Views
6 months ago

REVISTA PESCA FEBRERO 2017

La revista Pesca es un medio de información alternativo referido a temas del mar y de la pesquería. Difunde información obtenida de muchas fuentes, ideas y opiniones que tienen por objeto exponer: la necesidad de hacer sostenible la extracción de los recursos marinos; la urgencia de actuar en beneficio de la seguridad alimentaria nacional; y el cuidado del ambiente.

De visita... en un

De visita... en un poblado de pescadores en Lenhata Bucear en Pantar Cuando navegamos cerca de Pantar, el fenómeno de estas corrientes era visible de forma más que evidente desde la cubierta de nuestra Phinisi. El agua se arremolinaba en superficie y anulaba el suave oleaje debido a los chorros que subían con fuerza a la superficie para en cualquier otro punto definir otros hilos de corriente descendentes. En Watu Balu pudimos disfrutar de unas de las mejores inmersiones de la expedición. La consigna principal del ‘briefing’ consistía en mantenerse dentro del "sotavento" submarino de la corriente, creado por este islote, e ir tanteando los alrededores para no dejarse absorber por la corriente que se dividía en dos fuertes ramales a ambos lados de la gran roca situada en mitad del canal y que eran bien visibles desde la superficie. En mitad de la inmersión la corriente no era para tanto ya que bajaba en intensidad a medida que descendíamos de los 20 metros de profundidad. Sin embargo en algunas zonas de la orografía submarina el chorro de agua era bien fuerte, y en estos puntos concretos se concentraban una fuerte densidad de peces de distintas especies. Al finalizar la inmersión rodeamos el islote con la embarcación auxiliar, y justo en la zona en la que la corriente chocaba con la roca se producía una intimidante diferencia de niveles de unos 50 centímetros debido al rápido flujo de agua incidiendo contra la orilla. Un nocturna con corriente descendente. Para finalizar el día y antes de abandonar la zona de Pantar, realizamos una nocturna en la que nada más saltar al agua sobre el arrecife a unos 5 metros de profundidad notamos que la inmersión iba a ser algo movida. El buceo se convirtió Revista Pesca Febrero 2017 18

en una inmersión de deriva a rápida velocidad, quizás de 2 ó 3 nudos. Poco a poco terminó de anochecer a medida que disfrutábamos la vida marina propia de una nocturna en un sitio rico y de gran biodiversidad. A unos 20 metros de profundidad la corriente era menos veloz pero nos mantenía algo pegados al fondo a medida que derivábamos disfrutando de la vida submarina nocturna. Al terminar la inmersión, cuando comienzas a subir pasados los 50 minutos notas que hay que dar aletas más de lo normal. Nada estresante, pero te obliga a buscar un “camino” en donde sea más fácil la subida. Al poco tiempo me encontraba en plena oscuridad solo con mi pareja a 5 metros de la superficie, mirando la computadora para hacer los 3 minutos de la parada de seguridad. De noche es más difícil evaluar la profundidad a la que te encuentras mirando a la superficie. Y de repente me doy cuenta que estoy solo y mi compañero se ha ido para abajo en pocos segundos hasta más de 10 metros. Bajo a buscarlo y le indico que subamos sin más demoras pues estamos en una zona en la que la corriente es sumamente cambiante con chorros descendentes y otros ascendentes. Al hacer superficie nos dimos cuenta que andábamos muy alejados del barco, lo cual entraña uno de los peligros más importantes, pues de forma evidente estábamos en un chorro que nos desplazaba a toda velocidad en superficie y que percibíamos como remolinos y movimientos laterales de agua a nuestro alrededor, nada tranquilizadores. Por ello nos sentimos más seguros tras inflar los Jacket a tope e iluminar con nuestros focos en dirección al barco. Afortunadamente tras un tiempo relativamente corto, alguien nos divisó gracias a nuestras potentes linternas de buceo y vino a buscar en una de las embarcaciones auxiliares. Otros submarinistas al hacer la subida se vieron en mitad de un chorro ascendente que les llevó hasta superficie sin posibilidad de realizar parada de ningún tipo, mientras que otros al costarles subir en exceso se vieron forzados a salir llenando el jacket a tope con los riesgos de descontrolar la subida y hacer un escape bastante irregular… La moraleja es sencilla. Meterse en una nocturna con corriente no es muy recomendable y si la hace, intente no dejarse arrastras excesivamente por la corriente. Si es necesario es bueno acortar el tiempo de inmersión y hacer una parada de seguridad muy cortita para salir a superficie sin haberse alejado excesivamente del barco o correr riesgos de ser absorbidos de nuevo ya casi en superficie. Revista Pesca Febrero 2017 19

REVISTA PESCA NOVIEMBRE 2016
Revista Pesca mayo 2017
REVISTA PESCA ABRIL 2017
REVISTA PESCA DICIEMBRE 2016
REVISTA PESCA SETIEMBRE 2016
REVISTA PESCA JUNIO 2017
REVISTA PESCA MARZO 2017
REVISTA PESCA OCTUBRE 2015
REVISTA PESCA AGOSTO 2015
REVISTA PESCA MAYO 2016
REVISTA PESCA JULIO 2016
REVISTA PESCA FEBRERO 2016
Revista Pesca septiembre 2014
REVISTA PESCA ENERO 2016
REVISTA PESCA JUNIO 2015
REVISTA PESCA JULIO 2015
REVISTA PESCA ABRIL 2015
Revista Pesca Octubre 2014
REVISTA PESCA FEBRERO 2015
REVISTA PESCA DICIEMBRE 2015
Revista Pesca Marzo 2015
Revista Pesca Agosto 2014
REVISTA PESCA ABRIL 2016
Revista Pesca Mayo 2015
REVISTA PESCA MARZO 2016
Revista Pesca Mayo 2014
Revista Pesca diciembre 2014
Revista Pesca Junio 2014
Revista Pesca Febrero 2014
REVISTA PESCA JULIO 2017