Central Sur”, para la gente del

sur de la ciudad.

¿fue difícil el desarraigo?

¿Cómo convivías

con eso?

Paraba en la casa de una familia

de apellido Díaz, una casualidad

increíble. Era mi segunda familia,

la familia de fin de semana.

Tuve altibajos. Un año me quedé

en Sastre porque no alcanzaba

el dinero. Uno a veces se cansaba

de ir y venir, no es lo que es

ahora. Tenía que caminar cinco

cuadras hasta una central telefónica

para hablar con mi papá.

Era todo mucho más complicado.

El sacrificio de mis padres y

mío fue muy grande.

¿estabas convencido

que ibas a jugar

en primera o te preguntabas

si valía

la pena tanto esfuerzo

y si tendría

recompensa?

Lo único que sabía es que iba a

hacer todo lo que estuviera a mi

alcance para poder jugar en primera.

Tenía el sueño, pero no es

que decía: “voy a llegar porque

lo necesito, porque mis padres

son pobres”, no. Mi papá es muy

tanguero y sé de muy chiquito el

tango “el sueño del pibe”. No sabía

hacer otra cosa que jugar, era

lo único que quería, lo único que

me importaba. Cuando estaba en

la pensión con otros dos chicos

pensábamos a veces “¿qué hacemos

acá?” Suframos pero vamos

a lograr el sueño.

En las inferiores

de RC jugabas de 8.

Ángel T. Zof te dijo

que a los buenos

los quería siempre

en la cancha y te

propuso jugar de

4. ¿Te adaptaste rápido

o te costó?

Don Ángel dijo a los buenos

para él, ja-ja. En las inferiores de

Central Sur jugábamos con dos

defensores, un volante y tres delanteros,

cancha de siete, y muchas

veces jugaba de defensor

derecho. Siempre tenía la mentalidad

de delantero porque hacía

goles. Pero tenía aptitudes de defensor.

Siempre me gustó jugar

de todo. Me gustaba subir, bajar,

agarrar la pelota.

En tu pueblo jugabas

de delantero,

en las inferiores

de volante y en

primera de cuatro.

Sin embargo tu

ídolo era Gallego

¿Por qué?

Al Tolo lo vi en un torneo Esperanzas

de Toulón que la selección

ganó con el Flaco Menotti

en 1975 y me enamoré futbolísticamente

de él. Era impasable, no

se equivocaba, tenía un temperamento

terrible, era increíble. Me

Continúa en la pág. 3

Administracion

Integral de Consorcios

Alberto YEANNES - Matricula profesional

4702-3702/15-5003-3966 / organizacionary@gmail.com

Profesionalmente preparados para sanear, ordenar, controlar y

mejorar sustancialmente su edificio. Dedicados exclusivamente a

administrar consorcios, esto nos permite atención permanente y

personalizada.

Alfredo Serodio Podólogo U.B.A. Reflexólogo

Ex jefe trabajos prácticos U.B.A. 21 años en Belgrano. 26 años experiencia.

Av. Cabildo 2230 Piso 8 º depto. I Gal. Las Vegas. Tel: 4896-2066/15-4181-4242.

Tarjetas de Crédito y Débito. Solo turnos previos.

El cuerpo en tus pies Y tus pies…? ¿Quién los atiende?

Prevención, atención, tratamiento y cuidado del pie a: Diabéticos, pacientes HIV +,

gerontes, niños. Dispositivo corrector de uñas encarnadas, Plantillas de compensación, Pedicuría,

Área estética, Consultas, Masaje podal, Reflexología pies y manos, Meridianología, Sesiones, Atención

institucional.

*** También en Microcentro ***

Seguinos por Cablevisión: “Pensando en Salud” . Canal: somos zona norte 15.30 horas

info@podologosuba.com.ar / www.podologosuba.com.ar


MI BELGRANO RIVER - Noviembre de 2016 3

Continuación de la pág. 2

sentía reflejado. Mirá cómo

es el destino que luego tuve la

suerte de que me dirigiera.

El Tolo es mi verdadero

ídolo.

Te acostaste pensando

que te compraba

Boca y cuando

te despertaste

te dijeron que firmabas

con River.

Tenías el destino

escrito.

Sí, totalmente. Es lindo no perder

los sueños. Uno va buscando

cosas en la vida. A veces me iba

a dedo de Sastre a Rosario porque

no tenía plata para el colectivo.

¿Qué iba a pensar que todos

los sueños se me iban a cumplir?

Todas las cosas que me pasaron

fueron mucho más que los sueños

que tenía. Soy un agradecido

al fútbol por todo lo que me hizo

vivir, me dio mucho más de lo

que pensaba.

Por River pasaron

grandísimos jugadores

pero pocos

son más queridos

que vos por el hincha.

Ahí entra tu

forma de ser.

Sí, a mí me costó al principio

porque no me salían las cosas.

River es inmenso, es el más

grande. Mostaza (el DT que tuvo

cuando llegó), me dijo que iba a

triunfar en el club. Nunca bajé

los brazos. Si hay algo que tuve

fue confianza en mí mismo. El

sacrificio desde luego. Lo hice

cuando tenía once años, mirá si

no lo iba a hacer en uno de los

clubes más grandes del mundo.

El afecto de la gente es increíble

y emocionante, no tengo más

que palabras de agradecimiento.

Es un orgullo. Vos podés jugar

bien o mal, pero la honestidad,

las ganas y el amor, la gente lo

valora. Así soy en la vida.

¿Sos consciente de

lo que significás

en la historia de

River?

Es muy difícil. Es una pregunta

muy buena que yo se la haría a

varios. Soy una persona normal

que voy a ver a mi hija jugar al

hockey, voy con mi señora al

supermercado. Siento el afecto

de la gente y por ahí a veces

me da un poquito de vergüenza.

No me canso de mirar cuando

ingresamos a jugar la final de la

Libertadores ´96. Me sigo emocionando.

Pero como que nunca

terminás de caer. Gané más cosas

en River que tipos a los que

no les puedo atar los cordones.

Es mucho, uno dice: “la pucha

loco, mirá lo que lograste”. Soy

socio de River hace casi diez

años. Tuve que ir al psicólogo

cuando me retiré en River porque

era como que me había casado

con el club y tuve que rehacer

mi vida.

volviste al club

como secretario

técnico y ayudante

de Astrada. ¿Ahí

pudiste sanar el

vacío del retiro?

A mí me salvó la vida volver a

River. Podría haber seguido jugando

cuando me fui del club,

tuve ofertas, pero no me veía entrando

al Monumental con otra

camiseta. Fue por eso que tuve

que ir al psicólogo. Fueron muchos

años en River y soy un tipo

muy pasional. Por eso me costó

irme. Volver me salvó la vida,

así sea a juntar los papelitos en

la cancha.

Con Ramón como

DT jugaste 165 partidos

y metiste 3

goles. Con Passarella

147 y marcaste

10. ¿Daniel

te pedía que llegues

más al gol?

Lo que pasa es que con Daniel

jugué mucho de volante.

Astrada sacalo que era como

yo, después estaban Monserrat,

Berti, Gallardo, Ortega,

Salas, Cruz, Francescoli, ¿Cómo

iba a hacer un gol? Pero siempre

tuve libertad para jugar. Esto es

River, los laterales tienen que pasar

al ataque, hay que llegar con

gente. Eso lo respetamos con todos

los entrenadores.

Cuevas llegó a River

siendo 4. ¿Enseguida

te diste

cuenta que estaba

mintiendo y que no

era su puesto natural?

Veía que volaba. Era ese tipo de

jugadores que los ponés en cual-

quier lado y juegan bien. Tenía

muchas aptitudes para todo. Era

un velocista. Yo le puse el apodo.

Todos nos dimos cuenta enseguida

que no era defensor si era un

cohete.

le presentaste a

la futura madre de

sus hijos a Ortega.

Sí, Danesa. Yo los presenté. Ella

era de una familia amiga de Sastre

que se había venido a vivir a

Bs. As. Ariel estaba solo e

hice de celestino. Se terminaron

cansando. Soy el padrino

de la hija más grande de ellos.

tu hija mayor es

fanática de River.

Sí, es fanática. Es un caso muy

particular porque de chica odiaba

completamente el fútbol, porque

no estaba nunca en casa. Era

como que el fútbol le quitaba al

padre. El día que dede jugar

hubo una transformación en ella

tremenda.

¿Qué te gustaría

decirle al hincha?

El cariño de la gente no tiene

precio. Tener una filial en Charata,

Chaco, en Caleta Olivia, es

algo increíble. ¿Cómo no se me

va a poner la piel de River? No

podés caer, en otra vida a lo mejor,

ahora no caigo.

FILTRACIONES

Colocación de Membranas

Terrazas y Embaldosados

Pinturas Impermeabilizantes

Pintura Frentes y Medianeras

Trabajos en Altura

Atención a Consorcios y Administraciones

30 AÑOS DE EXPERIENCIA

GARANTÍA ESCRITA

4552-3573

Gral. E. Martínez 835

Compra y venta

de usados

Computadoras - Notebooks

Componentes - LED

Servicio Técnico en el día.

Reparación de monitores LED

prince computaciÓn

C. de la Paz 2369 Loc. 13

Gal. Rio de Janeiro

Tel: 4789-0363 Cel: 15-3645-2106

princecomp2002@yahoo.com.ar

CLASES PARTICULARES

PRIMARIA - SECUNDARIA

Matemática

Física

Cel: 11-6049-0004

Cel: 11-5842-0121

Congreso y Obligado

8 canchas

Polvo Ladrillo

Frontón

Bar

Vestuarios

Av. Comodoro Martin Rivadavia 1350

Núñez

Profesores

Clases

Particulares

y

Grupales

Entrenamiento

Para

Competencia

Escuela Niños


4 MI BELGRANO RIVER - Noviembre de 2016

Leonel Vangioni

“De River se extraña todo”

Llegó en un momento de reconstrucción. River venía de atravesar la peor época de su historia. Había que poner nuevamente al

gigante de pie, colocando los cimientos sólidos para empezar a desandar un camino prospero, tan necesario por aquel entonces.

Tomó la osada decisión de abandonar un club sumamente ordenado como lo era Newell´s. Dejó un equipo que jugaba de memoria un

fútbol de alto vuelo y una institución que tenía un proyecto. Todo lo que le faltaba a River. Sin embargo no dudó, sabía que más allá

de la coyuntura, arribar a la Casa Blanca era un paso transcendental en su carrera que lo llenaba de prestigio. Vaya si no se equivocó.

Permaneció tres años y dejó una huella imborrable que jamás el hincha olvidará. Su nombre está perpetuado para siempre en los

libros de oro de la historia. “Sabía que cuando River se despertase iba a hacer mucho ruido. Fui por eso”.

Por Damian Giovino

@DamianGiovino

Fue una pieza sustancial

en la estructura

de uno de los planteles

más unidos que tuvo

River en sus 115 años. Fuera

y dentro de la cancha

Leonel Vangioni fue vital.

En el terreno de juego alcanzó

niveles superlativos

por el lateral izquierdo.

Dueño de una jerarquía

y presencia sideral. Veloz,

incisivo para pasar

al ataque, de una técnica

formidable. Afuera, una

personalidad sumamente

benévola que contribuía

para fomentar la gran camaradería

del grupo. Querido

y respetado por todos

sus compañeros. Tres años

le alcanzaron para obtener

cuatro coronas internacionales

y un título local. Por

todo esto, el Piri es uno de

los marcadores de punta

más importantes en la historia

del club. “todo lo que

viví en River fue muy especial”.

¿Cómo fueron tus

inicios en el fútbol

en V. Constitución,

tu ciudad natal?

Mis inicios los hice en Ribera

del Paraná. Es el club del cual

soy hincha, lo llevo tatuado. Allí

estuve en las categorías juveniles

hasta que a los 15 años me fui a

Newell´s (NOB).

El Piri Vangioni nació en

Villa Constitución, ubicado a

227 km de la ciudad de Santa

Fe, a 45 de Rosario y 245 de

Buenos Aires. Posee alrededor

de 65.000 habitantes, de

los cuales la gran mayoría son

hinchas de River.

Continúa en la pág. 5

4703-2174 / 15-5655-4734

sircarl24@yahoo.com.ar

VENTA Y SERVICIO

TECNICO DE COMPUTADORAS

Configuración de PC, Notebook y Redes

HECTOR ROMA

Matrícula 411 CUCICBA

DIEGO ROMA

Tasador, Martillero Publico y Corredor

Desde 1980 brindando a nuestros vecinos el

mejor servicio inmobiliario

Montañeses 1873. Tel: 4782-6458

info@romapropiedades.com

www.inmobiliariaroma.com.ar

Ingeniería

Termomecánica

Prof. Sandra

Jueves 19 hs y

Sábados 16 hs

en el Gym 14.

Veni!!!!

Escuela de Fútbol

Infantil “La Cantera”

Actividades para niños

de 4 a 12 años.

Informes:

Cel 15-62847035

Email: efi_lacantera@hotmail.com

Fabricación de conductos

Conductos para Aire Acondicionado. Calefacción. Ventilación Forzada. Presurización de escaleras. Todo tipo de piezas

(Juntas de lona, pantalones, gargantas, cajones para difusores lineales, etc). Contamos con taller propio.

Venta de equipos de aire acondicionados

Split residencial. Split tipo Cassette. Split Tipo Piso/Techo. Sistema separado Baja Silueta. Roof Top Frío/Calor a Gas.

Sistema Separado para conductos. Sistemas Separados Comerciales. Unidades Roof Top Alta Eficiencia.

Julio Godoy 4456 (1650) San Martín - Buenos Aires, Argentina.

Tel: 2044-9064 - Cel: 15-6420-3490. Email: ntingenieriatermomecanica@gmail.com


MI BELGRANO RIVER - Noviembre de 2016 5

Continuación de la pág. 4

¿Vos solo te diste

cuenta que tenías

condiciones o quién

te lo hizo notar?

Sinceramente no era algo que yo

veía. Lo hacía porque me gustaba

jugar a la pelota. Me llevaron

de muy chiquito al club. Tenía

cuatro años y jugaba con chicos

grandes. Toda mi familia es futbolera

por parte de mamá y papá.

Me gustaba mucho la pelota y mi

abuela y mi mamá me llevaban,

iban conmigo para todos lados.

Mi viejo también estaba, pero

trabajaba y tenía ocupaciones.

Me empecé a dar cuenta un poco

más de grande. La parte más linda

del fútbol es cuando vas a divertirte.

Cuando no se juega por

cosas importantes, sin presión.

NOB es una de las

mejores escuelas

futbolísticas del

país. ¿Te costó la

adaptación?

No me costó, me adapté rápido.

Cuando llegué a NOB ya tenía

el objetivo de jugar en primera.

Todo el esfuerzo y el trabajo que

hacía en las inferiores eran para

llegar a primera. Fui con el objetivo

claro y me hice mucho más

responsable. Aprendí a saber entrenar

porque antes no me gustaba

mucho. En Ribera me gustaba

jugar pero ir a entrenar me

costaba. En inferiores se aprende

mucho. Llegué en octava y el

primer año jugué en la Liga Rosarina.

Al otro año ya me pusieron

la firma en AFA. No me costó,

al contrario, lo disfruté. Fui

avanzando en categorías y cada

vez me hacía más responsable.

En primera brillaste

como lateral

y volante por izquierda.

¿En Inferiores

en qué puesto

jugabas?

Pasé por todos los puestos. Mi

papá jugaba de central así que en

Ribera arranqué en esa posición.

Después jugué de doble cinco,

y me gustaba jugar adelante. A

Newell´s llegué como un enganche,

media punta. Ahí jugué en

la etapa en que estuve en La Liga

Rosarina. Hice varios goles. Ya

estando en AFA, el volante por

izquierda se había enfermado

y en una práctica el técnico me

preguntó si podía jugar en esa

posición y le dije que sí. Se ve

que me vio condiciones en ese

lugar y a partir de ahí me quedé

de volante. Fui subiendo categorías

jugando en ese sector. En

primera debuté como volante.

¿Cómo se dio tu

llegada a River?

Estaba de vacaciones y me llama

mi papá para comentarme que

estaba la posibilidad firme de ir a

River. Fue en diciembre. En enero

se podían llevar dos refuerzos

para el semestre pero Pezzella se

había lesionado y antes de fin de

año podían incorpora un jugador

más. Querían contratarme en diciembre

para poder ocupar ese

cupo. Le dije a mi papá que me

interesaba mucho. Era un paso

muy importante en mi carrera.

Fue todo muy rápido porque enseguida

me decidí.

River se estaba recuperando

de los

peores años de su

historia. ¿Con qué

objetivos venías?

¿Imaginabas todo lo

que lograste?

Sabía que River venía de pasar

ese mal momento pero es un

trampolín muy grande. No dude

en ir. Sentía que era seguir creciendo,

dar un paso muy importante

en mi carrera. Los objetivos

que tenía eran los que terminé

cumpliendo, literalmente. Sabía

que era difícil, pero mis objetivos

eran esos y los pude lograr.

NOB en ese momento

atravesaba un gran

presente. River se

estaba reconstruyendo.

Asumiste un

gran desafío.

Sí, cuando me fui de NOB estaba

en un gran momento personal y

el club también pasaba un momento

muy bueno. Se veía venir

que el equipo estaba para campeonar

y lo logró al siguiente

semestre. Era un equipo armado

que jugaba muy bien. Sabía que

más allá del momento que estaba

pasando River, cuando se despertase

iba a hacer mucho ruido.

Fui por eso. Tenía el apoyo de mi

familia que me decían que le dé

para adelante.

Cuando llegaste a

river, ¿Qué fue lo

que más te sorprendió?

Lo que más me llamó la atención

fue el mundo periodístico de River.

Había periodistas por todos

lados y no estaba acostumbrado.

Prendía la TV y se hablaba de

River, se hablaba de mi llegada.

Llegué con la suerte de ya conocer

a Leo Ponzio de antes y me

hizo muy fácil la adaptación.

Cuando vine, él estaba en un momento

muy bueno, era capitán, lo

citaban a la selección. Me ayudó

muchísimo en los comienzos.

La gente me recibió muy bien.

Después de ganar todo es mucho

más fácil el reconocimiento

pero desde que llegué se portaron

muy bien conmigo. No solo

el hincha sino la gente de adentro

del club.

El compañero con

el que más veces

compartiste cancha

fue Barovero.

La paradoja del destino

hizo que se despidieran

de River el

mismo partido. ¿Qué

sentiste?

Fue un día muy especial por muchas

cosas. Por haberme retirado

el mismo día que Marcelo, por

despedirme de los compañeros

con los que había hecho una gran

amistad. El grupo fue muy importante

para ganar todo. Adentro

de la cancha las cosas pueden

salir bien, pueden salir mal, pero

como estábamos muy unidos,

fue todo mucho más fácil. No era

un equipo con figuras. La figura

siempre fue el equipo. Esa fue la

clave de todo lo que se logró. Lo

que viví en River fue muy especial.

El día de la despedida se me

cruzaron un montón de cosas por

la cabeza. A veces pasaba más

tiempo con mis compañeros que

con mi familia.

Hoy ya fuera de la

vorágine del mundo

River, ¿Tomás dimensión

de lo que

significás para la

historia del club

y todo lo que has

conseguido o aún

no caes?

Es todo muy raro porque al jugador

de fútbol se le pasa todo

muy rápido. Lo que nosotros

logramos fue todo demasiado

rápido. Ganamos la Libertadores

y al otro día teníamos que viajar

a Japón. Trato de recordarlo todos

los días. Cuando estoy en mi

casa con mi familia veo videos

de las finales, de las películas de

River. Son cosas muy lindas que

uno nunca sabe si va a volver a

vivirlas. Me llena de satisfacción

por todo el esfuerzo que se hizo

y todas las cosas vividas. Recordarlo

me hace muy bien.

¿Qué es lo que más

se extraña de River?

Se extraña todo. El cariño de

la gente, el día a día, porque en

River estaba como en mi casa.

Entraba al vestuario y lo sentía

mi hogar. Se extrañan las concentraciones,

jugar en el Monumental.

Cuando llegué creía que

iba a tener mucha presión pero

logré disfrutarlo. Eso me marcó

mucho.

¿Qué te gustaría decirle

al hincha?

Que les estoy muy agradecido.

Me han hecho vivir tres años

muy lindos que los disfruté al

máximo. Me fui tranquilo porque

entregué todo, hasta lo último

que tenía lo di. Sé que pude

dar alegrías. Solo tengo palabras

de agradecimiento. Están siempre

en mi corazón y en mi recuerdo.

Decirles gracias.

Vangioni llegó al

club proveniente de

Newell’s en enero

de 2013 bajo la conducción

técnica de

Ramón Díaz. Con la

idea de inmortalizar

el logro, se tatuó la

Copa Libertadores

junto con una leyenda

“2015” en el

gemelo de su pierna

derecha. Además

de la Libertadores,

cosechó otros títulos:

torneo Final, la

Copa Campeonato,

la Sudamericana, la

Recopa y la Suruga

Bank.

Apartamentos

de alquiler

temporario

4762-6859 / 4509-6755

15-4938-1902

rentahouseinbsas@yahoo.com.ar

www.rentahouseinbsas.com.ar

Administrando en los

tiempos del nuevo

Código Civil y Comercial

Manual teórico y práctico para Consorcios

de Propiedad Horizontal

El libro se puede adquirir en: Amenabar 2531

Precio: $ 400

ENvíos a todo el país

Pedidos a: info@mibelgrano.com.ar

Para má información:

www.mibelgrano.com.ar/consorcios

Si querés saber todo sobre

River no dudes en seguir en

Twitter a @LaBaandaCARP

SUS OTRAS REDES SOCIALES:

Facebook: /LaBaandaCARP

Vine: /LaBaandaCARP

Instagram: /LaBaandaCARP

Youtube: /LaBaandaCARP


MI BELGRANO RIVER - Noviembre de 2016 6

Eduardo Saporiti

“River es lo más grande que me pudo haber pasado”

Fue uno de los mejores laterales de la historia. Completo por donde se lo analice. Muy eficiente y efectivo en zona ofensiva. Se proyectaba

con mucho tino y siempre estaba predispuesto para sumarse a línea de ataque y contribuir con sus desbordes y centros. Defensivamente era

impasable. En el uno contra uno no había rival que lo doblegue. Los adversarios de turno sabían que cuando enfrentaban a River, el sector

derecho de la defensa estaba clausurado. Muy tenaz y sólido en la marca. Tenía una cualidad que lo hacía único: su velocidad. Eduardo Saporiti no

corría, levitaba en la cancha. Volaba por su carril de punta a punta. Un atleta hecho jugador. “Llegué a River con hambre y ganas de ser alguien”.

Por Damian Giovino

@DamianGiovino

Llegó en el ´76 proveniente

de Racing

de Córdoba. Arribó

para pelearle el puesto

a Comelles, pero al poco

tiempo, demostrando una

gran jerarquía y personalidad,

se adueñó del mismo

y no lo soltó más. Se

mantuvo durante 10 años

ininterrumpidos en River,

siendo uno de los jugadores

que más veces y más

años vistió el manto sagrado.

Lo defendió siempre

con una hidalguía y respeto

supremo. Profesional al

mil por ciento. Esa obstinación

lo llevó a superarse

día a día hasta convertirse

en una gloria millonaria y

del fútbol argentino. “Soy

un enamorado de River”.

Río Cuarto es una

de las zonas más pujantes

económicamente

del país. ¿Tu

familia seguía ese

sesgo o eran clase

humilde?

Éramos clase media para abajo,

más tirando a ser humildes. Trabajábamos

y renegábamos porque

siempre nos faltaba un poco.

Había que lucharla.

¿Tus padres a qué

se dedicaban?

Mi viejo trabajaba en las máquinas

cosechadoras, era empleado.

Como mi mamá estaba enferma,

yo tenía que cuidar a mi hermano

más chico. Los otros hermanos

trabajaban, uno en una

mueblería, el otro en reparto de

garrafas. Así fuimos creciendo.

Después más de grande se dio la

chance de lo mío y nos fuimos

componiendo.

¿cómo fueron tus primeros

contactos con

la pelota?

Desde muy chiquito era muy

fana de la pelota y de jugar. Le

robaba unas medias a mi hermano,

hacía una pelota de trapo y

jugaba contra la pared. O alguna

pelota de goma que me encontraba

por ahí, porque no había para

comprar. Cuando terminé la primaria

les dije a mis padres que

me iba a dedicar a trabajar y a

jugar al fútbol. “¿Jugar al fútbol?

¿Qué vas a hacer con eso?” Me

decían mis padres.

¿Desde chico Estabas

convencido que

ibas a ser jugador

profesional?

Algo me decía que sí. No sé si

tenía las condiciones pero sí que

me lo tomaba en serio. En el club

de la zona había entrenamientos

martes y jueves. El resto de la semana

me iba solo a correr cinco

o diez kilómetros por día. “Ahí

va el loquito corriendo”, “qué

hace corriendo ése a las dos de

la tarde con 40°”, decía la gente.

En el entrenamiento del club,

tiraban la pelota y se jugaba el

partidito, un entrenamiento así

nomás. Yo me entrenaba de lunes

a viernes. Eso no lo hacía

nadie, al contrario, me decían

loquito. Llegó el momento en

que eso dio resultados. Cuando

llegué al fútbol grande, lo que

me caracterizó fue la velocidad.

Eso que hacía solito, sirvió. Tenía

el destino marcado, solo tenía

que darle para adelante que

iba a llegar. Con una disciplina

tremenda.

Antes de recaer en

Racing de Córdoba,

te fuiste a probar

a Newell´s e Independiente.

¿Cómo te

animaste siendo tan

chico a hacer esos

viajes lejos?

Fui solo, bohemio. Sin celular

en esa época. A Newell´s fui con

otro chico pero nos habíamos

pasado de edad a la categoría.

Cuando fui a Independiente, me

subí arriba de un camión frigorífico

que el conductor me dijo que

me llevaba hasta allá. Cuando

me hacen entrenar para la prueba,

cambiaban a todos y a mí no.

Como tres horas estuve jugando.

Estaba dirigiendo Pipo Ferreiro

y cuando terminó la práctica me

llamó aparte y me dijo que tenía

unas condiciones bárbaras pero

que iba a estar muy tapado en

Independiente porque estaba Ricardo

Aldo Pavoni (histórico lateral

del Rojo) entre otros. “Vaya

nomás, pero acuérdese que en

algún momento nos vamos a ver

en el fútbol grande” me dijo. Por

dentro pensé: “mirá el mentirón

que me mandó”. Me volví a mi

pueblo y ahí saltó lo de Racing

de Córdoba. Ya estando en River,

jugamos un partido contra

Independiente ¿Quién era el técnico

de ellos? Pipo Ferreiro. Me

acerqué y le refresqué aquello

que me había dicho. Nos dimos

un abrazo.

Cuando llegaste a

River era para ser

suplente de Comelles,

pero al poquito

tiempo te quedaste

con el puesto

indiscutidamente.

Cuando llegué estaba Pablito

Comelles que era un crack. En

las primeras prácticas que jugaba

para la reserva, tenía que marcar

a Pedro González y yo volaba en

la cancha, no lo dejaba mover.

Tenía una gran inyección anímica.

Estaba en el coliseo del fútbol

y jugando contra Passarella,

Merlo, Perfumo, JJ, Alonso. A

los pocos días escuchaba a esos

grandes decirle a Labruna: “Ojo

Ángel con el pibe este”.

Llegaste a River de

un club chico y no

te pesó, al contrario,

te agrandaste

y potenciaste.

A todos esos monstruos que estaban

en River, los tenía en el

álbum cuando jugaba a las figuritas.

No podía creer en donde

estaba. Todos se acercaron y

me apoyaron. Me aconsejaban.

Veía que tenía las condiciones,

no técnicas, pero sí físicas. Si

me daban la diez perdía, pero

para marcador de punta estaba

preparado porque era muy veloz

y se la tocaba al que sabía. Se

me hacía fácil. Me cuidé hasta

el último día. Cuando me casé

me dieron 15 días de licencia. Al

otro día de casarme estaba entrenando

a las siete de la mañana.

“¿Qué hace usted acá?” Me

dijo Labruna. “No le voy a dar

de comer a dos o tres que vienen

atrás en mi puesto”, le respondí.

Teníamos un mes de vacaciones,

me tomaba cinco, diez días y

después 20 entrenaba. Cuando

me controlaban el peso en la

pretemporada, estaba mejor que

antes. Por esa constancia estuve

10 años en River.

sos Un gran ejemplo

a seguir por Tu profesionalismo.

Todo fue a base de sacrificio. River

es un mundo y no podés hacerte

el cancherito porque si querés

que el bocho se te dé vuelta,

se te da vuelta en cinco minutos.

Ahí se me presentó el auto 0KM,

se me presentaron las minitas.

Quería ser alguien. “Acá la joda

no” dije. Me lo tomé en serio,

mirá si no lo tomé en serio.

Sos una persona

muy querida dentro

del ambiente. Ante

todo se destaca tu

persona. ¿Por qué?

Me fui de mi pueblo siendo barrendero

de calle, trabajador

de chapa y pintura, mozo. Al

tiempo me encontré viniendo al

pueblo con auto 0KM y a nadie

le eché tierra, al contrario, saludaba

y hablaba con todos. Hace

un mes me declararon ciudadano

ilustre del pueblo. Siempre fui el

mismo pueblerino. Nunca tuve

maldad. Nunca tuve contra con

los compañeros o rivales. Laburaba,

los compañeros veían que

uno no estaba de joda. Nunca

tuve conflictos.

¿Qué significa River

para vos?

Todo. Es mi segunda casa. Vistiendo

esa camiseta me hice un

gallinón de aquellos. Amo a

River. Soy un agradecido eternamente

con River. Me dio un

bienestar y me hizo ser reconocido.

Conozco gran parte del

mundo gracias a River. Lo voy a

llevar en mi alma de por vida. Es

lo más grande que me pudo haber

pasado. Me dio muchas satisfacciones

y yo también se las

di. Soy un enamorado de River y

lo voy a amar hasta que me vaya.

Toda mi familia es Gallina.

En el uno contra

uno eras impasable,

no te ganaba nadie.

Pero también eras

bueno en ofensiva.

Completo.

Gracias a la potencia física y a

la velocidad que tenía, sabía que

iba a ganar por más que me pongan

al más habilidoso. La velocidad

era algo que me valoro mucho.

Después JJ me decía: “rajá

para adelante que te la tiro”. Te

metía un tres dedos atrás del tres

y el seis rival, yo llegaba en velocidad

y lo único que tenía que

hacer era tirar el centro. Nada

de gambetear, eso en mí no. Lo

mismo el Beto: “Andá que te la

tiro”. Me obligaban a ir. Era fanático

de los entrenamientos, me

quedaba después de hora y le decía

a Labruna que me tirara 30

pelotazos. Me quedaba media,

una hora. Pero el marcador de

punta primero está para marcar,

así lo dice la palabra. Después

está lo otro. Si pasa todos los

tiros al ataque, le agarran la espalda

y le hacen un gol del lado

suyo, no sirve.

En Córdoba hay una

filial de River que

lleva tu nombre…

Sí, en Alejandro Roca un pueblo

que está cerca de Alcira Gigena.

Otra cosa que le debo a River.

Un gran orgullo.

¿Qué te gustaría

decirle al hincha?

Decirles que los quiero, que

amo a River. Les deseo lo mejor.

Hago mucha fuerza en cada

partido. Me preocupo cuando

el equipo juega mal. No tengo

más que agradecimiento hacia el

hincha porque siempre me apoyó.

Nos queremos mutuamente.

Gracias a River y a su hinchada.

¡Viva River querido para toda la

vida!


7 MI BELGRANO RIVER - Noviembre de 2016

Alberto Tarantini

“Mi nivel en River fue el más alto que tuve”

Para muchos futboleros nostálgicos, fue el mejor marcador de punta izquierdo de la historia argentina. Motivos para

argumentar esa afirmación, sobran. Forma parte del 11 ideal de la selección de todos los tiempos. Se trata de Alberto Tarantini.

Por Damian Giovino

@DamianGiovino

Vistió la camiseta de

River entre el ´80

y el ´83. Durante

esos tres años obtuvo dos

títulos y mantuvo un nivel

superlativo jugando de lateral

pero también de primer

zaguero central por

pedido de Labruna. En el

mismo Monumental, fue

campeón del mundo jugando

todos los partidos.

Fillol, Passarella, Alonso,

Luque, Ortíz, Gallego y

Kempes, también participaron

de esa épica proeza.

Años después volvió a

compartir plantel con todos

ellos, en el mismo estadio,

pero con el manto sagrado.

Su llegada al club

fue muy particular. El Conejo

surgió y fue campeón

con Boca. Una fuerte pelea

con Alberto J. Armando,

presidente por ese entonces,

hizo que se aleje para

siempre del conjunto Xeneize.

En su cabeza estaba

el defender la camiseta de

River, pero tenía un impedimento.

A raíz de esa rencilla,

el dirigente boquense

armó un pacto solapado

con los mandamases de las

demás instituciones para

prohibirlo y que no pueda

jugar en el fútbol argentino.

Emigró a Inglaterra y

regresó al país con la idea

fija de jugar en el Millonario,

pero para eso tuvo que

pasar antes por Talleres.

La “T” no estaba adherido

a ese tratado y era la

puerta para luego cumplir

su deseado anhelo: llegar

al más grande. Se adaptó

rápidamente y en sus tres

años de estadía dejó una

profunda huella. Recuerda

su paso como el mejor

de su carrera. “En River

llegué a tener un nivel excelente”.

Vos sabías que ibas

a jugar en River,

pero antes tuviste

que hacer un paso

“estratégico” por

Talleres.

Tenía que pasar por un club que

no esté federado para luego seguir

adelante. Así es que fui a

Talleres de Córdoba. Firmé por

seis meses y automáticamente

después vino la posibilidad de

firmar para River. Armando tenía

mucha fuerza política e hizo un

maneje con los demás dirigentes

de los otros clubes para prohibirme

y que no pudiera jugar en

Argentina. Talleres no formaba

parte de ese pacto.

Ya sabiendo que

ibas a jugar en River,

¿Cómo te enfocaste

en Talleres?

Porque había que afrontar el torneo

Nacional y Talleres tenía uno

de los mejores equipos del fútbol

argentino en aquel momento, ya

lo venía demostrando. Me tocó

jugar con compañeros que había

tenido en la selección del ´78.

Fue un orgullo y un honor haber

jugado en ese equipo.

¿Desde quE te fuiste

de Boca peleado

con Armando se te

puso en la cabeza

el vestir la camiseta

de River?

Sí, así es. Si Boca hubiese querido

recontratarme, lo hubiese

hecho. En mi cabeza no era más

jugador de Boca y menos estando

Alberto J. Armando. Cuando

pisé la calle dije: “basta con

Boca”. Con ese presidente se

terminaba mi vinculación con el

club.

Cuando llegaste

al club estaban Fillol,

Luque, Alonso

Passarella, y Ortíz,

compañeros tuyos

en la selección

campeona del mundo

en el ´78. ¿Fue

un gran estímulo?

Seguro. Ese fue uno de los motivos

por los que tomé la decisión

de jugar en River. Sabía qué jugadores

había y de qué manera

se iba a jugar. Además del técnico

que estaba, Labruna. No tenía

más que ponerme la camiseta y

salir a jugar para demostrar lo

que uno tenía adentro. Luego se

sumaron el Tolo y Kempes.

Cada jugador que

fue dirigido por Labruna

dice que le

dejó una marca única.

¿Te pasó a vos?

Totalmente. Fue uno de los tres

mejores técnicos que tuve en mi

vida. Fue el DT más vivo y rápido

para ver dónde estaban las

facilidades y las dificultades. Era

muy directo y te daba toda la

confianza. La tuve desde el primer

día.

Una vez te hizo una

broma para tocarte

el orgullo…

Sí, fue el famoso superclásico

cinco a dos en cancha de Boca.

Los usó de cómplices al Negro

JJ y a Mostaza que me vinieron

a hablar para decirme que no

iba a jugar. Ni bien terminaron

de decirme eso salí corriendo

para el vestuario donde estaba

Ángel y le dije que si no jugaba,

no concentraba. “No sé nene,

tengo miedo a ver si te achicás”

me contestó. ¿Para qué? ¿Sabés

cómo estaba? En el partido los

hinchas de Boca me puteaban en

todos los colores.

Pasado el tiempo,

¿qué balance hacés

de tus tres años en

River?

Fue un paso importantísimo

en mi carrera. Fue un trampolín

que me ayudó para después

ir a Europa donde terminé mi

carrera. Mi nivel en River fue

el más alto que tuve hasta irme

de Argentina. Fueron años muy

buenos como marcador de punta.

Terminé jugando de número dos

porque Ángel me necesitaba ahí

y vio que también podía rendir.

Finalicé mi carrera jugando en

ese puesto. En River llegué a tener

un nivel excelente.

Te respetan y admiran

los hinchas

de los dos clubes

más importantes de

Sudamérica. ¿Es un

orgullo?

Totalmente. Gracias a Dios nunca

tuve un problema en la calle

ni con la gente de River ni de

Boca. Siempre me trataron con

mucho respeto, de la misma manera

que me he manejado cuando

me tocó defender cada una

de las dos camisetas. Ponerme

la camiseta del club que representaba,

significaba defenderla

con todas mis posibilidades y

mis ganas. Lo hice durante toda

mi carrera. Eso fue una marca

registrada mía durante todo mi

trayecto futbolístico.

¿Qué sentís cuando

alguien te dice que

fuiste el mejor lateral

izquierdo de

la historia Argentina?

Me da mucho pudor pero a la vez

me hace sentir muy feliz que la

gente me siga reconociendo. Estoy

en el 11 ideal de la selección

de todos los tiempos. Di todo

en cada lugar donde jugué. Me

siento orgulloso de haber salido

campeón del mundo, campeón

con River y con Boca. No voy a

poder olvidar jamás el cariño y

el respeto que me tiene la gente.

Un mensaje para el

hincha…

Que pasé tres años importantísimos

en mi carrera y que los

disfruté mucho. Si los tendría

que volver a repetir, lo haría con

gusto.


MI BELGRANO RIVER - Noviembre de 2016 8

Jorge Gordillo

“A River le di todo lo que tenía”

Integró uno de los equipos más memorables de todos los tiempos, siendo una pieza clave. Fue parte de, para muchos, la etapa más

gloriosa e importante de los 115 años. La que cambió la historia y el destino de River. Luego de dos intentos fallidos y de décadas de

buscarla obstinadamente sin éxito, la tan ansiada corona internacional llegó. La temporada ´86 está perpetuada en los libros de oro. El

conjunto del Bambino obtenía la primera Copa Libertadores y meses después se hacía dueño del mundo, por única vez hasta ahora,

ganando la Intercontinental. Cuando se recuerda aquel año de puras epopeyas y se menciona al once titular que salía casi de memoria, él

fue quien ocupaba el lateral derecho. Se trata de Jorge Gordillo, uno de los intérpretes más notables y significativos que pasaron por el

club en su puesto. “Soñaba con jugar en primera vistiendo la camiseta que quería y ganar títulos. Se me cumplió todo”.

Por Damian Giovino

@DamianGiovino

La historia del Tapón

y River es una sola,

homogénea e indisoluble.

Llegó al club en edad

de infantiles y desandó todo

el proceso formativo hasta

llegar a primera. Una vez

allí lo ganó todo y rindió a

niveles altísimos. Ni el retiro

como futbolista lo separó

de su gran amor. En

el ´99 regresó a su segunda

casa como entrenador y

formador de inferiores y

hoy, 17 años después, sigue

trabajando en dicha área,

caminando los pasillos que

lo vieron crecer y triunfar.

Con 54 años de edad,

pasó 36 en River. ADN

riverplatense al 100%.

Gordillo representa una

parte importante de la historia.

Su apellido figura

entre las grandes glorias

que vistieron el manto sagrado.

“El cariño que me

transmite la gente quiere

decir que uno ha dejado

algo”.

¿Cómo recordás tu

infancia en Quilmes?

Una infancia linda en un barrio

humilde. Teníamos mucho lugar

para jugar al fútbol. Había muchos

potreros. Si alguno estaba

ocupado íbamos a otro. Todavía

voy al barrio y seguimos hablando

de aquellas épocas con mis

amigos. El único juguete que

tenía era el más lindo de todos

que es la pelota. Sabíamos quién

compraba o tenía una pelota y

lo íbamos a buscar cuando salía

del colegio y de ahí nos íbamos

a jugar.

¿Cómo estaba compuesta

tu familia?

Mi vieja Ramona, mi papá Raúl.

Tenía dos hermanos mayores

que yo de 14 y 15 años. Lamentablemente

fallecieron los dos a

esa edad ahogados en el Río de

Quilmes. En ese momento iba a

cumplir diez años. Era muy chico

pero me daba cuenta lo que

pasaba por el sufrimiento y la

tristeza de mis viejos y mi familia.

A partir de ahí mi papá me

llevó a un club de barrio que se

llamaba 25 de Mayo. Me llevaba

para que tratara de disimular un

poco más todo el dolor. Así empezó

mi carrera como futbolista

en un equipo, porque antes jugaba

con los amigos del barrio.

¿Tu llegada a las

inferiores de River

cómo se dio?

Jugaba al baby fútbol en 25 de

Mayo y en la Bernalesa campeonatos

nocturnos. Teníamos

un equipo que se llamaba “La

Espumita”. Gente ligada al club

empezó a ver chicos y le hablaron

a mi papá. Él no estaba muy

convencido por el tema familiar

que había ocurrido y porque ir de

Quilmes a River era difícil, no

era lo que es ahora. Como la mayoría

de esos chicos iban a venir

a probarse, mi papá accedió. Eso

fue en el ´71-´72. Vinimos, nos

probamos, jugamos, muchos de

los chicos gustamos y quedamos.

Así empezó mi historia.

¿Ahí dejaste de

ver al fútbol solo

como una diversión

y una vía de escape

para mitigar el sufrimiento,

para ya

tomarlo como algo

serio que podía ser

tu futuro?

Siempre le decía a mi mamá que

iba a ser jugador de fútbol, desde

chiquito. Quería ser doctor y

jugador pero no dio para las dos

cosas. Se salvó mucha gente. En

mi cabeza estaban las ganas de

ser futbolista. Siempre lo tomé

como una pasión y un juego. En

esa época el fútbol era más lúdico,

no es como ahora. Veníamos

a divertirnos. Me tocó el mejor

club para poder hacer lo que me

gustaba. Tuve la suerte de que

cuando llegué, en inferiores estaban

Bruno Rodolfi, que fue jugador

de la Máquina, Carlos Peucelle,

Federico Bairo, el Pacha

Yácono. Toda gente ligada a la

historia de River. Dos personas

que me marcaron mucho fueron

Martín Pando y Adolfo Pedernera.

El club me daba de comer al

mediodía y muchas veces tenía

el privilegio de almorzar con

Adolfo. Fui aprendiendo el ser

futbolista como profesión.

¿En qué venías?

¿Cómo era el viaje

para llegar a River?

Cuando era más chiquito, que

estaba en infantiles, me traía mi

papá o el padre de un compañero

que trabajaba cerca de River

y nos acercaba. Ya después a

medida que íbamos creciendo

nos animábamos a viajar solos

en tren. Salía del colegio, comía

rápido lo que podía y venía al entrenamiento.

Hoy tenés un montón

de posibilidades de cómo venir,

en aquella época era difícil.

¿Desde el primer día

que llegaste a River

jugaste de lateral?

Cuando llegué a River ya tenía

el puesto claro. En el equipo de

“La Espumita”, en cancha de

siete, me habían ordenado y me

pusieron de lateral. Le encontré

el gusto al puesto, me gustó. A

River llegué como lateral por izquierda.

Después me pasaron a

la derecha. Cuando vine, si bien

no estaba acostumbrado a jugar

en cancha grande, me adapté rápidamente.

En el barrio era delantero.

El sueño de debutar

en primera se convirtió

en una pesadilla

cuando metiste

un insólito gol

en contra. ¿Cómo viviste

ese momento?

Fue algo raro. En esa época estaba

en el servicio militar y era

convocado al seleccionado juvenil.

Me habían dado la posibilidad

de esa semana no ir a

entrenar y no me habían citado

para jugar en reserva. Estaba en

mi casa y golpea la puerta un

empleado de fútbol amateur de

River que sabía donde vivía. Lo

mandaron a buscarme para avisarme

que arme el bolso y vaya

a la concentración para el partido

contra Argentinos. Iba a ir al

banco pero no pudo jugar Tarantini

y debuté como titular. Era

un sueño que se cumplía pero en

una de las primeras jugadas pasó

eso. Una pelota larga a la espalda

de Passarella, cierro y en vez de

hacerlo con zurda, que era lo correcto,

lo hice con derecha. Pensé

que la había rechazado para

el lateral y de repente veo que el

Pato empieza a retroceder, vuela,

la toca, pega en el travesaño,

le pega en la cabeza y entra. Un

golazo en contra. Después del

gol tenía que demostrar si tenía

personalidad. JJ, Merlo, Alonso,

Passarella, todos me decían que

esté tranquilo. Pedro González

me decía que pasara al ataque

y juegue. Tuve la suerte de

que más allá del gol, hice un

buen partido y de que los muchachos

se enojaron y como respuesta

terminamos ganando seis

a uno.

do el puesto a un

Con el tiempo le

terminaste ganan-

consagrado como

Saporiti.

Sí, tenía adelante a Saporiti. Había

que tener paciencia y saber

que cuando me tocaba tenía que

entrar y rendir. Siempre concentraba

o venía al entrenamiento

con el Sapo y lo cargaba diciéndole

cuándo me iba a dejar jugar.

Él me decía que ni los amistosos

me iba a dejar. Cuando vino el

Bambino empecé a jugar. Después

Sapo me dijo: “por eso no

quería dejarte jugar, porque sabía

que te ibas a quedar con el

puesto”. Aprendí mucho de él,

fue un referente para mí. Pude

ser partícipe de ese gran equipo

del ´86.

Continúa en la pág. 9

RAQUEL TAROT

Resolvé tus problemas

REIKI

Consultas en consultorio

o a domicilio.

Eventos sociales.

Honorarios accesibles

Teléfono: 4787-4019

raquevaz@hotmail.com

El fútbol tiene códigos,

la banda uno solo...

CÓDIGO RIVER

Lunes 19 hs. AM 1010

www.am1010ondalatina.com.ar

@codigoriver

QUERES REMODELAR

TU PROPIEDAD?

Hacelo de una manera

Segura y Oportuna

CUBICO

arquitectos - asociados

Tel: 4702-9386

Cel: 15-2326-4132

infocubicoarq@gmail.com

@cubicoarqs

/cubicoarq


9 MI BELGRANO RIVER - Noviembre de 2016

Continuación de la pág. 8

una mano.

Después de llegar a

la gloria ganando

todo en el ´86 y siendo

una pieza clave,

vino Griguol y tu

realidad cambió. No

te tenía en cuenta

por “petizo”. ¿Cómo

viviste esa etapa?

Fue algo raro. Timoteo venía

con su verdad. Me desgarré en la

pretemporada y no pude viajar a

jugar la Interamericana. Después

cuando me recuperé, jugué algunos

partidos y me tocó andar

bien pero se inclinó por Cacho

Borelli. Le decía que el año anterior

no era más alto, era igual

que en ese momento. Lo único

que se puede hacer en esos casos

es seguir trabajando fuerte para

convencer al técnico de que uno

puede rendir. Eso hice, no bajé

los brazos y seguí jugando.

Cuando llegó Menotti

te puso de 3,

demostrando los

recursos que tenías

para desenvolverte

por los dos

laterales.

Sí, podía jugar de tres. Cesar me

conocía y yo lo conocía a él. Fui,

soy y seré muy respetuoso con

las decisiones de los técnicos.

Uno trabajaba para demostrar y

para hacerle notar al entrenador

que se equivoca si no te pone.

Luego pasaste a Independiente

y cuando

viniste al Monumental

la gente

te ovacionó de pie.

¿Fue uno de los momentos

más emotivos

de tu carrera?

La gente siempre me demostró

mucho cariño y respeto. Ese día

fue uno de los más emocionantes.

Soñaba con jugar en primera

vistiendo la camiseta que quería

y ganar títulos. Se me cumplió

todo. El día que me recibió la

gente con otra camiseta y me

brindaron esa ovación, fue emocionante.

Me entregaron dos

plaquetas, una de unos hinchas

y otra del club. Sabía que era un

jugador querido pero no jugaba

en una posición llamativa. Ese

Gordillo leyendo un ejemplar del diario Mi Belgrano River.

partido fueron mis viejos y mi

esposa y me dijeron que se pusieron

a llorar. Fue el partido que

más me costó jugar, me quería ir.

Venía a jugar a mi casa con otra

camiseta, me costó muchísimo.

Retirarse en Independiente

tiene un

fuste importante,

sin embargo fuiste

a terminar tu carrera

a Los Andes

¿por qué?

Había tenido un problema personal

y me encontré con que

tenía que volver a remarla. Me

dieron la posibilidad en Los Andes.

Estaban Nery Pumpido, el

Negro Enrique y el Tata Brown

como entrenadores. El físico me

decía que podía seguir jugando

pero la cabeza no estaba por

estos problemas. Me hubiese

gustado irme de otra forma pero

siempre le agradecí a la gente

de Los Andes que me abrieron

las puertas y me permitieron

irme dentro de una cancha.

Ese problema personal

al que referís

es que una persona

de tu círculo te había

estafado todo

lo que ganaste en

tu carrera. ¿Fue el

momento más duro

de tu vida?

Fue confiar en la gente. De todo

se aprende. Hoy les digo a los

chicos que más allá que confíen

en el que está al lado, sepan qué

es lo que hacen y estén al tanto

siempre. Después es durísimo,

ya los teléfonos no suenan tanto.

Tuve la suerte que cuando

dede jugar, Héctor Grondona

me dio la posibilidad de empezar

a trabajar como entrenador

de inferiores en Independiente.

Estuve dos años y fue una experiencia

muy buena. Pude seguir

ligado al fútbol que era lo que

quería. Es muy difícil estar lejos

de lo que has hecho toda la vida.

Es un trabajo muy raro porque

nos jubilamos muy temprano y

después hay que ver que se hace.

Tuviste una agencia

de lotería que una

vez vendió el boleto

ganador del Loto.

Sí, vendió el billete más grande

de la historia en ese momento.

Estaba en Quilmes. Después no

pude mantenerlo.

en un interinato en

la primera de Independiente

te tocó

enfrentar a River

en el Monumental.

Sí, fue en el ´97 cuando se fue

Gareca. Me tocó dirigir cuatro

partidos y el primero fue justo

contra River que tenía un equipazo,

uno de los mejores que vi.

El primer tiempo fue parejito,

tuvimos algunas chances. Después

el Muñeco hizo un golazo

y faltando poco nos hicieron dos

más. El partido terminó 3-0 (Gallardo

x 2 y Salas). Cuando uno

está de interino es porque las cosas

no vienen bien y se tuvo que

ir un entrenador. Uno va a dar

También fuiste interino

en River…

Sí. Uno sabe que cuando va

como interino tiene que dar una

mano. En el momento se trata

de hacer lo mejor. A veces sale,

a veces no. Lo hice sin dudarlo.

Era una situación difícil de un

equipo que no venía bien. Los

muchachos intentaron todo pero

a veces los resultados no acompañan.

En el ´99 viniste a

dirigir en las inferiores

de River. 17

años ininterrumpidos.

Sin dudas es tu

vocación.

Sí. Hubo nada más nueve meses

que me fui a Perú a vivir una

nueva experiencia de trabajar en

el exterior. En inferiores está la

realidad que me toca vivir. Los

que trabajamos en inferiores tratamos

de aportar lo que hemos

aprendido durante todos estos

años en la cancha y fuera. Tratar

de aportarles algo a los chicos.

Que ellos sepan que uno les

está dando lo mejor. Ayudarlos

para que estudien, para que se

puedan desenvolver en la vida.

Me ha tocado encontrarme con

chicos que no llegaron a jugar

en primera y uno nota que le demuestran

un cariño que recuerdan

cosas que uno les habló, eso

gratifica. Con los que llegaron a

primera y han hecho una carrera

enorme, también uno se pone

contento.

Tenés una Filial con

tu nombre en Burzaco.

el cariño de

la gente es lo que

más te queda.

Muchas veces salgo con mis

hijos y con mi señora, y se te

acerca gente que te reconoce, se

acuerda de uno, y le hablan a mi

hijo más chico de 13 años y le

veo la carita a él y eso es lo que

uno se lleva. El cariño que me

transmite la gente quiere decir

que uno ha dejado algo. He tratado

de dar todo y ser siempre la

misma persona. El fútbol y River

me dieron todo pero yo también

les di todo lo que tenía. En ese

sentido estoy en paz.

COMPRO

ANTIGÜEDADES

porcelanas

ARAÑAS - VAJILLA

relojes

Local 4776-1122

Cel. 153219-2740

VENTA DE PASAJES

EN ÓMNIBUS

A todo el país y países limítrofes

Amenabar 2531 Tel: 4789-9164

Tarjetas de Crédito y Débito.

Más de 120 empresas. Más de 1600 destinos.

Si sos de River y querés

saber toda la info online,

podes hacerlo

siguiendo en

Twitter a @infomillo

Informamos las

24 horas sobre

todo lo que pasa.

Técnico a domicilio

Reparación NoteBook - PC

Redes - Wifi

Configuración

sistemas operativos

4781-3564

15-5894-6502

aresistemas@gmail.com


MI BELGRANO RIVER - Noviembre de 2016 10

Julio Jorge Olarticoechea

“Tengo los mejores recuerdos de River”

Por la historia del club han pasado decenas de glorias y cientos de grandes jugadores. Pero solo

15 se ubican en un selecto grupo: haber sido campeón del mundo con la selección. Dentro de

los que jugaron en River y ostentan esa loable marca, se encuentra él. Lateral-volante dueño

del carril izquierdo. Supo, también, ser centrocampista. Jugador de élite que pasó por el Millo.

Se trata de Julio Jorge Olarticoechea. “Cuando me compró River se cumplía el sueño de vestir

la camiseta del club que era fanático de chico”.

Por aLEJANDRO FIRDMAN

Permaneció en River durante

tres años, entre el

´81 y el ´84. A pesar de

haber pasado por tres de los

clubes más importantes de Argentina,

Racing y Boca, solo

obtuvo un título en su carrera

con equipos. Fue, dónde sino,

con la banda en el Nacional

de 1981. Justamente el Vasco

marcó el gol en el partido de

ida de la final, en el Monumental,

ante Ferro. Algo utópico en

los tiempos que corren, pero

más común en aquella época,

el Millo y el Xeneize permutaban

jugadores. Así fue que

Olarticoechea entró, junto al

Chino Tapia, en las negociaciones

por Ruggeri y Gareca. Se

declara confeso hincha de River

de chico, aunque luego al

jugar varios años en la Academia,

surgió un gran idilio con

ese club.

De chico en Saladillo

te hiciste hincha

de River por

conveniencia…

Toda mi familia era de San Lorenzo

porque en la década del

´50 había un jugador nacido en

Saladillo que estaba jugando

ahí. Por eso mucha gente del

pueblo se hizo hincha de San

Lorenzo, entre ellos mis padres

y mis tíos. Desde que tengo uso

de razón, era de CASLA hasta

que un amigo de mi hermano,

empezó a llevarme a un almacén

donde compraba golosinas,

pero me decía que me tenía que

hacer de River si quería. Yo

mataba por un alfajor o un chocolate

así que me terminó convenciendo

y me hice de River.

Marcando a Maradona.

Con el tiempo te hiciste

más fanático

por decisión propia…

Sí. En el año ´66 cuando se jugó

el famoso partido desempate de

la final de la Libertadores contra

Peñarol en Chile, tenía ocho

años y estaba en el colegio. La

hice mentir a mi mamá para que

me sacara ese día. Me fue a buscar

para “llevarme al médico”.

Ella no quería pero la convencí.

Me sacó para poder escuchar el

partido por la radio. Mirá que fanático

que era.

¿Cómo se dio tu

llegada al club?

Me entero que paso a River en

un viaje con la selección. Estábamos

volviendo de una gira previa

al Mundial ´82. El avión no pudo

bajar en Ezeiza por la niebla y

aterrizó en Córdoba. Los mozos

del aeropuerto nos conocían por

ir a jugar contra Talleres. Uno de

ellos vino y me felicitó porque

iba a jugar en River. Me enteré

ahí. No me habían ni consultado.

Se cumplía el sueño de vestir la

camiseta del club que era fanático

de chico.

Tu único título profesional

con equipos

lo lograste en

River. ¿Fue algo especial?

Sí, justo en el Nacional del ´81

salimos campeones ganándole

la final a Ferro. Pude meter

el gol en el partido de ida en el

Monumental, un uno a cero. Fue

la única alegría a nivel club que

tuve. El único título que conseguí

en el fútbol profesional con

los equipos en que jugué.

Fuiste a Boca como

parte de pago de los

pases de Ruggeri y

Gareca. ¿Vos querías

ir?

En esa época River y Boca tuvieron

una crisis económica muy

grande entonces se cambiaban

figuritas entre ellos. Hoy no se

podría hacer. En ese intercambio

pasaron Gareca y Ruggeri

de Boca a River y el Chino Tapia

y yo pasamos a Boca. Fue

un desafío para los cuatro. En

esa etapa en River quería jugar

de cinco. Hugo Santilli me dijo

que si aceptaba seguir jugando

de tres, no me ponía en la lista de

jugadores que podía elegir Boca.

Le dije que de lateral no quería

jugar más y me incluyó en la lista.

Boca me eligió. Fui a jugar de

cinco. Fue un pase muy recordado

que hoy con tanta locura no se

podría hacer.

¿Cómo ves a los laterales

del actual

plantel de River?

Casco y Moreira pasan muy bien

al ataque, eso para clubes como

River que tienen que ser ofensivos,

está muy bien. Son atrevidos.

Por ahí en la marca no son

muy fuertes. Es difícil conseguir

el equilibrio entre tener buena

marca y también buena proyección

terminando bien las jugadas

con centros o remates al arco.

Los marcadores de punta, en general,

no hacen diagonales. Lo

he visto a Casco hacerlas y eso

está bueno. Si van siempre por el

carril terminan siendo marcados

fácilmente. Con las diagonales,

como hace Casco, producís sorpresa.

¿Cómo te recuerda

el hincha de River?

En general bien. En cada partido,

dejé todo por la camiseta y eso

a la gente le gusta. Siempre tuve

buena onda con el hincha. Tengo

los mejores recuerdos de River.

Fue una muy buena experiencia.

Pasé lindos años en el club. Soy

un agradecido al club. La gente

me brinda cariño.

Olarticoechea leyendo un ejemplar del diario Mi Belgrano River.

ATENCIÓN

PSICOLÓGICA

en Cabildo y Congreso

OPCIÓN PSI

Psicólogos UBA

4704-9761

opcionpsi@gmail.com

www.opcionpsi.com.ar

Espacio Terapéutico

Integrar - Transformar - Sanar

Psicólogas UBA y con experiencia hospitalaria

Atención: Adultos, Adolescentes,

Pareja y Familia. Psicoterapias

breves dinámicas y focalizadas.

Flores de Bach.

Honorarios accesibles

4782-4573 / 15-5820-4398

espaciot@fibertel.com.ar

Gran variedad de

pescados y mariscos

12 años ofreciendo PRECIO, CALIDAD Y SERVICIO

Atención Hoteles, Hospitales, Restaurants. Servicio de Catering.

Productos Kosher - Paella Party Paelleras Gigantes. Realice su

pedido con anticipación de Sushi. Cocinamos sin sal. S/Tacc.

Av. Congreso 2433. Tel: 4545-2660

ESTUDIO JURIDICO Y CENTRO

DE MEDIACIÓN Y ARBITRAJE

DRA. DIANA CLAUDIA SEVITZ

(ABOGADA, MEDIADORA, ARBITRO)

Conozca los nuevos cambios que

se introdujeron en la Propiedad

Horizontal a partir de la implementación

del nuevo Código Civil. Los

asesoramos en la nueva normativa a

propietarios y administradores.

Solicitar entrevista al 4784-8251

www.estudiodianasevitz.com.ar


11 MI BELGRANO RIVER - Noviembre de 2016

Aniversario

10 años de la Filial Catamarca

Cumplimos 10 años como

Filial Oficial del Club Atlético

River Plate. Llevamos

con orgullo bien en alto la bandera

en nuestra provincia desde aquel

noviembre de 2006 hasta la fecha

dándole la oportunidad a muchos

catamarqueños de conocer y vivir

bien de cerca el “Mundo River”

con viajes por diferentes lugares

de nuestro país, principalmente

para conocer nuestro templo: “el

monumental” compartiendo con

gente de todo el país y cosechando

grandes amigos.

También cumpliendo con un importante

rol en el ámbito social tratando

de ayudar a los que menos

tienen aportando un granito de arena

con la ayuda de socios e hinchas

siempre dispuestos a colaborar para

cada actividad que desarrollamos.

Queremos agradecer a todos por

siempre estar y formar parte de esta

gran familia millonaria en nuestra

provincia a 1200 km de el club de

nuestros amores siempre vamos a

estar presente y vamos a seguir dándole

oportunidades a los que deseen

conocer el mundo RIVER.

FELICES 10 AÑOS

FILIAL RIVER PLATE

CATAMARCA.

VAMOS POR MUCHOS MÁS,

SIEMPRE ALENTANDO

AL MÁS GRANDE.

¡SOMOS RIVER

EN CATAMARCA!

Correo de Lectores

La opinión de los hinchas

Enviá tus comentarios. Por Teléfono o Whatsapp: 15-4409-3466. Por Email: info@mibelgranoriver.com.ar

¿Te gustaría que

vuelva el “Chori”

Domínguez?

Rafael: El chori tiene mi corazón

abierto así venga de aguatero.

Pablo: Sería ideal que vuelva

el Chori y más si se va

D’Alessandro.

Ricardo: El “Chori” le dio mucho

a River, si está en condiciones

que venga.

Jorge: Ya está grande, no creo

que esté para volver.

Alberto: El Chori vino en el

peor momento, y a mi me gusta.

Que venga junto al Cavegol.

¿Cuáles fueron los

mejores marcadores

de punta que jugaron

en River?

Ricardo: De los que vi, me quedo

con Sorin y Placente. De los

actuales, confio en que Moreira

brille aunque por ahora es sola

una promesa.

Eduardo: Para mí los del equipo

campeón de América de l986,

Montenegro y Gordillo eran los

mejores.

Gustavo: Hernán Díaz y Gordillo

son los mejores.

Jorge: Toda la vida me quedo

con Mercado y Vangioni que

junto a Maidana y Funes Mori

conformaban la mejor defensa

del mundo.

Alberto: Los que mejor recuerdo

son Altamirano, Hernán Díaz

y Montenegro.

¿En que puestos tendría

que reforzar

River su plantel?

Pablo: En la defensa Maidana

la rompe pero a Mina lo veo

inseguro por abajo aunque por

arriba es muy bueno. River se

Lee que distintos somos

equivocó en dejar ir a defensores

que ahora nos vendrían bien.

Esperemos que Lollo se mejore

rápido.

Gustavo: Habría que traer un

8. A Sanchez nunca pudimos

reemplazarlo.

Ricardo: Hay que reforzar la

media cancha.

¿Tu ídolo en River?

Eduardo: El “Beto” Alonso

fue lo más grande que vi en una

cancha. A mi hijo que nació en

1987, como homenaje, le puse

Norberto Osvaldo.

Fabián: Para mi Alonso es el

más grande lejos. Nunca olvidaré

el gol que le hizo a River

jugando para Velez en el monumental.

La hinchada de River lo

ovacionó y el lloró por ese gol.

Este si que amaba la camiseta.

Ricardo: Enzo Francescoli, era

el mejor. El uruguayo fue lo más

grande que pasó por River.

Alberto: El Cavegol fue el más

grande, por sus goles y por su

gesto de volver al club en el peor

momento de la historia.

Gustavo: Ramón Díaz era un

goleador extraordinario. Además

fue el técnico más ganador.

Sin dudas lo elijo como mi ídolo.

Daniel: Yo elijo al “Burrito”

Ortega. Sus quiebres de cintura,

sus amagues, las gambetas, los

desbordes. Era un jugador distinto.

Edición de Papel: Podés adquirir Mi Belgrano River por sólo $10 en

Amenábar 2531. Si vivís o trabajás en el Centro o en los barrios de Belgrano,

Colegiales, Núñez, Saavedra, Villa Urquiza, Palermo, Villa Crespo o Flores, por un

pago anual de $120, podés recibir todos los meses Mi Belgrano River de papel en tu

domicilio. Suscribite en la web: www.mibelgranoriver.com.ar/suscripcion

El único diario

100% de River

Diario On-Line: Podés bajarlo en forma gratuita todos los meses desde la web:

www.mibelgranoriver.com.ar

FACEBOOK: Unite a nuestro grupo Mi Belgrano River


12 CONTRATAPA MI BELGRANO RIVER - Noviembre de 2016

Himno Millonario

Valeria Lynch

le canta a River

Elevemos toda el alma en la humilde canción, renovando con cariño la ingenua

ilusión. Y con lazos triunfaremos trataremos de unir el glorioso pasado y el

brillante porvenir.

River Plate, tu grato nombre derrotado o vencedor, siempre cual un solo hombre,

nos tendrá a su alrededor. Mientras viva tu bandera la izaremos con honor!!!

River Plate, en ese nombre, de tan dulce vibración hay un eco que estremece y

agiganta el corazón... Mientras viva tu bandera la izaremos con honor!!!

River Plate, tu grato nombre, clamaremos con amor... Nuestra sangre está

cruzada en tu blanco pabellón. Mientras viva tu bandera la izaremos con

honor!!!

Escuchala a Valeria Lynch cantando el himno de River en:

www.mibelgranoriver.com.ar/valeria

Abiertas las inscripciones 2017

AV. CABILDO 2758 - C.A.B.A

Tel.: 4787-9607 / E-mail: belgrano@valerialynch.com.ar

En Twitter:

La mejor información de

River la podes seguir a

través de las redes sociales.

En Facebook:

www.facebook.com/River-Plate-

CARP-663818396975785

Contacto:

sandoval2@infovia.com.ar

“Toda la información del mundo River, con las mejores

imágenes y vídeos, lo encontrás en @MundoMonumental”

Similar magazines