Views
6 months ago

REVISTA PESCA ENERO 2017

Revista informativa sobre pesquerias, politica pesquera en el Peru y el mundo, oceanos y ambiente marino

descubierto tramos

descubierto tramos libres de contaminación acústica producida por seres humanos, dijo a Efe Michel André, director del Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas (LAB) de la Universidad Politécnica de Catalunya. «Lejos de las líneas de transporte, pudimos grabar niveles de ruido de ambiente que probablemente se acercan a lo que se veía en todos los océanos hace más de un siglo, antes de que el hombre empezara a explotar este medio de forma industrial», explicó. El científico realiza a bordo del «Fleur de Passion» un estudio sobre contaminación acústica incluido en el programa «20.000 sonidos bajo el mar» mediante grabaciones de audio submarinas que se transmiten al LAB en tiempo real. La expedición intenta evaluar el impacto de actividades como la exploración y explotación de hidrocarburos, el transporte marítimo, las maniobras militares o los parques eólicos en la vida marina, incluidos los invertebrados cuyos órganos sensoriales funcionan como el oído interno de los mamíferos. «Las grabaciones de esta expedición nos acercan a entender la amenaza que pesa sobre todos estos ecosistemas marinos y a tener en cuenta no solo a animales que son especialistas en audición, que son los más conocidos, sino a los más olvidados», acotó. Océanos plastificados Asimismo, la expedición recogió 87 muestras de agua de mar, 49 de ellas en el Pacífico, para medir la presencia de micropartículas de plástico, como parte del programa Micromégas sobre la contaminación de este material que realiza junto a la asociación suiza Oceaneye. Los análisis de estas muestras, que incluyen el tramo desde la Patagonia hasta Australia, revelan «una presencia prácticamente sistemática de estas micropartículas en las aguas de superficie de todo el globo», según remarcó la Fundación Pacifique. La misión también tiene un aspecto social con la acogida temporal de jóvenes marginales que abordan el velero durante unos meses con el fin de hacerlos vivir experiencias que los ayuden a tener un futuro mejor. André recuerda que en algún momento un grupo de ellos se estaba bañando en aguas cálidas y al sumergir sus cabezas «oyeron por primera vez los cantos de las ballenas», una experiencia que calificó de «inolvidable» y que por si sola hace que su trabajo «valga la pena». Tras una pausa en Australia, el velero suizo navegará a partir de abril de 2017 por la costa este australiana, pasando por la Gran Barrera de Coral y de allí se dirigirá a las islas Salomón, Indonesia y finalmente Cebú, en Filipinas. La escala en Australia supone una variación al recorrido de la histórica expedición pero que para esta misión científica es clave para estudiar los efectos medioambientales en el mar. «Sobre todo los causados por el calentamiento global y la acidificación del mar con las dramáticas consecuencias que este fenómeno supone actualmente para los arrecifes de coral en general y para la Gran Barrera de Coral en particular», indicó la fundación. Fuente http://www.abc.es/ciencia/abci-silencio-pacifico-percibio - m a g a l l a n e s - c i r c u n n a v e g a c i o n - 201611180952_noticia.html Fotografía facilitada por la Foundation Pacifique-The Ocean Mapping Expedition del velero suizo «Fleur de Passion» en la ciudad de Brisbane Revista Pesca Enero 2017 22

CAOS CLIMÁTICO ¿VERDAD O CONSECUENCIA? El 4 de noviembre 2016 entró en vigor el Acuerdo de París sobre cambio climático. Mirando los datos reales, los festejos por este ―logro‖ parecen un teatro del absurdo. Caos climático ¿verdad o consecuencia? Abundan afirmaciones engañosas de fuentes oficiales y empresariales para desviar la atención de la gravedad del caos climático, dando así coartada y protección a quienes lo han causado: transnacionales de energía (petróleo, gas, carbón), agro negocios, construcción, automotrices; y el 10 por ciento de la población mundial más rica que con su sobreconsumo es responsable del 50 % de las emisiones de gases de efecto invernadero. El primer objetivo del Acuerdo es ―mantener el aumento de la temperatura media mundial [para el año 2100], muy por debajo de 2 º C con respecto a los niveles preindustriales y proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1,5 ºC… ‖ Pero la misma semana que entró en vigor el Acuerdo de París, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente publicó el informe ―Brecha de emisiones 2016‖, donde señala que con el actual curso de emisiones, habrá un aumento de 1,5 º C, ya en 2030 o antes. Agrega que sumando los ―compromisos‖ oficiales que han declarado los gobiernos a la Convención sobre Cambio Climático, la temperatura aumentará 3, 5 pc hasta fin de siglo. (http://tinyurl.com/jr3n9mk). ¿Por qué dos organismos de Naciones Unidas dan mensajes tan contradictorios? Para empezar el Acuerdo de París pone una meta ―ideal‖ –que se propagandea y festeja como si fuera real– pero permite que cada país haga contribuciones voluntarias de reducción de emisiones llamadas Contribuciones Previstas Determinadas a nivel Nacional. No son vinculantes, no obligan a tomar medidas para cambiar el curso de la crisis climática y peor aún, lo que declaran ni siquiera son necesariamente reducciones reales (en sus fuentes y por parte de quienes se benefician con el consumo), porque la ―contribución‖ de muchos de los principales países emisores no es tal: se basa en gran parte en mecanismos fallidos como mercados de carbono y tecnologías no probadas ni viables. El artículo 4.1 del Acuerdo de París agrega que para cumplir los objetivos, se propone que ―las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero alcancen su punto máximo lo antes posible, (…) y a partir de ese momento reducir rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero, (…) para alcanzar un equilibrio entre las emisiones antropógenas por las fuentes y la absorción antropógena por los sumideros en la segunda mitad del siglo...‖. Si las metas son teóricas, la forma de llegar a ellas que establece el Acuerdo es surrealista: primero se puede seguir emitiendo –hasta alcanzar un punto máximo o ―pico‖ que no se define cuánto es- y luego hay que reducir rápidamente (lo cual no se podía hacer antes, pero al alcanzar el pico mágicamente sí se podrá) y luego, continúa sin hacer reducciones, sino que se trata de ―alcanzar un equilibrio‖ entre emisiones y absorción ―antropógena‖, o sea, por medios tecnológicos, no naturales. Esta última parte es particularmente perniciosa, porque Revista Pesca Enero 2017 23

REVISTA PESCA AGOSTO 2015
mkisner
Revista Pesca Octubre 2014
mkisner
REVISTA PESCA FEBRERO 2017
mkisner
REVISTA PESCA SETIEMBRE 2016
mkisner
REVISTA PESCA NOVIEMBRE 2016
mkisner
REVISTA PESCA OCTUBRE 2015
mkisner
Revista Pesca noviembre 2015
mkisner
REVISTA PESCA MAYO 2016
mkisner
REVISTA PESCA AGOSTO 2016
mkisner
REVISTA PESCA DICIEMBRE 2016
mkisner
Revista Pesca Agosto 2014
mkisner
Revista Pesca septiembre 2014
mkisner
REVISTA PESCA ABRIL 2017
mkisner
REVISTA PESCA JULIO 2016
mkisner
Revista Pesca mayo 2017
mkisner
REVISTA PESCA SEPTIEMBRE 2015.pdf
mkisner
Revista Pesca Marzo 2015
mkisner
REVISTA PESCA ENERO 2016
mkisner
Revista Pesca Febrero 2014
mkisner
Revista Pesca Mayo 2015
mkisner
Revista Pesca agosto 2013
pesca
Revista Pesca Diciembre 2013
pesca
REVISTA PESCA FEBRERO 2016
mkisner
REVISTA PESCA ENERO 2015
mkisner
Revista Pesca Junio 2014
mkisner
REVISTA PESCA JULIO 2015
mkisner
REVISTA PESCA JUNIO 2015
mkisner
REVISTA PESCA DICIEMBRE 2015
mkisner
REVISTA PESCA JULIO 2014
mkisner
Revista Pesca diciembre 2014
mkisner