Views
4 months ago

REVISTA PESCA FEBRERO 2017

La revista Pesca es un medio de información alternativo referido a temas del mar y de la pesquería. Difunde información obtenida de muchas fuentes, ideas y opiniones que tienen por objeto exponer: la necesidad de hacer sostenible la extracción de los recursos marinos; la urgencia de actuar en beneficio de la seguridad alimentaria nacional; y el cuidado del ambiente.

actúan como potentes

actúan como potentes gases de efecto invernadero, es una buena noticia. La OMM celebra que la comunidad internacional haya adquirido un compromiso significativo con la acción por el clima", dijo el señor Taalas. "Pero el verdadero problema aquí es el dióxido de carbono, que permanece en la atmósfera durante miles de años y en el océano aún mucho más. Si no nos ocupamos de las emisiones de CO2, no podemos hacer frente al cambio climático ni limitar el aumento de la temperatura a 2 ºC con respecto al nivel preindustrial. Así pues, es de suma importancia que el Acuerdo de París entre en vigor el 4 de noviembre, mucho antes de la fecha prevista, y que aceleremos su aplicación", manifestó el Secretario General. En el Boletín de la OMM sobre los gases de efecto invernadero se informa de las concentraciones atmosféricas de los gases de efecto invernadero. Se entiende por emisión la cantidad de gas que va a la atmósfera y por concentración la cantidad que queda en la atmósfera después de las complejas interacciones que tienen lugar entre la atmósfera, la biosfera, la criósfera y los océanos. Aproximadamente un cuarto de las emisiones totales de CO2 son absorbidas por el océano y otro cuarto por la biosfera, reduciéndose de ese modo la cantidad de ese gas en la atmósfera. El dióxido de carbono (CO2) contribuyó aproximadamente en un 65% al aumento total del forzamiento radiativo causado por los gases de efecto invernadero de larga duración. Su concentración en la era preindustrial, de alrededor de 278 ppm, representaba un equilibrio entre la atmósfera, los océanos y la biosfera. Las actividades humanas, como la quema de combustibles fósiles, han alterado el equilibrio natural y en 2015 el promedio mundial de CO2 se situó en un 144% de su nivel en la era preindustrial y su concentración media mundial alcanzó las 400 ppm. De 2014 a 2015 el incremento de CO2 fue mayor que el año anterior y que la media de los diez años anteriores. Además de reducir la capacidad de la vegetación para absorber CO2, el intenso episodio de El Niño también produjo un aumento de las emisiones de CO2 procedentes de los incendios forestales. Según la base de datos sobre las emisiones de incendios mundiales, las emisiones de CO2 en Asia Ecuatorial -que entre agosto y septiembre de 2015 registró graves incendios forestales en Indonesia- duplicaron con creces la media de 1997-2015. actividades humanas (ganadería, cultivo del arroz, explotación de combustibles fósiles, vertederos, combustión de biomasa, etc.). El metano atmosférico alcanzó un nuevo máximo en 2015, de aproximadamente 1 845 partes por mil millones (ppmm), por lo que ahora equivale al 256% de su nivel preindustrial. El óxido nitroso (N2O) que se emite a la atmósfera procede tanto de fuentes naturales (casi el 60%) como antropógenas (aproximadamente el 40%), que incluyen los océanos, el suelo, la quema de biomasa, los fertilizantes y diversos procesos industriales. Su concentración atmosférica en 2015 fue de unas 328 ppmm, lo que equivale al 121% de los niveles preindustriales. Este gas también contribuye significativamente a la destrucción de la capa de ozono estratosférico, que nos protege de los rayos ultravioleta nocivos del Sol. Es el causante de aproximadamente un 6% del forzamiento radiativo provocado por los gases de efecto invernadero de larga duración. El hexafluoruro de azufre es un potente gas de efecto invernadero de larga duración. Producido por la industria química, se utiliza principalmente como aislante en los equipos de distribución de energía eléctrica. Los niveles atmosféricos de este gas son aproximadamente el doble de los observados a mediados de los años noventa. Los clorofluorocarbonos (CFC), que destruyen la capa de ozono, y los gases halogenados menores contribuyen aproximadamente al 12% del forzamiento radiativo causado por los gases de efecto invernadero de larga duración. Aunque los CFC y la mayoría de los halones están disminuyendo, los hidroclorofluorocarbonos (HCFC) y los hidrofluorocarbonos (HFC), a su vez potentes gases de efecto invernadero, están aumentando a un ritmo relativamente rápido, aunque todavía son poco abundantes. Fuente: medio ambiente http://www.ecoticias.com/co2/129707/El-planeta-afronta - u n a - n u e v a - e r a - c l i m a t i c a ? utm_source=MailingList&utm_medium=email&utm_cam paign=28%2F11%2F2016+eco El metano (CH4) es el segundo gas de efecto invernadero de larga duración más importante y contribuye aproximadamente en un 17% al forzamiento radiativo. Aproximadamente el 40% de las emisiones de metano a la atmósfera proceden de fuentes naturales (humedales, termitas, etc.), mientras que cerca del 60% proceden de Revista Pesca Febrero 2017 26

ASÍ SON LAS ZONAS MUERTAS DEL OCÉANO ÍNDICO Juan Scaliter Un estudio señala una nueva región sin vida en la Bahía de Bengala que ocupa unos 60.000 km2 de extensión. dades de entre 100 y 400 metros. La autora principal del estudio, Laura Bristow, explica en un comunicado que "la Bahía de Bengala ha sido durante mucho tiempo un enigma porque las técnicas estándar sugerían que no había oxígeno en las aguas, pero, a pesar de esto, no se detectaban indicios de pérdida de nitrógeno”. Gracias el uso de nuevas tecnologías de detección de oxígeno, los investigadores demostraron que existe algo de oxígeno en las aguas de la Bahía de Bengala, pero en concentraciones mucho menores que las técnicas habituales permiten detectar: 10.000 veces menos que las que se pueden hallar en aguas normales. En total, las zonas muertas de los océanos ocupan un área equivalente a la mitad de España. Crédito imagen: PD-USGov. Existen en nuestro planeta grandes áreas de mares y océanos conocidas como zonas muertas. No contienen oxígeno y las bacterias que habitan en la región eliminan grandes cantidades de nitrógeno, un nutriente clave para la vida. Si el Anuario de Perspectivas del Medio Ambiente Mundial realizado por la UNESCO señalaba la existencia de 146 zonas muertas en los mares y océanos del planeta, un estudio de 2008, casi triplicaba la cantidad hasta las 406 regiones que cubrían 246.000 kilómetros cuadrados, el tamaño del Reino Unido. Estas regiones se ubican en el Mar Báltico, el Golfo de México, la costa occidental de la India, de todo el continente americano y de Namibia. Pero ahora un nuevo estudio publicado en Nature Geoscience, afirma que la Bahía de Bengala, también alberga una "zona muerta" de unos 60.000 km2 de extensión y que llega a profundi- Por otro lado, los microbios que habitan la región, eliminan el nitrógeno, pero a un ritmo más lento que en otras regiones. “Tenemos una situación muy extraña en la Bahía de Bengala – continua Bristow –: los microbios están preparados para eliminar mucho más nitrógeno de lo que lo hacen, pero la cantidad de oxígeno que hay allí, aunque pequeña, es suficiente para impedirlo”. Si se elimina más nitrógeno, se podría producir un grave desequilibrio en la vida marina. Para Wajih Naqvi, coautor del estudio, “si se eliminan las últimas trazas de oxígeno en la Bahía de Bengala, esta región podría convertirse en un protagonista de gran importancia en el equilibrio de la vida oceánica”. Globalmente, se prevé que el calentamiento de la atmósfera, provocado por el cambio climático, lleva a un incremento de las “zonas muertas”. En la actualidad no está claro si el cambio climático llevaría a la eliminación de estas últimas huellas de oxígeno en las aguas de la Bahía de Bengala, pero Bristow advierte que “la Bahía de Bengala está en un punto de inflexión y actualmente necesitamos modelos para comprender de qué modo las actividades humanas pueden impactar en el ciclo del nitrógeno, tanto en esta región, como a nivel global”. Fuente http://www.quo.es/ciencia/asi-son-las-zonas-muertas-del-oceano-indico Revista Pesca Febrero 2017 27

REVISTA PESCA NOVIEMBRE 2016
mkisner
REVISTA PESCA ABRIL 2017
mkisner
Revista Pesca mayo 2017
mkisner
REVISTA PESCA SETIEMBRE 2016
mkisner
REVISTA PESCA DICIEMBRE 2016
mkisner
REVISTA PESCA MARZO 2017
mkisner
REVISTA PESCA AGOSTO 2015
mkisner
REVISTA PESCA MAYO 2016
mkisner
REVISTA PESCA JULIO 2016
mkisner
REVISTA PESCA OCTUBRE 2015
mkisner
REVISTA PESCA FEBRERO 2016
mkisner
Revista Pesca septiembre 2014
mkisner
REVISTA PESCA JUNIO 2015
mkisner
REVISTA PESCA ENERO 2016
mkisner
REVISTA PESCA DICIEMBRE 2015
mkisner
REVISTA PESCA FEBRERO 2015
mkisner
REVISTA PESCA ABRIL 2015
mkisner
Revista Pesca Octubre 2014
mkisner
Revista Pesca Agosto 2014
mkisner
Revista Pesca Marzo 2015
mkisner
REVISTA PESCA ABRIL 2016
mkisner
Revista Pesca Mayo 2015
mkisner
REVISTA PESCA JULIO 2015
mkisner
REVISTA PESCA MARZO 2016
mkisner
Revista Pesca diciembre 2014
mkisner
Revista Pesca Junio 2014
mkisner
Revista Pesca Febrero 2014
mkisner
REVISTA PESCA ENERO 2017
mkisner
REVISTA PESCA JUNIO 2016
mkisner
REVISTA PESCA JULIO 2014
mkisner