Views
1 year ago

articles-178053_archivo_PDF_libro_desarrolloinfantil

Desarrollo infantil y

Desarrollo infantil y competencias en la Primera Infancia tas e interesantes, permiten ver todo lo que el bebé sabe. Él o ella encuentra inapropiado, que un cilindro transparente que tiene objetos adentro no suene cuando se lo agita. Pocas semanas después, voltea el cilindro para sacar lo que tiene adentro, en lugar de meter la mano para hacerlo, como si fuera un conocedor de las propiedades gravitacionales que uno o dos meses antes no percibía. Ellos señalan cuando comprenden algo. al darse cuenta que ‘saben’. Esta manifestación de la conciencia de lo que saben, es tanto o más importante que el señalamiento como modalidad de intercomunicación; es decir, cuando señalan para el otro, que es quizá como generalmente se entiende esta actividad. Hacia los nueve meses, ocurren avances increíbles en relación con la percepción y las situaciones problema que deben resolver. Dos experiencias distin- Lo que el conocimiento de los bebés exige > El conocimiento de las enormes capacidades de los bebés exige comprenderlos de una manera diferente. Conocer lo que saben debe cambiar la forma de relacionarse e interactuar con ellos. > La gran variedad de ‘haceres’ y ‘saberes’ que manifiestan en sus desempeños a los días y semanas de nacidos, requiere que sus madres, padres, cuidadores y cuidadoras sean capaces de: • Prodigarles afecto, atención y ser una buena compañía para ellos. • Observarlos mejor para tratar de identificar sus conquistas, aquello que saben, que les sorprende, que prefieren, que les gusta y además, saber por qué las logran. > Atender las vías que utilizan para conocer el mundo y cómo logran apropiarse de él, para acompañarlos de la mejor manera en ese itinerario. Sin duda, este proceso de descubrir el mundo lo va habilitando para funcionar de manera más compleja y competente. Transitar por los senderos de la información sonora, visual, olfativa, kinestésica, es decir, por su propio movimiento es un paso crucial que lo habilita para utilizar cada vez mejor la información y eventualmente, producirla. A partir de sus ‘haceres’, el bebé acumula un saber sobre su entorno, sobre sí mismo, producto de sus propias acciones y observaciones sobre el mundo que lo rodea, incluido su propio cuerpo. Los bebés sienten, comprenden emociones y establecen relaciones con otros Hasta ahora se ha descrito lo que los bebés son capaces de hacer y las conquistas que logran a medida que conocen el mundo. Simultáneamente con estas conquistas, él o ella se relaciona afectivamente con otras personas. El siguiente ejemplo ilustra la necesidad de tener una comprensión global de su desarrollo. A las pocas semanas, el bebé está succionando el seno de la madre y cuando ella le habla, el bebé interrumpe ‘como para oírla mejor’. Luego la mamá calla y el bebé vuelve a succionar y así van creando turnos. Cuando algunas semanas después, la madre le habla cara a cara, ella se silencia y el bebé balbucea, como si le correspondiera el turno. Esa primera experiencia, de una comunión real, 30

Descubriendo el desarrollo de los niños y las niñas en la primera infancia Primera experiencia de comunión real. que muchas madres han tenido y sentido con su bebé, muestra que él es capaz de establecer turnos para comunicarse con ella. La expresión “en el comienzo era el ritmo” 10 pondera la importancia de los turnos en la comunicación. En la adaptación inicial de los bebés a un mundo lleno de estímulos cambiantes, el ritmo en los turnos es clave para establecer las regularidades y los turnos en la comunicación. El ritmo les permite a los bebés seguir con su cuidador o cuidadora secuencias de turnos en su relación con ellos. Estas formas de ‘conversación’, así como los cantos de cuna, los arrullos y las nanas, o los juegos con el lenguaje y el cuerpo, - como el juego del caballito siguiendo el ritmo del cuidador que lo carga o el juego de “las arepitas de maíz tostado” o el de las palmaditas - marcan los ritmos, no sólo de la palabra, sino también del acontecer humano en el encuentro con los otros. Esto les posibilita construir relaciones que inician su socialización porque en este acontecer se confirma la participación activa de ellos al establecer los turnos. Estos ‘haceres’, marcan el inicio de un ‘saber’ que fundamenta su deseo de comunicarse. La posibilidad de transmitir sus emociones, sentimientos y afectos al relacionarse con otro, es decisiva en la formación de los bebés como seres sociales. Los Se comunica con su madre. 10. Esta expresión está basada en la del libro del Génesis “Al principio era el Verbo….”, que se refiere al inicio del mundo. “Al principio era el ritmo” indica que el ritmo y con el los turnos, constituyen una primera forma de organización del mundo social para el bebé. 11. Rodríguez, C. (2006). Del Ritmo al Símbolo: Los signos en el nacimiento de la inteligencia. Barcelona: Universidad de Barcelona ICI Horsori. Alternancia de turnos… 31

articles-340033_archivo_pdf_Orientaciones_Pedagogicas_Filosofia_en_Educacion_Media
Acceder al documento - OEI
Taller Buentrato en primera infancia 1 agosto 2012 - La Infancia es ...
articles-129277_archivo_pdf
EL DESARROLLO EN LA PRIMERA INFANCIA EN CUBA
programa-guía para el desarrollo de competencias emocionales ...
OEI%282011%29_DesafiosTICCambioEducativo
Las competencias básicas en el Sistema Educativo de la ... - nagusia
Los desafíos de las TIC para el cambio educativo - OEI
Los desafíos de las TIC para el cambio educativo
Los desafíos de las TIC para el cambio educativo
educar hijos interactivos_Argentina - Foro Generaciones Interactivas
Ambientes saludables - Bernard van Leer Foundation
0´75 € _año. VIII _núm. 81_Enero 2006 - DAS del Video
TERESA GÓMEZ 2012.pdf - Aula virtual de los CEP de Granada