Views
1 year ago

articles-178053_archivo_PDF_libro_desarrolloinfantil

Desarrollo infantil y

Desarrollo infantil y competencias en la Primera Infancia misma. Por ejemplo, la motricidad fina, un ‘hacer’ que la escuela considera muy importante, se hace evidente, por medio de situaciones como colorear, punzar, ensartar, rasgar, delinear, etc. A pesar de la diferencia entre estas actividades, en cada una de ellas se tienen indicios o pistas de la competencia motriz. ¿Cómo se entienden las experiencias reorganizadoras? Se habla de ‘experiencias reorganizadoras’ con la idea de distinguir algunas capacidades de los niños que cumplen una función especial en su desarrollo. Se sabe que todas sus actividades no tienen la misma importancia, algunas cumplen funciones básicas y en su conjunto, experiencias y capacidades, tienen distintos niveles de importancia. Las ‘experiencias reorganizadoras’ se definen porque constituyen una síntesis del conocimiento previo y simultáneamente sirven de base para desarrollos posteriores más elaborados. Las ‘experiencias reorganizadoras’ transforman la manera como los bebés o los niños entienden el mundo, fortalecen su comprensión acerca de la realidad y les abren horizontes no previstos. Es Importante señalar que su presentación en períodos de edad, no exige su aparición en una edad precisa y que la no ‘aparición’ de la experiencia a una determinada edad, no señala necesariamente un déficit. Sin embargo el agente educativo debe estar atento al desarrollo de los niños para identificar oportunamente aquellos con necesidades educativas especiales y atenderlas con profesionalismo. A continuación se sintetizan algunos ejemplos de experiencias reorganizadoras que muestran las diferentes facetas de las competencias que los niños movilizan en el transcurso de su desarrollo. Los bebés descubren la permanencia de los objetos Al finalizar el primer año de vida, ocurre una reorganización radical en el desarrollo de los bebés. Antes de esa revolución, ellos actúan como espectadores de lo que pasa en el mundo, pero de todas maneras sus conductas preferidas son oír, explorar y esperar. Alrededor del noveno mes y hasta el décimo quinto, no sólo exploran y esperan, sino que intervienen y resuelven problemas simples: jalan la cuerda que suelta el sonajero tirado a los lejos en el piso para alcanzarlo; tiran incansablemente los objetos al vacío para verlos caer, con gran desespero de los cuidadores que deben recogerlos; buscan objetos que han desaparecido ante sus ojos. Para decirlo en otros términos, pasan de ser observadores, exploradores y pacientes receptores, a ser sujetos que intervienen con acciones que producen cambios en el medio y sobretodo, son capaces de resolver problemas. Aproximadamente después de los nueve meses los bebés son capaces de resolver problemas, de diferenciar los medios (usar la cuerda para) de los fines (acercar el sonajero que está lejos), de producir lenguaje, de caminar y moverse por sus propios medios, de coordinar las dos manos. Aunque estas capacidades no se pueden relacionar entre sí, se 22

Descubriendo el desarrollo de los niños y las niñas en la primera infancia Las cosas permanecen a pesar de las apariciones y desapariciones que sufren. puede afirmar que comparten un aspecto determinante: la idea de un niño que es capaz de actuar, proponer, resolver y ejecutar. Él ya se puede considerar como un ‘sujeto’ productor. Es probable que este conjunto de conductas nuevas sea producto de la construcción de un primer sistema de referencia, es decir, entiende el lugar que ellas ocupan con respecto a otra cosa o persona. Esto les permite entender que las cosas y las personas que no tengan a la vista, permanecen a pesar de las constantes transformaciones, apariciones y desapariciones que se presentan. Por ejemplo, los niños empiezan a comprender que el papá, o la mamá, que los han dejado en el hogar comunitario, el jardín o centro infantil, vuelven a recogerlos. Por el tipo de actividad que él y otros niños realizan, como recoger los juguetes y arreglar las mesas en las que han trabajado o la cuidadora los cambia de ropa, pueden anticipar, cuando viene a recogerlos la mamá o el cuidador. niña hacia actividades más complejas: – desplazarse para buscar algo que no está visible para ella – y su extensión hacia una capacidad totalmente nueva – buscar lo que está oculto. Los niños aprenden el uso social de los objetos 3 El uso social de los objetos por parte de los bebés constituye otra ‘experiencia reorganizadora’ que permite identificar su entrada a la cultura. Desde antes de cumplir el año, han aprendido a utilizar la cuchara, el balde, el peine, el vaso, o cada uno de La experiencia que los niños obtienen de esta nueva comprensión, que involucra la permanencia de los objetos y de las personas, reorganiza y articula todas esas conquistas y les posibilita ser ‘sujetos productores’. Como ejemplo, Daniela busca en el bolsillo de la madre comunitaria las llaves que ella ha guardado, después de habérselas quitado y que conteste “e fue”, cuando le preguntan, dónde está papá. En este caso la ‘experiencia reorganizadora’ se entiende como una nueva síntesis de capacidades existentes que amplían la perspectiva de la Usan objetos de acuerdo a las costumbres culturales. 3. Esta experiencia reorganizadora se ejemplifica igualmente en la sección dedicada a los bebés. 23

articles-340033_archivo_pdf_Orientaciones_Pedagogicas_Filosofia_en_Educacion_Media
articles-129277_archivo_pdf
Ambientes saludables - Bernard van Leer Foundation
Prevenir la violencia a través del aprendizaje en la primera infancia
Tremblay_ReporteAgresion_SP
¿Por qué invertir en la primera infancia?
Desarrollo_emocional_0a3_simples
la Infancia en Emergencias - Save the Children México
EDUcación y TECnología
AVANZANDO HACIA UNA MEJOR EDUCACIÓN PARA PERÚ
PROGRAMA SEMBRAR, aportes de un programa de ... - Arauco
Desarrollo de la Primera Infancia - Human Early Learning Partnership
amor
Acceder al documento - OEI
Programa guia para el desarrollo de competencias emocionales, educativas y parentales