Views
1 year ago

articles-178053_archivo_PDF_libro_desarrolloinfantil

Desarrollo infantil y

Desarrollo infantil y competencias en la Primera Infancia cuando el padre sale a trabajar. El padre se dirige hacia la puerta de la casa y la madre con el niño en brazos lo sigue para despedirlo mientras le cuenta al niño hacia donde y por qué su papá se va y lo despiden. Además las regularidades que acompañan la ocurrencia de estas situaciones ubican al bebé en el espacio y el tiempo; se realiza todas las mañanas, en la puerta de la casa. Igualmente los indicios le otorgan un significado a la situación, el papá se va a trabajar porque viste de una manera particular, lleva unos objetos, o toma la bicicleta o el carro para ir al trabajo. Igualmente cualquier madre, padre o cuidador debe ser sensible al conjunto de emociones y cambios expresivos que aparecen muy temprano en la vida de los bebés: ellos sienten emociones, las expresan y se identifican con las emociones de quienes los rodean. Mediante sus expresiones afectivas los bebés ‘enseñan’ a las madres o cuidadoras sus tiempos y necesidades, manifestando cuándo es preciso amamantarlos porque tienen hambre, Conquistas del bebé que siente y comprende emociones > A través de las emociones compartidas los bebés generan, intercambian e interpretan emociones presentes en la relación con los otros y son activos en la creación de vínculos afectivos y en la construcción del mundo social. > En la visión conjunta, los bebés perciben la mirada del otro dirigida a un objeto o acontecimiento específico como un llamado de atención para que él o ella se involucren con ese aspecto del entorno. > A través de la actividad y de la atención conjuntas entre cuidador y bebé, el adulto lo invita a dirigir su mirada hacia una situación, persona u objeto, para hacerlo partícipe de dicho evento, estableciendo una relación triangular en la que actúan el Yo, el Tú y Él y en la que el lenguaje juega un papel fundamental. > Poco después, este rol comunicativo se invierte y es el bebé quien invita al adulto a mirar o manipular algún aspecto de la realidad que le causa interés. > A través de comportamientos varios como el llanto, la risa, o los gorjeos los bebés muestran a sus cuidadores sus tiempos y necesidades. cuándo atenderlos porque requieren cambio de pañal, cuándo cubrirlos o destaparlos porque sienten frío o calor y en general, cuándo prestarles la atención que solicitan. Es importante tener en cuenta que los intereses, emociones y sentimientos de los bebés, descritos hasta ahora, funcionan de manera entrelazada con las acciones y las modalidades de relación de los cuidadores con ellos. Por ejemplo, cuando la madre o cuidador carga al bebé de una cierta forma, él o ella sabe que va a ser amamantado o alimentado y de esa misma manera, posteriormente ‘sabrá leer’ las posturas, gestos y hábitos de quien lo cuida. Sobre este conjunto de acciones y de modalidades de relación los bebés construyen y dan sentido a la realidad. Por esto la relación cuidador-bebé es fundamental para su desarrollo. Imagine las diferentes maneras que un cuidador puede utilizar para rascar la espalda del bebé: el tipo de movimiento, la presión, la duración o la fuerza. Estas características generan experiencias diferenciadas, en las cuales el bebé puede reconocer y distinguir lo que el contacto indica: le está cambiando de ropa, lo está acariciando o le está dando palmaditas para que le salga un gas o le pase la tos. Las acciones de los cuidadores sirven de intermediario entre los bebés y su entorno. A su vez, logran construir diferentes significados de un mismo ‘hacer’: por ejemplo, tomarse de las manos del adulto: realizan la misma acción cuando quieren ‘echarse hacia atrás’, ‘mecerse en las piernas del adulto’, ‘galopar en sus rodillas’ y lo vuelven a hacer para pararse y empezar a caminar. Por tal razón se sabe que los bebés mediante sus propios ‘hace- 34

es’ crean diferentes sentidos y significados, mientras las acciones de los adultos favorecen esta construcción. No es posible separar los componentes afectivos, sociales y cognitivos de la actividad del bebé, pues éstos se encuentran estrechamente integrados en cada uno de sus ‘haceres’ y en su desarrollo. El llamado de atención a los padres o cuidadores es estar atentos a las actividades de los bebés y a lo que ellos les quieren comunicar con dichas acciones. Si observan sus gestos, emociones, reacciones y al modo de relacionarse, descubrirán todo lo que los bebés saben y aprenden acerca de su entorno, la manera como se muestran curiosos, complacidos de explorar y descubrir nuevas situaciones y nuevas realidades. Aspectos como la relación de los bebés con los objetos, consigo mismos y con sus semejantes, dan cuenta de su desarrollo cognitivo - o de su pensamiento -, social, emocional, afectivo y relacional. El papel del adulto como mediador es fundamental para propiciar estos logros en el desarrollo. En la relación con los objetos surge otro modo de interacción adulto que le da la compota, le muestra la cuchara y se la nombra ‘cu-cha-ra’, a la vez que lo alimenta. Cuando el adulto genera este tipo de interacciones observa que después, los bebés hacen uso de los En esta misma relación del cuidador y el bebé con un objeto o evento, surgen otros modos de interacción y comunicación. Por ejemplo, el adulto toma el teléfono y hace como si hablara con alguien, luego acerca el teléfono a su oído para hacerlo partícipe de la conversación ‘imaginada’, le da el teléfono para que hable y finalmente interpreta la secuencia de sus balbuceos. En esta actividad, además de propiciar los turnos comunicativos, el cuidador permite que el bebé conozca el uso cotidiano de los objetos. Otro ejemplo similar es cuando el Construir diferentes significados para un mismo ‘hacer’ > Los bebés son capaces de una diversidad de actividades, ritmos, reacciones, emociones, atención y comunicación compartida con otros. > Es por medio de estos ‘haceres’ que ellos conocen el mundo y descubren sus diversos significados. Por ejemplo, aprenden que la misma acción de tomar un objeto y golpearlo puede ser empleada para llamar la atención del adulto hacia el objeto, para explorar sus sonidos, para descubrir nuevos ritmos y utilizarlo de manera diferente. > Igualmente, la actividad del adulto con el bebé permite que el bebé manifieste diferentes emociones y descubra regularidades. > Por ejemplo el cambio de entonación de la voz del cuidador, puede indicar aceptación o desacuerdo con sus comportamientos, alegría, diálogo, enojo o desconcierto porque no logra saber qué quiere el bebé cuando llora. 35

articles-340033_archivo_pdf_Orientaciones_Pedagogicas_Filosofia_en_Educacion_Media
fhraeV
Acceder al documento - OEI
Taller Buentrato en primera infancia 1 agosto 2012 - La Infancia es ...
articles-129277_archivo_pdf
EL DESARROLLO EN LA PRIMERA INFANCIA EN CUBA
IDH-PANAMA-ene-10-14-Final
1hPP6p4
programa-guía para el desarrollo de competencias emocionales ...
IMyMW7
LASTIC2
OEI%282011%29_DesafiosTICCambioEducativo
o_18vq8ssnh15nuar0ebq1aah1tgoa.pdf
Conclusión
Las competencias básicas en el Sistema Educativo de la ... - nagusia
Para cada niño el mejor comienzo
Para cada niño el mejor comienzo
Los desafíos de las TIC para el cambio educativo - OEI
Los desafíos de las TIC para el cambio educativo
Los desafíos de las TIC para el cambio educativo
Descargar (2,2MB) - Save the Children
los niños y las niñas los niños y las niñas - CINU
educar hijos interactivos_Argentina - Foro Generaciones Interactivas
1tHKiu5JE
Afinándose
0´75 € _año. VIII _núm. 81_Enero 2006 - DAS del Video
Parte IV - El País
sabcn12
TERESA GÓMEZ 2012.pdf - Aula virtual de los CEP de Granada
EN DEFENSA DE LO PROPIO