Views
8 months ago

REVISTA PESCA ENERO 2017

Revista informativa sobre pesquerias, politica pesquera en el Peru y el mundo, oceanos y ambiente marino

las algas podrían

las algas podrían aumentar el pH de nuevo a un nivel más normal en el agua a su alrededor. Si resulta ser así, los bosques de algas podrían proporcionar redes de seguridad para los animales en un momento de cambios ecológicos rápidos —un alivio local para un problema global. Ya que las algas son uno de los organismos de más rápido crecimiento en el mundo, el proyecto Puget Sound Restoration Fund tendrá que actuar con rapidez para mantener el ritmo. El equipo planea establecer plántulas, potencialmente de dos especies diferentes —alga toro (Nereocystis luetkeana) y alga de azúcar (Saccarina latissima)— en una hectárea del Hood Canal en diciembre de este año. Los miembros del equipo colocarán las plántulas entre las balsas balizadas. Las algas crecerán hacia abajo, en los tres primeros metros de las aguas poco profundas, creando un bosque invertido. Una plantación piloto de alga toro en el estrecho de Puget del estado de Washington. Foto cortesía del Puget Sound Restoration Fund Una vez que termine el invierno, las algas crecerán con una rapidez increíble, hasta 18 pulgadas por día. Será cuando una docena de científicos comience a recopilar datos constantes sobre cómo el bosque marino afecta a la química del agua, tanto dentro como fuera de las balsas de algas. Es especialmente importante para el equipo recoger datos tanto durante el día, cuando las algas absorben el dióxido de carbono para hacer la fotosíntesis, como de noche, cuando liberan una parte del gas. Cuando la primavera se convierta en verano, las algas alcanzarán una longitud de varios metros. Entonces, el próximo mayo o junio, los investigadores planean sacar las algas. ―La clave es tomar el CO2 y después retirar las algas. Si no, tan pronto como se degraden (al igual que su pila de compost), el CO2 se liberará de nuevo al agua, a través de la respiración de las bacterias que descomponen las algas‖, escribió Newton en un correo electrónico. Las especies en el estudio viven solamente durante un año. Los miembros del equipo aún no han decidido qué hacer con las algas una vez que las cosechen, pero las posibilidades incluyen venderlas como alimento, compost o incluso biocombustible. Los científicos llevan sugiriendo durante mucho tiempo que las laminariales y otras algas marinas tienen un enorme potencial biocombustible, dada su tasa alta de crecimiento y el hecho de que las granjas de algas no competirían con los alimentos por las tierras de cultivo y podrían proporcionar un hábitat para las especies marinas durante una gran parte del año. Por supuesto, esto significa que el carbono absorbido por las algas será lanzado de nuevo a la atmósfera. Pero al menos será retirado de los océanos, donde está causando la acidificación. Y si se convierte en biocombustible, también puede eliminar la necesidad de nuevas emisiones de la quema de combustibles fósiles. Revista Pesca Enero 2017 18

Las algas también ayudarán a eliminar la contaminación por nutrientes que entra en el mar desde las tierras agrícolas, según el oceanógrafo Simone Alin, de la National Oceanic and Atmospheric Administration, otro miembro del proyecto. Alin señaló que se necesita más investigación para entender completamente el papel que desempeñan los bosques de algas en el ciclo del carbono, pero es probable que los establecidos sean neutros en carbono. A diferencia de los árboles, que almacenan el carbono que sacan de la atmósfera durante su largo ciclo vital, que dura décadas o siglos, y se descomponen lentamente, las algas viven entre uno y siete años y se descomponen con relativa rapidez. Con una subvención de 1,6 millones dólares de The Paul G. Allen Family Foundation, el proyecto continuará con una segunda rotación de cultivos antes de analizar sus datos en 2019. Nutrias marinas de California descansando entre algas. Foto por Mike Baird vía Flickr (CC BY 2.0) El equipo no solo espera que los bosques de algas ayuden a mitigar la acidificación del océano en las aguas cercanas. ―Es muy posible que haya beneficios de pesquerías en las proximidades y dentro de los campos de algas‖, le dijo a Mongabay John Davis, científico principal en el Puget Sound Restoration Fund. ―Sabemos que vamos a crear una cantidad considerable de hábitat para algas que será, sin duda, colonizado y utilizado por peces e invertebrados móviles‖. Davis dijo que varias instituciones —el Port Gamble S‘Klallam Tribe, el Washington Department of Natural Resources y el Washington Department of Fish and Wildlife— planean estudiar el bosque de algas en primavera para ver qué animales lo están usando. Sean cuales sean los resultados de la investigación, dentro de algunos años los científicos y los legisladores tendrán una mejor comprensión de lo sólida que sería la red de seguridad que los bosques de algas podrían proporcionar para las especies marinas en un momento de agitación ecológica. Algas y sardinas en el Channel Islands National Marine Sanctuary de California. Foto cortesía NOAA‘s National Ocean Service Article published by Maria Salazar on 2016- 10-25. Fuente https://es.mongabay.com/2016/10/bosques-algasmitigar-acidificacion-del-oceano/ Revista Pesca Enero 2017 19

REVISTA PESCA JULIO 2017
REVISTA PESCA OCTUBRE 2016
REVISTA PESCA AGOSTO 2015
Revista Pesca Octubre 2014
REVISTA PESCA FEBRERO 2017
REVISTA PESCA SETIEMBRE 2016
REVISTA PESCA OCTUBRE 2015
REVISTA PESCA DICIEMBRE 2016
REVISTA PESCA NOVIEMBRE 2016
Revista Pesca Agosto 2014
Revista Pesca septiembre 2014
Revista Pesca noviembre 2015
REVISTA PESCA MAYO 2016
REVISTA PESCA AGOSTO 2016
Revista Pesca mayo 2017
REVISTA PESCA JUNIO 2017
REVISTA PESCA ABRIL 2017
REVISTA PESCA JULIO 2016
REVISTA PESCA SEPTIEMBRE 2015.pdf
Revista Pesca Marzo 2015
Revista Pesca Febrero 2014
REVISTA PESCA ENERO 2016
Revista Pesca Mayo 2015
Revista Pesca agosto 2013
Revista Pesca Diciembre 2013
REVISTA PESCA JUNIO 2015
REVISTA PESCA FEBRERO 2016
REVISTA PESCA DICIEMBRE 2015
REVISTA PESCA JULIO 2014
REVISTA PESCA ENERO 2015