2° Revista Digital 2016

ceciliadriazrecchi

Mi Buenos Aires

Querido

Revista Digital

A y B


Fundamentación

Doscientos años desde la Independencia de la Patria nos lleva a

preguntarnos sobre aquella época y la actual y el camino recorrido hasta llegar a

vivir como lo hacemos hoy en día. Ser capaces de reflexionar acerca de la

sociedad de la época, los espacios que se habitaban, cómo cocinaban, el acceso

al agua, la iluminación y las funciones de los encargados que acercaban los

servicios básicos al pueblo.

¡Qué disfruten de

esta revista!


De paseo por un museo

Recorriendo cada sala usted podrá conocer la vida y obra de Ricardo

Rojas. Las visitas guiadas que ofrece el Museo, están orientadas a

dar a conocer la vida y obra de quien fuera Ricardo Rojas; su

actuación como hombre de letras, periodista, docente y como uno de

los mayores representantes del americanismo: creador de la doctrina

Euríndica.

Veamos como vivenciaron los segundos grados del “Colegio Integral

Caballito” este recorrido por el “MUSEO CASA DE RICARDO ROJAS “

https://museorojas.cultura.gob.ar

Los invitamos a recorrer esta maravillosa casa a través de las

imágenes tomadas durante la visita, y el trabajo de descripción del

espacio que hicieron los chicos.


La fachada

Por fuera, la casa es blanca. Tiene ventanas con rejas. La puerta

es alta y de color marrón con manijas de bronce y un llamador.

Las columnas torneadas terminan en forma de hojas.

Manuel, Luciano, Agustina, Florencia y Benito


Patio de recepcion

La puerta de entrada al patio es grande. El piso de la galería es

rojo. Hay pasto y plantas con flores muy lindas. En el centro del

patio hay una fuente antigua, desde ahí cuatro caminos te llevan

a la galería.

Martina, Tomás, Juan Pablo y Federico.


ESCRITORIO

Este lugar era el lugar privado de Rojas. Había muchos libros, más

de 20.000. Él también escribía aparte de dedicarse a la política.

Había un tintero y una estatua pequeña de San Martín sobre el

escritorio. El sector más cercano a este lugar era la sala

incaica. Desde la ventana enorme se veía un patio con naranjos.

Violeta, Matteo B., Paulina, Consti y Julián


PATIO DE LOS NARANJOS

Era grande y tenía una fuente con tres peces carpa.

Había dos naranjos. Cerca de la fuente había un busto de

Rojas.

Se ve el techo de tejas de la casa y la habitación de

Rojas.

Vicente, Tiziana, Jano y Mateo P.


SALON


BIBLIOTECA

Era chica, tenía en todas las paredes libros y en una pared había

un dragón grabado.

Vera, Lautaro, Nacho y Alex


Travesía Fotográfica

Junto a las familias descubrimos las huellas de Buenos Aires Colonial, recorriendo los barrios de San

Telmo, Almagro, Boedo, Balvanera, Caballito…

Estos son algunos de los lugares que descubrimos…


SOMOS ARQUITECTOS

Estudiamos la ubicación espacial y las características de los planos. Vimos planos de

casas y uno muy especial hecho por ¡el papá de Vicente!

Aprendimos sobre las casas de la época, sus disposiciones espaciales y materiales.

∗ Se empezaba por construir una pieza, la cocina y el baño al fondo. A medida

que se iba pudiendo, agregaban otras piezas, una atrás de la otra. De ahí viene

el nombre de Casa Chorizo.

∗ El lugar para construir era largo y angosto, las habitaciones daban a un patio y

había un espacio de tierra en el fondo donde se podía armar la propia huerta.

∗ Por lo general en el frente había un limonero y el fondo una higuera o níspero.

¡Construimos nuestros planos!


Maqueta de una casa colonial

A partir de toda la información que conocimos sobre las casas

de esa época y la visita al museo “casa de rojas” construimos

nuestra propia casa colonial.

Los invitamos a recorrer las calles del buenos aires antiguo.


¡AGUATEROOOO!

¿Cómo lavaban la ropa? ¿Cómo hacían para cocinar? ¿Y para bañarse? ¿Todas las

casas accedían al agua?...

A partir de relatos como “Josefa, la lavandera”, imágenes y búsqueda de información,

conocimos curiosidades del agua en la época donde al Río de la Plata se iba a lavar la ropa.

Las esclavas africanas lavaban la ropa en la costa…

Bien temprano al amanecer, se veía a pescadores con sus carretas llenas de pescado

fresco…


El aguatero juntaba agua del río para vender puerta a puerta…

Los baños en las casas eran prácticamente imposibles por la escasez de agua y el

precario sistema de cloacas…

Muchas personas iban al río desde la mañana hasta la noche. Los comerciantes lo

hacían después de cerrar sus tiendas al anochecer…

Muchas familias esperaban la noche para entrar al agua dejando sus pertenencias al

cuidado de las sirvientas.


El lenguaje de los

abanicos


Deseamos compartir esta curiosidad con ustedes.

Durante una determinada época (siglo XIX y principios

del XX), el abanico fue como una forma más de

comunicarse para las damas, en un momento en el que

la libertad de expresión de ellas estaba muy restringida.

Algunos de sus principales gestos y sus correspondientes

significados eran


Fabricamos nuestros abanicos


En el dictado al maestro, los chicos delegan en él, la escritura “de las

palabras y letras ” para posicionarse como dictantes y poder pensar en la

composición del texto, discutir y tomar decisiones referidas a qué debe

escribirse y cómo organizarlo en lenguaje escrito. Ésto permite abordar textos

de una extensión mayor a la que, tal vez, podrían escribir por sí mismos y con

una creciente complejidad. El docente comparte con los chicos, autores del

texto, problemas tales como decidir el destinatario, planificar qué se va a

escribir, releer para controlar lo que se ha escrito, revisar lo producido…

Compartamos entonces, el trabajo final de los dos grupos:

“A”

“LAS VELAS MAGICAS”

Hace doscientos años, en Buenos Aires, época colonial, había

un joven esclavo llamado José, que trabajaba para una pareja

millonaria ocupándose de los faroles de la casa.

Un día,se le acabaron todas las velas y fue a comprar más a la

ciudad. Caminando, caminando no encontró ningún vendedor,


hasta que por fin lo vio. Como la casa era muy grande, le compró

todas las velas que tenía.

Llegó a la casa y al encender la primer vela dijo: -¡Ai como

quisiera no ser más esclavo y casarme con una bella dama!

De repente, el humo de la vela lo envolvió y apareció vestido

con un traje elegante de caballero con una hermosa galera y un

bastón.

En el bolsillo de su saco apareció una tarjeta de invitación

para una tertulia en la casona más elegante de la ciudad, que era

esa misma noche.

Estaba tan emocionado y al salir corriendo de la casa se

encontró con un carruaje muye decorado y bello. Y se sorprendió

al ver al vendedor de velas manejando el carruaje.

Llegó a la fiesta y se le acercó una bella dama, llamada

Mariana, que le dijo:- Te estaba esperando…

Al poco tiempo José y Mariana se casaron y tuvieron muchos

hijos, pero nunca tuvieron esclavos en su casa.

FIN

Video de A


“B”

“LA FIESTA”

Hace muchos años, en un pequeño pueblo había vendedores

ambulantes que traían comidas, velas y agua para una fiesta.

Esa misma tarde, la dama se preparó y fue a esperar al

caballero debajo de un gran árbol. Cuando el caballero llegó, la

invitó a bailar.

Llegaron al lugar de la fiesta. El piso era empedrado, los

faroles alumbraban a la gente, las damas vestían los mejores

vestidos y tenían abanicos importados.

Los caballeros estaban muy elegantes con sus galeras.

Durante el festejo bailaron y se divirtieron.

Al llegar la medianoche, el caballero llevó a la dama a su casa

en un carruaje y le pidió matrimonio.

FIN

Video de B

More magazines by this user
Similar magazines